Los Tipos de Dominación
Según Max Weber (1864-1920)
Para la politología cobra especial interés la
doctrina de Weber sobre ...
o por motivos ideales. La naturaleza de estos motivos
determina en gran medida el tipo de dominación.
Señala que en lo cot...
señalados por esa tradición para ejercer la autoridad
(autoridad tradicional).
c).- De carácter carismático: que descansa ...
parte al orden impersonal por el que orienta sus
disposiciones.
3.-Dominación Tradicional
Debe entenderse que una dominaci...
cuadro administrativo propio de los señores que puedan
encontrarse en oposición con los demás miembros de la
asociación, y...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Weber tipos de dominacion

392 visualizaciones

Publicado el

Weber

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
392
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Weber tipos de dominacion

  1. 1. Los Tipos de Dominación Según Max Weber (1864-1920) Para la politología cobra especial interés la doctrina de Weber sobre los tipos puros de poder. Dichos tipos de autoridad han de servir (de hecho han servido) para el conocimiento de las formas reales del poder que se presenten en la historia. El presente apunte versará sobre el tema los tipos de dominación, del libro Economía y Sociedad del autor alemán. 1.- Las formas de Legitimidad: Weber inicia su trabajo recordando su definición de "dominación": "La probabilidad de encontrar obediencia dentro de un grupo determinado para mandatos específicos( o para toda clase de mandatos)" No es, por tanto, toda especie de probabilidad de ejercer poder o influjo sobre otros hombres. Luego se refiere al caso concreto de dominación "autoridad" la cual puede descansar en los más diversos motivos de sumisión: desde la habituación inconsciente hasta lo que son consideraciones puramente racionales con arreglo a fines. Un determinado mínimo de voluntad de obediencia, o sea de interés (externo e interno) en obedecer, es esencial en toda relación auténtica de autoridad. La base de la teoría weberiana lo constituye la doctrina de las interacciones comprensibles entre los hombres. Por ello, dice que toda dominación sobre una pluralidad de hombres requiere de un modo normal (no absolutamente siempre) un cuadro administrativo; es decir, la probabilidad en la que se puede confiar, de que se dará una actividad, dirigida a la ejecución de sus ordenamientos generales y mandatos concretos, por parte de un grupo de hombres cuya obediencia se espera. Este cuadro administrativo puede estar ligado a la obediencia de su señor ( o señores) por la costumbre, de un modo puramente efectivo, por intereses materiales
  2. 2. o por motivos ideales. La naturaleza de estos motivos determina en gran medida el tipo de dominación. Señala que en lo cotidiano domina la costumbre y con ella intereses materiales, utilitarios, tanto en ésta como en cualquiera otra relación. Pero la costumbre y la situación de intereses, no menos que los motivos puramente afectivos y de valor (racionales con arreglo a valores), no puede representar los fundamentos en que la dominación confía. Normalmente se le añade otro factor: la creencia en la legitimidad. El objetivo del método propuesto por Weber, consiste en comprender el comportamientos social y político de los individuos y grupos en situaciones históricas concretas. Así nos dice: de acuerdo en la experiencia ninguna dominación se concreta voluntariamente en tener como probabilidades de su persistencia motivos puramente materiales, afectivos o racionales con arreglo a valores. Antes bien, todas procuran despertar y fomentar la creencia en su legitimidad. Según sea la clase de legitimidad pretendida es fundamentalmente diferente tanto el tipo de la obediencia, como el del cuadro administrativo destinado a garantizarla, como el carácter que toma el ejercicio de la dominación. Y también sus efectos. El mismo Weber es racional al insistir en la comprensión de lo antes señalado: "La legitimidad de una dominación debe considerarse sólo como una probabilidad, la de ser tratada prácticamente como tal y mantenida en una proporción importante. Ni con mucho ocurre que la obediencia a una dominación esté orientada primariamente ( ni siquiera siempre) por la creencia en su legitimidad." 1.1. Existen tres tipos de dominación legítima: a).- De carácter racional: que descansa en la creencia en la legitimidad de ordenaciones estatuidas y de los derechos de mando de los llamados por esas ordenaciones a ejercer la autoridad (autoridad legal). b).- De carácter tradicional: que descansa en la creencia cotidiana en la santidad de las tradiciones que rigieron desde lejanos tiempos y en la legitimidad de los
  3. 3. señalados por esa tradición para ejercer la autoridad (autoridad tradicional). c).- De carácter carismático: que descansa en la entrega extracotidiana a la santidad, heroísmo o ejemplo de una persona y a las ordenaciones por ella creadas o relevadas (autoridad carismática). • En el caso de la autoridad legal se obedecen las ordenaciones impersonales y objetivas legalmente estatuidas y las personas por ellas designadas, dentro del círculo de su competencia. • En el caso de la autoridad tradicional se obedece a la persona del señor llamado por la tradición y vinculado por ella ( en su ámbito) por motivos de piedad, en el círculo de lo que es consuetudinario. • En el caso de la autoridad carismática se obedece al caudillo carismáticamente calificado por razones de confianza personal en la revelación, heroicidad o ejemplaridad, dentro del círculo en que la fe en su carisma tiene validez. La utilidad de la división anterior sólo puede mostrarla el rendimiento sistemático que con ella se busca. 2.- La dominación legal con administración burocrática. La dominación legal descansa en la validez de lo siguiente: a).- Que todo derecho pactado u otorgado puede ser estatuido de modo racional, con la pretensión de ser respetado, por lo menos, por los miembros de la asociación. b).- Que todo derecho según su esencia es un cosmo de reglas abstractas, por lo general estatuidas internacionalmente; que la judicatura implica la ampliación de esas reglas al caso concreto; y que la administración supone el cuidado racional de los intereses previstos por las ordenaciones de la asociación. c).- Que el soberano legal típico, "la persona puesta a la cabeza", en tanto que ordena y manda, obedece por su
  4. 4. parte al orden impersonal por el que orienta sus disposiciones. 3.-Dominación Tradicional Debe entenderse que una dominación es tradicional cuando su legitimidad descansa en la santidad de ordenaciones y poderes de mando heredados de tiempos lejanos, "desde tiempo inmemorial". El señor o los señores están determinados en virtud de reglas tradicionalmente recibidas. No se obedece a disposiciones estatutarias, sino a la persona llamada por la tradición o por el soberano tradicionalmente determinado. Las relaciones del cuadro administrativo para con el soberano no se determinan por el poder objetivo del cargo sino por la fidelidad personal del servidor. Los tipos originarios de la dominación tradicional están constituidos por los casos en que no existía un cuadro administrativo personal del imperante: a) gerontocracia y b) patriarcalismo originario. En el primer caso, cuando la autoridad se ejerce por los más viejos; en el segundo caso, le es a fín por que la dominación sólo obliga dentro de la casa; en lo demás, su acción es sólo ejemplar. 3.1.- Dominación estamental. Es aquella forma de dominación patrimonial en la que determinados poderes de mando y sus correspondientes probabilidades económicas están apropiados por el cuadro administrativo. La dominación patrimonial y especialmente la patrimonial-estamental trata a todos los poderes de mando y derechos señoriales económicos a manera de probabilidades económicas apropiadas de un modo privado. La denominación tradicional opera sobre la naturaleza de la economía, por regla general, ante todo mediante un cierto fortalecimiento del sentir tradicional; con el máximo rigor en las dominaciones gerontocráticas y patriarcalesn puras, las cuales no se apoyan en ningún
  5. 5. cuadro administrativo propio de los señores que puedan encontrarse en oposición con los demás miembros de la asociación, y que, por tanto dependen en su propia legitimidad. 4.- Dominación carismática. Se entiende por carisma la cualidad, que pasa por extraordinaria, de una personalidad, por cuya virtud se la considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas, o como enviados de dios, o como ejemplar y, en consecuencia, como jefe, caudillo, guía o líder. La dominación carismática supone un proceso de comunicación de carácter emotivo. El cuadro administrativo de los imperantes carismáticos no es ninguna burocracia, y menos que nada una burocracia profesional. Su selección no tiene lugar ni desde puntos de vista estamentales ni desde los de la dependencia personal o patrimonial. La dominación carismática se opone, igualmente, en cuanto fuera de lo común, tanto a la dominación racional, especialmente la burocrática, como a la tradicional, especialmente la patriarcal y patrimonial o estamental. Ambas son formas de dominación cotidiana, rutinaria, la carismática (genuina) es específicamente lo contrario. La dominación burocrática es específicamente racional en el sentido de su vinculación a reglas discursivamente analizables; la carismática es específicamente irracional en el sentido de se extrañeza a toda regla. La dominación tradicional está ligada a los precedentes del pasado y en cuanto tal igualmente orientada por normas; la carismática subvierte el pasado y es en este sentido específicamente revolucionaria. No conoce ninguna apropiación del poder del mando, al modo de la propiedad de otros bienes, ni por los señores ni por poderes estamentales, sino que es legitima en tanto que la carisma personal rige por su corroboración.

×