SlideShare una empresa de Scribd logo
Enseñanzas del Papa Francisco.
No.86
El 24 de diciembre dijo al llamar por teléfono a cristianos
iraquíes:
“…Los abrazo a todos y les deseo una Santa Navidad.
A todos ustedes les deseo una Santa Navidad, una Navidad con
Jesús,
porque ustedes son como Jesús, en la noche de su nacimiento.
Para Él no había sitio, y Él fue echado fuera y tuvo que huir a
Egipto para salvarse.
Ustedes son como Jesús esta tarde,
y yo los bendigo, estoy junto a ustedes, piensen que son como
Jesús en esta situación, y a mí esto me hace rezar más por ustedes.
…estoy con ustedes, estoy muy cercano a ustedes esta tarde.
Estoy con ustedes, con todo el corazón y pido a Jesús que los
acaricie con su ternura. A la Virgen que los llene de mucho
amor. Estoy con ustedes”.
“…Esta noche viene Jesús, viene como un niño tierno, inocente,
los niños que están donde ustedes.
Los niños que mueren, los niños que son explotados… pensemos en
los niños. Jesús Niño viene entre nosotros. Es el amor y la ternura
de Dios.
Que el Señor les de la gracia de recibirlo con mucho amor.
Jesús Niño está entre nosotros.”
También pienso en los abuelos, en los ancianos que han vivido toda
la vida y ahora sufren esta cruz. Que los ancianos nos den a todos
nosotros la sabiduría de la vida. En mi corazón en esta noche están
los niños y los ancianos.
Y ahora a todos ustedes, sobre todo a los niños y ancianos,
les bendigo de corazón”.
El 24 de diciembre también dijo:
“La Navidad es la fiesta concreta de
la cercanía de Dios con nosotros
y la ternura es lo que Dios hace para
manifestarse.
La ternura de un niño, de una
madre.
Esto es bello”.
“¿Cómo podemos ser transmisores de esta ternura de
Dios
a los hermanos que viven situaciones difíciles en estos
momentos?”.
“Jesús lo ha dicho en dos pasajes del
Evangelio,
que es donde está toda la vida cristiana.
En las Bienaventuranzas y después en el
pasaje de Mateo 25.
Ve a encontrar a los enfermos,
a los encarcelados,
a aquellos que tienen necesidad,
ocúpate de las viudas, de aquellos que
no tienen qué comer,
qué vestir, ocúpate de los necesitados
porque los necesitados son la carne de
Cristo.
Esto se llama ternura”.
El 24 de diciembre dijo en parte de su homilía:
“El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande;
habitaban tierras de sombras y una luz les brilló”.
“Un ángel del Señor se les presentó [a los pastores]:
la gloria del Señor los envolvió de claridad”.
De este modo, la liturgia de la santa noche de Navidad nos presenta el
nacimiento del Salvador como luz que irrumpe y disipa la más densa
oscuridad.
La presencia del Señor en medio de su pueblo libera del peso de la derrota
y de la tristeza de la esclavitud, e instaura el gozo y la alegría.
También nosotros, en esta noche
bendita, hemos venido a la casa de
Dios atravesando las tinieblas que
envuelven la tierra,
guiados por la llama de la fe que
ilumina nuestros pasos y animados
por la esperanza de encontrar la “luz
grande”.
Abriendo nuestro corazón, tenemos
también nosotros la posibilidad de
contemplar el milagro de ese niño-sol
que, viniendo de lo alto, ilumina el
horizonte.
El origen de las tinieblas
que envuelven al mundo se pierde
en la noche de los tiempos.
Pensemos en aquel oscuro momento
en que fue cometido el primer
crimen de la humanidad,
cuando la mano de Caín,
cegado por la envidia,
hirió de muerte a su hermano Abel.
También el curso de los siglos
ha estado marcado por la
violencia,
las guerras, el odio, la
opresión.
Pero Dios, que había puesto
sus esperanzas en el hombre
hecho a su imagen y
semejanza,
aguardaba pacientemente.
Esperó durante tanto tiempo,
que quizás en un cierto
momento hubiera tenido que
renunciar.
En cambio, no podía
renunciar,
no podía negarse a sí mismo.
Por eso ha seguido esperando
con paciencia ante la
corrupción de los hombres y
A lo largo del camino de la historia, la luz que disipa la oscuridad
nos revela que Dios es Padre y que su paciente fidelidad es más
fuerte que las tinieblas
y que la corrupción. En esto consiste el anuncio de la noche de
Navidad.
Dios no conoce los arrebatos de ira y la impaciencia;
está siempre ahí, como el padre de la parábola del hijo pródigo,
esperando atisbar a lo lejos el retorno del hijo perdido.
La profecía de Isaías anuncia la
aparición de una gran luz que disipa la
oscuridad.
Esa luz nació en Belén y fue recibida
por las manos tiernas de María, por el
cariño de José, por el asombro de los
pastores.
Cuando los ángeles anunciaron a los
pastores el nacimiento del Redentor, lo
hicieron con estas palabras:
“Y aquí tenéis la señal: encontraréis un
niño envuelto en pañales y acostado en
un pesebre”.
La “señal” es la humildad de Dios llevada hasta el extremo;
es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad,
nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y
nuestras limitaciones.
El mensaje que todos esperaban,
que buscaban en lo más profundo de su alma,
no era otro que la ternura de Dios:
Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta
nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.
Esta noche santa,
en la que contemplamos al
Niño Jesús apenas nacido y
acostado en un pesebre, nos
invita a reflexionar. ¿Cómo
acogemos la ternura de Dios?
¿Me dejo alcanzar por él,
me dejo abrazar por él, o le
impido que se acerque?
“Pero si yo busco al Señor”
podríamos responder–.
Sin embargo, lo más
importante no es buscarlo,
sino dejar que sea él quien me
encuentre
y me acaricie con cariño.
Ésta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia:
¿permito a Dios que me quiera?
Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las
situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado,
o bien preferimos soluciones impersonales,
quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio?
¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy!
La respuesta del cristiano no puede ser más que aquella que Dios
da a nuestra pequeñez. La vida tiene que ser vivida con bondad,
con mansedumbre.
Cuando nos damos cuenta de que Dios
está enamorado de nuestra pequeñez,
que él mismo se hace pequeño para
propiciar el encuentro con nosotros,
no podemos no abrirle nuestro
corazón y suplicarle:
“Señor, ayúdame a ser como tú, dame
la gracia de la ternura en las
circunstancias más duras de la vida,
concédeme la gracia de la cercanía en
las necesidades de los demás, de la
humildad en cualquier conflicto”.
“…Contemplemos el misterio: allí
“el pueblo que caminaba en tinieblas
vio una luz grande”. La vio la gente
sencilla,
dispuesta a acoger el don de Dios.
En cambio, no la vieron los arrogantes,
los soberbios,
los que establecen las leyes según sus
propios criterios personales,
los que adoptan actitudes de cerrazón.
Miremos al misterio y recemos,
pidiendo a la Virgen Madre: “María,
muéstranos a Jesús”.
El 25 de diciembre dijo en parte de su mensaje Urbi et Orbi
(a la ciudad y al mundo) con ocasión de la fiesta de Navidad:
¡feliz Navidad! Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz Navidad!
Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido.
Ha nacido en Belén de una virgen, cumpliendo las antiguas
profecías.
La virgen se llama María, y su esposo José.
Son personas humildes,
llenas de esperanza en la bondad de
Dios, que acogen a Jesús y lo
reconocen.
Así, el Espíritu Santo iluminó a los
pastores de Belén, que fueron
corriendo a la cueva y adoraron al
niño.
Y luego el Espíritu guió a los
ancianos Simeón y Ana en el templo
de Jerusalén,
y reconocieron en Jesús al Mesías.
«Mis ojos han visto a tu Salvador
– exclama Simeón –,
a quien has presentado ante todos los
pueblos».
Sí, hermanos,
Jesús es la salvación para todas las personas y todos los pueblos.
A él, el Salvador del mundo, le pido hoy que guarde a nuestros
hermanos y hermanas de Irak y de Siria, que padecen desde hace
demasiado tiempo los efectos del conflicto que aún perdura y, junto con
los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una
persecución brutal.
Que la Navidad les traiga esperanza, así como a tantos
desplazados, prófugos y refugiados, niños, adultos y ancianos, de
aquella región
y de todo el mundo; que la indiferencia se transforme en cercanía
y el rechazo en acogida,
para que los que ahora están sumidos en la prueba reciban la
ayuda humanitaria necesaria para sobrevivir a los rigores del
invierno,
puedan regresar a sus países y vivir con dignidad.
Que el Señor abra los corazones a la
confianza y otorgue la paz a todo el
Medio Oriente,
la tierra bendecida por su nacimiento,
sosteniendo los esfuerzos de los que
se comprometen activamente en el
diálogo entre israelíes y palestinos.
Que Jesús, Salvador del mundo, custodie a cuantos están
sufriendo en Ucrania y conceda a esa amada tierra superar las
tensiones,
vencer el odio y la violencia y emprender un nuevo camino
de fraternidad y reconciliación.
Que Cristo Salvador conceda paz a Nigeria, donde se derrama más
sangre y demasiadas personas son apartadas injustamente de sus seres
queridos y retenidas como rehenes o masacradas.
También invoco la paz para
otras partes del continente
africano.
Pienso, en particular, en Libia, el
Sudán del Sur, la República
Centroafricana y varias regiones
de la República Democrática del
Congo;
y pido a todos los que tienen
responsabilidades políticas a que
se comprometan, mediante el
diálogo,
a superar contrastes y construir
una convivencia fraterna
duradera.
Que Jesús salve a tantos niños víctimas de la violencia,
objeto de tráfico ilícito y trata de personas,
o forzados a convertirse en soldados;
niños, tantos niños que sufren abusos.
Que consuele a las familias de los niños muertos en Pakistán la
semana pasada.
Que sea cercano a los que sufren por enfermedad, en particular
a las víctimas de la epidemia de ébola, especialmente en
Liberia, Sierra Leona y Guinea.
Agradezco de corazón a los que se están esforzando con
valentía para ayudar a los enfermos y sus familias, y renuevo
un llamamiento ardiente a que se garantice la atención y el
tratamiento necesario.
El Niño Jesús.
Pienso en todos los niños hoy
maltratados y muertos, sea los que lo
padecen antes de ver la luz, privados
del amor generoso de sus padres y
sepultados en el egoísmo de una
cultura que no ama la vida;
sean los niños desplazados a causa de
las guerras y las persecuciones, sujetos
a abusos y explotación ante nuestros
ojos
y con nuestro silencio cómplice;
a los niños masacrados en los
bombardeos,
incluso allí donde ha nacido el Hijo
de Dios.
Todavía hoy, su silencio impotente grita bajo la espada de tantos
Herodes. Sobre su sangre campea hoy la sombra de los actuales
Herodes.
Hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad junto con
las lágrimas del Niño Jesús.
…que el Espíritu Santo ilumine hoy
nuestros corazones,
para que podamos reconocer en el
Niño Jesús, nacido en Belén de la
Virgen María, la salvación que Dios
nos da a cada uno de nosotros,
a todos los hombres y todos los
pueblos de la tierra.
Que el poder de Cristo,
que es liberación y servicio,
se haga oír en tantos
corazones que sufren la guerra,
la persecución,
la esclavitud.
Que este poder divino,
con su mansedumbre,
extirpe la dureza de corazón
de muchos hombres y mujeres
sumidos en lo mundano y la
indiferencia,
en la globalización de la
indiferencia.”
Que su fuerza redentora transforme
las armas en arados,
la destrucción en creatividad,
el odio en amor y ternura.
Así podremos decir con júbilo:
«Nuestros ojos han visto a tu Salvador».
Con estos pensamientos, feliz Navidad a
todos.
El 26 de diciembre dijo en sus
palabras previas y posteriores al
rezo del ángelus:
“… Hoy la liturgia recuerda el
testimonio de san Esteban…
fue el primer mártir de la
Iglesia.
Con su martirio,
Esteban honra la venida al
mundo del Rey de reyes,
da testimonio de Él, y ofrece
como don su misma vida,
en el servicio a los más
necesitados.
Y así muestra cómo vivir en
plenitud el misterio de la
Navidad.
Serán odiados. El Evangelio de esta fiesta recuerda una parte
de las palabras de Jesús a sus discípulos en el momento en
que los envía en misión. Dice, entre otras cosas: ‘Ustedes
serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel
que persevere hasta el fin se salvará’.
Estas palabras del Señor no turban la
celebración de la Navidad,
sino que la despojan del falso
revestimiento empalagoso que no le
pertenece.
Nos hacen comprender que en las
pruebas aceptadas a causa de la fe,
la violencia es derrotada por el amor,
la muerte por la vida.
Para acoger verdaderamente a Jesús en nuestra existencia y
prolongar la alegría de la Nochebuena, el camino es justo el
que indica este Evangelio. Es decir, testimoniar a Jesús en la
humildad, en el servicio silencioso, sin miedo a ir
contracorriente y pagar en persona.
Y, si no todos están llamados, como san Esteban,
a derramar su propia sangre,
a todo cristiano se le pide sin embargo que sea coherente,
en cada circunstancia, con la fe que profesa.
Coherencia. Es la coherencia cristiana,
es una gracia que debemos pedir al
Señor:
ser coherentes, vivir como cristianos.
Y no decir soy cristiano y vivir como
pagano.
La coherencia es una gracia que hay
que pedir hoy.
Seguir el Evangelio es ciertamente un camino exigente
– pero ¡bello, bellísimo! - el que lo recorre con fidelidad y
valentía recibe el don prometido por el Señor a los hombres
y a las mujeres de buena voluntad. Como cantan los ángeles
el día de Navidad: ¡paz, paz!
Paz Esta paz donada por Dios es capaz de apaciguar la
conciencia de todos los que, a través de las pruebas de la
vida,
saben acoger la Palabra de Dios y se comprometen en
observarla con perseverancia hasta el final.
…”oremos, en particular, por cuantos son discriminados,
perseguidos y asesinados por su testimonio de Cristo.
Quisiera decir a cada uno de ellos:
si llevan esta cruz con amor, han entrado en el misterio de la
Navidad, han entrado en el corazón de Cristo y de la Iglesia.
Recemos también para que, gracias al sacrificio de estos
mártires de hoy – son tantos, tantísimos - se fortalezca en
todo el mundo el compromiso para reconocer y asegurar
concretamente la libertad religiosa, que es un derecho
inalienable de toda persona humana.
Les deseo que pasen serenamente las fiestas navideñas.
Que san Esteban, diácono y protomártir, nos sostenga en
nuestro camino cotidiano, que esperamos coronar, al final,
en la fiesta alegre de la asamblea de los santos en el Paraíso.
El 28 de diciembre dijo:
“la presencia de las familias numerosas es una esperanza
para la sociedad”.
…“cada uno de sus hijos es una criatura única que no se
repetirá nunca más en la historia de la humanidad. Cuando
se entiende esto,
a saber que cada uno ha sido querido por Dios,
¡si queda maravillado del milagro que es un hijo!”.
“un hijo cambia la vida”…“en un mundo marcado a
menudo por el egoísmo, la familia numerosa es una escuela
de solidaridad y de compartir; y estas actitudes van después
en beneficio de toda la sociedad”.
…“Los abuelos custodian en sí los valores de un pueblo,
de una familia, y ayudan a los padres a transmitírselos a los
hijos”.
…“Toda familia es célula de la sociedad,
pero la familia numerosa es una célula más rica, más vital,
y el Estado debe tener todo el interés en invertir en ella”.
 
En twitter dijo:
A veces el pecado nos tiene esclavizados.
Señor, ven y sálvanos.
Esforcémonos en escuchar
y en estar en silencio para abrir las puertas a la belleza de
Dios.
Con Jesús está la verdadera alegría.
Pidamos hoy por todos los perseguidos a causa de su fe cristiana.
La familia cristiana es misionera: anuncia al mundo el amor de
Dios.
Si deseas recibir mails, relacionados con
la Iglesia: que contienen diapositivas,
vida de Santos, Evangelio del Domingo,
etc.
Escribe a:
unidosenelamorajesus@gmail.com
con el título suscripciones.
Servicio Gratuito.
Que Dios te llene de bendiciones.
Y que permanezcamos unidos en el amor
a Jesús.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Enseñanzas del papa francisco no.88
Enseñanzas del papa francisco no.88Enseñanzas del papa francisco no.88
Enseñanzas del papa francisco no.88monica eljuri
 
Enseñanzas del papa francisco no 8
Enseñanzas del papa francisco no 8Enseñanzas del papa francisco no 8
Enseñanzas del papa francisco no 8monica eljuri
 
Enseñanzas del papa francisco no. 124 (catequesis y ángelus, semana 14 al 2...
Enseñanzas del papa francisco no. 124  (catequesis y ángelus,  semana 14 al 2...Enseñanzas del papa francisco no. 124  (catequesis y ángelus,  semana 14 al 2...
Enseñanzas del papa francisco no. 124 (catequesis y ángelus, semana 14 al 2...monica eljuri
 
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. DelafieldPor la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafieldjorgequiat
 
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz”
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz” “Ven Señor, Rey de Justicia y de paz”
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz” Caritas Mexicana IAP
 
Enseñanzas del papa francisco no 39
Enseñanzas del papa francisco no 39Enseñanzas del papa francisco no 39
Enseñanzas del papa francisco no 39monica eljuri
 
Mensajesparalos jo venes
Mensajesparalos jo venesMensajesparalos jo venes
Mensajesparalos jo venesMiguelbondadodo
 
Celebracion mariana presentacion
Celebracion mariana presentacionCelebracion mariana presentacion
Celebracion mariana presentacionyurirbg
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015FEDERICO ALMENARA CHECA
 
María, Madre de Dios
María, Madre de DiosMaría, Madre de Dios
María, Madre de DiosMaike Loes
 
Enseñanzas del papa francisco no 5
Enseñanzas del papa francisco no 5Enseñanzas del papa francisco no 5
Enseñanzas del papa francisco no 5monica eljuri
 
Cuadernillo horasanta
Cuadernillo horasantaCuadernillo horasanta
Cuadernillo horasantaCarmen HG
 
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay, homilía)
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay,  homilía)Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay,  homilía)
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay, homilía)monica eljuri
 

La actualidad más candente (19)

Enseñanzas del papa francisco no.88
Enseñanzas del papa francisco no.88Enseñanzas del papa francisco no.88
Enseñanzas del papa francisco no.88
 
Enseñanzas del papa francisco no 8
Enseñanzas del papa francisco no 8Enseñanzas del papa francisco no 8
Enseñanzas del papa francisco no 8
 
Ejemplos Marianos
Ejemplos MarianosEjemplos Marianos
Ejemplos Marianos
 
Enseñanzas del papa francisco no. 124 (catequesis y ángelus, semana 14 al 2...
Enseñanzas del papa francisco no. 124  (catequesis y ángelus,  semana 14 al 2...Enseñanzas del papa francisco no. 124  (catequesis y ángelus,  semana 14 al 2...
Enseñanzas del papa francisco no. 124 (catequesis y ángelus, semana 14 al 2...
 
Dom adv 2 b
Dom adv 2 bDom adv 2 b
Dom adv 2 b
 
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. DelafieldPor la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
 
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz”
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz” “Ven Señor, Rey de Justicia y de paz”
“Ven Señor, Rey de Justicia y de paz”
 
Dom adv 2 b
Dom adv 2 bDom adv 2 b
Dom adv 2 b
 
Enseñanzas del papa francisco no 39
Enseñanzas del papa francisco no 39Enseñanzas del papa francisco no 39
Enseñanzas del papa francisco no 39
 
Mensajesparalos jo venes
Mensajesparalos jo venesMensajesparalos jo venes
Mensajesparalos jo venes
 
Subsidio Litúrgico del Miércoles Santo
Subsidio Litúrgico del Miércoles SantoSubsidio Litúrgico del Miércoles Santo
Subsidio Litúrgico del Miércoles Santo
 
Celebracion mariana presentacion
Celebracion mariana presentacionCelebracion mariana presentacion
Celebracion mariana presentacion
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
 
María, Madre de Dios
María, Madre de DiosMaría, Madre de Dios
María, Madre de Dios
 
Enseñanzas del papa francisco no 5
Enseñanzas del papa francisco no 5Enseñanzas del papa francisco no 5
Enseñanzas del papa francisco no 5
 
Domingo 4to de Adviento
Domingo 4to de AdvientoDomingo 4to de Adviento
Domingo 4to de Adviento
 
Cuadernillo horasanta
Cuadernillo horasantaCuadernillo horasanta
Cuadernillo horasanta
 
Carta Red Asís Diciembre 2012
Carta Red Asís Diciembre 2012Carta Red Asís Diciembre 2012
Carta Red Asís Diciembre 2012
 
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay, homilía)
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay,  homilía)Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay,  homilía)
Enseñanzas del papa francisco 115 (viaje apostólico paraguay, homilía)
 

Similar a Enseñanzas del papa francisco no. 86

Oración de Navidad 2021
Oración de Navidad 2021Oración de Navidad 2021
Oración de Navidad 2021franfrater
 
José Luis Caravias, sj. Novena al Señor
José Luis Caravias, sj. Novena al SeñorJosé Luis Caravias, sj. Novena al Señor
José Luis Caravias, sj. Novena al Señorinfocatolicos
 
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...FEDERICO ALMENARA CHECA
 
03. oraciu00 f3n sagrada familia
03. oraciu00 f3n sagrada familia03. oraciu00 f3n sagrada familia
03. oraciu00 f3n sagrada familiaAnnahoj Burgos
 
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdf
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdfORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdf
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdffranfrater
 
Folleto enero 2016
Folleto enero 2016Folleto enero 2016
Folleto enero 2016mprincemma
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Pregón de navidad. texto
Pregón de navidad. textoPregón de navidad. texto
Pregón de navidad. textoLuksCorso
 
Oraciones familiares de Navidad
Oraciones familiares de NavidadOraciones familiares de Navidad
Oraciones familiares de NavidadLolicanadilla
 
Novena al niño jesús 6to día
Novena al niño jesús 6to díaNovena al niño jesús 6to día
Novena al niño jesús 6to díamonica eljuri
 

Similar a Enseñanzas del papa francisco no. 86 (20)

Oración de Navidad 2021
Oración de Navidad 2021Oración de Navidad 2021
Oración de Navidad 2021
 
20º domingo del to
20º domingo del to20º domingo del to
20º domingo del to
 
José Luis Caravias, sj. Novena al Señor
José Luis Caravias, sj. Novena al SeñorJosé Luis Caravias, sj. Novena al Señor
José Luis Caravias, sj. Novena al Señor
 
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...
GUIÓN SIN CANCIONES E LA EUCARISTIA DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 6 ...
 
Novena de navidad
Novena de navidad Novena de navidad
Novena de navidad
 
03. oraciu00 f3n sagrada familia
03. oraciu00 f3n sagrada familia03. oraciu00 f3n sagrada familia
03. oraciu00 f3n sagrada familia
 
Ciencias Naturales
Ciencias Naturales Ciencias Naturales
Ciencias Naturales
 
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdf
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdfORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdf
ORACIÓN DE NAVIDAD 2022.pdf
 
Folleto enero 2016
Folleto enero 2016Folleto enero 2016
Folleto enero 2016
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA MISA DE NAVIDAD. CICLO B. DIA 25 DE DICIEMBRE DEL 2014
 
Pregón de navidad. texto
Pregón de navidad. textoPregón de navidad. texto
Pregón de navidad. texto
 
Posada del kofc_2010
Posada del kofc_2010Posada del kofc_2010
Posada del kofc_2010
 
Navidad noche
Navidad nocheNavidad noche
Navidad noche
 
Via crucis 2015 (1)
Via crucis 2015 (1)Via crucis 2015 (1)
Via crucis 2015 (1)
 
Oraciones familiares de Navidad
Oraciones familiares de NavidadOraciones familiares de Navidad
Oraciones familiares de Navidad
 
Domingo 4º de adviento. ciclo a.
Domingo 4º de adviento. ciclo a.Domingo 4º de adviento. ciclo a.
Domingo 4º de adviento. ciclo a.
 
Domingo 4º de adviento. ciclo a.
Domingo 4º de adviento. ciclo a.Domingo 4º de adviento. ciclo a.
Domingo 4º de adviento. ciclo a.
 
Subsidio Febrero 2020
Subsidio Febrero 2020Subsidio Febrero 2020
Subsidio Febrero 2020
 
Novena al niño jesús 6to día
Novena al niño jesús 6to díaNovena al niño jesús 6to día
Novena al niño jesús 6to día
 
púlpito.6
púlpito.6púlpito.6
púlpito.6
 

Más de monica eljuri

Meditaciones del Mes de María día 21.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 21.ppsxMeditaciones del Mes de María día 21.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 21.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsxMeditaciones del Mes de María día 23.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsxMeditaciones del Mes de María día 26.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsxMeditaciones del Mes de María día 28.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsxMeditaciones del Mes de María día 30.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsxMeditaciones del Mes de María día 27.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsxMeditaciones del Mes de María día 22.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsxMeditaciones del Mes de María día 24.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del mes de María 14.ppsx
Meditaciones del mes de María 14.ppsxMeditaciones del mes de María 14.ppsx
Meditaciones del mes de María 14.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 13.ppsx
Meditaciones del Mes de María 13.ppsxMeditaciones del Mes de María 13.ppsx
Meditaciones del Mes de María 13.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsxMeditaciones del Mes de María día 19.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsxMeditaciones del Mes de María día 25.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 11.ppsx
Meditaciones del Mes de María 11.ppsxMeditaciones del Mes de María 11.ppsx
Meditaciones del Mes de María 11.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 31.ppsx
Meditaciones del Mes de María 31.ppsxMeditaciones del Mes de María 31.ppsx
Meditaciones del Mes de María 31.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 16.ppsx
Meditaciones del Mes de María 16.ppsxMeditaciones del Mes de María 16.ppsx
Meditaciones del Mes de María 16.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 8.ppsx
Meditaciones del Mes de María 8.ppsxMeditaciones del Mes de María 8.ppsx
Meditaciones del Mes de María 8.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsxMeditaciones del Mes de María día 20.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsxMeditaciones del Mes de María día 29.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsxMeditaciones del Mes de María día 15.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsxmonica eljuri
 
Meditaciones del Mes de María 4.ppsx
Meditaciones del Mes de María 4.ppsxMeditaciones del Mes de María 4.ppsx
Meditaciones del Mes de María 4.ppsxmonica eljuri
 

Más de monica eljuri (20)

Meditaciones del Mes de María día 21.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 21.ppsxMeditaciones del Mes de María día 21.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 21.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsxMeditaciones del Mes de María día 23.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 23.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsxMeditaciones del Mes de María día 26.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 26.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsxMeditaciones del Mes de María día 28.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 28.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsxMeditaciones del Mes de María día 30.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 30.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsxMeditaciones del Mes de María día 27.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 27.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsxMeditaciones del Mes de María día 22.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 22.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsxMeditaciones del Mes de María día 24.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 24.ppsx
 
Meditaciones del mes de María 14.ppsx
Meditaciones del mes de María 14.ppsxMeditaciones del mes de María 14.ppsx
Meditaciones del mes de María 14.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 13.ppsx
Meditaciones del Mes de María 13.ppsxMeditaciones del Mes de María 13.ppsx
Meditaciones del Mes de María 13.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsxMeditaciones del Mes de María día 19.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 19.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsxMeditaciones del Mes de María día 25.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 25.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 11.ppsx
Meditaciones del Mes de María 11.ppsxMeditaciones del Mes de María 11.ppsx
Meditaciones del Mes de María 11.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 31.ppsx
Meditaciones del Mes de María 31.ppsxMeditaciones del Mes de María 31.ppsx
Meditaciones del Mes de María 31.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 16.ppsx
Meditaciones del Mes de María 16.ppsxMeditaciones del Mes de María 16.ppsx
Meditaciones del Mes de María 16.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 8.ppsx
Meditaciones del Mes de María 8.ppsxMeditaciones del Mes de María 8.ppsx
Meditaciones del Mes de María 8.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsxMeditaciones del Mes de María día 20.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 20.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsxMeditaciones del Mes de María día 29.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 29.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsxMeditaciones del Mes de María día 15.ppsx
Meditaciones del Mes de María día 15.ppsx
 
Meditaciones del Mes de María 4.ppsx
Meditaciones del Mes de María 4.ppsxMeditaciones del Mes de María 4.ppsx
Meditaciones del Mes de María 4.ppsx
 

Último

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfAntonio Miguel Salas Sierra
 
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedadIDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedadasociacion
 
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptxDespierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptxjenune
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxAntonio Miguel Salas Sierra
 
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción ÉticaModels-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Éticaanhurfranciscopineda
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesIglesia Pentecostal Nazaret
 
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...Famvin: the Worldwide Vincentian Family
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdfFedericoSalvadorWads1
 
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación históricaLa EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación históricafridasommer
 

Último (9)

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedadIDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
 
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptxDespierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción ÉticaModels-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
 
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación históricaLa EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
 

Enseñanzas del papa francisco no. 86

  • 1. Enseñanzas del Papa Francisco. No.86
  • 2. El 24 de diciembre dijo al llamar por teléfono a cristianos iraquíes: “…Los abrazo a todos y les deseo una Santa Navidad. A todos ustedes les deseo una Santa Navidad, una Navidad con Jesús, porque ustedes son como Jesús, en la noche de su nacimiento. Para Él no había sitio, y Él fue echado fuera y tuvo que huir a Egipto para salvarse. Ustedes son como Jesús esta tarde, y yo los bendigo, estoy junto a ustedes, piensen que son como Jesús en esta situación, y a mí esto me hace rezar más por ustedes.
  • 3. …estoy con ustedes, estoy muy cercano a ustedes esta tarde. Estoy con ustedes, con todo el corazón y pido a Jesús que los acaricie con su ternura. A la Virgen que los llene de mucho amor. Estoy con ustedes”.
  • 4. “…Esta noche viene Jesús, viene como un niño tierno, inocente, los niños que están donde ustedes. Los niños que mueren, los niños que son explotados… pensemos en los niños. Jesús Niño viene entre nosotros. Es el amor y la ternura de Dios. Que el Señor les de la gracia de recibirlo con mucho amor. Jesús Niño está entre nosotros.”
  • 5. También pienso en los abuelos, en los ancianos que han vivido toda la vida y ahora sufren esta cruz. Que los ancianos nos den a todos nosotros la sabiduría de la vida. En mi corazón en esta noche están los niños y los ancianos. Y ahora a todos ustedes, sobre todo a los niños y ancianos, les bendigo de corazón”.
  • 6. El 24 de diciembre también dijo: “La Navidad es la fiesta concreta de la cercanía de Dios con nosotros y la ternura es lo que Dios hace para manifestarse. La ternura de un niño, de una madre. Esto es bello”.
  • 7. “¿Cómo podemos ser transmisores de esta ternura de Dios a los hermanos que viven situaciones difíciles en estos momentos?”.
  • 8. “Jesús lo ha dicho en dos pasajes del Evangelio, que es donde está toda la vida cristiana. En las Bienaventuranzas y después en el pasaje de Mateo 25. Ve a encontrar a los enfermos, a los encarcelados, a aquellos que tienen necesidad, ocúpate de las viudas, de aquellos que no tienen qué comer, qué vestir, ocúpate de los necesitados porque los necesitados son la carne de Cristo. Esto se llama ternura”.
  • 9. El 24 de diciembre dijo en parte de su homilía: “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló”. “Un ángel del Señor se les presentó [a los pastores]: la gloria del Señor los envolvió de claridad”.
  • 10. De este modo, la liturgia de la santa noche de Navidad nos presenta el nacimiento del Salvador como luz que irrumpe y disipa la más densa oscuridad. La presencia del Señor en medio de su pueblo libera del peso de la derrota y de la tristeza de la esclavitud, e instaura el gozo y la alegría.
  • 11. También nosotros, en esta noche bendita, hemos venido a la casa de Dios atravesando las tinieblas que envuelven la tierra, guiados por la llama de la fe que ilumina nuestros pasos y animados por la esperanza de encontrar la “luz grande”. Abriendo nuestro corazón, tenemos también nosotros la posibilidad de contemplar el milagro de ese niño-sol que, viniendo de lo alto, ilumina el horizonte.
  • 12. El origen de las tinieblas que envuelven al mundo se pierde en la noche de los tiempos. Pensemos en aquel oscuro momento en que fue cometido el primer crimen de la humanidad, cuando la mano de Caín, cegado por la envidia, hirió de muerte a su hermano Abel.
  • 13. También el curso de los siglos ha estado marcado por la violencia, las guerras, el odio, la opresión. Pero Dios, que había puesto sus esperanzas en el hombre hecho a su imagen y semejanza, aguardaba pacientemente. Esperó durante tanto tiempo, que quizás en un cierto momento hubiera tenido que renunciar. En cambio, no podía renunciar, no podía negarse a sí mismo. Por eso ha seguido esperando con paciencia ante la corrupción de los hombres y
  • 14. A lo largo del camino de la historia, la luz que disipa la oscuridad nos revela que Dios es Padre y que su paciente fidelidad es más fuerte que las tinieblas y que la corrupción. En esto consiste el anuncio de la noche de Navidad. Dios no conoce los arrebatos de ira y la impaciencia; está siempre ahí, como el padre de la parábola del hijo pródigo, esperando atisbar a lo lejos el retorno del hijo perdido.
  • 15. La profecía de Isaías anuncia la aparición de una gran luz que disipa la oscuridad. Esa luz nació en Belén y fue recibida por las manos tiernas de María, por el cariño de José, por el asombro de los pastores. Cuando los ángeles anunciaron a los pastores el nacimiento del Redentor, lo hicieron con estas palabras: “Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.
  • 16. La “señal” es la humildad de Dios llevada hasta el extremo; es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones.
  • 17. El mensaje que todos esperaban, que buscaban en lo más profundo de su alma, no era otro que la ternura de Dios: Dios que nos mira con ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.
  • 18. Esta noche santa, en la que contemplamos al Niño Jesús apenas nacido y acostado en un pesebre, nos invita a reflexionar. ¿Cómo acogemos la ternura de Dios? ¿Me dejo alcanzar por él, me dejo abrazar por él, o le impido que se acerque? “Pero si yo busco al Señor” podríamos responder–. Sin embargo, lo más importante no es buscarlo, sino dejar que sea él quien me encuentre y me acaricie con cariño.
  • 19. Ésta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia: ¿permito a Dios que me quiera? Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio? ¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy!
  • 20. La respuesta del cristiano no puede ser más que aquella que Dios da a nuestra pequeñez. La vida tiene que ser vivida con bondad, con mansedumbre.
  • 21. Cuando nos damos cuenta de que Dios está enamorado de nuestra pequeñez, que él mismo se hace pequeño para propiciar el encuentro con nosotros, no podemos no abrirle nuestro corazón y suplicarle: “Señor, ayúdame a ser como tú, dame la gracia de la ternura en las circunstancias más duras de la vida, concédeme la gracia de la cercanía en las necesidades de los demás, de la humildad en cualquier conflicto”.
  • 22. “…Contemplemos el misterio: allí “el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande”. La vio la gente sencilla, dispuesta a acoger el don de Dios. En cambio, no la vieron los arrogantes, los soberbios, los que establecen las leyes según sus propios criterios personales, los que adoptan actitudes de cerrazón. Miremos al misterio y recemos, pidiendo a la Virgen Madre: “María, muéstranos a Jesús”.
  • 23. El 25 de diciembre dijo en parte de su mensaje Urbi et Orbi (a la ciudad y al mundo) con ocasión de la fiesta de Navidad: ¡feliz Navidad! Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz Navidad!
  • 24. Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido. Ha nacido en Belén de una virgen, cumpliendo las antiguas profecías. La virgen se llama María, y su esposo José.
  • 25. Son personas humildes, llenas de esperanza en la bondad de Dios, que acogen a Jesús y lo reconocen. Así, el Espíritu Santo iluminó a los pastores de Belén, que fueron corriendo a la cueva y adoraron al niño. Y luego el Espíritu guió a los ancianos Simeón y Ana en el templo de Jerusalén, y reconocieron en Jesús al Mesías. «Mis ojos han visto a tu Salvador – exclama Simeón –, a quien has presentado ante todos los pueblos».
  • 26. Sí, hermanos, Jesús es la salvación para todas las personas y todos los pueblos.
  • 27. A él, el Salvador del mundo, le pido hoy que guarde a nuestros hermanos y hermanas de Irak y de Siria, que padecen desde hace demasiado tiempo los efectos del conflicto que aún perdura y, junto con los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una persecución brutal.
  • 28. Que la Navidad les traiga esperanza, así como a tantos desplazados, prófugos y refugiados, niños, adultos y ancianos, de aquella región y de todo el mundo; que la indiferencia se transforme en cercanía y el rechazo en acogida, para que los que ahora están sumidos en la prueba reciban la ayuda humanitaria necesaria para sobrevivir a los rigores del invierno, puedan regresar a sus países y vivir con dignidad.
  • 29. Que el Señor abra los corazones a la confianza y otorgue la paz a todo el Medio Oriente, la tierra bendecida por su nacimiento, sosteniendo los esfuerzos de los que se comprometen activamente en el diálogo entre israelíes y palestinos.
  • 30. Que Jesús, Salvador del mundo, custodie a cuantos están sufriendo en Ucrania y conceda a esa amada tierra superar las tensiones, vencer el odio y la violencia y emprender un nuevo camino de fraternidad y reconciliación.
  • 31. Que Cristo Salvador conceda paz a Nigeria, donde se derrama más sangre y demasiadas personas son apartadas injustamente de sus seres queridos y retenidas como rehenes o masacradas.
  • 32. También invoco la paz para otras partes del continente africano. Pienso, en particular, en Libia, el Sudán del Sur, la República Centroafricana y varias regiones de la República Democrática del Congo; y pido a todos los que tienen responsabilidades políticas a que se comprometan, mediante el diálogo, a superar contrastes y construir una convivencia fraterna duradera.
  • 33. Que Jesús salve a tantos niños víctimas de la violencia, objeto de tráfico ilícito y trata de personas, o forzados a convertirse en soldados; niños, tantos niños que sufren abusos. Que consuele a las familias de los niños muertos en Pakistán la semana pasada.
  • 34. Que sea cercano a los que sufren por enfermedad, en particular a las víctimas de la epidemia de ébola, especialmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Agradezco de corazón a los que se están esforzando con valentía para ayudar a los enfermos y sus familias, y renuevo un llamamiento ardiente a que se garantice la atención y el tratamiento necesario.
  • 35. El Niño Jesús. Pienso en todos los niños hoy maltratados y muertos, sea los que lo padecen antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y sepultados en el egoísmo de una cultura que no ama la vida; sean los niños desplazados a causa de las guerras y las persecuciones, sujetos a abusos y explotación ante nuestros ojos y con nuestro silencio cómplice; a los niños masacrados en los bombardeos, incluso allí donde ha nacido el Hijo de Dios.
  • 36. Todavía hoy, su silencio impotente grita bajo la espada de tantos Herodes. Sobre su sangre campea hoy la sombra de los actuales Herodes. Hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad junto con las lágrimas del Niño Jesús.
  • 37. …que el Espíritu Santo ilumine hoy nuestros corazones, para que podamos reconocer en el Niño Jesús, nacido en Belén de la Virgen María, la salvación que Dios nos da a cada uno de nosotros, a todos los hombres y todos los pueblos de la tierra.
  • 38. Que el poder de Cristo, que es liberación y servicio, se haga oír en tantos corazones que sufren la guerra, la persecución, la esclavitud. Que este poder divino, con su mansedumbre, extirpe la dureza de corazón de muchos hombres y mujeres sumidos en lo mundano y la indiferencia, en la globalización de la indiferencia.”
  • 39. Que su fuerza redentora transforme las armas en arados, la destrucción en creatividad, el odio en amor y ternura. Así podremos decir con júbilo: «Nuestros ojos han visto a tu Salvador». Con estos pensamientos, feliz Navidad a todos.
  • 40. El 26 de diciembre dijo en sus palabras previas y posteriores al rezo del ángelus: “… Hoy la liturgia recuerda el testimonio de san Esteban… fue el primer mártir de la Iglesia. Con su martirio, Esteban honra la venida al mundo del Rey de reyes, da testimonio de Él, y ofrece como don su misma vida, en el servicio a los más necesitados. Y así muestra cómo vivir en plenitud el misterio de la Navidad.
  • 41. Serán odiados. El Evangelio de esta fiesta recuerda una parte de las palabras de Jesús a sus discípulos en el momento en que los envía en misión. Dice, entre otras cosas: ‘Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará’.
  • 42. Estas palabras del Señor no turban la celebración de la Navidad, sino que la despojan del falso revestimiento empalagoso que no le pertenece. Nos hacen comprender que en las pruebas aceptadas a causa de la fe, la violencia es derrotada por el amor, la muerte por la vida.
  • 43. Para acoger verdaderamente a Jesús en nuestra existencia y prolongar la alegría de la Nochebuena, el camino es justo el que indica este Evangelio. Es decir, testimoniar a Jesús en la humildad, en el servicio silencioso, sin miedo a ir contracorriente y pagar en persona.
  • 44. Y, si no todos están llamados, como san Esteban, a derramar su propia sangre, a todo cristiano se le pide sin embargo que sea coherente, en cada circunstancia, con la fe que profesa.
  • 45. Coherencia. Es la coherencia cristiana, es una gracia que debemos pedir al Señor: ser coherentes, vivir como cristianos. Y no decir soy cristiano y vivir como pagano. La coherencia es una gracia que hay que pedir hoy.
  • 46. Seguir el Evangelio es ciertamente un camino exigente – pero ¡bello, bellísimo! - el que lo recorre con fidelidad y valentía recibe el don prometido por el Señor a los hombres y a las mujeres de buena voluntad. Como cantan los ángeles el día de Navidad: ¡paz, paz!
  • 47. Paz Esta paz donada por Dios es capaz de apaciguar la conciencia de todos los que, a través de las pruebas de la vida, saben acoger la Palabra de Dios y se comprometen en observarla con perseverancia hasta el final.
  • 48. …”oremos, en particular, por cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por su testimonio de Cristo. Quisiera decir a cada uno de ellos: si llevan esta cruz con amor, han entrado en el misterio de la Navidad, han entrado en el corazón de Cristo y de la Iglesia.
  • 49. Recemos también para que, gracias al sacrificio de estos mártires de hoy – son tantos, tantísimos - se fortalezca en todo el mundo el compromiso para reconocer y asegurar concretamente la libertad religiosa, que es un derecho inalienable de toda persona humana.
  • 50. Les deseo que pasen serenamente las fiestas navideñas. Que san Esteban, diácono y protomártir, nos sostenga en nuestro camino cotidiano, que esperamos coronar, al final, en la fiesta alegre de la asamblea de los santos en el Paraíso.
  • 51. El 28 de diciembre dijo: “la presencia de las familias numerosas es una esperanza para la sociedad”. …“cada uno de sus hijos es una criatura única que no se repetirá nunca más en la historia de la humanidad. Cuando se entiende esto, a saber que cada uno ha sido querido por Dios, ¡si queda maravillado del milagro que es un hijo!”.
  • 52. “un hijo cambia la vida”…“en un mundo marcado a menudo por el egoísmo, la familia numerosa es una escuela de solidaridad y de compartir; y estas actitudes van después en beneficio de toda la sociedad”.
  • 53. …“Los abuelos custodian en sí los valores de un pueblo, de una familia, y ayudan a los padres a transmitírselos a los hijos”.
  • 54. …“Toda familia es célula de la sociedad, pero la familia numerosa es una célula más rica, más vital, y el Estado debe tener todo el interés en invertir en ella”.
  • 55.   En twitter dijo: A veces el pecado nos tiene esclavizados. Señor, ven y sálvanos.
  • 56. Esforcémonos en escuchar y en estar en silencio para abrir las puertas a la belleza de Dios.
  • 57. Con Jesús está la verdadera alegría.
  • 58. Pidamos hoy por todos los perseguidos a causa de su fe cristiana.
  • 59. La familia cristiana es misionera: anuncia al mundo el amor de Dios.
  • 60. Si deseas recibir mails, relacionados con la Iglesia: que contienen diapositivas, vida de Santos, Evangelio del Domingo, etc. Escribe a: unidosenelamorajesus@gmail.com con el título suscripciones. Servicio Gratuito. Que Dios te llene de bendiciones. Y que permanezcamos unidos en el amor a Jesús.