IglesiaNivariense Diócesis de Tenerife
Nº 159
Abril 2016
1 €
JORNADAS
NUEVA EVANGELIZACIÓN
ASÍ SE VIVIÓ EL
ENCUENTRO DE
CA...
DE COLORES. En Vallehermoso, La Gomera, se celebró
un nuevo Cursillo de Cristiandad. Concretamente, se trató
del Cursillo ...
“YO SOY UNA MISIÓN EN ESTA TIERRA, Y PARA ESO ESTOY EN ESTE MUNDO”
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
Esta afirmación del...
LA RESURRECIÓN DE CRISTO, UNA FUERZA IMPARABLE
MMEENNSSAAJJEE DDEE PPAASSCCUUAA DDEELL OOBBIISSPPOO BBEERRNNAARRDDOO ÁÁLLV...
Las dificultades seguirán exis-
tiendo y serán las mismas u otras
nuevas. Pero somos nosotros quie-
nes habremos cambiado ...
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
6
"LAPATRONAESUNPUEBLOPEQUEÑOPERO
ESTÁLLENODEAMOR"
Entrevista a Norma Romero, mujer al...
7
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
decían que por qué ayudábamos a
esos inmigrantes que seguro que
serían delincuentes"...
10
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
11
12
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
CASA DE ACOGIDA MADRE DEL REDENTOR
XXXXVV AANNIIVVEERRSSAARRIIOO
El pasado 3 de abr...
13
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
“LOS NEO-EVANGELIZADORES”
En el mes de abril celebra-
remos en nuestra dióce-
sis l...
14
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
“transmisión del mensaje de
Jesús, volviendo al amor primero
con nuevos métodos ada...
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
15
Nos queda mucho por mejo-
rar, pero todo será más sencillo
si cada uno desde nuestr...
16
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
HECHOS PARA
LA VIDA
-- CCeecciilliiaa CCoorrttaaccaannss --
( Misionera de Nazaret)...
17
IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
¿QUÉ ES VIDA ASCENDENTE?
Por Juan Manuel Pérez Piñero (Consiliario de Vida Ascenden...
Recomendaciones literarias
Título: CRUCIFIXIO. UNA INVESTIGACION SOBRE LOS ENIGMAS DE LA
PASION
Autor: LAUREANO Y JOSE ANT...
Mi punto de vista
Un pacto deshumanizante
Son muchos los titulares que nos llegan a través
de los medios de comunicación s...
Iglesia Nivariense (Abril 16)
Iglesia Nivariense (Abril 16)
Iglesia Nivariense (Abril 16)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Iglesia Nivariense (Abril 16)

122 visualizaciones

Publicado el

La revista “Iglesia Nivariense” correspondiente al mes de abril dedica su portada a la misión que pretende realizar la diócesis. La misión, con ocasión del bicentenario de la diócesis y la llamada que nos hace el Papa Francisco, es un impulso, animado por el Espíritu Santo, que nos va a mover a todos y a todo como Iglesia “en salida” para que entremos juntos en un recorrido misionero.
Asimismo, la publicación de este mes recoge un reportaje sobre la Nueva Evangelización, delegación que ha trabajado intensamente en los últimos meses para llevar a cabo las sus terceras jornadas. Además, se incluye un reportaje fotográfico junto a varios testimonios sobre el pasado encuentro de catequistas y también hablamos del 25 Aniversario de la Casa de Acogida Madre del Redentor, de la labor de “Las Patronas” en México, etc.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
122
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Iglesia Nivariense (Abril 16)

  1. 1. IglesiaNivariense Diócesis de Tenerife Nº 159 Abril 2016 1 € JORNADAS NUEVA EVANGELIZACIÓN ASÍ SE VIVIÓ EL ENCUENTRO DE CATEQUISTAS 25 ANIVERSARIO DE LA CASA DE ACOGIDA MADRE DEL REDENTOR
  2. 2. DE COLORES. En Vallehermoso, La Gomera, se celebró un nuevo Cursillo de Cristiandad. Concretamente, se trató del Cursillo número 372. En el mismo participaron 20 perso- nas de la isla colombina. ENCUENTRO DE PASCUA EN EL COLEGIO SALESIA- NOS DE LA OROTAVA. Más de 100 jóvenes del Colegio Salesianos de La Orotava, del centro juvenil y de la casa salesiana, disfrutaron del triduo pascual a través de un encuentro donde pudieron descubrir a Cristo Resucitado. FOTOCOFRADE 2016 EN LA PALMA. El jurado de la sép- tima edición del Concurso Insular de Fotografía sobre la Semana Santa "FotoCofrade 2016", organizado por el Cabildo de La Palma y la Cofradía de Nuestro Señor del Huerto, adscrita a la parroquia de San Francisco de Asís de Santa Cruz de La Palma, decidió concederle el primer premio de este certamen a José Antonio Fernández Arozena, por una fotografía del Cristo Nazareno. MARTES CRISMAL. Más de un centenar de sacerdotes venidos de las cuatro islas que forman la diócesis niva- riense participaron en la singular eucaristía del Martes Crismal. Durante la celebración renovaron, ante el Obispo y el Pueblo de Dios, las promesas sacerdotales que realizaron el día en que fueron ordenados. En su homilía, el obispo recordó a los presentes que forman parte de “pueblo ungido, con una misión salvífica con- sistente en anunciar la Buena Nueva a todos, especial- mente a los pobres, enfermos y oprimidos”. MARCHA ARCIPRESTAL A LA DEHESA. El próximo 17 de abril, con motivo del Jubileo de la Misericordia, el arcipres- tazgo de El Hierro llevará a cabo una Marcha Arciprestal a La Dehesa. A las 11:00 horas será la concentración de pere- grinos en la Cruz de los Reyes y, tras la bendición de los participantes, dará comienzo la marcha. La Eucaristía se celebrará a las 16:00 horas en el Santuario de Nuestra Señora de Los Reyes.
  3. 3. “YO SOY UNA MISIÓN EN ESTA TIERRA, Y PARA ESO ESTOY EN ESTE MUNDO” IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE Esta afirmación del obispo de Roma nos ayuda, cuando vamos a vivir la primera etapa formativa de cara a la misión diocesana en las Jornadas de Nueva Evangelización, a detenernos a recuperar algunas motivaciones que nos ayuden a imi- tar hoy a los santos, siguiendo la Evangelii Gaudium ( Cf.262-274). La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él nos mueve a amarlo siempre más. Pero ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos…Para eso urge recobrar un espíritu contemplativo, que nos permita redescubrir cada día que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No hay nada mejor para transmitir a los demás. Toda la vida de Jesús, su forma de tratar a los pobres, sus gestos, su coherencia, su generosidad cotidiana y sencilla, y finalmente su entrega total, todo es precioso y le habla a la propia vida. Cada vez que uno vuelve a descubrirlo, se convence de que eso mismo es lo que los demás necesitan… El misionero está convencido de que existe ya en las personas y en los pueblos, por la acción del Espíritu, una espera, aunque sea incons- ciente, por conocer la verdad sobre Dios, sobre el hombre, sobre el camino que lleva a la liberación del peca- do y de la muerte. El entusiasmo por anunciar a Cristo deriva de la convicción de responder a esta esperanza. El entusiasmo evangelizador se fundamenta en esta convicción. Tenemos un tesoro de vida y de amor que es lo que no puede engañar, el mensaje que no puede manipular ni desilusionar. Es una respuesta que cae en lo más hondo del ser humano y que puede sostenerlo y elevarlo. Es la verdad que no pasa de moda porque es capaz de penetrar allí donde nada más puede llegar. Nuestra tristeza infinita sólo se cura con un infinito amor. Pero esa convicción se sostiene con la propia experiencia, constantemente renovada, de gustar su amistad y su mensaje. No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experien- cia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo. No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo. Por eso evangelizamos. El verdadero misionero nunca deja de ser discípulo. Una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie. Unidos a Jesús, buscamos lo que Él busca, amamos lo que Él ama. Más allá de que nos convenga o no, nos interese o no, nos sirva o no, más allá de los límites pequeños de nuestros deseos, nuestra compren- sión y nuestras motivaciones, evangelizamos para la mayor gloria del Padre que nos ama. La Palabra de Dios también nos invita a reconocer que somos pueblo. A veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás. Espera que renunciemos a buscar esos cobertizos personales o comunitarios que nos permiten mantenernos a distancia del nudo de la tormenta humana, para que aceptemos de verdad entrar en contacto con la existencia concreta de los otros y conoz- camos la fuerza de la ternura. Cuando lo hacemos, la vida siempre se nos complica maravillosamente y vivi- mos la intensa experiencia de ser pueblo, la experiencia de pertenecer a un pueblo. El amor a la gente es una fuerza espiritual que facilita el encuentro pleno con Dios. La misión en el cora- zón del pueblo no es una parte de mi vida, o un adorno que me puedo quitar; no es un apéndice o un momen- to más de la existencia. Es algo que yo no puedo arrancar de mi ser si no quiero destruirme. Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo…Para compartir la vida con la gente y entregarnos generosa- mente, necesitamos reconocer también que cada persona es digna de nuestra entrega... Por ello, si logro ayu- dar a una sola persona a vivir mejor, eso ya justifica la entrega de mi vida. Es lindo ser pueblo fiel de Dios. ¡Y alcanzamos plenitud cuando rompemos las paredes y el corazón se nos llena de rostros y de nombres!
  4. 4. LA RESURRECIÓN DE CRISTO, UNA FUERZA IMPARABLE MMEENNSSAAJJEE DDEE PPAASSCCUUAA DDEELL OOBBIISSPPOO BBEERRNNAARRDDOO ÁÁLLVVAARREEZZ AAFFOONNSSOO Hermanos y amigos. ¡Cristo ha resucitado! ¡Feliz Pascua! Cristo ha resucitado y vive para siempre. Vive y “Reina”, es decir sigue ejerciendo su poder, no para destruir, sino para salvar. Vive y Reina ejerciendo su poder con el perdón y la misericordia. Vive y Reina dando la vida en rescate por todos, curándonos de toda mal- dad, dándonos un corazón nuevo, renovándonos por dentro, sem- brando en nuestro corazón el deseo del bien y la verdad. Vive y Reina, dándonos su Espíritu y enviándonos a predicar el Evangelio. Lo mismo que hizo hace dos mil años con sus discípu- los y las gentes de Palestina, lo sigue haciendo hoy con nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI. Que confortantes, y como con- firman nuestra fe, estas palabras del Papa Francisco en la Evangelii Gaudium: “Cristo resucitado y glo- rioso es la fuente profunda de nuestra esperanza, y no nos falta- rá su ayuda para cumplir la misión que nos encomienda”. Y continúa diciéndonos: “Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrec- ción. Es una fuerza imparable. Verdad que muchas veces parece que Dios no existiera: vemos injus- ticias, maldades, indiferencias y crueldades que no ceden. Pero también es cierto que en medio de la oscuridad siempre comienza a brotar algo nuevo, que tarde o tem- prano produce un fruto. En un campo arrasado vuelve a aparecer la vida, tozuda e invencible. Habrá muchas cosas negras, pero el bien siempre tiende a volver a brotar y a difundirse. Cada día en el mundo renace la belleza, que resucita transformada a través de las tor- mentas de la historia. Los valores tienden siempre a reaparecer de nuevas maneras, y de hecho el ser humano ha renacido muchas veces de lo que parecía irreversi- ble. Ésa es la fuerza de la resu- rrección y cada evangelizador es un instrumento de ese dinamismo” (EG 276). Cristo mismo nos dijo que Él vino al mundo para “darnos vida en abundancia” y nos prometió que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Por eso, al acercarnos a Él, nuestra vida se transforma y se renueva por dentro. Cristo nos libra de toda maldad y nos llena de paz y espe- ranza, de verdadera libertad y ale- gría, de amor y generosidad para con todos. El Apóstol San Pablo nos ense- ña que, quienes conocen a Cristo y creen en Él, aprenden a despo- jarse del “viejo hombre” que está viciado por los deseos engañosos y la seducción del mal, al tiempo que adquieren una nueva forma de pensar y se revisten del Hombre Nuevo, a imagen de Cristo, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. (cf. Ef. 4, 22) Los creyentes de hoy no pode- mos olvidar esta presencia activa y renovadora de Cristo Resucitado. Una presencia que nos llena de confianza y seguridad en que las promesas de Dios se cumplen. Confianza y seguridad de que el Reino de Dios, pese a tantas apa- riencias en contra, va adelante. Confianza y seguridad en que el Mensaje del Evangelio es la pala- bra de la verdad y que la ley de Dios es nuestra libertad. 4 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
  5. 5. Las dificultades seguirán exis- tiendo y serán las mismas u otras nuevas. Pero somos nosotros quie- nes habremos cambiado pues hemos comprendido, que el mundo será mejor si lo construimos cada día siguiendo a Cristo resucitado. Cada uno, desde el lugar en que estamos y desde la responsabilidad que nos toca en los diferentes ámbitos de la vida, estamos llama- dos a trabajar con alma, corazón y vida por el bien y la felicidad de todos. Jesús confía en nosotros y nos encarga ser, en el aquí y ahora de nuestra vida, semillas de espe- ranza y levadura de su Reino de paz, de verdad, de justicia, de amor. Como dice el Papa Francisco: “Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no nece- sita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor. Imploremos al Señor resucitado la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino que tengamos el valor humil- de del perdón y de la paz”. Por el poder de su Resurrección, contemplando, escu- chando y siguiendo a Jesús, entra- mos en una vida nueva que abre nuestros ojos para ver el mundo como lo ve Dios y, en consecuen- cia, para situarnos ante los proble- mas de nuestra sociedad con sus mismos sentimientos de compasión y amor. Con Cristo adquirimos una nueva vida que promueve la ale- gría, la paz, el perdón. Una vida que, con ojos bien abiertos a la ver- dad y la justicia, quiere transformar los enfrentamientos, odios y ene- mistades, en caminos de reconcilia- ción y fraternidad. Una vida nueva que, liberándo- nos de cualquier forma de egoís- mo, nos impide permanecer indi- ferentes ante cualquier miseria humana y que nos impulsa a hacernos cargo del sufrimiento de los demás. Porque la Iglesia y en ella todo cristiano, nos dice el Papa Francisco, “tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentir- se acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida nueva del Evangelio” (EG 114). También, la nueva vida que nos da Jesús nos impulsa a seguirlo como discípulos misioneros. “Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra espe- ranza, y no nos faltará su ayuda para cumplir la misión que nos encomienda” (EG 275). Así, con la fuerza y audacia de su Espíritu, nos sentimos enviados a predicar el mensaje del Evangelio en nues- tro mundo, para que sembrando la semilla de la Palabra de Dios en todas partes los hombres y muje- res de nuestro tiempo puedan conocer a Cristo y creer Él. De este modo se multiplica la fuerza transformadora de su Resurrección haciendo que en el corazón de muchos, la tristeza se convierta en alegría, el odio en amor, la mentira en verdad, la indi- ferencia en compromiso, la cultura de muerte en una cultura que defiende la vida y su dignidad. Cristo Resucitado nos envía a predicar el Evangelio en todas par- tes para que, como dice el Papa Francisco, “llegue el consuelo y la salvación del Señor a quienes sufren nuevas y viejas formas de esclavitud, a los emigrantes y refu- giados, a los encarcelados, a los pobres, a los enfermos y sufrien- tes, a los niños y ancianos maltra- tados, a los que sufren violencia, a quienes sufren el luto”. En definiti- va, como el mismo Papa repite tantas veces, para hacer posible una sociedad en la que nadie “sobre” ni pueda ser excluido. Para san Pablo, dado que los cristianos por el bautismo hemos sido incorporados a Cristo, nuestra vieja condición ha ido crucificada con Él, quedando destruida nues- tra personalidad de pecadores y, por tanto, debemos andar en una vida nueva (Cf. Rom. 6, 3ss). Por eso nos dice: “Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tie- rra. [...] “despojaos del hombre viejo con sus obras, y revestíos del hombre nuevo, que se va renovan- do hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador” (Col. 3, 1. 9-10). Todo esto es posible, porque Cristo, aquél que murió en la Cruz y fue sepultado, ¡está vivo! Vive para siempre y está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Por eso podemos gritar “felicidades”. ¡Feliz Pascua! † Bernardo Álvarez Afonso Obispo Nivariense “Con Cristo adquiri- mos una nueva vida que promueve la ale- gría, la paz, el perdón” 5
  6. 6. IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE 6 "LAPATRONAESUNPUEBLOPEQUEÑOPERO ESTÁLLENODEAMOR" Entrevista a Norma Romero, mujer al frente del proyecto “Las Patronas” dedicado a asisir a los migrantes de Centroamérica que viajan a EE.UU. colgados de el tren conocido como “La Bestia”. Las Patronas, un grupo de mujeres voluntarias que lle- van 21 años alimentado gratuita- mente a migrantes en México, pro- tagonizaron una conferencia en el Aula Tomás y Valiente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de La Laguna en la que relataron una labor que las convirtió en 2015 en candidatas al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. La cita estuvo organizada por la Plataforma Noviolencia 2018 en colaboración con Cáritas Diocesana de Tenerife, Justicia y Paz y la Delegación Pastoral de Migraciones. Estas mujeres de La Patrona (Veracruz) ofrecen comida y bebi- da a los migrantes, la mayoría cen- troamericanos, que recorren solos cientos de kilómetros a bordo de un tren de mercancías conocido como ‘La Bestia’ o el ‘El tren de la muerte’ para finalizar su travesía en Estados Unidos. A su paso por la localidad, las voluntarias esperan el silbido del tren para acercarse a las vías y lanzarles unos paños de tela en los que envuelven tortillas, frijoles, arroz, pan, frutas y varias botellas de agua. Los migrantes, encara- mados a la parte superior de los vagones, extienden sus brazos para agarrar los paquetes que des- aparecen de las manos de las Patronas en pocos segundos debi- do a la velocidad del tren. Norma Romero es quien está al frente de este grupo de mujeres. Ella quiso compartir también su testimonio para Iglesia Nivariense. "Esta labor ha cambiado nuestra vida. Somos mujeres campesinas, estamos acostumbradas al trabaja- do del campo y del hogar, pero no teníamos idea de que esto era algo que también podíamos hacer. Pienso que muchas veces la socie- dad no toma tiempo o no quiere voltear la mirada a lo que pasa a nuestro alrededor. Estas personas que van colgadas en la bestia recorren más de 8000 kilómetros. A nosotros esa realidad nos con- movió. La Patrona es un pueblo pequeño pero está lleno de amor. Nosotros decíamos, si Dios nos ha dado tanto, por qué no podemos compartirlo con los que tienen hambre. Decidimos organizarnos como mujeres y empezamos dando agua y comida de la que nosotros cocinábamos. Poco a poco empezamos a aumentar en número. Nos organizamos tam- bién para recoger los frutos de las huertas". Según relata Norma Romero, en 2010 empezaron a ver mujeres también subidas en "la bestia". "Nuestra labor se intensificó y tuvi- mos que estudiar bien las leyes porque muchas veces nos intenta- ban meter miedo. Cuando inicia- mos este trabajo de ayuda éra- mos unas 25 mujeres. No todo el mundo lo veía bien porque nos “Nosotros decía- mos, si Dios nos ha dado tanto, por qué no podemos compartirlo con los que tienen hambre”
  7. 7. 7 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE decían que por qué ayudábamos a esos inmigrantes que seguro que serían delincuentes". Sin embargo, eso no amilanó a estas mujeres. "Fue algo que no nos importó por- que pensamos que nosotros no somos nadie para juzgar al ser humano. Pero sí es verdad que esas presiones provocaron que algunas mujeres dejaran esta labor. Pasamos a ser 15 y en la actualidad somos 14 porque una de se fue a estudiar". Se trata de un trabajo que impli- ca mucho sacrificio pero tal y como señala Romero, cuando se hace con amor y desde Dios, no se sien- te cansancio. "Llevamos 21 años con este servicio y cada año es una nueva satisfacción. Mucha de esta gente sale con la esperanza de que puedan regresar habiendo cumplido el sueño americano. Son sabedoras de que pueden perder la vida en el intento". Norma Romero expresa que hace unos años, la mayoría de los inmigrantes que salían de Centroamérica lo hacían por la falta de oportunidades pero ahora lo hacen por la violencia que se ha generado en sus países. "Los cha- vos son reclutados para las pandi- llas, por eso los padres prefieren sacarlos del país. La violencia y el hambre te obligan a moverte, a dejar tus costumbres y sobre todo, a tu familia. Por eso, han sido miles y miles, los inmigrantes que han pasado por nuestras casas, a los que hemos podido darles comi- da en los trenes, darles posada y, hoy día, les ofrecemos nuestros albergues, les damos asistencia médica, les ayudamos en temas de leyes, denuncias, etc". Muchos de estos migrantes son víctimas de sobornos, se les obliga a pagar 100 dólares por cada esta- ción de tren a la que llegan. Si no pagan se les empuja del tren. Algunos han perdido las piernas y otros se han lastimado gravemen- te. Debido a estos cobros -indica Romero-, muchos prefieren cami- nar infinidad de kilómetros. "Cuando llegan a La Patrona traen los zapatos rotos y los pies llenos de llagas. Algunos conservan la documentación y otros lamenta- blemente la pierden. Los jóvenes de nuestro pueblo también están inmigrando por las mismas razo- nes: Falta de oportunidades y vio- lencia. Nadie debería salir de sus lugares de origen por estas razo- nes. Es muy lamentable que haya- mos perdido esa sensibilidad que nos identifica como humanos". Para Norma Romero, a la hora de ayudar, no existen distinciones de ningún tipo. "Nosotras ayudamos a todos por igual. El amor al prójimo nos lo enseñó Dios y este proyecto que se inició en La Patrona, lo eligió el pueblo pero también nos eligió él a nosotras para servir". Por último, quisimos conocer en boca de Norma Romero qué es lo que se comenta en La Patrona sobre el controvertido aspirante a la candidatura republicana a la presi- dencia de EE.UU, Donald Trump. Este magnate incluye en su progra- ma electoral un plan para frenar la inmigración que llega ilegalmente al país, y ha propuesto levantar un muro en la frontera con México. "Este señor se ha embrutecido con el poder que tiene", expresa Romero. "Es una persona racista, una persona que no quiere recordar que su familia también fue emigran- te. Todo el dinero que tiene hoy día ha sido a costa del inmigrante, no lo ha conseguido él solo. El poder que tiene no le ha caído del cielo, sino que le vino por la mano traba- jadora del inmigrante. Nosotros sabemos que ante todo, está Dios y confiamos en que este señor no gane las elecciones pues de ser así, no solo saldrían lastimados los inmigrantes, sino muchos países que tienen que ver con EE.UU. “Mucha de esta gente sale con la esperanza de que puedan regre- sar habiendo cumpli- do el sueño america- no. Son sabedoras de que pueden perder la vida en el intento”
  8. 8. 10 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE
  9. 9. IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE 11
  10. 10. 12 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE CASA DE ACOGIDA MADRE DEL REDENTOR XXXXVV AANNIIVVEERRSSAARRIIOO El pasado 3 de abril se cele- bró el XXV aniversario de la fundación de la Casa de Acogida “Madre del Redentor” situada en El Sauzal. Esta casa fue promovida por iniciativa del obispo emérito, Damián Iguacen, y con la colabo- ración de toda la diócesis para acoger a personas mayores nece- sitadas, sin recursos económicos o sin familia y con distintos niveles de dependencia. Abrió sus puertas el 10 de febrero de 1991, y desde entonces ha atendido a más de 1.500 personas procedentes de varias partes del archipiélago y también de otros lugares. Para este 25 aniversario se fija- ron dos significativos actos presidi- dos por el obispo, Bernardo Álva- rez. Por un lado, el domingo 3 de abril, en La Catedral se celebró una Eucaristía de acción de gra- cias y, posteriormente, hubo un almuerzo solidario en la Sala Castillo de Tegueste. Por otro lado, el 17 de abril, a las 19:00 horas, tendrá lugar un Festival Solidario organizado por "Los Sabandeños", en el Teatro Leal de La Laguna. La Casa de Acogida es una rea- lidad diocesana que surgió con oca- sión del llamado Año Mariano. En la homilía del obispo Iguacen Borau pronunciada en la eucaristía de inauguración de la Casa de Acogida indicaba que en ese día comenzaba “a ser realidad el sueño, la ilusión que brotó en nuestros corazones durante el Año Mariano al contem- plar a la Virgen María proclamando el amor preferencial de Dios por los pobres”. Además, el hoy obispo emérito señalaba los tres valores que tiene esta Casa: la acogida, el estímulo a la sociedad para que atienda esta carencia de tantas per- sonas desasistidas procedentes del ámbito sanitario; y el recuerdo y estímulo permanente para que todos seamos más acogedores unos de otros. Julián de Armas, desde su comienzo y hasta hoy ha estado al frente de esta Casa. “Las bodas de plata de esta obra social presentan un balance muy positivo”. “Nuestro objetivo es dar una asistencia de calidad e integral para alcanzar el bienestar de la persona en la recta final de su vida" - indicó De Armas. “Han sido años de muchos des- velos y preocupaciones, puesto que estamos ante una obra que no tiene una financiación asegurada para atender debidamente a los 136 ancianos que acoge. Ahora bien, también ha habido, y hay, muchas satisfacciones al poder contribuir a hacer la vida más feliz a cientos y cientos de ancianos" - añadió De Armas.
  11. 11. 13 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE “LOS NEO-EVANGELIZADORES” En el mes de abril celebra- remos en nuestra dióce- sis las III Jornadas de Nueva Evangelización, un evento que cada año congrega a más gente y del que seguro has oído hablar. Es por esto que este mes hemos querido compartir el testimonio de algunas de las personas que trabajan detrás de la Delegación para la Nueva Evangelización para preguntarles por su labor y descubrir cuáles son los puntos fuertes de los jóvenes y de nues- tra diócesis a la hora de evange- lizar en el siglo XXI. Jeremías González es un joven de 23 años del municipio de Los Realejos con una amplia trayectoria en distintos movimien- tos y actividades parroquiales, aunque es en la Delegación para la Nueva Evangelización donde ha comenzado a trabajar para toda la diócesis. Jeremías nos define la Nueva Evangelización como un acercamiento a los des- favorecidos, a los alejados o, en definitiva, a aquellas personas que aun no conocen la importan- cia de Dios dentro de sus vidas, un mensaje de esperanza. Jeremías tiene claro que hace falta actuar de manera diferente en la Iglesia que tenemos a día de hoy: “Estamos en tiempos de cambios en la Iglesia donde no nos valen los métodos que utilizá- bamos en el pasado, ahora es necesario salir a la calle, dar nuestro testimonio, ya que si nos quedamos dentro de la iglesia siempre ‘seremos los mismos’ y necesitamos de una Iglesia que avance y se proyecte hacia nue- vas metas e ideas acordes a la sociedad actual”. Habiendo sido catequista, animador en centros juveniles o integrante de la red de grupos parroquiales Savia Nueva, reco- noce que la Delegación para la Nueva Evangelización ha despertado en él algo diferen- te respecto a sus experiencias anteriores: “Formar parte de la Delegación me aporta globali- dad y apertura, ya que el ser- vicio que realizas no va enfocado a un movimiento o grupo concre- to sino que tu marco de actua- ción es totalmente diocesano. Por otro lado, es el objetivo que tiene esta delegación lo que me lleva a formar parte de ella su espíritu de innovación y de cam- bio dentro de la iglesia, así como su esfuerzo por cambiar lo esta- blecido me lleva a formar parte de esta delegación”. A nivel personal, Jeremías evalúa de manera más que positiva el tiempo que le ha dedicado a este espacio dioce- sano: “La experiencia que extraigo de la delegación es totalmente enriquecedora tanto en mi vida personal como espi- ritual. Lo que más me ha sor- prendido en la delegación es la magnitud de nuestro trabajo dentro de la diócesis y la reper- cusión que vamos adquiriendo año tras año, pero con la con- fianza de que todo es obra de Él y nosotros instrumento”. También hablamos con Elena Marrero, quien actual- mente compagina su trabajo en la Delegación con otras labores como dar catequesis de confir- mación y formación en un grupo de jóvenes en La Laguna o participar en el nuevo método de evangelización para jóve- nes “Centinelas de la mañana en Tenerife”. Elena se muestra mucho más concisa a la hora de definirnos la Nueva Evangelización, siendo ésta DDIISSTTRRIITTOO JJ “Estamos en tiem- pos de cambio en la Iglesia donde no nos valen los métodos que utili- zábamos en el pasado” Por Juan Carlos Rodríguez
  12. 12. 14 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE “transmisión del mensaje de Jesús, volviendo al amor primero con nuevos métodos adaptados al hoy. Los cristianos estamos llamamos a Evangelizar y la Nueva Evangelización nos ayuda a que así sea”. Analiza con nosotros los ini- cios de esta delegación hablán- donos de su evolución a lo largo de los años: “con el nombre ante- rior, Delegación de Pastoral Misionera, hará ya unos 10 años aproximadamente se me propo- ne colaborar en darle impulso de nuevo a la delegación. En este tiempo he tenido la suerte de irme formando y creciendo en ella y ver nacer un sueño que nos parecía inalcanzable como era el poder tener en nuestra dió- cesis unas Jornadas de forma- ción para todos sobre la Nueva Evangelización”. Después de tanto tiempo formando parte de este proyecto se le hace compli- cado elegir los momentos más reseñables, pero destaca la importancia del equipo que com- pone esta delegación: “Señalar algo concreto se me hace difícil, pero durante estos casi 10 años de mi vida he tenido la suerte de ir viendo cómo ha crecido la delegación y los frutos que han ido dejando. Si tuviera que des- tacar algo en especial no podría dejar pasar cómo el Señor, a tra- vés de su Delegado, ha hecho que cada uno de nosotros desde sus virtudes o defectos confor- memos un gran equipo de traba- jo, incansable, entusiasta, lucha- dor y amante de lo que hacemos y por quién lo hacemos”. Como siempre, en Distrito J nos gusta conocer la opinión de la gente respecto al papel de los jóvenes en la Iglesia diocesana y también nos gusta algo de auto- crítica. Tanto Elena como Jeremías nos exponen su opi- nión sobre los jóvenes en la dió- cesis y analizan si la Nivariense es una diócesis que verdadera- mente representa el espíritu de la Nueva Evangelización. “Los jóvenes para la Nueva Evangelización aportan savia nueva para el mundo. Es preciso mencionar que los jóvenes se desinteresan de la Iglesia desde la juventud y por ello nuestra misión como jóvenes es ser com- pañeros, acompañantes de nuestros iguales que ayudan a descubrir un camino y a encon- trar un sentido a la vida. De este modo estamos llamados a ser instrumento dentro y fuera de la Iglesia” señala Jeremías, y a lo que Elena añade “El papel de los jóvenes es fundamental, ya que son el motor y el enlace con el entorno y la sociedad actual, que nos pide nuevas generaciones que se comprometan y actúen como evangelizadores con el efecto transformador de Jesús. ‘La Iglesia necesita de los jóve- nes tanto más que la Nueva Evangelización’”. Analizando sus propuestas desde dentro reconocen que nuestra diócesis debe sentirse orgullosa por contar con un equi- po formado exclusivamente para trabajar en Nueva Evangelización y que aunque aun queden muchas cosas por hacer, esta- mos en el camino correcto. “Contamos con un equipo joven, comprometido y con visión entu- siasta de seguir mejorando junto con todas las realidades que con- forman nuestra Diócesis. “Los cristianos estamos llama- dos a Evangelizar y la Nueva Evangelización nos ayuda a que así sea” “El papel de los jóvenes es funda- mental, ya que son el motor y el enlace con el entorno y la sociedad actual”
  13. 13. IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE 15 Nos queda mucho por mejo- rar, pero todo será más sencillo si cada uno desde nuestra reali- dad Diocesana apostamos por mejorar nuestra calidad evange- lizadora ayudándonos de las nuevas herramientas ofrecidas”. Con estas palabras de Elena Marrero cerramos nuestro paseo por la Delegación para la Nueva Evangelización. Un rincón de la diócesis en el que todas nuestras técnicas y recursos pasan por chapa y pintura para adaptarse al mundo que nos rodea. La socie- dad y nuestro entorno avanzan a un ritmo frenético al que la Iglesia no puede permanecer indiferente y es un deber común no dejar que el tiempo se nos eche encima. Llegan nuevos tiempos, nuevas formas y un mismo mensaje. Es la hora de los Neo-Evangelizadores. “Contamos con un equipo joven, comprometido y con visión entu- siasta de seguir mejorando junto con todas las reali- dades diocesanas” -DEL22AL24DEABRIL- Toda la información en : canariasevangeliza.es CONCIERTO-ORACIÓN Fray Nacho 23 de Abril Seminario Diocesano
  14. 14. 16 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE HECHOS PARA LA VIDA -- CCeecciilliiaa CCoorrttaaccaannss -- ( Misionera de Nazaret) Aprendemos para la vida y por consiguiente también aprendemos para esta otra cara de la vida que es la muerte. Y los dos aprendizajes nos son igual- mente necesarios. Sin embargo, es curioso que un hecho tan real y tan habitual como es la muerte, nuestra sociedad trata de obviarlo; no le gusta hablar de la muerte, cuando es compañera insepara- ble de la vida, es tenaz y se hace presente a diario. Para la vida y para la muerte, las dos realidades que acompañan al ser humano, es que tenemos que educar. Pero afortunadamente no estamos hechos para la muerte, como decía Heidegger, estamos hechos para la Vida, la vida con mayúsculas, la vida que no ter- mina, la vida, la única, la de la plenitud que Dios nos recuerda cada año al celebrar la Pascua. El quehacer diario nos ofre- ce muchas oportunidades para reflexionar tanto sobre la vida como sobre la muerte, pero como ésta viene habitualmente acompañada con el dolor - una de las causas de los grandes miedos del ser humano – da miedo y tal vez por esto es que se tiende a ignorarla. Sin embar- go y precisamente porque el dolor es humano y es universal, de la misma manera que hay que educar para saber “tragar la muerte”, como bien decía Santa Teresa, también hay que educar para saber asumir el dolor, por- que de la forma de acogerlo o rechazarlo dependerá en gran parte la plena realización huma- na. Qué bien lo expresó Leon Bloy en su libro “Le Pèlerin de l’Absolu” “El dolor pasa, pero haber sufrido no pasa jamás”. Para bien o para mal, haber sufri- do deja huella. Es verdad que el dolor es “este buitre voraz de ceño torvo que me devora las entrañas fiero” como bien lo definió Unamuno, pero este “morder” del dolor, tanto el físico como el moral, es el que hay que aprender a recono- cer y a asumir, y desde la fe del cristiano, hay que aprender a trascenderlo a la luz potente de la Resurrección, porque no esta- mos hechos para la muerte sino para la vida y la vida en plenitud. No es la insensibilidad al dolor ni a la muerte que pedían algunas corrientes filosóficas griegas lo que deben aprender los alumnos, sino la capacidad de asumirlos y transcenderlos que sólo es posible desde el amor y esto hay que aprenderlo muy pronto para saber ejercitarlo cuando llegue la ocasión. Para el cristiano, desde Getsemaní, todo el dolor del mundo ya ha sido asumido y transfigurado en la gozosa mañana de Pascua. No es “espi- ritualismo”, es la realidad del que sabe que la vida tiene sentido y que la muerte no tiene nunca la última palabra. Educar para la vida es tam- bién educar para saberse enfren- tar al dolor y superarlo, es educar para poder mirar a la muerte con la natural esperanza del que sabe que detrás de ella hay un encuentro definitivo con la Vida; educar para la vida va más allá de ofrecer las herramientas para el devenir diario, educar para la vida es para aprender a tejer con los variados hilos de que dispo- nemos (hilos de dolor y gozo, de éxitos y fracasos, hilos de entu- siasmos y frustraciones) el tapiz de la propia personalidad de quien se reconoce creado para la Vida y para una vida plena y eter- na. Magnifica tarea la de educar para la vida. CURSILLO DE LITURGIA EN EL HIERRO En El Hierro tuvo lugar un cursillo de liturgia titulado "Por tu cruz y resurrección nos has salvado", el cual fue imparti- do por el profesor Macario Manuel López García en los salo- nes parroquiales de Valverde.
  15. 15. 17 IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE ¿QUÉ ES VIDA ASCENDENTE? Por Juan Manuel Pérez Piñero (Consiliario de Vida Ascendente) Ha sido un descubrimiento para mí, que soy el con- siliario diocesano. Yo no sabía en qué consistía este movimiento, pero pronto tuve que enterarme. Y creo que merece la pena. Se trata de un movimiento apostóli- co de gente mayor (jubilados y mayores), que comenzó en París en 1952, y que se ha ido exten- diendo por todas partes. En España está presente en todas las Diócesis y está aprobado por la Conferencia Episcopal, a quien corresponde elegir al presi- dente y al consiliario nacionales. En nuestra Diócesis hay 43 gru- pos. Y nuestro objetivo es hacer- lo crecer, porque creemos que merece la pena que exista en nuestras parroquias. Se reúnen una vez por sema- na con una triple finalidad: avan- zar en la amistad entre sus miembros, en la vida espiritual y en el apostolado. Se trata, por tanto, de gente comprometida o que quiere comprometerse en la vida de la Iglesia. Cada año se publica un folleto-guía que sirve de base para las reuniones, y que suele estar muy interesante. Se intenta, en resumen, llevar el Evangelio a la gente mayor. A mí me gusta situarlo dentro del Plan Diocesano de Pastoral. Éste consiste en llevar el Evangelio, la vida de la iglesia, a todos, en las más variadas situa- ciones. También en las periferias existenciales. A los de Vida Ascendente nos toca llevarlo a los jubilados y mayores. Para ello hay que con- servarlo y hacerlo crecer. CONVIVENCIA MISIONERA VOCACIONAL EN EL ARCIPRESTAZGO DE LOS LLANOS En la iglesia de El Carmen del Puerto de Tazacorte, se celebró una convivencia misio- nera vocacional de jóvenes de confirmación del arciprestazgo de Los Llanos. En la misma partici- paron 95 jóvenes, varios semina- ristas y el misionero javeriano Miguel Taboada.
  16. 16. Recomendaciones literarias Título: CRUCIFIXIO. UNA INVESTIGACION SOBRE LOS ENIGMAS DE LA PASION Autor: LAUREANO Y JOSE ANTONIO BENÍTEZ GRANDE Editorial: SEKOTIA Comentario: Hacía tiempo que no se publicaba un libro que verdaderamente aportara algo que no se hubiese dicho o escrito ya sobre la Pasión de Cristo que no esté referido a planteamientos de corte espiritual o revelaciones personales. Esta nueva publicación está escrita por Laureano Benitez Grande-Caballero y su herma- no José Antonio. Los dos son expertos y tienen sobre sus espaldas una larga mochi- la de publicaciones, algunas también relacionadas sobre este mismo tema. La obra en cuestión con 378 páginas con ilustraciones incluidas aportan una visión coral de la Pasión pues tratan de agrupar todos los componentes que interviene para que este hecho histórico y religioso se pudiera dar. Las circunstancias sociales, políticas y religiosas del momento, se van entrecruzando en la obra haciendo concluir al lector el por qué sucedió aquello. No es una explicación alejada del hecho sal- vífico de la Pasión del Señor, si no que lo que hace es demostrar que las escrituras recogían todos los ele- mentos necesarios para que sucediera inexplicablemente esta trágica e injusta muerte, pero necesaria para todos, a pesar de nosotros mismos. El Relato de la Pasión plantea numerosos misterios, pues narra con suma brevedad los acontecimientos de las últimas horas de vida de Jesús: ¿Qué motivó la terrible agonía de Jesús en Getsemaní? ¿Por qué Judas traicionó a Jesús? ¿Quién tuvo la mayor responsabilidad en el arresto en el Huerto de los Olivos? ¿Hubo real- mente un juicio judío? ¿Cuál fue la causa jurídica contra Jesús por la que se le condenó? ¿Quiso verdadera- mente Pilato salvar a Jesús? ¿Es creíble la figura de Claudia Prócula, la mujer de Pilato? ¿Existió Barrabás? ¿Son reales las figuras de Simón de Cirene, de Verónica, de Dimas y Gestas y Longinos? ¿Cuáles fueron las causas clínicas de su muerte? ¿Por qué tuvo Jesús que sufrir el martirio de su Pasión y muerte? La presente obra intenta responder a estos enigmas a través de una rigurosa investigación histórica. Título: ¡NO TENGO EDAD PARA CUENTOS! Autora: NURIA UBAGO FERNÁNDEZ Editorial: SAN PABLO Comentario: Fabián y María son dos jóvenes adolescentes cuyas vidas están lle- nas de cuentos que les cuentan sus padres o profesores, sus amigos, o que inven- tan ellos mismos para entender mejor el mundo en el que viven y tratar de solucio- nar problemas de los que, a veces, no saben con quién hablar. Temas como los complejos, la identidad, el amor, la autoestima, el dolor, la felici- dad, la independencia y las relaciones padres-hijos aparecen de manera natural en la vida de los protagonis- tas y quedan también reflejados en los cuentos. Padres e hijos encontrarán en este libro una ayuda para superar situaciones difíciles propias de la adoles- cencia y descubrir las claves de cómo actuar en cada caso. * Disponibles en las Librerías Diocesanas IIGGLLEESSIIAA NNIIVVAARRIIEENNSSEE 18 * Por Elsa Mª Ávila Directora de las Librerías Diocesanas
  17. 17. Mi punto de vista Un pacto deshumanizante Son muchos los titulares que nos llegan a través de los medios de comunicación sobre el drama de los refugiados. Trágicos protagonistas de una situa- ción que la Unión Europea está gestionando de forma nefasta, prescindiendo de una política común de asilo y negando la protección a las personas que están lle- gando a nuestras fronteras huyendo de sus hogares, de la guerra, de las persecuciones y del hambre. Es por ello que desde Cáritas Diocesana de Tenerife hemos querido sumar nuestro apoyo a las reivindi- caciones que están realizando las enti- dades de acción social de la Iglesia en España, ante este acuerdo des- humanizante y dis- criminatorio alcan- zado en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía sobre las personas refugiadas. Nuestra denun- cia es clara. El acuerdo evidencia el fracaso. Se está negando abiertamente la hospitalidad a quienes aban- donan y huyen involuntariamente de sus hogares. Y, además, dudamos de que sus medidas puedan apli- carse. Lo que brinda protección a las personas refu- giadas e impide a las mafias continuar con su lucrati- vo negocio, precisamente, es el establecimiento de vías seguras y legales de acceso. No podemos seguir observando inmóviles las imágenes de cientos y cientos de personas total- mente desprotegidas e invisibles ante una Europa que prioriza el control de sus fronteras a su propia dignidad humana. Europa no puede abstraerse de sus responsabili- dades. No se puede tratar a personas refugiadas que buscan un futuro y seguridad, como si fueran números o monedas de trueque. Además, tenemos dudas fun- damentadas de que vayan a ponerse los medios y el compromiso requeridos para que se lleven a término las tramitaciones y planes de reasentamiento estable- cidos en el acuerdo. Por ello, con más motivos que nunca, se deben poner todos los medios necesarios para que las solici- tudes de asilo que se presenten puedan ser tramitadas con todas las garantías y con pleno respeto a los dere- chos humanos, tal y como se establece en la directiva sobre procedimien- to de asilo. Desde Cáritas seguimos diciendo “No a este Pacto”. Se deben impulsar políticas de migra- ción y refugio inspi- radas en la protec- ción y la acogida. Es preciso abordar las causas de la violencia, la guerra y los desplaza- mientos y fomentar una cultura de hos- pitalidad en las sociedades europeas, combatiendo los brotes de xenofobia y de racismo, contribuyendo activamente a proteger sus derechos y dignidad. Nuestro compromiso es firme y no abandonaremos esta causa, que consideramos justa y moral. Estamos ante una crisis humanitaria y exigimos a los líderes europeos que apliquen medidas efectivas que solucio- nen una crisis que es real. Sin acuerdos drásticos que están condenando a todos esos seres humanos, muje- res y niños en su mayoría, a no tener futuro ni libertad. Por Leonardo Ruiz del Castillo Director de CÁRITAS DIOCESANA

×