El Mal Menor
Entrevista
Carlos Alberto, es lista
“Soy la reina
de Batuco”
N°1 - Marzo 2015
Crónica
Poesía
Narrativa
Opinió...
Editorial
Cualquiera que lea el periódico comunal ene mo vos suficientes para
pensar que en Batuco y Lampa vivimos en el pa...
La Alcaldesa
Pensamientos de
2
Me gustan los fuegos
ar ficiales de año nuevo, son lindos,
además la gente aplaude mientras
...
No soy experto en música clásica,
tampoco católico ni creyente en algún
dios o sustancia mágica que me dará
felicidad eter...
Sería una noche magnífica. Todo parecía
conducir a eso. Los carteles que la
alcaldesa y sus súbditos imprimieron y
colocaro...
5
Usando unos coloridos lentes, radiante en el centro del
escenario, Carlos Alberto pide fotos mientras trabaja
concentrad...
6
mismo empo, toma el pelo, corta, ñe,
alisa,seca,todosimultáneamente.
Esperando que Carlos Alberto tenga un
espacio de em...
-¿Sen stediscriminaciónenesaépoca?
-No, para nada. Estudié en Lampa, en las
cuatroesquinas.Yoeracomodepor stay
hacía puras...
8
Derechosde lasminoríassexuales
-¿Consideras que los homosexuales
enen los mismos derechos que los
héterosenelpaís
-Yo co...
sen rías tú si te dijeran que tu papá es
maricón.Yconrespectoalmatrimonioyo
creo que todas somos locas, por ello se
casarí...
pechugitas, ahí la respeto como
Alejandra.
-¿No crees que los traves s enen
derechoaves rsecomoquieran?
Si tú eres bonita,...
11
El Mal Menor
E
l
M
a
l
Me
n
o
r
revistaelmalmenor@gmail.com
Si te gusta jugar con las letras,
mándanos tus colaboracion...
El día 3 de enero del año 2008, en una
trinchera de Vilcún... quien se supone que
vela por nuestro sueño dulce y sonriente...
el cabo descansa y respira tranquilo. Por
tu sueño dulce y sonriente, tararea
entonces, vela tu amante carabinero. Se
limp...
La noche batucana
Por Rodrigo Loica
Se pasa la raja en este pueblo. Hay fútbol, una inmensidad de
fútbol, hay máquinas de ...
no hay discos, no hay donde ir a bailar,
pero eso no importa, porque acá la
gente no se divierte bailando. Es gente
de sil...
Enero5de2015
Ningúnruidoatraviesalosdébilesmuros,forradospor
una especie de plancha de madera de mala calidad,
que intenta...
Diario de la Furia
Leer es enfrentar la adversidad, los
miedos y complejos, en una ac vidad
que está condenada al fracaso,...
autor hace un proyecto narra vo
complejo (el propósito narra vo de
Macedonio está compuesto, en primer
lugar, por la publi...
y múl ples. Dado que su proyecto
(escritura) buscaba romper la tradición
literaria por medio de la narra va, esta
breve no...
(De los tres aplausos que hay: el de llamar al “mozo”, el de espantar
gallinas de un jardín y el de cazar una polilla al v...
Sonlasdocedeldía.Elsolcaesobrelospitosporosquecrecenenlos
pa os batucanos. Otra invasión asiá ca. A lo lejos veo pasar el ...
como Cendrars no estaba de acuerdo -
nadielepidiósuopinión-decidióhuir.Los
fantasmas paternos lo asfixiaban.
Necesitaba via...
brotes de la revolución sovié ca, la
miseria del pueblo, el hambre, el frío, la
peste, el cólera , así como la suntuosa
im...
*
En aquel empo yo estaba en plena adolescencia
Tenía dieciséis años y había olvidado mi infancia
Me encontraba a 16.000 l...
*
Del fondo de mi corazón las lágrimas acuden
Si pienso, Amor, en mi amante;
No es más que una niña, a quien hallé así,
Pá...
Te recuerdo dando pasos morenos y
delgados, con tu carro triste enfierrado
empolvado olvidado, bajo el sol reseco
tu cabell...
Elisa Escalona
TRASTORNO BIPOLAR
Ridículamente brusca
no hay manera de controlar impulsos
ni mucho menos ganarle a emocion...
SÚPLICA
Escucha, oh Dios
el sonido de este gemir
que traspasa las cos llas.
Confieso: he perdido fe
he perdido redención
he...
Semana por medio visito a mi abuela Celia, madre de mi padre, muy senil,
que se encuentra postrada en cama por un problema...
El pueblo es pobre. Hasta hace poco sus
calles eran de erra. Cada invierno
decenas de personas desaparecían
tragadas por e...
primo, el Gigante Egoísta, pues para él la
gente no era gente sino simple capital
humano. Lo que le importaba era
mantener...
equipo. Sería el equipo más popular del
país. Si los jeques árabes -que son tan
despreciables como los pales nos-
pueden a...
por supuesto, sé que su miseria no es
digna de , sino en el barrio alto, donde
vivimos los elegidos. Será el templo más
al...
34
Fotografía
Rostros
Batucanos
Por Emilio Serey
35
Fotografía
36
Esperando el tren
¿Quién no quiere lucir regia
mientras espera que el tren
Batuco-San agovuelvaarecorrer
los rieles lle...
“ElMal
Menor”
Si
odias
leer
Elige
Versión Digital
Disponible en:
slideshare
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El mal menor_1

1.401 visualizaciones

Publicado el

Revista El Mal Menor de Batuco, Chile, Número 1, marzo 2015. Editores: Jaime Núñez, Melody Valenzuela, Sergio Sarmiento. Fotografía: Emilio Serey. Diseño gráfico: Sergio Sarmiento

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.401
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El mal menor_1

  1. 1. El Mal Menor Entrevista Carlos Alberto, es lista “Soy la reina de Batuco” N°1 - Marzo 2015 Crónica Poesía Narrativa Opinión Fotografía Moda Además
  2. 2. Editorial Cualquiera que lea el periódico comunal ene mo vos suficientes para pensar que en Batuco y Lampa vivimos en el paraíso. Las cartas a la alcaldesa son solo para felicitarla, las notas de prensa u lizan únicamente adje vosposi vos,enlasfotogra aslaspersonas-queelpodertransforma en beneficiarios y beneficiarias- aparecen siempre sonrientes, siempre felices, siempre en éxtasis; las inauguraciones y celebraciones oficiales de esto y lo otro se suceden, lo mismo que los inflados anuncios de inversión pública y los programas para superar la pobreza, cuyo obje vo, a simple vista, no es lograr que los pobres dejen de ser pobres, sino que se transformen en pobres agradecidos del poder. Todos sabemos que se trata de una estrategia comunicacional para atraer las simpa as de la gente. Y obtener votos. Eso no es ninguna novedad. Todos lo hacen. Pero en el caso de nuestra comuna esta estrategia deja bastante que desear. El periódico municipal es un adefesio mal diseñado, mal redactado, mal fotografiado. Un adefesio aburrido sin espacio para la cultura y la educación, menos para la crí ca o las opiniones diferentes. La cara de la alcaldesa, para peor, aparece página tras página, casi como una pesadilla, prác camente sin dejarespacioparasuscolaboradores. En este egocéntrico y monocorde contexto aparece nuestra revista, que intenta ir por el camino contrario al de la publicación oficial, es decir, por el camino de la crí ca, el arte y la cultura, dando nuestro punto de vista sin tratar de caer bien, sin tratar de obtener votos o ser los pos más simpá cos del mundo. Sabemos que nadie ene la verdad, sabemos que todos nos equivocamos, sabemos que no somos perfectos, sabemos que somos medios pesados, pero nos gustaría que, a la hora de leer, entre el periódico municipal y nuestra revista, los vecinos de Batuco, Lampa y sus alrededoreselijan"ElMalMenor". Bienvenidos. El Mal Menor N°1 - Marzo de 2015 - Batuco - Chile - Correo electrónico: revistaelmalmenor@gmail.com Editores: Jaime Núñez - Sergio Sarmiento - Emilio Serey - Melody Valenzuela Diseño gráfico: Sergio Sarmiento - Fotogra a: Emilio Serey Editorial
  3. 3. La Alcaldesa Pensamientos de 2 Me gustan los fuegos ar ficiales de año nuevo, son lindos, además la gente aplaude mientras la plata municipal se quema en el cielo ¡Y sin dejar huellas para la contraloría! Ah, ya sé, voy a comenzar a rar fuegos ar ficiales más seguido. Puede ser para el once de sep embre, para el día del carabinero, para el nacimiento de Don Augusto, para San Valen n y otras fechas importantes. Así la gente aprenderá historia de manera entretenida. ¡Esa será mi polí ca cultural! Chao teatro, chao pintura, chao danza, chao aburrida literatura, bienvenidas luces de colores. Me pasé, soy súper inteligente, cualquier municipio querría una alcaldesa como yo. Humor $ $ $ $$ $$ Por Roberto Sade
  4. 4. No soy experto en música clásica, tampoco católico ni creyente en algún dios o sustancia mágica que me dará felicidad eterna o aburrimiento eterno, a cambio de seguir tal o cual norma de conducta. Concurrí, sin embargo, a la presentación de "El Mesías" de Haendel (que el municipio ofreció a la comunidad batucana esta navidad en la plaza Tomás González) porque la música, en general, me agrada bastante y alguna vez, años atrás, había escuchado y re escuchado la obra del compositor alemán interpreta- da por la Orquesta Filarmónica de Londres (grabada, no en vivo) y unos cuantos cantantes líricos de primer nivel, cuyosnombresyanorecuerdo. Esperaba, por cierto, algo parecido a lo que sen por ese entonces: emocionar- me con la música y las intensas y estre- mecedoras voces líricas que conforman la obra. Incluso pensé, en algún momen- to de delirio, que esta música podría generar un cambio en el espíritu de la gente local, tan vapuleado por el consu- mo, la tele, los teléfonos inteligentes, el regetón, las sagradas escrituras, el fútbol y otras drogas que el poder inocula a la manodeobrabarata. El Mesías de Haendel Una sandía desabrida Por Justo Morales In Situ 3
  5. 5. Sería una noche magnífica. Todo parecía conducir a eso. Los carteles que la alcaldesa y sus súbditos imprimieron y colocaron en las calles, cables y árboles de Batuco señalaban -simplemente- el nombredelaobra,seguidode"Orquesta Filarmónica" (no recuerdo que dijese de dónde), haciéndome pensar que tendríamos una versión "seria" y conmovedorade"ElMesías". El nivel de producción, por otra parte, resultaba impresionante. Mucho dinero corrió por ese río. En fin, el asunto es que al llegar a la plaza me encontré con un escenario monumental, un sonido excelente y una obra decepcionante. En vez de música clásica me encontré con música de ascensor (bien ejecutada, pero sin pasión); interpretaciones en castellano, es decir, sin la magia del alemán, idioma que además oculta el sen do religioso de la obra y lo peor, musicalizaciones po cantantes de ese programa neo conservador que la tele lanzó años atrás para ablandar el cerebro de los jóvenes chilenos: "Rojo, fama contrafama". El público, numeroso, observaba el espectáculo asombrándose principal- mente por el pelo rubio de las cuicas interpretes ( po pon ficia universidad católica), por el eficiente sonido de la puesta en escena, por el tremendo ecualizador, por la tremenda consola, porlostremendosparlantes,peronopor la obra ejecutada, que anunciaba la llegada del mesías cris ano como si este fuese una noviecita o noviecito que nos dejó con el corazón roto. Aguanté unos veinte minutos y abandoné, junto con muchos, el desabrido espectáculo. Y me fui a la feria navideña, donde algunos puestostocabanviejascumbiaschilenas, claramente más sinceras y sensibilizado- rasquelaadaptaciónde"ElMesías". Sería bueno que, para la próxima, la alcaldesa y su estado mayor, que miraba la obra en primera fila, recibiendo regalos y saludos de los rastreros de siempre, trajese una obra menos asép ca. Se en ende que su cultura es RN, es decir, cultura empresarial, cultura sin sensibilidad excepto por el dinero; pero, por úl mo, pensando en los votos, que son como dinero, no lo olvide, asesórese, pague a alguien que sepa de arte para que tome este po de decisiones, infórmese, por lo menos, de dónde es la orquesta filarmónica, no lo deje al arbitrio de su ignorancia o mal gusto. No nos haga degustar sandías desabridas, señora Alcaldesa, menos a fin de año: después de doce meses de trabajo merecemos frutos jugosos, dulces, maduros, sandías caladas, como se dice, no productos de segunda selección. In Situ 4
  6. 6. 5 Usando unos coloridos lentes, radiante en el centro del escenario, Carlos Alberto pide fotos mientras trabaja concentrado en la cabeza de una nueva clienta. Se encuentra rodeado de mujeres que esperan un corte de cabello, servicio que ejecuta con una histriónica naturalidad: atendiendo varias cabezas al mismo empo, toma el pelo, corta, ñe, alisa, seca, todo simultáneamente. Carlos Alberto, estilista “Soy la reina de Batuco” Por Jaime Núñez y Sergio Sarmiento - Fotogra as: Emilio Serey Entrevista Al entrar al salón de belleza de nuestro entrevistado, escuchamos una canción de Alicia Keys, "Girl on Fire", resonando sobre la extrema limpieza del local, que contrasta con la realidad de un pueblo saturado por el polvo. “Todo el mundo para cuando ella pasa/ Porque pueden ver la llama de sus ojos / La ven como si iluminase la noche”, canta Alicia en su inglés industrial y pop. Carlos Alberto trabaja. Varias clientas lo esperan. Se ve quetendremosqueesperar. El espacio es pulcro, iluminado por focos halógenos que generan una desmesura- da ar ficialidad. Muros y rincones se encuentran adornados por figuras africanas, mujeres negras que exhiben sus cuerpos esculturales, espejos, talismanes chinos, velas e incienso. Milimétricamente adornado, el salón simula ser un set de televisión o un escenario donde Carlos Alberto es la estrella principal, un astro rodeado por mujeres de yeso que funcionan como un público inerte, siempre atento a las acciones y dichos, controver dos y a veces conservadores, de quien dice ser “lareinadeBatuco”. Al igual que las figuras africanas que adornan el local, Carlos Alberto ene la piel morena y tersa. Usando unos coloridos lentes, radiante en el centro del escenario, pide fotos mientras trabaja concentrado en la cabeza de una nueva clienta. Se encuentra rodeado de mujeres que esperan un corte de cabello, servicio que ejecuta con una histriónica naturalidad:atendiendovariascabezasal
  7. 7. 6 mismo empo, toma el pelo, corta, ñe, alisa,seca,todosimultáneamente. Esperando que Carlos Alberto tenga un espacio de empo apara atendernos, salimos a la calle. Son las once de la mañana y Batuco parece deshabitado, algunas personas mayores riegan minúsculos jardines, otros salen limpios hacia la parada del bus. Nos pregunta- mos dónde irá toda esta gente. Comentamos, después, que hoy será el día más caluroso del año, en pocas horas máslagenteseesconderáensuscasasde madera desteñidas para evitar el calor. Y Batuco parecerá una estación al infierno. Volvemos a la peluquería, Carlos Alberto está desocupado. Ahora los puedo atender, dice. Le preguntamos su nombre: Carlos Alberto Salazar Vargas, responde. Luego nos acomodamos en unos sillones y comenzamos la entrevis- ta. Seco resuena el botón de la grabadora alponer"rec". Infancia -Háblanosdetuniñez Mi niñez no la viví en Batuco, porque estuve en Lampa hasta los 14 años, luego tuve que irme hacia la casa de mi herma- na en San ago, tuve problemas con mis padres, por el hecho de ser gay, pero en general tengo buenos recuerdos de mi infancia, en especial de mis compañeros decurso. Entrevista
  8. 8. -¿Sen stediscriminaciónenesaépoca? -No, para nada. Estudié en Lampa, en las cuatroesquinas.Yoeracomodepor stay hacía puras cosas buenas en el colegio: gimnasia rítmica y todo po de ac vida- des de ese po. Obtuve muchos trofeos: elmejordepor sta,elmejordetodo.Mis compañeros no me molestaban por mi condiciónsexual. -¿Tefuistedetucasaporquelescontaste atuspadresdetucondiciónsexual? -Sí,larelaciónconmispadresfueunpoco di cil, en especial con mi papá: el cual nos trataba pésimo, era alcohólico, un po machista, violento y militar, en fin no quiero hablar de él. En cambio mi mamá para mí es una virgen, es todo para mí, además ella siempre supo mi opción sexual, puesto que yo me ponía su ropa, sus zapatos y joyas cuando niño. Pero igual le causó problemas mi orientación, al ser sincero con ella, la puso muy triste en especial cuando le presenté a mi primer pololo, me dijo que estaba apenada y se puso a llorar, porque nunca ibaaconocerunnieto. -¿Tecostóasumirtuopciónsexual? Nada, yo amo mi homosexualidad, siempresupemicamino. Peluquería -¿Cuánto empollevasenBatuco? -Llevo como 15 años en Batuco, y mi relación con la gente es maravillosa, todos me quieren y me aman, yo soy la reina de Batuco. Nunca me han discrimi- nadoenestepueblo. -Cuéntanos cómo par ó tu interés por la peluquería. -Fue cuando mi hermana mayor me llevó a una peluquería, en donde atendía un traves , cuando lo vi cortar el pelo me cargó el oficio, porque creía que había que disfrazarse de mujer para trabajar, y que todos los peluqueros eran así, pero me causó una gran impresión, luego descubrí que no había que disfrazarse para trabajar, y empecé a estudiar peluquería, lo cual es como mi pasión, en especiallarelaciónconlosclientes. -Hasestudiadobastante... -Sí,el estudio es muy importante para mí, porque no soy un peluquero básico y tengo hartos tulos: corte, uña, acrílico, pestaña,maquillaje,detodo. -¿Qué clase de público viene a tu peluquería? -De todo, yo no discrimino a nadie, desde el humilde hasta el que ene más plata, todos son atendidos con una sonrisa, si llega un niño con quinientos pesos yo iguallecortoelpelo. -¿Por que tu salón no ene publicidad exterior? -Nolanecesito,todosmeconocen. Entrevista 7
  9. 9. 8 Derechosde lasminoríassexuales -¿Consideras que los homosexuales enen los mismos derechos que los héterosenelpaís -Yo considero que tenemos los mismos derechos, pero estoy hablando personal- mente, porque nunca he sen do discriminaciónhaciamipersona. -¿QuéopinasdelcasoZamudio? Creo que él busco un poco el peligro, uno debe evitar los lugares donde te puede pasar algo, no acercarse a los nazis, dejar deiralparqueahueviar,cachái,unodebe alejarse de la gente peligrosa y ese niño selesacercódemasiado. -¿Un gay que es asesinado es culpable porhaberseacercadoalosnazis? -Si alguien te dice: Alberto, no vayas allá porque están los nazis, ¿para qué vas a ir a buscar el peligro?. Yo soy de ese pensamiento. -¿Y qué te parece la ac tud del pastor Soto,quepersiguealosgays? El Pastor Soto es la más loca de todas, él ene una homosexualidad escondida, pero es loca, loca, yo no lo conocía pero una vez me acerque a él y me percate que escomounareinagay. -¿Qué opinas del movimiento gay polí cocomoMovilhoAcciónGay? Es bueno, pero yo no militaría en ninguna organización, porque a mí no me gusta la polí ca,laencuentrocochina.Yovivocon mis manos, gozo con dejar lindas a las señoras, para que el marido la encuentre regia. Pero me gusta Rolando Jiménez porqueloconozcopersonalmente. -¿Y de la legislación de la vida en pareja quéopinas? Yo no soy par dario del matrimonio gay, ni de la adopción de niños, en especial por la discriminación hacia los niños de unmatrimoniohomosexual,comote La relación con mis padres fue un poco di cil, en especial con mi papá: el cual nos trataba pésimo, era alcohólico, un po machista, violento y militar, en fin no quiero hablar de él. En cambio mi mamá para mí es una virgen, es todo para mí... Entrevista
  10. 10. sen rías tú si te dijeran que tu papá es maricón.Yconrespectoalmatrimonioyo creo que todas somos locas, por ello se casarían unos con otros como en una fiesta. Polí cacomunal -¿CreesqueLampaestáprogresando? -Lampa sí, pero Batuco no, este pueblo es como un hoyo, un desierto, horrible, pésimo. Piensa en las ciclovías, son un desastre, pero ándate a Larapinta, allá es diferente. -Tú dijiste que te desagrada la polí ca, pero alguna opinión debes tener acerca delaalcaldesa. -A mí me carga, todo es pituto, además la gente comenta que ella es un tere, que todo está dirigido por su esposo y eso me molesta. Mira el problema que pasó con el concejal Felipe González, el cual no me gusta, que demandó a la alcaldesa por discriminación, ya que quería que la llamaran Alejandra y la alcaldesa se supone que lo prohibió. Para mí son puras tonteras, ellas deberían estar en la tele peleando, haciendo farándula, el asunto es que no puede haber dos reinas en un cas llo, solo una reina debe brillar, poresoelproblema. -¿Qué piensas del trabajo de Felipe González? Igual el Felipe no ha hecho nada por el pueblo, y todas esas cosas que habla son puras men ras, para llamar la atención, para sen rse humilde, básico. Para que la gente diga: “pobre lo que le hicieron al Felipe”. Además no ha hecho nada por Batuco, puro levantado las piernas y moviendolasplumas. -¿Qué piensa acerca de que Felipe quieraserllamadoAlejandra? -Una estupidez, porque si ella se operara y no tuviera nada abajo, si tuviera Si yo pudiera regalaría todo a la gente. En este pueblo, en el consulto- rio, no hay nada, es una pena ir al médico, si yo pudiera desarmaría la Municipalidad y la entregaría toda por partes a la gente. Entrevista 9
  11. 11. pechugitas, ahí la respeto como Alejandra. -¿No crees que los traves s enen derechoaves rsecomoquieran? Si tú eres bonita, femenina, sin pelitos, enesecasocompitesconunamujer,pero aquíhaypurostraves srascas. -¿Tienes algún po de relación con el Municipio? -Por supuesto que no, nunca me vas a ver en la municipalidad, pidiendo ayuda, ni el día de la mujer para que me manden gente para la peluquería con boletas, nunca me verás humillándome como otraspeluqueríasquesílohacen. -¿Qué consejo esté co le darías a la alcaldesa? -Que fuera como la Quintrala, además le sacaría esa cosa como base que ene en lacabeza. -Ydelosconcejales,¿quéopinas? -Son todos unas mierdas, ni uno vale la pena no hacen nada por Batuco, se arreglan entre ellos, solo para ellos, nada para el pueblo. Yo igual trato de ayudar a la gente en lo que puedo. Para las fiestas de fin de año busqué a una niña del pueblo, que vive en la calle, para hacerle un cambio de look, me dio mucha pena porque estaba muy sucia y perjudicada por las drogas, le lavé el pelo, se lo corté y teñí, y la dejamos como una princesa. Solo le cobré un abrazo y un beso en la cara,perofeliz. -¿QuécreesquelefaltaaBatuco? -Le falta un gran gimnasio como el de Colina, con piscinas temperadas, aquí solo existe la piscina de basura al lado de la línea del tren. Además hace falta una casa de la cultura, porque aquí no hay nadaylaalcaldesanohacenada. -¿Quéharíasporlaculturadelpueblo? -Una gran casa de la cultura, en donde haría muchos talleres para los vecinos, una gran sede con un cine maravilloso, además de talleres de peluquería de un año, para que aprendan, cursos de tejer, bordar,detodoparaqueaprendan. -¿Tegustaríatenerpoder? -Siyopudieraregalaríatodoalagente.En este pueblo, en el consultorio, no hay nada, es una pena ir al médico, si yo pudiera desarmaría la Municipalidad y la entregaría toda por partes a la gente. Creoquelagentequerodeaalaalcaldesa esmuypocopreparada. -¿CómoteimaginasBatucoenelfuturo? -Me lo imagino más pobre, la esperanza son las mujeres de este pueblo, que son trabajadoras y esforzadas, no como los hombres. Me gustaría Batuco bonito, limpio, todo arreglado. Y que se acabara con el problema central del pueblo, el cualeslapobreza. Entrevista 10
  12. 12. 11 El Mal Menor E l M a l Me n o r revistaelmalmenor@gmail.com Si te gusta jugar con las letras, mándanos tus colaboraciones a:
  13. 13. El día 3 de enero del año 2008, en una trinchera de Vilcún... quien se supone que vela por nuestro sueño dulce y sonriente... de ene el corazón de un ser humano, le toma la vida sin pensar, lo arroja al universo, al cielo, al infierno, al polvo, a la nada, corta su aliento con una bala, le destroza el pecho atravesando su cuerpo. El cabo que te cuida 12 Desde pequeña, en el gallinero con sus cuatro salas de clases, nos hacían cantar el himno del carabinero. Entre pasos inocentes lo memoricé e ingenua me comí sus letras: “somos del débil el protector”, decía uno de sus versos. No imaginaba, por ese entonces, la lista desenfrenada de cuerpos inertes que sumaban las filas sangrientas de los por siempreamigos. El día 3 de enero del año 2008, en una trinchera de Vilcún, con llamas, nubes negras, humo grisáceo y en un escenario parecido a nuestro pueblo, quien se supone que vela por nuestro sueño dulce ysonriente,unhombreuniformadoycon años sumados tras jurar a la bandera, en un instante de ene el corazón de un ser humano, le toma la vida sin pensar, lo arroja al universo, al cielo, al infierno, al polvo, a la nada, corta su aliento con una bala, le destroza el pecho atravesando su cuerpo. Me parece verlo usando todo el poder de su honorable ins tución y entonando su himno: “duerme y no temas la sombra oscura”,mientrassevistedejuezydecide que él, Walter Ramírez, cabo de Carabineros, seguirá impune en esta vida de somnolientos humanos desdentados. Está absuelto. Se siente inalcanzable. Después, dando pasos que dejan huellas arrugadas en la erra, se arregla la cabellera blanca risada, apunta con su oscuro dedo índice, marca la frente de Ma as, lo arroja al suelo, manchado de sangre que sale a chorros por su boca, ahogándose en coágulos, ya sin palabras, sin sueños, sin vida, deshidratadas las venas, sacudido el cuerpo de la víc ma, Zona de Resistencia Por Aylin Jiménez
  14. 14. el cabo descansa y respira tranquilo. Por tu sueño dulce y sonriente, tararea entonces, vela tu amante carabinero. Se limpia, enseguida, el sudor de la frente y se despoja del disfraz, mientras tanto en el pueblo polvoriento, innumerables grilloscantanladespedidadeMa as. Entristecida presencio una postal del paradero de buses, donde los niños se acercan sonrientes a tocar a los asesinos disfrazados de la flamante ins tución. El diario con nombre de número ordinal ampara al que mata y le limpia la carita, hablando de su hermoso e inocente pasado cuando niño, de su confuso presente mental y su futuro difuso. Un par de reportajes le dedicó entre pala- bras que nada aclaran, que nada despe- jan, los lectores de Batuco solo logran pensar que a Walter le entró el demonio, no le bastó criarse con sus hermanos mapuches, no le alcanzó con hablar su lengua ni educarse a su lado, solamente en un instante el cola de flecha lo cegó, se instauróensuopacocuerpoehizoenfilar asuamantesubametralladora,disparan- do directamente a la espalda prematura de Ma as Catrileo, que en plena juventud dejó de soñar con su país natal, con su erra correspondida tras generaciones y cayó muerto en un predio por el cual su pueblo luchaba. ¿Culpable para los seguidores de la prensa nacio- nal?Eldemonio. Nada nos traerá de regreso a Ma as, Walter, aunque vayas a terapia o le pidas atudiosmisericordiosoquetequitedela espalda el peso de la muerte en tus manos negras, sucias, sudadas, mal olientes como tu corta conciencia, Ma as no volverá. ¿Cómo mirarás los ojos inocentes de tus hijos, ojos que desprendenlaluzdeCatrileo? Ahora, me pinto el rostro y preparo mi defensa inspirada en la de aquel hombre que llevaba la bandera en el pecho: preparo lienzos, despierto a los sonám- bulos, hago barricadas, para defender la erra que me vio nacer del eterno fascismoimperialistachilenoysuejército deWalterssincerebro. + + = 13 Zona de Resistencia
  15. 15. La noche batucana Por Rodrigo Loica Se pasa la raja en este pueblo. Hay fútbol, una inmensidad de fútbol, hay máquinas de apuestas donde los pobres se apasionan volviéndose más pobres, hay trenes transportando desechos, hay una piscina que en vez de agua con ene escombros, hay cas llos de lata, hay más iglesias evangélicas que escuelas y una gran y nueva iglesia católica financiada por capitalistas compasivos, que gustan sen rse culpables los domingos antes de almuerzo. Bolso Negro 14 Vivir la noche batucana es una aventura cien por ciento fascinante. Y ni siquiera hay que moverse del escritorio. Basta con que dirijamos la mirada hacia el cielo para ver los iluminados aviones que cruzan sobre nuestras cabezas. Los aviones que, tarde o temprano, caerán sobre el pueblo o sobre las aves de la laguna que -dicen por ahí- anualmente es secada ilegalmente por sus propieta- rios con el fin de regar sus tremendas erras de cul vo. Ojala algún avión, de preferencia el más grande, estalle, arda, se desplome, en plena noche, sobre sus cabezas, sus casonas, sus viñedos, sus bodegas. Sería un gran espectáculo, un espectáculo de nivel internacional, más atrac vo, incluso, que el Moulin Rouge, los bombardeos sobre Pales na o la aurora boreal. Veríamos las llamas recortándose bajo las estrellas, ritando nerudianamente sobre las faldas de los cerros, reflejándose en las aguas quietas de la laguna. Los pasajeros serían víc - mas inocentes del espectáculo, es ver- dad, pero ya sabemos (el ex presidente Piñera nos enseñó) que nada en este mundo es gra s, que todo ene un costo. Un costo que habría que aceptar pues contribuiría a producir un espec- táculo maravilloso e irrepe ble para Batuco.Unomásenestepueblorepleto, hasta el infinito, de vida nocturna. Este pueblo donde todo el mundo ene su puestecito de sopaipillas, empanadas o completos alumbrando la noche rural, puestecitos que lucen como luciérnagas náufragas en un potrero. Es verdad que
  16. 16. no hay discos, no hay donde ir a bailar, pero eso no importa, porque acá la gente no se divierte bailando. Es gente de sillas. Es gente con mentalidad de mobiliario. Es muy entretenido, para el batucano, sentarse en círculo y beber y fumar y rarse tallas copiadas de la tele, creyendo que la tele es la que copia. Se pasa la raja en este pueblo. Hay fútbol, una inmensidad de fútbol, hay máqui- nas de apuestas donde los pobres se apasionan volviéndose más pobres, hay trenes transportando desechos, hay una piscina que en vez de agua con ene escombros,haycas llosdelata,haymás iglesias evangélicas que escuelas y una gran y nueva iglesia católica financiada por capitalistas compasivos, que gustan sen rse culpables los domingos antes de almuerzo. Dicen que mejora la diges- ón. Como iba diciendo: también se da el fenómeno de la comida oriental: sushi frente a La Payita, que an guamente fue el restaurante Los Huilles, y arrollado primavera en calle Francia, sobre una ferretería llena de alambre de púas, po campo de concentración, donde a en- den chinos cien por ciento chinos. Eso y los lugareños sin cerebro que hacen bramar sus autos sin tubos de escape bajo las estrellas, o los borrachos que lloran solitarios bajo un algarrobo, o la posibilidad de morir en la línea, arrolla- do por el tren, tras ser rado por un psicópata en busca de diversión extre- ma, son solo una muestra de la amplia gama de oportunidades de diversión queBatucoofrece,¡Visítanos! 15 Bolso Negro
  17. 17. Enero5de2015 Ningúnruidoatraviesalosdébilesmuros,forradospor una especie de plancha de madera de mala calidad, que intentan proteger mi desteñida casa, hace empo atrás se acabó la tradición de pintarla todos los años, un poco de pintura no puede contra este pueblo, parece que en Batuco solo florece la degradación. Es de madrugada, la gente peregrina silenciosa hacia el trabajo, la luz nace monótonamente, intento escribir restos de lecturas en un diario. Puesto que escribien- do puedo disolver todo el pasado y de esta manera fraguar la herramienta para la destrucción de todo lo prevalente,midiarioaprisionanotaseimpresionesde lecturas, para un proyecto que nunca terminaré, me interesa escribir y leer como una con nuidad, siento estas dos ac vidades como una unión dentro de un diarioinvisible,condenadoalolvido. “El lector es un cazador, que transita por los bosques narra vos de otros”, dice un muerto teórico francés, megustaestaimagendemímismo,imaginarmecomo un errante que ene como único fin su presa para sobrevivir, sen rme desamparado, teniendo como principal fin transitar por mundos ajenos. Siento además que el acto de leer es perseguir una esquiva presa “narra va”, me gusta ser alguien mientras me desvanezco en la lectura. Considero además que el lector, al día de hoy, es un cazador herido bajo las ruinas de una ciudad necia y llena de sombras que vomitanruidoyfuria. Leyendo a Macedonio Por Barón Cósimo “El lector es un cazador, que transita por los bosques narra vos de otros”, dice un muerto teórico francés, me gusta esta imagen de mí mismo, imaginarme como un errante que ene como único fin su presa para sobrevivir... Diario de la Furia Macedonio Fernández 16
  18. 18. Diario de la Furia Leer es enfrentar la adversidad, los miedos y complejos, en una ac vidad que está condenada al fracaso, si leer es un cazar, es una prác ca des nada a la decepción, puesto que leer es igual que perder todo y desnudarse ante una presa que siempre engulle al cazador, y yo soy elmásheridoporlasgarrasdelasbes as. Enero 9de2015 Encuentro un pequeño libro en mi biblioteca, “Una novela que comienza” (del escritor argen no Macedonio Fernández), este objeto perdido dentro delvacíomepermiteescapar,viajarhacia un pasado desfigurado, buscando mi propia vida, esta breve novela me permite escapar del empo, encontrar el silencio, la quietud y poder disgregarme hacia empos pasados, quiero encontrar una llave hacia lo acontecido, “los libros son mi presa favorita”, son el espejo donde encuentro mi pasado desfigurado, estos cuerpos perdidos que se desvane- cen al leerlos, miran hacia lo sucedido mostrando escritores disipados en anaqueles de librerías trasparentes, esperando ser re-leídos, resis endo, buscando un cómplice para escapar del pasodelaépoca. Enero13 de2015 Comienzo con la lectura de la novela, me parece un escrito radical en su quiebre, en la experimentación de la escritura, Macedonio Fernández, a quien leo como la figura más extraordinaria de la modernidad literaria Argen na, propone la fragmentariedad. Me asombra la incesante necesidad por demoler todo lo consolidado de un frágil campo literario La noamericano de inicios de 1900, lo cual lo llevará hacía lo que el autor llamaba la “novela futura”, gestada desde inicios de la década del 1920, donde el escritor Macedonio Fernández establecerá un giro radical en la forma de entender y construir su obra literaria, buscará formas nuevas, por ello tendrá un interés hacia la “Esté ca de la novela”, que lo llevará hacia la constante experi- mentación, lo cual lo establecerá con una de las grandes influencias para toda la literatura del futuro (no podría entender- se a escritores tan disímiles como: Cortázar, Marechal, Cazares y por supuesto a Borges, sin la escritura de Macedonio Fernández). A veces siento queMacedonioescribiósoloparaque yo loencontrara,ymeperdieraenél. Enero16 de2015 Inves go como loco y descubro que la forma de la escritura será un tema recurrente en Macedonio, desde 1896 sus escritos serán una mezcla de aforis- mos, reflexiones filosóficas y meta sicas con notas de lecturas, en una escritura que intenta contener todo. Por esto el 17
  19. 19. autor hace un proyecto narra vo complejo (el propósito narra vo de Macedonio está compuesto, en primer lugar, por la publicación de “Una novela que comienza” (1941), además de la realizacióndedosnovelasgemelasqueel autor proyectaba publicar juntas: la “úl ma novela mala”, “Adriana Buenos Aires” y la “primera novela buena”, “El Museo de la Novela de la Eterna”, que fueron elaboradas juntas, por ello el lector debe desentramar cuál página pertenece a cada novela, porque el autor acusa confusión). Esta construcción será la obsesión que le tomará años de elaboración, puesto que desde la década del 1930 Macedonio comenzará su experimentación que estaba en ar cula- cióndesde1920,ensunovelamáxima“El MuseodelaNoveladelaEterna”. Enero20de2015 Me inserto defini vamente en la primera y única publicación hecha por Macedonio Fernández, “Una novela que comienza”, que será el antecedente de toda la posterior elaboración de su narra va (cierro el frágil libro y no sé por qué pienso en la inestabilidad, en la búsqueda como fuga, pero por sobre todo en mi falta de valor). Con núo leyendo “Una Novela que comienza”, la cual será el germen de toda la “novela futura” (que será mi des no y obsesión), preparando lo que el autor llamaba “lo nunca visto”. Así, esta breve novela tendrá contenidos todos los elementos narra vos y filosóficos que convierten la figura de Macedonio en una imagen invisible rodeada de mitos evanescentes Diario de la Furia 18 Nombre: Macedonio Fernández (1874-1952) País: Argen na Obras: -No toda es vigilia la de los ojos abiertos, 1928. -Papeles de Recienvenido, 1929. -Una novela que comienza, 1941. (Única novela publicada por el autor). -Museo de la Novela de la Eterna, 1967. -Cuadernos de todo y nada, 1972. -Adriana Buenos Aires; úl ma novela mala, 1975. Ficha Técnica
  20. 20. y múl ples. Dado que su proyecto (escritura) buscaba romper la tradición literaria por medio de la narra va, esta breve novela contendrá en palabras del autor: huellas de “formas malas” con ntes realistas (género predilecto de Macedonio, para la parodia y la destruc- ción), al mismo empo que destellos de “formas buenas” que buscan la unión de laescrituraconlautopía. Finalmente siento que Macedonio con esta breve novela se inserta dentro de la innovación de los procedimientos de construcción de ficción, buscando la irrealidad dentro de la realidad, es decir la construcción de la escritura que se ejecuta desde el vivir y en esta experien- cia que nace la ficción, en lo co diano. Por ello en la vida monótona y plana nacerá la materia de trasformaciones más fantás cas del autor. Se podría pensar su narra va como un plan para hacer un atentado contra la realidad, por lo cual formará el caos, en esta pequeña novela surge una nueva germinación de posibilidades de escritura, la cual será el virusdetodalaliteraturadelporvenir. Enero23 2015 Imagino mi vida como un fragmento, sin significado, más que la vida de otros, errante, trasparente, miro hacia el futuro como algo escrito que debo encontrar, vagar por los sueños de otros me permite ser diáfano, la lectura me oculta mi presente, distorsiona el futuro, en la lectura resisto mi propio olvido, con la búsqueda de otros empos encuentro difusos pasadizos hacia mi propia esperanza. Diario de la Furia Macedonio Fernández (Fotogra a de Patrick Chartrain) 19
  21. 21. (De los tres aplausos que hay: el de llamar al “mozo”, el de espantar gallinas de un jardín y el de cazar una polilla al vuelo. ¿cuál será para estanovela?)(pág.37) Prólogoalonuncavisto El género de lo nunca habido, el de tan frecuente innovación, lo sin precedentes, será estrenado, pues él mismo nunca exis ó, nunca hubo lo nunca habido, en el corriente año y como es justo en Buenos Aires, la primera ciudad del mundo viniendo del campo inmediato, la única ciudadqueseprestaparaconclusióndeunavueltaalmundoempezada en ella y lo mismo para concluir las empezadas en ella y lo mismo para concluir las empezadas donde quiera, como lo han descubierto sucesivamente varios inexorables circundantes terráqueos, con vuelta al mundo anunciada par endo de Berlín o de Río de janeiro, que se consumó, sin ostentación indiscreta para este tramo. Queda y quedamente con desprecio de todo lo demás de andar, en las calle, tranvías y empleos públicos de Buenos Aires, con casita, casamiento, prole, lo que ene tanta redondez y heroísmo como la ejecución del furiosoanunciodedartodalavuelta. La humanidad pondrá por fin sus ojos en lo no visto, en una muestra de lo nunca habido; no será un puente de no mojarse, una frialdad conyugal, una guerra religiosa entre gente sin religión, u otras cosas no vistas. Se verá realmente lo nunca visto, no se trata de fantasía, es otra cosa: el primer caso del género será en novela. La publicaré próximamente, pues ya han dicho admirados los crí cos de manuscritos, “es novela que nunca antes se ha escrito”. Y ahora tampoco,perofaltapoco. (pág.49) Macedonio Fernández Una novela que comienza Diario de la Furia Extractos 20
  22. 22. Sonlasdocedeldía.Elsolcaesobrelospitosporosquecrecenenlos pa os batucanos. Otra invasión asiá ca. A lo lejos veo pasar el tren que va de San ago a Til Til. Es un largo convoy que despierta, en mí, el deseo de viajar. El deseo de huir. Tal viaje, por supuesto, es imposible. El tren traslada basura y no personas. La ruralidad es el estercolero de las ciudades, pienso. Y recuerdo que, además del vertedero ubicado en Til Til, se han instalado, en nuestra provincia, lascárcelesdePuntaPeucoydeColina. El tren, ahora, se pierde camino a Polpaico. Y mientras su sirena invadeloscamposllenosdeespinosyyuyossecos,vieneamimente otro ferrocarril. Un ferrocarril cuya existencia conocí gracias a la poesía.Unferrocarrilquetrasladapersonasynobasura.Setratadel mí co Transiberiano, uno de los trenes más extensos del mundo, cuya trazado conecta, desde hace más de cien años, la Rusia europea con los fríos confines orientales del país del vodka, así comoconChinayMongolia,atravesandolagélidaSiberia. En estetren elpoeta suizo BlaiseCendrars (1887-1961)hizo un viaje que se transformaría en un gran poema. Fue cuando tenía dieciséis años. Sus padres lo habían matriculado en una escuela comercial. Y A propósito de Blaise Cendrars Nieve sobre los campos amarillos Retina Por Sergio Sarmiento Blaise Cendras 21
  23. 23. como Cendrars no estaba de acuerdo - nadielepidiósuopinión-decidióhuir.Los fantasmas paternos lo asfixiaban. Necesitaba viajar, estar en movimiento, no entrar en una fábrica de cerebros. Y egresar desde allí con un tulo. Y establecerse en un puestecito laboral. Y envejecer juntando co zaciones de afp. Esa vida, estaba claro, enmohecería sus sesos. Desde Alemania par ó a la Rusia de los zares, más específicamente a San Petersburgo, donde halló trabajo en una joyería. Allí estableció amistad con un funcionario de la Biblioteca Imperial, quien lo impulsó a escribir. Ese hecho, más la necesidad de abordar el Transiberiano, a fin realizar negocios en Asia, dieron origen a "Prosa del Transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia", texto poé co que -junto a otras obras tempranas del autor- se transfor- maría en una de las piedras basales de las vanguardias literarias de principios del siglo veinte y que le permi ría vincularse con los creadores más reconocidos de esos empos,comoelpoetaApollinairey lospintoresPicassoyBraque,entreotros, en esa especie de introducción al surrea- lismoquefueelmovimientocubista. La obra vio la luz en 1913, es decir, unos diez años después de que Cendrars abordara el Transiberiano. Tenía un tamaño descomunal: dos metros de largo. Los ciento cincuenta ejemplares impresos permi rían, además, alcanzar los trescientos metros de altura de la torre Eiffel, corazón de la modernidad de ese entonces. Y las ilustraciones de Sonia Delauney -que se integraban a los textos- daban origen a lo que Cendrars llamó "arte fusionado", una idea cercana al posterior concepto de posmodernidad. Esoencuantoaldiseño. En cuanto al contenido, podemos decir que se trata de un poema de carácter autobiográfico, donde elautor registra su viaje a las heladas entrañas de Rusia. Aparecen en sus versos los primeros El tren batucano ha desaparecido. El pasto seco contrasta con la nieve que cae sobre mi imaginación. Los campos amarillos se vuelven blancos. Estoy en Batuco. Estoy en Siberia. El calor desaparece. Un viento helado cruza el pueblo. Entonces miro la línea férrea. Y por momentos veo circulando por ella al Transiberiano. Retina 22
  24. 24. brotes de la revolución sovié ca, la miseria del pueblo, el hambre, el frío, la peste, el cólera , así como la suntuosa imagen del Kremlin, que para el autor era "un inmenso pastel tártaro / De oro sabroso...". En el texto, además, surge constantemente la presencia de Jeanne, una joven pros tuta francesa que Cendrars conociera en un burdel: "Tienes lascaderasangulosas/Tuvientreesagrio y padeces de sífilis / Eso es todo cuanto París ha puesto bajo tus faldas / También ha puesto un poco de espíritu... por eso eres desgraciada / Te compadezco te compadezco ven a mí, ven a mi corazón", escribe Cendrars acerca de la muchacha quefuesuacompañanteenelviaje. En el aspecto formal, finalmente, se p u e d e s e ñ a l a r q u e " P ro s a d e l Transiberiano..." es un poema de largo aliento, escrito en verso libre, con imágenes que funcionan como "instantá- neas", uso arbitrario de la puntuación, y un lenguaje plás co, lúdico, an poé co, que se aleja de lo discursivo, diferencián- dose de la poesía de Mallarmé, pionero en la creación del verso libre, quien usó unlenguajemásconvencional. El tren batucano ha desaparecido. El pasto seco contrasta con la nieve que cae sobre mi imaginación. Los campos amarillos se vuelven blancos. Estoy en Batuco. Estoy en Siberia. El calor desapa- rece. Un viento helado cruza el pueblo. Entonces miro la línea férrea. Y por momentos veo circulando por ella al Transiberiano. Veo pasar el extenso convoy. Veo a Jeanne mirando los cerros desnudos. Veo al adolescente Cendrars a su lado, tomando notas para sus poemas. Una sonrisa alumbra su rostro. Lo suyo es el viaje. Lo suyo es el movimiento. Esta larga travesía se lo ha enseñado. Tendrá que seguir recorriendo el mundo. Tendrá que atravesar los con nentes. Nada podrá hacer para rever rlo. Su des no es nutrirse de peripecias y aventuras. La especulación no va con su es lo. Su es lo eslaacción.Sues loeselriesgo. El transiberiano desaparece. Y mientras miro el implacable sol del verano refle- jándose sobre los rieles vacíos, pienso en la dilatada obra que Blaise Cendrars crease con posterioridad a "Prosa del Transiberiano...". Una obra que incluyó (casi cronológicamente) poesía, novelas, cuentos, reportajes, memorias, guiones de cine, creación de revistas literarias y hasta una antología de la literatura oral africana.Unaobraquehuyódeloteórico, de lo especula vo, nutriéndose del viaje y la experiencia vital, incluyendo su par cipación en la primera guerra mundial, donde perdiera un brazo. Una obra que nos anima a salir de la comodi- dad, de la ru na y de los lugares conoci- dos para embarcarnos en la vida, en la literatura, en un tren maravilloso que transportesueñosynodesechos. Retina 23
  25. 25. * En aquel empo yo estaba en plena adolescencia Tenía dieciséis años y había olvidado mi infancia Me encontraba a 16.000 leguas de donde nací Estaba en Moscú, en la ciudad de los mil tres campanarios /y de las siete estaciones Y no tenía bastante con siete estaciones y mil tres campanarios Porque mi adolescencia en aquella época era tan alocada y ardiente Que mi corazón unas veces ardía como el templo de Éfeso y otras /como la Plaza Roja de Moscú Cuando el sol se oculta. * Me arropé con una manta de viaje Mul color Como mi vida Y mi vida no me calienta más que este chal Escocés Y ni Europa entera divisada por la ventanilla de un expreso a toda máquina Es más rica que mi vida Mi pobre vida Este chal Deshilachado sobre los cofres repletos de oro Con los que viajo Encima de los que sueño Encima de los que fumo Y la única llama del universo Es una vaga idea... Blaise Cendrars Prosa del Transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia Retina Extractos 24
  26. 26. * Del fondo de mi corazón las lágrimas acuden Si pienso, Amor, en mi amante; No es más que una niña, a quien hallé así, Pálida, inmaculada, en lo recóndito de un burdel. No es más que una niña, rubia, risueña y triste, No sonríe y jamás llora; Pero en lo hondo de sus ojos, cuando te deja beber en ellos, Tiembla un dulce lirio de plata, la flor del poeta. * Reconozco todos los trenes por el ruido que hacen Los trenes de Europa son de cuatro empos mientras que /los de Asia son de cinco o siete empos Otros van en sordina como canciones de cuna Y los hay que por el ruido monótono de sus ruedas me recuerdan /la prosa pesada de Maeterlinck He descifrado todos los textos confusos de las ruedas y he reunido /los elementos dispersos de una violenta belleza Que poseo Y me provoca. * Esta noche un gran amor me atormenta Y a mi pesar pienso en la pequeña Jeanne de Francia. En una noche de tristeza escribo estos versos en su honor Jeanne La pequeña puta Estoy triste estoy triste Traducción de Adolfo García Ortega - Fragmentos tomados de www.adolfogarciaortega.com Retina 25
  27. 27. Te recuerdo dando pasos morenos y delgados, con tu carro triste enfierrado empolvado olvidado, bajo el sol reseco tu cabello negro tan negro doblaba las esquinas entre amable y medio loco. Un poco hambriento tratabas de calmar tu rostro decaído, se te fue en bolsitas de pegamento aspirado el cuerpo solitario y seco, colgando de un hilo la delgada piel. Nunca imaginaste que los pozos escondidos entre los potreros, esperaban hambrientos descontrolados carne huesuda como la tuya (y muchas otras). Sonriente y atrevido algunas noches por tomar prestado, sin devolver y sin pedir para luego huir corriendo, inofensivo, con tus pasos más flacos, por calles anchas más anchas como tu miedo y sudor oscuro, tan oscuro como tu piel, volviéndote un niño. Mirabas por tu ventana caliente y de madera descasca- rada como las mañanas se adelgazaban. Nunca dañaste ni heriste a nadie o apenaste los pálidos pliegues de mi espalda y aún así tus mañanas se adelgazaban lentas y frías como tu piel la úl ma vez. ¿Cuánto gramaje de pena y desencanto cargabas y olvidabas tras las bolsas?, ¿cuánto gramaje me podrás decir alguna vez si cargabas en los zapatos o en las uñas, la decepción de las mañanas o de las noches? Con el cuerpo mojado te encontraron, con el cuerpo hinchado, los labios amorata- dos, la piel pálida, el cuerpo frío y más frío aún, ladrillos amarrados a tu cuerpo hundido, diste el paso atrevido, obliga- do, nadie lo supo con claridad. ¿Hacia dónde miraban tus ojos? me pregunto por las noches mientras el pozo ahogador se seca. ¿Hacia dónde miraban antes de caer al agua sucia y verde muy verde tan verde?, bajo el silencioso cielo más muerto aún que otras veces y que no gritó tu caída muerta o suicida, que no te despidió siquiera. Talvez pocas veces tejimos nuestras palabras enredadas anudadas, ambas ya oxida- das entristecidas, pero mis pequeños y negros zapatos de charol que brillaban de inocencia, untados en la nostalgia, cargaban rosas blancas del verde y mojadojardíndemientristecidamadre, para marchitarse junto a tus labios hinchados, entre la muchedumbre pueblerina y seca, que fue con lagrimas empolvadas perfumadas a erra muerta arrinconada, para despedirse de y tus bolsitas de pegamento aspirado,aullidomuerto. Gamulán Por Melody Valenzuela Retratos 26
  28. 28. Elisa Escalona TRASTORNO BIPOLAR Ridículamente brusca no hay manera de controlar impulsos ni mucho menos ganarle a emociones intensas, desbordadas, posesivas que yacen en esta piel ar ficial. A veces el insomnio no aplaca mi disfunción sexual relaciones interpersonales en esta vulva fornicaria, irritable, agresiva. Ya no quiero comer solo deseo el vicio que adoro: dormir auto compadeciéndome. Se busca: estabilización del ánimo (hibernación) control del impulso fármaco-terapia. El año 2005 publicó su primer y único libro de poesía, “Papelinas” (Ediciones Esperpen a), obra breve donde reúne textos que hablan de la situacióndelamujerenesaruralidadmental-limítrofeconlasordidez-que conforman el machismo, la pobreza y la religión. Tiempo después se alejó de Batuco, sin que conozcamos su paradero actual. Los poemas presentados son inéditos y pertenecen a su proyecto inconcluso “Diagnós cosocial”. Poesía Local 27
  29. 29. SÚPLICA Escucha, oh Dios el sonido de este gemir que traspasa las cos llas. Confieso: he perdido fe he perdido redención he come do sacrilegio. Mi hombre me ha dejado por otra, con otras deudas. Depresiva hasta el cuello, agonizante atada a la cama, sollozo. Sálvame Al simo muchos me persiguen: Dicom arriendo psiquiatra cobranzas judiciales gonorrea ¡mi madre! CUNA HELADA Su cuerpo frío desgrana irrumpe y dilata mi ar ficio co diano. El horror me invade infeccioso cancerígeno, sus ojos me penetran desde adentro. He rasgado su cuello, quitando la cuerda que lo alzaba. Adormecida, recosté su cuerpo en el sofá, carbonizada recorriendo lo imperfecto de la imagen. Hoy, impávida, toco los bordes de su cama. ¡Quisiera no haberle parido! Poesía Local 28
  30. 30. Semana por medio visito a mi abuela Celia, madre de mi padre, muy senil, que se encuentra postrada en cama por un problema en la pierna. Lo único que hace es tejer y absorber información de Philips, un televisor an guo que fue el primer aparato a color de la población. Saludo fraternal con mi abuela. Le pregunto ¿cómo está?. Y ella contesta: más o menos, esperando verlacomedia–asílesdicemiabuelaalasteleseries-queestáporempezar. Pregunto: ¿ve mucha tele abuelita? A lo que responde: noooo, si la dejo prendida para que haga bulla mientras tejo. A propósito –dice después- puros problemas y cahuines en Chile ¿cierto? La manía de los estudiantes hoy en día de rar piedras a los carabineros. Deberían ponerse a estudiar mejor. ¡Puros delincuentes! Yo digo: es que abuela… ¡Cállate! Todavía no termino: pobre presidente, todos lo cri can. Que hace esto, y lo otro, y aquello. El es un pan de dios. ¡Es el presidente de la clase media! ¿Lo sabías? Nooo, nooo, nooo, si en mis empos las cosas no eran así. Daba gusto el respeto que le tenían a mi general. Mas encima ahora la moda que agarraron los cabros de andar besándose hombres con hombres, mujeres con mujeres. ¡Qué los padres no les dicen nada! Si fueran hijos míos los tendría cor tos. Ya abrieron el mall costanera center. Ya llego la cantante portorriqueña Jennifer López a Chile. Mas encima la pobre Luli, todos la hacen llorar y tan buena chiquilla es. Hoy es la final del reality, para que la vea. ¡Abuela! mi papá le manda saludos. Shhhhhhhh ¡cállate! Que ya empezólacomedia. Disfrutando los comerciales Por Sergio Miranda Narrativa 29
  31. 31. El pueblo es pobre. Hasta hace poco sus calles eran de erra. Cada invierno decenas de personas desaparecían tragadas por el barro. En general se trataba de niños cuyos pequeños cráneos fueron encontrados -entre piedras, toritos y raíces de espinos- durante los trabajos de pavimentación. Vino un ministro a inaugurar las obras. Después de un discurso que nadie siguió con atención -había un zoológico en su boca- el funcionario procedió a cortar la cin ta tricolor que se usa en estas ocasiones. Las autoridades locales aplaudieron furiosamente. En primer lugar, el alcalde de ese entonces, que era un anciano con cara de fauno. El po manoteó con fuerza, pero como olvidó quitarse los guantes -no deseaba pegarse los parásitos de los pobres- sus aplausos sonaron roncos, como gargan- tas de barristas que han ganado alguna copa mundial. Después aplaudieron los funcionarios del municipio. Y los directo- res de las escuelas municipales, que eran amigotes del alcalde. Y los sostenedores de las escuelas subvencionadas, que tenían la cabeza pequeña, casi del tamañodeunaguindamarrasquino,ylos bolsillos grandes, casi del tamaño de sus bibliotecas vacías. Finalmente aplaudió el ladrillero egoísta, que era el único empresario del mísero pueblo. Lo hizo, en todo caso, solo por conservar las buenas maneras. En el fondo no le importaba si la gente se embarraba los zapatos o se enfermaba de pulmonía. Tampoco si los niños desaparecían tragados por la erra y la lluvia. Menos si se encontraba aislado, tal como su Tenía trescientos empleados mediocremente pagados, y ganaba mucho, mucho, muchísimo dinero, tanto que un día se le ocurrió comprar un equipo de fútbol. Ya tenía un yate, ya tenía un jet, ya tenía un montón de amantes, y autos, y acciones en otras empre- sas, y casas en la playa, y en el campo, y en la cordillera, y en el extranjero. Tenía, además, plata en efec vo para vivir cuatro mil trescientas doce vidas a todo lujo. Lo había calculado, milimétrica- mente, una tarde de coca junto a una de sus amantes, la Lore, en las soleadas playas de Ibiza. El ladrillero egoísta Narrativa Por Enrique Atenas 30
  32. 32. primo, el Gigante Egoísta, pues para él la gente no era gente sino simple capital humano. Lo que le importaba era mantener funcionando su fábrica de ladrillos. Era un negocio familiar que venía de sus bisabuelos judíos, quienes hace más de cien años habían instalado la fábrica en los extramuros del pueblo. Para ello, de vez en cuando, debía hacer relaciones públicas, aunque fuese con los representantes del par do de los inferiores, que se hallaba en el poder central y en el municipal. Se trataba, según él, de gente idiota, floja, perdedo- ra, incapaz de adorar las ideas de la libre empresa. Cuando la ceremonia finalizó, el Ladrillero Egoísta se fue sin despedirse de nadie. Ya había saludado al ministro y alalcalde,conesoseríasuficiente. Pasaron los años. El ladrillero egoísta siguió con su negocio, que se alimentaba de la gredosa y abundante erra del pueblo. Tenía trescientos empleados mediocremente pagados, y ganaba mucho, mucho, muchísimo dinero, tanto que un día se le ocurrió comprar un equipo de fútbol. Ya tenía un yate, ya tenía un jet, ya tenía un montón de amantes, y autos, y acciones en otras empresas, y casas en la playa, y en el campo, y en la cordillera, y en elextranje- ro. Tenía, además, plata en efec vo para vivir cuatro mil trescientas doce vidas a todo lujo. Lo había calculado, milimétri- camente, una tarde de coca junto a una de sus amantes, la Lore, en las soleadas playas de Ibiza. Ahora le faltaba un equipo de fútbol. No sería cualquier Narrativa 31
  33. 33. equipo. Sería el equipo más popular del país. Si los jeques árabes -que son tan despreciables como los pales nos- pueden adquirir equipos llenos de estrellas, ¿por qué yo no?, se preguntó mirándose al espejo, mientras admiraba su pálido rostro, que se le figuraba como el de un gran emprendedor. Un AlejandroMagno.UnCristóbalColón.Un NeilArmstrong. Y se compró el equipo. El dinero fluía generoso a sus arcas. En el país se experimentaba un boom de la construcción. Los malls y los edificios surgían como callampas. Y sus ladrillos, extraídosdelmismopueblodondevivían sus trabajadores, cuyas casas eran de madera añosa y apolillada, cons tuían parte fundamental del fenómeno. Su único problema era una hija que le había salido media lesa. La pobre nunca fue buena en la escuela, ni en la media, ni en la universidad. Le faltaban, como se dice, palitos para el puente. Se parecía mucho a su madre. La diferencia -y esto el ladrillero egoísta lo valoraba de corazón- es que su mujer siempre supo mantener- seenundiscretosegundoplano.Sesabía media limítrofe. Se sabía imbécil. Su hija no. Era ciega en ese aspecto. De todas formas la muchacha se tuló de diseñadora. El hecho de que el dueño de launiversidadfueseunodelosprimosde supadreayudóbastante.Susdiseños,sin embargo, dejaban mucho que desear. Primero trabajó en una importante fábrica de ropa, propiedad de un cuñado de su padre, donde inventó una blusa femenina con tres mangas. Es cierto que las mujeres no enen tres brazos, eso lo sé, pero una blusa de este po ofrece muchas posibilidades. La manga sobran- te pude servir de bufanda, o de pañoleta, incluso de servilleta o toalla, señaló ante su atónita jefa. Tiempo más tarde, en la empresa de otro familiar, se le ocurrió desarrollar el negocio del siglo: casas sin techo para el norte, donde nunca llueve. Seríanmásbaratasyaccesibles,señalóal presentar la idea. Sus creaciones no tenían éxito y sus empleadores termina- ban llamando al ladrillero egoísta. Tal vez tenga habilidades para otra cosa, explicaban al deshacerse de la diseñado- ra, que a estas alturas se había transfor- mado no solo en una tosca mujer, sino en un "cacho", como se dice en jerga popular. Pensó matarla. Mucha gente muere y al finalnopasanada,lavidasiguesurumbo impasible, casi como si esa gente muerta nunca hubiese exis do, reflexionó el ladrillero egoísta un día a úl ma hora, mientras miraba, excitado, los bombar- deos israelíes a la Franja de Gaza, acompañándose de un whisky. Tendría que cortarle el cuello. Tal como Abraham hubiese hecho con su hijo si la divinidad no hubiese intervenido. Pidió, entonces, a Dios, que lo dejase hacer. No te entro- metas y construiré un templo con mis propios ladrillos para . No en el pueblo, Narrativa 32
  34. 34. por supuesto, sé que su miseria no es digna de , sino en el barrio alto, donde vivimos los elegidos. Será el templo más alto de Chile. Se verá desde Marte y desdelaluna.Despuéssequedópensa - vo. Infló, por un momento, los orificios de su enorme nariz. Enseguida hizo un gesto de enfado. Y se arrepin ó. Recordó que el templo vo vo de Maipú -que es la iglesia más grande que hay en Chile- es enorme. Gastaría mucho dinero supe- rándola. Mejor sería aguantar la desgra- cia de tener una hija tonta. Luego siguió viendo los bombardeos hasta que se cambió al canal del fútbol, donde vio la repe ción del par do que su equipo habíaganadoeldomingoanterior. Lascosassiguieronsucaucehastaqueun día los inferiores perdieron, primero, la alcaldía y luego la presidencia del país, quedando en manos del par do de los superiores. El ladrillero egoísta recibió estas no cias encantado. Andaba contento como cuando era niño y su abuela preparaba lekach. Ahora tenía un alcalde y un presidente que amaban la libre empresa. Iba a todos los actos a los que era invitado. Y se quedaba hasta el final, cuando llegaba la hora de hacer negocios. Un día habló con el nuevo alcalde, que era un po bajito, moreno, de ojos negros, que ves a y hablaba como si fuese alto, rubio, de ojos azules, mocetón con el que había desarrollado una cierta confianza. Le contó de su hija. El alcalde escuchó la triste historia. Y cuando el ladrillero egoísta, avergonza- do, terminó de hablar, señaló: no se complique, póngale una fundación, en el pueblo hay harta pobreza, quien más que usted lo sabe, y en el país hay harta plata para ese tema, que es una veta inagotable. Los pobres nunca se van a acabar, así que da lo mismo quien maneje el cuento. Todos somos cre nos para superar la pobreza. El ladrillero egoísta apretó firmemente la mano del alcalde y se despidió sonriendo. Había descubierto que no solo la fabricación de ladrillos producía dinero, también la fabricación de pobres, cosa que él y su familia llevaban haciendo por más de cien años, podría conver rse en un gran negocio, un negocio en que la necedad de su heredera -a la que ahora agregó el apela vo de amada- era un recurso vital. Ya no sería el ladrillero egoísta, sino el ladrillero generoso, al menos el ladrillero compasivo, un hombre preocupado de los miserables del pueblo que, al mismo empo, aumentaría su fortuna gracias a los inú les programas estatales creados en empos de los inferiores. Sonrió con sa sfacción. Enseguida llamó a su hija para comunicarle la gran no cia: sería directora de una fundación para superar la pobreza. Ahora sí que podrás usar tu crea vidad al cien por ciento, agregó. Y colgó. Y caminó con paso confiado hacia su automóvil saturado de caballos de fuerza,dondeelchoferloesperaba. Narrativa 33
  35. 35. 34 Fotografía Rostros Batucanos Por Emilio Serey
  36. 36. 35 Fotografía
  37. 37. 36 Esperando el tren ¿Quién no quiere lucir regia mientras espera que el tren Batuco-San agovuelvaarecorrer los rieles llevando pasajeros, tal como han ofertado las autorida- des desde hace más de quince años? Me imagino que todas, pues la vanidad, en las mujeres, y hastaenlosmachos,hoyendíaes un pecado ultra necesario, un pecado que, de no cometerlo, nos lleva directamente al infierno del desprecio social y la baja auto es ma. Por tal mo vo en esta ocasión presentamos un bello ves do estampado, po kimono, a la rodilla,decoloresvivos,aptopara soportar las largas noches y días de espera entre los restos de lo que fue nuestro espléndido andén, luciendo esa elegancia, esegarbo,quesololasmujeresde lazonasabenlucir. A atreverse, chicas, y nos vemos enelpróximonúmero. Por Monona Fontecilla Moda
  38. 38. “ElMal Menor” Si odias leer Elige Versión Digital Disponible en: slideshare

×