La ausencia recordadaMemoria Colectiva en Pijao-QuindíoMaría Alejandra Pérez Alonso
La ausencia recordadaMemoria Colectiva en Pijao-QuindíoMaría Alejandra Pérez AlonsoUniversidad Externado de ColombiaFacult...
CONTENIDOAgradecimientosPreámbulo1. Así comienza todo 12. El Pijao de cuando había café y de la gente de antes 123. Suceso...
AgradecimientosAntes de comenzar a agradecerles a las personas que meacompañaron, en primera instancia quiero agradecerle ...
Hace más de 20 años en una zona llamada Eje Cafeterose viene dando una fuerte crisis que se impulsó gracias ala rompimient...
Así comienza todoIntroducción1Vista panorámica de Pijao-Quindío (1)Entre las montañas de la cordillera central de Colombia...
2pueblo, ya no están las camas en donde dormíamos, yano está el televisor de mi abuelo para ver “Pataclaun”2,ya no está Ol...
3Teniendo en cuenta lo anterior, se establece que son losdiscursos orales de los pijaense los que responderán lapregunta d...
4tiempo. Dice él que en las sociedades “una dicotomía“antes/ahora” organiza toda rememoración” (2002:39). De esta manera l...
5Hobsbawn, una copia y reproducción de lo que lesprecedió? Pero Hobsbawn no cierra su discusión aquí, sino que afirma que ...
6hechos históricos determinados a una misma edad, delo que puede inferirse una socialización común, lo queles distingue, s...
7leerlas desde un carácter temporal, se afirma, segúnAlejandra Reyero en su texto titulado La fotografíaetnográfica como s...
8La tercera y última actividad se llevó a cabo en elancianato, se realizó en dos momentos. En un primermomento se habló co...
9ha visto influenciado por las ideas de los representantesde la antropología post-colonial, quienes hablan sobre“darle la ...
10Mapa de Pijao expuesto en la Casa de la Cultura (3)
11El lugar donde se realizó la investigación, es el pueblocafetero de Pijao. Éste nació siendo primero uncorregimiento de ...
2. El Pijao de cuando había café y de la gente de antes12Cabalgatas Virgen del Carmen 1989 (4)Procesión Virgen del Carmen ...
13y nietas de doña Adelina2, quien es mi bisabuela y una de lasmujeres más reconocidas en el pueblo, no pueden olvidarque ...
14Transporte de carnes (7)El tema de la carne era bien importante en Pijao, hastatenían su propio matadero dentro del pueb...
15Plaza Principal, Carrera 5ª. (9)Otro elemento de distracción que tenían los pijaenses tantolos domingos como entre seman...
16Pero ¿qué era lo que estaba sucediendo en esa época, de loscincuenta a los ochenta del siglo XX, para que el pueblogozar...
17Mapa dibujado por los abuelos del ancianato. (11)Era un tiempo en el que el campo (veredas) era donde setrabajaba y el p...
18Croquis de Pijao (12)Por la alta actividad cafetera, dicen los autores del libroRecuperando memorias de los pueblos del ...
19Calle del comercio. Años ochenta (14)Tienda de telas. Calle del comercio. Años cincuenta (15)Sastre Alcides Gonzalez. Añ...
20“Acto cívico”. Año 1946 (17)Esa afluencia de gente, como consecuencia a la gran cantidadde trabajo que había gracias a l...
21de su actividad económica y reguladora de su moral”(Escobar, SA: SP). Así se fue formando, para generacionessiguientes p...
22generación heredera de los colonizadores. Los pijaenses“levantados” son los que nacieron en otras zonas del paíspero se ...
23Don Vidal Peña y su carrito de dulces (22)Don Vidal Peña “el dulcero del pueblo” nació en la Belleza,Santander en 1936 y...
24que se encontraban en un pueblo llamado Pijao, Caldas. Asípues, su principal razón para llegar a Pijao, a pesar de lagra...
25el pueblo y viceversa, por todos los años de lucha que le hadado y por todo lo que el pueblo le ha dado a él, como elamo...
26Elementos emblemáticos de Pijao (23)El arco del triunfo, la iglesia, la alcaldía, las garzas, la palma de cera y losjorn...
3. Sucesos de finales del siglo XX27Se sabe que nos encontramos en el analisis de los discursosorales de los pijaenses sob...
28sobre el 25 de enero de 1999, cuando a la una y diecinueveminutos, miles de personas intentan refugiarse de aquelinescap...
29estábamos en la puerta principal, pero ésta no abría ya que lapared de encima la estaba trancando, por lo tanto salimos ...
30palos como que se mecían”. Mientras el temblor lo único quepensaba era: “¿y pa’ onde corre uno?”Cambuches del refugio in...
31Cuando llegaron los auxilios fueron de gran alivio. Segúndoña Amelia11 hubo para el pueblo muchas donaciones quellegaron...
32convirtió en un problema sociocultural” ya que por un ladolas familias tenían que asumir la condición de riesgo y almism...
33-“Jum! Mire, como era de bonita, la iglesia era muy bonita” (32)- Miguel ÁngelEl comité, como era también de bonito (34)...
34“Acá están reconstruyendo la torre, tan feita” - 2001 (35)- Rosalba y TeresaLa iglesia reconstruida -2001 (36)
35Muchas de esas edificaciones importantes que se afectaron conel terremoto y que fueron reconstruidas en su totalidad,pud...
36La toma guerrillera fue como una extensión del terremotopues al día siguiente también hubo edificaciones destruidas,pero...
37“Pero este año (2011) no hubo café; fincas que cogían, por decir 3000arrobas de café, este año no cogieron si quiera 500...
38Hojas enfermas de roya de una planta de café en una finca por las veredasdel sur de Pijao. La roya es una enfermedad en ...
39“Volcanes” (derrumbes) provocados por el invierno (40)Los fuertes climas son causantes de malas cosechas y estos, enla ú...
40“Ventaniando desde la destrucción”Terremoto de 1999 (41)El terremoto de 1999 dejó comoconsecuencias la destrucción tanto...
41Junto con estos tres sucesos de gran impacto de los últimosveinte años en la historia de Pijao, se suman otros dos, losc...
42El otro suceso que se agrega es el de las administraciones delos alcaldes y sus funcionarios. Don Alejandro37 afirma que...
4. El Pijao de la “gente nueva” y la escasez de trabajo43Iglesia años noventa (46) Iglesia 2012 (47)
44Alcaldía años noventa (48)Hospital Santa Ana años noventa (49)Alcaldía 2012 (50)Hospital Santa Ana 2012 (51)
45Se ha llegado al presente y con este a sus diversas“innovaciones” que se han manifestado en el pueblo . Éstas,como se ha...
46Junto con el terremoto, se encuentra la toma guerrillera y losdesplazados, los cuales por sus consecuencias problemática...
47doña Aleida5, una caldense que se encuentra en surevuelteria de la calle 11, se amañe en el pueblo, pues es lagente que ...
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío

1.293 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.293
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La ausencia recordada: Memoria Colectiva en Pijao-Quindío

  1. 1. La ausencia recordadaMemoria Colectiva en Pijao-QuindíoMaría Alejandra Pérez Alonso
  2. 2. La ausencia recordadaMemoria Colectiva en Pijao-QuindíoMaría Alejandra Pérez AlonsoUniversidad Externado de ColombiaFacultad de Ciencias Sociales y HumanasAntropologíaÁrea de Arte, Cultura y SociedadBogotá2013
  3. 3. CONTENIDOAgradecimientosPreámbulo1. Así comienza todo 12. El Pijao de cuando había café y de la gente de antes 123. Sucesos de finales del siglo XX 274. El Pijao de la gente nueva y la escasez de trabajo 435. La ausencia recordada: apuntes finales 55Bibliografía 57Anexo 59Apéndice 1: Ubicándonos en Pijao 61Apéndice B: Álbum Familiar de Pijao 66
  4. 4. AgradecimientosAntes de comenzar a agradecerles a las personas que meacompañaron, en primera instancia quiero agradecerle a laTesis, por darme momentos de alegría, tristeza y finalmentepor transformarme. Para abrir estas largas líneas deagradecimiento, empiezo por mis padres, Luis Pérez yAmalia Alonso, quienes me apoyaron para estudiar estadisciplina, éste estilo de vida. Continúo con mi gran colega yhermana Natalia Pérez quien me abrió un espacio en su viday logró leerme cuando más lo necesitaba. Sigo con mihermano Felipe Pérez y a su incansable pero beneficiosapregunta de cómo voy con la tesis. A mi abuela, RosaGómez, por sus recibimientos efusivos luego de las nuevehoras de viaje, su acompañamiento en las búsquedas de lassalidas de campo y, cómo no, a sus raíces las cuales mellevaron al “pueblito más lindo del Quindío”. A mis tíos,primos y cuñado que estuvieron atentos ante mis adelantos.A aquella compañía que hizo de esta tesis másrecompénsate: a Felipe, quien logró bautizar a esta narraciónal contarle lo que sucedía en Pijao. A la lejana pero presentecompañía de Nazzly.A Marta Saade, mi directora de tesis, a ella y a sus sabiosconsejos y guías para terminar una clara y buena tesis. Atodos mis profesores de la carrera. A mis compañeros,amigos, parceros y colegas Camilo Arana y Andrés Trianaquienes recorrieron conmigo cinco años y un poco más en elaprendizaje de la antropología y las ciencias sociales. AUniversidad Crítica, aquel inestable pero equilibradocolectivo que lucha por la dignidad del ser humano. A lasparceras Caterina, Sol, Ana y Sara y a los parceros JohnViasus, Alejandro Munevar y Camilo Mamían quienesescucharon mis dichas y desdichas en este tiempo. A los antescercanos y ahora lejanos compañeros de clase. A AndrésReyes por su incondicional compañía y confianza en losinicios de este caminar.A los pijaenses y sus buenas costumbres al recibir un invitadoen su casa, en su pueblo. A Julián Vergara (Q.E.P.D) y suactivismo durante su vida hacia su pueblo. A don Vidal Peña,por su confianza al narrar las mil y un historias que tiene pordecir. A Juan David, quien me apreció desde el mismoinstante en que nos conocimos. A don Ramiro por darme laoportunidad de conocerlo y haberle podido charlar confluidez y tranquilidad. A don Luis Ángel quien me facilitó suarchivo personal de fotografías antiguas de Pijao. Adiferentes funcionarios y exfuncionarios de la Alcaldía queme charlaron sobre sus experiencias y su visión sobre Pijao apartir de esta institución.A la Universidad Externado de Colombia y su facultad deCiencias Sociales que hace posible que hoy en día, ante lasinclemencias de una terrible actualidad, ofrece conocimientoy aprendizaje para poder transformar lo que tanto nosincomoda.
  5. 5. Hace más de 20 años en una zona llamada Eje Cafeterose viene dando una fuerte crisis que se impulsó gracias ala rompimiento del "pacto de cuotas" a finales de losaños ochenta, causando un efecto terrible en los preciosdel grano. Esto, junto con problemáticas climáticas,conflicto armado, administraciones vagas y eldevastador terremoto de 1999 ha llevado al PAROCAFETERO de hoy 25 de febrero.Es claro y justo que estos campesinos que en tiempospasados disfrutaban de grandes bonanzas y que ahorason nostalgias y añoranzas, hoy se levanten indignadosfrente a un sistema injusto.¡SI AL PARO CAFETERO!
  6. 6. Así comienza todoIntroducción1Vista panorámica de Pijao-Quindío (1)Entre las montañas de la cordillera central de Colombiase alza un paisaje de miles de hectáreas de cultivos decafé. Esta zona es conocida como el eje cafetero ycomprende los departamentos de Caldas, Risaralda, elnor-oriente del Valle del Cauca y el Quindío. Así comoel café, el terremoto de 1999 y el conflicto armado, sonalgunas de las características con las que se conoce aesta zona del país. Esta conjugación se presenta demanera particular en “el pueblito más lindo delQuindío”1llamado Pijao y son ellas las que convocan1Nombrado de tal manera cuando en 1985 se ganó un concursorealizado por la administración departamental.esta investigación para optar por el título de pregradoen antropología.Recordar a Pijao es recordar los pasos del galopar delos caballos sobre el cemento de la calle, es escuchar elsonido de la pequeña campana avisando el paso delcarro del gas, volver sobre el sonido de las motoscruzando el Parque (Plaza Central) y sentir el olor apollo asado del restaurante de los bajos de la casa demi bisabuela. Pero, estar en Pijao es percibir tambiénque algo sucedió, que hubo cambios sensibles. Aquel“cambio” parece relacionarse con mi recuerdo del 25de enero de 1999, día en el que junto a mi madre,hermanos y primos salimos despavoridos de la vieja ysostenida casa de bahareque de mi bisabuela. El día enel que montañas y postes se movían de un lado a otroy de arriba para abajo. El día en que un terremotoazotó al Eje Cafetero del país.Años después del terremoto he regresado a Pijao. Lacasa de mi bisabuela está a la mitad, pues luego de latoma guerrillera del 2001 no lograron recuperar laparte por la cual salimos, puesto que era más baratotumbarla que reconstruirla. Aunque en su interiorexistan aún los mismos cuartos, la casa, de una u otramanera, se siente diferente. Ya no está el bifé de mibisabuela, ya no está la mesa en donde desayunábamosarepa y chocolate caliente, ya no está la cocina y suventana por la que se podían mirar las garzas cuando seposaban en las horas de la tarde hacia ese lado del
  7. 7. 2pueblo, ya no están las camas en donde dormíamos, yano está el televisor de mi abuelo para ver “Pataclaun”2,ya no está Olguita3y ya no está mi abuelo. De ciertamanera la casa se siente en soledad, pues su abandonoha hecho que la familia no vuelva allí. Es una soledaden la que se hace notar que vigas, techos, tablas,escalas, paredes de bareque y esterillas, han cambiado.El terremoto al parecer causó un cambio no sólo en lacasa de mi bisabuela sino en todo el pueblo. Ante lacontundencia de los impactos físicos que genera unmovimiento de la tierra, vale la pena preguntarse sisólo este suceso, ha causado aquella sensación de“cambio” que se percibe en muchos pijaenses.Según el Plan de Desarrollo de 2008 - 2011 presentadopor el exalcalde Edgar Cuervo Osorio, la crisis cafetera,las secuelas del sismo del año 1999, la falta dealternativas económicas y la falta de resolución delconflicto armado interno, han llevado a que elmunicipio padezca dificultades sociales o, como losmismo pijaenses lo llaman, una “decadencia”. Unestado, reflejado para el exalcalde en el desempleoprogresivo y el empobrecimiento. Tales “cambios” serelacionan con una serie de sucesos de finales del sigloXX: la crisis cafetera de los noventas, el terremoto de1999 y el conflicto armado, éste último reflejado en la2Programa peruano cómico de televisión hecho al estilo Clawn.3Amiga de mi abuela que vivía en la parte de atrás de la casa de mibisabuela.toma guerrillera de 2001 por parte de los Frentes 50 y21 de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia(FARC-EP). En pocas palabras: las causas de los cambiosdel pueblo que describen la “decadencia del presente”son situadas por sus habitantes en unos sucesos delpasado. En este sentido, esta tesis se pregunta sobre¿qué es lo que los pijaenses tienen que decir sobre loscambios que califican como causantes de la llamadadecadencia de Pijao?Esta tesis se concentra en reunir los discursos de lospijaenses sobre este problema y de analizarlos paraentender la manera en la cual los pijaenses comprendenal Pijao actual.Los discursos hacen parte de lo que los autores de“Oralidad y Poder”, llaman oralidad: con lo cual nosólo hacen referencia a “los fenómenos conocidoscomo “arte verbal” sino también al conjunto deconversaciones tanto formales como espontáneas de lavida diaria” (Vich y Zabala, 2004: 10). Estos autorestratan el tema de la oralidad desde el sentido delperformance, es decir, “como una práctica, unaexperiencia que se realiza y un evento del que separticipa” (Ibíd.: 11). A partir de allí explican que losdiscursos orales “son formas de memoria colectiva através de las cuales los sujetos encuentran fundamentospara constituir su identidad y repensar su presente”(Ibíd.: 18).
  8. 8. 3Teniendo en cuenta lo anterior, se establece que son losdiscursos orales de los pijaense los que responderán lapregunta de investigación puesto que en estos, comobien lo dicen Vich y Zabala, se construye la identidad yse repiensa el presente. Pero, ¡qué importancia tienenestos dos últimos elementos en los discursos de lospijaenses? Pues bien, antes de darle respuesta a lapregunta hay que tener claro que esas formas dememoria colectiva, expuestas como discursos orales, severán afectadas por dos factores que se deben tener encuenta. El primero de ellos es el carácter individual ycolectivo de la memoria. Se trata de un tema, paracuya discusión resulta necesaria la referencia a MauriceHalbwachs y su texto La memoria colectiva. Lareferencia a “los marcos sociales de la memoria”, resultaútil como definición de la memoria colectiva. En suspalabras: “podemos hablar de memoria colectivacuando evocamos un hecho que ocupaba un lugar en lavida de nuestro grupo” (Halbwachs, 2004: 36). Estadefinición se refiere a que cuando se recuerda un hechopasado es porque el grupo en el que se dio ese hechono ha desaparecido, es decir, cuando tenemos unrecuerdo de algo es porque aún seguimosperteneciendo a ese grupo que conserva aquelrecuerdo.Nathan Wachtel en su artículo llamado Memoria eHistoria, complementa el trabajo de Halbwachs con elde Roger Bastide, quien a su vez expone que elrecuerdo está relacionado con la colectividad, pero nosolo se activa allí sino que también está activo en elindividuo. (Wachtel, 1990; 81-82). Esta sería laexplicación del recuerdo en relación con la memoriacolectiva, donde al momento de recordar existe unarelación recíproca entre lo colectivo y lo individual.Pero esto no termina allí, el antropólogo Joël Candauen su libro Antropología de la memoria, explica que enese paso de lo individual a lo colectivo se lograplantear la relación, igualmente recíproca, entrememoria e identidad. Lo que quiere decir que elproceso de construcción de identidad en el sujeto es elmismo para un grupo o para toda una sociedad(Candau, 2002: 117) Es decir, si la memoria es esafacultad constitutiva de la identidad que permite que elsujeto (quien debe tener conciencia de que elencadenamiento de secuencias temporales pueden tenersignificado para él) se piense idéntico en el tiempo, deigual manera sucederá en el grupo o la sociedad, dondela memoria resulta ser esa facultad que construyeidentidad grupal en el tiempo (Ibíd.). De esta manera,la razón por la cual resulta importante interesarse en laconstrucción de la identidad en Pijao es porque sepuede preguntar sobre ¿cómo se construye la identidadpijaense en un presente decadente? O dicho de otraforma: ¿Cómo los pijaenses se piensan idénticos en eltiempo?El segundo factor que afecta las formas de memoriacolectiva es lo que expone Joël Candau, en su libro yacitado, sobre la relación entre memoria y medida del
  9. 9. 4tiempo. Dice él que en las sociedades “una dicotomía“antes/ahora” organiza toda rememoración” (2002:39). De esta manera la relación entre pasado y presentese expone en el momento de recordar: Bachelard,citado por Jöel Candau, afirma que al momento derecordar lo que se hace es componer el pasado enfunción de lo que está en juego en el presente (Ibíd.:32). Sucede también de forma contraria en el momentoen que, según el antropólogo Marshall Sahlins, alconcluir su análisis histórico sobre la realeza y ladivinidad en Hawái en su libro Islas de historia, “lacultura es precisamente la organización de la situaciónactual en función de un pasado” (1987: 144). JoëlCandau y Marshall Sahlins logran afirmar una relación,existente en la memoria, entre el pasado y el presentedonde el primero organiza el segundo y el segundocompone el primero. Sin embargo, no es solo en lamemoria donde se relaciona el pasado y el presentesino que en el recuerdo también sucede al hacer que elpasado surja en el presente. Esta relación del tiempocon el recuerdo la expone el filósofo y antropólogoPaul Ricoeur, al explicar que el recuerdo “se presentacomo la imagen de lo que antes se vio, oyó,experimentó, aprendió y adquirió” (Ibíd.: 313). Laimagen en este sentido se refiere al eikõn es decir a “lapresencia de una cosa ausente” (Ricoeur: 22). De estamanera, “con el recuerdo lo ausente lleva la marcatemporal de lo anterior” (Ibíd.: 38). Es decir, “elrecuerdo adviene como presencia de lo ausente (…) esre-presentación en el doble sentido del re: hacia atrás,de nuevo” (Ibíd.: 60,61).Lo anterior quiere decir que aquello del pasado que haestado ausente al momento de recordarlo se hacepresente. Es decir, es un proceso en el que se relacionapasado/presente y que de ahora en adelante sedenominará “ausencia recordada”. En ese proceso esdonde resulta importante interesarse por repensar elpresente en relación con el pasado y así preguntarsepor la relación entre el decadente presente de Pijao conel pasado, es decir: ¿la decadencia del pueblo resulta deuna ausencia no recordada?Para el historiador Eric Hobsbawn la respuesta seria quesí. Claro que en términos de él, según su libro llamadoSobre historia, la decadencia correspondería “al fracasode una generación” y la ausencia no recordada a “laimposibilidad de esa generación de copiar y reproducirlo que le precedió” (Hobsbawn, 2002: 23). Sinembargo, Hobsbawn agrega un elemento y es que aunasí haciendo la copia al pie de la letra “las cosas nuncavolverían a ser como en los viejos tiempos” (Ibíd.: 27).Esto sucede ya que entran en juego ciertas“innovaciones” a las cuales la sociedad no puedeescapar, “incluso la sociedad más tradicional se veráobligada a aceptar la innovación circundante queamenaza con invadirla” (Ibíd.: 25). En este sentido,¿cuáles son las “innovaciones” en Pijao que impidenque haya una ausencia recordada o, en términos de
  10. 10. 5Hobsbawn, una copia y reproducción de lo que lesprecedió? Pero Hobsbawn no cierra su discusión aquí, sino que afirma que existe la posibilidad de que aún conlas “innovaciones”, en la sociedad puede seguirsedando la sensación de no haberse alterado el modeloheredado del pasado (Ibíd.: 24). Es decir, en Pijao, aúncon “innovaciones” haciendo presencia, ¿es posibleque, en medio de la decadencia, haya una ausenciarecordada?Actividad llevada a cabo con los niños del pueblo (2)Los discursos orales se reunieron durante el trabajo decampo que se realizó entre las calles y lugares deencuentro y reunión principales del pueblo, sobre todoen la Calle del Comercio y en pequeños negocios devíveres alrededor del pueblo. En estos lugares seconversó con diferentes pijaenses sobre el Pijao deantes y el de ahora. Se conversó en su mayoría conpersonas de la tercera edad quienes se encuentransentados, a partir de una cierta hora de la mañana a uncostado de la plaza principal, por los lados del BancoAgrario, charlando entre risas, bastones, silencios ypalabras cansadas. Es un lugar donde concurrenpersonas a comentarse el día, la semana, losacontecimientos actuales del pueblo, del país y a vecesdel mundo, a hablar sobre sus cultivos, sus alegrías y susdesdichas y, como dice don Vidal, a “hacer historia”. Esun lugar donde se estructuran los recuerdos mientras sereiteran y narran una y otra vez.Así mismo, se conversó con adultos entre 30 y 50 años,quienes en su mayoría se encontraban en sus lugares detrabajo como las tiendas de víveres. Estuvieron tambiénpresentes en esta investigación Juan David de 12 años,quien me mostraba a Pijao a través de momentoscotidianos de la vida del pueblo; y don Vidal Peñaquien, por medio de sus cientos de historias, mecontaba lo que era Pijao en un pasado. Ellos fueron, losniños y abuelos, quienes me narraron de manerasconvergentes y divergentes lo que ellos entrevén comola “decadencia de Pijao”.El haber trabajado con niños y mayores, marca algunaslimitaciones de esta investigación. Lo anterior, teniendoen cuenta que cada generación está definida “sobre labase de que ciertos grupos de individuos han vivido
  11. 11. 6hechos históricos determinados a una misma edad, delo que puede inferirse una socialización común, lo queles distingue, separa de- o quizás enfrenta con- otrosconjuntos constituidos a su vez, por individuos nacidosen zonas de fechas anteriores o posteriores a laconsiderada” (Koselleck, citado por Moyano, 2010:13).Conviene, pues, preguntarse sobre ¿cuál es la respuestade estos pijaenses como generaciones en relación con lapregunta de la investigación? Y así lograr plantearalgunas particularidades del recuerdo y la experiencia,en relación con las generaciones que constituyen a lapoblación pijaense.Cada relato se sistematizó en un cuadro con el fin deencontrar relaciones y diferencias entre los discursosorales, puesto que, como dice Nelsón Molina Valenciaen su artículo Reconstrucción de memoria en historiasde vida, “cada historia, pese a ser una narracióndiferente, comparte elementos con otras, que permitenuna identificación de colectividad” (2010: 68). Con estoque dice Nelson Molina fue posible entrever que enesta parte del proceso fue donde se hizo presente esacolectividad e individualidad del recuerdo y lamemoria, puesto que cada recuerdo individual haciaparte de un grupo más general, hacia parte de unacolectividad. El cuadro en el que se desglosaron losdiscursos llegó a componerse de cinco temas:arquitectura (todo lo que tenía que ver con lasedificaciones), café y cultivo (todo lo relacionado conel campo), administraciones (los alcaldes y líderes delpueblo), pijaenses (caracterizaciones de los habitantesde Pijao) y otros (demás temas que se relacionaban conlos anteriores pero que de alguna manera noencajaban).Entre los pijaenses no sólo había narraciones, tambiénhabía fotografías que le pertenecen a la población dePijao y que ayudaron durante el proceso deinvestigación. Esas fotografías se encuentran en manosde diferentes habitantes y otras son expuestas tanto enla Alcaldía como en establecimientos del pueblo. Conestas fotografías logré acercarme a las narraciones quecomponen esta tesis. No solo eran desconocidos a losque les hablaba y a los que les preguntaba sobre su vidaen el pueblo; también eran vecinos y viejos conocidos alos que saludaba. Lo que hice fue recolectar esasfotografías de dos maneras: de las manos en las cualesse encontraban las originales y al mismo tiempotomándole fotos con la cámara, para así obtener unacopia de éstas. Las fotografías las exponía en losdiálogos para lograr que me narraran lo que había en laimagen y así evocar el pasado del pueblo en relacióncon sus discursos orales.Las fotografías son, como dicen Berger y Mohr en sulibro Otra manera de contar, detenidos instantes delpasado que no pueden nunca conducir al presente(Ibíd.: 86). Es decir, que son pasado. Frente a lo cualcabría preguntarse si podrían también ser presente.Según Berger y Mohr no podrían serlo. Sin embargo, al
  12. 12. 7leerlas desde un carácter temporal, se afirma, segúnAlejandra Reyero en su texto titulado La fotografíaetnográfica como soporte disparador de memoria, que“toda fotografía “llega del pasado” y que este pasadose despliega en múltiples tiempos convergentes”. Esdecir, “toda imagen fotográfica desata de este modouna paradoja temporal, paradoja que la conviertesegún Barthes en una “irrealidad real”: localizacióninmediata: aquí; temporalidad anterior: entonces”(2007: 9). En este sentido, las fotografías, alexponérselas a los pijaenses, en los discursos oralesfueron evocadoras tanto del pasado como el presente,puesto que relacionaban las imágenes y situaciones delpasado de la fotografía con imágenes y situaciones queen el presente estaban sucediendo.Los lugares del pueblo también fueron evocadores delpasado, no solo me nombraban el lugar, sino quetambién me los señalaban en las alturas de las colinasdel pueblo y lugares de trabajo o vivienda, o tambiénatravesándolos en medio de caminatas alrededor delpueblo y sus veredas. Y no solo conjuntamente con loshabitantes nos dábamos cuenta de cuánto ha cambiadoel pueblo, sino que también en mis recorridos por suscalles y carreteras, lograba percibir las características delPijao actual, así como algunas huellas de lo que fue enlos tiempos de los mayores con quienes conversaba.Otro acercamiento que se hizo fue a través de larealización de tres actividades. Realicé dos talleres conlos niños, ya que por medio de ellos, podría acercarmeal presente de Pijao desde una perspectivageneracional. Otra actividad la llevé a cabo con losabuelos del ancianato, con el fin de conocer unaperspectiva más anclada en el pasado del pueblo.La primera actividad realizada fue con los niños decuarto de primaria del colegio, a quienes se les pidióque en una hoja carta dibujaran lo que es Pijao paraellos y en otra hoja lo que hacen en sus tiempos libres.La segunda actividad se realizó en la casa de mibisabuela con diferentes niños que se encontraban en elParque jugando, a ellos se les pidió que en unos 8pliegos de papel kraft dibujaran un mapa de Pijao.Actividad llevada a cabo con los abuelos del Ancianato (2a)
  13. 13. 8La tercera y última actividad se llevó a cabo en elancianato, se realizó en dos momentos. En un primermomento se habló con cada abuelo sobre lo que era elpueblo en el pasado. En un segundo momento sereunieron a todos los participantes para que en dospliegos de papel bond se dibujara un mapa del pasadode Pijao. Como se dijo anteriormente, las respuestas,recuerdos y reflexiones suelen ser generacionales. Cabepreguntarse entonces sobre cuáles fueron las diferenciasy similitudes entre los mapas de los niños y los abuelos,esto con el fin de acercarnos a las relaciones entre dosénfasis distintos con respecto al peso del pasado y elpresente, para describir la vida de Pijao.Tanto la actividad de los niños haciendo el mapa comola del ancianato se hicieron con la colaboración de unosestudiantes de la Universidad ICESI, en el marco de unasalida de campo de la clase llamada Técnicascualitativas y etnográficas con la profesora NataliaPérez de la Facultad de Ciencias Sociales.Todo este proceso fue llevado a cabo en un marcoetnográfico, entendiendo a la etnografía como unmétodo en el cual se presenta un ir y venir entre lainterpretación y la descripción. Estas dos últimasacciones surgen en las relaciones sociales ya que de estasresulta el continuo intercambio de palabras donde losparticipantes, llamados por Miguel Bartolomé (2003)“interlocutores”, al estar activamente en unaconversación, construyen e intercambian nocionesculturales. Estas últimas están permeadas por laambigüedad existente en el discurso humano, es decirpor “lo que se dice que hace y lo que se hace”.La etnografía de ésta investigación se sustenta enentablar un diálogo en el que los interlocutoresdespliegan sus distintas posiciones acerca de un tema. Laconstrucción de aquellas posiciones se hace a partir dela forma de conocimiento, a partir de su experiencia devida en la cual se hacen presentes sus prácticas yrepresentaciones sociales, su forma de percibir elmundo. En la presente investigación “los pijaenses” yyo fuimos los llamados interlocutores; mi posición ental relación social al entablar el diálogo fue a partir demi cercanía con las experiencias de los pijaenses, tantopor haber estado presente en el terremoto como pormi parentesco familiar; último que hace de abuelos,tíos, primos y madre parte del Pijao que estudio.Este método se ha visto influenciado por las diferentescorrientes de las ciencias sociales. Así el ejercicioetnográfico ha llegado en algunos casos a preocuparse,solidarizarse y comprometerse con las problemáticas delas comunidades. Este punto se ha desarrollado muchomás con los indígenas, pues los antropólogos a travésde la etnografía encuentran el espacio para acompañary colaborar con la comunidad a solucionarproblemáticas de diferentes índoles, como lo han hechoAbelino Dagua Hurtado, Misael Aranda y LuisGuillermo Vasco en su libro Guambianos: hijos delaroiris y el agua (1998). El resultado de estos trabajos se
  14. 14. 9ha visto influenciado por las ideas de los representantesde la antropología post-colonial, quienes hablan sobre“darle la palabra al otro” y “hacer hablar alsubalterno”.Allí se hace presente la reciprocidad continua entre loescrito y lo oral de la etnografía. En el caso del escritode esta investigación, “hacer hablar al ‘otro’” fueposible a través de pequeñas narraciones o comentariosde los pijaenses, los cuales resultarán ser recuerdosperdurables en el tiempo. Esto es y será una manera dehacer que lo que tengan que decir los pijaenses no seaolvidado. Esto es pues, y por qué no, un posibleejercicio de interdisciplinariedad entre la antropología yel periodismo pues es hacer que lo que es “noticia” nosea algo desechable, evanescente e intrascendental, sinoalgo importante por lo cual actuemos y nossolidaricemos. Es retornar a los nacimientos delperiodismo donde “en medio de batallas, los guerrerosnórdicos apartaban del combate y de la muerte a unode ellos, para que pudiera contar a la posteridad cómohabía sido la lucha de los héroes” (Ospina, 2001: 100).Esto es para mí una manera de hacer antropología, éstaes mi manera de practicarla: hacer de lo ajeno y simplealgo cercano y significativo.Como resultado del trabajo de campo emergió lasiguiente capitulación del escrito. En el primer capítulose encuentra la descripción y el análisis del “pasado” dePijao, descrito por los mayores del pueblo. En elsegundo capítulo se describen y analizan los sucesos delsiglo XX que se establecen como causantes de que elpueblo cambiara y decayera. En el tercer capítulo sedescribe y analiza al Pijao de ahora, del presente, y suscambios como consecuencia de los sucesos descritos enel capítulo anterior. Luego se encuentran unos apuntesfinales que responden a la pregunta y al objetivo de lainvestigación. Por último, están el anexo y losapéndices, el primero está compuesto por el índice delas fotografías expuestas en el escrito; y los segundospor una descripción física de Pijao y un álbum familiardel pueblo.Así como se hizo uso de la fotografía como herramientade campo, en el escrito también se utilizarán, no solocomo soporte del relato sino como imágenes que en símismas son contenedoras de historias. Es importanteresaltar que las fotografías adelantan la historia que seirá contando, de tal manera que se observan primerolas fotos para recrear una historia y luego se lee lo quese tiene que decir sobre ellas, y así crear una relaciónrecíproca entre lo que evoca la fotografía por sí mismay lo que se rememora de ella. John Berger y JeanMohr en su libro Otra manera de contar, hacen uso deesta relación al relatar las fotografías con palabras: conla primera se reclama interpretación y con la segunda,la primera cobra significación (1998: 92). Es decir, alexponer las fotografías antes del texto se pretende queen un primer momento se interprete la fotografía yluego esta cobre significado con las historias de lospijaenses.
  15. 15. 10Mapa de Pijao expuesto en la Casa de la Cultura (3)
  16. 16. 11El lugar donde se realizó la investigación, es el pueblocafetero de Pijao. Éste nació siendo primero uncorregimiento de Calarcá, el cual pertenecía a Caldas,llamado San José de Colón. Luego, por el crecimientoeconómico y demográfico, pasó a ser municipio en enerode 1927. “Entre 1905 y 1930 Pijao alcanzó un grandesarrollo económico, político y social que puedeconsiderarse uno de los más importantes en su historia”(León, 2001: 36).Este municipio, queda al sur del Quindío, tiene unaextensión de 243.12 km² donde el 0.23% corresponde alcasco urbano y el 99,7 % pertenece a las veredas. Seencuentra a unos 1.700 metros sobre el nivel del mar ytiene una temperatura media de 19° C. Limita con losmunicipios de Buenavista, Córdoba, Calarcá, Valle delCauca y Tolima.La investigación se centró en su mayoría en el cascourbano, ya que es allí el lugar en el cual se muestran lasafectaciones de las trasformaciones del campo sobre elpueblo en su conjunto. Porque, como dice doña NellyPatiño: “cuando se debilita la economía del campo, en unmunicipio como estos, también se debilita en el pueblo(casco urbano) porque si a ellos les va bien en el campo anosotros, en el pueblo, nos va bien, porque la gente vieney compra el mercadito, van e invierten en almacén, van alsupermercado, van a la galería. Entonces se va quedandola economía en el pueblo, se mueve la plata, pero cuandopasa lo contrario, eso a todos nos afecta”4Pero ¿por qué se realiza esta investigación y en aquellugar? Todo tiene una razón de ser, y las razones por lascuales se realiza esta investigación son pocas perorelevantes. La primera razón es porque se quiere dar aconocer a una población perteneciente a aquellos lejanospueblos campesinos trabajadores de la tierra quelentamente desaparecen sin darnos cuenta ante un mundolleno de tecnologías. Metodológicamente, estainvestigación se realiza ya que como lo dicen los autoresdel libro llamado Del Terremoto a la reconstrucción espertinente y tiene mayores resultados hacer un análisis enlas zonas afectadas por un desastre, diez años después dehaber ocurrido, por lo tanto, es pertinente estainvestigación ya que los resultados hacen parte del análisisdel antes, del durante y del después de ciertos desastres dehace más de diez años. Finalmente, esta investigación yescrito es una manera de que los implicados, los pijaenses,tengan la posibilidad de que conozcan y reconozcan loque fueron, son y podrían ser.4Charla con doña Nelly Patiño. Septiembre 2011.
  17. 17. 2. El Pijao de cuando había café y de la gente de antes12Cabalgatas Virgen del Carmen 1989 (4)Procesión Virgen del Carmen 1986 (5)A veces es difícil devolverse al pasado, pensarlo y recordarlo,es complicado ya que es algo que ya no existe pero aun asísabemos que fue real. Es intangible y difícil de tocar, deexplicarlo. Tantas son sus cuestiones que hasta a vecescreemos que es mentira pero ¿cómo cuestionar algo que aciencia cierta nadie puede paparlo? Lo único que obtenemosde él son residuos que quedan de lo que sucedió, comoocurre en este caso con las fotografías y las narraciones delos pijaenses sobre Pijao. Lo que sigue a continuación eneste capítulo, es eso, son las fotografías y relatos de lo quelos pijaenses tienen que decir sobre su pasado.Aunque cueste creerlo, mucho del pasado de Pijao está ensus fiestas y sus momentos de jolgorio, pues era, porejemplo, durante las fiestas del 16 de julio de la Virgen delCarmen, entre las décadas del setenta y el ochenta, que seveía y se sentía el movimiento en el que se encontraba Pijao.Doña Amelia1, una mujer nacida y criada en Pijao, que cosíaa ajeno pantalones largos hasta que la vista en la vejez se loimpidió, recuerda que para estas fiestas se hacían diferentescomités por veredas y organizaciones que se encargaban decada uno de los nueve días que duraban las fiestas. Se hacíaun programa en el que lo encabezaban la administración ylos bomberos. Eran ellos quienes empezaban por recogerdinero, comprar pólvora, sacar la estatua de la Virgen delCarmen para la procesión y celebrar la misa. Así, en lossiguientes días, los que realizaban las actividades eran otrasveredas y otras organizaciones, como por ejemplo losmotoristas (los choferes y encargados de los jeeps), quieneshacían un desfile desde La Quiebra. Por supuesto, los nietos1Charla con doña Amelia. Junio 2011.
  18. 18. 13y nietas de doña Adelina2, quien es mi bisabuela y una de lasmujeres más reconocidas en el pueblo, no pueden olvidarque en estas fiestas se hacían también cabalgatas y verbenas.Las verbenas se caracterizaban porque desde las 6 de lamañana se colocaba pólvora alrededor del marco de laplaza, además de los castillos que se hacían en la noche; y lascabalgatas por los cientos y cientos de caballos que recorríanen el pueblo con sus jinetes a cuestas.“Eran los toldos como con unas carpitas así blancas y ahí estaba lacarnicería y al lado estaban las verduras” Doña Nelly Patiño (6)2Durante la charla estuvieron presentes Amalia, Mónica y Leonardo.Septiembre 2011.Los nietos de doña Adelina, hijos de doña Rosita, son Amalia, Eugenia, Omar,Mónica, María Fernanda y LeonardoPero no sólo eran en las fiestas cuando se veía elmovimiento en el pueblo. Doña Nelly3, quien atiende unatienda en el barrio Laureano Gómez, explicaba que losdomingos, que eran días de mercado, se hacia presente lacantidad de personas que había en el pueblo pues era elmomento en el que se veía mucha gente en las calles. Estosdías se caracterizaban por los toldos blancos que secolocaban en todo el marco de la plaza principal.Don Gustavo4 y don Hernando5. El primero nacidoCórdoba, levantado en Génova y hasta hace veinte años estáen Pijao; y el segundo nacido en Trujillo-Valle y levantadoen Pijao; recuerdan estos toldos y dicen que en cada uno delos cuatro lados del Parque, se vendía un determinadoproducto: por el lado del banco se encontraba la carnicería;por la iglesia y la Alcaldía las verduras y las frutas; y por elBar Social la venta de ropa y cacharrería.3Charla con doña Nelly Patiño. Enero 2012La trajeron a Pijao cuando tenía 10 años, estudió en el colegio de la monjas,hizo una carrera intermedia en la Universidad de Caldas, trabajó durante 15años en el hospital Santa Ana y tiene una niña de 16 años a quien cuida de quecaiga “en los problemas de drogadicción y homosexualismo”4Charla con don Gustavo. Marzo 2012.En la actualidad es vendedor de las rifas en el pueblo.5Charla con don Hernando. Marzo 2012.se lo llevaron a Pijao para que, luego de que su madre muriera, no se quedaratrabajando con su padrastro en una finca en Cartago.
  19. 19. 14Transporte de carnes (7)El tema de la carne era bien importante en Pijao, hastatenían su propio matadero dentro del pueblo. Cuenta“Pelayo”6, como llaman a Jaime Saraza, un pijaense denacimiento y fanático de los animales grandes, que elganado llegaba a las 12 de la medianoche para deshuesarlo ytenerlo a las 6 de la mañana del domingo. Durante esos díasde mercado, Pelayo también recuerda que dormía bajo unode los toldos en los que su padre vendía carne; cuando veíajugar a los adultos con dados apostando plata; y las veces enque su padre le daba aguardiente amarillo.6Charla con Pelayo. Septiembre 2010.Se describe así mismo como alguien que le gusta mucho del trago, tanto así queuna vez, con muchos tragos encima, se cayó en las calles de Pijao y tan duro fueel golpe que se rompió la clavícula, razón por la cual camina con un hombrocaído.Puente “Las olas” para cruzar hacia “la zona de tolerancia” (8)Esos días de mercado, eran también de fiesta y jolgorio, puesdon Gustavo7 recuerda que en esos días eran los momentosde diversión para los jornaleros y se daba en la Zona deTolerancia, por calle larga. En esta “Zona” estaban los baresllamados “Bar Azul” y “Bar Rosado”, en los cuales seencontraban las prostitutas. Era allí donde a don Gustavo legustaba “mover el esqueleto” a sus 12 años y en donde seescondía de la Policía para que no lo agarraran en talescircunstancias.7Charla con don Gustavo. Marzo 2012
  20. 20. 15Plaza Principal, Carrera 5ª. (9)Otro elemento de distracción que tenían los pijaenses tantolos domingos como entre semana era el de las vueltasalrededor del parque. Cuentan las nietas8 de Adelina queeran vueltas en las que los muchachos se “arrimaban” a lasjóvenes mujeres para buscar ennoviarse con ellas. Estasvueltas llegaban hasta las 11 de la noche, horas en la que yaentraban a La Machaca a disfrutar de la música. Estas vueltas,dice doña Gladýs9, quien vive en los alrededores del Parquey quien fue enfermera durante un largo tiempo en elHospital, se hacían cogidos de gancho ya que al no haberafanes no se le interrumpía el caminar a nadie, pues elpueblo es tranquilo tanto así que se demuestra en la músicaque se escucha en bares y discotecas, pues es música de ritmolento o como diría “Toba”10 “de la fina” es decir boleros8Charla con Amalia y Mónica. Septiembre 2011.9Charla con doña Gladys. Marzo 2012.10Charla con don Gustavo Toro. Marzo 2012.Don Gustavo nació en Pijao fue conductor de ambulancia de hospital y hoy es eldueño del bar Los Recuerdos. En las mañanas hace varias entradas a su bar paracomo los del grupo Los Panchos y tangos como los deGardel. Es esa música, dice él, “que entre más vieja másbuena”.Otros de los lugares de distracción para los pijaenses eranesos bares y discotecas donde colocaban esta música. Uno delos bares más conocidos y antiguos es el Bar Social, el cualcomenzó a funcionar en 1947 y “tiene la particularidadsocial de convivencia y de reunir personas, adultos, jóvenesy niños, siendo el único del municipio con esta característicay que en la actualidad tiene vigencia” (Zuluaga, 2001).hacer algunas diligencias personales a puerta cerrada y ya en la tarde abre unpar de horas.
  21. 21. 16Pero ¿qué era lo que estaba sucediendo en esa época, de loscincuenta a los ochenta del siglo XX, para que el pueblogozara de fiestas y jolgorio por doquier? Paradójicamente,en esa época, fue el momento de la violencia más cruda quele ha tocado a Colombia, pues era cuando conservadores yliberales combatían para tomarse el poder. Pero el contextodeja de ser tan paradójico al saber que en Pijao se estabantambién gestando momentos de una bonanza cafetera y siseguimos lo que nos dicen Olga Lucia Escobar y GermánFerro en su libro La cultura del hombre cafetero,entendemos que “pensar en el café en Colombia, es pensaren las gentes que desde la propia tierra acariciaron el frutode tiempos mejores” (Escobar, SA: SP).Mujer recogiendo café en tiempo de cosechaHermana de don Miguel Ángel (10)
  22. 22. 17Mapa dibujado por los abuelos del ancianato. (11)Era un tiempo en el que el campo (veredas) era donde setrabajaba y el pueblo (casco urbano) era donde se gozaba.Los abuelos del ancianato lo muestran de tal manera aldibujar un mapa en el cual por las proporciones del dibujo,las veredas resultan ser lo más relevante y el pueblo,representado por la iglesia, el arco, la zona de tolerancia ylos lugares de ocio como los bares, pasan a ser de menorrelevancia por el reducido espacio que ocupan dentro deldibujo.Eran los tiempos en los que se veía mucha afluencia depersonas en el pueblo ya que, como dice don Gerardo11,quien desde hace un tiempo, a raíz del crisis en el campo,vive en el casco urbano junto con su familia, luego de aclarar11Charla con don Gerardo. Junio 2011que para él el principal promotor de desarrollo es el campo:“el café es el que genera más empleo”, el cual se veía entiempo de cosecha. Cuenta Pelayo12 que para la recoleccióndel café se necesitaba mucha gente. Tanto así, dice donVíctor Acosta13, viejo jornalero de origen bogotano,trabajador de la construcción y presidente de la DefensaCivil, que se comenzaba en abril y al llegar junio aún seseguía recolectando. Eran tiempos en que las grandes fincasalbergaban, en época de cosecha, entre 100 y 150trabajadores. Y aun en tiempo frio, en el que no habíacosecha y la gente se iba unos tres meses a otros pueblos atrabajar, dice don Gustavo, quedaban fincas con 20 y 30jornaleros. Es esta la razón de la gran cantidad de personasque le daban el movimiento al pueblo: la bonanza cafetera,el momento del buen jornal.12Charla con Pelayo. Septiembre 2010.13Charla con don Víctor Acosta. Agosto 2011.
  23. 23. 18Croquis de Pijao (12)Por la alta actividad cafetera, dicen los autores del libroRecuperando memorias de los pueblos del Quindío, selogró construir una buena infraestructura de servicios básicos(CEPA, SA: SP). Esa infraestructura estaba organizada, diceNéstor Tobón (1987: 140) en su libro sobre la arquitecturaantioqueña, en una cuadrícula que ordena el trazado de suscalles, con la carrera quinta como el eje de la actividadeconómica.Casas en bahareque de la calle 13 – 1987 (13)La infraestructura, según el libro Recuperando memorias delos pueblos del Quindío, eran casas hechas en madera,guadua y tierra: el bahareque tradicional. Luego se introdujoel cemento convirtiendo aquel material tradicional en“bahareque encementado”. Néstor Tobón, por su lado diceque en la plaza central lo que primaba eran las casas decolores pastel y en los lugares más alejados a esta aparecíanlos colores rojos, naranjas, azules, amarillos, verdes y lilasque contrastan con las paredes blancas en cal.
  24. 24. 19Calle del comercio. Años ochenta (14)Tienda de telas. Calle del comercio. Años cincuenta (15)Sastre Alcides Gonzalez. Años cincuenta (16)Como se dijo anteriormente en la carrera quinta, “la calledel comercio”, se concentraban las actividades económicaspor lo cual se caracterizaba por ser la calle de mayorafluencia de gente durante los días de mercado. Allí seencontraban los negocios que funcionaban en aquellaépoca. Por ejemplo, los nietos de doña Adelina14 recuerdanmucho las cacharrerías como las de Inocencio, las tiendas detelas como las de los Saleg que eran de una familia turcallegada al pueblo y las sastrerías que tenían en ese tiempobastante trabajo.14Charla con Amalia, Mónica y Leonardo. Septiembre de 2011.
  25. 25. 20“Acto cívico”. Año 1946 (17)Esa afluencia de gente, como consecuencia a la gran cantidadde trabajo que había gracias a la bonanza cafetera, hacíanparte de las generaciones de la gente de antes, de lospijaenses de las buenas costumbres cívicas en las cuales sereunían el dolor hacia el pueblo, el sentido de pertenenciahacia este, y la colaboración y la honestidad con que sehacían las cosas.Cuenta doña Amelia Narváez15 que la “gente de antes eracomo más solidaria, como más buena gente”. Aquella gente,dice don Alejandro Cano16, ganadero nacido y criado enPijao, se caracterizaba porque “todo el mundo colaboraba,trabajaba y ayudaba”, era “cívica”, esta palabra pareceinvocar en su voz a gente que eran muy colaboradora conciertos detalles: “había un sentido de pertenencia muyverriondo”- concluye. La gente, complementa Pelayo, en elmismo sentido, era honesta, “nadie preguntaba y cuánto mevan a pagar a mí, no, eso era vamos a trabajar”, todo elmundo trabajaba por “civismo”, por favor al pueblo y esascosas. La gente era muy abierta cuando tenía sentido depertenencia, no era con egoísmo, ni con interés.Estas generaciones se forjaron desde el momento en quecolonizadores antioqueños llegaron a tierras baldías, puestoque al término de la fiebre por la búsqueda de oro, secomienzan a concentrar en la búsqueda de tierras fértiles.Con esto se logra “superar los vicios de una comunidadminera colonial [para transformarse] en “una sociedadagrícola con costumbres puritanas [y] una religión al servicio15Charla con doña Amelia. Junio 2011.16Charla con don Alejandro. Junio 2011.Don Alejandro Cano, es nacido y criado en Pijao; durante su vida continuó elnegocio de la ganadería de sus padres, actividad que dejo de ejercer porrazones de salud.
  26. 26. 21de su actividad económica y reguladora de su moral”(Escobar, SA: SP). Así se fue formando, para generacionessiguientes pero cercanas a las anteriores, lo que es “ser unpijaense” alrededor del cultivo y la bonanza cafetera, puestrabajar con el grano traía consigo una forma de vida, puessegún don Juan, un jornalero de finca, “la planta esagradecida” con quien la cultiva dependiendo de su cuidado.El cuidado hacia la planta debe ser igual a la respuesta deésta. Por tal razón, el cultivo esta alrededor delagradecimiento.Así como el agradecimiento se encuentra en el “ser pijaense”,el ritmo de vida lento aparece gracias al largo y pacienteproceso de producción del café. Por esta razón el pijaensetambién se caracteriza por ser lento en el sentido de serpaciente, como sucede en su caminar alrededor del parque ysu música.Esta forma de caracterizar las buenas costumbres cívicas delos pijaenses, forjadas alrededor de un cultivo en auge, sehacen notar en diferentes entidades y en particulareshabitantes de Pijao.Aguinaldo de los niños. Club los leones. 1982 (18)Inauguración Casa de los Abuelos. (19)Una de las entidades que sacaba a relucir tales característicasera el Club los Leones. Don Hernando Giraldo17, uno de losfundadores del Club y dueño de la antigua DrogueríaGiraldo, cuenta que en el año 1981, apadrinado por el Cluben Quimbaya, nació el Club de Leones de Tarapacá comoorganismo cívico que colaboraba con pequeñas campañas debailes y bingos. Entre sus campañas se inauguró el ancianato“la casa de los abuelos” y se hacía reconocer por la entregade aguinaldos a los niños del pueblo.Habitantes particulares “nacidos y criados” como doñaAdelina Gómez y “levantados” como don Vidal Peña,representan lo que es “ser un pijaense”. Los pijaenses“nacidos y criados” son aquellos que como bien lo dicenacieron y se criaron en el pueblo o que pertenecían a la17Charla con don Hernando Giraldo. Marzo 2012
  27. 27. 22generación heredera de los colonizadores. Los pijaenses“levantados” son los que nacieron en otras zonas del paíspero se criaron en el pueblo. Con esta distinción se nombranformas de ser pijaense, que podemos explorar a partir dealgunos recorridos vitales.Entrega medalla al mérito cívico a doña Adelina Gómez por parte del Alcalde.La distinguida matrona doña Adelina Gómez viuda deGómez nació en Santuario, Antioquia en 1909. De allí salióhacia Calarcá, lugar en el que se casó con Vicente Gómez, setrasladó luego a Barcelona donde nació su primera hija RosaGómez. De allí se pasaron a vivir a Génova, luego a unafinca en Pijao y de ahí se fueron a vivir a la casa esquinera enel pueblo. A partir de ese momento comenzó a conocersesu nombre como una de las pijaenses que más colaborabapara el pueblo.Doña Adelina era, y es, dice don Gerardo Quintero, “muyvenerada en el pueblo (…) [ya que] se esmeraba porservirle a la gente”. Su esmero se expresaba en suscolaboraciones hacia el pueblo con obras de caridad para lagente más necesitada. Se recuerda mucho las empanadas queella hacía y vendía para recoger fondos para la iglesia, sugran esfuerzo para la construcción de la Estación deBomberos, los cubrelechos que le regalaba a los pobreshechos de los retazos que le sobraba de lo que cosía y laayuda en general a quienes lo necesitaban, como a doñaInés18 a quien le dio una casa más arriba de la Estación dePolicía.Esta forma de actuar para con los más necesitados conllevó aque doña Adelina, en 1983, en los actos conmemorativos delos 81 años de la fundación de Pijao, fuera condecorada conla medalla del mérito cívico. Como dice la resolución No.167 de la Alcaldía Municipal de Pijao: “Que esta distinción seotorga a las personas o Entidades que se hayan distinguidopor los servicios prestados en bien de la comunidad”,especificando, así, “que Adelina Viuda de Gómez se hadestacado (…) por su acendrado Espíritu cívico, que la hacaracterizado como tal”. Así mismo, se le reconoce en lasactas de condolencias que fueron enviadas a la familia el díade su muerte. Actas enviadas por el Partido Conservador, elHospital Santa Ana, el Cuerpo de Bomberos, la Asociaciónde Juntas de Acción Comunal, el Concejo y la personeríaMunicipal. En cada una de estas actas se rescata “suhumanismo y colaboración en pro de la gente másnecesitada en la comunidad pijaense”, “su fervor cívico (…),sus excelsas virtudes ciudadanas y sus elevadas virtudesmorales”, “su honorabilidad y servicio a la comunidad”.Doña Adelina demuestra el “ser pijaense” al expresar el“civismo” en sus servicios humanistas, colaborativos yhonorables que le prestó a la comunidad.18Chara con doña Inés.Alias “Ángel Mío”, es una mujer nacida en Cajamarca y levantada enPijao, se viste de forma varonil y hace, sin escrúpulos, actividades en lasque utiliza bastante fuerza.
  28. 28. 23Don Vidal Peña y su carrito de dulces (22)Don Vidal Peña “el dulcero del pueblo” nació en la Belleza,Santander en 1936 y llegó a Pijao en 1956. Es un personajemuy peculiar en la vida del pueblo, pues no solo es eldulcero sino que es a quien se le pregunta cuando se necesitaalgún tipo de información sobre fechas y momentosrelevantes de Pijao. Por tal razón tiene escrito en variospapelitos y cuadernos esos datos sobre la historia. En uno deesos cuadernos escribió la historia de su vida: su niñez, sujuventud y su llegada a Pijao donde, dice él, se enamoró y sequedó. Aquel escrito, don Vidal, lo llama “Las letras delanalfabeta” y lo empezó a escribir en el mes de octubre delaño 2005, terminándolo en febrero del 2006.Cuenta la historia de su vida. Luego, de que sus padres sefueron de su lado, dejándolo con su abuela, su vidacomienza a girar en torno a los diferentes lugares en los quevivió y los diferentes trabajos que realizaba, como escribe él,“para pagar su comida”. Todo comienza en la casa de unaseñora en la cual lo dejó su abuelastro luego de que suabuela muriera. En esta casa cargaba agua y leña, arriabavacas, ayudaba a ordeñar y a encerrar los terneros. Luegopasó a vivir a diferentes fincas y la mayoría de las veces, larazón por la cual se trasladaba de un lugar a otro, eraporque al hacer algún trabajo mal lo castigaban pegándole yél, para evitarlo, se escapaba encontrándose en el caminopersonas que le ofrecían otros trabajos. Estos trabajos fueronde ayudante en un camión, vendiendo dulces, de ayudanteen una panadería, de mandadero y desarrollando diferentestareas de finca como las que hacía en la primera. Hasta quellegó el momento en que tuvo que abandonar tales trabajospara prestar el servicio militar.Cuando le dieron de baja en el ejército, volvió a su pueblodonde tanto trabajo le habían dado, pero a raíz de las malasofertas decidió irse a donde unos primos, sobrinos del papá
  29. 29. 24que se encontraban en un pueblo llamado Pijao, Caldas. Asípues, su principal razón para llegar a Pijao, a pesar de lagran violencia que se desataba en aquella zona, fue eltrabajo. Por lo tanto, a su llegada, lo primero que hace estrabajar en una finca en la que se da cuenta de las buenasoportunidades de empleo en aquella región pues el día sepagaba a cuatro pesos, trabajando desde las seis de lamañana hasta las cinco de la tarde; situación que no sucedíaen su pueblo. Sin embargo, como ya se dijo, además de serla época de las “vacas gordas”, también era una época defuerte violencia bipartidista recrudecida, según él, por elderrocamiento del presidente General Rojas Pinilla.Esta época de la “vacas gordas” y de fuerte violencia, donVidal la recuerda como la época en que había buenosprecios para la venta de café, lo cual le daba al pueblo uncomercio que se caracterizaba por un movimiento en que“todos ganaban” pues era “50% para el propietario y 50%para el administrador”. Ganaban:al mayordomo, al patrón de corte (que era el que contabaa los trabajadores), al garitero (que era el que le llevabalos alimentos a los trabajadores), al arriero (que era el quearriaba las mulas), al patiero (que era el que pelaba,lavaba y subía el café a la helda, lo revolvía, le dabapunto, lo recogía, lo empacaba y quedaba listo paratransportarlo), hasta ganaba la empleada de la cocina, laslavanderas, quienes le arreglaban las ropas a lostrabajadores en las fincas (Manuscrito “Las letras delanalfabeta”).Otras de las características que recuerda don Vidal de laépoca de las “vacas gordas” son el mal transporte de taxis,una mayor cantidad de bares, cafés y cantinas, los grandescomercios como las sastrerías que vendían 10 vestidossemanales, y la eficiencia del Hospital Santa Ana.Durante este “buen tiempo”, cuenta él, había también crisistanto por precios bajos en la venta del café como por losinviernos que destruían los cafetales. En medio de estosbuenos y malos tiempos don Vidal, luego de enamorarse ycasarse, decide comprar una finca la cual supuestamente se lafinanciaba la Caja Agraria, pero en el momento de lacompra esta entidad le dice que ya no presta dinero paracomprar tierra. Luego de esta decepción decide irse aadministrar una finca en el campo de Pijao hasta que leofrecieron un “carrito de dulces”. Cuando decide trabajar enel carrito se traslada a vivir al casco urbano. El mudarse haciala parte urbana del pueblo trae para él la decisión dedefender a la comunidad tanto por el beneficio de éstacomo por el de su familia.De esta manera, emprende una serie de luchas en pro de lapoblación: por los abusos de los servicios públicosdomiciliaros (la instalación de medidores de agua y las alzasen los cobros de energía), por el deficiente transporte en elque solo se beneficiaban los taxistas, por la venta delacueducto a otra empresa, por el cierre del Instituto Pijao,por la fundación de la Asociación Nacional de UsuariosCampesinos (ANUC) y la Junta de Acción Comunal deMorro Seco y por la planta de tratamiento y potabilizacióndel agua. Todas estas luchas las ganó junto con diferentescompañeros, como su gran amigo Carlos Forero Castro quehacía parte, así como él, del Consejo Municipal.Estas luchas son las que constituyen “el dolor” de un pijaensehacia el pueblo y que muchos pijaenses enuncian paramarcar la preocupación por el bienestar y la pronta soluciónde los riesgos de cualquier tipo que pueda enfrentar lapoblación. Es apropiarse de los problemas comunales ydarles salidas de manera pronta y satisfactoria. El “serpijaense” en don Vidal, es una clase de respuesta de él hacia
  30. 30. 25el pueblo y viceversa, por todos los años de lucha que le hadado y por todo lo que el pueblo le ha dado a él, como elamor.El “ser pijaense”, tanto en doña Adelina como en don Vidal,se forjó en el pueblo (casco urbano), esto no quiere decirque sea solo allí donde se hacen notar las características delos habitantes de Pijao, sino que más bien el pueblo es ellugar predilecto para que se hagan visibles, puesto que lalejanía de las veredas lo hace difícil. Es decir que estascaracterísticas también se encuentran presentes en lospijaenses que están en la zona rural de Pijao y es esta zona,como se dijo anteriormente con el cultivo del café, la queforja tales formas de ser. Don Gustavo19 explica bien al decirque la educación era la que se aprendía en el campo, en lanaturaleza y entre los animales, era la que los profesoresenseñaban tanto lo que leían en los libros como lo que veíanen el campo.Esa educación, ese “ser pijaense” es el que hace parte de “lagente de la cultura cafetera del occidente colombiano,[quienes] avanzan y se trasladan llevando consigointeriorizados los elementos que constituyen su historia, sucultura, su identidad regional, suma de su ser mestizo”, paraactuar y responder “con la experiencia de su memoriacultural asumiendo los nuevos hechos que le presenta elacelerado mundo moderno” (Escobar, SA: SP).19Charla con don Gustavo. Marzo 2012.
  31. 31. 26Elementos emblemáticos de Pijao (23)El arco del triunfo, la iglesia, la alcaldía, las garzas, la palma de cera y losjornaleros en el trabajo del café.Todo lo anteriormente relatado a partir de los discursosorales de los pijaenses y su evocación del pasado se resumeen que éste, según Eric Hobsbawn, debía ser el pasado quegeneraciones presentes debían copiar y reproducir para nocaer en el fracaso o, como lo llaman los pijaenses, en ladecadencia. Es decir, este Pijao es el que se supone deberíaser la ausencia recordada, el Pijao de la bonanza cafetera, elde una gran cantidad de trabajo tanto en el campo como enel pueblo, el de las casas de bahareque, el de la Zona deTolerancia, el de la plaza de mercado en el parque, el de lasfiestas de la Virgen del Carmen, el del Club de Leones, el dela cívica doña Adelina y el luchador don Vidal, el Pijao delos pijaenses de las buenas costumbres cívicas.Ahora que se sabe cuál es la ausencia no recordada que hallevado al pueblo a lo que ellos mismos llaman decadencia,se debe preguntar por cuáles han sido los impedimentos,llamados por Eric Hobsbawn “innovaciones”, para que nohaya una copia fiel de ese pasado.
  32. 32. 3. Sucesos de finales del siglo XX27Se sabe que nos encontramos en el analisis de los discursosorales de los pijaenses sobre el presente decadente de Pijao enrelación con un pasado que descrito por los pijaenses mayoresse caracteriza por poseer bonanzas cafeteras y pijaenses debuenas costumbres cívicas. Con el análisis de este pasado sehalló que ciertamente, por la gran diferencia entre el pasado yel presente, han habido una serie de “innovaciones” por lascuales los pijaenses no lograrón copiar y recrear el pasado.Para saber cuáles han sido las “innovaciones” que han entradoal pueblo primero hay que hacer un recorrido por el cómoincursionaron en la historia.La forma en que las “innovaciones” aparecen en Pijao fue pormedio del contexto que se estaba gestando desde los añosnoventa del siglo XX hasta nuestro días. En estos añosaparecen una serie de sucesos los cuales han sido catalogadoscomo “desastres” ya que constituyen catalizadores de cambiosen la estructura y la organización de la sociedad (López, 1999:10). Entonces, ¿cuáles son esos “desastres” que motivancambios más acelerados en determinadas sociedades o, ennuestro caso, “innovaciones”? Estos “desastres” como bien sehan nombrado anteriormente, son sucesos de finales del sigloXX, es decir: el terremoto de 1999, la toma guerrillera del2001 y la crisis cafetera. Lo que exploraremos en este capítuloserá sobre lo que encierran estos sucesos para que se generenlas “innovaciones”.Portada del periódico La Vanguardia (24a)El 26 de Enero de 1999 muchos periódicos nacionales, si notodos, tenían en primera plana palabras como destrucción,desolación y temor. Palabras que dejaban al descubierto lafuerza del terremoto de 6,4 grados en la Escala de Richter deldía anterior, en los 28 municipios del Eje Cafetero. Varias delas páginas de los diferentes periódicos nacionales le dedicaroncientos de frases de tristeza y esperanza a aquella tierracolombiana devastada.En aquellas páginas, los periódicos informaban lo sucedido,por medio de fotos, testimonios y perspectivas de losdiferentes periodistas. Esas imágenes y palabras daban razón
  33. 33. 28sobre el 25 de enero de 1999, cuando a la una y diecinueveminutos, miles de personas intentan refugiarse de aquelinescapable movimiento de la tierra. Esto deja momentos deconfusión y desesperación en las horas siguientes al suceso.Horas en las cuales las personas se encontraban buscando a susseres queridos entre los heridos, escombros y muertos.Personas intentando sacar algunos de sus objetos de sus casas,intentando conciliar el sueño mientras pensaban en nuevasréplicas y nuevas sacudidas, intentando consolar a sus amigos,a seres queridos y hasta a desconocidos, saqueando la CruzRoja y los diferentes supermercados. Personas que despuéstuvieron que pensar en comenzar su vida de cero y así intentarreponerse del suceso.Terremoto de 1999 (25)Terremoto de 1999 (26)“Destrucción total ¿no?”, dice don Miguel Ángel1, desde sudroguería de la carrera 5ª, al ver estas fotografías tomadas díasdespués del terremoto. Cada quién vivió aquella destruccióndependiendo del lugar donde se encontraba.Yo tenía en mis manos de nueve años una alcancía amarillacon forma de payaso. Estaba en la cocina de la casa de mibisabuela intentándola abrir para sacar mis ahorros e ir acomprar colores y un cuaderno para dibujar. De pronto, todocomienza a moverse de un lado a otro, mi madre, la señoraque hacía el almuerzo y yo, corrimos hacia el cuarto en el quehacía dos años mis abuelos estaban viviendo. Allí estaba mihermana y unos primos, todos abrazados decidimos, antes deque se acabara el sacudón, salir de la casa. En instantes1Charla con Miguel Ángel. Enero 2011Es ahijado de mi abuela, nacido y criado en Pijao.
  34. 34. 29estábamos en la puerta principal, pero ésta no abría ya que lapared de encima la estaba trancando, por lo tanto salimos porla puerta trasera, por la puerta de la parte de la casa en la quevivía Olguita. Al salir y mirar a nuestra izquierda estaba lamitad de la iglesia, al verla, mi madre entró en shock: surostro se puso pálido y sus labios morados. Los rescatistas alvernos nos llevaron al Parque para tranquilizarnos. Cuando yahabía una relativa calma, recuerdo que mi madre fue por elcarro a la parte de arriba donde quedaba bomberos y que almismo tiempo era un parqueadero. Minutos después de queella llegara fue el momento en que se cayó el techo delparqueadero por la fuerte réplica de las cinco de la tarde. Esanoche, mientras intentábamos dormir en las carpas instaladasen uno de los refugios, a eso de la medianoche, se escuchó unfuerte estruendo, todos asustados nos levantamos pensandoque había sido otra replica pero en realidad fue la caída deuna de las partes de la torre de la iglesia.Muchos estaban en el pueblo, como yo que me encontraba enla casa de mi bisabuela situada en el marco de la Plaza Central.En el barrio El Paraíso en una casa de “material”2 estaba doñaOrfa3, una mujer soltera y madre de tres hijos, y cuando elterremoto ella se encontraba organizando la ropa, cuandouno de sus hijos le dice: “Mami se van a dañar los pocillos,mire”. Ella miró y la plancha “se veía subir y bajar”. Luego debuscar las llaves de la puerta y no encontrarlas, abrió laventana, y salió con sus hijos por allí. Salieron y mucha gentelloraba, mientras ella decía: “gracias a Dios me salvé”. Doña2Casa en su mayoría prefabricadas, construidas totalmente en cemento.3Charla con doña Orfa. Junio 2011.Tiene un gran gusto por tejer en croché, a máquina, en punto de cruz y en general por lasmanualidades y su único álbum de fotos lo guarda debajo del colchón, pues el resto losperdió en el terremoto.Gloria4, quien tiene un pequeño puesto en el Parque dondevende unos cuantos dulces, cigarrillos y minutos, también seencontraba en su casa y en el momento en que comenzó atemblar estaba bañando al hijo para darle el almuerzo. Ella locogió, lo envolvió en una toalla y lo sacó. Iban saliendomientras seguía temblando, se cayeron una y otra vez, siendoun momento muy duro ya que tenía a su “hijo pequeñito”.Don Víctor5, también en su casa, se encontraba con su esposay con su hijo de tres años. En el momento en que cogió alniño para alzarlo comenzó a temblar. Cuando salió al parque,puesto que el techo de la casa empezó a caerse, se dio cuentaque ya no estaba la iglesia, varias casas habían colapsado y lagente estaba en pánico.No solo en el pueblo se sintió el sismo, en las fincas también,claro está, que no de la misma manera. Don Hernando6recuerda que allá donde él se encontraba, en una finca, no fuetan horrible como en el pueblo. Él con sus compañerosestaban en un semillero sembrando chapola, semilla de café,cuando comenzó a moverse la tierra, él estaba sentado y elmovimiento lo dejó arrodillado, cosa que le causó gracia. DonLaureano7, un viejo de unos 70 años que camina por elParque, recuerda que se encontraba cogiendo café en unafinca. Estaba solo cuando la tierra “como que se movía y los4Charla con doña Gloria. Junio 2011.Doña Gloria, se desvive por su hijo y todo lo que trabaja es para lo que él necesite.5Charla con don Víctor Acosta. Agosto 20116Charla con don Hernando. Marzo 2012.7Charla con don Laureano. Junio 2011.Es un Santandereano que llegó hace más de sesenta años a Pijao, es un viejojornalero hasta que envejeció y no lo contrataron más. Es un jugador fanático deldominó, sonríe a pesar de los pocos dientes de su dentadura y anda con unbastón y una maleta desteñida pequeña.
  35. 35. 30palos como que se mecían”. Mientras el temblor lo único quepensaba era: “¿y pa’ onde corre uno?”Cambuches del refugio instalado por el sector de la bomba, a la entrada delpueblo (28)Muchos, como mi familia y yo, corrimos desde la primeranoche hacia los refugios. Con doña Gloria8 recordamos quehabía cambuches arriba donde ahora está la bomba y por ellado de ladrilleros. Ella, junto con su hijo, se fue, para arribaya que allá estaban el papá y la mamá. Yo en cambio fui a losrefugios a la finca que en la actualidad es el ICBF.Mi familia y yo salimos del pueblo un par de días después delterremoto. Sin embargo, fueron casi dos años – cuenta doña8Charla con doña Gloria. Junio 2011.Nelly Patiño9 – los que duraron los pijaenses en aquelloscambuches. Fueron años en los que sufrieron diferentesinconvenientes.Doña Orfa10 recuerda que esperaban cualquier momento parabañarse, eso era lo que le daba más duro: que llegarán las diezde la mañana y no pudieran cepillarse los dientes ni bañarse.Cuando se consiguieron una manguera, se bañaban enpantaloneta con esa agua que les causó hongos. Eran “muydescontroladas las cosas”, dice ella.Llegaban camiones llenos de alimento, ropa y demás elementos parasatisfacer las necesidades de los damnificados. (29)9Charla con doña Nelly Patiño. Enero 201210Charla con doña Orfa. Junio 2011.
  36. 36. 31Cuando llegaron los auxilios fueron de gran alivio. Segúndoña Amelia11 hubo para el pueblo muchas donaciones quellegaron de otros países.Pero muchos de esos auxilios no llegaron a su destino final.Doña Orfa12 recuerda que les daban cobijas y muchas vecesropa. Sin embargo, ella no quería recibir nada de ahí ya quehabía gente muy viva (los líderes) que bregaba a echarlemano a todo eso. Llegaba mucho mercado al colegio y esoera muy difícil entrar allá, pues cuando fue a pedirle unmercado al alcalde, él se negó ya que era solo para los querecogían los escombros pero “eso no le costaba a él”. Hastaque un día se fue a donde estaban haciendo una repartición yallí le dieron un colchón y su primera cobija, con lo cualquedó lo más de contenta.También hubo auxilios de otro tipo. Un miembro dePlaneación comentaba que el arreglo de fachadas dearquitectura colonial fue por parte del programa de la ONGde la Cámara de Comercio de Manizales y el arreglo de laplanta de agua potable y el cambio de unas redes deacueducto se hizo por parte de una ONG de Suiza. Dice donAlejandro13 que por parte de la ONG de Manizales, que eranlos encargados de la reconstrucción del pueblo, hubo ungeólogo que decía que en Pijao no había donde construir,entonces le daban a cada persona, a cada damnificado, docemillones de pesos, pero no para reconstruir, sino paracomprar en otra parte.11Charla con doña Amelia. Junio 2011.12Charla con doña Orfa. Junio 2011.13Charla con don Alejandro. Junio 2011.A pesar de la desorganización estos auxilios trajeron grandesbeneficios. Para doña Orfa14 el terremoto, aunque fue un sustomuy horrible, sirvió mucho pues si no hubiera pasado elterremoto estarían en las mismas ya que le hubiera tocado aella sola arreglar toda su casa, cosa que habría sido imposiblecon sus hijos, que en esa época estaban pequeños. DonGerardo15 dice que en parte lo que hizo el terremoto fue que alas personas que ayudaron las beneficiaron remodelándole lacasa o dándole a las personas que no tenían.Pero así como fueron de gran ayuda, los auxilios tambiéntrajeron consigo otro tipo de consecuencias. Para doñaRubiela a algunas personas les fue bien y otras se quedaron sinnada, por ejemplo unos que no tenían nada les dieron casa,pero no acá sino en otra parte como Barcelona, Montenegroy La Tebaida. Don Miguel Ángel por su parte dice que lagente se volvió descarada pues como le estaban dando lacomida no era necesario trabajar y ahí se quedaron. Ademásno se pudo adecuar un plan de vivienda y mucha gente tuvoque trasladarse a otros pueblos buscando otras oportunidades.El “plan de reubicación” propuesto por las organizaciones dereconstrucción para mitigar la catástrofe, fue lo que más afectoa la población. Esto sucedió ya que los estudios yvalorizaciones que precisaron “las zonas del municipio que seencontraban en riesgo de deslizamientos y desbordamientos”.(Saavedra, 2002: 210) causó la reubicación de familias que seencontraban en las zonas de riesgo alto, mediano y bajo. Estolo explican Saavedra y Albán sobre lo sucedido en Calarcá. Sinembargo, en Pijao también sucedió que la reubicación “se14Charla con doña Orfa. Junio 201115Charla con don Gerardo. Junio 2011
  37. 37. 32convirtió en un problema sociocultural” ya que por un ladolas familias tenían que asumir la condición de riesgo y almismo tiempo concebir el traslado a otros lugares dondeconsideraban que con aquella vivienda no se compensaba lainversión que habían hecho durante buena parte de su vida(Ibíd. 211).En el ámbito de la psicología social, aquel movimiento de lapoblación hacia otras zonas fuera del pueblo es llamado,según los autores del artículo Catástrofes, traumas y conductascolectivas, como “desplazamiento forzoso o involuntario” esdecir: éxodos que se presentan cuando hay una atmósfera demiedo y precipitación (Páez, 2001: 4). Pero en el caso delterremoto no solo fue un desplazamiento a causa del miedohacia la catástrofe, sino también por la intervención deterceros, misma que causó que el desplazamiento fueraforzoso e involuntario.Destrucción de la iglesia, la casa de doña Adelina y la Alcaldía. (30)“Esa era la alcaldía que estaba cuando el terremoto” (31)- Rosalba y Teresa“El hospital también todo lo renovaron” (33)- Rosalba y Teresa
  38. 38. 33-“Jum! Mire, como era de bonita, la iglesia era muy bonita” (32)- Miguel ÁngelEl comité, como era también de bonito (34)- Rosalba y TeresaEl terremoto causó, así mismo, una gran cambioarquitectónico. Un miembro de Planeación cuenta que lossectores que más se afectaron por el terremoto fueron las casasdel centro, por la avenida, el sector de la planta y el sector dela cumbre. Fueron zonas en las que en su mayoría tenían casasde bareque, así como arquitecturas de gran importancia parael pueblo como la Estación de Policía, la iglesia, el hospital, laAlcaldía, el cuerpo de bomberos, la sede de la Cruz Roja, lasede de la Defensa Civil, la casa de la cultura y el comité decafeteros. Todos los edificios importantes del pueblo quedarondestruidos, dice don Miguel Ángel16.16Charla con Miguel Ángel. Enero 2011
  39. 39. 34“Acá están reconstruyendo la torre, tan feita” - 2001 (35)- Rosalba y TeresaLa iglesia reconstruida -2001 (36)
  40. 40. 35Muchas de esas edificaciones importantes que se afectaron conel terremoto y que fueron reconstruidas en su totalidad,pudieron haber sido renovadas con su arquitectura original;como la Alcaldía, la iglesia y el hospital, ya que para muchosestas reconstrucciones “modernas” fueron de muy “malgusto”, pues distintos pijaenses repudian la arquitectura devarios edificios reconstruidos. Esta actitud de los pijaenses seexplica, como dicen los autores del libro Del terremoto a lareconstrucción, ya que hay una aceleración de lamodernización en los procesos de reconstrucción que causanrupturas con la tradición (Saavedra, 2002: 255), ya que hayuna pérdida de la memoria con relación al patrimonio culturalque se tenía sobre todo en los pueblos cordilleranos del surcon el bahareque (Ibíd.: 57).Cuando se llega a Pijao lo primero que uno percibe, comovisitante regular, es el cambio en las fachadas de las casas y delas nuevas edificaciones las cuales, a causa de la reconstrucción,son diferentes a lo que se solía ver en el pueblo; haciendoalusión, de manera destacada a las casas de bahareque.Por los cambios visibles que causo el terremoto, éste seconvirtió en el primer suceso de finales del siglo XX a tratar,para saber cómo entraron las “innovaciones” al pueblo.Una de las reconstrucciones en el pueblo es el punto dereferencia de los pijaenses para hablar sobre otro de lossucesos ocurridos a finales del siglo XX. La iglesia fueinaugurada en el 2001. Inaugurada, como dice doña Orfa,“por la gente esa”. Pues como cuenta doña Ligia17 ella llego al17Charla con doña Ligia. Septiembre 2010Amiga de mi abuela y vive en una casa cercana a la Estación de Policía.pueblo a la inauguración de la iglesia para así quedarse deltodo y fue a los 15 días que la guerrilla se entró.Los frentes 50 y 21 de las FARC- EP se tomaron Pijao el 25 deoctubre de 2001, desde las siete de la noche hasta las 6 de lamañana del otro día. Doña Lyda18, una mujer de la terceraedad y quien vive con su hermana menor Artemisa, recuerdaque cuando se asomaron por el rio, ella se encontraba en latribuna (en la ventana), la gente corría y ella se quedó ahímirando; y fue durante toda la noche en la que caían cosas,como piedras, por encima de los tejados. Doña Orfa19 esanoche iba para la casa de su mamá con sus tres hijos. Como enesos días habían arreglado la iglesia, los muchachos le pidieronentrar pero ella al ver las calles tan solas les dijo que no ysiguieron caminando. Fue cuando piso el primer escalón de lacasa que una señora comenzó a gritar: “ay! se entró laguerrilla” y cuando entró a la mitad de la sala se escuchó laprimera explosión. Ella junto con su familia cogió la biblia ycomenzaron a rezar, describiendo el momento como “unatrasnochada muy horrible”.Lo que más se afectó durante la toma fueron la iglesia, laEstación de Policía y el banco. Dice doña Amelia20 que su casafue una de las que más sufrió ya que se encontraba en losalrededores de la estación de policía a la cual le tiraban laspipetas. Dice don Laureano que al banco lo afectaron ya quevenían en busca de todo el dinero que se depositaba allí.18Charla con Lydia y Artemisa. Junio 2011.Son dos hermanas poco elocuentes que hablan sobre sus ya fallecidos familiares,sobre sus vidas de jóvenes y sus trabajos en el hogar.19Charla con doña Orfa. Junio 201120Charla con doña Amelia. Junio 2011.
  41. 41. 36La toma guerrillera fue como una extensión del terremotopues al día siguiente también hubo edificaciones destruidas,pero en este caso fue en un sector específico del pueblo y noduró unos pocos minutos sino unas largas horas nocturnas.Esta es la razón por la cual doña Amelia21 comenta que lagente quedó muy atemorizada del corazón y con una psicosismuy horrible, pues fue toda una noche de balas y pipetas. Poraquel temor, cuenta doña Rubiela22, una mujer que se fue avivir, junto con su familia, en al casco urbano luego de estarvarios años en una finca, que hubo un desplazamiento de lapoblación hacia otros lugares, así como la poca afluencia degente de afuera hacia el pueblo. Pues, como dice don MiguelÁngel23 después de la toma vienen los hostigamientos y lapresencia guerrillera, lo cual causa una pérdida de confianza yun miedo hacia el pueblo.Se podría explicar que la migración de la población de Pijaofue en un primer momento con el terremoto y luego con latoma guerrillera, la diferencia es que en el primero lamayoría de las personas se fueron por un tercero (organismosencargados de la reconstrucción); es decir, hubo undesplazamiento involuntario, mientras en la segunda la gentesalió de Pijao por si sola, lo que se podría llamar undesplazamiento “voluntario” pues no hubo un tercerointerfiriendo.La explicación a tal temor que causa la huida de las personasde Pijao, se puede dar en dos sentidos. El primero de ellos essobre la forma de actuar de la guerrilla heredada de los años21Charla con doña Amelia. Junio 2011.22Charla con doña Rubiela. Junio 2011.Es de Aguadas, Caldas y llegó a Pijao en el año noventa.23Charla con Miguel Ángel. Enero 2011noventa y lo segundo seria a partir del impacto que tienen“las catástrofes provocadas por el hombre”. La primeraexplicación nos la da Camilo Echandía en su artículo llamadoEl conflicto armado colombiano en los años noventa: cambiosen las estrategias y efectos económicos. Dice él que durante laépoca de los noventa las FARC tenía como estrategia “losataques a las poblaciones para destruir los puestos de policía ydebilitar la presencia estatal en los municipios donde buscaampliar su influencia” al igual que “los sabotajes a lainfraestructura económica” (Echandía, 2000). Es una estrategiaque puntualmente se observa en la toma guerrillera haciaPijao. En cuanto al impacto de “las catástrofes provocadaspor el hombre” Darío Páez, Itzial Fernandez y Carlos MartínBeristain explican en su artículo que las personas expuestas aestos sucesos tienen una mayor sensación de pérdida decontrol por lo cual resultan ser de mayor impacto. Esa pérdidade control se expresa en Pijao con la cantidad de personas quesalieron del pueblo.Sin embargo, las estrategias guerrilleras y la psicosis socialfueron disminuyendo quedando en el pueblo un estigmasocial, causando que la gente no invierta en la tierra dondesupuestamente hay presencia guerrillera. Esto sucede ya que laalta inmigración de trabajadores de regiones pobres,producida por la cosecha cafetera, es explotada por gruposguerrilleros que encuentran apoyo en los desempleados(Echandía, 2000). Este estigma es una de las tantasexplicaciones que se le da a la crisis del café que afecta al EjeCafetero.La crisis del café es el contexto en el que se dio tanto elterremoto como la toma guerrillera y se convierte en el tercersuceso a tratar.
  42. 42. 37“Pero este año (2011) no hubo café; fincas que cogían, por decir 3000arrobas de café, este año no cogieron si quiera 500 arrobas” (37)- Don Alejandro CanoPor la crisis del café las fincas cafeteras comenzaron a mermar:son alrededor del 70% de las fincas en el pueblo que estánperdidas, dice Pelayo24. Pues, como dice doña Rubiela25, seencuentran “muy decaídas y en mera maleza”. Lo que haceque Pijao, como municipio del Quindío, haga parte “de los 16departamentos cafeteros que presentan un decrecimiento ensu área cafetera en los últimos 25 años” (Fonseca, 2003: 3)24Charla con Pelayo. Septiembre 2010.25Charla con doña Rubiela. Junio 2011.Existen varias explicaciones por las cuales comenzó a darseeste fenómeno. Una de ellas se da particularmente en Pijao yes la de la presencia guerrillera. Otra razón es la del“rompimiento del pacto de cuotas en 1989”, causando,explica doña Nelly26, momentos en los que la gente del campocomienza a quejarse sobre la rebaja del precio del café. DonGerardo27 dice que estas quejas se daban, y se dan, porque losprecios del café no concordaban con los gastos de produccióndel mismo, eran “unos precios muy irrisorios”, y aunque hoyel precio del bulto del café se encuentre en un millón depesos, los arruinados campesinos de aquellos momentos deprecios irrisorios no pueden responder ya que no tuvieron unaforma para sostenerse a tal crisis.Esta crisis es la que se conoce como “el rompimiento del pactode cuotas del café” en 1989. Este rompimiento fue lo quecausó una crisis de precios del café, una crisis que aún se siguesosteniendo puesto que a partir de entonces los negocios delcafé se rigieron por las leyes de oferta y demanda, es decir queen la práctica la cotización sería fijada por el comprador(Suarez, S.A.: 9).26Charla con doña Nelly Patiño. Enero 201227Charla con don Gerardo. Junio 2011
  43. 43. 38Hojas enfermas de roya de una planta de café en una finca por las veredasdel sur de Pijao. La roya es una enfermedad en la que le aparecen lunaresblancos a las hojas y causa estragos en el crecimiento del fruto. Como laroya, la broca es otra enfermedad que se caracteriza por un pequeño animalque ataca al fruto directamente, dejándolo con huecos y causándoleennegrecimiento al grano (38)Otra razón por la cual se mermaron las fincas y el grano café,es la del incremento de las enfermedades de la roya y la brocaen los cultivos. Cuentan Pelayo y don Alejandro28 que elfuerte verano que hizo en la última época causó el incrementoen las epidemias de los cultivos. Además de la pocaimportancia que se le dio en el tiempo en que se advertíasobre estas fuertes enfermedades. Razón por la cual, dice doñaOrfa29, talaron todos los palos de café, perdiendo una grancosecha para sembrar otra.28Charla con Pelayo y don Alejandro. Junio 2011.29Charla con doña Orfa. Junio 2011Cultivo de Café Caturra (39)Las respuestas del Comité de Cafeteros para contrarrestaraquellas enfermedades son otras de las razones por las cualesse fueron mermaron las fincas y los cultivos. Don Víctor30 diceque el café arábigo era el tradicional y fue el primer cafeto quese sembró en tierras colombianas, estos palos se caracterizabanpor ser grandes por lo cual le daban sombra a la tierra y laprotegía; los otros, como el caturra, ya son híbridos, injertos,los cuales ya no le dan la misma protección a la tierra,perjudicándola. El uso de químicos para el abono del cultivoha dejado de lado el abono orgánico lo cual también haafectado de manera negativa a la tierra.30Charla con don Víctor Acosta. Agosto 2011
  44. 44. 39“Volcanes” (derrumbes) provocados por el invierno (40)Los fuertes climas son causantes de malas cosechas y estos, enla última época no han sido de gran ayuda para el cultivo.Una vecina de doña María Rosa31 comenta que la fuerza de losveranos o de los inviernos azota al café, ya que todo enexceso hace daño. Lo que sucede entonces, dice don Víctor32,es que ha habido demasiado verano y demasiado invierno,esto último es claro cuando los campesinos cuentan que en losderrumbes se les van 5000 palos de cafetales floreciendo(importante etapa del cafetal pues de la flor sale el grano).31Charla con doña Rosa y en momento con su vecina. Junio 2011.Doña María Rosa Monsalve es la mamá de Blanca (una de las tantas señoras quele ha colaborado a mi abuela en la casa), vivió en una finca y en La Cumbre, pero acausa del terremoto la reubicaron en el barrio los Fundadores.32Charla con don Víctor Acosta. Agosto 2011Todas estas explicaciones a la crisis cafetera son lo que LuzAmparo Fonseca llama las situaciones adversas a las cuales loscaficultores colombianos han tenido que enfrentar durante ladécada de los años noventa hasta nuestro días (2003, 14).Algunos le colocan mayor relevancia al rompimiento delpacto de cuotas ya que es allí donde se “puede establecerse elmomento que da inicio a la perdida” (Saavedra, 2002: 55).Pero ¿qué es lo que realmente ha causado la crisis del café? Hacausado una problemática en la economía de quienes trabajanla tierra expuesta en la falta de fuentes económicas pues comodice doña Marta Ramírez33 “plata no ha habido porque no hahabido café” y si no hay café no hay empleo ya que,repitiendo a don Gerardo34, el que genera el empleo es elcafé. Lo que sucede es que con “la pérdida de rentabilidad delos cultivos y el impacto de la crisis han incrementado losniveles de pobreza y desempleo en las áreas másespecializadas en el cultivo” (Fonseca, 2003: 4).33Charla con doña Marta Ramirez. Junio 2011.Ex-dueña de un restaurante por la calle 13, un restaurante que tenía exhibida enlas paredes unas cuantas fotos del terremoto, de la iglesia antes y después de éstey de la crecida del río en 1972. Ella por razones personales, luego de la muerte desu padre, se trasladó a vivir a Armenia.34Charla con don Gerardo. Junio 2011.
  45. 45. 40“Ventaniando desde la destrucción”Terremoto de 1999 (41)El terremoto de 1999 dejó comoconsecuencias la destrucción tanto de laarquitectura como de la población. Ladestrucción causó que la arquitectura deedificaciones emblemáticas del pueblo,como la Alcaldía y la iglesia, cambiarandrásticamente. Así mismo, muchapoblación tuvo que migrar ya que no hubouna correcta reubicación de la poblaciónen la reconstrucción y construcción deviviendas.Problemáticas: ruptura con la tradición,migraciones involuntarias.“Vestigios de un enfrentamiento”Toma guerrillera de 2001 (42)Durante la toma guerrillera de 2001 solo seafectaron la iglesia, el banco, la estación depolicía y casas aledañas. Aunque ladestrucción física fue poca, comparada conla del terremoto, la toma dejó en elpueblo miedo y temor tanto en lospijaenses como en la gente afuera.Problemática: migraciones “voluntarias”.“Maquinaria abandonada”Crisis cafetera (43)Las situaciones adversas que se presentaronante los caficultores durante los añosnoventa hasta nuestros días, causaron quelas fincas y el cultivo del café mermaranbajando la economía del pueblo.Problemática: pobreza y desempleo.
  46. 46. 41Junto con estos tres sucesos de gran impacto de los últimosveinte años en la historia de Pijao, se suman otros dos, loscuales en los discursos de las Alcaldías de los últimos años nolos han tomado en cuenta.“Presencia de comunidades afro en Pijao” (44)Cuenta don Alejandro35 que al pueblo ha llegado muchodesplazado, han comprado fincas y les han hecho parcela paraayudarles a que hagan un porvenir. Sin embargo, para doñaRubiela36 eso de los desplazados es un negocio muy verracopues cuando llega un desplazado al que le dan una casa ésteluego la pone a la venta, cosa que no debería ser ya que si auno le dan una casa ésta debe ser para mantenerla como unbien propio. Aparte de esto la alcaldía les paga el arriendo, a35Charla con don Alejandro. Junio 2011.36Charla con doña Rubiela. Junio 2011.ellos les llega un mercado mensual, les dan plata y porejemplo en la salud tienen prioridad. Eso para ella resulta serun negocio. De esta manera la gente desplazada que llega alpueblo por acuerdos entre la Alcaldía y el gobierno paraauxiliarlos, se ha convertido para los pijaenses en unemergente problema para con la población, pues les estáquitando beneficios.“Evidencia de las malas administraciones por parte de los alcaldes electos”Crónica del Quindío 26 de septiembre de 2012 (45)
  47. 47. 42El otro suceso que se agrega es el de las administraciones delos alcaldes y sus funcionarios. Don Alejandro37 afirma que hahabido malas administraciones pues por la deshonestidad norinde la plata de quienes la están manejando.Es en las labores pésimas de los alcaldes donde se ve reflejadola mala administración de estos. El alcalde durante elterremoto por ejemplo, cuentan Rosalba y Teresa38, lasmujeres que atienden el Bar Motorista, que no dejaba trabajarpara la reconstrucción pues era la manera como se llevaba eldinero. Muchos cuentan que aquel alcalde cogió varios de losalimentos que llegaban de los auxilios para luego montar unatienda de víveres en el pueblo. Por otro lado, cuenta Palomo39que las alcaldías, junto con el Comité de Cafeteros, hanimplementado diferentes proyectos para el campo, pero a loscuatro años que se acaba el periodo los proyectosimplementados quedan a la deriva pues las siguientesadministraciones no los continúan. El exalcalde Edgar Osorio,por su parte, - cuenta doña María Rosa40-, también brillo porsus promesas incumplidas pues él le prometió que si quedabaelegido como alcalde le arreglaba el andén de su casa, hechoque nunca sucedió durante su periodo electo. Dice doñaAmelia41 que no todos son de malos sentimientos, pero a lamayoría como que “no les duele el pueblo”. Además losconcejales buenos no pueden hacer nada porque ahí está elgamonal al acecho.37Ibíd.38Charla con Rosalba y Teresa.Son las hijas de don Javier Ramírez, el dueño del bar.39Charla con “Palomo”. Junio 2011.Palomo se pasea de un lado a otro, es electricista y hace trabajos en el campo.40Charla con doña María Rosa. Junio 2011.41Charla con doña Amelia. Junio 2011.El desplazamiento y las malas alcaldías son otros de los“desastres” que se suman a los anteriores y que han causadoigualmente problemáticas como la falta de alternativaseconómicas con la presencia de los desplazados y elaprovechamiento de los recursos por parte de los alcaldes ysus funcionarios.***De las consecuencias problemáticas surgen las “innovaciones”.Esto ya que las primeras, como vimos en el presente capítulo,son resultantes de los sucesos de finales del siglo XX lo que lasconvierte automáticamente en catalizadoras de cambios en laestructura y la organización de la sociedad. Con estos cambiossurgen las “innovaciones” ya que estas, según Hobsbawn, songeneradas por la imposición y la importación de modelosprocedentes del exterior que no tiene conexión aparente conlas fuerzas sociales internas (Hobsbawn, 2002: 23). Esosmodelos procedentes del exterior, son, como la razón por lacual las “innovaciones” son, como se entiende en estainvestigación, el impedimento para copiar y reproducir esepasado. Pero, ¿cuáles son aquellos modelos que llegaron aPijao a través de las “innovaciones”? Con esta pregunta secontinuará al siguiente capítulo en el que expondrán las“innovaciones” que surgieron en Pijao.
  48. 48. 4. El Pijao de la “gente nueva” y la escasez de trabajo43Iglesia años noventa (46) Iglesia 2012 (47)
  49. 49. 44Alcaldía años noventa (48)Hospital Santa Ana años noventa (49)Alcaldía 2012 (50)Hospital Santa Ana 2012 (51)
  50. 50. 45Se ha llegado al presente y con este a sus diversas“innovaciones” que se han manifestado en el pueblo . Éstas,como se ha dicho en todo el texto, son las que hanimpedido que generaciones presentes copien y reproduzcanel pasado o, en otros terminos, que éste sea una ausenciarecordada. Por lo tanto, el presente capitulo expondráaquellas “innovaciones” que surgieron a partir de lasconcecuencias problemáticas resultantes de los sucesos definales delo siglo XX.Con el terremoto y su consecuencia problemática de laruptura con la tradición, la arquitectura cambió, puesdejaron de ser casas en bahareque y comenzaron a ser casasen “material”, es decir casas prefabricadas y totalmente decemento. Sin embargo, aunque hayan cambiado losmateriales de construcción, los pijaenses “innovan” alintentar mantener las fachadas de la arquitectura colonial.Casas aledañas a la estación de bomberos (53)Casas del Paraíso (52)A pesar de que existen casas antes del terremoto fabricadasen “material”, éstas tiene también tienen caracteristicas de laarquitectura del pasado como lo son sus colores vivos azules,rojos, amarillos, naranjas y verdes.
  51. 51. 46Junto con el terremoto, se encuentra la toma guerrillera y losdesplazados, los cuales por sus consecuencias problemáticasrespectivas: desplazamiento “vonluntario”, involuntario y lallegada de de gente nueva a Pijao, ha implicado cambios enla composición de la población que habita en el pueblo.Allá arriba es donde se van a fumar marihuana – Juan David.Por un lado, las personas que se fueron del pueblo fueronaquellos que se caracterizaban como pijaenses. Para doñaAmelia1 la gente que se ha ido es la gente vieja del pueblo lasde las buenas costumbres civicas. Pero, así como la gente seha ido, también ha estado llegando a Pijao gente de otraspartes de la región y del país; y, según doña Inés2, son esosborrachos enmarihuanados los que vienen de otra parte1Charla con doña Amelia. Junio 20112Chara con doña Inés. Junio 2011.pero están viviendo allí en el pueblo3. Por tal razón, cuentadoña Nelly, la incursión de la droga al pueblo fue porquealguien se percató de que no se vendía y vio en eso un bueningreso económico como cuando se ve que no venden algúnproducto y se trae. Entonces, la llegada y la salida de genteen el pueblo han causado que se cambien las buenascostumbres cívicas por la droga. Pero no sólo por la drogasino también por el interés personal y el poco sentido depertenencia hacia el pueblo.Estos cambios en el actuar de los pijaenses es lo que se llamacrisis cafetera, pues a causa de la crisis en el cultivo hay unaafectación en el “ser pijaense”. Dicen Beatriz Nates Cruz yPaula Velásquez López en su escrito territorios en mutacióncrisis cafetera, crisis del café que las implicaciones económicashacen referencia a la crisis del café y la práctica cafeteracomo dinamizadora de los estilos de vida a la crisis cafeteraque involucra el replanteamiento del uso y manejo de losterritorios, de los sentidos sociales y culturales históricamenteconstruidos.Pero a pesar de aquellos cambios en el “ser pijaense”, aúnsiguen existiendo los pijaenses de las buenas costumbrescívicas. Pues, como dice María Elvira4, una mujer de unosochenta años y que vive en una casa humilde: “la gente es lamisma pero más poquiticas” y esa gente es la que hace que3Con esto no se quiere generalizar que los desplazados sean quieneshan traído tales vicios al pueblo, sino que gente de afuera en general,no solo lo desplazados, lo han traído.4Charla con doña Maria Elvira. Junio 2011.
  52. 52. 47doña Aleida5, una caldense que se encuentra en surevuelteria de la calle 11, se amañe en el pueblo, pues es lagente que ya la conoce.Pero ¿por qué han cambiado el interés personal y el pocosentido de pertenencia hacia el pueblo? En este caso ¿cuál esla “innovación”?. Pues bien, la innovación en este caso seríala de la permanencia de unos cuantos pijaenses de buenascostumbres cívicas en el pueblo, ya que esta es la respuestano solo de los cambios en la población sino también de loscambios generados por la consecuencia problemática de lapobreza y el desempleo que genera la crisis del café..Llegada Caravana Hijos Ausentes al Parque – 2011 (55)5Chara con doña Aleida. Junio 2011.Vive hace treinta años en Pijao, unos cuantos de estos en una finca, lacual le toco abandonar ya que el terremoto destrozó un horno quetenía como función tostar el café.Una de las consecuencias problemáticas de la crisis del café esla sustitución de las fiestas de La Virgen del Carmen por lasfiestas de los Hijos Ausentes pues las primeras dejaron de serlo que eran y, como dice un miembro de Planeación, ahorasolo son actividades religiosas, pues comenzó a haber unaafectación económica en la que los dueños de fincas ya noaportaban y ya no participaban igual.La fiesta de los Hijos Ausentes fueron innaguradas en 1979por parte de la Junta Regional de Armenia quien en esaépoca se encontraba Alba Saleg, exalcaldesa de Pijao, comoPresidenta. Cuenta don Alejandro6 que estas fiestas fueronhechas para que la gente que se había ido durante la épocade la violencia retornara al pueblo y así se acabara elsectarismo de conservadores y liberales. De esta manera, laintención de estas fiestas, escribe Gonzalo Ramirez en laeditorial de la publicación del 2° Encuentro de HijosAusentes, es la de “revivir y dignificar el civismo”. DoñaAmelia7 recuerda que la fiesta de los Hijos Ausentes era una“cosa muy bonita, muy tierna” pues era ver que la gente quese iba regresaba y las colonias de los diferentes lugares dondelos pijaenses residían traían muchas donaciones. DonAlejandro, por su parte, cuenta que todo era muyorganizado y se hacia notar el sentido de pertenencia ya quetodo el mundo colaboraba.6Charala con don Alejandro. Junio 2011.7Charla con doña Amelia. Junio 2011.

×