FEDERACIÓN CATÓLICA DE EDUCACIÓN              CONACED BOGOTÁ - CUNDINAMARCAINVESTIGACIÓN DE CARÁCTER DOCUMENTAL SOBRE SENT...
PRESENTACIÓNLa Acción de Tutela es tal vez el símbolo más representativo del nuevo constitucionalismo colombiano y en ese ...
Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales yCulturales “Protoc...
TABLA DE CONTENIDO1. LA EDUCACIÓN PRIVADA ANTE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA…………………………………………....Pág. 12. SENTENCIAS AÑO 1992……...
14. Sentencia T-323………………………………………………………………………………………………………Pág. 7315. Sentencia T-345……………………………………………………………………………………………………...
8. SENTENCIAS AÑO 1998…………..……………………………………………………………………………………Pág. 163Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………...
11. SENTENCIAS AÑO 2001………………………………………………………………………………………………Pág. 236Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………...
15. SENTENCIAS AÑO 2005………………………………………………………………………………………………Pág. 299Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………...
1. LA EDUCACIÓN PRIVADA ANTE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICALas relaciones de la empresa privada educativa con el Estado, tiene ...
BUENA FELa Constitución Política ha elevado este postulado al máximo nivel jurídico para que todas las actuaciones de lasa...
proceso, limitando de esta manera el abuso de los administradores y garantizando un perfecto orden justo en lasdiferentes ...
PREVALENCIA DE LO SUSTANCIAL FRENTE A LO FORMALUn importante mandato constitucional debemos reclamarlo en su verdadera dim...
Adecuación de los manuales y reglamentos a las normas constitucionales, legales y reglamentarias para contribuir a laforma...
2. AÑO 1992                                               SENTENCIAS DE TUTELA1. SENTENCIA T-002 – 8 de mayo de 19921. REF...
el ordenamiento jurídico para el caso y por el tiempo razonable que allí se prevea, pero no podría implicar su pérdidatota...
Estado para ingresar a la educación superior, demuestran que no existió violación alguna por parte de las directivas delCo...
2.2. Fallo2.2.1. Primera instanciaEl Juzgado Cuarto Promiscuo de Familia de Neiva concedió, dentro del término constitucio...
2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesLa estudiante A realizó estudios de bachillerato en el Liceo Departamental, en...
5. SENTENCIA T-421 – 19 de junio de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente: Alejandro Martínez Caballero1.2. Peticionari...
Para respaldar esta providencia, la Corte referencia la Sentencia Nº T-403 de 1992, donde se establece que enColombia ento...
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Sentencias de tutelas educacion (2)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sentencias de tutelas educacion (2)

637 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
637
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sentencias de tutelas educacion (2)

  1. 1. FEDERACIÓN CATÓLICA DE EDUCACIÓN CONACED BOGOTÁ - CUNDINAMARCAINVESTIGACIÓN DE CARÁCTER DOCUMENTAL SOBRE SENTENCIAS DE ACCIÓN DE TUTELA, PROFERIDAS POR LA HONORABLE CORTE CONSTITUCIONAL,RELACIONADAS CON LA EDUCACIÓN PRIVADA EN COLOMBIA, EN LOS NIVELESDE EDUCACIÓN PREESCOLAR, BÁSICA Y MEDIA, DESDE SU INICIO HASTA EL 30 DE JUNIO DE 2006 PROPUESTA DE ESTRATEGIAS JURÍDICAS POR PARTE DE LOS PLANTELES FRENTE A LAS ACTUACIONES DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA INVESTIGADORES CÉSAR EDUARDO CAMARGO RAMÍREZ MARIO CAMARGO RAMÍREZ
  2. 2. PRESENTACIÓNLa Acción de Tutela es tal vez el símbolo más representativo del nuevo constitucionalismo colombiano y en ese marcolos jueces de tutela, con la Corte Constitucional a la cabeza, innegablemente han señalado nuevos rumbos a laeducación colombiana en los diferentes niveles de su estructura.En muchos casos la jurisprudencia constitucional se ha calificado de arbitraria, revolucionaria, atrevida, pero en generallas sentencias de tutela, independientemente de la roncha que hayan levantado, se pueden calificar como actos deseriedad, preparatorios de nuevos escenarios educativos y de cátedras de polémica tolerante en un sistema en el queprevaleció la repetición y el autoritarismo por encima de la argumentación y de una mirada modernizante, existiendo unconsenso de que ha sacudido y modernizado el sistema educativo y abierto nuevos horizontes a la sociedad.Los mayores críticos de la tutela han argumentado que los jueces han legislado y por esa vía, extralimitado susfunciones. Lo cierto es que la Corte Constitucional prácticamente abrió el llamado NUEVO DERECHO o el ACTIVISMOJUDICIAL y dejó sentado que los jueces también son creadores de derecho.En un Estado que mantuvo una estructura educativa sin mayores cambios sustanciales, vinieron los jueces de tutela allenar en muchos casos, las metas aspiracionales contenidas en nuestra Constitución Política, ante la mirada atónita delos ortodoxos que se resistían a la avalancha de cambios impuestos en las sentencias que a lo largo y ancho del paísse produjeron contra el sistema educativo en general.Las miles de sentencias nos dejan una clarísima lección: estudiantes, docentes, instituciones, padres de familia,rectores, trabajadores, comunidad en general pueden ser actores directos de los procesos educativos de la sociedadcolombiana. Las sentencias de tutela nos develan otras visiones de educación y nos han puesto en la mano unasherramientas para seguir buscando los modelos, las metodologías, los caminos, las políticas, las estrategias, paracontribuir a la construcción de una Colombia democrática, equitativa y pluralista.Leer la jurisprudencia constitucional es un verdadero deleite en cuanto un encuentro con la literatura, el derechocomparado, la dialéctica, la sociología, la ética, la historia, el debate, la confrontación de escuelas y de ideas. Por elloadvertimos desde ya que en el camino quedan muchas páginas interesantísimas que contienen los salvamento de votoque darían para otro ejercicio similar, todo como muestra de nuevas ideas que, por ahora, no han logrado lapreeminencia.El presente es un ejercicio para poner en manos de los interesados un documento práctico pero que no por ello debedejarse sentada la mas ferviente invitación a la lectura detallada de las diferentes sentencias, porque aquí no podemostraer las inmensas maravillas que los educadores podemos encontrar en tantas páginas de los fallos que nos paseangeográficamente por el país educativo que hemos tenido que vivir, sufrir, construir y debatir como padres, educadores,abogados y simples ciudadanos.Cabe advertir que la responsabilidad de la educación recae en el Estado, la Sociedad y la Familia, al tenor del mandatoconstitucional. Así pues, en los descriptores del presente trabajo, encontraremos referencias a este trípode sobre el quedescansa el sistema educativo.Este trabajo presenta diferentes extractos de sentencias que deben analizarse conforme a las subreglasconstitucionales, basadas en los hechos en que se basó la decisión, el conjunto de conceptos de la parte motiva y ladecisión. Aquí citamos a la Corte Constitucional: “… solo será de obligatorio cumplimiento, esto es, únicamente hace tránsito a cosa juzgada constitucional, la parte resolutiva de las sentencias de la Corte Constitucional. En cuanto a la parte motiva, como lo establece la norma, ésta constituye criterio auxiliar para la actividad judicial y para la aplicación de las normas de derecho general; solo tendrían fuerza vinculante los conceptos consignados en esta parte que guarden una relación estrecha, directa e inescindible con la parte resolutiva; en otras palabras, aquella parte de la argumentación que se considere absolutamente básica, necesaria e indispensable para servir de soporte directo a la parte resolutiva de las sentencias y que incida directamente en ella”. Sentencia C-037 de 1996La justicia constitucional es más compleja de lo que el lego imagina, tiene una depurada técnica que no se percibe asimple vista y que aquí solo esbozamos de manera general, previniendo entonces que los extractos aquí contenidos,para una mayor comprensión, para su cabal interpretación debe remitirse al texto completo de cada sentencia.Los derechos en la Constitución Política están delimitados a partir de lo que se conoce como Bloque deConstitucionalidad, el cual para el caso de la educación está conformado no solo por las normas contenidas en la Cartasino que se conforma además con el conjunto de normas y principios que sin aparecer en el articulado del textoconstitucional, son utilizados para el control de constitucionalidad de las leyes, por cuanto han sido normativamenteintegrados a la Constitución, entre los que se citan: Convención Americana sobre Derechos Humanos, Protocolo ii
  3. 3. Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales yCulturales “Protocolo de San Salvador”, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Tambiénforman parte de las obligaciones del Estado en materia educativa: la Convención Internacional sobre la Eliminación deTodas las Formas de Discriminación Racial, El Convenio 169 OIT relativo a los Pueblos Indígenas y Tribales, laConvención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. También se incluyen normas delderecho internacional consuetudinario o costumbre internacional que aunque no tienen carácter vinculante, hanobtenido un amplio consenso de la comunidad internacional y se aplican sistemáticamente por los Estados.Creemos respetuosamente que en el accionar de los miles de jueces de tutela del país y condensado en el trabajo de laCorte Constitucional, hay un profundo mensaje revisionista del quehacer educativo que complementado con las nuevasmetodologías, con la informática, los nuevos desarrollos científicos entre otros, deben aportarle a los niños(as) yjóvenes colombianos una nueva perspectiva de oportunidades a partir de sus experiencias y vivencias en la escuela.Tal vez un elemento que los autores deseamos relevar es el inmenso aporte de las sentencias a los procesos de acciónpolítica, formación de ciudadanía y construcción de democracia, entendidos como un conjunto de conceptos y de metasde una sociedad más igualitaria y equitativa, alejada de las rutinas, reglas de juego y procedimientos para pensar laeducación en función de la nación. Es la invitación a mirar con mayor seriedad y profundidad en la búsqueda de lasdefiniciones sustantivas de la democracia que supere la pobreza analítica que nos ha caracterizado.En el producto de éste trabajo subyace indiscutiblemente el mensaje de un patrimonio humanista universal, respeto alos derechos humanos, las libertades de expresión y pensamiento, libertad de cátedra, firmeza en el cumplimiento delas normas combinado con una capacidad amplia de diálogo entre los actores educativos.La presidencia de CONACED BOGOTÁ CUNDINAMARCA ha tenido la visión de adelantar el presente trabajo conmiras a abrir un espacio dialogante con las diferentes comunidades educativas vinculadas que esperamos se puedaenriquecer paulatinamente con los nuevos aportes de los jueces y los directos partícipes de los procesos educativos.Siendo de especial interés ofrecer al gremio de educación privada un documento fácil de consultar, la metodologíaadoptada nos centró en los fallos de tutela relacionados con los intereses asociados a éstas instituciones, lo cual limitóen principio el trabajo a las sentencias relacionadas con éste campo, no obstante en el decurso del trabajo nosencontramos con sentencias relacionadas con educación superior o instituciones oficiales que por su relación con elobjeto del trabajo, se han incluido en él.En otros casos nos hemos remitido también a sentencias de constitucionalidad que han enriquecido el debate educativoen estos tres lustros de actividades de la Corte Constitucional. iii
  4. 4. TABLA DE CONTENIDO1. LA EDUCACIÓN PRIVADA ANTE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA…………………………………………....Pág. 12. SENTENCIAS AÑO 1992………………………………………………………………………………………………..Pág. 6Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………Pág. 61. Sentencia T-002………………………………………………………………………………………………………….Pág. 62. Sentencia T-009………………………………………………………………………………………………………….Pág. 73. Sentencia T-402………………………………………………………………………………………………………….Pág. 84. Sentencia T-420………………………………………………………………………………………………………….Pág. 95. Sentencia T-421………………………………………………………………………………………………………….Pág. 116. Sentencia T-429………………………………………………………………………………………………………….Pág. 127. Sentencia T-440………………………………………………………………………………………………………….Pág. 148. Sentencia T-450………………………………………………………………………………………………………....Pág. 159. Sentencia T-492………………………………………………………………………………………………………….Pág. 1710. Sentencia T-500………………………………………………………………………………………………………..Pág. 1911. Sentencia T-519……………………………………………………………………………………………………......Pág. 2012. Sentencia T-524……………………………………………………………………………………………………......Pág. 2113. Sentencia T-539……………………………………………………………………………………………………......Pág. 2314. Sentencia T-612………………………………………………………………………………………………………..Pág. 243. SENTENCIAS AÑO 1993……………………………………………………………………………………………….Pág. 27Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………Pág. 271. Sentencia T-036………………………………………………………………………………………………………….Pág. 272. Sentencia T-064……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 283. Sentencia T-065………………………………………………………………………………………………………….Pág. 304. Sentencia T-108………………………………………………………………………………………………………….Pág. 325. Sentencia T-118………………………………………………………………………………………………………….Pág. 346. Sentencia T-183………………………………………………………………………………………………………….Pág. 357. Sentencia T-186………………………………………………………………………………………………………….Pág. 368. Sentencia T-256…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 389. Sentencia T-309…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 3910. Sentencia T-329…………………………………………………………………………………………………………Pág. 4111. Sentencia T-341…………………………………………………………………………………………………………Pág. 4212. Sentencia T-425…………………………………………………………………………………………………………Pág. 4313. Sentencia T-473…………………………………………………………………………………………………………Pág. 4514. Sentencia T-562…………………………………………………………………………………………………………Pág. 46Acciones de constitucionalidad…………………………………………………………………………………………Pág. 481. Sentencia C-005……………………………………………………………………………………………………........Pág. 48Sentencias unificadoras………………………………………………………………………………………………….Pág. 491. Sentencia SU-277………………………………………………………………………………………………………..Pág. 494. SENTENCIAS AÑO 1994……………………………………………………………………………………………….Pág. 52Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………Pág. 521. Sentencia T-015…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 522. Sentencia T-027…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 533. Sentencia T-079…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 554. Sentencia T-092…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 565. Sentencia T-137………………………………………………………………………………………………………….Pág. 586. Sentencia T-161………………………………………………………………………………………………………….Pág. 607. Sentencia T-175-A……………………………………………………………………………………………………….Pág. 618. Sentencia T-236………………………………………………………………………………………………………….Pág. 629. Sentencia T-292………………………………………………………………………………………………………….Pág. 6410. Sentencia T-298………………………………………………………………………………………………………..Pág. 6611. Sentencia T-307………………………………………………………………………………………………………..Pág. 6912. Sentencia T-314………………………………………………………………………………………………………..Pág. 7013. Sentencia T-316………………………………………………………………………………………………………..Pág. 72 iv
  5. 5. 14. Sentencia T-323………………………………………………………………………………………………………Pág. 7315. Sentencia T-345………………………………………………………………………………………………………Pág. 7416. Sentencia T-386………………………………………………………………………………………………………Pág. 7517. Sentencia T-441………………………………………………………………………………………………………Pág. 7718. Sentencia T-569………………………………………………………………………………………………………Pág. 795. SENTENCIAS AÑO 1995………………………………………………………………………………………..……Pág. 82Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………….…Pág. 821. Sentencia T-017……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 822. Sentencia T-035……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 833. Sentencia T-037……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 844. Sentencia T-049……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 875. Sentencia T-075……………………………………………………………………………………………..…………Pág. 906. Sentencia T-114……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 937. Sentencia T-211…………………………………………………………………………………………………..……Pág. 948. Sentencia T-218……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 979. Sentencia T-337……………………………………………………………………………………………………..…Pág. 9810. Sentencia T-340………………………………………………………………………………………………………Pág. 10111. Sentencia T-377………………………………………………………………………………………………………Pág. 10312. Sentencia T-426………………………………………………………………………………………………………Pág. 10613. Sentencia T-427………………………………………………………………………………………………………Pág. 10914. Sentencia T-443………………………………………………………………………………………………………Pág. 11015. Sentencia T-476…………………………………………………………………………………………………….…Pág. 11216. Sentencia T-515…………………………………………………………………………………………………….…Pág. 11417. Sentencia T-527……………………………………………………………………………………………………….Pág. 11718. Sentencia T-573……………………………………………………………………………………………………….Pág. 11919. Sentencia T-607…………………………………………………………………………………………………….…Pág. 1216. SENTENCIAS AÑO 1996………………………………………………………………………………………………Pág. 123Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 1231. Sentencia T-024…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 1232. Sentencia T-078………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1253. Sentencia T-145………………………………………………………………………………………………...…………Pág. 1264. Sentencia T-157………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1285. Sentencia T-180………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1306. Sentencia T-206………………………………………………………………………………………………...…………Pág. 1327. Sentencia T-248…………………………………………………………………………………...………………………Pág. 1348. Sentencia T-265……………………………………………………………………...……………………………………Pág. 1359. Sentencia T-416………………………………………………………...…………………………………………………Pág. 13610. Sentencia T-547………………………………………….………………………………………………………………Pág. 1387. SENTENCIAS AÑO 1997……………………...…………………………………………………………………………Pág. 140Acciones de tutela………..…………………………………………………………………………………………………Pág. 1401. Sentencia T-167……………………...……………………………………………………………………………………Pág. 1402. Sentencia T-225…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 1423. Sentencia T-329………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1444. Sentencia T-366………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1465. Sentencia T-393………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1476. Sentencia T-425………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1517. Sentencia T-452……………………………………………………………………………………………...……………Pág. 1528. Sentencia T-459………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1539. Sentencia T-513………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 15610. Sentencia T-543……………………………………………………………………………………………….…………Pág. 15811. Sentencia T-612……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 15912. Sentencia T-633………………………………………………………………………………………………….………Pág. 160 v
  6. 6. 8. SENTENCIAS AÑO 1998…………..……………………………………………………………………………………Pág. 163Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 1631. Sentencia T-101…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 1632. Sentencia T-124………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1653. Sentencia T-138…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 1684. Sentencia T-171……………………………………………………………………………………………………...……Pág. 1705. Sentencia T-207………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1716. Sentencia T-259………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1727. Sentencia T-293………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1758. Sentencia T-500………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 1779. Sentencia T-580…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 17810. Sentencia T-656…………………………………………………………………………………………………….……Pág. 179Sentencias unificadoras……………………………………………………………………………………………………Pág. 61. Sentencia SU-641…………………………………………………………………………………………………………Pág. 1822. Sentencia SU-642…………………………………………………………………………………………………………Pág. 1859. SENTENCIAS AÑO 1999……………...…………………………………………………………………………………Pág. 190Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………Pág. 1901. Sentencia T-021…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 1902. Sentencia T-037…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 1913. Sentencia T-179………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 1934. Sentencia T-412……………………………………………………………………………………………………..……Pág. 1965. Sentencia T-513………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 1976. Sentencia T-638………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2007. Sentencia T-658………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2018. Sentencia T-880……………………………………………………………………………………………………..……Pág. 203Sentencias unificadoras…………………………………………………………………………………………………..Pág. 2051. Sentencia SU-624…………………………………………………………………………………………………………Pág. 20510. SENTENCIAS AÑO 2000………………………………………………………………………………………………Pág. 209Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………….………Pág. 2091. Sentencia T-202………………………………………………………………………………………………….……….Pág. 2092. Sentencia T-283………………………………………………………………………………………………….……….Pág. 2103. Sentencia T-307………………………………………………………………………………………………….……….Pág. 2114. Sentencia T-361………………………………………………………………………………………………….……….Pág. 2125. Sentencia T-400………………………………………………………………………………………………….…...….Pág. 2136. Sentencia T-772……………………………………………………………………………………………………....….Pág. 2137. Sentencia T-811………………………………………………………………………………………………….……….Pág. 2158. Sentencia T-864…………………………………………………………………………………………………….…….Pág. 2169. Sentencia T-871…………………………………………………………………………………………………….…….Pág. 21710. Sentencia T-889………………………………………………………………………………………………………...Pág. 21811. Sentencia T-1101……………………………………………………………………………………………………….Pág. 21912. Sentencia T-1225……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22013. Sentencia T-1290……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22114. Sentencia T-1531……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22315. Sentencia T-1591……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22416. Sentencia T-1639……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22417. Sentencia T-1676……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22718. Sentencia T-1701……………………………………………………………………………………………………….Pág. 22819. Sentencia T-1704……………………………………………………………………………………………………….Pág. 229Acciones de constitucionalidad……………………………………………………………………………………....…Pág. 2301. Sentencia C-087…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 230Sentencias unificadoras………………………………………………………………………………………...…………Pág. 2321. Sentencia SU-1149………………………………………………………………………………………..………………Pág. 232 vi
  7. 7. 11. SENTENCIAS AÑO 2001………………………………………………………………………………………………Pág. 236Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2361. Sentencia T-108………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2362. Sentencia T-272………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2373. Sentencia T-356………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2384. Sentencia T-388………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2395. Sentencia T-642………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2416. Sentencia T-1086……………………………………………………………………………………………….…………Pág. 2427. Sentencia T-1333……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 2438. Sentencia T-1336…………………………………………………………………………………………………….……Pág. 24412. SENTENCIAS AÑO 2002………………………………………………………………………………………………Pág. 246Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2461. Sentencia T-119………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2462. Sentencia T-150………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2483. Sentencia T-151………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2494. Sentencia T-215…………………………………………………………………………………………………...………Pág. 2515. Sentencia T-551………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2526. Sentencia T-675………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2537. Sentencia T-694………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2548. Sentencia T-706…………………………………………………………………………………………………………...Pág. 2569. Sentencia T-1109……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 26013. SENTENCIAS AÑO 2003………………………………………………………………………………………………Pág. 261Acciones de tutela……………..……………………………………………………………………………………….…Pág. 2611. Sentencia T-022………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2612. Sentencia T-341………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2623. Sentencia T-368………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2644. Sentencia T-380………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2665. Sentencia T-508………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2686. Sentencia T-671………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 2697. Sentencia T-763………………………………………………………………………………………………………...…Pág. 2708. Sentencia T-807…………………………………………………………………………………………………..…….…Pág. 2729. Sentencia T-829……………………………………………………………………………………………………...……Pág. 27310. Sentencia 983…………………………………………………………………………………………………………….Pág. 27411. Sentencia T-1044……………………………………………………………………………………………………...…Pág. 27612. Sentencia T-1221………………………………………………………………………………………………...………Pág. 27813. Sentencia T-1233………………………………………………………………………………………………...………Pág. 279Acciones de constitucionalidad…………………………………………………………………………….……………Pág. 2811. Sentencia C-653………………………………………………………………………………………..…………………Pág. 2812. Sentencia C-1093…………………………………………………………………………………………………………Pág. 28314. SENTENCIAS AÑO 2004………………………………………………………………………………………………Pág. 284Acciones de tutela………………………………………………………………………………………………….………Pág. 2841. Sentencia T-135…………………………………………………………………………………………………..………Pág. 2842. Sentencia T-140……………………………………………………………………………………………………..……Pág. 2853. Sentencia T-194…………………………………………………………………………………………………..………Pág. 2874. Sentencia T-295……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2885. Sentencia T-440……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2896. Sentencia T-443……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2917. Sentencia T-826……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2938. Sentencia T-853……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2959. Sentencia T-918……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 297 vii
  8. 8. 15. SENTENCIAS AÑO 2005………………………………………………………………………………………………Pág. 299Acciones de tutela…………………………………………………………………………………………………………Pág. 2991. Sentencia T-156……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 2992. Sentencia T-209……………………………………………………………………………………………..……………Pág. 3003. Sentencia T-251………………………………………………………………………………………………..…………Pág. 3014. Sentencia T-336………………………………………………………………………………………………..…………Pág. 3035. Sentencia T-447…………………………………………………………………………………………………..………Pág. 3046. Sentencia T-550………………………………………………………………………………………………..…………Pág. 3077. Sentencia T-767…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 3098. Sentencia T-845…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 3109. Sentencia T-918…………………………………………………………………………………………………………..Pág. 31210. Sentencia T-933…………………………………………………………………………………………………………Pág. 31311. Sentencia T-989A……………………………………………………………………………………………………….Pág. 31512 Sentencia T-990……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 316Acciones de constitucionalidad…………………………………………………………………………………………Pág. 3171. Sentencia C-114………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 31716. SENTENCIAS AÑO 2006………………………………………………………………………………………………Pág. 320Acciones de tutela……………………………………………………………………………………………………….…Pág. 3201. Sentencia T-023………………………………………………………………………………………………………..…Pág. 32017. DESCRIPTORES………………………………………………………………………………………………………..Pág. 323BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………………………………………………Pág. 330 viii
  9. 9. 1. LA EDUCACIÓN PRIVADA ANTE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICALas relaciones de la empresa privada educativa con el Estado, tiene múltiples ramificaciones que no se concretanúnicamente con las Secretarías de Educación o el Ministerio de Educación Nacional, sino que advierten de su ubicaciónen el centro de un entramado de relaciones con otras áreas de la administración. Además las diferentes clases depersonas (jurídicas y naturales), marcan variantes que implican un comportamiento distinto en cada caso. En efecto, hayun núcleo común de obligaciones de los colegios privados respecto a ciertas obligaciones como la autoevaluación, eltrámite de la información al DANE, la información que se reporta ante las autoridades sanitarias, permisos de bomberos,etc. Pero existen muchas otras relaciones con otras entidades dependiendo del tamaño, de la clase de propietario,complejidad del proyecto educativo, entre otros.Como ejemplos citemos:Un colegio militar tiene unas especiales relaciones con el Ministerio de Defensa Nacional y debe observar unas medidasespeciales de seguridad en cuanto incluye el manejo de armas y entrenamientos que implican cierto grado depeligrosidad. Un colegio cuya propietaria sea una Caja de Compensación Familiar, tiene relaciones especiales con laSuperintendencia del Subsidio Familiar. Un colegio Cooperativo o cuya propietaria sea una cooperativa, necesariamentetendrá unas relaciones complementarias con la Superintendencia Solidaria y el sector. Un plantel con servicio detransporte escolar prestado con vehículos propios difiere de aquel que lo presta a través de empresas de transporteintermediarias o de aquel que permite que sus estudiantes se movilicen por sus propios medios o bajo suresponsabilidad. Una institución con Proyecto Educativo Institucional con énfasis en medio ambiente, de seguro debefortalecer todo el andamiaje legal, conceptual y técnico del área. Un centro docente con vigilancia privada para laseguridad de su planta física, debe conocer las diferentes disposiciones y modalidades del servicio (con armas, sinarmas, con caninos), así como las diferentes autorizaciones para uniformes, comunicaciones y derivan relacionesadicionales frente a la Superintendencia de Vigilancia Privada.Estos sencillos ejemplos evidencian una realidad que no es tan sencilla: la administración eficiente de un colegio privadoexige de los administradores y directivos un detallado conocimiento de la estructura del Estado para actuar oportuna yadecuadamente en las variadas situaciones que se derivan de la compleja dinámica de un plantel educativo.Del desarrollo del presente trabajo y de una serie de entrevistas con directivos docentes, hemos conformado el presentemapa de los hitos a tener en cuenta en la administración de colegios privados:Algunas instituciones jurídicas se nos han vuelto familiares sin que hayamos dimensionado los verdaderos alcances(unos a favor y otros en contra del centro docente), tales como el debido proceso, el derecho de petición, la acción detutela, las acciones populares, entre otras, las cuales merecen una breve revisión con fines prácticos.ESTADO DE DERECHOLa repetida expresión de que Colombia es un estado de derecho, tiene un enorme alcance en el tema que nos ocupaporque obliga a respetar una estructura debidamente adoptada, normas preestablecidas, rituales procesales, autoridadescon competencias definidas.Una sociedad regida por el derecho difiere de otra en donde se imponen los hechos a capricho del poderoso, porque enaquella el imperio corresponde a la ley impersonal y no a quien detenta la autoridad. En un estado de derecho, todos auna, funcionarios y administrados, debemos acatar la misma norma en un plano de igualdad y ello debe garantizar unorden justo y equitativo.CONOCIMIENTO DE LAS NORMASLos ciudadanos debemos conocer todas las normas de nuestro país y de las demás entidades territoriales en las quedebemos actuar. En términos prácticos, debemos conocer las normas de carácter nacional, las del departamento, áreametropolitana, autoridad ambiental, distrito o municipio, comuna o localidades.Existe un principio general del derecho de que la ley se reputa conocida lo cual significa que desde que una norma esinsertada en el órgano de publicidad correspondiente (diario oficial, gaceta departamental o municipal), todos losciudadanos, en cualquier lugar de la jurisdicción, conocen esa norma y no pueden alegar su desconocimiento comoargumento para su incumplimiento.Este principio se debe aplicar entonces por parte del colegio en la oportuna publicación y divulgación de las diferentesdisposiciones internas, resoluciones rectorales de contenido general, manuales y reglamentos, para que todos losmiembros de la comunidad educativa las conozcan y las apliquen y respeten.
  10. 10. BUENA FELa Constitución Política ha elevado este postulado al máximo nivel jurídico para que todas las actuaciones de lasautoridades y de los particulares estén precedidas de la creencia de una intencionalidad adecuada a la naturaleza delacto lo cual se traduce en salir al paso de muchas autoridades que de manera velada ponen en duda la buena fe yatacan previamente al plantel o al administrado como si la presunción constitucional fuera la de mala fe.El retorno a la confianza en el otro, depende en alta medida por autoridades que crean en la más alta consideración quemueve al colegio privado en el cumplimiento de su visión constitucional y social.EL DEBIDO PROCESOLos colegios en sus diferentes actuaciones internas y externas deben mantener y exigir un estricto apego y respeto aldebido proceso, columna fundamental de la organización de una sociedad, derecho que comporta ante todo un respeto alos diferentes procedimientos ante las diferentes autoridades administrativas y judiciales así como aquellos procesosinternos dirigidos por el plantel.El acatamiento del debido proceso resulta imprescindible para el procesado, para el ofendido y para la colectividad. Estederecho incluye una serie de garantías en especial el ejercicio de una adecuada defensa, la posibilidad de contradicción,la publicidad de las actuaciones, en fin, ser oído y vencido conforme a rituales y reglas preestablecidas para cada caso.El alcance de la plena aplicación de éste fundamental derecho constitucional, además de mantener el orden social, laseguridad jurídica, la protección del ciudadano, en los colegios abarca un papel en la formación de nuestros niños yjóvenes en el aprendizaje de los principios y valores de la participación ciudadana, consagrados en el artículo 41 de laConstitución.En las actuaciones externas del colegio frente a las múltiples relaciones con las autoridades educativas y demásentidades del Estado, éste debe permanecer vigilante para que se respete integralmente el debido proceso. En términosprácticos, en las visitas que se practiquen al colegio, las investigaciones que se adelanten en su contra, los cargos quese le formulen, las actas que se levanten, las sanciones que se le impongan, deben estar precedidos de todas lasgarantías constitucionales y legales, así mismo estar atentos a la interposición de las acciones que corresponden encada caso.Muchos asuntos que se someten a estudio de los profesionales del derecho, se hacen difíciles de acompañar por elvencimiento de términos, la ejecutoria de decisiones que se hacen incontrovertibles o la falta del ejercicio de las accionesque les concede la ley.Los directivos no deben perder de vista que cualquier decisión de la administración es controvertible, para lo cual existenunos recursos, siempre que se ejerciten oportunamente dentro de los términos procesales.Pero así como el colegio debe exigir esas garantías, en la otra cara de la moneda debe actuar coherentemente en lasdiferentes actuaciones frente a los padres de familia, educadores, estudiantes y trabajadores. Las actuaciones paraaplicar el manual de convivencia, el reglamento de trabajo, el reglamento docente, la asignación de cupos, entre otros,también deben ajustarse al debido proceso, darles oportunidad de controvertir las decisiones del colegio, darles lasgarantías a los menores (representados por sus padres de familia),Muchas de las tutelas que conforman el presente trabajo, tienen como sustrato la violación por parte de las diferentesinstituciones educativas tuteladas del derecho al debido proceso de estudiantes, padres de familia, docentes otrabajadores, hecho que debe llamar la atención para no incurrir en los mismos errores.Vale la pena hacer una brevísima referencia a los TÉRMINOS PROCESALES de cada proceso, lo cual necesariamenteobliga –a nivel interno- a revisar los diferentes manuales y reglamentos para verificar las oportunidades preestablecidasen cada proceso y cumplirlas con estricta rigidez, so pena de incurrir en violación a éste derecho fundamental y a nivelexterno a exigir por parte de jueces y administradores el cumplimiento de ésta institución jurídica.Quedó atrás dicho que elemento del debido proceso es el DERECHO DE CONTRADICCION que a nivel externo,permite que el colegio pueda discutir ante las autoridades administrativas las medidas que tengan relación con él.Especial atención deseamos llamar sobre la DOBLE INSTANCIA, institución que debe atenderse en los procesosinternos, principalmente en aquellos de carácter disciplinario, como elemento estructural de la equidad y la justicia paraque las decisiones tengan revisión por otras autoridades dentro de la estructura administrativa.El principio de LEGALIDAD es otro de los soportes sobre el que descansa el debido proceso, postulado que exige elrespeto a la normatividad vigente aplicable a cada caso, normas a las cuales deben sujetarse todos los actores de un 2
  11. 11. proceso, limitando de esta manera el abuso de los administradores y garantizando un perfecto orden justo en lasdiferentes relaciones originadas en la prestación del servicio educativo.PUBLICIDADEste principio garantiza que las decisiones sean comunicadas oportunamente mediante los diferentes procesos decomunicación, notificación o publicación que ordena la ley.En tal sentido el representante legal del colegio privado debe ser informado de las decisiones relacionadas con el plantelpara que solo a partir del conocimiento de su contenido se puedan ejercitar los derechos de defensa y contradicción.De igual forma el colegio debe informar, comunicar, notificar o publicar las decisiones relacionadas con sus docentes,educandos, padres de familia y trabajadores para que puedan controvertirlas en oportunidad.EL DERECHO DE PETICIÓNOtra institución muy mentada es el derecho de petición, la cual aplica en ambas direcciones, a nivel externo frente a lasrelaciones de los colegios con la administración pública, como a nivel interno frente a los diferentes procesos que debaadelantar frente a los padres de familia, docentes, estudiantes y trabajadores.No hay duda alguna de que vinculados como están los colegios privados a un servicio público son sujetos pasivos delderecho de petición, y en ese sentido deben atenderlos y responderlos en los términos señalados en el CódigoContencioso Administrativo, aclarando que no existe una sola clase de derecho de petición y por tanto deben ilustrarsemás a fondo sobre las oportunidades de respuesta a cada uno de ellos.Este instrumento es de especial cuidado toda vez que su incumplimiento genera para el funcionario público una faltagravísima conforme al Código Disciplinario Único.No obstante ahí no para el alcance de esta institución jurídica, porque si la administración pública o el colegio privado noresponden el derecho de petición, se genera lo que se denomina una ficción legal al darle al silencio administrativo unsignificado de respuesta negativa. Solo en caso de expresa disposición legal se entiende que el silencio administrativosignifica una respuesta positiva frente a la petición elevada.Mediante el derecho de petición podemos solicitar conceptos a las autoridades educativas para que nos aclarenaspectos dudosos u oscuros en los que se necesite una orientación.INSPECCIÓN Y VIGILANCIASiendo una responsabilidad del Estado el servicio público de educación, cuando éste es prestado por particulares, aquelse reserva la inspección, vigilancia y control sobre el servicio. En ejercicio de estas funciones el Ministerio de EducaciónNacional, las Secretarías de Educación Distrital, Municipal o Departamental pueden realizar visitas, con diversos finesque no podemos perder de vista: bien para asegurar el cumplimiento de la Constitución y la ley, pero igualmente parabrindar asesoría pedagógica y administrativa para el mejoramiento institucional y el cumplimiento de las medidas quegaranticen el acceso y la permanencia de los educandos en el servicio y las mejores condiciones para su formaciónintegral.Así las cosas, los colegios privados debemos tener en cuanta que las visitas de las Secretarías de Educación no debeninscribirse únicamente en el esquema policivo sino que deben ser dialógicas, con oportunidades para la discusión de losinformes y de la visión de los supervisores.No se puede perder de vista que las funciones de inspección y vigilancia, comprenden operaciones no solo desupervisión, sino de asesoría, seguimiento, evaluación y control sobre los variados aspectos pedagógicos,administrativos, de infraestructura, financiación y dirección para lograr un sistema educativo de calidad, eficiente yoportuno.Los colegios privados deben reclamar que los resultados del proceso evaluativo no son meramente sancionatorios o deacreditación, sino que especialmente deben convertirse en insumos para la asesoría y asistencia administrativa ypedagógica, definir y revisar normas o especificaciones técnicas de tipo pedagógico y administrativo, establecer plazos ymecanismos para la superación de los problemas detectados y programar actividades para incidir sobre los mismos eidentificar las conductas violatorias de las normas vigentes.Debemos profundizar sobre este gigantesco alcance de las funciones de inspección y vigilancia, para que superemosesa predisposición de temor e inferioridad ante las visitas que se realizan a nuestros planteles por parte de supervisoresque en muchos casos no han dimensionado esa labor de acompañamiento para elevar el nivel de la calidad del servicio. 3
  12. 12. PREVALENCIA DE LO SUSTANCIAL FRENTE A LO FORMALUn importante mandato constitucional debemos reclamarlo en su verdadera dimensión en los procesos de inspección yvigilancia porque en muchos casos las observaciones se centran en aspectos formales perdiendo la visión de losustancial. Hemos asistido a innumerables investigaciones a colegios privados que se concentran en alguna falla menor,desconociendo una alta calidad de los procesos pedagógicos y administrativos.Se reitera que este postulado del más elevado nivel jurídico, generalmente no es aplicado por las autoridadesadministrativas y debemos invocarlo para que se reivindiquen los logros sustanciales de la mayoría de los colegiosprivados que colaboran con el Estado en el cumplimiento del deber constitucional de brindar educación a todos loscolombianos.No sobra recalcar que este postulado igualmente deberá ser aplicado por el colegio en todas sus actuaciones internas.IMPARCIALIDAD EN LOS PROCEDIMIENTOSUn principio de estirpe penal y disciplinaria es que el investigador debe proceder con igual énfasis en la búsqueda de losaspectos negativos como los positivos del caso sujeto a estudio. Debemos permanecer atentos ante los diferentesprocesos para que no haya sesgos investigativos sobrevalorando lo negativo y menospreciando los aspectos positivosdel colegio.Como lo hemos expuesto, este es un principio que también debe ser aplicado con igual rigor por el colegio en susdiferentes actuaciones internas.VÍA GUBERNATIVALa relación entre la administración y el colegio privado no es eterna, tiene unos límites que conocemos como víagubernativa, la cual generalmente se agota con la interposición de los recursos que nos indica la ley para cada caso.Según el caso el colegio puede impetrar los recursos de reposición ante el mismo funcionario que profirió la decisión ode apelación ante el superior del funcionario que conoció del caso.Estos recursos deben interponerse en unos términos perentorios de suerte tal que si transcurre ese plazo sin actuar, sepierde la oportunidad y la decisión queda en firme.REVOCATORIA DIRECTAEste instrumento jurídico especial se puede ejercitar siempre que no se hayan interpuesto los recursos en la víagubernativa cuando las decisiones de la administración se opongan a la Constitución o la ley, no estén conformes con elinterés público o social, o atenten contra él o cuando con ellas se cause agravio injustificado a una persona.La revocatoria directa se eleva ante la misma autoridad que produjo la decisión o puede ser revocada directamente, deoficio, por la autoridad correspondiente.INSTANCIA JUDICIALPero aún quedando en firme una decisión de la administración, el colegio privado puede acudir a la jurisdiccióncontencioso administrativa con el fin de que sea un juez de la república el que revise la decisión. Los recursos tienenunos plazos perentorios para su ejercicio so pena de que los actos queden en firme y no sea posible su ataque.Dentro de las actuaciones judiciales, por regla general, existen dos instancias para así garantizar decisiones sujetas aderecho.SUGERENCIASSe hace necesario que los colegios y gremios, tracen una estrategia seria para estudiar, analizar, asimilar y actualizar lanormatividad y reglamentación que rigen la prestación del servicio público educativo en nuestro país, sin olvidar queasistimos a una sociedad que tiene altísimos niveles de movilidad jurídica con la permanente aparición de normas queexigen monitoreo permanente para actuar en el marco del derecho positivo.Conocimiento sobre las diferentes instituciones jurídicas a utilizar en defensa de sus derechos y las oportunidades enque deben interponerse.Mantener un canal de comunicación permanente con las autoridades educativas para ejercitar el derecho de asesoría,información, apoyo y orientación que deben brindarle a las instituciones educativas. 4
  13. 13. Adecuación de los manuales y reglamentos a las normas constitucionales, legales y reglamentarias para contribuir a laformación de los miembros de la comunidad educativa en competencias ciudadanas y un orden social justo.Extremo cuidado en el trámite de la documentación, ante las autoridades educativas, Cámaras de Comercio, y demásinstituciones.Asumir con organización los diferentes compromisos como empresa privada frente a las obligaciones tributarias,societarias, gremiales, etc.Conservación de la documentación conforme a las normas que rigen la materia, bien como empresa o como purainstitución educativa, porque los diferentes procesos pueden durar muchos años y en cualquier momento se requiereinformación de soporte. No olvidar que siendo nuestro servicio público, los archivos se convierten en asunto de interéshistórico, siéndoles aplicables la ley general de archivos.Inscripción oportuna de todas aquellas novedades que tengan relevancia con la Secretaría de Educación como cambiode rector, autoevaluación.Adoptar una cultura de lo escrito (trazabilidad en términos de ISO) y de cuidado en la conservación de todos losdocumentos, no solo los de carácter administrativo. Se evidencia una flexibilidad frente a los documentos de carácterpedagógicoEjercer oportunamente los recursos ante autoridades administrativas y las acciones ante los jueces. 5
  14. 14. 2. AÑO 1992 SENTENCIAS DE TUTELA1. SENTENCIA T-002 – 8 de mayo de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente: Alejandro Martínez Caballero1.2. Peticionaria: Estudiante1.3. Accionada: Universidad privada1.4. Lugar: Pereira1.5. Descriptores: Derecho a la educación como derecho fundamental. La educación como derecho-deber1.6. Procedencia: Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pereira2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesLa peticionaria presenta una petición de tutela para la protección del derecho a la educación. Fundamenta la solicitud enel hecho de que ella inició estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad en el año de 1977 y, por inconvenientespersonales, suspendió estudios para reingresar luego en 1985. En el segundo semestre de 1989, la peticionaria reprobópor tercera vez la materia Matemáticas IV, fue excluída de la Universidad y no fue aceptada la solicitud de reintegro almismo programa.2.2. Fallos2.2.1. Primera instanciaEl Juzgado Primer de Instrucción Criminal de Pereira no accedió a la petición de acción de tutela propuesta,argumentando que, el artículo 1° del Decreto 2591 de 1991 establece la protección de la acción de tutela con relación alos derechos constitucionales fundamentales, los que están regulados en el Título II, Capítulo I, artículos 11 al 41 de laConstitución. En ellos no está consagrada la educación como derecho fundamental. Igualmente anotó que, elReglamento Universitario fue expedido mediante un acuerdo del Consejo Superior Universitario; y mediante su artículo36 establece las causales académicas de retiro del programa de formación que se cursa; específicamente en el literal a)se contempla la situación de haber perdido una misma asignatura en tres (3) periodos lectivos; lo cual no es violatorio dela Constitución Política y no impidió la prestación del servicio público de la educación; puesto que, el Reglamento estáconcebido para garantizar los derechos y deberes de estudiantes y directivas que conforman la Universidad.2.2.2. Segunda instanciaEl Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pereira en relación con la ubicación que la educación tiene en el textoconstitucional, ella es un derecho fundamental, dado que, aparece como tal en el Título II, Capítulo 1, De los DerechosFundamentales –al referirse a ella en los artículos 26 y 27 con la libertad de escoger profesión y la libertad deenseñanza-, y por cuanto está incluida en el Capítulo 2° del mismo Título de los Derechos Sociales, Económicos yCulturales, artículos 67, 68, 69 y 70, donde específicamente la contempla como parte de los derechos, las garantías y losdeberes. Respecto del Reglamento Universitario, consideró que aún siendo la educación un derecho fundamental para elser humano, su ejercicio no puede estar sujeto al juego de las actitudes y voluntades del hombre –del estudiante-, por loque es elemental que se impongan unas reglas de juego en las que se defina cuáles son las prerrogativas y cuáles lasobligaciones de quien imparte instrucción y de quien la recibe.2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. Derecho a la educación como derecho fundamentalE stablece la Corte que, el artículo 67 reconoce que la educación es un derecho de la persona y que con ella se buscael acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura. Asevera igualmenteque, la educación por su parte es una de las esferas de la cultura y es el medio para obtener el conocimiento y lograr eldesarrollo y perfeccionamiento del hombre. Así como, realiza el valor y principio material de la igualdad que se encuentraconsignado en el Preámbulo y en los artículos 5º. y 13 de la Constitución. Ello puesto que en la medida en que lapersona tenga igualdad de posibilidades educativas, tendrá igualdad de oportunidades en la vida para efectos de surealización como persona. Llega a la conclusión de que la educación es un derecho fundamental por la vía delargumento de los derechos constitucionales fundamentales por reconocimiento expreso. En efecto como ya semencionó, el artículo 44 de la Constitución contiene la educación como uno de los derechos constitucionales de los niñosy agrega que la familia, la sociedad y el estado tienen la obligación de asistir al niño para garantizar su desarrolloarmónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos; y de la simple lectura se comprende su sentido según el cual laeducación es un derecho fundamental de los niños.2.3.2. La educación como derecho-deberEstablece la Corte que el artículo 67 de la Constitución señala en forma expresa que la educación primordialmente esuna función social, y de esta tesis surge entonces la educación como “derecho-deber”, que afecta a todos los queparticipan en esa órbita cultural. Aclarando que, siendo la educación un derecho constitucional fundamental, elincumplimiento de las condiciones para el ejercicio del derecho, como sería el no responder el estudiante a susobligaciones académicas y al comportamiento exigido por los reglamentos, puede dar lugar a la sanción establecida en
  15. 15. el ordenamiento jurídico para el caso y por el tiempo razonable que allí se prevea, pero no podría implicar su pérdidatotal, por ser un derecho inherente a la persona. Dejando claro que, la educación puede ser encauzada y regladaautónomamente pero no negada en su núcleo esencial. Siguiendo a 7ncon Häberle, se denomina “contenido esencial” alámbito necesario e irreductible de conducta que el derecho protege, con independencia de las modalidades que asumael derecho o de las formas en que se manifieste. Es el núcleo básico del derecho fundamental, no susceptible deinterpretación o de opinión sometida a la dinámica de coyunturas o ideas políticas.2.3.3. DecisiónConcluye la Corte que, no existe en este caso vulneración ni amenaza del derecho fundamental a la educación porquecon la reprobación de una asignatura en varias oportunidades, la peticionaria perdió el derecho a continuar sus estudiosen ese programa concreto, sin perjuicio de iniciar, en igualdad de condiciones a los demás estudiantes, un programa deestudios distinto del cual fue excluida. Por lo tanto, la Universidad, al reglamentar el programa de formación académicaque cursaba la peticionaria, encauzaba la educación en tanto que deber mas no la desconocía en su núcleo esencial.2. SENTENCIA T-009 – 22 de mayo de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente: Alejandro Martínez Caballero1.2. Peticionarias: Estudiantes1.3. Accionada: Colegio privado1.4. Lugar: Bogotá1.5. Descriptores: Derecho a la educación como derecho fundamental. Acción de tutela contra particulares. Laeducación como servicio público.1.6. Procedencia: Tribunal Superior de Bogotá – Sala Especial. Tribunal Superior de Bogotá – Sala de Familia. TribunalSuperior de Bogotá – Sala Civil2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesLas peticionarias A, B y C, presentaron petición de tutela para la protección del derecho a la educación, fundamentan lasolicitud en el hecho que habían realizado sus estudios en el Colegio, cumpliendo con todos los requisitos académicospara cada grado. El año 1991, cursaron el grado once y en el mes de agosto presentaron los exámenes de Estado,exigidos por el ICFES, obteniendo un alto puntaje para efectos del ingreso a la educación superior. Fueron admitidas enlas Universidades de su escogencia de conformidad con los requisitos que cada una exigió. Sin embargo, laspeticionarias, reprobaron dos materias cada una, y en los exámenes de habilitación no obtuvieron la calificación mínimay reprobando igualmente el año escolar.2.2. Fallos2.2.1. Primera instanciaa) Respecto de la peticionaria AEl Tribunal Superior de Bogotá – Sala Especial declaró improcedente la acción de tutela presentada, fundamentando ladecisión en que, en el Título II, Capítulo 1, artículos 11 a 41 de la Constitución Política, se enumeran los derechosfundamentales que le han sido reconocidos a todo colombiano y a los extranjeros residentes o de paso por el país. Y lasnormas que se citan en el artículo 42 del Decreto 2591 de 1991 pertenecen a ese grupo de disposiciones sobre derechosfundamentales. Por lo tanto las normas invocadas por la accionante no constituyen derecho fundamental; la acción detutela no tiene una aplicación más extensa que la expresamente señalada en la Constitución y la ley, o sea la protecciónde los derechos fundamentales del individuo, y no cabe buscar en otras normas constitucionales, distintas a lascontenidas en los artículos 11 a 41, respaldo para la pretensión de la actora.b) Respecto de la peticionaria BEl Tribunal Superior de Bogotá –Sala de Familia determinó que el Colegio El Carmelo, mediante sus directivas, no hizootra cosa que dar estricto cumplimiento a la ley y por ello no era posible hablar de arbitrariedad en su actuación. Así lascosas, no admitió la tesis contraria, con el argumento de que ésto sería abrir la senda a la trasgresión de la ley, sopretexto de amparar un derecho que no se ha adquirido. Considera que el derecho a la educación, que en ese momentoera titular la alumna, no fue vulnerado ni amenazado por las directivas del Colegio y por lo tanto, no puede ser objeto detutela.c) Respecto de la peticionaria C.El Tribunal Superior de Bogotá – Sala Civil considera que la acción de tutela contra particulares sólo procede paraproteger los derechos fundamentales específicamente consagrados en la Constitución y en la ley. Señala que el asuntorespecto del cual la accionante interpuso la acción de tutela, no se encuentra contenido en el capítulo 1 del Título II de laConstitución Política ni en ninguna de las eventualidades consagradas en el artículo 42 del Decreto 2591 de 1991,concluyó esa Corporación que los hechos no son materia de tutela y por lo tanto, denegó la solicitud formulada.Aclarando que aún atendiendo a que el derecho consagrado en el artículo 67 pueda ser amparado, su conclusión seríaigual, ya que las disposiciones vigentes en relación con la aprobación de las materias y la finalidad de los exámenes de 7
  16. 16. Estado para ingresar a la educación superior, demuestran que no existió violación alguna por parte de las directivas delColegio El Carmelo al no otorgar el título de bachiller académico.2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. Acción de tutela contra particularesLa acción de tutela no procede contra todos o contra cualquier particular. Solo procede contra los particulares o contralas organizaciones particulares, en aquellos casos en que lo autorice la ley. No es un principio extensible a otros casos.Aclarando que, aún en los casos en que proceda contra persona u organizaciones particulares, no opera la tutela paragarantizar todos los derechos fundamentales que la Constitución consagra, sino que aquellos que se han señalado en laley.2.3.2. Derecho a la educación como derecho fundamentalSeñala la Corte que, el artículo 27 de la Constitución utiliza los términos libertad de enseñanza, aprendizaje,investigación y cátedra que son consecuencia del derecho a la educación. La educación es un derecho fundamental quetiene protección no sólo en las relaciones entre el estado y los particulares, sino en las relaciones entre los particulares,logrando así la eficacia social u horizontal inmediata del derecho fundamental garantizado. Haciendo referencia a loconcluido en la Sentencia T-002 de 1992 anteriormente analizada.2.3.3. La educación como servicio públicoLa educación es un servicio público. Siendo la educación un derecho constitucional fundamental y una función social, elincumplimiento de las condiciones para el ejercicio del derecho puede dar lugar a la sanción establecida en elordenamiento jurídico para el caso y por el tiempo razonable que allí se prevea, pero no podría implicar su pérdida total,por ser un derecho inherente a la persona. Concluyendo que, la educación es un servicio público porque así lo disponenen forma concordante los artículos 67, 2º. y 365 de la Carta. Se cumple de esta manera este supuesto del artículo 86 dela Constitución. Así como que, al tiempo que es un derecho, es también un deber, una carga. De allí surge la noción dela educación como “derecho-deber”. En efecto, en el caso objeto de esta sentencia de revisión, es primordial lareferencia a la educación como derecho-deber, pues las peticionarias no cumplieron con los requisitos establecidos porlas disposiciones del Colegio y las determinadas por el ordenamiento jurídico, relativas a la aprobación del año lectivo; yno se trata de que frente al derecho del titular otra persona tenga un deber frente a ese derecho, sino que el mismo titulardel derecho soporta la exigencia de un deber o sea una carga a cumplir.2.3.4. DecisiónConcluye la Corte que, no existió violación del derecho fundamental a la educación por parte de las directivas del Colegioy los hechos ocurridos no constituyen fundamento para conceder la acción de tutela. Por el contrario, en la medida enque el Colegio se abstuvo de graduar a las peticionarias, se ciñó al ordenamiento jurídico y protegió la educación, entanto que es derecho-deber. Es de advertir que con esta conducta la institución educativa le dió aplicación al principioconstitucional de la igualdad de oportunidades en la educación, consignado en los artículos 13 y 70 de la Constitución.De conformidad con éste, los asuntos semejantes no deben tratarse en forma diferente y los casos distintos no debenregularse de manera similar. Así, sería violatorio del principio de igualdad, graduar por igual a los estudiantes queaprueben las materias fijadas en un reglamento y a los estudiantes que las imprueben.3. SENTENCIA T-402 – 3 de junio de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente: Eduardo Cifuentes Muñoz1.2. Peticionarios: Estudiantes a través de representante legal1.3. Accionada: Escuela oficial1.4. Lugar: Neiva1.5. Descriptores: Derecho a la educación como derecho fundamental de los niños. Igualdad de oportunidades paraacceder al derecho a la educación. Conflicto entre autonomía del centro docente y los derechos de los padres a educar asus hijos. Asociaciones de padres de familia y las autoridades educativas. Derecho a la integridad personal, al libredesarrollo de la personalidad, la libertad de expresión, y dignidad humana de los menores.1.6. Procedencia: Juzgado Cuarto Promiscuo de Familia de Neiva2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesEl padre de dos menores presentó acción de tutela contra las directivas del establecimiento educativo, solicitando fueranmatriculados, dado que las directivas del plantel se negaron a matricular a los menores, a pesar de que éstos habíancursado satisfactoriamente el año académico de 1991 en dicha escuela. Igualmente se presentó una discusión entre ladirectora del Núcleo Educativo, a causa de su intromisión en las decisiones de la Asociación de Padres de FamiliaCentro Docente, y de la cual él peticionario era su representante. Así mismo el peticionario denunció que una de lasdocentes infringió tratos degradantes a uno de los menores. 8
  17. 17. 2.2. Fallo2.2.1. Primera instanciaEl Juzgado Cuarto Promiscuo de Familia de Neiva concedió, dentro del término constitucional, la tutela solicitada,ordenando a las directivas de la escuela el otorgamiento de los cupos y matrículas a los menores. Y fundamentó sudecisión de conceder la tutela en la violación del derecho a la educación de los niños, considerando que, el hecho deestar consagrado el derecho a la educación en la Constitución, en los Convenios Internacionales ratificados porColombia y en el Código del Menor, amerita que sea objeto de la acción de tutela, al tenor de los artículos 2 y 40 delDecreto 2591 de 1991. Según el fallador, la educación es un derecho de la persona y un servicio público (CP art. 67) quetiene una función social, correspondiéndole al Estado, en virtud de sus facultades de inspección y vigilancia, asegurar alos menores las condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo.2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. Derecho a la educación como derecho fundamental de los niñosLa consagración expresa, en el artículo 44 de la Constitución, de la educación como un derecho fundamental de losniños, no deja duda alguna sobre su naturaleza ni sobre la posibilidad de exigir su respeto y protección mediante elejercicio de la acción de tutela.2.3.2. Igualdad de oportunidades para acceder al derecho a la educaciónEl principio de igualdad de oportunidades juega un papel neurálgico en la tarea de mantener y promover un orden justo,en una sociedad que además de la pobreza se caracteriza por una inequitativa distribución de recursos. La obligación delEstado de promover las condiciones para alcanzar una igualdad real y efectiva sólo podrá verse cumplida mediante elrespeto e igual consideración de todas las personas en el diseño y funcionamiento de las instituciones públicas.Tratándose de un menor de edad se espera que su permanencia en una entidad educativa sea garantizada por encimade las decisiones arbitrarias de la autoridad de turno con poder decisorio para otorgar o denegar cupos de estudio.2.3.3. Conflicto entre autonomía del centro docente y los derechos de los padres a educar a sus hijosEn caso de conflicto entre la autonomía del centro docente –expresada en la libertad de enseñanza y en la facultad defundar establecimientos educativos- y los derechos de los padres a educar a sus hijos y a participar en la dirección de lasinstituciones de educación, el constituyente se ha manifestado en favor de los niños al consagrar la prevalencia de susderechos sobre los derechos de los demás.2.3.4. Asociaciones de padres de familia y las autoridades educativasLas Juntas de las Asociaciones de Padres de Familia en el ejercicio de sus potestades, deben evitar involucrarse endisputas en torno a la dirección y competencias de las autoridades educativas, deben buscar siempre la armonía y elacuerdo en favor del interés prioritario de los menores.2.3.5. Derecho a la integridad personal, al libre desarrollo de la personalidad, la libertad de expresión, y dignidad humanade los menores.Afirma la Corte que, no pocas veces las actitudes y conductas violentas de padres de familia y educadores pueden darlugar a la vulneración de este derecho, por lo que le corresponde al juez constitucional establecer cuándo lasactuaciones de los mayores constituyen un caso de tortura o de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantesrespecto de los menores; y el grado en que se castigue a un menor no sólo puede dar lugar a la vulneración de suintegridad física o moral, sino que como consecuencia de tal acción podría también verse afectado su derecho al libredesarrollo de su personalidad. La conducta de castigar a un niño impidiéndole ejercer su libertad de expresión ysometerlo a la burla de sus compañeros es contraria a la dignidad humana y constituye un trato degradante en lostérminos del artículo 12 de la Constitución, y una vulneración del artículo 44 de la Constitución que garantiza a los niñosprotección contra toda forma de violencia moral.2.3.4. DecisiónConcluye la Corte que, comparte las razones expuestas por el juzgador de primera instancia para conceder la tutela,razones fundadas en la existencia de un derecho a permanecer en el sistema educativo y en la prohibición dediscriminación por razones de origen familiar como garantía del principio de igualdad de oportunidades.4. SENTENCIA T-420 – 17 de junio de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente Simón Rodríguez Rodríguez1.2. Peticionaria: Estudiante1.3. Accionado: Liceo Departamental1.4. Lugar: Liborina (Antioquia).1.5. Descriptores: Derecho a la educación como derecho fundamental. Igualdad ante la ley. Derecho al libre desarrollode la personalidad. Caso maternidad.1.6. Procedencia: Juez Promiscuo Municipal de Liborina 9
  18. 18. 2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesLa estudiante A realizó estudios de bachillerato en el Liceo Departamental, entre los años 1985 a 1989, por su embarazosuspendió sus estudios para el año de 1990, al solicitar en el año de 1991 su reintegro al Liceo, le fue negado por laRectoría, situación que se repitió el 23 de marzo de 1992. Sin que a la peticionaria se le haya ha notificado ningunasanción por haber violado de alguna manera el reglamento interno de la moral del establecimiento. Y sin que existanorma de la Secretaría de Educación Departamental que niegue a las madres solteras el derecho a continuar susestudios en establecimiento oficial. Solicitando la accionante que se ordene su reintegro al Liceo para la culminación desus estudios.2.2. Fallo2.2.1. Primera instanciaEl Juez Promiscuo Municipal de Liborina accedió a la petición de tutela propuesta por la estudiante, y ordenó sureintegro para la conclusión de sus estudios secundarios. Señala que de acuerdo al artículo 27 de la Carta Fundamental,toda persona de nacionalidad colombiana tenga acceso a la educación garantizada por el Estado y en procura de unmejoramiento de tipo cultural y un bienestar a nivel económico y social, que se supone se derivan de una educación bienimpartida y a la vez bien asimilada. Cada establecimiento educativo tiene facultad para expedir un reglamento decarácter interno, aprobado por la Secretaría de Educación y Cultura, y las sanciones que en dicho Reglamento secontemplan han de aplicarse previo proceso legal y con el lleno de todas las formalidades exigidas. El Juzgado acepta lacalificación moral de la conducta realizada por Escudero, pero no que se le sancione con tanta gravedad que la margineo limite de algunos beneficios a los que tiene derecho, como por ejemplo el de la educación. En el municipio de Liborinael Liceo es el único establecimiento de educación secundaria, luego su no acceso a él conduciría a desplazarse ella aotro municipio con el consiguiente “incremento de sus erogaciones”.2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. Derecho a la educación como derecho fundamentalLos derechos fundamentales pertenecen al ser humano en atención a su calidad intrínseca de tal, por ser él criaturaúnica pensante dotada de razonamiento; lo que le permite manifestar su voluntad y apetencias libremente y poseer porello ese don exclusivo e inimitable en el universo social que se denomina dignidad humana, atributos que se predican dela educación, ya que permite a la persona formarse intelectual, moral y cívicamente y con ello tener conciencia de sudignidad personal y de los deberes y obligaciones para con la sociedad. Establece la Corte que, no existe violación quemerezca sanción para limitar el derecho a la educación de la estudiante, porque nunca se le sancionó legalmente, nuncase le comprobó el hecho imputado, solo se tomó una decisión personal de hecho infringiéndose la normatividad antesseñalada y con ello el derecho a la educación a que tiene derecho. La Sala no acepta que por el hecho de que laestudiante haya quedado en estado de embarazo, se deduzca o sirva de prueba para imputarle actos “inmorales” y“carnales” dentro de dicho plantel.2.3.2. Igualdad ante la leyAsevera la Corte que se le ha vulnerado el derecho fundamental de la igualdad a la estudiante, ya que el rector almarginarla del derecho a la educación, le da un trato de inferioridad en relación con las otras estudiantes y la discriminacuando afirma que es objetivo primordial de la moral del establecimiento cerrarle las puertas a las madres solteras.2.3.2. Derecho al libre desarrollo de la personalidad. Caso maternidad.Señala la Corte que el rector ha desobedecido también el mandato constitucional del Derecho a la Autonomíaestablecido en el artículo 16 como derecho fundamental, por cuanto coarta la libre decisión de la estudiante de escogercomo nueva forma de vida su condición de madre, limitándole la facultad de autodeterminarse conforme a su propioarbitrio dentro de los límites permitidos. En este orden de ideas el rector no tiene ninguna potestad para impedirle a laestudiante que dirija soberanamente su vida, siempre que transite dentro de los lineamientos que le impone la ley y sinque traspase la barrera donde se inicia el derecho de los demás. La nueva condición de vida de la estudiante no infringeninguna disposición de derecho, como tampoco afecta el libre ejercicio de las potestades de los demás. Además a favorde la maternidad se han consagrado disposiciones tuteladoras contenidas en la legislación sobre seguridad social en elorden mundial como también en las constituciones de los Estados.La Corte igualmente referencia la Sentencia N° T-015 de 1992. Ya analizada.2.3.4. DecisiónLa corte confirmar la sentencia proferida por la primera instancia, concluyendo que la nueva condición de vida de laestudiante no infringe ninguna disposición de derecho, como tampoco afecta el libre ejercicio de las potestades de losdemás. Además a favor de la maternidad se han consagrado disposiciones tuteladoras contenidas en la legislación sobreseguridad social en el orden mundial como también en las constituciones de los Estados, y en el nuestro, el artículo 53superior erige como principio mínimo fundamental laboral la “protección esencial a la mujer, a la maternidad...”. 10
  19. 19. 5. SENTENCIA T-421 – 19 de junio de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente: Alejandro Martínez Caballero1.2. Peticionaria: Estudiante a través de representantes legales1.3. Accionada: Escuela Pública1.4. Lugar: Manizales1.5. Descriptores: La libertad de cultos, la libertad de conciencia, y la educación religiosa. Derecho a escogereducación. Excepción de inconstitucionalidad1.6. Procedencia: Tribunal Superior del Distrito Judicial de Manizales2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesA y B, actuando en nombre de su C, sobre el cual ejercen patria potestad, presentaron una petición de tutela para laprotección de derecho a la educación del menor, y el no recibimiento de educación religiosa establecimientos del Estado.Los peticionarios matricularon a su hijo C en la Escuela Pública X, para que cursara el primer año de primaria.Establecimiento en el que se dicta la asignatura de educación religiosa a todos los alumnos, con base en el plan deestudios de educación básica del Ministerio de Educación (Decreto 1002 de 1984, artículo 5). Amparados en suscreencias, los accionantes solicitaron al establecimiento educativo que no se impartiera a su hijo dicha educación ni se lesometiera a los rituales propios de la religión católica, que se profesan en dicha Escuela. Las directivas de la Escuela, noatendieron la petición, sino que por el contrario se empeñaron en inducir al estudiante en los valores morales de lareligión católica.2.2. Fallos2.2.1. Primera instanciaEl Tribunal Superior accedió a la petición de acción de tutela, y ordenó a las directivas de la Escuela abstenerse deimpartir educación religiosa y de hacer comparecer a sus rituales al menor. Los siguientes fueron los argumentos paraacceder a la solicitud: El Derecho invocado –artículo 68- no está designado dentro de los derechos fundamentales; sucontenido en cambio encaja dentro de los derechos sociales, económicos y culturales. En el presente caso se está másbien ante la presencia de la libertad de conciencia, artículo 18 constitucional. Esta norma sí es derecho fundamental,entendida como “esa facultad moral, permanente de la persona humana, que asegura la captación de los sonidosemitidos por los valores”. La libertad de conciencia implica la libertad religiosa. Por último, el derecho fundamental de lalibertad de conciencia fue desconocido, en la medida que no se permitió a los tutores del estudiante prescindir de lareligión que se impartía en el centro educativo. La libertad de conciencia, es amparada en la Constitución Política de1991.2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. La libertad de cultos, la libertad de conciencia, y la educación religiosaSeñala la Corte que, el constituyente de 1991 optó por garantizar la igualdad entre las diferentes religiones e iglesias yliberalizar la libertad de culto, sin consagrar límites constitucionales expresos a su ejercicio, como se advierte en elprecitado artículo 19 de la Constitución. A la luz de la nueva Constitución, no es que exista una regla general de que lareligión católica obliga ser cursada como materia básica, salvo que se solicite ser eximido. Ello violaría la libertad deconciencia. Por el contrario, las instituciones educativas oficiales deben mantener una posición neutral y preguntarle aleducando –o a sus padres si es menor-, al momento de la matrícula, acerca de si desea estudiar o no la asignatura dereligión, sin indagar si en efecto profesa o no dicho credo.2.3.2. La libertad de enseñanzaAfirma la Corte que, en una relación educativa se encuentran cohabitando dos derechos de orden constitucional: de unlado los derechos a la educación y a la libertad de cultos y, de otro lado, los derechos a la libertad de enseñanza de losprofesores. Estas dos series de derechos no son incompatibles sino que, muy por el contrario, los unos se realizan por yen los otros, a través de un punto de equilibrio que matiza sus desarrollos. Igualmente, deja claro que en Colombia existelibertad de enseñanza, pero ella no es absoluta sino que tiene un límite constituido por los fines del Estado, entre loscuales se encuentra la protección de los derechos, como la paz, la convivencia y la libertad de conciencia, entre otros.2.3.3. Derecho a escoger educaciónAsevera la Corte que, en autos, se ha querido imponer un tipo de educación religiosa en contra de la libre decisión de lospadres. Ello es contrario a la Carta pues el carácter de padre no se limita al hecho de dar la vida, sino que implicatambién, como algo inherente a su esencia, el hecho de orientar espiritualmente a los hijos. Ello incluso es un deber delos padres, según el artículo 42.5 de la Carta. Luego no tienen más derecho los educadores que los padres –educadoresprimigenios- para decidir el tipo de formación religiosa de un niño.2.3.4. Excepción de inconstitucionalidadAclara la Corte que, toda norma, sea cual fuere su naturaleza jurídica, anterior o posterior a la carta de 1991, estásubordinada en su aplicación a la conformidad con la Constitución. En este sentido, una norma jurídica violatoria de laConstitución es, si fuere anterior su vigencia, derogada; y, si fuere con posterioridad, no aplicable. 11
  20. 20. Para respaldar esta providencia, la Corte referencia la Sentencia Nº T-403 de 1992, donde se establece que enColombia entonces en 1991, se hizo “tránsito de un Estado confesional a un Estado laico y pluralista en materia deconfesiones religiosas. Igualmente reseña la Sentencia Nº T-002 de 1992, ya analizada.2.3.5. DecisiónLa Corte confirma la sentencia de tutela proferida por el Tribunal.6. SENTENCIA T-429 – 24 de junio de 19921. REFERENCIA1.1. Magistrado ponente Ciro Angarita Barón1.2. Peticionaria: Estudiante a través de representante legal1.3. Accionado: Colegio Cooperativo1.4. Lugar: Sopó (Cundinamarca)1.5. Descriptores: Derecho a la educación como derecho fundamental. Igualdad ante la ley. Derecho al libre desarrollode la personalidad. Caso maternidad.1.6. Procedencia: Juzgado Promiscuo Municipal de Sopó2. CONTENIDO DE LA DECISIÓN2.1. AntecedentesA en su condición de padre de la niña B, instauró acción de tutela ante el Juzgado Promiscuo Municipal de Sopó contraC, Rector del Colegio Cooperativo X, argumentando que, el día 20 de enero de 1992, en momentos en que se disponía amatricular a su hija en el mencionado colegio para que cursara el tercer año de bachillerato, el Rector C condicionó suingreso a la presentación previa de los resultados de un encefalograma y un diagnóstico neurológico que se le habíaexigido en diversas ocasiones, por cuanto sus profesores consideraban que ella tenía dificultades de aprendizaje. Laniña B ha dado muestras de agresividad frente a sus demás compañeros, su rendimiento académico no ha sidosatisfactorio y posee deficiente coordinación sicomotriz, por todo lo cual tanto sus profesores como la sicóloga delcolegio estiman que requiere educación especial. El peticionario no ha sometido a su hija al examen neurológico exigidopor el colegio, lo cual determinó que se le negara la admisión solicitada. El peticionario pide que se amparen losderechos fundamentales de su hija a la educación y a la cultura.2.2. FallosEl Juzgado resolvió tutelar el derecho fundamental de la educación de la menor, ordenar que fuera admitida para cursarel grado 8° en el Colegio Cooperativo, así como disponer que el A dé cumplimiento al artículo 8° inciso final del Decreto2591 de 1991 dentro del término de cuatro meses, en el sentido de demostrar en ese lapso que la menor requiere o node educación especial pues “de lo contrario el colegio cooperativo estará en todo su derecho para denegar lapermanencia de la menor en esa institución, igual sucederá en el evento que se conceptúe que requiere de la tanmentada educación especial” (Folio 80).2.3. Conclusiones de la Corte2.3.1. La educación como servicio públicoSeñala la Corte que, la Constitución vigente consagra la educación como derecho humano que posee una funciónespecífica en el contexto social y cultural a saber: “La educación es un derecho de la persona y un servicio público quetiene una función social: con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes yvalores de la cultura”1.2.3.2. La educación: un servicio público con función social.Para la Corte, la educación es también un servicio público que tiene una función social. Así lo reconoce expresamente laConstitución (Art. 67, inciso 1°). Ello implica no sólo que satisface una necesidad de carácter general y que por lo tantodebe estar al alcance de quienes lo requieran sino que el Estado debe garantizar el acceso al mismo y velar porque ensu prestación se cumpla los fines señalados por el ordenamiento jurídico vigente.2.3.3. Derecho a la educación como derecho fundamental de los niños prevalenteContempla la Corte que, en tratándose de los niños y por voluntad expresa del Constituyente, la educación es no sólo underecho fundamental sino que prevalece sobre los derechos de los demás y el Estado debe asegurarles las condicionesnecesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo2. En consideración a la naturaleza, función y finesde la educación y a la obligación que pesa sobre el Estado de promover las condiciones para que la igualdad sea real yefectiva3, los niños colombianos son hoy enhorabuena, beneficiarios privilegiados de la educación, con todas suspromisorias y positivas consecuencias en el plano social, humano y cultural. Con respecto a los niños adquiere toda sudimensión e importancia el principio afirmado en la sentencia T-02 de esta Corte acerca de la garantía y protección del1 Constitución Política, Art. 67, inciso 1.2 Cfr. Constitución, Artículos 44 y 67.3 Cfr. Constitución, Art. 13, inciso 2. 12

×