Orientación didáctica para las áreas personal social en la educación inicial 
La inclusión de esta área en el currículo es...
comunicarse en contextos múltiples y establecer relaciones sociales progresivamente 
complejas Los componentes de esta áre...
Orientación didáctica y relación con el ambiente en educación inicial 
Durante todos los períodos de la jornada diaria se ...
desde este momento los adultos tienen como objetivo el fomentar la formación en 
valores con cada gesto, con cada actitud ...
Mobiliario: 
La organización y distribución del mobiliario y los recursos didácticos para 
niños y niñas de 3 a 6 años, re...
Mobiliario: 
La organización y distribución del mobiliario y los recursos didácticos para 
niños y niñas de 3 a 6 años, re...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

trabajo sobre la importancia de la educación inicial

280 visualizaciones

Publicado el

EXPLICACIÒN SOBRE EL AMBIENTE ESCOLAR

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
280
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

trabajo sobre la importancia de la educación inicial

  1. 1. Orientación didáctica para las áreas personal social en la educación inicial La inclusión de esta área en el currículo está ampliamente justificada, en la medida en que hace referencia al derecho que tiene el niño y la niña de que se le garanticen la seguridad y confianza de sus potencialidades, lo cual implica la aceptación y el aprecio de su persona, el conocimiento de su cuerpo, de su género, la construcción de su identidad como persona e integrante de una familia y una comunidad, a partir de las interacciones con otras personas: grupo familiar, maestros, maestras y otros adultos y adultas. Asimismo, destaca la importancia de que el niño y la niña estén en posibilidad de tomar decisiones y de resolver, de acuerdo con su nivel de desarrollo, las situaciones que lo y la afectan, tanto básicas como de relación con otras personas y su ambiente; que adquieran confianza para utilizar su posibilidades físicas, intelectuales, emocionales y sociales para enfrentar diversos retos. Además, implica un proceso que se produce desde el nacimiento y es un referente para que el niño y la niña se reconozcan como personas; al mismo tiempo que conozcan total y parcialmente su cuerpo, sus posibilidades motoras y puedan experimentar, disfrutar y expresarse a través de este; elementos significativos para el desarrollo del ser social. El conocimiento de la historia debe estar enmarcado en el fortalecimiento de la identidad y el sentido de pertenencia del niño y la niña a su grupo social, localidad y país, creando vínculos de afectividad por todo lo que le rodea. También, debe permitirles identificar y comprender lo propio, sentirse ciudadanos y ciudadanas libres, dignos y dignas de representar con orgullo nuestra historia y cultura dentro y fuera de la República Bolivariana de Venezuela. El área de formación personal, social y comunicación se considera mediadora de las demás, en tanto que las distintas formas de comunicación y representación sirven de nexo entre el mundo interior y exterior de los niños y las niñas. En ella, se articulan la comprensión, utilización del lenguaje y las otras formas de representación que permiten expresar los sentimientos y emociones, con el propósito de convertirlos en una fuente de disfrute y placer; al mismo tiempo que propicia el aprender a
  2. 2. comunicarse en contextos múltiples y establecer relaciones sociales progresivamente complejas Los componentes de esta área de aprendizaje son los siguientes: Identidad y género, soberanía e interculturalidad: desarrolla la capacidad del niño y la niña de identificarse como personas únicas, valiosas, con características propias y como sujetos de derecho, con un nombre, una familia, una cultura y una nacionalidad; de reconocer el sexo al que pertenecen, precisando los aspectos comunes y diferentes en relación con su anatomía, fisiología y equidad de género. Además, le permite reconocer y valorar su cultura, respetando las otras personas. El docente, al momento de realizar la evaluación inicial de los niños para diagnosticar las características del desarrollo evolutivo y detectar las necesidades e intereses que serán posibles temas del Proyecto Didáctico deberá poner especial atención en las características relacionadas con el área de desarrollo social, emocional y moral. Esto es fundamental debido a que estas características varían de niño a niño en función de las experiencias familiares y sociales previas. Esta evaluación inicial será guía para plantear objetivos específicos del área moral que deberán trabajarse. Igualmente para seleccionar un valor que se considere pertinente trabajar durante cada proyecto. Resulta importante resaltar que por sus características la educación en valores se trabaja durante toda la jornada diaria y continúa trabajándose en el hogar, en la calle y en todos los contextos donde nos desenvolvemos. Sin embargo, la elección de un valor implica el acercamiento del niño a éste a través de actividades planificadas específicamente para fomentarlo. Claro está, no por ello se dejarán de trabajar otros valores durante ese período. De igual forma, los padres de los niños deberán recibir una información general sobre educación en valores y recibirán el calendario de los valores a trabajar con el objetivo de que la práctica del valor aprendido en la escuela siga desarrollándose en el seno familiar, cerrando así , de manera congruente, el círculo social donde se desenvuelve el niño.
  3. 3. Orientación didáctica y relación con el ambiente en educación inicial Durante todos los períodos de la jornada diaria se realizarán actividades encaminadas al logro de los objetivos del proyecto didáctico y del valor en cuestión. Durante las actividades colectivas es conveniente reflexionar sobre el valor elegido. El docente, en todo momento deberá estimular el fomento de los valores a partir de las actividades que desarrollen los niños y del propio modelo que él ofrezca. Asimismo, realizará una evaluación continua valiéndose para ello de diferentes instrumentos especialmente diseñados para tal fin. A continuación se presentan algunas orientaciones didácticas referidas al área de desarrollo moral. En los cuadros sólo se incluyeron objetivos relacionados con algunos valores. Sin embargo, la forma de trabajar con cualquier valor será la misma Los períodos destinados al orden y la limpieza serán aprovechados para el fomento de valores como el orden y la cooperación. Durante los períodos de aseo y merienda se facilitarán además de los hábitos de higiene y alimentación los valores de responsabilidad, generosidad y prudencia. En los períodos en los que los niños trabajan en grupo (actividades colectivas, actividades en pequeños grupos, actividades de paseos y visitas y actividades al aire libre) el docente deberá planificar diferentes actividades orientadas al fomento del valor que se esté trabajando. Se sugieren diferentes técnicas para facilitar el desarrollo de los valores. Entre éstas destacan: Sentarse en silencio, cita o frase del día, canciones, cuentos y relatos, actividades grupales, actividades artísticas, las visitas y el juego. El docente, con su actitud y modelo, debe estimular en todo momento una formación integral en valores. Para ello, su actitud deberá ser participativa y enriquecedora de tal forma que tendrá que estar conciente en todo momento qué quiere conseguir y cómo conseguirlo. Es conveniente también que se razone, cuando se corrija a los niños, utilizando un lenguaje que éstos puedan entender. Esto facilitará, posteriormente, la internalización de dichos valores. Durante el Nivel Inicial los niños dirigirán su conducta moral mediante la instrucción directa, supervisión, recompensa y castigo que les proporcionan los adultos. Sin embargo, si
  4. 4. desde este momento los adultos tienen como objetivo el fomentar la formación en valores con cada gesto, con cada actitud y basados en el amor, los niños comenzarán a mostrar conductas prosociales desde temprana edad y, en su momento, internalizarán las reglas y principios morales que ellos consideren buenas. La idea no es adoctrinar a los niños sino ofrecerles un ambiente que ofrezca modelos generosos y cuidadosos y donde partiendo de procesos reflexivos ellos se convenzan de que la mejor manera de poder llegar a vivir en un mundo más humano es a través de los valores. Desde la perspectiva de integralidad que se evidencia en la estructura curricular del nivel, el ambiente de aprendizaje viene a representar la concreción de la acción educativa, de allí su importancia. Para Iglesias, citado por Zabalza (2001) “El término ambiente se refiere al conjunto del espacio físico y las relaciones que se establecen en él (los afectos, las relaciones interindividuales entre los niños, entre niños y adultos, entre niños y sociedad en su conjunto)”. (Pág. 238). En la concepción del ambiente de aprendizaje en la Educación Inicial, se involucran tanto los espacios institucionalizados: maternales, preescolares independientes y anexos a las escuelas básicas, como también los espacios familiares y comunitarios: hogares de los niños y niñas, ludotecas, bibliotecas, hogares de atención integral, centros de atención integral y centros de cuido espontáneo. Para ello, el ambiente debe ofrecer un clima favorecedor de los aprendizajes, donde exista respeto, cariño, oportunidad de producción, intercambios, descubrimientos y sentido del humor, y en el que los adultos, los niños y las niñas están libres de tensiones y entretenidos con su quehacer diario. Consistente con esta concepción, los adultos responsables de la atención del niño y niña de 3 a 6 años deberán propiciar un ambiente nutritivo tanto en lo funcional como en lo estructural, para el logro óptimo de los aprendizajes esperados en esta fase o nivel.
  5. 5. Mobiliario: La organización y distribución del mobiliario y los recursos didácticos para niños y niñas de 3 a 6 años, requiere de un estudio y análisis de adecuación de la calidad, pertinencia, resistencia, seguridad, contexto social y cultural y tipo de atención (convencional y no convencional). La utilización de mobiliario que se transporte con facilidad permite cambiar la distribución de los espacios o rincones dependiendo de las necesidades, capacidad física, matrícula y edad de niños y niñas. Las mesas y sillas permitirán a los niños trabajar cómodamente, por lo que deben estar a su altura. Las mesas deben tener los bordes redondeados y superficies que permitan limpiarlas con facilidad. Las estanterías permiten tener el material al alcance de los niños y niñas y poder ordenarlo para fomentar su autonomía. Son preferibles los muebles bajos que no impidan la visión global del aula a los niños, niñas y adultos. Hay algunos elementos, como biombos, cortinas, cintas que pueden cumplir una función de separación de los espacios, en las estructuras de poca capacidad física. El o la docente al organizar el ambiente en un Centro Educativo, debe considerar que éste atienda a las necesidades y potencialidades del niño y la niña que les facilite la adquisición de nuevos aprendizajes. Así mismo, tiene la libertad de identificar cada rincón, espacio o lugar con nombres y/o figuras apropiadas que se relacionen con los procesos, las experiencias, la edad de los niños y niñas y el contexto social y cultural.
  6. 6. Mobiliario: La organización y distribución del mobiliario y los recursos didácticos para niños y niñas de 3 a 6 años, requiere de un estudio y análisis de adecuación de la calidad, pertinencia, resistencia, seguridad, contexto social y cultural y tipo de atención (convencional y no convencional). La utilización de mobiliario que se transporte con facilidad permite cambiar la distribución de los espacios o rincones dependiendo de las necesidades, capacidad física, matrícula y edad de niños y niñas. Las mesas y sillas permitirán a los niños trabajar cómodamente, por lo que deben estar a su altura. Las mesas deben tener los bordes redondeados y superficies que permitan limpiarlas con facilidad. Las estanterías permiten tener el material al alcance de los niños y niñas y poder ordenarlo para fomentar su autonomía. Son preferibles los muebles bajos que no impidan la visión global del aula a los niños, niñas y adultos. Hay algunos elementos, como biombos, cortinas, cintas que pueden cumplir una función de separación de los espacios, en las estructuras de poca capacidad física. El o la docente al organizar el ambiente en un Centro Educativo, debe considerar que éste atienda a las necesidades y potencialidades del niño y la niña que les facilite la adquisición de nuevos aprendizajes. Así mismo, tiene la libertad de identificar cada rincón, espacio o lugar con nombres y/o figuras apropiadas que se relacionen con los procesos, las experiencias, la edad de los niños y niñas y el contexto social y cultural.

×