SlideShare una empresa de Scribd logo
LA SALUD MENTAL EN LAS EMPRESAS
“Identifica que jefe o compañeros tienes”



Alguna parte del cuerpo nos funciona con dificultades. Otro tanto sucede
con nuestra mente.

Uno supone que sus compañeros de trabajo, su familia, sus gobernantes, sus
amigos y uno mismo disfrutan de salud mental y física. Pero esta suposición es
equivocada muchas veces, por no decir casi siempre.

A la mayoría de los adultos nos acosan achaques físicos y mentales. Alguna parte
del cuerpo nos funciona con dificultades, y otro tanto sucede con nuestras mentes.
No ocultamos las enfermedades del cuerpo.

 A veces hasta hacemos alarde de ellas. Pero disimulamos hasta donde es
posible, las de la mente, porque las consideramos vergonzantes o porque no
sabemos que las padecemos.

Por otro lado, sabemos mucho más de la fisiología que de la psiquis. De ahí que
se conozcan menos curas para las enfermedades de la mente que para las del
cuerpo.


Tanto las enfermedades del cuerpo que padecen los trabajadores, como las de la
mente, impactan negativamente los resultados económicos de las empresas. Pero
este impacto no lo registran por ningún lado los estados financieros.

¿Cuáles enfermedades de los trabajadores causan más daño económico a las
empresas, las del cuerpo o las de la mente?

Ambas, pero a las segundas no se les aplica tratamiento, a menos que se vuelvan
insoportables o francamente críticas.

A quien padece un cáncer, por poner un ejemplo doloroso, se le practica una
cirugía y se le somete a un tratamiento de quimioterapia. Si es del caso se le
prescribe una incapacidad prolongada o se le pensiona anticipadamente.

Pero cuando alguien padece un trastorno psíquico no sabemos qué camino coger.
A veces ni siquiera creemos que la persona está enferma. Decimos que es
caprichosa, malcriada, pendenciera, fundamentalista, malgeniada, gritona,
intolerante, testaruda, ciclotímica, respondona, abusiva, ventajosa, ladrona…
Un enfermo mental no está en capacidad de auto diagnosticarse

No me detengo tampoco en otras patologías mentales, como las adicciones.
¿Adicciones a qué? Al licor, al cigarrillo, al juego, a comprar, al trabajo, al sexo, al
ejercicio físico, al orden, a los fetiches, a lo místico…

Ni me detengo en los envidiosos, en los bipolares, en los tímidos (cuya misión en
la vida parece ser la invisibilidad), ni en los avaros, ni en sus contrarios, los
despilfarradores incontrolables.

Se subestiman o se desestiman las enfermedades mentales en las empresas

Todas estas patologías mentales las vemos como algo molesto, insoportable si se
quiere, pero natural. No consideramos enfermizos estos comportamientos. No
caemos en cuenta de que dañan el ambiente de trabajo y por lo tanto deterioran
los resultados de la organización. Son los huecos que harán zozobrar el barco,
más temprano que tarde.

Como son tantos los compañeros que presentan estas disfunciones, terminamos
creyendo que su comportamiento es normal.

Es posible que alguien que trabaje o viva con usted padezca algún grado de
Esquizofrenia.

Por otro lado, un enfermo mental no está en capacidad de auto diagnosticarse y
no busca ayuda por iniciativa propia. De ahí que estos trastornos acompañen a los
enfermos a lo largo de toda su existencia sin que nadie, ni el enfermo ni quienes lo
rodean, hagan algo por aliviarlos.

Se subestiman o se desestiman las enfermedades mentales en las empresas, por
lo tanto, no se hace mucho por aliviarlas.

Es posible que alguien que trabaja al lado suyo, un subordinado, un jefe o un
compañero, padezca algún grado de esquizofrenia.

¿Cómo saberlo? Algunas pistas son que El esquizofrénico está convencido de que
tiene sobre sus hombros la misión de salvar al mundo (o al continente o a la
empresa donde trabaja). Su convicción es sincera. El esquizofrénico y su misión
son una misma cosa. Entre ésta y la persona no existen fronteras. La misión es él.
Él es la misión.

Cuando un esquizofrénico comprueba que no es capaz de cumplir su misión de
salvador, lo cual sucede siempre, puede optar por dos caminos: asume el papel de
víctima o convierte en enemigos personales a quienes no están de acuerdo con
sus designios. El esquizofrénico se siente inocente primero y perseguido después.
Los culpables de que su misión fracase son otros, nunca él.

En la tercera fase de la enfermedad el esquizofrénico se vuelve violento. Está
dispuesto a acabar con sus enemigos. Se siente autorizado para hacerlo porque
piensa sinceramente que ha recibido de la vida un encargo impostergable y que
nadie puede oponerse a que lo lleve a cabo.

Típicamente, el esquizofrénico utiliza un lenguaje limitado cargado de
palabras de contenido fuerte que las repite una y otra vez, de manera
obsesiva

Su violencia la ejerce de diferentes maneras: con un discurso virulento y
descalificador; abusando de su autoridad, cuando es jefe; utilizando recursos
jurídicos, cuando sabe cómo hacerlo; o con una pistola, cuando los demás
recursos le han fallado, dependiendo de la profundidad a la que haya llegado su
Esquizofrenia.

Típicamente, el esquizofrénico utiliza un lenguaje limitado. Escoge palabras de
contenido fuerte para impresionar con su discurso, y las repite una y otra vez, de
manera obsesiva.

Al leer la descripción simplificada del comportamiento de un esquizofrénico, nos
lleva el pensamiento al presidente de Venezuela, a Hitler o en el extinto “Tirofijo”.
Otro estará pensando en su jefe. Pero nadie piensa en sí mismo.

Cuando el enfermo de esquizofrenia es el gerente, el futuro de la empresa es
Incierto.

Un esquizofrénico atrae a otros esquizofrénicos. Contrae nupcias con otro
esquizofrénico. Constituyen sociedades entre ellos. Crean alianzas profesionales.
Procrean hijos, algunos de los cuales nacen predispuestos genéticamente a
padecer la enfermedad (si uno de los padres es esquizofrénico, los hijos tienen
una probabilidad del 12% de sufrir el trastorno. Si ambos lo son, la probabilidad
asciende al 39%).

Lo más probable es que algún compañero suyo sea paranoico

Se vuelve difícil convivir con los esquizofrénicos en las empresas. Su presencia
contamina los grupos de trabajo. Se convierten en una carga dañina y difícil de
sobrellevar. Tienen mala energía, dicen sus compañeros.

Pero cuando el enfermo de esquizofrenia es el gerente, el futuro de la empresa es
incierto, para decirlo de una manera generosa.

Un paranoico se identifica porque en su mente construye ideas delirantes que
nada tienen que ver con lo que sucede en la vida real. Está desadaptado de la
realidad. Hay una fisura o una desconexión entre su mente y el mundo exterior. El
enfermo está totalmente seguro de sus creencias y no se le puede convencer
de lo contrario mediante el razonamiento lógico

El paranoico padece delirios de grandeza
.
Una forma de paranoia la padecen quienes creen que poseen capacidades o
habilidades excepcionales para determinada actividad, cuando en realidad son
personas promedio. En este caso se dice que el paranoico padece delirio de
grandeza.

Las personas que padecen delirio de grandeza son muy sensibles al fracaso y a la
crítica. Esperan ser admiradas por todos sus actos. Con frecuencia sospechan
que otros las envidian. Esperan que sus necesidades sean satisfechas de
inmediato. Si esto no sucede, se vuelven agresivas, arrogantes o mezquinas.

Una forma de delirio de grandeza la padecen aquellos paranoides a quienes
podemos clasificar como seductores impertinentes. Su idea delirante consiste en
creer que poseen habilidades infalibles para enamorar a cualquier persona de
género opuesto que se atraviese en su camino.

Esta manía la padecen con mayor frecuencia los hombres. Como jefes, estos
enfermos se convierten fácilmente en acosadores. Otros paranoicos se inventan
enfermedades para llamar la atención. Necesitan que los compadezcan porque
padecen alguna dolencia física o emocional. Técnicamente se denominan
hipocondríacos y abundan por todas partes. Les encanta asumir el papel de
víctimas.

La mitomanía también es una forma de paranoia

También padecen paranoia quienes interpretan como hostiles o malévolas
actuaciones francamente triviales, inocentes o inclusopositivas de otras personas.
Creen que hay cámaras y micrófonos que los vigilan. Piensan que todo el mundo
está pendiente de ellos para hacerles daño. Pueden incluir en sus delirios a sus
vecinos, a sus colegas, a su cónyuge, a sus hijos o a sus subordinados. Estas
suspicacias las conducen a adoptar conductas agresivas contra quienes suponen
que los persiguen o los hostigan.

En la paranoia caben también los celosos compulsivos.

Cuando estos enfermos ocupan cargos directivos llegan a extremos como grabar
las conversaciones de los trabajadores o fisgonearlos detrás de las puertas.

Seleccionan entre al personal a otros paranoicos para que les suministren
información. Ven enemigos por todas partes. Prescinden de subordinados cuando
tienen la mínima sospecha de que pueden quitarles el puesto o que han hecho
comentarios en contra suyo. Exaltan la lealtad.
Contratan sólo subordinados mediocres, a quienes pueden someter fácilmente.
Los ejecutivos paranoicos son fácilmente manipulables por los subordinados que
se aprovechan de su enfermedad para indisponerlos contra otros y en su favor.

En la paranoia caben también los celosos compulsivos. Estos paranoicos
imaginan que van a perder a su ser amado con cualquiera que aparezca por ahí.
Es una disfunción muy frecuente y dañina. Los celos aparecen también en
relaciones de amistad y laborales, no exclusivamente en relaciones amatorias.

La mitomanía es también una forma de paranoia. El mitómano se inventa historias,
se las cree a pie juntillas y espera que los demás se las crean también.

Vive en un mundo de fantasía. Con tal de impresionar a sus interlocutores, dice lo
primero que le pasa por su mente. Rápidamente se hace a la reputación de
mentiroso. Es, por esta razón, una disfunción muy fácil de identificar.

En mitomanía revertida, aquí las personas relatan todo el tiempo historias en las
cuales salen perdiendo. Algo negativo les sucede siempre. Perdieron el celular, su
hijo tuvo un accidente, el vehículo no les funciona, se le entraron los ladrones a la
casa, los abandonó su vigésima pareja, los persiguen penalmente, les embargaron
el sueldo.

Algo grave les acaba de ocurrir siempre o estuvieron a punto de que les ocurriera.

Su idea delirante consiste en asumir el papel de víctimas para recibir compasión.
Viven a merced de los demás.

De ellos usted recibirá por Internet correos que previenen contra un nuevo virus
que destruirá en segundos el disco duro de su computador, prevenciones contra
técnicas de atracos recién descubiertas por la policía y contra unos
contaminadores del sida que recorren las calles de la ciudad pinchando las nalgas
de las niñas, los peligros de consumir bebidas negras, las prevenciones contra los
terremotos, en fin, de todas las amenazas que es posible imaginar.

Para estos paranoicos, la vida está llena de riesgos de los cuales hay que
cuidarse. A ellos les consta y por eso asumen la responsabilidad de alertarnos.
Debemos agradecérselo. ¿Qué haríamos sin ellos?

O tal vez usted habrá tenido que soportar a quienes padecen una clase de
disfunción mental muy corriente: los abusadores de la autoridad y del poder.
Son los monarcas. Los emperadores. Los capataces. Los tiranos. Jefes que se
empecinan en controvertir todo lo que piensan o hacen sus subordinados para
demostrarles que son ellos los que tienen el poder, la autoridad y el conocimiento
y que los demás son una manada de estúpidos.
Estos personajes no estimulan, desalientan. No encuentran en sus subalternos
nada que merezca resaltarse. Viven al acecho de lo malo, nunca de lo bueno. Se
sienten importantes sólo cuando abusan de su autoridad.

El poder no proviene de su personalidad sino del cargo que desempeñan. Carecen
de liderazgo. Se les acata porque no queda otro remedio. Son jefes impopulares.
Los resultados del área a su cargo se logran a pesar de ellos, no por ellos. En esta
categoría se inscriben más mujeres que hombres.

El hecho es que en las empresas, y en la vida diaria coexisten
personalidades saludables y enfermas.

¿Qué es una personalidad saludable? La que le permite a quien
la posee relacionarse fluidamente con el entorno. La que predispone a quienes lo
rodean en lugar de indisponerlos. La que hace que la vida transcurra
amablemente. La que permite alcanzar los propósitos como un asunto natural. La
que pareciera que el mundo entero se confabula a su favor. Una personalidad
saludable identifica a los ganadores.

¿Qué es una personalidad enferma? Todo lo contrario. La que le impide a quien la
posee relacionarse fluidamente con el entorno. La que vive a trompicones. La que
indispone en lugar de predisponer. La que hace que la vida sea una sucesión de
pequeñas y grandes tragedias. La que todo lo hace difícil. La que sólo permite
alcanzar propósitos con un esfuerzo descomunal.

La que pareciera que el mundo entero se confabula en su contra. Una
personalidad enferma o insana identifica a los perdedores.

Pero, ¿qué es la personalidad? La personalidad es como un miembro invisible del
ser humano, que crece y madura con el tiempo, desde que nace hasta los veinte
años, aproximadamente, según los expertos. Después de esa edad cesa la
transformación, el miembro invisible llega a su estado de madurez y cambia muy
poco en el resto de la vida.

La personalidad está constituida por los hábitos. Es la suma de hábitos ganadores
y perdedores. Estos hábitos se forman en los primeros años y acompañan a la
persona a lo largo de toda su existencia. Solamente se modifican levemente a
través de las crisis.

Si usted es un adulto hoy, dentro de cinco o diez años tendrá más o menos la
misma personalidad que tiene hoy, es decir, los mismos hábitos, excepto por la
forma como haya respondido frente a las crisis que le haya tocado afrontar.

¿De qué depende que uno desarrolle una personalidad saludable o insana?
Depende de dos factores: de la genética y de la biografía personal durante las dos
primeras décadas de existencia.
Los genes son como una marca de fábrica con los que uno nace y que lo
acompañan a lo largo de toda su existencia. Estos genes se moldean día a día,
para bien o para mal, con la forma como uno responde frente a los desafíos que le
plantea el entorno. Inicialmente con la respuesta que adopte frente a los
desafíos que le plantea su entorno familiar durante los primeros años de vida.

Uno nace sin hábitos. Con una personalidad meramente genética. Son los
avatares de la vida, en sus primeros años, los que le agregan los demás
ingredientes.

Por ejemplo: un hijo que crece en una familia desarticulada, marcada por la
violencia y el alcoholismo, puede responder frente a esos desafíos volviéndose
también violento y alcohólico no sólo por cuenta de sus genes sino porque fue eso
lo que vivió en su temprana edad. Aprende de lo que vive y lo reproduce en su
propio comportamiento.

Otro hijo, crecido en la misma familia, por el contrario, puede ser no violento y
abstemio porque no está dispuesto a repetir la lección que aprendió. Su
experiencia dolorosa en la familia le sirve para orientar su comportamiento en el
rumbo opuesto. Moldea sus genes en otra dirección.

En ambos casos los genes y los entornos son similares (aunque nunca idénticos),
violentos y alcohólicos, sin embargo la respuesta de un hijo es opuesta a la del
otro.

Pero puede suceder lo contrario. Un hijo crecido en una familia de apariencia
armónica y sana, donde las normas están a la orden del día, constituida por
padres de bien, ciudadanos honestos y queridos por su entorno, exitosos
profesionalmente, opta por volverse violento, alcohólico y delincuente.

¿Por qué lo hace? Quizás para expresar su rechazo a las normas que le
impusieron desde cuando era un pequeño indefenso. Normas que no escogió.
Que le obligaron a seguir contra su voluntad.

Más tarde, cuando tiene capacidad para oponerse, cuando su voz es finalmente
escuchada, cuando puede determinar libremente su conducta, se solaza
rompiendo los rígidos esquemas que lo aprisionan. Toma la decisión de ser libre a
cualquier precio, a veces transgrediendo las normas de la familia y de la sociedad.

Pero otro hijo de la misma familia puede comportarse como lo hicieron sus padres.
Aprende de lo que vive y se lo apropia para su comportamiento.

Su personalidad será parecida a la de sus padres, y se convertirá en el orgullo de
ellos. Tal vez este hijo tiene una personalidad más adaptable o sumisa, o
compatible con el modelo que le impuso su familia.
¿Qué es lo más probable? Lo más probable es que de una familia saludable
nazcan hijos saludables y que familias enfermas produzcan hijos enfermos.
Es lo más probable pero no lo seguro.

Los seres humanos necesitamos que nos quieran. Si carecemos de amor en la
primera infancia, nos acostumbramos a pensar que valemos poco. Construimos
una pobre imagen de nosotros mismos. Nuestro amor propio será bajo. Nos
pasaremos la vida buscando alguna forma de reconocimiento. Tendremos
Dificultades para amar y respetar a quienes nos rodean.

Si recibimos abundante amor en la primera infancia, nos acostumbramos a pensar
que valemos mucho. Construimos una imagen amable de nosotros mismos que
nos acompañará como una coraza a lo largo de nuestras vidas. Nuestro amor
propio será alto. Nos resultará fácil amar y respetar a los demás.

El amor propio, la autoestima son, al final de cuentas, la base de la salud mental.
Esta es una manera muy simple, no necesariamente incorrecta, de entender las
enfermedades mentales. Las personas con autoestima alta son saludables
mentalmente. Las que tienen baja autoestima, por carencia de amor, padecen,
seguramente, alguna forma de disfunción mental que debería ser tratada por un
profesional de la psiquis.

A manera de reflexión: “Dígame usted qué piensa de usted mismo, como se
percibe, qué tanto se quiere y yo le digo qué tan saludable es mentalmente. Y
le digo cómo percibe y qué tanto quiere a quienes lo rodean”




Bibliografía
      Hales, Robert E. (2009). Tratado de psiquiatría clínica. Quinta edición. Barcelona:
      Elsevier.
      López-Ibor Aliño, Juan J. & Valdés Miyar, Manuel (dir.) (2002). DSM-IV-TR.
      Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado.
      Barcelona: Editorial Masson.
      Sadock, Benjamin J. & Sadock, Virginia A. (2008). Kaplan & Sadock. Sinopsis de
      Psiquiatría Clínica. Décima edición. Cartoné. Lippincott Williams and Wilkins.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Trastornos delirantes
Trastornos delirantesTrastornos delirantes
Trastornos delirantes
Barbara Martinez
 
Narcisismo.
Narcisismo.Narcisismo.
Narcisismo.
NanielaAlejandra
 
Delirio
DelirioDelirio
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidadTrastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
Wendy Lesly
 
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
Maria Soledad V Martinez
 
Personalidades fotos histrionismo
Personalidades fotos histrionismoPersonalidades fotos histrionismo
Personalidades fotos histrionismo
Elizabeth Schoenfeldt
 
Psicopatías
PsicopatíasPsicopatías
Psiquiatría trastorno narcisista de la personalidad
Psiquiatría   trastorno narcisista de la personalidadPsiquiatría   trastorno narcisista de la personalidad
Psiquiatría trastorno narcisista de la personalidad
Darwin Quijano
 
Narcisismo individual y social
Narcisismo individual y socialNarcisismo individual y social
Narcisismo individual y social
yaneth1973
 
Trastornos de la Personalidad
Trastornos de la PersonalidadTrastornos de la Personalidad
Trastornos de la Personalidad
Yeraldine Burgos
 
Tpp
TppTpp
El delirio
El delirioEl delirio
TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
 TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
academiamartinsoria
 
Criterios Diagnósticos Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
Criterios Diagnósticos  Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)Criterios Diagnósticos  Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
Criterios Diagnósticos Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
Diego Cohen
 
trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
 trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1) trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
academiamartinsoria
 
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
jrbellidomainar
 
Trastornos de personalidad power point
Trastornos de personalidad power pointTrastornos de personalidad power point
Trastornos de personalidad power point
Gaston Silvestre
 
Diagnóstico de Problema
Diagnóstico de ProblemaDiagnóstico de Problema
Diagnóstico de Problema
Juan Hernandez
 
8. trastornos de la personalidad
8. trastornos de la personalidad8. trastornos de la personalidad
8. trastornos de la personalidad
safoelc
 
Trastorno narcisista de personalidad
Trastorno narcisista de personalidadTrastorno narcisista de personalidad
Trastorno narcisista de personalidad
Jose Tapias Martinez
 

La actualidad más candente (20)

Trastornos delirantes
Trastornos delirantesTrastornos delirantes
Trastornos delirantes
 
Narcisismo.
Narcisismo.Narcisismo.
Narcisismo.
 
Delirio
DelirioDelirio
Delirio
 
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidadTrastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
 
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD
 
Personalidades fotos histrionismo
Personalidades fotos histrionismoPersonalidades fotos histrionismo
Personalidades fotos histrionismo
 
Psicopatías
PsicopatíasPsicopatías
Psicopatías
 
Psiquiatría trastorno narcisista de la personalidad
Psiquiatría   trastorno narcisista de la personalidadPsiquiatría   trastorno narcisista de la personalidad
Psiquiatría trastorno narcisista de la personalidad
 
Narcisismo individual y social
Narcisismo individual y socialNarcisismo individual y social
Narcisismo individual y social
 
Trastornos de la Personalidad
Trastornos de la PersonalidadTrastornos de la Personalidad
Trastornos de la Personalidad
 
Tpp
TppTpp
Tpp
 
El delirio
El delirioEl delirio
El delirio
 
TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
 TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
TRASTORNOS DE PERSONALIDAD SU ORIGEN Y SOLUCIONES
 
Criterios Diagnósticos Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
Criterios Diagnósticos  Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)Criterios Diagnósticos  Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
Criterios Diagnósticos Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)
 
trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
 trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1) trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
trastornos-de-personalidad-causas-consecuencias-y-soluciones (1)
 
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
Terapia Ocupacional y trastorno de la Personalidad cluster b, narcisista [mod...
 
Trastornos de personalidad power point
Trastornos de personalidad power pointTrastornos de personalidad power point
Trastornos de personalidad power point
 
Diagnóstico de Problema
Diagnóstico de ProblemaDiagnóstico de Problema
Diagnóstico de Problema
 
8. trastornos de la personalidad
8. trastornos de la personalidad8. trastornos de la personalidad
8. trastornos de la personalidad
 
Trastorno narcisista de personalidad
Trastorno narcisista de personalidadTrastorno narcisista de personalidad
Trastorno narcisista de personalidad
 

Destacado

Juegos en línea
Juegos en líneaJuegos en línea
Juegos en línea
chikizak
 
Cpf aulas virtuales_insertar-objetos
Cpf aulas virtuales_insertar-objetosCpf aulas virtuales_insertar-objetos
Cpf aulas virtuales_insertar-objetos
NievesMaggioni
 
hndsuh
hndsuhhndsuh
hndsuh
saragm93
 
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
Almudena Grandal
 
Consolas de Videojuegos
Consolas de VideojuegosConsolas de Videojuegos
Consolas de Videojuegos
Catedra Udla
 
Idiomas.
Idiomas.Idiomas.
Idiomas.
Stefany Vargas
 
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
lenteakkoord
 
Iiinformatiicaa
IiinformatiicaaIiinformatiicaa
Iiinformatiicaa
123tami
 
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°CProyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
Alfredo López
 
Videojuegos
VideojuegosVideojuegos
Videojuegos
Angel Mtz
 
Ruth Moronatti Hernandez Rayos X
Ruth Moronatti Hernandez Rayos XRuth Moronatti Hernandez Rayos X
Ruth Moronatti Hernandez Rayos X
Alfredo López
 
MMORPG
MMORPGMMORPG
MMORPG
carlitacm
 
Crujientes de coco
Crujientes de cocoCrujientes de coco
Crujientes de coco
La Cocina De Adita
 
Capitan nemo
Capitan nemoCapitan nemo
Capitan nemo
Bárbara Arrieta
 
Propostes noupedreguer
Propostes noupedreguerPropostes noupedreguer
Propostes noupedreguer
Sergi Ferrús
 
Primeras consolas de Nintendo
Primeras consolas de NintendoPrimeras consolas de Nintendo
Primeras consolas de Nintendo
Rafael4bn11
 
32davidzambrano
32davidzambrano32davidzambrano
32davidzambrano
davideze
 
Naturaleza Muerta 0910
Naturaleza Muerta 0910Naturaleza Muerta 0910
Naturaleza Muerta 0910
FOTO I
 
How To Enable Meta Search Discription In Bloggers
How To Enable Meta Search Discription In BloggersHow To Enable Meta Search Discription In Bloggers
How To Enable Meta Search Discription In Bloggers
shakil khan
 

Destacado (20)

Juegos en línea
Juegos en líneaJuegos en línea
Juegos en línea
 
Cpf aulas virtuales_insertar-objetos
Cpf aulas virtuales_insertar-objetosCpf aulas virtuales_insertar-objetos
Cpf aulas virtuales_insertar-objetos
 
hndsuh
hndsuhhndsuh
hndsuh
 
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
3-PROFUNDIDAD DE CAMPO
 
Consolas de Videojuegos
Consolas de VideojuegosConsolas de Videojuegos
Consolas de Videojuegos
 
Idiomas.
Idiomas.Idiomas.
Idiomas.
 
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
Presentatie Lente-akkoord Ypenburg Dura Vermeer 22 Apr 2008
 
Iiinformatiicaa
IiinformatiicaaIiinformatiicaa
Iiinformatiicaa
 
Presen1
Presen1Presen1
Presen1
 
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°CProyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
Proyecto De Ciencias Karin And Carmen 2°C
 
Videojuegos
VideojuegosVideojuegos
Videojuegos
 
Ruth Moronatti Hernandez Rayos X
Ruth Moronatti Hernandez Rayos XRuth Moronatti Hernandez Rayos X
Ruth Moronatti Hernandez Rayos X
 
MMORPG
MMORPGMMORPG
MMORPG
 
Crujientes de coco
Crujientes de cocoCrujientes de coco
Crujientes de coco
 
Capitan nemo
Capitan nemoCapitan nemo
Capitan nemo
 
Propostes noupedreguer
Propostes noupedreguerPropostes noupedreguer
Propostes noupedreguer
 
Primeras consolas de Nintendo
Primeras consolas de NintendoPrimeras consolas de Nintendo
Primeras consolas de Nintendo
 
32davidzambrano
32davidzambrano32davidzambrano
32davidzambrano
 
Naturaleza Muerta 0910
Naturaleza Muerta 0910Naturaleza Muerta 0910
Naturaleza Muerta 0910
 
How To Enable Meta Search Discription In Bloggers
How To Enable Meta Search Discription In BloggersHow To Enable Meta Search Discription In Bloggers
How To Enable Meta Search Discription In Bloggers
 

Similar a La salud mental en las empresas

Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminarioTrastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
JosBurgos12
 
enfermedades mentales
enfermedades mentales enfermedades mentales
enfermedades mentales
Madly Aracelly
 
Enfermedades mentales
Enfermedades mentales Enfermedades mentales
Enfermedades mentales
Teresa Pérez Disla
 
Trastornos de personalidad
Trastornos de personalidadTrastornos de personalidad
Trastornos de personalidad
Adán Domínguez Cervantes
 
Trastorno de personalidad
Trastorno de personalidadTrastorno de personalidad
Trastorno de personalidad
Pharmed Solutions Institute
 
Psicopatología
PsicopatologíaPsicopatología
Psicopatología
Gemma Sanchez Carrero
 
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
UDMAFyC SECTOR ZARAGOZA II
 
Personalidades multiples
Personalidades multiplesPersonalidades multiples
Personalidades multiples
Yulibeth Diaz
 
Trastorno de la personalidad por evitación (1)
Trastorno de la personalidad por  evitación (1)Trastorno de la personalidad por  evitación (1)
Trastorno de la personalidad por evitación (1)
Cami Vanegas Florez
 
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
Kristal Lopezz
 
Personas toxicas
Personas toxicasPersonas toxicas
Personas toxicas
fefvfe
 
Monografia tanstornos-de-la-personalidad
Monografia tanstornos-de-la-personalidadMonografia tanstornos-de-la-personalidad
Monografia tanstornos-de-la-personalidad
unsaac
 
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidadTrastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
Marco Galvez
 
3 PS.pdf
3 PS.pdf3 PS.pdf
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breveTranstorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
Luis Gutierrez Martinez
 
Trastornos mentales
Trastornos mentalesTrastornos mentales
Trastornos mentales
brandonalexis12334566
 
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.docTRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
DiegoCamacho390051
 
Psicopatía
Psicopatía Psicopatía
Psicopatía
Carolina Evaristo
 
Celotipia
CelotipiaCelotipia
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
Jezzy García
 

Similar a La salud mental en las empresas (20)

Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminarioTrastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
Trastorno de la personalida en la conducta delictiva seminario
 
enfermedades mentales
enfermedades mentales enfermedades mentales
enfermedades mentales
 
Enfermedades mentales
Enfermedades mentales Enfermedades mentales
Enfermedades mentales
 
Trastornos de personalidad
Trastornos de personalidadTrastornos de personalidad
Trastornos de personalidad
 
Trastorno de personalidad
Trastorno de personalidadTrastorno de personalidad
Trastorno de personalidad
 
Psicopatología
PsicopatologíaPsicopatología
Psicopatología
 
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
(2016 10-05)trastornospsiquiátricos
 
Personalidades multiples
Personalidades multiplesPersonalidades multiples
Personalidades multiples
 
Trastorno de la personalidad por evitación (1)
Trastorno de la personalidad por  evitación (1)Trastorno de la personalidad por  evitación (1)
Trastorno de la personalidad por evitación (1)
 
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
Trastornos mentales extraños capgras,diogenes,cotard entre otros.
 
Personas toxicas
Personas toxicasPersonas toxicas
Personas toxicas
 
Monografia tanstornos-de-la-personalidad
Monografia tanstornos-de-la-personalidadMonografia tanstornos-de-la-personalidad
Monografia tanstornos-de-la-personalidad
 
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidadTrastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
 
3 PS.pdf
3 PS.pdf3 PS.pdf
3 PS.pdf
 
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breveTranstorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
Transtorno de ideas delirantes y Transtorno psicotico breve
 
Trastornos mentales
Trastornos mentalesTrastornos mentales
Trastornos mentales
 
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.docTRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.doc
 
Psicopatía
Psicopatía Psicopatía
Psicopatía
 
Celotipia
CelotipiaCelotipia
Celotipia
 
Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad Trastornos de la personalidad
Trastornos de la personalidad
 

Más de Ivis Garcis Mor

Enfoque proactivo en los adolescentes
Enfoque proactivo en los adolescentesEnfoque proactivo en los adolescentes
Enfoque proactivo en los adolescentes
Ivis Garcis Mor
 
Diagnostico situacional segunda parte
Diagnostico situacional segunda parteDiagnostico situacional segunda parte
Diagnostico situacional segunda parte
Ivis Garcis Mor
 
Presentacion del proyecto de investigacion
Presentacion del  proyecto de investigacionPresentacion del  proyecto de investigacion
Presentacion del proyecto de investigacion
Ivis Garcis Mor
 
Presentacion del proyecto de investigacion
Presentacion del  proyecto de investigacionPresentacion del  proyecto de investigacion
Presentacion del proyecto de investigacion
Ivis Garcis Mor
 
Grafica de intervalos
Grafica de intervalosGrafica de intervalos
Grafica de intervalos
Ivis Garcis Mor
 
Presentacion grafi ca de intervalo
Presentacion grafi ca de intervaloPresentacion grafi ca de intervalo
Presentacion grafi ca de intervalo
Ivis Garcis Mor
 
Seguridad organizacional
Seguridad organizacionalSeguridad organizacional
Seguridad organizacional
Ivis Garcis Mor
 
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminenteEl riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
Ivis Garcis Mor
 
Diagrama de gantt
Diagrama de ganttDiagrama de gantt
Diagrama de gantt
Ivis Garcis Mor
 
Diagrama de gantt
Diagrama de ganttDiagrama de gantt
Diagrama de gantt
Ivis Garcis Mor
 
Apuntes de estadistica
Apuntes de estadisticaApuntes de estadistica
Apuntes de estadistica
Ivis Garcis Mor
 
Matriz de resultados
Matriz de resultadosMatriz de resultados
Matriz de resultados
Ivis Garcis Mor
 
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultez
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultezTraumas infantiles que hacen erupción en la adultez
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultez
Ivis Garcis Mor
 
Salud mental en las organizaciones
Salud mental en las organizacionesSalud mental en las organizaciones
Salud mental en las organizaciones
Ivis Garcis Mor
 
Tenemos en realidad una salud mental sana
Tenemos en realidad una salud mental sanaTenemos en realidad una salud mental sana
Tenemos en realidad una salud mental sana
Ivis Garcis Mor
 
La violencia psicológica
La violencia psicológicaLa violencia psicológica
La violencia psicológica
Ivis Garcis Mor
 
La salud mental en las empresas
La salud mental en las empresasLa salud mental en las empresas
La salud mental en las empresas
Ivis Garcis Mor
 
Productividad y competitividad empresarial
Productividad y competitividad empresarialProductividad y competitividad empresarial
Productividad y competitividad empresarial
Ivis Garcis Mor
 
Teoria de la administracion
Teoria de la administracionTeoria de la administracion
Teoria de la administracion
Ivis Garcis Mor
 
Ensayo la administración de los recursos humanos
Ensayo  la administración de los recursos humanosEnsayo  la administración de los recursos humanos
Ensayo la administración de los recursos humanos
Ivis Garcis Mor
 

Más de Ivis Garcis Mor (20)

Enfoque proactivo en los adolescentes
Enfoque proactivo en los adolescentesEnfoque proactivo en los adolescentes
Enfoque proactivo en los adolescentes
 
Diagnostico situacional segunda parte
Diagnostico situacional segunda parteDiagnostico situacional segunda parte
Diagnostico situacional segunda parte
 
Presentacion del proyecto de investigacion
Presentacion del  proyecto de investigacionPresentacion del  proyecto de investigacion
Presentacion del proyecto de investigacion
 
Presentacion del proyecto de investigacion
Presentacion del  proyecto de investigacionPresentacion del  proyecto de investigacion
Presentacion del proyecto de investigacion
 
Grafica de intervalos
Grafica de intervalosGrafica de intervalos
Grafica de intervalos
 
Presentacion grafi ca de intervalo
Presentacion grafi ca de intervaloPresentacion grafi ca de intervalo
Presentacion grafi ca de intervalo
 
Seguridad organizacional
Seguridad organizacionalSeguridad organizacional
Seguridad organizacional
 
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminenteEl riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
El riesgo psicosocial en el trabajo una realidad eminente
 
Diagrama de gantt
Diagrama de ganttDiagrama de gantt
Diagrama de gantt
 
Diagrama de gantt
Diagrama de ganttDiagrama de gantt
Diagrama de gantt
 
Apuntes de estadistica
Apuntes de estadisticaApuntes de estadistica
Apuntes de estadistica
 
Matriz de resultados
Matriz de resultadosMatriz de resultados
Matriz de resultados
 
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultez
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultezTraumas infantiles que hacen erupción en la adultez
Traumas infantiles que hacen erupción en la adultez
 
Salud mental en las organizaciones
Salud mental en las organizacionesSalud mental en las organizaciones
Salud mental en las organizaciones
 
Tenemos en realidad una salud mental sana
Tenemos en realidad una salud mental sanaTenemos en realidad una salud mental sana
Tenemos en realidad una salud mental sana
 
La violencia psicológica
La violencia psicológicaLa violencia psicológica
La violencia psicológica
 
La salud mental en las empresas
La salud mental en las empresasLa salud mental en las empresas
La salud mental en las empresas
 
Productividad y competitividad empresarial
Productividad y competitividad empresarialProductividad y competitividad empresarial
Productividad y competitividad empresarial
 
Teoria de la administracion
Teoria de la administracionTeoria de la administracion
Teoria de la administracion
 
Ensayo la administración de los recursos humanos
Ensayo  la administración de los recursos humanosEnsayo  la administración de los recursos humanos
Ensayo la administración de los recursos humanos
 

La salud mental en las empresas

  • 1. LA SALUD MENTAL EN LAS EMPRESAS “Identifica que jefe o compañeros tienes” Alguna parte del cuerpo nos funciona con dificultades. Otro tanto sucede con nuestra mente. Uno supone que sus compañeros de trabajo, su familia, sus gobernantes, sus amigos y uno mismo disfrutan de salud mental y física. Pero esta suposición es equivocada muchas veces, por no decir casi siempre. A la mayoría de los adultos nos acosan achaques físicos y mentales. Alguna parte del cuerpo nos funciona con dificultades, y otro tanto sucede con nuestras mentes. No ocultamos las enfermedades del cuerpo. A veces hasta hacemos alarde de ellas. Pero disimulamos hasta donde es posible, las de la mente, porque las consideramos vergonzantes o porque no sabemos que las padecemos. Por otro lado, sabemos mucho más de la fisiología que de la psiquis. De ahí que se conozcan menos curas para las enfermedades de la mente que para las del cuerpo. Tanto las enfermedades del cuerpo que padecen los trabajadores, como las de la mente, impactan negativamente los resultados económicos de las empresas. Pero este impacto no lo registran por ningún lado los estados financieros. ¿Cuáles enfermedades de los trabajadores causan más daño económico a las empresas, las del cuerpo o las de la mente? Ambas, pero a las segundas no se les aplica tratamiento, a menos que se vuelvan insoportables o francamente críticas. A quien padece un cáncer, por poner un ejemplo doloroso, se le practica una cirugía y se le somete a un tratamiento de quimioterapia. Si es del caso se le prescribe una incapacidad prolongada o se le pensiona anticipadamente. Pero cuando alguien padece un trastorno psíquico no sabemos qué camino coger. A veces ni siquiera creemos que la persona está enferma. Decimos que es caprichosa, malcriada, pendenciera, fundamentalista, malgeniada, gritona, intolerante, testaruda, ciclotímica, respondona, abusiva, ventajosa, ladrona…
  • 2. Un enfermo mental no está en capacidad de auto diagnosticarse No me detengo tampoco en otras patologías mentales, como las adicciones. ¿Adicciones a qué? Al licor, al cigarrillo, al juego, a comprar, al trabajo, al sexo, al ejercicio físico, al orden, a los fetiches, a lo místico… Ni me detengo en los envidiosos, en los bipolares, en los tímidos (cuya misión en la vida parece ser la invisibilidad), ni en los avaros, ni en sus contrarios, los despilfarradores incontrolables. Se subestiman o se desestiman las enfermedades mentales en las empresas Todas estas patologías mentales las vemos como algo molesto, insoportable si se quiere, pero natural. No consideramos enfermizos estos comportamientos. No caemos en cuenta de que dañan el ambiente de trabajo y por lo tanto deterioran los resultados de la organización. Son los huecos que harán zozobrar el barco, más temprano que tarde. Como son tantos los compañeros que presentan estas disfunciones, terminamos creyendo que su comportamiento es normal. Es posible que alguien que trabaje o viva con usted padezca algún grado de Esquizofrenia. Por otro lado, un enfermo mental no está en capacidad de auto diagnosticarse y no busca ayuda por iniciativa propia. De ahí que estos trastornos acompañen a los enfermos a lo largo de toda su existencia sin que nadie, ni el enfermo ni quienes lo rodean, hagan algo por aliviarlos. Se subestiman o se desestiman las enfermedades mentales en las empresas, por lo tanto, no se hace mucho por aliviarlas. Es posible que alguien que trabaja al lado suyo, un subordinado, un jefe o un compañero, padezca algún grado de esquizofrenia. ¿Cómo saberlo? Algunas pistas son que El esquizofrénico está convencido de que tiene sobre sus hombros la misión de salvar al mundo (o al continente o a la empresa donde trabaja). Su convicción es sincera. El esquizofrénico y su misión son una misma cosa. Entre ésta y la persona no existen fronteras. La misión es él. Él es la misión. Cuando un esquizofrénico comprueba que no es capaz de cumplir su misión de salvador, lo cual sucede siempre, puede optar por dos caminos: asume el papel de víctima o convierte en enemigos personales a quienes no están de acuerdo con
  • 3. sus designios. El esquizofrénico se siente inocente primero y perseguido después. Los culpables de que su misión fracase son otros, nunca él. En la tercera fase de la enfermedad el esquizofrénico se vuelve violento. Está dispuesto a acabar con sus enemigos. Se siente autorizado para hacerlo porque piensa sinceramente que ha recibido de la vida un encargo impostergable y que nadie puede oponerse a que lo lleve a cabo. Típicamente, el esquizofrénico utiliza un lenguaje limitado cargado de palabras de contenido fuerte que las repite una y otra vez, de manera obsesiva Su violencia la ejerce de diferentes maneras: con un discurso virulento y descalificador; abusando de su autoridad, cuando es jefe; utilizando recursos jurídicos, cuando sabe cómo hacerlo; o con una pistola, cuando los demás recursos le han fallado, dependiendo de la profundidad a la que haya llegado su Esquizofrenia. Típicamente, el esquizofrénico utiliza un lenguaje limitado. Escoge palabras de contenido fuerte para impresionar con su discurso, y las repite una y otra vez, de manera obsesiva. Al leer la descripción simplificada del comportamiento de un esquizofrénico, nos lleva el pensamiento al presidente de Venezuela, a Hitler o en el extinto “Tirofijo”. Otro estará pensando en su jefe. Pero nadie piensa en sí mismo. Cuando el enfermo de esquizofrenia es el gerente, el futuro de la empresa es Incierto. Un esquizofrénico atrae a otros esquizofrénicos. Contrae nupcias con otro esquizofrénico. Constituyen sociedades entre ellos. Crean alianzas profesionales. Procrean hijos, algunos de los cuales nacen predispuestos genéticamente a padecer la enfermedad (si uno de los padres es esquizofrénico, los hijos tienen una probabilidad del 12% de sufrir el trastorno. Si ambos lo son, la probabilidad asciende al 39%). Lo más probable es que algún compañero suyo sea paranoico Se vuelve difícil convivir con los esquizofrénicos en las empresas. Su presencia contamina los grupos de trabajo. Se convierten en una carga dañina y difícil de sobrellevar. Tienen mala energía, dicen sus compañeros. Pero cuando el enfermo de esquizofrenia es el gerente, el futuro de la empresa es incierto, para decirlo de una manera generosa. Un paranoico se identifica porque en su mente construye ideas delirantes que nada tienen que ver con lo que sucede en la vida real. Está desadaptado de la
  • 4. realidad. Hay una fisura o una desconexión entre su mente y el mundo exterior. El enfermo está totalmente seguro de sus creencias y no se le puede convencer de lo contrario mediante el razonamiento lógico El paranoico padece delirios de grandeza . Una forma de paranoia la padecen quienes creen que poseen capacidades o habilidades excepcionales para determinada actividad, cuando en realidad son personas promedio. En este caso se dice que el paranoico padece delirio de grandeza. Las personas que padecen delirio de grandeza son muy sensibles al fracaso y a la crítica. Esperan ser admiradas por todos sus actos. Con frecuencia sospechan que otros las envidian. Esperan que sus necesidades sean satisfechas de inmediato. Si esto no sucede, se vuelven agresivas, arrogantes o mezquinas. Una forma de delirio de grandeza la padecen aquellos paranoides a quienes podemos clasificar como seductores impertinentes. Su idea delirante consiste en creer que poseen habilidades infalibles para enamorar a cualquier persona de género opuesto que se atraviese en su camino. Esta manía la padecen con mayor frecuencia los hombres. Como jefes, estos enfermos se convierten fácilmente en acosadores. Otros paranoicos se inventan enfermedades para llamar la atención. Necesitan que los compadezcan porque padecen alguna dolencia física o emocional. Técnicamente se denominan hipocondríacos y abundan por todas partes. Les encanta asumir el papel de víctimas. La mitomanía también es una forma de paranoia También padecen paranoia quienes interpretan como hostiles o malévolas actuaciones francamente triviales, inocentes o inclusopositivas de otras personas. Creen que hay cámaras y micrófonos que los vigilan. Piensan que todo el mundo está pendiente de ellos para hacerles daño. Pueden incluir en sus delirios a sus vecinos, a sus colegas, a su cónyuge, a sus hijos o a sus subordinados. Estas suspicacias las conducen a adoptar conductas agresivas contra quienes suponen que los persiguen o los hostigan. En la paranoia caben también los celosos compulsivos. Cuando estos enfermos ocupan cargos directivos llegan a extremos como grabar las conversaciones de los trabajadores o fisgonearlos detrás de las puertas. Seleccionan entre al personal a otros paranoicos para que les suministren información. Ven enemigos por todas partes. Prescinden de subordinados cuando tienen la mínima sospecha de que pueden quitarles el puesto o que han hecho comentarios en contra suyo. Exaltan la lealtad.
  • 5. Contratan sólo subordinados mediocres, a quienes pueden someter fácilmente. Los ejecutivos paranoicos son fácilmente manipulables por los subordinados que se aprovechan de su enfermedad para indisponerlos contra otros y en su favor. En la paranoia caben también los celosos compulsivos. Estos paranoicos imaginan que van a perder a su ser amado con cualquiera que aparezca por ahí. Es una disfunción muy frecuente y dañina. Los celos aparecen también en relaciones de amistad y laborales, no exclusivamente en relaciones amatorias. La mitomanía es también una forma de paranoia. El mitómano se inventa historias, se las cree a pie juntillas y espera que los demás se las crean también. Vive en un mundo de fantasía. Con tal de impresionar a sus interlocutores, dice lo primero que le pasa por su mente. Rápidamente se hace a la reputación de mentiroso. Es, por esta razón, una disfunción muy fácil de identificar. En mitomanía revertida, aquí las personas relatan todo el tiempo historias en las cuales salen perdiendo. Algo negativo les sucede siempre. Perdieron el celular, su hijo tuvo un accidente, el vehículo no les funciona, se le entraron los ladrones a la casa, los abandonó su vigésima pareja, los persiguen penalmente, les embargaron el sueldo. Algo grave les acaba de ocurrir siempre o estuvieron a punto de que les ocurriera. Su idea delirante consiste en asumir el papel de víctimas para recibir compasión. Viven a merced de los demás. De ellos usted recibirá por Internet correos que previenen contra un nuevo virus que destruirá en segundos el disco duro de su computador, prevenciones contra técnicas de atracos recién descubiertas por la policía y contra unos contaminadores del sida que recorren las calles de la ciudad pinchando las nalgas de las niñas, los peligros de consumir bebidas negras, las prevenciones contra los terremotos, en fin, de todas las amenazas que es posible imaginar. Para estos paranoicos, la vida está llena de riesgos de los cuales hay que cuidarse. A ellos les consta y por eso asumen la responsabilidad de alertarnos. Debemos agradecérselo. ¿Qué haríamos sin ellos? O tal vez usted habrá tenido que soportar a quienes padecen una clase de disfunción mental muy corriente: los abusadores de la autoridad y del poder. Son los monarcas. Los emperadores. Los capataces. Los tiranos. Jefes que se empecinan en controvertir todo lo que piensan o hacen sus subordinados para demostrarles que son ellos los que tienen el poder, la autoridad y el conocimiento y que los demás son una manada de estúpidos.
  • 6. Estos personajes no estimulan, desalientan. No encuentran en sus subalternos nada que merezca resaltarse. Viven al acecho de lo malo, nunca de lo bueno. Se sienten importantes sólo cuando abusan de su autoridad. El poder no proviene de su personalidad sino del cargo que desempeñan. Carecen de liderazgo. Se les acata porque no queda otro remedio. Son jefes impopulares. Los resultados del área a su cargo se logran a pesar de ellos, no por ellos. En esta categoría se inscriben más mujeres que hombres. El hecho es que en las empresas, y en la vida diaria coexisten personalidades saludables y enfermas. ¿Qué es una personalidad saludable? La que le permite a quien la posee relacionarse fluidamente con el entorno. La que predispone a quienes lo rodean en lugar de indisponerlos. La que hace que la vida transcurra amablemente. La que permite alcanzar los propósitos como un asunto natural. La que pareciera que el mundo entero se confabula a su favor. Una personalidad saludable identifica a los ganadores. ¿Qué es una personalidad enferma? Todo lo contrario. La que le impide a quien la posee relacionarse fluidamente con el entorno. La que vive a trompicones. La que indispone en lugar de predisponer. La que hace que la vida sea una sucesión de pequeñas y grandes tragedias. La que todo lo hace difícil. La que sólo permite alcanzar propósitos con un esfuerzo descomunal. La que pareciera que el mundo entero se confabula en su contra. Una personalidad enferma o insana identifica a los perdedores. Pero, ¿qué es la personalidad? La personalidad es como un miembro invisible del ser humano, que crece y madura con el tiempo, desde que nace hasta los veinte años, aproximadamente, según los expertos. Después de esa edad cesa la transformación, el miembro invisible llega a su estado de madurez y cambia muy poco en el resto de la vida. La personalidad está constituida por los hábitos. Es la suma de hábitos ganadores y perdedores. Estos hábitos se forman en los primeros años y acompañan a la persona a lo largo de toda su existencia. Solamente se modifican levemente a través de las crisis. Si usted es un adulto hoy, dentro de cinco o diez años tendrá más o menos la misma personalidad que tiene hoy, es decir, los mismos hábitos, excepto por la forma como haya respondido frente a las crisis que le haya tocado afrontar. ¿De qué depende que uno desarrolle una personalidad saludable o insana? Depende de dos factores: de la genética y de la biografía personal durante las dos primeras décadas de existencia.
  • 7. Los genes son como una marca de fábrica con los que uno nace y que lo acompañan a lo largo de toda su existencia. Estos genes se moldean día a día, para bien o para mal, con la forma como uno responde frente a los desafíos que le plantea el entorno. Inicialmente con la respuesta que adopte frente a los desafíos que le plantea su entorno familiar durante los primeros años de vida. Uno nace sin hábitos. Con una personalidad meramente genética. Son los avatares de la vida, en sus primeros años, los que le agregan los demás ingredientes. Por ejemplo: un hijo que crece en una familia desarticulada, marcada por la violencia y el alcoholismo, puede responder frente a esos desafíos volviéndose también violento y alcohólico no sólo por cuenta de sus genes sino porque fue eso lo que vivió en su temprana edad. Aprende de lo que vive y lo reproduce en su propio comportamiento. Otro hijo, crecido en la misma familia, por el contrario, puede ser no violento y abstemio porque no está dispuesto a repetir la lección que aprendió. Su experiencia dolorosa en la familia le sirve para orientar su comportamiento en el rumbo opuesto. Moldea sus genes en otra dirección. En ambos casos los genes y los entornos son similares (aunque nunca idénticos), violentos y alcohólicos, sin embargo la respuesta de un hijo es opuesta a la del otro. Pero puede suceder lo contrario. Un hijo crecido en una familia de apariencia armónica y sana, donde las normas están a la orden del día, constituida por padres de bien, ciudadanos honestos y queridos por su entorno, exitosos profesionalmente, opta por volverse violento, alcohólico y delincuente. ¿Por qué lo hace? Quizás para expresar su rechazo a las normas que le impusieron desde cuando era un pequeño indefenso. Normas que no escogió. Que le obligaron a seguir contra su voluntad. Más tarde, cuando tiene capacidad para oponerse, cuando su voz es finalmente escuchada, cuando puede determinar libremente su conducta, se solaza rompiendo los rígidos esquemas que lo aprisionan. Toma la decisión de ser libre a cualquier precio, a veces transgrediendo las normas de la familia y de la sociedad. Pero otro hijo de la misma familia puede comportarse como lo hicieron sus padres. Aprende de lo que vive y se lo apropia para su comportamiento. Su personalidad será parecida a la de sus padres, y se convertirá en el orgullo de ellos. Tal vez este hijo tiene una personalidad más adaptable o sumisa, o compatible con el modelo que le impuso su familia.
  • 8. ¿Qué es lo más probable? Lo más probable es que de una familia saludable nazcan hijos saludables y que familias enfermas produzcan hijos enfermos. Es lo más probable pero no lo seguro. Los seres humanos necesitamos que nos quieran. Si carecemos de amor en la primera infancia, nos acostumbramos a pensar que valemos poco. Construimos una pobre imagen de nosotros mismos. Nuestro amor propio será bajo. Nos pasaremos la vida buscando alguna forma de reconocimiento. Tendremos Dificultades para amar y respetar a quienes nos rodean. Si recibimos abundante amor en la primera infancia, nos acostumbramos a pensar que valemos mucho. Construimos una imagen amable de nosotros mismos que nos acompañará como una coraza a lo largo de nuestras vidas. Nuestro amor propio será alto. Nos resultará fácil amar y respetar a los demás. El amor propio, la autoestima son, al final de cuentas, la base de la salud mental. Esta es una manera muy simple, no necesariamente incorrecta, de entender las enfermedades mentales. Las personas con autoestima alta son saludables mentalmente. Las que tienen baja autoestima, por carencia de amor, padecen, seguramente, alguna forma de disfunción mental que debería ser tratada por un profesional de la psiquis. A manera de reflexión: “Dígame usted qué piensa de usted mismo, como se percibe, qué tanto se quiere y yo le digo qué tan saludable es mentalmente. Y le digo cómo percibe y qué tanto quiere a quienes lo rodean” Bibliografía Hales, Robert E. (2009). Tratado de psiquiatría clínica. Quinta edición. Barcelona: Elsevier. López-Ibor Aliño, Juan J. & Valdés Miyar, Manuel (dir.) (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Editorial Masson. Sadock, Benjamin J. & Sadock, Virginia A. (2008). Kaplan & Sadock. Sinopsis de Psiquiatría Clínica. Décima edición. Cartoné. Lippincott Williams and Wilkins.