Pablo: misión y
mensaje
PARA ESTA SEMANA: 1 Corintios 1:22-24; 1 Timoteo 6:12; 2 Timoteo 4:7;
1 Corintios 15:12-22; Hechos...
PABLO: UN HOMBRE CON UNA MISIÓN
En Hechos 7:54 al 58 vemos que durante el apedreamiento de Esteban
los judíos dejaron sus ...
LUNES
14Septiembre
tW
A
10
EL MENSAJERO ENFOCADO EN LA MISIÓN
El apóstol Pablo tenía una misión: compartir con el mundo lo...
UNA NATURALEZA EXENTA DE ORGULLO
"El apóstol Pablo fue arrebatado al tercer cielo, y vio y oyó cosas que
no podían referir...
M IÉRCOLES
16Septiembre
Sb
A
19
CÓMO HACER UN MISIONERO
En esta época de comerciales de sesenta segundos y juguetes de alt...
ENFÓCATE EN EL OBJETIVO
Pablo, uno de los primeros misioneros cristianos, definitivamente es­
taba concentrado en su objet...
VIERNES
18Septiembre
RECUERDA
Pablo es un excelente ejemplo de cómo el poder transformador de
Jesucristo puede ayudar a su...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 12 | Pablo: misión y mensaje | Escuela Sabática

489 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 12 | Pablo: misión y mensaje | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
489
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
231
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 12 | Pablo: misión y mensaje | Escuela Sabática

  1. 1. Pablo: misión y mensaje PARA ESTA SEMANA: 1 Corintios 1:22-24; 1 Timoteo 6:12; 2 Timoteo 4:7; 1 Corintios 15:12-22; Hechos 15:38-41. TEXTO CLAVE: " No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrásy esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús" (Fil. 3:13,14). SABADO 12Septiembre PREVIEW CAlgunavez te han enviado a hacer una tarea importante, una que es vital para la seguridad, la liberación o el éxito de alguien? En esa ocasión fuiste un embajador, alguien en- I viado, autorizado y facultado para una misión importante. Cuando recibiste las instrucciones, ¿qué hiciste? ¿Cuál fue tu reacción? ¿Analizaste tu posición? ¿Cómo planeaste ajustarla? Compara tu reacción con la de Pablo. Él examinó su desafío, revisó su misión, consideró el mensaje y aceptó los medios que Dios proveyó para ayudarlo. Luego, al mirar atrás, se dio cuenta de que no era lo mejor y decidió empezar de nuevo. Entonces exclamó: "Sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús" (Fil. 3:14). Sabía, sin lugar a dudas, que su misión y mensaje provenían de Dios incluso antes de su nacimiento (Jer. 1:5). Pablo entendió que había sido elegido, designado y enviado para ir, enseñar y bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Aun mejor, sabía que había recibido poder al recibir esta comisión. Como Pablo, tú también tienes una misión y un mensaje. Y como tú también has sido enviado, la ayuda llegará de cualquier lado para que las personas conozcan que hay un Dios que honra la fe pura y simple de la salvación: una historia centrada en la vida, la muerte y la resurrección de Cristo. Cuando lo haces real en tu vida, él demuestra sus promesas con milagros y abre puertas cerradas. Coopera con él para ver su obra maestra de conversión. Él coronará tus esfuerzos con éxito, que promete al enviado y lleno de poder. 82 / Lección para jóvenes
  2. 2. PABLO: UN HOMBRE CON UNA MISIÓN En Hechos 7:54 al 58 vemos que durante el apedreamiento de Esteban los judíos dejaron sus túnicas a los pies de un joven llamado Saulo (más tarde conocido como Pablo). En Hechos 8:1 leemos que Pablo aprobó el apedreamiento de Esteban. Su objetivo, en ese momento, era ser un fariseo altamente respetado, y era apasionado por su misión. Era el momento culminante de la persecución a los cristianos, y Pablo estaba en primera fila. Pablo, el fariseo, apasionado y resuelto, tenía el foco mal dirigido. Pensó que al obtener los documentos necesarios del sumo sacerdote para destruir a las personas del "Camino" para mantener una religión judía pura, agradaría a Dios. Pero Jesús ya lo había ordenado para predicar el evangelio a los gentiles; al dirigirse a Damasco con intenciones asesinas, Cristo lo tomó y lo redirigió. ¿Cuál fue la nueva misión y el nuevo foco de Pablo? Luego de encon­ trarse con Jesús, Pablo nunca fue el mismo. Su misión pasó, de tratar de asesinar al pueblo de Dios, a estar dispuesto a morir por Cristo. Ya no estaba dispuesto a acabar con las buenas nuevas, sino que su nueva misión era predicar fervientemente el evangelio de Jesucristo. Él declaró: "A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles" (Rom. 1:16). ¿Por qué Dios elegiría a un hombre tan vil para hacer un trabajo tan grande? Dios ya había capacitado a Pablo para estar entre los judíos y los gentiles. Él era un hombre extraordinario. Había sido educado inte­ lectualmente en la escuela de Gamaliel; esto significaba que podía pre­ sentarse ante reyes y exponer sobre el Cristo crucificado. Aunque Pablo no era uno de los Doce, luego de encontrarse con Jesús nunca fue el mismo. Así como Pedro y los demás seguidores, Pablo estaba entregado completamente a la Gran Comisión. "Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, [...] enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes" (Mat. 28:19, 20). Biblia en mano ............................. ............................................... ................ ! Lee 1 Corintios 1:22 al 24. Estos versículos presentan las diferentes formas en que la gente se relaciona con la verdad. ¿De qué modo su comprensión puede ayudarnos en nuestra testificación a diversos grupos de personas? j Piensa en tu propia fe. ¿Sobre qué está basada? ¿Qué buenas razones tienes para ella? ¿Cómo podrían tus razones diferir de las de otras personas, y por qué es importante reconocer estas diferencias? Lección para jóvenes / 83 DOMINGO 13Septiembre A 19
  3. 3. LUNES 14Septiembre tW A 10 EL MENSAJERO ENFOCADO EN LA MISIÓN El apóstol Pablo tenía una misión: compartir con el mundo lo que Jesús había hecho por él. Como había sido expuesto tanto a la cultura griega como a la cultura judía, Pablo buscó simplificar y globalizar el concepto de salvación para los no creyentes. Siguiendo la práctica de Jesús, quien enseñó usando parábolas, el testimonio y la misión de Pablo fueron expre­ sados a través de analogías metafóricas sobre temas prácticos. Aseguró a los romanos que no era discriminador de personas. "A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles" (Rom. 1:16). Soldados armados (Efe. 6:10-18) En Efesios 6:10 al 18, Pablo compara las armas de un soldado con las ar­ mas que usamos en la batalla por la justicia. Nos asegura que estas armas no son del tipo de armas que el mundo usa. Y tiene toda su confianza en que estas armas provienen de Dios, y nada puede prevalecer contra ellas. Medallistas de oro (1 Cor. 9:24-27) Pablo compara metafóricamente el correr la carrera del evangelio con la de un atleta. Básicamente, nos dice: "Sabes que todo aquel que corre una carrera da todo de sí, pero solo una persona gana la corona de laurel. Sin embargo, en la carrera del evangelio, todo aquel que termina gana. Los atletas lo hacen para ganar esa corona de laurel que en poco tiempo se echa a perder y muere, mientras que el premio que nosotros recibimos es la corona de la vida eterna, que nunca se echa a perder". Así es como debiéramos correr la carrera del evangelio, dando todo de nosotros mismos. El mensaje de Pablo aquí es: "Apunta al oro"; el oro que simboliza nuestras coronas celestiales, por supuesto. El mensaje de determinación y tenacidad de Pablo es la base de su misión. La pasión inagotable de Pablo por el evangelio lo hizo un mensajero de Dios concentrado en la misión. El mensaje del apóstol para nosotros hoy es que renunciemos a los obstáculos que impone la vida. No solo debemos correr la carrera, sino también mantener nuestra mirada en el premio celestial, de una eternidad con aquel que sufrió el costo del Calvario por nuestra salvación. Biblia en mano ......................................... / ¿Qué lecciones para la vida cristiana habrán encontrado los lectores de Pablo en los siguientes pasajes? 1 Cor. 9:24-27; Gál. 5:7; 1Tim. 6:12; 2 Tim. 2:5. / En los siguientes pasajes, ¿qué comparaciones hizo Pablo entre un soldado y un cristiano? 2 Cor. 10:4, 5; Efe. 6:10-18; 1 Tim. 6:12; 2 Tim. 2:3,4. / ¿En qué sentidos la fe es una batalla y es una carrera? ¿Cómo has experimenta­ do la realidad de ambas metáforas en tu propia vida cristiana? ¿Qué metáfora describe mejor tu propia experiencia, y por qué? 84 / Lección para jóvenes
  4. 4. UNA NATURALEZA EXENTA DE ORGULLO "El apóstol Pablo fue arrebatado al tercer cielo, y vio y oyó cosas que no podían referirse, y aun así su modesta declaración es: 'No que ya haya alcanzado, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo' (Fil. 3:12). Podían án­ geles del cielo registrar las victorias de Pablo mientras proseguía la buena carrera de la fe. Podía el cielo regocijarse en su resuelto andar ascendente, mientras él, teniendo el galardón a la vista, consideraba todas las otras cosas como basura. Los ángeles se regocijaban al contar sus triunfos, pero Pablo no se jactaba de sus victorias. La actitud de ese apóstol es la que debe asumir cada discípulo de Cristo que anhele progresar en la lucha por la corona Inmortal. "Miren en el espejo de la Ley de Dios los que se sienten inclinados a hacer una elevada profesión de santidad. Cuando vean la amplitud de sus exigencias y comprendan cómo ella discierne los pensamientos e intentos del corazón, no se jactarán de su impecabilidad" (HAp 449). Pablo fue educado por los mejores eruditos, y aun así contó todo como pérdida; ganar a Cristo fue su mayor victoria. ¿No debiera esta ser la misión de todo aquel que dice ser un discípulo de Cristo? ¿No renunció él a sus riquezas en gloria, para vivir en un cuerpo de carne por nosotros? ¿No sufrió él una muerte espantosa, para que nosotros pudiésemos tener vida en él? La amonestación de Pablo es para que nosotros hagamos lo mismo para ganar a Cristo y la vida eterna, que él ha preparado para quienes sigan "avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús" (Fil. 3:14). Pablo realmente tenía una naturaleza exenta de orgullo. Es la misma naturaleza que nosotros debemos tener para amar a Dios y a los demás, para ganar el cielo y cumplir la misión que Cristo dio a todos sus discípulos. Como discípulos de Cristo, nosotros también debemos renunciar a nuestro "derecho" a pecar, como Pablo hizo. Solo podemos hacer esto a través de la fe. "Mediante ella [la fe] puede ser suplida cada deficiencia del carácter, cada contaminación purificada, cada falta corregida, cada excelencia desarrollada" (/,bíd. 450). Este era el objetivo de Pablo. Así pudo decir: "He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe" (2 Tim. 4:7). ¿Podrás tener esto como tu marca distintiva final? Biblia en mano j "¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley" (Rom. 3:31). ¿De qué ley habla Pablo aquí? I Lee Romanos 13:8 al 10 y 2:21 al 24; 1 Corintios 7:19; Efesios 4:25 y 28; 5:3 y 6:2. ¿De qué forma estos versículos nos ayudan a entender que la Ley moral de Dios, los Diez Mandamientos, nofueron anulados en la cruz? Lección para jóvenes / 85 MARTES 15Sepiembre L A 10
  5. 5. M IÉRCOLES 16Septiembre Sb A 19 CÓMO HACER UN MISIONERO En esta época de comerciales de sesenta segundos y juguetes de alta tecnología, la imagen del Pablo bíblico parece tan anticuada. Hace un siglo, el campo misionero era un lugar lejano que solo los excéntricos y los aventurados veían. Pero ahora, con la preponderancia de los desastres naturales, la riqueza de las naciones, las nuevas declaracio­ nes de misión y el mayor número de estómagos vacíos, etc., hay cientos de oportunidades de misión. Además, muchas personas notan hoy que el servicio a los demás puede proporcionar lecciones de vida que no se aprenden en ningún otro lado. Puedes participar por solo un día o una semana, y aun así ganar habilidades idiomáticas, rejuvenecimiento espi­ ritual, sabiduría cultural, experiencia de viajes... y fotografías fabulosas. La experiencia misionera puede ser una bendición para el dador y para el receptor. Puedes vivir algunos eventos desgarradores, pero anótalos como experiencia. Recuerda: "Si nuestra motivación es amar a Dios, ninguna ingratitud puede dificultar que sirvamos a nuestro prójimo".' Ahora ya tienes una ¡dea general de los ingredientes que componen a un misionero. Revisa la siguiente receta y pregúntate si cumples los requisitos: 2 kilos de amor por Dios; 1 par de pies; 2 tazas de entusiasmo; 1 cucharada de llamado interno; 2 tazas de flexibilidad; 2 tazas de mente abierta; 2 tazas de generosidad; 2 montones de espíritu de equipo; 2 puñados de adaptación; 2 toques de lo inesperado; puñados de antici­ pación; toneladas de amigos y familia que te apoye; 1 dosis de tabúes culturales; 1 cámara fotográfica; 1 ronda de vacunas; 1 valija de ropa; y varios días de inmersión en idioma. Combina todos los ingredientes en el recipiente de la vida. Enmanteca una fuente de oportunidad con una gran cantidad de amor de Dios para otros. Pon la fuente en el homo de la misión y cocina de 1 día a 2 años, según sea necesario. Decora con adaptabilidad. Los misioneros estarán bien cocidos cuando sean pinchados con fuerza varias veces a mitad de camino, y aun asi estén dispuestos a repetir la experiencia. Se sirve como entrada, plato principal o postre para eventos cristianos, motivacionales y filantrópicos. Biblia en mano ! Lee 1 Corintios 15:12 al 22. ¿Qué dicen estos versículos que muestran cuán vital son la muerte y la resurrección de Jesús para el evangelio? ¿Por qué una com­ prensión adecuada de la muerte como un sueño es vital para que estos textos tengan sentido? Es decir, si los muertos en Cristo ya estuviesen en el cielo, ¿de qué estaría hablando Pablo aquí? j Un creyente cierra sus ojos en la muerte y, después de lo que parece un momento de oscuridad y silencio, será despertado a vida eterna en la segunda venida. ¿Qué nos revela la verdad sobre el estado de los muertos acerca del carácter de Dios? ' Oswald Chambers, "Determination to Save", My Utmost for His Highest, 23 de febrero de 2014, http://utmost.org/classic/the-determination-to-serve-classic/ 86 / Lección para jóvenes
  6. 6. ENFÓCATE EN EL OBJETIVO Pablo, uno de los primeros misioneros cristianos, definitivamente es­ taba concentrado en su objetivo de llevar el mensaje de salvación a la gente de su época. ¿Cuál es tu orientación? ¿Está en tus objetivos? Hoy, más que nunca, escuchas "¿Qué quieres hacer con el resto de tu vida?" A esto, general­ mente le sigue: "¿Tienes algún objetivo?" Estas preguntas y muchas más provienen de padres, hermanos, amigos y profesores bien intencionados. Antes de recorrer esos santos pasillos de vida y educación, alguien pro­ bablemente te dijo: "¡Debes ponerte objetivos o no llegarás a ninguna parte!" Solo porque Pablo puso sus objetivos como Dios le dijo es que leemos sobre su éxito hasta el día de hoy. Has escuchado comentarios como este antes, y has leído sobre los dife­ rentes estudios. De vez en cuando, hasta pruebas una o dos sugerencias; pero no logras encontrar nada que realmente funcione para ti. Te das cuenta de que ponerte objetivos involucra mucho más que listarlos en tu cuaderno. Ponerte objetivos requiere acción, cambiar tu mentalidad, perseverar y, mayormente, depender de Cristo. Estas son las conductas que Pablo practicó, y tú tambi'én puedes practicarlas. Es fácil perder de vista un objetivo cuando lo vemos como el propósito hacia el cual nuestros esfuerzos están dirigidos, pero Cristo no forma parte del esfuerzo. Pablo tenía una opinión bastante humilde de su propio progreso en la vida cristiana. "No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí" (Fil. 3:12). "Se refiere a sí mismo como al 'primero' de los pecadores. Sin embargo, Pablo había sido muy honrado por el Señor" (77 5:207). El objetivo más alto al que una persona pueda aspirar es hacer de Cristo el centro de su vida. "Luego de citar Filipenses 3:12 al 15, [Elena de White] declara: En esta Escritura está la promesa de que no seremos dejados solos para tantear el camino en medio de dudas y perplejidades" {MR 10:161).’ Biblia en mano — — — — — / Lee Hechos 15:38 al 41. ¿Qué sucedió, y qué nos dice esto sobre la humanidad de incluso estos grandes obreros de Dios? / Lee 2 Timoteo 4:11. ¿Qué nos revela esto acerca del crecimiento y el perdón? j Todos cometemos errores. ¿Cómo puedes perdonar a quienes te hirieron por sus equivocaciones? Piensa también en aquellos a quienes tú heriste con tus errores. ¿Has buscado sanar esas situaciones? De no ser así, ¿por qué no lo haces ahora? 1 MR Manuscrípt Releases, 21 tomos. Lección para jóvenes / 87 JU EVES 17Septiembre A 10
  7. 7. VIERNES 18Septiembre RECUERDA Pablo es un excelente ejemplo de cómo el poder transformador de Jesucristo puede ayudar a su pueblo a divulgar la Palabra de Dios. Tam­ bién es un ejemplo de cómo podemos emplear los dones que tenemos una vez que hemos sido transformados. Al principio, Pablo usó su celo para crucificar al pueblo de Dios. Pero, luego de encontrarse con Cristo en la ruta a Damasco usó este poder y celo para compartir el evangelio de Jesucristo con todo el mundo. Él predicó "con libertad en el nombre de Jesús" (Hech. 9:27). Si hoy estuviera vivo, Pablo sería considerado un activista cristiano para Jesucristo. Puedo imaginarlo utilizando una gran variedad de herramientas para esparcir el evangelio, incluso medios como Twitter, Facebook y YouTube. Te desafío a hacer lo mismo. CONSIDERA » Pasa siete días trabajando para Jesucristo como Pablo hizo. Escribe tus experiencias y compártelas con un grupo de amigos. » Desarrolla un comercial usando iMovie o algún otro programa de edición de video, que anime a otros a seguir el ejemplo de Pablo para presentar la Palabra de Dios a todos. » Organiza una reunión especial de oración para aquellas personas que quieran compartir el evangelio de Jesucristo en sus comunidades. » Vuelve a leer la historia de la vida de Pablo y publica un libro de poemas titulado "La vida de Pablo en poesía" o "Las meditaciones poéticas de Pablo". » Usa Twitter para compartir con tus amigos un texto de Hechos cada día, por los próximos siete días. » Sigue el ejemplo de cristianismo activo de Pablo y crea una página de Facebook titulada "Cristianismo en acción". Anima a tus amigos a comentar en esta página cómo están difundiendo el evangelio de maneras prácticas. AMPLÍA Job 36:2, 3; Salmo 9:11; 66:16; Isaías 12:4; 2 Corintios 3:2, 3. Elena de White, Mensajes para los jóvenes, cap. 60: "Dar testimonio por Cristo", pp. 140, 141; cap. 61: "La obra personal", p. 142. Colaboraron esta semana: CecilyA. Daly, Huntsville, Alabama, EE.ÜU.; Jacqueline Neath-Foster, Gardner, Massachusetts, EE.UU.; Sonia E. Paul, Huntsville, Alabama, EE.UU.; Florence Marchand, Huntsville, Alabama, EE.UU.; Hilary Daly, Beltsville, Maryland, EE.UU.; Esther Easter Hampton, Huntsville, Alabama, EE.UU.; Ramona L. Hyman, Huntsville, Alabama, EE.UU. 88 / Lección para jóvenes

×