Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el sur del meta

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare
Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor...
Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare
Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor...
Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare
Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor...
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 17 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (16)

Similares a Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el sur del meta (20)

Anuncio

Más de Emilio Garcia (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el sur del meta

  1. 1. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 1 de 17 Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el sur del Meta y del Guaviare Fuente: Avanzan talleres de zonificación ambiental de la zona de reserva campesina del Guaviare. En: https://marandua.com.co/zona-reserva-campesina-guaviare/ Emilio Garcia Gutiérrez Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018
  2. 2. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 2 de 17 Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Fuente: http://www.noticierodelllano.com/article/entregan-tierras-de-la-reserva-campesinos- del-guaviare
  3. 3. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 3 de 17 Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez Consultor independiente San José del Guaviare, julio 26 de 2018 1. Agudización del problema de la tierra y del impacto social Acerca de este punto poco se ve realizado en el sur del Meta. Continúa la desatención de los gobiernos de turno y aumenta la desesperanza de cerca al 70 por ciento de los campesinos que de Granada (Meta), negocian carta venta sin respaldo del Estado colombiano. Esta es una de las tendencias que se perciben en la población, señalada con preocupación por las comunidades, las organizaciones sociales, la Iglesia, la Defensoría y la Personería y otros organismos del Estado. Las dinámicas que se están dando en la región alrededor de la economía campesina y cultivos que no son competitivos, ni tienen mercados como palma y la caña para la producción de biocombustibles y etanol y el aumento para tal fin de la explotación de la tierra por parte de grandes empresarios y de compañías internacionales muestran un complejo escenario social y económico para sectores como el campesinado, que es uno de los más afectados por este tipo de desarrollo. La situación también tiende a impactar a los indígenas porque están siendo ocupadas sus áreas de reserva, porque muchos otros están arrendándoles sus tierras a los grandes productores y porque, frente a la falta de opciones, están llegando masivamente a la capital y a otros centros urbanos. Los desplazados son otra población en la que esta problemática tiene un impacto directo, más ante las limitaciones en la titulación y restitución de tierras, una situación que se presenta en todos los municipios y que es uno de los grandes desafíos para la institucionalidad. Hay preocupación entre las mujeres y sus organizaciones porque están siendo víctimas de amenazas por defender los derechos de la población desplazada y temen que esto se agudice.
  4. 4. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 4 de 17 Se teme que continúe el negocio de la compraventa de la tierra y la apropiación de la misma por medios legales e ilegales, también por parte de grandes productores de estos cultivos, los ganaderos ausentes y de multinacionales, que aumenten la concentración de la misma en pocas manos. A este hecho se suma el abandono de hectáreas por parte de campesinos que están buscando opciones por la deficiencia en los programas de sustitución de cultivos ilícitos. El uso del suelo para la producción de biocombustibles, sin tener en cuenta su uso tradicional y condiciones climáticas, podría continuar desplazando los cultivos básicos del Meta, que sirven no solo para el consumo interno del departamento sino para otras regiones del país, como la capital. Para líderes comunitarios, de la región el hecho de no tener los títulos de sus tierras (y parece que no hay ni siquiera Tilín, tilín) se ha convertido en uno de los principales obstáculos para ejercer sus derechos y les hace más difícil desarrollar proyectos productivos. Asimismo, han denunciando que hay numerosos compradores asociados al narcotráfico, paramilitares y estructuras emergentes que quieren sus tierras. En ese sentido, existe la tendencia de que la problemática continúe y se agudice si no se da un paso clave: el reconocimiento de los títulos de propiedad. Otra situación igual de preocupante sigue sin resolver: los campesinos sin tierra. Los intereses de los diferentes actores que tienen relación con la tierra en el Meta – campesinos, comunidades indígenas, compañías internacionales, empresas, grupos armados ilegales y narcotraficantes– ya están generando delicados problemas de convivencia entre algunos de ellos y sigue siendo un motor del conflicto armado. No hay una voz desde las diferentes instancias institucionales que esté advirtiendo sobre los riesgos del nuevo modelo económico de la región, y se teme que esta siga siendo la tendencia. 2. Aumento en la pobreza y las necesidades básicas insatisfechas Una de las principales controversias en el Meta es que el crecimiento progresivo de la economía del Meta –con la explotación del crudo y las mal llamadas regalías que se obtienen, entre otros factores– contrasta con la situación social y económica de sus habitantes.
  5. 5. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 5 de 17 Aunque hay crecimiento, este no se ha reflejado en un mejoramiento de la situación de las poblaciones en mayor estado de vulnerabilidad, lo que parecería ser una tendencia en el territorio. Los altos índices de pobreza en el departamento tienden a aumentar no solo por el modelo de desarrollo ( del cual los gobiernos nacional , departamental y municipales ) que está imperando y que beneficia de manera especial a los grandes empresarios, sino por la corrupción en las administraciones públicas. Si no aumentan los controles y no hay una veeduría, no será posible que los recursos públicos –entre ellos los de las regalías– se usen de manera prioritaria para responder a la situación social de los pobladores del Meta.
  6. 6. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 6 de 17 3. Paz y región Existe el riesgo de que se agraven aún más las condiciones de vida de poblaciones, como los desplazados, no solo a raíz del problema de la tierra sino de otras dinámicas en el territorio ya mencionadas. Hay una tendencia hacia la agudización de la situación social de pobladores en general por la llegada de numerosas comunidades desplazadas provenientes de veredas, diferentes municipios y otras regiones de Colombia. El caso ejemplar, o de mostrar, es como de manera unánime señalan las comunidades y las principales autoridades es el de Villavicencio, donde se ha registrado un aumento exagerado de población, ante el cual las autoridades no han tenido los recursos suficientes para integrar económica y socialmente a estos nuevos habitantes. La institucionalidad tiene el reto de responder a las necesidades de esas nuevas poblaciones.
  7. 7. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 7 de 17 Fuente: Mapas elaborados por la FIP, basados en la Policía Nacional Copyright: http://pacifista.co/hablemos-de-esa-colombia-que-no-deja-de-matarse/ . La explotación de petróleo aumentará en la región por el reciente hallazgo de nuevos y productivos pozos y las decisiones de los gobiernos saliente y entrante, respecto al fracking. Si bien esto puede ser una oportunidad para que los nuevos recursos que lleguen se inviertan en las comunidades, se teme que esto tenga un impacto social fuerte en la población. La historia ha demostrado que en municipios a los que llega el boom del petróleo hay una transformación de valores, económica y social. Para algunos, el “petróleo ha sido más una maldición que una bendición porque detrás de él aparecen la prostitución, las enfermedades, la corrupción, el aumento de la criminalidad y los armados”. Los cultivos ilícitos con relación a los últimos años, según cifras del Simci, estos siguen siendo uno de los problemas principales de la región, por los efectos que tiene en su economía, su vida social (directamente en las finanzas de los hogares) y su cultura.
  8. 8. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 8 de 17 Entre las comunidades –especialmente entre las mujeres y las víctimas– hay una tendencia a darle énfasis al desarrollo de proyectos productivos para responder a la situación social. Estos también se han convertido en una necesidad de los hogares, para que la mujer entre a complementar la economía del hogar. De la misma forma, campesinos y organizaciones esperan que así como hay un fuerte apoyo económico y político a los cultivos de palma, también se brinde a otros y a los que registran menos y menos producción. Por eso proyectos productivos diferentes a los de los megaproyectos empiezan a ser parte importante en sus agendas de trabajo y de acción política. Un hecho preocupante, que aún no se ha resuelto, es el reclutamiento forzado de niños, niñas y jóvenes, incluyendo a indígenas. Los llamados disidentes de los grupos armados ilegales se siguen moviendo en cabeceras municipales y departamentales. Se está dando una dinámica en la región que se está convirtiendo en una constante: el aumento de la inseguridad ciudadana en centros urbanos, como en Villavicencio. La capital se ha convertido en una ciudad receptora de delincuentes, desmovilizados e ilegales que llegan de Bogotá los fines de semana para delinquir. Aunque han disminuido los homicidios, otros delitos como el carterismo o el robo a mano armada han aumentado en los centros urbanos, en una tendencia creciente. 4. La agudización de la confrontación armada y los problemas de seguridad (en especial en el departamento del Guaviare) Se teme que en el escenario futuro el conflicto armado sea mucho más intenso. Por un lado, por la presencia de las fuerzas militares y sus intentos, y unos meses antes de finalizar el Gobierno, de dar importantes golpes contra la guerrilla. El aumento de la presencia militar coincide, según la Defensoría del Pueblo, con un aumento de las violaciones de los derechos humanos. Por otro, por la estrategia de la guerrilla de mostrarle su poder territorial y armado al nuevo Gobierno. Y, además, porque persisten las causas estructurales y coyunturales que han sido el motor del conflicto armado en las
  9. 9. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 9 de 17 últimas décadas. La población seguirá siendo la más afectada en medio del conflicto. Elaboración propia. Fuente: Policía Nacional La guerrilla continúa ejerciendo poder en varias regiones por su presencia histórica y sus intereses alrededor del narcotráfico, aunque está debilitada. En otros municipios del territorio, (especialmente en el Guaviare, son de dominio de las disidencias de las FARC) el uso de minas antipersonal seguirá siendo un instrumento para contrarrestar el avance militar en sus territorios tradicionales. Por otra, los paramilitares no desmovilizados continúan haciendo presencia en defensa de sus negocios del narcotráfico y de la adquisición de tierra. Asimismo, se teme una presencia mayor de estructuras emergentes, que para algunos están protegiendo a los narcotraficantes. Se advierte una tendencia a la intensificación de la conflictividad en la zona rural, donde hay menos presencia del Estado y más de grupos armados ilegales. “El conflicto se está metiendo aún más en el campo”. Hay regiones del Meta y
  10. 10. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 10 de 17 especialmente en el Guaviare en donde el Gobierno está consolidando su presencia con las Fuerzas Armadas y ha ganado espacios importantes, pero si esos espacios no se consolidan con desarrollo y respeto a los derechos humanos se generarán nuevas frustraciones en la población y aumentará la desconfianza entre ella y la institucionalidad. Existe el temor de que esto ya esté ocurriendo. La tendencia que se observa es que las intimidaciones de muerte a los líderes y organizaciones sociales, las amenazas y las violaciones de los derechos humanos continúen debido a la presencia de diferentes grupos armados y los intereses económicos y políticos que están en juego en el territorio. El Gobierno y las Fuerzas Armadas han ganado espacios importantes, los cuales deben ser consolidados con desarrollo y respeto a los derechos humanos. 5. Incremento de la problemática en poblaciones de mayor vulnerabilidad Las dinámicas de la conflictividad, las situaciones sociales y económicas y los programas de seguridad y de desarrollo que se están ejecutando en la región tienden a seguir afectando de manera especial a las poblaciones en estado de mayor vulnerabilidad. Las mujeres son quienes están sufriendo la carga del conflicto armado, existente años atrás, de forma especialmente dramática y por eso reclaman una mayor atención por parte del Estado, la cual reclaman a través de sus organizaciones y movimientos sociales por la paz. Las mujeres organizadas, con sus diferentes intereses, sostienen una dinámica orientada a afirmarse como actoras políticas de peso y, para ello, están organizando sus demandas y acciones por el respeto de sus derechos, aun en medio del postconflicto, así como siguen reclamando garantías para su plena participación en todas las decisiones que comprometen su desarrollo y la paz. La niñez y la juventud continúan en riesgo, no se sabe de quién, de ser reclutados de manera forzada por diferentes grupos armados y por la delincuencia común, ante la ausencia de oportunidades, la violencia intrafamiliar, la falta de escenarios para el uso del tiempo libre y las percepciones culturales, como el valor a quien tiene un arma o un uniforme. La situación de los indígenas y de la población desplazada
  11. 11. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 11 de 17 sigue produciendo preocupación ante la precariedad en la que viven, la constante violación de sus derechos, principalmente sobre el derecho a la tierra, y la amenaza constante del reclutamiento forzado de sus integrantes, en especial menores de edad. Esto contrasta con la capacidad de esta población como actores de construcción de paz y de escenarios de convivencia social. Hay la tendencia a que Meta y el Guaviare siga siendo uno de los departamentos que más expulsa población, no solo a causa del conflicto armado (confrontaciones armadas y presencia de guerrilla, paramilitares y bandas) (que disminuyo en la región) sino también por la situación social y económica, por las fumigaciones y por las amenazas de la que están siendo víctimas para expropiarles sus tierras con el fin de desarrollar en ellas grandes proyectos agroindustriales, entre otros factores. 6. Creciente interés en continuar con esfuerzos de construcción de paz Fuente: www.semana.com. Presidencia de Colombia. 4/19/2014 Claves para construir la paz. Buena parte de los retos que tendrá Colombia en el posconflicto exigirá una activa participación de
  12. 12. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 12 de 17 alcaldes y gobernadores. El centralismo, uno de los males que el país tendrá que superar. Fuente: Revista semana. En la etapa de posconflicto, los alcaldes y gobernadores deberán fomentar espacios de reconciliación. Foto: León Darío Peláez Al mirar uno por uno los puntos del acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC, se encuentra que casi ninguno de ellos se podría llevar a cabo sin la participación de alcaldes y gobernadores (difícil paso a dar en los dos departamentos estudiados). Los mandatarios locales serán fundamentales para aplicar la reforma rural integral, formalizar los predios y construir planes de desarrollo en las comunidades. De ellos dependerá que estas ingresen a los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos. Sin su compromiso, sería imposible cumplir en los territorios las medidas para garantizar la participación política y el ejercicio de la oposición. Finalmente, los alcaldes y gobernadores tendrán que contribuir a la reparación integral de las víctimas, a recuperar la verdad y la memoria, a reintegrar a los antiguos combatientes y a reconstruir los lazos sociales en sus comunidades, deteriorados por la desconfianza y las heridas que provocó el conflicto. Para entregar a los mandatarios regionales y locales y a sus equipos de gobierno herramientas que les permitan prepararse mejor para este reto, desde hace varios meses un grupo de entidades del
  13. 13. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 13 de 17 gobierno, la Escuela Superior de Administración (Esap), la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) y la Agencia Nacional de Tierras se unieron con la Federación Nacional de Departamentos, Colombia Líder y Publicaciones Semana. Esta alianza se tradujo en la publicación Gobernantes & Posconflicto, distribuida entre los 1.102 alcaldes y 33 gobernadores del país y sus equipos de gobierno. Sus tres ediciones contienen información valiosa para ellos sobre la labor que tendrán que afrontar en la etapa que se avecina: sus responsabilidades en materia de atención y reparación a las víctimas; pautas para hacer una planeación participativa más efectiva y para facilitar la búsqueda de recursos nacionales e internacionales para los proyectos, y datos sobre el contexto regional y nacional en el que está enmarcado su trabajo, entre muchos temas. Con un estilo pedagógico y el apoyo de historias de procesos exitosos en los que han participado mandatarios locales, estas publicaciones buscan mostrar que construir paz desde los territorios es posible y ya viene haciéndose en muchas regiones del país. “Tradicionalmente, las decisiones en Colombia se han tomado desde la capital, pero es muy diferente cómo se ven las cosas desde Bogotá y cómo se tienen que ejecutar en la región. “Los acuerdos, que implican un cambio estructural en materia de inclusión, reintegración, reconciliación y restitución de tierras están en el papel, pero ahora tienen que ponerse en práctica y son los alcaldes y gobernadores, como líderes naturales en sus territorios, quienes deben emprender esas acciones”, explica Claudia Marcela Franco, directora encargada de la Esap. Y agrega: “Sobre el posconflicto, nadie tiene la verdad revelada. Lo que hacen estas publicaciones es brindarles unas herramientas sencillas y prácticas a los mandatarios locales para que puedan aportar su talento a la construcción de paz”. Gobernantes & Posconflicto se suma a los esfuerzos que varias entidades de gobierno, la cooperación internacional y la sociedad civil vienen haciendo para fortalecer las alcaldías y gobernaciones. Eso implica contar con funcionarios capacitados técnicamente que conozcan, por ejemplo, los estándares para estructurar un proyecto
  14. 14. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 14 de 17 y cómo se puede articular una entidad territorial con el sector privado, la academia y la cooperación internacional para sacar adelante programas en beneficio de la comunidad. “El mayor reto para los territorios va a ser entender el cambio que va a suceder en nuestro país y el reenfoque de muchas políticas territoriales. Los alcaldes y gobernadores deben tener muy claro qué es lo básico, qué es lo que realmente necesita su región”, afirma Carlos Correa, alto consejero para las regiones. Acompañaron a las tres publicaciones varios conversatorios en los que mandatarios locales de todas las regiones expresaron sus preocupaciones ante el posconflicto. La más recurrente, la falta de recursos a nivel local para asumir las responsabilidades que surgirán de los acuerdos. Los gobernadores de varios municipios de los departamentos del Meta y del Guaviare, con quienes se habló del tema, creen además que el posconflicto debe ser una oportunidad para replantear la relación entre la Nación y los territorios. “Como lo ha planteado con toda razón el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, “la paz debe construirse en los territorios y no desde los escritorios. Eso implica empoderar a las entidades territoriales, lo que incluye fortalecer la institucionalidad y actualizar el código de régimen departamental y municipal”, dice Amylkar Acosta, Ex director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos. Una nueva relación con las comunidades Superar el conflicto armado implica que sectores que antes se miraban con desconfianza ahora trabajen juntos. Eso significa colaborar para dejar atrás conductas sociales que en el pasado contribuyeron a que se produjera la guerra o a que se prolongara tanto. Los alcaldes y gobernadores serán fundamentales en este empeño que exigirá de ellos un cambio de mentalidad. Gobernar un municipio o un departamento en Colombia, en medio del conflicto armado, exige a esos funcionarios cierto tipo de capacidades como coraje y firmeza. Ahora que el país avizora una nueva etapa, los mandatarios locales tendrán que ejercitar nuevas habilidades, como
  15. 15. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 15 de 17 ser capaces de propiciar el diálogo, la convivencia, la igualdad y la inclusión. En este nuevo escenario de posconflicto, uno de los aspectos a fortalecer en los territorios será la participación. En los acuerdos se creó la figura de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que operarán en unas zonas priorizadas, y serán fundamentales en la transformación del campo, en el éxito de los programas de sustitución de cultivos y en el trabajo de construir una nueva cultura de participación política en los territorios. De la capacidad de alcaldes y gobernadores para escuchar a sus gobernados dependerá que este espacio no se convierta en una mera formalidad, sino que contribuya de verdad a superar los tropiezos que impiden desarrollar a las comunidades y dificultan reconstruir los lazos sociales rotos por la confrontación armada. Los mandatarios locales también deberán promover la equidad, en especial en la distribución de la tierra, que según reconoció la Comisión Histórica del Conflicto ha sido una de las principales causas de la violencia en el país, y en los departamentos del Meta y del Guaviare. No se trata de perseguir a los grandes propietarios, pero tampoco de negarles a los campesinos que quieren producir la posibilidad de acceder a la tierra. “No se va a implementar un mecanismo de acceso a tierras que privilegie a unos en perjuicio de otros. El punto está diseñado de tal forma que se pongan a trabajar en conjunto los factores productivos para que haya un mayor desarrollo rural. Es un modelo incluyente”, afirma Miguel Samper, director de la Agencia Nacional de Tierras. También deberán promover la inclusión y estar dispuestos a trabajar con todos los sectores, en especial con los afectados por el conflicto, es decir, las víctimas y los desmovilizados. Frente a las víctimas, alcaldes y gobernadores deben asumir la responsabilidad que les corresponde en materia de atención y reparación, y contribuir a que ellas encuentren la verdad y recuperen la dignidad y la memoria. Respecto de los desmovilizados, deben garantizar que se les abran oportunidades que los alejen de la violencia. “Los desmovilizados son una solución, no una carga para el territorio. Hoy, 26.000 de ellos,
  16. 16. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 16 de 17 más del 70 por ciento de la población que ingresó al programa de reintegración, está trabajando. Lo productivo se vuelve un referente que genera valores y progreso en los territorios”, explica Joshua Mitrotti, director de la Agencia Nacional de Reintegración. La voz de los mandatarios locales En una serie de conversatorios realizados por el proyecto Gobernantes & Posconflicto, los alcaldes y gobernadores expresaron similares preocupaciones frente a lo que significará para sus regiones implementar el acuerdo de paz con las Farc. La principal de ellas tiene que ver con los recursos económicos. “Yo veo un Estado débil para afrontar el posconflicto. ¿Cómo hacen unos diálogos si no tienen plata para responder por ellos?”, se preguntó Luis Francisco Vargas, alcalde de Cartagena del Chairá. Los funcionarios locales se quejan de que en los últimos años el gobierno nacional les ha ido asignando responsabilidades a las entidades territoriales, sin trasladarles los recursos para cumplirlas y sin tener en cuenta que hay varios municipios y departamentos literalmente quebrados. A esto se suma el centralismo, un mal enquistado en las instituciones del país. “Un proyecto de agua tiene que pasar por una ventanilla de un ministerio y por otra. Así se vuelven eternos los procesos y la verdad es que las decisiones se siguen tomando desde Bogotá. Si eso no se soluciona va a ser muy traumático avanzar en el posconflicto”, expresó Sigifredo Salazar Osorio, gobernador de Risaralda. Los mandatarios temen que la falta de dinero y la burocracia frustren las expectativas de las víctimas, los excombatientes y el resto de la comunidad en el posconflicto. “Los municipios no tenemos cómo suplir la atención integral a las víctimas. En Neiva, una de cada cuatro personas es víctima. Los desplazados en su mayoría no quieren regresar y no tenemos suficiente oferta de empleos ni de vivienda”, dijo Rodrigo Lara, alcalde de la capital de Huila. Y pese a las dificultades, las perspectivas que abre la paz para los territorios son alentadoras. Cada uno de los funcionarios puede
  17. 17. Escenarios posibles y tendencias del conflicto armado en el Sur del Meta y del Guaviare Emilio Garcia Gutiérrez. Consultor independiente San José del Guaviare, marzo-julio 26 de 2018 Página 17 de 17 hablar de varios lugares maravillosos ubicados en su territorio, que a causa del conflicto muy poca gente visita. “Los colombianos nos hemos perdido de mucho, durante 50 años hemos perdido la oportunidad de conocer a Colombia”, concluye Jenny Nair Gómez, alcaldesa de Villa Rica, Cauca. En la actualidad, hay una escasa interlocución de líderes sociales, organizaciones y escenarios de articulación social con la institucionalidad, situación que tiende a continuar, dada la polarización que se vive en la región. Los diferentes representantes y voceros de la sociedad civil insisten en que el conflicto armado sigue teniendo un impacto importante en ella, sin embargo hay un creciente interés de continuar con los esfuerzos de construcción de paz y de buscar salidas para la solución pacífica de los conflictos. Referencias Colombia: conflicto armado, procesos de negociación y retos para la paz. Mauricio Garcia Duran, Bogotá, Colombia, 9 Noviembre 2009. En http://www.irenees.net/bdf_fiche-conference-26_es.html. Horizontes de Paz, 2011. http://www.arias.or.cr/revistas/horizontes- de-paz/index.html Centro de Memoria historica, 2014. Nororiente y Magdalena Medio, Llanos Orientales, Suroccidente y Bogotá DC .Nuevos escenarios de conflicto armado y violencia. Panorama pos acuerdos con AUC. En : www.centrodememoriahistorica.gov.co/.. Una respuesta social al conflicto armado. Un acercamiento a las dinámicas del conflicto actual en Colombia y una reflexión a posibles soluciones alternativas: caso de Mico ahumado, Bolívar. Por Catalina Macías T. Septiembre 2008. En: http://www.institut- gouvernance.org/es/analyse/fiche-analyse-400.html Habermas, Jurgen. A Theory of Communicative Action, Boston, Beacon Press, 1984.

×