SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 40
1

Los trepadores

Generalidades
La mayor parte de la gente mejora su vida trabajando duramente y en forma constante,
pero hay otros que planifican su accionar con el fin de llegar más lejos que los demás,
buscando la forma que les permita subir posiciones hasta llegar a cargos importantes.
Estamos hablando de los trepadores. Cada uno de ellos tiene un estilo diferente, pero las
características son comunes a todos. El deseo de trepar la pirámide del poder, en algunos
casos, es tan compulsivo que puede compararse a una adicción. Si así fuera, estas
personas difícilmente podrían gozar de su propia vida. Todo quedaría, para ellos, en
segundo lugar: la familia, los amigos, la tranquilidad y hasta los propios gustos
personales.
Debemos, sin embargo, diferenciar la época actual de las anteriores, ya que hoy la acción
de “trepar la pirámide del poder” es muy distinta respecto a la que, tradicionalmente, era
común hace muchas décadas. Antes, los que lograban ocupar altos cargos eran, en su
mayoría, gente que pertenecía a la misma corporación o relacionada con ella; todos eran
conocidos y apreciados por la fuente del poder y merecedores de cierta confianza. De
acuerdo con esto, para trepar la pirámide era necesario lograr primero un mayor aprecio,
cosa que los trepadores “profesionales” lograban utilizando cualquier método, hasta
desarrollando planes muy bien estudiados para obtenerlo.
En la actualidad, las grandes empresas suelen recurrir a otro sistema para llenar los
huecos de ejecutivos en sus organigramas o crear nuevos puestos de acuerdo a las
crecientes necesidades operativas del mercado, hoy mucho más complejo.
Desde hace un tiempo, debido a las nuevas tecnologías y a los sistemas de gestión cada
vez más sofisticados, las fuentes del poder prefieren recurrir a Estudios Especializados,
compuestos por numerosos profesionales, con el objeto de hallar en el mercado los
2
mejores candidatos para ocupar los cargos que necesitan. (También pueden "robarlos" a
otras Empresas).
Cuando se encarga una búsqueda a un Estudio, intervienen psicólogos y hasta
psiquiatras con otros numerosos especialistas, los cuales buscan profesionales jóvenes
que tengan el perfil requerido, los conocimientos necesarios y la actitud psicológica
adecuada en cada caso. Los someten a estresantes entrevistas hasta ubicar a dos o más
postulantes válidos, que someten luego al criterio de la empresa solicitante, para que elija
entre ellos. Los verdaderos trepadores son, en este caso, los numerosos candidatos que
frecuentan masivamente los despachos de los seleccionadores, entregando sus
curriculum vitae como muestras de capacidad y experiencia, con la esperanza de
conseguir una oportunidad que tal vez no llegue nunca.

De todas maneras, y aún con menores posibilidades de lograr altos puestos, los
trepadores de antaño siguen existiendo, con el siguiente perfil tradicional:
Características
Supongamos que un “trepador” ocupe inicialmente una posición intermedia en una
pirámide de mandos que pertenezca a una Corporación u Empresa y anhele escalar
posiciones hasta la cúspide. Puede tener, o no, un título profesional, pero generalmente
estas personas están bien preparadas y conocen perfectamente los temas relacionados
con su propia formación.
Nuestro “trepador” tiene una fuerte personalidad y, sobre todo, posee excelentes dotes de
planificador. Su voluntad para triunfar es muy fuerte.
Todas estas condiciones no son fuera de lo común, ya que pueden considerarse naturales
3
en cualquier persona pero, lo que distingue especialmente a un trepador, es su actitud
dentro de la Empresa, desde cuando comienza a trabajar en ella. En efecto, aparte de
cumplir sus quehaceres con la mayor competencia, surge en él el deseo de estudiar la
misma Empresa por dentro. Conoce la importancia de saber quién es quién y donde están
las fuentes del poder. Luego, tendrá interés por conocer las relaciones internas y como se
desarrollan las comunicaciones entre los Directores, Gerentes y Jefes. Buscará los puntos
mejorables en la misma Empresa y, especialmente, los que competen al área que ocupa.
Sentirá también curiosidad para averiguar que tipo de amistad tiene la fuente del poder
con otros miembros de la organización, y también los contactos que tiene fuera de la
empresa. De la misma manera, le interesará conocer las opiniones y preferencias de
todos los altos jefes sobre cualquier tema: política, deporte, hobby, tiempo libre, etcétera.
Comportamiento
Para nuestro personaje es importantísimo, vital, darse a conocer y relacionarse con los
altos jefes y la fuente del poder. Para lograrlo, usará el método “utilice los amigos de los
amigos” Nunca intentará una relación directa, sino a través de ellos. Para conseguirlo (es
una larga tarea), es posible que deba recurrir a cadenas de otros contactos. No es tarea
fácil tampoco, porque nadie debe enterarse de estos intentos, de otra manera podría
fracasar.
Si los altos jefes suelen jugar al tenis, aprenderá a jugar, lo mismo sucederá con el golf o
cualquier otro deporte o hobby. Podrá frecuentar los mismos clubes, pero tendrá cuidado
de no hacerlo solo, sino junto a conocidos o amigos de ellos (deberá esperar hasta lograr
los contactos, y esto requiere simpatía y diplomacia). También se cuidará de no hablar
nunca de trabajo en cualquier encuentro fuera la oficina: sería muy contraproducente.
Estando en la Empresa, seguirá generalmente los siguientes principios:
Nunca criticará a nadie ni dará opiniones personales sobre temas de trascendencia. Sus
conversaciones estarán relacionadas principalmente con el propio trabajo y lo hará con
profesionalidad y también con toda gentileza, dando la impresión a la otra parte que se la
respeta en sumo grado, tapando, si es necesario, los propios valores sin pero
desmerecerlos. En efecto, no deberá crear situaciones de envidia hacia él, tanto como
persona ni en relación a su competencia. Nunca hará comentarios detallados sobre su
propia familia, su situación personal, etcétera. Solamente expresará generalidades sobre
temas que lo conciernen, tanto para no llamar la atención ajena. Nunca se introducirá en
grupos de personas que compartan opiniones. Con esta actitud logrará que todos lo
estimen por competente, buena persona, reservado y confiable.
Lostiempos
El tiempo es muy importante. Es difícil avanzar rápidamente, salvo en casos muy
especiales. Deberá vencer la impaciencia para no cometer errores de apresuramiento; el
mundo está lleno de trepadores fracasados, triunfan siempre unos pocos: los mejores.
Solamente cuando el trepador esté convencido que todas las condiciones están
cumplidas, entrará en acción, cambiando paulatinamente de actitud. Comenzará la caza a
todos los errores importantes que encuentre, responsabilizando a quién corresponda o
criticando los procedimientos que crea mejorables en las áreas que le competen,
introduciendo también su interés en otras relacionadas. Emitirá algún informe inteligente a
sus jefes con copias a Jefes superiores, siempre acompañados con propuestas
adecuadas a cada situación. Naturalmente habrá conseguido previamente la autorización
4
para presentarlos, de otra manera se habría expuesto a un fracaso rotundo. Nunca
presentará un segundo proyecto antes que el primero haya sido "digerido". Tal vez el
mismo pudo haber sido encajonado por cualquier motivo de política interna, pero el
trepador habrá conseguido de todas maneras su objetivo: darse a conocer.
El poder nunca es generoso, pero concede crédito y confianza
Se debe considerar que el poder es siempre muy desconfiado y nunca es generoso:
jamás premiará a nadie con ascensos, a menos que lo encuentre conveniente para él o
para la Empresa. Sin embargo, la opinión que el Poder tiene del trepador tiene mucho
valor y constituye un punto vital para conceder al mismo la confianza que necesita cuando
piensa que sus opiniones están acertadas. Claro, el trepador habrá sabido cumplir
adecuadamente su plan de acción. Con esta premisa, comenzarán sus ascensos.
Comentarios:
= Analizando el tema, se nota que las dos funciones principales del trepador son: la de
obtener la confianza del Poder y la de promocionarse a costa de cualquier circunstancia.
Esto encierra algunos peligros, ya que la misma acción del trepador pudo haberse iniciado
por intereses espurios, que luego podrán ser denunciados. Existen también trepadores
que nunca triunfaron por sus propios méritos, y llegaron empujados por intereses de
poderes ajenos.
= Las características y el comportamiento del trepador, detallados anteriormente,
constituyen una descripción perfeccionista de los mismos. Naturalmente cada uno de ellos
tiene su estilo y podrá modificarlos, pero la finalidad será siempre la misma: escalar
posiciones.
= Los trepadores encuentran generalmente mejor campo de acción en las Empresas del
Estado, porque los vaivenes políticos favorecen su gestión, a pesar da los cambios en la
Dirección y en la misma política. Ellos, pase lo que pase, estarán casi siempre en primera
línea.

Compañeros de trabajo: El trepa
A lo largo de diferentes entradas dentro de la categoría de supervivencia social, voy a ir
describiendo a toda la fauna que os vais a poder encontrar como compañeros de trabajo
según os vayáis adentrando en el mercado laboral, y voy a compartir con vosotros unos
consejos que espero os ayuden a lidiar un poco con ellos, ya que tendréis que
aguantarlos sí o sí.
5

Encabezando la lista por su nivel de peligrosidad dentro del mundo laboral, nos
encontramos con el más conocido y famoso, el trepa. Posiblemente muchos ya habréis
oído hablar de él y más o menos tendréis ya alguna idea del comportamiento de este
personaje. Pues bien, os voy a decir según mi experiencia, que la gente tiende a
subestimar la peligrosidad de este tipo de individuos por confundirlos con el típico pelota,
pero no es así, el trepa va más allá, y ahora voy a analizar un poco su “modus operandi”
para que seamos capaces de identificarlo y saber como comportarnos con él, porque
creedme, puede resultar más complicado de lo que parece identificar a un buen trepa, y
ahí reside su gran peligro.
Pero en primer lugar, voy a definir al trepa en unas pocas líneas que nos darán una idea
general de sus motivaciones que nos servirán para comprender los diferentes puntos que
trataré en la entrada de hoy.
El trepa es un empleado por lo general medianamente competente pero no lo suficiente
como para poder destacar en su puesto de forma genuina, por lo que recurre a las
falacias, rumores, desprestigios, peloteo, dobles máscaras y un sinfín más de artimañas
que va desarrollando de forma sutil a su alrededor con dos propósitos, el primero evitar
que cualquier otro compañero logre destacar de forma genuina, y el segundo, intentar a
toda costa ganarse a sus superiores para ascender en la jerarquía de la empresa. Esto
que estás leyendo puede parecer muy de depredadores ejecutivos y altos cargos de
6

grandes multinacionales, pero la realidad es que te vas a encontrar trepas en cualquier
puesto, ya sea de dependiente en una tienda, de reponedor en un almacén o repartiendo
panfletos publicitarios por los buzones.
Bien, el primer concepto que debemos tener claro de la definición, es que el trepa no tiene
porque ser un mal empleado como mucha gente piensa. Al contrario, el trepa por regla
general suele ser un buen profesional dentro de su campo, pero como hemos dicho, se
queda ahí, simplemente un buen profesional. Posiblemente esto fuese más que suficiente
para que una persona normal y de buena ética se sintiese bien consigo misma, para poco
a poco ir mejorando con la experiencia para poder llegar a más, o sencillamente para ser
valorado en su puesto (no a todos nos gusta tener cargos importantes o mandar). Pero el
trepa no es así, el trepa en su interior está lleno de inseguridades, además de tener una
escala de valores personales muy superficial (del tipo tanto tienes, tanto eres) y todo esto
lleva al trepa a comportarse como lo hace.
En el fondo, el trepa es consciente de su incapacidad para destacar de forma natural y
genuina en su puesto, pero es una persona ambiciosa en el sentido más superficial de la
palabra, además de estar lleno de inseguridades y miedos personales que necesita aliviar
demostrándose así mismo que puede llegar a ser alguien importante. Esto le lleva a
actuar con la lógica siguiente: “Para destacar en mi grupo de trabajo y poder ascender,
debo conseguir que mis superiores me vean como al mejor de mi grupo, pero en el fondo
soy consciente de que no soy capaz de ello por mis propios medios, por lo que la única
manera que me queda de destacar y sobresalir, es mantener al resto de mis compañeros
por debajo mía cueste lo que cueste para que mis jefes perciban que estoy destacando y
así poder ascender”. Sé que si eres una persona con cierta ética esto puede parecer
descabellado, pero así es el trepa, y conociendo la raíz que provoca su comportamiento
seremos capaces de identificarlo y saber cómo actuar.
Bien, una vez conocidas las motivaciones que llevan al trepa a hacer lo que hace, voy a
tratar varios puntos que nos ayudarán a identificarlo:
El trepa puede parecer una persona amable y agradable contigo, pero su objetivo no es
más que evaluarte, ver si eres una amenaza, o sencillamente le sirves para utilizarte
sacándote información que pueda utilizar en su provecho, o desprestigiando a otro
compañero. Si un compañero comienza a hacerte muchas preguntas personales, o a
7

llenarte la cabeza de comentarios y críticas hacia el resto de compañeros, es muy posible
que estés ante un trepa.
Otra pauta de comportamiento que nos ayudará a identificar al trepa, es que dedicará
gran cantidad de tiempo y esfuerzo a tareas que si bien, no son las más prioritarias, si
resultan las más llamativas visualmente, como por ejemplo ponerse a ordenar los
archivadores de cierres fiscales de años anteriores a pesar de que en la oficina todos
andan hasta arriba de trabajo por el cierre fiscal actual, o ponerse a limpiar el almacén de
una pequeña tienda un Sábado por la tarde a pesar de ser el día más fuerte de ventas y
con más afluencia de clientes. ¿Su objetivo?, sencillo, poder mostrar lo que ha hecho a su
superior y decir “Lo he hecho yo” para intentar ganar puntos.
Para terminar, el trepa jamás valorará el trabajo de otro compañero, más bien todo lo
contrario, intentará minimizar los logros ajenos e incluso hasta desprestigiarlos. Que un
compañero ha cerrado una gran venta, el trepa lo justificará diciendo que ha sido suerte,
que el cliente ya venía predispuesto, etc. Que en el restaurante, un compañero es capaz
de llevar un par de mesas más que el resto de compañeros, el trepa lo desprestigiará
diciendo que tal vez sea rápido, pero que su trato con los clientes es mediocre. En
resumen, siempre habrá una excusa para desprestigiar los logros y virtudes del resto de
compañeros.

La figura del “trepa” y su identificación grafológica
Comúnmente se conoce al “trepa” como una figura del ámbito laboral caracterizada por lo
que la misma denominación dice, trepar, escalar puestos, ansiar subir sin medida con la
muda ambición de conseguir su objetivo, pese a quien pese y caiga quien caiga.

El mencionado objetivo del “trepa” suele tener que ver con la satisfacción personal en el
área del reconocimiento laboral o en el campo de lo material. Necesitan esa
compensación como contrapeso a un sentimiento de inferioridad y a una conciencia de
deficiente potencial propio, que les genera frustración y, por tanto, necesidad de
reafirmación por parte de entes ajenos a la propia personalidad.

Del mismo modo que, en medio de una frondosa selva, la planta trepadora se sustenta en
otras más resistentes para poder crecer y alcanzar la luz, apenas visible entre la espesa y
alta vegetación, el “trepa” busca apoyos sobre los que avanzar y subir durante un tiempo
y que, a su vez, le sirvan de escalón para alcanzar otros, y otros, y otros más… La
8
ambición del trepa es ciega, como la fronda espesa, y sólo ve el objetivo: la luz, el
prestigio, el reconocimiento, la recompensa económica.

Características básicas del “trepa”
No compartir información con el resto de compañeros.
En caso de compartir información, lo hace con extrema cautela, guardando un as o dos en
la manga, y siempre con la intención de obtener algo del otro en beneficio propio.
Se cree autosuficiente y nunca reconoce la labor y el mérito de la persona que le
transmitió conocimientos.
Suele atribuirse como propio los méritos de otros o del equipo.
Suele pegarse y tratar de ganarse la confianza y la amistad de las personas a las que
pretende igualar y después superar (“persona escalón”), mostrando actitudes de
desprecio y desvaloración hacia el resto.
Es individualista, amante del secretismo y la ocultación, actúa a hurtadillas y sólo se
manifiesta cuando necesita “apoyarse” en alguien y succionarle para su propio
aprovechamiento.
Visto lo anterior, los rasgos que en suma caracterizan la figura del trepa configuran la
fórmula:

Poco potencial + Ambición desmedida + Egoísmo +
Individualismo
La escritura del “trepa”. Su interpretación grafológica:
.
1) Falta de correspondencia entre las aspiraciones manifestadas y el potencial real:
el cuerpo del escrito suele presentar diferencias notables con el trazado de la firma.
2) Reserva y ocultamiento: ondulación en las líneas, rasgos filiformes, óvalos
cerrados o cegados, firma ilegible o envuelta en capas por la rúbrica.
3) Ambición: mayúsculas grandes, firma ascendente y de tamaño mayor que el
texto.
4) Rasgos de egoísmo: presencia de ganchos en las jambas, trazado del
óvalo en sentido de las agujas del reloj, exceso de bucles, escritura regresiva.
5) Individualismo: escritura desligada, rúbrica envolvente.
6) Desconfianza: puntos o rayas innecesarios en el escrito, inclinación
9
invertida, rasgos en punta o en actitud de defensa hacia la zona
derecha, rasgo del escorpión.

Los psicólogos, sociólogos y profesionales que han estudiado e indagado en el
comportamiento de esta figura, en el ámbito de la empresa y de los recursos humanos,
han incidido en que uno de los signos distintivos del “trepa” o trepador, sorprendente
como poco, es precisamente que no se distingue o detecta su actitud hasta una vez haber
trepado.

Su comportamiento es insidioso y sutil, enmascarado por la apariencia de un buen
profesional, con grandes habilidades sociales y una notable empatía.
Podría decirse, a favor de la grafología, que estudiando la escritura de una persona,
candidata a un puesto en la empresa o ya trabajador de la misma, se puede
desenmascarar al “trepa”, pues, aunque su comportamiento externo pueda pasar
desapercibido y oculto a los demás, no puede ocultarse ante sí mismo y, por tanto,
tampoco ante los rasgos propios de su escritura, su esencia innata, su imagen auténtica
reflejada sólo para sus ojos y para los ojos del grafólogo.

El ascenso del trepador
Muchas colectividades humanas se ven infectadas por parásitos sin escrúpulos, dispuestos a
saltar por encima de cualquiera con tal de conseguir su beneficio personal.
10
¿De cuántas infamias se compone el éxito?, se preguntaba Balzac. Existe una ambición sana que
empuja a la superación, al esfuerzo y a la búsqueda de la excelencia, pero a su lado está la
ambición mezquina de quien sólo aspira a ascender en la escala social o la profesional sin reparar
en los medios empleados para ello. Desgraciadamente, la segunda tiende a imponerse sobre la
primera hasta el punto que el propio término «ambición» se ha alejado de su sentido originario. En
latín «ambitio» designaba simplemente las gestiones que debían hacer los candidatos para
conseguir el voto por vías legítimas (en oposición a «ambitus», que eran las intrigas y las
conspiraciones fraudulentas). Hoy carga con toda clase de connotaciones peyorativas.
La figura que mejor encarna el concepto negativo de la ambición es el trepador: la persona que
pone toda su atención e invierte todas sus energías en alcanzar puestos más altos dejando de lado
los principios morales y saltándose todas las reglas del juego. La literatura y el cine han recreado
con frecuencia el tipo del trepador, de innegable atractivo literario por cuanto representa una forma
especial de maldad bastante extendida en muchas colectividades humanas. Es la del parásito sin
escrúpulos, dispuesto a saltar por encima de cualquiera con tal de conseguir su propósito, con el
pensamiento focalizado en la única meta de su beneficio personal. En su película 'El apartamento'
muestra Billy Wilder el personaje de Bud Baxter, empleado de una importante empresa de seguros,
quien vive pendiente de que sus superiores le recomienden para un ascenso en la casa. Para ello
trata de complacerlos a toda costa, prestándoles las llaves de su apartamento para sus devaneos
amorosos. Odioso y a la vez entrañable, cegado por la ambición pero también víctima del abuso de
unos jefes a quienes es incapaz de enfrentarse, Baxter encarna una de las dimensiones más
características del trepador: la del adulador servil deseoso de agradar a aquellos de quienes
espera obtener la recompensa correspondiente.
Pero el trepador más aquilatado, el arribista perfecto, no se limita a hacer carrera por su cuenta
como el desdichado de Baxter. Compromete también a la gente que le rodea, y en especial a los
compañeros de trabajo en quienes ve en una doble condición: la de rivales y la de instrumentos.
Por una parte, teme que sean ellos quienes obtengan el puesto o rango al que están aspirando a
encaramarse. Por otra, los utiliza en su propio provecho. De ahí que el trepa tenga que mantenerse
en constante estado de vigilancia, atento a cortar las situaciones en donde los otros puedan
hacerle sombra pero al mismo tiempo preparado para adjudicarse méritos ajenos que sirvan a sus
fines.
El parasitismo del trepador es sigiloso. Pocas veces el 'trepa' muestra sus cartas, y a menudo no
es posible reconocerlo hasta que no ha acabado su labor, dejando unos cuantos 'cadáveres' en el
camino. Son especialmente difíciles de detectar en los grupos o empresas grandes, donde las
relaciones son más distantes. Pese a ello, hay una serie de rasgos más o menos comunes que los
delatan y permiten ponerse en guardia ante su presencia. Aparte de atribuirse los éxitos de los
demás ¯destreza de mucho y difícil mérito pero en la que se muestran como auténticos maestros¯,
los arribistas son poco colaboradores; tienden a aguardar el momento en que un trabajo entra en la
fase de resultados para involucrarse en él, en un alarde de economía de esfuerzos. Tampoco el
'trepa' es muy dado a compartir información, ya que la cicatería y el secreto son condiciones sine
qua non para poder medrar sin miedo a que los otros nos tomen la delantera. El buen trepador
sabe utilizar a los demás en beneficio propio, pero nunca reconociendo el valor o el esfuerzo
ajenos. Para sacar los máximos frutos de este comportamiento es preciso arrimarse a los mejores;
en este sentido, la táctica del arribista se ha de mover entre la simulación de la amistad y la
colaboración y el uso bien dosificado de la descalificación. Los trepadores adulan y desautorizan
según circunstancias, según personas y según los réditos que una u otra acción vaya a reportarles.
El trepador no conoce las relaciones desinteresadas, la lealtad, el compañerismo ni el respeto a la
11
labor del otro: tan sólo ve en cuanto le rodea una oportunidad para el ascenso.
Pero el trepa también sabe hacerse simpático. Su estrategia necesita que los demás confíen en él
y bajen la guardia. Por eso suele poseer habilidades sociales, ser lo suficientemente camaleónico
para adoptar ante cada persona la apariencia que inspire mayor confianza. El trepa no tiene por
qué ser un vago o un mal profesional. Como las plantas trepadoras ¯de ahí su denominación¯ es
fuerte y a la vez flexible, con una enorme capacidad de adaptación al terreno.
¿Egoísmo, individualismo, narcisismo, afán inmoderado de dominio? De todo un poco. En el fondo,
como ya advertía Adler, la ambición esconde profundos sentimientos de inseguridad y de
inferioridad. Pero eso no significa que ante el trepador haya de actuar con lástima. Antes al
contrario, cuando se detecta la presencia de un 'parvenu' de pocos escrúpulos la medida más
inteligente es de plantarle cara de inmediato y hacerle respetar las reglas antes de que empiece a
saltárselas, tome velocidad y ya no haya forma de pararle los pies.

El trepa

Recuerdo que al poco de que el Sr. Martínez empezara a trabajar, su Dtor. Gral. tuvo a
bien agotar los restos del presupuesto con un ágape de Navidad, no sea que en la
revisión anual se lo bajaran. Al poco tiempo, los jefes a partir de un nivel se habían
recluido en un corrillo, y los plebeyos sitiábamos los canapés. Observé que entró en la
sala un mando intermedio del que me habían advertido que era un trepa. Pensé: “irá
corriendo hacia los jefes”. Pero no, se encaminó hacia nosotros, a las vituallas.
Pensé: “exageran”. Un minuto después, habiéndose pertrechado de una botella de vino y
colocado abundantes copas en una bandeja sobrante, se acercó sonriendo a los jefes.
Pensé: “un maestro”.
Ese fue el momento donde se me reveló la complejidad y dureza de los votos de trepa,
de los que supe que nunca sería digno. Desvelar las artes de esa profesión y sus
abundantes modalidades están fuera de mi alcance, ya me gustaría. Intuyo que no es lo
mismo un “trepa” que un “pelota”, un “oportunista”, un “enchufado” o un “manipulador”,
12
aunque las habilidades de todos estos personajes suele dominarlas. Tampoco tengo claro
si son fruto del propio sistema jerárquico, si comparten genes con el cuco o las plantas
trepadoras o si son la evolución lógica de los que en los exámenes copiaban a otros no ya
para aprobar, sino para sacar nota. He escogido a Spiderman como símbolo,
por trepador, enredador y enmascarado.
De momento me conformo con corregir algunos mitos que adornan esta peculiar
figura, y que me parecen inexactos. Como la “trepología” es una ciencia joven no hay
axiomas, y comentarios, testimonios y correcciones son bienvenidos:
I. En mi empresa a los trepas los calamos rápido.
Eso es que no habéis lidiado con la élite. En caliente, sólo se identifica a los malos trepas.
II. Lo malo de los trepas que es que agotan las oportunidades de promoción.
También. Pero lo auténticamente malo es que en el camino siembran la cizaña en los
equipos de trabajo, se apropian de los resultados de algunos, salpican la reputación de
otros, hacen penoso el trabajo de bastantes y como consecuencia bajan la moral, la
confianza y los resultados.
III. El trepa es el culpable de la injusticia de su ascenso.
Inexacto. Sin negarle responsabilidad, el principal responsable es el que decide la
gratificación o ascenso. Si se deja estafar por el trepa, es que no hace bien su trabajo. Y
si lo hace a sabiendas, atenta antes contra la empresa (que es la que paga y sale
perjudicada de una decisión errónea) que contra quien se sienta legítimamente heredero
del puesto. Los trepas se benefician de las imperfecciones y poca liquidez del mercado
laboral intra y extraempresa. Quizá también de que algunos de sus superiores se ven
reflejados en ellos.
IV. El trepa es incapaz de trabajar en equipo.
Esa impresión da, de cierto distanciamiento y compromiso condicionado con el trabajo de
la unidad. Pero lo cierto es que sí que trabaja en equipo, pero no en tu equipo, sino en el
que ha creado o se ha adherido, y que le facilita contactos, oportunidades de lucimiento…
Trabaja para su “network”.
V. El ascenso del trepa siempre es a costa de otros empleados.
Cada vez más ocurre que los puestos son los que se adecuan a la persona y no la
viceversa, y si no encaja nadie, se borra del organigrama el puesto. Lo que quiero decir es
que no siempre hay que pensar que el trepa roba el puesto, es bastante probable que si
no hubiera trepa, desaparecería o no se crearía. El trepa es una fuerza contra el
aplanamiento de las estructuras. Ya sé que no es ningún consuelo…
VI. Frente al resto de la plantilla, el trepa es el que antepone su interés en lugar
del proyecto o la empresa.
Esta definición dejaría a pocos fuera…a ver ese examen de conciencia. Lo que ocurre es
que el trepa es mucho más consciente, radical, consecuente y sistemático con ese sentir,
y lo antepone no sólo a la empresa, sino a otras consideraciones de tipo ético.
VII. El jefe del trepa es el objetivo de sus esfuerzos y artimañas.
Puede parecerlo, pero el foco real del trepa excelente está en el jefe de su jefe.
VIII. El trepa es básicamente un mal profesional que promociona halagando a sus
superiores.
Eso es minusvalorar las amplias habilidades del trepa y la perspicacia de la clase
directiva. El trepa suele ser un gran observador y estratega, tener habilidades sociales
13
destacadas y profesionales razonables, aunque prefiere buscar otros caminos más
rápidos que la abnegación y la deportividad. Los superiores encuentran en él valores
añadidos más allá de lo superficial, que es el peloteo. El trepa siempre cubre una
necesidad que el resto del equipo no sabemos cubrir.
IX. Todos podríamos ser trepas, pero el resto tenemos dignidad.
No es tan fácil. Me remito a la contestación anterior y al hecho de que muchas veces los
caminos de los trepas se cruzan y han de competir entre ellos.
X. Ser trepa es cosa de hombres.
Bueno, quizá las mujeres tengan en promedio menor impulso genético por el cargo, pero
la que lo tiene, también goza de un armamento genético superior al del varón para
conseguirlo por vías alternativas, y hablo más de sus habilidades sociales y emocionales
que del físico.
XI. El trepa es un advenedizo en los organigramas.
Chequea con algún conocido las ramas altas del organigrama de sus empresas y
comprueba el porcentaje que está ahí por su trayectoria o esfuerzo, más allá de
hagiografías. Seguramente te percates de que en más de una ocasión el auténtico
advenedizo es el que no es trepa ni enchufado, sino el que pretende llegar de esa forma
tan poco elegante de currar y sacar temas adelante, sin hacer aspavientos, ofendiendo a
los demás con un derroche de brillantez, esfuerzo y profesionalidad. Ese es el auténtico
advenedizo, la mosca cojonera de las reuniones saturadas de trepas.
XII. El trepa hace mal y lo sabe
Puede ser. Pero (y es una observación propia que quizá podría rebatírseme) en una alta
proporción ignora conscientemente las consecuencias en los otros de sus acciones. Esto
es habitual en las personalidades narcisistas/manipuladoras, donde sólo una fracción
entiende lo que ocurre y de hecho lo disfruta. Incluso si lo entiende al principio, con el
tiempo llega a creerse que es justa su posición porque es “superior”, o simplemente
porque se mueve en una liga donde todos son parecidos y le parece lo natural.
XIII. Al trepa se le puede poner en vereda con un buen corte
Es cierto que al trepa se le puede detectar y ser inmune en gran medida a su
manipulación. Pero pensar que dejándole en evidencia con una contestación brillante (el
pensamiento con que se consuelan muchos de los que lo sufren) no significa que no
tenga recursos para salir del apuro y seguir en su línea. Pueden ser muy hábiles
gestionando sentimientos y revirtiendo una situación de peligro.
XIV. El trepa siempre acaba encontrando su castigo
14

La reglas del trepador

Todos dicen que la vida social es difícil y quienes menos se muestran son quienes gozan
de auténtico linaje o pedigree, así que acá le van algunas reglas básicas para subir y
escalar en la vida, o descubrir a quienes se les llama “trepadores o trepadoras”. Espero
no ofender a ninguna dama que en su juventud haya vivido en el arrabal y tras un buen
casorio, como en el cuento de la cenicienta, su historia cambie y hoy pretenda ocultar su
pasado con anemia cerebral.
UNO.- Los trepadores y las arribistas van a cuanto evento los invitan. Lo mismo a una
graduación, un bautizo en el salón “Quinto Patio” que a la presentación del libro escrito
por un socio rotario y presentado en un hotel de 5 estrellas, la cosa es estar presente; que
lo vea todo el pueblo para que se sepa que es una persona importante y conocida.
DOS.- Busque siempre estar al lado del protagonista o las personas más importantes del
evento. Trate de salir en la foto y si no puede, cuélese o de plano dele una lana al
fotógrafo, esto es esencial, ya que llevarse bien con el fotógrafo o hacerse amiga de él o
ella, le garantiza que siempre será tomado (a) en cuenta. Sí el presidente municipal en
turno NO es de buena cuna y NO posee alcurnia, ni lo dude, no se resbale con él, solo
entable amistad políticamente porque en breve él no será nadie y usted en cambio será o
ya tendrá un lugar ganado en sociedad.
TRES.- De preferencia hágase amiga de todos los reporteros sociales y llámelos por su
nombre. Envíeles regalos en Navidad, aunque sea una botella de vino o una camisa de
oferta y si es mujer, envíele un estuche de cosméticos de la marca más chafa o unas
zapatillas de plataforma (si las consigue de oferta o al costo), como las que usan las
chicas de tacón dorado.
15

CUATRO.- Vístase siempre con marcas, aunque sean piratas y las compre en la frontera
de Talismán, en el tianguis del mercado o en Tepito, es importante tener la última bolsa
de L. Buitrón, los lentes de Cocó Chanel y los zapatos de Fendi, aunque sean clonaciones
perfectas hechas por excelentes químicos.
CINCO.- Invéntese un pasado interesante. Si es la tercera o cuarta esposa del hombre
que la sostiene, diga que usted estaba refugiada en un colegio de monjas para niñas bien
cuando él apareció; aclare que es de las mejores familias de algún pueblo perdido por el
norte del país y que su abuelo fundó esa ciudad donde tiene una hacienda con caballos
de sangre pura, o lo más simple, que en la guerra se perdieron los documentos del linaje
de sus abuelos quienes pertenecían a fina aristocracia española y que llegaron huyendo
por acosos y extorciones; todos la van a compadecer y hasta encontrará amigas del
mismísimo falso dolor.
SEIS.- Si puede y su tipo le ayuda invente un pasado noble. Es bueno pertenecer a la
nobleza, si su apellido es simple hágalo compuesto por ejemplo “Pérez y Rodríguez del
Colón o Briones de la Iglesia”, es básico que su apellido suene rimbombante para que no
sea una “Pérez” más del montón o una Pérez cualquiera.
SIETE.- Escriba un libro aunque sea de recetas de cocina y si no sabe escribir contrate a
una persona para que lo haga por usted; esto le dará fama y un gesto interesante y culto;
mucha gente querrá rozarse con usted y estará ganando puntos para estar en la cima de
la alta sociedad.
OCHO.- Diga que se lleva de piquete de ombligo con “La Nena Monterrosa”, “La Güera
Rivadeneira”, “La Nena Orantes, La Chapis González” y el Güero Peñafiel y Monterrosa.
Compre todos los periódicos y revistas de “gente bien” para que esté enterada qué hace y
deja de hacer la gente que “usted, supuestamente conoce”, o sea, de sus presumidas
cuatachas.
NUEVE.- Afirme que estudió en colegio de monjas y si es de fuera en el Oxford o con los
Legionarios de Cristo, si es niña no habrá duda de su honra pero sí es varón invéntese
otro colegio. Si estudió universidad se vale decir que fue a la Ibero, Anáhuac, el Tec y
claro, un año en el extranjero mientras se le despejaba la mente con el pretexto de
estudiar otra lengua. (No de muestras que sus padres la enviaron para que se le
ahuyentara lo ordinaria)
DIEZ.- Compre todas las revistas exclusivas, apréndase de memoria las caras de todos
los que salen, para que cuando los vea en un evento, los salude por su nombre y de beso,
por supuesto, en el cachete. Sea audaz y llevado.
ONCE.- Hágase novio, amante o amigo de alguna persona famosa en sociedad y rico o
hija de millonario, lo importante es que sea ambas cosas. Si puede cásese con él o ella,
ya que cuesta lo mismo enamorarse de un pobre que de un rico.
DOCE.- Participe en todos los eventos de beneficencia que pueda. No importa que sea
para los policías desamparados o la sociedad de mujeres golpeadas y usted sea una de
16

ellas. De donativos y asegúrese que la gente lo sepa, si lo escriben en sociales y con foto,
mucho mejor; no haga caso de aquello que dice “que tu mano izquierda no sepa lo que
hace la derecha”. Procure estar siempre en las portadas de sociales, con doscientos
pesos puede lograrlo o haciéndose amiga de la reportera y que crea que usted y ella, son
amigas.

TRECE.- Procure hacer un escándalo, haga una fiesta e invite a pura gente importante
aunque al día siguiente no tenga para pagar la colegiatura de los niños, el sueldo de la
criada y menos para asistir al baby shower de la Heesslerg.
CATORCE.- Aprenda palabras básicas en francés como “croasan” “soufflé” (no diga
bolillo, sino pan francés o baguette) y dé la pronunciación bien marcada, no diga “guey”
que eso es de nacos y la puede delatar de arribista y todo el trabajo realizado se le vendrá
abajo.
QUINCE.- No vaya al fútbol que eso es deporte de nacos y albañiles, procure ir o jugar
tenis, los toros o al golf, haga lo mismo con sus hijos, indúzcalos a deportes de gente
bien. En el tenis usted tendrá la oportunidad de rosarse con gente que, aunque no sabe
de tenis ni hace juego con la raqueta, al menos domina la tribuna y viste trajecitos “ad
hoc” para mostrar las últimas pompas y bubis implantadas por cirujano de moda y que el
esposo paga para gusto de otros.
DIECISÉIS.- Invéntese algo cultural, puede decir que es amante de la pintura y que
maneja la técnica de óleo pero que ahora le gusta diseñar collares con piedritas imitación
17

zwarovski y de paso las vende, solo para entretenerse porque en realidad no tiene
necesidad de trabajar. Y si se atreve, contrate un pintor para que le de clases, algo de
arte debe usted tener escondido que le dará un barniz de cultura.
DIECISIETE.- No diga que es evangélica o cristiana, eso la baja de categoría, la hace
verse naca, sobre todo porque ahí se congrega gente de cuna “canalla”, pobretonas,
mujeres sumisas y lloronas así como hombres tibios y de carácter sospechoso; le queda
mejor decir que es amiga o amigo del Obispo de la iglesia católica, quien por cierto la
casó y come en su casa de vez en cuando o le llega a dar la bendición cuando lo
requiere. No cualquiera se codea con el obispo, o sea, sé aparte de la grey católica,
protestante es sinónimo de pobreza, en todos los aspectos y peor si te toman para dirigir
una célula que estarán abusando de tu ignorancia, con el permiso de Cristo.
DIECIOCHO.- En sus ratos libres inscríbase a un grupo de mujeres que se dedican a
estudiar la Biblia y a orar por el mundo y la gente que está peor que usted. A esos sitios
llegan señoras ricas y de alto perraje que le convendrá para hacer amistad y agrandar su
lista, ya que ellas mismas la invitarán a sus fiestas y logrará su objetivo.
DIECINUEVE.- Si su padre fue taxista o chofer, procure no hablar de él, y si lo descubren,
diga mostrando humildad pero sonrojada que tiene una flotilla de autos y que de vez en
cuando maneja uno de estos para saber cómo va el negocio. Hágales creer que es un
hombre sencillo pero con clase, como usted.
VEINTE.- Sí es mujer, utilice minifaldas pequeñas y escotes peligrosos; coquetee con
todo el mundo, no importa el sexo, la edad o la orientación: lo importante es no vivir en el
anonimato, sino en la rica vida pública y social…
VEINTIUNO.- Diga que ya no va a Playita Linda ¡Y menos a la barra!, porque en Semana
Santa se llena de gente desconfiada y prefiere irse a Can Cún o Huatulco, en donde se
supone tiene una casa y llega la gente de su altura (Pero la verdad es que va a Juchitán a
ver a sus padres que sobreviven de la venta de camarón oreado en el mercado).
VEINTIDÓS.- Invéntese vacaciones y diga que se va de viaje al extranjero, cómprese una
despensa y quédese encerrada en su casa por una buena temporada, así estará a la
altura de sus nuevas amistades. Total, los souvenirs puede adquirirlos en cualquier plaza,
y casi toda la gente lo hace.
VEINTITRÉS.- Si se sintió identificado (a) con tres puntos o más, no lo comente. Es usted
un trepador o una arribista.
18

Cómo lidiar con un trepa en el trabajo

Dentro de cualquier lugar de trabajo existen una serie de tipologías de compañeros con
los que tendremos que lidiar en nuestra vida profesional y uno que está prácticamente en
todas las empresas es el denominado “trepa”, aquel compañero que quiere, a toda costa,
llegar lo más alto posible en la empresa, sin importar como.
Por esta razón, su primer objetivo es desacreditar a aquel o aquellos compañeros que,
por ser más competentes, pueden sobresalir por encima de él. Para lograrlo, elegirá su
víctima (el trepado), e intentará manipularla y controlarla.
Esto lo logrará difundiendo rumores negativos sobre él o ella, predisponiendo a los
compañeros en su contra, descalificándola y desacreditándola en cuanto tiene ocasión,
pero de un modo sutil, de forma que a la víctima este comportamiento suele pasarle
desapercibido en un primer momento.
Si somos nosotros las víctimas de un trepa, debemos seguir unas pautas de actuación:
- Lo primero es determinar cómo nos está afectando este comportamiento, Deberemos,
en todo momento, intentar mantener el equilibrio emocional, no perder la calma y
mantener la distancia emocional. Debemos determinar una estrategia de actuación y
mantenernos firme en ella.
19

- No te enfrentes a él o ella directamente, ya que él, al carecer de escrúpulos, siempre
te ganará en este terreno. Es importante que observes su comportamiento, consigas
pruebas del mismo y procures que haya compañeros que presencien cualquier
interactuación con él.
- Aunque no resulte fácil, debes seguir trabajando como siempre y, si no tienes más
remedio que relacionarte con él o ella, hazlo de forma profesional, sin dejar entrever tus
sentimientos. De ese modo, serás menos vulnerable a tus ataques.
- Ten cuidado con todo lo relativo a la información, como agendas, estrategias, informes,
etc. Sé muy prudente si tienes que compartir información con él, especialmente si eres su
jefe.

Trabajar con un trepa
El trepa: La forma de actuar del trepa gira en torno a un único objetivo: satisfacer sus
ansias de poder. Suele fingir que trabaja, pero en realidad, ni le interesa el trabajo, ni los
intereses de la empresa. Su única obsesión es escalar con el menor esfuerzo y tiempo
posible la pirámide de la organización. No confía en nadie. No puede respetar a sus
amigos porque no los tiene, aunque les hace creer que lo son. Intenta ganarse su
confianza y poder arrebatarle así alguna idea brillante. Ante todo, necesita convertirse en
imprescindible y refuerza esta dependencia atesorando y manipulando la información. El
trepa cree que el hombre ha de ser agresivo, competidor y dominante en todo lo que
hace. Por esta razón, adopta el papel de verdugo antes de que otro lo convierta en
víctima.
20

Cómo tratar con él:
Hay que decirle claramente que su juego de humillar y aniquilar ha quedado
descubierto, y que no se está dispuesto a tolerarlo más.
Conviene mantenerse firme en la confrontación, pese a las reiteradas
justificaciones que el trepa esgrimirá al estilo de: "no es lo que tú crees".
Si el trepa reconoce su forma de actuar, se le debe hacer ver que la colaboración
con él será estrictamente profesional. Si el trepa reconoce su forma de actuar,

se le debe hacer ver que la colaboración con él será estrictamente profesional.
Si no reconoce su error, hay que tratar de distanciarse o mantener el menor
trato posible con él.

Ser proactivo no es ser un 'trepa'
En todas las organizaciones hay profesionales más conformistas y otros más
vivaces, miembros colaboradores y otros más individualistas, y también, otros que se
limitan a cumplir su cometido, mientras que existen otros que quieren ir más allá, con tal
de lograr un mejor resultado para su equipo, departamento o empresa.
Respecto a esta última cuestión, tengo que decir que casi siempre he notado que al
miembro del equipo que muestra una actitud más proactiva, siempre se le ha mirado con
cierto recelo, cuando en mi opinión goza de una magnífica actitud para hacer frente a los
desafíos del día a día, mostrando mucho ímpetu a la hora de resolverlos.
Un ejemplo claro es cuando estamos trabajando en un proyecto y surge un imprevisto,
que supone tratar con un tercero un asunto determinado, en este caso, si informamos de
la incidencia a nuestro supervisor, siendo este el que ha de tomar una decisión, podemos
conseguir dilatar en el tiempo su resolución, poniendo en peligro nuestros objetivos. He
aquí su importancia, porque si el empleado es capaz de tirar hacia adelante con
seguridad, identificar el problema y de mover los hilos de manera autónoma, puede lograr
que el proyecto se salve.
Por tanto, el ser proactivo no se parece en nada a ser lo que comúnmente se conoce
como un „trepa‟, ya que este segundo se caracteriza por enmascarar con la colaboración
un aprovechamiento individual que puede perjudicar a los compañeros más inmediatos,
21

siendo una actitud que los jefes de equipo han de saber localizar y gestionar
adecuadamente para mantener la armonía del mismo.

Compañeros insoportables:
Manual de uso “cómo tratar a los tipos que quieren hacerte la vida laboral
imposible”
Es la pesadilla de todo trabajador: que te toque, en la mesa contigua, un compañero
empeñado en amargarte la vida. Una de esas personas cuyo carácter puede sacar de
quicio al más pintado ¡y con la que estamos obligados a pasar la mayor parte del día!
Antes de salir a la calle a gritar socorro, dimitir o convertir la oficina en un campo de
batalla, lee el siguiente reportaje. Los expertos te dan las mejores pistas para tratar a los
diez compañeros laborales potencialmente más difíciles –entre los que no podía faltar
9EL TREPA - .

1 EL FANTASMA
“Yo soy el que mando”
Dominante, arrogante, autoritario y con un gran complejo de superioridad. Se ofende con
facilidad y puede resultar desagradable y maleducado cuando no se le presta la atención
que demanda. Suele ser autodisciplinado, metódico, inteligente y competitivo.
- Como jefe es muy exigente. Cuando necesites hablarle, pedirle algo o quejarte, busca
un planteamiento bien pensado y útil. No te dejes hundir por sus ofensas. Aprende a
diferenciar las humillaciones sin tacto, su modus operandi, de las críticas constructivas.
22
- Como compañero. No deja de colocarse medallas, pero sé consciente de que
impresionar con laureles es más un síntoma de inseguridad personal que de confianza en
uno mismo. Si trabajas con él en equipo: opina, colabora y comunícate con él;
demostrarás tu buen talante.
- Como subordinado. Resulta difícil de dirigir. Se rebelará si cree que no son
reconocidas sus cualidades. Procura que trate a sus compañeros con respeto.
- Cómo tratarle: Si obvias sus defectos de carácter, un gran fantasma puede convertirse
en un buen aliado y consejero que te ayude a conquistar tus propias ambiciones.

2 EL CAZAOPORTUNIDADES
“La idea es mía”
Es poco honesto, orgulloso, egoísta y adicto a utilizar los recursos de la empresa en
beneficio propio. Utiliza la manipulación y otras sofisticadas habilidades que, unidas a su
astucia, le permiten triunfar en el trabajo.
- Como jefe se basa en la intuición. Su formación es más bien limitada, así que mejor
evitar los tecnicismos con él. Rehúsa con educación hacerle favores personales durante
las horas de trabajo (o no rendirás en lo tuyo).
- Como compañero siempre intentará manipularte para que hagas algo por él. Informa
siempre a tu jefe y colegas sobre tu trabajo y avances, para que no pueda robarte ideas.
- Como subordinado es un ladrón de méritos y reconocimientos. Enséñale a comprender
que no debe utilizar los medios de la empresa para uso personal.
- Cómo tratarle: No entres en su red de corrupción. No caigas en la trampa de sus falsas
promesas.
23

3 EL FRANCOTIRADOR
“No te necesito”
Inconformista y persuasivo, tiene gran seguridad en sí mismo. Suele tratar a los
compañeros competentes con respeto, pero no tolera el término medio y desafía a la
autoridad. Se vuelca en su trabajo y obtiene buenos resultados.
- Como jefe congenia con las personas que requieren poca supervisión. Prefiere
deshacerse de los mediocres antes de dedicarles tiempo.
- Como compañero te dará problemas si tenéis que desarrollar un trabajo en equipo.
Sólo podrás sacarlo adelante si cada uno asume su carga.
- Como subordinado suele enfrentarse al jefe. Cárgale de responsabilidades: se
enorgullece de poder asumir más trabajo del normal.
- Cómo tratarle: Diciéndole expresamente que ya confiamos en él, y que no es necesario
que demuestre su valía todo el tiempo.
24

4 EL OBEDIENTE
“Lo que tú digas”
Dependiente, sumiso, con poca imaginación, reservado, vive sólo para agradar a los
demás. El problema es que necesita constantemente que alguien le diga qué hacer y
cómo hacerlo.
- Como jefe le cuesta motivar a sus colaboradores, delegar responsabilidades o tomar
decisiones. Si trabajas para él, ofrece soluciones, no problemas.
- Como compañero hará todo lo posible para evitar un conflicto personal. Anímale a
formar parte activa de las tareas colectivas. Procura ser amable y colabora con él.
- Como subordinado necesita protección. Enséñale a confiar en sí mismo y gratifica su
hacer en solitario.
- Cómo tratarle: Hazle comprender que es imposible complacer a todos todo el tiempo.
25

5 EL LABORADICTO
“El trabajo es lo primero”
Exigente, tenaz, poco sociable, muy competitivo y bastante dominante. Trabaja bien bajo
presión y siempre cumple sus tareas dentro del plazo previsto.
- Como jefe es bastante exigente. Hazle ver que todo tu tiempo no está a su disposición.
Deja constar por escrito cuestiones como las decisiones adoptadas, planes, actividades y
plazos.
- Como compañero se centra más en sus propios intereses que en el trabajo en equipo.
Dedica tu tiempo a tu labor y no lo pierdas en reuniones absurdas con él.
- Como subordinado vigila los detalles sacrificando la productividad, así que marca las
prioridades por escrito. Gratifica los resultados, no el tiempo dedicado.
- Cómo tratarle: No dejes que su ambición y ansia de poder desgaste tu entusiasmo,
enturbie tu vida personal o limite tu trabajo.
26

6 EL VIVALAVIRGEN
“Responsabilidad no, gracias”
Apático, indiferente, holgazán, escurridizo, cuenta con las suficientes habilidades sociales
(llámese caradura) para endosar a otro las actividades que a él no le interesan.
- Como jefe se rodea de personas competentes y motivadas para poder delegar sus
responsabilidades en ellas. Si tienes dudas sobre una tarea, pregunta, pero es mejor que
tomes la iniciativa y trabajes sin mucha supervisión.
- Como compañero siempre se encarga del trabajo que requiere menor esfuerzo. Sé
franco y deja claro que su tendencia a escurrir el bulto es un obstáculo para tu trabajo.
Céntrate en lo tuyo y deja que sean los jefes quienes se ocupen de mejorar su
rendimiento.
- Como subordinado carece de iniciativa y es poco productivo, así que procura motivarle
para obtener resultados. Controla su trabajo y pide a sus compañeros que no trabajen por
él.
- Cómo tratarle: En realidad, el vivalavirgen suele ser una persona competente pero que
se aburre de su trabajo, por lo que resulta necesario mantener su interés con
responsabilidades que le atraigan.
27

7 EL BUSCA-CULPABLES
“Ha sido un error tuyo”
Mojigato, inflexible, guardián de la moral, reservado, interesado, hipócrita, se ofende con
facilidad, distorsiona el significado de aquello con lo que no está de acuerdo y reacciona
de una forma exagerada ante los errores cometidos por otros sin mala intención.
- Como jefe está pendiente de cualquier detalle fuera de lo normal. Sé tremendamente
discreto y niégate a ser un espía de tus compañeros.
- Como compañero suele delatar a sus colegas. Deja claro que conoces sus intenciones
y que no las toleras.
- Como subordinado se adjudica la responsabilidad de ser los ojos y oídos del jefe. No
fomentes la propagación de habladurías, sé discreto y ataja el problema rápido.
- Cómo tratarle: Procura que dedique su tiempo al trabajo; si está ocupado no podrá
buscar los fallos de otros.
28

8 LA QUEJUMBROSA
“Esto está mal y eso otro también”
Quisquilloso, amargado, nervioso, inestable emocionalmente, frustrado. Suele ser una
persona disciplinada, detallista y organizada.
- Como jefe provoca que odies tu trabajo. Protégete con un paraguas emocional cuando
empiece a refunfuñar.
- Como compañero es desagradable y difícil de soportar. Hazle ver que sus
lamentaciones no te interesan.
- Como subordinado resulta difícil de controlar. Redirige sus quejas y pregúntale qué es
lo que para él va bien.
- Cómo tratarle: Dale ejemplo de iniciativa, alegría y buen humor.
29

9 EL TREPA
“Te crítico, te ignoro y te piso”
Egocéntrico, despiadado, metódicamente perverso, mentiroso, suele tener una
personalidad muy débil.
- Como jefe exige obediencia, perfección y lealtad. Procura mantener una prudente
distancia, sé discreto y no reveles información que él pueda utilizar en contra de otros
empleados.
- Como compañero es un guerrero. Utilizará todas las habilidades que tiene para lograr
sus propósitos, valiéndose, si puede, también de ti. Si descubres sus actividades
malintencionadas, díselo o denúncialo a la persona que corresponda.
- Como subordinado finge lealtad hacia sus jefes y en apariencia apoya a sus
compañeros. Mantenle ocupado de forma productiva para evitar calumnias, rumores y
sabotaje.
- Cómo tratarle: Protégete para que no interfiera en tu trabajo o destruya tu reputación.
Deja claro que provocar la caída de los demás causará su propia caída, ya que no puede
escapar de la responsabilidad de sus actos.
30

10 EL TIRANO-TEMPERAMENTAL
“Ni te miro, ni te hablo”
Inestable, infeliz, siempre está enfadado y lleno de rabia. Se ofende con facilidad y es
muy vengativo.
- Como jefe está obsesionado con la autoridad y el cumplimiento de objetivos. Demuestra
valor y mantén la calma si él pierde la compostura y orienta siempre la discusión hacia los
problemas. Si ve que no le tienes miedo, se comportará de forma civilizada.
- Como compañero ve a sus colegas como competidores. Evita todo tipo de conflicto
innecesario.
- Como subordinado obedece al jefe si le aporta beneficios. Corrige los comportamientos
inadecuados por su parte y deja claro que quieres trabajar en buen ambiente.
- Cómo tratarle: Aunque no sepas cuándo y por qué libera su mal genio, sé benevolente
con sus estallidos caprichosos. Conserva la calma y recuérdale que el comportamiento
civilizado mejora el trabajo.

El “trepa”: El fenómeno del “trepismo” laboral
Considero que Judas fue uno de los más célebres “trepas” por motivos históricos más que
contrastados. Dentro de las organizaciones empresariales el fenómeno del “trepismo”
puede causar estragos más que beneficios, por tanto, consideramos que la política de
promoción del “trepismo” es del todo errónea ya que se transforma en un “premio” para la
falta de trabajo en equipo, un premio al individualismo frente a los beneficios
empresariales, un premio a la envidia y a la codicia frente a la empatía, compañerismo y
la proactividad. El “trepismo” es un ataque directo a la línea de flotación a las tendencias
actuales de gestión organizacional de los recursos humanos.
¿De dónde proviene la acepción de “trepa”? Es un fenómeno botánico de algunas plantas
que se “sirven” de otras para alcanzar la luz. Trasladándolo al fenómeno empresarial lo
definiríamos como el miembro de la organización que hace uso de sus compañeros, jefes
(o quien sea) para alcanzar las metas “personales” a toda costa, de cualquier modo, y
vale todo. Todo. Pero claro, el trepa, el fenómeno del trepismo, tan sólo puede darse en
organizaciones o entornos que lo fomentan, que lo arropan y que lo consideran como
beneficioso. Un error imperdonable dado que puede dar lugar fenómenos de
31
burnout(desgaste profesional), fuga de talentos, desmotivación por un lado, y por otro el
acceso a puestos de responsabilidad de personal no preparado, inepto, incapaz, limitado,
etc. Las empresas en las que los “trepas” (lame botas) triunfan se caracterizan por que en
ellas no se asciende ni promociona por méritos objetivos o desempeños eficaces, sino por
otras razones diversas. Esto explica que, a pesar de que no presente las capacidades,
habilidades o destrezas requeridas para el puesto, el trepa termine siendo el más dotado
para la promoción y el ascenso que finalmente consigue.

¿Cómo actúa un “trepa”? No nos engañemos: los trepas son, dentro de su faceta, unos
fuera de serie: camaleónicos, flexibles, abiertos, extrovertidos, divertidos, afables,
observadores, pero asimismo son calculadores, introvertidos, envidiosos, sin escrúpulos,
individualistas, casi tiranos, faltos absolutamente de empatía, chaqueteros, cínicos, se
adjudican los éxitos ajenos como propios, actúan como si fueran los que más trabajan de
la organización, esconden información, descalifican y desacreditan constantemente por
medio de rumores, etc. Sin más contemplaciones: un trepa. Asimismo, son
extremadamente complicados de descubrir sobre todo por el “trepado” quien, con toda
certeza, se cerciorará cuando la situación sea un tanto complicada ya.
32

El “trepa” tiene un objetivo, sea el que sea (un puesto dentro de la organización, un
compañero que cae mal, un jefe al que no soporta por obtener grandes logros, etc.) y
debe alcanzarlo a toda costa, por todos los medios al alcance. Y, aunque su conducta es
intachable (de cara a los jefes u otros compañeros), interiormente es un personaje
insegura, que no soporta la idea de que “el trepado” obtenga mayores y mejores éxitos
que él, que tenga mejor reputación, que tenga mayor capacidad de liderazgo.
¿Qué hacemos ante un “trepa”? Observar, anotar todo tipo de situaciones, intentar
detectar síntomas de “trepismo” por parte del sospechoso, etc. Hemos de valorar hasta
dónde podemos y queremos llegar. Eso sí: el papel de la organización es esencial. ¿A
qué nos referimos? Si el espíritu de la organización, del superior jerárquico, es la
promoción de conductas “trepiles”, estamos listos. Hagas lo que hagas no servirá de nada
pues hablaremos de grados de confianza (entre comillas, pues no olvidemos que el trepa
es un genio del “autobranding”), rumores que tendrán el valor de “hechos” y, ante los
cuales, sólo quedará justificarse si se tiene algo que “esconder” o, en su caso, tomar las
medidas que se consideren pertinentes. No olvidemos que las consecuencias del
“trepismo” pueden afectar a las propias organizaciones dado que minan el ambiente
laboral y provocan un descenso de la productividad. Puede llegar a ser una situación nada
confortable.
Así, es esencial mantener un equilibrio psicológico y evitar todo tipo de implicación
emocional. Citando a Cicerón “…dejarse engañar una vez es malo, dos es necedad y tres
es una vergüenza…”, por tanto, no hablamos de que ser mala o buena persona,
hablamos de un individuo que ha pretendido (y ha hecho todo lo posible para ello)
33
“ensuciar” la trayectoria profesional del trepado de modo intencionado y,
consecuentemente, ha de actuarse fríamente y sin miramientos.
La información es la herramienta esencial: si consideras que estás siendo trepado,
limítala, es decir, cuanta menos información viertas mucho mejor.
La búsqueda de la armonía en los centros de trabajo, en las organizaciones, debería ser
uno de los principales objetivos de toda organización pues, a través de ellos, se
conseguirían altísimos grados de productividad. Conductas trepas, rumorología, dimes y
diretes, tienen un costo altísimo para las organizaciones, tanto en lo económico como en
lo organizacional que, en estos días, no deberían aceptarse.

Tengo 23 años y tengo poca experiencia laboral. Pero estos cortos años de brete me han
enseñado una cosa:
El progreso y ascenso laboral no se logra con esfuerzo y rendimiento. Se logra con
habilidades en el arte de lamer zapatos (llámese también lame botas, lame culos,
chupa culos, calienta oídos, hacer favores sexuales, adulación a la décima
potencia, etc.).
Estoy al tanto de que no todas las empresas y trabajadores son iguales, pero en los 3
lugares en los que he estado, así funciona el asunto. De nada valen métricas y números.
Todo es modificable para beneficio del lamebotas.
Tome nota:
Tiene que sonreír y adular a todos (la ropa, los zapatos, el pelo, etc.), en especial
al jefe. No importa si es mentira.
Doble puntaje si chismea con las más fisgonas. De lo que sea. Entre más
superficial el tema, mejor.
34
Trate de hacerse el “incondicional”, la “tapadera” y “el micifuz” de su jefe
inmediato. No importa si no le simpatiza. Alabe la hipocresía.
Estos 3 simples pasos le permitirán ascender en la pirámide laboral o al menos asegurar
su puesto.
Recuerde: Estos son los pasos de cada día. Si su jefe es hombre y usted una dama, no
olvide el escote pronunciado, la mini (el cruce de pierna) y la sonrisa a flor de piel.

Reconoce a un/a lame botas

Muchos son capaces de casi cualquier cosa por lograr un objetivo personal. Por ahí dicen
que el interés tiene pies y es muy cierto; en ningún ámbito de la vida podemos librarnos
de la competencia y de los personajes que, con hipocresías, quieren conseguir lo que
sea.
¿Quién no conoce a un lame botas? En la oficina, en el grupo de amigos o hasta en la
misma familia. Siempre estaremos rodeados por ellos, no hay manera de escapar, pero sí
hay forma de reconocerlos y para evitar malos ratos y repulsión innecesaria, se los
Cambian de opinión como de calzones:
Jamás sostienen su punto de vista. Prefieren seguir la corriente. Por lo general si habían
dicho que algo les encantaba y todos opinan que es “naco”, entonces el lame botas
cambia de opinión inmediatamente.
35
Ejemplo: LB: “Amo la cumbia” (todos dicen “iuggg, es horrible") LB contesta: “Ay, sí es
cierto, es lo peor, dije eso para ver qué hacían”.
Ríen de cosas que nadie ríe:
Con tal de quedar bien con la persona a la que pretenden lamerle las botas son capaces
de reír hasta del comentario más tonto del mundo. Lo peor es que exageran la risa y
suena más falsa que una bolsa Channel en Tepito.
Ejemplo: Jefe oficinista maligno cuenta un chiste pésimo. LB contesta: “jaaaaa, jaaa,
jaaa, ¡ese chiste no me lo sabía es buenísimo” (mientras que tú por dentro piensas: “Este
chiste es más viejo que Matusalén, puf”)
Le dan la vuelta a cualquier pregunta:
Esto es lo más desesperante de los lame botas. Sea lo que sea que les preguntes, sus
respuestas siempre serán evasivas. Imaginar que reconozcan un error, ni en sueños.
Ejemplo: El jefe le pregunta: “¿Hiciste lo que te encargué?” LB: “Este, sí, ya te lo mandé
a tu mail, qué raro que no te llegó, le encargué a alguien más que te lo enviara, seguro fue
su culpa”.
Son chismosos:
Su deporte favorito es el chisme: hablarlo, oírlo y hasta esparcirlo por ahí. Cuando
conozcas a un lame botas ten mucho cuidado de desahogarte con ellos, podrían meterte
en graves problemas. Además, revisa atrás de la puerta, no vayan a estar ahí escondidos.
Ejemplo: Están dos personas platicando y el LB llega: “¿De qué están hablando?,
cuéntenme, cuéntenme”.
Tratan de hacerse los graciosos:
Tienen la gracia de un simio, pero igual hacen el intento de caerle bien a quien les
conviene. Sus comentarios, dizque chistosos, son como un taladro que entra por nuestros
oídos directo al cerebro: completamente insoportables.
Ejemplo: Comenta una compañera que está embarazada. LB contesta: “Ojalá se parezca
al papá porque si se parece a ti… (Ríe a carcajadas). Tú piensas: “¿Es en serio qué dijo
eso?”.
36

Actúan emoción exagerada por cosas triviales:
Cualquier plan que el jefe proponga es festejado por el lame botas. Al igual que si
convocan a una junta de flojera, él finge estar preparadísimo y muy emocionado.
Ejemplo: “Amo estas juntas de tres horas, ¡qué bueno que la organizó jefe!” (Codea a un
compañero).
Dejan que los demás hablen primero:
Les gusta analizar el terreno, por lo que reservan sus comentarios para después de
escuchar todo lo que los demás dijeron. Si algún comentario es en contra del jefe, el lame
botas salta como chapulín para decir lo contrario. Así, de esa forma tan oportunista
operan.
Ejemplo: Un compañero dice: “Deberíamos de mejorar tal y tal cosa”. LB: “Claro que no,
mejor empieza tú por mejorar el tiempo que tardas en hacer las cosas, ¡verdad jefecito!”.
Tú piensas: “Ojalá y no existiera”.
Están al pendiente de todo lo que sucede:
No se les va una. Siempre saben todo sobre todos y primero que nadie. ¿Cómo le hacen?
Quién sabe, pero por las dudas ten cuidado con dejar tu computadora sin clave. Podrían
meterse hasta en tu Facebook.
Ejemplo: Podrías encontrarlo un día esculcando un cajón o viendo a través de una
ventana de la sala de juntas.
37
Hasta lo que no comen les hace daño:
No podrás librarte de este espécimen, aunque no te metas con él en lo absoluto. Aun si
no los atacas, ellos saltan a la defensa de su jefe en cualquier situación. Obvio para
quedar bien porque en otras situaciones también echan pestes del jefe.
Ejemplo: El LB pregunta enfrente de toda la oficina: “¿Por qué faltaste ayer?, yo no te
veo muy enfermo, ¡eh!”.
Cuentan muy poco sobre su vida personal:
Una de sus armas es saber mucho de los demás, pero que los demás sepan poco de
ellos. En alguna fiesta de la empresa pueden ponerse borrachos y sacar el cobre. Ojalá y
eso pasara con todos para desenmascararlos.
Ejemplo: Le preguntas: “¿Qué hiciste el fin de semana?”. LB contesta: “Nada, nada,
tranquilo”.
Usan mucho las frases: “es broma” y “¡ah, verdad!”:
Todo lo que digan, aunque sea verdad y ofensivo, lo ocultarán atrás de una supuesta
broma. Es desquiciante esta situación porque al final del día, tú eres el loco por reaccionar
tan mal ante una “pequeña bromita”.
Ejemplo: LB dice: “Te ves más gordito... ¡ah, verdad! Te lo dije para ver qué hacías”.
No les importa ser ignorados:
Lo más penoso del caso. Un lame botas es capaz de soportar humillaciones sin parar.
Aguantan situaciones que cualquiera que tenga un poco de autoestima no aguantaría.
¡Qué oso!
Ejemplo: Van a un antro, están bailando en bolita cerrada, todo el mundo le da la espalda
y él, con tal de estar ahí, hace como que no ve nada.

Los lame botas
Lame botas, gente que la verdad me cae mal, muy mal.
Esos tipos que lo único que buscan es quedar bien con el jefe, con el dueño, con el
patrón, prácticamente a cualquier precio.
No les importa el bien de la empresa, ni de los demás, sólo hacer la barba, para entonces
así quedar bien, y lograr asensos inmerecidos laborales. Subir escalones por andar
alabando todo lo que dice el jefe, aunque sean puras tonterías.
Trepadores lamentables, que olvidan su personalidad para intentar tomar la de su patrón,
38
dejar de ser, para convertirse en la sombra del otro.
No tienen el valor de discernir, ni de cuestionar… todo es un sí, todo se trata de un “tiene
la razón”. Intelecto adormilado, siempre para quedar bien.
Y aunque sepan que el jefe se equivoca y comete errores, a ellos no les importa, no les
interesa, como es el que manda, todo está bien.
Poco a poco se van transformando en una copia de su jefe, se intentan vestir igual, usar
el reloj más parecido posible al de él, comprar un coche que se acerque al del patrón.
Empiezan a hablar como ellos, a hacer sus gestos, a tomar sus costumbres.
Quedar bien con el jefe se les convierte en una obsesión, tanto que son capaces de
dejarse pisotear, humillar, y ningunear. Todo sea por que el patrón los tenga ahí, cerca de
él.
Llegan al punto en el que empiezan a sentir celos de los compañeros de trabajo, de los
que se acercan a él, incluso hacen lo posible para que ellos sean despedidos de la
empresa: inventan chismes, sugieren auditorías personales…
Bueno, los lame botas, incluso hacen grandes esfuerzos para que su familia se parezca a
la de su jefe, un asunto que parece es exagerado, pero claro que existe.
Intentan irse a comer con el jefe, lo invitan a cenar a la casa, obligan a que su esposa
haga todo lo posible para convertirse en amiga de la de él, y sus hijos de sus hijos.
¡Todo gira en torno al jefe!
Una vergüenza común, y definitivamente dañina para una empresa en la que la mayoría
de los empleados intentan sobresalir por su trabajo.
39
40

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Proyecto de vida
Proyecto de vidaProyecto de vida
Proyecto de vidaFanny T
 
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional Success
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional SuccessDISC Personalty Assessments - Your Key to Professional Success
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional SuccessHoward Fox
 
Test imagen profesional
Test imagen profesionalTest imagen profesional
Test imagen profesionalSol Fernandez
 
Dining Etiquette Training
Dining Etiquette TrainingDining Etiquette Training
Dining Etiquette TrainingLenroy Jones
 

La actualidad más candente (6)

Proyecto de vida
Proyecto de vidaProyecto de vida
Proyecto de vida
 
Mi proyecto de vida
Mi proyecto de vidaMi proyecto de vida
Mi proyecto de vida
 
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional Success
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional SuccessDISC Personalty Assessments - Your Key to Professional Success
DISC Personalty Assessments - Your Key to Professional Success
 
Test imagen profesional
Test imagen profesionalTest imagen profesional
Test imagen profesional
 
Dining Etiquette Training
Dining Etiquette TrainingDining Etiquette Training
Dining Etiquette Training
 
Basic Business Etiquette 2017
Basic Business Etiquette 2017Basic Business Etiquette 2017
Basic Business Etiquette 2017
 

Destacado

Cómo es un trepador y cómo contrarrestarlo
Cómo es un trepador y cómo contrarrestarloCómo es un trepador y cómo contrarrestarlo
Cómo es un trepador y cómo contrarrestarloDr Guillermo Cobos Z.
 
Chismosos si los hay,crealo
Chismosos si los hay,crealoChismosos si los hay,crealo
Chismosos si los hay,crealoarnulfogt
 
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...Sool Miranda
 
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)Gestaltceres
 
Declaracion jurada ley 28882
Declaracion jurada ley 28882Declaracion jurada ley 28882
Declaracion jurada ley 28882Vio
 
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...Sool Miranda
 
Declaración jurada para tesis 2013
Declaración jurada para tesis 2013Declaración jurada para tesis 2013
Declaración jurada para tesis 2013LUIS RIOS VASQUEZ
 
Declaraciones juradas
Declaraciones juradasDeclaraciones juradas
Declaraciones juradasEly Elys
 
La Declaración Jurada
La Declaración JuradaLa Declaración Jurada
La Declaración JuradaJuan Carranza
 
Declaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilioDeclaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilioMegabotikas
 
Manual para el reclutamiento y selección de personal
Manual para el reclutamiento y selección de personalManual para el reclutamiento y selección de personal
Manual para el reclutamiento y selección de personalRafael Bolaños
 
Crée cd windows avec n lite
Crée cd windows avec n liteCrée cd windows avec n lite
Crée cd windows avec n liteFranck Lecluse
 
Abruptio placenta
Abruptio placentaAbruptio placenta
Abruptio placentaIdi Amadou
 
4 etapas que enfrentas tras un despido
4 etapas que enfrentas tras un despido4 etapas que enfrentas tras un despido
4 etapas que enfrentas tras un despidoDr Guillermo Cobos Z.
 

Destacado (20)

Cómo es un trepador y cómo contrarrestarlo
Cómo es un trepador y cómo contrarrestarloCómo es un trepador y cómo contrarrestarlo
Cómo es un trepador y cómo contrarrestarlo
 
Chismosos si los hay,crealo
Chismosos si los hay,crealoChismosos si los hay,crealo
Chismosos si los hay,crealo
 
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...
las herramientas y metodos que utilizan hoy en día las empresas para la selec...
 
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)
Narcisismo en la Terapia Floral (Congreso Sedibac 2015)
 
Declaracion jurada ley 28882
Declaracion jurada ley 28882Declaracion jurada ley 28882
Declaracion jurada ley 28882
 
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...
Las herramientasy metodos que utilizan hoy en dia las empresas para la selecc...
 
Declaración jurada para tesis 2013
Declaración jurada para tesis 2013Declaración jurada para tesis 2013
Declaración jurada para tesis 2013
 
Declaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilioDeclaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilio
 
Declaraciones juradas
Declaraciones juradasDeclaraciones juradas
Declaraciones juradas
 
Declaracion jurada laboral7
Declaracion jurada laboral7Declaracion jurada laboral7
Declaracion jurada laboral7
 
La Declaración Jurada
La Declaración JuradaLa Declaración Jurada
La Declaración Jurada
 
Declaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilioDeclaracion jurada de domicilio
Declaracion jurada de domicilio
 
Manual para el reclutamiento y selección de personal
Manual para el reclutamiento y selección de personalManual para el reclutamiento y selección de personal
Manual para el reclutamiento y selección de personal
 
Crée cd windows avec n lite
Crée cd windows avec n liteCrée cd windows avec n lite
Crée cd windows avec n lite
 
Friend zone o zona de la amistad
Friend zone o zona de la amistadFriend zone o zona de la amistad
Friend zone o zona de la amistad
 
Abruptio placenta
Abruptio placentaAbruptio placenta
Abruptio placenta
 
X GaMes!!
X GaMes!!X GaMes!!
X GaMes!!
 
Como ser feliz a pesar de los probs
Como ser feliz a pesar de los probsComo ser feliz a pesar de los probs
Como ser feliz a pesar de los probs
 
4 etapas que enfrentas tras un despido
4 etapas que enfrentas tras un despido4 etapas que enfrentas tras un despido
4 etapas que enfrentas tras un despido
 
Hoja1 correcion
Hoja1 correcionHoja1 correcion
Hoja1 correcion
 

Similar a Los trepadores

9 comportamientos empresas narcisistas
9 comportamientos empresas narcisistas9 comportamientos empresas narcisistas
9 comportamientos empresas narcisistasgerablank
 
Escuela de sociologia scafidi, dalle nogare, biscotti y baron
Escuela de sociologia  scafidi, dalle nogare, biscotti y baronEscuela de sociologia  scafidi, dalle nogare, biscotti y baron
Escuela de sociologia scafidi, dalle nogare, biscotti y baronMaru Villagra
 
Vocación profesional
Vocación profesional Vocación profesional
Vocación profesional lcleyvar
 
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatas
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatasGente que destruye gente en la empresa, psicopatas
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatasCesar Federico Pera Cáceres
 
Cuando lo malo le pasa a los buenos
Cuando lo malo le pasa a los buenosCuando lo malo le pasa a los buenos
Cuando lo malo le pasa a los buenosgerenciaparalavida1
 
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015Huallanca Salinas
 
Informe DISC Empresarial - ejemplo base
Informe DISC Empresarial - ejemplo baseInforme DISC Empresarial - ejemplo base
Informe DISC Empresarial - ejemplo baseDISC for All
 
Principales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónPrincipales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónCarlos Andres Perez Cabrales
 
Principales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónPrincipales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónCarlos Andrés Pérez Cabrales
 
Vocación profesional
Vocación profesionalVocación profesional
Vocación profesionalkvdiazc13
 
Modales y cortesia
Modales y cortesiaModales y cortesia
Modales y cortesiaLucioAvila1
 

Similar a Los trepadores (20)

El Pensamiento Innovador
El  Pensamiento  InnovadorEl  Pensamiento  Innovador
El Pensamiento Innovador
 
9 comportamientos empresas narcisistas
9 comportamientos empresas narcisistas9 comportamientos empresas narcisistas
9 comportamientos empresas narcisistas
 
RRHH, los tiempos cambian, las personas también.
RRHH, los tiempos cambian, las personas también.RRHH, los tiempos cambian, las personas también.
RRHH, los tiempos cambian, las personas también.
 
Escuela de sociologia scafidi, dalle nogare, biscotti y baron
Escuela de sociologia  scafidi, dalle nogare, biscotti y baronEscuela de sociologia  scafidi, dalle nogare, biscotti y baron
Escuela de sociologia scafidi, dalle nogare, biscotti y baron
 
Vocación profesional
Vocación profesional Vocación profesional
Vocación profesional
 
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatas
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatasGente que destruye gente en la empresa, psicopatas
Gente que destruye gente en la empresa, psicopatas
 
Cuando lo malo le pasa a los buenos
Cuando lo malo le pasa a los buenosCuando lo malo le pasa a los buenos
Cuando lo malo le pasa a los buenos
 
Personal branding (marca persona)
Personal branding (marca persona)Personal branding (marca persona)
Personal branding (marca persona)
 
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015
Boletín EHS GLOBAL CONSULTING Junio 2015
 
Test y manual 00006
Test y manual 00006Test y manual 00006
Test y manual 00006
 
Informe DISC Empresarial - ejemplo base
Informe DISC Empresarial - ejemplo baseInforme DISC Empresarial - ejemplo base
Informe DISC Empresarial - ejemplo base
 
Principales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónPrincipales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organización
 
Principales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organizaciónPrincipales características de un líder en la organización
Principales características de un líder en la organización
 
Vocación profesional
Vocación profesionalVocación profesional
Vocación profesional
 
Vocacionprofesional
VocacionprofesionalVocacionprofesional
Vocacionprofesional
 
Vocacionprofesional
VocacionprofesionalVocacionprofesional
Vocacionprofesional
 
Modales y cortesia
Modales y cortesiaModales y cortesia
Modales y cortesia
 
Estilos sociales
Estilos socialesEstilos sociales
Estilos sociales
 
Vocacion profesional
Vocacion profesionalVocacion profesional
Vocacion profesional
 
Autoestima influencia
Autoestima  influenciaAutoestima  influencia
Autoestima influencia
 

Más de Dr Guillermo Cobos Z.

Suoprima el habito de la palabra negativa
Suoprima el habito de la palabra negativaSuoprima el habito de la palabra negativa
Suoprima el habito de la palabra negativaDr Guillermo Cobos Z.
 
6 palabras que pueden cambiar tu vida
6 palabras que pueden cambiar tu vida6 palabras que pueden cambiar tu vida
6 palabras que pueden cambiar tu vidaDr Guillermo Cobos Z.
 
El gran impacto de las pequeñas decisiones
El gran impacto de las pequeñas decisionesEl gran impacto de las pequeñas decisiones
El gran impacto de las pequeñas decisionesDr Guillermo Cobos Z.
 
La psicología del mexicano en el trabajo
La psicología del mexicano en el trabajoLa psicología del mexicano en el trabajo
La psicología del mexicano en el trabajoDr Guillermo Cobos Z.
 

Más de Dr Guillermo Cobos Z. (20)

Emprendedores o empresarios
Emprendedores o empresariosEmprendedores o empresarios
Emprendedores o empresarios
 
Un mundo sin quejas
Un mundo sin quejasUn mundo sin quejas
Un mundo sin quejas
 
Suoprima el habito de la palabra negativa
Suoprima el habito de la palabra negativaSuoprima el habito de la palabra negativa
Suoprima el habito de la palabra negativa
 
El triunfo de los mediocres
El triunfo de los mediocresEl triunfo de los mediocres
El triunfo de los mediocres
 
Ejercicios de paciencia
Ejercicios de pacienciaEjercicios de paciencia
Ejercicios de paciencia
 
6 palabras que pueden cambiar tu vida
6 palabras que pueden cambiar tu vida6 palabras que pueden cambiar tu vida
6 palabras que pueden cambiar tu vida
 
Se vende tiempo
Se vende tiempoSe vende tiempo
Se vende tiempo
 
Crea tu buena suerte
Crea tu buena suerteCrea tu buena suerte
Crea tu buena suerte
 
La importancia del elogio sincero
La importancia del elogio sinceroLa importancia del elogio sincero
La importancia del elogio sincero
 
Para vencer un habito
Para vencer un habitoPara vencer un habito
Para vencer un habito
 
El gran impacto de las pequeñas decisiones
El gran impacto de las pequeñas decisionesEl gran impacto de las pequeñas decisiones
El gran impacto de las pequeñas decisiones
 
Disciplina
DisciplinaDisciplina
Disciplina
 
Tendrás que reinventarte
Tendrás que reinventarteTendrás que reinventarte
Tendrás que reinventarte
 
La psicología del mexicano en el trabajo
La psicología del mexicano en el trabajoLa psicología del mexicano en el trabajo
La psicología del mexicano en el trabajo
 
El camino a la libertad
El camino a la libertadEl camino a la libertad
El camino a la libertad
 
Pensar no es hacer
Pensar no es hacerPensar no es hacer
Pensar no es hacer
 
Habilidades para la vida diaria
Habilidades para la vida diariaHabilidades para la vida diaria
Habilidades para la vida diaria
 
Como salir exitoso de la crisis
Como salir exitoso de la crisisComo salir exitoso de la crisis
Como salir exitoso de la crisis
 
La llave de la vida y del éxito
La llave de la vida y del éxitoLa llave de la vida y del éxito
La llave de la vida y del éxito
 
El guerrero de la luz
El guerrero de la luzEl guerrero de la luz
El guerrero de la luz
 

Último

Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI
Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI
Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI Manuel Molina
 
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOFICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOMARIBEL DIAZ
 
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfssuser50d1252
 
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docx
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docxIII SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docx
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docxMaritza438836
 
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024gharce
 
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguaje
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguajelibro grafismo fonético guía de uso para el lenguaje
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguajeKattyMoran3
 
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfFichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfssuser50d1252
 
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxEJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxFabianValenciaJabo
 
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOPLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOMARIBEL DIAZ
 
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdf
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfPRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdf
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdfGabrieldeJesusLopezG
 
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsa
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsaManejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsa
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsaLuis Minaya
 
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...GIANCARLOORDINOLAORD
 
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...DavidBautistaFlores1
 
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdfRAMON EUSTAQUIO CARO BAYONA
 
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docxMagalyDacostaPea
 
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsxJuanpm27
 

Último (20)

Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI
Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI
Tarea 4_ Foro _Incorporar habilidades de Siglo XXI
 
DIA INTERNACIONAL DAS FLORESTAS .
DIA INTERNACIONAL DAS FLORESTAS         .DIA INTERNACIONAL DAS FLORESTAS         .
DIA INTERNACIONAL DAS FLORESTAS .
 
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOFICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
 
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
 
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docx
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docxIII SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docx
III SEGUNDO CICLO PLAN DE TUTORÍA 2024.docx
 
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
 
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguaje
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguajelibro grafismo fonético guía de uso para el lenguaje
libro grafismo fonético guía de uso para el lenguaje
 
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfFichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
 
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxEJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
 
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOPLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
 
PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptxPPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
 
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdf
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdfPRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD  EDUCATIVO.pdf
PRIMER GRADO SOY LECTOR PART1- MD EDUCATIVO.pdf
 
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsa
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsaManejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsa
Manejo del Dengue, generalidades, actualización marzo 2024 minsa
 
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
 
Sesión La luz brilla en la oscuridad.pdf
Sesión  La luz brilla en la oscuridad.pdfSesión  La luz brilla en la oscuridad.pdf
Sesión La luz brilla en la oscuridad.pdf
 
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...
describimos como son afectados las regiones naturales del peru por la ola de ...
 
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
 
La luz brilla en la oscuridad. Necesitamos luz
La luz brilla en la oscuridad. Necesitamos luzLa luz brilla en la oscuridad. Necesitamos luz
La luz brilla en la oscuridad. Necesitamos luz
 
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
 
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx
3. Pedagogía de la Educación: Como objeto de la didáctica.ppsx
 

Los trepadores

  • 1. 1 Los trepadores Generalidades La mayor parte de la gente mejora su vida trabajando duramente y en forma constante, pero hay otros que planifican su accionar con el fin de llegar más lejos que los demás, buscando la forma que les permita subir posiciones hasta llegar a cargos importantes. Estamos hablando de los trepadores. Cada uno de ellos tiene un estilo diferente, pero las características son comunes a todos. El deseo de trepar la pirámide del poder, en algunos casos, es tan compulsivo que puede compararse a una adicción. Si así fuera, estas personas difícilmente podrían gozar de su propia vida. Todo quedaría, para ellos, en segundo lugar: la familia, los amigos, la tranquilidad y hasta los propios gustos personales. Debemos, sin embargo, diferenciar la época actual de las anteriores, ya que hoy la acción de “trepar la pirámide del poder” es muy distinta respecto a la que, tradicionalmente, era común hace muchas décadas. Antes, los que lograban ocupar altos cargos eran, en su mayoría, gente que pertenecía a la misma corporación o relacionada con ella; todos eran conocidos y apreciados por la fuente del poder y merecedores de cierta confianza. De acuerdo con esto, para trepar la pirámide era necesario lograr primero un mayor aprecio, cosa que los trepadores “profesionales” lograban utilizando cualquier método, hasta desarrollando planes muy bien estudiados para obtenerlo. En la actualidad, las grandes empresas suelen recurrir a otro sistema para llenar los huecos de ejecutivos en sus organigramas o crear nuevos puestos de acuerdo a las crecientes necesidades operativas del mercado, hoy mucho más complejo. Desde hace un tiempo, debido a las nuevas tecnologías y a los sistemas de gestión cada vez más sofisticados, las fuentes del poder prefieren recurrir a Estudios Especializados, compuestos por numerosos profesionales, con el objeto de hallar en el mercado los
  • 2. 2 mejores candidatos para ocupar los cargos que necesitan. (También pueden "robarlos" a otras Empresas). Cuando se encarga una búsqueda a un Estudio, intervienen psicólogos y hasta psiquiatras con otros numerosos especialistas, los cuales buscan profesionales jóvenes que tengan el perfil requerido, los conocimientos necesarios y la actitud psicológica adecuada en cada caso. Los someten a estresantes entrevistas hasta ubicar a dos o más postulantes válidos, que someten luego al criterio de la empresa solicitante, para que elija entre ellos. Los verdaderos trepadores son, en este caso, los numerosos candidatos que frecuentan masivamente los despachos de los seleccionadores, entregando sus curriculum vitae como muestras de capacidad y experiencia, con la esperanza de conseguir una oportunidad que tal vez no llegue nunca. De todas maneras, y aún con menores posibilidades de lograr altos puestos, los trepadores de antaño siguen existiendo, con el siguiente perfil tradicional: Características Supongamos que un “trepador” ocupe inicialmente una posición intermedia en una pirámide de mandos que pertenezca a una Corporación u Empresa y anhele escalar posiciones hasta la cúspide. Puede tener, o no, un título profesional, pero generalmente estas personas están bien preparadas y conocen perfectamente los temas relacionados con su propia formación. Nuestro “trepador” tiene una fuerte personalidad y, sobre todo, posee excelentes dotes de planificador. Su voluntad para triunfar es muy fuerte. Todas estas condiciones no son fuera de lo común, ya que pueden considerarse naturales
  • 3. 3 en cualquier persona pero, lo que distingue especialmente a un trepador, es su actitud dentro de la Empresa, desde cuando comienza a trabajar en ella. En efecto, aparte de cumplir sus quehaceres con la mayor competencia, surge en él el deseo de estudiar la misma Empresa por dentro. Conoce la importancia de saber quién es quién y donde están las fuentes del poder. Luego, tendrá interés por conocer las relaciones internas y como se desarrollan las comunicaciones entre los Directores, Gerentes y Jefes. Buscará los puntos mejorables en la misma Empresa y, especialmente, los que competen al área que ocupa. Sentirá también curiosidad para averiguar que tipo de amistad tiene la fuente del poder con otros miembros de la organización, y también los contactos que tiene fuera de la empresa. De la misma manera, le interesará conocer las opiniones y preferencias de todos los altos jefes sobre cualquier tema: política, deporte, hobby, tiempo libre, etcétera. Comportamiento Para nuestro personaje es importantísimo, vital, darse a conocer y relacionarse con los altos jefes y la fuente del poder. Para lograrlo, usará el método “utilice los amigos de los amigos” Nunca intentará una relación directa, sino a través de ellos. Para conseguirlo (es una larga tarea), es posible que deba recurrir a cadenas de otros contactos. No es tarea fácil tampoco, porque nadie debe enterarse de estos intentos, de otra manera podría fracasar. Si los altos jefes suelen jugar al tenis, aprenderá a jugar, lo mismo sucederá con el golf o cualquier otro deporte o hobby. Podrá frecuentar los mismos clubes, pero tendrá cuidado de no hacerlo solo, sino junto a conocidos o amigos de ellos (deberá esperar hasta lograr los contactos, y esto requiere simpatía y diplomacia). También se cuidará de no hablar nunca de trabajo en cualquier encuentro fuera la oficina: sería muy contraproducente. Estando en la Empresa, seguirá generalmente los siguientes principios: Nunca criticará a nadie ni dará opiniones personales sobre temas de trascendencia. Sus conversaciones estarán relacionadas principalmente con el propio trabajo y lo hará con profesionalidad y también con toda gentileza, dando la impresión a la otra parte que se la respeta en sumo grado, tapando, si es necesario, los propios valores sin pero desmerecerlos. En efecto, no deberá crear situaciones de envidia hacia él, tanto como persona ni en relación a su competencia. Nunca hará comentarios detallados sobre su propia familia, su situación personal, etcétera. Solamente expresará generalidades sobre temas que lo conciernen, tanto para no llamar la atención ajena. Nunca se introducirá en grupos de personas que compartan opiniones. Con esta actitud logrará que todos lo estimen por competente, buena persona, reservado y confiable. Lostiempos El tiempo es muy importante. Es difícil avanzar rápidamente, salvo en casos muy especiales. Deberá vencer la impaciencia para no cometer errores de apresuramiento; el mundo está lleno de trepadores fracasados, triunfan siempre unos pocos: los mejores. Solamente cuando el trepador esté convencido que todas las condiciones están cumplidas, entrará en acción, cambiando paulatinamente de actitud. Comenzará la caza a todos los errores importantes que encuentre, responsabilizando a quién corresponda o criticando los procedimientos que crea mejorables en las áreas que le competen, introduciendo también su interés en otras relacionadas. Emitirá algún informe inteligente a sus jefes con copias a Jefes superiores, siempre acompañados con propuestas adecuadas a cada situación. Naturalmente habrá conseguido previamente la autorización
  • 4. 4 para presentarlos, de otra manera se habría expuesto a un fracaso rotundo. Nunca presentará un segundo proyecto antes que el primero haya sido "digerido". Tal vez el mismo pudo haber sido encajonado por cualquier motivo de política interna, pero el trepador habrá conseguido de todas maneras su objetivo: darse a conocer. El poder nunca es generoso, pero concede crédito y confianza Se debe considerar que el poder es siempre muy desconfiado y nunca es generoso: jamás premiará a nadie con ascensos, a menos que lo encuentre conveniente para él o para la Empresa. Sin embargo, la opinión que el Poder tiene del trepador tiene mucho valor y constituye un punto vital para conceder al mismo la confianza que necesita cuando piensa que sus opiniones están acertadas. Claro, el trepador habrá sabido cumplir adecuadamente su plan de acción. Con esta premisa, comenzarán sus ascensos. Comentarios: = Analizando el tema, se nota que las dos funciones principales del trepador son: la de obtener la confianza del Poder y la de promocionarse a costa de cualquier circunstancia. Esto encierra algunos peligros, ya que la misma acción del trepador pudo haberse iniciado por intereses espurios, que luego podrán ser denunciados. Existen también trepadores que nunca triunfaron por sus propios méritos, y llegaron empujados por intereses de poderes ajenos. = Las características y el comportamiento del trepador, detallados anteriormente, constituyen una descripción perfeccionista de los mismos. Naturalmente cada uno de ellos tiene su estilo y podrá modificarlos, pero la finalidad será siempre la misma: escalar posiciones. = Los trepadores encuentran generalmente mejor campo de acción en las Empresas del Estado, porque los vaivenes políticos favorecen su gestión, a pesar da los cambios en la Dirección y en la misma política. Ellos, pase lo que pase, estarán casi siempre en primera línea. Compañeros de trabajo: El trepa A lo largo de diferentes entradas dentro de la categoría de supervivencia social, voy a ir describiendo a toda la fauna que os vais a poder encontrar como compañeros de trabajo según os vayáis adentrando en el mercado laboral, y voy a compartir con vosotros unos consejos que espero os ayuden a lidiar un poco con ellos, ya que tendréis que aguantarlos sí o sí.
  • 5. 5 Encabezando la lista por su nivel de peligrosidad dentro del mundo laboral, nos encontramos con el más conocido y famoso, el trepa. Posiblemente muchos ya habréis oído hablar de él y más o menos tendréis ya alguna idea del comportamiento de este personaje. Pues bien, os voy a decir según mi experiencia, que la gente tiende a subestimar la peligrosidad de este tipo de individuos por confundirlos con el típico pelota, pero no es así, el trepa va más allá, y ahora voy a analizar un poco su “modus operandi” para que seamos capaces de identificarlo y saber como comportarnos con él, porque creedme, puede resultar más complicado de lo que parece identificar a un buen trepa, y ahí reside su gran peligro. Pero en primer lugar, voy a definir al trepa en unas pocas líneas que nos darán una idea general de sus motivaciones que nos servirán para comprender los diferentes puntos que trataré en la entrada de hoy. El trepa es un empleado por lo general medianamente competente pero no lo suficiente como para poder destacar en su puesto de forma genuina, por lo que recurre a las falacias, rumores, desprestigios, peloteo, dobles máscaras y un sinfín más de artimañas que va desarrollando de forma sutil a su alrededor con dos propósitos, el primero evitar que cualquier otro compañero logre destacar de forma genuina, y el segundo, intentar a toda costa ganarse a sus superiores para ascender en la jerarquía de la empresa. Esto que estás leyendo puede parecer muy de depredadores ejecutivos y altos cargos de
  • 6. 6 grandes multinacionales, pero la realidad es que te vas a encontrar trepas en cualquier puesto, ya sea de dependiente en una tienda, de reponedor en un almacén o repartiendo panfletos publicitarios por los buzones. Bien, el primer concepto que debemos tener claro de la definición, es que el trepa no tiene porque ser un mal empleado como mucha gente piensa. Al contrario, el trepa por regla general suele ser un buen profesional dentro de su campo, pero como hemos dicho, se queda ahí, simplemente un buen profesional. Posiblemente esto fuese más que suficiente para que una persona normal y de buena ética se sintiese bien consigo misma, para poco a poco ir mejorando con la experiencia para poder llegar a más, o sencillamente para ser valorado en su puesto (no a todos nos gusta tener cargos importantes o mandar). Pero el trepa no es así, el trepa en su interior está lleno de inseguridades, además de tener una escala de valores personales muy superficial (del tipo tanto tienes, tanto eres) y todo esto lleva al trepa a comportarse como lo hace. En el fondo, el trepa es consciente de su incapacidad para destacar de forma natural y genuina en su puesto, pero es una persona ambiciosa en el sentido más superficial de la palabra, además de estar lleno de inseguridades y miedos personales que necesita aliviar demostrándose así mismo que puede llegar a ser alguien importante. Esto le lleva a actuar con la lógica siguiente: “Para destacar en mi grupo de trabajo y poder ascender, debo conseguir que mis superiores me vean como al mejor de mi grupo, pero en el fondo soy consciente de que no soy capaz de ello por mis propios medios, por lo que la única manera que me queda de destacar y sobresalir, es mantener al resto de mis compañeros por debajo mía cueste lo que cueste para que mis jefes perciban que estoy destacando y así poder ascender”. Sé que si eres una persona con cierta ética esto puede parecer descabellado, pero así es el trepa, y conociendo la raíz que provoca su comportamiento seremos capaces de identificarlo y saber cómo actuar. Bien, una vez conocidas las motivaciones que llevan al trepa a hacer lo que hace, voy a tratar varios puntos que nos ayudarán a identificarlo: El trepa puede parecer una persona amable y agradable contigo, pero su objetivo no es más que evaluarte, ver si eres una amenaza, o sencillamente le sirves para utilizarte sacándote información que pueda utilizar en su provecho, o desprestigiando a otro compañero. Si un compañero comienza a hacerte muchas preguntas personales, o a
  • 7. 7 llenarte la cabeza de comentarios y críticas hacia el resto de compañeros, es muy posible que estés ante un trepa. Otra pauta de comportamiento que nos ayudará a identificar al trepa, es que dedicará gran cantidad de tiempo y esfuerzo a tareas que si bien, no son las más prioritarias, si resultan las más llamativas visualmente, como por ejemplo ponerse a ordenar los archivadores de cierres fiscales de años anteriores a pesar de que en la oficina todos andan hasta arriba de trabajo por el cierre fiscal actual, o ponerse a limpiar el almacén de una pequeña tienda un Sábado por la tarde a pesar de ser el día más fuerte de ventas y con más afluencia de clientes. ¿Su objetivo?, sencillo, poder mostrar lo que ha hecho a su superior y decir “Lo he hecho yo” para intentar ganar puntos. Para terminar, el trepa jamás valorará el trabajo de otro compañero, más bien todo lo contrario, intentará minimizar los logros ajenos e incluso hasta desprestigiarlos. Que un compañero ha cerrado una gran venta, el trepa lo justificará diciendo que ha sido suerte, que el cliente ya venía predispuesto, etc. Que en el restaurante, un compañero es capaz de llevar un par de mesas más que el resto de compañeros, el trepa lo desprestigiará diciendo que tal vez sea rápido, pero que su trato con los clientes es mediocre. En resumen, siempre habrá una excusa para desprestigiar los logros y virtudes del resto de compañeros. La figura del “trepa” y su identificación grafológica Comúnmente se conoce al “trepa” como una figura del ámbito laboral caracterizada por lo que la misma denominación dice, trepar, escalar puestos, ansiar subir sin medida con la muda ambición de conseguir su objetivo, pese a quien pese y caiga quien caiga. El mencionado objetivo del “trepa” suele tener que ver con la satisfacción personal en el área del reconocimiento laboral o en el campo de lo material. Necesitan esa compensación como contrapeso a un sentimiento de inferioridad y a una conciencia de deficiente potencial propio, que les genera frustración y, por tanto, necesidad de reafirmación por parte de entes ajenos a la propia personalidad. Del mismo modo que, en medio de una frondosa selva, la planta trepadora se sustenta en otras más resistentes para poder crecer y alcanzar la luz, apenas visible entre la espesa y alta vegetación, el “trepa” busca apoyos sobre los que avanzar y subir durante un tiempo y que, a su vez, le sirvan de escalón para alcanzar otros, y otros, y otros más… La
  • 8. 8 ambición del trepa es ciega, como la fronda espesa, y sólo ve el objetivo: la luz, el prestigio, el reconocimiento, la recompensa económica. Características básicas del “trepa” No compartir información con el resto de compañeros. En caso de compartir información, lo hace con extrema cautela, guardando un as o dos en la manga, y siempre con la intención de obtener algo del otro en beneficio propio. Se cree autosuficiente y nunca reconoce la labor y el mérito de la persona que le transmitió conocimientos. Suele atribuirse como propio los méritos de otros o del equipo. Suele pegarse y tratar de ganarse la confianza y la amistad de las personas a las que pretende igualar y después superar (“persona escalón”), mostrando actitudes de desprecio y desvaloración hacia el resto. Es individualista, amante del secretismo y la ocultación, actúa a hurtadillas y sólo se manifiesta cuando necesita “apoyarse” en alguien y succionarle para su propio aprovechamiento. Visto lo anterior, los rasgos que en suma caracterizan la figura del trepa configuran la fórmula: Poco potencial + Ambición desmedida + Egoísmo + Individualismo La escritura del “trepa”. Su interpretación grafológica: . 1) Falta de correspondencia entre las aspiraciones manifestadas y el potencial real: el cuerpo del escrito suele presentar diferencias notables con el trazado de la firma. 2) Reserva y ocultamiento: ondulación en las líneas, rasgos filiformes, óvalos cerrados o cegados, firma ilegible o envuelta en capas por la rúbrica. 3) Ambición: mayúsculas grandes, firma ascendente y de tamaño mayor que el texto. 4) Rasgos de egoísmo: presencia de ganchos en las jambas, trazado del óvalo en sentido de las agujas del reloj, exceso de bucles, escritura regresiva. 5) Individualismo: escritura desligada, rúbrica envolvente. 6) Desconfianza: puntos o rayas innecesarios en el escrito, inclinación
  • 9. 9 invertida, rasgos en punta o en actitud de defensa hacia la zona derecha, rasgo del escorpión. Los psicólogos, sociólogos y profesionales que han estudiado e indagado en el comportamiento de esta figura, en el ámbito de la empresa y de los recursos humanos, han incidido en que uno de los signos distintivos del “trepa” o trepador, sorprendente como poco, es precisamente que no se distingue o detecta su actitud hasta una vez haber trepado. Su comportamiento es insidioso y sutil, enmascarado por la apariencia de un buen profesional, con grandes habilidades sociales y una notable empatía. Podría decirse, a favor de la grafología, que estudiando la escritura de una persona, candidata a un puesto en la empresa o ya trabajador de la misma, se puede desenmascarar al “trepa”, pues, aunque su comportamiento externo pueda pasar desapercibido y oculto a los demás, no puede ocultarse ante sí mismo y, por tanto, tampoco ante los rasgos propios de su escritura, su esencia innata, su imagen auténtica reflejada sólo para sus ojos y para los ojos del grafólogo. El ascenso del trepador Muchas colectividades humanas se ven infectadas por parásitos sin escrúpulos, dispuestos a saltar por encima de cualquiera con tal de conseguir su beneficio personal.
  • 10. 10 ¿De cuántas infamias se compone el éxito?, se preguntaba Balzac. Existe una ambición sana que empuja a la superación, al esfuerzo y a la búsqueda de la excelencia, pero a su lado está la ambición mezquina de quien sólo aspira a ascender en la escala social o la profesional sin reparar en los medios empleados para ello. Desgraciadamente, la segunda tiende a imponerse sobre la primera hasta el punto que el propio término «ambición» se ha alejado de su sentido originario. En latín «ambitio» designaba simplemente las gestiones que debían hacer los candidatos para conseguir el voto por vías legítimas (en oposición a «ambitus», que eran las intrigas y las conspiraciones fraudulentas). Hoy carga con toda clase de connotaciones peyorativas. La figura que mejor encarna el concepto negativo de la ambición es el trepador: la persona que pone toda su atención e invierte todas sus energías en alcanzar puestos más altos dejando de lado los principios morales y saltándose todas las reglas del juego. La literatura y el cine han recreado con frecuencia el tipo del trepador, de innegable atractivo literario por cuanto representa una forma especial de maldad bastante extendida en muchas colectividades humanas. Es la del parásito sin escrúpulos, dispuesto a saltar por encima de cualquiera con tal de conseguir su propósito, con el pensamiento focalizado en la única meta de su beneficio personal. En su película 'El apartamento' muestra Billy Wilder el personaje de Bud Baxter, empleado de una importante empresa de seguros, quien vive pendiente de que sus superiores le recomienden para un ascenso en la casa. Para ello trata de complacerlos a toda costa, prestándoles las llaves de su apartamento para sus devaneos amorosos. Odioso y a la vez entrañable, cegado por la ambición pero también víctima del abuso de unos jefes a quienes es incapaz de enfrentarse, Baxter encarna una de las dimensiones más características del trepador: la del adulador servil deseoso de agradar a aquellos de quienes espera obtener la recompensa correspondiente. Pero el trepador más aquilatado, el arribista perfecto, no se limita a hacer carrera por su cuenta como el desdichado de Baxter. Compromete también a la gente que le rodea, y en especial a los compañeros de trabajo en quienes ve en una doble condición: la de rivales y la de instrumentos. Por una parte, teme que sean ellos quienes obtengan el puesto o rango al que están aspirando a encaramarse. Por otra, los utiliza en su propio provecho. De ahí que el trepa tenga que mantenerse en constante estado de vigilancia, atento a cortar las situaciones en donde los otros puedan hacerle sombra pero al mismo tiempo preparado para adjudicarse méritos ajenos que sirvan a sus fines. El parasitismo del trepador es sigiloso. Pocas veces el 'trepa' muestra sus cartas, y a menudo no es posible reconocerlo hasta que no ha acabado su labor, dejando unos cuantos 'cadáveres' en el camino. Son especialmente difíciles de detectar en los grupos o empresas grandes, donde las relaciones son más distantes. Pese a ello, hay una serie de rasgos más o menos comunes que los delatan y permiten ponerse en guardia ante su presencia. Aparte de atribuirse los éxitos de los demás ¯destreza de mucho y difícil mérito pero en la que se muestran como auténticos maestros¯, los arribistas son poco colaboradores; tienden a aguardar el momento en que un trabajo entra en la fase de resultados para involucrarse en él, en un alarde de economía de esfuerzos. Tampoco el 'trepa' es muy dado a compartir información, ya que la cicatería y el secreto son condiciones sine qua non para poder medrar sin miedo a que los otros nos tomen la delantera. El buen trepador sabe utilizar a los demás en beneficio propio, pero nunca reconociendo el valor o el esfuerzo ajenos. Para sacar los máximos frutos de este comportamiento es preciso arrimarse a los mejores; en este sentido, la táctica del arribista se ha de mover entre la simulación de la amistad y la colaboración y el uso bien dosificado de la descalificación. Los trepadores adulan y desautorizan según circunstancias, según personas y según los réditos que una u otra acción vaya a reportarles. El trepador no conoce las relaciones desinteresadas, la lealtad, el compañerismo ni el respeto a la
  • 11. 11 labor del otro: tan sólo ve en cuanto le rodea una oportunidad para el ascenso. Pero el trepa también sabe hacerse simpático. Su estrategia necesita que los demás confíen en él y bajen la guardia. Por eso suele poseer habilidades sociales, ser lo suficientemente camaleónico para adoptar ante cada persona la apariencia que inspire mayor confianza. El trepa no tiene por qué ser un vago o un mal profesional. Como las plantas trepadoras ¯de ahí su denominación¯ es fuerte y a la vez flexible, con una enorme capacidad de adaptación al terreno. ¿Egoísmo, individualismo, narcisismo, afán inmoderado de dominio? De todo un poco. En el fondo, como ya advertía Adler, la ambición esconde profundos sentimientos de inseguridad y de inferioridad. Pero eso no significa que ante el trepador haya de actuar con lástima. Antes al contrario, cuando se detecta la presencia de un 'parvenu' de pocos escrúpulos la medida más inteligente es de plantarle cara de inmediato y hacerle respetar las reglas antes de que empiece a saltárselas, tome velocidad y ya no haya forma de pararle los pies. El trepa Recuerdo que al poco de que el Sr. Martínez empezara a trabajar, su Dtor. Gral. tuvo a bien agotar los restos del presupuesto con un ágape de Navidad, no sea que en la revisión anual se lo bajaran. Al poco tiempo, los jefes a partir de un nivel se habían recluido en un corrillo, y los plebeyos sitiábamos los canapés. Observé que entró en la sala un mando intermedio del que me habían advertido que era un trepa. Pensé: “irá corriendo hacia los jefes”. Pero no, se encaminó hacia nosotros, a las vituallas. Pensé: “exageran”. Un minuto después, habiéndose pertrechado de una botella de vino y colocado abundantes copas en una bandeja sobrante, se acercó sonriendo a los jefes. Pensé: “un maestro”. Ese fue el momento donde se me reveló la complejidad y dureza de los votos de trepa, de los que supe que nunca sería digno. Desvelar las artes de esa profesión y sus abundantes modalidades están fuera de mi alcance, ya me gustaría. Intuyo que no es lo mismo un “trepa” que un “pelota”, un “oportunista”, un “enchufado” o un “manipulador”,
  • 12. 12 aunque las habilidades de todos estos personajes suele dominarlas. Tampoco tengo claro si son fruto del propio sistema jerárquico, si comparten genes con el cuco o las plantas trepadoras o si son la evolución lógica de los que en los exámenes copiaban a otros no ya para aprobar, sino para sacar nota. He escogido a Spiderman como símbolo, por trepador, enredador y enmascarado. De momento me conformo con corregir algunos mitos que adornan esta peculiar figura, y que me parecen inexactos. Como la “trepología” es una ciencia joven no hay axiomas, y comentarios, testimonios y correcciones son bienvenidos: I. En mi empresa a los trepas los calamos rápido. Eso es que no habéis lidiado con la élite. En caliente, sólo se identifica a los malos trepas. II. Lo malo de los trepas que es que agotan las oportunidades de promoción. También. Pero lo auténticamente malo es que en el camino siembran la cizaña en los equipos de trabajo, se apropian de los resultados de algunos, salpican la reputación de otros, hacen penoso el trabajo de bastantes y como consecuencia bajan la moral, la confianza y los resultados. III. El trepa es el culpable de la injusticia de su ascenso. Inexacto. Sin negarle responsabilidad, el principal responsable es el que decide la gratificación o ascenso. Si se deja estafar por el trepa, es que no hace bien su trabajo. Y si lo hace a sabiendas, atenta antes contra la empresa (que es la que paga y sale perjudicada de una decisión errónea) que contra quien se sienta legítimamente heredero del puesto. Los trepas se benefician de las imperfecciones y poca liquidez del mercado laboral intra y extraempresa. Quizá también de que algunos de sus superiores se ven reflejados en ellos. IV. El trepa es incapaz de trabajar en equipo. Esa impresión da, de cierto distanciamiento y compromiso condicionado con el trabajo de la unidad. Pero lo cierto es que sí que trabaja en equipo, pero no en tu equipo, sino en el que ha creado o se ha adherido, y que le facilita contactos, oportunidades de lucimiento… Trabaja para su “network”. V. El ascenso del trepa siempre es a costa de otros empleados. Cada vez más ocurre que los puestos son los que se adecuan a la persona y no la viceversa, y si no encaja nadie, se borra del organigrama el puesto. Lo que quiero decir es que no siempre hay que pensar que el trepa roba el puesto, es bastante probable que si no hubiera trepa, desaparecería o no se crearía. El trepa es una fuerza contra el aplanamiento de las estructuras. Ya sé que no es ningún consuelo… VI. Frente al resto de la plantilla, el trepa es el que antepone su interés en lugar del proyecto o la empresa. Esta definición dejaría a pocos fuera…a ver ese examen de conciencia. Lo que ocurre es que el trepa es mucho más consciente, radical, consecuente y sistemático con ese sentir, y lo antepone no sólo a la empresa, sino a otras consideraciones de tipo ético. VII. El jefe del trepa es el objetivo de sus esfuerzos y artimañas. Puede parecerlo, pero el foco real del trepa excelente está en el jefe de su jefe. VIII. El trepa es básicamente un mal profesional que promociona halagando a sus superiores. Eso es minusvalorar las amplias habilidades del trepa y la perspicacia de la clase directiva. El trepa suele ser un gran observador y estratega, tener habilidades sociales
  • 13. 13 destacadas y profesionales razonables, aunque prefiere buscar otros caminos más rápidos que la abnegación y la deportividad. Los superiores encuentran en él valores añadidos más allá de lo superficial, que es el peloteo. El trepa siempre cubre una necesidad que el resto del equipo no sabemos cubrir. IX. Todos podríamos ser trepas, pero el resto tenemos dignidad. No es tan fácil. Me remito a la contestación anterior y al hecho de que muchas veces los caminos de los trepas se cruzan y han de competir entre ellos. X. Ser trepa es cosa de hombres. Bueno, quizá las mujeres tengan en promedio menor impulso genético por el cargo, pero la que lo tiene, también goza de un armamento genético superior al del varón para conseguirlo por vías alternativas, y hablo más de sus habilidades sociales y emocionales que del físico. XI. El trepa es un advenedizo en los organigramas. Chequea con algún conocido las ramas altas del organigrama de sus empresas y comprueba el porcentaje que está ahí por su trayectoria o esfuerzo, más allá de hagiografías. Seguramente te percates de que en más de una ocasión el auténtico advenedizo es el que no es trepa ni enchufado, sino el que pretende llegar de esa forma tan poco elegante de currar y sacar temas adelante, sin hacer aspavientos, ofendiendo a los demás con un derroche de brillantez, esfuerzo y profesionalidad. Ese es el auténtico advenedizo, la mosca cojonera de las reuniones saturadas de trepas. XII. El trepa hace mal y lo sabe Puede ser. Pero (y es una observación propia que quizá podría rebatírseme) en una alta proporción ignora conscientemente las consecuencias en los otros de sus acciones. Esto es habitual en las personalidades narcisistas/manipuladoras, donde sólo una fracción entiende lo que ocurre y de hecho lo disfruta. Incluso si lo entiende al principio, con el tiempo llega a creerse que es justa su posición porque es “superior”, o simplemente porque se mueve en una liga donde todos son parecidos y le parece lo natural. XIII. Al trepa se le puede poner en vereda con un buen corte Es cierto que al trepa se le puede detectar y ser inmune en gran medida a su manipulación. Pero pensar que dejándole en evidencia con una contestación brillante (el pensamiento con que se consuelan muchos de los que lo sufren) no significa que no tenga recursos para salir del apuro y seguir en su línea. Pueden ser muy hábiles gestionando sentimientos y revirtiendo una situación de peligro. XIV. El trepa siempre acaba encontrando su castigo
  • 14. 14 La reglas del trepador Todos dicen que la vida social es difícil y quienes menos se muestran son quienes gozan de auténtico linaje o pedigree, así que acá le van algunas reglas básicas para subir y escalar en la vida, o descubrir a quienes se les llama “trepadores o trepadoras”. Espero no ofender a ninguna dama que en su juventud haya vivido en el arrabal y tras un buen casorio, como en el cuento de la cenicienta, su historia cambie y hoy pretenda ocultar su pasado con anemia cerebral. UNO.- Los trepadores y las arribistas van a cuanto evento los invitan. Lo mismo a una graduación, un bautizo en el salón “Quinto Patio” que a la presentación del libro escrito por un socio rotario y presentado en un hotel de 5 estrellas, la cosa es estar presente; que lo vea todo el pueblo para que se sepa que es una persona importante y conocida. DOS.- Busque siempre estar al lado del protagonista o las personas más importantes del evento. Trate de salir en la foto y si no puede, cuélese o de plano dele una lana al fotógrafo, esto es esencial, ya que llevarse bien con el fotógrafo o hacerse amiga de él o ella, le garantiza que siempre será tomado (a) en cuenta. Sí el presidente municipal en turno NO es de buena cuna y NO posee alcurnia, ni lo dude, no se resbale con él, solo entable amistad políticamente porque en breve él no será nadie y usted en cambio será o ya tendrá un lugar ganado en sociedad. TRES.- De preferencia hágase amiga de todos los reporteros sociales y llámelos por su nombre. Envíeles regalos en Navidad, aunque sea una botella de vino o una camisa de oferta y si es mujer, envíele un estuche de cosméticos de la marca más chafa o unas zapatillas de plataforma (si las consigue de oferta o al costo), como las que usan las chicas de tacón dorado.
  • 15. 15 CUATRO.- Vístase siempre con marcas, aunque sean piratas y las compre en la frontera de Talismán, en el tianguis del mercado o en Tepito, es importante tener la última bolsa de L. Buitrón, los lentes de Cocó Chanel y los zapatos de Fendi, aunque sean clonaciones perfectas hechas por excelentes químicos. CINCO.- Invéntese un pasado interesante. Si es la tercera o cuarta esposa del hombre que la sostiene, diga que usted estaba refugiada en un colegio de monjas para niñas bien cuando él apareció; aclare que es de las mejores familias de algún pueblo perdido por el norte del país y que su abuelo fundó esa ciudad donde tiene una hacienda con caballos de sangre pura, o lo más simple, que en la guerra se perdieron los documentos del linaje de sus abuelos quienes pertenecían a fina aristocracia española y que llegaron huyendo por acosos y extorciones; todos la van a compadecer y hasta encontrará amigas del mismísimo falso dolor. SEIS.- Si puede y su tipo le ayuda invente un pasado noble. Es bueno pertenecer a la nobleza, si su apellido es simple hágalo compuesto por ejemplo “Pérez y Rodríguez del Colón o Briones de la Iglesia”, es básico que su apellido suene rimbombante para que no sea una “Pérez” más del montón o una Pérez cualquiera. SIETE.- Escriba un libro aunque sea de recetas de cocina y si no sabe escribir contrate a una persona para que lo haga por usted; esto le dará fama y un gesto interesante y culto; mucha gente querrá rozarse con usted y estará ganando puntos para estar en la cima de la alta sociedad. OCHO.- Diga que se lleva de piquete de ombligo con “La Nena Monterrosa”, “La Güera Rivadeneira”, “La Nena Orantes, La Chapis González” y el Güero Peñafiel y Monterrosa. Compre todos los periódicos y revistas de “gente bien” para que esté enterada qué hace y deja de hacer la gente que “usted, supuestamente conoce”, o sea, de sus presumidas cuatachas. NUEVE.- Afirme que estudió en colegio de monjas y si es de fuera en el Oxford o con los Legionarios de Cristo, si es niña no habrá duda de su honra pero sí es varón invéntese otro colegio. Si estudió universidad se vale decir que fue a la Ibero, Anáhuac, el Tec y claro, un año en el extranjero mientras se le despejaba la mente con el pretexto de estudiar otra lengua. (No de muestras que sus padres la enviaron para que se le ahuyentara lo ordinaria) DIEZ.- Compre todas las revistas exclusivas, apréndase de memoria las caras de todos los que salen, para que cuando los vea en un evento, los salude por su nombre y de beso, por supuesto, en el cachete. Sea audaz y llevado. ONCE.- Hágase novio, amante o amigo de alguna persona famosa en sociedad y rico o hija de millonario, lo importante es que sea ambas cosas. Si puede cásese con él o ella, ya que cuesta lo mismo enamorarse de un pobre que de un rico. DOCE.- Participe en todos los eventos de beneficencia que pueda. No importa que sea para los policías desamparados o la sociedad de mujeres golpeadas y usted sea una de
  • 16. 16 ellas. De donativos y asegúrese que la gente lo sepa, si lo escriben en sociales y con foto, mucho mejor; no haga caso de aquello que dice “que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”. Procure estar siempre en las portadas de sociales, con doscientos pesos puede lograrlo o haciéndose amiga de la reportera y que crea que usted y ella, son amigas. TRECE.- Procure hacer un escándalo, haga una fiesta e invite a pura gente importante aunque al día siguiente no tenga para pagar la colegiatura de los niños, el sueldo de la criada y menos para asistir al baby shower de la Heesslerg. CATORCE.- Aprenda palabras básicas en francés como “croasan” “soufflé” (no diga bolillo, sino pan francés o baguette) y dé la pronunciación bien marcada, no diga “guey” que eso es de nacos y la puede delatar de arribista y todo el trabajo realizado se le vendrá abajo. QUINCE.- No vaya al fútbol que eso es deporte de nacos y albañiles, procure ir o jugar tenis, los toros o al golf, haga lo mismo con sus hijos, indúzcalos a deportes de gente bien. En el tenis usted tendrá la oportunidad de rosarse con gente que, aunque no sabe de tenis ni hace juego con la raqueta, al menos domina la tribuna y viste trajecitos “ad hoc” para mostrar las últimas pompas y bubis implantadas por cirujano de moda y que el esposo paga para gusto de otros. DIECISÉIS.- Invéntese algo cultural, puede decir que es amante de la pintura y que maneja la técnica de óleo pero que ahora le gusta diseñar collares con piedritas imitación
  • 17. 17 zwarovski y de paso las vende, solo para entretenerse porque en realidad no tiene necesidad de trabajar. Y si se atreve, contrate un pintor para que le de clases, algo de arte debe usted tener escondido que le dará un barniz de cultura. DIECISIETE.- No diga que es evangélica o cristiana, eso la baja de categoría, la hace verse naca, sobre todo porque ahí se congrega gente de cuna “canalla”, pobretonas, mujeres sumisas y lloronas así como hombres tibios y de carácter sospechoso; le queda mejor decir que es amiga o amigo del Obispo de la iglesia católica, quien por cierto la casó y come en su casa de vez en cuando o le llega a dar la bendición cuando lo requiere. No cualquiera se codea con el obispo, o sea, sé aparte de la grey católica, protestante es sinónimo de pobreza, en todos los aspectos y peor si te toman para dirigir una célula que estarán abusando de tu ignorancia, con el permiso de Cristo. DIECIOCHO.- En sus ratos libres inscríbase a un grupo de mujeres que se dedican a estudiar la Biblia y a orar por el mundo y la gente que está peor que usted. A esos sitios llegan señoras ricas y de alto perraje que le convendrá para hacer amistad y agrandar su lista, ya que ellas mismas la invitarán a sus fiestas y logrará su objetivo. DIECINUEVE.- Si su padre fue taxista o chofer, procure no hablar de él, y si lo descubren, diga mostrando humildad pero sonrojada que tiene una flotilla de autos y que de vez en cuando maneja uno de estos para saber cómo va el negocio. Hágales creer que es un hombre sencillo pero con clase, como usted. VEINTE.- Sí es mujer, utilice minifaldas pequeñas y escotes peligrosos; coquetee con todo el mundo, no importa el sexo, la edad o la orientación: lo importante es no vivir en el anonimato, sino en la rica vida pública y social… VEINTIUNO.- Diga que ya no va a Playita Linda ¡Y menos a la barra!, porque en Semana Santa se llena de gente desconfiada y prefiere irse a Can Cún o Huatulco, en donde se supone tiene una casa y llega la gente de su altura (Pero la verdad es que va a Juchitán a ver a sus padres que sobreviven de la venta de camarón oreado en el mercado). VEINTIDÓS.- Invéntese vacaciones y diga que se va de viaje al extranjero, cómprese una despensa y quédese encerrada en su casa por una buena temporada, así estará a la altura de sus nuevas amistades. Total, los souvenirs puede adquirirlos en cualquier plaza, y casi toda la gente lo hace. VEINTITRÉS.- Si se sintió identificado (a) con tres puntos o más, no lo comente. Es usted un trepador o una arribista.
  • 18. 18 Cómo lidiar con un trepa en el trabajo Dentro de cualquier lugar de trabajo existen una serie de tipologías de compañeros con los que tendremos que lidiar en nuestra vida profesional y uno que está prácticamente en todas las empresas es el denominado “trepa”, aquel compañero que quiere, a toda costa, llegar lo más alto posible en la empresa, sin importar como. Por esta razón, su primer objetivo es desacreditar a aquel o aquellos compañeros que, por ser más competentes, pueden sobresalir por encima de él. Para lograrlo, elegirá su víctima (el trepado), e intentará manipularla y controlarla. Esto lo logrará difundiendo rumores negativos sobre él o ella, predisponiendo a los compañeros en su contra, descalificándola y desacreditándola en cuanto tiene ocasión, pero de un modo sutil, de forma que a la víctima este comportamiento suele pasarle desapercibido en un primer momento. Si somos nosotros las víctimas de un trepa, debemos seguir unas pautas de actuación: - Lo primero es determinar cómo nos está afectando este comportamiento, Deberemos, en todo momento, intentar mantener el equilibrio emocional, no perder la calma y mantener la distancia emocional. Debemos determinar una estrategia de actuación y mantenernos firme en ella.
  • 19. 19 - No te enfrentes a él o ella directamente, ya que él, al carecer de escrúpulos, siempre te ganará en este terreno. Es importante que observes su comportamiento, consigas pruebas del mismo y procures que haya compañeros que presencien cualquier interactuación con él. - Aunque no resulte fácil, debes seguir trabajando como siempre y, si no tienes más remedio que relacionarte con él o ella, hazlo de forma profesional, sin dejar entrever tus sentimientos. De ese modo, serás menos vulnerable a tus ataques. - Ten cuidado con todo lo relativo a la información, como agendas, estrategias, informes, etc. Sé muy prudente si tienes que compartir información con él, especialmente si eres su jefe. Trabajar con un trepa El trepa: La forma de actuar del trepa gira en torno a un único objetivo: satisfacer sus ansias de poder. Suele fingir que trabaja, pero en realidad, ni le interesa el trabajo, ni los intereses de la empresa. Su única obsesión es escalar con el menor esfuerzo y tiempo posible la pirámide de la organización. No confía en nadie. No puede respetar a sus amigos porque no los tiene, aunque les hace creer que lo son. Intenta ganarse su confianza y poder arrebatarle así alguna idea brillante. Ante todo, necesita convertirse en imprescindible y refuerza esta dependencia atesorando y manipulando la información. El trepa cree que el hombre ha de ser agresivo, competidor y dominante en todo lo que hace. Por esta razón, adopta el papel de verdugo antes de que otro lo convierta en víctima.
  • 20. 20 Cómo tratar con él: Hay que decirle claramente que su juego de humillar y aniquilar ha quedado descubierto, y que no se está dispuesto a tolerarlo más. Conviene mantenerse firme en la confrontación, pese a las reiteradas justificaciones que el trepa esgrimirá al estilo de: "no es lo que tú crees". Si el trepa reconoce su forma de actuar, se le debe hacer ver que la colaboración con él será estrictamente profesional. Si el trepa reconoce su forma de actuar, se le debe hacer ver que la colaboración con él será estrictamente profesional. Si no reconoce su error, hay que tratar de distanciarse o mantener el menor trato posible con él. Ser proactivo no es ser un 'trepa' En todas las organizaciones hay profesionales más conformistas y otros más vivaces, miembros colaboradores y otros más individualistas, y también, otros que se limitan a cumplir su cometido, mientras que existen otros que quieren ir más allá, con tal de lograr un mejor resultado para su equipo, departamento o empresa. Respecto a esta última cuestión, tengo que decir que casi siempre he notado que al miembro del equipo que muestra una actitud más proactiva, siempre se le ha mirado con cierto recelo, cuando en mi opinión goza de una magnífica actitud para hacer frente a los desafíos del día a día, mostrando mucho ímpetu a la hora de resolverlos. Un ejemplo claro es cuando estamos trabajando en un proyecto y surge un imprevisto, que supone tratar con un tercero un asunto determinado, en este caso, si informamos de la incidencia a nuestro supervisor, siendo este el que ha de tomar una decisión, podemos conseguir dilatar en el tiempo su resolución, poniendo en peligro nuestros objetivos. He aquí su importancia, porque si el empleado es capaz de tirar hacia adelante con seguridad, identificar el problema y de mover los hilos de manera autónoma, puede lograr que el proyecto se salve. Por tanto, el ser proactivo no se parece en nada a ser lo que comúnmente se conoce como un „trepa‟, ya que este segundo se caracteriza por enmascarar con la colaboración un aprovechamiento individual que puede perjudicar a los compañeros más inmediatos,
  • 21. 21 siendo una actitud que los jefes de equipo han de saber localizar y gestionar adecuadamente para mantener la armonía del mismo. Compañeros insoportables: Manual de uso “cómo tratar a los tipos que quieren hacerte la vida laboral imposible” Es la pesadilla de todo trabajador: que te toque, en la mesa contigua, un compañero empeñado en amargarte la vida. Una de esas personas cuyo carácter puede sacar de quicio al más pintado ¡y con la que estamos obligados a pasar la mayor parte del día! Antes de salir a la calle a gritar socorro, dimitir o convertir la oficina en un campo de batalla, lee el siguiente reportaje. Los expertos te dan las mejores pistas para tratar a los diez compañeros laborales potencialmente más difíciles –entre los que no podía faltar 9EL TREPA - . 1 EL FANTASMA “Yo soy el que mando” Dominante, arrogante, autoritario y con un gran complejo de superioridad. Se ofende con facilidad y puede resultar desagradable y maleducado cuando no se le presta la atención que demanda. Suele ser autodisciplinado, metódico, inteligente y competitivo. - Como jefe es muy exigente. Cuando necesites hablarle, pedirle algo o quejarte, busca un planteamiento bien pensado y útil. No te dejes hundir por sus ofensas. Aprende a diferenciar las humillaciones sin tacto, su modus operandi, de las críticas constructivas.
  • 22. 22 - Como compañero. No deja de colocarse medallas, pero sé consciente de que impresionar con laureles es más un síntoma de inseguridad personal que de confianza en uno mismo. Si trabajas con él en equipo: opina, colabora y comunícate con él; demostrarás tu buen talante. - Como subordinado. Resulta difícil de dirigir. Se rebelará si cree que no son reconocidas sus cualidades. Procura que trate a sus compañeros con respeto. - Cómo tratarle: Si obvias sus defectos de carácter, un gran fantasma puede convertirse en un buen aliado y consejero que te ayude a conquistar tus propias ambiciones. 2 EL CAZAOPORTUNIDADES “La idea es mía” Es poco honesto, orgulloso, egoísta y adicto a utilizar los recursos de la empresa en beneficio propio. Utiliza la manipulación y otras sofisticadas habilidades que, unidas a su astucia, le permiten triunfar en el trabajo. - Como jefe se basa en la intuición. Su formación es más bien limitada, así que mejor evitar los tecnicismos con él. Rehúsa con educación hacerle favores personales durante las horas de trabajo (o no rendirás en lo tuyo). - Como compañero siempre intentará manipularte para que hagas algo por él. Informa siempre a tu jefe y colegas sobre tu trabajo y avances, para que no pueda robarte ideas. - Como subordinado es un ladrón de méritos y reconocimientos. Enséñale a comprender que no debe utilizar los medios de la empresa para uso personal. - Cómo tratarle: No entres en su red de corrupción. No caigas en la trampa de sus falsas promesas.
  • 23. 23 3 EL FRANCOTIRADOR “No te necesito” Inconformista y persuasivo, tiene gran seguridad en sí mismo. Suele tratar a los compañeros competentes con respeto, pero no tolera el término medio y desafía a la autoridad. Se vuelca en su trabajo y obtiene buenos resultados. - Como jefe congenia con las personas que requieren poca supervisión. Prefiere deshacerse de los mediocres antes de dedicarles tiempo. - Como compañero te dará problemas si tenéis que desarrollar un trabajo en equipo. Sólo podrás sacarlo adelante si cada uno asume su carga. - Como subordinado suele enfrentarse al jefe. Cárgale de responsabilidades: se enorgullece de poder asumir más trabajo del normal. - Cómo tratarle: Diciéndole expresamente que ya confiamos en él, y que no es necesario que demuestre su valía todo el tiempo.
  • 24. 24 4 EL OBEDIENTE “Lo que tú digas” Dependiente, sumiso, con poca imaginación, reservado, vive sólo para agradar a los demás. El problema es que necesita constantemente que alguien le diga qué hacer y cómo hacerlo. - Como jefe le cuesta motivar a sus colaboradores, delegar responsabilidades o tomar decisiones. Si trabajas para él, ofrece soluciones, no problemas. - Como compañero hará todo lo posible para evitar un conflicto personal. Anímale a formar parte activa de las tareas colectivas. Procura ser amable y colabora con él. - Como subordinado necesita protección. Enséñale a confiar en sí mismo y gratifica su hacer en solitario. - Cómo tratarle: Hazle comprender que es imposible complacer a todos todo el tiempo.
  • 25. 25 5 EL LABORADICTO “El trabajo es lo primero” Exigente, tenaz, poco sociable, muy competitivo y bastante dominante. Trabaja bien bajo presión y siempre cumple sus tareas dentro del plazo previsto. - Como jefe es bastante exigente. Hazle ver que todo tu tiempo no está a su disposición. Deja constar por escrito cuestiones como las decisiones adoptadas, planes, actividades y plazos. - Como compañero se centra más en sus propios intereses que en el trabajo en equipo. Dedica tu tiempo a tu labor y no lo pierdas en reuniones absurdas con él. - Como subordinado vigila los detalles sacrificando la productividad, así que marca las prioridades por escrito. Gratifica los resultados, no el tiempo dedicado. - Cómo tratarle: No dejes que su ambición y ansia de poder desgaste tu entusiasmo, enturbie tu vida personal o limite tu trabajo.
  • 26. 26 6 EL VIVALAVIRGEN “Responsabilidad no, gracias” Apático, indiferente, holgazán, escurridizo, cuenta con las suficientes habilidades sociales (llámese caradura) para endosar a otro las actividades que a él no le interesan. - Como jefe se rodea de personas competentes y motivadas para poder delegar sus responsabilidades en ellas. Si tienes dudas sobre una tarea, pregunta, pero es mejor que tomes la iniciativa y trabajes sin mucha supervisión. - Como compañero siempre se encarga del trabajo que requiere menor esfuerzo. Sé franco y deja claro que su tendencia a escurrir el bulto es un obstáculo para tu trabajo. Céntrate en lo tuyo y deja que sean los jefes quienes se ocupen de mejorar su rendimiento. - Como subordinado carece de iniciativa y es poco productivo, así que procura motivarle para obtener resultados. Controla su trabajo y pide a sus compañeros que no trabajen por él. - Cómo tratarle: En realidad, el vivalavirgen suele ser una persona competente pero que se aburre de su trabajo, por lo que resulta necesario mantener su interés con responsabilidades que le atraigan.
  • 27. 27 7 EL BUSCA-CULPABLES “Ha sido un error tuyo” Mojigato, inflexible, guardián de la moral, reservado, interesado, hipócrita, se ofende con facilidad, distorsiona el significado de aquello con lo que no está de acuerdo y reacciona de una forma exagerada ante los errores cometidos por otros sin mala intención. - Como jefe está pendiente de cualquier detalle fuera de lo normal. Sé tremendamente discreto y niégate a ser un espía de tus compañeros. - Como compañero suele delatar a sus colegas. Deja claro que conoces sus intenciones y que no las toleras. - Como subordinado se adjudica la responsabilidad de ser los ojos y oídos del jefe. No fomentes la propagación de habladurías, sé discreto y ataja el problema rápido. - Cómo tratarle: Procura que dedique su tiempo al trabajo; si está ocupado no podrá buscar los fallos de otros.
  • 28. 28 8 LA QUEJUMBROSA “Esto está mal y eso otro también” Quisquilloso, amargado, nervioso, inestable emocionalmente, frustrado. Suele ser una persona disciplinada, detallista y organizada. - Como jefe provoca que odies tu trabajo. Protégete con un paraguas emocional cuando empiece a refunfuñar. - Como compañero es desagradable y difícil de soportar. Hazle ver que sus lamentaciones no te interesan. - Como subordinado resulta difícil de controlar. Redirige sus quejas y pregúntale qué es lo que para él va bien. - Cómo tratarle: Dale ejemplo de iniciativa, alegría y buen humor.
  • 29. 29 9 EL TREPA “Te crítico, te ignoro y te piso” Egocéntrico, despiadado, metódicamente perverso, mentiroso, suele tener una personalidad muy débil. - Como jefe exige obediencia, perfección y lealtad. Procura mantener una prudente distancia, sé discreto y no reveles información que él pueda utilizar en contra de otros empleados. - Como compañero es un guerrero. Utilizará todas las habilidades que tiene para lograr sus propósitos, valiéndose, si puede, también de ti. Si descubres sus actividades malintencionadas, díselo o denúncialo a la persona que corresponda. - Como subordinado finge lealtad hacia sus jefes y en apariencia apoya a sus compañeros. Mantenle ocupado de forma productiva para evitar calumnias, rumores y sabotaje. - Cómo tratarle: Protégete para que no interfiera en tu trabajo o destruya tu reputación. Deja claro que provocar la caída de los demás causará su propia caída, ya que no puede escapar de la responsabilidad de sus actos.
  • 30. 30 10 EL TIRANO-TEMPERAMENTAL “Ni te miro, ni te hablo” Inestable, infeliz, siempre está enfadado y lleno de rabia. Se ofende con facilidad y es muy vengativo. - Como jefe está obsesionado con la autoridad y el cumplimiento de objetivos. Demuestra valor y mantén la calma si él pierde la compostura y orienta siempre la discusión hacia los problemas. Si ve que no le tienes miedo, se comportará de forma civilizada. - Como compañero ve a sus colegas como competidores. Evita todo tipo de conflicto innecesario. - Como subordinado obedece al jefe si le aporta beneficios. Corrige los comportamientos inadecuados por su parte y deja claro que quieres trabajar en buen ambiente. - Cómo tratarle: Aunque no sepas cuándo y por qué libera su mal genio, sé benevolente con sus estallidos caprichosos. Conserva la calma y recuérdale que el comportamiento civilizado mejora el trabajo. El “trepa”: El fenómeno del “trepismo” laboral Considero que Judas fue uno de los más célebres “trepas” por motivos históricos más que contrastados. Dentro de las organizaciones empresariales el fenómeno del “trepismo” puede causar estragos más que beneficios, por tanto, consideramos que la política de promoción del “trepismo” es del todo errónea ya que se transforma en un “premio” para la falta de trabajo en equipo, un premio al individualismo frente a los beneficios empresariales, un premio a la envidia y a la codicia frente a la empatía, compañerismo y la proactividad. El “trepismo” es un ataque directo a la línea de flotación a las tendencias actuales de gestión organizacional de los recursos humanos. ¿De dónde proviene la acepción de “trepa”? Es un fenómeno botánico de algunas plantas que se “sirven” de otras para alcanzar la luz. Trasladándolo al fenómeno empresarial lo definiríamos como el miembro de la organización que hace uso de sus compañeros, jefes (o quien sea) para alcanzar las metas “personales” a toda costa, de cualquier modo, y vale todo. Todo. Pero claro, el trepa, el fenómeno del trepismo, tan sólo puede darse en organizaciones o entornos que lo fomentan, que lo arropan y que lo consideran como beneficioso. Un error imperdonable dado que puede dar lugar fenómenos de
  • 31. 31 burnout(desgaste profesional), fuga de talentos, desmotivación por un lado, y por otro el acceso a puestos de responsabilidad de personal no preparado, inepto, incapaz, limitado, etc. Las empresas en las que los “trepas” (lame botas) triunfan se caracterizan por que en ellas no se asciende ni promociona por méritos objetivos o desempeños eficaces, sino por otras razones diversas. Esto explica que, a pesar de que no presente las capacidades, habilidades o destrezas requeridas para el puesto, el trepa termine siendo el más dotado para la promoción y el ascenso que finalmente consigue. ¿Cómo actúa un “trepa”? No nos engañemos: los trepas son, dentro de su faceta, unos fuera de serie: camaleónicos, flexibles, abiertos, extrovertidos, divertidos, afables, observadores, pero asimismo son calculadores, introvertidos, envidiosos, sin escrúpulos, individualistas, casi tiranos, faltos absolutamente de empatía, chaqueteros, cínicos, se adjudican los éxitos ajenos como propios, actúan como si fueran los que más trabajan de la organización, esconden información, descalifican y desacreditan constantemente por medio de rumores, etc. Sin más contemplaciones: un trepa. Asimismo, son extremadamente complicados de descubrir sobre todo por el “trepado” quien, con toda certeza, se cerciorará cuando la situación sea un tanto complicada ya.
  • 32. 32 El “trepa” tiene un objetivo, sea el que sea (un puesto dentro de la organización, un compañero que cae mal, un jefe al que no soporta por obtener grandes logros, etc.) y debe alcanzarlo a toda costa, por todos los medios al alcance. Y, aunque su conducta es intachable (de cara a los jefes u otros compañeros), interiormente es un personaje insegura, que no soporta la idea de que “el trepado” obtenga mayores y mejores éxitos que él, que tenga mejor reputación, que tenga mayor capacidad de liderazgo. ¿Qué hacemos ante un “trepa”? Observar, anotar todo tipo de situaciones, intentar detectar síntomas de “trepismo” por parte del sospechoso, etc. Hemos de valorar hasta dónde podemos y queremos llegar. Eso sí: el papel de la organización es esencial. ¿A qué nos referimos? Si el espíritu de la organización, del superior jerárquico, es la promoción de conductas “trepiles”, estamos listos. Hagas lo que hagas no servirá de nada pues hablaremos de grados de confianza (entre comillas, pues no olvidemos que el trepa es un genio del “autobranding”), rumores que tendrán el valor de “hechos” y, ante los cuales, sólo quedará justificarse si se tiene algo que “esconder” o, en su caso, tomar las medidas que se consideren pertinentes. No olvidemos que las consecuencias del “trepismo” pueden afectar a las propias organizaciones dado que minan el ambiente laboral y provocan un descenso de la productividad. Puede llegar a ser una situación nada confortable. Así, es esencial mantener un equilibrio psicológico y evitar todo tipo de implicación emocional. Citando a Cicerón “…dejarse engañar una vez es malo, dos es necedad y tres es una vergüenza…”, por tanto, no hablamos de que ser mala o buena persona, hablamos de un individuo que ha pretendido (y ha hecho todo lo posible para ello)
  • 33. 33 “ensuciar” la trayectoria profesional del trepado de modo intencionado y, consecuentemente, ha de actuarse fríamente y sin miramientos. La información es la herramienta esencial: si consideras que estás siendo trepado, limítala, es decir, cuanta menos información viertas mucho mejor. La búsqueda de la armonía en los centros de trabajo, en las organizaciones, debería ser uno de los principales objetivos de toda organización pues, a través de ellos, se conseguirían altísimos grados de productividad. Conductas trepas, rumorología, dimes y diretes, tienen un costo altísimo para las organizaciones, tanto en lo económico como en lo organizacional que, en estos días, no deberían aceptarse. Tengo 23 años y tengo poca experiencia laboral. Pero estos cortos años de brete me han enseñado una cosa: El progreso y ascenso laboral no se logra con esfuerzo y rendimiento. Se logra con habilidades en el arte de lamer zapatos (llámese también lame botas, lame culos, chupa culos, calienta oídos, hacer favores sexuales, adulación a la décima potencia, etc.). Estoy al tanto de que no todas las empresas y trabajadores son iguales, pero en los 3 lugares en los que he estado, así funciona el asunto. De nada valen métricas y números. Todo es modificable para beneficio del lamebotas. Tome nota: Tiene que sonreír y adular a todos (la ropa, los zapatos, el pelo, etc.), en especial al jefe. No importa si es mentira. Doble puntaje si chismea con las más fisgonas. De lo que sea. Entre más superficial el tema, mejor.
  • 34. 34 Trate de hacerse el “incondicional”, la “tapadera” y “el micifuz” de su jefe inmediato. No importa si no le simpatiza. Alabe la hipocresía. Estos 3 simples pasos le permitirán ascender en la pirámide laboral o al menos asegurar su puesto. Recuerde: Estos son los pasos de cada día. Si su jefe es hombre y usted una dama, no olvide el escote pronunciado, la mini (el cruce de pierna) y la sonrisa a flor de piel. Reconoce a un/a lame botas Muchos son capaces de casi cualquier cosa por lograr un objetivo personal. Por ahí dicen que el interés tiene pies y es muy cierto; en ningún ámbito de la vida podemos librarnos de la competencia y de los personajes que, con hipocresías, quieren conseguir lo que sea. ¿Quién no conoce a un lame botas? En la oficina, en el grupo de amigos o hasta en la misma familia. Siempre estaremos rodeados por ellos, no hay manera de escapar, pero sí hay forma de reconocerlos y para evitar malos ratos y repulsión innecesaria, se los Cambian de opinión como de calzones: Jamás sostienen su punto de vista. Prefieren seguir la corriente. Por lo general si habían dicho que algo les encantaba y todos opinan que es “naco”, entonces el lame botas cambia de opinión inmediatamente.
  • 35. 35 Ejemplo: LB: “Amo la cumbia” (todos dicen “iuggg, es horrible") LB contesta: “Ay, sí es cierto, es lo peor, dije eso para ver qué hacían”. Ríen de cosas que nadie ríe: Con tal de quedar bien con la persona a la que pretenden lamerle las botas son capaces de reír hasta del comentario más tonto del mundo. Lo peor es que exageran la risa y suena más falsa que una bolsa Channel en Tepito. Ejemplo: Jefe oficinista maligno cuenta un chiste pésimo. LB contesta: “jaaaaa, jaaa, jaaa, ¡ese chiste no me lo sabía es buenísimo” (mientras que tú por dentro piensas: “Este chiste es más viejo que Matusalén, puf”) Le dan la vuelta a cualquier pregunta: Esto es lo más desesperante de los lame botas. Sea lo que sea que les preguntes, sus respuestas siempre serán evasivas. Imaginar que reconozcan un error, ni en sueños. Ejemplo: El jefe le pregunta: “¿Hiciste lo que te encargué?” LB: “Este, sí, ya te lo mandé a tu mail, qué raro que no te llegó, le encargué a alguien más que te lo enviara, seguro fue su culpa”. Son chismosos: Su deporte favorito es el chisme: hablarlo, oírlo y hasta esparcirlo por ahí. Cuando conozcas a un lame botas ten mucho cuidado de desahogarte con ellos, podrían meterte en graves problemas. Además, revisa atrás de la puerta, no vayan a estar ahí escondidos. Ejemplo: Están dos personas platicando y el LB llega: “¿De qué están hablando?, cuéntenme, cuéntenme”. Tratan de hacerse los graciosos: Tienen la gracia de un simio, pero igual hacen el intento de caerle bien a quien les conviene. Sus comentarios, dizque chistosos, son como un taladro que entra por nuestros oídos directo al cerebro: completamente insoportables. Ejemplo: Comenta una compañera que está embarazada. LB contesta: “Ojalá se parezca al papá porque si se parece a ti… (Ríe a carcajadas). Tú piensas: “¿Es en serio qué dijo eso?”.
  • 36. 36 Actúan emoción exagerada por cosas triviales: Cualquier plan que el jefe proponga es festejado por el lame botas. Al igual que si convocan a una junta de flojera, él finge estar preparadísimo y muy emocionado. Ejemplo: “Amo estas juntas de tres horas, ¡qué bueno que la organizó jefe!” (Codea a un compañero). Dejan que los demás hablen primero: Les gusta analizar el terreno, por lo que reservan sus comentarios para después de escuchar todo lo que los demás dijeron. Si algún comentario es en contra del jefe, el lame botas salta como chapulín para decir lo contrario. Así, de esa forma tan oportunista operan. Ejemplo: Un compañero dice: “Deberíamos de mejorar tal y tal cosa”. LB: “Claro que no, mejor empieza tú por mejorar el tiempo que tardas en hacer las cosas, ¡verdad jefecito!”. Tú piensas: “Ojalá y no existiera”. Están al pendiente de todo lo que sucede: No se les va una. Siempre saben todo sobre todos y primero que nadie. ¿Cómo le hacen? Quién sabe, pero por las dudas ten cuidado con dejar tu computadora sin clave. Podrían meterse hasta en tu Facebook. Ejemplo: Podrías encontrarlo un día esculcando un cajón o viendo a través de una ventana de la sala de juntas.
  • 37. 37 Hasta lo que no comen les hace daño: No podrás librarte de este espécimen, aunque no te metas con él en lo absoluto. Aun si no los atacas, ellos saltan a la defensa de su jefe en cualquier situación. Obvio para quedar bien porque en otras situaciones también echan pestes del jefe. Ejemplo: El LB pregunta enfrente de toda la oficina: “¿Por qué faltaste ayer?, yo no te veo muy enfermo, ¡eh!”. Cuentan muy poco sobre su vida personal: Una de sus armas es saber mucho de los demás, pero que los demás sepan poco de ellos. En alguna fiesta de la empresa pueden ponerse borrachos y sacar el cobre. Ojalá y eso pasara con todos para desenmascararlos. Ejemplo: Le preguntas: “¿Qué hiciste el fin de semana?”. LB contesta: “Nada, nada, tranquilo”. Usan mucho las frases: “es broma” y “¡ah, verdad!”: Todo lo que digan, aunque sea verdad y ofensivo, lo ocultarán atrás de una supuesta broma. Es desquiciante esta situación porque al final del día, tú eres el loco por reaccionar tan mal ante una “pequeña bromita”. Ejemplo: LB dice: “Te ves más gordito... ¡ah, verdad! Te lo dije para ver qué hacías”. No les importa ser ignorados: Lo más penoso del caso. Un lame botas es capaz de soportar humillaciones sin parar. Aguantan situaciones que cualquiera que tenga un poco de autoestima no aguantaría. ¡Qué oso! Ejemplo: Van a un antro, están bailando en bolita cerrada, todo el mundo le da la espalda y él, con tal de estar ahí, hace como que no ve nada. Los lame botas Lame botas, gente que la verdad me cae mal, muy mal. Esos tipos que lo único que buscan es quedar bien con el jefe, con el dueño, con el patrón, prácticamente a cualquier precio. No les importa el bien de la empresa, ni de los demás, sólo hacer la barba, para entonces así quedar bien, y lograr asensos inmerecidos laborales. Subir escalones por andar alabando todo lo que dice el jefe, aunque sean puras tonterías. Trepadores lamentables, que olvidan su personalidad para intentar tomar la de su patrón,
  • 38. 38 dejar de ser, para convertirse en la sombra del otro. No tienen el valor de discernir, ni de cuestionar… todo es un sí, todo se trata de un “tiene la razón”. Intelecto adormilado, siempre para quedar bien. Y aunque sepan que el jefe se equivoca y comete errores, a ellos no les importa, no les interesa, como es el que manda, todo está bien. Poco a poco se van transformando en una copia de su jefe, se intentan vestir igual, usar el reloj más parecido posible al de él, comprar un coche que se acerque al del patrón. Empiezan a hablar como ellos, a hacer sus gestos, a tomar sus costumbres. Quedar bien con el jefe se les convierte en una obsesión, tanto que son capaces de dejarse pisotear, humillar, y ningunear. Todo sea por que el patrón los tenga ahí, cerca de él. Llegan al punto en el que empiezan a sentir celos de los compañeros de trabajo, de los que se acercan a él, incluso hacen lo posible para que ellos sean despedidos de la empresa: inventan chismes, sugieren auditorías personales… Bueno, los lame botas, incluso hacen grandes esfuerzos para que su familia se parezca a la de su jefe, un asunto que parece es exagerado, pero claro que existe. Intentan irse a comer con el jefe, lo invitan a cenar a la casa, obligan a que su esposa haga todo lo posible para convertirse en amiga de la de él, y sus hijos de sus hijos. ¡Todo gira en torno al jefe! Una vergüenza común, y definitivamente dañina para una empresa en la que la mayoría de los empleados intentan sobresalir por su trabajo.
  • 39. 39
  • 40. 40