SlideShare una empresa de Scribd logo
¿Cómo ser
buen padre
o madre?
nº 2: Los secretos de una buena relación
Poniendo límites
Cuando se protege en exceso
La buena educación: cómo
utilizar premiosy castigos
adolescentes
los secretos de una buena relación
Autores:
Alfredo Oliva, Victoria Hidalgo,
Águeda Parra, Moisés Ríos,
Reyes Vallejo, Dolores Martín y Francisca López.
Departamento de Psicología Evolutiva y de la
Educación Universidad de Sevilla.
Edita:
Junta de Andalucía
Diseño y maquetación:
OBEMEDIA S.C.
Imprime:
xxxxxxxxx
Depósito Legal: xxxxxxx
ADOLESCENTES : ¿cómo ser buen padre o
madre? / [autores, Alfredo Oliva ... et al.].
-- [Sevilla] : Consejería de Salud, [2007]
31 p. ; 30 cm. -- (Los secretos de una
buena relación ; nº 2)
1. Desarrollo del Adolescente 2. Psicología
del adolescente 3. Relaciones padres-hijo
4. Educación I. Oliva Delgado, Alfredo
II. Andalucía. Consejería de Salud III. Serie
WS 462

los secretos de una buena relación
adolescentes
adolescentes
Escucharle, intentar comprenderle
y darle mucho afecto, supervisar su
conducta y fomentar su autonomía
son aspectos centrales que
favorecerán el bienestar de tu hijo o
hija adolescente.
¿Cómo ser
buen padre
o madre?
No existen recetas mágicas
para ser un buen padre o una
buena madre y garantizar que
nuestra hija o hijo sea feliz y
muestre un comportamiento
ajustado. Sin embargo, un
buen estilo parental debe in-
cluir tres ingredientes funda-
mentales:
1. Establecer una buena
comunicación con él o ella
y hacer que se sienta que-
rido/a.
2. Supervisar su conducta
y ponerle límites ajustados
a su edad.
3. Estimular su autonomía,
promoviendo un compor-
tamiento independiente y
responsable.
Cómo combinar estos ingre-
dientes dependerá de mu-
chos factores: la situación
concreta, la edad de tu hija/
o, su personalidad y grado de
madurez, tus creencias y valo-
Algunas ideas que te ayudarán a favorecer el
desarrollo de tu hija o hijo adolescente
sigue en la página 4
7 Confesiones
de un padre
imperfecto
9 ¿Porqué ya no
hablamos?
12 Poniendo
límites
14 Cuando se
protege en
exceso
16 Consultorio
19 Resolución de
	 conflictos
22 La buena
educación
26 Cuando no
tratamos a
chicos y chicas
por igual
29 Se dice en la
calle...
30 Recuerda que...
nº 2: Los secretos de
una buena relación
adolescentes
los secretos de una buena relación
res como madre o padre... No
existen fórmulas que sirvan
para todos los adolescentes
ni para todas las situaciones,
por lo que tu estilo educati-
vo debe mostrar cierta flexi-
bilidad. No obstante, hay que
tener en cuenta que los tres
ingredientes anteriores son
fundamentales y deben estar
presentes en el trato con tu hi-
jo o hija.
Todas las madres o padres
son diferentes entre sí y difí-
cilmente podríamos encon-
trar a dos exactamente igua-
les: unas son más afectuosas,
otros más estrictos, otras más
controladoras...
Sin embargo, podemos
agruparlos en función de al-
gunos de estos ingredientes:
de la comunicación y el afec-
to que expresan a sus hijos e
hijas, y del control que ejer-
cen sobre ellos/as. Según es-
ta clasificación existen cuatro
tipos de padres y madres: los
democráticos, los autorita-
rios, los permisivos y los indi-
ferentes.
viene de la página 3
- Madres o Padres demo-
cráticos: supervisan y al
mismo tiempo son afec-
tuosas/os y comunicati-
vas/os
- Madres o Padres autori-
tarios: supervisan mucho.
No son ni afectuosas/os,
ni hablan con sus hijos o
hijas.
- Madres o Padres permi-
sivos: son muy afectuo-
sas/os y comunicativas/
os aunque no supervisan
a sus hijos o hijas.
- Madres o Padres indife-
rentes: son poco afectuo-
sas/os, comunicativas/os
y no supervisan.
Consecuencias
¿Qué problemas tiene ser au-
toritaria/o? Ser exigente con
tu hijo hija, ponerle normas y lí-
mites es importante, pero si no
lo haces de forma dialogante
y con cariño, si no entiende el
porquédeestasnormas,puede
que el excesivo control desem-
boque en problemas emocio-
nales, como baja autoestima
e incluso depresión. Además,
si el control es muy autoritario
tu hijo o hija puede reaccionar
con rebeldía.
¿Qué problemas tiene ser per-
misiva/o? Está bien que tu hi-
jo o hija se sienta querido/a,
que habléis en casa, que se
respete su opinión, pero sin
olvidar que las normas tam-
bién son importantes, y que
todos necesitamos saber que
existen límites y dónde se en-
cuentran. Cuando en casa no
existen reglas claras y no su-
pervisas la conducta de tu hi-
ja o hijo, corres el riesgo de
que se implique en conduc-
tas problemáticas, que con-
suma drogas o que tenga di-
ficultades para controlar sus
impulsos.
¿Qué problemas tiene ser in-
diferente? Muchos. Sin duda,
este estilo es el que más pue-
de perjudicar a tu hija o hijo
y acarrea muchos problemas,
tanto emocionales como con-
ductuales. Si no supervisas
su conducta, si no le demues-
adolescentes
los secretos de una buena relación
Aquellas madres y padres
que muestran un estilo
democrático tienen hijas
e hijos mejor adaptados
¿Cómo son las
madres y padres
democráticos?
Dialogan con sus hijos e
hijas, les escuchan e in-
tentan comprenderlos/as.
Son afectuosas/os y cari-
ñosas/os.
Están disponibles y les
apoyan ante las dificul-
tades.
Se muestran sensibles a
las necesidades de sus
hijos e hijas.
Les dedican tiempo y
atención.
Ponen límites a la con-
ducta adolescente, esta-
bleciendo normas nego-
ciadas y flexibles.
Se preocupan por conocer
con quién se relacionan, y
se interesan por sus acti-
vidades de tiempo libre.
Respetan su forma de
pensar y estimulan su
comportamiento autóno-
mo y responsable.
•
•
•
•
•
•
•
•
tras cariño ni hablas con él o
ella, puede pensar que no te
importa, y que ya no lo quie-
res. Entre los problemas deri-
vados de este estilo parental,
podemos encontrar una baja
autoestima, poco interés por
la escuela, conductas de ries-
go o consumo de drogas.
¿Qué ventajas tiene ser de-
mocrática/o? Tu hijo o hija
sentirá tu cariño y tu apoyo, y
sabrá que puede contar con-
tigo cuando te necesite. Pe-
ro al mismo tiempo sabrá que
no puede hacer lo quiera, que
existenlímitesquenodebesu-
perar y normas que debe cum-
plir para su bienestar y para el
de los demás. Esto hará que tu
hija o hijo tenga una alta au-
toestima, un buen comporta-
miento y una actitud respon-
sable hacia otras personas.
¿Eres una madre o
un padre democrático?
Después de clase tu hijo llega
a casa enfadado, dice que no
tiene hambre y se encierra en
su cuarto. ¿Qué crees que ha-
rías?
a. Dejo que se desahogue,
ya se le pasará el enfado.
b. Intento hablar con él, y
le animo a que me cuente
por qué está enfadado.
Los sábados, tu hija debe lle-
gar a casa antes de las 2 de la
madrugada, pero anoche lle-
gó pasadas las 4. Es domingo
por la mañana, tú...
a. La dejas por imposible,
siempre hace lo que le da
la gana.
b. Le preguntas por qué
llegó tarde, le explicas que
estabas muy preocupado
y le pides que no vuelva a
hacerlo más.
Tu hijo lleva unos días muy
triste. Te ha confesado que
ha roto con su novia, y se en-
cuentra destrozado porque
nunca querrá a nadie como
quiere a esta chica. ¿Qué ha-
rías?
a. Le dices que ya se le pa-
sará. Le insistes en que
no vale la pena estar tris-
te por eso, que la vida ya
le enseñará cuales son los
problemas de verdad.
b. Le animas a que te ha-
ble de sus sentimientos
y lo escuchas de verdad,
dándole importancia a lo
que está viviendo.
Es sábado por la mañana, día
de hacer las tareas de la casa.
Tu hijo dice que hoy no puede
hacerlas porque juega un par-
tido de fútbol y que ya limpia-
rá su cuarto por la tarde.
a. Le dices que limpiar su
habitación es una obliga-
ción, así que hasta que no
limpie no puede irse.
b. Le pides que se compro-
meta de verdad a hacer-
lo por la tarde. Llegasteis
a un acuerdo y mantener
limpia su habitación es su
obligación.
Tu hijo llegó anoche bastan-
te mareado, evidentemente
había bebido porque anda-
ba dando tumbos y no para-
ba de hablar. Hoy es domin-
go y es la hora del almuerzo,
así que tu:
a. Olvidas el tema, beber
es normal, de hecho, a
su edad tú también lo ha-
cías.
b. Le preguntas dónde es-
tuvo por la noche, y qué
había bebido. Intentas ha-
cerle ver que beber alco-
hol en exceso es peligro-
so.
Una amiga te ha dicho que
ayer vio a tu hija de 14 años
besándose con un chico en
un parque. En cuanto tu hija
llega de clase
a. La castigas y le dices
que es muy joven para an-
dar ya besándose con chi-
cos. Lasopcionestipobsonlasqueco-
rresponderíanaunestilodemocrá-
tico.Cuantasmásopcionestipob
hayaselegido,másdemocráticoes
tucomportamiento.
b. Le preguntas si es cierto
lo que te ha dicho tu ami-
ga, y, si es así, te interesas
por saber quién era ese
chico.
La misma discusión de siem-
pre con tu hijo: quiere que le
compres una moto.
a. Tú te niegas a comprár-
sela, es peligroso y punto.
b. Después de escuchar-
le le explicas las razones
por las que no se la quie-
res comprar.
Tu hija está cansada de las
clases de inglés y de música.
Quiere dejarlas porque no tie-
ne tiempo para estar con sus
amigas y prefiere apuntarse a
un gimnasio.
a. Le dices que de de-
jar las clases ni hablar. Si
quiere, puede apuntarse
al gimnasio, y a las ami-
gas ya las verá en el fin de
semana.
b. Le hablas de la impor-
tancia que tienen los idio-
mas hoy en día y tratas de
convencerla para que no
lo deje. En cualquier caso,
tratas de llegar a un acuer-
do con ella.
A continuación aparecen una serie de situaciones
que probablemente te sean familiares. Señala si
ante ellas crees que sueles comportarte como el
padre/madre a o como el b.

adolescentes
los secretos de una buena relación
Corrección del TEST
Confesiones
de un padre
imperfecto
Piensa en las veces que
durante el último mes le has
dicho a tu hija que la
quieres... Piensa ahora en las
veces que le has dicho lo
orgulloso que estás de ella...
Y piensa en las veces que le
has preguntado cómo se
siente... Bueno, no te
preocupes, a todos nos
cuesta trabajo decir esas
cosas. No sé por qué pero
siempre estamos muy
pendientes de lo que hace o
deja de hacer, de si ordena
su habitación, de si dedica
tiempo a estudiar y ayuda en
las tareas de casa, de lo
puntual que es cumpliendo el
horario de vuelta. Pero
prestamos menos atención a
esa otra parte tan importante
de la educación que es el
afecto.
Un pequeño cambio
hace milagros
Empecemos por el principio:
quiero a mis hijos, de eso no
hay duda. Pero... ¿se dan cuen-
ta ellos? Hoy he estado pen-
sando un rato. Lo primero que
he hecho ha sido imaginar có-
mo debería ser un día mági-
co en el que yo les deje claro,
con mi forma de actuar, lo mu-
cho que los quiero. Verás, ese
día debería comenzar con al-
go muy simple. Me he imagi-
nado haciendo algo que no
suelo hacer nunca: preguntán-
doles cuando se despierten
por la mañana cómo han dor-
mido. Quizás sea una tonte-
ría, pero puede que mis hijos
se sorprendan si les pregunto
eso. Después me he imagina-
do diciéndole a mi hija que es-
toy orgulloso de ella porque se
esfuerza en el instituto para ir
mejorando. Sé que no le va de-
masiado bien en el cole pero,
bueno, se trata de imaginar un
día mágico y decirle que tengo
esperanza y que confío en ella,
no de criticarla una vez más.
¡Vaya cara que me pondría si le
dijera algo así!
¿Qué puedo hacer o decirle
cuando llegue del instituto?
Hace tiempo que no le doy un
beso aunque muchas veces
me hubiera gustado hacerlo.
¡Está últimamente tan arisca!
Si le diera un beso y le dijera:
“¿Cómo te ha ido, Laura?” ...
no sé, puede que no estemos
preparados ni ella ni yo para
un milagro tan grande. Creo
que me conformaría, de mo-
mento, con hacerle esa pre-
gunta mientras le pongo la
mano en el hombro. Por aho-
ra sería suficiente.
Quiero a mis hijos, de eso
no hay duda. Pero ... ¿se
dan cuenta ellos?	
¿Sabes qué? Si esta noche,
mientras todos estamos dur-
miendo, ocurriera un milagro
en mi familia, en realidad to-
do lo que he estado imagi-
nando sería parte de ese mi-
lagro. Yo sé que los milagros
ocurren de repente y que en
la vida real las cosas son más
difíciles de conseguir, requie-
ren esfuerzo y dedicación.
Pero... ¿y si mañana yo inten-
tara que el milagro ocurriera?
¿Qué pasaría si le pregunto
a mi hija cuando se levante:
“¿Cómo has dormido?” Pue-
de que una cosa tan sencilla
como esa ponga en marcha
un cambio mayor. Quizás con
estas pequeñas cosas consi-
ga hacerles ver lo mucho que
los quiero. ¿No te parece?
Los milagros ocurren de re-
pente aunque en la vida nor-
mal las cosas son más difíci-
les de conseguir, requieren
esfuerzo y dedicación. Pero
¿y si intentaras que el milagro
ocurriera?

adolescentes
los secretos de una buena relación
adolescentes
los secretos de una buena relación
Durante los años de la ado-
lescencia, la comunicación
entre padres e hijos se hace
más difícil, incluso en aque-
llas familias en las que existía
una buena relación durante la
infancia. Son frecuentes las
quejas de padres y madres
por la dificultad que tienen
para dialogar con sus hijos e
hijas. Esta mayor dificultad en
la comunicación es debida a
la aparición de una serie de
barreras de las que son res-
ponsables tanto los padres y
madres como hijos e hijas.
Por una parte, las reservas del
o la adolescente para hablar
con su padre o madre son de-
bidas a su necesidad de man-
tener la privacidad sobre sus
asuntos personales. Además,
el deseo de mantener unas re-
laciones familiares más simé-
tricas e igualitarias va a llevar-
le a discutir las ideas de sus
progenitores, a interrumpirles
con más frecuencia, a no es-
tar de acuerdo con ellos....
Por su parte, los padres que-
rrán seguir manteniendo con
sus hijos/as el mismo tipo de
relación que tuvieron durante
la infancia, esdecir,unosinter-
cambios comunicativos más
basadosen sermonear o en dar
órdenes que en un proceso real
de comunicación, en el que la
escucha juega un papel tan im-
portante como la propia expre-
sión de ideas.
Con demasiada frecuencia,
los mensajes de las madres y
padres están cargados de crí-
ticas y continuas referencias a
los errores cometidos por sus
hijas/os, aspectos que hay
que intentar evitar para con-
seguir una comunicación más
positiva. Por otro lado, aun-
que son muchos los temas
que interesan y preocupan a
las y los adolescentes, pre-
cisamente son estos temas
los que suelen pasar a un se-
gundo plano en la comunica-
ción familiar, más centrada
en cuestiones como las tareas
del hogar, el mundo académi-
co o la forma de vestir del jo-
ven, que a menudo pueden
acabar en discusiones y con-
flictos.
En resumen, es fundamen-
tal que madres y padres sean
conscientes de los obstáculos
que dificultan la buena comu-
nicación y que intenten supe-
rarlos, ya que los diálogos fre-
cuentes y la comunicación en
positivo son elementos funda-
mentales para la satisfacción
familiar y para el bienestar
del o la adolescente. Además,
aunque madres y padres pue-
dan llegar a dudarlo, siguen
siendo personas muy influyen-
tes en el desarrollo de sus hi-
jos e hijas, en algunos temas
bastante por delante de ami-
gos y amigas, por lo que es im-
prescindible seguir creando
un clima de apoyo, comunica-
ción y confianza que facilite la
seguridad y el ajuste del hijo o
hija en crecimiento.
Padresymadresdebenhacerun
esfuerzo por fomentar la comu-
nicación con sushijose hijas.Si
en la infancia la comunicación
surgía de forma espontánea,
durante la adolescencia padres
y madres deberán poner más
empeño para mantenerla.
¿Por qué ya
no hablamos?
10
adolescentes
los secretos de una buena relación
Algunos consejos prácticos para
mejorar el afecto y la comunicación
1. Escucha lo que dice tu hi-
jo o hija, déjale terminar: De-
jar que tu hija o hijo hable, que
diga lo que piensa o siente, es
muy beneficioso para el buen
funcionamiento de la familia y
para su bienestar. Si no dejas
que termine lo que quiere de-
cirte y le interrumpes porque
piensas “ya sé lo que me va a
decir”, nunca sabrás qué ideas
tiene ni cómo se siente.
2. No critiques, no juzgues, no
culpabilices: No eres un juez.
Si te dedicas a sancionar su
conducta de forma constan-
te estás poniendo una barrera
entre vosotros. Si muestra su
enfado y grita, puedes corregir
su comportamiento con algo
como: “ya veo que estás enfa-
dado/a y me parece normal,
pero si no me gritas me entera-
ré mejor. Cuando te calmes po-
dremos seguir hablando”.
3. No des lecciones: Tendemos
a decir a nuestras hijas e hi-
jos lo que deben hacer. Es mu-
cho más útil y beneficioso que
les enseñes a buscar solucio-
nes, que razones las ventajas
e inconvenientes de cada po-
sibilidad.
4. Dale importancia a lo que te
dice: A veces vemos su preocu-
pación por un asunto que pa-
ra nosotros no tiene la menor
importancia y podemos pen-
sar: “no son más que tonte-
rías, cuando sea grande se da-
rá cuenta...”. Si cuenta contigo
para hablar de sus cosas, való-
ralo. Si no le das importancia
a lo que quiere contarte, pue-
de que en el futuro deje de ha-
blarte de ello.
5. Enséñale a comunicar sus
sentimientos: No es suficiente
preguntarle qué ha hecho sino
también cómo se ha sentido.
Puedes ayudarle a que entien-
da qué siente preguntándo-
le “¿estás enfadado o triste?”
o diciéndole “yo estoy orgullo-
so ¿y tú?”. Todos tenemos que
aprender a expresar nuestros
sentimientos y tú puedes ayu-
dar a tu hijo o hija a ello.
6. Controla tus impulsos: Pue-
de ocurrir que te cuente que
ha hecho cosas que no te gus-
tan (por ejemplo, que ha falta-
do a una hora de clase porque
no tenía ganas de ir). En esos
casos no te dejes llevar por los
nervios; si reaccionas de forma
impulsiva y no razonas con ella
o él, puede que la próxima vez
no confíe en ti y no te lo cuen-
te. Evita los gritos, las amena-
zas, ordenarle lo que tiene que
hacer. Cuando hayas recobra-
do la calma habla con ella o él
y explícale qué es lo que no te
gusta.
7. Ya no es un niño/a: No lo ol-
vides, se está convirtiendo en
adulto, si lo tratas como tu ni-
ño/a pequeño/a se sentirá
avergonzado/a, más aún de-
lante de sus amigos y amigas.
Evita criticarlo/a, darle leccio-
nes e invadir su espacio per-
sonal en todo momento, espe-
cialmente cuando esté con su
pandilla.
11
adolescentes
los secretos de una buena relación
12
adolescentes
los secretos de una buena relación
Poniendo
límites
En muchas ocasiones, con la
llegada de la adolescencia ten-
demosa relajar elcontrolsobre
nuestras hijas e hijos, porque
consideramos que éste ya no
es tan necesario. Sin embargo,
al igual que el afecto, el esta-
blecimientodelímitescontinúa
siendo muy importante duran-
telaadolescencia,ycuandoes-
tos faltan es muy probable que
chicosychicassientandesorien-
taciónyquepiensenquenonos
preocupamos por ellos y ellas.
Por otra parte, la ausencia de
control,denormasylímites,es-
Establecer normas y límites al
comportamiento de nuestros
hijos e hijas es fundamental para
evitar que se sientan perdidos/as y
desorientados/as, y que desarrollen
problemas de conducta.
tá muy relacionada con la apa-
ricióndealgunosproblemasde
conducta como los comporta-
mientos antisociales y delicti-
vos o el consumo abusivo de
drogas y alcohol. A continua-
ción se ofrecen algunas suge-
rencias en relación con las nor-
mas y límites.
• Los límites deben ser claros,
razonadosyjustificados.Esmuy
importantequenoimpongamos
de forma autoritaria los límites
y normas que han de regular la
vidafamiliaryelcomportamien-
todenuestroshijosehijas,tan-
to en casa como fuera de ella.
Hayquehablarconellos/as,co-
nocer su punto de vista, expli-
carles los motivos de una de-
terminada norma, y cambiarla
cuando nos convenzan de que
es injusta. Implicar a nuestras
hijas e hijos en la toma de de-
cisionesconrespectoaloslími-
tes no significa que abandone-
mosla autoridad parental, sino
Vivencia (Aurora, madre de una chica de 13 años)
“Recuerdo que nuestra hija siempre se quejaba de que los padres de sus amigas les dejaban vol-
ver a casa más tarde que nosotros. Al final de largas discusiones siempre terminábamos cedien-
do, pues pensábamos que tal vez estábamos siendo demasiado estrictos. Pero un día coincidí en
una tienda con la madre de su mejor amiga y, después de hablar un rato, descubrimos que a ella
su hija le contaba el mismo cuento que a nosotros: “que si los padres de sus amigas las dejaban
hasta más tarde, que si éramos muy antiguos...”. Total, que las muy listas nos estaban engañan-
do a todos. Desde ese día nos pusimos de acuerdo con los padres de las chicas con las que solía salir nuestra
hija. De vez en cuando nos llamamos por teléfono y tomamos decisiones con respecto a la hora de volver a casa
o si las dejamos hacer algo. Ahora nos sentimos más seguros de que estamos actuando bien con nuestra hija, y
ella suele protestar menos, ya que los límites son parecidos para muchas de sus amigas.”
13
adolescentes
los secretos de una buena relación
Si poner límites es importante, también lo es saber
qué es lo que hace el o la adolescente en su tiempo li-
bre, conocer a sus amigos y saber a dónde va por la
tarde o noche. De esta manera será más fácil evitar al-
gunas situaciones de riesgo que pudieran estar produ-
ciéndose. Como ocurre con el control, la supervisión
ideal debe estar ajustada a la edad y madurez del chi-
co o chica. Tan negativa es la ausencia de control co-
mo mostrar una actitud policial. El exceso de celo pue-
de llevar a que el o la adolescente se muestre aún más
hermético/a en un intento de defender su esfera per-
sonal. La mejor forma de conocer lo que hace es cuan-
do él o ella misma informa a sus padres acerca de sus
actividades y amistades. Esto suele ocurrir si existe
confianza y una buena comunicación. En estas situa-
ciones es probable que sean los mismos adolescentes
quienes tengan la iniciativa de compartir con sus ma-
dres y padres muchas de sus preocupaciones, o de ha-
blarles acerca de sus actividades.
queseráunamaneraderecono-
cer que están creciendo y ma-
durando y que tienen derecho
a participar en las decisiones
que les afectan.
• Debemos ser flexibles. Hay
que ir ajustando las normas y
límites a las nuevas necesida-
des y capacidades de nuestros
hijos e hijas a medida que van
haciéndose mayores. Los lími-
tes necesarios para un niño o
niña de 10 años, no deben ser
los mismos que para un ado-
lescente de 13, y menos aún si
tiene 15. El control excesivo es
tan perjudicial como su ausen-
cia, por lo que tendremos que
concederles de forma gradual
más libertad para actuar y to-
mar decisiones.
• Debemos ser coherentes y
consistentes en cuanto a los lí-
mitesestablecidos.Endetermi-
nadas ocasiones nos sentimos
abrumados/asocansados/asy
podemospermitiralgunoscom-
portamientosen nuestroshijos
Diferenciando
lo principal de
lo secundario
Con frecuencia nos en-
fadamos con algunos
comportamientos de
nuestros hijos e hijas
que no tienen dema-
siada importancia co-
mo la forma de vestir,
la música que escu-
chan,... Es necesario
que sepamos diferen-
ciar lo que es realmen-
te importante y de-
bemos controlar, de
aquello que forma
parte de la vida priva-
da de nuestra hija o
hijo. No todos las ma-
dres o padres estarán
de acuerdo en donde
situar esta frontera, ya
que dependerá de los
valores familiares. Lo
que para algunos pa-
dres y madres puede
ser muy importante,
para otros será secun-
dario. En cualquier ca-
so, la recomendación
de carácter general es
ser más estricto/a con
aquellos comporta-
mientos que puedan
poner en riesgo su sa-
lud y su seguridad, sin
perder tiempo y ener-
gía en discusiones so-
bre aspectos triviales.
ehijasqueenotromomentono
toleraríamos.Peroesimportante
quemantengamoslasnormasy
los límites, y las sanciones an-
tesuincumplimiento,indepen-
dientementedenuestroestado
deánimo.Tambiénesimportan-
te que exista acuerdo entre los
padres a la hora de poner lími-
tes y castigos. Aunque en algu-
nas ocasiones no estemos de
acuerdoconnuestrapareja,de-
bemos procurar resolver nues-
tras discrepancias en privado y
mostrar una misma opinión an-
te nuestros hijos e hijas.
• Si las normas no se cumplen,
hayquesancionar.Enprimerlu-
gar,esconvenientemantenerla
calmaynoreaccionardeunafor-
mademasiadoemocional.Des-
puésdeberemosescuchartran-
quilamente la justificación que
nuestro hijo o hija nos da. Por
último, habrá veces en las que
será conveniente sancionar su
conducta. Esimportante que el
chico o la chica tenga claro que
es su comportamiento y no a
él/ella lo que rechazamos. No
obstante, puede haber alterna-
tivas al castigo, como hacerles
verlomuchoquenosdecepcio-
na su comportamiento o la fal-
ta de confianza que tendremos
hacia él o ella si sigue compor-
tándose así. Otra posibilidad,
es no sancionarlos y dejar que
experimenten las consecuen-
cias de sus errores; por ejem-
plo, un suspenso les obligara
a estudiar o una resaca les ha-
rá sufrir los efectos del abuso
de alcohol.
¿Sabemos lo que hacen?
14
adolescentes
los secretos de una buena relación
Cuando
se protege
en exceso
DentrodelestiloPermisivopo-
dríamos incluir a los padres y
madresquemuestrandemasia-
da sobreprotección. Se trata de
padres y madres que desde la
primera infancia han creado un
entornototalmentelibrededifi-
cultades, y han tolerado la ma-
yoríadeloscaprichosdesushi-
jas e hijos, bien porque creen
que es importante evitarles las
frustraciones,obienporqueles
haresultadomáscómodoman-
teneresaactitudsobreprotecto-
ra.Esteestilopuedellevarama-
dres y padres a pensar que han
educado bien a sus hijas e hi-
jos, rescatándoles de todo tipo
desituacionescomplicadasyre-
solviéndolessusproblemas,sin
tener en cuenta la importancia
que tiene aprender de los pro-
pios errores.
Sin embargo, las consecuen-
ciasdelestilosobreprotectorpue-
den ser bastante negativas, ya
queestoschicosychicasnohan
tenido la oportunidad de desa-
rrollar una adecuada tolerancia
Algunos padres y madres se muestran
excesivamente sobreprotectores
con sus hijos e hijas, e impiden que
crezcan y maduren.
alafrustración,ymostraránmu-
chairritaciónentodaslassitua-
ciones en las que la realidad no
seajusteasusdeseos.Tampoco
se sentirán capaces de resolver
deformaindependientelospro-
blemasylassituacionescompli-
cadasquepuedanpresentárse-
les, por lo que sentirán agobio
y necesidad del apoyo de otras
personas para resolverlos. Son
muchas las tareas que chicos y
chicas tendrán que afrontar du-
rante estos años, y sus madres
y padres no estarán siempre a
su lado para ayudarles; es es-
perable que estas hijas e hijos
sobreprotegidos se muestren
extremadamente vulnerables,
inmaduros y caprichosos, y ter-
minen tiranizando y controlan-
do emocionalmente a sus pa-
dres y madres.
Las consecuencias del
estilo sobreprotector pueden
ser bastante negativas
15
adolescentes
los secretos de una buena relación
¿Qué puedes
hacer si eres
sobreprotector/a?
1. Deja que
resuelva sus
propios problemas.
¿Vas a estar toda
la vida sacándole
las castañas del
fuego?
2. Deja que aprenda
de sus errores.
Equivocarse puede
ser una magnífica
oportunidad para
madurar.
3. Deja que
experimente
algunas
frustraciones.
Poco a poco se
irá haciendo más
resistente y no
se rendirá ante
las situaciones
difíciles.
4. Deja de
permitirle que se
salga siempre con
la suya. No cedas a
todos sus caprichos
y exigencias.
consultorio
16
adolescentes
llegó la adolescencia
Caso 1
Sobreprotección
“Siempre hemos intentado proteger a nuestra hija Marta. Ni su padre ni yo vivimos nues-
tra adolescencia porque ambos tuvimos que empezar a trabajar cuando éramos muy pe-
queños, por eso hemos querido que Marta tuviese las cosas más fáciles. Todo iba bien
hasta que llegó a la adolescencia. Estamos muy contentos con ella porque es muy buena
estudiante, pero se ha vuelto muy irritable y cuando quiere algo no lo pide, sino que lo
exige a gritos. Nos monta espectáculos en público, gritándonos y diciéndonos que somos
unos egoístas, que nunca pensamos en ella. Marta no soporta que las cosas no sean có-
mo ella quiere, no es capaz de resolver por sí misma las dificultades que se le presentan
y es muy caprichosa y consentida. Realmente estamos bastante preocupados porque en
nuestra casa es ella la que manda y los demás obedecemos sus órdenes. Nos pregunta-
mos qué hemos hecho mal, se lo hemos dado todo, ¿por qué ahora se comporta así? Es-
tamos muy preocupados, ¿qué podemos hacer?”
Antonia, Cádiz.
Es normal que hayáis querido darle a vues-
tra hija lo que vosotros no pudisteis disfru-
tar, pero no hay que permitírselo todo. No
debéis solucionarle todos sus problemas,
debéis dejar que aprenda por sí misma. Es
importante que se equivoque y que apren-
da de sus errores, para que pueda madurar.
También debéis dejar que experimente al-
gunas frustraciones para que poco a poco
se haga más resistente y no se rinda ante
las situaciones difíciles. Y lo más importan-
te, que no le permitáis que se salga siem-
pre con la suya, no debéis ceder a sus ca-
prichos y exigencias.
Al principio os será difícil sobrellevar esta
situación porque está acostumbrada a con-
seguir todo lo que quiere. Incluso puede
que su comportamiento empeore cuando
cambiéis vuestra forma de tratarla. Pero es
importante que con el tiempo vaya apren-
diendo que está bien que os pida consejo
cuando se sienta abrumada, pero que es
ella la que tiene que saber solucionar las
cosas.
Sobre todo, es importante que tengáis pa-
ciencia para darle la oportunidad de que
cambie y que seáis firmes y coherentes con
vuestras decisiones.
el experto responde
Caso 3
“A veces siento que
mi hijo me rechaza”
“Estamos muy preocupados porque nuestro hijo Javier ha cambiado mucho en los últi-
mos meses. Hasta hace poco disfrutaba saliendo con nosotros a cualquier parte, pero
ahora le pone pegas a todo. Ni siquiera quiere venirse a la playa los fines de semana. Si
le acompaña algún amigo, todavía, pero si no, nos cuesta la misma vida convencerlo.
Además, antes era muy cariñoso, sobre todo con su madre, y ahora no consiente que le
dé un beso. Yo le digo a mi mujer que probablemente serán cosas de la edad, pero ella
no lo entiende y se enfada con él”.
Carlos, Málaga.
17
adolescentes
llegó la adolescencia
Tienes razón en una cosa: a los hijos hay que quererlos
mucho. Pero también hay que exigirles responsabilida-
des, ponerles límites, y no concederles todos los capri-
chos. Aunque con algunos niños y niñas esto pueda
resultar más complicado que con otros/as, tenéis que
esforzaros por manteneros firmes y no ceder ante asun-
tos que consideráis de importancia. Esto, que en la ni-
ñez es importante, no deja de serlo en la adolescencia.
Los niños/as deben aprender que en la vida no se pue-
den conseguir las cosas sin esfuerzo, y tienen que de-
sarrollar una tolerancia a la frustración. De lo contrario,
cuando la realidad no se ajuste a sus deseos se mos-
trarán muy irritados y exigirán que los demás les solu-
cionen sus problemas. En un principio son los padres
y las madres quienes deben poner los límites, pero po-
co a poco estos límites se irán interiorizando, y ellos/
as mismos/as se auto-controlarán. Es imposible que
el chico o la chica se limite a sí mismo/a si nunca se
le han puesto límites o se le han planteado exigencias
desde fuera. Está claro que esto puede generar conflic-
tos, pero los conflictos entre madres/padres e hijos/
as pueden ser aprovechados educativamente. En vues-
tro caso, pueden servir para que María se dé cuenta de
que sus necesidades no tienen porque coincidir con las
vuestras, que también son importantes.
Creo que tu marido tiene algo de razón, parece que has
protegido demasiado a María. Es importante que apo-
yes a tu hija, pero también debe ir aprendiendo a re-
solver ella sola sus problemas. Si la sobreproteges de-
masiado, estás impidiendo que aprenda a defenderse.
Aún estáis a tiempo de cambiar vuestra forma de tra-
tarla y de empezar a mostraros más firmes con ella. Si
veis que no conseguís cambiar nada, no dudéis en pe-
dir consejo o ayuda a algún profesional.
Caso 2
Padres permisivos-adolescentes problemáticos
“Creo que no he visto a nadie tan egoísta como mi hija María. Desde pequeña, mi marido y yo nos
hemos volcado en ella. Llevábamos muchos años queriendo tener hijos y no venían, y cuando ya
casi habíamos tirado la toalla llegó María. Es nuestra única hija y ha tenido todo nuestro cariño y
atención. Nunca le ha faltado de nada. Mi marido me decía que la mimaba demasiado, pero yo creo
que a los niños hay que quererlos mucho. Cada vez que ha tenido un problema, ahí he estado yo
para resolvérselo. Siempre ha sido una niña algo difícil y caprichosa, que continuamente reclamaba
nuestra atención, pero ahora que tiene 12 años la cosa ya ha pasado de castaño a oscuro. Siempre
quiere salirse con la suya, y cuando tratamos de oponernos a sus deseos se pone como una fiera,
chilla, insulta y a veces rompe algunas cosas. Estamos desesperados y no sabemos qué hacer”.
María, Córdoba.
el experto responde
consultorio
el experto responde
Durante la adolescencia se
produce cierto distancia-
miento entre los progenito-
res y sus hijos e hijas. Este
distanciamiento no implica
una seria pérdida de amor
o respeto hacia losy las pa-
dres y madres, sino que es
el resultado de la búsque-
da de una relación más
igualitaria. Además, chi-
cos y chicas tienen nuevas
necesidades, ya no depen-
den tanto de sus padres/
madres y están convirtién-
dose en personas adultas.
Lo anterior provoca, en-
tre otras cosas, que el o la
adolescente rechace hacer
con su familia actividades
que antes le gustaban. Eso
no debe extrañarnos si te-
nemos en cuenta, además,
que los amigos y amigas se
convierten en figuras muy
importantes, y que nues-
tros hijos e hijas querrán
pasar tiempo con ellos/as.
Por otro lado, debéis ser
conscientes de que es nor-
mal que vuestro hijo se
muestre más reacio a da-
ros besos y abrazos. Esa
es una forma a través de
la cual os hace ver a voso-
tros y a los demás que ya
no es un niño pequeño.
No obstante, no olvidéis
que vuestro hijo sigue ne-
cesitando de vuestro amor
y vuestro apoyo. Bien es
verdad que quizás no ne-
cesita tanto besos y abra-
zos, pero es fundamental
que le manifestéis vues-
tro afecto de otra manera,
con más comprensión, es-
cuchándolo y dialogando
con él. Es un error reaccio-
nar ante la frialdad afectiva
de Javier enfadándoos con
él, esimportante que inten-
téis entenderle y le demos-
tréis vuestro afecto de una
forma más adulta.
18
adolescentes
llegó la adolescencia
19
adolescentes
llegó la adolescencia
Como vimos en la revista 1,
eliniciodelaadolescenciapue-
de suponer un empeoramiento
de las relaciones entre padres/
madres e hijos/as, siendo fre-
cuentes los conflictos y discu-
siones. A menudo, la buena co-
municación, las bromas, los
besos y los abrazos se convier-
ten en regañinas, malas caras y
discusiones subidas de tono.
Si sabemos resolver bien los
conflictos,disfrutaremosmásde
lasrelacionesfamiliares. Imagi-
nemos la siguiente situación:
Rocío es una chica de quince
años. Se acerca el fin de año y
hablaconsuspadresparaquela
dejen ir a una fiesta el día trein-
ta y uno. Escuchemos lo que di-
ce Rocío y la respuesta de sus
padres:
Rocío:“Enfindeañoquiero
ir a una fiesta que vamos a
hacer mis amigos/as y yo”
Madre: “¿Dónde es la fies-
ta?”
Rocío: “En la casa de una
amiga”
Padre: “¿Van a estar los pa-
dres de tu amiga? ¿Quié-
nes iréis a la fiesta? ¿Van
chicos?”
Rocío: “Los padres no es-
tarán... sí, van algunos chi-
cos... pero vamos mucha
gente y...”
Padre: “¡Ni hablar! Tú no
pintas nada allí, así que ve
olvidándote de fiestecitas.
En fin de año te quedas con
nosotros y punto”
Rocío: “¿Pero por qué no
puedo ir nunca a ningún si-
tio? Nunca me dejáis hacer
nada...”
Madre:“Mira,tupadreteha
dicho que no y es que no. Y
cállate ya que siempre tie-
nes que hacer que nos en-
fademoscontigo.Cuandovi-
vas sola harás lo que te dé
la gana pero mientras vivas
bajo nuestro techo eso es
lo que hay”
Padre: “Y no quiero escu-
charteniunapalabramásde
ese tema ¿te enteras?”
Rocío: ...
Engeneralpodemoshablarde
cuatro formas diferentes de so-
lucionar estas situaciones pro-
blemáticas. En el ejemplo que
hemos presentado unas líneas
más arriba, los padres de Rocío
utilizan una estrategia autorita-
ria en la que imponen su punto
de vista sin tener en cuenta las
necesidadesdesuhija.Estaes-
Resolución
de conflictosAl inicio de la adolescencia es frecuente que aumenten los
conflictos entre padres/ madres e hijos/as. No os asustéis por ello; los
conflictos, cuando se resuelven bien, son una magnífica oportunidad para
que mejoréis la relación que tenéis con vuestro hijo/a.
trategianoeslamásadecuada,
ya que hace que tanto padres/
madres como hijos/as se sien-
tan mal.
Otrospadreshubieranresuel-
tolasituacióndeunaformamás
permisiva, dejando a Rocío ir a
la fiesta sin apenas preguntarle
nadaysinponerningúnlímitea
susdeseos.Veamosquéhubie-
rancontestadoaRocíounospa-
dres permisivos:
Madre: “¿Dónde es la fies-
ta?”
Rocío: “En la casa de una
amiga. ¿Qué pasa? va mu-
cha gente...”
Madre: “¡Niña, la vida es-
tá muy mala! Con el mie-
do que me dan a mí esas
cosas...”
Padre: “¿Quieres dejar que
la niña salga? Niña, a mi no
me pidasdinero para la fies-
ta…”
Madre:“Túnotepreocupes
queyotedoydinero.¿Yquie-
nes van a la fiesta?”
Rocío: “¡Que no me comas
la cabeza ya! Que me voy a
la calle. Adiós”
Madre: “¿Vienes a cenar?
No llegues muy tarde … Ro-
cío …. ¡Rocío!”
sigue en la página 20
20
adolescentes
los secretos de una buena relación
Las consecuencias de esta
manera de actuar son negati-
vas, ya que el o la adolescente
va a tener muchas dificultades
para aceptar que se le lleve la
contraria y querrá salirse siem-
pre con la suya, mostrando im-
pulsividad y falta de control.
Evitar elconflicto tampoco es
muyrecomendable.Muchospa-
dresymadrestiendenacambiar
de tema o de conversación pa-
ra evitar el enfrentamiento con
sushijasehijos,impidiendoasí
la resolución constructiva del
problema. Veamos cómo sería
en el caso de Rocío:
Madre: “¿Dónde es la fies-
ta?”
Rocío: “En la casa de una
amiga. ¿Qué pasa? va mu-
cha gente...”
Madre: “Bueno, bueno, no
te pongas así...”
Padre: “¿Queréis callaros
ya, que no me dejáis escu-
char la tele? …”
Rocío: “¡Que no me comas
la cabeza ya! Que me voy a
la calle. Adiós.”
Madre:“Hazloquequieras,
yo ya no puedo contigo.”
El problema de las estrate-
gias anteriores es que ninguna
de ellas resuelve realmente el
conflicto, ya que los deseos o
necesidades de todas o algu-
nasde laspersonasimplicadas
no son tenidas en cuenta. En
el caso del autoritarismo el o la
adolescente pierde; los padres
ymadrespermisivosque dejan
en manos del o la adolescente
la decisión final, también pier-
den; la evitación supone que
ambas partes pierden.
Lamejorformaderesolverlos
conflictos es la negociación, la
cualtienecomoobjetivolabús-
queda de solucionesque satis-
fagan a todas personas partici-
pantes y tengan en cuenta sus
deseosynecesidades. Enelca-
so de Rocío una resolución ne-
gociada se llevaría:
viene de la página 19
21
adolescentes
los secretos de una buena relación
Preguntando a la chica so-
bre la fiesta: con qué ami-
gosy amigas irá, dónde se
celebrará, a qué hora va a
volver y cómo... La madre
y el padre deberían escu-
char tranquilamente las
explicaciones de Rocío,
sin enfadarse y prestán-
dole atención.
Acontinuaciónpadreyma-
dreexplicaríansuspreocu-
paciones,porejemplo,que
consuma alcohol y otras
drogas, que se monte en
un coche con alguien que
conduzca bebido o que
vuelva demasiado tarde
a casa.
Después pueden propo-
nerle a Rocío que vaya a
la fiesta siempre que no
consuma alcohol u otras
drogas pero que debe vol-
ver a casa no muy tarde y
acompañada por un adul-
to que no haya bebido al-
cohol.
Para resolver un conflicto con
tu hijo o hija de forma negocia-
da es conveniente seguir una
serie de pasos:
Escuchadle de forma sere-
na, sin juzgarle ni criticar-
le, e intentad comprender
su punto de vista.
Tratad de concretar con
ella o él en qué consiste
el desacuerdo, e intentad
comprender lo que siente
vuestra hija o hijo.
Buscadsolucionesconcre-
tas que beneficien a la fa-
milia y no perjudiquen a
nadie. Es importante que
todas las personas impli-
cadas digáis vuestra opi-
nión sobre las soluciones
propuestas.
Podéis modificar las pro-
puestas hasta llegar a un
acuerdo satisfactorio. En
algunos casos este acuer-
do no será posible, y ma-
dre y padre deben tener la
última palabra.
1.
2.
3.
1.
2.
3.
4.
El valor
educativo
del conflicto
Los conflictos en las
relaciones tienen un
valor educativo para
el desarrollo de niños,
niñas y adolescentes.
Por lo general, los con-
flictos surgen por dis-
crepancias entre las
opiniones y deseos de
padres y madres e hi-
jos/as, y pueden servir
para tomar concien-
cia de las necesida-
des del “otro”, que no
siempre coinciden con
las nuestras. Esto fo-
mentará el desarrollo
de la propia identidad
y de la moralidad, y va
a dotar al chico o chi-
ca de una mayor tole-
rancia a la frustración.
Los límites que ponen
madres y padres se-
rán interiorizados po-
co a poco por el chi-
co o chica, que tendrá
una mayor capacidad
para autocontrolar-
se. Cuando no existen
esos límites externos,
tendrá muchas difi-
cultades para ajustar
su comportamiento a
las normas familiares
y sociales. Sin embar-
go, cuando los conflic-
tos son excesivos, y
no se saben resolver,
pueden crear una ten-
sión excesiva que va
a entorpecer más que
favorecer el desarrollo
adolescente.
22
adolescentes
los secretos de una buena relación
La buena
educación:
cómo utilizar
premios
y castigos
23
adolescentes
los secretos de una buena relación
En algunas ocasiones, nues-
tras hijas e hijos manifiestan
comportamientos inapropia-
dos y no nos quedará más re-
medio que aplicar una técnica
disciplinaria. No todas estas
técnicas son igual de conve-
nientes, y conocer sus venta-
jas y desventajas nos ayudará
a saber cuál es la que pode-
mosaplicar en caso de que sea
necesario.
A continuación osofrecemos
algunasmedidasdisciplinarias
que podéis utilizar. Es impor-
tantequealahoradeelegiruna
técnica tengáis en cuenta fac-
tores como su edad, sus carac-
terísticas personales o la regla
que haya incumplido.
• Las advertencias
Consisteenhacerleveravues-
tro hijo o hija que el comporta-
miento que está mostrando no
nos parece adecuado y que,
si persiste en él, será castiga-
do/a. Sería un primer paso an-
tes de aplicar una sanción. Por
ejemplo, si habéis acordado
con vuestro hijo que debe re-
coger su habitación antes de
salir con sus amigos y veis que
va llegando la hora de salida y
aún no se ha puesto manos a
laobra,podéisadvertirlequesi
no lo hace tendrá que quedar-
se en casa.
Es importante que intentes
manteneruntonolomásnatural
posible,noselodigascongritos
omuchoenfado,simplementese
trata de un recordatorio.
Existen diferentes técnicas para conseguir que tu hijo o
hija respete las normas. Con algunas de ellas eliminamos
conductas inapropiadas, mientras que con otras potenciamos
los comportamientos de carácter más positivo.
• Perder privilegios
Si lasadvertenciasno bastan
paraevitarelmalcomportamien-
to de tu hijo o hija, puedes pri-
varle de algún privilegio o de al-
gunaactividadqueleguste.Por
ejemplo,sinoterminalosdebe-
res, puede quedarse sin ver su
programadetelevisiónfavorito.
Esimportantequeseáisfirmesa
la hora de mantener la sanción
o pérdida del privilegio.Si no lo
hacéis,vuestrohijoohijaapren-
derá que es sólo una amenaza
que casi nunca cumplís.
• Castigo
En ocasiones será necesa-
rio imponer un castigo, como
obligarle a hacer tareas do-
mésticas extras o alguna otra
actividad que no le guste ha-
cer. Los castigos deben reser-
varse para situaciones graves,
ya que si se utilizan con de-
masiada frecuencia. pierden
su efectividad. Tanto el casti-
go físico como el maltrato psi-
cológico (humillar, insultar, ri-
diculizar...) deben evitarse, ya
que tienen importantes conse-
cuencias negativas. Frases co-
mo “novalespara nada”, “eres
un inútil” o “pareces tonta”
pueden dañar su autoestima.
Aunque puede parecer que es-
tas técnicas funcionan a corto
plazo, a la larga provocan más
problemas de los que solucio-
nan.También debéis evitar uti-
lizar el estudio como un casti-
go, porque de esa manera lo
único que conseguiréis es que
estudiar se convierta en algo
desagradable.
A la hora de aplicar el casti-
go y la retirada de privilegios
es importante ajustarlos a la
gravedad de la conducta in-
adecuada. Por ejemplo, si ha
llegado media hora tarde a ca-
sa, un castigo de una semana
sin salir puede ser una medi-
da excesiva. Por otro lado, de-
béis evitar veros envueltos en
una espiral de castigos. Si cas-
tigáis con mucha frecuencia,
la relación con vuestro hijo o
hija se deteriorará, por lo que
es preferible prevenir y adver-
tir antes que sancionar. En es-
te sentido, es necesario que
en todo momento mantengáis
con vuestras hijas e hijos una
actitud serena y dialogante, y
que les expliquéis por qué no
os gustan algunos de sus com-
portamientos.
• Recompensar el buen com-
portamiento
Las técnicas que hemos vis-
to hasta ahora pretenden eli-
minar el mal comportamiento.
No obstante, existe una alter-
nativa mejor: premiar su buena
conducta. Por ejemplo, es más
convenienterecompensarapor
unas buenas notas que casti-
gar por los suspensos. Pueden
En ocasiones será necesario
el castigo, aunque debe
reservarse para casos graves
sigue en la página 24
24
adolescentes
llegó la adolescencia
utilizarse como recompensas
actividades que le gusten: una
invitación al cine, a algún con-
cierto, ir de compras, regalarle
unlibroounCD,dejarlequedis-
frute de más tiempo libre, etc.
Quizás, la mejor recompensa
de todas es elogiar o alabar su
buen comportamiento. Ejem-
plos de elogios serían: “Me ha
gustado mucho que tengas tu
cuarto tan ordenado” o “Estoy
orgulloso/a de que te estés es-
forzando tanto por mejorar tus
notas”. De esta forma, además
defavorecersubuencomporta-
miento, contribuiréis a mejorar
suautoestimayleharéissentir-
se bien consigo mismo/a y con
vosotros/as.
¿Qué es el Control Psicológico?
En ocasiones podemos encontrar-
nos con que padres y madres utili-
zan el chantaje afectivo o la culpabi-
lización como medio para controlar
a sus hijos e hijas. Se trata de estra-
tegias de control psicológico que di-
ficultan el logro de una mayor au-
tonomía y autoestima durante la
adolescencia. Los padres y madres
utilizan el control psicológico cuan-
do, por ejemplo, insisten en el da-
ño que les provoca un determinado
comportamiento —“si sigues llegan-
do tan tarde me vas a matar de un
disgusto”— o cuando intentan for-
zar una decisión del joven o la jo-
ven de forma indirecta —“con lo que
nos hubiera gustado a tu madre y
a mí que estudiaras medicina co-
mo el abuelo”—. El control psicológi-
co está relacionado con la aparición
de problemas emocionales y depresi-
vos, ya que para que el chico y la chi-
ca adolescentes maduren es necesa-
rio que padres y madres favorezcan
su autonomía, haciendo todo lo po-
sible porque tengan su propia forma
de pensar y muestren un comporta-
miento independiente y responsable.
Tan perjudicial puede ser la ausencia
de supervisión, como la excesiva in-
tromisión y el control psicológico, es-
pecialmente en un momento como la
adolescencia, en el que chicos y chi-
cas deben aprender a pensar y actuar
de forma autónoma.
Es más conveniente
recompensar por
unas buenas notas
que castigar por los
suspensos
viene de la página 23
25
adolescentes
los secretos de una buena relación
Cuando no tratamos a
chicos y chicas por igual
Es importante que las normas que negociemos con los y las adolescentes sean
independientes de que nuestro hijo/a sea chico o sea chica. No debemos dejar
que el género de nuestro hijo/a nos lleve a tratarlos de manera diferente.
jer. Pensemos, por ejemplo,
en la reacción de un padre
cuando su hijo le presenta a
la cuarta novia del mes o si es
la hija quien lo hace...
Aunque no podemos decir
que todos los padres y las ma-
dres mantengan un trato dife-
rencial con hijos e hijas, la
mayoría de las chicas se que-
jan de que cuando salen por
las noches ellas deben llegar
antes, que tienen más proble-
mas que sus hermanos para
pasar un fin de semana fue-
Algunos padres
y madres controlan más a sus
hijas que a sus hijos
26
adolescentes
llegó la adolescencia
Aunque vivimos en una so-
ciedad cada vez más igualita-
ria en cuanto al papel de varo-
nes y mujeres, todavía existen
prejuicios y expectativas que
condicionan, muchas veces
sin ser conscientes de ello, lo
que entendemos como de-
seable, aceptable o simple-
mente correcto para hombres
y para mujeres. De hecho, un
mismo comportamiento pue-
de ser juzgado de forma muy
distinta si es un hombre el
protagonista o si es una mu-
¿Controlamos más a las
chicas que a los chicos?
27
adolescentes
llegó la adolescencia
ra de casa, que sus padres les
riñen mucho más cuando be-
ben y cuando fuman (si se en-
teran, ¡claro!), que les hablan
de “tener cuidado” con los
chicos mientras que ni siquie-
ra saben con las chicas con
las que salen sus hermanos,
que ellos pueden tener su ha-
bitación hecha un desastre y
no limpiar nunca la casa, y un
largo etcétera. Quizás estas
diferencias no sean tan am-
plias como las ven algunas
adolescentes, pero sí que es
cierto que padres y madres
suelen controlar más a sus hi-
jas que a sus hijos, tienen una
actitud más tolerante hacia el
consumo de alcohol y tabaco
de los varones, y manifiestan
más condescendencia hacia
la conducta sexual del chico.
Un trato diferente a chicos
y chicas tiene consecuencias
negativas para unos y otras
por diferentes motivos. Pa-
dres y madres deben ser cons-
cientes de estas diferencias y
promover unas prácticas edu-
cativas más igualitarias, prác-
ticas en las que se fomente la
autonomía al mismo tiempo
que se supervisa la conduc-
ta, independientemente del
género del adolescente. Pero
debemos tener en cuenta que
llevar a cabo unas prácticas
más igualitarias no necesaria-
mente implicaría dejar de su-
pervisar a la chica de 14 años,
sino más bien supervisar tam-
bién a su hermano de la mis-
ma edad. La clave está en
pensar en las variables que
fomentan el desarrollo más
positivo del o la adolescen-
te y aplicarlas independien-
temente del género de nues-
tro hijo/a.
El trato hacia hijos e hijas, aún en nues-
tra sociedad española de principios de si-
glo XXI, dista mucho de ser igualitario. En
un trabajo realizado en el Dpto. de Psico-
logía Evolutiva y de la Educación de la Uni-
versidad de Sevilla con más de 500 ado-
lescentes andaluces, las chicas se sentían
más supervisadas en casa que los chicos a
lo largo de toda la adolescencia. Según es-
te mismo estudio, los chicos tenían más li-
bertad para decidir la hora a la que llega-
ban a casa y el hacer o no las tareas del
hogar, que en el caso de ellas era una obli-
gación más impuesta.
Diferencias en el control
ejercido en el hogar hacia hijos e hijas
mediacontrol
24
22
20
18
12-14 años 15-16 años 17-19 años
edad
chicas
chicos
28
adolescentes
llegó la adolescencia
29
adolescentes
llegó la adolescencia
1. “Es importante que evitemos a nuestras hijas e hijos cualquier tipo de problema
o dificultad”
Esto no es cierto. Debemos dejar que nuestros hijos e hijas resuelvan sus propios problemas para que apren-
dan de sus errores y maduren. Así, se irán haciendo más resistentes y no se rendirán ante las situaciones difí-
ciles. Aún así, es importante que les ofrezcáis apoyo y orientación cuando lo necesiten, pero evitando solucio-
narles todas las dificultades.
2. “En la adolescencia es importante saber controlar lo que hacen nuestras hijas e hijos”
Esto es cierto en parte. Es conveniente que más que controlar, supervisemos qué hacen nuestras hi-
jas e hijos y negociemos con ellas/os límites y normas. Lo ideal es que sean ellas/os quienes espon-
táneamente os cuenten lo qué hacen y con quién. Para que esto ocurra, debéis intentar crear un cli-
ma de confianza y afecto.
3. “Durante la adolescencia, hay que evitar las discusiones en el entorno familiar”
Esto no es cierto. Los conflictos tienen un valor educativo importante. Durante la adolescencia se producen una
serie de reestructuraciones en las relaciones familiares a las que los conflictos pueden ayudar. Por lo general,
los conflictos surgen por discrepancias entre las opiniones y deseos de padres e hijos, y pueden servir para to-
mar conciencia de las necesidades del “otro”, que no siempre coinciden con las nuestras. Esto fomentará el de-
sarrollo de la propia identidad y de la moralidad, y va a dotar al chico o chica de una mayor tolerancia a la frus-
tración. Es importante abordar estos conflictos de manera constructiva y no evitar las discusiones.
4. “Con estos/as chicos/as no se puede, es imposible hablar con ellos/as. Nunca te
escuchan y siempre quieren salirse con la suya”
Esto no es cierto. Debemos darles la oportunidad para que se expresen, nos den sus razones de por qué hacen
o quieren hacer determinadas cosas,... A veces somos nosotros los que no escuchamos y nos empeñamos en
prohibirles determinados comportamientos sin razonar. Es importante escucharles y ayudarles a reflexionar.
5. “Durante la adolescencia, los padres y las madres deben ser amigos/as de sus hi-
jos e hijas, no ponerles demasiadas trabas y dejarles que actúen con libertad”
Esto no es cierto. Aunque el afecto es importante durante esta etapa, no podemos pretender ser amigos/as de
nuestros hijos e hijas. El establecimiento de límites, al igual que el afecto, es muy importante y cuando estos
faltan es muy probable que chicos y chicas se sientan desorientados y que piensen que no nos preocupamos
por ellos/as. Además, la ausencia de control está muy relacionada con la aparición de algunos problemas de
conducta.
6. “Es más importante controlar a las niñas que a los niños”
Un trato diferente a chicos y chicas tiene consecuencias negativas para unos y otras por diferentes motivos. De-
bemos ser conscientes de estas diferencias y promover unas prácticas educativas más igualitarias, en las que
se fomente la autonomía al mismo tiempo que se supervisa la conducta, independientemente del género del
adolescente. La clave está en pensar en las variables que fomentan el desarrollo más positivo del adolescente
y aplicarlas sea cual sea su género.
Se dice
en la calle…
Recuerda que...
30
adolescentes
llegó la adolescencia
Afecto
- Los hijos e hijas de padres y madres democráticos son los que muestran un mejor desarrollo y
ajuste personal
- Si quieres ser un padre o una madre democrático debes ser cariñoso/a y comunicativo/a con tus
hijas/os a la vez que estableces normas, pones límites y te interesas por lo que hacen
- Poner normas y establecer límites es importante pero el afecto y el apoyo lo es aún más. Las me-
didas disciplinarias funcionan mejor cuando hay cariño.
Comunicación
- Cuando tu hijo/a quiera hablar contigo, deja lo que estés haciendo y escucha con atención.
- Debes procurar no hablar con él/ella sólo para juzgarlo/a, criticarlo/a y hacerle ver los errores que
comete; es importante hablar de cosas positivas, de sus gustos e intereses, de lo que esperan del
futuro, etc.-
Disciplina
- Establecer normas y límites claros, razonados y justificados es fundamental para evitar que vues-
tros hijos e hijas sientan confusión y desorientación.
- Si sobreprotegéis a vuestros hijos e hijas nunca aprenderán a resolver sus problemas de forma in-
dependiente y no crecerán como personas autónomas.
- Es importante que la forma en que tratáis a vuestros hijos e hijas sea independiente de que sea
chico o chica.
Conflictos
- Al inicio de la adolescencia es frecuente que aumenten los conflictos entre madres/padres e hi-
jas/os. No os asustéis por ello; los conflictos, cuando se resuelven bien, son una magnífica opor-
tunidad para que mejoréis la relación que tenéis con vuestros hijos e hijas.
- Es más importante que le digáis a vuestro hijo o hija lo orgulloso que estáis de él/ella cuando ha
hecho algo bien que castigarlo/a cuando se equivoca.
- A la hora de aplicar el castigo y la retirada de privilegios es importante ajustarlos a la gravedad de
la conducta inadecuada.
31
adolescentes
los secretos de una buena relación
Revista adolescente

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Tengo un hijo adolescente
Tengo un hijo adolescenteTengo un hijo adolescente
Tengo un hijo adolescente
chiguita1959
 
Estilos educativos y_sus_consecuencias
Estilos educativos y_sus_consecuenciasEstilos educativos y_sus_consecuencias
Estilos educativos y_sus_consecuencias
Miriamdpm
 
Lec 1 el tacto en la enseñanza lectura 1
Lec 1 el tacto en la  enseñanza lectura 1Lec 1 el tacto en la  enseñanza lectura 1
Lec 1 el tacto en la enseñanza lectura 1
Maria Luisa Alcaide
 
Revista día del padre
Revista día del padreRevista día del padre
El tacto en la enseñanza
El tacto en la enseñanzaEl tacto en la enseñanza
El tacto en la enseñanza
MiiChelle Arana
 
El contacto en la enseñanza
 El contacto en la enseñanza  El contacto en la enseñanza
El contacto en la enseñanza
Mora Ivonnee
 
1 lectura tacto en la enseñanza beatriz e. sánchez salinas
1 lectura tacto en la enseñanza  beatriz e. sánchez salinas1 lectura tacto en la enseñanza  beatriz e. sánchez salinas
1 lectura tacto en la enseñanza beatriz e. sánchez salinas
Betty Sanchez
 
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescenteHable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
Abdias Fustamante Blanco
 
Charla decimo grado 2012
Charla decimo grado 2012Charla decimo grado 2012
Charla decimo grado 2012
Consejería Escolar
 
000709charla base se deben poner límites ok.
000709charla base se deben poner límites ok.000709charla base se deben poner límites ok.
000709charla base se deben poner límites ok.
Marieta1308
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sykrayo
 
Adolescencia
AdolescenciaAdolescencia
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
Gabii Acosta
 
Estilos irracionaes de los padres
Estilos irracionaes de los padresEstilos irracionaes de los padres
Estilos irracionaes de los padres
Yolanda Rodríguez Ramos
 
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
Fundación CADAH TDAH
 
Trabajo final maricela paco
Trabajo final maricela pacoTrabajo final maricela paco
Trabajo final maricela paco
valimdoe
 
Proyector de vida
Proyector de vidaProyector de vida
Proyector de vida
Carolina Martinez
 

La actualidad más candente (17)

Tengo un hijo adolescente
Tengo un hijo adolescenteTengo un hijo adolescente
Tengo un hijo adolescente
 
Estilos educativos y_sus_consecuencias
Estilos educativos y_sus_consecuenciasEstilos educativos y_sus_consecuencias
Estilos educativos y_sus_consecuencias
 
Lec 1 el tacto en la enseñanza lectura 1
Lec 1 el tacto en la  enseñanza lectura 1Lec 1 el tacto en la  enseñanza lectura 1
Lec 1 el tacto en la enseñanza lectura 1
 
Revista día del padre
Revista día del padreRevista día del padre
Revista día del padre
 
El tacto en la enseñanza
El tacto en la enseñanzaEl tacto en la enseñanza
El tacto en la enseñanza
 
El contacto en la enseñanza
 El contacto en la enseñanza  El contacto en la enseñanza
El contacto en la enseñanza
 
1 lectura tacto en la enseñanza beatriz e. sánchez salinas
1 lectura tacto en la enseñanza  beatriz e. sánchez salinas1 lectura tacto en la enseñanza  beatriz e. sánchez salinas
1 lectura tacto en la enseñanza beatriz e. sánchez salinas
 
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescenteHable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
Hable sobre las cosas que son importantes para su adolescente
 
Charla decimo grado 2012
Charla decimo grado 2012Charla decimo grado 2012
Charla decimo grado 2012
 
000709charla base se deben poner límites ok.
000709charla base se deben poner límites ok.000709charla base se deben poner límites ok.
000709charla base se deben poner límites ok.
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
 
Adolescencia
AdolescenciaAdolescencia
Adolescencia
 
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
SOY MI MEJOR TRABAJO modulo 2
 
Estilos irracionaes de los padres
Estilos irracionaes de los padresEstilos irracionaes de los padres
Estilos irracionaes de los padres
 
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
¿Quien te quiere a ti?. Como educar en positivo.
 
Trabajo final maricela paco
Trabajo final maricela pacoTrabajo final maricela paco
Trabajo final maricela paco
 
Proyector de vida
Proyector de vidaProyector de vida
Proyector de vida
 

Similar a Revista adolescente

Pautas esenciales para educar a nuestros hijos
Pautas esenciales para educar a nuestros hijosPautas esenciales para educar a nuestros hijos
Pautas esenciales para educar a nuestros hijos
Almudena Cañas
 
Lo que un padre debe y no debe hacer
Lo que un padre debe y no debe hacerLo que un padre debe y no debe hacer
Lo que un padre debe y no debe hacer
Consejería Escolar
 
Taller para padres iii parte final
Taller para padres iii parte finalTaller para padres iii parte final
Taller para padres iii parte final
kustomrtr
 
Guía para familias de hijos adolescentes
Guía para familias de hijos adolescentesGuía para familias de hijos adolescentes
Guía para familias de hijos adolescentes
19003516ies
 
ESTILOS DE CRIANZA EN LOS PADRES CON SUS HIJOS
ESTILOS DE CRIANZA EN  LOS PADRES CON SUS HIJOSESTILOS DE CRIANZA EN  LOS PADRES CON SUS HIJOS
ESTILOS DE CRIANZA EN LOS PADRES CON SUS HIJOS
ROSARIODELPILARMERIN
 
Psicologia infantil
Psicologia infantilPsicologia infantil
Psicologia infantil
esperanzarosario
 
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
carmen moyeda
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
kidetza1
 
Guia para padres y madres.
Guia para padres y madres.Guia para padres y madres.
Guia para padres y madres.
Alfaresbilingual
 
Guia educar en positivo
Guia educar en positivoGuia educar en positivo
Guia educar en positivo
University of Madrid
 
Pgf educar en positivo
Pgf educar en positivoPgf educar en positivo
Pgf educar en positivo
Susana Mateos Sanchez
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Jontasjones
 
Psicología infantil
Psicología infantilPsicología infantil
Psicología infantil
Marco Flores
 
Taller para padres ii parte
Taller para padres ii parteTaller para padres ii parte
Taller para padres ii parte
kustomrtr
 
Escuela de padres general ollanta
Escuela de padres general ollantaEscuela de padres general ollanta
Escuela de padres general ollanta
Karina Juarez Quispe
 
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
marioandresdm
 
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
diplomadomj
 
Como educar al hijo adolescente
Como educar al hijo adolescenteComo educar al hijo adolescente
Como educar al hijo adolescente
CATHERINE AYBAR QUESADA
 
Normas y limites
Normas y limitesNormas y limites
Normas y limites
MMR80
 
Normas y limites
Normas y limitesNormas y limites
Normas y limites
MMR80
 

Similar a Revista adolescente (20)

Pautas esenciales para educar a nuestros hijos
Pautas esenciales para educar a nuestros hijosPautas esenciales para educar a nuestros hijos
Pautas esenciales para educar a nuestros hijos
 
Lo que un padre debe y no debe hacer
Lo que un padre debe y no debe hacerLo que un padre debe y no debe hacer
Lo que un padre debe y no debe hacer
 
Taller para padres iii parte final
Taller para padres iii parte finalTaller para padres iii parte final
Taller para padres iii parte final
 
Guía para familias de hijos adolescentes
Guía para familias de hijos adolescentesGuía para familias de hijos adolescentes
Guía para familias de hijos adolescentes
 
ESTILOS DE CRIANZA EN LOS PADRES CON SUS HIJOS
ESTILOS DE CRIANZA EN  LOS PADRES CON SUS HIJOSESTILOS DE CRIANZA EN  LOS PADRES CON SUS HIJOS
ESTILOS DE CRIANZA EN LOS PADRES CON SUS HIJOS
 
Psicologia infantil
Psicologia infantilPsicologia infantil
Psicologia infantil
 
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
Descifrando a los adolescentes, se explica cómo su cerebro madura hasta los 2...
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
 
Guia para padres y madres.
Guia para padres y madres.Guia para padres y madres.
Guia para padres y madres.
 
Guia educar en positivo
Guia educar en positivoGuia educar en positivo
Guia educar en positivo
 
Pgf educar en positivo
Pgf educar en positivoPgf educar en positivo
Pgf educar en positivo
 
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_okSc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
Sc parentalidad guia_quien_te_quiere_a_ti_v_ok
 
Psicología infantil
Psicología infantilPsicología infantil
Psicología infantil
 
Taller para padres ii parte
Taller para padres ii parteTaller para padres ii parte
Taller para padres ii parte
 
Escuela de padres general ollanta
Escuela de padres general ollantaEscuela de padres general ollanta
Escuela de padres general ollanta
 
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
Bullying By: Mario Dávila, Ariel Veloz.
 
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
Clase Limites con Adolescentes- 26 Oct.2011
 
Como educar al hijo adolescente
Como educar al hijo adolescenteComo educar al hijo adolescente
Como educar al hijo adolescente
 
Normas y limites
Normas y limitesNormas y limites
Normas y limites
 
Normas y limites
Normas y limitesNormas y limites
Normas y limites
 

Más de Chispita161290

Y llego la adolescencia
Y llego la adolescenciaY llego la adolescencia
Y llego la adolescencia
Chispita161290
 
Ser padres de adolescente
Ser padres de adolescenteSer padres de adolescente
Ser padres de adolescente
Chispita161290
 
Revista adolescente
Revista adolescenteRevista adolescente
Revista adolescente
Chispita161290
 
Manual padres-y-madres
Manual padres-y-madresManual padres-y-madres
Manual padres-y-madres
Chispita161290
 
Manual padres y madres
Manual padres y madresManual padres y madres
Manual padres y madres
Chispita161290
 
Guía para familias con adolescentes
Guía para familias con adolescentesGuía para familias con adolescentes
Guía para familias con adolescentes
Chispita161290
 
El desarrollo de la autoestima en adolescentes
El desarrollo de la autoestima en adolescentesEl desarrollo de la autoestima en adolescentes
El desarrollo de la autoestima en adolescentes
Chispita161290
 
Droguett latorre
Droguett latorreDroguett latorre
Droguett latorre
Chispita161290
 
Desarrollo adolescente
Desarrollo adolescenteDesarrollo adolescente
Desarrollo adolescente
Chispita161290
 
Autoestima en la adolescencia analisis
Autoestima en la adolescencia analisisAutoestima en la adolescencia analisis
Autoestima en la adolescencia analisis
Chispita161290
 
Autoestima y autoconcepto en adolescentes
Autoestima y autoconcepto en adolescentesAutoestima y autoconcepto en adolescentes
Autoestima y autoconcepto en adolescentes
Chispita161290
 
Adolescentes guia 1
Adolescentes guia 1Adolescentes guia 1
Adolescentes guia 1
Chispita161290
 
Adolescente
AdolescenteAdolescente
Adolescente
Chispita161290
 
lectura pdf
lectura pdflectura pdf
lectura pdf
Chispita161290
 
Saludadol
SaludadolSaludadol
Saludadol
Chispita161290
 
Ignacio gomara
Ignacio gomaraIgnacio gomara
Ignacio gomara
Chispita161290
 
Comunicacion entre padres e hijos
Comunicacion entre padres e hijosComunicacion entre padres e hijos
Comunicacion entre padres e hijos
Chispita161290
 
SALUD DE LA ADOLESCENCIA
SALUD DE LA ADOLESCENCIASALUD DE LA ADOLESCENCIA
SALUD DE LA ADOLESCENCIA
Chispita161290
 
ADOLESCENCIA Y SALUD
ADOLESCENCIA Y SALUDADOLESCENCIA Y SALUD
ADOLESCENCIA Y SALUD
Chispita161290
 

Más de Chispita161290 (20)

Y llego la adolescencia
Y llego la adolescenciaY llego la adolescencia
Y llego la adolescencia
 
Ser padres de adolescente
Ser padres de adolescenteSer padres de adolescente
Ser padres de adolescente
 
Revista adolescente
Revista adolescenteRevista adolescente
Revista adolescente
 
Manual padres-y-madres
Manual padres-y-madresManual padres-y-madres
Manual padres-y-madres
 
Manual padres y madres
Manual padres y madresManual padres y madres
Manual padres y madres
 
Guía para familias con adolescentes
Guía para familias con adolescentesGuía para familias con adolescentes
Guía para familias con adolescentes
 
El desarrollo de la autoestima en adolescentes
El desarrollo de la autoestima en adolescentesEl desarrollo de la autoestima en adolescentes
El desarrollo de la autoestima en adolescentes
 
Droguett latorre
Droguett latorreDroguett latorre
Droguett latorre
 
Desarrollo adolescente
Desarrollo adolescenteDesarrollo adolescente
Desarrollo adolescente
 
Autoestima en la adolescencia analisis
Autoestima en la adolescencia analisisAutoestima en la adolescencia analisis
Autoestima en la adolescencia analisis
 
Autoestima y autoconcepto en adolescentes
Autoestima y autoconcepto en adolescentesAutoestima y autoconcepto en adolescentes
Autoestima y autoconcepto en adolescentes
 
Adolescentes guia 1
Adolescentes guia 1Adolescentes guia 1
Adolescentes guia 1
 
Adolescencia 1
Adolescencia 1Adolescencia 1
Adolescencia 1
 
Adolescente
AdolescenteAdolescente
Adolescente
 
lectura pdf
lectura pdflectura pdf
lectura pdf
 
Saludadol
SaludadolSaludadol
Saludadol
 
Ignacio gomara
Ignacio gomaraIgnacio gomara
Ignacio gomara
 
Comunicacion entre padres e hijos
Comunicacion entre padres e hijosComunicacion entre padres e hijos
Comunicacion entre padres e hijos
 
SALUD DE LA ADOLESCENCIA
SALUD DE LA ADOLESCENCIASALUD DE LA ADOLESCENCIA
SALUD DE LA ADOLESCENCIA
 
ADOLESCENCIA Y SALUD
ADOLESCENCIA Y SALUDADOLESCENCIA Y SALUD
ADOLESCENCIA Y SALUD
 

Último

Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
ROCIORUIZQUEZADA
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
AlexDeLonghi
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Alejandrino Halire Ccahuana
 
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdfel pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
almitamtz00
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
100078171
 
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdfExamen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
20minutos
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
rosannatasaycoyactay
 
Docentes y el uso de chatGPT en el Aula Ccesa007.pdf
Docentes y el uso de chatGPT   en el Aula Ccesa007.pdfDocentes y el uso de chatGPT   en el Aula Ccesa007.pdf
Docentes y el uso de chatGPT en el Aula Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
amayaltc18
 
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
RAMIREZNICOLE
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
lautyzaracho4
 
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdfDosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
KarenRuano6
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
acgtz913
 
Power Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascaradoPower Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascarado
https://gramadal.wordpress.com/
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
20minutos
 
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZACORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
Sandra Mariela Ballón Aguedo
 
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
MauricioSnchez83
 
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdfLas diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
La Paradoja educativa
 
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdfBlogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
lautyzaracho4
 

Último (20)

Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial para Docentes  HIA  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial para Docentes HIA Ccesa007.pdf
 
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
1° T3 Examen Zany  de primer grado compl1° T3 Examen Zany  de primer grado compl
1° T3 Examen Zany de primer grado compl
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
 
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdfel pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
el pensamiento critico de paulo freire en basica .pdf
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
 
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdfExamen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
Examen Lengua y Literatura EVAU Andalucía.pdf
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
 
Docentes y el uso de chatGPT en el Aula Ccesa007.pdf
Docentes y el uso de chatGPT   en el Aula Ccesa007.pdfDocentes y el uso de chatGPT   en el Aula Ccesa007.pdf
Docentes y el uso de chatGPT en el Aula Ccesa007.pdf
 
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
Examen de la EvAU 2024 en Navarra Latín.
 
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
 
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdfDosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
Dosificación de los aprendizajes U4_Me gustan los animales_Parvulos 1_2_3.pdf
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
 
Power Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascaradoPower Point: El espiritismo desenmascarado
Power Point: El espiritismo desenmascarado
 
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
Examen de Lengua Castellana y Literatura de la EBAU en Castilla-La Mancha 2024.
 
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZACORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
CORREOS SEGUNDO 2024 HONORIO DELGADO ESPINOZA
 
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
Mauricio-Presentación-Vacacional- 2024-1
 
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdfLas diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
Las diversas Sociedades Mercantiles Mexico.pdf
 
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdfBlogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
Blogs_y_Educacion_Por Zaracho Lautaro_.pdf
 

Revista adolescente

  • 1. ¿Cómo ser buen padre o madre? nº 2: Los secretos de una buena relación Poniendo límites Cuando se protege en exceso La buena educación: cómo utilizar premiosy castigos
  • 2. adolescentes los secretos de una buena relación Autores: Alfredo Oliva, Victoria Hidalgo, Águeda Parra, Moisés Ríos, Reyes Vallejo, Dolores Martín y Francisca López. Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación Universidad de Sevilla. Edita: Junta de Andalucía Diseño y maquetación: OBEMEDIA S.C. Imprime: xxxxxxxxx Depósito Legal: xxxxxxx ADOLESCENTES : ¿cómo ser buen padre o madre? / [autores, Alfredo Oliva ... et al.]. -- [Sevilla] : Consejería de Salud, [2007] 31 p. ; 30 cm. -- (Los secretos de una buena relación ; nº 2) 1. Desarrollo del Adolescente 2. Psicología del adolescente 3. Relaciones padres-hijo 4. Educación I. Oliva Delgado, Alfredo II. Andalucía. Consejería de Salud III. Serie WS 462 los secretos de una buena relación adolescentes
  • 3. adolescentes Escucharle, intentar comprenderle y darle mucho afecto, supervisar su conducta y fomentar su autonomía son aspectos centrales que favorecerán el bienestar de tu hijo o hija adolescente. ¿Cómo ser buen padre o madre? No existen recetas mágicas para ser un buen padre o una buena madre y garantizar que nuestra hija o hijo sea feliz y muestre un comportamiento ajustado. Sin embargo, un buen estilo parental debe in- cluir tres ingredientes funda- mentales: 1. Establecer una buena comunicación con él o ella y hacer que se sienta que- rido/a. 2. Supervisar su conducta y ponerle límites ajustados a su edad. 3. Estimular su autonomía, promoviendo un compor- tamiento independiente y responsable. Cómo combinar estos ingre- dientes dependerá de mu- chos factores: la situación concreta, la edad de tu hija/ o, su personalidad y grado de madurez, tus creencias y valo- Algunas ideas que te ayudarán a favorecer el desarrollo de tu hija o hijo adolescente sigue en la página 4 7 Confesiones de un padre imperfecto 9 ¿Porqué ya no hablamos? 12 Poniendo límites 14 Cuando se protege en exceso 16 Consultorio 19 Resolución de conflictos 22 La buena educación 26 Cuando no tratamos a chicos y chicas por igual 29 Se dice en la calle... 30 Recuerda que... nº 2: Los secretos de una buena relación
  • 4. adolescentes los secretos de una buena relación res como madre o padre... No existen fórmulas que sirvan para todos los adolescentes ni para todas las situaciones, por lo que tu estilo educati- vo debe mostrar cierta flexi- bilidad. No obstante, hay que tener en cuenta que los tres ingredientes anteriores son fundamentales y deben estar presentes en el trato con tu hi- jo o hija. Todas las madres o padres son diferentes entre sí y difí- cilmente podríamos encon- trar a dos exactamente igua- les: unas son más afectuosas, otros más estrictos, otras más controladoras... Sin embargo, podemos agruparlos en función de al- gunos de estos ingredientes: de la comunicación y el afec- to que expresan a sus hijos e hijas, y del control que ejer- cen sobre ellos/as. Según es- ta clasificación existen cuatro tipos de padres y madres: los democráticos, los autorita- rios, los permisivos y los indi- ferentes. viene de la página 3 - Madres o Padres demo- cráticos: supervisan y al mismo tiempo son afec- tuosas/os y comunicati- vas/os - Madres o Padres autori- tarios: supervisan mucho. No son ni afectuosas/os, ni hablan con sus hijos o hijas. - Madres o Padres permi- sivos: son muy afectuo- sas/os y comunicativas/ os aunque no supervisan a sus hijos o hijas. - Madres o Padres indife- rentes: son poco afectuo- sas/os, comunicativas/os y no supervisan. Consecuencias ¿Qué problemas tiene ser au- toritaria/o? Ser exigente con tu hijo hija, ponerle normas y lí- mites es importante, pero si no lo haces de forma dialogante y con cariño, si no entiende el porquédeestasnormas,puede que el excesivo control desem- boque en problemas emocio- nales, como baja autoestima e incluso depresión. Además, si el control es muy autoritario tu hijo o hija puede reaccionar con rebeldía. ¿Qué problemas tiene ser per- misiva/o? Está bien que tu hi- jo o hija se sienta querido/a, que habléis en casa, que se respete su opinión, pero sin olvidar que las normas tam- bién son importantes, y que todos necesitamos saber que existen límites y dónde se en- cuentran. Cuando en casa no existen reglas claras y no su- pervisas la conducta de tu hi- ja o hijo, corres el riesgo de que se implique en conduc- tas problemáticas, que con- suma drogas o que tenga di- ficultades para controlar sus impulsos. ¿Qué problemas tiene ser in- diferente? Muchos. Sin duda, este estilo es el que más pue- de perjudicar a tu hija o hijo y acarrea muchos problemas, tanto emocionales como con- ductuales. Si no supervisas su conducta, si no le demues-
  • 5. adolescentes los secretos de una buena relación Aquellas madres y padres que muestran un estilo democrático tienen hijas e hijos mejor adaptados ¿Cómo son las madres y padres democráticos? Dialogan con sus hijos e hijas, les escuchan e in- tentan comprenderlos/as. Son afectuosas/os y cari- ñosas/os. Están disponibles y les apoyan ante las dificul- tades. Se muestran sensibles a las necesidades de sus hijos e hijas. Les dedican tiempo y atención. Ponen límites a la con- ducta adolescente, esta- bleciendo normas nego- ciadas y flexibles. Se preocupan por conocer con quién se relacionan, y se interesan por sus acti- vidades de tiempo libre. Respetan su forma de pensar y estimulan su comportamiento autóno- mo y responsable. • • • • • • • • tras cariño ni hablas con él o ella, puede pensar que no te importa, y que ya no lo quie- res. Entre los problemas deri- vados de este estilo parental, podemos encontrar una baja autoestima, poco interés por la escuela, conductas de ries- go o consumo de drogas. ¿Qué ventajas tiene ser de- mocrática/o? Tu hijo o hija sentirá tu cariño y tu apoyo, y sabrá que puede contar con- tigo cuando te necesite. Pe- ro al mismo tiempo sabrá que no puede hacer lo quiera, que existenlímitesquenodebesu- perar y normas que debe cum- plir para su bienestar y para el de los demás. Esto hará que tu hija o hijo tenga una alta au- toestima, un buen comporta- miento y una actitud respon- sable hacia otras personas.
  • 6. ¿Eres una madre o un padre democrático? Después de clase tu hijo llega a casa enfadado, dice que no tiene hambre y se encierra en su cuarto. ¿Qué crees que ha- rías? a. Dejo que se desahogue, ya se le pasará el enfado. b. Intento hablar con él, y le animo a que me cuente por qué está enfadado. Los sábados, tu hija debe lle- gar a casa antes de las 2 de la madrugada, pero anoche lle- gó pasadas las 4. Es domingo por la mañana, tú... a. La dejas por imposible, siempre hace lo que le da la gana. b. Le preguntas por qué llegó tarde, le explicas que estabas muy preocupado y le pides que no vuelva a hacerlo más. Tu hijo lleva unos días muy triste. Te ha confesado que ha roto con su novia, y se en- cuentra destrozado porque nunca querrá a nadie como quiere a esta chica. ¿Qué ha- rías? a. Le dices que ya se le pa- sará. Le insistes en que no vale la pena estar tris- te por eso, que la vida ya le enseñará cuales son los problemas de verdad. b. Le animas a que te ha- ble de sus sentimientos y lo escuchas de verdad, dándole importancia a lo que está viviendo. Es sábado por la mañana, día de hacer las tareas de la casa. Tu hijo dice que hoy no puede hacerlas porque juega un par- tido de fútbol y que ya limpia- rá su cuarto por la tarde. a. Le dices que limpiar su habitación es una obliga- ción, así que hasta que no limpie no puede irse. b. Le pides que se compro- meta de verdad a hacer- lo por la tarde. Llegasteis a un acuerdo y mantener limpia su habitación es su obligación. Tu hijo llegó anoche bastan- te mareado, evidentemente había bebido porque anda- ba dando tumbos y no para- ba de hablar. Hoy es domin- go y es la hora del almuerzo, así que tu: a. Olvidas el tema, beber es normal, de hecho, a su edad tú también lo ha- cías. b. Le preguntas dónde es- tuvo por la noche, y qué había bebido. Intentas ha- cerle ver que beber alco- hol en exceso es peligro- so. Una amiga te ha dicho que ayer vio a tu hija de 14 años besándose con un chico en un parque. En cuanto tu hija llega de clase a. La castigas y le dices que es muy joven para an- dar ya besándose con chi- cos. Lasopcionestipobsonlasqueco- rresponderíanaunestilodemocrá- tico.Cuantasmásopcionestipob hayaselegido,másdemocráticoes tucomportamiento. b. Le preguntas si es cierto lo que te ha dicho tu ami- ga, y, si es así, te interesas por saber quién era ese chico. La misma discusión de siem- pre con tu hijo: quiere que le compres una moto. a. Tú te niegas a comprár- sela, es peligroso y punto. b. Después de escuchar- le le explicas las razones por las que no se la quie- res comprar. Tu hija está cansada de las clases de inglés y de música. Quiere dejarlas porque no tie- ne tiempo para estar con sus amigas y prefiere apuntarse a un gimnasio. a. Le dices que de de- jar las clases ni hablar. Si quiere, puede apuntarse al gimnasio, y a las ami- gas ya las verá en el fin de semana. b. Le hablas de la impor- tancia que tienen los idio- mas hoy en día y tratas de convencerla para que no lo deje. En cualquier caso, tratas de llegar a un acuer- do con ella. A continuación aparecen una serie de situaciones que probablemente te sean familiares. Señala si ante ellas crees que sueles comportarte como el padre/madre a o como el b. adolescentes los secretos de una buena relación Corrección del TEST
  • 7. Confesiones de un padre imperfecto Piensa en las veces que durante el último mes le has dicho a tu hija que la quieres... Piensa ahora en las veces que le has dicho lo orgulloso que estás de ella... Y piensa en las veces que le has preguntado cómo se siente... Bueno, no te preocupes, a todos nos cuesta trabajo decir esas cosas. No sé por qué pero siempre estamos muy pendientes de lo que hace o deja de hacer, de si ordena su habitación, de si dedica tiempo a estudiar y ayuda en las tareas de casa, de lo puntual que es cumpliendo el horario de vuelta. Pero prestamos menos atención a esa otra parte tan importante de la educación que es el afecto. Un pequeño cambio hace milagros Empecemos por el principio: quiero a mis hijos, de eso no hay duda. Pero... ¿se dan cuen- ta ellos? Hoy he estado pen- sando un rato. Lo primero que he hecho ha sido imaginar có- mo debería ser un día mági- co en el que yo les deje claro, con mi forma de actuar, lo mu- cho que los quiero. Verás, ese día debería comenzar con al- go muy simple. Me he imagi- nado haciendo algo que no suelo hacer nunca: preguntán- doles cuando se despierten por la mañana cómo han dor- mido. Quizás sea una tonte- ría, pero puede que mis hijos se sorprendan si les pregunto eso. Después me he imagina- do diciéndole a mi hija que es- toy orgulloso de ella porque se esfuerza en el instituto para ir mejorando. Sé que no le va de- masiado bien en el cole pero, bueno, se trata de imaginar un día mágico y decirle que tengo esperanza y que confío en ella, no de criticarla una vez más. ¡Vaya cara que me pondría si le dijera algo así! ¿Qué puedo hacer o decirle cuando llegue del instituto? Hace tiempo que no le doy un beso aunque muchas veces me hubiera gustado hacerlo. ¡Está últimamente tan arisca! Si le diera un beso y le dijera: “¿Cómo te ha ido, Laura?” ... no sé, puede que no estemos preparados ni ella ni yo para un milagro tan grande. Creo que me conformaría, de mo- mento, con hacerle esa pre- gunta mientras le pongo la mano en el hombro. Por aho- ra sería suficiente. Quiero a mis hijos, de eso no hay duda. Pero ... ¿se dan cuenta ellos? ¿Sabes qué? Si esta noche, mientras todos estamos dur- miendo, ocurriera un milagro en mi familia, en realidad to- do lo que he estado imagi- nando sería parte de ese mi- lagro. Yo sé que los milagros ocurren de repente y que en la vida real las cosas son más difíciles de conseguir, requie- ren esfuerzo y dedicación. Pero... ¿y si mañana yo inten- tara que el milagro ocurriera? ¿Qué pasaría si le pregunto a mi hija cuando se levante: “¿Cómo has dormido?” Pue- de que una cosa tan sencilla como esa ponga en marcha un cambio mayor. Quizás con estas pequeñas cosas consi- ga hacerles ver lo mucho que los quiero. ¿No te parece? Los milagros ocurren de re- pente aunque en la vida nor- mal las cosas son más difíci- les de conseguir, requieren esfuerzo y dedicación. Pero ¿y si intentaras que el milagro ocurriera? adolescentes los secretos de una buena relación
  • 8.
  • 9. adolescentes los secretos de una buena relación Durante los años de la ado- lescencia, la comunicación entre padres e hijos se hace más difícil, incluso en aque- llas familias en las que existía una buena relación durante la infancia. Son frecuentes las quejas de padres y madres por la dificultad que tienen para dialogar con sus hijos e hijas. Esta mayor dificultad en la comunicación es debida a la aparición de una serie de barreras de las que son res- ponsables tanto los padres y madres como hijos e hijas. Por una parte, las reservas del o la adolescente para hablar con su padre o madre son de- bidas a su necesidad de man- tener la privacidad sobre sus asuntos personales. Además, el deseo de mantener unas re- laciones familiares más simé- tricas e igualitarias va a llevar- le a discutir las ideas de sus progenitores, a interrumpirles con más frecuencia, a no es- tar de acuerdo con ellos.... Por su parte, los padres que- rrán seguir manteniendo con sus hijos/as el mismo tipo de relación que tuvieron durante la infancia, esdecir,unosinter- cambios comunicativos más basadosen sermonear o en dar órdenes que en un proceso real de comunicación, en el que la escucha juega un papel tan im- portante como la propia expre- sión de ideas. Con demasiada frecuencia, los mensajes de las madres y padres están cargados de crí- ticas y continuas referencias a los errores cometidos por sus hijas/os, aspectos que hay que intentar evitar para con- seguir una comunicación más positiva. Por otro lado, aun- que son muchos los temas que interesan y preocupan a las y los adolescentes, pre- cisamente son estos temas los que suelen pasar a un se- gundo plano en la comunica- ción familiar, más centrada en cuestiones como las tareas del hogar, el mundo académi- co o la forma de vestir del jo- ven, que a menudo pueden acabar en discusiones y con- flictos. En resumen, es fundamen- tal que madres y padres sean conscientes de los obstáculos que dificultan la buena comu- nicación y que intenten supe- rarlos, ya que los diálogos fre- cuentes y la comunicación en positivo son elementos funda- mentales para la satisfacción familiar y para el bienestar del o la adolescente. Además, aunque madres y padres pue- dan llegar a dudarlo, siguen siendo personas muy influyen- tes en el desarrollo de sus hi- jos e hijas, en algunos temas bastante por delante de ami- gos y amigas, por lo que es im- prescindible seguir creando un clima de apoyo, comunica- ción y confianza que facilite la seguridad y el ajuste del hijo o hija en crecimiento. Padresymadresdebenhacerun esfuerzo por fomentar la comu- nicación con sushijose hijas.Si en la infancia la comunicación surgía de forma espontánea, durante la adolescencia padres y madres deberán poner más empeño para mantenerla. ¿Por qué ya no hablamos?
  • 10. 10 adolescentes los secretos de una buena relación Algunos consejos prácticos para mejorar el afecto y la comunicación 1. Escucha lo que dice tu hi- jo o hija, déjale terminar: De- jar que tu hija o hijo hable, que diga lo que piensa o siente, es muy beneficioso para el buen funcionamiento de la familia y para su bienestar. Si no dejas que termine lo que quiere de- cirte y le interrumpes porque piensas “ya sé lo que me va a decir”, nunca sabrás qué ideas tiene ni cómo se siente. 2. No critiques, no juzgues, no culpabilices: No eres un juez. Si te dedicas a sancionar su conducta de forma constan- te estás poniendo una barrera entre vosotros. Si muestra su enfado y grita, puedes corregir su comportamiento con algo como: “ya veo que estás enfa- dado/a y me parece normal, pero si no me gritas me entera- ré mejor. Cuando te calmes po- dremos seguir hablando”. 3. No des lecciones: Tendemos a decir a nuestras hijas e hi- jos lo que deben hacer. Es mu- cho más útil y beneficioso que les enseñes a buscar solucio- nes, que razones las ventajas e inconvenientes de cada po- sibilidad. 4. Dale importancia a lo que te dice: A veces vemos su preocu- pación por un asunto que pa- ra nosotros no tiene la menor importancia y podemos pen- sar: “no son más que tonte- rías, cuando sea grande se da- rá cuenta...”. Si cuenta contigo para hablar de sus cosas, való- ralo. Si no le das importancia a lo que quiere contarte, pue- de que en el futuro deje de ha- blarte de ello. 5. Enséñale a comunicar sus sentimientos: No es suficiente preguntarle qué ha hecho sino también cómo se ha sentido. Puedes ayudarle a que entien- da qué siente preguntándo- le “¿estás enfadado o triste?” o diciéndole “yo estoy orgullo- so ¿y tú?”. Todos tenemos que aprender a expresar nuestros sentimientos y tú puedes ayu- dar a tu hijo o hija a ello. 6. Controla tus impulsos: Pue- de ocurrir que te cuente que ha hecho cosas que no te gus- tan (por ejemplo, que ha falta- do a una hora de clase porque no tenía ganas de ir). En esos casos no te dejes llevar por los nervios; si reaccionas de forma impulsiva y no razonas con ella o él, puede que la próxima vez no confíe en ti y no te lo cuen- te. Evita los gritos, las amena- zas, ordenarle lo que tiene que hacer. Cuando hayas recobra- do la calma habla con ella o él y explícale qué es lo que no te gusta. 7. Ya no es un niño/a: No lo ol- vides, se está convirtiendo en adulto, si lo tratas como tu ni- ño/a pequeño/a se sentirá avergonzado/a, más aún de- lante de sus amigos y amigas. Evita criticarlo/a, darle leccio- nes e invadir su espacio per- sonal en todo momento, espe- cialmente cuando esté con su pandilla.
  • 11. 11 adolescentes los secretos de una buena relación
  • 12. 12 adolescentes los secretos de una buena relación Poniendo límites En muchas ocasiones, con la llegada de la adolescencia ten- demosa relajar elcontrolsobre nuestras hijas e hijos, porque consideramos que éste ya no es tan necesario. Sin embargo, al igual que el afecto, el esta- blecimientodelímitescontinúa siendo muy importante duran- telaadolescencia,ycuandoes- tos faltan es muy probable que chicosychicassientandesorien- taciónyquepiensenquenonos preocupamos por ellos y ellas. Por otra parte, la ausencia de control,denormasylímites,es- Establecer normas y límites al comportamiento de nuestros hijos e hijas es fundamental para evitar que se sientan perdidos/as y desorientados/as, y que desarrollen problemas de conducta. tá muy relacionada con la apa- ricióndealgunosproblemasde conducta como los comporta- mientos antisociales y delicti- vos o el consumo abusivo de drogas y alcohol. A continua- ción se ofrecen algunas suge- rencias en relación con las nor- mas y límites. • Los límites deben ser claros, razonadosyjustificados.Esmuy importantequenoimpongamos de forma autoritaria los límites y normas que han de regular la vidafamiliaryelcomportamien- todenuestroshijosehijas,tan- to en casa como fuera de ella. Hayquehablarconellos/as,co- nocer su punto de vista, expli- carles los motivos de una de- terminada norma, y cambiarla cuando nos convenzan de que es injusta. Implicar a nuestras hijas e hijos en la toma de de- cisionesconrespectoaloslími- tes no significa que abandone- mosla autoridad parental, sino Vivencia (Aurora, madre de una chica de 13 años) “Recuerdo que nuestra hija siempre se quejaba de que los padres de sus amigas les dejaban vol- ver a casa más tarde que nosotros. Al final de largas discusiones siempre terminábamos cedien- do, pues pensábamos que tal vez estábamos siendo demasiado estrictos. Pero un día coincidí en una tienda con la madre de su mejor amiga y, después de hablar un rato, descubrimos que a ella su hija le contaba el mismo cuento que a nosotros: “que si los padres de sus amigas las dejaban hasta más tarde, que si éramos muy antiguos...”. Total, que las muy listas nos estaban engañan- do a todos. Desde ese día nos pusimos de acuerdo con los padres de las chicas con las que solía salir nuestra hija. De vez en cuando nos llamamos por teléfono y tomamos decisiones con respecto a la hora de volver a casa o si las dejamos hacer algo. Ahora nos sentimos más seguros de que estamos actuando bien con nuestra hija, y ella suele protestar menos, ya que los límites son parecidos para muchas de sus amigas.”
  • 13. 13 adolescentes los secretos de una buena relación Si poner límites es importante, también lo es saber qué es lo que hace el o la adolescente en su tiempo li- bre, conocer a sus amigos y saber a dónde va por la tarde o noche. De esta manera será más fácil evitar al- gunas situaciones de riesgo que pudieran estar produ- ciéndose. Como ocurre con el control, la supervisión ideal debe estar ajustada a la edad y madurez del chi- co o chica. Tan negativa es la ausencia de control co- mo mostrar una actitud policial. El exceso de celo pue- de llevar a que el o la adolescente se muestre aún más hermético/a en un intento de defender su esfera per- sonal. La mejor forma de conocer lo que hace es cuan- do él o ella misma informa a sus padres acerca de sus actividades y amistades. Esto suele ocurrir si existe confianza y una buena comunicación. En estas situa- ciones es probable que sean los mismos adolescentes quienes tengan la iniciativa de compartir con sus ma- dres y padres muchas de sus preocupaciones, o de ha- blarles acerca de sus actividades. queseráunamaneraderecono- cer que están creciendo y ma- durando y que tienen derecho a participar en las decisiones que les afectan. • Debemos ser flexibles. Hay que ir ajustando las normas y límites a las nuevas necesida- des y capacidades de nuestros hijos e hijas a medida que van haciéndose mayores. Los lími- tes necesarios para un niño o niña de 10 años, no deben ser los mismos que para un ado- lescente de 13, y menos aún si tiene 15. El control excesivo es tan perjudicial como su ausen- cia, por lo que tendremos que concederles de forma gradual más libertad para actuar y to- mar decisiones. • Debemos ser coherentes y consistentes en cuanto a los lí- mitesestablecidos.Endetermi- nadas ocasiones nos sentimos abrumados/asocansados/asy podemospermitiralgunoscom- portamientosen nuestroshijos Diferenciando lo principal de lo secundario Con frecuencia nos en- fadamos con algunos comportamientos de nuestros hijos e hijas que no tienen dema- siada importancia co- mo la forma de vestir, la música que escu- chan,... Es necesario que sepamos diferen- ciar lo que es realmen- te importante y de- bemos controlar, de aquello que forma parte de la vida priva- da de nuestra hija o hijo. No todos las ma- dres o padres estarán de acuerdo en donde situar esta frontera, ya que dependerá de los valores familiares. Lo que para algunos pa- dres y madres puede ser muy importante, para otros será secun- dario. En cualquier ca- so, la recomendación de carácter general es ser más estricto/a con aquellos comporta- mientos que puedan poner en riesgo su sa- lud y su seguridad, sin perder tiempo y ener- gía en discusiones so- bre aspectos triviales. ehijasqueenotromomentono toleraríamos.Peroesimportante quemantengamoslasnormasy los límites, y las sanciones an- tesuincumplimiento,indepen- dientementedenuestroestado deánimo.Tambiénesimportan- te que exista acuerdo entre los padres a la hora de poner lími- tes y castigos. Aunque en algu- nas ocasiones no estemos de acuerdoconnuestrapareja,de- bemos procurar resolver nues- tras discrepancias en privado y mostrar una misma opinión an- te nuestros hijos e hijas. • Si las normas no se cumplen, hayquesancionar.Enprimerlu- gar,esconvenientemantenerla calmaynoreaccionardeunafor- mademasiadoemocional.Des- puésdeberemosescuchartran- quilamente la justificación que nuestro hijo o hija nos da. Por último, habrá veces en las que será conveniente sancionar su conducta. Esimportante que el chico o la chica tenga claro que es su comportamiento y no a él/ella lo que rechazamos. No obstante, puede haber alterna- tivas al castigo, como hacerles verlomuchoquenosdecepcio- na su comportamiento o la fal- ta de confianza que tendremos hacia él o ella si sigue compor- tándose así. Otra posibilidad, es no sancionarlos y dejar que experimenten las consecuen- cias de sus errores; por ejem- plo, un suspenso les obligara a estudiar o una resaca les ha- rá sufrir los efectos del abuso de alcohol. ¿Sabemos lo que hacen?
  • 14. 14 adolescentes los secretos de una buena relación Cuando se protege en exceso DentrodelestiloPermisivopo- dríamos incluir a los padres y madresquemuestrandemasia- da sobreprotección. Se trata de padres y madres que desde la primera infancia han creado un entornototalmentelibrededifi- cultades, y han tolerado la ma- yoríadeloscaprichosdesushi- jas e hijos, bien porque creen que es importante evitarles las frustraciones,obienporqueles haresultadomáscómodoman- teneresaactitudsobreprotecto- ra.Esteestilopuedellevarama- dres y padres a pensar que han educado bien a sus hijas e hi- jos, rescatándoles de todo tipo desituacionescomplicadasyre- solviéndolessusproblemas,sin tener en cuenta la importancia que tiene aprender de los pro- pios errores. Sin embargo, las consecuen- ciasdelestilosobreprotectorpue- den ser bastante negativas, ya queestoschicosychicasnohan tenido la oportunidad de desa- rrollar una adecuada tolerancia Algunos padres y madres se muestran excesivamente sobreprotectores con sus hijos e hijas, e impiden que crezcan y maduren. alafrustración,ymostraránmu- chairritaciónentodaslassitua- ciones en las que la realidad no seajusteasusdeseos.Tampoco se sentirán capaces de resolver deformaindependientelospro- blemasylassituacionescompli- cadasquepuedanpresentárse- les, por lo que sentirán agobio y necesidad del apoyo de otras personas para resolverlos. Son muchas las tareas que chicos y chicas tendrán que afrontar du- rante estos años, y sus madres y padres no estarán siempre a su lado para ayudarles; es es- perable que estas hijas e hijos sobreprotegidos se muestren extremadamente vulnerables, inmaduros y caprichosos, y ter- minen tiranizando y controlan- do emocionalmente a sus pa- dres y madres. Las consecuencias del estilo sobreprotector pueden ser bastante negativas
  • 15. 15 adolescentes los secretos de una buena relación ¿Qué puedes hacer si eres sobreprotector/a? 1. Deja que resuelva sus propios problemas. ¿Vas a estar toda la vida sacándole las castañas del fuego? 2. Deja que aprenda de sus errores. Equivocarse puede ser una magnífica oportunidad para madurar. 3. Deja que experimente algunas frustraciones. Poco a poco se irá haciendo más resistente y no se rendirá ante las situaciones difíciles. 4. Deja de permitirle que se salga siempre con la suya. No cedas a todos sus caprichos y exigencias.
  • 16. consultorio 16 adolescentes llegó la adolescencia Caso 1 Sobreprotección “Siempre hemos intentado proteger a nuestra hija Marta. Ni su padre ni yo vivimos nues- tra adolescencia porque ambos tuvimos que empezar a trabajar cuando éramos muy pe- queños, por eso hemos querido que Marta tuviese las cosas más fáciles. Todo iba bien hasta que llegó a la adolescencia. Estamos muy contentos con ella porque es muy buena estudiante, pero se ha vuelto muy irritable y cuando quiere algo no lo pide, sino que lo exige a gritos. Nos monta espectáculos en público, gritándonos y diciéndonos que somos unos egoístas, que nunca pensamos en ella. Marta no soporta que las cosas no sean có- mo ella quiere, no es capaz de resolver por sí misma las dificultades que se le presentan y es muy caprichosa y consentida. Realmente estamos bastante preocupados porque en nuestra casa es ella la que manda y los demás obedecemos sus órdenes. Nos pregunta- mos qué hemos hecho mal, se lo hemos dado todo, ¿por qué ahora se comporta así? Es- tamos muy preocupados, ¿qué podemos hacer?” Antonia, Cádiz. Es normal que hayáis querido darle a vues- tra hija lo que vosotros no pudisteis disfru- tar, pero no hay que permitírselo todo. No debéis solucionarle todos sus problemas, debéis dejar que aprenda por sí misma. Es importante que se equivoque y que apren- da de sus errores, para que pueda madurar. También debéis dejar que experimente al- gunas frustraciones para que poco a poco se haga más resistente y no se rinda ante las situaciones difíciles. Y lo más importan- te, que no le permitáis que se salga siem- pre con la suya, no debéis ceder a sus ca- prichos y exigencias. Al principio os será difícil sobrellevar esta situación porque está acostumbrada a con- seguir todo lo que quiere. Incluso puede que su comportamiento empeore cuando cambiéis vuestra forma de tratarla. Pero es importante que con el tiempo vaya apren- diendo que está bien que os pida consejo cuando se sienta abrumada, pero que es ella la que tiene que saber solucionar las cosas. Sobre todo, es importante que tengáis pa- ciencia para darle la oportunidad de que cambie y que seáis firmes y coherentes con vuestras decisiones. el experto responde Caso 3 “A veces siento que mi hijo me rechaza” “Estamos muy preocupados porque nuestro hijo Javier ha cambiado mucho en los últi- mos meses. Hasta hace poco disfrutaba saliendo con nosotros a cualquier parte, pero ahora le pone pegas a todo. Ni siquiera quiere venirse a la playa los fines de semana. Si le acompaña algún amigo, todavía, pero si no, nos cuesta la misma vida convencerlo. Además, antes era muy cariñoso, sobre todo con su madre, y ahora no consiente que le dé un beso. Yo le digo a mi mujer que probablemente serán cosas de la edad, pero ella no lo entiende y se enfada con él”. Carlos, Málaga.
  • 17. 17 adolescentes llegó la adolescencia Tienes razón en una cosa: a los hijos hay que quererlos mucho. Pero también hay que exigirles responsabilida- des, ponerles límites, y no concederles todos los capri- chos. Aunque con algunos niños y niñas esto pueda resultar más complicado que con otros/as, tenéis que esforzaros por manteneros firmes y no ceder ante asun- tos que consideráis de importancia. Esto, que en la ni- ñez es importante, no deja de serlo en la adolescencia. Los niños/as deben aprender que en la vida no se pue- den conseguir las cosas sin esfuerzo, y tienen que de- sarrollar una tolerancia a la frustración. De lo contrario, cuando la realidad no se ajuste a sus deseos se mos- trarán muy irritados y exigirán que los demás les solu- cionen sus problemas. En un principio son los padres y las madres quienes deben poner los límites, pero po- co a poco estos límites se irán interiorizando, y ellos/ as mismos/as se auto-controlarán. Es imposible que el chico o la chica se limite a sí mismo/a si nunca se le han puesto límites o se le han planteado exigencias desde fuera. Está claro que esto puede generar conflic- tos, pero los conflictos entre madres/padres e hijos/ as pueden ser aprovechados educativamente. En vues- tro caso, pueden servir para que María se dé cuenta de que sus necesidades no tienen porque coincidir con las vuestras, que también son importantes. Creo que tu marido tiene algo de razón, parece que has protegido demasiado a María. Es importante que apo- yes a tu hija, pero también debe ir aprendiendo a re- solver ella sola sus problemas. Si la sobreproteges de- masiado, estás impidiendo que aprenda a defenderse. Aún estáis a tiempo de cambiar vuestra forma de tra- tarla y de empezar a mostraros más firmes con ella. Si veis que no conseguís cambiar nada, no dudéis en pe- dir consejo o ayuda a algún profesional. Caso 2 Padres permisivos-adolescentes problemáticos “Creo que no he visto a nadie tan egoísta como mi hija María. Desde pequeña, mi marido y yo nos hemos volcado en ella. Llevábamos muchos años queriendo tener hijos y no venían, y cuando ya casi habíamos tirado la toalla llegó María. Es nuestra única hija y ha tenido todo nuestro cariño y atención. Nunca le ha faltado de nada. Mi marido me decía que la mimaba demasiado, pero yo creo que a los niños hay que quererlos mucho. Cada vez que ha tenido un problema, ahí he estado yo para resolvérselo. Siempre ha sido una niña algo difícil y caprichosa, que continuamente reclamaba nuestra atención, pero ahora que tiene 12 años la cosa ya ha pasado de castaño a oscuro. Siempre quiere salirse con la suya, y cuando tratamos de oponernos a sus deseos se pone como una fiera, chilla, insulta y a veces rompe algunas cosas. Estamos desesperados y no sabemos qué hacer”. María, Córdoba. el experto responde consultorio el experto responde Durante la adolescencia se produce cierto distancia- miento entre los progenito- res y sus hijos e hijas. Este distanciamiento no implica una seria pérdida de amor o respeto hacia losy las pa- dres y madres, sino que es el resultado de la búsque- da de una relación más igualitaria. Además, chi- cos y chicas tienen nuevas necesidades, ya no depen- den tanto de sus padres/ madres y están convirtién- dose en personas adultas. Lo anterior provoca, en- tre otras cosas, que el o la adolescente rechace hacer con su familia actividades que antes le gustaban. Eso no debe extrañarnos si te- nemos en cuenta, además, que los amigos y amigas se convierten en figuras muy importantes, y que nues- tros hijos e hijas querrán pasar tiempo con ellos/as. Por otro lado, debéis ser conscientes de que es nor- mal que vuestro hijo se muestre más reacio a da- ros besos y abrazos. Esa es una forma a través de la cual os hace ver a voso- tros y a los demás que ya no es un niño pequeño. No obstante, no olvidéis que vuestro hijo sigue ne- cesitando de vuestro amor y vuestro apoyo. Bien es verdad que quizás no ne- cesita tanto besos y abra- zos, pero es fundamental que le manifestéis vues- tro afecto de otra manera, con más comprensión, es- cuchándolo y dialogando con él. Es un error reaccio- nar ante la frialdad afectiva de Javier enfadándoos con él, esimportante que inten- téis entenderle y le demos- tréis vuestro afecto de una forma más adulta.
  • 19. 19 adolescentes llegó la adolescencia Como vimos en la revista 1, eliniciodelaadolescenciapue- de suponer un empeoramiento de las relaciones entre padres/ madres e hijos/as, siendo fre- cuentes los conflictos y discu- siones. A menudo, la buena co- municación, las bromas, los besos y los abrazos se convier- ten en regañinas, malas caras y discusiones subidas de tono. Si sabemos resolver bien los conflictos,disfrutaremosmásde lasrelacionesfamiliares. Imagi- nemos la siguiente situación: Rocío es una chica de quince años. Se acerca el fin de año y hablaconsuspadresparaquela dejen ir a una fiesta el día trein- ta y uno. Escuchemos lo que di- ce Rocío y la respuesta de sus padres: Rocío:“Enfindeañoquiero ir a una fiesta que vamos a hacer mis amigos/as y yo” Madre: “¿Dónde es la fies- ta?” Rocío: “En la casa de una amiga” Padre: “¿Van a estar los pa- dres de tu amiga? ¿Quié- nes iréis a la fiesta? ¿Van chicos?” Rocío: “Los padres no es- tarán... sí, van algunos chi- cos... pero vamos mucha gente y...” Padre: “¡Ni hablar! Tú no pintas nada allí, así que ve olvidándote de fiestecitas. En fin de año te quedas con nosotros y punto” Rocío: “¿Pero por qué no puedo ir nunca a ningún si- tio? Nunca me dejáis hacer nada...” Madre:“Mira,tupadreteha dicho que no y es que no. Y cállate ya que siempre tie- nes que hacer que nos en- fademoscontigo.Cuandovi- vas sola harás lo que te dé la gana pero mientras vivas bajo nuestro techo eso es lo que hay” Padre: “Y no quiero escu- charteniunapalabramásde ese tema ¿te enteras?” Rocío: ... Engeneralpodemoshablarde cuatro formas diferentes de so- lucionar estas situaciones pro- blemáticas. En el ejemplo que hemos presentado unas líneas más arriba, los padres de Rocío utilizan una estrategia autorita- ria en la que imponen su punto de vista sin tener en cuenta las necesidadesdesuhija.Estaes- Resolución de conflictosAl inicio de la adolescencia es frecuente que aumenten los conflictos entre padres/ madres e hijos/as. No os asustéis por ello; los conflictos, cuando se resuelven bien, son una magnífica oportunidad para que mejoréis la relación que tenéis con vuestro hijo/a. trategianoeslamásadecuada, ya que hace que tanto padres/ madres como hijos/as se sien- tan mal. Otrospadreshubieranresuel- tolasituacióndeunaformamás permisiva, dejando a Rocío ir a la fiesta sin apenas preguntarle nadaysinponerningúnlímitea susdeseos.Veamosquéhubie- rancontestadoaRocíounospa- dres permisivos: Madre: “¿Dónde es la fies- ta?” Rocío: “En la casa de una amiga. ¿Qué pasa? va mu- cha gente...” Madre: “¡Niña, la vida es- tá muy mala! Con el mie- do que me dan a mí esas cosas...” Padre: “¿Quieres dejar que la niña salga? Niña, a mi no me pidasdinero para la fies- ta…” Madre:“Túnotepreocupes queyotedoydinero.¿Yquie- nes van a la fiesta?” Rocío: “¡Que no me comas la cabeza ya! Que me voy a la calle. Adiós” Madre: “¿Vienes a cenar? No llegues muy tarde … Ro- cío …. ¡Rocío!” sigue en la página 20
  • 20. 20 adolescentes los secretos de una buena relación Las consecuencias de esta manera de actuar son negati- vas, ya que el o la adolescente va a tener muchas dificultades para aceptar que se le lleve la contraria y querrá salirse siem- pre con la suya, mostrando im- pulsividad y falta de control. Evitar elconflicto tampoco es muyrecomendable.Muchospa- dresymadrestiendenacambiar de tema o de conversación pa- ra evitar el enfrentamiento con sushijasehijos,impidiendoasí la resolución constructiva del problema. Veamos cómo sería en el caso de Rocío: Madre: “¿Dónde es la fies- ta?” Rocío: “En la casa de una amiga. ¿Qué pasa? va mu- cha gente...” Madre: “Bueno, bueno, no te pongas así...” Padre: “¿Queréis callaros ya, que no me dejáis escu- char la tele? …” Rocío: “¡Que no me comas la cabeza ya! Que me voy a la calle. Adiós.” Madre:“Hazloquequieras, yo ya no puedo contigo.” El problema de las estrate- gias anteriores es que ninguna de ellas resuelve realmente el conflicto, ya que los deseos o necesidades de todas o algu- nasde laspersonasimplicadas no son tenidas en cuenta. En el caso del autoritarismo el o la adolescente pierde; los padres ymadrespermisivosque dejan en manos del o la adolescente la decisión final, también pier- den; la evitación supone que ambas partes pierden. Lamejorformaderesolverlos conflictos es la negociación, la cualtienecomoobjetivolabús- queda de solucionesque satis- fagan a todas personas partici- pantes y tengan en cuenta sus deseosynecesidades. Enelca- so de Rocío una resolución ne- gociada se llevaría: viene de la página 19
  • 21. 21 adolescentes los secretos de una buena relación Preguntando a la chica so- bre la fiesta: con qué ami- gosy amigas irá, dónde se celebrará, a qué hora va a volver y cómo... La madre y el padre deberían escu- char tranquilamente las explicaciones de Rocío, sin enfadarse y prestán- dole atención. Acontinuaciónpadreyma- dreexplicaríansuspreocu- paciones,porejemplo,que consuma alcohol y otras drogas, que se monte en un coche con alguien que conduzca bebido o que vuelva demasiado tarde a casa. Después pueden propo- nerle a Rocío que vaya a la fiesta siempre que no consuma alcohol u otras drogas pero que debe vol- ver a casa no muy tarde y acompañada por un adul- to que no haya bebido al- cohol. Para resolver un conflicto con tu hijo o hija de forma negocia- da es conveniente seguir una serie de pasos: Escuchadle de forma sere- na, sin juzgarle ni criticar- le, e intentad comprender su punto de vista. Tratad de concretar con ella o él en qué consiste el desacuerdo, e intentad comprender lo que siente vuestra hija o hijo. Buscadsolucionesconcre- tas que beneficien a la fa- milia y no perjudiquen a nadie. Es importante que todas las personas impli- cadas digáis vuestra opi- nión sobre las soluciones propuestas. Podéis modificar las pro- puestas hasta llegar a un acuerdo satisfactorio. En algunos casos este acuer- do no será posible, y ma- dre y padre deben tener la última palabra. 1. 2. 3. 1. 2. 3. 4. El valor educativo del conflicto Los conflictos en las relaciones tienen un valor educativo para el desarrollo de niños, niñas y adolescentes. Por lo general, los con- flictos surgen por dis- crepancias entre las opiniones y deseos de padres y madres e hi- jos/as, y pueden servir para tomar concien- cia de las necesida- des del “otro”, que no siempre coinciden con las nuestras. Esto fo- mentará el desarrollo de la propia identidad y de la moralidad, y va a dotar al chico o chi- ca de una mayor tole- rancia a la frustración. Los límites que ponen madres y padres se- rán interiorizados po- co a poco por el chi- co o chica, que tendrá una mayor capacidad para autocontrolar- se. Cuando no existen esos límites externos, tendrá muchas difi- cultades para ajustar su comportamiento a las normas familiares y sociales. Sin embar- go, cuando los conflic- tos son excesivos, y no se saben resolver, pueden crear una ten- sión excesiva que va a entorpecer más que favorecer el desarrollo adolescente.
  • 22. 22 adolescentes los secretos de una buena relación La buena educación: cómo utilizar premios y castigos
  • 23. 23 adolescentes los secretos de una buena relación En algunas ocasiones, nues- tras hijas e hijos manifiestan comportamientos inapropia- dos y no nos quedará más re- medio que aplicar una técnica disciplinaria. No todas estas técnicas son igual de conve- nientes, y conocer sus venta- jas y desventajas nos ayudará a saber cuál es la que pode- mosaplicar en caso de que sea necesario. A continuación osofrecemos algunasmedidasdisciplinarias que podéis utilizar. Es impor- tantequealahoradeelegiruna técnica tengáis en cuenta fac- tores como su edad, sus carac- terísticas personales o la regla que haya incumplido. • Las advertencias Consisteenhacerleveravues- tro hijo o hija que el comporta- miento que está mostrando no nos parece adecuado y que, si persiste en él, será castiga- do/a. Sería un primer paso an- tes de aplicar una sanción. Por ejemplo, si habéis acordado con vuestro hijo que debe re- coger su habitación antes de salir con sus amigos y veis que va llegando la hora de salida y aún no se ha puesto manos a laobra,podéisadvertirlequesi no lo hace tendrá que quedar- se en casa. Es importante que intentes manteneruntonolomásnatural posible,noselodigascongritos omuchoenfado,simplementese trata de un recordatorio. Existen diferentes técnicas para conseguir que tu hijo o hija respete las normas. Con algunas de ellas eliminamos conductas inapropiadas, mientras que con otras potenciamos los comportamientos de carácter más positivo. • Perder privilegios Si lasadvertenciasno bastan paraevitarelmalcomportamien- to de tu hijo o hija, puedes pri- varle de algún privilegio o de al- gunaactividadqueleguste.Por ejemplo,sinoterminalosdebe- res, puede quedarse sin ver su programadetelevisiónfavorito. Esimportantequeseáisfirmesa la hora de mantener la sanción o pérdida del privilegio.Si no lo hacéis,vuestrohijoohijaapren- derá que es sólo una amenaza que casi nunca cumplís. • Castigo En ocasiones será necesa- rio imponer un castigo, como obligarle a hacer tareas do- mésticas extras o alguna otra actividad que no le guste ha- cer. Los castigos deben reser- varse para situaciones graves, ya que si se utilizan con de- masiada frecuencia. pierden su efectividad. Tanto el casti- go físico como el maltrato psi- cológico (humillar, insultar, ri- diculizar...) deben evitarse, ya que tienen importantes conse- cuencias negativas. Frases co- mo “novalespara nada”, “eres un inútil” o “pareces tonta” pueden dañar su autoestima. Aunque puede parecer que es- tas técnicas funcionan a corto plazo, a la larga provocan más problemas de los que solucio- nan.También debéis evitar uti- lizar el estudio como un casti- go, porque de esa manera lo único que conseguiréis es que estudiar se convierta en algo desagradable. A la hora de aplicar el casti- go y la retirada de privilegios es importante ajustarlos a la gravedad de la conducta in- adecuada. Por ejemplo, si ha llegado media hora tarde a ca- sa, un castigo de una semana sin salir puede ser una medi- da excesiva. Por otro lado, de- béis evitar veros envueltos en una espiral de castigos. Si cas- tigáis con mucha frecuencia, la relación con vuestro hijo o hija se deteriorará, por lo que es preferible prevenir y adver- tir antes que sancionar. En es- te sentido, es necesario que en todo momento mantengáis con vuestras hijas e hijos una actitud serena y dialogante, y que les expliquéis por qué no os gustan algunos de sus com- portamientos. • Recompensar el buen com- portamiento Las técnicas que hemos vis- to hasta ahora pretenden eli- minar el mal comportamiento. No obstante, existe una alter- nativa mejor: premiar su buena conducta. Por ejemplo, es más convenienterecompensarapor unas buenas notas que casti- gar por los suspensos. Pueden En ocasiones será necesario el castigo, aunque debe reservarse para casos graves sigue en la página 24
  • 24. 24 adolescentes llegó la adolescencia utilizarse como recompensas actividades que le gusten: una invitación al cine, a algún con- cierto, ir de compras, regalarle unlibroounCD,dejarlequedis- frute de más tiempo libre, etc. Quizás, la mejor recompensa de todas es elogiar o alabar su buen comportamiento. Ejem- plos de elogios serían: “Me ha gustado mucho que tengas tu cuarto tan ordenado” o “Estoy orgulloso/a de que te estés es- forzando tanto por mejorar tus notas”. De esta forma, además defavorecersubuencomporta- miento, contribuiréis a mejorar suautoestimayleharéissentir- se bien consigo mismo/a y con vosotros/as. ¿Qué es el Control Psicológico? En ocasiones podemos encontrar- nos con que padres y madres utili- zan el chantaje afectivo o la culpabi- lización como medio para controlar a sus hijos e hijas. Se trata de estra- tegias de control psicológico que di- ficultan el logro de una mayor au- tonomía y autoestima durante la adolescencia. Los padres y madres utilizan el control psicológico cuan- do, por ejemplo, insisten en el da- ño que les provoca un determinado comportamiento —“si sigues llegan- do tan tarde me vas a matar de un disgusto”— o cuando intentan for- zar una decisión del joven o la jo- ven de forma indirecta —“con lo que nos hubiera gustado a tu madre y a mí que estudiaras medicina co- mo el abuelo”—. El control psicológi- co está relacionado con la aparición de problemas emocionales y depresi- vos, ya que para que el chico y la chi- ca adolescentes maduren es necesa- rio que padres y madres favorezcan su autonomía, haciendo todo lo po- sible porque tengan su propia forma de pensar y muestren un comporta- miento independiente y responsable. Tan perjudicial puede ser la ausencia de supervisión, como la excesiva in- tromisión y el control psicológico, es- pecialmente en un momento como la adolescencia, en el que chicos y chi- cas deben aprender a pensar y actuar de forma autónoma. Es más conveniente recompensar por unas buenas notas que castigar por los suspensos viene de la página 23
  • 25. 25 adolescentes los secretos de una buena relación
  • 26. Cuando no tratamos a chicos y chicas por igual Es importante que las normas que negociemos con los y las adolescentes sean independientes de que nuestro hijo/a sea chico o sea chica. No debemos dejar que el género de nuestro hijo/a nos lleve a tratarlos de manera diferente. jer. Pensemos, por ejemplo, en la reacción de un padre cuando su hijo le presenta a la cuarta novia del mes o si es la hija quien lo hace... Aunque no podemos decir que todos los padres y las ma- dres mantengan un trato dife- rencial con hijos e hijas, la mayoría de las chicas se que- jan de que cuando salen por las noches ellas deben llegar antes, que tienen más proble- mas que sus hermanos para pasar un fin de semana fue- Algunos padres y madres controlan más a sus hijas que a sus hijos 26 adolescentes llegó la adolescencia Aunque vivimos en una so- ciedad cada vez más igualita- ria en cuanto al papel de varo- nes y mujeres, todavía existen prejuicios y expectativas que condicionan, muchas veces sin ser conscientes de ello, lo que entendemos como de- seable, aceptable o simple- mente correcto para hombres y para mujeres. De hecho, un mismo comportamiento pue- de ser juzgado de forma muy distinta si es un hombre el protagonista o si es una mu-
  • 27. ¿Controlamos más a las chicas que a los chicos? 27 adolescentes llegó la adolescencia ra de casa, que sus padres les riñen mucho más cuando be- ben y cuando fuman (si se en- teran, ¡claro!), que les hablan de “tener cuidado” con los chicos mientras que ni siquie- ra saben con las chicas con las que salen sus hermanos, que ellos pueden tener su ha- bitación hecha un desastre y no limpiar nunca la casa, y un largo etcétera. Quizás estas diferencias no sean tan am- plias como las ven algunas adolescentes, pero sí que es cierto que padres y madres suelen controlar más a sus hi- jas que a sus hijos, tienen una actitud más tolerante hacia el consumo de alcohol y tabaco de los varones, y manifiestan más condescendencia hacia la conducta sexual del chico. Un trato diferente a chicos y chicas tiene consecuencias negativas para unos y otras por diferentes motivos. Pa- dres y madres deben ser cons- cientes de estas diferencias y promover unas prácticas edu- cativas más igualitarias, prác- ticas en las que se fomente la autonomía al mismo tiempo que se supervisa la conduc- ta, independientemente del género del adolescente. Pero debemos tener en cuenta que llevar a cabo unas prácticas más igualitarias no necesaria- mente implicaría dejar de su- pervisar a la chica de 14 años, sino más bien supervisar tam- bién a su hermano de la mis- ma edad. La clave está en pensar en las variables que fomentan el desarrollo más positivo del o la adolescen- te y aplicarlas independien- temente del género de nues- tro hijo/a. El trato hacia hijos e hijas, aún en nues- tra sociedad española de principios de si- glo XXI, dista mucho de ser igualitario. En un trabajo realizado en el Dpto. de Psico- logía Evolutiva y de la Educación de la Uni- versidad de Sevilla con más de 500 ado- lescentes andaluces, las chicas se sentían más supervisadas en casa que los chicos a lo largo de toda la adolescencia. Según es- te mismo estudio, los chicos tenían más li- bertad para decidir la hora a la que llega- ban a casa y el hacer o no las tareas del hogar, que en el caso de ellas era una obli- gación más impuesta. Diferencias en el control ejercido en el hogar hacia hijos e hijas mediacontrol 24 22 20 18 12-14 años 15-16 años 17-19 años edad chicas chicos
  • 29. 29 adolescentes llegó la adolescencia 1. “Es importante que evitemos a nuestras hijas e hijos cualquier tipo de problema o dificultad” Esto no es cierto. Debemos dejar que nuestros hijos e hijas resuelvan sus propios problemas para que apren- dan de sus errores y maduren. Así, se irán haciendo más resistentes y no se rendirán ante las situaciones difí- ciles. Aún así, es importante que les ofrezcáis apoyo y orientación cuando lo necesiten, pero evitando solucio- narles todas las dificultades. 2. “En la adolescencia es importante saber controlar lo que hacen nuestras hijas e hijos” Esto es cierto en parte. Es conveniente que más que controlar, supervisemos qué hacen nuestras hi- jas e hijos y negociemos con ellas/os límites y normas. Lo ideal es que sean ellas/os quienes espon- táneamente os cuenten lo qué hacen y con quién. Para que esto ocurra, debéis intentar crear un cli- ma de confianza y afecto. 3. “Durante la adolescencia, hay que evitar las discusiones en el entorno familiar” Esto no es cierto. Los conflictos tienen un valor educativo importante. Durante la adolescencia se producen una serie de reestructuraciones en las relaciones familiares a las que los conflictos pueden ayudar. Por lo general, los conflictos surgen por discrepancias entre las opiniones y deseos de padres e hijos, y pueden servir para to- mar conciencia de las necesidades del “otro”, que no siempre coinciden con las nuestras. Esto fomentará el de- sarrollo de la propia identidad y de la moralidad, y va a dotar al chico o chica de una mayor tolerancia a la frus- tración. Es importante abordar estos conflictos de manera constructiva y no evitar las discusiones. 4. “Con estos/as chicos/as no se puede, es imposible hablar con ellos/as. Nunca te escuchan y siempre quieren salirse con la suya” Esto no es cierto. Debemos darles la oportunidad para que se expresen, nos den sus razones de por qué hacen o quieren hacer determinadas cosas,... A veces somos nosotros los que no escuchamos y nos empeñamos en prohibirles determinados comportamientos sin razonar. Es importante escucharles y ayudarles a reflexionar. 5. “Durante la adolescencia, los padres y las madres deben ser amigos/as de sus hi- jos e hijas, no ponerles demasiadas trabas y dejarles que actúen con libertad” Esto no es cierto. Aunque el afecto es importante durante esta etapa, no podemos pretender ser amigos/as de nuestros hijos e hijas. El establecimiento de límites, al igual que el afecto, es muy importante y cuando estos faltan es muy probable que chicos y chicas se sientan desorientados y que piensen que no nos preocupamos por ellos/as. Además, la ausencia de control está muy relacionada con la aparición de algunos problemas de conducta. 6. “Es más importante controlar a las niñas que a los niños” Un trato diferente a chicos y chicas tiene consecuencias negativas para unos y otras por diferentes motivos. De- bemos ser conscientes de estas diferencias y promover unas prácticas educativas más igualitarias, en las que se fomente la autonomía al mismo tiempo que se supervisa la conducta, independientemente del género del adolescente. La clave está en pensar en las variables que fomentan el desarrollo más positivo del adolescente y aplicarlas sea cual sea su género. Se dice en la calle…
  • 30. Recuerda que... 30 adolescentes llegó la adolescencia Afecto - Los hijos e hijas de padres y madres democráticos son los que muestran un mejor desarrollo y ajuste personal - Si quieres ser un padre o una madre democrático debes ser cariñoso/a y comunicativo/a con tus hijas/os a la vez que estableces normas, pones límites y te interesas por lo que hacen - Poner normas y establecer límites es importante pero el afecto y el apoyo lo es aún más. Las me- didas disciplinarias funcionan mejor cuando hay cariño. Comunicación - Cuando tu hijo/a quiera hablar contigo, deja lo que estés haciendo y escucha con atención. - Debes procurar no hablar con él/ella sólo para juzgarlo/a, criticarlo/a y hacerle ver los errores que comete; es importante hablar de cosas positivas, de sus gustos e intereses, de lo que esperan del futuro, etc.- Disciplina - Establecer normas y límites claros, razonados y justificados es fundamental para evitar que vues- tros hijos e hijas sientan confusión y desorientación. - Si sobreprotegéis a vuestros hijos e hijas nunca aprenderán a resolver sus problemas de forma in- dependiente y no crecerán como personas autónomas. - Es importante que la forma en que tratáis a vuestros hijos e hijas sea independiente de que sea chico o chica. Conflictos - Al inicio de la adolescencia es frecuente que aumenten los conflictos entre madres/padres e hi- jas/os. No os asustéis por ello; los conflictos, cuando se resuelven bien, son una magnífica opor- tunidad para que mejoréis la relación que tenéis con vuestros hijos e hijas. - Es más importante que le digáis a vuestro hijo o hija lo orgulloso que estáis de él/ella cuando ha hecho algo bien que castigarlo/a cuando se equivoca. - A la hora de aplicar el castigo y la retirada de privilegios es importante ajustarlos a la gravedad de la conducta inadecuada.
  • 31. 31 adolescentes los secretos de una buena relación