ANÁLISIS NARRATIVO 
ÁMBITO SOCIOLINGÜÍSTICO – PCPI INFORMÁTICA 
Nombre: ………………………………………………………………… Grupo: ……………… Fecha: ………...
y como el culito de un bebé: "Qué, ¿te parece esto erótico, o natural?". No pude evitarlo más, 
y sufrí la erección. Ella ...
persona madura. Gracias a ella, aprendí a ver el cuerpo humano como algo natural y borrar de 
mi mente la mirada sucia, da...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Análisis narrativo a partir de un texto erótico

976 visualizaciones

Publicado el

Texto erótico para trabajar los contenidos de análisis narrativo. Se aplicó en un PCPI para adultos.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
976
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
509
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Análisis narrativo a partir de un texto erótico

  1. 1. ANÁLISIS NARRATIVO ÁMBITO SOCIOLINGÜÍSTICO – PCPI INFORMÁTICA Nombre: ………………………………………………………………… Grupo: ……………… Fecha: ……………………. 1-Lee el siguiente texto con detenimiento: Érase un día, en un lugar de España que no es Cádiz, mes de junio. Ya hace calor, y el cuerpo te pide la playica rica, para refrescarte, además de un heladito de vez en cuando. Estoy con una compañera de investigaciones, de unos treinta años, extranjera, que hemos asistido a un Symposium sobre Atención a la Diversidad para presentar nuestras últimas investigaciones. El Symposium (que no boda, como en "Doctor Mateo" hace un par de semanas) fue un éxito, vino gente de diferentes universidades de España, y aprendimos un montón. Luego nos fuimos al hotel en el que todos nos alojábamos. Ella y yo dormíamos en la misma habitación, obviamente en camas separadas. Nos asomábamos por la ventana del hotel y se veía la playa, llena de gente, muy bonita. No era una playa cualquiera, puesto que a la mitad derecha estaban todos los bañitas con sus familias y bañadores, y a la otra mitad una zona nudista. No es que se viera demasiado, pero se veía que estaban desnudos. Mi compañera, acalorada y con ganas de refrescarse, me propuso ir a la playa. Me pareció una buena idea, puesto que así nos despejaríamos del trabajo y disfrutaríamos de este bonito lugar, ya que estábamos aquí. Lo que pasa es que tuvo una idea inesperada. Ella está acostumbrada a viajar, y se consideraba una aficionada al nudismo, y solía ir a playas nudistas cuando veraneaba. Me propuso ir, y yo no sabía qué contestarle. Me daba vergüenza ponerme desnudo delante de ella y de todo el mundo, y más que vieran mi circuncisión, ya que el pene se me escondía y cualquier ignorante puede pensarse que tengo un micropene o algo por el estilo. Me dijo que al principio era normal, pero que era bueno para la salud, y que me acostumbraba a ver el cuerpo humano como algo natural y no como algo erótico, y que era de degenerados y enfermos mentales sufrir erecciones en una playa nudista. En vista de mi ruborización, me dijo: "Mira, lo mejor será que nos desnudemos aquí, uno delante del otro, para acostumbrarnos. Si no somos capaces de desnudarnos entre nosotros mismos, ¿cómo lo seremos delante de gente desconocida?". Razón no le faltaba, así que nos animamos a ello. Yo comencé a quitarme los botones de la camisa y los zapatos, y ella se quitaba su camisa de manga corta, de color verde claro y con un dibujo de "Las Supernenas", dejando sus pechos al descubierto, con el sujetador. Eran unos pechos muy bonitos, ni monstruosidades tipo "placas tectónicas" o "300 kgs siliciona a lo Kirá Miró", pero tampoco un pecho plano como el de una niña de 10 años. Se quita el sujetador, y yo comienzo a sufrir una leve erección, pero intento pensar en algo que me la baje, siendo la más eficaz la imagen de Antonio Resines gritando cuando metió los testículos en agua hirviendo una vez metidos antes en un agua con hielo en un episodio de "Los Serrano". Fue superefectiva cuando quise evitar erecciones durante los primeros días tras operarme de fimosis, para evitar que se me soltasen los puntos. Pues bien, me fui quitando los pantalones y dejé mis calzoncillos largos con historietas de Lucky Luke impresas, y ella fue bajándose los vaqueros, dejando al descubierto sus braguitas de colorines y sus preciosas piernas blancas, sin pelo alguno y pinta de ser suaves cual culito de un bebé. Llegó la hora de enseñar los genitales, y me dijo que lo hiciéramos a la vez, para que fuese más emocionante. A la de una, a la de dos y a la de...¡tres! Hala, los interiores abajo. Ella contempló mi pene, algo salido de dentro por las anteriores sensaciones, pero no desconcentrándome de las imágenes de Antonio Resines. Yo contemplé su vagina y su recortado pubis, girándose luego para que le contemplase su perfecto culo, jugoso, redondido
  2. 2. y como el culito de un bebé: "Qué, ¿te parece esto erótico, o natural?". No pude evitarlo más, y sufrí la erección. Ella se puso a reírse, y yo estaba totalmente colorado, como si me hubiesen pintado la cara con Ketchup. Le dije que lo sentía, que tenía que acostumbrarme y que estas reacciones no puedo evitarlas así como así. Me dijo: "¡Hey, no te preocupes! Al principio es normal. Si quieres, hazte una paja rápida y así, al estar ya descansada, no sufrirás más erecciones durante un rato". No podía creerme lo que me dijo. ¿Hacerme una paja, sabiendo que dicha erección me la provocó ella? Bueno, parecía que esta situación no sólo era embarazosa para mí, porque empezó a reírse y de broma hacer como que me la cogía y me hacía cosquillas en los testículos. Lo malo es que yo le seguí el juego de las cosquillas simuladas y, al girarse de la risa, sin querer le hice cosquillas de verdad en la nalga izquierda. Ella se asustó a la vez que se rió, y ahí verdaderamente me corrí. Ella se tiró a la cama revolcándose de la risa, por toda la situación. Mi semen colgando como el moquillo de un niño resfriado, y yo ahí temblando de miedo. Le pedí disculpas, que fue un accidente, que con las bromas le rocé sin querer, y que no me tomase por un degenerado ni un cerdo machista ni nada por el estilo. Ella se siguió riendo y dijo: "¡Ay, qué mono! ¡No pasa nada! Si ya sé que ha sido a raíz de las bromas, si hasta yo me he puesto erótica también. Bueno, pongámonos los bañadores y bajemos a la playa. Por esta vez vamos a la no nudista, creo que ya has tenido suficiente entrenamiento por hoy, (risas)". Nos bañamos en la playa y nos lo pasamos genial, y tomamos unas tapas deliciosas en uno de los chiringuitos. Luego fuimos paseando por la ciudad y parándonos en los puestecitos, ya que esta chica es como mi hermana en cuanto ve tiendecitas con regalitos y cosas bonitas. Mañana tocaba una nueva sesión del Symposium, así que decidimos irnos al hotel a ducharnos y acostarnos. Llegué agotado, así que me tumbé en la cama, y le dije que se duchase primero. Comenzó a desnudarse otra vez, y me quedé algo sorprendido. Me dijo, sonriendo: "¿Qué pasa? ¿Y el entrenamiento? Ya nos hemos visto desnudo, ya podemos ir desapareciendo todo erotismo". Se quedó de nuevo desnuda, de espaldas delante mía, con ese perfecto trasero delante de mis ojos. Empecé de nuevo a ereccionarme y con ganas de hacerme ahora de verdad una paja mientras ella se duchaba. No, yo era un tipo legal, no podía hacer eso. Aunque bueno, mientras se ducha, podría meterme la mano y disimuladamente hacérmela. En verdad, todo el día llevo aguantando. ¿Por qué no espero hasta que termine de ducharse? No, va a sospechar si ve que tardo y no escucha el ruido de la ducha. Venga, ¡ahora! Pero, cuando ya había comenzado, salió porque se le olvidó el champú y me pilló. Una situación embarazosa. Se me quedó mirándome embobada, y estaba a punto de echarme a llorar: "Perdóname, lo siento, todavía me cuesta y me dolía la erección. Ha sido superior a mis fuerzas, pero me esforzaré, te lo juro. Es que eres tan guapa y tienes un cuerpo tan bonito...". Empezó a sonreírme, y me dijo: "Anda, termínatela, si te soy sincera, iba yo también a hacerme una, ya que pensar en lo de antes me pone". Me quedé asombrado, no me podía creer lo que había escuchado. Se me estaba pasando la absurda idea de preguntarle si quería hacer el amor conmigo y así desahogarnos el uno con el otro, entre compañeros y en secreto, como una actividad entre nosotros, pero no quería que me viese como un cerdo obsesionado con el sexo, así que me callé. Me duché una vez que terminó y desnudándome delante de ella, para demostrarle que lo veía como algo natural, aunque se quedó mirándome el culo misteriosamente. Nos acostamos cada uno en su casa y nos dormimos enseguida, estábamos rendidos. Terminó el Symposium y nos volvimos a casa, poniéndonos de acuerdo en quedar en verano para tomar algo, ya que ella se volvía a su país para ver a su familia...¡y a su novio! Tenía novio, pero al parecer eran muy liberales, tenían una mentalidad más abierta y una mirada menos sucia, y solían hacer nudismo con naturalidad y con frecuencia. Me alegré aquel día de no proponerle hacer el amor, porque habría quedado como un estúpido, y quedé como una
  3. 3. persona madura. Gracias a ella, aprendí a ver el cuerpo humano como algo natural y borrar de mi mente la mirada sucia, dada a la fama por el personaje de Antonio Resines, casualmente. 2-Completa la siguiente tabla con la información solicitada: Género Narrativo Tipo de Narrador: ¿En primera o en tercera persona? Personajes Elementos de espacio (lugar donde se desarrolla la acción). Descríbelo. Tiempo: ¿Ocurrieron los hechos en el pasado o en el presente? Justifica tu respuesta Orden temporal: ¿Comienza la historia de principio a fin, empieza por la mitad y luego cuenta lo que sucedió antes y después, o comienza desde el final? Esquematiza la historia en los siguientes apartados Introducción Nudo Desenlace ¿Qué le dirías al protagonista de la historia, si te contase esta historia?

×