Estudiantes o Violentistas: ¿no son los mismos?

216 visualizaciones

Publicado el

En todo proceso político existen vanguardias ideológicas, que -mucho antes de que los efectos de sus ideas y discursos lleguen a manifestarse públicamente-, determinan, dirigen y controlan el curso de los acontecimientos.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
216
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Estudiantes o Violentistas: ¿no son los mismos?

  1. 1. ESTUDIANTES O VIOLENTISTAS: ¿NO SON LOS MISMOS? Por Alexis López Tapia En todo proceso político existen vanguardias ideológicas, que -mucho antes de que los efectos de sus ideas y discursos lleguen a manifestarse públicamente-, determinan, dirigen y controlan el curso de los acontecimientos. Del mismo modo, quienes siguen la ruta abierta por esas vanguardias, producen y reproducen los discursos que esas vanguardias han generado, y de allí, las conductas que esas ideas propician, sin que necesariamente tengan conciencia plena, e incluso, conciencia alguna de que sus acciones fueron ideadas, determinadas, dirigidas y controladas mucho antes de que las ejecutaran. Este es un hecho politológico incuestionable, que se encuentra en la base misma del fenómeno social que da origen a la política: allí por donde pasa la vanguardia, pasarán todos los que la siguen. Así como los gigantescos rebaños de bóvidos migratorios en África siguen sin dudar a los líderes de la manada sin jamás abandonar el curso, incluso aunque tengan que cruzar ríos plagados de cocodrilos, del mismo modo, quienes consciente o inconscientemente adhieren a los discursos de las vanguardias ideológicas, inexorablemente mantendrán el rumbo que estas han fijado mucho antes, aunque ello les implique poner en riesgo su propia existencia.
  2. 2. Y en nuestro país, las vanguardias ideológicas del asistemismo, han determinado desde hace mucho tiempo atrás, la radicalización a través de la “violencia ciudadana”, del proceso revolucionario horizontal que Chile se encuentra viviendo. Por eso, no se trata de que quienes marchan sean “estudiantes” y que –por contradicción–, quienes cometen actos de vandalismo sean “violentistas”, “lumpen” o meros “delincuentes”, como suelen ser calificados. En términos politológicamente estrictos, lo que hace la diferencia entre unos y otros no son específicamente los actos de los primeros en contraste con los segundos, porque –y este es el punto central-, la violencia ejercida por ambos es sólo una cuestión de grados, no de vías o medios. Los estudiantes que marchan –con mayor o menor consciencia-, lo hacen siguiendo consignas como “Junten Miedo”, “Odio Todo”, “Violencia Urbana”, “Quema un Paco”, “Muerte al $istema”, “Viva la Anarkia”, “81 razones para kemar a un gendarme”1 , “Al k nos sucumba le espera la tumba”, “Se alista la bomba, se afila el puñal”, que son algunos de miles de ejemplos que usted puede ver cotidianamente escritos en las paredes de la ciudad. La enorme mayoría de esos estudiantes, no sólo nunca se percata, sino que nunca actuará efectivamente bajo las directrices que establecen esas consignas. Para ellos, las causas que creen efectivamente defender, se encuentran no sólo completamente ajenas a la violencia, sino que en contra de ella. Sin embargo, ya sea consciente o inconscientemente que produzcan o reproduzcan los patrones del modelo ideológico por el que están siendo conducidos, para efectos del proceso revolucionario horizontal, todos ellos operan y sirven igual. En ese sentido, un “estudiante” que interrumpe el tránsito, es decir, que se encuentra en desacato, se diferencia de otro estudiante (“violentista”) que lanza una molotov, que se encuentra en rebelión, no por la ausencia de violencia, sino únicamente por el grado, la vía y el medio en que la expresa. Cortar el tránsito –interrumpir por la forzadamente el libre desplazamiento de otra persona o vehículo-, es, por definición, un acto de violencia2 , es decir, de uso continuo de la fuerza, en ese caso, para impedir la circulación de otros. Por su parte, el llamado “violentista”, que lanza una molotov, destruye un local comercial, saquea o agrede a un policía, se diferencia del primero sólo en el grado, vía y medio por el cual ejerce violencia, y no por la calidad de “estudiante” que puede o no tener. Dicho esto, lo que a las autoridades debería preocuparles no es que en todas las marchas existan “grupúsculos violentistas”, “lumpen”, “delincuentes” o “infiltrados” entre los estudiantes que comenten hechos de violencia”.
  3. 3. No son ni infiltrados –van a la marcha públicamente aunque se cubran con capuchas, como los “estudiantes” también lo hacen-, no son “lumpen” a menos que a esa categoría socioeconómica3 se le quiera asignar conciencia política (con lo cual pasan a ser otra cosa), no son “delincuentes” ya que sus acciones no tienen por objetivo último el enriquecimiento ilícito como forma habitual de vida (aunque puedan eventualmente obtener ganancias económicas de los saqueos) y finalmente, no es relevante que (ahora) sean estudiantes o no, porque la enorme mayoría sino todos, alguna vez lo fueron. Por eso, pretender señalar que por el grado de sus conductas, los “estudiantes” no son “violentistas”, es pretender ocultar el problema de fondo: La violencia ya está instalada en el proceso revolucionario horizontal que estamos viviendo: el grado en que esta se ejerce, no hace diferencia alguna respecto al traspaso de fuerzas y transferencia de poder que gracias a ella se está produciendo. En los hechos, Chile ya se encuentra viviendo un des-gobierno de las estructuras sistémicas verticales – las famosas “Instituciones” (que NO funcionan)–, y el curso político, el verdadero Gobierno, está siendo determinado por estructuras horizontales anti y asistémicas, dirigidas y controladas por las vanguardias ideológicas que mucho tiempo atrás fijaron el rumbo que estamos siguiendo. Usted no se engañe: sean estudiantes o no, la violencia del proceso sólo se radicalizará. Esto es lo que viene en adelante. 1 Consigna que hace referencia a los 81 presos que murieron quemados en el incendio de la cárcel de San Miguel el año 2010. 2 Violencia viene del Latín violentia,la cualidad de violentus, que viene de vis, “fuerza”, y –lentus, que como sufijo tiene valor continuo. Es decir, “el que continuamente usa la fuerza”. 3 Del alemán “lumpenproletariat” o “proletariado del andrajo”, que originalmente se utilizó para designar a los “harapientos, miserables, andrajosos”, ya que lumpen significa específicamente “trapo, andrajo, harapo”. Se trata de una categoría socioeconómica que define a la marginalidad, sin especificar que ella importe una ideología determinada.

×