PROVINCIA DE BUENOS AIRESDIRECCIÓN GENERAL CULTURA Y EDUCACIÓNDIRECCIÓN DE EDUCACIÓN SUPERIORESCUELA NORMAL SUPERIOR “DOMI...
El origen de la escuela en Argentina          Según Daniel Pinkasz y Silvia Finocchio en América Latina la enseñanza    en...
lectura, la escritura y el cálculo que los capacite para conocer y cumplir los    deberes ciudadanos. Ésta enseñanza no ti...
por ello que los colegios de los jesuitas tienen poco que ver con las instituciones    de los niños pobres: “escuelas ruda...
Bibliografía:         Caum (2004). ¿Para qué sirve la escuela? Resumen del capítulo 1 La    maquinaria Escolar del libro ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El origen de la escuela nueva en argentina.

3.966 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.966
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
243
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El origen de la escuela nueva en argentina.

  1. 1. PROVINCIA DE BUENOS AIRESDIRECCIÓN GENERAL CULTURA Y EDUCACIÓNDIRECCIÓN DE EDUCACIÓN SUPERIORESCUELA NORMAL SUPERIOR “DOMINGO A. TERUGGI”INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE Y TÉCNICA N° 165CARRERA: PROFESORADO DE EDUCACIÓN PRIMARIAESPACIO CURRICULAR: TEORÍA SOCIOPOLÍTICA Y EDUCACIÓNCURSO: 2do AÑOCICLO LECTIVO: 2012TÍTULO DEL TRABAJO: EL ORIGEN DE LA ESCUELA EN ARGENTINAALUMNA: BRAVO, BÁRBARA. GALVÁN, XOANA. JANO, MARÍA EMILIA. ROJAS RAFFAGHELLI, DAIANA.PROFESOR: PEIRANO, CLAUDIA.FECHA DE ENTREGA: 25/06/12
  2. 2. El origen de la escuela en Argentina Según Daniel Pinkasz y Silvia Finocchio en América Latina la enseñanza entró a la escuela una vez que el Estado logró asentarse y comenzar a construir un sistema de educación pública hacia la década de 1840. Mencionaron también que la Escuela pública surgió a partir de los procesos de constitución de los Estado Nación en 1880. En muchos países la institución pública, fue el complejo institucional, es decir, la escuela se hizo cargo de ésta tarea y se puso de manifiesto la cuestión relativa al interés general de los ciudadanos. Para ellos, el Estado les exigía a los ciudadanos ciertos conocimientos para formar parte de la ciudadanía, con esto ofrece que todos los individuos puedan educarse gratuitamente. En América Latina la educación puso su interés en el código de comunicación, por la expansión de éste, la lengua nacional tiene como tarea expandir “la cultura escrita”, la primera función de la alfabetización en el siglo XIX y principios del XX era la cultura escrita, lo que implica ésta es adoptar formas de racionalidad, privilegiar ciertos soportes culturales y aceptar principios de autoridad. La aceptación de la autoridad y la racionalidad de lo escrito, el código de comunicación común es lo que lleva a acceder a un “corpus cultural común” (población con identidad cultural artificial que es un sinónimo de homogeneizar). Caum (2004) expresa que la escuela pública ha sido instituida por Romanones a principios del siglo XX, aquí los maestros pasan hacer funcionarios del Estado y se hace afectiva la aplicación de la reglamentación que prohibía el trabajo infantil. Toda educación ha de fundarse en la religión y la moral también debe tener en cuenta la base esencial de la autoridad. “La educación del niño obrero no tiene pues como objetivo principal, el enseñarle a mandar sino a obedecer, no pretende hacer de él un hombre instruido y culto sino inculcarle la virtud de la obediencia y la sumisión a la autoridad y la cultura legítima.” (Caum, 2004). Como argumenta el autor anteriormente mencionado el Estado espera del docente: el empleo de técnicas para que los niños aprendan los rudimentos en la2
  3. 3. lectura, la escritura y el cálculo que los capacite para conocer y cumplir los deberes ciudadanos. Ésta enseñanza no tiene como finalidad el acceso a la cultura, sino que intenta inculcar estilos y valores morales, imponerles hábitos de limpieza, regularidad, compostura, obediencia, respeto a la autoridad, amor al trabajo y espíritu de ahorro. El maestro no posee tanto un saber cómo técnicas de domesticación, métodos para condicionar y mantener el orden, es decir, el docente no transmite tanto conocimientos, sino transmisión de valores morales. De aquí deviene el carácter rutinario y repetitivo en el aula. La relación docente- alumno es una relación social, de carácter desigual, está marcada por el poder. Este rol docente encontraba sustento en la Pedagogía tradicional por lo tanto ese docente cumplía una función específica, su rol era el de disciplinador y civilizador de una cultura homogeneizante. En Argentina se sancionó la ley 1420 de Educación Común que establecía que la escuela primaria debía ser obligatoria, laica y gratuita. La escuela es el agente fundamental para la construcción del Estado. Como hace referencia Saviani (1983) ésta Pedagogía pretende borrar la barrera de ignorancia transformando a los alumnos en ciudadanos, es decir, individuos libres. El niño es visto como un ser incompleto, el cual es receptor de conocimientos. El docente por su parte es quien dicta su clase, como el gran poseedor del saber. Los contenidos de esta Pedagogía están al servicio de la clase dominante, es decir, alejados de los intereses de los alumnos. Organización, espacio y tiempo de las instituciones Como anuncia Caum (2004), por un lado el niño deja de estar mezclado con los adultos y deja de conocer la vida directamente en contacto con ellos, es decir, se los aísla de los adultos y se los mantiene separado como una especie de cuarentena, antes de dejarlos en contacto con el mundo. Esta cuarentena es la escuela, el colegio. Comienza así, un largo proceso de encierro de los niños, esto se llamará “escolarización”. Para que todo esto exista es preciso que surja un espacio de encierro, una institución ordenada, con funciones y reglamentos. Es3
  4. 4. por ello que los colegios de los jesuitas tienen poco que ver con las instituciones de los niños pobres: “escuelas rudas”. El aislamiento presenta asimismo formas diferenciadas en el caso de la escuela primaria ya que, para que los niños populares, esta institución no tiene prácticamente ninguna conexión con su entorno familiar y social. Lo que si perciben de forma inmediata es la oposición y ruptura de la escuela que la escuela supone respecto a su espacio cotidiano de vida, a su forma habitual de estar, de hablar, moverse y actuar. En ella se verán sometidos a toda una gimnástica continua que le es extraña: saludar con deferencia al maestro, sentarse correctamente, permanecer en silencio o inmóvil, hablar bajo y después de haberlo solicitado, levantarse y salir ordenadamente, entre otras cosas. El espacio escolar, rígidamente ordenado y reglamentado, tratará de inculcarles que el tiempo es oro y el trabajo disciplina y, que para ser hombres y mujeres de principios y provecho, han de renunciar a sus hábitos de clase y en algunos casos avergonzarse de pertenecer a ella. Concluyendo podemos decir que Beatriz Sarlo (1998) hace alusión a la escuela como “Maquina Cultural” ya que ésta tiene como propósito homogeneizar y formar individuos para la elite dominante de la cultura burguesa. Es decir, transmite conocimiento para ésta clase, dejando de lado los sectores más vulnerables, como lo eran los inmigrantes, en el nuevo territorio Argentino.4
  5. 5. Bibliografía:  Caum (2004). ¿Para qué sirve la escuela? Resumen del capítulo 1 La maquinaria Escolar del libro “ARQUEOLOGÍA DE LA ESCUELA” de Julio Varela y Fernando Álvarez-Urío Ed. La piqueta. Madrid: Club de amigos de la UNESCO de Madrid.  Pineau, Pablo (2005) (Comp.) Relatos de la escuela. Una compilación de textos breves sobre la experiencia escolar. Buenos Aires. Paidós: 197-199. Beatriz Sarlo (1998) “Yo quería niños de pelo muy corto y niñas de trenzas hechas y desechas todos los día”.  Sarlo, Beatriz (1998). La Maquina Cultural. Maestra, traductores y vanguardista. Bs. As. Pág. 19-20  Saviani (1983). “Las teorías de la educación y el problema de la marginalidad en América Latina”. Revista Argentina de la Educación. Año II N°3.5

×