.hack//Another Birth




       ~2~
.hack//Another Birth




       ~3~
.hack//Another Birth




       ~4~
.hack//Another Birth




       ~5~
.hack//Another Birth




       ~6~
.hack//Another Birth

La oscuridad me envolvía, exceptuando la luz de la luna roja. Me dio un cosquilleo en el pie. Miré
a...
.hack//Another Birth

“Vale.” Suspiré. “Ve a buscar papel y rotuladores.”
Mientras iba a buscar su material de dibujo, mi ...
.hack//Another Birth

“El FMD es el Face Mount Display,” explicó.
“¿Ah, quieres decir tus estúpidas gafas?”
Una vez que hi...
.hack//Another Birth

“Sí, claro.” Me volví hacia el menú que había abierto y señalé una palabra.
Hidden.
Hizo un clic en ...
.hack//Another Birth

“¡Despierta!” le bofeteé en la mejilla. Estaba pálido.
Corrí escaleras abajo, las piernas me temblab...
.hack//Another Birth

Y la iglesia que vi, con esa estatua espeluznante… de repente me acordé de una conversación que tuve...
.hack//Another Birth




       ~ 13 ~
.hack//Another Birth

Me paralicé al ver el escenario. Estaba de pie en frente del canal; el sol volvía al agua un color n...
.hack//Another Birth




       ~ 15 ~
.hack//Another Birth

Me explicaron los diferentes tipos de chats, incluyendo en el que sólo hablas con la gente de tu gru...
.hack//Another Birth

“¿Akira, te importaría ocuparte un rato de Kouta?” Dijo la voz de Mamá desde a bajo. Sonaba débil y
...
.hack//Another Birth

Me fui corriendo hacia el pueblo.
Seguí corriendo por las calles y callejones. Cuando algo que hacia...
.hack//Another Birth

Puede que estuviera equivocada con este sitio.
Kite me miró mientras echaba un vistazo.
“No hay nada...
.hack//Another Birth

La puerta se abrió detrás de nosotros. Los dos nos giramos sorprendidos.
“¡Hey! ¿¡Que hacéis?!” Preg...
.hack//Another Birth




       ~ 21 ~
.hack//Another Birth

Golpeé al monstruo. Sabía que no podía derrotarle, pero la furia me dominaba.
“¿¡Es qué no me has oí...
.hack//Another Birth




       ~ 23 ~
.hack//Another Birth

Miré a Kite y me di cuenta por primera vez que sus ropas habían cambiado de verde a naranja. Tenía
e...
.hack//Another Birth

Entendía su angustia y desesperación. Pero no era algo que pudiera expresar en palabras. Lo único qu...
.hack//Another Birth

Me hubiera gustado no estar tan asustada. Quería ser fuerte y valiente... como BlackRose. Mi otro yo...
.hack//Another Birth




       ~ 27 ~
.hack//Another Birth

Sostenía la delicada mano de Fumikazu mientras le contaba la aventura de la pasada noche. Le hablé
d...
.hack//Another Birth

“Incluso un profesor de educación física necesita un graduado, y no te dan uno si no estudias,” me
r...
.hack//Another Birth

“No. Es que no puedo evitar estar un poco interesada… quiero decir, os he oído hablar mucho sobre
es...
.hack//Another Birth

“¡Hayami! ¡Responde!” gritó el entrenador.
“¡Sí señor!” volví en mí.
“Coge tu uniforme.”
Lancé una m...
.hack//Another Birth

Me relajé tanto que casi lloro de felicidad… pero hice lo posible para que nadie me viera llorar.
Mi...
.hack//Another Birth




       ~ 33 ~
.hack//Another Birth

“¿No? ¿Y qué me dices de ir a otro sitio? ¿No has estado nunca en este sitio: Expansive, Haunted, Se...
.hack//Another Birth

“Sí, pero Chimney es un “completador” de las trampas.”
“¿Un «completador»?”
“Exacto. Dice que quiere...
.hack//Another Birth

En uno de los edificios que vi por casualidad, tenía un dibujo de un cardo. Pero esos extraños anima...
.hack//Another Birth

“Sí.”
“Oh.” Se quedó mirándome.
“¡Ves, deberías haberme llevado contigo!” me burlé de él.
“Bien, ¿y ...
.hack//Another Birth

Nuestra conversación se vio interrumpida por una gran masa verde detrás de nosotros. “¡Habéis hecho
...
.hack//Another Birth




       ~ 39 ~
.hack//Another Birth

“¿No estaba prohibida la entrada a este mapa?” preguntó Piros.
“Pero hemos entrado,” dijo Kite, conf...
.hack//Another Birth




       ~ 41 ~
.hack//Another Birth




       ~ 42 ~
.hack//Another Birth

Decidí enviar un mail a Marin, la persona que había escrito primero sobre la chica misteriosa en la
...
.hack//Another Birth




       ~ 44 ~
.hack//Another Birth

¿Ya estaremos bien con esta chica con nosotros? Supongo que Kite la consideraba otra compañera. Me
p...
.hack//Another Birth

“¿Bursting?”
“Sí, es una coordenada A.”
Recordando como elegí aleatoriamente las coordenadas para Fu...
.hack//Another Birth




       ~ 47 ~
.hack//Another Birth

La fuerza de Kite no residía en el nivel de su personaje, residía en su personalidad. Pero tenía raz...
.hack//Another Birth

“¿Dónde está Risa?” Le pregunté a la chica que habló antes conmigo.
“Pues ni idea,” dijo cortante.
¿...
.hack//Another Birth

Durante el entrenamiento, podía sentir las frías miradas de mis compañeras. Intenté ignorarlo, pero ...
.hack//Another Birth

tratando. Incluso parecía evitarme a veces, y sabía que mi hermano estaba en el hospital. ¡Claro que...
.hack//Another Birth

Me preguntaba si podía tomar la responsabilidad de estar en el equipo y descubrir la causa del coma ...
.hack//Another Birth




       ~ 53 ~
.hack//Another Birth

“¿Dificultades?” preguntó Mistral. “Claro que tengo dificultades. Todo el mundo tiene buenos y malos...
.hack//Another Birth

La entrada a la mazmorra era de hecho, la boca de un gigante que nos miraba como si se estuviera
que...
.hack//Another Birth

      esperándola al final del viaje,
      de eterno luto por su tierra.


“¿Estás viendo esto?” pr...
.hack//Another Birth




       ~ 57 ~
.hack//Another Birth

“¿Qué se supone que tengo que hacer?” suspiré mientras miraba el calendario que estaba al lado del
P...
.hack//Another Birth

Asentí. “Las dos hemos tenido mucho trabajo desde que empezaron las clases.”
Caminamos en silencio, ...
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Hack Another Birth 1
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Hack Another Birth 1

2.346 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
4 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.346
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
95
Comentarios
0
Recomendaciones
4
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Hack Another Birth 1

  1. 1. .hack//Another Birth ~2~
  2. 2. .hack//Another Birth ~3~
  3. 3. .hack//Another Birth ~4~
  4. 4. .hack//Another Birth ~5~
  5. 5. .hack//Another Birth ~6~
  6. 6. .hack//Another Birth La oscuridad me envolvía, exceptuando la luz de la luna roja. Me dio un cosquilleo en el pie. Miré abajo para ver los pétalos de rosa rojos. De repente, el olor floral me asfixiaba. Luché por moverme, para respirar, para escapar. Estaba sola en una tierra salvaje. Entonces la vi. Estaba de pie en una ladera distante, su silueta se marcaba con la luz de la luna. Me moví hacia ella, pero mi cuerpo, se sentía pesado, cargado. Aun así, arrastré mi pie hacia delante, paso a paso, centímetro a centímetro. Tenía que hablar con ella. Me acerqué. Podía ver su pelo ondear en el viento. Me estaba dando la espalda. Poco a poco, los detalles se iban revelando por la luna roja. Llevaba un traje de noche de seda, pero estaba hecho un andrajo. Sus brazos y piernas estaban llenos de heridas. Aun así, seguía siendo preciosa. Finalmente me acerqué lo suficiente como para tocarla. Extendí mi mano para tocarle el hombro, pero mientras lo hacía, una ráfaga de viento formó un tornado de pétalos de rosas. Poco a poco se giraba hacia mí. Lágrimas de sangre le resbalaban por la cara. Intenté hablar, chillar, pero ningún sonido salió de mi boca mientras me veía a mí misma viendo mi espantoso reflejo. Me desperté, conmocionada, tenía la garganta seca. Me había dormido en la silla al lado de mi hermano. Fumikazu estaba en la cama del hospital; los tubos entraban y salían por todos lados. El único sonido que salía de él venía de los respiradores y de las máquinas que guardaban sus biorritmos. Me acerqué y le cogí la mano. Mirando a sus ojos cerrados, no podía hacer nada más que no fuera preguntar, “¿Qué ha pasado, hermano pequeño? ¿Cuánto tiempo vas a estar dormido?” El primer sueño que tuve fue después de que Fumikazu cayera en coma. Ahora son cada vez más regulares. Noté una lágrima caer por la mejilla. Aparté la mirada de la pálida cara de mi hermano y me levanté para irme. En el camino de casa con el bus, estuve mirando por la ventana. Mirando a la puesta de sol, me preguntaba si Fumikazu volvería a contemplar una belleza como esa. Estaba encantada de poder ir a verle al hospital, para darle todo el apoyo que podía. Las tardes, normalmente, las utilizaba para jugar a tenis, pero el equipo se había tomado el día libre, así que cogí el bus para ir a ver a Fumikazu hasta que terminaran las horas de visita. En cuanto pasé a través de la puerta de la calle ese día, pude oír a Kouta llamando a mamá desde la sala de estar. “¡Mamá, vamos a jugar!” Vi a Kouta tirando de los pantalones de mamá mientras atendía una llamada. Corrí a ayudarla. “Kouta, deja a mamá tranquila mientras habla. ¿Por qué no juegas conmigo?” me senté de cuclillas junto a él. “¿Quieres dibujar?” Preguntó. “Vamos a jugar a un juego.” Tenía cero talento artístico y odiaba dibujar por encima de todas las cosas. “¡Vamos a dibujar! ¡Quiero dibujar algo!” insistió. ~7~
  7. 7. .hack//Another Birth “Vale.” Suspiré. “Ve a buscar papel y rotuladores.” Mientras iba a buscar su material de dibujo, mi madre colgó el teléfono. “Gracias, Akira. Ya puedo hacerme cargo.” Se volvió hacia mi hermano pequeño. “¿Kou, quieres dibujar con mami?” Kouta se pegó a mi pierna. “Voy a dibujar con ella.” “Venga, Kou. Tu hermana acaba de llegar de la escuela. Tiene que cambiarse.” Kouta asintió con la cabeza. “Jugaremos después de que me cambie, ¿vale?” Aceptó de mala gana y subí las escaleras. “Cuando estés, dile a Fumikazu que baje, ¿vale?” me dijo mi madre. Me cambié rápidamente y llamé a la puerta de Fumikazu. No contestó, por lo que entré. Estaba sentado delante del PC con sus gafas de juego puestas. A mi hermano le encantaban los juegos online. Últimamente, estaba obsesionado con algo llamado The World. “¿Eso es todo lo que vas a hacer? ¿Jugar a videojuegos?” chillé para que pudiera escucharme. Fumikazu se dio la vuelta y se quitó las gafas. “Es muy divertido. ¡Deberías probarlo!” “Sabes que odio los juegos de rol.” Ya lo intenté antes, pero siempre me encallaba por una cosa o por otra. “Pero este es diferente de los otros RPGs,” protestó. “puedes interactuar con diferentes miembros de tu grupo de todo el globo. ¡The World puede ser virtual, pero toda esa gente es real!” Suspiré. “Sí, vale. Y tú te pasas el día cazando monstruos demoníacos y matando dragones y todo el mundo son héroes, ¿no? Es muy tonto.” “¡No! No lo pillas. Sólo hay dos héroes... ¡Los Descendientes de Fianna! Fueron los únicos que pudieron acabar el evento del One Sin.” ¿Los descendiente de quién? No entendía nada de lo que decía. Podría estar hablando perfectamente otra lengua. Fumikazu debía estar intentado probar mi escepticismo, ya que se había vuelto a coger el mando y dijo, “Bueno, te divertirías si lo probaras.” Lo que dijo empezó a sonarme. Mis amigos de clase habían estado hablando de The World últimamente. Algo de unos descendientes y gente luchando con elementos y espadas… ya que no estaba muy enterada, cuando hablaban de eso no prestaba mucha atención. “¡Hey, ven!” Fumikazu me llamó para que fuera junto a su monitor. “¡Déjame que te enseñe algo!” “No puedo ver nada,” le dije. “Oh. Deja que apague el FMD.” “¿El qué?” ~8~
  8. 8. .hack//Another Birth “El FMD es el Face Mount Display,” explicó. “¿Ah, quieres decir tus estúpidas gafas?” Una vez que hizo los cambios, vi un menú que apareció en la pantalla. En la parte de más arriba había un símbolo: ∆, seguido de tres palabras: Solitario, Corrupto, Espiral. “¿Qué es eso?” pregunté. “Allí es donde voy cuando entro en la puerta del servidor Delta. Mira, te dejaré elegir mi próximo destino. Tienes que elegir tres palabras. “¿Palabras al azar?” “No.” Parecía molesto. “Tienen que estar en la lista.” Hizo un clic y una enorme lista se desplegó. “Hay tres partes: A, B y C, ¿vale?” “Vale.” Asentí. “Elige una de estas palabras para la primera coordenada.” Fumikazu borró las tres palabras anteriores y se iluminaron las opciones para la parte A. “¿Puedo elegir cualquiera de estas palabras?” “Exacto. Cuando pones las tres coordenadas, te teletransporta al campo correspondiente.” No le veía la gracia, pero poner tres palabras de una lista parecía muy fácil. Me acerqué más al monitor y me di cuenta que en el fondo había un chico llevando una capa blanca. ¿Era el personaje de Fumikazu? Se parecía mucho al Fumikazu real, no me pude aguantar la risa. “¿De qué te ríes?” “¡De ti!” señalé al personaje de la pantalla. “¡Es un experto Wavemaster!” “¿Wavemaster, qué es eso?” Fumikazu me miraba como si fuera idiota. “Es alguien que usa magia, como los magos. Pero aquí, se llaman Wavemasters.” “Wavemaster suena como un mierdecilla.” “Puede que para ti.” “Yo nunca sería un enclenque como éste.” “Calla ya.” “¿Para eso quieres que juegue, para lanzarme hechizos para que haga tus deberes?” le hice una gracia. “¡Para ya! Es sólo que creo que te lo pasarías bien.” “No como un Wavemaster pequeñajo.” “No, yo creo que te quedaría bien una Heavy Blade. Son guerreros, hermana.” “No me interesa.” Solté. “¿Por qué no? Creo que sería guay, cortando las cabezas de los monstruos con una espada gigante.” ~9~
  9. 9. .hack//Another Birth “Sí, claro.” Me volví hacia el menú que había abierto y señalé una palabra. Hidden. Hizo un clic en la primera palabra y un segundo menú se desplegó. “Vale, ahora elige otra. ¿Cuál es la siguiente?” preguntó. Fumikazu iba bajando la lista para ver todas las opciones. Al contrario que en el otro menú, algunas de las opciones contenían más que una palabra, pero este añadido de variedad no hacía que parase de aburrirme. Seleccioné el siguiente al azar. “Um… ¿y qué tal Forbidden?” “Hidden. Forbidden. Suena prometedor.” Sonrió. En cuanto hizo un clic apareció el menú para la parte C. Sólo verla sabía cual quería. “¿Y qué tal Holy Ground para la última?” “¡Perfecto! Hidden, Forbidden, Holy Ground.” Haciendo una mirada atrás, este fue el fatídico punto de no retorno. Si de alguna manera hubiera sabido las devastadoras consecuencias de mi elección, hubiera cambiado… Pero entonces, ninguno de los dos tenía ni idea. “Suena genial,” dijo Fumikazu. “Seguro que hay un montón de monstruos para matar.” Me acordé de que mi madre nos esperaba a bajo. “Mamá te va a matar si no mueves tu culo para ir a cenar.” “Vale, bajo en un minuto.” Se fue la imagen del monitor en cuanto se puso las gafas o FMD, o como cuernos se llame, lo que se pone en los ojos. Moví la cabeza y bajé las escaleras, pensando en las palabras que escogí: Hidden, Fordibben, Holy Ground. Odiaba admitirlo, pero sonaba bien. Abajo, encontré a Kouta dibujando con los rotuladores. “¿Qué estás haciendo Kouta?” Eché un vistazo al papel. Se podían distinguir vagamente a cinco personas dibujadas con varios colores. Nuestra familia, deduje. Mamá salió de la cocina. “¿Y Fumikazu?” “Uh, terminando con el juego. Dijo que bajaba en un momento.” Entonces se oyó un gran golpe por encima de nosotros. Mamá y yo intercambiamos miradas. “¿Fukimazu?” le llamé. “¿Estás bien?” Un largo silencio como respuesta. Corrí escaleras arriba y abrí la puerta. Fumikazu estaba tendido boca arriba, inmóvil, con las piernas enredadas en la silla caída, y aun cogía el mando con fuerza. “¡¿Qué ha pasado?!” chillé. Le sacudí, pero no respondía. Le quité las gafas de la cabeza. Tenía los ojos en blanco, sus pupilas estaban echadas hacia atrás. No se movía. ~ 10 ~
  10. 10. .hack//Another Birth “¡Despierta!” le bofeteé en la mejilla. Estaba pálido. Corrí escaleras abajo, las piernas me temblaban. Intenté decirle a mi madre que llamara una ambulancia, pero solo me salían sollozos. “¿¡Akira, qué ha pasado?!” gritó mi madre. El corazón me iba a mil; no podía pensar. Me hundí en el suelo mientras ella corría hacia arriba. El sonido de la ambulancia me despertó con un sobresalto. Levanté la cabeza y me di cuenta de que mi madre estaba al borde de echarse a llorar. “¡Akira, tienes que controlarte! Necesito que cuides de Kouta, ¿vale?” Un momento después, se había ido. Oía cómo el sonido de la sirena iba apagándose en la distancia. Cogiendo a Kouta, subí las escaleras tambaleándome y entré en la habitación de Fumikazu. Le di un golpe con el pie a las gafas sin querer, que ahora estaba en el suelo. Salía una luz de dentro. Bajé a Kouta y miré por las gafas. No podía creer lo que veía. Veía lo que parecía el interior de una iglesia. Pero a mi me parecía más un sitio maligno. En el altar había la estatua de una chica atada con cadenas. ¿Y esto es un juego? Estaba asustada. De repente, la imagen se congeló y unas letras parpadeantes aparecieron: SYSTEM ERROR. Me quité las gafas y vi a Kouta jugando con el teclado. “Lo siento,” Kouta se disculpó. “No pasa nada.” Le abracé fuerte. Cuando mamá volvió a casa, su cara reflejaba dolor mientras iba contando las malas noticias: Fumikazu estaba en coma. ¿Se lo causó el juego, o había ya algo mal en Fumikazu? Papá se quedó atónito cuando se enteró. Nos fuimos a la cama casi sin decir nada más. No podía dormir; pensamientos sobre mi hermano me acechaban a cada segundo. Un bache en la carretera hizo que volviera en mí, en el autobús de camino a casa. Me sentía como si de repente hubiera recordado una pista muy importante. Encontrar a Fumikazu inconsciente en el suelo de su habitación había hecho que olvidara algunos detalles, ¿pero por qué no lo he recordado hasta ahora? En los días siguientes de entrar en coma, leí todo lo que pude de lo que podía o no hacer entrar en coma por culpa de los videojuegos como le pasó a Fumikazu. Una de las cosas que aprendí fue sobre una condición llamada RPC, o respuesta fotocompulsiva, que ocurre cuando una imagen parpadea muy rápido. A veces causa ataques, pero sólo a la gente susceptible a esos ataques. Encontré un artículo que hablaba de un programa llamado “Deadly Flash,” que explotaba ese fenómeno, se había extendido por toda la red desde hacía un año como un tipo de broma. De todas maneras, no había habido casos de esto desde hacía seis meses. Pero el de Fumikazu fue en el medio del juego, por lo que un programa externo parecía poco probable. Además, los efectos de RPC parecían pasarse muy rápido, pero Fumikazu no salía de su coma, por lo que no parecía ser eso. Pero volviendo atrás, pensando en las palabras que elegí en el menú —Hidden, Fordibben, Holy Ground— no podía dejar de pensar que algo en el juego, o yo (ya que había elegido las palabras), era el responsable de de que cayera en coma. Y desde que cayó en coma, he tenido ese sueño recurrentemente. ~ 11 ~
  11. 11. .hack//Another Birth Y la iglesia que vi, con esa estatua espeluznante… de repente me acordé de una conversación que tuve con mis amigas hace un mes. El novio de Shouko, Yuuji, estaba jugando a The World. “He oído que otro fantasma ha aparecido. ¿Y tú?” “Sí, lo leí en la BBS,” contestó Shouko. “¿Es algún tipo de evento?” saltó Miho en la conversación. “¿Hey, por qué no nos encontramos esta noche en la iglesia?” sugirió Yuuji. “¡No! Seguro que está embrujada,” replicó Shouko. “Es sólo un juego,” respondió. Entonces, ignoraba mucho de lo que decían. Pero ahora, la iglesia, el fantasma, y lo que vi a través de las gafas, me daban vueltas en la cabeza. Me di cuenta de que lo entendería mejor si lo veía por mi misma. Decidí entrar en The World. ¿Pero qué pasa si termino como Fumikazu? ¡Mis pobres padres estarían desolados! Puede que no deba ir después de todo. Pero si no voy, nunca descubriré nada. ¿Habría pasado algo de esto si no hubiera elegido esas palabras? Si había caído en coma por algo que hice, es mi responsabilidad hacer lo que pueda para ayudarle. Cuando llegué a casa, subí a mi habitación y me senté en frente de mi ordenador. Me conecté y registré una nueva cuenta, para crear mi personaje. Me acordé de Fumikazu diciendo que me iría bien una Heavy Blade, así que lo elegí como mi clase. Después, me pedían que pusiera los puntos entre ataques y defensa física y mágica. Como llevar una espada enorme era puramente fuerza bruta, puse casi todos los puntos en ataque físico. Al final, me pedían el nombre del personaje. Era una chica, así que al principio pensé que debía ser elegante. Entonces pensé en Fumikazu tumbado en la cama del hospital, y en lo que los hermanos pequeños dependen de las hermanas mayores para protegerles. Y entonces el sueño que había tenido estos días, y en mi otro yo llevando un vestido negro azabache, rodeada de pétalos de rosas. La manera en la que permanecía de pie, fuerte y hermosa a pesar de de estar cubierta de heridas, resonaba en mí... estaba dolida por mi hermano, pero quería ser fuerte y madura para luchar contra el dolor y la oscuridad que parecía estar tan cerca de mi. Hice funcionar el cerebro y escribí el nombre. Y en un segundo, BlackRose puso sus pies en The World. ~ 12 ~
  12. 12. .hack//Another Birth ~ 13 ~
  13. 13. .hack//Another Birth Me paralicé al ver el escenario. Estaba de pie en frente del canal; el sol volvía al agua un color naranja fuego. Casas de ladrillo y de piedra estaban alineadas a través del canal: vi extraños patrones adornados en las paredes y las puertas. Después, aprendí que se llamaban “Waves” y representaban los diferentes elementos de poder, como tierra, aire o fuego. Los que controlaban esos poderes, como Fumikazu, se llamaban Wavemasters en vez de magos. Cerca de mí giraba algo que se llamaba Puerta del Caos, el método de teletransportación a otros pueblos o al mundo exterior. Brillaba con un matiz dorado. A mi alrededor, había gente hablando animadamente. Pude ver un montón de tipos de personajes mientras iban pasando. Alguien con una gran armadura verde estaba detrás de mí. Casi no tuve tiempo de verle cuando ya había desaparecido por la Puerta del Caos. Los personajes no se podían golpear entre ellos, pero la rapidez con la que pasó me hizo tener un escalofrío. Decidí que tenía que moverme de la puerta. Pero no era tan fácil como había pensado. Habían pasado años desde la última vez que había cogido un mando de consola; el paisaje que podía ver se estaba volviendo borroso. ¡No iría a ningún sitio si primero no aprendía a moverme! Por los alrededores, los personajes me miraban. Uno de ellos se acercó. “¿Eres novata?” Intenté girarme en su dirección y así ver quién era. El Heavy Blade que estaba detrás de mí, se rió, y avisó al Blademaster que estaba con él. “Soy Nova, y él es Chimney. ¿Has empezado a jugar hoy?” “Sí, hace unos minutos.” Silencio. Parecía que estaban hablando entre ellos, pero no podía oír nada. El silencio me hizo poner nerviosa. Odiaba estos juegos. “¿Sabes cómo moverte?” preguntó Chimney de golpe. “Si no sabes, puedo enseñarte.” Chimney caminaba en círculos a mí alrededor. “Tranquila. Sólo queremos que aprendas rápido para que puedas disfrutar de The World.” Sonrió Nova. Parecían simpáticos, por lo que decidí aceptar su oferta. “Um, sí, por favor,” contesté. “Creo que necesito toda la ayuda posible.” “Entonces te invitaré al grupo. Será más fácil enseñarte así. ¿Intercambiamos direcciones de miembro?” ¿Direcciones de miembro? ¿De qué estaba hablando? Cogí el libro de instrucciones, pero de repente apareció una ventana en mi pantalla. Nova>> ¡quiere formar un grupo! Sin saber muy bien dónde me metía, entré en el grupo. “Pon el chat en Modo Grupo.” “Um… vale.” ~ 14 ~
  14. 14. .hack//Another Birth ~ 15 ~
  15. 15. .hack//Another Birth Me explicaron los diferentes tipos de chats, incluyendo en el que sólo hablas con la gente de tu grupo, hablar en secreto con otra persona, o hablar con cualquiera que estuviera cerca, que era el que estaba por defecto. Nova y Chimney también me enseñaron con mucha paciencia, a moverme y los comandos básicos. Después de aprender lo básico, andaba un poco torpe por la ciudad. Estuve jugando una hora entera cuando nos acercamos a la orilla del canal. “¿Y por qué has empezado a jugar a The World?” preguntó Chimney. “¡No puedes hacer preguntas como esas!” le regañó Nova. “¿Por qué no?” “Es grosero.” “Vale, lo siento,” se disculpó Chimney. “No pasa nada,” le respondí. Nova cambió de tema, “Me gustaría ir a algún sitio a matar monstruos. Lo siento, tenemos que irnos ya.” “¿Ya es tan tarde?” preguntó Chimney. “Ya habíamos hecho planes. ¡Espero que juguemos juntos otra vez!” se ofreció Nova. “¡Nos vemos!” Añadió Chimney animado. Usé el comando que me enseñaron para saludar. “¡Gracias por la ayuda!” “Envíame un e-mail si hay algo que no entiendas, ¿vale? Nos vemos,” dijo Nova. “Ah. Cuando te acostumbres, deberías ir a Hidden, Forbidden, Holy Ground.” ¿Cómo conocía ese lugar? “No hay nada en ese mapa. No hay monstruos. Es seguro, o sea que es seguro,” añadió Chimney. Se despidieron y se marcharon. Sus iconos de estatus desaparecieron de mi pantalla. No podía sacarme las últimas palabras de Chimney de la cabeza. ¡¿Cómo podía ser Hidden, Forbidden, Holy Ground un lugar seguro?! Con mis nuevas habilidades, me fui hacia la Puerta del Caos. Aunque sólo era un juego, sentía las piernas pesadas. Si es seguro, ¿qué es lo que le paso a Fumikazu? Tenía la sensación que había algún tipo de demonio escondido en algún lugar. De todas formas, lo único que podía hacer era ir por mi misma. No conseguiría nada si no iba. Y total, era sólo un juego, ¿no? Seguía repitiéndome a mi misma que no había nada de lo que asustarse, pero… El lloro de Kouta me trajo de vuelta al mundo real. Me quité las gafas y me giré justo cuando Kouta entraba en la habitación. Le cogí. “¿Qué pasa?” Las lágrimas le caían por las mejillas. “Mamá está asustada. Quiero estar contigo.” “Ahora estoy ocupada.” ~ 16 ~
  16. 16. .hack//Another Birth “¿Akira, te importaría ocuparte un rato de Kouta?” Dijo la voz de Mamá desde a bajo. Sonaba débil y temblorosa. Desde lo de mi hermano, ha tenido problemas con la familia, sobretodo con las necesidades de un niño de cinco años. “¿Akira, me has oído?” “Vale, Mamá.” ¿Cómo podía negarme? Me desconecté y llevé a Kouta a bajo. Se quedó conmigo toda la noche hasta que nos dormimos en el sofá viendo vídeos. El sueño otra vez. Me encontraba en esa tierra salvaje, delante de esa figura distante. Otra vez, arrastré mis pies hasta que la alcancé. Otra vez, extendí mi mano. Pero esta vez los pétalos no se vieron envueltos por un remolino. Esta vez, ella habló. “Bienvenida.” Se dio la vuelta lentamente. Sostenía una espada de oro enorme. Volvió la empuñadura hacia mí y la soltó. “¿Qué es?” Era la primera vez que hablaba en el sueño. “No…” empezó, pero las otras palabras sonaban demasiado bajito como para entenderlas. Una suave brisa hacía mover el dobladillo de su vestido. Puso la empuñadura en mi mano, y me hizo agarrarla fuerte. La espada era tan pesada que tuve que cogerla con las dos manos. Entonces me sonrió, y ese golpe de viento familiar hizo levantar los pétalos de rosa. En la danza de pétalos que casi bloqueaban mi vista, su risa estaba fijada en mí hasta que me levanté. Ella estaba herida, sola en la oscuridad, y aun no sabía porqué. Pero puede, pensé, que el coraje que mostraba en ese extraño lugar representaba el tipo de persona que yo quería ser. Si ese era el caso, cómo podía ser como ella, ¿enfrentarme a la oscuridad sin dudar? Al día siguiente, mi determinación había desaparecido. Al contrario de mi idea de ir directamente al mapa, estaba asustada. BlackRose estaba dando vueltas alrededor de la Puerta del Caos. Me senté y suspiré. Debía parecer totalmente loca. Un bajito Twin Blade que llevaba unas ropas verdes y un gran gorro que le cubría el pelo azul apareció por la Puerta del Caos. Dándome cuenta de que estaba mirándome, me giré y le dije, “¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Tienes algo que decir?” “No,” dijo sorprendido. Me eché un poco para atrás. “Ah, ya lo pillo. Eres un novato, ¿no? Debí haberlo imaginado. Escucha, aunque no te des cuenta, estás siendo muy maleducado. No es de buena educación mirar tan fijamente a la gente. Tienes que entenderlo, es igual que en la vida real. No mires fijamente a alguien.” No quería ser tratada como una novata o un bicho raro, pero claro, yo era la que le estaba mirando fijamente dando vueltas y corriendo. “Bueno, ¿qué te pasa?” dije finalmente. “No hace falta que lo digas así,” Dijo el Twin Blade. ~ 17 ~
  17. 17. .hack//Another Birth Me fui corriendo hacia el pueblo. Seguí corriendo por las calles y callejones. Cuando algo que hacia enfadar en la vida real, corría. Correr me hacía sentir como si me liberara de todo lo malo y lo lanzara al viento. Pero no podía sentir el viento en un juego, así que correr aquí no era de tanta ayuda como esperaba. Me imaginé la cara de Fumikazu en el hospital, y me acordé del sueño que tuve: BlackRose sonriendo después de darme la espada dorada. Me di cuenta que era hora de parar de correr. Di media vuelta e hice el camino de vuelta a la Puerta del Caos. La puerta brillaba dentro de mis ojos. Pensé en entrar, pero ahora era la cara del Twin Blade la que no me podía sacar de la cabeza. ¿Me odia? Seguramente. No debí de actuar de esa manera. Quería a alguien que fuera conmigo, así no tendría que ir sola. Esperé al lado de la puerta a ver si reaparecía. ¿Pero cómo iba a hablar con él si lo hacía? Sonaría muy raro que le pidiera ir conmigo. ¿Por qué tendría que invitarle a él? Si quería compañía podría pedírselo a Chimney y a Nova. Mientras esperaba indecisa, apareció el Twin Blade. Caminó hacia delante. “¡Espera!” Se volvió en mi dirección. “Mira, lo siento por la manera en la que actué antes, pero conozco unas palabras muy interesantes. Si vienes conmigo, te las diré.” Era una trampa, pero tenía la sensación de que iba a picar. “¿Palabras?” “Sí, ya sabes, para la puerta,” contesté. “Ah. Quieres decir un destino.” “Sí.” Permaneció en silencio durante un momento. Debía estar pensando sobre la oferta. “¿¡Vas a responder?!” grité. “Sí, vamos.” Le envié mi dirección de miembro y formamos grupo. Cuando sus estados aparecieron en mi pantalla, vi que su nombre era Kite. También pude ver que debía ser igual de nuevo en el juego que yo. ¿Entonces por qué actuaba como un sabelotodo?” “¿Dónde vamos?” preguntó. “Las palabras son Hidden, Forbidden, Holy Ground.” “¡Vamos!” Entré el destino en el mismo menú donde Fumikazu me enseñó. Hidden, Forbidden, Holy Ground. ¿Es este el lugar? Mi corazón estaba lleno de incerteza. “¡Ala, mira esto!” dijo Kite cuando llegamos. Había una construcción de piedra delante de nosotros. Rodeándolo había un banco de nubes. Era el crepúsculo. No había nada más. ~ 18 ~
  18. 18. .hack//Another Birth Puede que estuviera equivocada con este sitio. Kite me miró mientras echaba un vistazo. “No hay nada. ¡Vamos a dentro!” Kite se dio la vuelta y echó a correr. Le seguí. El edificio no estaba muy lejos. Había una enorme puerta abierta por un lado. Nos metimos a dentro con cautela. Cuando entramos y vi lo que había dentro, mis ojos se abrieron. No había duda. Este era el lugar que vi la noche en que Fumikazu cayó en coma. La estatua de la chica encadenada estaba en el altar. “Hey.” Señalé hacia la estatua. “¿Qué es eso?” De repente, hubo un destello que provenía de un lado de la iglesia, y me giré para ver lo que parecía un enano muy feo. Avanzaba desde su alcoba secreta hacia nosotros, Levantó las zarpas y enseñaba los dientes. “¡Ahh! ¡Vete!” grité mientras movía la espada. Entonces me di cuenta de que no sabía como luchar en el juego. ¿Había comandos especiales o algo? Mientras cogía el manual con una mano, apretaba botones al azar de mi mando con la otra. Aparentemente hice algo bien, porqué apareció un pequeño icono encima del monstruo mientras desaparecía. Se leía: 70 de experiencia. “Ah, era muy flojito, ¿eh?” Dije disimuladamente. “No has necesitado ni mi ayuda.” Dije para que no se notara que estaba asustada. “Uhm, sí, me las he arreglado.” No creo que Kite se creyera mi actuación, pero se dio la vuelta y empezó a correr. Le seguí de cerca, mi corazón iba a mil mientras él examinaba la estatua. La estatua de la chica estaba atada por ocho cadenas, una en cada muñeca, codo y rodilla, así como la cadera y el cuello. No me parecía que estuviera consagrada en esta iglesia… sino más bien prisionera de ella. “Parece muy triste,” murmuré. Kite miró hacia el pedestal, parecía haber algo escrito. “¿Qué dice?” pregunté. “Skeith, Innis, Magus. No puedo leer más después de esto. La inscripción está borrosa.” “¿Qué crees que significa? ¿Serán nombres?” Kite se encogió de hombres y frunció el ceño mirando las letras borrosas. Esperé en silencio mientras continuaba estudiando la inscripción. Pensé en este extraño que había accedido a venir conmigo. Me preguntaba quién sería en la vida real. De todas maneras, tenía la impresión de que era un buen chico. Me preguntaba si debía contarle la razón por la cual estaba aquí. Fumikazu… ¿debo? Decidí que como mínimo debía probarlo. “Eres más majo de lo que pensaba. Quiero decir, no te enfadaste conmigo después de nuestro primer encuentro, y accediste a venir aquí conmigo a pesar de que sabías que era nuevo en el juego. Pero la verdadera razón por la que...” ~ 19 ~
  19. 19. .hack//Another Birth La puerta se abrió detrás de nosotros. Los dos nos giramos sorprendidos. “¡Hey! ¿¡Que hacéis?!” Preguntó un Blademaster. Mientras caminaba a través del umbral. Al contrario que ningún otro personaje de los que había visto, un par de grandiosas alas salían de su armadura azul y plateada. El pelo plateado hacía de marco a su enfadada expresión mientras nos miraba. Quería decirle que eso no le importaba, ¡pero parecía tan enfadado como para matarme! “¿¡Y tú?!” Me defendí. “¡No hay tiempo para explicaciones! ¡Estar aquí es demasiado peligroso!” gritó el caballero. “¿Qué?” dije. “¡Os digo que os vayáis!” Soltó de repente. Un nombré apareció encima de su avatar: Balmung. “¿D... de qué estás hablando?” tartamudeé. Pero antes de que pudiera acabar de hablar, la pantalla se volvió loca; el color se puso en negativo, y un extraño sonido entraba por mis auriculares. Sobre nosotros, parte del techo se distorsionó y se hizo un agujero. Se ensanchó, hasta que salió un monstruo enorme. La criatura no tenía cabeza, llevaba una calavera en su mano derecha y sostenía una espada en la izquierda. “¡Iros de aquí!” gritó una vez más Balmung, entonces saltó hacia el monstruo. Con un destello plateado del caballero, el monstruo se cayó sobre sus rodillas y se volvió. El Blademaster le había derrotado de un golpe. Dejé salir un suspiro de liberación, pero entonces el sonido volvió a retumbar. Los colores de la pantalla se volvieron a invertir, mientras un extraño campo violeta envolvía el cuerpo del monstruo. El color volvió, y la criatura se levantó y dejó salir un gran rugido. “Este también…” murmuró Balmung mientras preparaba su ataque. ¿Es parte de algún evento? “¿Por qué no está esa cosa muerta? Preguntó Kite. “¿Qué pasa? ¿Por qué brilla de esa manera?” “¡Es un Data Bug!” gritó Balmung. “¡Un virus ha reescrito sus parámetros... tiene vida infinita!” ¡Eso quería decir que no se podía derrotar! ¡Imposible! Estaba mirando al monstruo, tenía la garganta seca. “¡Debe ser este!” chillé. ¿Podría ser esta criatura —o Data Bug— la que atacó a Fumikazu? Estaba segura que había luchando valientemente mientras sus puntos de vida iban disminuyendo poco a poco. Si eso era cierto, era mi culpa. Yo elegí su destino. Yo le traje aquí. Un montón de emociones me embargaban; remordimientos, rabia, pena y desesperación. Blandí mi espada. “¡Te mataré!” chillé mientras cargaba hacia él. Balmung gritó detrás de mi, pero no pude oír lo que decía. ~ 20 ~
  20. 20. .hack//Another Birth ~ 21 ~
  21. 21. .hack//Another Birth Golpeé al monstruo. Sabía que no podía derrotarle, pero la furia me dominaba. “¿¡Es qué no me has oído?!” Balmung apareció a mi lado, continuado su ataque. Su voz sonaba ácida; él sabía que era imposible de vencer. “¡No puedo huir!” golpeé al monstruo una y otra vez... sin efecto. “¡Fumikazu!” chillé como grito de guerra. De repente, una luz brillante salía detrás de mí. La criatura recibió un ataque directo, y las líneas de luz se desvanecieron. Balmung dio otro golpe con la espada, y se cayó al suelo, muerto. Esta vez desapareció, como todos los monstruos derrotados hacen. “¿P... pero cómo...?” Balmung tartamudeó. De repente me sentí débil y cansada; la fuerza me había sido extraída de mi cuerpo. Me recosté en mi silla. Balmung se volvió hacia Kite. “Ahora lo entiendo,” declaró fríamente. “Mírate. Eres tan malo como los virus que causan esto. ¡Pensar que he sido salvado por ti!” ¿De qué habla? “No, no soy yo. Quiero decir… Yo no sé...” Intentó de explicar Kite. “¡No me mientas!” Balmung estaba justo delante de Kite. No podía entender porqué estaba tan enfadado. “¿¡Qué es lo que pasa?!” grité. “Desde hace poco, muchos lugares The World han sido dañados por un extraño virus. ¡El que esté desperdigando este virus no merece compasión!” Soltó Balmung en un ataque de rabia. “No esperaba encontrar al responsable tan rápido.” “Pero que no he hecho nada,” dijo Kite. Balmung levantó su espada. ¿Cómo podía ser Kite responsable de esto? No tiene sentido. Pero de alguna se las ha arreglado para vencer al monstruo con un golpe mágico. ¿Qué ha hecho? “¡Defiéndete!” dijo Balmung. “¡No lo haré! ¡No hay ninguna razón para luchar!” “¡Yo tengo una maldita buena razón! ¡Desenfunda!” El Blademaster avanzó. “No quiero luchar,” insistió Kite, “yo sólo…” Estaba furiosa. “¡¿Pero qué es lo que te pasa?!” le grité a Balmung. “¡Esa no es forma de hablarle a alguien que te acaba de salvar la vida!” Nos miramos los tres. Finalmente, Balmung guardó su espada. “Aun no te creo,” dijo. “necesito tiempo para pensar en esto.” Se volvió y caminó hacia la puerta. “¡Pero si descubro que tienes algún tipo de relación con los hackers, te destruiré!” Se fue. ~ 22 ~
  22. 22. .hack//Another Birth ~ 23 ~
  23. 23. .hack//Another Birth Miré a Kite y me di cuenta por primera vez que sus ropas habían cambiado de verde a naranja. Tenía extraños diseños en sus ropas. “¿Qué le ha pasado a tu aspecto?” pregunté. “¿Y ha sido algún tipo de magia la que has usado para derrotar al monstruo?” Kite se molestó. “No lo sé.” De alguna manera, la magia de Kite hizo vulnerable al monstruo al golpe final de Balmung. ¿Pero cómo lo hizo? El virus había reescrito los datos de los monstruos para hacerlo invencible, pero Kite volvió a reescribirlos, volviéndolo un monstruo normal. ¡Pero él es un novato como yo! Aunque había algo en lo que dijo Balmung… Mire más de cerca de Kite y me di cuenta que la ropa no era lo único que había cambiado: había aparecido un brazalete en su mano derecha. Dándose cuenta que estaba mirando al brazalete, Kite lo tocó con su mano izquierda. Se quedó en silencio durante un largo rato. Cuando finalmente habló, su voz estaba llena de pena, como un niño perdido sin esperanza de encontrar su casa. “Orca cayó en coma.” Dejé caer el mando. ¿Un coma? El sonido de mi corazón retumbaba fuerte en mi cabeza. Kite me contó su historia. Era un novato, como indicaba su nivel. Había empezado a jugar después de que lo invitara su amigo Orca. Parece ser que Orca se había ganado un lugar en The World como Blademaster. Era incluso una leyenda. Le prometió a Kite a enseñarle las bases, pero la primera vez que fue con Kite a un mapa, vieron a una chica siendo perseguida por un monstruo, cosa que Orca nunca había visto. La chica intentó darle a Orca algo parecido a un libro, pero el monstruo saltó entre ellos y atacó. La lucha fue demasiado para Orca. Le mató. Normalmente cuando los personajes mueren en The World, sale un signo de muerte encima de ellos y desaparecen, pero cuando el monstruo derrotó a Orca, Orca fue envuelto en una misteriosa luz y los datos de su personaje se rompieron en pedacitos. O por lo menos eso fue lo que entendí: la explicación de Kite era un poco liosa. Se emocionaba cuando hablaba de ello. A Kite también casi le mata la criatura, pero justo antes de su golpe final, algún tipo de vara cayó del cielo y le teletransportó a otro mapa. Su vida había sido salvada, pero no sabía bien por qué. Después, Kite intentó contactar con su amigo, pero no respondía. No fue hasta después que se enteró que había caído en coma. Mi cabeza daba vueltas. Mi segundo día de juego, y ya había conocido a alguien en la misma situación. Kite continuó su historia. “Cuando Balmung estaba luchando contra el Data Bug, pensé que le pasaría lo mismo que a Orca, así que quería pararlo desesperadamente. De repente oí una voz… creo que era la chica que vimos que estaba siendo perseguida, la que intentó darle el libro a Orca. Creo que de alguna manera me dio la habilidad para derrotar al Data Bug.” ¿Así que el mismo poder que puede dejar a alguien en coma puede derrotar a los monstruos que lo usan? “No entiendo este poder ni lo que ella quería que Orca hiciera con él. Sólo sé que ahora es mío y quiero usarlo para salvar a Orca, pero…” se pausó, intentado aclararse. “Pero no sé como.” ~ 24 ~
  24. 24. .hack//Another Birth Entendía su angustia y desesperación. Pero no era algo que pudiera expresar en palabras. Lo único que podía hacer era mirarlo y asentir. Volvimos en silencio al pueblo raíz del Delta Server, Mac•Anu. Como siempre, la Puerta del Caos estaba dando vueltas, pero su perfecta forma redondeada, ahora me parecía un poco deformada. The World era un mundo muy bonito, pero había oscuridad corriendo en su interior. Como mínimo, al final pude obtener alguna pista, pero necesitaba tiempo para asimilarlo todo, así que le dije a Kite que necesitaba dormir y me desconecté. Mientras me iba, pude sentir como sus tristes ojos me miraban. Temblé. La habitación estaba fría. Aunque ya había dejado The World, lo que vi fue demasiado intenso como para olvidarlo fácilmente. Sentía el brazo flojo, como si hubiera estado cogiendo una espada pesada en la vida real. Esto me hizo recordar la espada que me daban en el sueño. De alguna manera, la memoria de los músculos de mi brazo empuñando la espada, unía el juego con el mundo real. Me estiré. Me levanté de la silla y decidí echar un ojo a Hana, la mascota de Fumikazu. Entré silenciosa en la habitación de Fumikazu. Cogí a Hana de su cesta, entonces me senté en frente de la ventana y la dejé en mi regazo. Un año antes, hubo una prohibición sobre estos pequeños animalitos, pero fue justo después de que mi hermano lo comprara con el dinero de su cumpleaños. Cuando Fumikazu la trajo por primera vez, no me hacía mucha gracia: me recordaba demasiado a una rata grande. Pero crecí acostumbrada al perrito de la pradera, y me encantaban estos momentos de tranquilidad, sentados juntos en la oscuridad. Sus párpados iban cayendo mientras la acariciaba. “¿Qué es lo que ha pasado? Es sólo un juego, ¿no?” murmuré. Hana hizo un ruidito. Miré la lluvia caer por la ventana y me preguntaba si podría seguir yendo a The World. ¿Acabaré como Fumikazu? Si Kite no hubiera usado su magia, podría estar inconsciente ahora mismo. No tenía suficiente información. Ni era lo suficientemente fuerte. Hana se retorcía entre mis manos. Me di cuenta que la estaba cogiendo demasiado fuerte. “Lo siento,” dije, acariciándola la cabeza para hacer las paces. Me fijé en la foto de familia que estaba encima de la mesa de Fumikazu. Amable Fumikazu… él siempre creía en todo el mundo. Eso a veces le metía en problemas, aunque le traicionaran, nunca dejaba tirado a nadie. Decidí que creería en Kite. Devolví a Hana a su cesta y le di de comer. “Tienes que comer más,” le dije. (Estaba comiendo menos desde lo de Fumikazu.) Fui a mi habitación y decidí enviarle un mail a Kite. Escribí rápidamente un mensaje corto: No entiendo muy bien lo que ha pasado, pero creo tu historia. Estoy muy ocupada con el colegio, pero me gustaría ayudarte en tu búsqueda. Por favor, contacta conmigo cuando quieras continuar. Cliqué en “Enviar” y sentí una punzada de remordimientos. Las dudas volvían, pero entonces me di cuenta que me estaba volviendo neurótica. ~ 25 ~
  25. 25. .hack//Another Birth Me hubiera gustado no estar tan asustada. Quería ser fuerte y valiente... como BlackRose. Mi otro yo, que vivía en The World. Ella no se quejaba, sin importar lo que fuera. ~ 26 ~
  26. 26. .hack//Another Birth ~ 27 ~
  27. 27. .hack//Another Birth Sostenía la delicada mano de Fumikazu mientras le contaba la aventura de la pasada noche. Le hablé de Orca, para que supiera que no estaba solo y que estaba tratando de salvarle costara lo que costara. Pensando en lo que había pasado, me sentía como si hubiera hecho algún progreso, pero no sabía qué significaba. Todo estaba aun demasiado disperso, y me hacía estar confusa. Y también que estaba yendo en la dirección correcta. Realmente fue muy tranquilizador encontrar a un aliado como Kite: alguien que perseguía la misma meta que yo. Pero si no le hubiera propuesto a Fumikazu esas palabras… “Es mi culpa que estés así,” le dije a mi hermano. “lo siento.” Le apreté la mano. Aunque intentaba no pensar en ello, no podía sacarme de la cabeza el sentimiento de culpa. Cuando llegué a casa, fui directa al PC. El familiar “ding” de un nuevo mail; había dos mensajes. Uno era de la CyberConnect Corporation, así que asumí que debía ser la confirmación de registro o algo así, el otro era de Kite. Lo abrí rápidamente. Gracias. Espero verte pronto. Parecía muy indiferente. Puede que no le hubiera tenido que enviar un mail después de todo, pensé, pero antes que pudiera planteármelo, oí a mamá que me llamaba para ir a cenar. Hemos estado comiendo tarde últimamente porque mamá iba a visitar a Fumikazu al hospital. De hecho, cada aspecto que tuviera que ver con la casa, había cambiado desde lo de Fumikazu. Se habían ido las bromas en la mesa, ahora era todo pura educación. El único tema de conversación fue que Kouta dijo que la comida estaba “ica” en vez de “rica”. En el pasado, mamá nunca había permitido encender la tele durante la cena, pero ahora nadie se molestaba en apagarla. A veces, el sonido de unas risas nos incomodaban, pero los ocasionales ratos de silencios eran mucho peor. Me senté, y volvió mi sentimiento de culpa al ver la expresión de mis padres. Nadie estaría así si no hubiera elegido ese estúpido destino, esas palabras fatales. No tenía hambre, pero mi mamá se enfadaría si no comía. Me puse el bol de arroz delante de la boca y empecé a comer con los palillos. Mamá me echó la bronca. “Akira, para de comer así. Hisashi, dile algo.” Papá me miró, pero se quedó callado. Decidí empezar una conversación a ver si así calmaba el ambiente. “Van a anunciar quién será el primero del equipo de tenis. Tengo que mantenerme fuerte.” Me remangué e hice fuerza con el bíceps. Papá sonrió. “Les vas a machacar. Siempre has tenido buenos reflejos.” “Soy como tú, papá. Buena en deportes y mala en los estudios.” Me forcé a mi misma a sonreír. “¿Qué quieres decir con malo en los estudios? Soy un profesor, ¿sabes?” dijo, orgulloso, sacando pecho. “Sí, un profesor de educación física.” Kouta se rió. ~ 28 ~
  28. 28. .hack//Another Birth “Incluso un profesor de educación física necesita un graduado, y no te dan uno si no estudias,” me recordó papá. “Sí, ¿pero lo odiabas, no?” “Bueno…” “¡Ves!” dije triunfal. Papá parecía herido y no contestó. Se volvió a la comida. La mesa estaba en silencio. Intenté que no se apagara mi sonrisa, pero no tenía nada más que decir. Vaya mierda. “Mami, tengo que ir a hacer pipí,” Kouta estiró la manga de mamá. “Vale.” Kouta y mamá dejaron el comedor. Papá miró hacia atrás como para asegurarse de no ser oído, entonces se volvió y me miró. Me hizo ponerme nerviosa. “Akira,” dijo en voz baja. “Lo siento.” “¿Eh?” “No tienes que forzarte en estar animada sólo porque eres la hermana mayor.” Se había dado cuenta. “No estoy forzando nada,” insistí. Me devolvió la sonrisa y volvimos a la comida. Cuando me levanté para lavar los platos, le oí decir bajito, “Tu padre también tiene que ser fuerte.” Me senté delante del ordenador, sin poder moverme. De repente tenía miedo de volver a The World. ¿Qué pasa si termino como Fumikazu? Mi familia se moriría del disgusto. Paralizada como estaba, me di cuenta que hoy no había posibilidades de que me pudiera conectar. Puse el mando encima de la mesa, me quité las gafas, y me estiré en la cama. Sabía que podría aprender mucho en el juego, pero que también podría perder mucho. Con esta marea de pensamientos en mi cabeza, me dormí. No tuve ningún sueño esa noche. Estaba desilusionada. A lo mejor mi otro yo se había ido ahora que me había dado la espada dorada. “¡Mirad! Esta vez tengo pruebas,” dijo Yuuji orgulloso. Se acercó a Risa, Shouko, Miho y a mí mientras nos comíamos la comida. “¿Hablas del juego otra vez?” Shouko hizo pucheros. Más tarde, parecía que de lo único que hablaba Yuuji mientras comía era de juegos. “Mira, cariño, he entrado esta mañana a la red y he encontrado un nuevo tema sobre el fantasma. Juran que es cierto. ¡Vamos a verlo esta noche!” ¿Fantasmas? Tenía que preguntar, “¿Sabes de algún área dónde aparezcan fantasmas?” Todos se volvieron hacia mí y me miraron sorprendidos. “¿No me digas que estás jugando a The World, Hayami?” ~ 29 ~
  29. 29. .hack//Another Birth “No. Es que no puedo evitar estar un poco interesada… quiero decir, os he oído hablar mucho sobre esto, es inevitable que pille algunas cosas.” No podía contarles que estaba conectada a su juego; querrían juntarse conmigo. Sabiendo a los peligros que me he enfrentado y el hecho de que esté buscando el origen del virus, no podía poner en peligro a mis amigos. Aunque, ellos estaban acostumbrados a jugar por diversión. No quería perder el tiempo en tontas aventuras cuando tenía algo importante que hacer. “Sí, ¿te imaginas a Akira jugando?” bromeó Miho. “Pues no. No es de ese tipo de gente.” “Aunque tengo que admitirlo, sería divertido jugar todos juntos,” añadió Shouko. “¡¿Estás bromeado?!” le regañó Risa. “¡Deberías ver a Akira entrenando a tenis! Está totalmente dedicada a su revés y a su servicio. No tiene tiempo que perder con los videojuegos. ¡De hecho, va a ser la primera del equipo!” “Risa…” dije. “No creo que eso…” Estaba contenta de que Risa me apoyara así, pero... ¿primera? ¿Yo? Risa también estaba en el equipo —hemos sido amigas desde la primaria; y fue la que me convenció de que probara esto del tenis— así que ella sabía mejor que nadie que había mucha gente que llevaba ya tiempo; así que no había posibilidades de que me cogieran. “Je, no me tomes muy en serio,” retrocedió Risa. “Era sólo una broma.” Me volví a sentar. Por supuesto que era una broma. Debí haberme dado cuenta y seguirle el juego. Pero para mí, no era una broma. Sabía que no había posibilidades que me hicieran la primera jugadora, pero dentro de mí, lo quería. Pero ahora mismo, lo que más quería era que Fumikazu se recuperara. “De todas maneras,” Risa continuó para los demás, “Akira es totalmente diferente. ¡No puedo verla sentada durante horas, en su habitación, jugando a los videojuegos!” Si ellos supieran… Después de que terminaran los entrenamientos de tenis por la tarde, el entrenador nos juntó a todos. Era muy obvio para que; detrás del entrenador, estaba el manager, Asaoka, tenía en las manos lo que tenían que ser los uniformes del primer grupo. Risa y yo estábamos juntas, nerviosas con el resto de novatos. “Después de haber prestado atención en vuestros entrenamientos hasta ahora, voy a anunciar a los jugadores para el próximo torneo,” dijo el entrenador. “Si os llamamos, por favor, venid a coger vuestro uniforme.” El entrenador se sacó una libretita de su bolsillo y se lo dio a nuestro capitán. “Léelo, Koura.” “Sí, señor.” Mi corazón iba a mil, aun sabiendo que no había esperanzas. “Primera, en individuales, Akira Hayami.” Mi corazón se paró. ¿Acaba de decir…? ~ 30 ~
  30. 30. .hack//Another Birth “¡Hayami! ¡Responde!” gritó el entrenador. “¡Sí señor!” volví en mí. “Coge tu uniforme.” Lancé una mirada furtiva hacia Risa, que parecía tan sorprendida como yo, entonces, tímidamente di un paso al frente y cogí un uniforme de los que tenía Asaoka. Las manos me temblaban. El uniforme estaba viejo y hecho polvo, pero me daba igual. ¡Lo había conseguido! “Me alegro que te hayan elegido,” me dijo bajito Asaoka, sonriendo. “Siempre sigues entrenando después de que todos hayan terminado, has mostrado plena dedicación.” Me alegré que se hubiera dado cuenta. “Te lo mereces. Ahora toca patear algunos culos, Hayami.” Dejó escapar una risita, pero intentó mantenerse firme; no creo que quisiera que los más pequeños la oyeran. Me gustaba Asaoka. No era la típica atleta... para mí, estaba más hecha para los clubs académicos, pero era amiga de la infancia de la capitana Koura, así que se ganó la posición. Y hacía un gran trabajo organizándolo todo. Cogí el uniforme y volví a mi sitio junto a Risa. Me temblaban las piernas de emoción. Ni pude oír los dos nombres que habían elegido para el equipo de dobles. “¡Eso es todo! ¡Ya podéis iros!” Mientras las otras empezaban a ir hacia el vestidor, las novatas se agolparon hacia mí, hablando emocionadas. Aun estaba un poco aturdida, pero Risa se había recuperado: me placó de forma brutal. “¡Akira!” se echó a llorar. “¡Felicidades!” Le devolví el abrazo. “¿Seguro que no estoy soñando?” le pregunté. Las otras novatas también me felicitaron. “¡Buena suerte, Hayami!” “¡Lo haré lo mejor que pueda!” prometí. “¡Ahora tendré que entrenar el doble de fuerte!” Al fin me aclaré. Medio camino hacia las duchas, no podía aguantar más la emoción e hice un pequeño baile de la victoria. Cuando me di la vuelta, el entrenador estaba mirando. La cara se me puso como un tomate. “¿Has acabado?” dijo. Me las arreglé para no morirme allí mismo. “S-sí , señor.” Sonrió. “Me alegra tenerte en el equipo. ¡Tengo muchas esperanzas en ti, Hayami! ¡Buena suerte!” Se marchó de la pista. Tiene grandes esperanzas en mí, pensé. Y volví a la realidad. Como primera de equipo, tenía el deber de poner todos mis esfuerzos en el equipo. ¿Pero no se merecía también Fumikazu todos mis esfuerzos? Esa noche en la cena, vi sonrisas en las caras de mi padre por primera vez en mucho tiempo. Papá dijo, “¡Esa es mi chica!” Y mamá estaba muy contenta por mí. Contagiándose del ambiente, incluso Kouta se rió. Fue genial verlos volver a la normalidad. ~ 31 ~
  31. 31. .hack//Another Birth Me relajé tanto que casi lloro de felicidad… pero hice lo posible para que nadie me viera llorar. Mientras me sentaba delante del ordenador, las dudas de la noche pasada volvían, pero ya sabía donde residían mis responsabilidades. Aunque, ya casi era medianoche cuando me conecté. Miré si Kite estaba conectado, pero si lo estaba, no respondía a mis mails. Era tarde y no tenía ni idea de a que horas estaba despierto Kite. Me di cuenta que no tenía ni una simple pista de cómo era en la vida real o la edad que tenía. Estaba caminando a lo largo del canal de Mac•Anu, pensando en qué hacer, cuando mis pensamientos se vieron interrumpidos. “¡Heyyyyy!” Me giré para ver a Chimney corriendo hacia mí, saludando. Detrás de él, Nova andaba más tranquilo. En seguida me invitaron a entrar en su grupo, y accedí inmediatamente. El mecanismo de chat en grupo, hacía las cosas más fáciles. “Cuanto tiempo.” Chimney andaba dando círculos a mi alrededor, igual que la primera vez que nos conocimos. “Sólo han sido tres días.” Sonreí. “¡Eso es mucho para mí!” Supongo que tres días es mucho tiempo para la gente que se conecta cada día. “¿Tu mail dice que quieres preguntarnos algo?” interrumpió Nova. “Sí. Os oí hablando sobre un lugar donde no aparecen monstruos.” “¿Sí? Quieres decir la iglesia, ¿no?” “Sí.” “Sí, no hay nada allí. Sólo decoración, es un buen lugar para probar tus habilidades hasta que ya seas hábil. Muchas personas que han estado allí saben que no hay nada.” “¿Y quieres decir que cosas como monstruos nunca aparecen? ¿Nunca?” presioné. “¿Qué quieres decir con cosas COMO monstruos?” “Um…” no quería contarles nada sobre el Data Bug. Chimney preguntó. “¿No tienes miedo de esa vieja iglesia, no, BlackRose?” “No, no es eso.” “¿Ha pasado algo?” preguntó Nova. “No, no ha pasado nada.” “¿Por qué no vamos juntos? Chimney y yo no tenemos nada que hacer, y ha pasado mucho tiempo desde que la visité. ¿Quieres ir?” No quería correr el riesgo de encontrarme con esa criatura otra vez. No podía yo sola con la criatura, pero tampoco quería meterles en ese problema. ¿Cómo podía disuadirlos? “Uh, no, está bien.” ~ 32 ~
  32. 32. .hack//Another Birth ~ 33 ~
  33. 33. .hack//Another Birth “¿No? ¿Y qué me dices de ir a otro sitio? ¿No has estado nunca en este sitio: Expansive, Haunted, Sea of Sand del que la gente habla?” preguntó Chimney. Tuve suerte de que cambiara de tema. “Ese sitio servirá,” añadió Nova. “El nivel del área no es muy alto. Creo que la han acabado de diseñar, será nuevo para todos nosotros.” Leí en la BBS que una chica misteriosa había sido vista allí. ¿Puede ser la chica de la que hablaba Kite? Estaba indecisa, pero también quería echar un vistazo. “Vale, vamos,” acepté. “¡Excelente decisión!” “Pues vamos ya. ¿Es tu primer combate?” No podía decir que luché el otro día, así que asentí. “Entonces también te vamos a enseñar como luchar.” “Gracias.” Llegamos a una zona desértica con unas conchas gigantes (como para vivir dentro de ellas), y a veces estrellas de mar (gigantes también). El área aparentemente había sido diseñada como un océano seco. “Oh, Dios, hay un montón,” murmuró Chimney. “¿Muchos que?” dije. “Portales mágicos,” dijo Nova mientras apuntaba a una esfera brillante y dorada con diseños hechos a mano. “Si te acercas a eso amarillo, invocarás un portal mágico. Pruébalo, BlackRose.” Me acerqué. La esfera tenía el doble de mi tamaño. En el instante que mi avatar estaba lo suficientemente cerca como para tocarlo, los patrones de la superficie empezaron a desenmarañarse y se abrió. Apareció un tesoro azul. “Que mal, no es un monstruo.” Nova parecía contrariado. “No pasa nada. Vamos a abrirlo,” añadió Chimney. “¡Espera!” gritó Nova. Ignorando la petición de Nova, Chimney abrió el tesoro. Hubo un flash de luz —una explosión— y la vida de Chimney pasó a rojo; casi estaba muerto. ¿¡Qué demonios ha pasado?! “Jo, otra bomba,” dijo Chimney. “¡Idiota, habrías podido matar a BlackRose! ¿Qué hubieras hecho si la hubiera pillado la explosión?” “Ah, sí. Lo siento.” Nova se enfadó. Conjuró un hechizo y los puntos de Chimney volvieron a la normalidad. “¿Son comunes las bombas?” pregunté. ~ 34 ~
  34. 34. .hack//Another Birth “Sí, pero Chimney es un “completador” de las trampas.” “¿Un «completador»?” “Exacto. Dice que quiere activar como mínimo cada tipo de trampa una vez.” Nova se volvió hacia su amigo. “No seas así Chimney. Es muy molesto,” se burló. “¿Chimney casi muere por la bomba?” engullí. ¿Estos tíos están locos? “Los tesoros de color azul tienen trampas dentro. Tienes que usar un alambre de la fortuna y volverlo amarillo.” “¿Amarillo?” “Ahá. Los amarillos son los tesoros normales, así que si los abres encontrarás objetos.” Nova se encogió de hombros. “¡Casi siempre tengo experiencias con la muerte!” gritó Chimney. Liberar trampas no me parecía algo precisamente divertido. Para gustos, colores… Supongo que en The World hay gente para todo. Durante la siguiente hora me estuvieron enseñando los básicos del combate, hasta que les dije que tenía que ir a dormir. Me desconecté, sintiéndome agradecida por la lección. Si quería ayudar a Kite, tenía que volverme mejor en las batallas. Necesitaba volverme fuerte. No podía seguir esperando que los demás me protejan. Durante los siguientes días, visité varios mapas; tierras abrasadas, bastas tierras heladas, lugares de noche eterna, y densos bosques en los que era muy fácil perderse. Invoqué portales mágicos y encontré monstruos y tesoros. Una vez, me rodearon demasiados enemigos y… BlackRose murió por primera vez. Fue totalmente desagradable. Después de eso, jugué más cautelosamente. Una vez que mi personaje llegó a nivel 13, le envié un mail a Kite: He leído un mensaje en la BBS donde se menciona a la chica y a esa cosa negra de la que me hablaste. ¿Quieres ir a verlo en el Servidor Theta? Dun Loireag era el pueblo raíz del servidor Theta. Construido en una pequeña explanada rodeada de torres de roca, con un toque irlandés. Las tiendas y casas estaban construidas en lo alto de las montañas. Había puentes uniendo muchas de las áreas… creo que llamarles puentes es mucho más de lo que son, ya que sólo son tablas de maderas (sin barandilla) de una punta de una plataforma a otra. Sentía el sonido del viento constantemente. Aunque sabía que era sólo un juego, como tenía vértigo, el simple hecho de pensar en cruzar los puentes, me hacía temblar. Para superar mi miedo, miré a bajo, intentando encontrar la base de la montaña. Mala idea. Todo lo que podía ver eran nubes debajo de mí. Corrí a toda prisa fuera del borde. Comparado con Mac•Anu, el lugar era mucho más pequeño, como un pueblecito. Exploré el área mientras esperaba a Kite. ~ 35 ~
  35. 35. .hack//Another Birth En uno de los edificios que vi por casualidad, tenía un dibujo de un cardo. Pero esos extraños animales que pude ver detrás del edificio, no se parecían a nada del mundo real, como mucho a un cerdo. Miré al dibujo una vez más. ¿Es algún tipo de rancho? Decidí hablar con el personaje generado por el ordenador que llevaba el lugar. Supongo que en el argot de los juegos, se le refieren como a NPC, por lo de Personaje No Jugador. Me explicó que era el encargado de los pequeños animalitos que había atrás. Se llamaban grunties. ¿Grunties? ¿Pero que tipo de nombre es ese? Continué un rato por el pueblo, y cuando me aburrí volví a la Puerta del Caos a esperar a Kite. No soy lo que se dice una persona paciente. Al final, apareció. “¡¿No sabes que es de mala educación hacer esperar a una chica!?” le dije, bromeando. “Lo siento.” Se disculpó. “Vamos a Quiet, Eternal, White Devil, ¿vale?” “Vale.” “¡Bien! ¡Vamos!” dije, mientras me invitaba a su grupo. “¿Te importa si invito a alguien más?” preguntó. “¡¿Eh?!” No me lo esperaba. “Es un Heavy Axeman. Es muy agradable.” “Supongo que da igual. ¿Qué tipo de persona es?” “Hmm. Bueno, ¿por qué en vez de explicártelo yo, no lo juzgas tu misma? Estoy seguro que llegará en un momento.” “Bien,” respondí, tajante. ¿Soy la única que no quiere involucrar a más gente? Estaba empezando a asustarme. “¿Sabes?” dijo Kite de repente. “Dime.” “Investigué un poco sin ti.” “¿Sí?” estaba sorprendida. “Sí. Lo siento. Pero nos conocimos el otro día.” “Sí, lo sé.” “Bueno, quería seguir unas pistas por mí mismo,” dijo. “¿Y encontraste algo?” pregunté. “Leí en los foros sobre un lugar que parecía un océano seco.” “Sí. Yo también he estado allí.” “¿Sí?” Algo en su voz parecía tenso. ~ 36 ~
  36. 36. .hack//Another Birth “Sí.” “Oh.” Se quedó mirándome. “¡Ves, deberías haberme llevado contigo!” me burlé de él. “Bien, ¿y cuándo fuiste?” “Justo la noche pasada,” respondí. “Pero estás bien, ¿no?” parecía preocupado. “Sí, ¿por qué?” pregunté. “¿Te encontraste algo como lo del otro día?” “No. ¿Y tú?” Antes de que respondiera, ya sabía que sí. “Cuéntame que pasó,” le exigí. Suspiró y me contó que había visitado el mapa unos días antes, antes de ir yo con Nova y Chimney. A diferencia de la vez que fuimos nosotros, había un NPC en la entrada de la mazmorra. Avisó a Kite de volver al pueblo, pero Kite le ignoró y continuó. Cuando Kite llegó a lo más bajo de la mazmorra, se encontró con una alegre y temeraria Wavemaster y juntos lucharon contra el Data Bug. Me di cuenta de que si hubiera llevado a Nova y Chimney antes, hubiéramos estado en peligro. Tenía el presentimiento que había alguna conexión entre los Data Bugs y los sitios en los que había sido vista la chica. Después, Kite me habló de Piros, el Heavy Axeman al que estábamos esperando. Kite conoció a Piros en una mazmorra donde un monstruo le estaba dando la paliza de su vida, justo después de que Piros se jactara de lo buen luchador que era. “No podía sentarme y dejarle morir, así que acabé por echarle una mano,” dijo Kite con una sonrisa. Intenté no reírme. “Hey, ¿sabe este Piros algo de los virus?” “No.” “¿¡Y estás seguro que quieres involucrarle en esto?!” pregunté, incrédula. “Y no quiero, pero necesito compañeros.” Kite se cogió el brazo derecho donde llevaba el brazalete que le había dado la chica. Eso me tocó. Kite puede luchar contra los Data Bugs con el poder del brazalete. Yo, por lo contrario, estaba totalmente desprotegida contra esos monstruos. Aunque compartíamos la misma meta, Kite era muchísimo más poderoso que yo. “Hey,” preguntó Kite, todo serio, “¿sabes lo que son las zonas protegidas?” Después de escuchar a Yuuji hablar muchas veces sobre los rumores de los foros, hice un hábito el leer la BBS con diligencia. Algunos temas hablaban sobre las zonas protegidas. “Son zonas a las que no se pueden acceder mediante la Puerta del Caos,” dije. “Si intentas entrar, se muestra un mensaje de aviso, y te devuelven al pueblo raíz.” “Sí, pero yo fui a una zona pro...” ~ 37 ~
  37. 37. .hack//Another Birth Nuestra conversación se vio interrumpida por una gran masa verde detrás de nosotros. “¡Habéis hecho bien en llamarme! ¡Y ahora vamos a nuestra horrorosa aventura!” ¿Qué ha dicho? “¡Tú, mujer! Es un honor conocerte. ¡Soy el Lobo Solitario, Piros!” “Uh, hola, yo soy BlackRose.” Escribí el comando para saludar, pero ni se dio cuenta. “¡Empecemos nuestra aventura!” Hice clic en el Modo Whisper para hablar con Kite sin que Piros pudiera oírnos. “¿Puedes acabar de contarme la historia?” presioné. “Lo entenderás enseguida.” A lo mejor Kite nos iba a llevar a una zona protegida. ¿Eso era posible? Nos teletransportamos al mapa. “Ya hemos llegado.” Kite parecía sorprendido, como si no pudiera ir tan fácilmente. El escenario de este mapa era totalmente diferente de los otros que había visitado antes. Nubes moradas en el cielo; copos de nieve danzaban por el aire. Lo que a primera vista parecía una línea de árboles, era un tajo en los gráficos del juego. Los árboles ahora eran fallos verdes; símbolos y letras que parecía lenguaje de programación. Los personajes se distorsionaban como serpientes en un negro vacío. Incluso el suelo cubierto de nieve, ocasionalmente tenía fisuras que revelaban trozos de código. “Bueno, esto es un poco raro, ¿no?” Podía decir que Piros estaba tan desconcertado como yo. Ocasionalmente, un grito rompía el silencio, y cuando eso ocurría, el color del escenario se invertía. ¿No era ese el signo de los Data Bug? “Es lo mismo que el del otro día,” murmuró Kite mientras miraba a su alrededor. “¿Qué quieres decir?” le pregunté. “Hidden, Fordibben, Holy Ground no estaba tan mal.” “No, ese no. Es como cuando fui a Expansive, Haunted, Sea of Sand en el servidor Delta.” “¡Bien, vamos allá!” dijo Piros con aires de grandeza. “¡Si nos quedamos aquí parados no vamos a conseguir nada, chicos!” “¡Soy una chica!” “Oh, sí, ¡chicas, entonces!” “¡Pero Kite no es una chica!” dije. Kite vio nuestra riña y se rió. Me relajé un poco, sólo un poco. Entramos en la mazmorra. Era igual que en el mapa de fuera. El suelo y las paredes tenían las mismas rasgaduras con las líneas con caracteres alfanuméricos. ~ 38 ~
  38. 38. .hack//Another Birth ~ 39 ~
  39. 39. .hack//Another Birth “¿No estaba prohibida la entrada a este mapa?” preguntó Piros. “Pero hemos entrado,” dijo Kite, confundido. “Hmm. ¡Por supuesto! ¡Entonces la prohibición se ha terminado, pero la razón de ello está envuelta en el secreto!” concluyó Piros. “¡Ya veo! Entonces nosotros hemos venido a destapar este secreto, ¿no, chicos?” “¡Ya te lo he dicho, no somos chicos!” “’Lo siento BlackRoast!” “A ver si ahora… Espera, ¿qué? ¿¡Roast?! ¡Di mi nombre bien!” Piros me ponía nerviosa hasta extremos inconcebibles. Rezaba para que sólo estuviera intentado ser gracioso. Continuamos adelante, mi corazón se sobresaltaba cada vez que avanzábamos una habitación o bajábamos unas escaleras. Cada vez que íbamos más hacia delante, el miedo de que apareciera un Data Bug se sobreponía a la esperanza a encontrarnos con la chica que le había proporcionado el poder a Kite. Como mínimo ella nos podría explicar qué es y por qué funciona. Puede que, si lo entendemos, comprendamos la razón por la que el amigo de Kite y Fumikazu están en coma. Estábamos bajando unas escaleras cuando Kite de repente se paró. “Es un callejón sin salida,” anunció. Era muy raro. “¡Bueno! Hemos conquistado esta mazmorra,” dijo Piros con aire de grandeza. “No había ningún misterio. ¡Ahora, amigos, volvamos al pueblo!” Pero el hecho de que no hubiera ningún misterio, era un misterio en sí mismo. Exploramos cada habitación y pasadizo, y aun así no encontramos nada. “No hay nadie.” La voz de Kite hacía un eco horrible a través de la oscuridad del callejón sin salida. “Ni la chica ni la criatura.” ~ 40 ~
  40. 40. .hack//Another Birth ~ 41 ~
  41. 41. .hack//Another Birth ~ 42 ~
  42. 42. .hack//Another Birth Decidí enviar un mail a Marin, la persona que había escrito primero sobre la chica misteriosa en la BBS. Asumiendo que el post no se había completado la primera vez que fue escrito, algo debía haber pasado después de hacerlo. Si la información era intencionalmente errónea —que era muy posible— no creo que me diera una respuesta, pero tenía la sensación que como mínimo podría conseguir una reacción. Lo único que podía hacer era esperar. Llegué temprano a Dun Loireag para mi encuentro con Kite y empecé a dar vueltas. Cuando estaba en la parte trasera del rancho de grunties, me puse a mirar a los extraños animales para matar el tiempo. De alguna manera, mientras estaba inmersa en mis pensamientos, acepté el comprar uno de esos animalillos al ranchero NPC. Intenté cancelarlo, pero no se podía. El ranchero solo sonreía y repetía, “Has hecho una gran elección. Un grunty es una buena compañía.” Mi grunty tenía el tamaño de un cachorrito, con un cuerpo de cerdo y una cara aplastada. Me miró con ojos llorosos. “Mama, comidaaaaa,” lloriqueó el grunty. ¿Me está hablando a mí? ¡No sabía que esta cosa pudiera hablar! Sus ojos estaban llenos de ilusión, su cola se movía frenéticamente mientras me miraba. Ya tenía trabajo cuidando del perrito de la pradera de Fumikazu, Hana. ¿Podría arreglármelas para cuidar una mascota en la vida real y una en el juego? Le pregunté al ranchero como cuidarlo. Me explicó que tenía que alimentarlo regularmente y así llegaría a la “tercera fase”, lo que eso significara, y entonces sería lo suficiente grande para poder montarlo por los mapas. Parecía imposible que este renacuajo pudiera crecer hasta el tamaño de un caballo. Puede que yo también crezca mientras él crece, al igual que yo crezco mientras Hana crece. “Te lo estoy diciendo, ahora estoy muy ocupada,” le avisé al grunty, pero él sólo movía la cola. Volví al punto de encuentro y vi a Kite esperando. “¿Hace mucho rato que esperas?” preguntó. “Nop,” contestó Kite. Entonces me di cuenta que otro personaje estaba esperando con él: una Twin Blade un poco nerviosa con ropas azules. Su tipo de personaje, mostraba su pelo corto color esmeralda. Las piernas y los brazos de su esbelto cuerpo, estaban pintados con unos diseños únicos. “Um… ¿quién eres?” pregunté. ¿Había vuelto a meter a otro inocente en esto? Miró a Kite. “Es alguien que ayudé el otro día cuando tenía problemas para llegar a una Gott Statue,” dijo Kite. “Y acabo de encontrármela ahora mismo aquí, en la Puerta del Caos. Creo que tendremos un grupo de tres personas hoy.” “¡Soy Natsume! ¡Encantada de conocerte!” Me saludó y esbozó una gran sonrisa. Por alguna razón, tenía la sensación que tenía que vigilarla. “¡Yo soy BlackRose, igualmente!” contesté. Me invitaron a su grupo. ~ 43 ~
  43. 43. .hack//Another Birth ~ 44 ~
  44. 44. .hack//Another Birth ¿Ya estaremos bien con esta chica con nosotros? Supongo que Kite la consideraba otra compañera. Me preguntaba cuales eran sus criterios al invitar a gente en una aventura peligrosa, pero entonces tendría que admitir que yo casi hago lo mismo con Nova y Chimney. “¡Guau, BlackRose! Eres una Heavy Blade. ¡Que guay!” dijo Natsume con una voz estridente al ver la espada en mi espalda. “¿Uh… sí?” “Haré lo que pueda para ser de utilidad en el grupo.” Dijo. “Yo no me soy de mucha utilidad,” murmuré. “¿Eh? ¡Kite me ha dicho que se siente muy seguro yendo contigo!” “¿Eso ha dicho?” dije, sorprendida. Estaba siendo cortés. A él tampoco le debía parecer de utilidad. Un Wavemaster con el pelo azul se dirigió hacia Kite. “¿Tienes un minuto?” preguntó. ¿Era otro de los compañeros de Kite? “Claro. ¿Por qué no estás con Mia?” se preguntó Kite en voz alta. El chico parecía avergonzado y empezó a moverse nervioso. “¿Le pasa algo a Mia, Elk?” preguntó Kite. Levantó la cabeza y no dijo más. Me di cuenta que cambiaron a modo privado. Natsume y yo estábamos de pie como idiotas, esperando a que acabaran. Estuve a punto de sacarme el FMD e irme a hacer un té cuando Kite por fin rompió el silencio. “Lo siento. Hoy no puedo ir con vosotras,” dijo, moviendo la cabeza. “Elk me necesita, es muy importante. ¡Contactaré más tarde con vosotras!” “¿¡Qué?!” Gritó Natsume, frustrada. “¡De verdad lo siento! ¡Os enviaré un mail luego!” Kite corrió hacia la Puerta del Caos con Elk y desaparecieron, dejándome sola con Natsume. “No puedo creer que nos haya dejado así,” Natsume hizo un aullido como un perrito abandonado. “¿Cómo ha podido hacernos esto?” estaba más enfadada que molesta. ¿¡Cómo me ha podido dejar sola con una chica que acabo de conocer?! Supongo que podría haber dejado plantada a Natsume, pero tenía que ser cortés. “¿Tienes algún plan, Natsume? Yo estaba pensando en ir a algún mapa.” Se volvió, asustada. “¿Quieres que vayamos juntas?” le pregunté, invitándola al grupo. No podía dejarla tirada. “¡Sí! ¡Lo haré lo mejor que pueda!” contestó contenta. “¿Qué lugares has visitado?” pregunté. “Normalmente voy a lugares que sean Bursting-algo. Estaba escrito en la BBS que era muy bueno para los novatos.” ~ 45 ~
  45. 45. .hack//Another Birth “¿Bursting?” “Sí, es una coordenada A.” Recordando como elegí aleatoriamente las coordenadas para Fumikazu, me traía malos recuerdos. ¡Tengo que llevar a Natsume a un lugar seguro! “Me da igual donde vayamos,” continuó. “¿Por qué no eliges tú?” “Ah, vale.” Fuimos a la Puerta del Caos. Era mi primera vez como líder del grupo. Tenía que elegir cuidadosamente. No podía cometer errores. Busqué por los menús. “Déjame ver…” dije, mientras unía palabras. “¿Buried, Orange, Gate…?” ¿Qué tal esa? Era nivel 25. Imposible. Yo estaba en el 20 y ella en el 13. Algo por encima de 16-18 sería demasiado difícil. Pensé que Beautiful, Her, Scent sonaba bien. Pero era nivel 22. Había un montón de áreas con nivel alto en el Servidor Theta. Me preguntaba si habría alguno suficientemente bueno para Natsume. “¿Has encontrado algo?” preguntó Natsume esperanzada. “Aun no. Deja que siga buscando.” Sinking, Someone’s, Scaffold, era la siguiente. No me gustaban esas palabras. Pero el nivel de la zona era de 17. “¿Esa no es buena?” preguntó Natsume. “Um… creo que esta sí.” Natsume y yo nos teletransportamos hasta una escena preciosa: unos preciosos copos de nieve caían gentilmente desde un hermoso cielo de invierno. Pude ver otros personajes por los alrededores, así que pensé que sería seguro. La marca de peligro sería si viera brechas con los trozos de código. No vi ninguna. Mientras caminábamos, Natsume me contó como conoció a Kite. Entró en una mazmorra esperando poder conseguir equipo nuevo, pero su nivel no era suficientemente alto, así que tuvo que huir para que no la mataran. Cuando volvió a la entrada, se encontró a Kite. Una vez que le explicó su situación, Kite, amablemente, se ofreció a ayudarla a encontrar un ítem mágico. Natsume me enseñó orgullosa lo que había encontrado. “Estas Twin Blades son mi tesoro: ¡Son las Spiral Edge!” Kite podía ser muy buena persona, incluso con los extraños. Me recordaba un poco a mi hermano. “¡Quiero volverme fuerte como Kite! ¡Tengo que esforzarme!” Declaró Natsume mientras blandía las Spiral Edge. ~ 46 ~
  46. 46. .hack//Another Birth ~ 47 ~
  47. 47. .hack//Another Birth La fuerza de Kite no residía en el nivel de su personaje, residía en su personalidad. Pero tenía razón; yo también tenía que hacerme fuerte. Cuando Natsume ya tuvo suficiente de luchas (y de recoger tesoros), en el mapa, volvimos al pueblo y nos desconectamos. Era más maja de lo que pensé. Envié un mail a Kite y le conté que nos lo habíamos pasado bien en nuestra aventura, pero que esperaba que pudiéramos volver pronto a nuestro objetivo principal. “¡Adiós! ¡Nos vemos mañana!” Mientras corría hacia el entrenamiento de tenis, me despedía de mis amigos que ya se iban. Llegaba tarde, así que bajé las escaleras hacia el vestuario de dos en dos. Cuando llegué a la puerta, oí voces dentro. “Odio que la gente eluda sus responsabilidades.” “No puedo creer que la hayan escogido y no pueda llegar a tiempo.” “A lo mejor la reemplazan cuando acabe la sesión de hoy.” ¿Estaban refiriéndose a mí? Abrí la puerta y la habitación se quedó en silencio. Pasé por delante de la gente y me cambié rápido. Me tocaba a mí hacer la limpieza de clase, así que le dije a la capitana Koura que llegaría tarde. De hecho, había llegado a tiempo para el entrenamiento; sólo que no llegué a tiempo para ayudar a prepararlo. Cuando llegué a la pista, le pedí disculpas a Koura por llegar tarde. “¿Qué quieres decir? Si has llegado a tiempo.” “Sí, pero no he podido llegar para preparar las cosas.” “No pasa nada. He encontrado a alguien para cubrirte cuando me lo dijiste antes. No pasa nada,” dijo, sonriendo. “¡Vamos a tener otro gran día hoy también!” “¡Akira, has llegado a tiempo!” dijo Risa medio riendo. “¿Te has cambiado el turno para la limpieza o algo?” “Ni de broma,” dije. “He acabado y he venido aquí volando.” Mientras Risa y yo hablábamos, vi a las otras novatas preparándose. Normalmente, hacen bromas entre ellas, pero hoy todo el mundo estaba concentrado en su tarea. A lo mejor era mi imaginación. Pero algo pasaba hoy. Durante el entrenamiento, sentía los ojos de todos sobre mí. Pero cuando me giraba, todo el mundo apartaba la mirada. No podía entender lo que había cambiado desde el día anterior. Después de que terminara el entrenamiento, recogí la red para ayudar. “¿No estás cansada, Hayami? Ya nos ocuparemos nosotras de recoger,” me dijo una novata que nunca había hablado conmigo. Aunque era educada, podía decir que sólo quería que me fuera. “¡No hace falta!” La corté. “Es más rápido cuando todo el mundo ayuda.” Estaba realmente cansada, pero no quería que se saliera con la suya. Recoger era tarea de las nuevas; así iban las cosas aquí. Yo era nueva; daba igual que yo fuera la titular. Mientras iba hacia el almacén para dejar la red y las pelotas, me di cuenta que Risa no estaba. Normalmente, me esperaba para ir juntas a casa. ~ 48 ~
  48. 48. .hack//Another Birth “¿Dónde está Risa?” Le pregunté a la chica que habló antes conmigo. “Pues ni idea,” dijo cortante. ¿Me estaba esquivando Risa? Volví al vestuario, donde algunas de las chicas mayores aun estaban hablando entre ellas. Risa tampoco estaba allí, y su mochila tampoco estaba en la taquilla que compartíamos. Si se tenía que ir antes, ¿por qué no me lo dijo antes en el entrenamiento? “¡Buen trabajo hoy!” Ninguna de las chicas mayores me contestó. Me encogí de hombros; a lo mejor, estaban demasiado inmersas en su conversación. Me cambié rápidamente y me fui. Los días que teníamos entrenamiento, me llevaba la bicicleta: sólo cogía el autobús los otros días, cuando iba al hospital. Mientras me arrodillaba para quitar la cadena a mi bicicleta, oí una voz que gritaba, “¡Hey, espera!” ¡Es Risa! “¿Dónde estabas?” le pregunté. “Tenía que encontrarme con Asaoka. ¿Nadie te lo dijo?” “No.” Hice con la cabeza. “Les dije que te dijeran que me esperaras.” “¿Lo hiciste?” “Por supuesto.” Frunció el ceño. “Nadie me dijo nada.” “Ah bien, seguro que estaban cansadas y se olvidaron.” Se rió del incidente, pero podía decir que mis problemas sólo estaban empezando. Cuando abrí la taquilla el día siguiente, el corazón casi se me sale del pecho. Alguien había cortado maliciosamente los cordones de mis deportivas. Era claramente un corte, hecho con tijeras justo por el medio. Aunque no estaba por aquí para ver mi reacción. Estaba sola. Tenía otro par, así que los cambié e intenté que esto no me afectara. Pero era muy difícil. No podía entender que estaba pasando. ¿A lo mejor hice algo para enfadar a alguien? ¿Pero, qué? Una vez que me tranquilicé, me di cuenta que las cosas de Risa no estaban. Fui a ver si la veía fuera. Risa era siempre mi compañera de tareas, pero hoy estaba emparejada con dos chicas mayores. Intenté atraer su atención, pero no miraba hacia donde yo estaba. No podía quedarme allí, así que estiré yo sola. Unos minutos después de empezar, Koura vino corriendo hacia mí. “Hayami, no puedes estirar tu sola. ¿Por qué no has dicho nada?” Antes de que pudiera decir nada, llamó a Asaoka. “Cuando estés sola, pide ayuda a Asaoka” “¡Hey, yo puedo ayudarte con los estiramientos! ¿Estás preparada?” “Gracias,” contesté. ~ 49 ~
  49. 49. .hack//Another Birth Durante el entrenamiento, podía sentir las frías miradas de mis compañeras. Intenté ignorarlo, pero ya era cansino. Otra de mis compañeras (otra chica que no había sido elegida) golpeaba muy fuerte la pelota, así que me pasé todo el entrenamiento corriendo a cogerlas. No tenía piedad, y cuando terminamos, estaba exhausta. Los entrenamientos siguieron igual durante toda la semana. Estaba acostumbrada a los entrenamientos duros, pero no podía soportar la actitud fría de todo el mundo. Aunque me preocupaba, cuando iba a casa por la noche, actuaba como siempre, sin importar lo cansada o sola que me sintiera. No podía traerme los problemas del colegio a la mesa; ya teníamos demasiadas cosas por las que preocuparnos. Pero me estaba empezando a deprimir. Tenía una respuesta de Marin. ¡Dijo que alguien había reescrito las coordenadas en su post original! Marin no podía imaginar por qué o por qué razón, pero se adelantó a las coordenadas que ella había escrito originalmente, pero me avisó de que no fuera. El hecho de que algún hacker o incluso algún administrador hubieran reescrito su post, significaba que querían esconder algo. Eso sólo fortalecía mis ganas de ir. Escribí a Kite, y fuimos al servidor Theta para ir a Cursed, Despaired, Paradise, pero cuando intentamos acceder, el área estaba protegida; en vez de llevarnos al mapa que habíamos elegido, apareció una nueva ventana con algo parecido a una cruz. La cruz parecía hecha con cristales con fragmentos perdidos. No podía ni imaginar lo que teníamos que hacer. “¡Argh!” dije. “Kite, ¿no habías dicho algo antes sobre ir a zonas protegidas?” “El Gate-hacking no es algo tan sencillo,” contestó. “Para abrir el acceso, necesito más núcleos de virus, que sólo puedo conseguir haciendo un Data Drain en monstruos o en Fallos del Sistema.” No sabía donde había aprendido todo eso del Gate-hacking, pero imaginaba que venía del mismo sitio que el brazalete. Me sentía desbordada, hice lo único que podía hacer, esperar. Cuando el entrenamiento terminó, los juniors enseguida volvieron al vestuario. O sea, los novatos. Después de todo, me habían pedido tan amablemente si podía recogerlo yo todo… ¿Cómo iba a negarme? Tenía la esperanza de que esto enmendara lo que les había hecho. ¿Pero qué fue lo que les hice? Siempre saludaba a todo el mundo cuando llegaba, ayudaba en todo lo que podía y siempre jugaba lo mejor que podía. Aunque jugar el papel de víctima no era nunca muy atractivo, no podía remediar el sentirme mal. Tenía lágrimas para probarlo también. Odiaba llorar, pero no podía hacer otra cosa. “¡Akira!” Me llamó Risa cuando llevaba la red al almacén. Rápidamente sequé mis lágrimas. “Alguien me dijo que estabas recogiéndolo todo tú sola.” “Sí, está bien. Supongo que las otras tenían algo que hacer.” Sin más palabras, Risa vino a ayudarme. Después de un rato me pregunto: “Akira, ¿estás bien?” Podía decir que estaba preocupada. Al mismo tiempo, aunque no podía creer que estuviera actuando como si no supiera qué estaba pasando. Se tendría que haber dado cuenta de cómo la gente me estaba ~ 50 ~
  50. 50. .hack//Another Birth tratando. Incluso parecía evitarme a veces, y sabía que mi hermano estaba en el hospital. ¡Claro que no estoy bien! “Sí, estoy bien,” mentí. Risa tragó saliva. “Akira, lo siento.” No quería oírlo. “¡Ya está todo! Vamos rápido a cambiarnos para volver a casa.” Aun había luces en el vestuario. Las voces de las chicas mayores eran casi inaudibles: “No soporto la actitud de Hayami.” “Estúpida novata que no tiene ni idea de nada.” “¡Es como si nada pudiera afectarla mientras Koura la proteja!” “No, se molesta, pero sólo está actuando.” “¿Qué tal si vamos a por Asaoka luego?” “Claro, suena genial. Mientras Koura no se dé cuenta.” No podía creer que me estuvieran acosando por que me habían puesto en individuales. Estaba mareada. ¡Espera un momento! ¡Tú no has hecho nada malo! Desde que Fumikazu entró en coma, decidí que nada más me afectaría. Entré en el vestíbulo tan tranquila como pude. “¡Buen trabajo hoy!” Pararon de hablar en el instante que entré. Me concentré en caminar hasta mi taquilla. Mis piernas temblaban. El equipo de Risa no estaba en la taquilla. ¿Cuándo iban a empezar a ir bien las cosas? ¿O iba a ser todo así a partir de ahora? “Hayami está aquí; ¿nos vamos?” oí decir a una chica unas taquillas más allá. Me hice la fuerte. “Sí, vámonos.” Me cambié rápidamente y fui hacia mi bici. Aunque sabía por qué se metían conmigo, no había nada que pudiera hacer. Como profesor de gimnasio, mi padre debía haber visto esto un montón de veces. Me acuerdo de una cosa que dijo: “incluso si te acosan, juega limpio.” Lo estaba haciendo. Pero eso suponía para mí un gran problema. Me estaban excluyendo. ¿Quién no estaría molesto? ¿En quién podía confiar? ¿En la Capitana Koura? ¿Asaoka? No se lo podía contar. Sería como chivarse. No quería hacer algo tan lamentable, y no quería que las cosas se pusieran peor de lo que estaban. Entendía cómo se sentían las chicas que no habían sido elegidas. Pero no era mi culpa. Si tenían algo que decirme, que me lo dijeran a la cara. ~ 51 ~
  51. 51. .hack//Another Birth Me preguntaba si podía tomar la responsabilidad de estar en el equipo y descubrir la causa del coma de Fumikazu. A lo mejor era imposible hacer las dos cosas. Después, se me cayó el mundo encima. “¡No te rindas! ¡No te des por vencida!” me dije a mi misma mientras bajaba la calle. Tenía que ser fuerte. Aun podía luchar. Podía ser BlackRose. No tenía que dejar que sus burlas me afectaran. Después de todo, aun tenía amigos. Llegué a casa hecha polvo, pero aun tenía que entrar en el juego. Por suerte, venía el fin de semana, así que podría dormir al día siguiente. Encendí mi PC. Tenía un mail de Kite con fecha de ayer. Al fin había conseguido el Núcleo de Virus, y ya podíamos entrar en el área. Tenía un mal presentimiento… Tenía que olvidarme de los celos de mis compañeras y centrarme en el juego. Por lo menos, en The World, era fuerte. Me encontré con Kite en el Portal del Caos del servidor Theta. “Hola. ¿Preparado para ir a Cursed, Despaired, Paradise?” “Por supuesto. ¿Te importa si viene alguien más?” dijo Kite. “¿Quién?” dije, cautelosa. “Una Wavemaster a la que ayudé el otro día.” “Uh, está bien, ¿pero por qué no dijiste nada antes?” “No pensé que fuera a ser un gran problema. ¿Lo es?” Kite tenía su brazalete por lo que supuse que estaríamos bien. “No, ningún problema.” Sonreí forzadamente, peor estaba preocupada por la interminable cadena de gente de extraños que traía. “¡Nya nya nya! ¡Lo siento por la espera!” Me giré y vi una Wavemaster vestida de azul y con ropas anchas. Su pelo rosa estaba cubierto por un gorro que se dividía en dos. Eran como las orejas de un conejo. No podía creer que esta fuera la Wavemaster de la que había hablado Kite. Me sentía como si me hubiera quitado toda la energía. “Buenas tardes. Soy BlackRose,” medio descorazonada. “Mucho gusto, chica. ¡Yo soy Mistrallllll!” sostuvo la “l” mucho más de lo necesario, y su voz parecía muy animada. Por alguna razón, me recordaba a una de mi equipo de tenis que me odiaba. Error. No podía ir con esa idea preconcebida. “¿Siempre estás tan animada?” pregunté. Mistral se quedó en blanco por un momento. “Es mejor hacer que todo sea divertido, ¿no? Si piensas demasiado en las cosas, ya deja de ser divertido.” “¿O sea que no te preocupas por nada?” “¡Nya nya nya! Claro que no. Después de todo, no tengo nada por lo que preocuparme.” “Debe ser bonito no tener dificultades.” Junté los brazos. ~ 52 ~
  52. 52. .hack//Another Birth ~ 53 ~
  53. 53. .hack//Another Birth “¿Dificultades?” preguntó Mistral. “Claro que tengo dificultades. Todo el mundo tiene buenos y malos días. ¡Pero todo lo que experimentamos sólo sirve para que nos ilumine!” Parecía muy optimista, como el tipo de persona que cambiaría de lugar las tumbonas del Titanic. “¿BlackRose, estás bien?” dijo Kite, preocupado. “Estoy bien,” dije, avergonzada. “Lo siento si te he molestado. ¡No quería!” me dijo Mistral a la cara. “¿Quééééé pasa? Algo debe de pasarte. ¡Tienes que mantenerte animada!” Mistral me dio un golpecito cariñoso en la cabeza. Me sentía mareada. “¿Sabes qué? Voy a ver esa técnica hoy otra vez,” dijo ella. ¿Técnica? ¿Se refiere al Data Drain? “¡Vamos pues!” declaró Kite. “¿Cómo entramos?” pregunté. “Te lo voy a enseñar.” Kite seleccionó el menú del portal y entró las coordenadas. Cuando apareció la cruz, salieron seis cristales de su inventario. “Esto son Núcleos de Virus,” dijo. “Cuando los coloco en el lugar correcto del cristal, se romperá el sello y podremos entrar.” Se puso manos a la obra. “¿Dónde has aprendido a hacer esto?” pregunté. “Mia me enseñó,” dijo sin prestar atención. “¿Mia?” “Sí, ¿no te lo había contado?” Se metió Mistral. “No,” contesté. “¿Por qué no me cuentas algo de Mia?” “Es alguien que conocí. Parece un gato.” Kite obviamente no quería hablar de ello. “¿Un gato? ¿Cómo un gato real?” “¡Nooo! Gritó Mistral. “Es medio gato, medio humana.” “¿La has conocido?” pregunté. “¡No! Sólo sé lo que me ha contado,” contestó Mistral. “Pero parece guay.” ¿Una figura felina? No había visto nadie así en The World. ¿Y por qué le enseñó a Kite como hacer el gate-hacking? Y aun mejor, ¿por qué sabía hacerlo?” Claramente, Kite no estaba preparado para confiar en mí, o me habría contado todo eso. Llegamos a otra área con los gráficos hechos trizas. El fondo negro se movía como si estuviera vivo. Miré a mi alrededor nerviosa, esperando ver un Error del Sistema en cualquier momento. “¡Wa, wa, wa!” Mistral miro a su alrededor. ”Es igual que el otro día.” Mientras íbamos hacia la mazmorra, nos encontramos una mano humana gigante. De repente, Mistral chilló “¡Wa! ¡Se está moviendo!” ~ 54 ~
  54. 54. .hack//Another Birth La entrada a la mazmorra era de hecho, la boca de un gigante que nos miraba como si se estuviera quemando vivo. Entramos en su boca, pero me entró el pánico, como si se nos estuviera comiendo de verdad. Procedimos cautelosamente, como si los monstruos se escondieran en cada rincón. “Mirad, aquí igual.” Dijo Kite mientras apuntaba a los gráficos dentro de la mazmorra. El corazón me iba a mil, pero intenté centrarme. ¿Encontraremos un Data Bug? Luchamos a nuestro paso hacia las profundidades, y a lo largo del camino, Mistral se las arregló para probar que era útil en combate. Se imaginaba las debilidades de los monstruos y enseguida hacía uso de su magia. Al mismo tiempo, tenía la mirada fija en nuestra salud y nos lanzaba un hechizo de curación cuando estábamos flojos. Finalmente llegamos al final, donde una neblina morada oscurecía la puerta. “Es aquí,” dije. “Parece sospechoso, y esto promete,” murmuró Mistral. “¿Preparados?” preguntó Kite. “Sí. ¿Tenéis miedo?” pregunté. Kite hizo que no con la cabeza. Mistral casi saltaba. “¡Ni una pizca! ¡Venga, vamos!” Kite avanzó hacia la niebla. El interior de la habitación era completamente blanco. No se podían distinguir líneas; estaba todo hecho de una pieza. Dentro de la habitación, había un montón de osos de peluches perturbantes. Los osos estaban por todos lados. Sus ojos miraban a sitios diferentes, sus cuerpos eran totalmente amarillos. En el centro de la habitación, había una cama con cortinas. Parecía la habitación de un niño. “Wa-cha-cha, ¿qué es este sitio?” La voz de Mistral resonó por toda la habitación. El eco de una voz de hombre, resonó: “Y así, la llamaré Aura. Sin ti, no existirá... la chica brillante, Aura. Le confiaremos nuestro futuro. Nuestro futuro está en sus manos. Ella es...” “¡Hey! ¿Es el fantasma del que todos han estado hablando? ¡Vuelve, fantasma!” Mistral movió su vara, pero su voz desapareció. Esperé nerviosa a ver qué pasaba. Sentía como si los osos me estuvieran mirando con sus ojos vacíos. “¿Qué es todo esto?” pregunté. “No lo sé, pero me pregunto si Aura es la chica,” dijo Kite. “¿Quieres decir la que te dio el brazalete?” pregunté. “Sí.” Noté que se tocaba el brazalete cuando alguien lo mencionaba. Algo en el suelo llamó mi atención. Intenté cogerlo, pero en el momento que lo toqué, el ordenador se volvió loco, generando el siguiente mensaje: Evitando el campo roto por la Ola la chica en la sombra susurra quot;Seguro, volveréquot; ¡Ay de mi! la verdad sin que la supieran, ~ 55 ~
  55. 55. .hack//Another Birth esperándola al final del viaje, de eterno luto por su tierra. “¿Estás viendo esto?” pregunté. “Sí.” Contestó Kite. “¿Qué significa?” preguntó Mistral. “Nada de esto tiene sentido,” añadió Kite. ¿Es algo de la mitología? Estábamos todos desconcertados. No pasó nada más. La visión de los osos mirándome con sus ojos vacíos me atormentó durante bastante tiempo. Echando la vista atrás en nuestra visita a ese extraño lugar, que más tarde llamaríamos la Habitación de Harald, creo que fue la primera vez que fuimos capaces de entrar en el verdadero núcleo del juego. Había un mundo real misterioso detrás de esas palabras. No era algo inventado para nuestra diversión. “¡The World puede ser virtual, pero la gente que hay, es de verdad!” Eso es lo que Fumikazu me dijo justo antes de perder el conocimiento. En este momento, creía que entendía lo que significaba. Pero en realidad, lo que decía, en esencia, era que The World era en sí real. Sí… The World no era un simple juego… ~ 56 ~
  56. 56. .hack//Another Birth ~ 57 ~
  57. 57. .hack//Another Birth “¿Qué se supone que tengo que hacer?” suspiré mientras miraba el calendario que estaba al lado del PC. Los exámenes de mitad de trimestre empezaban mañana. Tenía ocho exámenes en los próximos tres días. La única buena noticia era que los entrenamientos de tenis se suspendían durante los exámenes, así que no tendría que tratar con esas tiparracas. Los libros y mis apuntes estaban esparcidos por la mesa, pero no podía centrarme en el estudio. Me hice un té, esperando que eso cambiara mi humor. Mientras esperaba, me preguntaba que estaría haciendo Kite. ¿A lo mejor había alguna nueva pista en la BBS? ¿Debería ir a mirar mientras espero a que el agua empiece a hervir? ¡No! ¡Tengo que concentrarme! ¿A quién pretendía engañar? Estaba asqueada, así que me metí en el juego… Como era de esperar, el primer día de exámenes fue terrible. “¡Akira, no te deprimas!” dijo Miho delante de mi. “¡Ya ha sonado la campana, venga, vamos a casa!” Shouko se unió a nosotras en el pasillo. “¿Qué pasa Akira? ¿Tan mal ha ido?” Intenté sonreír, pero lo notaron. “No te sientas mal. Estoy segura que mañana te irá mejor.” “Sí, eres buena en las asignaturas de mañana, ¿no? Toca mates y ciencias... lo que más odio” Normalmente me iba mejor con las fórmulas y las ecuaciones que con las artes. Como mínimo en las mates podías aplicar la lógica para encontrar la respuesta correcta. Shouko me dio un golpe cariñoso en el hombro mientras íbamos a casa. “¡No dejes que esto te afecte!” Asentí. De hecho, nunca me había sentido tan sola. ¿Cuánto había pasado desde la última vez que había venido a casa con los amigos? Por alguna razón, Risa ya no me hablaba. Me ignoraba en los entrenamientos y en clase. “¿Akira, pasa algo?” Miho parecía preocupada. Moví la cabeza. Definitivamente había algo que iba mal, pero aun no iba a decir nada. “No deberías preocuparte tanto. Oh, lo siento, tengo que salir pitando.” Señaló a la parada del autobús. “Nos vemos mañana.” Miho se despidió mientras subía al autobús. “Hey, tenemos tiempo, ¿por qué no damos un paseo?” preguntó Shouko. Normalmente Shouko también coge el autobús, así que supuse que querría hablar... y por otra parte, yo podría hablar con una amiga. Aunque Shouko y yo vivíamos muy cerca la una de la otra, raramente nos veíamos fuera de clase. Sabía que ella vivía con su madre, y sabía que tenían problemas para llegar a fin de mes. Shouko incluso trabajaba a media jornada para ayudar en casa. Una vez me sorprendió en un restaurante cuando me atendió como camarera. “Hace un montón de tiempo que no íbamos juntas a casa, Akira.” ~ 58 ~
  58. 58. .hack//Another Birth Asentí. “Las dos hemos tenido mucho trabajo desde que empezaron las clases.” Caminamos en silencio, y entonces, Shouko hizo la pregunta fatídica… “Entonces, ¿Ha pasado algo entre Risa y tú? ¿Os habéis peleado o algo?” Paré. No sabía como contestar. “Yo…” Shouko me echó una mirada. “¿Qué pasa?” Parecía preocupada. “No, no es nada,” dije, con voz medio rota. Me forcé a mí misma a sonreír y continué andando. “¿No me estás escondiendo nada?” preguntó. “No. Es sólo que estoy preocupada por Fumikazu. Todo está bien entre Risa y yo, es sólo tu imaginación.” Me odiaba a mí misma por mentir, pero no quería preocuparla. “Está bien. Si algo te pasara, me lo dirías, ¿no?” “Pues claro.” Suspiró. “Siempre te guardas estas cosas adentro, Akira. Algún días vas a tener una ÀxŹ

×