Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el meta egg

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta.

                                        ...
La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta.

                                        ...
La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta.

                                        ...
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Cultivo de la Palma Aceitera
Cultivo de la Palma Aceitera
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 17 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Anuncio

Similares a La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el meta egg (20)

Más de Emilio Garcia (20)

Anuncio

La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el meta egg

  1. 1. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta Emilio García Gutiérrez Catedrático. Villavicencio, marzo 8 de 2013 Colombia ocupa el quinto puesto, tanto en la producción mundial de palma aceitera como en la superficie destinada a este cultivo, en ambos casos participa con menos del 2 por ciento. Los principales productores son Indonesia, Malasia y Tailandia que concentran el 81.7 por ciento de la producción mundial. Igualmente, la superficie sembrada con palma de aceite en Malasia e Indonesia representa prácticamente el 80 por ciento de la superficie mundial (Oíl World Annual 2010, Anuario Estadístico Fedepalma 2010). Para el año 2009 el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, mediante la Encuesta Nacional Agropecuaria estimo un área sembrada de 342.547 has, resaltando el departamento del Meta como mayor productor, seguido de Cesar, Santander, Nariño y Bolívar. Mirada a los problemas de la palma Los propietarios de las plantaciones de palma en Colombia se ubican en 78 municipios del país (Fedepalma, Informe de Gestión 2006 ) , de las cuales un porcentaje significativo se encuentra bajo el esquema de alianzas productivas y modelos de trabajo a destajo, que, según el gobierno nacional ―está mejorando la calidad de vida de más de 4.500 pequeños productores y de sus familias‖ Pero que en realidad los que se están beneficiando son un puñado de empresas que controlan todo el proceso y también la mano de obra barata. Para el sector palmero y para el gobierno uno de los mayores problemas es la baja productividad. Es por ello que se ha buscado pasar de rendimientos promedio de 4 toneladas de aceite crudo por hectárea a 7 y 8 toneladas. Adicionalmente el problema de las enfermedades y plagas, tiene fuerte incidencia en algunas regiones (La pudrición de cogollo (PC) y la marchitez letal son un ejemplo, y a medida que se aumente el área cultivada, estas se volverán más agresivas y virulentas). Por ejemplo, en el Pacífico sur, muchos agricultores de palma en Tumaco, han sido fuertemente afectados por estos problemas fitosanitarios, lo que los ha llevado a abandonar los cultivos y han vuelto a los cultivos ilegales como única opción. Página 1 de 17
  2. 2. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. La pregunta obligada es ¿Por qué Colombia tiene costos de producción superiores a los principales productores de aceite de palma y otros aceites y grasas sustitutos? Entre estas se destacan: una tasa de cambio no competitiva, alto costo de la mano de obra, alto precio de la tierra, alto costo de transporte, la logística de comercialización y exportación, una alta incidencia de enfermedades y plagas en el cultivo, el bajo aprovechamiento de economías de escala, el alto costo del capital léase como tasa de interés, y finalmente los altos costos asociados con la inseguridad y los cultivos ilícitos. Esta situación ha llevado a que no se pueda competir con los costos de producción que se tiene en los países del sureste asiático, en donde el Estado ha entregado a las transnacionales casi gratis el territorio nacional y las condiciones laborales son mucho peores que en Colombia. (En la publicación ―El amargo fruto de la palma aceitera‖ .WRM Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales. 2001. El Amargo Fruto de la Palma Aceitera: despojo y deforestación), se muestra que mientras el costo promedio de producción de una tonelada de aceite de palma en Colombia costo alrededor de 359 dólares en los años 2004 y 2005, en Malasia, la misma tonelada costo 246 dólares y en Indonesia de 158. El Meta palmero El Meta en los últimos diez años le aposto duro a la palma. Destino dinero para ferias (Catama), seminarios, congresos de palmicultores, visitas del Presidente Uribe a Puerto López y Puerto Gaitán, viajes al Cerrado Brasilero, concentro la investigación con Corpoica para la Altillanura y descuido el piedemonte y el Ariari y privilegio el ―modelo malayo‖. En el Departamento del Meta, en el año 2011 existe un área sembrada de 162.497 hectáreas, 17,24 por ciento más que el año inmediatamente anterior y demostrando un crecimiento de 45,52 por ciento en los últimos cuatro años, destacándose para el presente año los municipios de San Carlos de Guaroa con 43.600 hectáreas, Puerto Gaitán con 18.000 has, San Martin con 15.214 has, Acacias con 13.500 has y Cabuyaro con 11.531 por mayor área sembrada (Gobernación del Meta. Evaluaciones Agropecuarias. Informe de coyuntura 2011. pp. 57-58). Considerando los anteriores datos las posibilidades de crecimiento en la región son altas y el respaldo de la política del gobierno para el sector de los Biocombustibles da un buen índice de garantías a los inversionistas (Gobernación del Meta, Secretaria de agricultura, ganadería y desarrollo, Página 2 de 17
  3. 3. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. ―Caracterización, avances y prospectiva de la cadena .Villavicencio, diciembre 2.009 p. 4). La cadena de la palma de aceite juega un papel muy importante en la economía del departamento ya que, este sector representa más del 5% del valor agregado y el empleo departamental. Estos mismos cálculos permiten deducir un empleo directo en el sector de aceites y oleaginosas de alrededor 16.000 personas. El departamento del Meta es el primer productor de palma africana a nivel nacional, con una participación del 21.2% de la producción y 26.6% de la superficie cosechada en el país en el año 2004. De acuerdo al Observatorio de Agrocadenas (2005), en el departamento se encuentran 18 plantas extractoras de aceite, el 60% de las cuales se encuentran en Acacías y San Carlos de Guaroa. Este cultivo ha sido muy dinámico en el departamento, ya que el crecimiento promedio anual de su producción es superior al 6%. Este fuerte crecimiento de la actividad de la palma durante los últimos años indica que la producción agrícola de la palma africana y agroindustrial del aceite de palma, podrían ser motores fundamentales de la actividad económica local en los próximos (Gobernación del Meta, Secretaria de agricultura, ganadería y desarrollo, ―Caracterización, avances y prospectiva de la cadena. Villavicencio, diciembre 2.009). Las “bondades de la palma “para la producción en el Meta El departamento del Meta sigue siendo el poseedor de la mayor área sembrada en palma de aceite en el país, el primer productor y abastecedor de la soya que el país ofrece a la industria nacional, con una participación del 80%; la producción de plátano, es la tercera del país, como también es el mayor productor por unidad de superficie: 2,3veces la producción promedia nacional (14 toneladas/hectárea); y la segunda zona productora de maíz del país y del 40% del consumo nacional. En materia pecuaria, el departamento del Meta conserva una participación del 54% en la carne bovina que consume Bogotá, la producción láctea toma ruta a ser transformada en la región, se ha crecido con los mejores planteles porcícolas del país y es la vitrina de los macroproyectos porcícolas nacionales. Existen tres subastas ganaderas municipales. Página 3 de 17
  4. 4. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. En el Meta, se trabaja para procesar materia prima y dar valor agregado con generación de empleo, razón por la cual se ha creado empresas de transformación y comercialización como Meta Fish Food Company para dinamizar el sector piscicultor; Llanolac del Meta para la producción láctea y todas las que pueden surgir en los temas de capacitación y transferencia de tecnología a piscicultores, productores lácteos, cacaoteros, apoyos y acompañamientos a programas de ―Alianzas Productivas‖ a productores de palma de aceite, productores de maracuyá y generación de competitividad y organización empresarial con el acompañamiento de nueve Cadenas Productivas Regionales. El tema de los agrocombustibles es, una preocupación para el gobierno, que se quiere abocar desde tres puntos básicos: Conocimiento de las posibilidades regionales, Generación de empleo, Desarrollo agroindustrial y Sostenibilidad ambiental. La Ley 693 del 2001, llamada de los alcoholes y la Ley 939 de 2004 del biodiesel, establecieron las bases jurídicas para el desarrollo agroindustrial de la producción de la agroenergía, generada con biomasa producida para obtener etanol para la mezcla con la gasolina y biodiesel o para la mezcla con el ACPM. Posteriormente, el ejecutivo se ha encargado de dar señales para que el negocio de los agrocombustibles, sea una inversión futura de desarrollo socioeconómica de las regiones. La exención de los impuestos al consumo para ambos biocombustibles y del impuesto a la Renta para la producción de palma africana, que se suman a los beneficios establecidos en el nuevo régimen de zonas francas; esto es, reducción del impuesto de Renta del 37,5 al 15 por ciento cuando un inversionista se decida a invertir, como mínimo, 32.500 millones de pesos, o la generación de 500 empleos. La obligatoriedad de mezclar la gasolina con el 10 por ciento de etanol (que ya cubre al 71 por ciento del mercado colombiano) y el ACPM, con el cinco por ciento de biodiesel a partir del 1º de enero de 2008 (10 por ciento en 2010), le auguran un futuro promisorio a este sector productivo. Según cifras del Gobierno de Álvaro Uribe, con la producción actual de palma se han generado 24 mil empleos directos en el campo, de ellos, 7.000 en etanol y 17.000 en biodiesel y, de otro lado, se ha logrado regular la oferta en 100 mil hectáreas de caña y 340 mil toneladas de producción de azúcar, que habrían tenido que salir a competir en los mercados internacionales caracterizados por la distorsión en los precios. Eso significa, en palabras del ex Ministro de agricultura y desarrollo rural, doctor Andrés Felipe Arias que Página 4 de 17
  5. 5. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. "hay que sembrar más caña, para preparar la oferta de etanol para cuando la mezcla con gasolina deba subir al 20 o al 25 por ciento". Y en materia de biodiesel, la única planta en producción, que procesa 50 mil galones por día de palma africana (en el departamento de Bolívar), se producen 170 mil litros por día y con la entrada en operación de tres proyectos adicionales, la producción aumentaría a 900 mil litros por día, que permitirán que salga del mercado una oferta de 270 mil toneladas de aceites, equivalentes al 35 por ciento de la producción nacional. Con 300 mil hectáreas sembradas en palma y con una producción de 713 mil toneladas de aceite por año, ―Colombia cuenta con la disponibilidad de materia prima para desarrollar algunas plantas de producción de biodiesel de palma, que cumplan con las metas del programa que impulsa el gobierno‖ (Jens Mesa Dishington, Fedepalma). Agrega el dirigente gremial que ―existe tecnología para la producción de biodiesel de alta calidad y el aceite de palma es una materia prima con muchos atributos favorables para su producción‖. El potencial de producción nacional es de dos millones de litros por día y, cuando este tope se alcance, posiblemente en 2009, podría salir del mercado el 60 por ciento de la producción de aceite de palma, que también ayuda a regular los precios (Jens Mesa Dishington, Fedepalma). Por su parte, el ex ministro de Agricultura y desarrollo rural, doctor Andrés Felipe Arias, enfatizó que ―Colombia ha encontrado un enorme yacimiento energético. No está en el subsuelo, sino por encima de este, se encuentra en toda la agricultura‖. Pero otra cosa piensan los representantes del campesinado .Sostienen que las plantaciones de palma aceitera en Colombia, son ―un triste ejemplo del cóctel de latifundismo con aspiraciones de eficiencia o modernidad que al pretender ser productivo se reafirma en su origen excluyente y monopolista del uso de la tierra (Mondragón, Héctor)‖. Mondragón 1999, denomina estas alianzas como aparcerías en gran escala, en las cuales el indígena y el campesino entregan su tierra para que los terratenientes y empresarios se beneficien. Esta figura comenzó su regulación desde 1999 con el proyecto de ley agraria 151, que buscaba condicionar la recuperación de tierras indígenas a la elaboración de ―proyectos productivos‖ pero desconocía la protección constitucional de los territorios colectivos y de a la diversidad cultural. Página 5 de 17
  6. 6. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. En síntesis, lo que se busca es que en los territorios de comunidades locales e indígenas, donde existan cultivos ilícitos que sean erradicados por las fumigaciones, estos, tengan como única opción los contratos de aparcería a gran escala. Mondragón (1999), define estos como ―una contra-reforma agraria, en la cual se sustituiría la producción campesina por el dominio de grandes cultivadores, que se beneficiarían de la mano de obra campesina e indígena, con formas de servidumbre‖. La ley forestal y el Estatuto rural, plantearon en su momento que el modelo productivo que se impondría en la política ambiental y rural, son las formas productivas que sean eficientes y competitivas, basado en una fuerte apertura a los inversionistas y a la concesión de tierras para establecer sistemas extractivistas de bosques naturales y para el establecimiento de monocultivos agroindustriales de exportación y de cultivos permanentes, dentro de los cuales está en primera línea la palma aceitera. Estas leyes planearon que la forma como se involucrara a las comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas es mediante las alianzas productivas, para la explotación de los recursos madereros en los territorios colectivos y mediante convenios de asociación para el establecimiento de plantaciones de palma. Estas alianzas asociativas se han establecido en el Pacifico más que con consejos comunitarios, con agricultores independientes, y en el Sur de Bolívar con campesinos que tienen muchas décadas de ocupación de estos territorios, a quienes los empresarios y paramilitares les han ayudado a obtener los títulos legales, pero amarrándolos a contratos de asociación para establecer palma. La imposibilidad de producir en los países del Norte la totalidad de biocombustibles que necesitarían para atender su demanda interna ("El próximo petróleo", Revista El Semanal, España, septiembre 18 de 2005. "Algunos cálculos estiman que para producir el diez por ciento del carburante dedicado al transporte, los países desarrollados necesitarían el 40 por ciento de sus terrenos cultivables") , así como el hecho de que arriesgarían su seguridad alimentaria (considerada por el propio Bush como un asunto de seguridad nacional) y la supervivencia de sus ecosistemas, lleva de forma inevitable a los países "desarrollados" a trasladar la producción de estos biocombustibles (o más bien la siembra de las materias primas necesarias para ello), a los países tropicales ( ―Palma Africana en Colombia: Impactos ambientales socioeconómicos y efectos sobre la tenencia de la tierra, en comunidades campesinas, negras e indígenas. Comisión Intereclesial de justicia y Paz.p.3) Página 6 de 17
  7. 7. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. El biodiesel de palma africana resulta ser contribuyente neto al empeoramiento del calentamiento global del planeta, pues la destrucción de selvas tropicales que está conllevando en todo el mundo este cultivo, y el hecho de tener que drenar las fuentes de agua que se encuentran en el terreno donde el mismo se va a llevar a cabo, provoca la liberación a la atmósfera de todo el dióxido de carbono que antes retenía la selva o el bosque húmedo tropical al que este cultivo viene a sustituir (George Monbiot En Agronegocios de palma y banano en el Bajo Atrato. Impactos ambientales y socioeconómicos. Comisión Intereclesial de Justicia y Paz p.5). Así como la oxidación de la tierra al ser desecada, genera aún más cantidad de dióxido de carbono que va a la atmósfera. Ante esto, decir que el biodiesel de palma genera menos dióxido de carbono que el diésel fósil resulta anecdótico, falso y mentiroso. G. Monbiot en The Guardian, señala que el biodiesel de palma africana es peor que el combustible fósil. ―Los entusiastas del biodiesel han inventado accidentalmente el combustible más intensivo en carbono que existe en la tierra‖. Con el consumo de combustible destruimos cada año ―el valor de cuatro siglos en plantas y animales‖. La palma africana es ―el cultivo más destructivo sobre la tierra‖. ―En términos de su impacto en el medioambiente local y global, el biodiesel de palma es más destructivo que el crudo de Nigeria‖. Recomienda al gobierno británico ―prevenir la importación de combustibles destructivos del medio ambiente‖. Por todo esto, el biodiesel de palma africana ―acelerará el cambio climático en vez de reducirlo‖. En el país se piensa más específicamente en la palma como materia prima básica, dado su menor costo y mayor productividad que la de cualquier otro aceite vegetal (Por productividad se entiende la cantidad de aceite que se obtiene de una plantación por hectárea sembrada, o también la cantidad de aceite obtenida por unidad de mano de obra usada en la producción. En ambos casos la palma africana está en niveles de productividad por encima de cualesquiera otras plantas oleaginosas). Produce más aceite por unidad de superficie que cualquier otra planta oleaginosa, y requiere poca mano de obra en su trabajo. Ninguna otra consideración en relación a este cultivo es tenida en cuenta. Se llega entonces a la explicación del porqué de la expansión tan enorme que el cultivo de palma africana o aceitera está teniendo en todos los países tropicales y en nuestro departamento del Meta. En definitiva, lo que está en juego en las decisiones de los grandes estrategas y poderes económicos a nivel mundial, es el binomio seguridad energética- seguridad alimentaria. Y la única manera de no renunciar a ninguna de las dos, Página 7 de 17
  8. 8. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. es hacer que otros países nos complementen nuestras carencias. De ninguna manera se plantea la reducción en el consumo de combustibles, como la única solución realmente factible para la continuidad de la vida en el planeta. Desde esta consideración, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional intervendrán como es costumbre, para presionar y seducir a los países tropicales para adoptar las políticas necesarias para que estas necesidades de los países desarrollados se satisfagan, con las menores trabas posibles. De hecho, estas Instituciones Financieras Internacionales, promueven la siembra de la palma africana en los países tropicales, muchas veces como parte de los Programas de Ajuste Estructural que imponen, para enfocar la producción de aceite exclusivamente en la exportación para obtener divisas con las que poder afrontar el pago de la deuda externa (eterna e inmoral). El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial impusieron a Indonesia un paquete de 50 medidas, dentro de una política de ajuste en el año 1998 ante la crisis económica que atravesaba el país en dicho año, con la única finalidad de garantizar que siguiera en capacidad de asumir el pago de la deuda. Entre estas medidas, se le imponía al país, la apertura a la inversión extranjera en el sector de la palma aceitera, lo cual era claro iba a presionar la extensión de los cultivos. Acabar así con el pequeño campesinado en todo el mundo. Convertir la agricultura en agronegocios en manos de grandes empresas agroindustriales, como las que resultan ser fuertemente subsidiadas en Estados Unidos. Las políticas públicas de gobiernos como el de Uribe Vélez y de Santos Calderón, conllevan el fomento de los biocombustibles previa transformación de las relaciones seres humanos y ambiente –descampenización-, modificación y o destrucción ambiental – crímenes ecológicos-. Uribe Vélez (quien de paso obtuvo una alta votación en el Meta en sus dos periodos presidenciales) aprobó el uso del bioetanol en Colombia, a partir de la Ley 693 de 19 de septiembre de 2001. Para ello el Congreso aprobó la Ley 939 el 31 de diciembre de 2004, en la que se obliga ya a usar biodiesel de palma en Colombia, a partir del 1 de enero de 2008. En dicha ley además, se establecen exenciones fiscales, como la del impuesto sobre la renta líquida para nuevas plantaciones de cultivos de tardío rendimiento como la palma o el caucho, y la exención en el IVA y en el impuesto general de combustibles para el biodiesel de palma aceitera. Como tantas cosas importantes para el país, esta ley pasa de agache, sin que se entere casi nadie de su aprobación, Página 8 de 17
  9. 9. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. entre otras cosas porque la fecha elegida para la votación en el Congreso (30 de diciembre), busca de por sí, esta aprobación expedita, sin trabas de ningún congresista. ¡Tantas leyes importantes para el país, aprobadas en fechas navideñas! Curiosa coincidencia, que ya de por sí habla de los oscuros intereses que alberga dicha ley. No en vano, como el propio exministro de agricultura, Andrés Felipe Arias reconocía, la palma africana será uno de los sectores más beneficiados en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. En entrevista al Ex Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, este afirma que ―Estados Unidos está cambiando su política energética para depender menos del hidrocarburo y más de los biocombustibles. Esto genera una enorme ventaja a Colombia en potencial exportador de biodiesel y etanol y abre la posibilidad del mercado a productos como la caña, la remolacha, yuca y palma africana‖ (El Espectador, Junio 11 de 2006). Parece por hoy tanto bastante claro, que la extensión a 6 millones de hectáreas en palma africana que tanto repite el Gobierno colombiano, es porque ya tiene compromisos concretos de exportación de biodiesel tanto a Europa como a Estados Unidos. Las palabras que el presidente Uribe pronunció en el XXXIV Congreso de Fedepalma, celebrado el 7 de junio de 2006, en Villavicencio, Meta, son bien dicentes de la situación que la palma africana está creando en todo el país: ―Voy a pasar muy rápido por el TLC… Les confieso que mi gran aspiración era que no hubiera restricciones para el envío de combustibles biológicos de Colombia al mercado de Estados Unidos, porque eso es lo que los ilusiona enormemente a futuro y eso se logró, ese camino quedó despejado y eso nos tiene que dar tranquilidad. Y tomamos nota de la preocupación de ustedes para el buen manejo de las negociaciones que vienen, como la que hemos empezado con Centroamérica. Nosotros estamos en la iniciativa energética en Centroamérica‖. De Ver 310 Comisión Intereclesial de Justicia y Paz. Bogotá, Octubre 24 de 2006. www.justiciaypazcolombia.org ¿Dónde queda la biodiversidad? Parece que sobre este tema se oye, pero no se escucha y menos se actúa. Desde el punto de vista ambiental, los cultivos de palma africana, suponen la destrucción total de los ecosistemas donde el cultivo se siembra, con el agravante de que normalmente estos ecosistemas son los más biodiversos del planeta. Se trata de selvas y bosques húmedos tropicales, que son el verdadero pulmón del planeta en la producción de oxígeno, y que albergan las fuentes Página 9 de 17
  10. 10. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. de agua y un porcentaje muy elevado del total de especies vivas tanto animales como vegetales de la Tierra. La razón es simple: las condiciones más favorables (o lo que se llaman las condiciones edafoclimáticas), para el cultivo de la palma africana, en condiciones de alta productividad por unidad de superficie, son las que existen en los llamados ―hot spots‖ o lugares más biodiversos del planeta. El cultivo de palma aceitera acaba la vida. No por nada estos cultivos reciben el nombre de ―desiertos verdes‖ (World Rainforest Movement: ―El amargo fruto de la palma aceitera: despojo y deforestación‖). Podemos resumir así los principales efectos del cultivo de la palma africana sobre el medio ambiente: *Donde se dan los cultivos de palma aceitera a gran escala o nivel industrial, hay que arrasar toda la vegetación existente. La palma no puede sobrevivir con otros cultivos o plantas, pues le quitan alimento de la tierra, y rendimiento en cuanto a cantidad de aceite por hectárea. Por ello, los cultivos de palma ofrecen un paisaje monótono, donde la vista solo vislumbra hasta el horizonte un desierto verde. Para preparar las tierras para estos cultivos hay que tumbar toda la vegetación. Nada puede quedar a su lado, se canaliza y se secan humedales y manglares. *Desaparece toda la vida vegetal, y las especies animales que tenían su hábitat en el ecosistema original, no pueden ahora sobrevivir, viéndose obligadas a emigrar hacia otras tierras. *También la destrucción de ecosistemas originales, acaba con los medios de vida básicos de las comunidades campesinas nativas del territorio, que encuentran en esos ecosistemas, caza, pesca, madera para construcción, plantas medicinales y cuantos elementos les resultan básicos en su supervivencia. *En las plantaciones de palma aceitera es necesario drenar las aguas, pues si la palma crece en tierras húmedas, el fruto se amarillea y no da el rendimiento esperado. Para maximizar el rendimiento, es decir la cantidad de aceite por fruto o por planta, hay que secar las tierras. En la práctica esto supone la construcción de canales de drenaje que desecan lagunas, caños y cualquier tipo de humedal que quede cerca de los cultivos. La desecación de aguas acaba también con la vida de animales acuáticos. Página 10 de 17
  11. 11. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. *Las plantaciones de palma aceitera necesitan de cantidades ingentes de químicos (fungicidas, herbicidas, plaguicidas), dado que al no tratarse de un cultivo autóctono, se ve sometido a muchas plagas y enfermedades. El más famoso de estos químicos es el Roundup, fabricado por la multinacional de Estados Unidos Monsanto (la reina de los transgénicos), cuyo elemento activo principal es precisamente el mismo que están usando en las fumigaciones de cultivos ilícitos, es decir el glifosato, curiosa coincidencia. *El uso de este químico y de otros sumamente agresivos, provocan serios problemas en la salud de los trabajadores que se encargan de la aspersión de los mismos, siempre sin cumplir las más mínimas medidas de seguridad en el trabajo. Trabajadores de plantaciones de palma aceitera por todo el país, denuncian este hecho, y como a los trabajadores que se enferman, simplemente los botan del trabajo y ponen a otros a hacer la aspersión de químicos, hasta que de nuevo se enfermen y así sucesivamente. Resulta más barato sustituir trabajadores que incorporar las medidas de seguridad en el trabajo adecuadas para estas labores de riesgo (Boletín número 52 del WRM, noviembre de 2001. Los trabajadores de la empresa Plantaciones Unipalma de los Llanos S.A. denuncian situaciones de este tipo). . *Los efluentes utilizados en las plantas extractoras del aceite, se vierten en los ríos cercanos, contaminando fuertemente sus aguas. *La eliminación de la capa vegetal originaria de un territorio del todo, deja la tierra a la intemperie, siendo fuertemente dañada por los rayos del sol. Asimismo las lluvias ya no tendrán raíces que las absorban. Por todo ello, el resultado es la fuerte erosión de la tierra. *Debido a todo esto (desecación, desertización, erosión, uso masivo de químicos, etc.), después de que la palma deje ya de dar rendimientos o cosechas en un territorio, al cabo de unos 50 años produciendo en estas condiciones, esa tierra habrá sido fuertemente empobrecida a tal punto que ya ningún cultivo podrá darse allí (excepto volver a sembrar palma de nuevo), ni por supuesto será posible la recuperación del ecosistema original. *El que fue ―desierto verde‖ por unos 50 años aproximadamente, después se convierte ya en un desierto real. Podemos a este respecto preguntar a cualquier campesino, lo difícil que resulta recuperar simplemente un potrero para la agricultura. La cantidad de trabajo y de tiempo que se necesita para que, lo que ahora es potrero, pueda volver a producir de nuevo una cosecha. Menos aún para poder volver a recuperar el bosque que algún día allí existió. Página 11 de 17
  12. 12. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. *Las pérdidas en biodiversidad son más dramáticas cuando los cultivos se dan en zonas de bosques tropicales, pues en estas tierras se convierte en desierto, lo que apenas unos años antes eran tierras abundantes de vida En definitiva, los cultivos de palma aceitera destruyen las selvas tropicales, riquísimas en biodiversidad, conservadas por sus habitantes nativos de forma intacta, a lo largo de miles de años. Tal cual se han ido conformando en una lenta evolución a lo largo de millones de años. Las empresas palmeras llegan y en pocos años destruyen ese patrimonio de vida de la humanidad, pero sobre todo de los pueblos nativos que allí han tenido asiento por tanto tiempo. El biodiesel y las condiciones laborales Desde el punto de vista laboral, las condiciones de trabajo en las plantaciones de palma africana son reportadas por la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT), como las más duras y esclavistas de todos los empleos conocidos. No solo las condiciones de trabajo, sino la persecución sindical y la práctica imposibilidad de negociar cualquier mejora en las condiciones de trabajo, las formas de pago, la escasa seguridad en el trabajo, los elevados niveles de riesgo en el mismo, la contratación familiar estilo feudal, las subcontratas que impiden la negociación de cualquier beneficio laboral, etc., lo convierten en un sector con una relaciones de trabajo que nos devuelven cientos de años atrás. Todo ello solo buscando la reducción de costos. Pero, ¿el cultivo de la palma africana en Colombia se corresponde con este ―modelo malayo‖ así descrito? La respuesta no puede ser más que afirmativa. Veamos dos conceptos: ―Los de Dinamarca y Surimena ( inspecciones de policía de Acacias y San Carlos de Guaroa) en el Meta pertenecen a una de las fábricas de azúcar más grandes del país, Manuelita, S.A., y no debe extrañar que sea así, porque caña y palma son los puntales de los agrocombustibles uribistas. En las ―palmeras‖ que menciono, la mayoría de quienes derriban los racimos de corozos aceiteros son obreros negros, quienes hace veinte años comenzaron a llegar desde el norte del Cauca, donde los cañaduzales completaron la tarea de arrinconar y aniquilar a un campesinado que nunca formó parte de las prioridades de nuestro Estado y tenía pequeños policultivos de frutales, café y —en otras épocas— cacao. Hablo de esa zona que durante los últimos 24 meses sí ha figurado en los noticieros ya sea por las huelgas de los corteros de caña o por las protestas de la gente de Villarrica debido a que la caña para hacer el alcohol carburante absorbe el agua de consumo humano. Página 12 de 17
  13. 13. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. Los empresarios se valen de los más modernos procedimientos genéticos y agronómicos para cultivar la tierra, pero de los más antiguos sistemas de explotación laboral para cosechar sus productos, arguyendo que dizque ofrecen un salario superior al promedio agrario. César Traslaviña y Adrián Valero, estudiantes de antropología de la Nacional, hallaron que en esas veredas pertenecientes a Acacías y a San Carlos de Guaroa a esos hombres los albergan en campamentos similares a los barracones descritos por historiadores que han estudiado las plantaciones azucareras esclavistas que se extendieron por el Caribe insular durante los siglos XVIII y XIX. Tan sólo en los últimos años ellos han llevado a sus mujeres desde el Cauca hasta esos y otros municipios de la Orinoquia. La concepción de que el cuerpo negro es el apropiado para esas jornadas de 12 horas agobiantes bajo soles caniculares es fundamental para coadyuvar en esos movimientos de poblaciones. Ya me he referido al estereotipo colonial, aferrado desde finales del siglo XVIII, cuando Edward Long, un dueño de plantación jamaiquina le dio estatus científico y lo complementó con otras formas de subhumanización, como la incapacidad del raciocinio abstracto y la resistencia al dolor. No obstante, ese cuerpo trasladado desde una plantación a la otra no es tan invulnerable como dice el estereotipo y su espina dorsal sufre lesiones frecuentes y graves debido a la altura de las palmeras y la dificultad para maniobrar los instrumentos para derribar cada racimo. Las investigaciones de Traslaviña y Valero mostrarán si los trabajadores damnificados enfrentan ya sea la inestabilidad laboral o el vía crucis que les impone un sistema de salud conocido por evadir responsabilidades. Sin embargo, desde esta columna la pregunta ineludible tendría que ver con lo que podría ser este país en el caso de que algún gobierno llegara a introducir un tipo de agro ingreso seguro para campesinos productores de comida, de modo que no se vuelvan peones de espaldas deshechas ― ( Biodiesel a cuestas de espaldas negras . Jaime Arocha, Grupo de Estudios Afrocolombianos Universidad Nacional de Colombia. El Espectador, 14 diciembre de 2009). Juan Felipe Harman, miembro del Proyecto Gramalote el 10 de Enero de 2013 en ―Tras la sombra de la palma‖ nos explica esta situación en el Meta… ―A la sombra de la expansión de la palma africana en el Meta, las compañías promovieron migraciones laborales que se tradujeron en asentamientos humanos que aseguraran mano de obra para las plantaciones. Reordenaron el territorio alrededor de su producción y así surgen palmeras en San Carlos de Guaroa, Veracruz en Cumaral y Dinamarca en Acacías, con una presencia alta de comunidades negras del norte del Cauca. Página 13 de 17
  14. 14. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. Al vivir al lado de la plantación no solo siembran la palma sino siembran sus vidas, y la oferta institucional se empecina en ―ritualizar‖ este matrimonio alrededor de la agenda de competitividad. Los colegios de estas zonas sólo ofrecen programas técnicos ligados a la palma, la escasa presencia del SENA también se reduce a esta actividad y los jóvenes habitantes de estos territorios saturados en información sobre el cultivo, compiten entre sí por la oportunidad de participar en las empresas. ―El colegio no nos ofreció más, y al final nunca lo contratan a uno porque no tiene experiencia‖- comentó un joven líder ‗afro‘ en la inspección de Veracruz en Cumaral, a la que agrega: ―hay mucha gente que tiene sus familias en el Valle y en el Cauca y solo trabaja aquí, por lo que no le importa lo que pase con la comunidad‖. ―No tenemos universidad, ni programas técnicos, al que no le guste la palma le toca salirse del pueblo, porque aquí no hay más‖, dijo un joven estudiante de San Carlos de Guaroa sobre las oportunidades de su municipio. En materia laboral a pesar de los compromisos pactados por el país alrededor de la formalización del empleo con los tratados de libre comercio (TLC) de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, las grandes plantaciones han dado pasos hacia la contratación directa de los trabajadores con el pago del mínimo legal, pero la tercerización y precarización aumenta en otras plantaciones en donde siguen pagando al destajo. ―Aquí nos organizamos para que nos subieran el precio a más de 20 mil la tonelada de pepa, porque a veces ni siquiera alcanzamos a cortar una en el día y el ingeniero nos dijo que por el reclamo la iba a bajar a 17 mil y que el que no le gustara, se podía ir‖, obrero agrícola de una plantación en San Carlos, un testimonio que devela la crítica situación de muchos de los trabajadores que deciden organizarse‖. Vamos hacia la extranjerización de la tierra y la consolidación de la gran plantación El programa del doctor Juan Manuel Santos, difundido en su campaña, encadenó con las herencias de Uribe. El punto 63 señaló: ―Fomentaremos cultivos de pan coger, de tal manera que el desarrollo de grandes explotaciones agropecuarias sea acompañado de tierra para alimentar la población circundante‖; y el 69: ―Permitiremos a los agricultores y campesinos definir las extensiones necesarias para sus cultivos, sin la limitación burocrática de la llamada Unidad Agrícola Familiar (UAF)‖. Página 14 de 17
  15. 15. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. No se necesitó mucho para saber a qué agricultores se refería. Su ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, lo explicó: ―El gobierno estudia otras posibilidades para superar la restricción de la UAF cuando se trate de baldíos, como la cesión del usufructo por períodos determinados, no la propiedad, que continuaría en cabeza de la Nación. El contrato de usufructo permite incluir obligaciones como la construcción de infraestructura intrapredial a cargo del usufructuario, y permite que el Estado asigne también parcelas a la población campesina, para vincularla a cadenas productivas con los empresarios‖. O: ―Ese es el tipo de proyectos grandes, también asociados a la agricultura que también tenemos ahora la ocasión de mirar con visión. Y hacer entre otras cosas compatibles, gran agricultura empresarial también en convivencia con asociaciones de suministradoras socias de pequeños y medianos campesinos que allí se pueden asentar‖. El doctor Juan Manuel Santos electo reiteró ante la comunidad financiera mundial que el agronegocio, con la minería y la infraestructura, serían sus sectores claves; y conocidos analistas, como Salomón Kalmanovitz, han apuntado que ―el gobierno de Santos continúa con la política del anterior gobierno en este sentido: se trata de replicar la experiencia del cercado brasileño, basado en enormes propiedades‖. La política de gran plantación es extensiva a extranjeros. Lo que se inició en el periodo de Uribe regirá en el de Santos. El grupo israelí Merhav ya tiene, entre tierras propias y contratos de usufructo, diez mil hectáreas en Pivijay (Magdalena) para producir etanol con base en caña con mecanización, sin corteros. La Compañía Agrícola de la Sierra, chilena, se apresta a una explotación forestal de largo plazo en 36 mil hectáreas en el nordeste antioqueño; la Altillanura, en Meta y Vichada, es codiciada por consorcios foráneos. Hay inversiones, anunciadas y en curso, para más de 100 mil hectáreas. Cargill planea una de 25 mil; Maggi de Brasil y Grobo de Argentina, sendas de doce mil. El Grupo Mónica (brasilero-argentino) tiene cuatro mil quinientas y ya se favoreció 3.500 millones de pesos de Agro Ingreso Seguro (―La política agraria de Santos: Fase superior del ―modelo malayo‖ colonialista. Aurelio Suárez Montoya / Miércoles 13 de abril de 2011. http://prensarural.org/ ) En la lista de posibles inversionistas hay compañías del agronegocio como el Grupo Ingacot, de Argentina, que está en el Magdalena Medio, y ―arrendará tierras para cultivos en la zona norte del departamento de Antioquia y en el sur de Córdoba‖. Existen proyectos de gran plantación del grupo AVAL, en palma, madera y arroz; del GEA (Sindicato antioqueño) vinculado a 25 mil Página 15 de 17
  16. 16. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. hectáreas del proyecto Fazenda del operador Aliar y a once mil doscientas en los Montes de María en reforestación, a través de Cementos Argos y otras empresas más que reciben financiación nacional e internacional. El Grupo Santodomingo, ―se enfocará en soya y maíz, cultivados en la altillanura colombiana… el propósito es promover entre los agricultores de la zona la siembra de estos granos… El negocio no es tener tierras propias, sino alquilar algunas y comprar los granos a terceros… la construcción de barcazas que transportarán el grano por el río Meta…fusionar los almacenes de depósito Almacenar y Almagran, para convertir la nueva compañía en el operador logístico más grande del país‖. Una noticia ruidosa ha sido que ―inversionistas chinos están interesados en comprar 400 mil hectáreas en la altillanura para sembrar granos‖. El acaparamiento de tierras es una tendencia global a la que Uribe y Santos se han plegado. Un documento del Banco Mundial, ―Generando interés global sobre la tierra de cultivo‖, identifica tres grupos de actores que están demandando tierra. El Banco Mundial estima en 123 millones de hectáreas la cantidad de tierra cultivable disponible en el planeta y clasifica por distintos tipos los países con tales reservas. Colombia es similar a Brasil y Argentina, con tierras aptas disponibles y potencialidad en sus rendimientos. En los países en desarrollo, el incremento de tierra en producción es de cinco millones de hectáreas al año, mientras en los desarrollados cayó en dos. Los precios de los bienes agrícolas, transados en las lonjas bursátiles, en particular palma de aceite, colza, caña de azúcar, forestales, soya, maíz y girasol estimulan el acaparamiento de tierra y cultivos a gran escala. Se prevé que en 20 años se requerirán 47 millones de hectáreas adicionales y, como en los países industrializados decaerán en 27 millones, en el Sur deberán cultivarse 74. Se reconoce que la tendencia es hacia la gran plantación porque, entre otras, sus operadores ―pueden estar capacitados para acceder a los mercados financieros globales donde el capital es más barato que en los domésticos‖. Ese modelo permite la práctica de formas sofisticadas de especulación, como la de compañías que, con capital financiero, desarrollan cultivos con tierra en arriendo y contratos con operadores de maquinaria pagados con rentas fijas o equivalentes en producto. ―Formas innovadoras‖, que se sugiere multiplicarlas en Colombia, donde se calcula que hay disponibles y no cultivadas 4,97 millones de hectáreas. El Banco recomienda enganchar a las familias campesinas en este paquete, como productores ―atados‖ a la gran plantación; como ―socios‖ que entregan la tierra al operador y reciben dividendos o una Página 16 de 17
  17. 17. La producción de palma aceitera y los peligros para la biodiversidad en el Meta. Emilio García Gutiérrez, marzo 8 de 2013. renta anual; o como beneficiarios de las compensaciones que se entreguen a las comunidades por las tierras estatales recibidas en concesión. Con tales recomendaciones, se comprueba que las propuestas de Santos y sus funcionarios, incluido el agronegocio como locomotora de la economía, no son más que la repetición de las ideadas por el Banco Mundial. Se asemeja esta agricultura a la que los europeos implantaron en sus protectorados en África a comienzos del siglo XX. El elemento nuevo es el capital financiero, incorporado como factor determinante, que busca nichos para su abundante liquidez y las bajas tasas de interés que rigen en los grandes centros. Es, como decía Francisco Mosquera: ―Diseminarse por el mundo o perecer, la rapiña o la asfixia. El imperialismo pretende curarse de todos sus males instaurando el sistema colonial… El florecimiento de los negocios imperialistas en Colombia presupone que ésta continúe sumida en el semifeudalismo y la miseria”. Página 17 de 17

×