£eeeúm
3
£ a gueAAa de 2)¿o4.
OxieAidcpi pcud>le i;
Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñ arán esta lección...
Podemos confiar en el poder de Dios para
hacer frente a los desafíos del servicio.
'eAÁJJM Lü- p ílA C t nte^noAVZClA; "Y ...
£ecc¿ón. 3
de la altura que tendrá. Los obre­
ros están dispuestos a trabajar
duro, y yo haré todo lo que sea
necesario pa...
vigilen de día y de noche. Sanbalat no solo
es de mala índole, sino que es hipócrita por
añadidura. Nos provoca diciéndono...
resultado, los obrero están más
temerosos que nunca.
Sabía que tenía que resolver
este problema, de modo que
hice un plan ...
üeccám 3
amanecer hasta el ano­
checer. Algunos pasamos
la noche cuidando la mu­
ralla. Nunca nos quitamos
la ropa ni deja...
AceM ijo- 1
! J
O ’o A Jt a íé x x m e ,
INSTRUCCIONES
Trata de descifrar el código que aparece
más abajo, descartando las...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 3 | Intermediarios | La guerra de Dios | Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014

742 visualizaciones

Publicado el

Lección 3 | Intermediarios | La guerra de Dios | Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
742
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
302
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 3 | Intermediarios | La guerra de Dios | Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014

  1. 1. £eeeúm 3 £ a gueAAa de 2)¿o4. OxieAidcpi pcud>le i; Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñ arán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estu d iarla y hacer las acti­ vidades prácticas después, durante la semana que comienza a p a rtir de ese sábado. -■ - — ---- Día 30 de Ab, año 20 Sanbalat nos declaró la guerra. Hoy ca­ balgó alrededor de la ciudad mientras ha­ blaba como con rugidos: "¿Qué hacen estos débiles judíos? Creen que podrán reedificar la muralla y volver a ofrecer sus sacrificios. A lo mejor piensan que pueden terminar el trabajo en un solo día. No pueden sacar vida de las pie- Domingo Lee "La guerra de Dios". Aprende Comienza a aprender el versículo para memorizar. Ora Pide a Dios que te ayude a entender que tienes gran necesidad de contar con su poder. Sábado Haz la actividad de esta semana que está en la página 30. XV e ha burlado alguien de ti porque hacías 0 ” /oque era correcto?¿O bien ha tratado al­ guien de obligarte a que dejes de hacer algo que sabías que era correcto? ¿Te has desanimado y sentido deseos de dejar de hacer algo que considerabas correcto? Así se sintieron Nehemías y muchos de los judíos que participaban en la reedificación de la muralla de jerusalén. Lee lo que sigue, para descubrir lo que sucedió. (Textos claves y referencias: Nehemías 4, 5; Profetas y reyes, pp. 477-482.)
  2. 2. Podemos confiar en el poder de Dios para hacer frente a los desafíos del servicio. 'eAÁJJM Lü- p ílA C t nte^noAVZClA; "Y cuando oyeron nuestros enemi­ gos que lo habíamos entendido, y que Dios había desbaratado el consejo de ellos, nos volvimos todos al muro, cada uno a su tarea” (Nehemías 4:15). dras. Son nada más que montones de basura y ceniza" (Neh. 4:2). A continuación Tobías dio su discurso. Entre los muchos disparates que dijo, aseguró que hasta un zorro podía trepar por la muralla y desbaratarla. No pude dejarlos burlarse de ese modo. Oré en voz alta, para que me escucharan: "Oye, oh Dios nuestro, que somos objeto de su menosprecio, y devuélveles sus insultos para que caigan sobre sus propias cabezas. Permite que sean capturados y desterrados. No ocultes su culpa ni disculpes sus pecados. Permite que los constructores contemplen la manifestación de tu ira sobre esos dos". Los enemigos se escurrieron como de cos­ tumbre, pero sé que volverán a la carga. No podemos permitir que paralicen nuestra obra. Uno podría pensar que no debieran ser tan tercos, puesto que saben que tenemos una comisión departe del rey. Hemos edificado la muralla hasta la mitad Lunes Lee Nehemías 4:1 al 15. Pretende que eres Nehemías. En un cuaderno, o en tu diario de estu­ dio de la Biblia si lo tienes, escribe una carta breve a Sanbalat para decirle por qué no dejarás de cons­ truir el muro. Ora Pide a Dios que te revele la forma de contestar a un "Sanbalat" que aparezca en tu vida.
  3. 3. £ecc¿ón. 3 de la altura que tendrá. Los obre­ ros están dispuestos a trabajar duro, y yo haré todo lo que sea necesario para ayudarlos a con­ tinuar. Martes Lee Nehemías 4:16 al 23. Descubi En una escala de 1 a 10, clasifica los obstáculos que te cau­ san más dificultades (1 = no me deja hacer ninguna cosa; 10 = no crea ningún problema). Un trabajo difícil. La gente que me critica. Amigos que dicen mentiras de Día 31 de Ab Sanbalat y Tobías regresaron cargados con palabras aún más venenosas. La situación se ha estado tornando peligrosa. Tuve una reunión con los dirigen­ tes de compañías esta mañana, antes de comenzar el trabajo. Oramos y decidimos establecer un equipo de guardias para que Amigos que cuentan mis secre- Temor al ridículo. Cansancio. Ora Cuenta a Dios que le entregas todos los obstáculos que hacen difícil que le rindas un servicio sa­ tisfactorio.
  4. 4. vigilen de día y de noche. Sanbalat no solo es de mala índole, sino que es hipócrita por añadidura. Nos provoca diciéndonos que es­ tamos complotando contra el rey Artajerjes. Pero alguien me dijo que Sanbalat alardeaba de su propio complot, según el cual nos ata­ caría por sorpresa y nos mataría para detener la obra definitivamente. Como si eso fuera poco, algunos judíos han comenzado a quejarse del trabajo. Un grupo de hombres me informó que los trabajadores se están cansando, y que hay demasiado polvo y basura para continuar reconstruyendo la muralla. Esta última ob­ servación me afectó mucho. ¿Cómo pueden quejarse cuando ya tenemos edificada la mitad de la muralla? Sé que los obreros están cansados. Yo mismo lo estoy. También sé que hay mucha basura. Tendré que pedir a algunos de los muchachos mayorcitos que la saquen. Pero de ninguna manera podemos permitir que nos desanimen. ¡Estamos dema­ siado cerca del final de la tarea! Otro grupo de judíos que vive cerca de Samaría se presentó con nuevas expresiones de desánimo. Nos di­ jeron que nos atacarían en cual­ quier lugar donde vayamos. Esos valentones hablaban a gritos, lo cual afectó a un gran número de obreros, a tal punto que disminuyeron su trabajo. Esos judíos des­ leales debieran quedarse en sus casas en lugar de salir a causar daño a gente hon­ rada y trabajadora. Como Miércoles Lee Nehemías 4:12 al 15. Describe el plan de batalla de Nehemías. Busca un jardín con flores que necesite ser desmalezado (o bien un terreno con muchas pie­ dras). Dedica cierto tiempo a arrancar las malezas o a re­ coger piedras. Ora Con cada ma­ leza o piedra que saques del terreno, pide a Dios que se encargue de las dificultades que surgen en tu vida. Agradécele porque
  5. 5. resultado, los obrero están más temerosos que nunca. Sabía que tenía que resolver este problema, de modo que hice un plan para defendernos en caso de ataque. Puse algunos hombres en los lugares donde la muralla estaba más baja, y a otros en los lugares abiertos. Me aseguraré de que las familias tra­ bajen juntas y que estén arma­ das con espadas, lanzas y arcos. Hoy al atardecer reuní a todos los dirigentes y les di un discurso reanimador. Les dije que no de­ bían temer a Sanbalat y Tobías. Les recordé que el Señor es más poderoso que todos aque­ llos revoltosos. Les hice ver, ade­ más, que era posible que ellos estuvieran más atemorizados de nosotros que nosotros de ellos. Les dije que si era necesario presentar batalla, lo haríamos, porque el trabajo que estamos haciendo es para nuestros hijos e hijas, para nuestras esposas y nuestros hogares. Jueves Lee Efesios 6:10 al 18. Explica por qué cada pieza de la armadura es necesaria. Cinto:_________________________ Coraza:________________________ Calzado:_______________________ Después de transcurrido un sá­ bado... Las noticias de nuestros pre­ parativos de defensa llegaron a oídos de Sanbalat; pero eso no nos importó. Todos volvimos a trabajaren la muralla. Pero ahora solo podía trabajar la mitad de los hombres. La otra mitad pro­ tegía a los obreros. Aun los acarreadores de ma­ teriales lo hacen con una mano apoyada en sus armas. Los cons­ tructores llevan ceñidas sus es­ padas. Pedí a un trompetero que me acompañara permanentemente. Puesto que los obreros traba­ jan en lugares alejados, les pedí que si escuchaban el sonido de la trompeta, acudieran rápida­ mente junto a mí. Les aseguré que Dios pelearía por nosotros. Un día de trabajo Ni siquiera sé qué día es hoy. Me resulta difícil llevar cuenta de la fecha. Trabajamos desde el Escudo:________________________ Yelmo:________________________ Dibuja la parte de la armadura que necesitas más para servir a Dios. Ora Pide a Dios que te provea la ar­ madura que necesitas para servirle mejor.
  6. 6. üeccám 3 amanecer hasta el ano­ checer. Algunos pasamos la noche cuidando la mu­ ralla. Nunca nos quitamos la ropa ni dejamos las armas. Ha aumentado la altura de la muralla. Dios está con noso­ tros. Él pelea por nosotros. Continuamos la obra solo con su fortaleza. Viernes Conversa con un adulto acerca de al­ guien o algo con lo que estás teniendo dificultades. Escribe en un cua­ derno o diario de estudio de la Biblia, un plan para servir a Dios en esa dificul­ tad que te molesta. Comenta tu plan con tu familia a la hora del culto. Ora Agradece a Dios por proveer el poder y la sabiduría para llevar a cabo los de­ safíos.
  7. 7. AceM ijo- 1 ! J O ’o A Jt a íé x x m e , INSTRUCCIONES Trata de descifrar el código que aparece más abajo, descartando las letras sobrantes, y ordenando las que corresponden, para revelar dónde podemos encontrar nuestra fortaleza. T D O T O 0 0 0 L E U D O X P O H E E T I L C M c n s o U R E E Q E I F M E L U F O H C E T K h C

×