La opinión pública como hecho social

1.259 visualizaciones

Publicado el

Karin Gimenez
21.506.906

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.259
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La opinión pública como hecho social

  1. 1. La opinión pública como hecho social. Karin Gimenez. 21.506.906. Opinión Pública. SAIA – A.
  2. 2. La opinión pública como hecho y control social. Elisabeth Noelle-Neumann: Para la profesora alemana la opinión pública debe ser explicada como un hecho social, desprovista de categorías normativas que la analizan a partir de lo que debería ser y no de lo que realmente es. El esfuerzo debería centrarse en describir y analizar a la opinión pública tal y como se presenta, sin pretender asociarla a ningún tipo de valoración, por más justa que ésta parezca o pretenda ser. Ella considera a la opinión pública como un conjunto de comportamientos que constituyen la expresión de las mentalidades y actitudes de las colectividades sobre temas de cualquier índole. Los que se encuentran en minoría, en relación a sus opiniones, las silenciarán antes de recibir el rechazo y la sanción social. La investigadora analizó empíricamente este comportamiento a partir de sondeos de opinión por muchos años en su Institut für Demoskopie, en la ciudad alemana de Allensbach. De alguna manera, ésta se encuentra dependiente de aquella, basada en el profundo temor al aislamiento, es decir, sometidos a la presión social. Dicho mecanismo sicosocial está presente en el ambiente social del que no puede escapar el individuo. Así las opiniones están ligadas a tradiciones, valores, prejuicios o modas antes que posturas racionales ligadas a los aspectos político-institucionales. En su teoría del Espiral del Silencio señala que las personas están atentas a las opiniones de su entorno para construir la suya.
  3. 3. La opinión pública como hecho y control social. Desde los inicios del hombre, éste se ha organizado en torno a la división en clases sociales, las cuales, han ido evolucionando a lo largo de los años desde la básica estamentación en clase alta y baja de las sociedades feudales, pasando por la aparición de la clase media en la revolución industrial, hasta el concepto de sociedad del bienestar y el surgimiento, según Pierre Bourdieu, de la clase popular. La aparición de esta cuarta clase media-baja, se debió a la afluencia de trabajadores especializados y técnicos medios con la extensión del sector de servicios públicos y la denominada sociedad de consumo. Análisis de las variables: empleo, educación y patrimonio. Su incidencia en la pertenencia a las clases sociales y en la opinión: Para analizar la incidencia de la situación de la persona en la determinación de la pertenencia del individuo a una clase social, partimos de que este concepto de estatus social se compone de tres variables: La variable inicial que consiste en la situación de empleo/ingresos/renta, más las añadidas por Pierre Bourdieu que son el nivel educativo y el patrimonio o herencia patrimonial. La relación o proporción con la que funcionarían estas dos últimas al respecto de la clasificación social y su relación con la opinión sería la siguiente: • A mayor nivel de estudios, la disposición es tener una mente más abierta combinada con una mayor independencia económica. • Un mayor patrimonio, otorga estabilidad, seguridad y respaldo –económico-, por lo que la confianza en el futuro aumenta propiciando una mente más liberal y progresista posible gracias a la disminución del miedo al riesgo o al futuro.
  4. 4. La opinión pública como hecho y control social. En cuanto a la influencia de la situación de empleo o el nivel de ingresos del individuo, la historia la explica desde que Karl Marx definió al trabajador asalariado en su posición de lucha y conflicto frente al propietario o dueño. Con el paso de los años, la crisis industrial de los años setenta significó la división de los mercados laborales, según los tres tipos de contextos en los que realizaban su actividad, los cuales produjeron a su vez, distintas mentalidades políticas: • En los mercados de trabajo independiente-empresa grande o grandes cargos de la Administración Pública-, gracias a la seguridad, buen salario y nivel tecnológico, la mentalidad del trabajador puede priorizar aspectos tales como la calidad de vida compaginada con la preocupación por el medio ambiente y, el aumento de su movilidad. • En el mercado secundario o subordinado -medianas o pequeñas empresas frecuentemente subcontratas de las grandes-, al carecer de estabilidad en el trabajo, al tener un bajo nivel de salario y tecnológico, la mentalidad política es desarrollista asociando este concepto al crecimiento económico en relación directa con el aumento de sus salarios. Es decir, asume una preocupación económica respecto a su calidad de vida. • En el mercado de trabajo precario, el trabajador no cualificado, con un bajo nivel tecnológico, sin contrato - economía sumergida- y cuyo sueldo se calcula según rendimiento, se posiciona con una mentalidad socio-política en la que es esencial la defensa y la lucha por conseguir subsidios públicos y buscar la protección estatal. Es decir, prima la supervivencia y preocupación por el respeto a los derechos básicos constitucionales de la persona.
  5. 5. La opinión pública como hecho y control social. Influencia de la clase social en el estatus de la persona y en la formación de la opinión pública. Debemos partir de la idea de que pertenecer a una misma clase social no es sinónimo de poseer una identidad compartida. Es decir, no significa que todos los integrantes de la clase alta posean la misma ideología, los mismos valores y las mismas tendencias. Aunque, no obstante, la clase social suele determinar, de forma contundente, ciertos aspectos como el comportamiento social, las ideas político-económicas o sus valores ético-morales en su filosofía de vida ya que, al fin y al cabo, comparten una mismo espacio geográfico-social característico, en función del rol derivado del estatus otorgado por la sociedad. En conclusión, se ha demostrado que el bienestar socio-económico derivado del resultado de las variables que determinan la clase social y el estatus, condicionan determinantemente o influencian la opinión del individuo según el principio formación exógena –que viene del exterior hacia el interior- en la que, la concepción y el entendimiento personal se crea a partir de dos hechos relacionados: la percepción selectiva de los hechos en función de las implicaciones afectivas y sentimentales (impulso afectivo), y la que está en base a nuestras experiencias vitales desarrolladas en grupo, es decir, que las tenemos en sociedad porque el hombre, es un animal social. Así, aunque la opinión pública no está formada por la suma de las opiniones individuales, ni es el resultado de la opinión de la mayoría, si analizamos su definición operativa: «Por opinión pública se entiende la valoración realizada o expresada –un pronunciamiento sobre un posicionamiento- por determinada comunidad social, acerca de un evento, oportunidad, problema, reto o expectativa que llega a su conocimiento», es innegable en ella, que las clases o estatus y, por lo tanto, el contexto social en el que se desenvuelve el individuo, realizan una influencia explícita en la tendencia o rumbo de dicha opinión colectiva. Desde la perspectiva de la Opinión Pública, se dirá que ésta se encuentra dividida cuando existan distintas posiciones confrontadas ante determinada cuestión, por razones distintas o al margen de las divisiones de opinión que se puedan esperar por causas de estratificación socio-política.
  6. 6. La opinión pública y opinión publicada La opinión es “pública”, en dos sentidos. En primer lugar por ser la “opinión compartida”, la opinión de la mayoría y en segundo lugar, por ser una “opinión publicada”, gracias a que se publica. Para aclarar este punto es quizá necesario distinguir, entre opinión pública y opinión privada. Mientras que la primera incide en los temas de interés público, la segunda hace referencia a las opiniones de los particulares. De esta manera, así un particular tenga una relevancia política o social (ej. un columnista de prensa) y publique sus opiniones, éstas no pasan a ser la opinión pública. Lo que sí puede representar es una corriente de opinión, aunque no toda opinión publicada es representativa de una corriente de opinión. A la inversa, no todas las corrientes de opinión de una sociedad se tienen que ver necesariamente reflejadas en opiniones publicadas en los medios de comunicación. Por lo tanto, el agregado de las coincidencias de las opiniones privadas no son equivalentes a la preocupación colectiva. Pero, en general los temas sobre los que se crean corrientes de opinión relativamente firmes, presentan una doble condición de repercusión personal y colectiva (medidas de protección y seguridad, control de la natalidad, p.ej.), en la que un individuo opina como ciudadano, como padre de familia, miembro de una organización política o religiosa. De tal manera que en algunas oportunidades una persona tiene opiniones duales, cuando lo hace en consonancia con un grupo y cuando lo hace a partir de defender sus intereses particulares. El sistema democrático requiere de la opinión pública en la medida que es un elemento importante en la supervivencia del sistema. Por esto algunos autores consideraban como una de sus funciones la vigilancia y control de la vida política. Por lo tanto, la democracia y la opinión pública se necesitan y complementan mutuamente. Por un lado la democracia, garantiza los derechos y libertades de los ciudadanos, especialmente la libertad de opinión y expresión. Y, por otro, la opinión pública desarrolla una conciencia colectiva que participa, vigila y expresa sus puntos de vista sobre los temas de interés general. Como bien recuerda Monzón “los controles, manipulaciones y obstáculos que se pongan a la opinión pública repercutirán necesariamente en el desarrollo democrático de la sociedad”.
  7. 7. La opinión pública y la democracia En democracia se gobierna en nombre de la opinión pública. Quien cuenta sus demandas le da voz y rostro, con números y palabras. Periodistas, encuestadores y políticos dicen representar la opinión pública. Pero también la gestionan: reducen la participación ciudadana a consumir información, responder encuestas y votar. A veces transforman el debate social en una voz monocorde. Combinando teoría y casos prácticos -desde las movilizaciones por Miguel Ángel Blanco hasta la "carrera" pública Mario Conde- el autor analiza temas como los sesgos de las encuestas, los efectos mediáticos o el sueño de la ciber-democracia. Recoge la evidencia de cómo, a pesar de todo, la opinión pública es racional, influye en el gobierno y debiera influir aún más. Al final se proponen vías de intervención ciudadana y de reforma de las instituciones. La democracia deliberativa intenta hacer compatible la opinión pública, como suma de encuestas y votos, con la opinión de la calle y las iniciativas de la sociedad civil. Garantiza que los ciudadanos generen, reciban y pongan en común la información necesaria para que perciban sus intereses, de modo que los gobernantes decidan tal como lo harían los gobernados, si ocupasen su puesto. Y si no lo hacen, que les resulte más dificil ignorar o manipular a la opinión pública.
  8. 8. HISTORIA DE LA OPINIÓN PÚBLICA Comunicación total, personal, directa y recíproca Surge la idea de señales visuales y auditivas (el fuego y el humo, tambores) En la retórica (arte del discurso) Filósofos Aristóteles y Platón Entre siglo y siglo 1-Gritos 2-Correos Humanos ( CHASKI) s. primitivo Su poder radica Visión de los Sus sistemas Arte de seducir al pueblo Poder de persuadir mediante discursos Nace a través Este sistema no servía al hombre para comunicarse a distancias considerables, Superando con el 2º las distancias pero no el tiempo
  9. 9. LUTERO FORMADOR DE OPINIÓN Al igual que Calvino y Zwinglio (1517) fueron grandes formadores y conductores de la opinión en el S.XVI. Por su parte Lutero usó las cartas y el pulpito para propagar sus ideas Lo que logro su Influencia sobre el pueblo alemán Elocuencia, predicación cautivadora, lenguaje sencillo y popular Por su Empleó para traducir el evangelio al alemán Características que Inspirado en: -El idioma popular -Imágenes -Comparaciones -Locuciones -Aforismos y -dichos populares Con su Lenguaje atrajo multitudes y popularizó su doctrina Basada en su Celebre “sola gratia, sola fides” inspirada en San Pablo Tras la Traducción del evangelio, conto con millares de seguidores alemanes, cuya influencia en la opinión pública provocó serios Problemas en la iglesia por sus ideas reformadoras, enfrentándolos con las mismas armas.
  10. 10. Opinión pública Durante siglo XIX En esta época Bonaparte advirtió el poder de la prensa Por lo que Prohibió fundar nuevos periódicos y clausuró las imprentas así comienza permitiendo mediante Apoderarse de ellos, lo cual desató violentas campañas contra Inglaterra Mantuvo a la oposición atemorizada y acallada Usó como pilar fundamental la propaganda y la corrupción de la prensa Creó medidas restrictivas con el fin de adueñarse de los diarios. El uso de una opinión pública conducida e inducida. Sólo el trabajo de las imprentas pertenecientes a los órganos oficiales logrando El despotismo y la desvaloración de la palabra propaganda
  11. 11. La prensa y la opinión pública a finales del siglo XIX En estos años se consolida la monarquía y finaliza el bonapartismo. Por otra parte Se genera en la prensa escrita gran competencia Se prepara la base para el desarrollo de los medios masivos Los cuales son Por conseguir La cual El sensacionalismo, melodramas y amarillismo. Evoluciona y se planifica el uso de la publicidad comercial Se desarrollan las formas o géneros periodísticos Abarataba los costos de impresión Mayor tiraje y penetración en el público Entre ellos La radio y la televisión, diseñados para relacionar e informar.
  12. 12. Se perfeccionan y lanzan a los grandes públicos Radio Prensa Televisión Inventos por: Fleming (1904) Los Hermanos Wright (1903) Bleriot (1909) Movimientos Políticos Difusión veloz de la noticia La prensa se beneficia con los adelantos técnicos; surgen diversidad de publicaciones Se convierte en muy poco tiempo en lo mas poderoso e influyente junto al cine sobre la sociedad organizada. Cine El mas apreciado de distracción de los grandes públicos en tiempos de paz, el mas efectivo medio para alcanzar la popularidad SIGLO XX
  13. 13. Era del crecimiento de los medios. Lanzan la radio y televisión. La prensa tiene adelantos técnicos En el Occidente tiene criterio comercial En el Oriente responde a los intereses comunistas, marxistas-leninistas Se crea propaganda política y comercial Evolución Mecánica 1903 Hermanos Wrigh. (Primer aparato aerodinamico) Mejoras en maquinaria ferroviaria y marítimas Aparición del automóvil Proyectos para unión continental. Posteriormente para uso bélico El inicio de la guerra utiliza como herramienta los medios y la industria
  14. 14. Post Guerra Dos potencias sobresalen: GUERRA FRÍA Estados Unidos Capitalista Democracia Liberal Unión Soviética Socialista Democracia Popular Visión en común: Poder económico, político, militar. Lucha por la independencia, política, económica y cultural . Existe pobreza Creación de Armas Nucleares, Conquiste del espacio, derrota de EE.UU en Vietnam . Cae el Muro de Berlín. Desintegración de la Unión Soviética. Brote del Sida. Narcotráfico Nunca muere la Opinión Pública Caso Watergate: Escándalo 1972. Publicado a través del Diario Washington. Renuncia presidente Nixon Vietnam: Los medios de comunicación muestran la masacre del pueblo de Vietnam y soldados americanos mutilados

×