2011    SEMANA VOCACIONAL                               TESTIMONIO    Sor María Josefa Larraga Cortés, es Superior General...
Recuerdo exactamente el momento en el que Dios me llamó –delante de un Crucifijo, a las siete de la tarde de un 21 de novi...
entrega de las hermanas a los más pobres y humildes y por la alegría ysencillez que manifiestan.Como digo más arriba, nunc...
A todos los jóvenes y las jóvenes digo lo que Jesús dijo a los dos discípuloscuando le preguntaron dónde vivía: ¡Venid y l...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Testimonio Vocacional I

714 visualizaciones

Publicado el

testimonio vocacional de la superiora general

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
714
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
19
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Testimonio Vocacional I

  1. 1. 2011 SEMANA VOCACIONAL TESTIMONIO Sor María Josefa Larraga Cortés, es Superior General de las hermanas Mercedarias de la Caridad y ha promovido una pastoral vocacional desde el testimonio personal y comunitario, en otras palabras, una pastoral vocacional por contagio. En esta semana vocacional mercedaria, quiere ofrecer a los jóvenes el testimonio de su itinerario vocacional y sobre todo la convicción de que ha elegido la mejor parte al responder a la llamada para el seguimiento de Jesucristo Redentor. Mi confesión de fe en la familia religiosa a la que pertenezco es esta: mil veces que volviera a nacer, mil veces sería hermana mercedaria de la caridad ¡TANTO ME HA BENDECIDO DIOS CON ESTA VOCACION! Hoy, cuando el tiempo ha pasado y puedo mirar los acontecimientos de mi vida y mi tiempo como kairós, puedo decir que la gracia más grande que Dios me ha concedido con la vida y con la consagración bautismal ha sido la gracia de la vocación a ser hermana mercedaria de la caridad. He vivido con tanto gozo y con tanta felicidad todo lo que esta vocación conlleva, que mi íntimo deseo sería pasar la llama para que otros pudieran tener en la vida mi misma experiencia. 01/01/2011
  2. 2. Recuerdo exactamente el momento en el que Dios me llamó –delante de un Crucifijo, a las siete de la tarde de un 21 de noviembre,en el que se celebraba la fiesta de María Niña, en una casa deejercicios en los que participaba con otras jóvenes con las quecursaba estudios, aunque el gusanillo de seguir a Jesús lo llevabadentro desde hacía mucho tiempo. Después he comprendido queJesús nos llama desde el seno materno, por tanto, que la vocación esdesde siempre y para siempre según dice el profeta y corrobora SanPablo en su carta a los Gálatas: Más cuando Aquel que me separó desde el seno demi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bienrevelar en mí a su Hijo… (Gál 1,15; Is 49,1)  Sin duda, descubrir que fui llamada desde el seno materno y que, por tanto,la vocación es una llamada cotidiana y gratuita por parte de Dios, mecondujo a sentirme la mujer más afortunada del mundo. Lo dejé todo y melancé a la aventura de seguir a Jesús, no sin dificultades: En aquel momentode mi vida tenía un porvenir desde los estudios que había realizado y teníaque dejar a mi madre, viuda y con tres hijos más, a la que tenía laresponsabilidad de ayudar. Pero Jesús fue más fuerte que todos losobstáculos, porque Aquel que reveló su rostro en mí, no lo apartó ni unmomento ni de mi mirada ni de mi corazón. Decidí entonces ingresar enesta familia religiosa, atraída por Jesús, por María de la Merced, por la
  3. 3. entrega de las hermanas a los más pobres y humildes y por la alegría ysencillez que manifiestan.Como digo más arriba, nunca me he arrepentido de aquel momento en quellegué al noviciado de Zumárraga, Guipúzcoa, en una mañana lluviosa yfría, en la que las hermanas celebraban la fiesta de la Congregación. Meacompañó mi madre y lo hizo con tanta generosidad y con tanto amor deamor, que me dijo: hija mía, sé feliz, y si no lo eres, las puertas de tu casaestarán siempre abiertas para ti. Mi madre ha sido a lo largo del tiempo elmejor testigo de mi vocación, la que siempre me ha puesto con Jesús y laque me ha dicho, también con gran generosidad, ¡qué feliz se siento, hijamía, de que seas mercedaria de la caridad!He querido presentar el testimonio de mi propia vida, llena de pobreza y delimitaciones, pero también llena de Dios, de su gracia, de su merced y de sullamada. Creo que la mejor pastoral vocacional se hace por CONTAGIO. Es decir, tenemos que decir a los demás lo que hemos visto y oído, decir con el apóstol Juan: Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos, acerca de laPalabra de la vida… Esto os anunciamos (1 Jn 11-2).
  4. 4. A todos los jóvenes y las jóvenes digo lo que Jesús dijo a los dos discípuloscuando le preguntaron dónde vivía: ¡Venid y lo veréis! Fueron, vieron y sequedaron. Por lo visto, la persona de Jesús, como nos ha pasado a todos losllamados, les fascinó. La fascinación fue tan grande que ellos tambiénrecordaban el momento y decidieron quedarse con El. (Cf. Jn 1,36-39). Lafelicidad de la llamada produce tanta alegría que, inmediatamente, estosdiscípulos fueron y se lo comunicaron a otros… El contagio de la propia fe,del encuentro con Jesús y con su persona, de la buena noticia descubierta,de la merced vivida nos lleva a contar a otros lo que nos ha sucedido. Lavida se convierte entonces en acontecimiento de buenas noticias para losdemás.Deseo que muchos jóvenes sientan sobre su propia mirada y sobre su propiocorazón, la mirada fascinante de Jesús. Pido que la liberación de Dios puedallegar a muchas esclavitudes, porque haya muchos jóvenes que secomprometan con el Evangelio de la caridad y de la liberación. Y conAntonio Gala os digo: En el amor, lo que una vez aconteció, continúaaconteciendo para siempre. En mi vida, el amor de Jesús, continuará por lossiglos. En esta fidelidad me apoyo y ella me da fuerzas para vivircotidianamente ese primer amor que me fascinó y que sigue fascinándomecada día. Un amor que es fuente de alegría para mí y de esperanza paramuchos.¿Quieres, además, que te confíe un secreto? Ahí va: JESUCRISTO ES ELMAS BELLO DE LOS HIJOS DE LOS HOMBRES (Salmo 44)

×