SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 21
Descargar para leer sin conexión
EL EXTRANJERO EN LA REALIDAD, LA VERDADERA HISTORIA DE @CAMUSHACKER
acker
Capítulo 1: La inexactitud de los libros
¡Mierda! Pensó cuando el frío del escupitajo le cayó por detrás de la nunca, como un tiro
fulminante y silencioso. Seis pisos arriba Santiago y sus amigos reían “como hienas inmundas”,
pensaría después, mientras usaban las lapiceras vacías como cerbatanas para desprotegidos
paseantes.
Hacia mucho que le venía esquivando al tema de María, que si la encaraba, que si no. Se había
puesto su mejor vestuario. Sí, era como salir del potrero y pelearle un partido a los ingleses, una
meta casi imposible, pero no por eso menos atractiva.
Ella estaba sentada repasando las fechas claves de la segunda guerra mundial, dibujaba una línea
de tiempo invisible con sus dedos de pianista eximia. Apenas lo vio le regaló su mejor sonrisa, con
pocitos en la mejilla y todo.
- Llegaste temprano, ¿no?
- ….
- Y … ¿estudiaste algo?
- …..
- Bueno… Me voy…a clase. Chau.
El silencio nuevamente era el único lenguaje que salía de su boca. Ese silencio quería decir muchas
cosas: “qué bueno que te encontré, sos lo más lindo que he visto hoy y ayer y antes de ayer,
menos mal que estás, me alegraste el día, corrí quince cuadras para llegar a verte antes de que
entraras a clase, las baldosas que estoy mirando firmemente están dibujando un país secreto para
que vos y yo lo habitemos eternamente, alrededor de tu pelo ensortijado se han revuelto todas las
ideas que traía hasta aquí y ahora mi cabeza es una radio que se sintoniza sola en un tema de
Queen, etc. etc.”
Ella se levanto de su asiento de reina y con suma delicadeza se perdió entre la muchedumbre de
“los otros”, los sin rostro, los que no contaban, los verdugos de siempre, guionados por un
maquiavélico rey de algún infame imperio colonizador de almas.
No, se ve que el lenguaje del silencio aún no era descifrable para ningún ente humano ni
traspasable hacia ningún corazón…
En sala de maestros la profesora de Ética dijo que todos los chicos son muy revoltosos, que lo más
importante para ellos es hacer amigos y no los estudios y que en general se portan bastante mal.
Lo escucho como al pasar: pensó que era filosofía barata y con su imagen fantasmal de delgadez
extrema siguió danzando a través de las paredes del colegio, con el rostro cabizbajo, absorbiendo
datos de aquí y de allá sin una utilidad precisa.
En horas de Lengua leyeron por enésima vez “El Principito” y la profe dijo que no es posible vivir
en el espacio exterior y que por eso se trataba de un relato fantástico.
A Franco todo eso le pareció una gran inexactitud, igual que esos relatos infantiles y absurdos
adornados con familias felices e historias de navidad al calor de un hogar.
Se siguió ignorando su presencia durante toda la clase, a tal punto que hasta él mismo dudaba de
ser real o algún experimento fallido de algún mago que desembarcó en la unánime noche de los
presentes.
Entre los gritos y los portazos de sus padres, debajo de la cama, Franco había encontrado un
recurso mágico para ser feliz, breve pero contundentemente: sin varitas mágicas, sin dimensiones
desconocidas, sin superhéroes, sin espejitos de colores. Realidad y ficción conformaban una
amalga indisoluble que no gustaba de la liviandad de los conceptos y que desmoronaba toda
ciencia pragmática.
Los gritos afuera, el silencio interior. Solamente el silencio enhebrando con delicadeza la
reconstrucción de la memoria y abriendo el terreno poderoso a la imaginación: ella, su sonrisa, el
recreo y él. Shhh…Shhh…
___________________________________________________________________________.
9 am, sol despuntando el alba, otoño en colores de esperanza y pájaros que retornan a su nido,
rumor de río y trinos sobre los fresnos de los canteros.
- (Él, con voz grave) Che, y así que tenés prueba de Historia…
- (Ella, linda como siempre) Sí, la profesora es aburrida y tiene esa voz de pito que perfora los
oídos.
- (Él, como si su edad interior coincidiera con la de afuera) ¿Sí, no? Es como una gallina asustada
que no sabe dónde depositar sus huevos. A ver?, a ver? A ver?, Quién sabe quien sabe como se
llamaba el archiduque de Austria?...
Ella tocándose la panza de la risa, salían mariposas de su vientre.
Yo sé muchísimo de Historia, leo libros, podés venir a casa. Mi mamá nos prepara un café con
leche. Te puedo mostrar mi biblioteca. Mi casa es muy grande, tengo una buhardilla se Creta que
siempre te he querido mostrar.
- Me gustaría ir, Franco.
Fin de la obra, danza de aves, destellos en los ojos de ambos.
_____________________________________________________________________________.
El despertador ponía un límite entre su felicidad y la amargura innominable de todos los días. Cada
mañana la madre lo levantaba de un tirón lo peinaba con gomina y lo depositaba como un
paquete con fecha de vencimiento en el modesto colegio del barrio. Pero aún ella no llegaba y él
se imaginaba un insecto diminuto tras las frazadas, escapándole a un nuevo día de humillación en
el colegio aunque con la tristeza de no verla.
En los primeros abecedarios del colegio lo hacían repetir: Mi mamá me ama, amo la masa que ella
amasa, mi mamá me mima.
No, mi mamá no me mima ni amasa, pero me pega un mazazo con el amasador mientras un mimo
se cuela por la ventana y hace el personaje de Carlitos Chaplin….
No, los días de la infancia no eran así
Capítulo 2: El Idiota
“Es idiota. No sirve. Es así, que se le va a hacer…”
-Señora, no estoy discutiendo con usted la mala conducta de su hijo o su mal desempeño en
exámenes, sino su hipoacusia. Su hijo simplemente no habla y es posible que tampoco oiga. Le veo
la mirada distante cuando explico aunque sus exámenes en general son muy buenos. Necesito una
ficha médica para comprobar sus condiciones reales de salud y después actuar en consecuencia…
Sinceramente, creo que usted, como madre, no ha hecho lo correcto hasta ahora. Su hijo la
necesita…
Franco miraba la escena desde un lugar estratégico y se retorcía de placer. Era el resentimiento en
estado puro liberándose después de tantos años en danza de ácidos estomacales corroyendo las
entrañas de su madre y su rostro de bobalicona ante la directora.
Porque ella odiaba, sí, descubrirse ante los demás como lo que era: una madre ausente y amoral.
Atrapada entre las fauces de su hijo, que rumiaba lentamente el sabor de la venganza, salió como
un tiro de gracia disparado hacia la calle, con tanta mala suerte de pisar mal con un pie y caer al
suelo vencida, en simbólica muestra de nocaut.
Franco pensaba que la verdad que sus exámenes no eran tan buenos como podría haberlos hecho
realmente, pero algo en él le impedía sobresalir entre los demás, era como una resistencia interna.
Proferir una palaba, cualquiera sea, podría ser usada en su contra porque al salir del recinto
respetuoso de su morada sería ya de otro, seguramente del enemigo. Prefería, en cambio, ser un
testigo mudo de su propia vida, hilvanando las historias de los demás personajes azarosamente
involucrados en ella, recogiendo los escombros de sentido entre una existencia asolada por el
fuego de la indiferencia.
No se sentía un protagonista, en cambio se pensaba a sí mismo como un poeta en cuya boca
muerta habitaban nuevas experiencias que poblaban de luces la lobreguez de sus días. Con sutil
encanto las palabras llegaban a él para animar sus días, pero no para ser oídas por los demás.
Sin embargo la mayor revelación sucedería al descubrir que era capaz de intervenir con igual
provecho en la vida de los demás. Un limbo entre la voz y el silencio, a medio camino entre la
realidad y la fantasía.
Estaba en la sala de informática:
- Les voy a pedir que saquen sus netbooks y entren a la red interna del colegio, dijo el profesor a
cargo. Recuerden, que nunca tienen que ingresar a sus cuentas privadas sino a la red de la escuela.
Los alumnos consintieron con igual desgano que en un clip de Pink Floyd.
Después de decir eso, una pelea inusitada en el pasillo lo interrumpió en sus tareas y todos los
jóvenes, como es natural en ellos, desobedecieron a sus órdenes, entrando a los chats y mails
personales.
Franco estaba sentado al lado de la “pc madre” que tenía información de todas las demás y desde
allí observaba, como siempre, todo el cuadro representado ante él, con un acceso total a los
usuarios y contraseñas personales de todos sus verdugos. Y lo que más le llamo la atención fue el
facebook de Santiago, el matón del curso.
-
Inicio de la conversación 11 de abril de 2014 19:23
No me das bola, ya te dije que te vas a arrepentir. Hablame boluda, estoy mal. Me dijiste que no
era mío. A vos qué te pasa. Mi viejo está en cana y encima me haces esto te juro que me las vas a
pagar
13 de abril de 2014 12:38
Contéstame Andrea, no te saques así. Vos me arruinaste la vida.
viernes 19:51 Andrea no te lo sigo más. Es la última. Te vas a arrepentir te lo juro.
viernes 19:52 A las 6, atrás del tanque
No sentía ni la más mínima compasión por Santiago porque era el principal enemigo de su
felicidad. Se empeñaba en hacerle las burlas más crueles y hasta de sólo presentir el olor de su
colonia barata se estremecía de temor al punto de extremo de mojarse una vez los pantalones.
Andrea no era mala chica, no molestaba a nadie, era simpe y buena y además sería madre. Todos
pensaban que era naturalmente de Santiago, pero él al parecer no lo creía.
Las horas del colegio se diluyeron entre las tribulaciones de ser un testigo clave, pero mudo, de lo
que podría ocurrir. Y más aún cuando divisó en la mochila de Santiago un objeto de aspecto
puntiagudo, como un arma.
A la salida del colegio se pasó la tarde entera cabizbajo, tirando piedras con la gomera hacia
ningún punto fijo. Se debatía entre la inacción y el temor de ser causante involuntario de algún
desenlace fatal.
En su casa tenía un libro que había dejado su padre, estaba deteriorado por la humedad y
naturalmente lo leyó, como todo lo que atesoraba de él en las retinas de sus ojos. Se llamaba El
Extranjero y tenía anotaciones de puño y letra de su progenitor, como la consigna “estamos
condenados a ser libres” de otro pensador de la época, el genial Sartre. Esa frase le retumbaba en
las sienes como una bomba de conciencia dispuesta a estallar….
Llegó corriendo hasta el baldío detrás del parque en la hora señalada para otro. Santiago estaba
en cuquillas, en posición semifetal y como un niño lloraba con gemidos agudos de dolor. “No me
vua’ a quere, no me vua’ a querer, nunca, nunca, nunca…”. Se presagiaba a sí mismo como una
ave negra sobre el Busto de Palas.
Desde cerca Franco pude ver que tenía la pistola en la boca, pero su presencia también era
invisible para él, ya derrotado y sin ánimos de compensar frustraciones con burlas odiosas.
Se trataba de hablar, actuar, de vencer la barrera de la seguridad del silencio. Pero, ¿qué decir?,
¿qué? El viento amainaba las bolsas vacías de basura, como en pajonales de un paisaje rancio.
Franco apartó con suavidad el arma con quien su antes verdugo ahora se castigaba. Y lo abrazó
casi sin quererlo, tratando de contener el pesado cuerpo del otro muchacho morrudo, aferrado
hacia el costado de la vida, en esa osamenta de objetos inútiles, entre pilas de basura, a donde
parecía que los ojos de Dios ya no llegaban. Pero a veces sí…
Ese día se convirtió en @camushacker.
Publicado por Mariana en 11:06
/5/2014
Capítulo 3: El Extranjero
El Extranjero
La soledad se hace carne en mí y la noche parece un desierto hoy...
La densidad de la angustia que se respiraba cada día en la desolación de su cuarto parecía poder
cortarse en bloques y dibujar unos barrotes invisibles entre su soledad y los demás.
Soñaba con escapar hacia algún lugar, no cualquiera, el lugar de verdad, un valle verde dibujado
en colinas, hojas de hierba y tejados rojos sobre las casas de piedra.
En la biblioteca del colegio lo vio realmente, adentro de un anuario viejo de National Geographic,
pero ya lo había proyectado en sueños mil o más veces: un paisaje irlandés donde los pobladores
vivían de la recolección de frutas y hortalizas.
Cuando alguien consultaba su lugar de origen le costaba nombrar a “Córdoba”, hubiera querido
negarla tantas veces porque ella sólo le recordaba su amargura. En vez de eso prefería como
siempre el silencio y escribía en el papel el nombre infausto…vencido en la realidad.
La casa se dividía en dos: allí donde andaba la madre fijando su territorio de conquistadora y
donde moraba él, el extranjero, el nativo desplazado, habitándola con la levedad de un poema
roto y huyendo de su mirada rapaz.
Desde allí, desde su invisibilidad, la miraba masticar con la boca abierta y gritarle al televisor
encendido a todo volumen.
Se acordaba de su padre, cuando de rodillas le imploraba "piedad" y se agarraba de sus pies como
si fuera un náufrago en la tormenta.
Antes de que ella decidiera echarlo a la calle, por sus problemas mentales, supo intentar ganar su
cariño más de una vez. Pero ahora estaba orgulloso de odiarla, era una victoria personal.
En la “pieza” (o celda) de la casucha mal gestada, la humedad se enredaba como una hiedra
venenosa a las cosas y se mezclaba soporíferamente con el frío implacable del invierno que se
colaba por la ventana desvencijada.
Entonces soñaba despierto con el lugar, “my place”, la aldea de los granjeros irlandeses.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Subido a un tren imaginario de un solo pasajero (él), y desde la ventanilla, observaba como pronto
todo quedaba atrás, azotado por el fuego del olvido y la purificación de las almas.
Una Roma incendiada que se perdía en el camino y detrás de nubes esponjosas que señalaban la
proximidad del verdadero hogar.
En una de las casitas lo esperaban con abrazos y una tarta de manzanas recién horneadas. Cuán
verde era ese valle…
Él, el exiliado de retorno, se preparaba para hacer posesión de su casa, calzándose unas pantuflas
algodonadas como esas nubes, que danzaban con el viento alrededor del sol.
Y, como arena fina entre los dedos, el paisaje se iba escurriendo con el frío de la pieza al caer la
noche.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sin embargo, desde hace una semana había descubierto que su soledad podía compartirla con la
soledad de otro, la de Santiago.
Después de la trágica experiencia en el baldío, Santiago se había transformado en un suicida en
retirada, ¿qué es esto? Un sujeto melancólico que atravesaba su existencia de manera automática,
con la mirada perdida en otro lugar, igual que él, un exiliado de la vida.
Cuando entraba al colegio lo miraba absorto, era sólo a Franco a quien miraba realmente, como
una manera de asentir, de reconocer, que eran dos habitantes de otro país, lejano y distante, y
que se fingían geográficamente allí sólo para aparentar cordura.
Dos (casi) niños, (casi) adultos mirando al sudeste, hacia un horizonte tan apartado como otra
galaxia.
Hasta que una vez Santiago dejó su recinto sombrío de angustia para reírse con él.
Iban caminando por la ruta de tierra. Le escupió al lado al lado suyo. Franco lo sintió casi como un
signo de aliento.
-No boludo, no se te asustes (le extendió la mano, como un puente imaginario).
-… (rostro de sorpresa, ojos caídos, con rubor de vergüenza)
-Vos sos Franco, ¿no?
-… (asintió con la cabeza)
- Ah sí, ¿querés un pucho?
-… (sí, ¿por qué no?, para despejar la niebla con humo caliente…)
-… Ehmmm. Qué día de mierda. Bueno, chau bolu… Le refregó la cabeza con una mano y se rió.
-… (chau boludo… chau Santiago, chau…)
Ese día apenas llegó a la casa se tomó entero un plato asqueroso de sopa. Y se acostó boca arriba.
La mancha de moho de la pared se abrió sorpresivamente, y una nube radiante pasó saludándolo
(como Santiago), emigrando hacia el Sur.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Se calzó los botines negros y la remera vieja de Talleres del padre. En el potrero lo
esperaba el Santi, gambeteando como los dioses.
Lo invitó con un aventón de manos, como entregándole una llave para entrar a “su” lugar. Punto
de penal, tres pasos atrás, arco enemigo, pie izquierdo y… ¡marca de gol!
Detrás de la red, el fulgor del verde de Irlanda se fundía con los colores del otoño y el olor de las
manzanas. María también estaba ahí y movía la cabeza arriba y abajo, una y otra vez, como era su
tic habitual. Si le hubiese preguntado algo, cualquiera sea la pregunta... ella habría dicho que "sí".
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Le salió como algo extraño, una contusión interior, un pájaro herido reviviendo en la noche y
gorjeando junto a una fuente de plata. Entonces una risa inusitada rompió la barrera del silencio y
detrás de ella una cascada, en borbotones de alegría.
La soledad de Santiago y la de él se hacían compañía mutuamente. Inconscientemente lo hizo,
abrió su cuenta de correo en "enviados":
santiago_cat@hotmail.com
CC. Para andreaiac@yahoo.com.ar
Ese tema es de putos, pero me dijiste que te gustaba. Se ve que por vos hago todo. Hasta me
vuelvo puto. Te lo mando. Cuidate. Estoi buscando trabajo. Te voi a mandar para los dos. Yo te voi
a esperar…
Adjunto. La soledad se hace carne en mí. Abel pintos.mp3
Después de ver el correo se sintió aturdido, le dio remordimiento ponerle palabras a los ojos rojos
inyectados de sangre de Santiago. Era demasiado perturbador para él tener tantas palabras
atragantadas, atoradas e incapaces de salir, de dispersarse entre el viento siquiera.
Sabía que “lo iban a cagar a trompadas”, porque Andrea salía con "el hijo de un cana" y se la
tenían jurada. Lo había escuchado esa tarde. Pero… ¿cómo pedir ayuda sin decirlo?, ¿cómo avisar
sin voz?, ¿y cómo luchar a riesgo de morir, de quebrar su recinto seguro hacia ninguna certeza de
nada?
Asumir el peligroso rol de salvador de Santiago lo atormentaba, pero en su mano latía esa llave
invisible para retornar por fin a su hogar.
Capítulo 4: Literatura y Vida
Hubiese querido desintegrarse en el aire como los pistilos de los panaderos, esparcidos por el
viento en señal de buen augurio…
Mientras Santiago se hundía en la depresión como un can cerbero oliendo la muerte a cada paso,
él sólo pensaba en las improbables chances de que su descubrimiento cibernético le trajese algún
bien a su miserable vida.
Se debatía entre el hastío y la miseria acosadora de todos los días y la angustia se le pegaba a los
poros, adosada en los pulmones como el frio húmedo que se colaba por la ventana.
De un día para el otro, Santiago se había hecho un seguidor destacado de la cursilería de las
“canciones para putos” y se las enviaba, con letras y poemas improvisados, a la cuenta de Andrea,
quien se mostraba imperturbable como el mármol.
santiago_lat@hotmail.com
te quiero, vida mía, te quiero noche y día, no he querido nunca asi. Aunque haiga cosas que nos
separen vos y yo siempre vamos ha estar juntos. Chau, mi amor. Ayer te deje plata con mi tia.
San.
La muchacha se le figuraba a Franco detrás de una puerta de acero interminable, señalando su
negativa a cualquier gesto y Santiago, como en ese cuento kafkiano, se dibujaba tan torpe y
diminuto como él mismo, frente a la tiranía de su madre.
-Dale, boludito, levántate, dale, dale, daaaaaaaaaale! Vamo al médico, dale.
El coloquialismo burdo de los insultos de su madre siempre interrumpía a la literatura de sus ideas
que, en absoluto, se reconciliaba con la vida, tan aciaga e imprevista como un mal boceto sin
terminar.
La literatura, se reunía con la libertad, con la satisfacción, como en los imaginarios idílicos que
dibujaban la cursilería de esos temas donde, en su caso, María sonreía y tarareaba un tema con
ojos embelesados de amor.
Pero también la literatura le robaba a la vida, al roce de la piel en un apretón de manos o, mejor,
al olor de la piel resoplando aliviado en un abrazo cálido y la vida se iba desdibujando detrás de las
palabras, mientras la tarde caía apesadumbrada sobre el comedor.
En todo eso iba pensando cuando el colectivo se detuvo como un estampido de bestias feroces
sobre el pavimento, licuando los sueños y la filosofía con el atroz desencanto de la realidad.
Suplicantes, los padecientes pacientes esperaban en la sala de guardias del hospital
-Ka…
-¡Si acá!, dijo la Señora K. mientras arrastraba a Franco como una bolsa de papas ante la total
indiferencia del resto de los suplicantes.
-A ver, que les anda pasando… (palabras ensayadas, libreto de antemano)
-Si mire, este chico (cuesta llamarlo hijo), no habla (no quiere), no sabe hablar (no acepta), no le
funciona el celebro (no como esperarías).
- SÍ, deme los resultados de los… sí, de las pruebas que le mandé a hacer.
-¿Y?
-Todo… todo parece estar bien, correcto, correcto. Me puede dejar hablar con el chico a solas.
A “solas”.
- Menos mal que se fue tu mamá, ya me tenía podrido. Así que vos no podés hablar. ¿Y si te
clavo esta alfiler en la pierna?
- - Aaaay! (sonido evidenciando lo indecible)
- - Me parece que sos más inteligente que lo que dice tu mamá. ¿Te fumás un pucho? (tengo
catorce años) Yo también finjo, como vos, en realidad no soy doctor aunque lo parezca y aunque
legalmente lo sea. En realidad yo soy escritor, tengo seis libros sobre los egipcios y todas estas
cosas las traje de allá... ¿sabés..? (¿qué me importa?)
-
- - Y sobre los faraones y las pirámides y la mitología egipcia y estos (¿mamotretos?), todos
estos libros yo los escribo entre las pocas horas libres, que son las que cuentan y en realidad soy
muy famoso (¿y si es así porque no te quedás allá?) Y esas mujeres que están afuera (¿las
pacientes?) son las ammas, las madres del desierto, predicando bajo la persecución del
parlamento romano… Y esos hombres, son Ramsés II y III…
3riojebl´bepbewjebkebebrkèbk`pebrk+eb+peñfñerbpwehwrvlrjrwrbjebrbpe
Sonidos que ya no decían nada y entonces, detrás del monólogo interminable del doctor y su
obsesión por los egipcios, se dio cuenta de que ya no estaba ahí, sino sobrevolando el antiguo
imperio africano. Tampoco estaba ya ahí el niño que jugaba con un pedazo de cartón, ni siquiera
la madre del niño, con frenética adicción a la tecnología celular y, por supuesto, tampoco él mismo
con la mirada perdida ya en otra parte…
En la hora premeditada, Santiago y él salieron del colegio y sus verdugos lo esperaban, a la vuelta
de la esquina. El polvo suspendido en el aire presagiaba el final épico de un duelo de malevos. Con
las mujeres asomándose por las ventanas, oreando los trapos al sol en un destino inexorable que
los aguardaba a ambos. En ese escenario infausto donde la vida y la muerte se jugarían un duelo,
como en un partido de truco, comprendió qua la literatura era la realidad y lo que los otros
llamaban real no era más que una máscara absurda, detrás de la cual todos se ocultaban…
Capítulo 5: Los sonidos del silencio
El desenlace se presentó inevitable porque en realidad ese duelo ya estaba definido desde hace
siglos, desde aquellos tiempos remotos donde los hombrebestia conocieron a
los hombrescordero y se dedicaron a cazarlos furtivamente y través de implacable paso de años de
batallas vencidas.
Las nubes negras marcaban el regreso de la oscuridad, la vieja compañera de todos
loshombrescordero, ahorcándose en las infinitas sogas de los árboles negros o adentrándose en
los profundos silencios del mar muerto.
A la vez un trueno, un rugido amenazante del Señor, congeló el paisaje como en una fotografía y
entonces aparecieron los verdugos, con palos en las manos y borceguíes en los pies. Voces
distantes y ni una palabra verdadera, caos de gritos, insultos y amenazas.
-Qué hace vo’ con la Andrea, ¿eh?
Los sonidos del silencio marcaron la absoluta desproporción de la batalla: los golpes de culata y las
patadas en el estómago a Santiago hirieron tan profundamente el aire, pestilente del hedor que
exuda el miedo de los vencidos, que las aves salieron despavoridas voland
o atontadas en círculos diversos, buscando aires de libertad entre el encierro de los mutilados.
Sin embargo el atroz cuadro se desintegró como el vidrio contra el suelo, ante el feroz grito de
guerra de Franco.
-A vo también te vamo a hacer cagar…
-….
-Hablá, puto, cagón.
-…
Una vez depositada en territorio enemigo, la voz sería para siempre de otro, inservible como una
hoja al viento que no encontró su buzón.
Pero su grito, terriblemente agudo y sonoro conmovió la tierra y el polvillo lo llevó consigo en
andas, hasta los oídos de un cartonero que pasaba por ahí, con la barba raída y los ojos luminosos.
Y entonces la pelea se detuvo.
Esta vez los hombresbestia se retiraron cabizbajos, sabiendo que ya volverían pronto a buscar sus
víctimas, los corderos degollados, ya advertidos del maquiavélico funcionamiento de la
“democracia”.
El hombre de los cartones pasó silbando y riendo, lo seguían tres perros y un chivo. ¿Y si fuera
Dios?
Franco, trató de enderezar a Santiago que, como Lázaro, revivió con algo del agua con que Franco
le mojó la cara.
-Vo soi Dios?
-… (Ojalá, ojalá…)
-Vo so bueno…Vo so…
Santiago deliraba, pero a la vez aunque moribundo era el motor de vida de Franco, quien como
una órbita a su alrededor lo salvaba otra vez de un final trágico.
Después de arrastrar casi 30 cuadras el pesado cuerpo de Santiago y depositarlo junto a la puerta
del dispensario más cercano de inhóspito lugar, Franco se sentó a descansar, en el séptimo día.
Todo lo que jamás creyó poder hacer en su vida sucedió en un segundo, un grito de horror que
destrozó para siempre la barrera del silencio interior que lo atormentaba de impotencia. Se sentía
casi un profeta, misionero de la amistad, corderolobo escondiéndose en la selva del territorio
enemigo.
Capítulo 6: Autor/Personaje
Pero aún no podía estar seguro… ¿y las palabras?, ¿Qué harían los hombres con sus palabras?, ¿las
usarían para amordazarlo infinitamente, como a su padre? Ya casi ni lo recordaba, pero sí a sus
palabras, que sonaban tan melódicas como el rumor de los pájaros fabricando sus nidos.
Adentro de su casa, o casilla, y con su PC empezó a pensar en María. La recordaba vendiendo las
pizzas y las empanadas en la casa de la esquina.
-Franco, ¿lo de siempre?
-…. (lo de siempre es la rutina infame, lo único sos vos)
-Están calentitas, tomá, una docena de empandas dulces.
-…. (tus manos, abiertas, se parecen a las manos de la virgen… podrías acobijarme eternamente
entre esas manos…)
Si tan sólo pudiera hablar con ella ¿Servirían esas palabras para amar, tender puentes, construir
sólidas estructuras o sólo para destruir y barrer todo lo que alguna vez nos hizo felices, como
siempre pensó?
Leyó en un libro de mitos egipcios que antes de la escritura no existían guerras, las palabras fueron
usadas para separar, marcar abismos de desigualdad, muros impolutos.
Ni siquiera sabía si Santiago estaba aún a salvo, las bestias se empeñaban en destruir a cada paso
cada surco de vida y cada palabra quedaba atragantada para siempre en el dolor de ya no ser más
que un anacoreta, subsistiendo en la penumbra interior.
Pero María estaba conectada, imposible sería no leerla, acaso pudiera desentrañar la magia de las
palabras divinas que conectan finalmente a los hombres y los hacen felices.
28 de abril de 2014 13:50
....
-hola, kien sos
......
Hola…
…..
...
KE Kallado estas
@camushacker está desconectado o no puede recibir mensajes
_____________________________________________________
(No, todavía no, estoy desconectado, pero puedo recibir mensajes, desde aquí desde donde estoy,
en un sitio remoto aislado por protección)
Se resistía al silencio y a la vez a la palabra. Descubrió que el mejor camino era la palabra de otro.
Sino más genuina, más experimentada que la suya…
-Hola…
- volviste? Que estabas haciendo te comieron la lengua los ratones jajaj...
-Tú, aire que respiro en aquél paisaje donde vivo yo…
- QE??
-Tú me das la fuerza que se necesita para no marcharme
-a donde te vas? No te vayas
-TU ME DAS AMOR…
-Que dulce sos
-Mil momentos como este quedan en mi mente
si ya me voy a ir para casa dentro de un rato. Un besoooooooo
-…(Sí, ya sé que sos esquiva, como quisiera destruir para siempre este bloque de hielo que me
mantiene atado al otro costado de la vida, a donde lo encontré a Santiago aquella vez, en la
oscuridad de siempre, mi única consejera)
@marialadelbarrio está desconectada o no puede recibir mensajes en este momento
Franco pensó que todos a su alrededor estaban desconectados, movidos por un hilo invisible de
algún titiritero desquiciado, en un circo de explotadores. Algunos hombrescordero como él se
negaban a los libretos premeditados de tan infames dueños, lo hacían con su silencio.
Y sin embargo tanta soledad se hacía absurda, pesada y gris como una nube de lluvia infinita.
Hubiera querido regresar a Irlanda, la pradera de sus sueños. Hablar con su padre, comer la tarta
de manzanas y salir al jardín a oler la frescura de los árboles frutales en flor. ¿Cómo serían sus
labios?
Acababa de cumplir los quince años, hace escasas horas. Ella también tenía quince. Iría finalmente
a ese baile al que ella va siempre y pondría un nuevo disco, una música melódica para poder bailar
lento y tocar su cintura.
Shhh…shhhh
____________________________________________________________
-Lo que haría, por no sentirme así…
-¿así cómo?
-Así solo, así perdido
-No está solo, yo toy con vo
-Pero vos sos mi sueño te vas a ir…
-Y si me soñás para siempre…no
_________________________________________________________
Ahí, pero dónde, cómo. Estaba siempre a su lado, junto al lavabo, al lavarse los dientes, junto a la
mesa de luz. Con el perfume y la frescura de una rosa en un jarrón. Ahí, pero dónde y cómo. Para
siempre él su autor, y ella su personaje. Dibujando su conciencia, la calidez de su piel, sus ojos
rasgados, las mejillas coloradas. Para siempre ella un boceto de su imaginación creadora,
recopilando fragmentos de su verdadera existencia para rearmarla ante sí. Inalcanzable e
indispensable como el oasis de un desierto.
Para siempre él su personaje porque ella definía en realidad sus emociones y él se dejaba manejar
sin resistencia por los hilos de seda de tan magnífica titiritera.
Si fuese más de esto y menos de aquello. Si fuese para ella su personaje, tan bello como sólo ella
pudiera construirlo, orgullosamente, y amarlo para siempre, en un sueño eterno, a través de una
pc y sin desconectarse…
Capítulo 7: Letra y Música
Ella se mostraba inalcanzable en la mañana, pero en la soledad de sus tardes iluminaba el
cuarto oscuro como un claro de luz infinito.
Detrás de las maderas crujientes de la puerta rechinaba el viento, filtrándose como una
sombra pestilente de amargura. Allí en su pieza iban a dar todos los vientos, todos, pero él
solo podía pensar en el poder de las palabras, las mágicas, las verdaderas…
Eran palabras prestadas, pero más suyas que la guarida profunda de su silencio absoluto
donde reposaban todas, amontonadas, esperando poder elevarse como cometas en el cielo.
Se había instruido en el arte del plagio, el de los recolectores de historias, de frases,
momentos: como aquellos narradores del oriente que, en las plazas del mercado, se sientan a
narrar las vidas pasadas de los hombres que se diluyen bajo las arenas del desierto.
Escogía entre los desechos de sentido que pululaban en las marginales poéticas de aquellos
lugares donde no llega nada, ni nadie, más que los ojos de Dios. Un grafitti, un poema
envolviendo un paquete y, sobre todo la música, SU música, el obsequio más sagrado para un
habitante del silencio.
Sólo bastaba con apoderarse de sus auriculares, como las abejas que se disponen laboriosas
a extraer la miel, sorbiendo los frutos sabrosos de su maravilloso mundo interior.
Lejos quedaban todos los gritos, los sonidos torpes, los sinsabores de la rutina y la pared
mohosa, mágicamente, reverdecía nuevamente de alegría en arroyos, jilgueros y cerezos en
flor. Ella llegaba y, con las manos abiertas con las que la recordaba siempre (como en la
estampita religiosa de su cuarto), lo invitaba a compartir su alegría o su llanto.
Cualquiera fuera la opción siempre lo liberaba de su ensimismamiento atroz, absorto frente a
un escaparate de anhelos imposibles, como un mendigo del amor.
Una canción, cuidadosamente escogida para ella (aún la más cursi) bastaría para retenerla,
tanto como pudiese, para recrearla en su pensamiento una y otra vez
. -Hola @camushacker, esta re bueno tu logo
-….
-Decime de donde me conoces, estas????
-...
-Hola, estas? Holaaaaa
-Qué me importa haber sufrido, si ya tengo lo más bello y me da felicidad…
- No lo conozco a ese, me gustaría que me lo cantes si pudieras….jejejeje
-Siempre me vas a cantar? Stoy :-( hoy, mi papa me dice que se muda la obra q nos vamos
-esteamorquetumehasdadoesaquelqueyosoñé… (Me salieron…las palabras…¡todas juntas!
ya no puedo ya reprimirlas)
- No me quiero ir, yo tambien sufro
- En un mundo tan ingrato, sólo tú me das amor… (siempre te voy a cantar, con los latidos de
mi corazón que vencen este mundo mío desmoronándose a cada rato, sostenido por las
cuerdas de la imaginación, como un viejo violín que ya nadie quiere tocar, solamente vos lo
descubriste y sonará eternamente en mí. Vos…)
-K lindo!!! -Pero a veces tengo miedo, aca ya no vendemos nada, mi mama hace costuras para el
cantri de la esquina, pero yo no se, si se viene abajo lo de las comidas. Vos no tenes miedo a
veces? Ayer mi hermano se escapo otra vez, vos no te escapas?
-Este amor siempre es sincero, sin saber lo que es el miedo. En un mundo tan ingrato, AMADA,
AMANTE (estoy escapándome de este mundo solitario, con tu voz, que habita en mi cabeza)
-Vos sos raro, no sos como los otros, y es que… ¿en serio no estas en nada raro? Mi mama dice
que la gente rara anda en algo feo… ¿Cuándo te voy a ver?
-Este… Este amor que me has dado, amor que no esperaba, es aquél que yo soñé. Va creciendo
como el fuego, es hermoso dar amor (te puedo comprar dos mil quinientas empanadas para que
te quedes eternamente, sentada ahí, sobre la verja, hasta que yo llegue, bailando con la punta de
las zapatillas suspendidas en el cielo, siempre…
SIEMPRE, AMOR, HERMOSA, ESPECIAL, SUAVE, MARIPOSA, CIRUELAS, LÁGRIMA, LABIOS, PIEL,
FLOR ….)
-Si me gusta este tema, mandamelo. TQM :-) si te quiero ver, ¿venis a la fiesta el viernes? Te
espero
.Yo… Este… Yo… vos… Te amo
María La del Barrio está desconectada o no puede responder en este momento
------------------------------------------ -
El siguiente mensaje no pudo enviarse : -Yo… Este… Yo… vos… Te amo
Todas las letras, todas, corrían hacia él, se arremolinaban ante sus ojos, refulgentes. Casi podía
tocarlas, sentirlas, enhebrarlas, hilvanar un collar de perlas con ellas, palabras hermosas que jamás
había dicho y ya no casi no recordaba su sonido, pero sí las imaginaba…
O acaso las había inventado, un hacedor de lo indecible… Amar..Ría…Mar..Haría… Todo su
universo estaba ya impregnado de su esencia. Como un torrente de lava, venas sangrantes,
ebulliendo su adolescencia a flor de piel, encrispados los nervios de la necesitar de verla el viernes,
de impedir que se fuese, que se bajara el telón sin su amado personaje, sin su autora
Shhh...
… ………………………………………………………………………………………
- ¿Cuántas empanadas vas a llevar?
- Doscientas mil -
-No son muchas?? (las mejillas ruborosas)
- Puedo comprarlas a todas, y en mi auto llevarte a pasear, a la orilla de un río, no el de acá, uno
de verdad, con agua cristalina y pececitos dorados.
- Pero…¿y si me tengo que ir?
- Si te sueño toda la vida nunca te vas a ir, vos me dijiste…
- Sos un loco…
- No te apartes de mí…
……………………………………………………………………..
Pensaba que el mundo es siempre una canción de amor en un grabador a veces descompuesto, o
deteriorado, pero que siempre vuelve a sonar y su imaginación era tan potente que hasta casi
podía sentir el olor de su perfume y las yemas rugosas de sus dedos laboriosos recibiéndole el
dinero.
La puerta jamás estalló tan estruendosamente como en aquél momento, con la irrupción de lo
real:
- Franco, Volvió, el papá.
Pero el tema ya estaba sintonizado en una sola frecuencia, en un mismo ritmo. No había lugar
para palabras nuevas, otras ideas. Su mundo ya estaba inundado de aquellas y no deseaba
aferrarse a ninguna costa, tocar el suelo firme dejando atrás el mar de sus tribulaciones.
Como un náufrago en un mar de emociones, no podía sino empaparse de esos sonidos de las
canciones y refrescarse el cuerpo flacucho, alimentándose de las palabras mágicas.
-FRANCO!!… Volvió el papá.
“El Papá”… Por primera vez en muchos años vio realmente el cuerpo regordete y los ojos
cansados de su madre y hasta la vio más linda que otras veces. María… Mar… Ma... María rima con
mamá…
Capítulo 8: Géneros
Su padre estaba sentado en la silla rota del comedor, una silla rota para un hombre que había sido
el artífice principal de todos sus recuerdos.
-Toma, toma la leche
La natural rudeza de su madre siempre le desdibujaba a todos sus héroes. Ella literalmente había
vaciado lo poco que había en la heladera para dárselo a él. Era un acto de amor natural, jamás se
había dado cuenta de esos detalles, de qué también a él e dejaba siempre la milanesa más grande
y ella comía las sobras en otro plato, no el de la porcelana azul.
Allí viéndolo a ambos, pensó que tal vez su representación había sido un tanto maniqueísta esos
años. Definitivamente. Con la presencia de María a su lado, quien invisiblemente le tendía un
puente de reconciliación con él, igual que Santiago, quiso decirle a su padre.
-Ahhhh me quemo, Martaaaaaa!
La madre le pus los pies en remojo, con agua y sal. El padre, la madre, ¿qué era su vida?, ¿un
sainete, un gotesco, una comedia negra, una película neorrealista?, ¿qué era el absurdo de lo
real y donde estaba Irlanda, su otra casa, cuando acabaría ese exilio interior?
El hombre tenía los ojos fijos en el piso. Estaba hechizado de algún pensamiento interior.
Embebido de alcohol que alimentaba todos sus delirios. Se le acerco, hubiera querido decirle
algo...
Él le tomo una mano con firmeza, casi le hacía daño, pero era necesario que se la estrechara con
tanta fuerza. Se acercó a sus oidos, reales, y le dijo: Hijo, no te vayas...
Y luego volvió a desvariar, todo se hizo difuso. Tuvo que huir, huir sin bolso. Para qué, no
necesitaba más que su imagen, ella lo acompañaba fantasmalmente, en su memoria, pero iba a su
encuentro real.
Golpeando sus zapataillas en punta, con los pies en entre el cielo y la tierra, ella bailaba en la verja.
-Franco, te doy lo de siempre.
-...
-...Me deben mucha plata, tu mamá me va a tener que pagar, está difícil todo
-...
-Toma, lo de siempre
Le acercó el libro en vez del pago. Ella levanto el ceño en señal de asombro. "El Extranjero: Albert
Camus"...jajaja. ¿qué me querés decir? Después me traes la plata
El asintió
Y se suresginado, otra vez absorto en los pensamientos. ¿Qué era su vida?, ¿un cuento absurdo?,
¿cómo sería el final? Le hubiera gustado recojer todos los fragmentos de momentos felices del día
y hacer una comedia, o un cuento con final feliz: la mirada de él papá, la voz de la madre
diciéndole su nombre, el apretón de manos de Santiago y la sonrisa de María
Por el camino de tierra iluminado tenuemente su sombra delgada se proyectaba más grande que
de costumbre. Una estampida de pasos atrás le hizo pensar lo peor...
-Camus, Camus Hacker!!!!, Camus!!!
El ya no era un hombre, era un manojo de nervios petrificado junto a su sombra, temía darse
vuelta, y convertirse en estatua de sal, no podía ya decepcionarse de nada más.
-Camus... tu libro, tomá!
Ella tenía una calza roja y un pañuelito rosa anudado al cuello. No pudo ver más que eso...
Todo se sucedió rapidamente, aunque lo recordaría toda su vida, entera. Se acercó a él, le tomó la
cara con ambas manos y lo besó. Mientras lo real y lo irreal se unían magicamente y el pueblito
infernal que habitaban pasaba de ser Comalá a Macondo. El elemento vital para girar
drásticamente el guión. A una comedia de amor shakespereana...
Ella volvió corriendo a su casa. El libro de los nervios se le cayó a un charco de agua sucia. Lo
limpió un poco con los dedos temblorosos. Aunque hubiese querido, decir algo hubiese sido
imposible. Sólo podía sentirla eternamente, en sus labios y las palabras jugaban dentro de él y lo
hacían reír...
Publicado por Mariana en 4:46

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

EL RESIDENTE (1967) Margarita Aguirre
EL RESIDENTE (1967) Margarita AguirreEL RESIDENTE (1967) Margarita Aguirre
EL RESIDENTE (1967) Margarita AguirreJulioPollinoTamayo
 
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)JulioPollinoTamayo
 
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús Echevarría
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús EchevarríaLA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús Echevarría
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús EchevarríaJulioPollinoTamayo
 
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita Aguirre
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita AguirreLA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita Aguirre
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita AguirreJulioPollinoTamayo
 
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-Diego
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-DiegoDEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-Diego
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-DiegoJulioPollinoTamayo
 
Perífrasis verbales
Perífrasis verbalesPerífrasis verbales
Perífrasis verbalesYago Yáñez
 
Apuntes 4º eso 2º examen
Apuntes 4º eso  2º examen Apuntes 4º eso  2º examen
Apuntes 4º eso 2º examen Yago Yáñez
 
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa Canellada
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa CanelladaPENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa Canellada
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa CanelladaJulioPollinoTamayo
 
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguaje
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del LenguajeTrabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguaje
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguajecolegiolascumbres
 
CUENTAS SALDADAS (1978) Mary Gordon
CUENTAS SALDADAS  (1978)  Mary GordonCUENTAS SALDADAS  (1978)  Mary Gordon
CUENTAS SALDADAS (1978) Mary GordonJulioPollinoTamayo
 
La inexactitud de los libros
La inexactitud de los librosLa inexactitud de los libros
La inexactitud de los librosMariana Valle
 
Sal con una chica que no lee
Sal con una chica que no leeSal con una chica que no lee
Sal con una chica que no leeAndres Ortiz
 
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962) Begoña García-Diego
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962)  Begoña García-DiegoAMÉRICA CON MIS OJOS (1962)  Begoña García-Diego
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962) Begoña García-DiegoJulioPollinoTamayo
 
Cuentos policiales con consignas para 2do año
Cuentos policiales con consignas para 2do año Cuentos policiales con consignas para 2do año
Cuentos policiales con consignas para 2do año Profe Sara
 
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín Belda
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín BeldaLA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín Belda
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín BeldaJulioPollinoTamayo
 
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine BeaunezJulioPollinoTamayo
 
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude SteinTRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude SteinJulioPollinoTamayo
 

La actualidad más candente (20)

EL RESIDENTE (1967) Margarita Aguirre
EL RESIDENTE (1967) Margarita AguirreEL RESIDENTE (1967) Margarita Aguirre
EL RESIDENTE (1967) Margarita Aguirre
 
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)
SALTA, BÁRBARA (1965) Anna Langfus (Trilogía del Holocausto - 3)
 
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús Echevarría
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús EchevarríaLA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús Echevarría
LA SONRISA Y LA HORMIGA (1962) María Jesús Echevarría
 
PASEOS (1979) Luchy Núñez
PASEOS (1979) Luchy NúñezPASEOS (1979) Luchy Núñez
PASEOS (1979) Luchy Núñez
 
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita Aguirre
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita AguirreLA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita Aguirre
LA OVEJA ROJA (1951-1974) Margarita Aguirre
 
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-Diego
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-DiegoDEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-Diego
DEL MAL AMOR Y OTRAS CALAMIDADES (1991) Begoña García-Diego
 
Perífrasis verbales
Perífrasis verbalesPerífrasis verbales
Perífrasis verbales
 
Apuntes 4º eso 2º examen
Apuntes 4º eso  2º examen Apuntes 4º eso  2º examen
Apuntes 4º eso 2º examen
 
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa Canellada
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa CanelladaPENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa Canellada
PENAL DE OCAÑA (Diario de una enfermera) (1954) María Josefa Canellada
 
EL AMOR ES PURO CUENTO
EL AMOR ES PURO CUENTOEL AMOR ES PURO CUENTO
EL AMOR ES PURO CUENTO
 
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguaje
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del LenguajeTrabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguaje
Trabajo cooperativo 3er bimestre - Prácticas del Lenguaje
 
CUENTAS SALDADAS (1978) Mary Gordon
CUENTAS SALDADAS  (1978)  Mary GordonCUENTAS SALDADAS  (1978)  Mary Gordon
CUENTAS SALDADAS (1978) Mary Gordon
 
La inexactitud de los libros
La inexactitud de los librosLa inexactitud de los libros
La inexactitud de los libros
 
La muñeca reina
La muñeca reinaLa muñeca reina
La muñeca reina
 
Sal con una chica que no lee
Sal con una chica que no leeSal con una chica que no lee
Sal con una chica que no lee
 
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962) Begoña García-Diego
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962)  Begoña García-DiegoAMÉRICA CON MIS OJOS (1962)  Begoña García-Diego
AMÉRICA CON MIS OJOS (1962) Begoña García-Diego
 
Cuentos policiales con consignas para 2do año
Cuentos policiales con consignas para 2do año Cuentos policiales con consignas para 2do año
Cuentos policiales con consignas para 2do año
 
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín Belda
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín BeldaLA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín Belda
LA REVOLUCIÓN DEL 69 (1931) Joaquín Belda
 
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez
¡LOS TENDREMOS! (2001) Catherine Beaunez
 
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude SteinTRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
 

Similar a El extranjero en la realidad, novela juvenil

Suxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsisSuxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsisFrancisca Pérez
 
Copia de casos didactica 2012 para vinculaciones con margenes julio 2012
Copia de casos didactica 2012 para   vinculaciones con margenes julio 2012Copia de casos didactica 2012 para   vinculaciones con margenes julio 2012
Copia de casos didactica 2012 para vinculaciones con margenes julio 2012aurelia garcia
 
Microrrelatos
MicrorrelatosMicrorrelatos
MicrorrelatosInmago
 
Si tuviese que contar mi vida a alguien2
Si tuviese que contar mi vida a alguien2Si tuviese que contar mi vida a alguien2
Si tuviese que contar mi vida a alguien2papapa
 
Seyren trasfondo
Seyren trasfondoSeyren trasfondo
Seyren trasfondopapapa
 
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)LAINSOPORTABLE
 
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...STAROSTA1000
 
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di Lascia
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di LasciaPASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di Lascia
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di LasciaJulioPollinoTamayo
 
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdf
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdfPedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdf
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdfwilbertdavila
 
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdf
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdfPennac, Daniel - Mal De Escuela.pdf
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdfCrisciPerettiLockyMi
 
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaPublicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaAlfonso Biblioteca
 

Similar a El extranjero en la realidad, novela juvenil (20)

El idiota
El idiotaEl idiota
El idiota
 
Article Leyendas (9)
Article   Leyendas (9)Article   Leyendas (9)
Article Leyendas (9)
 
Suxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsisSuxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsis
 
Copia de casos didactica 2012 para vinculaciones con margenes julio 2012
Copia de casos didactica 2012 para   vinculaciones con margenes julio 2012Copia de casos didactica 2012 para   vinculaciones con margenes julio 2012
Copia de casos didactica 2012 para vinculaciones con margenes julio 2012
 
Crazy Dangerous (Andrew Klavan)
Crazy Dangerous (Andrew Klavan)Crazy Dangerous (Andrew Klavan)
Crazy Dangerous (Andrew Klavan)
 
Microrrelatos
MicrorrelatosMicrorrelatos
Microrrelatos
 
Si tuviese que contar mi vida a alguien2
Si tuviese que contar mi vida a alguien2Si tuviese que contar mi vida a alguien2
Si tuviese que contar mi vida a alguien2
 
Seyren trasfondo
Seyren trasfondoSeyren trasfondo
Seyren trasfondo
 
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)
Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Angel)
 
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...
Historias del chimbilax (o la estatua del angel) - Rafael bejarano / Olto Jim...
 
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di Lascia
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di LasciaPASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di Lascia
PASAJE EN SOMBRA (1995) Mariateresa di Lascia
 
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdf
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdfPedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdf
Pedraza Santiago - Cuentos Para Monstruos · versión 1.pdf
 
La celda
La celda La celda
La celda
 
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdf
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdfPennac, Daniel - Mal De Escuela.pdf
Pennac, Daniel - Mal De Escuela.pdf
 
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaPublicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
 
Article Leyendas (9)
Article   Leyendas (9)Article   Leyendas (9)
Article Leyendas (9)
 
Novedades (2da) Noviembre 2016
Novedades (2da) Noviembre 2016Novedades (2da) Noviembre 2016
Novedades (2da) Noviembre 2016
 
El juguete de mónica
El juguete de mónica El juguete de mónica
El juguete de mónica
 
Isla negra 254
Isla negra 254Isla negra 254
Isla negra 254
 
Narrativa
NarrativaNarrativa
Narrativa
 

Más de Mariana Valle

Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...
Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...
Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...Mariana Valle
 
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...Mariana Valle
 
Seis para una indiferencia
Seis para una indiferenciaSeis para una indiferencia
Seis para una indiferenciaMariana Valle
 
Nuevo curriculum vitae5 (2)
Nuevo curriculum vitae5 (2)Nuevo curriculum vitae5 (2)
Nuevo curriculum vitae5 (2)Mariana Valle
 
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)Mariana Valle
 

Más de Mariana Valle (12)

Gadamer
GadamerGadamer
Gadamer
 
Recuperatorio
RecuperatorioRecuperatorio
Recuperatorio
 
Curriculum vitae
Curriculum vitaeCurriculum vitae
Curriculum vitae
 
Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...
Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...
Panorama Explicativo de Asignaciones, Pensiones y otras Prestaciones no contr...
 
Programas
ProgramasProgramas
Programas
 
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...
Programas Nacional de Pensiones, Asignaciones y Prestaciones no contributivas...
 
Seis para una indiferencia
Seis para una indiferenciaSeis para una indiferencia
Seis para una indiferencia
 
Danielpoetaurbano
DanielpoetaurbanoDanielpoetaurbano
Danielpoetaurbano
 
Nuevo curriculum vitae5 (2)
Nuevo curriculum vitae5 (2)Nuevo curriculum vitae5 (2)
Nuevo curriculum vitae5 (2)
 
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)
El Eternauta (parte 1 de la historieta de Oesterheld)
 
Novela compaginada
Novela compaginadaNovela compaginada
Novela compaginada
 
Quinto beatle
Quinto beatleQuinto beatle
Quinto beatle
 

El extranjero en la realidad, novela juvenil

  • 1. EL EXTRANJERO EN LA REALIDAD, LA VERDADERA HISTORIA DE @CAMUSHACKER acker Capítulo 1: La inexactitud de los libros ¡Mierda! Pensó cuando el frío del escupitajo le cayó por detrás de la nunca, como un tiro fulminante y silencioso. Seis pisos arriba Santiago y sus amigos reían “como hienas inmundas”, pensaría después, mientras usaban las lapiceras vacías como cerbatanas para desprotegidos
  • 2. paseantes. Hacia mucho que le venía esquivando al tema de María, que si la encaraba, que si no. Se había puesto su mejor vestuario. Sí, era como salir del potrero y pelearle un partido a los ingleses, una meta casi imposible, pero no por eso menos atractiva. Ella estaba sentada repasando las fechas claves de la segunda guerra mundial, dibujaba una línea de tiempo invisible con sus dedos de pianista eximia. Apenas lo vio le regaló su mejor sonrisa, con pocitos en la mejilla y todo. - Llegaste temprano, ¿no? - …. - Y … ¿estudiaste algo? - ….. - Bueno… Me voy…a clase. Chau. El silencio nuevamente era el único lenguaje que salía de su boca. Ese silencio quería decir muchas cosas: “qué bueno que te encontré, sos lo más lindo que he visto hoy y ayer y antes de ayer, menos mal que estás, me alegraste el día, corrí quince cuadras para llegar a verte antes de que entraras a clase, las baldosas que estoy mirando firmemente están dibujando un país secreto para que vos y yo lo habitemos eternamente, alrededor de tu pelo ensortijado se han revuelto todas las ideas que traía hasta aquí y ahora mi cabeza es una radio que se sintoniza sola en un tema de Queen, etc. etc.” Ella se levanto de su asiento de reina y con suma delicadeza se perdió entre la muchedumbre de “los otros”, los sin rostro, los que no contaban, los verdugos de siempre, guionados por un maquiavélico rey de algún infame imperio colonizador de almas. No, se ve que el lenguaje del silencio aún no era descifrable para ningún ente humano ni traspasable hacia ningún corazón… En sala de maestros la profesora de Ética dijo que todos los chicos son muy revoltosos, que lo más importante para ellos es hacer amigos y no los estudios y que en general se portan bastante mal. Lo escucho como al pasar: pensó que era filosofía barata y con su imagen fantasmal de delgadez extrema siguió danzando a través de las paredes del colegio, con el rostro cabizbajo, absorbiendo datos de aquí y de allá sin una utilidad precisa. En horas de Lengua leyeron por enésima vez “El Principito” y la profe dijo que no es posible vivir en el espacio exterior y que por eso se trataba de un relato fantástico. A Franco todo eso le pareció una gran inexactitud, igual que esos relatos infantiles y absurdos adornados con familias felices e historias de navidad al calor de un hogar. Se siguió ignorando su presencia durante toda la clase, a tal punto que hasta él mismo dudaba de ser real o algún experimento fallido de algún mago que desembarcó en la unánime noche de los presentes.
  • 3. Entre los gritos y los portazos de sus padres, debajo de la cama, Franco había encontrado un recurso mágico para ser feliz, breve pero contundentemente: sin varitas mágicas, sin dimensiones desconocidas, sin superhéroes, sin espejitos de colores. Realidad y ficción conformaban una amalga indisoluble que no gustaba de la liviandad de los conceptos y que desmoronaba toda ciencia pragmática. Los gritos afuera, el silencio interior. Solamente el silencio enhebrando con delicadeza la reconstrucción de la memoria y abriendo el terreno poderoso a la imaginación: ella, su sonrisa, el recreo y él. Shhh…Shhh… ___________________________________________________________________________. 9 am, sol despuntando el alba, otoño en colores de esperanza y pájaros que retornan a su nido, rumor de río y trinos sobre los fresnos de los canteros. - (Él, con voz grave) Che, y así que tenés prueba de Historia… - (Ella, linda como siempre) Sí, la profesora es aburrida y tiene esa voz de pito que perfora los oídos. - (Él, como si su edad interior coincidiera con la de afuera) ¿Sí, no? Es como una gallina asustada que no sabe dónde depositar sus huevos. A ver?, a ver? A ver?, Quién sabe quien sabe como se llamaba el archiduque de Austria?... Ella tocándose la panza de la risa, salían mariposas de su vientre. Yo sé muchísimo de Historia, leo libros, podés venir a casa. Mi mamá nos prepara un café con leche. Te puedo mostrar mi biblioteca. Mi casa es muy grande, tengo una buhardilla se Creta que siempre te he querido mostrar. - Me gustaría ir, Franco. Fin de la obra, danza de aves, destellos en los ojos de ambos. _____________________________________________________________________________. El despertador ponía un límite entre su felicidad y la amargura innominable de todos los días. Cada mañana la madre lo levantaba de un tirón lo peinaba con gomina y lo depositaba como un paquete con fecha de vencimiento en el modesto colegio del barrio. Pero aún ella no llegaba y él se imaginaba un insecto diminuto tras las frazadas, escapándole a un nuevo día de humillación en el colegio aunque con la tristeza de no verla. En los primeros abecedarios del colegio lo hacían repetir: Mi mamá me ama, amo la masa que ella amasa, mi mamá me mima. No, mi mamá no me mima ni amasa, pero me pega un mazazo con el amasador mientras un mimo se cuela por la ventana y hace el personaje de Carlitos Chaplin…. No, los días de la infancia no eran así Capítulo 2: El Idiota “Es idiota. No sirve. Es así, que se le va a hacer…”
  • 4. -Señora, no estoy discutiendo con usted la mala conducta de su hijo o su mal desempeño en exámenes, sino su hipoacusia. Su hijo simplemente no habla y es posible que tampoco oiga. Le veo la mirada distante cuando explico aunque sus exámenes en general son muy buenos. Necesito una ficha médica para comprobar sus condiciones reales de salud y después actuar en consecuencia… Sinceramente, creo que usted, como madre, no ha hecho lo correcto hasta ahora. Su hijo la necesita… Franco miraba la escena desde un lugar estratégico y se retorcía de placer. Era el resentimiento en estado puro liberándose después de tantos años en danza de ácidos estomacales corroyendo las entrañas de su madre y su rostro de bobalicona ante la directora. Porque ella odiaba, sí, descubrirse ante los demás como lo que era: una madre ausente y amoral. Atrapada entre las fauces de su hijo, que rumiaba lentamente el sabor de la venganza, salió como un tiro de gracia disparado hacia la calle, con tanta mala suerte de pisar mal con un pie y caer al suelo vencida, en simbólica muestra de nocaut. Franco pensaba que la verdad que sus exámenes no eran tan buenos como podría haberlos hecho realmente, pero algo en él le impedía sobresalir entre los demás, era como una resistencia interna. Proferir una palaba, cualquiera sea, podría ser usada en su contra porque al salir del recinto respetuoso de su morada sería ya de otro, seguramente del enemigo. Prefería, en cambio, ser un testigo mudo de su propia vida, hilvanando las historias de los demás personajes azarosamente involucrados en ella, recogiendo los escombros de sentido entre una existencia asolada por el fuego de la indiferencia. No se sentía un protagonista, en cambio se pensaba a sí mismo como un poeta en cuya boca muerta habitaban nuevas experiencias que poblaban de luces la lobreguez de sus días. Con sutil encanto las palabras llegaban a él para animar sus días, pero no para ser oídas por los demás. Sin embargo la mayor revelación sucedería al descubrir que era capaz de intervenir con igual provecho en la vida de los demás. Un limbo entre la voz y el silencio, a medio camino entre la realidad y la fantasía. Estaba en la sala de informática: - Les voy a pedir que saquen sus netbooks y entren a la red interna del colegio, dijo el profesor a cargo. Recuerden, que nunca tienen que ingresar a sus cuentas privadas sino a la red de la escuela. Los alumnos consintieron con igual desgano que en un clip de Pink Floyd. Después de decir eso, una pelea inusitada en el pasillo lo interrumpió en sus tareas y todos los jóvenes, como es natural en ellos, desobedecieron a sus órdenes, entrando a los chats y mails personales. Franco estaba sentado al lado de la “pc madre” que tenía información de todas las demás y desde allí observaba, como siempre, todo el cuadro representado ante él, con un acceso total a los usuarios y contraseñas personales de todos sus verdugos. Y lo que más le llamo la atención fue el facebook de Santiago, el matón del curso. -
  • 5. Inicio de la conversación 11 de abril de 2014 19:23 No me das bola, ya te dije que te vas a arrepentir. Hablame boluda, estoy mal. Me dijiste que no era mío. A vos qué te pasa. Mi viejo está en cana y encima me haces esto te juro que me las vas a pagar 13 de abril de 2014 12:38 Contéstame Andrea, no te saques así. Vos me arruinaste la vida. viernes 19:51 Andrea no te lo sigo más. Es la última. Te vas a arrepentir te lo juro. viernes 19:52 A las 6, atrás del tanque No sentía ni la más mínima compasión por Santiago porque era el principal enemigo de su felicidad. Se empeñaba en hacerle las burlas más crueles y hasta de sólo presentir el olor de su colonia barata se estremecía de temor al punto de extremo de mojarse una vez los pantalones. Andrea no era mala chica, no molestaba a nadie, era simpe y buena y además sería madre. Todos pensaban que era naturalmente de Santiago, pero él al parecer no lo creía. Las horas del colegio se diluyeron entre las tribulaciones de ser un testigo clave, pero mudo, de lo que podría ocurrir. Y más aún cuando divisó en la mochila de Santiago un objeto de aspecto puntiagudo, como un arma. A la salida del colegio se pasó la tarde entera cabizbajo, tirando piedras con la gomera hacia ningún punto fijo. Se debatía entre la inacción y el temor de ser causante involuntario de algún desenlace fatal. En su casa tenía un libro que había dejado su padre, estaba deteriorado por la humedad y naturalmente lo leyó, como todo lo que atesoraba de él en las retinas de sus ojos. Se llamaba El Extranjero y tenía anotaciones de puño y letra de su progenitor, como la consigna “estamos condenados a ser libres” de otro pensador de la época, el genial Sartre. Esa frase le retumbaba en las sienes como una bomba de conciencia dispuesta a estallar…. Llegó corriendo hasta el baldío detrás del parque en la hora señalada para otro. Santiago estaba en cuquillas, en posición semifetal y como un niño lloraba con gemidos agudos de dolor. “No me vua’ a quere, no me vua’ a querer, nunca, nunca, nunca…”. Se presagiaba a sí mismo como una ave negra sobre el Busto de Palas. Desde cerca Franco pude ver que tenía la pistola en la boca, pero su presencia también era invisible para él, ya derrotado y sin ánimos de compensar frustraciones con burlas odiosas. Se trataba de hablar, actuar, de vencer la barrera de la seguridad del silencio. Pero, ¿qué decir?, ¿qué? El viento amainaba las bolsas vacías de basura, como en pajonales de un paisaje rancio. Franco apartó con suavidad el arma con quien su antes verdugo ahora se castigaba. Y lo abrazó casi sin quererlo, tratando de contener el pesado cuerpo del otro muchacho morrudo, aferrado
  • 6. hacia el costado de la vida, en esa osamenta de objetos inútiles, entre pilas de basura, a donde parecía que los ojos de Dios ya no llegaban. Pero a veces sí… Ese día se convirtió en @camushacker. Publicado por Mariana en 11:06 /5/2014 Capítulo 3: El Extranjero El Extranjero La soledad se hace carne en mí y la noche parece un desierto hoy... La densidad de la angustia que se respiraba cada día en la desolación de su cuarto parecía poder cortarse en bloques y dibujar unos barrotes invisibles entre su soledad y los demás. Soñaba con escapar hacia algún lugar, no cualquiera, el lugar de verdad, un valle verde dibujado en colinas, hojas de hierba y tejados rojos sobre las casas de piedra. En la biblioteca del colegio lo vio realmente, adentro de un anuario viejo de National Geographic, pero ya lo había proyectado en sueños mil o más veces: un paisaje irlandés donde los pobladores vivían de la recolección de frutas y hortalizas. Cuando alguien consultaba su lugar de origen le costaba nombrar a “Córdoba”, hubiera querido negarla tantas veces porque ella sólo le recordaba su amargura. En vez de eso prefería como siempre el silencio y escribía en el papel el nombre infausto…vencido en la realidad. La casa se dividía en dos: allí donde andaba la madre fijando su territorio de conquistadora y donde moraba él, el extranjero, el nativo desplazado, habitándola con la levedad de un poema roto y huyendo de su mirada rapaz. Desde allí, desde su invisibilidad, la miraba masticar con la boca abierta y gritarle al televisor encendido a todo volumen. Se acordaba de su padre, cuando de rodillas le imploraba "piedad" y se agarraba de sus pies como si fuera un náufrago en la tormenta. Antes de que ella decidiera echarlo a la calle, por sus problemas mentales, supo intentar ganar su cariño más de una vez. Pero ahora estaba orgulloso de odiarla, era una victoria personal. En la “pieza” (o celda) de la casucha mal gestada, la humedad se enredaba como una hiedra venenosa a las cosas y se mezclaba soporíferamente con el frío implacable del invierno que se
  • 7. colaba por la ventana desvencijada. Entonces soñaba despierto con el lugar, “my place”, la aldea de los granjeros irlandeses. ---------------------------------------------------------------------------------------------------- Subido a un tren imaginario de un solo pasajero (él), y desde la ventanilla, observaba como pronto todo quedaba atrás, azotado por el fuego del olvido y la purificación de las almas. Una Roma incendiada que se perdía en el camino y detrás de nubes esponjosas que señalaban la proximidad del verdadero hogar. En una de las casitas lo esperaban con abrazos y una tarta de manzanas recién horneadas. Cuán verde era ese valle… Él, el exiliado de retorno, se preparaba para hacer posesión de su casa, calzándose unas pantuflas algodonadas como esas nubes, que danzaban con el viento alrededor del sol. Y, como arena fina entre los dedos, el paisaje se iba escurriendo con el frío de la pieza al caer la noche. ------------------------------------------------------------------------------------------------------- Sin embargo, desde hace una semana había descubierto que su soledad podía compartirla con la soledad de otro, la de Santiago. Después de la trágica experiencia en el baldío, Santiago se había transformado en un suicida en retirada, ¿qué es esto? Un sujeto melancólico que atravesaba su existencia de manera automática, con la mirada perdida en otro lugar, igual que él, un exiliado de la vida. Cuando entraba al colegio lo miraba absorto, era sólo a Franco a quien miraba realmente, como una manera de asentir, de reconocer, que eran dos habitantes de otro país, lejano y distante, y que se fingían geográficamente allí sólo para aparentar cordura. Dos (casi) niños, (casi) adultos mirando al sudeste, hacia un horizonte tan apartado como otra galaxia. Hasta que una vez Santiago dejó su recinto sombrío de angustia para reírse con él. Iban caminando por la ruta de tierra. Le escupió al lado al lado suyo. Franco lo sintió casi como un signo de aliento. -No boludo, no se te asustes (le extendió la mano, como un puente imaginario). -… (rostro de sorpresa, ojos caídos, con rubor de vergüenza) -Vos sos Franco, ¿no? -… (asintió con la cabeza) - Ah sí, ¿querés un pucho? -… (sí, ¿por qué no?, para despejar la niebla con humo caliente…) -… Ehmmm. Qué día de mierda. Bueno, chau bolu… Le refregó la cabeza con una mano y se rió.
  • 8. -… (chau boludo… chau Santiago, chau…) Ese día apenas llegó a la casa se tomó entero un plato asqueroso de sopa. Y se acostó boca arriba. La mancha de moho de la pared se abrió sorpresivamente, y una nube radiante pasó saludándolo (como Santiago), emigrando hacia el Sur. ----------------------------------------------------------------------------------------------- Se calzó los botines negros y la remera vieja de Talleres del padre. En el potrero lo esperaba el Santi, gambeteando como los dioses. Lo invitó con un aventón de manos, como entregándole una llave para entrar a “su” lugar. Punto de penal, tres pasos atrás, arco enemigo, pie izquierdo y… ¡marca de gol! Detrás de la red, el fulgor del verde de Irlanda se fundía con los colores del otoño y el olor de las manzanas. María también estaba ahí y movía la cabeza arriba y abajo, una y otra vez, como era su tic habitual. Si le hubiese preguntado algo, cualquiera sea la pregunta... ella habría dicho que "sí". ----------------------------------------------------------------------------------------------------- Le salió como algo extraño, una contusión interior, un pájaro herido reviviendo en la noche y gorjeando junto a una fuente de plata. Entonces una risa inusitada rompió la barrera del silencio y detrás de ella una cascada, en borbotones de alegría. La soledad de Santiago y la de él se hacían compañía mutuamente. Inconscientemente lo hizo, abrió su cuenta de correo en "enviados": santiago_cat@hotmail.com CC. Para andreaiac@yahoo.com.ar Ese tema es de putos, pero me dijiste que te gustaba. Se ve que por vos hago todo. Hasta me vuelvo puto. Te lo mando. Cuidate. Estoi buscando trabajo. Te voi a mandar para los dos. Yo te voi a esperar… Adjunto. La soledad se hace carne en mí. Abel pintos.mp3 Después de ver el correo se sintió aturdido, le dio remordimiento ponerle palabras a los ojos rojos inyectados de sangre de Santiago. Era demasiado perturbador para él tener tantas palabras atragantadas, atoradas e incapaces de salir, de dispersarse entre el viento siquiera. Sabía que “lo iban a cagar a trompadas”, porque Andrea salía con "el hijo de un cana" y se la tenían jurada. Lo había escuchado esa tarde. Pero… ¿cómo pedir ayuda sin decirlo?, ¿cómo avisar sin voz?, ¿y cómo luchar a riesgo de morir, de quebrar su recinto seguro hacia ninguna certeza de nada?
  • 9. Asumir el peligroso rol de salvador de Santiago lo atormentaba, pero en su mano latía esa llave invisible para retornar por fin a su hogar. Capítulo 4: Literatura y Vida Hubiese querido desintegrarse en el aire como los pistilos de los panaderos, esparcidos por el viento en señal de buen augurio… Mientras Santiago se hundía en la depresión como un can cerbero oliendo la muerte a cada paso, él sólo pensaba en las improbables chances de que su descubrimiento cibernético le trajese algún bien a su miserable vida. Se debatía entre el hastío y la miseria acosadora de todos los días y la angustia se le pegaba a los poros, adosada en los pulmones como el frio húmedo que se colaba por la ventana. De un día para el otro, Santiago se había hecho un seguidor destacado de la cursilería de las “canciones para putos” y se las enviaba, con letras y poemas improvisados, a la cuenta de Andrea, quien se mostraba imperturbable como el mármol. santiago_lat@hotmail.com te quiero, vida mía, te quiero noche y día, no he querido nunca asi. Aunque haiga cosas que nos separen vos y yo siempre vamos ha estar juntos. Chau, mi amor. Ayer te deje plata con mi tia. San. La muchacha se le figuraba a Franco detrás de una puerta de acero interminable, señalando su negativa a cualquier gesto y Santiago, como en ese cuento kafkiano, se dibujaba tan torpe y diminuto como él mismo, frente a la tiranía de su madre. -Dale, boludito, levántate, dale, dale, daaaaaaaaaale! Vamo al médico, dale. El coloquialismo burdo de los insultos de su madre siempre interrumpía a la literatura de sus ideas que, en absoluto, se reconciliaba con la vida, tan aciaga e imprevista como un mal boceto sin terminar.
  • 10. La literatura, se reunía con la libertad, con la satisfacción, como en los imaginarios idílicos que dibujaban la cursilería de esos temas donde, en su caso, María sonreía y tarareaba un tema con ojos embelesados de amor. Pero también la literatura le robaba a la vida, al roce de la piel en un apretón de manos o, mejor, al olor de la piel resoplando aliviado en un abrazo cálido y la vida se iba desdibujando detrás de las palabras, mientras la tarde caía apesadumbrada sobre el comedor. En todo eso iba pensando cuando el colectivo se detuvo como un estampido de bestias feroces sobre el pavimento, licuando los sueños y la filosofía con el atroz desencanto de la realidad. Suplicantes, los padecientes pacientes esperaban en la sala de guardias del hospital -Ka… -¡Si acá!, dijo la Señora K. mientras arrastraba a Franco como una bolsa de papas ante la total indiferencia del resto de los suplicantes. -A ver, que les anda pasando… (palabras ensayadas, libreto de antemano) -Si mire, este chico (cuesta llamarlo hijo), no habla (no quiere), no sabe hablar (no acepta), no le funciona el celebro (no como esperarías). - SÍ, deme los resultados de los… sí, de las pruebas que le mandé a hacer. -¿Y? -Todo… todo parece estar bien, correcto, correcto. Me puede dejar hablar con el chico a solas. A “solas”. - Menos mal que se fue tu mamá, ya me tenía podrido. Así que vos no podés hablar. ¿Y si te clavo esta alfiler en la pierna? - - Aaaay! (sonido evidenciando lo indecible) - - Me parece que sos más inteligente que lo que dice tu mamá. ¿Te fumás un pucho? (tengo catorce años) Yo también finjo, como vos, en realidad no soy doctor aunque lo parezca y aunque legalmente lo sea. En realidad yo soy escritor, tengo seis libros sobre los egipcios y todas estas cosas las traje de allá... ¿sabés..? (¿qué me importa?) -
  • 11. - - Y sobre los faraones y las pirámides y la mitología egipcia y estos (¿mamotretos?), todos estos libros yo los escribo entre las pocas horas libres, que son las que cuentan y en realidad soy muy famoso (¿y si es así porque no te quedás allá?) Y esas mujeres que están afuera (¿las pacientes?) son las ammas, las madres del desierto, predicando bajo la persecución del parlamento romano… Y esos hombres, son Ramsés II y III… 3riojebl´bepbewjebkebebrkèbk`pebrk+eb+peñfñerbpwehwrvlrjrwrbjebrbpe Sonidos que ya no decían nada y entonces, detrás del monólogo interminable del doctor y su obsesión por los egipcios, se dio cuenta de que ya no estaba ahí, sino sobrevolando el antiguo imperio africano. Tampoco estaba ya ahí el niño que jugaba con un pedazo de cartón, ni siquiera la madre del niño, con frenética adicción a la tecnología celular y, por supuesto, tampoco él mismo con la mirada perdida ya en otra parte… En la hora premeditada, Santiago y él salieron del colegio y sus verdugos lo esperaban, a la vuelta de la esquina. El polvo suspendido en el aire presagiaba el final épico de un duelo de malevos. Con las mujeres asomándose por las ventanas, oreando los trapos al sol en un destino inexorable que los aguardaba a ambos. En ese escenario infausto donde la vida y la muerte se jugarían un duelo, como en un partido de truco, comprendió qua la literatura era la realidad y lo que los otros llamaban real no era más que una máscara absurda, detrás de la cual todos se ocultaban… Capítulo 5: Los sonidos del silencio El desenlace se presentó inevitable porque en realidad ese duelo ya estaba definido desde hace siglos, desde aquellos tiempos remotos donde los hombrebestia conocieron a los hombrescordero y se dedicaron a cazarlos furtivamente y través de implacable paso de años de batallas vencidas. Las nubes negras marcaban el regreso de la oscuridad, la vieja compañera de todos loshombrescordero, ahorcándose en las infinitas sogas de los árboles negros o adentrándose en los profundos silencios del mar muerto. A la vez un trueno, un rugido amenazante del Señor, congeló el paisaje como en una fotografía y entonces aparecieron los verdugos, con palos en las manos y borceguíes en los pies. Voces distantes y ni una palabra verdadera, caos de gritos, insultos y amenazas. -Qué hace vo’ con la Andrea, ¿eh? Los sonidos del silencio marcaron la absoluta desproporción de la batalla: los golpes de culata y las patadas en el estómago a Santiago hirieron tan profundamente el aire, pestilente del hedor que exuda el miedo de los vencidos, que las aves salieron despavoridas voland o atontadas en círculos diversos, buscando aires de libertad entre el encierro de los mutilados.
  • 12. Sin embargo el atroz cuadro se desintegró como el vidrio contra el suelo, ante el feroz grito de guerra de Franco. -A vo también te vamo a hacer cagar… -…. -Hablá, puto, cagón. -… Una vez depositada en territorio enemigo, la voz sería para siempre de otro, inservible como una hoja al viento que no encontró su buzón. Pero su grito, terriblemente agudo y sonoro conmovió la tierra y el polvillo lo llevó consigo en andas, hasta los oídos de un cartonero que pasaba por ahí, con la barba raída y los ojos luminosos. Y entonces la pelea se detuvo. Esta vez los hombresbestia se retiraron cabizbajos, sabiendo que ya volverían pronto a buscar sus víctimas, los corderos degollados, ya advertidos del maquiavélico funcionamiento de la “democracia”. El hombre de los cartones pasó silbando y riendo, lo seguían tres perros y un chivo. ¿Y si fuera Dios? Franco, trató de enderezar a Santiago que, como Lázaro, revivió con algo del agua con que Franco le mojó la cara. -Vo soi Dios? -… (Ojalá, ojalá…) -Vo so bueno…Vo so… Santiago deliraba, pero a la vez aunque moribundo era el motor de vida de Franco, quien como una órbita a su alrededor lo salvaba otra vez de un final trágico. Después de arrastrar casi 30 cuadras el pesado cuerpo de Santiago y depositarlo junto a la puerta del dispensario más cercano de inhóspito lugar, Franco se sentó a descansar, en el séptimo día. Todo lo que jamás creyó poder hacer en su vida sucedió en un segundo, un grito de horror que destrozó para siempre la barrera del silencio interior que lo atormentaba de impotencia. Se sentía casi un profeta, misionero de la amistad, corderolobo escondiéndose en la selva del territorio enemigo. Capítulo 6: Autor/Personaje Pero aún no podía estar seguro… ¿y las palabras?, ¿Qué harían los hombres con sus palabras?, ¿las usarían para amordazarlo infinitamente, como a su padre? Ya casi ni lo recordaba, pero sí a sus palabras, que sonaban tan melódicas como el rumor de los pájaros fabricando sus nidos.
  • 13. Adentro de su casa, o casilla, y con su PC empezó a pensar en María. La recordaba vendiendo las pizzas y las empanadas en la casa de la esquina. -Franco, ¿lo de siempre? -…. (lo de siempre es la rutina infame, lo único sos vos) -Están calentitas, tomá, una docena de empandas dulces. -…. (tus manos, abiertas, se parecen a las manos de la virgen… podrías acobijarme eternamente entre esas manos…) Si tan sólo pudiera hablar con ella ¿Servirían esas palabras para amar, tender puentes, construir sólidas estructuras o sólo para destruir y barrer todo lo que alguna vez nos hizo felices, como siempre pensó? Leyó en un libro de mitos egipcios que antes de la escritura no existían guerras, las palabras fueron usadas para separar, marcar abismos de desigualdad, muros impolutos. Ni siquiera sabía si Santiago estaba aún a salvo, las bestias se empeñaban en destruir a cada paso cada surco de vida y cada palabra quedaba atragantada para siempre en el dolor de ya no ser más que un anacoreta, subsistiendo en la penumbra interior. Pero María estaba conectada, imposible sería no leerla, acaso pudiera desentrañar la magia de las palabras divinas que conectan finalmente a los hombres y los hacen felices. 28 de abril de 2014 13:50 .... -hola, kien sos ...... Hola… ….. ... KE Kallado estas
  • 14. @camushacker está desconectado o no puede recibir mensajes _____________________________________________________ (No, todavía no, estoy desconectado, pero puedo recibir mensajes, desde aquí desde donde estoy, en un sitio remoto aislado por protección) Se resistía al silencio y a la vez a la palabra. Descubrió que el mejor camino era la palabra de otro. Sino más genuina, más experimentada que la suya… -Hola… - volviste? Que estabas haciendo te comieron la lengua los ratones jajaj... -Tú, aire que respiro en aquél paisaje donde vivo yo… - QE?? -Tú me das la fuerza que se necesita para no marcharme -a donde te vas? No te vayas -TU ME DAS AMOR…
  • 15. -Que dulce sos -Mil momentos como este quedan en mi mente si ya me voy a ir para casa dentro de un rato. Un besoooooooo -…(Sí, ya sé que sos esquiva, como quisiera destruir para siempre este bloque de hielo que me mantiene atado al otro costado de la vida, a donde lo encontré a Santiago aquella vez, en la oscuridad de siempre, mi única consejera) @marialadelbarrio está desconectada o no puede recibir mensajes en este momento Franco pensó que todos a su alrededor estaban desconectados, movidos por un hilo invisible de algún titiritero desquiciado, en un circo de explotadores. Algunos hombrescordero como él se negaban a los libretos premeditados de tan infames dueños, lo hacían con su silencio. Y sin embargo tanta soledad se hacía absurda, pesada y gris como una nube de lluvia infinita. Hubiera querido regresar a Irlanda, la pradera de sus sueños. Hablar con su padre, comer la tarta de manzanas y salir al jardín a oler la frescura de los árboles frutales en flor. ¿Cómo serían sus labios? Acababa de cumplir los quince años, hace escasas horas. Ella también tenía quince. Iría finalmente a ese baile al que ella va siempre y pondría un nuevo disco, una música melódica para poder bailar lento y tocar su cintura. Shhh…shhhh ____________________________________________________________
  • 16. -Lo que haría, por no sentirme así… -¿así cómo? -Así solo, así perdido -No está solo, yo toy con vo -Pero vos sos mi sueño te vas a ir… -Y si me soñás para siempre…no _________________________________________________________ Ahí, pero dónde, cómo. Estaba siempre a su lado, junto al lavabo, al lavarse los dientes, junto a la mesa de luz. Con el perfume y la frescura de una rosa en un jarrón. Ahí, pero dónde y cómo. Para siempre él su autor, y ella su personaje. Dibujando su conciencia, la calidez de su piel, sus ojos rasgados, las mejillas coloradas. Para siempre ella un boceto de su imaginación creadora, recopilando fragmentos de su verdadera existencia para rearmarla ante sí. Inalcanzable e indispensable como el oasis de un desierto. Para siempre él su personaje porque ella definía en realidad sus emociones y él se dejaba manejar sin resistencia por los hilos de seda de tan magnífica titiritera. Si fuese más de esto y menos de aquello. Si fuese para ella su personaje, tan bello como sólo ella pudiera construirlo, orgullosamente, y amarlo para siempre, en un sueño eterno, a través de una pc y sin desconectarse… Capítulo 7: Letra y Música Ella se mostraba inalcanzable en la mañana, pero en la soledad de sus tardes iluminaba el cuarto oscuro como un claro de luz infinito. Detrás de las maderas crujientes de la puerta rechinaba el viento, filtrándose como una sombra pestilente de amargura. Allí en su pieza iban a dar todos los vientos, todos, pero él solo podía pensar en el poder de las palabras, las mágicas, las verdaderas… Eran palabras prestadas, pero más suyas que la guarida profunda de su silencio absoluto donde reposaban todas, amontonadas, esperando poder elevarse como cometas en el cielo. Se había instruido en el arte del plagio, el de los recolectores de historias, de frases, momentos: como aquellos narradores del oriente que, en las plazas del mercado, se sientan a narrar las vidas pasadas de los hombres que se diluyen bajo las arenas del desierto.
  • 17. Escogía entre los desechos de sentido que pululaban en las marginales poéticas de aquellos lugares donde no llega nada, ni nadie, más que los ojos de Dios. Un grafitti, un poema envolviendo un paquete y, sobre todo la música, SU música, el obsequio más sagrado para un habitante del silencio. Sólo bastaba con apoderarse de sus auriculares, como las abejas que se disponen laboriosas a extraer la miel, sorbiendo los frutos sabrosos de su maravilloso mundo interior. Lejos quedaban todos los gritos, los sonidos torpes, los sinsabores de la rutina y la pared mohosa, mágicamente, reverdecía nuevamente de alegría en arroyos, jilgueros y cerezos en flor. Ella llegaba y, con las manos abiertas con las que la recordaba siempre (como en la estampita religiosa de su cuarto), lo invitaba a compartir su alegría o su llanto. Cualquiera fuera la opción siempre lo liberaba de su ensimismamiento atroz, absorto frente a un escaparate de anhelos imposibles, como un mendigo del amor. Una canción, cuidadosamente escogida para ella (aún la más cursi) bastaría para retenerla, tanto como pudiese, para recrearla en su pensamiento una y otra vez . -Hola @camushacker, esta re bueno tu logo -…. -Decime de donde me conoces, estas???? -... -Hola, estas? Holaaaaa -Qué me importa haber sufrido, si ya tengo lo más bello y me da felicidad… - No lo conozco a ese, me gustaría que me lo cantes si pudieras….jejejeje -Siempre me vas a cantar? Stoy :-( hoy, mi papa me dice que se muda la obra q nos vamos -esteamorquetumehasdadoesaquelqueyosoñé… (Me salieron…las palabras…¡todas juntas! ya no puedo ya reprimirlas) - No me quiero ir, yo tambien sufro - En un mundo tan ingrato, sólo tú me das amor… (siempre te voy a cantar, con los latidos de mi corazón que vencen este mundo mío desmoronándose a cada rato, sostenido por las cuerdas de la imaginación, como un viejo violín que ya nadie quiere tocar, solamente vos lo descubriste y sonará eternamente en mí. Vos…) -K lindo!!! -Pero a veces tengo miedo, aca ya no vendemos nada, mi mama hace costuras para el cantri de la esquina, pero yo no se, si se viene abajo lo de las comidas. Vos no tenes miedo a veces? Ayer mi hermano se escapo otra vez, vos no te escapas? -Este amor siempre es sincero, sin saber lo que es el miedo. En un mundo tan ingrato, AMADA, AMANTE (estoy escapándome de este mundo solitario, con tu voz, que habita en mi cabeza) -Vos sos raro, no sos como los otros, y es que… ¿en serio no estas en nada raro? Mi mama dice
  • 18. que la gente rara anda en algo feo… ¿Cuándo te voy a ver? -Este… Este amor que me has dado, amor que no esperaba, es aquél que yo soñé. Va creciendo como el fuego, es hermoso dar amor (te puedo comprar dos mil quinientas empanadas para que te quedes eternamente, sentada ahí, sobre la verja, hasta que yo llegue, bailando con la punta de las zapatillas suspendidas en el cielo, siempre… SIEMPRE, AMOR, HERMOSA, ESPECIAL, SUAVE, MARIPOSA, CIRUELAS, LÁGRIMA, LABIOS, PIEL, FLOR ….) -Si me gusta este tema, mandamelo. TQM :-) si te quiero ver, ¿venis a la fiesta el viernes? Te espero .Yo… Este… Yo… vos… Te amo María La del Barrio está desconectada o no puede responder en este momento ------------------------------------------ - El siguiente mensaje no pudo enviarse : -Yo… Este… Yo… vos… Te amo Todas las letras, todas, corrían hacia él, se arremolinaban ante sus ojos, refulgentes. Casi podía tocarlas, sentirlas, enhebrarlas, hilvanar un collar de perlas con ellas, palabras hermosas que jamás había dicho y ya no casi no recordaba su sonido, pero sí las imaginaba… O acaso las había inventado, un hacedor de lo indecible… Amar..Ría…Mar..Haría… Todo su universo estaba ya impregnado de su esencia. Como un torrente de lava, venas sangrantes, ebulliendo su adolescencia a flor de piel, encrispados los nervios de la necesitar de verla el viernes, de impedir que se fuese, que se bajara el telón sin su amado personaje, sin su autora Shhh... … ……………………………………………………………………………………… - ¿Cuántas empanadas vas a llevar? - Doscientas mil - -No son muchas?? (las mejillas ruborosas) - Puedo comprarlas a todas, y en mi auto llevarte a pasear, a la orilla de un río, no el de acá, uno de verdad, con agua cristalina y pececitos dorados. - Pero…¿y si me tengo que ir? - Si te sueño toda la vida nunca te vas a ir, vos me dijiste… - Sos un loco… - No te apartes de mí… ……………………………………………………………………..
  • 19. Pensaba que el mundo es siempre una canción de amor en un grabador a veces descompuesto, o deteriorado, pero que siempre vuelve a sonar y su imaginación era tan potente que hasta casi podía sentir el olor de su perfume y las yemas rugosas de sus dedos laboriosos recibiéndole el dinero. La puerta jamás estalló tan estruendosamente como en aquél momento, con la irrupción de lo real: - Franco, Volvió, el papá. Pero el tema ya estaba sintonizado en una sola frecuencia, en un mismo ritmo. No había lugar para palabras nuevas, otras ideas. Su mundo ya estaba inundado de aquellas y no deseaba aferrarse a ninguna costa, tocar el suelo firme dejando atrás el mar de sus tribulaciones. Como un náufrago en un mar de emociones, no podía sino empaparse de esos sonidos de las canciones y refrescarse el cuerpo flacucho, alimentándose de las palabras mágicas. -FRANCO!!… Volvió el papá. “El Papá”… Por primera vez en muchos años vio realmente el cuerpo regordete y los ojos cansados de su madre y hasta la vio más linda que otras veces. María… Mar… Ma... María rima con mamá… Capítulo 8: Géneros Su padre estaba sentado en la silla rota del comedor, una silla rota para un hombre que había sido el artífice principal de todos sus recuerdos. -Toma, toma la leche La natural rudeza de su madre siempre le desdibujaba a todos sus héroes. Ella literalmente había vaciado lo poco que había en la heladera para dárselo a él. Era un acto de amor natural, jamás se había dado cuenta de esos detalles, de qué también a él e dejaba siempre la milanesa más grande y ella comía las sobras en otro plato, no el de la porcelana azul. Allí viéndolo a ambos, pensó que tal vez su representación había sido un tanto maniqueísta esos años. Definitivamente. Con la presencia de María a su lado, quien invisiblemente le tendía un puente de reconciliación con él, igual que Santiago, quiso decirle a su padre. -Ahhhh me quemo, Martaaaaaa! La madre le pus los pies en remojo, con agua y sal. El padre, la madre, ¿qué era su vida?, ¿un sainete, un gotesco, una comedia negra, una película neorrealista?, ¿qué era el absurdo de lo real y donde estaba Irlanda, su otra casa, cuando acabaría ese exilio interior? El hombre tenía los ojos fijos en el piso. Estaba hechizado de algún pensamiento interior.
  • 20. Embebido de alcohol que alimentaba todos sus delirios. Se le acerco, hubiera querido decirle algo... Él le tomo una mano con firmeza, casi le hacía daño, pero era necesario que se la estrechara con tanta fuerza. Se acercó a sus oidos, reales, y le dijo: Hijo, no te vayas... Y luego volvió a desvariar, todo se hizo difuso. Tuvo que huir, huir sin bolso. Para qué, no necesitaba más que su imagen, ella lo acompañaba fantasmalmente, en su memoria, pero iba a su encuentro real. Golpeando sus zapataillas en punta, con los pies en entre el cielo y la tierra, ella bailaba en la verja. -Franco, te doy lo de siempre. -... -...Me deben mucha plata, tu mamá me va a tener que pagar, está difícil todo -... -Toma, lo de siempre Le acercó el libro en vez del pago. Ella levanto el ceño en señal de asombro. "El Extranjero: Albert Camus"...jajaja. ¿qué me querés decir? Después me traes la plata El asintió Y se suresginado, otra vez absorto en los pensamientos. ¿Qué era su vida?, ¿un cuento absurdo?, ¿cómo sería el final? Le hubiera gustado recojer todos los fragmentos de momentos felices del día y hacer una comedia, o un cuento con final feliz: la mirada de él papá, la voz de la madre diciéndole su nombre, el apretón de manos de Santiago y la sonrisa de María Por el camino de tierra iluminado tenuemente su sombra delgada se proyectaba más grande que de costumbre. Una estampida de pasos atrás le hizo pensar lo peor... -Camus, Camus Hacker!!!!, Camus!!! El ya no era un hombre, era un manojo de nervios petrificado junto a su sombra, temía darse vuelta, y convertirse en estatua de sal, no podía ya decepcionarse de nada más. -Camus... tu libro, tomá! Ella tenía una calza roja y un pañuelito rosa anudado al cuello. No pudo ver más que eso... Todo se sucedió rapidamente, aunque lo recordaría toda su vida, entera. Se acercó a él, le tomó la cara con ambas manos y lo besó. Mientras lo real y lo irreal se unían magicamente y el pueblito infernal que habitaban pasaba de ser Comalá a Macondo. El elemento vital para girar drásticamente el guión. A una comedia de amor shakespereana... Ella volvió corriendo a su casa. El libro de los nervios se le cayó a un charco de agua sucia. Lo limpió un poco con los dedos temblorosos. Aunque hubiese querido, decir algo hubiese sido
  • 21. imposible. Sólo podía sentirla eternamente, en sus labios y las palabras jugaban dentro de él y lo hacían reír... Publicado por Mariana en 4:46