1. historia de dm

764 visualizaciones

Publicado el

Histpria de la diabetes mellitus

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
764
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

1. historia de dm

  1. 1. Investigación en SaludUniversidad de Guadalajarainvsalud@cucs.udg.mxISSN (Versión impresa): 1405-7980MÉXICO 2001 Erwin Chiquete / Patricia Nuño González / Arturo Panduro Cerda PERSPECTIVA HISTÓRICA DE LA DIABETES MELLITUS. COMPRENDIENDO LA ENFERMEDAD Investigación en Salud, marzo, año/vol. lll Universidad de Guadalajara Guadalajara, México pp. 5-10 Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal Universidad Autónoma del Estado de México http://redalyc.uaemex.mx
  2. 2. Vol. III • Marzo 2001 Perspectiva histórica de la diabetes mellitus. Comprendiendo la enfermedad ERWIN CHIQUETE PATRICIA NUÑO GONZÁLEZ ARTURO PANDURORESUMEN ABSTRACTLa diabetes mellitus (DM) es un problema médi- Diabetes mellitus is a medical problem that hasco reconocido por la humanidad desde hace been recognized for thousands of years by themiles de años. Los registros más antiguos acer- humanity. The oldest registry of diabetes is theca de esta enfermedad se encuentran en el pa- Ebers Papyrus (1535 b. C.), which describes thepiro de Ebers (1535 a.C.), en el que se describe disease characterized by the passage of largea una enfermedad caracterizada por el flujo de amounts of urine, as well as a number of reme-grandes cantidades de orina, además de reme- dies to treat it, as are dietetic restrictions. Thedios y medidas para tratarla, entre éstas algu- word diabetes (dia: through; betes: to go) isnas restricciones dietéticas. El término diabe- attributed to the Greek Aretaeus the Capadociantes (dia: a través; betes: pasar) es atribuido al (c. II), who possibly was the first to distinguishgriego Areteo de Capadocia (s. II d.C.), quien between honey urine diabetes (mellitus, a Latinposiblemente fue el primero en diferenciar a la term used later) and the disease that lacks thatdiabetes de orina dulce (mellitus, vocablo latino taste (insipidus). It is noteworthy that theusado después) y la que carecía de tal sabor modifications in diet and increase in physical(insipidus). Es notable que entre las formas de activity were used to treat diabetes sincetratar la DM figuraron desde la antigüedad las antiquity, both of them axis of currentmodificaciones de la dieta y el aumento de la treatment. To humanity has taken many yearsactividad física, ambas ejes del tratamiento ac- to attain the current knowledgement of diabe-tual. A la humanidad le ha llevado muchos años tes mellitus. Perhaps in the near future it will bellegar a tener el conocimiento contemporáneo possible to reach the so-hoped goal: to curede la DM. Tal vez en un futuro cercano se haga diabetes mellitus.posible la meta anhelada por siglos: curar la dia-betes mellitus. Key words: Diabetes mellitus, history, antecedents, molecular biology. Palabras clave: Diabetes mellitus, historia,antecedentes, biología molecular. I N V E S T I G A C I Ó NEn un número limitado de enfermedades se han tico nos señala la importancia que ha tenido, surevisado los acontecimientos históricos más impacto en la ciencia y, sobre todo, ayuda alimportantes que han conducido al humano y su humano a entender aspectos de él mismo.ciencia a entenderlas. Según los registros más Los datos más antiguos de que se tieneantiguos, lo que hoy conocemos como diabetes registro acerca del conocimiento de esta pato-mellitus (DM) es un problema médico desde hace logía, se encuentran en el papiro de Ebers, fe-algunos miles de años. Sin embargo, en esos chado en el noveno año del reinado de Amenofisregistros es difícil distinguir si se habla de dia- I (aprox. 1535 a. C.). En éste se habla sobre labetes “insípida” o “mellitus” y, en este último enfermedad caracterizada por la abundante ex-caso, si se trata de la de inicio en la juventud o creción de orina, así como varios remedios y E Nen la madurez. Mucho del conocimiento sobre medidas para combatirla, figurando entre éstasesta enfermedad no gozó de registro. Pero lo las restricciones dietéticas (1,2). Otros escri-que se sabe acerca de los aspectos históricos tos antiguos pertenecen al año 600 a.C., atri- S A L U Dde la misma, lejos de tener sólo interés anecdó- buidos al hindú Susruta, donde se describe a la 5
  3. 3. Vol. III • Marzo 2001 “enfermedad de la orina de dulce”, orina del diabético como parte de su aproxima- distinguiéndose dos formas de ción diagnóstica, se atribuye a Thomas Willis ésta: una asociada a obesidad, in- (s. XVI) el formalizar dicha práctica como una actividad y vida sibarita; y otra a forma de valoración integral inicial y de respuesta emaciación (3,4). Cornelio Celso al tratamiento. Willis cuestionó a Paracelso al (30 a. C. a 50 d. C.) describió tam- preguntarse cómo es que esa sal presente en la bién la enfermedad, destacando la orina de diabéticos podría saber tan dulce. En poliuria y la emaciación que sufrían 1775 Mathew Dobson reconoció que el mate- los diabéticos (2,5). rial dulce de la orina de diabéticos era, de he- Paracelso El término “diabetes” es un cho, azúcar (2,5,6). Más tarde Chevreul advir- vocablo de origen griego (dia: a través; betes: tió la presencia de un compuesto dulce en el pasar) que hace alusión a la excesiva excreción mismo líquido, que era el mismo que se había de orina que semeja a un sifón. Este concepto encontrado en las uvas en importante cantidad: se le atribuye a Areteo de Capadocia (s. II d. glucosa (2). C.), quien esbozó la sintomatología, naturaleza El aporte que Willis hizo al conocimiento de progresiva y el resultado fatal del padecimien- la diabetes y al tratamiento de los pacientes to. Este personaje infería que la diabetes se tra- que padecían esta enfermedad fue de gran in- taba de “la fundición de la carne hacia la orina” fluencia para otros médicos, ya que además de –notable para él la pérdida de peso que experi- instituir una prueba diagnóstica, recomendaba mentaban algunos individuos-. Además, según como tratamiento dietas especiales que más que parece también distinguió entre la diabetes de hipocalóricas eran de subnutrición. Ofrecía ade- orina dulce (mellitus; vocablo latino que signifi- más a sus pacientes agua de cal para reponer ca “de miel”) y la que no tenía tal sabor las sales que se pensaba perdían éstos, lo que (insipidus) (2,4,5). El griego Claudio Galeno (s. sentó las bases del tratamiento con álcali para II d. C.) introdujo la hipótesis de que la diabetes tratar la acidosis que presentaban los pacien- se debía a un agotamiento de los riñones, idea tes diabéticos y que siglos más tarde se descri- que perduró por varios siglos. Un discípulo de biría. John Rollo, haciendo modificaciones a las Galeno, Aetius de Amida, recomendaba una dieta propuestas dietéticas de Willis, recomendaba refrescante, vino diluido, sangrías, eméticos, dietas basadas en alimentos que provocaban el opio y mandrágora para tratar la diabetes se- vómito, pues pensaba en la participación del gún el estadio en que ésta se encontraba (1,2). estómago en el origen de la diabetes (2). En el lejano oriente también se describió la Hasta estos momentos de la historia, las enfermedad por los hombres de ciencia antiguos. aportaciones científicas respecto al conocimien- El médico chino Tchang Tchong-king (año 200) to de la diabetes y la forma de tratarla se basa- se refirió a la diabetes como “la enfermedad de ban sólo en especulaciones y empirismos. Pro- la sed”. Otros chinos, aproximadamente en el puestas mejor fundadas no fueron posibles sino año 600, identificaron la polifagia, poliuria y hasta el desarrollo de la química y las ciencias polidipsia, como lo hiciera Suen Sseumiau (581 médicas formales. Así, Tromer en 1841 y Fehling a 682) en su obra Ts´ien-kin fang (“mil recetas en 1850, introdujeron pruebas cualitativas y valiosas”), donde contempla un total de 404 cuantitativas, respectivamente, para la deter- enfermedades y remedios para tratarlas (1,2). minación de glucosa en orina, lo que se perfec- Al médico árabe Avicena (Ib Sina; 980 a cionaría varias décadas después cuando S. R. 1037) se le atribuye la primera exposición teó- Benedict (1884-1936) introdujera la solución rica acerca del papel del hígado y el sistema reactiva que llevara su nombre, usada en la de- nervioso en el origen de la diabetes, incluida en terminación cuantitativa de glucosa en orina – su obra Al Schefa (“la curación”); sin embargo entre otras cosas-(2,6).S A L U D ésta no influyó de manera importante en el pen- Los experimentos de Claude Bernard (1813 sar de otros estudiosos. El éxito de sus trata- a 1878) trajeron conocimientos muy importan- mientos propuestos para curar la diabetes se tes acerca de esta enfermedad. Bernard demos- debía a sus propiedades eméticas y al ejercicio tró que en la vena hepática de perros alimenta-E N que también recomendaba. Además, él descri- dos ya sea con azúcares o con proteínas sola- bió la relación que existía entre la diabetes y la mente, se encontraban cantidades elevadas deI N V E S T I G A C I Ó N gangrena de las extremidades (2,5). Maimonides glucosa, hecho que señaló que dicho azúcar Moshe Ben Maimon (1135-1204), un médico podría ser producido a partir de otros compues- español de origen judío, escribió acerca de la tos y apuntaba al hígado como el responsable frecuencia de la diabetes entre los egipcios (6). de tal producción. Además, comprobó la exis- El famoso médico suizo “Paracelso” (1493 tencia de glucógeno en el hígado, lo que apoya- a 1541), evaporando la orina de pacientes dia- ba las anteriores evidencias de que el cuerpo béticos recobró de ella lo que llamó “sal”. Si podía sintetizar sus propios compuestos quími- bien es cierto que siglos antes se degustaba la cos y que el hígado era un reservorio de gluco-6
  4. 4. Vol. III • Marzo 2001sa. También introdujo el término “umbral renal do la alimentación en el punto de máxima ingestapara la glucosa”, demostrando que aparecía glu- sin glucosuria. Hasta la aparición de la insulinacosuria cuando las concentraciones sanguíneas en el campo terapéutico esta medida fue lade este azúcar eran demasiado altas, o cuando mejor (5). Demostró que la pérdida de pesoel umbral renal era muy bajo (glucosuria renal). debida a una dieta controlada en pacientes obe-Todos los estudios de Bernard lo llevaron a es- sos los beneficiaba, mientras que sin controltablecer que la DM se debía a una anormalidad dietético, la pérdida de peso debida a glucosu-del metabolismo de los azúcares (1,2,5). ria era perjudicial. Allen y E.P. Joslin –quien tra- Gracias a la formalización del método expe- taba a sus pacientes con medidas similares arimental y a los avances logrados en química y las de Allen- afirmaban que la DM no era única-fisiología en el siglo XIX, fue posible para mu- mente una alteración del metabolismo de loschos clínicos el instaurar medidas terapéuticas carbohidratos, sino que además las grasas y lasmás apropiadas. Appolinaire Bouchardat (1806 proteínas se veían implicadas (2).a 1886) recomendaba a sus pacientes el ejerci- Paul Langerhans (1847-1888) con su cé-cio diciéndoles: “usted se ganará el pan con el lebre descubrimiento reportado en 1869, apor-sudor de su frente”; demostrando que la gluco- tó conocimientos que fueron claves para otrossuria mejoraba con la actividad física. Recomen- investigadores en el entendimiento de la DM.daba a sus pacientes que comieran lo menos Se trata del descubrimiento de formaciones se-que pudieran y que probaran diariamente su mejantes a islas en el páncreas, que diferían depropia orina para verificar su control. Arnoldo los acini. Sin embargo no fue sino hasta 1893Cantani (1837 a 1893) también destacó la im- que el histopatólogo francés Gustave E.portancia del control de la glucosuria mediante Laguesse sugirió que estas formacionesrestricciones dietéticas. Según Cantani, el pa- pancreáticas podían tener una función endocrina.ciente podía comer tanto como quisiera, mien- Les llamó entonces “islotes detras no apareciera glucosuria. También le fue Langerhans”(2,5).posible a este médico italiano demostrar me- En lo que respecta al papel que juega eldiante análisis patológico de páncreas de dia- páncreas en la patogénesis de la diabetes, sebéticos fallecidos que existían anormalidades hicieron interesantes observaciones cuya men-(atrofia y cambio graso) en este órgano (2). ción es importante. Brunner, en 1682, advirtió El alemán Bernard Naunyn (1839 a 1925) que la remoción parcial del páncreas en perrosdedicó al estudio de la DM la mayor parte de su producía poliuria y abundante sed. Lancereauxvida, logrando una monumental obra que se en 1877, con base en estudios hechos en dospublicó en 1898 titulada Der diabetes mellitus. pacientes, obtuvo datos que sugerían una rela-Naunyn, reconociendo que casi todos los alimen- ción causal entre el daño pancreático y la DMtos contribuían a la reserva total de glucosa, (3). Sin embargo hasta 1886 gracias a un eventoenfatizó que la restricción dietética del pacien- fortuito se establece esto último de manera pal-te diabético debía hacerse con base en el ingre- maria: el alemán Oscar Minkowski realizaba es-so calórico total y no a una prohibición tudios del papel del páncreas en la función di-alimentaria particular. En general comenzaba gestiva, cuando notó que accidentalmente cau-tratando a sus pacientes con una dieta pobre só DM a perros sometidos a pancreatectomía.en féculas, 125g de proteínas y grasa en canti- La importancia de tal accidente no le fue difícildad, la que ajustaba según las oscilaciones de de reconocer, ya que Minkowski también fueglucosuria (1). El y sus colaboradores descri- alumno de Naunyn en la universidad debieron la secuencia clínica del coma diabético, Estrasburgo. Realizó posteriormente trabajosintroduciendo además el término “acidosis” para que publicó con Joseph von Mering en 1890describir la sobreproducción endógena de áci- (Nach pancreas extirpation). Los trabajos de I N V E S T I G A C I Ó Ndo, el agotamiento de la reserva de álcali y la Minkowski y Von Mering también apoyaron fuer-aparición del coma y muerte. Ernst Standelman, temente la idea de la función endocrina delpupilo de Naunyn, logró recuperar cantidades páncreas, ya que demostraron que no era laimportantes de un ácido volátil (ácido diacético) ausencia de jugo pancreático la que causabadestilando la orina de diabéticos comatosos (2). diabetes, pues perfeccionando su método ex- El empleo de la subnutrición en el tratamien- perimental al ligar el conducto pancreático noto de diabéticos fue desarrollado por F.M. Allen, pudieron causar la enfermedad (2-5,7). En 1915que instituía un régimen dietético severo inter- A.J. Carlson y H. Ginsburg publican que con lacalando días de ayuno. El régimen era prepara- transfusión sanguínea de perros normales a pe-do para cada paciente de manera individual: rros diabéticos –sometidos a pancreatectomía- E Nsometía al individuo al ayuno prolongado hasta disminuían sustancialmente la hiperglucemia yque la glucosuria desapareciera, luego reiniciaba glucosuria (5).la ingesta calórica elevándola gradualmente has- Siguiendo la sugestión de Laguesse, y da- S A L U Dta que la glucosuria aparecía de nuevo, ajustan- dos los resultados de Minkowski y Von Mering, 7
  5. 5. Vol. III • Marzo 2001 se estudiaron los islotes de Langerhans como la Un estudio que marcó de manera importan- fuente más probable de secreción interna del te las futuras investigaciones sobre la etiología páncreas. Robert Bensley definió la función de de la DM fue el que reportaron Houssay y Biasotti los islotes y la diferenció de la de los acini. M.L. en 1930: la pancreatectomía total producía dia- Lane diferenció dos tipos de células presentes betes en perros, la hipofisectomía anterior la en los islotes: alfa y beta. De manera indepen- aliviaba. Luego vinieron estudios interesantes diente E.L. Opie y L.V. Sobolev establecieron la como los de Long y Lukens y poco después los teoría de que la diabetes era el resultado de de Young, sobre la acción antagónica a la de la daño en los islotes pancreáticos, siendo éstos insulina de extractos de suprarrenales e necesarios para el control metabólico de los hipofisiarios. Desde aproximadamente 1889 carbohidratos, no así las células acinares; ideas hasta 1930 la concepción etiopatogénica de apoyadas por investigaciones de Moses Barron esta enfermedad estuvo dominada por la sim- en 1920 (2,3). ple idea de una deficiencia del principio A comienzos de 1900 un médico internista antidiabético del páncreas (1); esta hipótesis de Berlín, G.L. Zuelzer, trató a un diabético con cambió en los 15 años posteriores al descubri- extracto de páncreas lográndolo sacar del coma; miento de esta hormona. En 1936 Himsworth sin embargo le fueron retirados los apoyos eco- publicó un artículo de época en el que describe nómicos, por lo que abandonó sus investigacio- un método para cuantificar la capacidad de la nes. E. L. Scott realizó experimentos en perros insulina para mediar la captación de una carga donde obtuvo resultados alentadores con una de glucosa, basado en la administración de glu- “sustancia del páncreas que causaba cosa oral e insulina subcutánea. Himsworth con- hipoglucemia”; su profesor consideró que tales cluyó que había dos tipos de diabetes, las cua- resultados no eran concluyentes y le retiró su les definió como DM sensible y no sensible a apoyo. El fisiólogo rumano Nicholae Paulescu insulina, según correspondía (9). Los trabajos (1869-1931), en 1921 reporta que un extrac- de Himsworth fueron interrumpidos durante la to pancreático al que llamó “pancréine” ocasio- Segunda Guerra Mundial; al terminar ésta publi- naba disminución de la excreción urinaria de glu- có «El síndrome de la DM y sus causas» (1949), cosa y cetonas en perros cuando dicha sustan- donde resume el trabajo de su equipo (10). cia les era inyectada; para desgracia de Paulescu Antes de Himsworth no existía una distinción su reporte no obtuvo el crédito que merecía. precisa de la DM de inicio en la juventud con Otros investigadores como Hédon e Ibrahim no respecto a la de inicio en la madurez, con ex- tuvieron mejor suerte (1,7,8). cepción de la edad de ocurrencia, aunque siglos En noviembre de 1920, Frederick Banting antes algunos autores ya sugerían otras dife- se entrevistó con J.J.R. Mcleod para solicitarle rencias. Posterior a eso el estudio etiológico de su apoyo con el fin de iniciar investigaciones la diabetes se amplió desde el campo puramen- para encontrar el principio antidiabético del te endocrinológico al inmunológico, infeccioso, páncreas. McLeod decide apoyar a Banting y le bioquímico y, desde hace algunas décadas, asigna a un estudiante de cuarto año de medi- molecular (7,8). cina, Charles H. Best, para ayudarle. Dado que En 1955 F. Sanger y sus colaboradores se presentaron dificultades técnicas, J.B. Collip determinaron la secuencia de aminoácidos de la se une al grupo y desarrolla mejoras en el pro- insulina del buey, inicialmente; tiempo después ceso de aislamiento de la insulina. En enero 11 Steiner (1967) y su equipo la de la proinsulina y de 1922 Leonard Thompson, diabético de 14 Chan la de la preproinsulina. Posteriormente se años de edad, se convierte en el primer pacien- logra la síntesis artificial de la hormona de ma- te en recibir el extracto pancreático. Los resul- nera independiente por Katsoyannis y Aachen tados son publicados en febrero y marzo de con sus respectivos equipos en 1963, y porS A L U D 1922 en diferentes revistas científicas y en Kung y el suyo en 1965 en Pekín (4,7,8). mayo se hace oficial su descubrimiento. En 1923 No fue sino hasta hace aproximadamente les es otorgado el premio Nobel a Banting y cuarenta años que se presentó evidencia cien- McLeod por tales trabajos, y posteriormente tífica que indicó un modo diferente de herenciaE N deciden compartir la mitad del premio con Best para la DM que ocurría en la madurez y de la y Collip respectivamente (1-8). que acaecía en la juventud. Debido a esto y aI N V E S T I G A C I Ó N A partir del descubrimiento de la insulina se las diferencias clínicas, así como a los primeros precipitó todo un alud de investigaciones en datos que sugerían una etiología distinta, se torno a su utilidad terapéutica, y la búsqueda realizaron intentos por clasificar las diferentes del mecanismo fisiopatológico de la diabetes formas de esta enfermedad. La primera base se enriqueció. Trabajos de Winstersteiner, Du de la diferenciación fue el hecho de la depen- Vigneaud y Jensen seis años después del des- dencia de la insulina para la supervivencia. La cubrimiento de la insulina demostraron que ésta distinción hecha por Himsworth de pacientes con debía ser una proteína (4,7,8). hiperglucemia en dos síndromes, fue reconoci-8
  6. 6. Vol. III • Marzo 2001da por el Grupo Nacional de Datos de Diabetes ambientales (15). Con la secuenciación y(National Diabetes Data Group) en 1979 (11) clonación del gen de la insulina fue posible lacomo DM tipo I (o DM dependiente de insulina) producción de la hormona de tipo recombinantey tipo II (o DM no dependiente de insulina), aho- (16), producida a partir del gen de insulina hu-ra conocidas como DM tipo 1 (DM1) y tipo 2 mana clonado en bacterias, esto bajó su costo(DM2) respectivamente. En 1980 el Comité de producción (pues era obtenida a partir delExperto Sobre Diabetes de la Organización Mun- plasma de ganado porcino), eliminando ademásdial de la Salud (OMS) y después el Grupo de las reacciones de anafilaxia, ya que se trata deEstudio Sobre DM de la OMS aprobaron las re- una proteína humana.comendaciones del Grupo Nacional de Datos de Mucho del conocimiento actual acerca deDiabetes. esta entidad nosológica se debe al desarrollo En las primeras décadas del siglo XX se con- de otras ciencias. Sin embargo, han pasado cen-firmó de forma clara el componente inflamato- turias y el tratamiento central de un pacienterio de la destrucción de las células beta en pa- diabético sigue y continuará siendo con basecientes jóvenes que murieron poco tiempo des- en dieta y ejercicio, sobre todo en el caso de lapués de la presentación inicial de la DM1 (v. g. DM2. Tal vez en un futuro no muy lejano seMeyenburg y col., 1940), lo que con sus nue- haga un hecho la meta que se ha buscado porvas técnicas lograra demostrar con más pro- siglos: curar en verdad al paciente diabético.fundidad W. Gepts en 1965. Estudios posterio-res que Nerup, MacCuish, Botazzo y muchos REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASotros realizaron en la década de 1970 en pa- 1. Lain EP. Historia Universal de la Medicina. Tomos I, IV ycientes jóvenes, lograron definir un mecanismo VII. Salvat editores. 1975. 2. Macleod AG. Diabetes. The Upjohn Company. Kalamazoo,fisiopatológico para la DM1, lo que hacía una Michigan. 1969.diferencia con respecto a la DM2, alentando así 3. Felg P, Baxter J, Frohman LA, et al. Endocrinology andla búsqueda de un mecanismo distinto para esta metabolism. 3rd ed., McGraw-Hill. 1996.última –lo que seguramente fue advertido con 4. Smith CM, Reynard AM. Textbook of pharmacology. Saunders Company. 1992.anterioridad por otros investigadores- (12). Des- 5. Godfine ID, Youngren JF. Contributions of the Americande los estudios de Himsworth se ha venido elu- Journal of Physiology to the discovery of insulin. Am Jcidando que la resistencia a la acción de la Physiol.1998; 274: E207-E208.insulina juega un papel central en la etiología de 6. Chudley AE. Genetic landmarks through philately–a brief history of diabetes mellitus. Clin Genet. 1999; 55(4):la DM2. Los estudios realizados en la década de 231-233.los ochenta establecieron claramente el hecho 7. Goodman LS, Gilman A. The pharmacological basis ofde que la resistencia a la captación de glucosa therapeutics. 5th ed. McMillan publishing. 1975.mediada por insulina y la hiperinsulinemia se- 8. Goodman-Gilman A, Rall TW, Nies AS, Taylor P. “Goodman y Gilman, las bases farmacológicas de la terapéutica”. 8ªcundaria ocurren de manera frecuente en la ed. en español. McGraw-Hill-Interamericana. 1991.población y que cuando se presentan aumenta 9. Himsworth HP. Diabetes mellitus: Its differentiation intode manera importante el riesgo de presentar insulin-sensitive and insulin-insensitive types. Lancetuna serie de consecuencias en la salud del indi- 1936; 1:127-130. 10. Himsworth HP. The syndrome of diabetes mellitus andviduo (13). its causes. Lancet. 1949; 1:465-473. Digno de mencionarse es la importancia de 11. National Diabetes Data Group. Classification and diag-la introducción de estrategias para el tratamien- nosis of diabetes mellitus and other categories of glucoseto de la DM2, como la inclusión en la clínica de intolerance. Diabetes. 1979;28:1039-1957. 12. DeGroot LJ. Endocrinology. 2nd ed., Vol. II. Saunderslos hipoglucemiantes orales, tales como las Company. 1989.sulfonilureas en 1955 por Franke y Fuchs, y las 13. Reaven GM, Laws A. Insulin Resistance. The Metabolicbiguanidas en 1926 por otro grupo (2,14). Synsrome X. 1999.Ed. Humana Press. Gracias al trabajo de tantos investigadores, 14. Bowman y Rand. Farmacología, Bases Bioquímicas y I N V E S T I G A C I Ó N Patológicas. 1984. Segunda edición. Ed. Interamericana.en tantas partes del mundo, hoy es posible en- 15. Kahn R. Insulin Action, Diabetogenes, and the Cause oftender mejor a la DM en lo que respecta a su Type II Diabetes. Diabetes. 1994; 43:1066-1084.etiología, mecanismos fisiopatológicos y la 16.Krazewinski A, Hirose T, and Itakura K. Proc Natl Acadaproximación diagnóstica y terapéutica. Con el Sci USA. 1980; 75:5765.impresionante desarrollo de la biología molecular DR. ERWIN CHIQUETEen las últimas décadas, el panorama del conoci-miento de la DM cambió radicalmente. Se ha MTRA. PATRICIA NUÑO GONZÁLEZlogrado identificar los genes de proteínas que DR. ARTURO PANDURO CERDAparticipan tanto en la secreción de insulina enrepuesta a una concentración de glucosa Servicio de Biología Molecular en Medicina, Hospital E Nplasmática, como en la vía de señalización Civil de Belén, Depto. de Fisiología, Centro Universitariointracelular para la acción de esta hormona. Se de Ciencias de la Salud- Universidad de Guadalajara.ha reconocido que tanto la etiología de la DM1 Hospital No. 278, Guadalajara, Jalisco, México 44280 S A L U Dcomo la de la DM2 es multifactorial, producto Tel/Fax: 3614-7743de la interacción de componentes genéticos y E-mail: biomomed@cencar.udg.mx 9
  7. 7. Vol. III • Marzo 2001 Anexo La importancia de la dieta y el ejercicio a través del tiempo, como parte del tratamiento del paciente diabético. Se muestran las aportaciones más reconocidas al respecto y se destacan algunas observaciones hechas a la complexión física, como un factor de comorbilidad importan- te en los sujetos con esta enfermedad. Fecha Personajes y aportaciones relevantes aproximada 1535 a.C • En el papiro de Ebers se describe una enfermedad caracterizada por poliuria, además de medidas para com- batirla. Estas medidas incluían restricciones dietéticas. 600 a.C. • El hindú Susruta describe a “la enfermedad de la orina dulce”, mencionando dos formas de ésta: la que se aso- Papiro de Ebers cia a obesidad y en la que se presenta emaciación. s. I • Cornelio Celso habla sobre la enfermedad caracterizada por poliuria y pérdida de peso. s. II • Areteo de Capadocia acuña el término diabetes y hace una descripción particular sobre esta enfermedad, desta- cando la emaciación. Aetius de Amida recomienda el tratamiento dietético, in- cluyendo además extractos de plantas medicinales. s. XI • Avicena propone que la diabetes podría deberse al mal funcionamiento del hígado. Re- comienda entre otras medidas al Areteo de Capadocia ejercicio como tratamiento. s. XVI • Thomas Willis instituye el degustar la orina como una prueba diagnóstica. Recomienda dietas hipocalóricas y res- tringidas a ciertos alimentos como parte del tratamiento. s. XIX • Appolinaire Bouchardat recomienda a sus pacientes dia- béticos el ejercicio, les restringe el pan y la leche, y les señala que deben comer lo menos que puedan. • Arnoldo Cantani señala que el paciente mismo puede decidir cuánto debe comer, siempre y cuando no aparez- ca glucosa en orina. • Bernard Naunyn recomienda que la dieta de un paciente Thomas Willis diabético debe ser de restricción calórica y no de alimentos en particular. s. XX • Frederick M. Allen instituye sus famosos regímenes dieté- ticos en el tratamiento del paciente diabético, logrando me- jorar su supervivencia, a pesar de la pérdida de peso que ocurría con estas medidas.S A L U D • E.P. Joslin también emplea la “dietoterapia” en sujetos diabéticos. • La American Diabetes Asociation (ADA) en 1979 emite recomendaciones sobre la dieta y el ejercicio en el manejo del paciente diabético. Esto es reconocido por la OMS másE N tarde. • Jenkins en 1980 enfatiza la importancia de la fibra de la Bernard NaunynI N V E S T I G A C I Ó N dieta en el control glucémico. • En la década de 1990 se reconoce que las recomendaciones sobre la dieta y el ejercicio del diabético deben planearse para cada caso individualmente, sin una prescripción generalizada, como la que hiciera la ADA anteriormente en sus reco- mendaciones.10

×