El “conflicto estudiantil” chileno   Análisis ideológico e intelección estratégica 1                 Por Alexis López Tapi...
IntroducciónSe me ha solicitado realizar un análisis del llamado “conflicto estudiantil chileno”, verificando susfundament...
1.- El llamado “movimiento estudiantil”: brevísima síntesis historiográfica.Hay quienes han propuesto retrotraer el actual...
2.- Análisis IdeológicoQue “los jóvenes son revolucionarios por naturaleza”, y que “los estudiantes son revolucionarios po...
Dicho lo anterior, revisemos el devenir de la situación actual en el llamado “conflicto estudiantil”.La pregunta fundament...
En ambos casos, lo fundamental es que son tesis nacidas a partir de una derrota, y esto dice mucho más desus postulados qu...
g) Los valores y antivalores son un instrumento de lucha: Si la base del poder es la producción de       saber, toda forma...
Incluso llega a resultar curioso –para no decir derechamente “sospechoso”-, que habiendo tantas y tanvariadas señales que ...
3.- Metodología de lucha:Habiendo establecido los fundamentos ideológicos que determinan las acciones del “MovimientoEstud...
Es en este preciso sentido, donde la analogía del conflicto con un partido de “Go” toma su mayor     relevancia, dado que ...
Allí donde falla o se debilita el sentido establecido de las cosas, surgen las fracturas o “esquizes”,     que son las que...
AV: “Debe tener una incidencia académica obligatoriamente, porque hoy tenemos una educación     que, a nuestro juicio, est...
Para la formación de una TAZ, Bey argumenta que la información se convierte en una herramienta      clave para escabullirs...
Por estos y otros motivos, durante la “década muerta” casi no hubo movilizaciones estudiantiles, yla FESES fue progresivam...
Pese a ello, la movilización consiguió rebajar el valor del pase de $3.500 a 2.500 pesos.Los estudiantes tenían dos petici...
Una iniciativa más radical fue la de un estudiante de mecánica de la Universidad Técnica Federico       Santa María que in...
Así fue como el movimiento además agitó demandas relacionadas con la vida cotidiana y la vivencia     corporal en las escu...
No debiera llamar la atención, entonces, que estos colectivos ejercían el liderazgo y poder de facto        en los liceos,...
a) Respecto de la comprensión del conflicto: donde el Estado NO comprende la naturaleza ni el       sentido de aquello por...
Sobre estas bases, en 1924 se creó en Alemania el “Instituto para el Nuevo Marxismo”, que a través de lacrítica al marxism...
4.- La Aplicación del Deconstruccionismo en Chile: El Gobierno contra elEstado. 31Desde el llamado “Retorno a la Democraci...
Y ello afecta directamente las demandas de sectores indígenas “moderados”, que en la práctica estánpidiendo legítimamente ...
Todo esto, en un país que sociológicamente se ha caracterizado por el Machismo, es decir, precisamentepor la formación del...
Por otra parte, como resultado directo de las políticas aplicadas por los regímenes militares propiciados porEE.UU. durant...
Finalmente, cabe señalar que la llegada al poder de Michelle Bachelet fue directamente propiciada por suactuación como Min...
Finalmente, reincidiendo una vez más, en 2002 FONDART financió una “obra de Teatro” que ridiculizabanuevamente a Arturo Pr...
Si usted necesita de un opinólogo para saber que todas esas opiniones carecen por completo de cualquierrelevancia, entonce...
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
El conflicto estudiantil chileno
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El conflicto estudiantil chileno

1.091 visualizaciones

Publicado el

Se me ha solicitado realizar un análisis del llamado “conflicto estudiantil chileno”, verificando sus fundamentos ideológicos, y aplicando un sistema que permita comprender sus acciones, proyección y trascendencia.
Para ello, me baso en el “Método de Intelección Estratégica”, definido por el profesor Luis Heinecke Scott, aplicando dicha metodología para situar al llamado “movimiento estudiantil”, dentro del “proceso metafísico de occidente” 2, y con mayor precisión, dentro de las transformaciones de sentido, propias del llamado postmodernismo, y su aplicación en Chile.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.091
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
44
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El conflicto estudiantil chileno

  1. 1. El “conflicto estudiantil” chileno Análisis ideológico e intelección estratégica 1 Por Alexis López Tapia 1
  2. 2. IntroducciónSe me ha solicitado realizar un análisis del llamado “conflicto estudiantil chileno”, verificando susfundamentos ideológicos, y aplicando un sistema que permita comprender sus acciones, proyección ytrascendencia.Para ello, me baso en el “Método de Intelección Estratégica”, definido por el profesor Luis Heinecke Scott,aplicando dicha metodología para situar al llamado “movimiento estudiantil”, dentro del “proceso metafísico 2de occidente” , y con mayor precisión, dentro de las transformaciones de sentido, propias del llamadopostmodernismo, y su aplicación en Chile.Ya aquí cabe señalar que este análisis no tiene por objeto realizar juicios de valor –incluso cuando los haya-,sobre el “movimiento estudiantil” en sí, ni tampoco respecto a sus objetivos explícitos o implícitos, toda vezque, en este marco, dichos juicios carecen precisamente de valor, aunque quizá haya quienes puedanencontrar utilidad en los mismos, ya sea para reforzar o controvertir sus personales creencias.Adicionalmente, salvo excepciones contadas, se nos excusará no indicar necesariamente todas las citas oautores aludidos, toda vez que este trabajo no cae en el ámbito académico ni tiene por lectores finales amiembros de dicho medio, sino que constituye –fundamentalmente- un texto de carácter Político, en elsentido más amplio del término.Finalmente, también cabe señalar ya aquí, que la principal responsabilidad por el llamado “conflictoestudiantil” recae en el Estado de Chile, y de allí, directamente en el sistema de Partidos Políticos, yparticularmente, en los propios actores políticos, que gobiernan dicho Estado.Por lo anterior, independientemente de las estrategias generadas por el análisis, y particularmente del usoque de las mismas pueda o no hacerse, deseo dejar claramente establecido que carezco de todo interés enapoyar al gobierno de turno, el que -a mi juicio-, carece de toda legitimidad ética para cuestionar losfundamentos de un conflicto cuyas políticas hasta ahora, han contribuido substancialmente a promover,sostener e incrementar.Por el contrario, mi única preocupación estriba en considerar las potencialmente nefastas consecuenciasque derivan de la fundamentalmente errónea política del Estado respecto de dicho conflicto, la que depersistir, pone en serio riesgo a la propia Nación de la que formo parte, que es mi único interés y norte pararealizar este trabajo. Las Vertientes, Noviembre de 2011 2
  3. 3. 1.- El llamado “movimiento estudiantil”: brevísima síntesis historiográfica.Hay quienes han propuesto retrotraer el actual conflicto estudiantil a contar de las movilizaciones que en suépoca –básicamente contra el régimen militar-, encabezaron los estudiantes secundarios a partir de 1984,con las primeras protestas masivas contra el proceso de Municipalización de la educación pública, y de los 3estudiantes Universitarios, contra algunos rectores designados .Sin embargo, en términos estrictos, dicho proceso no fue más que la continuación ideológica del llamado“movimiento de reforma universitaria”, que -desde mediados de los ’60- se produjo en las ochouniversidades que entonces componían el sistema universitario chileno.A su vez, el “movimiento de reforma universitaria”, fue la expresión local de un fenómeno más amplio –hoyse diría “global”-, que tuvo sus principales hitos internacionales en el llamado “Mayo del ‘68” en Francia,donde miles de jóvenes marcharon con las banderas negras del anarquismo, fotos del che Guevara yconsignas como “la imaginación al poder” o “seamos realistas, pidamos lo imposible”, enfrentándoseviolentamente con la policía en las calles durante varios días.En Italia, las protestas estudiantiles se confundieron, ampararon y coligaron, con la emergencia de grupossubversivos como las “Brigadas Rojas”, famosas por el asesinato de Aldo Moro. Al respecto, resultaesclarecedor conocer el relato novelado de esta época que realiza Humberto Ecco en su libro “El Péndulo deFoulcault”, que volveremos a mencionar en el análisis posterior.En Alemania federal, las masivas protestas estudiantiles y atentados, tenían por objetivo no sólo reformarla universidad, sino a la sociedad en su conjunto, intentado destruir el sistema capitalista y los partidospolíticos. Se buscaba impulsar una confrontación con el orden establecido para provocar una revolución. Deallí surgirán diversos movimientos subversivos, los que incluso llegarán a tener vínculos internacionales y 4proyección hacia el conflicto de Medio Oriente, como la “Facción del Ejército Rojo” .Finalmente, en Estados Unidos, la unión de los estudiantes con los luchadores por los derechos civiles de losnegros, como Martin Luther King o Malcom X, propiciaron algunas de las mayores protestas públicas en lahistoria de dicho país, y violentos enfrentamientos entre los estudiantes y la policía, particularmente en 5algunas universidades de California, como Berkeley . Cabe señalar que de estas protestas también nacieronmovimientos subversivos, como los “Panteras Negras” en Oakland.Dicho lo anterior, se puede elaborar una breve línea de tiempo de estos conflictos, que considera lassiguientes décadas fundamentales:  1960-1970: “Movimiento de Reforma Universitaria”;  1980-1990: “Movimiento Secundario contra la Municipalización”; y  2001-2011: “Revolución Pingüina” y “Movimiento Estudiantil”.Para efectos de este trabajo, analizaremos sólo estas tres décadas, aunque esto podría retrotraerse incluso 6hasta una fecha tan remota como 1873 . 3
  4. 4. 2.- Análisis IdeológicoQue “los jóvenes son revolucionarios por naturaleza”, y que “los estudiantes son revolucionarios porquenaturalmente son jóvenes”, parecen ser afirmaciones evidentes, obvias, objetivas y propias del “sentidocomún”, el cual es – ¡qué duda cabe! – el menos común de todos los sentidos.Ahora bien, si usted está de acuerdo con ambas frases, con una, o en completo desacuerdo con ambas,carece en realidad de toda importancia.Dichas sentencias, más que llamar a sesudas reflexiones, se presentan aquí únicamente como una ferozironía, que tiene por objetivo básico alertar desde ya al lector, del hecho que la mayoría de las afirmacionessimilares, carecen de toda validez, por muy objetivas, sensatas, obvias, trascendentes y plenas de “sentidocomún”, que puedan o no resultar en una primera lectura.Decir que los jóvenes son revolucionarios por naturaleza es “tan válido”, como decir que los viejos sonconservadores por el mismo motivo. Añadir que los estudiantes “son revolucionarios porque son jóvenes”, es–entonces-, tan “estúpidamente sensato”, como afirmar que “los viejos son conservadores, porquenaturalmente son seniles”.Un joven puede ser tan “conservador” como Winston Churchill a los 20 años, y un viejo tan “revolucionario”como Walt Whitman a sus 80, y en ambos casos y en los contrarios, nada hay de “natural” o “antinatural”en ambas posiciones.Se trata en cualquier caso, de lugares comunes, que sólo hayan pleno sentido cuando se encuentranenmarcados en una determinada “visión de mundo”, y con mayor amplitud, en un determinado “Zeitgeist”o “espíritu de la época”.Al respecto, el Luis Heinecke sostiene: “Por tanto, el “espíritu de la época” no es sino la manifestación de undeterminado estadio de desarrollo del proceso del devenir.Conforme a lo expuesto, como la razón definida por el devenir se convierte en fundamento del contexto ysustrato del acontecimiento histórico–cultural, es el proceso de intelección del contexto y del devenir lo quepermite determinar el sentido profundo de la acción humana particular dada en tiempo y espaciodeterminado. Por esta causa, la consideración del devenir constituye un indicativo fundamental para el 7proceso de intelección político–estratégica de la realidad” .En otras palabras, ya que en la actualidad se suele hablar de una “falta de sentido” (el conocido “no estoy niahí”) como característica de nuestro tiempo, o del “Zeitgeist”, entonces lugares comunes como losmencionados vendrían a llenar ese “vacío de sentido”, brindándole cierta “justificación incluso a loinjustificable”. ¡Pamplinas!“En rigor, esta situación no corresponde a una carencia de sentido, sino a un desplazamiento y sustitucióndel sentido absoluto de las cosas. No es que un creciente número de personas advierta que su vida carece deun marco referencial, que otorgue una razón de ser a la existencia humana en el mundo. Este efectivamenteexiste, solo que distinto de la razón histórica preexistente.Si la realidad presente carece de un sentido trascendente y queda reducida a las cosas en sí mismas o susestructuras, es porque hoy prima un contenido, significado y sentido de mera inmanencia de la realidad. Se 8ha producido un cambio en el sentido del sentido” . 4
  5. 5. Dicho lo anterior, revisemos el devenir de la situación actual en el llamado “conflicto estudiantil”.La pregunta fundamental que entonces debemos hacernos es:¿Qué une “Mayo del ’68” con la “revolución pingüina” y con el actual “movimiento estudiantil”? 9Para algunos líderes políticos de la coalición de gobierno la respuesta parece ser “objetivamente evidente”:“Es el marxismo subversivo”, o “una manga de inútiles subversivos”.Lamentablemente para ellos, esta afirmación es únicamente un nuevo “lugar común”, tan “válido” como losejemplos con que comenzamos este análisis. Y en consecuencia, las medidas que pueden o no tomarse apartir de dicho lugar común, carecen también de toda validez, como lo demuestra de forma patente eldevenir de los hechos del “conflicto” durante el presente año.Esta inaudita ceguera, o al menos grave miopía en el análisis, ha llevado no sólo a la exacerbación del“conflicto”, sino más fundamentalmente, a su sostenimiento y prolongación.Entonces, debemos volver a la pregunta inicial, para responderla ya no desde un “lugar común”, sinoprecisamente desde el análisis del estadio de desarrollo de las ideas que le dan origen y fundamento.Es precisamente en Francia, durante la década de 1960, donde nace una escuela de pensamiento que havenido influyendo poderosamente en el devenir de conflictos sociales de diversa índole hasta el presente, yque está en la base misma del actual “conflicto estudiantil”.Se trata del llamado Deconstruccionismo, que nace de la mano del filósofo francés, Michel Foucault (1926-1984), al que adherirán, complementarán y amplificarán Félix Guattari, Jacques Derrida, Gilles Deleuze yotros.En general, todos ellos partirán de la base conceptual propuesta por Antonio Gramsci, en torno a la luchacultural, y a la hegemonía ideológica como base del poder político.Pero aquí debemos hacer una breve digresión, ya que esto parecería dar la razón al señor ese, que afirmatan campante aquello del “marxismo subversivo”.Sin embargo, decir que Gramsci fue marxista, resulta tan “preciso” como señalar que Mao Tse Tung fuestalinista…En realidad, lo que uno podría afirmar con cierta verosimilitud, es que Gramsci fue un “marxista derrotado”por el fascismo italiano, que a partir de esta experiencia, va a elaborar una nueva tesis que -si bien tomaalgunos aspectos del viejo marxismo-, está conceptualmente tan lejos de él como lo estuvo el comunismoChino del Soviético.Y si uno no comprende la profunda diferencia entre ambas tesis -la de Marx y la de Gramsci-, entoncesmenos puede comprender la casi insalvable diferencia entre el marxismo clásico y el deconstruccionismo.Para este análisis, lo que importa rescatar de Gramsci, es precisamente que su tesis nace de la derrota desus ideas marxistas por el fascismo, en el plano político, económico y militar.De igual modo, lo que cabe rescatar de los deconstruccionistas, es justamente que sus ideas sobrevivirán yse proyectarán más allá de la caída de la Unión Soviética, es decir, precisamente del “colapso de lossocialismos reales”, o como otros han querido obtusamente sostener desde el “sentido común”, de la 10“derrota del comunismo por el capitalismo” . 5
  6. 6. En ambos casos, lo fundamental es que son tesis nacidas a partir de una derrota, y esto dice mucho más desus postulados que lo que aparentemente puede parecer, ya que en el plano ideológico, toda derrota es unfactor de aprendizaje.Una ideología que en el plano de las ideas no ha sufrido ninguna derrota, no tiene ninguna capacidad dereconocer sus debilidades, y menos de proyectar sus fortalezas.En términos estrictos, una ideología que nunca ha sufrido derrotas, simplemente no ha sido aplicada en larealidad, y entonces únicamente constituye una Teoría Política, que si bien puede ser o no, atractiva,condenable, plausible o utópica, se encuentra únicamente en el plano de las ideas y no de la política. Elvalor de las ideas deconstruccionistas es que efectivamente son poderosas herramientas políticas, ya quese encuentran inmersas directamente en el plano de la acción política, habiendo superado hace muchotiempo el mero ámbito de la teoría.Dicho lo anterior, nos detendremos brevemente en algunas proposiciones centrales de los 11Deconstruccionistas, que resultan totalmente relevantes para este análisis : a) Su tesis surge del estudio del lenguaje: la doctrina deconstruccionista declara: “La idea de partir del lenguaje tiene como finalidad suplantar tanto el paradigma del “ser” como el paradigma del “sujeto”. b) Es a través de la Educación que el sistema dominante se mantiene: “La educación es una forma política de mantener o de modificar la adecuación de los discursos, con los saberes y los poderes que implican”. c) El conflicto se entiende como un juego de fuerzas: La sociedad es un campo de fuerzas, expresión de un juego de fuerzas en conflicto, de poderes y contrapoderes. El discurso (lenguaje) es pues un arma dentro de la lucha social, bien del poder como del contrapoder. Conscientemente, Foucault busca ir más allá del análisis marxista centrado en el poder económico. A su juicio, “Marx estudió bien el problema de la explotación económica, pero aún queda por hacer la crítica del poder político”. d) No existe un único poder, sino una red de poderes coordinados: los cuales se expresan en el discurso de las prisiones, las fábricas, escuelas, aparatos judiciales, etc. No cabe pues hablar del poder sino de los poderes. Asimismo, no basta decir que el poder reprime y es una fuerza negativa, ya que estas son estrategias, mecanismos. Ante todo, el poder ejerce funciones de normalización, establece los límites entre lo bueno y lo malo. El poder es la ley, de modo que más que suprimir los “ilegalismos”, el poder los administra. e) La lucha contra el poder no es centralizada: Expresamente Foucault quiere superar la comprensión marxista de la relación infraestructura–superestructura (y la idea de la “vanguardia consciente del proletariado”, es decir, el Partido Comunista), ya que el poder está en todas partes, en todas las modernas instituciones disciplinarias. El discurso revolucionario debe por tanto ser realizado estratégicamente, es decir, “micropolíticamente”, en términos focales, locales y cotidianos. 12 Dicho en otros términos, la lucha contra el poder se asemeja más a un partido de Go que a uno de Ajedrez. f) La lucha contra el poder implica la lucha contra el sentido de las cosas establecidas: Foucault propone un trastocamiento total de las nociones de razón y sinrazón, de verdad y falsedad, e incluso del mismo ser humano. Llevando los supuestos existencialistas a su conclusión lógica, Foucault plantea que la libertad frente al Occidente burgués también debía requerir la libertad frente a su producto más representativo: el hombre occidental (es decir, sus “valores” o, por reducción, el sentido de “su lenguaje”). 6
  7. 7. g) Los valores y antivalores son un instrumento de lucha: Si la base del poder es la producción de saber, toda forma del saber constituyen también un poder. Entonces, tal como lo estima Michel Foucault, los valores son un instrumento de lucha. Precisamente, Foucault definía a Occidente como “la guerra por otros medios”, procediendo a vincularse al maoísmo de “Izquierda Proletaria”, organización que definía al terrorismo como “justicia popular”. Foucault mismo los exhortaba a participar en actos fortuitos de violencia contra sus opresores burgueses, fueran culpables o inocentes. Ello por cuanto la noción de culpa o inocencia formaba parte de la sociedad “carcelaria” de Occidente. h) La lucha revolucionaria se plantea como el dominio de “territorios” conceptuales: Félix Guattari, asumiendo la naturaleza misma del poder del Estado y sus relaciones con el conjunto del campo social, en función revolucionaria procede a configura una “cartografía” o mapa de las correlaciones de fuerzas. Entonces, entendiendo que la palabra “territorio” corresponde al concepto de poder, la estrategia deconstruccionista de Guattari concibe el desencadenamiento de un proceso de integral y permanente “territorialidad”, “desterritorialización”, “reterritorialización” y nueva “territorialización” (p. ej. “conflicto indígena”). Este consiste en un proceso de apropiación– expropiación de la subjetividad de los sujetos, lo cual implica conferirle nueva integridad ideológica o nuevo sentido a las cosas, para su reintegración como nuevo poder. i) La lucha se realiza en las fisuras y en los bordes (marginalidad) del sistema: este proceso es realizado mediante la activación y articulación de distintos “segmentos” o “movimientos”, imaginarios, estéticos, sexuales, tecnológicos, económicos, etc. Los “segmentos” constituyen “fisuras” que operan desde los “pliegues” sistémicos como “agenciamientos” que producen “esquizes”, es decir, cortes o quiebres del sistema. j) El resultado del proceso es la construcción de nuevos sentidos: actuando desde la “marginalidad”, los “agenciamientos” son acciones de “empoderamiento” destinadas a realizar la “producción de liberación” y generan “flujos semióticos y materiales que cambian la subjetividad” del sistema social. Los “agenciamientos” van “construyendo” un “nuevo imaginario”, el cual crea “nuevas subjetividades, nuevos deseos, nuevas conciencias (y) nuevos comportamientos”. k) La lucha implica nuevos métodos y estrategias: Guattari sostiene que a este efecto se han de constituir “nuevas máquinas de guerra revolucionaria” plasmadas en nuevos “agenciamientos de deseo y lucha de clases”, capaces de superar las “clausuras” sistémicas. Sosteniendo el deconstruccionismo que todos los engranajes sociales e institucionales constituyen “puntos de catástrofe” que actúan como “fisuras” o “quiebres” del sistema de poder imperante, estos “nuevos aparatos de guerra” deben ejecutar una “violencia fundadora”. Por tanto, en un marco de “nuevas alianzas”, se han de “redefinir los derechos del hombre” y, bajo las consignas de la diversidad y tolerancia, se procurará transformar esencialmente “las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres (p. ej. la redefinición de los roles familiares), las relaciones homo y heterosexuales (p. ej. la educación sexual en el marco de la “teoría de género”), las relaciones familiares (p. ej. el cuestionamiento de la autoritas paterna), las relaciones entre adultos y niños (p. ej. la pedofilia)… la vida personal y el tiempo libre”.Aunque todas estas afirmaciones puedan parecer complejas y difíciles de llevar a cabo en la realidad, loshechos demuestran de manera abrumadora que cada una de las nociones precedentes, se encuentranplenamente integradas en el “conflicto estudiantil”. 7
  8. 8. Incluso llega a resultar curioso –para no decir derechamente “sospechoso”-, que habiendo tantas y tanvariadas señales que indican lo anterior, el Gobierno y sus acciones no hayan hecho otra cosa que fortalecery proyectar de manera formidable las condiciones de sostenimiento del conflicto.Hasta ahora, todas y cada una de las acciones emprendidas por el ejecutivo, han significado unaprofundización de las fisuras o cortes sistémicos (“esquizes”), sobre las que han venido operando losmentores ideológicos del conflicto (que NO son los “marxistas”, aunque también participen).Adicionalmente, dada la ceguera conceptual (“el marxismo subversivo”) con que la coalición gobernante havenido definiendo el conflicto, así como las estrategias utilizadas para su contención, represión,criminalización y término (la “lógica del Ajedrez”), el único resultado plausible del enfrentamiento bajodichas condiciones, será el completo fracaso de las acciones de Gobierno, y la ampliación del conflictoestudiantil hacia nuevos “territorios” con los cuales ya tiene nexos ideológicos y estratégicos establecidos(“movimiento indígena”, “movimiento homosexual”, “movimiento gremial”, “movimiento sindical”, etc.)De no mediar un cambio fundamental en la estrategia con que se está abordando esta situación, laprobabilidad de caer en un estado de conflicto social permanente que derive en una crisis terminal, esmuy alta.“En este sentido, la conflictualidad corresponde a la manifestación persistente de una hostilidadfundamental que encuentra su causa en una carencia de conformidad y concierto dada por la incapacidadde determinar y alcanzar una propia certeza, que importa la realización del ánimo en la posesión de un 13bien (“educación de calidad”, “educación gratuita”, etc.)” .Dicho lo anterior, toda vez que las demandas de los estudiantes se han transformado en “lugares comunes”–es decir, se han posicionado en la mente de la población–, como requerimientos legítimos, justos ynecesarios, independientemente de que lo sean o no, la situación se encuentra ya en un punto de NOretorno.En este sentido, la Deconstrucción del actual Sistema Educativo es ya un HECHO, que para el “movimientoestudiantil” implica haber conquistado un “territorio” en la mente de la población, lo cual constituye hastaahora su mayor victoria, y el motivo fundamental de su éxito estratégico. 8
  9. 9. 3.- Metodología de lucha:Habiendo establecido los fundamentos ideológicos que determinan las acciones del “MovimientoEstudiantil”, pasaremos a revisar brevemente algunos ejemplos reales, que revelan de manera práctica laaplicación de dichos principios en el actual conflicto:1. El uso del lenguaje: Durante todo el conflicto, los estudiantes han reiterado frecuentemente que su lucha es por “la igualdad de oportunidades”. 14 Dicho concepto -que en Chile es una herencia derivada del llamado “principio de subsidiariedad” propuesto originalmente por el régimen militar-, ha venido a reemplazar el concepto de “lucha de clases”, subyacente e implícito en el discurso de los estudiantes. De este modo, han logrado que sus demandas sean transversales, y que diversos sectores sociales se encuentren completamente de acuerdo con dicho principio. En este sentido debe entenderse también la noción de “Educación Gratuita”, que es equivalente conceptualmente a “Educación Estatal”.2. Es a través de la Educación que el sistema dominante se mantiene: Por lo cual una de las demandas básicas de los estudiantes ha sido la denominada “Democratización del sistema de educación”, y la exigencia de una “Reforma constitucional con objetivo de fijar el derecho a la educación por sobre la libertad de enseñanza”, además de establecer un “Estado que garantice una educación igualitaria, laica, gratuita y de calidad por igual en todos los establecimientos del país”. Todos estos conceptos apuntan directamente a la deconstrucción del sistema educacional vigente, y su reemplazo por un modelo de “Educación Popular”, similar –al menos conceptualmente- a la 15 iniciativa que en su momento intentó llevar adelante la Unidad Popular , con su proyecto de “Escuela Nacional Unificada”, ENU, iniciativa que ya había vuelto a ser propuesta en fecha tan 16 temprana como 2003, por ejemplo, en el “Centro de Estudios Miguel Henríquez” (MIR) . Sin embargo, de lo que aquí realmente se trata, es de entregar la determinación de las políticas educacionales no al Estado, sino a las llamadas “fuerzas democráticas”, que “estarían representadas por los Académicos, los Estudiantes y los Apoderados”.3. El conflicto se entiende como un juego de fuerzas: La crítica al poder político ha sido una constante en el discurso del Movimiento Estudiantil. Esta crítica es transversal, por lo cual ha afectado tanto a la Concertación como a la Alianza: “Las responsabilidades políticas de esta crisis tienen su origen en la dictadura militar, que desmembró nuestro sistema educativo y lo abrió a los intereses empresariales. Pero también, dicha responsabilidad se arrastra hacia todos quienes administraron el sistema e incluso fueron profundizándolo. Los Gobiernos de la Concertación y el actual Gobierno de derecha, han sido profundizadores del modelo y lo que reclaman los estudiantes de Chile es un profundo cambio al 17 sistema educativo” . En términos estrictos, esta estrategia se plasma en la demanda de una “Convocatoria a una asamblea constituyente para reformar la actual Constitución”, entendida como una forma concreta de cambiar radicalmente el actual equilibrio de fuerzas en conflicto.4. No existe un único poder, sino una red de poderes coordinados: Dado que “el discurso revolucionario debe por tanto ser realizado estratégicamente, es decir, “micropolíticamente”, en términos focales, locales y cotidianos”, la estrategia se ha planteado en la atomización de los focos de lucha: tomas y retomas de colegios; marchas semanales, cotidianas; cacerolazos; tomas del Ministerio de Educación, del Congreso, de Municipalidades, etc., etc., etc. 9
  10. 10. Es en este preciso sentido, donde la analogía del conflicto con un partido de “Go” toma su mayor relevancia, dado que en dicho juego, el objetivo es lograr obtener el mayor territorio posible, y NO la eliminación de las fuerzas contrarias, como sucede en Ajedrez al dar Jaque Mate al rey. Al respecto, resulta relevante la frase de Giorgio Jackson: "Nunca pensamos que el Gobierno iba a jugar un póquer", en relación al anuncio de Sebastián Piñera, quien afirmó que 70 mil alumnos ya habrían perdido su año escolar tras no inscribirse en el programa "Salvemos el Año Escolar". Dado que el gobierno ha venido aplicando precisamente esta última estrategia (Jaque Mate), el resultado ha sido que en cada enfrentamiento –desde las protestas callejeras hasta el desalojo del Congreso-, el “Movimiento Estudiantil” ha salido fortalecido y triunfante. A tal punto ha llegado esta situación, que precisamente el desalojo de la platea del Congreso en Valparaíso, y el desalojo de la toma del Congreso en Santiago, generaron una situación política inédita en la historia republicana del país, donde –paradojalmente-, los presidente de ambas cámaras fueron sometidos a Veto por causas diametralmente opuestas, y ambos vetos no tuvieron el quórum necesario para imponerse, poniendo al legislativo en una situación totalmente ridícula ante los ojos de la ciudadanía. Respecto de las protestas, si bien la ciudadanía ha venido resintiendo significativamente los efectos 18 de los grupos violentistas –una minoría activa y “resistente sin líder” -, el efecto real se ha traducido en una crítica directa a la inoperancia de Carabineros de Chile para detener a dichos manifestantes.5. La lucha contra el poder no es centralizada: Derivada de los conceptos de “Resistencia sin Líder” 19 20 (leaderless resistance ) y de la clásica “Guerra de Guerrillas” , la aplicación práctica de este principio implica la no existencia de un único centro de poder al interior del “Movimiento Estudiantil”. De hecho, durante todo este trabajo hemos entrecomillado la frase “Movimiento Estudiantil”, precisamente para significar que en realidad no se trata de “un movimiento”. Lo que efectivamente se puede apreciar, más allá de los “líderes públicos” como Camila Vallejos o Giorgio Jackson, es la existencia de numerosos grupos de lucha, no necesariamente coordinados, ni menos centralizados. Adicionalmente, dado el “asambleísmo” presente en toda toma de decisión por parte de los grupos institucionalizados como la ACES, la FEUC, la FECH o la CONFECH, resulta evidente que las decisiones no son fruto de un liderazgo determinado o unívoco, sino que responden efectivamente a un poder descentralizado, donde los “líderes públicos” en realidad son mandatados por la asamblea para cumplir con los acuerdos establecidos. Al respecto, cabe destacar la afirmación de Lorena Fríes, Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, del 22 de junio de 2011, respecto del conflicto: ”Las imágenes que hemos visto dan cuenta de una acción de violencia desmedida hacia los estudiantes, situación que debe ser investigada y sancionada por las autoridades que corresponden, más aún cuando estamos viviendo una serie de movilizaciones de distintos sectores de la sociedad y particularmente de los estudiantes”.6. La lucha contra el poder implica la lucha contra el sentido de las cosas establecidas: Resulta evidente que actos de violencia como la quema de tiendas, de microbuses y automóviles, destrucción del mobiliario público y uso de bombas molotov, tienen un sentido simbólico más profundo que la mera destrucción que producen. Estos hechos generan en la población una marcada sensación de inseguridad, que básicamente pone en entredicho al Estado. 10
  11. 11. Allí donde falla o se debilita el sentido establecido de las cosas, surgen las fracturas o “esquizes”, que son las que permiten la deconstrucción y reconstrucción con un nuevo sentido de los conceptos establecidos.7. Los valores y antivalores son un instrumento de lucha: Cuando las discusiones tocan aspectos valóricos, ya no se está discutiendo sobre las cosas en sí, sino sobre el sentido que dichas cosas adquieren para las partes en conflicto. De este modo, en este punto no hay posibilidad alguna de encontrar acuerdos, ya que se trata del reemplazo de los “valores establecidos” por “nuevos valores”, considerados más legítimos, mejores y superiores a los anteriores. Estos valores no son negociables, ya que precisamente quienes los sustentan, consideran que son más elevados, trascendentes, relevantes y superiores que los valores existentes, o bien que -en el modelo vigente-, simplemente no existen valores o estos se han perdido. Al respecto, resultan altamente significativas las palabras de Alfredo Vielma, dirigente de la “Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios”, ACES, entrevistado por Matías del Río en 21 “Última Mirada”, después de la toma de la Municipalidad de Santiago , y a 48 horas de una nueva jornada de marchas: AV: “El acuerdo debe venir dialogado desde la gente, desde abajo. Nosotros tenemos una propuesta que hemos realizado con la ciudadanía, con las personas discutiéndolo en Asamblea. Creemos que el acuerdo debe venir por este lado, que el consenso no debe ser de la clase política, el consenso no debe ser de cuál es la inyección de dinero que vamos a dar al presupuesto, sino que debe ser el cambio estructural, lo que decíamos hoy en la mañana, y lo que hemos recalcado durante todo el día: El cambio de la Municipalización a la Estatización, pasar a diferentes lógicas…” MdR: Respecto de la Centralización, ¿qué buscas tú? AV: “El Estado debe asegurar una cifra concreta de dinero bastante significativa, primero para la recuperación de la educación pública, y luego para su estabilización, y planteamos una lógica que tiene que ver –en las escuelas públicas-, con el control de las personas, que las personas tengan una incidencia mayor en cuál va a ser el ramo que se va a impartir, en cómo se van a estructurar los dineros, en cómo se van a repartir”. MdR: ¿Los alumnos? AV: “No los alumnos. Específicamente una triestamentalidad, compuesta por académicos y toda las personas que tienen incidencia en el Liceo, estamos hablando desde la señora del kiosco hasta la persona que hace la limpieza, los apoderados, que también han quedado bastante desplazados en el último tiempo, y los estudiantes”. MdR: Desde la señora del kiosco hasta la de la limpieza, los alumnos, los apoderados, en fin… Ese cuerpo, a juicio tuyo, ¿qué facultades debiese tener en el diseño educacional de un Liceo o un Colegio? AV: “A juicio de mi organización, ellos deberían tener… deben definir sectores bastante importantes, por ejemplo, deben definir cuáles son las necesidades monetarias que tiene un Liceo, y en base a esto, poder distribuir de buena manera los bienes, de mejor manera como se está haciendo hoy en día por lo menos. Respecto al orden académico…” MdR: Al Programa Académico… es grupo al cual tú has mencionado, debe tener… 11
  12. 12. AV: “Debe tener una incidencia académica obligatoriamente, porque hoy tenemos una educación que, a nuestro juicio, está totalmente desvalorizada. Creemos que los nuevos valores los puede imponer de una manera la sociedad representada por estos tres estamentos, estamos hablando de Académicos, Estudiantes y Apoderados. Creemos que, por ejemplo, la educación ética, la educación moral, la vida social, la gente es la que la vive día a día, y por lo tanto ellos son los que pueden entregar nuevos valores, los valores cotidianos, que ya se han perdido nuevamente”.8. La lucha revolucionaria se plantea como el dominio de “territorios” conceptuales: Quién es más violento: ¿los encapuchados o los carabineros que mataron al joven Manuel Gutiérrez? Quién es más intransigente: ¿Carlos Larraín o Camila Vallejos? Podríamos abundar en los ejemplos, pero queda claro que los vencedores del conflicto son aquellos que logran dominar determinado “territorio” conceptual. El “movimiento estudiantil” ha logrado que más del 80% de los ciudadanos esté de acuerdo en que “hay que mejorar la educación”, pese a que nadie sabe realmente lo que eso significa, lo que implica, y lo que debe hacerse en realidad para llevarlo a cabo. A lo sumo, muchos tienen ciertas conjeturas con fundamento, pero no existe ningún camino definido, ni políticas claras al respecto. Sin embargo, eso no es importante en absoluto, ya que el lema “hay que mejorar la educación” se ha vuelto un lugar común. Para efecto de los objetivos del movimiento, el triunfo viene dado únicamente por la conquista de ese “territorio” en la mente de cada ciudadano de la nación.9. La lucha se realiza en las fisuras y en los bordes (marginalidad) del sistema: Se equivocan profundamente quienes han propuesto y ejecutado acciones tendientes a desacreditar, dividir y cooptar al “movimiento estudiantil”, porque como hemos mencionado no se trata de “un” movimiento, y se sitúa fuera de los límites y de la autoridad del Estado. Quienes así han operado, parten de la suposición errónea de que existiría un centro, o una cierta coordinación vertical entre los diversos actores, y que todos ellos pueden enmarcarse dentro de ciertas estructuras institucionalizadas de modo tradicional, por lo cual sería posible desacreditarlos, dividirlos y cooptarlos. Ya en 2001, los entonces dirigentes de la ACES señalaban: "Una de las reglas morales que adquirió la ACES es que las cosas nazcan de abajo a arriba, así que tratar de revivir la FESES sería contradecir nuestro discurso y nuestras ideas. Creemos que la forma más conveniente de agruparse es en coordinadoras autónomas dentro de cada comuna. Hacer asambleas comunales y llegar a una asamblea que pueda ser regional. Es una orgánica práctica que se está creando. Lo enriquecedor es que esto no estaba predeterminado, se ha ido gestando de acuerdo con las circunstancias que nos ha tocado vivir". Y añadían: “Estamos tratando de crear algo nuevo, una organización basada en asambleas, que sea paralela y autónoma del Estado y de las organizaciones que ha creado, como el Parlamento 22 Juvenil" . Una organización paralela y autónoma del Estado, se encuentra por definición, fuera de los límites de este, es decir, de su autoridad. Y allí donde no hay autoridad y existe autonomía, surge un espacio de poder, un territorio, desde donde puede darse la lucha. Por ello, no es de extrañar que las Redes Sociales en Internet, hayan sido una de las principales herramientas de coordinación y dirección del movimiento, ya que en dicho “territorio” se crean las denominadas “TAZ: Zonas Autónomas Temporalmente liberadas”, definidas teóricamente por el escritor y “anarquista ontológico” norteamericano, Hakim Bey (seudónimo de Peter Lambor Wilson), quien, en 1990, se hizo famoso con la publicación de dicho ensayo. 12
  13. 13. Para la formación de una TAZ, Bey argumenta que la información se convierte en una herramienta clave para escabullirse entre las grietas de los procedimientos convencionales (“esquizes”). “Un nuevo “territorio-tiempo” es creado en la línea limítrofe de regiones establecidas”. En dicho “territorio virtual”, el Estado carece de toda autoridad, ya que se encuentra fuera de sus límites y capacidad de control, del mismo modo que resulta imposible cooptar una orgánica de carácter horizontal y atomizada, ya que eso implicaría operar de manera directa contra cientos, sino miles de personas. Al respecto, el académico de la Universidad de Chile, Horacio Foladori, señalaba en un artículo de prensa publicado en abril de 2006: “El deseo de los secundarios se desterritorializa permanentemente, en cada nuevo desplazamiento aparece cuestionando viejas estructuras de poder, sin necesidad de detenerse en ninguna, de ahí su eficacia”. Esto permite comprender de mejor manera el amplio rechazo que se produjo cuando el Gobierno anunció que financiaría un proyecto para “monitorear las redes sociales”, ya que en la práctica se estaba inmiscuyendo en un territorio que en realidad no le pertenece.10. El resultado del proceso es la construcción de nuevos sentidos: "Nosotros tenemos una concepción de educación diferente. No se trata de sentarse frente a un "viejo" que apenas se conoce para 23 escucharle decir lo que quiera” . Como hemos mencionado, esa “concepción de educación diferente”, está en primer término referida a los “valores dominantes”, que serán reemplazados por los “nuevos valores”. Es también bajo este marco conceptual donde debemos situar, entonces, la siguiente afirmación del dirigente estudiantil Juan Carlos Herrera, Vocero de la “Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios”, al momento de bajar las tomas de colegios de la “Revolución Pingüina”, el día 8 de Junio del 2006: “Entramos en otro proceso de movilizaciones, el cual se trata de construir un proyecto de Educación para Chile”.11. La lucha implica nuevos métodos y estrategias: En la década de 1980-1990, la lucha estudiantil contra la Municipalización fue fundamentalmente encabezada por la FESES, la histórica “Federación de Estudiantes Secundarios”, de la que volveremos a hablar más adelante. Sin embargo, dicha orgánica y sus métodos de lucha terminaron diluyéndose por la llamada “década muerta” (1990-2000), donde junto con la “transición” y el “retorno a la democracia” –que en realidad fue una “transacción” entre el Régimen Militar y la Concertación para el traspaso paulatino del poder político-, la totalidad de los movimientos sociales, se vieron cooptados desde la cúpula de los partidos de la Concertación en el Gobierno, para minimizar o eliminar las movilizaciones. De hecho, los únicos “movimientos” que continuaron operando en esa década, fueron de carácter armado y subversivo, agrupados en la denominada “Coordinadora Combatiente”, formada en 1988, la cual estaba integrada por el FPMR Autónomo, MIR Pascal Allende, MIR Comisión Militar y el grupo Lautaro, hasta que sus dirigentes terminaron por ser detenidos, o directamente asesinados por 24 organismos como “La Oficina” . En ese entonces -según aseguró Humberto López Candia-, Camilo Escalona solicitó a los militantes de izquierda que tuvieran experiencia en tareas de seguridad e inteligencia, que aportaran sus conocimientos para neutralizar a dichas organizaciones, pues sabía que al llegar la democracia, la Concertación estaría huérfana en ese aspecto. 13
  14. 14. Por estos y otros motivos, durante la “década muerta” casi no hubo movilizaciones estudiantiles, yla FESES fue progresivamente perdiendo el protagonismo y representatividad que había llegado aposeer.De la FESES, en Octubre de 2000 nació la ACES, “Asamblea Coordinadora de EstudiantesSecundarios”, ya que "Se constató que la federación era insostenible, se estaban des-federando loscolegios históricos -sólo quedaban 6 liceos- y su estructura no servía. Así, se empezó a hacer untrabajo de asambleas, sin el presidente de la FESES"."En el último congreso de la del 2000, se terminó la FESES y los asistentes propusieron formar unaasamblea que tuviera contacto con las bases, que no sólo fuera el presidente del centro de alumnosa las reuniones, sino que la base escogiera a cualquier alumno. Es necesario formar el movimientoestudiantil secundario con quienes realmente lo sostienen: estudiantes comunes y corrientes, y 25consejos de curso" . En esa reunión decidieron organizarse "en red" cambiando la estructuravertical de la FESES, por una completamente plana.Es en este momento donde comienzan a delinearse los nuevos métodos y estrategias de lucha quehemos venido comentando. Al reemplazar la tradicional estructura vertical de la FESES por unaestructura horizontal, y romper el esquema de representatividad tradicional a través de losPresidentes de Centros de Alumnos, reemplazándolos por delegados mandatados por las asambleasde base, se inicia un proceso donde el “movimiento” no tiene un centro definido, y donde el poderestá atomizado micropolíticamente, y opera en términos focales, locales y cotidianos.De este modo, en Abril de 2001, se realiza la primeramovilización estudiantil de la década, que fue denominada 26“La Rebelión de las Mochilas” por la prensa , en protestacontra el pago del carné escolar, convocada por eldenominado “Parlamento Juvenil”.Sin una estructura orgánica tradicional, los estudianteslograron lo que muchas organizaciones sociales ansiabandesde hacía 10 años: la masividad y fuerza que no se veía enlas calles desde mediados de los 80.La flamante mandataria socialista Michelle Bachelet nunca seimaginó que tras dos meses y días de su mandato, la“rebelión de mochilas y teléfonos celulares” pondría a sugobierno ante la definición de continuar con el ordeneducativo impuesto por Pinochet, o realizar reformasestructurales en la educación pública.¿Cómo se podía explicar este movimiento si, internacionalmente, el gobierno de Bachelet era vistocomo progresista e incluso de izquierda?"Nuestra movilización se debe a que los gobiernos de la concertación no han sabido dar respuestas alos problemas de la educación chilena, y que en el fondo hubo una continuidad del modeloeducacional de injusticia impuesto por la dictadura. Bachelet representa la continuidad de un modeloque puso en crisis a la educación chilena, y que continúa con la misma ley LOCE. Hay que recordar queesa ley fue uno de los baluartes de la dictadura y que se dictó tan solo días antes de que Pinochet se 27fuera” .Además de 500 detenidos y daños millonarios provocados por una parte de los colegiales, elParlamento Juvenil fue declarado "interdicto" por algunos diputados que rechazaron el vandalismo. 14
  15. 15. Pese a ello, la movilización consiguió rebajar el valor del pase de $3.500 a 2.500 pesos.Los estudiantes tenían dos peticiones específicas coyunturales, y dos estructurales.Las primeras eran la gratuidad de la locomoción colectiva y de la PSU, y las segundas eran laanulación de la Jornada Escolar Completa (JEC) y de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza(LOCE).Desde ese momento, y hasta el estallido a nivel nacional de la “Revolución Pingüina” en 2006, elnuevo modelo de organización se irá expandiendo e implementando a nivel nacional, hasta llegar aabarcar un enorme número de colegios y liceos en el país. Y de este nuevo modelo de organización,surgirán entonces, nuevos métodos y estrategias de lucha.Entre estos, podemos mencionar: El 23 de junio, fecha cercana a la conmemoración de los dos añosde fallecimiento del cantante Michael Jackson, tres mil estudiantes aprovecharon la oportunidad pararealizar un “flashmob” basado en el video de Thriller frente al Palacio de la Moneda como una forma 28de representar el estado de muerto viviente de la educación pública chilena . Días después, miles deestudiantes protagonizaron un suicidio simbólico en el Paseo Ahumada y otros puntos estratégicosen el país.Otros eventos similares ocurridos en la Plaza de Armas de Santiago fueron el “Gagazo por laeducación”, donde quinientas personas bailaron la coreografía de "Judas" de Lady Gaga, un “cosplay-flashmob” masivo de superhéroes y villanos, el lanzamiento de una “genkidama gigante” que contócon el apoyo de varias voces originales de la serie “Dragon Ball Z”, bailes masivos de “Axé” y unaversión orquestada de "El baile de los que sobran" en el Paseo Bulnes.Otra manifestación novedosa se produjo el día 19 de agosto, cuando un grupo de estudiantes que secongregó en las afueras de la Municipalidad de Santiago realizó una funa al alcalde Pablo Zalaquetthaciendo «El gran iiiiii», en referencia a una expresión usada por el comediante Stefan Kramer alimitar al edil.Además, alrededor del Palacio de La Moneda se realizó la protesta llamada "1.800 horas por laEducación", instancia en la que distintos corredores realizan postas para correr en las calles Alameda,Teatinos, Morandé y Moneda durante 1.800 horas consecutivas. La cifra hacía alusión a los 1.800millones de dólares que se necesitarían para financiar la educación de 300 mil estudiantes en un año(prácticamente todos los estudiantes de universidades tradicionales).Por su parte, un grupo de estudiantes de ingeniería civil industrial de la Universidad de Chile diseñó elsitio YoDebo.cl en el cual miles de estudiantes publicaron el monto de sus deudas producto decréditos universitarios como forma de concientizar al respecto; tras dos meses, cerca de 4 milestudiantes inscritos habían acumulado un monto de 64.500 millones de pesos chilenos (cerca de 140millones de dólares).Otra iniciativa destacada fue el llamado "Gran concierto de 24 horas de música en defensa de laEducación Pública", que académicos y estudiantes del Departamento de Música y Sonología de laUniversidad de Chile, ofrecieron de forma continua entre el 30 de junio y el 1 de julio. Días después,el 6 de julio miles de personas se congregaron en diversos puntos del país para realizar una “Besatónpor la educación”. En Santiago, más de 3.000 personas se congregaron en la Plaza de Armas parabesarse.Una bandera chilena gigante con el lema “Educación: libre, digna, gratuita” fue desplegada en elEstadio San Juan del Bicentenario durante el partido entre las selecciones de Chile y México por laCopa América 2011 realizada en Argentina, sin embargo, no fue mostrada por la transmisión oficial. 15
  16. 16. Una iniciativa más radical fue la de un estudiante de mecánica de la Universidad Técnica Federico Santa María que inició una huelga de hambre el 4 de julio con carácter de marcha blanca. Una semana y media después la medida fue repetida por 8 estudiantes secundarios de Buin. El 8 de julio, el grupo de activistas cibernéticos “Anonymous” mandó un mensaje a través de las redes sociales con el fin de bajar los sitios relacionados con la educación chilena en apoyo al movimiento estudiantil, en la operación denominada "Mal educados". En sólo unas horas, el colectivo había dejado fuera de servicio a siete sitios web, incluyendo los del Ministerio de Educación y del partido Unión Demócrata Independiente.En todos estos casos, el uso de redes sociales -principalmente Twitter y Facebook- fueron fundamentalespara poder promover y coordinar dichas acciones, de forma similar a los eventos que gatillaron la llamada“Primavera árabe”, y de acuerdo a las redes propuestas en las “TAZ”.Para concluir esta parte del análisis, queremos citar in extenso, parte del Capítulo III, N° 3, del libro “De 29Actores Secundarios a Estudiantes Protagonistas” , del “Observatorio Chileno de Políticas Educativas”,remarcando en rojo algunos párrafos que tienen directa relación con los ejemplos precedentes:Nuevas formas de participación social y política ejercidas por el movimiento estudiantil.“El movimiento representa un salto en las tradicionales formas de ejercer la ciudadanía de las organizacionessociales chilenas, y representa el mayor aporte a la subjetividad organizativa de los sectores que resisten elmodelo. Caracterizaremos brevemente estos aportes: a) Redefinición de lo político en el marco liberal: La ciudadanía activa: Se logró subvertir la lógica liberal de la política, que soslaya los conflictos y asume el diálogo, la mediación de “especialistas” y el consenso, en los marcos y tiempos institucionales. El movimiento secundario reinstaló formas de diálogo como las asambleas y nuevos tiempos y protocolos de acuerdo, restándole iniciativa al gobierno. Se traspasaron los límites inherentes al modelo democrático representativo, a través del ejercicio de una ciudadanía activa, que desconfiaba de las mediaciones “expertas” que proponía la clase política. Ejemplos de esto fueron la tentativa del movimiento por ser parte de la redacción directa de la nueva ley de educación que reemplazaría a la LOCE y la intención de participar directamente en la negociación legislativa que el gobierno pretendía llevar con la derecha. Por otra parte, el movimiento de estudiantes subvierte el esquema liberal en torno a la participación de los sujetos como individuos en los formatos de la democracia electoral, instalándose como sujeto colectivo desde una identidad popular, interviniendo desde ahí en el espacio político. Sobre esto un estudiante planteó: “La ciudadanía te pone en un nivel de par con el otro… nosotros ‘no estamos ni ahí’ con usar el término de ciudadano. Nosotros somos pobres”. b) Articulación entre prácticas micro y macropolíticas: El movimiento secundario logró unir en una misma acción sus demandas económicas y políticas con una práctica que buscaba incidir en el movimiento mismo y su entorno, instalando valores y actitudes coherentes con el discurso crítico al sistema social, político y cultural. Así el movimiento logró integrar en sus demandas reivindicaciones económicas y de infraestructura, cuestionamientos a la Ley Orgánica Constitucional de la Enseñanza y el sistema de administración educativa; pero además logró referenciar (especialmente desde los colectivos de sectores periféricos populares) una crítica al sistema cultural neoliberal y la forma de vivir que éste impone. 16
  17. 17. Así fue como el movimiento además agitó demandas relacionadas con la vida cotidiana y la vivencia corporal en las escuelas, cuestionando la implementación de la llamada Jornada Escolar Completa. Los estudiantes se niegan a recibir más horas de “lo mismo” y se movilizan por incorporar el “mundo de la calle” y su experiencia local cotidiana al interior de los muros escolares. Extensos sectores estudiantiles movilizados lograron articular una crítica radical al “modo de vida” hegemónico en la sociedad neoliberal chilena, que ellos asocian al individualismo, el consumismo, la competencia, el comportamiento acomodaticio y la falta de conciencia social y disposición a movilizarse. Un vocero nacional señaló “nuestra crítica no es contra la exclusión, sino contra los modos de relaciones humanas que existen, ya que no permite un desarrollo del ser humano. Hay una limitante entre los parámetros para desarrollar tu vida y cuáles son los idearios para desarrollarlos: Nuestros padres trabajan para vivir y viven para poder trabajar y nos crían pa’ lo mismo...”. La génesis de este proceso ha sido poco estudiada y sobrepasa los límites de este artículo; sin embargo, podemos afirmar que esta construcción se fraguó esencialmente en espacios informales de encuentro y con un alto componente afectivo (actividades culturales, deportivas, fiestas, etc.). Por último, esto generó, en el seno del movimiento, una desconfianza hacia las organizaciones sociales de adultos que contribuyó a dificultar la necesaria comunicación que hubiese permitido una mayor articulación con otros sectores sociales más vinculados a la lógica del sistema.c) Unión entre sectores sociales fragmentados: Otro elemento innovador del movimiento corresponde a la irrupción de amplios sectores de la juventud marginal urbana. Este sector, tradicionalmente excluido de la participación política contingente, logró articularse y eventualmente conducir a jóvenes de las clases “medias”, con mayores perspectivas de integración social, pertenecientes a los llamados liceos “emblemáticos” de la capital y algunos establecimientos privados. A pesar de esta tradicional fragmentación, la movilización logró establecer una alianza política entre ambos sectores, relación inédita en el Chile posdictadura y, de alta peligrosidad para la estabilidad de la sociedad dual neoliberal. La tensión tradicional entre sectores de clase altamente bombardeados por la ideología del arribismo y/o la exclusión no dejó de existir, manteniéndose dificultades y desconfianzas dentro del movimiento. Sin embargo, la potencia que tuvo la configuración de un nosotros alrededor de las demandas de igualdad y calidad educativa fue un paso importante que logró que el movimiento, poco a poco, fuera tomando una identidad de clase, que logró una alta identificación de los sectores más excluidos.d) Formas organizativas: Colectivos, asamblea y desoligarquización de la dirigencia: El colectivo, un grupo relativamente pequeño de estudiantes de un liceo que comparten una identidad ideológica (generalmente de izquierda) y que se definen en torno a su práctica política en la base, son un fenómeno presente en la historia reciente. Prácticamente en todos los liceos movilizados, particularmente en los más activos, existen estos colectivos, que tienen una vinculación cotidiana y fluida con el conjunto de sus compañeros. Los también llamados “piños” son grupos de jóvenes con vínculos de amistad que comparten una visión del mundo, un conjunto de intereses y una estética en común. La visión compartida por estos piños no necesariamente es ideológica; sino constituida en relación a sus propias condiciones de vida, en este caso la marginalidad y la falta de derechos sociales. 17
  18. 18. No debiera llamar la atención, entonces, que estos colectivos ejercían el liderazgo y poder de facto en los liceos, la mayoría de las veces no respondían a una organización formal (centros de alumnos). No respondieron a las lógicas de jerarquización institucionales y representativas. Esta forma organizativa era la base de la articulación en redes que tuvo el movimiento, mecanismo 30 por el cual logró masificarse y articularse en torno a una lógica de funcionamiento rizomático . Es decir, el movimiento no tiene un tronco único, sino que se compone de una multitud de orgánicas que se auto-multiplica en diversos tiempos y territorios. Este funcionamiento permitió la constitución de un sujeto nacional que se coordinó, articuló y creció sobre la base de redes de información: blogspot, correos, celulares, grupos de amigos, etcétera. Otro aspecto a destacar fue la importancia de la asamblea como instancia permanente de discusión y toma de decisiones, esto instaló una organización horizontal. Los acuerdos y decisiones eran revisados constantemente. Los voceros eran portadores de un mandato colectivo y eran revocables por la Asamblea. De esta manera, se evitó la constitución de una clase política en el seno del movimiento. Lo anterior permitió priorizar explícitamente los intereses de la organización social por sobre los personalismos e intereses políticos partidistas, evitando así la constitución de liderazgos permanentes que reprodujeran la estructura oligárquica que tradicionalmente ha tenido la izquierda chilena”.Como queda claramente expuesto, el en libro se realiza una síntesis, que se desarrolla sobre las mismasbases ideológicas que hemos venido exponiendo, aunque sin explicitarlas. De hecho, cada afirmaciónparece sacada de una especie de “manual de deconstruccionismo”.Para finalizar, han sido tan exitosos los métodos de lucha empleados por los estudiantes, y es tal laprofundidad de la penetración las tesis deconstruccionistas en las estructuras del poder del Estado, quequizá sólo así puede explicarse lo siguiente: “…resulta pertinente recordar que históricamente numerosos movimientos estudiantiles han sido el motor de cambios y evoluciones sociales, siendo las tomas una de las formas que tradicionalmente se han utilizado por los alumnos, lo cual puede paragonarse con los movimientos huelguísticos en materia de derecho laboral y, particularmente, del área sindical, que están legalmente reconocidos”. Fallo de la Corte de Apelaciones del 12 de diciembre de 2006, que acogió un Recurso de Protección de los estudiantes expulsados del Liceo Carolina Llona de Maipú, el que posteriormente fue revocado por la Corte Suprema.Este curioso fallo, así como su igualmente inaudita revocación por la Corte Suprema (Reductio Absurdum: laSuprema sostuvo que el reglamento interno del Colegio era más relevante que la Constitución), demuestrande manera evidente que ya en 2006, todas las estructuras de poder del Estado, el Ejecutivo, el Legislativo yel Judicial, habían sido ampliamente superadas por los hechos, y particularmente, por la “construcción denuevo sentido” que el “Movimiento Estudiantil” estaba llevando a cabo.Todo lo que hemos venido planteando, apunta a que en el llamado “conflicto estudiantil”, existe unasituación de asimetría, de doble naturaleza: 18
  19. 19. a) Respecto de la comprensión del conflicto: donde el Estado NO comprende la naturaleza ni el sentido de aquello por lo cual se está luchando, y b) Respecto de los métodos de lucha: donde el Estado NO posee estrategias, tácticas, ni herramientas idóneas, para contrarrestar los métodos de lucha empleados por los estudiantes.Ambas situaciones nos permiten afirmar que -de mantenerse esta situación-, el conflicto sólo puedeagudizarse, y el Estado tendrá cada vez menor capacidad de maniobra para controlar, revertir y,finalmente, solucionar el conflicto.La comprensión del conflicto, necesariamente implica entender al “sujeto” con el cual se está en conflicto,es decir, “conocer al enemigo”, en este caso, el adversario, ya que –como hemos mencionadoreiteradamente-, existe un fundamental desconocimiento del Estado respecto de aquel.Al respecto, Sun Tzu en “El Arte de la Guerra” señala: “Si tú conoces al enemigo y te conoces a ti mismo,entonces no debes temer el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo pero no al enemigo, por cadavictoria ganada también sufrirás una derrota. Si tú no conoces ni al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás encada batalla”.Y precisamente, ya que el Estado de Chile desconoce contra “quién y por qué” está luchando, ha venido“sucumbiendo en cada batalla”.Es aquí donde precisamos hacer una breve revisión histórica para explicar con mayor precisión, algo quehasta ahora sólo hemos soslayado:¿Cómo llegan y se plasman en las acciones del “Movimiento Estudiantil” las tesis del Deconstruccionismoque hemos venido analizando? ¿Desde dónde se proyectan estas tesis al interior del “movimiento”?¿Quiénes promueven y articulan los principios basados en dichas tesis?Hemos visto que el deconstruccionismo nace en Francia, en la década de 1960-1970, y que deconstruir esdeshacer, descomponer las estructuras. No se trata de una operación negativa -una destrucción- sino deuna operación para comprender cómo un todo o un conjunto de cosas está constituido, para entoncesdeconstruirlo, y volver a construirlo, sólo que con un nuevo sentido.En Chile, desde un inicio el Régimen Militar se preocupó de clausurar rápidamente las cátedras de filosofía,sociología y otras similares, en las Facultades de Humanidades de las Universidades del país. En ese estadode cosas, la influencia del pensamiento deconstruccionista no ingresó por la “vía tradicional” de losestudios filosóficos al pensamiento de nuestras “élites ilustradas”.Sin embargo, como hemos mencionado, el Deconstruccionismo nació desde estudios acerca de lanaturaleza del lenguaje, en particular, como una nueva corriente de la Semiótica o Semiología, que –a lasazón– tenía una larga tradición en Francia, desde las teorías estructuralistas clásicas de Ferdinand deSaussure (1857-1913).Cabe destacar que Saussure comparó al lenguaje con una partida de ajedrez, y dedujo que el valor de cadapieza depende de su posición en el tablero, de manera que lo único importante es el sistema de relacionesentre las piezas, concluyendo que la lengua es exclusivamente un sistema de relaciones. “En la lengua nohay más que relaciones... la lengua es una forma y no una sustancia”.Luego, aplicando el estructuralismo a los estudios etnológicos, surgirían las tesis de Claude Levi-Strauss(1908), en las que se inspiraría Jacques Lacan para sus estudios en psicología. Por su parte, en el campo dela Educación, Jean Piaget (1896 - 1980) redujo las características de la estructura. Afirmó que estas éstasconstituyen “una totalidad en tanto es un sistema que posee más propiedades –leyes o reglas- que la de suselementos aislados”. 19
  20. 20. Sobre estas bases, en 1924 se creó en Alemania el “Instituto para el Nuevo Marxismo”, que a través de lacrítica al marxismo clásico, dará origen a la llamada “Escuela de Frankfurt”, la que planteará el“estructuralismo marxista o neomarxismo”. Con Jürgen Habermas, el neomarxismo o “teoría crítica” sehace menos negativo, menos pesimista, y asume una tarea “constructiva” mediante la elaboración de una“teoría de la acción comunicativa” (1981). No obstante, el tema central sigue siendo –como para losfundadores de la “Escuela de Frankfurt”– la racionalidad, término que significa para Habermas no la razón,el conocimiento o la forma de adquisición del conocimiento, sino “la forma en que los sujetos capaces delenguaje y de acción hacen uso del conocimiento”.Paralelamente, la Filosofía Analítica había terminado por desterrar la filosofía únicamente al ámbito dellenguaje, ya que el análisis demostraba que la mayoría de los problemas filosóficos (si no su totalidad) son“falsos problemas” creados por el lenguaje mismo.Así se explica entonces, que el Deconstruccionismo surja como tesis desde la Lingüística, y no de la Filosofía,ya que tal como lo indica Foucault, “es a través del lenguaje que se procura sustituir el “cogito” cartesianoy desplazar al “hombre” como eje de la episteme moderna”. El lenguaje se convierte en el a priorifundamental, a la vez que en el método de “formación” de los objetos del discurso, y agrega: “La sociedad esun campo de fuerzas, expresión de un juego de fuerzas en conflicto, de poderes y contrapoderes. El discursoes, pues, un arma dentro de la lucha social, bien del poder como del contrapoder”.En este sentido, y contraviniendo a Saussure, el para los Deconstruccionistas el lenguaje se asemeja a unjuego de Go, donde lo que importa es el territorio, y no la estructura dentro de la cual se mueven laspiezas. Dicho esto, puede sostenerse entonces, que será a través de los estudios del lenguaje desde donde las tesis deconstruccionistas ingresarán al medio académico chileno, en particular a través de ramos como Semiótica o Semiología, en carreras como Lingüística, Literatura, Comunicaciones, Publicidad y, más específicamente, Periodismo. Luego, sólo con el retorno a la democracia, se integrarán nuevamente carreras como Filosofía, Sociología o Ciencias Políticas. En este sentido, es claro que la generación formada en la década del ’60 tuvo amplia responsabilidad en la formación ideológica de los estudiantes de la década de los ’80, y que éstos, los llamados “Actores Secundarios”, independientemente de que muchos de ellos terminaron vinculados y absorbidos por el aparato del Estado, se volvieron icónicos, particularmente con el estreno del documental del mismo nombre en 2004, y -en muchos casos concretos-, contribuyeron y contribuyen significativamente en el adoctrinamiento ideológico de la generación de la década del 2000, que hoy protesta en las calles.Pese a esto, no fue específicamente desde el ámbito puramente académico, ni a raíz de la herenciaideológica y estratégica intergeneracional, desde donde estas ideas se hicieron parte integral del ethoscultural de la sociedad chilena.El sistema educacional vino a actuar sólo como el caldo de cultivo de este “virus ideológico”, que ingresójunto con el “retorno a la democracia”, y el regreso de numerosos exiliados políticos que tuvieron laoportunidad de conocer y estudiar estas ideas, muchas veces en su propia fuente, los que una vez llegados aChile, rápidamente tomaron su lugar en las estructuras del Poder político emergente.Lo concreto es que estas ideas fueron instaladas y aplicadas sistemáticamente desde el Poder, desde elpropio Estado, siendo utilizadas como principal herramienta de deconstrucción de la institucionalidad delRégimen Militar, por los sucesivos Gobiernos de la Concertación. 20
  21. 21. 4.- La Aplicación del Deconstruccionismo en Chile: El Gobierno contra elEstado. 31Desde el llamado “Retorno a la Democracia” –la transacción del control del poder pactada por la oposición yel régimen militar-, Chile fue sometido sistemática y progresivamente a la aplicación de tácticasdeconstruccionistas, en todos los ámbitos de la vida nacional.Los cuatro gobiernos de la “Concertación de Partidos por la Democracia”, Patricio Aylwin (DC), Eduardo Frei(DC), Ricardo Lagos (PS-PPD) y Michelle Bachelet (PS), contando con la total obsecuencia de una parte de lallamada “oposición” –la “derecha económica” neoliberal, antinacional y globalista– establecieron certera ysistemáticamente las condiciones de “ruptura”, de “fisura”, que están operando desde los “pliegues” delsistema como “nuevas máquinas de guerra revolucionaria”.a) El Deconstruccionismo de la NaciónAsí quedó de manifiesto, por ejemplo, en el violento estallido del “Conflicto Indígena”, al que laConcertación fue “incapaz” de dar solución, precisamente porque estas “rupturas”, estas“desterritorializaciones” y “reterritorializaciones”, son una de las tácticas operantes y determinantes delactual proceso revolucionario chileno, impulsado por los propios Gobiernos de la Concertación, en contradel Estado de Chile.Por ello, no se trata en modo alguno de “solucionar el conflicto”, sino de todo lo contrario.Se trata de sostenerlo y de mantenerlo, ya sea por la vía de la “represión” –como en el caso de losDirigentes indígenas condenados a 10 años de prisión-; por la vía de la “negación”, impidiendo categorizar alos indígenas como “Pueblo” y menos aún como “Raza”; o por vía de la “dilatación del conflicto”: lapromulgación de “Leyes” y “Estructuras” absolutamente inoperantes, como la mal llamada “Ley Indígena”, yla “CONADI”, entre otras, y por supuesto, por la vía de la “criminalización”.La “ruptura” en este caso, responde a un aspecto fundamental de nuestra identidad: el Chile mestizo,europeo e indígena, español y mapuche, que surgió como resultado de la Conquista, la Colonia y laIndependencia, es cuestionado desde su propio origen.De nada vale hoy el que nuestro primer Escudo Nacional haya tenido como emblemas de la Nación a dosindígenas. De nada vale que Doña Javiera Carrera -una de nuestras “Madres de la Patria”-, haya asistido a sulanzamiento precisamente vestida de mapuche “en símbolo de patriotismo”. De nada vale que Colo-Colo,Caupolicán, Lautaro y Galvarino, entre muchos otros, hayan sido considerados los “primeros patriotas” porlos padres de la Patria. De nada vale que la figura central de la identidad chilena en el Siglo XIX, el “RotoChileno”, mestizo, criollo y popular, haya sido quien luchó y murió por todo Chile en la Guerra del Pacífico.De hecho, ha surgido toda una escuela historiográfica que cuestiona precisamente estos aspectos: losllamados “estudios decoloniales”.Hoy en Chile se ha afianzado la idea de que existen dos tipos –dos “clases”- de chileno: los chilenos como tal,y los indígenas, y ello actúa, precisamente, en contra de las reivindicaciones legítimas de los chilenos deorigen indígena. En efecto, porque en aquellos sectores “radicalizados” se sostiene la idea de unasegregación –“desterritorialización”, “reterritorialización”– del Estado de Chile, lo que ha llevadodirectamente a una suerte de “palestinización” del conflicto: hoy existen literalmente “territoriosautónomos” dentro del Estado de Chile, que se encuentran en conflicto permanente con el mismo. 21
  22. 22. Y ello afecta directamente las demandas de sectores indígenas “moderados”, que en la práctica estánpidiendo legítimamente una reforma del sistema político, económico y social del propio Estado.Entre estas dos lógicas –la que opera desde fuera del Estado y la que lo hace desde su interior-, no cabeposibilidad alguna de solución al problema, y menos aún una solución de carácter Nacional, precisamenteporque esta “ruptura”, esta “fisura” atenta contra las bases mismas de la Nación chilena.En el actual modelo Materialista y Deconstruccionista que nos rige, el “Conflicto Indígena” jamás tendrásolución, todo lo contrario: se precisa sostener, mantener y prolongar el conflicto en forma permanente:eso es lo único que en realidad importa.b) El Deconstruccionismo de la FamiliaHistóricamente, la familia chilena tuvo una estructura extendida. Abarcaba al padre, la madre y los hijos, yse ampliaba a los abuelos, tíos, primos e incluso, los “bastardos” o “guachos” que nacían fuera delmatrimonio. De hecho, el mismo “Padre de la Patria”, Bernardo (O’Higgins) Riquelme, fue un “guacho” alcual su padre reconoció casi al final de su vida.Directamente afectada por los efectos del primer liberalismo y bajo los embates del actual neoliberalismo, lafamilia chilena media, progresivamente comenzó por proletarizarse, y terminó transformada en una familianuclear, desarraigada y fracturada.Es a esta familia nuclear –el último reducto de las estructuras familiares tradicionales de Chile-, a la que eldeconstruccionismo de los Gobiernos de la Concertación ha atacado de manera directa y preferencial.El abierto intervencionismo del Gobierno en la Familia ha alcanzado niveles fantásticos: estructuras como elSENAME (Servicio Nacional de Menores), el SERNAM (Servicio Nacional de la Mujer), el Ministerio de Salud,de Justicia, de Educación y otros, han adquirido progresiva y substancialmente, una autoridad cada vezmayor para involucrarse en ámbitos tradicionalmente autónomos, soberanos e independientes de la vidafamiliar.Desde campañas anticonceptivas y abortivas –políticas directas de reducción de la natalidad-; elcompromiso con agendas internacionales como la “Cumbre de la Mujer”; la implantación de la llamada“Perspectiva de Género”; la “Ley de Divorcio” y otras medidas, hasta el abierto cuestionamiento –deconstrucción- de la noción misma de familia, los Gobiernos de la Concertación han ha dirigido un ataquefrontal y sistemático contra la Familia.Los ejes de este ataque se han dado precisamente desde dos sectores que constituyen fuerzas de choquefundamentales del deconstruccionismo: el feminismo y el movimiento homosexual.Desde el primero, a través de una ruptura del rol femenino tradicional –alimentado directamente por elmodelo neoliberal dominante-, que cuestiona, deconstruye, su multiplicidad como mujer, esposa y madre, yla reduce a mero “individuo de género femenino”, esto es, un ente desarraigado de la vida familiar ycomunitaria, básicamente egoísta y condicionado en su propio valer de acuerdo al criterio del mercado.Es precisamente a esa “individuo de género femenino” –un producto de mercado-, a la que se dirigen lascampañas anti natalidad y abortivas, las de “igualdad de género”, las de “profesionalización” de“emancipación” y hasta… las de moda. 22
  23. 23. Todo esto, en un país que sociológicamente se ha caracterizado por el Machismo, es decir, precisamentepor la formación del carácter y la educación de los hijos varones a partir de los parámetros entregados porsus propias madres.Por su parte, el Movimiento Homosexual -uno de los “esquizes” directamente postulados por Félix Guatari-,ha adquirido una preponderancia directamente proporcional a su capacidad de “ruptura”.Sintomáticamente, el dirigente de más notoria presencia pública de este movimiento en Chile, es un excuadro del Partido Comunista, mismo que prácticamente lo expulsó al descubrir que había sido arrestadopor “faltas a la moral” en la vía pública.Y por ello, no es de extrañar que la actuación de estos colectivos en nuestro país, parezca sacada de un librode recetas escrito en conjunto por Derrida, Foulcault y Guatari.Precisamente, la reivindicación más anhelada por este movimiento ha sido, precisamente, la instauracióndel llamado “Matrimonio Homosexual”, una completa deconstrucción del sentido y fundamento delmatrimonio como órgano social, en función de la ruptura de las mismas bases de la Familia.No resulta sorprendente entonces, que fuera Michele Bachelet quien primero planteó la necesidad delegislar para instaurar un tipo de unión civil que emula al matrimonio, fundamentada precisamente en lalegislación francesa que surgió a expensas de las ideas de los deconstruccionistas de dicho país. A confesiónde partes…Finalmente, la intervención del Gobierno en las áreas de jurisdicción tradicional de la Familia se estáimplementando consistentemente a través de las políticas educacionales. El Ministerio de Educación havenido legitimando la existencia de colectivos de estudiantes homosexuales en los colegios, y se ha dadoamplio impulso y publicidad a las denominadas JOCAS “Jornadas de Conversación sobre Afectividad ySexualidad”, desde la cuales se pretende enseñar precisamente la “Perspectiva de Género” a losestudiantes, ya que los padres no tendrían autoridad para imponer un determinado género a sus hijos.Por último, el cuestionamiento de la autoridad de los padres frente a sus hijos ha sido sancionadojurídicamente desde el Ministerio de Justicia. Eventualmente, cualquier tipo de castigo a un niño puede serdenunciado como maltrato infantil. Los límites son difusos, precisamente porque de ello se trata la labor deldeconstruccionismo.Destruida la familia, es poco lo que puede oponerse a la implantación de cualquier modelo de control yplanificación social.c) El Deconstruccionismo de las Fuerzas ArmadasPropiciada en sus orígenes por el llamado “Plan Alcazar” iniciado por Augusto Pinochet, la denominada“Profesionalización”, constituye la piedra angular del deconstruccionismo de las Fuerzas Armadasnacionales.Reducida a su esencia, la “Profesionalización” consiste en el reemplazo de las Fuerzas Armadas Nacionales,por fuerzas desligadas de la Nación a la que sirven, esto es, por fuerzas mercenarias.Consistentemente, este proyecto ha sido directamente propiciado por EE.UU., que pretende transformar atodos los ejércitos de Sur América en una especie de “policía militar” al servicio de sus intereses, aunqueestos sean completamente contrarios a los de las Naciones del continente. 23
  24. 24. Por otra parte, como resultado directo de las políticas aplicadas por los regímenes militares propiciados porEE.UU. durante los años ’80, como estrategia de contención de la URSS durante la Guerra Fría, la Violaciónde los Derechos Humanos implicó una profunda y trágica fractura entre la Nación Civil y la Nación en Armas–las Fuerzas Armadas- en la totalidad de los países del continente.De este modo, los Ejércitos Nacionales perdieron legitimidad al grado extremo de llegar a transformarsesimbólicamente en “enemigos del Pueblo”: el mismo Pueblo, la misma Nación que los originó en los alboresde la lucha por la Independencia del Continente.En Chile, el resultado de esta doble ruptura se ha expresado en la mayor crisis de la historia de nuestrasFuerzas Armadas desde la Independencia del país: una crisis que ha deconstruido –literalmente en algunoscasos-, lo que en muchos casos llevó más de un siglo construir.En efecto, a expensas de la “profesionalización”, numerosos regimientos asentados tradicionalmente en lasdiversas regiones de Chile fueron cerrados, literalmente deconstruidos, trasladados y reconstruidos.Por otra parte, la persistente campaña de los llamados “Objetores de Conciencia” –otro de los grupos que“actuando desde la “marginalidad”… realizan acciones de “empoderamiento” destinadas a realizar la“producción de liberación” en palabras de Guatari-, sumada a las imperdonables muertes de Conscriptos poraccidentes y tragedias como la muerte de 45 soldados en el Volcán Antuco, han terminado por cuestionarcompletamente el Servicio Militar, que –significativamente-, ya no es obligatorio.De este modo, se han sentado las bases para que el Pueblo chileno pierda por completo su derecho a lalegítima defensa: un pueblo que ni siquiera podrá utilizar armas para defenderse de cualquier agresión,simplemente porque no sabrá hacerlo.Los únicos que tendrán la hegemonía del poder de las armas serán “profesionales”: los mismosprofesionales que -en palabras de un ex general- “defienden a Chile porque les pagan para eso”… noporque sean los representantes de la Nación en Armas, sino porque para eso se les paga…Y entonces, si a estos “profesionales”, alguien les pagara más, ¿a quién defenderían?Se ha señalado que Chile se encuentra en una carrera armamentista, y –en efecto-, las adquisiciones dematerial bélico así parecerían demostrarlo. Pero las armas por sí solas de nada sirven si quienes las debenutilizar se encuentran internamente corroídos por factores que ni siquiera son capaces de controlar.Ejemplo trágico de este estado de crisis interior, de crisis ética y de valores –además de Antuco-, fue latragedia ocurrida en la Antártida en septiembre del 2004, donde los comandantes Armando Ibáñez yMauricio Toro obligaron a sus subalternos a acudir a recuperar un trineo perdido, desestimando todas lasadvertencias de riesgo. A ello se sumó el ocultamiento de la información.Cuando un oficial antepone el valor material de un equipo a la seguridad y la vida de sus subordinados, esclaro que se ha perdido por completo el sentido de Ser Militar.Por cierto, en la Antártida los comandantes citados actuaron claramente de acuerdo a valores materialistas,lo que en este caso significa: de acuerdo a “valores” “profesionales”…Los responsables directos del estado actual de nuestras Fuerzas Armadas, han sido los mandosseleccionados por los Gobiernos de la Concertación, particularmente, el peor de los Comandantes en Jefedel Ejército de toda nuestra historia: el General ® Juan Emilio Cheyre. 24
  25. 25. Finalmente, cabe señalar que la llegada al poder de Michelle Bachelet fue directamente propiciada por suactuación como Ministra de Defensa durante el gobierno de Lagos. En efecto, la imagen de Bacheletadquirió dimensión nacional en junio del 2002, cuando recorrió poblaciones afectadas por un temporal,sobre una tanqueta militar en traje de combate.Si el Deconstruccionismo es la causa del actual estado de nuestras Fuerzas Armadas, entonces quizá elhistoriador Alfredo Jocelyn Holt tenía más razón de la que mismo creía cuando durante esa campaña encaróa Bachelet afirmando:“En concreto, pienso que es usted un producto mediático, populista, una carta tapada, no reconocida aúnde la fuerza militar”.Lo que Jocelyn Holt se olvidó de señalar, fue que esa fuerza militar no es precisamente Nacional.d) El Deconstruccionismo de la CulturaA estas alturas hablar del deconstruccionismo de la cultura en Chile parecería de Perogrullo.Sin embargo, vale la pena reseñar algunos aspectos del que constituye el principal “campo de batalla” deeste sistema táctico en la “nueva política revolucionaria” en nuestro país.Una vez más, fueron los propios Gobiernos de la Concertación los que propiciaron, financiaron y respaldaronabiertamente estas políticas, casi sin contrapeso alguno durante 20 años.El principal organismo utilizado para ello fue el denominado FONDART, “Fondo de Desarrollo para las Artes”,dependiente del Ministerio de Educación.En palabras de una de sus numerosas autoridades, la ex Secretaria Ejecutiva del organismo Nivia Palma: “elarte no está comprometido con nada", "el arte no puede tener fronteras", "el arte no responde a 32censuras". "Sinceramente creo que el FONDART no puede coartar la libertad de expresión"Pero ¿a Santo de qué se produjo esta monumental defensa?Simple: desde su fundación, el Fondo financió reiteradamente “obras” que parecen –una vez más-, sacadasdirectamente del libro de cocina de los deconstruccionistas. Para muestra algunos petit bouches de estemenú indigesto:En 1994 el FONDART presentó un cuadro titulado “El Caudillo”, que presentaba al Libertador Simón Bolívarcon busto femenino y haciendo un grosero gesto con la mano. Ello desató la legítima reacción de Colombia yVenezuela precisamente en momentos en que sus representantes en la Comisión Arbitral de Laguna delDesierto iban a emitir dos votos decisivos para Chile sobre aquel litigio.En noviembre del 2001, FONDART financió una historieta en que se representaba a Arturo Prat Chacón –elmáximo héroe de nuestra Historia-, cayendo “accidentalmente” sobre la cubierta del acorazado Huáscar enel Combate Naval de Iquique.A estos ejemplos se podrían añadir una "perfomance" con un acto sexual explícito en un festival de teatro;millonarias entregas de dinero a ex-directores de propaganda televisiva de la Concertación; el falo gigantecolocado como hito de bienvenida en Machalí; la famosa "casa de vidrio" con una muchacha duchándose odefecando en público, y tantas otras muestras de "arte y cultura" que hicieron noticia en los últimos años. 25
  26. 26. Finalmente, reincidiendo una vez más, en 2002 FONDART financió una “obra de Teatro” que ridiculizabanuevamente a Arturo Prat, esta vez mostrándolo como borracho, cobarde y homosexual.Específica y sistemáticamente, los Gobiernos de la Concertación financiaron, promovieron e impulsaronun ataque sostenido contra nuestra Cultura desde la perspectiva deconstruccionista.José Martí afirmó con toda claridad: “Ser cultos para ser libres. Un pueblo culto es un pueblo libre”.Si la pretensión última del deconstruccionismo –este hijo pródigo del materialismo-, es hacernos esclavos,entonces el primer paso para ello es eliminar la cultura.Por eso aunque parezca de Perogrullo este aspecto es fundamental.e) El Deconstruccionismo en los Medios de ComunicaciónSin excepción, los grandes divulgadores de todas las políticas reseñadas durante los últimos 20 años, hansido los Medios de Comunicación, particularmente la Televisión y los principales Diarios de circulaciónnacional: sí, los de la “Derecha”, principalmente.Al respecto, dos de los canales que más abiertamente han utilizado patrones deconstruccionistas en suprogramación, han sido TVN, “Televisión Nacional de Chile” y Chilevisión, aunque los demás no quedanajenos para nada.La expresión de estas tesis en la televisión se verifica de modo contundente en dos tendencias queactualmente siguen en el foco de la atención mediática en TV: la denominada “Farándula” y la líneaeditorial de las denominadas “Historias mínimas” en los Noticieros.El primer fenómeno, la “Farándula”, es la entronización del nihilismo como guía existencial fundamental delos referentes sociales. Al respecto, un conocido periodista señaló recientemente que la TV se había 33“abierto a los don nadie” , indicando que los “personajes” de la “Farándula” carecían de cualquier valor ensí mismos.Más allá de ello, el factor fundamental es que la “Farándula” no refleja realidad alguna: se trata de unapura construcción mediática, publicitaria y de marketing. Un producto de consumo masivo, tan vulgar comoel papel higiénico, aunque -por cierto-, mucho menos útil que este.Un tercio de la programación de la Televisión pública en Chile corresponde a “Farándula”, y –tomando encuenta la cantidad de horas promedio que un chileno pasa frente a la TV-, casi se podría concluir que untercio de su propia vida carece por completo de cualquier realidad.Por su parte, los diarios hacen eco de ello, particularmente la conocida meretriz de “El Mercurio”, el diario“Las Últimas Noticias”.He aquí el sueño máximo del deconstruccionismo: ser capaz de generar una “realidad” irreal y alternativa,que termine por subvertir, suplantar y reemplazar por completo la existencia vital del ser humano.¡Y vaya que lo ha logrado! Porque si los medios de Comunicación son –o más bien debieran ser-, la expresiónviva de la Opinión Pública, entonces estos Medios reflejan la total ausencia de una verdadera opinión… poreso la labor de los denominados “opinólogos” se ha vuelto tan preciada: porque a falta de contenidos reales,es necesario deconstruir la nada para reconstruir la nada… 26
  27. 27. Si usted necesita de un opinólogo para saber que todas esas opiniones carecen por completo de cualquierrelevancia, entonces usted está deconstruido: su opinión no existe, porque usted no tiene opinión yporque nada se puede opinar de la nada, salvo que es nada.En el caso de los noticieros de TV el fenómeno es aún más patente: son estos canales privilegiados de accesoa la mente del telespectador (de hecho, la TV genera una leve Hipnosis en el telespectador) donde conmayor eficacia se expresan las tesis deconstruccionistas.Se privilegian sin excepción las “rupturas”, los “quiebres de sentido”, y abiertamente se manipula a laopinión pública generando nuevos territorios conceptuales: desde 2001, los Medios nos han aterrorizadocon la “Delincuencia” y la “Guerra al Terrorismo” y ahora “Los Encapuchados”. Vivimos bajo la amenazapermanente del colapso económico, la inseguridad, el miedo…Pero, ¿de dónde surge esto?Simple: de la reiteración hasta el cansancio y el hastío de una pauta archiconocida para generar atención yemoción en el espectador.Por ejemplo, si un noticiero comienza sin Crónica Roja –robos, asesinatos, violaciones, accidentes, tragedias,muerte-, entonces pierde sintonía de inmediato. Y debe recordarse claramente que el Deconstruccionismoes precisamente eso: la Muerte del Hombre, no únicamente la muerte simbólica, sino vital.Es tan evidente este patrón, que la historia de Hans Pozo -el joven descuartizado-, podría haber sidoperfectamente la trama de un guionista sádico como Tarantino en “Hostal”.Pero no.Se trataba de un hecho real –y aunque suene feo, “vulgar”-… que fue deconstruido y reconstruido como untaquillero Triller por los noticieros de todos los Canales de TV…Mientras más miedo, asco, dolor e ira se produzca en el espectador… mejor el nivel del Show de noticias.A continuación, vienen las “Historias Mínimas”.¿De qué se trata esto?De llevar a todo el país la historia de la famosa “Señora Juanita”, a la que robaron, operaron, injuriaron,cobraron una cuenta de más, agredieron, insultaron, pegaron, o cualquiera de las situaciones que cotidianay diariamente le ocurren a cualquier chileno común y corriente cualquier día de su vida.El tema aquí es reducir la historia nacional a su expresión individual: las grandes temáticas no se abordandirectamente, sino que se reflejan sus efectos mínimos –que para una persona ciertamente pueden sermáximos-, como si la “realidad” fuera, deconstruccionistamente hablando-, la suma permanente de estas“Historias Mínimas”.Por ejemplo, la niña X que tiene problemas de gordura, o el joven Y que fue operado de la próstata, o elseñor Z que fue engañado por una Empresa… etc.Obviamente, cualquier ser humano reacciona con empatía, con disgusto y con rabia, cuando otra personasufre cualquier problema: diariamente nos vemos involucrados de este modo en el dolor, la angustia, ladesesperación y la miseria de otros compatriotas… ¡Pues qué bien! 27

×