SlideShare una empresa de Scribd logo
En esta lamentación, aparecen
reflejados los diversos momentos de
una acción litúrgica, celebrada con
motivo de una grave derrota nacional.
En la primera parte (vs. 3-7), la
comunidad se queja ante el Señor por
la dura prueba a que se vio sometida.
Luego viene un oráculo del Señor (vs.
8-10), que promete a su Pueblo la total
recuperación de sus antiguos
dominios.
Este oráculo divino se caracteriza por
sus audaces antropomorfismos y por
su estilo épico.
La parte final del Salmo es una
reiteración de la lamentación y de la
súplica (vs 11- 13), y una profesión de
confianza en el poder de Dios (v. 14).
La Iglesia, como pueblo de
Dios, no será rechazada del
todo; pero parte de su tierra,
de sus fieles, sufren derrotas
y desastres.
A la voz de la Iglesia
responde la voz de su Señor,
asegurando que él es el
dueño de esta tierra y de
este pueblo. Así aprende la
Iglesia a poner toda su
confianza en su Señor,
porque el auxilio del hombre
es inútil en esta empresa de
extender el reino de Dios en
la tierra.
Oh Dios, nos rechazaste y rompiste nuestras filas;
estabas airado, pero restáuranos.
Has sacudido y agrietado el país:
repara sus grietas, que se desmorona.
Hiciste sufrir un desastre a tu pueblo,
dándole a beber un vino de vértigo;
diste a tus fieles la señal de desbandada,
haciéndolos huir de los arcos.
Para que se salven tus predilectos,Para que se salven tus predilectos,
que tu mano salvadora nos responda.que tu mano salvadora nos responda.
Dios habló en su santuario:
"Triunfante ocuparé Siquén,
parcelaré el valle de Sucot;
mío es Galaad, mío Manasés,
Efraín es yelmo de mi cabeza,
Judá es mi cetro;
Moab, una jofaina para
lavarme;
sobre Edom echo mi sandalia,
sobre Filistea canto victoria".
Pero ¿quién me guiará a la plaza fuerte,
quién me conducirá a Edom,
si tú, oh Dios, nos has rechazado
y no sales ya con nuestras tropas?
Auxílianos contra el enemigo,
que la ayuda del hombre es inútil.
Con Dios haremos proezas,
él pisoteará a nuestros enemigos.
«¿Quién me guiará a la plaza fuerte, quién me conducirá a Edom?». Sólo tú puedes
hacerlo, Señor, porque a ti te pertenece la ciudad en pleno derecho.
Edom es tuya, Señor. Hazla mía en tu nombre para que pueda devolvértela,
consagrada, a ti.
«¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?».
Esa ha sido mi oración de toda la vida, mi deseo diario, la meta de todos mis esfuerzos
y la corona de mi esperanza. Entrar en la ciudad. Conquistar la plaza fuerte. Atravesar
sus murallas, pasar más allá de sus fortalezas, llegar a su mismo corazón; sí, su
corazón; no sólo su corazón de asfalto y adoquines en la plaza mayor que rige su
mapa y su vida con la vorágine de su tráfico y el esplendor de sus tiendas, sino el
corazón de su cultura, su historia, su vida social, su carácter, su personalidad. Quiero
entrar en la ciudad. Quiero llegar a su corazón.
Los baluartes y bastiones de la ciudad moderna contra ti, Señor, y contra mí que te
represento, no son muros de piedra o torres almenadas; son más sutiles y más
temibles. Son el materialismo, el secularismo, la indiferencia. La gente no tiene
tiempo; la gente no se preocupa. No hay sitio para las cosas del espíritu en la ciudad
de la materia.
Quiero entrar en la ciudad no con la curiosidad anónima del turista, sino con el mensaje
del profeta y con el reto del creyente. Quiero hacerte presente en ella, Señor, con toda
la urgencia de tu amor a la totalidad de tu verdad. Quiero entrar en la ciudad en tu
nombre y con tu gracia, para santificar en consagración pública la habitación del
hombre
Oh Dios, que no rechazas a tu pueblo, la Iglesia santa:
guíanos hasta la plaza fuerte de la Jerusalén celestial, y
allí, participando de la historia de tu Hijo, pisotearemos a
los enemigos de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Misión Franciscanas
Misión FranciscanasMisión Franciscanas
Misión Franciscanas
joseistas20
 
Salmo 086
Salmo 086Salmo 086
Salmo 044
Salmo 044Salmo 044
Salmo 44
Salmo 44Salmo 44
Salmo 44
Rafael Sanz
 
Los tristes silbidos
Los  tristes silbidosLos  tristes silbidos
Los tristes silbidos
Proxecto Rianxo
 
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
Padre Enrique Camargo
 
Platon la republica
Platon   la republicaPlaton   la republica
Platon la republica
Miguel Angel Zamora
 
DOMINGO 34 DEL
DOMINGO 34 DELDOMINGO 34 DEL
DOMINGO 34 DEL
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
La revolucion es un sueño eterno
La revolucion es un sueño eternoLa revolucion es un sueño eterno
La revolucion es un sueño eterno
VampireWaltz
 
Sxv ok
Sxv okSxv ok
Salmo 086
Salmo 086Salmo 086
Salmo 086
Securizame
 
Como los días de Sodoma y Gomorra
Como los días de Sodoma y GomorraComo los días de Sodoma y Gomorra
Como los días de Sodoma y Gomorra
Zafnat Panea
 
Credo
CredoCredo
Poesias
PoesiasPoesias
Poesias
dambrocisa
 

La actualidad más candente (14)

Misión Franciscanas
Misión FranciscanasMisión Franciscanas
Misión Franciscanas
 
Salmo 086
Salmo 086Salmo 086
Salmo 086
 
Salmo 044
Salmo 044Salmo 044
Salmo 044
 
Salmo 44
Salmo 44Salmo 44
Salmo 44
 
Los tristes silbidos
Los  tristes silbidosLos  tristes silbidos
Los tristes silbidos
 
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
Domingo Vigesimo Quinto del Tiempo Ordinario. 18 de Sep. 2016
 
Platon la republica
Platon   la republicaPlaton   la republica
Platon la republica
 
DOMINGO 34 DEL
DOMINGO 34 DELDOMINGO 34 DEL
DOMINGO 34 DEL
 
La revolucion es un sueño eterno
La revolucion es un sueño eternoLa revolucion es un sueño eterno
La revolucion es un sueño eterno
 
Sxv ok
Sxv okSxv ok
Sxv ok
 
Salmo 086
Salmo 086Salmo 086
Salmo 086
 
Como los días de Sodoma y Gomorra
Como los días de Sodoma y GomorraComo los días de Sodoma y Gomorra
Como los días de Sodoma y Gomorra
 
Credo
CredoCredo
Credo
 
Poesias
PoesiasPoesias
Poesias
 

Similar a Salmo 059

Salmo 059
Salmo 059Salmo 059
Salmo 059
AranchaBelzunce
 
Salmo 101
Salmo 101Salmo 101
Salmo 101
Securizame
 
Salmo 65
Salmo 65Salmo 65
Salmo 65
Rafael Sanz
 
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
Securizame
 
Salmo 143
Salmo 143Salmo 143
Salmo 143
AranchaBelzunce
 
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
AranchaBelzunce
 
Salmo 067
Salmo 067Salmo 067
Salmo 067
Securizame
 
Salmo 073
Salmo 073Salmo 073
Salmo 073
AranchaBelzunce
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Salmo 106
Securizame
 
Salmo101 091222030529-phpapp01
Salmo101 091222030529-phpapp01Salmo101 091222030529-phpapp01
Salmo101 091222030529-phpapp01
Guillermo Montenegro
 
Salmo 101
Salmo 101Salmo 101
Salmo 101
AranchaBelzunce
 
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORTCARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
BRIAN MOORE
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
EduardoSebGut
 
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
EduardoSebGut
 
Salmo 073
Salmo 073Salmo 073
Salmo 073
Securizame
 
LA LÍRICA EN EL TIEMPO
LA LÍRICA EN EL TIEMPOLA LÍRICA EN EL TIEMPO
LA LÍRICA EN EL TIEMPO
MIRNUS
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Salmo 106
AranchaBelzunce
 
Salmo 078
Salmo 078Salmo 078

Similar a Salmo 059 (20)

Salmo 059
Salmo 059Salmo 059
Salmo 059
 
Salmo 101
Salmo 101Salmo 101
Salmo 101
 
Salmo 65
Salmo 65Salmo 65
Salmo 65
 
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
 
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
 
Salmo 143
Salmo 143Salmo 143
Salmo 143
 
Salmo 065
Salmo 065Salmo 065
Salmo 065
 
Salmo 067
Salmo 067Salmo 067
Salmo 067
 
Salmo 073
Salmo 073Salmo 073
Salmo 073
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Salmo 106
 
Salmo101 091222030529-phpapp01
Salmo101 091222030529-phpapp01Salmo101 091222030529-phpapp01
Salmo101 091222030529-phpapp01
 
Salmo 101
Salmo 101Salmo 101
Salmo 101
 
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORTCARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
CARTA CIRCULAR AMIGOS CRUZ- S.LUIS M. GRIGNON DE MONTFORT
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Salmo 106
 
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
 
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.Cinco ensayos   fray mario josé petit de murat o.p.
Cinco ensayos fray mario josé petit de murat o.p.
 
Salmo 073
Salmo 073Salmo 073
Salmo 073
 
LA LÍRICA EN EL TIEMPO
LA LÍRICA EN EL TIEMPOLA LÍRICA EN EL TIEMPO
LA LÍRICA EN EL TIEMPO
 
Salmo 106
Salmo 106Salmo 106
Salmo 106
 
Salmo 078
Salmo 078Salmo 078
Salmo 078
 

Más de Securizame

Salmo 138
Salmo 138Salmo 138
Salmo 138
Securizame
 
Salmo 137
Salmo 137Salmo 137
Salmo 137
Securizame
 
Salmo 136
Salmo 136Salmo 136
Salmo 136
Securizame
 
Salmo 135
Salmo 135Salmo 135
Salmo 135
Securizame
 
Salmo 133
Salmo 133Salmo 133
Salmo 133
Securizame
 
Salmo 134
Salmo 134Salmo 134
Salmo 134
Securizame
 
Salmo 131
Salmo 131Salmo 131
Salmo 131
Securizame
 
Salmo 130
Salmo 130Salmo 130
Salmo 130
Securizame
 
Salmo 129
Salmo 129Salmo 129
Salmo 129
Securizame
 
Salmo 128
Salmo 128Salmo 128
Salmo 128
Securizame
 
Salmo 127
Salmo 127Salmo 127
Salmo 127
Securizame
 
Salmo 125
Salmo 125Salmo 125
Salmo 125
Securizame
 
Salmo 126
Salmo 126Salmo 126
Salmo 126
Securizame
 
Salmo 124
Salmo 124Salmo 124
Salmo 124
Securizame
 
Salmo 122
Salmo 122Salmo 122
Salmo 122
Securizame
 
Salmo 121
Salmo 121Salmo 121
Salmo 121
Securizame
 
Salmo 123
Salmo 123Salmo 123
Salmo 123
Securizame
 
Salmo 120
Salmo 120Salmo 120
Salmo 120
Securizame
 
Salmo 119
Salmo 119Salmo 119
Salmo 119
Securizame
 
Salmo 118
Salmo 118Salmo 118
Salmo 118
Securizame
 

Más de Securizame (20)

Salmo 138
Salmo 138Salmo 138
Salmo 138
 
Salmo 137
Salmo 137Salmo 137
Salmo 137
 
Salmo 136
Salmo 136Salmo 136
Salmo 136
 
Salmo 135
Salmo 135Salmo 135
Salmo 135
 
Salmo 133
Salmo 133Salmo 133
Salmo 133
 
Salmo 134
Salmo 134Salmo 134
Salmo 134
 
Salmo 131
Salmo 131Salmo 131
Salmo 131
 
Salmo 130
Salmo 130Salmo 130
Salmo 130
 
Salmo 129
Salmo 129Salmo 129
Salmo 129
 
Salmo 128
Salmo 128Salmo 128
Salmo 128
 
Salmo 127
Salmo 127Salmo 127
Salmo 127
 
Salmo 125
Salmo 125Salmo 125
Salmo 125
 
Salmo 126
Salmo 126Salmo 126
Salmo 126
 
Salmo 124
Salmo 124Salmo 124
Salmo 124
 
Salmo 122
Salmo 122Salmo 122
Salmo 122
 
Salmo 121
Salmo 121Salmo 121
Salmo 121
 
Salmo 123
Salmo 123Salmo 123
Salmo 123
 
Salmo 120
Salmo 120Salmo 120
Salmo 120
 
Salmo 119
Salmo 119Salmo 119
Salmo 119
 
Salmo 118
Salmo 118Salmo 118
Salmo 118
 

Último

La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
adyesp
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
FacundoRiquel
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
EvangelistaOmarDiaz
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
mathiasalonso201111
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
jenune
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
SantosGuidoRodrguez
 

Último (6)

La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
 
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptxCOMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
COMO DEJAR EL ORGULLO SEGUN LA BIBLIA .pptx
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
 

Salmo 059

  • 1.
  • 2.
  • 3. En esta lamentación, aparecen reflejados los diversos momentos de una acción litúrgica, celebrada con motivo de una grave derrota nacional. En la primera parte (vs. 3-7), la comunidad se queja ante el Señor por la dura prueba a que se vio sometida. Luego viene un oráculo del Señor (vs. 8-10), que promete a su Pueblo la total recuperación de sus antiguos dominios. Este oráculo divino se caracteriza por sus audaces antropomorfismos y por su estilo épico. La parte final del Salmo es una reiteración de la lamentación y de la súplica (vs 11- 13), y una profesión de confianza en el poder de Dios (v. 14).
  • 4. La Iglesia, como pueblo de Dios, no será rechazada del todo; pero parte de su tierra, de sus fieles, sufren derrotas y desastres. A la voz de la Iglesia responde la voz de su Señor, asegurando que él es el dueño de esta tierra y de este pueblo. Así aprende la Iglesia a poner toda su confianza en su Señor, porque el auxilio del hombre es inútil en esta empresa de extender el reino de Dios en la tierra.
  • 5. Oh Dios, nos rechazaste y rompiste nuestras filas; estabas airado, pero restáuranos. Has sacudido y agrietado el país: repara sus grietas, que se desmorona.
  • 6. Hiciste sufrir un desastre a tu pueblo, dándole a beber un vino de vértigo; diste a tus fieles la señal de desbandada, haciéndolos huir de los arcos.
  • 7. Para que se salven tus predilectos,Para que se salven tus predilectos, que tu mano salvadora nos responda.que tu mano salvadora nos responda.
  • 8. Dios habló en su santuario: "Triunfante ocuparé Siquén, parcelaré el valle de Sucot; mío es Galaad, mío Manasés, Efraín es yelmo de mi cabeza, Judá es mi cetro; Moab, una jofaina para lavarme; sobre Edom echo mi sandalia, sobre Filistea canto victoria".
  • 9. Pero ¿quién me guiará a la plaza fuerte, quién me conducirá a Edom, si tú, oh Dios, nos has rechazado y no sales ya con nuestras tropas?
  • 10. Auxílianos contra el enemigo, que la ayuda del hombre es inútil. Con Dios haremos proezas, él pisoteará a nuestros enemigos.
  • 11. «¿Quién me guiará a la plaza fuerte, quién me conducirá a Edom?». Sólo tú puedes hacerlo, Señor, porque a ti te pertenece la ciudad en pleno derecho. Edom es tuya, Señor. Hazla mía en tu nombre para que pueda devolvértela, consagrada, a ti. «¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?». Esa ha sido mi oración de toda la vida, mi deseo diario, la meta de todos mis esfuerzos y la corona de mi esperanza. Entrar en la ciudad. Conquistar la plaza fuerte. Atravesar sus murallas, pasar más allá de sus fortalezas, llegar a su mismo corazón; sí, su corazón; no sólo su corazón de asfalto y adoquines en la plaza mayor que rige su mapa y su vida con la vorágine de su tráfico y el esplendor de sus tiendas, sino el corazón de su cultura, su historia, su vida social, su carácter, su personalidad. Quiero entrar en la ciudad. Quiero llegar a su corazón. Los baluartes y bastiones de la ciudad moderna contra ti, Señor, y contra mí que te represento, no son muros de piedra o torres almenadas; son más sutiles y más temibles. Son el materialismo, el secularismo, la indiferencia. La gente no tiene tiempo; la gente no se preocupa. No hay sitio para las cosas del espíritu en la ciudad de la materia. Quiero entrar en la ciudad no con la curiosidad anónima del turista, sino con el mensaje del profeta y con el reto del creyente. Quiero hacerte presente en ella, Señor, con toda la urgencia de tu amor a la totalidad de tu verdad. Quiero entrar en la ciudad en tu nombre y con tu gracia, para santificar en consagración pública la habitación del hombre
  • 12. Oh Dios, que no rechazas a tu pueblo, la Iglesia santa: guíanos hasta la plaza fuerte de la Jerusalén celestial, y allí, participando de la historia de tu Hijo, pisotearemos a los enemigos de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.