SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 16
BENEDICTO XVI                                                               Plaza de San Pedro
                                                                             Miércoles 9 de mayo de 2012
  AUDIENCIA GENERAL
                                                                               La oración de la Iglesia




El color amarillo en letras o de fondo indica texto de la catequesis.
http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2011/index_sp.htm
Presentación diseñada por Emilio Perucha Herranz , 30 de junio 2012.
Queridos hermanos y hermanas:

Hoy quiero reflexionar sobre el
último episodio de la vida de san
Pedro narrado en los Hechos de los
Apóstoles:

su encarcelamiento por orden de
Herodes Agripa y
su liberación por la intervención
prodigiosa del ángel del Señor,
en la víspera de su proceso en
Jerusalén
(cf. Hch 12, 1-17).
El relato está marcado, una vez más, por la oración de
la Iglesia. De hecho, san Lucas escribe:

«Mientras Pedro estaba en la cárcel bien custodiado,
la Iglesia oraba insistentemente a Dios por él» (Hch
12, 5).
Y, después de salir milagrosamente de la cárcel,
con ocasión de su visita a la casa de María,
la madre de Juan llamado Marcos,
se afirma que «había muchos reunidos en oración»
(Hch 12, 12).

Entre estas dos importantes anotaciones que explican
la actitud de la comunidad cristiana frente al peligro y
a la persecución,
se narra la detención y la liberación de Pedro, que
comprende toda la noche.

La fuerza de la oración incesante de la Iglesia se eleva
a Dios y el Señor escucha y realiza una liberación
inimaginable e inesperada, enviando a su ángel.
El relato alude a los grandes
elementos de la liberación de
Israel de la esclavitud de
Egipto, la Pascua judía.
Como sucedió en aquel
acontecimiento
fundamental, también aquí
realiza la acción principal el
ángel del Señor que libera a
Pedro.
Y las acciones mismas del Apóstol —al que se le pide que se levante de prisa, que se ponga el cinturón
y que se envuelva en el manto— reproducen las del pueblo elegido en la noche de la liberación por
intervención de Dios, cuando fue invitado a comer deprisa el cordero con la cintura ceñida, las
sandalias en los pies y un bastón en la mano, listo para salir del país (cf. Ex 12, 11).
Así Pedro puede exclamar: «Ahora sé realmente que el Señor ha enviado a su ángel para librarme de las
manos de Herodes» (Hch 12, 11). Pero el ángel no sólo recuerda al de la liberación de Israel de Egipto,
sino también al de la Resurrección de Cristo.




De hecho, los Hechos de los Apóstoles narran:
«De repente se presentó el ángel del Señor y se iluminó la celda. Tocando a Pedro en el costado, lo
despertó» (Hch 12, 7).
La luz que llena la celda de la prisión, la acción misma de despertar al Apóstol, remiten a la luz
liberadora de la Pascua del Señor que vence las tinieblas de la noche y del mal.
Por último, la invitación: «Envuélvete en el manto y sígueme» (Hch 12, 8),
hace resonar en el corazón las palabras de la llamada inicial de Jesús (cf. Mc 1, 17),
repetida después de la Resurrección junto al lago de Tiberíades,
donde el Señor dice dos veces a Pedro: «Sígueme» (Jn 21, 19.22).

Es una invitación apremiante al seguimiento:
sólo saliendo de sí mismos para ponerse en camino con el Señor y hacer su voluntad, se vive la
verdadera libertad.
Quiero subrayar también otro aspecto de la actitud de Pedro en la cárcel: de hecho, notamos que,
mientras la comunidad cristiana ora con insistencia por él, Pedro «estaba durmiendo» (Hch 12, 6).
En una situación tan crítica y de serio peligro, es una actitud que puede parecer extraña, pero que en
cambio denota tranquilidad y confianza;
se fía de Dios, sabe que está rodeado por la solidaridad y la oración de los suyos, y se abandona
totalmente en las manos del Señor.

Así debe ser nuestra oración: asidua, solidaria con los demás, plenamente confiada en Dios, que nos
conoce en lo más íntimo y cuida de nosotros de manera que —dice Jesús— «hasta los cabellos de la
cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo» (Mt 10, 30-31).
Pedro vive la noche de la prisión y de la liberación de la cárcel como un momento de su seguimiento del
Señor, que vence las tinieblas de la noche y libra de la esclavitud de las cadenas y del peligro de muerte.
Su liberación es prodigiosa, marcada por varios pasos descritos esmeradamente:




guiado por el ángel, a pesar de la vigilancia de los guardias, atraviesa la primera y la segunda
guardia, hasta el portón de hierro que daba a la ciudad, el cual se abre solo ante ellos (cf. Hch 12, 10).

Pedro y el ángel del Señor avanzan juntos un tramo del camino hasta que, vuelto en sí, el Apóstol se da
cuenta de que el Señor lo ha liberado realmente y, después de reflexionar, se dirige a la casa de
María, la madre de Marcos, donde muchos de los discípulos se hallan reunidos en oración;
una vez más la respuesta de la comunidad a la dificultad y al peligro es ponerse en manos de
Dios, intensificar la relación con él.
Aquí me parece útil recordar otra situación no fácil que vivió la comunidad cristiana de los orígenes.
Nos habla de ella Santiago en su Carta.
Es una comunidad en crisis, en dificultad, no tanto por las persecuciones, cuanto porque en su seno
existen celos y disputas (cf. St 3, 14-16).
Y el Apóstol se pregunta el porqué de esta situación.
Encuentra dos motivos principales:
el primero es el dejarse dominar por las pasiones, por la dictadura de sus deseos de placer, de su
egoísmo (cf. St 4, 1-2a);
el segundo es la falta de oración —«no pedís» (St 4, 2b)—
o la presencia de una oración que no se puede definir como tal –«pedís y no recibís, porque pedís mal,
con la intención de satisfacer vuestras pasiones» (St 4, 3).
Esta situación cambiaría, según Santiago,
                                                        si la comunidad unida hablara con Dios,
                                                        si orara realmente de modo asiduo y unánime.

                                                        Incluso hablar sobre Dios, de hecho,
                                                        corre el riesgo de perder su fuerza interior
                                                        y el testimonio se desvirtúa si no están
                                                        animados, sostenidos y acompañados por la oración,
                                                        por la continuidad de un diálogo vivo con el Señor.

                                                        Una advertencia importante también para nosotros y
                                                        para nuestras comunidades,
                                                        sea para las pequeñas, como la familia,
                                                        sea para las más grandes, como la parroquia, la diócesis
ORACION ANTE LOS ICONOS                                 o la Iglesia entera.
..la PALABRA lo inspira y evangeliza,
la IMAGEN que visibiliza la palabra bíblica y lleva a   Y me hace pensar que oraban en esta comunidad de
los ojos lo que la palabra transmite al oído;           Santiago, pero oraban mal, sólo por sus propias
la ORACIÓN, plegaria litúrgica en la que resuena        pasiones.
la voz de la Iglesia
y se consuma la Comunión de los Santos en un            Debemos aprender siempre de nuevo a orar bien,
mismo Espíritu.                                         orar realmente,
                                                        orientarse hacia Dios y no hacia el propio bien.
La comunidad, en cambio, que
acompaña a Pedro mientras se halla en
la cárcel, es una comunidad que ora
verdaderamente, durante toda la noche,
unida.

Y es una alegría incontenible la que
invade el corazón de todos cuando el
Apóstol llama inesperadamente a la
puerta.

Son la alegría y el asombro ante la
acción de Dios que escucha.

Así, la Iglesia eleva su oración por
Pedro;
y a la Iglesia vuelve él para narrar
«cómo el Señor lo sacó de la cárcel»
(Hch 12, 17).
En aquella Iglesia en la que está puesto
                                                                   como roca (cf. Mt 16, 18),

                                                                   Pedro narra su «Pascua» de liberación:

                                                                   experimenta que en seguir a Jesús está la
                                                                   verdadera libertad,
                                                                   que nos envuelve la luz deslumbrante de la
                                                                   Resurrección

                                                                   y por esto se puede testimoniar hasta el
                                                                   martirio que el Señor es el Resucitado

                                                                   y «realmente el Señor ha mandado a su
                                                                   ángel para librarlo de las manos de
                                                                   Herodes» (cf. Hch 12, 11).

                                                                   El martirio que sufrirá después en Roma lo
                                                                   unirá definitivamente a Cristo,
                                                                   que le había dicho:
                                                                   cuando seas viejo, otro te llevará adonde no
                                                                   quieras, para indicar con qué muerte iba a
                                                                   dar gloria a Dios (cf. Jn 21, 18-19).


tabla del retablo de Púbol, Bernat Martorell yuxtapone a la imagen de la liberación de Pedro por el ángel, la de su
encuentro con Cristo en las afueras de Roma. Éste se le aparece con la cruz a cuestas cuando el apóstol intenta
abandonar la ciudad huyendo de la persecución de Nerón contra los cristianos. Pedro le pregunta Quo vadis, domine?
(¿Adónde vas, Señor?). Cristo le responde A Roma para que me crucifiquen por segunda vez. La respuesta de Cristo le
hace comprender que debe regresar a la ciudad y correr la suerte del resto de los cristianos. Poco después será
crucificado.
Queridos hermanos y hermanas,
el episodio de la liberación de Pedro narrado por
san Lucas nos dice que la Iglesia,
cada uno de nosotros,
atraviesa la noche de la prueba,
pero lo que nos sostiene es la vigilancia incesante
de la oración.

También yo,
desde el primer momento de mi elección a
Sucesor de san Pedro,
siempre me he sentido sostenido por vuestra
oración,
por la oración de la Iglesia,
sobre todo en los momentos más difíciles.

Lo agradezco de corazón.
Con la oración constante    nos da la
y confiada el Señor nos    serenidad del
libra de las cadenas,      corazón para
nos guía para atravesar    afrontar las
cualquier noche de         dificultades de la
prisión que pueda          vida,
atenazar nuestro           incluso el rechazo,
corazón,                  la oposición y
                           la persecución.
El episodio de Pedro muestra esta
fuerza de la oración.

Y el Apóstol, aunque esté en
cadenas, se siente tranquilo,
con la certeza de que nunca está solo:

la comunidad está orando por él,
el Señor está cerca de él;
más aún,
sabe que «la fuerza de Cristo se
manifiesta plenamente en la debilidad»
(2 Co 12, 9).

La oración constante y unánime es un
instrumento valioso también para
superar las pruebas que puedan surgir
en el camino de la vida,
porque estar unidos a Dios es lo que
nos permite estar también
profundamente unidos los unos a los
otros.

Gracias.
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de
España, Costa Rica, Perú, Chile, Argentina, México y otros países latinoamericanos.

Invito a todos a experimentar cómo la oración constante y de la comunidad unida es un precioso
instrumento para superar las dificultades que surgen en el camino de la vida, porque cuando estamos
profundamente unidos a Dios, estamos también unidos a los hermanos.
Muchas gracias.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Teorías en contra de la Resurrección de Cristo
Teorías en contra de la Resurrección de CristoTeorías en contra de la Resurrección de Cristo
Teorías en contra de la Resurrección de Cristo
Efrén Gutiérrez Alcocer
 
Libro complementario Que la Iglesia lo sepa
Libro complementario Que la Iglesia lo sepaLibro complementario Que la Iglesia lo sepa
Libro complementario Que la Iglesia lo sepa
Cristhian Amaya Padilla
 
2012 03-01 complementarioic61
2012 03-01 complementarioic612012 03-01 complementarioic61
2012 03-01 complementarioic61
Flor Aranda
 
Las tres etapas principales de la intercesión
Las tres etapas principales de la intercesiónLas tres etapas principales de la intercesión
Las tres etapas principales de la intercesión
Hugo Chamorro Valdes
 
Benedicto16 oracion(19)jesusora1
Benedicto16 oracion(19)jesusora1Benedicto16 oracion(19)jesusora1
Benedicto16 oracion(19)jesusora1
emilioperucha
 

La actualidad más candente (20)

XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCDXXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
 
Pablo 13
Pablo 13Pablo 13
Pablo 13
 
Teorías en contra de la Resurrección de Cristo
Teorías en contra de la Resurrección de CristoTeorías en contra de la Resurrección de Cristo
Teorías en contra de la Resurrección de Cristo
 
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocdCARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
 
Libro complementario Que la Iglesia lo sepa
Libro complementario Que la Iglesia lo sepaLibro complementario Que la Iglesia lo sepa
Libro complementario Que la Iglesia lo sepa
 
Enigmas y Misterios que envuelven la Resurrección de Jesucristo. Lo que realm...
Enigmas y Misterios que envuelven la Resurrección de Jesucristo. Lo que realm...Enigmas y Misterios que envuelven la Resurrección de Jesucristo. Lo que realm...
Enigmas y Misterios que envuelven la Resurrección de Jesucristo. Lo que realm...
 
1 tesalonicenses
1 tesalonicenses1 tesalonicenses
1 tesalonicenses
 
6 volviendo a_los_tiempos_de_restauracion
6 volviendo a_los_tiempos_de_restauracion6 volviendo a_los_tiempos_de_restauracion
6 volviendo a_los_tiempos_de_restauracion
 
EL NUEVO PACTO Y EL HIMNO QUE CANTÓ JESÚS EL CRISTO EN LA ÚLTIMA CENA
EL NUEVO PACTO Y EL HIMNO QUE CANTÓ JESÚS EL CRISTO EN LA ÚLTIMA CENAEL NUEVO PACTO Y EL HIMNO QUE CANTÓ JESÚS EL CRISTO EN LA ÚLTIMA CENA
EL NUEVO PACTO Y EL HIMNO QUE CANTÓ JESÚS EL CRISTO EN LA ÚLTIMA CENA
 
LECTURA ORANTE: Cuarta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
LECTURA ORANTE: Cuarta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDLECTURA ORANTE: Cuarta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
LECTURA ORANTE: Cuarta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
Lección: La experiencia de la unidad en la iglesia primitiva
Lección: La experiencia de la unidad en la iglesia primitivaLección: La experiencia de la unidad en la iglesia primitiva
Lección: La experiencia de la unidad en la iglesia primitiva
 
La oracion en el apocalipsis
La oracion en el apocalipsisLa oracion en el apocalipsis
La oracion en el apocalipsis
 
CARMELO DE TERESA, Lectura Orante XV SEMANA TIEMPO ORDINARIO
CARMELO DE TERESA, Lectura Orante XV SEMANA TIEMPO ORDINARIOCARMELO DE TERESA, Lectura Orante XV SEMANA TIEMPO ORDINARIO
CARMELO DE TERESA, Lectura Orante XV SEMANA TIEMPO ORDINARIO
 
2012 03-01 complementarioic61
2012 03-01 complementarioic612012 03-01 complementarioic61
2012 03-01 complementarioic61
 
Estudio Panorámico de la Biblia: Apocalipsis
Estudio Panorámico de la Biblia: ApocalipsisEstudio Panorámico de la Biblia: Apocalipsis
Estudio Panorámico de la Biblia: Apocalipsis
 
Un engaño religioso original
Un engaño religioso originalUn engaño religioso original
Un engaño religioso original
 
La cruz vacía
La cruz vacíaLa cruz vacía
La cruz vacía
 
Libro complementario 15/09/2012
Libro complementario 15/09/2012Libro complementario 15/09/2012
Libro complementario 15/09/2012
 
Las tres etapas principales de la intercesión
Las tres etapas principales de la intercesiónLas tres etapas principales de la intercesión
Las tres etapas principales de la intercesión
 
Benedicto16 oracion(19)jesusora1
Benedicto16 oracion(19)jesusora1Benedicto16 oracion(19)jesusora1
Benedicto16 oracion(19)jesusora1
 

Destacado

Rosario de sanación
Rosario de sanaciónRosario de sanación
Rosario de sanación
Raquel Z
 
Destruyendo el espiritu de mamón (2)
Destruyendo el espiritu de mamón (2)Destruyendo el espiritu de mamón (2)
Destruyendo el espiritu de mamón (2)
javier rodriguez
 
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicosEl don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
Karina Madrid
 
Oración para sanar de la obesidad
Oración para sanar de la obesidadOración para sanar de la obesidad
Oración para sanar de la obesidad
Kikemontero
 
Las Doce verdades del mundo oracion
Las Doce verdades del mundo oracionLas Doce verdades del mundo oracion
Las Doce verdades del mundo oracion
Carlos Estrada
 
Caja negra y sanación interior.
Caja negra y sanación interior.Caja negra y sanación interior.
Caja negra y sanación interior.
Raquel Z
 
Oraciones de Liberación y Sanación
Oraciones de Liberación y SanaciónOraciones de Liberación y Sanación
Oraciones de Liberación y Sanación
e-spiritusanto
 
Atrapar y desatar brujas oracion
Atrapar y desatar brujas oracionAtrapar y desatar brujas oracion
Atrapar y desatar brujas oracion
Carlos Estrada
 
Oración para liberación de pecados sexuales
Oración para liberación de pecados sexualesOración para liberación de pecados sexuales
Oración para liberación de pecados sexuales
Kikemontero
 
Oración para romper maldiciones generacionales
Oración para romper maldiciones generacionalesOración para romper maldiciones generacionales
Oración para romper maldiciones generacionales
Kikemontero
 
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicionPrimer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Octavio Buitrago
 
Oraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerraOraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerra
jesus1975
 
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobrezaOración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
Kikemontero
 

Destacado (20)

El poder sanador de las manos
El poder sanador de las manos   El poder sanador de las manos
El poder sanador de las manos
 
El discernimiento
El discernimientoEl discernimiento
El discernimiento
 
Corazon traspasado de Jesus herido por el desamor.
Corazon traspasado de Jesus herido por el desamor.Corazon traspasado de Jesus herido por el desamor.
Corazon traspasado de Jesus herido por el desamor.
 
Como conocer la voluntad de Dios
Como conocer la voluntad de Dios Como conocer la voluntad de Dios
Como conocer la voluntad de Dios
 
Rosario de sanación
Rosario de sanaciónRosario de sanación
Rosario de sanación
 
Destruyendo el espiritu de mamón (2)
Destruyendo el espiritu de mamón (2)Destruyendo el espiritu de mamón (2)
Destruyendo el espiritu de mamón (2)
 
Salmo 25
Salmo 25Salmo 25
Salmo 25
 
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicosEl don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
El don-de-lenguas-pequeno-manual-para-usuarios-catolicos
 
Oración para sanar de la obesidad
Oración para sanar de la obesidadOración para sanar de la obesidad
Oración para sanar de la obesidad
 
Libro como-enfrentar-al-demonio-y-vencerlo-monsenro-andres-tirado
Libro como-enfrentar-al-demonio-y-vencerlo-monsenro-andres-tiradoLibro como-enfrentar-al-demonio-y-vencerlo-monsenro-andres-tirado
Libro como-enfrentar-al-demonio-y-vencerlo-monsenro-andres-tirado
 
Las Doce verdades del mundo oracion
Las Doce verdades del mundo oracionLas Doce verdades del mundo oracion
Las Doce verdades del mundo oracion
 
Glosolalia - El Don de Lenguas Según las Sagradas Escrituras
Glosolalia - El Don de Lenguas Según las Sagradas EscriturasGlosolalia - El Don de Lenguas Según las Sagradas Escrituras
Glosolalia - El Don de Lenguas Según las Sagradas Escrituras
 
Caja negra y sanación interior.
Caja negra y sanación interior.Caja negra y sanación interior.
Caja negra y sanación interior.
 
Oraciones de Liberación y Sanación
Oraciones de Liberación y SanaciónOraciones de Liberación y Sanación
Oraciones de Liberación y Sanación
 
Atrapar y desatar brujas oracion
Atrapar y desatar brujas oracionAtrapar y desatar brujas oracion
Atrapar y desatar brujas oracion
 
Oración para liberación de pecados sexuales
Oración para liberación de pecados sexualesOración para liberación de pecados sexuales
Oración para liberación de pecados sexuales
 
Oración para romper maldiciones generacionales
Oración para romper maldiciones generacionalesOración para romper maldiciones generacionales
Oración para romper maldiciones generacionales
 
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicionPrimer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
 
Oraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerraOraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerra
 
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobrezaOración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
Oración de guerra espiritual para romper la maldición de la pobreza
 

Similar a Benedicto16 oracion(33)oraciglesia

Benedicto16 oracion(30)pequepentecostes
Benedicto16 oracion(30)pequepentecostesBenedicto16 oracion(30)pequepentecostes
Benedicto16 oracion(30)pequepentecostes
emilioperucha
 
2º Semana se Adviento
2º Semana se Adviento2º Semana se Adviento
2º Semana se Adviento
Lolicanadilla
 

Similar a Benedicto16 oracion(33)oraciglesia (20)

Siete palabras de Cristo en la Cruz
Siete palabras de Cristo en la CruzSiete palabras de Cristo en la Cruz
Siete palabras de Cristo en la Cruz
 
Benedicto16 oracion(30)pequepentecostes
Benedicto16 oracion(30)pequepentecostesBenedicto16 oracion(30)pequepentecostes
Benedicto16 oracion(30)pequepentecostes
 
Fr Julio González Carretti ocd - Segunda Semana de Pascua
Fr Julio González Carretti ocd - Segunda Semana de PascuaFr Julio González Carretti ocd - Segunda Semana de Pascua
Fr Julio González Carretti ocd - Segunda Semana de Pascua
 
Segunda Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Segunda Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDSegunda Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Segunda Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
LECTURA ORANTE:Tercera Semana de Pascua, Fr Julio César González Carretti
LECTURA ORANTE:Tercera Semana de Pascua, Fr Julio César González CarrettiLECTURA ORANTE:Tercera Semana de Pascua, Fr Julio César González Carretti
LECTURA ORANTE:Tercera Semana de Pascua, Fr Julio César González Carretti
 
2º Semana se Adviento
2º Semana se Adviento2º Semana se Adviento
2º Semana se Adviento
 
Quinta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Quinta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDQuinta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Quinta Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
Lectura Orante - Semana XVI - Fr Julio César González Carretti OCD
Lectura Orante - Semana XVI - Fr Julio César González Carretti OCDLectura Orante - Semana XVI - Fr Julio César González Carretti OCD
Lectura Orante - Semana XVI - Fr Julio César González Carretti OCD
 
LECTURA ORANTE - SEXTA SEMANA DE PASCUA CICLO C
LECTURA ORANTE - SEXTA SEMANA DE PASCUA CICLO CLECTURA ORANTE - SEXTA SEMANA DE PASCUA CICLO C
LECTURA ORANTE - SEXTA SEMANA DE PASCUA CICLO C
 
279841483-El-Tabernaculo PP.pptx
279841483-El-Tabernaculo PP.pptx279841483-El-Tabernaculo PP.pptx
279841483-El-Tabernaculo PP.pptx
 
Lección 5 | Joven | Cómo ser salvo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014
Lección 5 | Joven | Cómo ser salvo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014Lección 5 | Joven | Cómo ser salvo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014
Lección 5 | Joven | Cómo ser salvo | Escuela Sabática Tercer trimestre 2014
 
Qué es la cuaresma
Qué es la cuaresmaQué es la cuaresma
Qué es la cuaresma
 
Que es la cuaresma
Que es la cuaresmaQue es la cuaresma
Que es la cuaresma
 
Qué es la cuaresma?
Qué es la cuaresma?Qué es la cuaresma?
Qué es la cuaresma?
 
El arrepentimiento word
El arrepentimiento wordEl arrepentimiento word
El arrepentimiento word
 
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDPrimera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDPrimera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
20110203 Valientes TABERNACULO.pptx
20110203 Valientes TABERNACULO.pptx20110203 Valientes TABERNACULO.pptx
20110203 Valientes TABERNACULO.pptx
 
LECTURA ORANTE: Bautismo del Señor Ciclo C, Fr. Julio César González Carretti...
LECTURA ORANTE: Bautismo del Señor Ciclo C, Fr. Julio César González Carretti...LECTURA ORANTE: Bautismo del Señor Ciclo C, Fr. Julio César González Carretti...
LECTURA ORANTE: Bautismo del Señor Ciclo C, Fr. Julio César González Carretti...
 
LECTURA ORANTE: XXV Domingo del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Car...
LECTURA ORANTE: XXV Domingo del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Car...LECTURA ORANTE: XXV Domingo del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Car...
LECTURA ORANTE: XXV Domingo del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Car...
 

Más de emilioperucha

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
emilioperucha
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
emilioperucha
 

Más de emilioperucha (20)

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
 
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
 
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.20147 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
 
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizado
 
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversiónPapa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
 
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermosPapa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
 
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliaciónPapa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
 
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristíaPapa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
 
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristíaPapa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
 
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesionPapa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
 
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianosPapa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
 
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.frutoPapa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
 
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pabloBenedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
 
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismoPapa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
 
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrecciónPapa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
 
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinalPapa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
 
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
 

Benedicto16 oracion(33)oraciglesia

  • 1. BENEDICTO XVI Plaza de San Pedro Miércoles 9 de mayo de 2012 AUDIENCIA GENERAL La oración de la Iglesia El color amarillo en letras o de fondo indica texto de la catequesis. http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/audiences/2011/index_sp.htm Presentación diseñada por Emilio Perucha Herranz , 30 de junio 2012.
  • 2. Queridos hermanos y hermanas: Hoy quiero reflexionar sobre el último episodio de la vida de san Pedro narrado en los Hechos de los Apóstoles: su encarcelamiento por orden de Herodes Agripa y su liberación por la intervención prodigiosa del ángel del Señor, en la víspera de su proceso en Jerusalén (cf. Hch 12, 1-17).
  • 3. El relato está marcado, una vez más, por la oración de la Iglesia. De hecho, san Lucas escribe: «Mientras Pedro estaba en la cárcel bien custodiado, la Iglesia oraba insistentemente a Dios por él» (Hch 12, 5). Y, después de salir milagrosamente de la cárcel, con ocasión de su visita a la casa de María, la madre de Juan llamado Marcos, se afirma que «había muchos reunidos en oración» (Hch 12, 12). Entre estas dos importantes anotaciones que explican la actitud de la comunidad cristiana frente al peligro y a la persecución, se narra la detención y la liberación de Pedro, que comprende toda la noche. La fuerza de la oración incesante de la Iglesia se eleva a Dios y el Señor escucha y realiza una liberación inimaginable e inesperada, enviando a su ángel.
  • 4. El relato alude a los grandes elementos de la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto, la Pascua judía. Como sucedió en aquel acontecimiento fundamental, también aquí realiza la acción principal el ángel del Señor que libera a Pedro. Y las acciones mismas del Apóstol —al que se le pide que se levante de prisa, que se ponga el cinturón y que se envuelva en el manto— reproducen las del pueblo elegido en la noche de la liberación por intervención de Dios, cuando fue invitado a comer deprisa el cordero con la cintura ceñida, las sandalias en los pies y un bastón en la mano, listo para salir del país (cf. Ex 12, 11).
  • 5. Así Pedro puede exclamar: «Ahora sé realmente que el Señor ha enviado a su ángel para librarme de las manos de Herodes» (Hch 12, 11). Pero el ángel no sólo recuerda al de la liberación de Israel de Egipto, sino también al de la Resurrección de Cristo. De hecho, los Hechos de los Apóstoles narran: «De repente se presentó el ángel del Señor y se iluminó la celda. Tocando a Pedro en el costado, lo despertó» (Hch 12, 7). La luz que llena la celda de la prisión, la acción misma de despertar al Apóstol, remiten a la luz liberadora de la Pascua del Señor que vence las tinieblas de la noche y del mal.
  • 6. Por último, la invitación: «Envuélvete en el manto y sígueme» (Hch 12, 8), hace resonar en el corazón las palabras de la llamada inicial de Jesús (cf. Mc 1, 17), repetida después de la Resurrección junto al lago de Tiberíades, donde el Señor dice dos veces a Pedro: «Sígueme» (Jn 21, 19.22). Es una invitación apremiante al seguimiento: sólo saliendo de sí mismos para ponerse en camino con el Señor y hacer su voluntad, se vive la verdadera libertad.
  • 7. Quiero subrayar también otro aspecto de la actitud de Pedro en la cárcel: de hecho, notamos que, mientras la comunidad cristiana ora con insistencia por él, Pedro «estaba durmiendo» (Hch 12, 6). En una situación tan crítica y de serio peligro, es una actitud que puede parecer extraña, pero que en cambio denota tranquilidad y confianza; se fía de Dios, sabe que está rodeado por la solidaridad y la oración de los suyos, y se abandona totalmente en las manos del Señor. Así debe ser nuestra oración: asidua, solidaria con los demás, plenamente confiada en Dios, que nos conoce en lo más íntimo y cuida de nosotros de manera que —dice Jesús— «hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo» (Mt 10, 30-31).
  • 8. Pedro vive la noche de la prisión y de la liberación de la cárcel como un momento de su seguimiento del Señor, que vence las tinieblas de la noche y libra de la esclavitud de las cadenas y del peligro de muerte. Su liberación es prodigiosa, marcada por varios pasos descritos esmeradamente: guiado por el ángel, a pesar de la vigilancia de los guardias, atraviesa la primera y la segunda guardia, hasta el portón de hierro que daba a la ciudad, el cual se abre solo ante ellos (cf. Hch 12, 10). Pedro y el ángel del Señor avanzan juntos un tramo del camino hasta que, vuelto en sí, el Apóstol se da cuenta de que el Señor lo ha liberado realmente y, después de reflexionar, se dirige a la casa de María, la madre de Marcos, donde muchos de los discípulos se hallan reunidos en oración; una vez más la respuesta de la comunidad a la dificultad y al peligro es ponerse en manos de Dios, intensificar la relación con él.
  • 9. Aquí me parece útil recordar otra situación no fácil que vivió la comunidad cristiana de los orígenes. Nos habla de ella Santiago en su Carta. Es una comunidad en crisis, en dificultad, no tanto por las persecuciones, cuanto porque en su seno existen celos y disputas (cf. St 3, 14-16). Y el Apóstol se pregunta el porqué de esta situación. Encuentra dos motivos principales: el primero es el dejarse dominar por las pasiones, por la dictadura de sus deseos de placer, de su egoísmo (cf. St 4, 1-2a); el segundo es la falta de oración —«no pedís» (St 4, 2b)— o la presencia de una oración que no se puede definir como tal –«pedís y no recibís, porque pedís mal, con la intención de satisfacer vuestras pasiones» (St 4, 3).
  • 10. Esta situación cambiaría, según Santiago, si la comunidad unida hablara con Dios, si orara realmente de modo asiduo y unánime. Incluso hablar sobre Dios, de hecho, corre el riesgo de perder su fuerza interior y el testimonio se desvirtúa si no están animados, sostenidos y acompañados por la oración, por la continuidad de un diálogo vivo con el Señor. Una advertencia importante también para nosotros y para nuestras comunidades, sea para las pequeñas, como la familia, sea para las más grandes, como la parroquia, la diócesis ORACION ANTE LOS ICONOS o la Iglesia entera. ..la PALABRA lo inspira y evangeliza, la IMAGEN que visibiliza la palabra bíblica y lleva a Y me hace pensar que oraban en esta comunidad de los ojos lo que la palabra transmite al oído; Santiago, pero oraban mal, sólo por sus propias la ORACIÓN, plegaria litúrgica en la que resuena pasiones. la voz de la Iglesia y se consuma la Comunión de los Santos en un Debemos aprender siempre de nuevo a orar bien, mismo Espíritu. orar realmente, orientarse hacia Dios y no hacia el propio bien.
  • 11. La comunidad, en cambio, que acompaña a Pedro mientras se halla en la cárcel, es una comunidad que ora verdaderamente, durante toda la noche, unida. Y es una alegría incontenible la que invade el corazón de todos cuando el Apóstol llama inesperadamente a la puerta. Son la alegría y el asombro ante la acción de Dios que escucha. Así, la Iglesia eleva su oración por Pedro; y a la Iglesia vuelve él para narrar «cómo el Señor lo sacó de la cárcel» (Hch 12, 17).
  • 12. En aquella Iglesia en la que está puesto como roca (cf. Mt 16, 18), Pedro narra su «Pascua» de liberación: experimenta que en seguir a Jesús está la verdadera libertad, que nos envuelve la luz deslumbrante de la Resurrección y por esto se puede testimoniar hasta el martirio que el Señor es el Resucitado y «realmente el Señor ha mandado a su ángel para librarlo de las manos de Herodes» (cf. Hch 12, 11). El martirio que sufrirá después en Roma lo unirá definitivamente a Cristo, que le había dicho: cuando seas viejo, otro te llevará adonde no quieras, para indicar con qué muerte iba a dar gloria a Dios (cf. Jn 21, 18-19). tabla del retablo de Púbol, Bernat Martorell yuxtapone a la imagen de la liberación de Pedro por el ángel, la de su encuentro con Cristo en las afueras de Roma. Éste se le aparece con la cruz a cuestas cuando el apóstol intenta abandonar la ciudad huyendo de la persecución de Nerón contra los cristianos. Pedro le pregunta Quo vadis, domine? (¿Adónde vas, Señor?). Cristo le responde A Roma para que me crucifiquen por segunda vez. La respuesta de Cristo le hace comprender que debe regresar a la ciudad y correr la suerte del resto de los cristianos. Poco después será crucificado.
  • 13. Queridos hermanos y hermanas, el episodio de la liberación de Pedro narrado por san Lucas nos dice que la Iglesia, cada uno de nosotros, atraviesa la noche de la prueba, pero lo que nos sostiene es la vigilancia incesante de la oración. También yo, desde el primer momento de mi elección a Sucesor de san Pedro, siempre me he sentido sostenido por vuestra oración, por la oración de la Iglesia, sobre todo en los momentos más difíciles. Lo agradezco de corazón.
  • 14. Con la oración constante  nos da la y confiada el Señor nos serenidad del libra de las cadenas, corazón para nos guía para atravesar afrontar las cualquier noche de dificultades de la prisión que pueda vida, atenazar nuestro incluso el rechazo, corazón,  la oposición y la persecución.
  • 15. El episodio de Pedro muestra esta fuerza de la oración. Y el Apóstol, aunque esté en cadenas, se siente tranquilo, con la certeza de que nunca está solo: la comunidad está orando por él, el Señor está cerca de él; más aún, sabe que «la fuerza de Cristo se manifiesta plenamente en la debilidad» (2 Co 12, 9). La oración constante y unánime es un instrumento valioso también para superar las pruebas que puedan surgir en el camino de la vida, porque estar unidos a Dios es lo que nos permite estar también profundamente unidos los unos a los otros. Gracias.
  • 16. Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Costa Rica, Perú, Chile, Argentina, México y otros países latinoamericanos. Invito a todos a experimentar cómo la oración constante y de la comunidad unida es un precioso instrumento para superar las dificultades que surgen en el camino de la vida, porque cuando estamos profundamente unidos a Dios, estamos también unidos a los hermanos. Muchas gracias.