SlideShare una empresa de Scribd logo
EL FIN DEL MUNDO
A LA CASA VINIMOS LOS CUATRO. Pero ahora sólo estoy yo y, para ser sincero, no sé por
cuánto tiempo más. Si no fuera por la sangre en mi puño creería que he alucinado todo.
Mi madre me dijo desde muy chico que yo era especial, que tenía mucha imaginación.
Efectivamente de pequeño me ocurrieron hechos extraños a los que luego, de adulto, les resté
importancia. El primero que recuerdo fue el del caballito. Me gustaba jugar con mi hermano
a los indios, íbamos correteándonos por la casa con nuestros arcos hechos con ramitas. Mi
hermano corría más rápido; soy el menor. Recuerdo que un día, en medio de una corrida, me
imaginé que sentado encima de algún animal que corriera rápido tal vez podría alcanzarlo; y
en ese justo momento encontré frente a mí un caballito de madera que hasta ese momento no
sabía que existía. No sólo no sabía de la existencia de ese caballito de madera, sino que no
estaba seguro de haber visto ni oído hablar jamás de un animal llamado caballo, ni siquiera
en las películas; era como haber imaginado el animal y que el caballo de pronto existiera
desde siempre. Luego me ocurrió lo mismo con otras cosas; siempre de niño, y de la misma
forma; como si mi mente tuviera la capacidad, por sí misma, de crear objetos y seres, de hacer
que de pronto existieran. De grande estas cosas dejaron de pasarme, y nunca volví a darles
mayor importancia a aquellas ideas y recuerdos insólitos.
Sin embargo, hace algunos meses empecé a percibir nuevamente cosas extrañas. Pero esta
vez es diferente de la capacidad creadora que tenía de niño; ahora, por el contrario, siento
como si eliminara cosas, como si las borrara de la faz de la tierra, y no sólo cosas. Tengo una
idea, por ejemplo, que resulta realmente extraña; se lo comenté a Michelle que me miró como
diciendo estás loco. Siento como si antes hubiese habido montañas en nuestra ciudad, a pesar
de que la ciudad está en medio de una enorme llanura, tengo el extraño recuerdo de que había
montañas. Recuerdo haber salido incluso a escalar algunos cerros con Adrián; pero supongo
que no existió jamás nada de eso. Sólo llanura. También me sucede algo similar con cosas
más domésticas; tengo el recuerdo de que había un gigantesco árbol en el jardín de mi casa;
pero sin embargo no hay ningún tronco viejo, no hay raíces secas… no hubo nunca un árbol
allí. Recuerdo también (más extraño aún) haber hablado largamente con algunos vecinos que
tampoco existen; incluso tengo la idea de haber sido muy amigo de alguien que vivía a unas
cuadras de mi casa, en una parte del barrio por donde creo que me gustaba caminar y que
tampoco existe; ni mi amigo, ni esa parte del barrio. Todo eso está sin embargo en mi
memoria como los recuerdos de un sueño, y, aunque sé en realidad que nada de eso existe,
siento que yo lo imaginaba y existía, y que ahora lo dejé de imaginar y dejó de existir. Estrés,
me dijo el médico; estrés, me dijo Michelle; ¿siendo tan joven?, sí, siendo tan joven.
Necesitas descanso. Por eso decidimos venir a pasar una semana a la quinta; los cuatro, de
eso estoy seguro: Adrián, Lupita, Michelle y yo. Entre Michelle y yo no pasa todavía nada
serio, porque Adrián y Lupita ya hace tiempo que. Pero Michelle es (o era) mucho más
reservada, mucho más tímida, mucho más delicada que Lupita, en todo sentido, y más
hermosa. También pensé que la semana de vacaciones podía servir para eso; para Michelle y
yo. Pero parece haberse transformado todo en una gran tragedia; y la sangre en mi mano.
Primero fue Lupita. Estábamos por almorzar, Michelle había preparado un pollo con
verduras grilladas (delicioso, Michelle). Yo estaba colocando los platos en la mesa y Adrián
y Lupita fumaban en la galería; eso creí, creí que fumaban, los dos; Adrián y Lupita, pero
viene Adrián y me pregunta ¿por qué pusiste cuatro platos? Cómo, le digo, para nosotros.
¿Nosotros quiénes? Me dice. Nosotros, vos, Michelle, Lupita y yo. Me lanzó una mirada
terrible; más que lanzarla, la disparó, la clavó fulminante como un bisturí sobre mí,
hundiéndola hasta el hueso. Sin decir nada agarró uno de los platos y lo estrelló contra la
pared. Me quedé un momento perplejo; sin duda habían discutido, y fuerte. Preferí quedarme
callado. Di un rodeo a la mesa para levantar los restos del plato, pero… (allí me quedé
definitivamente sin palabras)… el plato estrellado contra la pared… No había vidrios en el
suelo, no había plato roto, no había nada… Miré con mi mejor cara de estúpido a Adrián que
ahora sonreía; con una sonrisa vacía, autómata.
Durante el almuerzo prácticamente no hablé; por supuesto que Lupita no vino. Yo miraba
a Michelle tratando de decirle con la mirada andá a ver cómo está Lupita, querés, no te quedes
ahí sentada. Pero ella nada, y también me sonreía, ¡ridículo!, como si no pasara nada, y
hablaba con Adrián, que esto y que aquello, que pan que pin. Y yo como un estúpido.
Durante toda la tarde traté de estar un momento a solas con Michelle, pero siempre
Adrián. Lupita seguía sin aparecer. En ese momento pensé que la pelea había sido más fuerte
de lo que creía. ¿Se habría ido? No, no había forma, el colectivo había pasado temprano a la
mañana y el pueblo más cercano estaba a quince kilómetros. Y Adrián y Michelle se miraban,
yo veía que se miraban, y en el cruce de miradas había algo que ellos sabían y yo no. Un
vocabulario preciso y exacto que yo no comprendía.
Decidí salir a buscarla; recorrí el huerto de frutales, el bosquecito de la barranca, el arroyo,
los alrededores de la quinta. Grité su nombre, la llamé varias veces, primero tímidamente
para que Adrián no escuchara, pero después a los gritos, sin importarme lo que pensara. Pero
no la encontré por ningún lado. Lupita no estaba.
Volví a la casa; la tarde ya empezaba a caer rojiza detrás de los cerros. Michelle y Adrián
conversaban risueñamente en la galería mientras mateaban.
Adrián, escuchame, ¿qué pasó con Lupita, dónde está?
Se rieron. Se miraron entre los dos y estallaron en cómplice carcajada. Qué carajos les
pasa, grité. Pero lo único que logré fue alimentar su carcajada. Entonces enfurecí; se me subió
el odio a la cabeza, y también los celos, horribles celos. Me fui arriba y me encerré en el
cuarto a triturar mi bronca con los dientes.
Estaba cansado, y a pesar del enojo terminé quedándome dormido. Me desperté a mitad
de la noche. Me levanté y fui hasta el cuarto de Michelle.
La miré, dormida, moviendo casi imperceptiblemente los labios, murmurando algo en algún
lugar que no era allí, hermosa en su sueño. Te acordás Michelle esa tarde en el parque, te
acordás que me tomaste del brazo y caminamos despacio sobre el otoño que susurraba
húmedo bajo nuestros pies. Te acordás el aroma Michelle, el aroma de aquella tarde y las
primeras gotas que mojaron tu piel blanca, de azúcar. Y corrimos riendo a refugiarnos debajo
de un árbol enorme, pero igual nos empapamos, y me miraste, y no me animé a darte un beso,
hermosa Michelle.
La sacudí suavemente. Abrió los ojos y puso su mano en mi rostro. Qué pasó con Lupita,
le pregunté. Quedate tranquilo Mariano, no pasa nada, mañana te cuento. Estoy seguro que
dijo eso, mañana te cuento. Pero no volví a verla. A Michelle, digo. Al levantarme por la
mañana fui a su cuarto; la cama estaba tendida y todo el cuarto ordenado. No estaba ni la
ropa, ni el bolso. Y había olor a encierro, como si nadie hubiera usado el cuarto en semanas.
Fui apurado al cuarto de Adrián y Lupita, golpeé y nadie respondió. Entré; la cama estaba
desecha y revuelta. Había una silla con un montón de ropa desordenada; la revisé y vi que
era toda ropa de Adrián. Después abrí el placar, adentro había también sólo ropa suya, no
había nada de Lupita. Bajé a la cocina mientras gritaba ¡Adrián!, ¡¿dónde están Michelle y
Lupita?! Pero Adrián no estaba en la cocina. Lo llamé por la casa, y no respondió. Salí y
comencé a recorrer la quinta llamando a gritos a Michelle y Adrián. Volví a ir a los frutales,
volví a buscar en la barranca, volví a bajar al arroyo. Pero no los encontré. Fui hasta los
portones de la quinta y salí al camino de tierra. Seguí gritando y hasta busqué sus huellas en
el suelo. Pero nada, no estaban. Volví para la casa y allí estaba finalmente Adrián, solo,
leyendo en el jardín con el mate al lado. Fui decidido y con voz firme le pregunté ¡¿dónde
están Michelle y Lupita?! Me miró por encima del libro y sencillamente respondió ¿quiénes?
Lo agarré del cuello ¡no te hagas el boludo, Adrián, decime qué carajo pasó con Michelle y
Lupita! Vi su cara de asustado. ¡Pará, Mariano, qué te pasa! Lo levanté del cuello y lo empujé
al suelo mientras él seguía gritando pará, estás loco. ¡Decime qué carajo hiciste con Michelle
y Lupita!, le gritaba… y le pegaba, le pegaba en la cara y sangraba ya por la boca.
En medio del forcejeo de pronto se soltó y salió corriendo hacia la casa. Lo seguí. Al abrir
la puerta de entrada sentí sus pasos subiendo la escalera. Subí detrás de él y escuché el
estampido de la puerta de su cuarto cerrándose. No sólo la oí; la vi, vi la puerta al cerrarse.
Me apuré antes de que pudiera cerrar la llave y me lancé con fuerza contra la puerta creyendo
que debería forcejear para entrar; pero no. Empujé con el hombro la puerta mientras bajaba
la manija; la puerta se abrió sin resistencia alguna y por el envión que traía caí al suelo. Me
tapé la cara suponiendo que vendría algún golpe de Adrián. Pero entonces me di cuenta de
que el cuarto estaba vacío; Adrián no estaba. Miré la ventana pensando que tal vez… pero
estaba cerrada y con la persiana baja. En ese momento me di cuenta de que el cuarto estaba
ordenado, y el horror fue completo cuando noté que no había ropa tirada, ni tampoco en el
placar, y el olor, el mismo olor a semanas de encierro. Pensé en los otros cuartos, tal vez la
puerta no había sido ésa y se había encerrado en otro cuarto, pero nada. Adrián no estaba,
había desaparecido también él. Me tomé la cabeza con desesperación, temblando. Entonces
me miré el puño. La sangre de Adrián estaba allí, roja, fresca, tibia.
Y es eso, la sangre, lo único que me hace pensar que no enloquecí, porque prueba que al
menos Adrián estaba acá conmigo. No sé qué ocurre. Me arranco los pelos y me golpeo la
frente con la palma de la mano pero no comprendo. Estábamos los cuatro, estoy seguro de
que vinimos los cuatro: Adrián, Lupita, Michelle y yo. He pensado en ir a la policía, el
Citroën todavía está allí afuera, pero no sé si será buena idea. Tengo marcas en los puños y
en el rostro. Soy un perfecto sospechoso… pero voy a hacerlo, con la verdad se triunfa.
Aunque me tratarán de loco… o no, más bien de asesino.
He pasado recién frente al espejo del pasillo y el reflejo que vi fue difuso y extraño. Me
acerqué para tratar de verme mejor pero me veía el rostro borroso. Limpié el espejo pero no
era el espejo porque ahora me miro las manos y también se ven borrosas. Puede ser que un
golpe en la cabeza durante la pelea me haya afectado la vista… Pero no es así, porque a los
objetos los veo bien, sólo me veo borroso a mí mismo. Empiezo también a sentir frío, tal vez
sea fiebre. Me senté un momento para tranquilizarme. He bajado ahora a la cocina a tomar
un vaso de agua. Pero sigo empeorando. Los dedos de mis manos parecen esfumarse desde
las puntas. De la mitad de la uña hacia arriba son… transparentes, sí, transparentes. Y toco
esa parte y siento como si tocara, no lo sé, polvo o espuma. Todo esto me trae de nuevo el
recuerdo ese que le contaba de chiquito a veces a mi mamá; ella se asustaba, se ponía muy
seria, me tomaba de los brazos y me decía no me vuelvas a contar eso otra vez que no me
gusta. Era también como el recuerdo de un sueño, un sueño lejano, viejo, pero siempre
presente. Era la sensación de haber estado desde antes, digo de haber existido antes; no me
refiero a haber tenido otra vida, sino de estar en el universo desde antes que todas las cosas,
de existir desde siempre, desde antes que el mundo.
He decidido irme de la casa para buscar ayuda pero no encuentro las llaves del auto. El
miedo y la desesperación no me ayudan tampoco a poder encontrarlas. He comenzado a sentir
un ruido permanente que flota en el ambiente, estático. Es como un murmullo, como el
murmullo muy lejano de una enorme multitud, y no sé por qué me da la idea de un murmullo
antiguo. Las llaves no están.
Mi horror aumenta. He querido revisar de nuevo en los bolsillos de los pantalones que
están tirados en mi cuarto pero ahora también los pantalones se ven borrosos y algunos han
desaparecido. Toda la ropa se ve borrosa, y las colchas y los colchones. Los
electrodomésticos se han esfumado todos. Los muebles también comienzan de a poco a verse
borrosos, las puertas, las camas. La casa entera pareciera querer vaciarse de todo su
contenido. El murmullo aumenta.
Toda la planta alta se iluminado con luz solar en forma repentina. La luz entró desde
arriba, a través del techo, que también ha desaparecido. Se ve el cielo límpido, claro y sin
nubes. Voy bajando la escalera, voy a abandonar la casa antes de que me devore en su
autodestrucción. Ya no queda nada, está completamente vacía; sin puertas, sin ventanas, sólo
la piedra. La piedra primigenia, antigua. Oigo ahora, entre el murmullo que inunda el aire,
como un fondo de trompetas o clarines, muy lejanos, casi inaudibles.
El auto ha desaparecido también. Me he alejado corriendo de la casa. El portón de la
quinta ya no está. El camino de tierra está desierto. Voy corriendo desesperado y me tapo los
oídos para no oír el murmullo en el aire que es cada vez más fuerte. Pero mis manos
translúcidas no detienen el sonido. Los árboles a lo lejos parecen desaparecer detrás de una
niebla blanca y brillante. Sigo corriendo pero la niebla se acerca cada vez más. Pienso en
correr hacia atrás para escapar pero detrás de mí la niebla también avanza. Me detengo
aterrorizado. El murmullo se hace potente y comienzo a distinguir como voces que cantan,
pero son voces diferentes de las que jamás oí. No puedo explicarlo pero no es con los oídos
que las escucho, es una sensación que percibo dentro de mí, como en el pecho.
Todo se hace blanco, y más y más brillante. Los árboles, las plantas, las piedras
desaparecen fundiéndose al blanco resplandor que devora todo y se expande hacia el azul del
cielo en todo el firmamento. Debajo de mis pies, que no siento porque ya no existen, el suelo
se desvanece en el fulgor de la nada, que es ya total. Ya no hay ningún elemento a mi
alrededor, ni sobre mí ni debajo de mí. La bruma brillante va invadiendo mi cuerpo, y a
medida que avanza dejo de sentir las partes que se esfuman. Mi torso ha desaparecido, mi
pecho, mi cuello. Ya no respiro pero sigo aquí. Pierdo el sentido de tacto en mi lengua, en
mis labios, veo desaparecer la prominencia de mi nariz y dejo de percibir la sensación de
tener ojos. La bruma blanca y brillante lo cubre todo, lo es todo.
Los clarines estridentes se aproximan, el potente murmullo se hace un bramido de
multitud. El tiempo parece también haber desaparecido, porque me doy cuenta, ahora en
forma clara y lúcida, de que estoy aquí flotando desde siempre, que esto es antiguo, que soy
antiguo. Ya no puedo seguir imaginando a Michelle, ni a Lupita, ni a Adrián… ni a los
hombres; dejo de imaginar, es el fin del mundo, regreso a Dios.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Aquel que enloquecio de amor
Aquel que enloquecio de amorAquel que enloquecio de amor
Aquel que enloquecio de amor
RoberthPauta
 
Cerdito
CerditoCerdito
Khalid B. T. - Falsas promesas
Khalid B. T. - Falsas promesasKhalid B. T. - Falsas promesas
Khalid B. T. - Falsas promesas
Khalid B. T.
 
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcion
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcionClase castellano 5-05-08-19_la descripcion
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcion
IETI AJC Olga Lucía Lloreda
 
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castilloAl otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
África Lorente Castillo
 
El mundo de amy
El mundo de amyEl mundo de amy
El mundo de amy
LupitaOMG Garmendia
 
Historias para no dormir
Historias para no dormirHistorias para no dormir
Historias para no dormir
auroradolz
 
Burdel de las parafilias.
Burdel de las parafilias.Burdel de las parafilias.
Burdel de las parafilias.
leidi alonso
 
La historia inconclusa de Li
La historia inconclusa de LiLa historia inconclusa de Li
La historia inconclusa de Li
MIRELLA
 
No era puta ni barata.
No era puta ni barata.No era puta ni barata.
No era puta ni barata.
cielogeremia
 
Sueño dentro de un Sueño
Sueño dentro de un SueñoSueño dentro de un Sueño
Sueño dentro de un Sueño
G. Levy
 
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
Reina Vargas
 
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcelNoticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
Maxi De Diego Pérez
 
Cuentos proyecto
Cuentos proyectoCuentos proyecto
Cuentos proyecto
escuela zorrilla
 
Ejemplo de una obra de teatro
Ejemplo de una obra de teatroEjemplo de una obra de teatro
Ejemplo de una obra de teatro
Eva Tiirado
 
El mexicano y_la_muerte
El mexicano y_la_muerteEl mexicano y_la_muerte
El mexicano y_la_muerte
Laurencemarlioz
 
2ºc
2ºc2ºc
Realismo
RealismoRealismo
Cuentos 5ºb
Cuentos 5ºbCuentos 5ºb
Cuentos 5ºb
Óscar Antona Álvaro
 
2ºd
2ºd2ºd

La actualidad más candente (20)

Aquel que enloquecio de amor
Aquel que enloquecio de amorAquel que enloquecio de amor
Aquel que enloquecio de amor
 
Cerdito
CerditoCerdito
Cerdito
 
Khalid B. T. - Falsas promesas
Khalid B. T. - Falsas promesasKhalid B. T. - Falsas promesas
Khalid B. T. - Falsas promesas
 
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcion
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcionClase castellano 5-05-08-19_la descripcion
Clase castellano 5-05-08-19_la descripcion
 
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castilloAl otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
 
El mundo de amy
El mundo de amyEl mundo de amy
El mundo de amy
 
Historias para no dormir
Historias para no dormirHistorias para no dormir
Historias para no dormir
 
Burdel de las parafilias.
Burdel de las parafilias.Burdel de las parafilias.
Burdel de las parafilias.
 
La historia inconclusa de Li
La historia inconclusa de LiLa historia inconclusa de Li
La historia inconclusa de Li
 
No era puta ni barata.
No era puta ni barata.No era puta ni barata.
No era puta ni barata.
 
Sueño dentro de un Sueño
Sueño dentro de un SueñoSueño dentro de un Sueño
Sueño dentro de un Sueño
 
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
Argeneau 01 -_mordisco_rã¡pido[1]
 
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcelNoticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
Noticia de la mujer que no quería salir de la cárcel
 
Cuentos proyecto
Cuentos proyectoCuentos proyecto
Cuentos proyecto
 
Ejemplo de una obra de teatro
Ejemplo de una obra de teatroEjemplo de una obra de teatro
Ejemplo de una obra de teatro
 
El mexicano y_la_muerte
El mexicano y_la_muerteEl mexicano y_la_muerte
El mexicano y_la_muerte
 
2ºc
2ºc2ºc
2ºc
 
Realismo
RealismoRealismo
Realismo
 
Cuentos 5ºb
Cuentos 5ºbCuentos 5ºb
Cuentos 5ºb
 
2ºd
2ºd2ºd
2ºd
 

Destacado

CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Foer...
CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Foer...CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Foer...
CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Foer...
Markus Tonn
 
Propuesta de solucion al problema de niños marginados
Propuesta de solucion al problema de niños marginadosPropuesta de solucion al problema de niños marginados
Propuesta de solucion al problema de niños marginados
stefanie29
 
Theater basel monatsinfo april 2013
Theater basel monatsinfo april 2013Theater basel monatsinfo april 2013
Theater basel monatsinfo april 2013
Bâle Région Mag
 
Theater basel premiereninfo september 2013
Theater basel premiereninfo september 2013Theater basel premiereninfo september 2013
Theater basel premiereninfo september 2013Bâle Région Mag
 
Unsere familien 2ºeso
Unsere familien 2ºesoUnsere familien 2ºeso
Unsere familien 2ºesomsanabri
 
Los sentidos
Los sentidosLos sentidos
Los sentidos
Madanga
 
Projektmanagement für HAK-Maturanten
Projektmanagement für HAK-MaturantenProjektmanagement für HAK-Maturanten
Projektmanagement für HAK-Maturanten
Karl Piaty
 
P Ower HernáN
P Ower HernáNP Ower HernáN
P Ower HernáN
marcelamanriquez
 
Tag der offenen Tür
Tag der offenen TürTag der offenen Tür
Tag der offenen Türguest9f6e886
 
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
lernet
 
Senior Sem Ppt
Senior Sem PptSenior Sem Ppt
Senior Sem Ppt
guest96007e
 
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
Markus Tonn
 
Thinkiandfriends
ThinkiandfriendsThinkiandfriends
Estefania parra
Estefania parraEstefania parra
Estefania parra
estefania121
 
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
Markus Tonn
 
Introduction to Open Access (in German)
Introduction to Open Access (in German)Introduction to Open Access (in German)
Introduction to Open Access (in German)open-access.net
 
Cultura 1
Cultura 1Cultura 1
Cultura 1
Paurodi
 
La regional castilla la mancha
La regional castilla la manchaLa regional castilla la mancha
La regional castilla la mancha
Estudios De Audiencia
 

Destacado (20)

CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Foer...
CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Foer...CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Foer...
CONSULT 2010 | Hamm: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Foer...
 
Propuesta de solucion al problema de niños marginados
Propuesta de solucion al problema de niños marginadosPropuesta de solucion al problema de niños marginados
Propuesta de solucion al problema de niños marginados
 
Theater basel monatsinfo april 2013
Theater basel monatsinfo april 2013Theater basel monatsinfo april 2013
Theater basel monatsinfo april 2013
 
Theater basel premiereninfo september 2013
Theater basel premiereninfo september 2013Theater basel premiereninfo september 2013
Theater basel premiereninfo september 2013
 
Unsere familien 2ºeso
Unsere familien 2ºesoUnsere familien 2ºeso
Unsere familien 2ºeso
 
Los sentidos
Los sentidosLos sentidos
Los sentidos
 
Projektmanagement für HAK-Maturanten
Projektmanagement für HAK-MaturantenProjektmanagement für HAK-Maturanten
Projektmanagement für HAK-Maturanten
 
P Ower HernáN
P Ower HernáNP Ower HernáN
P Ower HernáN
 
Tag der offenen Tür
Tag der offenen TürTag der offenen Tür
Tag der offenen Tür
 
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
Yves Peters: E-Learning bei der Hager-Tehalit Vertriebs GmbH & Co. KG.
 
Senior Sem Ppt
Senior Sem PptSenior Sem Ppt
Senior Sem Ppt
 
social networks
social networkssocial networks
social networks
 
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...
CONSULT 2010 | Loehne: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
 
Thinkiandfriends
ThinkiandfriendsThinkiandfriends
Thinkiandfriends
 
Bcbgeneration
BcbgenerationBcbgeneration
Bcbgeneration
 
Estefania parra
Estefania parraEstefania parra
Estefania parra
 
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung |  Fo...
CONSULT 2010 | Herten: Foerderung - Finanzierung fuer Existenzgruendung | Fo...
 
Introduction to Open Access (in German)
Introduction to Open Access (in German)Introduction to Open Access (in German)
Introduction to Open Access (in German)
 
Cultura 1
Cultura 1Cultura 1
Cultura 1
 
La regional castilla la mancha
La regional castilla la manchaLa regional castilla la mancha
La regional castilla la mancha
 

Similar a El fin del mundo

2015 diario de viaje
2015 diario de viaje2015 diario de viaje
2015 diario de viaje
Josefina Delia
 
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo ReyEjercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
Guayabal15
 
Una chica y un muchacho[1]
Una chica y un muchacho[1]Una chica y un muchacho[1]
Una chica y un muchacho[1]
CristelaMacin
 
Cuentos
Cuentos Cuentos
Claridad y oscuridad
Claridad y oscuridadClaridad y oscuridad
Claridad y oscuridad
Mairim Soledad
 
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
María Ernestina ALONSO
 
El llanto de las caléndulas
El llanto de las caléndulasEl llanto de las caléndulas
El llanto de las caléndulas
Nombre Apellidos
 
Poderosa
PoderosaPoderosa
culpa nuestra.pdf.pdf
culpa nuestra.pdf.pdfculpa nuestra.pdf.pdf
culpa nuestra.pdf.pdf
SUSANAECHEVERRI4
 
Cuentos de Varro
Cuentos de VarroCuentos de Varro
Cuentos de Varro
Enveces
 
MUJERES.pdf
MUJERES.pdfMUJERES.pdf
...La casa...
...La casa......La casa...
...La casa...
biblioxaquin
 
Sariak batx narración
Sariak batx narraciónSariak batx narración
Sariak batx narración
xabier_ansola
 
RELATOS DE TERROR
RELATOS DE TERRORRELATOS DE TERROR
RELATOS DE TERROR
Begoruano
 
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±alDavid wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
Luis Martinez
 
El terrible libro de eddie
El terrible libro de eddieEl terrible libro de eddie
El terrible libro de eddie
blancalite
 
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANONE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
STAROSTA1000
 
El hombre-del-labio-retorcido
El hombre-del-labio-retorcidoEl hombre-del-labio-retorcido
El hombre-del-labio-retorcido
EMPRESAS Y NEGOCIOS
 
Stilton1
Stilton1Stilton1
Stilton1
alcaclikc
 
Presentación final de cuentos en imágenes
Presentación final de cuentos en imágenesPresentación final de cuentos en imágenes
Presentación final de cuentos en imágenes
Beatriz Comella
 

Similar a El fin del mundo (20)

2015 diario de viaje
2015 diario de viaje2015 diario de viaje
2015 diario de viaje
 
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo ReyEjercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
Ejercicio de escritura en la Institucion Educativa Cristo Rey
 
Una chica y un muchacho[1]
Una chica y un muchacho[1]Una chica y un muchacho[1]
Una chica y un muchacho[1]
 
Cuentos
Cuentos Cuentos
Cuentos
 
Claridad y oscuridad
Claridad y oscuridadClaridad y oscuridad
Claridad y oscuridad
 
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
"El collar de perlas" de Fernando Ollivieri
 
El llanto de las caléndulas
El llanto de las caléndulasEl llanto de las caléndulas
El llanto de las caléndulas
 
Poderosa
PoderosaPoderosa
Poderosa
 
culpa nuestra.pdf.pdf
culpa nuestra.pdf.pdfculpa nuestra.pdf.pdf
culpa nuestra.pdf.pdf
 
Cuentos de Varro
Cuentos de VarroCuentos de Varro
Cuentos de Varro
 
MUJERES.pdf
MUJERES.pdfMUJERES.pdf
MUJERES.pdf
 
...La casa...
...La casa......La casa...
...La casa...
 
Sariak batx narración
Sariak batx narraciónSariak batx narración
Sariak batx narración
 
RELATOS DE TERROR
RELATOS DE TERRORRELATOS DE TERROR
RELATOS DE TERROR
 
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±alDavid wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
David wilkerson -_la_cruz_y_el_puã±al
 
El terrible libro de eddie
El terrible libro de eddieEl terrible libro de eddie
El terrible libro de eddie
 
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANONE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
 
El hombre-del-labio-retorcido
El hombre-del-labio-retorcidoEl hombre-del-labio-retorcido
El hombre-del-labio-retorcido
 
Stilton1
Stilton1Stilton1
Stilton1
 
Presentación final de cuentos en imágenes
Presentación final de cuentos en imágenesPresentación final de cuentos en imágenes
Presentación final de cuentos en imágenes
 

Más de Santiago Clement

Recuerdos de otro
Recuerdos de otroRecuerdos de otro
Recuerdos de otro
Santiago Clement
 
Brochure Proyecto De Luz
Brochure Proyecto De LuzBrochure Proyecto De Luz
Brochure Proyecto De Luz
Santiago Clement
 
Presentación ympacto+
Presentación ympacto+Presentación ympacto+
Presentación ympacto+
Santiago Clement
 
Italo calvino, el Baron Rampante
Italo calvino, el Baron RampanteItalo calvino, el Baron Rampante
Italo calvino, el Baron Rampante
Santiago Clement
 
Compra Positiva
Compra PositivaCompra Positiva
Compra Positiva
Santiago Clement
 
Presentacion ledesma
Presentacion ledesmaPresentacion ledesma
Presentacion ledesma
Santiago Clement
 
Detrás del origen
Detrás del origenDetrás del origen
Detrás del origen
Santiago Clement
 
Tiempo muerto
Tiempo muertoTiempo muerto
Tiempo muerto
Santiago Clement
 
En el rumor de las olas
En el rumor de las olasEn el rumor de las olas
En el rumor de las olas
Santiago Clement
 
La planta
La plantaLa planta
La planta
Santiago Clement
 
En la luna
En la lunaEn la luna
En la luna
Santiago Clement
 
El rostro de dios
El rostro de diosEl rostro de dios
El rostro de dios
Santiago Clement
 
Ni una sombra
Ni una sombraNi una sombra
Ni una sombra
Santiago Clement
 
Señales
SeñalesSeñales
Hormigueo
HormigueoHormigueo
Hormigueo
Santiago Clement
 
Anhelos de juan
Anhelos de juanAnhelos de juan
Anhelos de juan
Santiago Clement
 
Eternos instantes de Arregui
Eternos instantes de Arregui Eternos instantes de Arregui
Eternos instantes de Arregui
Santiago Clement
 
El veterano armiño gomez recuerdos de otro
El veterano armiño gomez   recuerdos de otroEl veterano armiño gomez   recuerdos de otro
El veterano armiño gomez recuerdos de otro
Santiago Clement
 
Recuerdos de otro
Recuerdos de otroRecuerdos de otro
Recuerdos de otro
Santiago Clement
 
Prólogo recuerdos de otro
Prólogo   recuerdos de otroPrólogo   recuerdos de otro
Prólogo recuerdos de otro
Santiago Clement
 

Más de Santiago Clement (20)

Recuerdos de otro
Recuerdos de otroRecuerdos de otro
Recuerdos de otro
 
Brochure Proyecto De Luz
Brochure Proyecto De LuzBrochure Proyecto De Luz
Brochure Proyecto De Luz
 
Presentación ympacto+
Presentación ympacto+Presentación ympacto+
Presentación ympacto+
 
Italo calvino, el Baron Rampante
Italo calvino, el Baron RampanteItalo calvino, el Baron Rampante
Italo calvino, el Baron Rampante
 
Compra Positiva
Compra PositivaCompra Positiva
Compra Positiva
 
Presentacion ledesma
Presentacion ledesmaPresentacion ledesma
Presentacion ledesma
 
Detrás del origen
Detrás del origenDetrás del origen
Detrás del origen
 
Tiempo muerto
Tiempo muertoTiempo muerto
Tiempo muerto
 
En el rumor de las olas
En el rumor de las olasEn el rumor de las olas
En el rumor de las olas
 
La planta
La plantaLa planta
La planta
 
En la luna
En la lunaEn la luna
En la luna
 
El rostro de dios
El rostro de diosEl rostro de dios
El rostro de dios
 
Ni una sombra
Ni una sombraNi una sombra
Ni una sombra
 
Señales
SeñalesSeñales
Señales
 
Hormigueo
HormigueoHormigueo
Hormigueo
 
Anhelos de juan
Anhelos de juanAnhelos de juan
Anhelos de juan
 
Eternos instantes de Arregui
Eternos instantes de Arregui Eternos instantes de Arregui
Eternos instantes de Arregui
 
El veterano armiño gomez recuerdos de otro
El veterano armiño gomez   recuerdos de otroEl veterano armiño gomez   recuerdos de otro
El veterano armiño gomez recuerdos de otro
 
Recuerdos de otro
Recuerdos de otroRecuerdos de otro
Recuerdos de otro
 
Prólogo recuerdos de otro
Prólogo   recuerdos de otroPrólogo   recuerdos de otro
Prólogo recuerdos de otro
 

Último

nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
ssuser051762
 
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdfCASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
betianarivero7
 
Salvador Dalí artista biografía obras historia
Salvador Dalí artista biografía obras historiaSalvador Dalí artista biografía obras historia
Salvador Dalí artista biografía obras historia
jhonatanarenas10
 
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
RoinerFigueroa
 
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdfp4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
artnarinoempresarial
 
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
MarilinRodrguez3
 
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvkaijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
ArianaRegalado1
 
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
Grados Solórzano Tania Apellidos
 
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestreTercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
AsviSamuelSolisMarti
 
Bailes tipicos DE-VENEZULa por estados
Bailes tipicos   DE-VENEZULa por estadosBailes tipicos   DE-VENEZULa por estados
Bailes tipicos DE-VENEZULa por estados
JoseMeneses84
 
Evolucion del diseño grafico inicio historia
Evolucion del diseño grafico inicio historiaEvolucion del diseño grafico inicio historia
Evolucion del diseño grafico inicio historia
zabalaedith2024
 
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdfAforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
AbrahamVillar2
 
Renacimiento Arquitectura en el cinquecentto
Renacimiento Arquitectura en el cinquecenttoRenacimiento Arquitectura en el cinquecentto
Renacimiento Arquitectura en el cinquecentto
NicoleColindres1
 
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docxCARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
JaronCanelas
 
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
diegodelamo2024
 
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
frank0071
 
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptxMiguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
galaxport1
 
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptxPlanificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
YovelinAtauchiCalsin
 
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computadorMapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
nairelysrosales
 
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdfPASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
LuciaMelinaSilvero1
 

Último (20)

nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
nuevo Catalogo azzorti duppre campaña 10
 
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdfCASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
CASULLO-FORSTER - Itinerarios De La Modernidad (1).pdf
 
Salvador Dalí artista biografía obras historia
Salvador Dalí artista biografía obras historiaSalvador Dalí artista biografía obras historia
Salvador Dalí artista biografía obras historia
 
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
5. MATERIAL COMPLEMENTARIO (4) agregadosvpetreos.pptx
 
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdfp4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final (1).pdf.pdf
 
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
5 Plantas Aeroterrestres.docx...........
 
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvkaijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
aijaidkdksnf dfjnmncjnkdvnkdvnkwvnkvnkwrvnirvk
 
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
presentaciondenotasdepapeljuvenilrosado202406152319030000-240616042154-f172c8...
 
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestreTercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
Tercer libro de Vitruvio Arquitectura 2semestre
 
Bailes tipicos DE-VENEZULa por estados
Bailes tipicos   DE-VENEZULa por estadosBailes tipicos   DE-VENEZULa por estados
Bailes tipicos DE-VENEZULa por estados
 
Evolucion del diseño grafico inicio historia
Evolucion del diseño grafico inicio historiaEvolucion del diseño grafico inicio historia
Evolucion del diseño grafico inicio historia
 
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdfAforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
Aforismos Cultura Y Valor (Wittgenstein Ludwig) (z-lib.org).pdf
 
Renacimiento Arquitectura en el cinquecentto
Renacimiento Arquitectura en el cinquecenttoRenacimiento Arquitectura en el cinquecentto
Renacimiento Arquitectura en el cinquecentto
 
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docxCARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
CARATULA DE CUADERNO PEDAGOGICO 2024.docx
 
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
Abraxas obra diseñada por [Juan]&[Diego]
 
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
Didi-Huberman, G. - Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las im...
 
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptxMiguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
Miguel Rodríguez Presentación LOS PROCESOS GERENCIALES DEL TALENTO HUMANO.pptx
 
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptxPlanificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
Planificacion organizacion de sesion de aprend..pptx
 
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computadorMapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
Mapa mixto acerca de diseño gráfico y el computador
 
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdfPASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
PASAPALABRA 20 DE JUNIO_20240601_113703_0000.pdf
 

El fin del mundo

  • 1. EL FIN DEL MUNDO A LA CASA VINIMOS LOS CUATRO. Pero ahora sólo estoy yo y, para ser sincero, no sé por cuánto tiempo más. Si no fuera por la sangre en mi puño creería que he alucinado todo. Mi madre me dijo desde muy chico que yo era especial, que tenía mucha imaginación. Efectivamente de pequeño me ocurrieron hechos extraños a los que luego, de adulto, les resté importancia. El primero que recuerdo fue el del caballito. Me gustaba jugar con mi hermano a los indios, íbamos correteándonos por la casa con nuestros arcos hechos con ramitas. Mi hermano corría más rápido; soy el menor. Recuerdo que un día, en medio de una corrida, me imaginé que sentado encima de algún animal que corriera rápido tal vez podría alcanzarlo; y en ese justo momento encontré frente a mí un caballito de madera que hasta ese momento no sabía que existía. No sólo no sabía de la existencia de ese caballito de madera, sino que no estaba seguro de haber visto ni oído hablar jamás de un animal llamado caballo, ni siquiera en las películas; era como haber imaginado el animal y que el caballo de pronto existiera desde siempre. Luego me ocurrió lo mismo con otras cosas; siempre de niño, y de la misma forma; como si mi mente tuviera la capacidad, por sí misma, de crear objetos y seres, de hacer que de pronto existieran. De grande estas cosas dejaron de pasarme, y nunca volví a darles mayor importancia a aquellas ideas y recuerdos insólitos. Sin embargo, hace algunos meses empecé a percibir nuevamente cosas extrañas. Pero esta vez es diferente de la capacidad creadora que tenía de niño; ahora, por el contrario, siento como si eliminara cosas, como si las borrara de la faz de la tierra, y no sólo cosas. Tengo una idea, por ejemplo, que resulta realmente extraña; se lo comenté a Michelle que me miró como diciendo estás loco. Siento como si antes hubiese habido montañas en nuestra ciudad, a pesar de que la ciudad está en medio de una enorme llanura, tengo el extraño recuerdo de que había montañas. Recuerdo haber salido incluso a escalar algunos cerros con Adrián; pero supongo que no existió jamás nada de eso. Sólo llanura. También me sucede algo similar con cosas más domésticas; tengo el recuerdo de que había un gigantesco árbol en el jardín de mi casa; pero sin embargo no hay ningún tronco viejo, no hay raíces secas… no hubo nunca un árbol allí. Recuerdo también (más extraño aún) haber hablado largamente con algunos vecinos que tampoco existen; incluso tengo la idea de haber sido muy amigo de alguien que vivía a unas cuadras de mi casa, en una parte del barrio por donde creo que me gustaba caminar y que tampoco existe; ni mi amigo, ni esa parte del barrio. Todo eso está sin embargo en mi memoria como los recuerdos de un sueño, y, aunque sé en realidad que nada de eso existe, siento que yo lo imaginaba y existía, y que ahora lo dejé de imaginar y dejó de existir. Estrés, me dijo el médico; estrés, me dijo Michelle; ¿siendo tan joven?, sí, siendo tan joven. Necesitas descanso. Por eso decidimos venir a pasar una semana a la quinta; los cuatro, de eso estoy seguro: Adrián, Lupita, Michelle y yo. Entre Michelle y yo no pasa todavía nada serio, porque Adrián y Lupita ya hace tiempo que. Pero Michelle es (o era) mucho más reservada, mucho más tímida, mucho más delicada que Lupita, en todo sentido, y más
  • 2. hermosa. También pensé que la semana de vacaciones podía servir para eso; para Michelle y yo. Pero parece haberse transformado todo en una gran tragedia; y la sangre en mi mano. Primero fue Lupita. Estábamos por almorzar, Michelle había preparado un pollo con verduras grilladas (delicioso, Michelle). Yo estaba colocando los platos en la mesa y Adrián y Lupita fumaban en la galería; eso creí, creí que fumaban, los dos; Adrián y Lupita, pero viene Adrián y me pregunta ¿por qué pusiste cuatro platos? Cómo, le digo, para nosotros. ¿Nosotros quiénes? Me dice. Nosotros, vos, Michelle, Lupita y yo. Me lanzó una mirada terrible; más que lanzarla, la disparó, la clavó fulminante como un bisturí sobre mí, hundiéndola hasta el hueso. Sin decir nada agarró uno de los platos y lo estrelló contra la pared. Me quedé un momento perplejo; sin duda habían discutido, y fuerte. Preferí quedarme callado. Di un rodeo a la mesa para levantar los restos del plato, pero… (allí me quedé definitivamente sin palabras)… el plato estrellado contra la pared… No había vidrios en el suelo, no había plato roto, no había nada… Miré con mi mejor cara de estúpido a Adrián que ahora sonreía; con una sonrisa vacía, autómata. Durante el almuerzo prácticamente no hablé; por supuesto que Lupita no vino. Yo miraba a Michelle tratando de decirle con la mirada andá a ver cómo está Lupita, querés, no te quedes ahí sentada. Pero ella nada, y también me sonreía, ¡ridículo!, como si no pasara nada, y hablaba con Adrián, que esto y que aquello, que pan que pin. Y yo como un estúpido. Durante toda la tarde traté de estar un momento a solas con Michelle, pero siempre Adrián. Lupita seguía sin aparecer. En ese momento pensé que la pelea había sido más fuerte de lo que creía. ¿Se habría ido? No, no había forma, el colectivo había pasado temprano a la mañana y el pueblo más cercano estaba a quince kilómetros. Y Adrián y Michelle se miraban, yo veía que se miraban, y en el cruce de miradas había algo que ellos sabían y yo no. Un vocabulario preciso y exacto que yo no comprendía. Decidí salir a buscarla; recorrí el huerto de frutales, el bosquecito de la barranca, el arroyo, los alrededores de la quinta. Grité su nombre, la llamé varias veces, primero tímidamente para que Adrián no escuchara, pero después a los gritos, sin importarme lo que pensara. Pero no la encontré por ningún lado. Lupita no estaba. Volví a la casa; la tarde ya empezaba a caer rojiza detrás de los cerros. Michelle y Adrián conversaban risueñamente en la galería mientras mateaban. Adrián, escuchame, ¿qué pasó con Lupita, dónde está? Se rieron. Se miraron entre los dos y estallaron en cómplice carcajada. Qué carajos les pasa, grité. Pero lo único que logré fue alimentar su carcajada. Entonces enfurecí; se me subió el odio a la cabeza, y también los celos, horribles celos. Me fui arriba y me encerré en el cuarto a triturar mi bronca con los dientes. Estaba cansado, y a pesar del enojo terminé quedándome dormido. Me desperté a mitad de la noche. Me levanté y fui hasta el cuarto de Michelle. La miré, dormida, moviendo casi imperceptiblemente los labios, murmurando algo en algún lugar que no era allí, hermosa en su sueño. Te acordás Michelle esa tarde en el parque, te acordás que me tomaste del brazo y caminamos despacio sobre el otoño que susurraba húmedo bajo nuestros pies. Te acordás el aroma Michelle, el aroma de aquella tarde y las primeras gotas que mojaron tu piel blanca, de azúcar. Y corrimos riendo a refugiarnos debajo de un árbol enorme, pero igual nos empapamos, y me miraste, y no me animé a darte un beso,
  • 3. hermosa Michelle. La sacudí suavemente. Abrió los ojos y puso su mano en mi rostro. Qué pasó con Lupita, le pregunté. Quedate tranquilo Mariano, no pasa nada, mañana te cuento. Estoy seguro que dijo eso, mañana te cuento. Pero no volví a verla. A Michelle, digo. Al levantarme por la mañana fui a su cuarto; la cama estaba tendida y todo el cuarto ordenado. No estaba ni la ropa, ni el bolso. Y había olor a encierro, como si nadie hubiera usado el cuarto en semanas. Fui apurado al cuarto de Adrián y Lupita, golpeé y nadie respondió. Entré; la cama estaba desecha y revuelta. Había una silla con un montón de ropa desordenada; la revisé y vi que era toda ropa de Adrián. Después abrí el placar, adentro había también sólo ropa suya, no había nada de Lupita. Bajé a la cocina mientras gritaba ¡Adrián!, ¡¿dónde están Michelle y Lupita?! Pero Adrián no estaba en la cocina. Lo llamé por la casa, y no respondió. Salí y comencé a recorrer la quinta llamando a gritos a Michelle y Adrián. Volví a ir a los frutales, volví a buscar en la barranca, volví a bajar al arroyo. Pero no los encontré. Fui hasta los portones de la quinta y salí al camino de tierra. Seguí gritando y hasta busqué sus huellas en el suelo. Pero nada, no estaban. Volví para la casa y allí estaba finalmente Adrián, solo, leyendo en el jardín con el mate al lado. Fui decidido y con voz firme le pregunté ¡¿dónde están Michelle y Lupita?! Me miró por encima del libro y sencillamente respondió ¿quiénes? Lo agarré del cuello ¡no te hagas el boludo, Adrián, decime qué carajo pasó con Michelle y Lupita! Vi su cara de asustado. ¡Pará, Mariano, qué te pasa! Lo levanté del cuello y lo empujé al suelo mientras él seguía gritando pará, estás loco. ¡Decime qué carajo hiciste con Michelle y Lupita!, le gritaba… y le pegaba, le pegaba en la cara y sangraba ya por la boca. En medio del forcejeo de pronto se soltó y salió corriendo hacia la casa. Lo seguí. Al abrir la puerta de entrada sentí sus pasos subiendo la escalera. Subí detrás de él y escuché el estampido de la puerta de su cuarto cerrándose. No sólo la oí; la vi, vi la puerta al cerrarse. Me apuré antes de que pudiera cerrar la llave y me lancé con fuerza contra la puerta creyendo que debería forcejear para entrar; pero no. Empujé con el hombro la puerta mientras bajaba la manija; la puerta se abrió sin resistencia alguna y por el envión que traía caí al suelo. Me tapé la cara suponiendo que vendría algún golpe de Adrián. Pero entonces me di cuenta de que el cuarto estaba vacío; Adrián no estaba. Miré la ventana pensando que tal vez… pero estaba cerrada y con la persiana baja. En ese momento me di cuenta de que el cuarto estaba ordenado, y el horror fue completo cuando noté que no había ropa tirada, ni tampoco en el placar, y el olor, el mismo olor a semanas de encierro. Pensé en los otros cuartos, tal vez la puerta no había sido ésa y se había encerrado en otro cuarto, pero nada. Adrián no estaba, había desaparecido también él. Me tomé la cabeza con desesperación, temblando. Entonces me miré el puño. La sangre de Adrián estaba allí, roja, fresca, tibia. Y es eso, la sangre, lo único que me hace pensar que no enloquecí, porque prueba que al menos Adrián estaba acá conmigo. No sé qué ocurre. Me arranco los pelos y me golpeo la frente con la palma de la mano pero no comprendo. Estábamos los cuatro, estoy seguro de que vinimos los cuatro: Adrián, Lupita, Michelle y yo. He pensado en ir a la policía, el Citroën todavía está allí afuera, pero no sé si será buena idea. Tengo marcas en los puños y en el rostro. Soy un perfecto sospechoso… pero voy a hacerlo, con la verdad se triunfa. Aunque me tratarán de loco… o no, más bien de asesino. He pasado recién frente al espejo del pasillo y el reflejo que vi fue difuso y extraño. Me
  • 4. acerqué para tratar de verme mejor pero me veía el rostro borroso. Limpié el espejo pero no era el espejo porque ahora me miro las manos y también se ven borrosas. Puede ser que un golpe en la cabeza durante la pelea me haya afectado la vista… Pero no es así, porque a los objetos los veo bien, sólo me veo borroso a mí mismo. Empiezo también a sentir frío, tal vez sea fiebre. Me senté un momento para tranquilizarme. He bajado ahora a la cocina a tomar un vaso de agua. Pero sigo empeorando. Los dedos de mis manos parecen esfumarse desde las puntas. De la mitad de la uña hacia arriba son… transparentes, sí, transparentes. Y toco esa parte y siento como si tocara, no lo sé, polvo o espuma. Todo esto me trae de nuevo el recuerdo ese que le contaba de chiquito a veces a mi mamá; ella se asustaba, se ponía muy seria, me tomaba de los brazos y me decía no me vuelvas a contar eso otra vez que no me gusta. Era también como el recuerdo de un sueño, un sueño lejano, viejo, pero siempre presente. Era la sensación de haber estado desde antes, digo de haber existido antes; no me refiero a haber tenido otra vida, sino de estar en el universo desde antes que todas las cosas, de existir desde siempre, desde antes que el mundo. He decidido irme de la casa para buscar ayuda pero no encuentro las llaves del auto. El miedo y la desesperación no me ayudan tampoco a poder encontrarlas. He comenzado a sentir un ruido permanente que flota en el ambiente, estático. Es como un murmullo, como el murmullo muy lejano de una enorme multitud, y no sé por qué me da la idea de un murmullo antiguo. Las llaves no están. Mi horror aumenta. He querido revisar de nuevo en los bolsillos de los pantalones que están tirados en mi cuarto pero ahora también los pantalones se ven borrosos y algunos han desaparecido. Toda la ropa se ve borrosa, y las colchas y los colchones. Los electrodomésticos se han esfumado todos. Los muebles también comienzan de a poco a verse borrosos, las puertas, las camas. La casa entera pareciera querer vaciarse de todo su contenido. El murmullo aumenta. Toda la planta alta se iluminado con luz solar en forma repentina. La luz entró desde arriba, a través del techo, que también ha desaparecido. Se ve el cielo límpido, claro y sin nubes. Voy bajando la escalera, voy a abandonar la casa antes de que me devore en su autodestrucción. Ya no queda nada, está completamente vacía; sin puertas, sin ventanas, sólo la piedra. La piedra primigenia, antigua. Oigo ahora, entre el murmullo que inunda el aire, como un fondo de trompetas o clarines, muy lejanos, casi inaudibles. El auto ha desaparecido también. Me he alejado corriendo de la casa. El portón de la quinta ya no está. El camino de tierra está desierto. Voy corriendo desesperado y me tapo los oídos para no oír el murmullo en el aire que es cada vez más fuerte. Pero mis manos translúcidas no detienen el sonido. Los árboles a lo lejos parecen desaparecer detrás de una niebla blanca y brillante. Sigo corriendo pero la niebla se acerca cada vez más. Pienso en correr hacia atrás para escapar pero detrás de mí la niebla también avanza. Me detengo aterrorizado. El murmullo se hace potente y comienzo a distinguir como voces que cantan, pero son voces diferentes de las que jamás oí. No puedo explicarlo pero no es con los oídos que las escucho, es una sensación que percibo dentro de mí, como en el pecho. Todo se hace blanco, y más y más brillante. Los árboles, las plantas, las piedras desaparecen fundiéndose al blanco resplandor que devora todo y se expande hacia el azul del cielo en todo el firmamento. Debajo de mis pies, que no siento porque ya no existen, el suelo
  • 5. se desvanece en el fulgor de la nada, que es ya total. Ya no hay ningún elemento a mi alrededor, ni sobre mí ni debajo de mí. La bruma brillante va invadiendo mi cuerpo, y a medida que avanza dejo de sentir las partes que se esfuman. Mi torso ha desaparecido, mi pecho, mi cuello. Ya no respiro pero sigo aquí. Pierdo el sentido de tacto en mi lengua, en mis labios, veo desaparecer la prominencia de mi nariz y dejo de percibir la sensación de tener ojos. La bruma blanca y brillante lo cubre todo, lo es todo. Los clarines estridentes se aproximan, el potente murmullo se hace un bramido de multitud. El tiempo parece también haber desaparecido, porque me doy cuenta, ahora en forma clara y lúcida, de que estoy aquí flotando desde siempre, que esto es antiguo, que soy antiguo. Ya no puedo seguir imaginando a Michelle, ni a Lupita, ni a Adrián… ni a los hombres; dejo de imaginar, es el fin del mundo, regreso a Dios.