Enasayo. rene vallejo

145 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
145
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Enasayo. rene vallejo

  1. 1. Rene Arturo Vallejo LA EVALUACION ACADEMICA EN TORNO A UN ANALISIS FRANCO Y SINCERO El <<conócete a ti mismo>>, cuando supone que dispongo de todos los recursos necesarios para hacer frente a una dificultad, es siempre una impostura: nunca soy yo, solo, la solución …porque no estoy solo. Philippe Meirieu Aprender, sí. Pero ¿Cómo? Barcelona, 2002, p.41Llegar a comprender, entender y poner en práctica que la evaluación es un simple espaciode comprobación del esfuerzo realizado por el que aprende en los docentes requiere dejarde un lado pretensiones de poder, opresión, jerarquía, prácticas individualistas yegocentrismo. Cambiar la mentalidad y dejar de concebir el procedimiento mecánicoevaluativo encierra ya dentro de sí según Santos Guerra (2003, P.76) dimensiones éticasde naturaleza desdeñable.1Porque siendo sinceros y queriendo con toda nuestra voluntadllegar a comprender por nosotros mismos de una manera objetiva y franca, la mayoría deveces se deja de un lado los sentimientos de los alumnos y no se piensa en la profundidaddel aspecto moral del proceso evaluativo.Evaluar de manera técnica y muy ajustada a las medidas o estandarizaciones repercute deuna manera directa –tanto en alumnos como en docentes- al inicio de una bajasensibilidad económica, social y cultural. De hecho borrar la huella cultural que ha dejadonuestras prácticas evaluativas requiere casi que de un proceso de catarsis acompañado deprofesionales de la pedagogía y de expertos en evaluación, a menos claro está, que elsujeto logré hacer una introspección adecuada e identifique claramente y de una maneracasi que tabulada la huella del recuerdo evaluativo de sus maestro anteriores.Muy pocos docentes toman en serio dentro de su quehacer el tipo de desarrollointelectual y sobre todo personal que quieren que sus alumnos adquieran. De hecho aveces se parte que ellos ya vienen con todo adquirido y que lo único que debemos haceres eliminar lo malo. Otros teñimos o estigmatizamos diferentes personalidades, modos decomportamiento y hasta maneras de vestir. En este sentido aún estamos alejados de unpensamiento Americano como el de Ken Bain (2007, P170) quien dice que “El aprendizajetiene que ver fundamentalmente con los cambios intelectuales y personales que sufren losindividuos al desarrollar capacidades nuevas de comprensión y razonamiento” De hechoafirma que “Las calificaciones se convierten no en una forma de clasificar, sino en unamanera de comunicarse con los estudiantes”.1 Qué es digno de desprecio o desdén. No entendía porque el desprecio tenía que significar algo para esteautor hasta que escudriñe en su posición moral, y le encontré el verdadero sentido ético.
  2. 2. Bain nos invita que los docentes concentremos más nuestros esfuerzos en el desarrollo decapacidades de comprensión del mundo sobre nuestros alumnos y que no tengamos unamanera reduccionista a la hora de calificar y de llenar transmitir nuestros conocimientos.Por otra parte el hecho de que algunos docentes utilicen amenazas de suspensión oinclusive de represión lleva al educador a asumir una posición demasiado defensiva casique de guerra y trinchera con el único so pretexto de sentenciar el comportamiento desus educandos. Entra a jugar entonces el poder, ejercido por unos como un arma letal yvivido por otros como una manera de dar buena apariencia y hasta de llegar a tergiversarla ética y la moral de los docentes, generando en últimas un clima adulterado y erróneopara una sana convivencia académica. Se olvida – en el diario parecer- que educar aalguien es enseñarle y esto implica integrarlo. La pregunta que surge es ¿Qué estánenseñando los docentes?Se supone que los docentes deben trabajar como afirma Meirieu (2002,P.37), “con esesentimiento de desposesión” propio de los genitores, y que finalmente se crea y practique“que sea solamente el que despierta y que no suponga, que aunque las cosas nacen através de él, no nacen de él”. Es mejor siempre hacer descubrir y que por ende surja comoun proceso natural la transmisión, ya que este nuevo ambiente creado serviría de pretextopara derrochar energía y porque no, concebir un proceso de creación y de construcción.Los maestros que procuren por un proceso así, sin amenazas, pueden llegar a dejar elpeso de la responsabilidad ilimitada de un lado. Es mejor ser parcero y a la vez asumir serlanza2, y se procurara entonces algo definitivamente menos dañino.Por otra parte evitará generar dentro de las instituciones y dentro de la misma aula declase una dinámica de falsedades que en nada contribuyen a una formación integral.Ahora bien, los alumnos tampoco deben ser salvados de toda responsabilidad académicadebe existir un proceso de reflexión crítica (individual inicialmente) y en grupo, teniendocomo norte una cambio o actitud de mejora, para los docentes sería como empezar ainculcar dentro de sus alumnos funciones sabrosas del saber. De hecho está dinámica faltaincita a los docente a mirar a sus alumnos –se juzga mucho- a través más de los ojos delinterés puesto en las clases o de las diferentes demostraciones de esfuerzo realizadas a lahora de entregar diferentes evidencias académicas. Entonces el interés de formación parala vida, de mejora en su calidad, de transformación, de integración, de aprendizajesignificativo y de desarrollo intelectual y personal desaparece.2 Lanza, de lancero. En el ejército este curso nombra a un acompañante permanente que no debe dejarmorir a su compañero durante la preparación para la guerra. Al final solo aprueban el curso los que con sulanza lleguen al final. En la guerra de independencia de Colombia, los lanceros eran por lo general indiosprovenientes del llano colombiano, caracterizados por su excepcional temeridad, y cuya participación dellado de la causa independentista jugó un rol esencial en la Batalla del Pantano de Vargas, en la que 14lanceros que conformaban la cuadrilla élite de la caballería, al mando del coronel Juan José Rondón,alteraron el curso de la batalla a favor del Ejército Libertador.
  3. 3. ¿Porqué en nuestro rol de docentes contribuimos erróneamente a forjar funciones máselaboradas del saber? Creo que muchos no dimensionábamos que la medición,clasificación y comprobación nos puede llevar a negarnos la dicha de dialogar,diagnosticar, comprender, mejorar y aprender. (Santos Guerra, 1999)Comparto finalmente la posición de David Nevo (1986) quién invita a todos los docentes aque dentro de la evaluación educativa esta se convierta en una fuente inagotable decuestiones y de preocupaciones. Estamos a tiempo y es el momento preciso de sacr elmáximo provecho a las preguntas antes de empezar a evaluar, a contrastar nuestrapráctica profesional y a escoger el camino de mejora en nuestra actividad de profesor,nuestra reflexión nos permitirá comprender en últimas la naturaleza de nuestra actividad.
  4. 4. REFERENCIAS BILIOGRAFICASBain Ken, 2007 Lo que hacen los mejores profesores de universidad. Universitat de Valencia. What the Best College Teachers Do. BarcelonaMeirieu Philippe, 2002 Aprender, Sí. Pero ¿Cómo?. Ed. Octaedro. BarcelonaSantos Guerra, M.A.1999 20 Paradojas de la Evaluación del alumnado en la Universidad Española. Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 2(1).IX Congreso de formación del profesorado.Santos Guerra, M.A. 2003 Revista Enfoques Educacionales, Volumen No.5(1). Dime cómo evalúas y te diré qué tipo de profesional y de persona eres. Departamento de Educación, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.

×