Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 1 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Anuncio

Similares a III to 2015 (20)

Anuncio

Más reciente (20)

III to 2015

  1. 1. Domingo III del Tiempo Ordinario. Evangelio (Marcos 1,14-20). 25 de enero 2015. Publicado por LMV en http://erealcala.blogspot.com por el Departamento de Jóvenes de Cáritas Diocesana de Alcalá de Henares. LA PALABRA ES VIDA La vida que nace del Evangelio para cada semana … CÁRITAS DIOCESANA DE ALCALÁ DE HENARES Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.» Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él. “Yo soy así, yo no puedo cambiar” Jesús llega como con prisa: apremiando, sacudiendo por el hombro a los soñolientos, a los demasiado tranquilos, a los instalados. Para que quede bien claro, desde el principio, que hay mucha tarea por delante. Que el Reino de Dios no es una fruta silvestre, al alcance de la mano del primero que pasa; sino más bien el final de un largo esfuerzo, donde se han ido amasando –codo con codo- el pequeño sudor del hombre y la gracia vivificante del Señor. Que no hay tiempo que perder. Que hay que poner manos a la tarea. ¿Y cuál es la tarea? Nada más, y nada menos, que ésta: “Convertíos y creed la Buena Noticia”. Así de claro. Así de radical. “Convertíos”: Es tanto como decirnos que habíamos equivocado el camino, que no es posible seguir como hasta ahora. Que no podemos seguir acumulando unas riquezas que se nos han de pudrir en las manos. Que no podemos seguir dando vueltas a la noria, alrededor de nuestro “yo”, incapaces para ver que nuestro camino no progresa, que nos hemos ido quedando remansados fuera de la corriente de la vida, que nuestro barco anda escorado. “Convertíos”, es decirnos que ya está bien de desigualdades y guerras, de hambre por los cuatro costados del mundo, de pisar al otro para subir, de mentiras, de odios, de violencia… Convertirse es cambiar de vida, hacer borrón y cuenta nueva. “Creed la Buena Noticia”: He ahí la cuenta nueva. Es abrir de par en par el corazón, y dejar que lo refresque la lluvia limpia de la Palabra. Es dejarse conducir, en la niebla, por la mano de Alguien que nos ama. Es fiarse plenamente del Padre: ver con sus ojos, intentar amar con su corazón. Es decirle un “sí” grande, total. Firmarle un cheque en blanco. Renacer. Resucitar. “El momento es apremiante”: Hay que empezar ya. Se trata de cambiar de vida. Se trata de salirse del hechizo de las cosas, mandar en ellas. Se trata de componer una nueva escala de valores, de acuerdo con los criterios del Evangelio: primero, el Reino de Dios y lo que va con él; todo lo demás, detrás. Y lanzarse a volar alto, libres de peso inútil. Lanzarse a vivir la aventura fascinante de la libertad plena, del amor sin engaños. Y hacer brotar a nuestro paso la alegría y la esperanza. “Jesús les dijo: venid conmigo y os haré pescadores de hombres”. Quiere Jesús que, una vez convertidos a esa nueva manera suya de vivir, seamos en adelante sus testigos: que vayamos corriendo la voz de casa en casa, de ciudad en ciudad, de siglo en siglo. Para que todo el mundo se entere de que hay, por fin, un camino abierto. De que vale la pena intentarlo. De que ya es posible ser feliz. PARA TU REFLEXIÓN Y COLOQUIO: ¿De verdad crees en esta Buena Noticia que transforma el mundo como una revolución? ¿Te consideras testigo al estilo de los “pescadores de hombres” que siguen a Jesús?

×