Cataluña. Sentencia Estatut. Diadas. acelerón

133 visualizaciones

Publicado el

Cataluña: El acelerón independentista

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
133
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
0
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cataluña. Sentencia Estatut. Diadas. acelerón

  1. 1. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 1 CATALUÑA. SENTENCIA ESTATUT. ELECCIONES, DIADAS, ACELERÓN Convivencia constitucional durante 35 años. Hasta ayer El acomodo constitucional lo relata Javier Pérez Royo en Un poco de memoria. 28/11/2009. Que anteriormente desarrolló en Pacto de inserción. 19/09/2009 y también en La última palabra. 05/09/2009. Conviene leer a este experto para entender la complejidad del problema, y la forma en que se le dio un acomodo durante la Transición. Los catalanes, el pueblo y no solo las élites, en los últimos 35 años, han tenido mayor autonomía, cultura propia y poder de decisión de su historia, han ejercido el derecho a decidir como nunca lo hicieron sobre las cuestiones y nexos de poder que en ese momento interesaban a inmensas mayorías de ellos, lo cual no evita reconocer que tenemos un serio problema al que encontrar solución, mejor juntos, por conveniente para ambos. Entre otras formas de participación, decidieron elegir a sus mandatarios y representantes para que les representaran y dirigieran parte de sus destinos: votaron en 11 ocasiones Diputados al Congreso y Senadores, 7 veces para decidir parlamentarios en el Parlament, votaron 9 veces para decidir sus concejales en los municipios, en otras 6 ocasiones eligieron parlamentarios europeos y en otras 6 más decidieron en referéndums, tipo Reforma, Constitución o Estatutos de autonomía. Sí, ellos han podido decidir y lo hicieron –y no los negros en los sesenta en EEUU-. En sus decisiones puede constatarse que salieron mayorías nacionalistas, no siempre, pero nunca eligieron mayorías soberanistas. Siempre hubo independentistas pero, solo desde hace un año se manifiesta como preocupación creciente las relaciones Catalunya-España en los estados de opinión, problemas que perciben los ciudadanos que publica el CEO (Centre d’Estudis d’Opinió) de la Generalitat. En los cuadros desde enero 2009 a junio 2013 presentan las preocupaciones de la gente, las personales y aquellas consideradas grandes problemas de Catalunya. Ambas coinciden en el orden, las preocupaciones personales, en 2009, vinculadas a la precariedad laboral preocupan un 44% a continuación un 17% el funcionamiento de la economía, ambas consecuencias de la crisis económica, a mucha distancia, también preocupa la insatisfacción con los políticos, cerca de un 5.5%, queda relegada la preocupación de relaciones Catalunya-España a un 3,5%. Escasa importancia se le daba entonces, para la que luego tendría súbitamente. En junio de 2013, lo que consideran problemas importantes pasan a ser cerca del 50% la precariedad laboral, el 16,2% el funcionamiento de la economía, doblándose el peso de la insatisfacción con los políticos hasta el 12.4%, -que no entiendo insatisfacción con la política aunque podría estar contenida, en el mismo estudio por las diferentes preguntas aparecen grados de interés, preocupación, seguimiento etc., respuestas comprometidas con la política-. Sigue en el grado de preocupación, las relaciones
  2. 2. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 2 Catalunya-España con cerca de un 11%, más que triplicando su importancia respecto al 2009. Desde luego en los propios centros oficiales de Catalunya, el CEO, donde cocinan los datos de opinión, éstos no reflejan que sea el problema tan insoportable como lo denuncian al mundo sus políticos y los medios de comunicación catalanes. Un cierto grado de radicalización popular se incuba durante el segundo gobierno de Aznar entre pequeños grupos españolistas y políticos catalanes, amplificado por algunos medios de prensa, radio y televisión. El malestar se hace palpable durante el primer gobierno de Zapatero, a partir de 2004, en la negociación del Estatut, y cuando éste llega al Congreso, siendo aprobado en junio de 2006. Pero todavía durante el 2008 la tendencia separatista se mantiene por debajo del 20% en datos de la Generalitat –ver cuadro anexos-. En 2009 las encuestas detectan un malestar creciente con el funcionamiento de la democracia en Catalunya, probablemente sean reflejos por la crisis y el Estatut, ya que a partir de entonces comienza a expandirse el malestar por el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP, y la demora en la Sentencia, lo cual provoca sentimientos separatistas, que unido a la grave crisis económica, produce otro salto al alza en 2011, entrando en la dinámica actual en 2012 con otro acelerón, que lleva aparejadas reacciones masivas de culpar a España por la mala situación laboral y económica de Catalunya, de la que muchos esperan salir con la independencia. El malestar entre las élites políticas culturales y económicas catalanas se extiende cuando diferentes estudios estadísticos dan a conocer que las autonomías y su proceso de convergencia, dejan a Cataluña los últimos años no muy bien situada en términos relativos, crece mucho, pero no lo hace siguiendo la estela de las más rápidas, y sobre todo, no sigue la estela de Madrid. Lo cual no debe confundir con su enorme potencial económico, ni es óbice para considerar a Catalunya una de las Comunidades más rica y sus gentes de las privilegiadas de España en desarrollo per cápita, educativo, sanitario, cultural… y con los mayores traspasos de competencias políticas y económicas, incluidas las transferencias en impuestos muy superiores al resto. -Al margen concierto/cupo vasco y convenio navarro-.
  3. 3. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 3 Aparece un creciente malestar similar a los movimientos 15-M de España, cuestionan el funcionamiento democrático; en su caso, las élites han conseguido desviar hacia España la culpabilidad por ello y sus problemas económicos y laborales, calando fuerte en amplios sectores sociales incluida la tradicional emigración obrera sin representación ni poder al nivel de las élites catalanas. Entre la población aparecen signos de odio y repulsa hacia los explotadores españoles, visibles en las redes sociales y el aparato mediático. Es imposible entender la rapidez con la cual ha crecido el fenómeno, sin integrar su fenomenal aparato mediático, y la agitación vinculando salidas personales y colectivas en el camino de ilusión por la independencia. Ilusión porque se publicita como posible, rápida y sobre todo, sin costes para nadie, lo cual no deja de ser, como poco, una irresponsable mentira. Cualquiera que esté cerca de vivir, estudiar o comprender fenómenos sociales, sabe que estos procesos de ruptura tienen siempre altísimos costes para todas las partes. „‟…la molesta costumbre de presentar continuamente a España como si fuera una de las partes de un enfrentamiento entre dos principios absolutos opuestos entre sí. Pero esa imagen maniquea es falsa porque España no es unánime ni uniforme, como tampoco lo es Cataluña. Resulta casi insultante esa voluntad de identificar a España con la posición política más extremista, como si no existieran voces que defienden cosas distintas, como si no existieran españoles federalistas igual que existen españoles centralistas‟‟ Soledad Gállego-Díaz ‘LamaníadeidentificaraEspañaconelextremismo‟. Grandes problemas de España, desde una mirada en enero de 2010
  4. 4. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 4 Los principales problemas españoles actuales, son los mismos que tradicionalmente nos han acompañado en la Historia de España, sin orden de importancia o antigüedad son: 1.- La falta de trabajo para la población española que provocaba emigraciones masivas al menos desde 1.492. Nunca hubo trabajo para todos en este país. 2.- La cuestión religiosa, dominio del integrismo católico en todas las esferas de la vida privada y pública y defensa violenta del mismo por los diferentes poderes, religiosos, económicos y políticos en muchos casos aglutinados en la misma fuente de poder. 3.- El control social férreo, casi permanente, de grupos, clases y viejas estructuras dominantes y excluyentes, incapaces en cada momento histórico de adaptarse a los ritmos de cambio que ponían en marcha los grupos dominantes europeos y americanos, problema vinculado con el religioso, pero hoy con categoría diferente. 4.- Y la cuestión nacional, con sólo unos siglos de antigüedad. Es cierto que existe una coexistencia común, compartida, entre las poblaciones de diversos territorios de España, tan cierta, como que existe una parte de las vivencias que son locales, regionales, nacionales. Para ambas tesis podemos encontrar relatos e investigaciones que podrán resaltar más lo que nos une o aquello que nos diferencia. Los problemas nacionales generalmente tienen bases reales sobre las que se sustentan, con el mismo peso e importancia que las tradiciones e historias inventadas. Otros problemas, con ser muchos y variados, como el energético, carecen de esta larga tradición y envergadura, son más fácilmente abordables y susceptibles de aglutinar voluntades, por tanto de solucionar, o son más modernos y tienen carácter global como el cambio climático. Cuando pienso en estos 4 problemas, trato de abordarlos como cuestiones persistentes en la historia, que siguen vivas porque son extremadamente complejas de resolver y porque durante mucho tiempo las fuerzas de todo tipo que apoyaban su pervivencia eran muy superiores a las que planteaban posibles reformas. No es que usted y yo, juntos con otros 100.000 individuos creamos que algo debería ser de tal forma, para que ésta sea posible, no es suficiente, no funciona así. Un problema no se resuelve porque el presidente del gobierno, un partido o la patronal, opine que debe hacerse de una u otra manera. Ya quisieran. Los problemas perduran porque existen fuerzas sociales, políticas, económicas, militares, religiosas, culturales, a favor de las estructuras y formas de vida existentes y esas fuerzas son más poderosas que las que pretenden modificarlas. En cualquier caso, estas cuestiones aceptan visiones diferentes y ofrecen reflejos distintos, dependiendo de cómo enfoquen las luces, y de cuál sea el lugar de observación. La cuestión nacional no se resolverá de un plumazo, con una ley, o sentencia, solo con trabajosos acuerdos políticos, aceptados mayoritariamente por las sociedades implicadas podrá intentarse, acuerdos que nunca podrán realizar jueces ni militares. Ni siquiera grandes acuerdos garantizan la perdurabilidad de los mismos, como pasa con la Constitución. El problema es real, y la peor forma de abordarlo sería pensar que se trata de dos partes que discuten solo por cabezonería. Las Españas fueron una realidad, como lo fue España, ambas entidades tuvieron cuerpo, precisamente el problema perdura porque ambas encuentran razones para mantener posturas, al margen de que se cuelguen por el camino argumentos torpes, erróneos o simplemente inventados. Ya nos advirtió sobre la invención de las tradiciones -Eric Hobsbawm y Terence Ranger, „La invención de la Tradición‟ Editorial Crítica- También se pueden
  5. 5. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 5 descolgar de Scribid „Hobsbawmn, E. „Identidad, rev. Intern. De filosofía política, nº 3. 1994- Que ambas partes se apoyen en argumentos históricos no significa nada más que hubo pasado, y no que ese pasado tenga superior legitimidad que la actual para instalarse y regir nuestras vidas, para lo cual además, previamente habría que ponerse de acuerdo en cómo interpretarlo. Se puede llegar a acuerdos prescindiendo de parte del pasado, reconocer historias comunes y construir un camino aceptado a partir de ahí, como intentaron los pactos que dieron lugar a los acuerdos constitucionales de 1978, pero la realidad se mueve y volvemos a estar en posiciones de partida. Estamos de vuelta sin haber llegado, como en tantas ocasiones, hemos recorrido un camino casi federal nunca terminado de aplicar y estamos en una casi confederación. La inexistencia de órganos colectivos para las autonomías es una deficiencia que impide asentar el espíritu federal constitucional; sin que el Senado ejerza de cámara territorial, podría dejar de servir antes de ser puesto en marcha. La falta de órganos institucionales comunes ha conducido a una permanente relación bilateral, cada autonomía con el Estado, principalmente las nacionalidades históricas Cataluña y Euskadi, negociando bis a bis, tal como si fueran estado con estado en una confederación. La ceguera de una parte de los nacionalistas españoles representados por el PP, al frenar cualquier desarrollo federal, su empecinamiento en negar papel federal al Senado, al tiempo de negar órganos colectivos, como la conferencia de presidentes, nos está acercando a las puertas de una secesión, salvo que se piense en impedir las tensiones nacionalistas por la fuerza, con lo que estaríamos como años atrás y volvería a plantearse en generaciones venideras el mismo problema. Miren lo que escribió Josep Ramoneda resaltando la importancia del Estatut, La penúltima oportunidad. 07/09/2009. En el PSOE existen posturas diferentes sobre el asunto que trataron de ponerse de acuerdo hace pocos años en Santillana. Los socialistas tradicionales, la izquierda tradicional, nunca compartió la deriva de Maragall y el PSC hacia posiciones catalanistas y aceptó a regañadientes las directivas de Zapatero para aceptar el concepto de España Plural, nunca suficientemente desarrollado, como otras ideas de Zapatero carentes de discursos apropiados y así llegó el Estatuto, que hizo mucho daño dentro de las filas socialistas, porque efectivamente enfrentó posturas diferentes. El PSC continúa ahondando sus posturas nacionalistas. Las posiciones de grupos a la izquierda del PSOE, han sido de apoyo a los nacionalistas, con algunas excepciones. Desde los últimos días del franquismo se desató una amplia corriente de simpatía popular ante todo lo que significara nacionalismos, quizás soportada, en que se destacaba el componente de lucha contra el estado central y éste era identificado solo con el Estado Central Franquista. Recuerdo movilizaciones con aquellos aires festivos de libertad a favor de nacionalismos hasta en Castilla, toma ya, arropadas por fuerzas de extrema izquierda. Durante el anti franquismo grupos de extrema izquierda y anarquistas, apoyaron la izquierda abertzale y poco a poco fueron diluidos en el magma nacionalista. Después llegaron los apoyos de IU-vasca al gobierno derechista democristiano nacionalista del PNV. Se olvidó el carácter de clase y el internacionalismo, en un mundo global todo se enfocó mas local y así durante un tiempo en el imaginario colectivo de mucha gente se ha unido el movimiento nacionalista con un cierto carácter de izquierda y libertario, lo cual llama la atención ya que en España el movimiento nacionalista tiene un gran componente reaccionario y religioso, (la iglesia es nacionalista) y grandes dosis de xenofobia como mostró ampliamente el plan Ibarretche a través de declaraciones y textos, y bases nacionalistas tradicionales catalanes.
  6. 6. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 6 Craso error durante la Transición y aún hoy de muchos individuos que se reclaman de la izquierda, anteponiendo su simpatía por los nacionalistas antes que por los colores rojo-verde-malva. Habría que diferenciar entre dos cuestiones; una, que un individuo se la juegue en pos de la libertad para que otro pueda opinar, y otra diferente, es que comparta lo que aquel dice. Una cosa es defender el derecho a expresarse de todo el mundo, y otra distinta es quedarse sin voz porque se la apropie aquel. Una cosa es reconocer la existencia del problema y la necesidad de encontrar solución y otra distinta es callar y aceptar solo aquella alternativa. La cuestión es que a comienzos de 2010 las encuestas de la Generalitat dan una contenida preferencia por el estado independiente en el entorno del 20%, que doblarán a día de hoy, mientras los índices sobre satisfacción política se desploman a consecuencia de la crisis, años 2008/2009. El éxito del soberanismo será dirigir toda la rabia e indignación contra el estado español en pos de la solución a todos los problemas a través de la independencia. Evolución del Índice de Satisfacción Política en escala de -11 a 11 (Junio de 2005- Noviembre de 2009) Elementos y significados del malestar con la política en Catalunya. Un acercamiento cualitativo a partir de la indagación con grupos de discusión. CEO Generalitat. 04-2011
  7. 7. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 7 La sentencia del Estatut en junio de 2010. Una chispa que provocó un incendio A partir de la sentencia, se inició una potente campaña propagandística cuyos resultados recogen las encuestas del CEO, de la Generalitat, comenzaron a marcar ascensos en las cifras de independentistas a mediados de 2012. Imposible entender lo que significó la Sentencia para el catalanismo y la reacción posterior de CiU, y particularmente del Sr. Mas, sin considerar el contexto histórico anterior y sin tener en cuenta las expectativas generadas para los partidos negociadores, principalmente, PSC, ERC y CiU. El significado del Estatuto para el catalanismo, la altísima apuesta sobre el tapete, lo reflejan los siguientes textos tomados de la página web de CiU, como resumen de su propaganda de campaña comprometida con el sí: ‘’El nuevo Estatuto supondrá un salto adelante para Cataluña. Sí al Estatuto. Más financiación, más servicios, menos impuestos. Las ganancias que incorpora el nuevo Estatuto son muchas y muy significativas. ¿Por qué hay que votar sí? „‟Porque mejoraremos nuestro reconocimiento nacional. Cataluña será reconocida como nación, se recogen los símbolos nacionales de Cataluña y los derechos históricos, como fundamento de nuestro autogobierno. Porque por primera vez, se contempla el derecho y el deber de conocer el catalán, con lo que quedará equiparado al castellano. Porque tendremos una justicia más eficaz y más cercana. El Tribunal Superior de Justicia será la última instancia judicial, se creará el Consejo de Justicia de Cataluña, se requerirá un nivel adecuado y suficiente de catalán a jueces, fiscales, notarios… Las competencias de la Generalitat quedarán blindadas, y de esa manera se evitará la continua intromisión por parte del Estado. Porque se duplicará el número de competencias de Cataluña. La Generalitat otorgará el permiso de trabajo a las personas extranjeras, participará en la determinación del contingente de trabajadores extranjeros, regulará los horarios comerciales, gestionará los servicios de cercanías y regionales de Renfe... La relación entre la Generalitat y el Estado será de tú a tú, gracias a la creación de la comisión Mixta estado-Generalitat. Cataluña podrá designar miembros en diferentes órganos del Estado. Porque la Generalitat quedará reconocida como administración única en Cataluña. Porque Cataluña tendrá suficiencia financiera gracias a una nueva cesta de impuestos (nos corresponderán más dinero del que gastamos a través del Presupuesto), y se pondrán límites a la solidaridad. Por primera vez, la cifra de inversión del Estado en infraestructuras equivaldrá, de manera real y efectiva, al PIB catalán (18,5%), como mínimo durante siete años. Porque Cataluña podrá tener una política exterior propia. Cataluña participará en la UNESCO y podrá abrir oficinas en el exterior. La Generalitat formará parte de las delegaciones españolas en la Unión Europea. Porque Cataluña podrá establecer una organización territorial propia. Municipios, veguerías y comarcas formarán parte del sistema institucional de la Generalidad. ‟‟
  8. 8. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 8 Así lo interpreté el 28-06-2010. ‘Ya es hora, ha tardado, acaba de salir la sentencia del Tribunal Constitucional, –emitida en junio/publicada en julio de 2010-. Parece que va a contentar y disgustar a todos, por lo que habrá gran debate mediático y algo menos de debate político del que podría haber sido. Comparto la argumentación mantenida por Javier Pérez Royo, quien un mes antes opinaba Por qué no. 1/05/2010, ahora después de emitida escribe Problema constituyente 02/07/2010. Llevada al extremo con una pregunta, ¿se imaginan ustedes al Tribunal Constitucional poniendo en duda la propia Constitución y diciendo que hay que cambiarla? Pues eso, leyes constitucionales aprobadas por los Parlamentos Autonómicos y Central no deberían necesitar aprobación de tribunal alguno, solo de los Parlamentos elegidos por la ciudadanía. Demasiado tiempo estamos tardando en dar al Senado su función de Cámara territorial, demasiadas veces se comportan las autonomías como confederadas y no federadas, si el criterio autonómico es cuasi federal, cuanto antes se ponga en marcha, menos favoreceremos la confederación que es la deriva que ha tomado todo demasiada gente, nacionalistas de allá y de acá, todos quieren negociar bilateralmente con el Estado central, de Estado a Estado. Las autonomías deberían discutir mas entre ellas, exigirse a sí mismas, y no todas y todo contra el Estado. Nuevamente tratan de encajonar las opiniones en dos extremos, siguiendo la rancia costumbre de la carcunda ibérica siempre presta a mantener viva la dicotomía ante cualquier problema. A favor o en contra, conmigo o contra mí, es lo que siempre pretenden imponer, pues no, mire usted, a los problemas es preferible aproximarme con matices. 1) El Estatuto representa un problema político y como tal debería haber sido resuelto. Solo encontrará solución en el terreno de la política, nunca de la judicatura y así los que pretenden incorporar al Tribunal Constitucional como una Cámara arbitral destrozarán al Constitucional y lo que es peor a la Constitución y toda posibilidad de convivencia española. 2) Los problemas políticos se resuelven en los Parlamentos, y fuera de ellos entre los partidos, debatiendo y pactando, llegando a acuerdos políticos que encontrarán su encaje en leyes, normas y reglamentos. Los problemas constitucionales de ordenamiento del Estado autonómico no pueden ser dilucidados en ningún tribunal, los estatutos pactados en dos Parlamentos y votados en referéndum no pueden ser tratados como cualquier otra ley. 3) Los catalanes tienen derecho a opinar y ser escuchados, todos, los nacionalistas y los que no lo son. Los españoles, todos, tenemos derecho a ser escuchados, „La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado‟ y no reside en un pueblo particular, sea valenciano, madrileño o catalán. Principio tan democrático como otros. 4) Reconocer derechos de expresión a todos no es igual que apoyar las expresiones de todos. Luchamos porque puedan expresarse todas las posturas aunque no las compartamos. He leído/escuchado a catalanes defender que el dinero de Cataluña se quede allí, „el dinero de cada uno en su tribu‟, lo cual es tan carca como cuando en mi pueblo se niegan a que el ayuntamiento conceda ayuda exterior, o los especuladores deciden el urbanismo de ‘su costa’, es tan derechista como olvidar que España es uno de los primeros receptores de ayuda externa mundial (de la UE hemos recibido una cuantía muy superior al plan Marshall de EEUU sobre Europa). 5) Ninguna persona puede ser obligada a casarse con otra, ningún pueblo puede ser obligado a casarse con otros. Pero este aspecto es aplicable en todas partes, nadie tiene el derecho de separar a quien no quiere separarse. No podemos aplicarlo en Cataluña respecto a España y no aceptar su aplicación en Tarragona respecto a
  9. 9. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 9 Cataluña, como tampoco aceptarlo solamente en la parte ‘independentista’ de los catalanes y no en los ‘unionistas’ catalanes. 6) Las izquierdas no son nacionalistas, habrá nacionalismo más o menos a la izquierda, pero las izquierdas deben tener discurso y políticas distintas a los nacionalismos si no quieren verse absorbidas, y si lo fueran quedaría un espacio vacío que habría que cubrir y defender políticas solidarias, internacionalistas, de clase, etc. el respeto debe darse y recibirse en ambas direcciones. Todavía escuché en el último ‘59 segundos’ defender como opción política el Plan Ibarretche, el cual desde un punto de vista de izquierda era ampliamente rechazable, un plan xenófobo y cercano al nazismo, que defendía implantar mediante leyes ciudadanos vascos de 2 tipos, dependiendo del ADN, nacimiento o historia. 7) Los datos de inversiones en Cataluña, son discutibles siempre, como algo normal, pero mis opiniones no tienen por qué ser coincidentes con las tuyas. Las balanzas fiscales, aún reconociendo su importancia, no contemplan la totalidad de ventajas económicas, fiscales, laborales, comerciales, culturales o políticas, obtenidas por una región, zona o pueblo… No debemos olvidar que el franquismo potenció la industrialización catalana y vasca (cuyas oligarquías fueron aliados de Franco) que se alimentó de millones de inmigrantes españoles del interior que en condiciones infrahumanas y baratas contribuyeron a la prosperidad de esos territorios. 8) Es un error monumental, de pardillo político, soltar públicamente una expresión del tipo de „apoyaremos lo que venga de Cataluña‟. Invitar a alguien ‘aquí tienes tu casa‟ y aceptar que sea literal es exagerado. Metedura de pata para quien lo dijo, insolencia fuera de lugar para quien pretende tomarlo al pie de la letra, pero ello nunca puede condicionar una solución política a un problema de esta envergadura, faltaría más que una frase de un mitin decidiera el futuro de millones de personas. Junto a ese, hay otro error monumental, PP, por haberse negado a participar desde el comienzo en los debates catalanes y conceder al Tribunal Constitucional la decisión arbitral. Ahora bien el problema esencial a resolver es la coexistencia catalana-española y no esos errores. 9) Cataluña no es solamente CIU+ERC ni Euskadi PNV+EA+HB. Demasiados años de escuchar a CIU hablar de los catalanes y en su nombre y al PNV de hablar de los vascos y en su nombre, han hecho olvidar a muchos izquierdistas que solo representaban a una parte de las poblaciones que habitaban esos territorios, y que con igual derecho deberían haberlo utilizado partidos de izquierda para hablar en nombre de una parte de catalanes y vascos. 10) Los derechos de cohabitación en igualdad, los pactos de ciudadanía me parecen más progresistas apoyados en la Constitución, en el pueblo en cuanto ciudadanos. Me gustan, como „valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político‟, y los prefiero a supuestos derechos históricos (al margen de que sean o no discutibles). Dicho lo anterior, estamos ante un serio problema, que no lo resolverá el trazo grueso, ni dejarlo como está encontrará solución por sí solo.’ „Esta vertiente política del problema es insoslayable y nos sitúa, ante un problema que deja de ser estatuyente para convertirse en constituyente.‟ Decía Miquel Roca en La Vanguardia (España tiene un problema, 30-06).
  10. 10. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 10 Y el 13-07-2010, continuaba escribiendo: ‘Ultramedios, como El Mundo, que no entienden de matices, se dedican a atizar el fuego, titulaban en portada ‘la manifestación contra España’, yo no sentí que fuera contra mí, ni contra otros cuantos cientos de miles de españoles. A los dos días titulaba que solo habían sido unos poquitos catalanes los que se manifestaron, no sé por qué entonces tanta preocupación, por solo por unos poquitos. A mí me parece que fueron muchos catalanes los que se manifestaron, al margen de las cifras gigantescas y mentirosas que se han manejado siempre en todas las manifestaciones en todos los lugares, (1 millón de personas no caben en un paseo o una plaza madrileña). Sí, fueron muchos para expresar un cabreo por este proceso mal comenzado y peor terminado, pero respecto a si eran independentistas ya lo veremos cuando llegue el momento en votaciones. Un asunto extremadamente complejo no será posible resolverlo con ideas simples, ni de broma pretendo hacerlo yo, ni siquiera en este terreno de las ideas o comentarios, solo quiero destacar que este asunto, igual que muchos otros, tienen demasiados puntos de vista, demasiadas aristas, muchas luces y sombras, que nos harán ser contradictorios en más de una ocasión. Durante años he veraneado en Cataluña, a donde además he viajado repetidas veces a Barcelona, Tarragona. Gerona y Lérida, tanto capitales como pueblos de las provincias, nunca me he sentido mal, ni rechazado, ni perseguido, ni nada por el estilo, me gustan sus vinos, (buen tinto Raymat, buen cava Juvé Camps) comidas, paisajes y gentes, su arte (Tapies, Miró) y su cultura. Bien. Allí he visto gentes de apellidos catalanes y gentes con otros apellidos ni mejores ni peores unos que otros, pero la realidad es que los 7 millones de habitantes son ampliamente diversos. Muchos apellidos no catalanes fueron atraídos, y/o empujados, para ser explotados, junto con otros trabajadores catalanes, por la burguesía catalana que luchó junto a Franco y algo tiene este territorio de estas gentes, como lo tiene de otros trabajadores que compraron sus productos industriales durante años, cuando la industria solo estaba allí y en Euskadi, Madrid y dos o tres puntos más. De lo anterior quiero decir que hubo una burguesía catalana franquista y otra que se enfrentó a él, catalanista. Al igual que mucha gente trabajadora sería franquista y otra mucha antifranquista, republicana, catalanista, etc. Esta diversidad de gentes y muchas otras están representadas por partidos políticos, que para empezar como en otros lados se suelen arrogar representaciones sentimentales e identitarias, diluidas, combinadas y camufladas en otras representaciones concretas. Para ser claro, no creo que podamos afirmar que la totalidad de los votos de partidos nacionalistas correspondan a independentistas catalanes, ni siquiera creo que sean nacionalistas en su totalidad. Que existen nacionalistas me parece constatar una realidad, que los pueda apoyar políticamente en determinadas ocasiones, es posible, habrá que determinar cuándo y cómo, pero ello debe ser compatible con la existencia de otras opciones políticas de izquierdas, digamos el PSOE por ejemplo, que pueda defender los intereses de parte de la población catalana. Aquellas frase de CIU de ‘nosotros los catalanes’, como si los votos de CIU, o ERC, representaran a los catalanes y los del PSOE a los españolistas, deben ser explicadas desde la izquierda. No todos los catalanes son nacionalistas, no todos tienen opciones políticas diferentes a los españolistas y es un error monumental dar la titularidad de catalán solo a los representados por el nacionalismo.
  11. 11. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 11 Aquí no se está hablando (hoy julio 2010) de una Nación Catalana que quiere separarse de España, -o sí-, en todo caso no se ve que exista una ciudadanía ampliamente representada electoralmente por partidos independentistas votados en elecciones. Podría hablarse entre la mitad de la ciudadanía de un sentimiento nacionalista, sin que esto quiera decir que todo nacionalista sea independentista, ni mucho menos que esas cifras sirvan para establecer qué resultado real se obtendría en un hipotético referéndum secesionista. No doy por supuesto que la mayoría de la población catalana sea independentista, y mucho menos que esté dominada por los españoles explotadores, como parecen asumir de facto muchos izquierdistas, al igual que hicieron con Euskadi, parecen sentir vergüenza de desarrollar políticas de izquierdas sin contenido nacionalista. Apoyar a los independentistas supone enfrentarse a otros catalanes que no lo son y si los unos tienen derecho a explicar su política los otros también deben hacerlo y si no hay desde la izquierda un partido político que lo haga, PSC, ICV, no pasará mucho tiempo sin que la necesidad se cubra y nazca otra formación. Esa parece que es una de las claves de la política de la izquierda española, nadie es más progresista por apoyar a los nacionalistas. La actual configuración federalista del Estado puede ser tan progresista como la confederación que se pretende y puestos a defender posturas, la izquierda tiene que empezar a hablar dejando de hacerlo bajo los sobacos nacionalistas. Vale ya de mitos y de considerar mas progres que nadie a todos los vecinos, cuando no han demostrado nada en esa dirección. Muchos izquierdistas han apoyado símbolos y políticas nacionalistas ante la desafección experimentada por los símbolos españoles, apropiados por la derecha españolista, pretendían con ello atacar al estado españolista, al menos sentimentalmente, apoyándose en alguien que lo hacía y no ponía pegas para sumar adeptos, pero no lo hacen con una política de izquierdas. No debería haber problemas en aceptar la nacionalidad catalana, pero ello no tendría que equivaler a rechazar la nacionalidad española, o la posibilidad de convivir ambas nacionalidades en términos de igualdad en todos los territorios conjuntamente como la historia ha demostrado. Lo español ha existido desde hace demasiado tiempo y rastros de ello encontramos por todo el mundo, sin entrar en discusiones sobre la existencia del nacimiento de las naciones, podemos aceptar que diversas agrupaciones nacionales, catalana y española, junto a otras, se relacionaron cientos de años, de distinta manera, coexistiendo en variados momentos históricos con otras realidades nacionales dentro de la Península Ibérica cuyos rastros también se encuentran por Europa. Que históricamente se haya producido de una u otra forma, no significa conceder una mayor legitimidad que la expresada por la Constitución y no deberíamos aceptar que un falso sentimiento de culpa española nos empujara a considerar bueno, o menos malo, todo lo nacionalista por el mero hecho de no ser españolista. Ni son más democráticos, ni fueron mejores, los ciudadanos de hoy no tienen un pasado virgen mientras otros tenemos culpas que purgar. En relación a los palos que le están dando, no descarto que el Sr. Montilla se sumara a la manifestación para no quedar marginado, y además no dejar todo el terreno libre de la protesta al independentismo, intentando situar la manifestación en su proclama contra el TC y su sentencia. Difícil papel para el PSUC (y PSOE) que en mi opinión se pasó un pelo en la redacción del Estatuto (y un huevo duro), donde otras opciones del partido debieron frenar la deriva de Maragall y del individualismo presidencialista, problema del cual tiene que aprender rápidamente el PSOE, porque nadie puede tener tanto poder como para hacer cosas no aprobadas por el colectivo, a veces ni discutidas, y muchas dando giros para hacer las contrarias de las aceptadas, y si esto se aceptara dándolo como valido, los militantes, simpatizantes y electores tomarán debida nota de la poca consideración en que se los tiene.
  12. 12. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 12 El poder transformador de la realidad Aquello de que las bases materiales tenían enorme peso en nuestras vidas, lo sustituyo por la realidad soportada (material e inmaterial, base y superestructura), la cual influye y determina comportamientos, concepciones e ideas, y yo añado ahora, y puede llevarse por delante monumentales capachos de teorizaciones, soñadas salidas e ilusiones políticas si éstas no tienen un pie anclado en la tierra. Un pie en el barro, sujeto al sufrimiento y a la mierda, y unas briznas de sueños utópicos sin soltar nunca la mano de aquellos que están sobre la tierra. Resulta cansino y desesperante, leer y escuchar programas o propuestas para las elecciones, probablemente sea comprensible el afán de ocupar todos los terrenos de un amplio catálogo de posibilidades, para sumar más supongo, estoy en una etapa en la que dudo de que sea lo adecuado, me suenan a proclamas vacías, alejadas de lo que me rodea, claro que, yo puedo mirar unas cosas y otros ver otras, la realidad es tan grande, compleja y diversa, que cabe todo. Ejemplos hay montones, mire para donde mire, grupos, proclamas, grupúsculos, partidos, sindicatos… El otro día en ‘59 segundos’ los representantes de siete partidos políticos, debatían sobre los problemas económicos de España. Una lista de nichos de empleos posibles y medidas que casi todos sumarían y seguro que tendrían valor, caso de poder realizarse, ‘porque todos querían mas y mas y mucho más’, al margen el asunto del pacto fiscal, mantra nacionalista del momento, bien respondido por el representante de UPyD, voz temblorosa, con ideas muy claras, (este hombre debe escribir tiene cosas que contar). Ya hablaremos sobre el pacto fiscal, pero de entrada, hoy los impuestos los pagan personas no territorios, como sí ocurría en la antigüedad, meter el problema de que el dinero que pagan ricos catalanes se va a pobres andaluces y debe quedarse en Cataluña es una aberración, regresión nacionalista cavernaria, de la que al menos fuerzas supuestamente izquierdistas no nacionalistas deberían opinar. En todo caso, desde una perspectiva izquierdista habría que hablar de quitar privilegios a los que lo tienen, Navarra y Euskadi y no de dárselo a Cataluña. ¿Qué hacemos con aquellas ideas de igualdad, fraternidad, solidaridad, justicia…? En el momento que estaban discutiendo en el plató de ‘59 segundos’ se estaba jugando una batalla clave para nuestro futuro y el de todas las propuestas que soltaban sobre la mesa, la batalla del euro. Se escucharon pocas menciones al tema quizás porque podrían modificar los discursos ya aprendidos, pero la realidad que se está transformando en Europa será la que marque la senda de aquí y ya no se pide tanto que tengan capacidad de influencia en aquel entorno como que pretendan tenerla, que pretendan explicar a la ciudadanía que sin aquella realidad soportada todo lo que cuentan de empleos en tal o cual sector o de ayudas a las pymes, etc. es letra muerta. Un punto, 1% más alto en nuestros intereses de deuda supone cerca de 10.000 millones de euros, lo suficiente para poner en marcha muchas de las políticas de empleo citadas. Conseguir reducir el servicio de la deuda permitiría esos sueños, ¿cómo hacerlo? Una política expansiva, que apostara por el crecimiento es la única salvación, pero eso se lucha en Europa, tiene que ver con tipos de interés, con relajar las políticas fiscales, con apostar por monetizar... Crear empleos nuevos verdes, sostenibles, está muy bien, pero ya nos habíamos dado cuenta todos de ello (sí, claro que el PSOE también). El asunto es ¿cómo hacerlo en la realidad? y no tanto elaborar una lista. Resulta que lo que se discutía en Europa tenía que ver con recapitalización bancaria y ello afecta a las posibilidades de conceder créditos a esas pymes que todos citan, ya que si destinan mayores recursos a reforzar solvencia, los restringirán para prestar, etc. etc.
  13. 13. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 13 Así, la realidad soportada, por arriba, la europea, crisis de deuda, políticas de crecimiento o de ajuste, crisis bancarias y su correlato grifo del crédito y posibles ayudas públicas…parecería como si no existieran, todos querían generar empleos entre los jóvenes, entre las pymes, autónomos, emprendedores, raca, raca. Nadie se había dado cuenta hasta este momento, y cuando digo nadie, me refiero a gobierno central y 17 autonómicos y 8115 ayuntamientos y tropecientos partidos políticos y empresarios, patronales, sindicatos… pero de verdad piensan que tenemos 5 millones de parados porque a nadie se le había ocurrido que había que generar empleos, como dicen ellos. Así la realidad soportada, la de por arriba, por Europa, queda ausente de los debates de los 7 partidos políticos con mayor representación electoral. Lo cual está mal, pero aún mucho peor queda la ceguera sobre la realidad soportada por abajo de esos 7 partidos y del resto, incluyendo toda la sociedad civil, religiosa y militar. La capacidad de transformación en la sociedad que está provocando la crisis en estos 4 años y al margen de las orientaciones de partidos y sindicatos está siendo enorme y parece que poco visible colectivamente, por ahora. Cinco millones de parados y sus familias condicionan sobremanera las bases materiales de producción y cambio, se ven alterados el consumo y la forma de vida, las ideas e ideología de millones de individuos, el mercado y relaciones laborales se modifican, al margen de reformas laborales ya están modificándose, aumentan los precarios, la temporalidad, se reducen salarios, desaparecen garantías y derechos conocidos, desaparecen cotizaciones sociales, ni mejores ni peores, desaparecen. La existencia de unos 4,5 millones de puestos de trabajo, en la economía sumergida, (que representa un 24% PIB a comienzos de la crisis, en 2008) según el estudio publicado por Funcas, puede tener muchas miradas pero una de ellas es considerarlo como una base material en transformación real, al margen de partidos y sindicatos, debates y programas. La gente busca vías de escape sin pararse mucho en identificar caminos ideales si éstos no llevan a ninguna parte, y al igual que aparecen iniciativas emprendedoras reales, (muy pocas) no esos trucos de magia ‘palabreril’ de emprendedores que montan un bar de copas, se está produciendo salida de población, emigrantes que retornan a sus países o se trasladan a otros y españoles jóvenes cualificados que salen, capital humano perdido. (2-11-2011) http://www.vozbcn.com
  14. 14. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 14 Tras las elecciones de 2010, nace un problema con graves consecuencias Todo el mundo está pendiente de las elecciones y del partido del siglo, y de la crisis seguimos moviéndonos lentamente y seguimos cayendo, ¿hasta dónde, hasta cuándo? Y ni siquiera en la campaña catalana los electores se han enterado de que estábamos a punto caramelo de quebrar, porque los ¿líderes? políticos y mediáticos estaban en otra fiesta. Claro que también están en otra fiesta, la patronal y sindicatos. Nosotros cada uno a lo nuestro que ya vendrán los salvadores de lo de todos. Los resultados de las catalanas, no me parecen espectaculares, eran previsibles. En cualquier caso todo el mundo esperaba que se produjera una deriva soberanista o independentista tras la sentencia del Estatuto, que ahora encauzará CIU, porque si quiere salir adelante y repetir, deberá poner todo, todo su acento en la crisis económica. Elecciones, todos los resultados. Generalitat de Catalunya. La alegría del PP por su papel, resulta un poco, como decirlo?, casposa, suben los independentistas, pero ha sido el triunfo del cambio, comienza el cambio dicen, pero en qué dirección? Hacia el cupo navarro y euskaldún? Y aquí en España quien quedará para contribuir fiscalmente de forma solidaria al conjunto?, o empezamos todos a hacer también balanzas comerciales y poner pegas a las relaciones comerciales intra CCAA? Viva el proteccionismo autonómico, mejor aún, el proteccionismo tribal. Viva Cartagena libre e independiente, decían en la Transición y tantos y tantos izquierdistas con banderas nacionalistas en todas partes, creían que aquello era progresista. La siembra de la semilla de la independencia ya está hecha, como en otros campos dejamos que se siembre y hasta la cosecha nadie dice nada. Me parece que durante muchos años en este país, España, muchos han pensado, han creído, han soñado, con que el independentismo era una opción progresista porque estaba en contra del Estado y por tanto los partidos de izquierda han dejado la crítica en manos de la derecha. Salvo excepciones. Como en otras muchas cuestiones, desde la izquierda se ha abandonado el poner los puntos sobre las íes, ni ERC estaba haciendo una política de izquierdas fundamentalmente, ni las cosas que uno escucha a sus líderes pueden considerarse como tal, ni que decir tiene que los sonidos de los Laporta-people de izquierdismo tienen poco. Pero es que tampoco la deriva PSUC con su ‘a ver si quedamos por encima de ellos’, o intentar ser más papistas que el papa, pero hombre si alguien quiere nacionalismo, pues se va a lo clarito a la matriz, mejor que al sucedáneo. Menudo trabajo tiene pendiente la relación PSOE-PSC, parecido al trabajo aplazado en las izquierdas de toda España, no olvidemos a la filial de IU en Euskadi en el gobierno Ibarreche. Mientras tanto en España, como escribe Luis Villarroya „17 normas diferentes de etiquetado, o 17 de producción, o de impacto ambiental, o fiscalidad, o…que hayamos pasado de un mercado de 45 millones potenciales de clientes a 17 mercados de menos de 3 millones‟. Añado, que tendrá algo que ver con nuestra crisis y posibles salidas. (29-11-2010) El 12 de septiembre de 2012 se produjo un cambio de rumbo sustancial en todos los niveles de nuestra sociedad, iniciándose de facto esta nueva fase que finalizará con la proclamación formal del nuevo Estado catalán independiente. Asamblea Nacional Catalana
  15. 15. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 15 Nace un nuevo problema, mejor, si quieren ustedes, cobra una dimensión imprevisible la cuestión nacional, por urgencia, un viejo conflicto que se planta con fuerza ante nuestras vidas reclamando soluciones. Hay momentos en los que la historia se acelera, y este es uno de ellos, y de poco sirve esconderse tras la sábana, -bastante tiempo llevamos paralizados con esta crisis- reclamará rapidez en los movimientos, esfuerzos para depurar posturas, buscar alianzas y sobre todo proyección al futuro. Ninguna salida es fácil, de lo contrario ya estaría resuelto y muchos aspectos de la cuestión son susceptibles de ofrecer brillos distintos de similar intensidad dependiendo del lugar en que se observe. Utilizar por cualquier parte el, ‘estos no se enteran’, no puede ser la salida franca para dejar de argumentar. El problema lo es por su historia y principalmente por la fuerza que ha cobrado rápidamente en apoyos populares. El independentismo que apoyaba un 13% de los catalanes en 1988, dobló apoyos en 10 años y volvió a doblar al siguiente decenio, hasta llegar hoy a ser preferencia ligeramente por encima del 50% de los catalanes. Al margen de las dificultades legales que actualmente soporta el pacto de convivencia vigente, las cuales no contemplan salidas que proponen algunos grupos, como el pacto fiscal –tipo cupo vasco- o la independencia, la salida debe buscar caminos políticos. La relación actual está engarzada en leyes españolas y europeas, normas que puede cambiar la política, por descontado, pero no es inmediato, requerirá de batallas políticas largas y duras. Una realidad muy diferente a la almibarada primavera que oigo estos días y que supongo aumentará. Por ejemplo ante una secesión, pretender que Cataluña se integrara sin problemas en la UE es un poco ‘raro’, ya que necesitaría de la unanimidad de estados miembros y resultaría extraño que España votara a favor. ¡Paren el mundo que me bajo!, esta expresión define a las claras el sentimiento de muchas personas. Vemos los telediarios plagados de noticias negativas, -no solo de la crisis, robos, asesinatos, batallas, algaradas, palizas… en cualquier ciudad del mundo, pasan por la tele llenando de miedo a la gente que en gran parte lo identifica como si pasara en su pueblo- si vemos la gente que nos rodea y lo mal que lo pasan y las expectativas que empeorarán, no es extraño que la gente grite „me quiero ir‟. Si entonces, alguien ofrece la posibilidad de un mundo mejor, habrá miles de personas que se apuntarán a intentarlo. No solo explican la situación los agravios y sentimientos nacionales, también influye poderosamente la crisis de época en el crecimiento del sentimiento independentista de los últimos tiempos multiplicando su fuerza hasta llegar a ser aproximadamente la mitad de la población catalana. Los nacionalistas de CiU han regado este huerto soberanista ya que les deja completamente a salvo de responsabilidades en su historial, recortes a los débiles, deuda, corrupción…de todo son culpables los ‘extranjeros’. Realmente han hecho un excelente trabajo de comunicación al lograr introducir la imagen de que los responsables de la crisis en Cataluña, son los españoles. Para conseguir resultados de hartazgo en los vínculos con los españoles, han contado con el apoyo inestimable de la estrategia de crispación del PP, que tan buenos resultados electorales les reportó desde los gobiernos Aznar. Lo anterior indica similitudes entre CiU y PP, y entre las izquierdas catalanas y españolas. Los culpables de la crisis son los otros, los recortes a los débiles y la protección a los ricos, muestran igual filosofía de sociedad que el PP, la burbuja inmobiliaria y de crédito catalana tuvo dimensiones similares al resto, las Cajas quebradas, la responsabilidad de los poderes financieros y sus agentes políticos fueron similares, como también las dificultades de financiación… El discurso de las izquierdas no ha calado en ningún punto de España, -calar, en sentido amplio, masivo- sigue sin haber una explicación coherente de lo ocurrido en estos años, ¿qué pasó,
  16. 16. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 16 por qué, quienes son los responsables, como se puede salir, que sacrificios exige, que otras alternativas se pondrán en marcha?… En vez de elaborar un discurso propio, con proyectos ilusionantes, en Cataluña, las izquierdas se ponen también tras la pancarta independentista que les arrastrará cediendo la ilusión a lo identitario. La política pasa a ocupar el espacio. Un hecho fundamental para explicar el rápido ascenso del independentismo es que otra vez se enseña que el vacío de proyectos de vida se llena con rapidez, y nuevamente la política intenta desplazar a la economía formulando un proyecto de organización social. A pesar de ser imprescindible para dar el salto adelante nadie ha sido capaz de generarlo para salir de la crisis en España, ni izquierdas ni derechas. Mientras un cúmulo de circunstancias ha favorecido que sea el catalanismo, -nacionalismo, soberanismo, independentismo-, quien haya logrado mostrar un proyecto de futuro ilusionante, relegando las perspectivas negativas de su realidad, que puede aglutinar voluntades bajo el paraguas de la solución a todos los problemas, lo cual por mentira que sea, consolidará la unidad, el carácter identitario, ante la arremetida de los otros. Las palabras del Rey. No son una ayuda, más bien se convierten en una metedura de pata, puesto que toma partido por una postura se enfrenta a otras y un Jefe de Estado que pretenda caer bien a todos, cuanto menos se posicione, mejor, de lo contrario cabe la posibilidad de que en Cataluña se derrumbe su ‘prestigio’. Parece que el PP usa más al rey que el PSOE, lo cual acelerará su desgaste, en este sentido se puede decir que los populares están poniendo al Rey al pie de los caballos. El problema planteado con el encaje catalán/español que representaba el Estatut, lo es por las dificultades para encontrar satisfacción con amplios consensos en los distintos núcleos de población que eviten atropellar a alguno de ellos. Desde luego la solución no consiste en esconder la cabeza bajo el ala y negarlo, -hoy no me viene bien, no es buen momento, tenemos otros problemas más graves…- es evidente que hay cientos de miles de personas que quieren tratarlo ahora comandado por un potente sector de la burguesía catalana que empuja, en los momentos de crisis, cuando el otro está debilitado. En noviembre de 2010 a consecuencia de las anteriores elecciones escribí: ''La alegría del PP por su papel, resulta un poco, ¿como decirlo?, casposa, suben los independentistas, pero ha sido el triunfo del cambio, comienza el cambio dicen, pero ¿en qué dirección? ¿Hacia el cupo navarro y euskaldún? Y aquí en España ¿quien quedará para contribuir fiscalmente de forma solidaria al conjunto?, o ¿empezamos todos a hacer también balanzas comerciales y poner pegas a las relaciones comerciales intra CCAA? Viva el proteccionismo autonómico, mejor aún, el proteccionismo tribal. „Viva Cartagena libre e independiente‟, decían en la Transición y tantos y tantos izquierdistas con banderas nacionalistas en todas partes, creían que aquello era progresista. La siembra de la semilla de la independencia ya está hecha, como en otros campos dejamos que se siembre y hasta la cosecha nadie dice nada. Me parece que durante muchos años en este país, España, muchos han pensado, han creído, han soñado, con que el independentismo era una opción progresista porque estaba en contra del Estado y por tanto los partidos de izquierda han dejado la crítica en manos de la derecha.'' Existen grupos de población e intereses diferentes, por ejemplo: allí, los que verían favorable la independencia y los que no, sin olvidar que habrá otros grupos interrelacionados que tomarán posturas mezcladas, transversales. En el resto de España, -algunos apoyan los tanques- hay los que están en contra de cualquier opción
  17. 17. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 17 y solo querrían quedarse quietos, y los partidarios de que se independicen, o los que defienden la opción federal que es la más cercana a la Constitución y que mucha gente pensaba que estaba contenida en ella. De lo contrario, ¿qué pintaba el Senado, si no era cámara territorial? En cualquier caso, toda opción debería contemplar a los otros catalanes en el mismo plano de igualdad ética, legal, política…, allí hay cientos de miles soberanistas, pero también hay cientos de miles que quisieran mantener un estatus de españolidad y catalanidad compatibles. Para resolver el problema de la cuestión nacional, muchos, incluidos padres constitucionales, pensaron en la opción federal, -habrá que ver si no llegamos tarde a ella- tiene defensores que se apoyan en las experiencias favorables del funcionamiento de estados federales como el alemán, norteamericano, australiano, canadiense, belga… situaría en igualdad a los territorios para discutir entre ellos sus problemas, sin el desgaste actual de discusión de cada uno con el Estado central, más propio de discusiones confederales, inter estados. Entre la variedad de los que apoyan diálogo y democracia, los hay cerca de aceptar el derecho a la autodeterminación, o la capacidad de decidir del pueblo catalán y no condicionarlo al conjunto del pueblo español, a pesar de que ello sea lo que recojan las leyes. Hacer un referéndum entre 46 millones de españoles, como recoge la Constitución al situar al sujeto político en el pueblo español, es un poco inservible para resolver la situación porque su resultado no minora un gramo el problema planteado en la población catalana. Pero que un referéndum estatal no sea útil para avanzar en la búsqueda de soluciones no valida el argumento contrario, o su injusticia. La Giralda no es de los actuales sevillanos, ni la Costa Brava de los actuales lugareños de allí, el mero hecho de nacer en un lugar no debería aceptarse como derecho de propiedad sobre territorios y riquezas históricas, catedrales, museos, etc. En todos los casos será necesaria una gran labor de comunicación y debates que ya han comenzado en los que habrá que intentar que no le encierren a uno en la pelea dicotómica, típicamente española/catalana. Hay argumentos exagerados por ambas partes, sin duda, que será imposible evitar por los distintos niveles a los que se plantean las discusiones, ya que no podemos olvidar que estamos fundamentalmente ante una batalla política que involucra a millones de personas que interiorizan sus emociones y su identidad, lo cual definirá sus acciones. El debate en la calle, en su inmensa mayoría no se apoya en argumentos académicos, por otra parte muchos de ellos tramposos, sesgados, escamoteados,… y sí en tópicos, sentimientos, ideas torcidas, intereses, sueños, comentarios vecinales, experiencias personales no generalizables… Los intelectuales orgánicos catalanistas ridiculizan argumentos de los no independentistas, dando por supuesto la utilización de razonamientos ‘pasados de rosca’ con la intención de sembrar miedo, y salen a la palestra con pretensiones académicas que descalificarían los anteriores. Olvidando que en muchas ocasiones son respuestas a los utilizados por cientos de miles de soberanistas, y por sus órganos de expresión oficialistas que inundan el mercado con ideas tales como: lo fácilmente que se puede conseguir la secesión, Cataluña estaría en la eurozona desde el primer momento, los españoles son perversos y aprovechados, el expolio ejecutado por España hacia Cataluña se cifra en 300.000 millones, los catalanes pagan más impuestos que los españoles, el déficit catalán es consecuencia de la deuda de España hacia Cataluña según las balanzas fiscales, no habría deuda catalana en el nuevo estado, la independencia resolvería todos los problemas catalanes…
  18. 18. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 18 Elecciones noviembre 2012. Los problemas continúan La primera cuestión que tiene que aparecer claramente, es que los problemas continúan, con una pausa, pero no se han resuelto. Habrá que seguir buscando soluciones al encaje de unos y otros, porque cualquier ruptura independentista, perjudica tanto a unos como a otros, en el bien entendido de considerar „unos y otros‟ como menesterosos, trabajadores, pensionistas, etc. Por supuesto en este buscar se incluye extender debates sobre aspectos silenciados durante muchos años y poner sobre la mesa todo tipo de argumentos que ayuden a situar cifras, desmontar mitos y falsedades, expongan ventajas e inconvenientes, posibilidades reales… en suma continuar los debates que se empezaron a hacer desde la Diada y de los que hay abundante material. La segunda cuestión a destacar es citar el desastre de los analistas y asesores de Más, los encuestadores y personal del CEO, que pronosticaban grandes resultados del impulso secesionista, análisis prospectivos que le dieron extraordinario impulso a la aventura y que se han mostrado totalmente erróneos y bastante alejados de la realidad. A pesar de la marea independentista, los resultados electorales mantienen o disminuyen su fuerza, de 2010 a 2012. Si sumamos porcentajes de votos de CiU+ERC+SI/CUP, han caído casi un punto. Resultados elecciones 2010-2012. Los resultados globales no han aumentado numéricamente los independentistas ya conocidos de últimas elecciones y por el contrario han recortado bastante el poder electoral de CiU, tanto en votos como en escaños, lo cual es un fiasco para Mas y su equipo de Convergencia y por añadidura quedan tocados los medios y tertulianos que jaleaban la secesión. Queda como recurso salvado, Unió y su líder Durán, que estuvo advirtiendo durante toda la campaña que iba demasiado aprisa y que si tiraba la manta para un lado del electorado no taparía bien el otro. Durán sale fortalecido y Más queda tocado, ya veremos cuánto tiempo quedan las cosas sin movimientos en la dirección de la coalición. Así lo expresa Pérez Royo: Mas nunca fue reconocido por la ciudadanía como líder de la independencia catalana. Vaya lio que tiene CiU en cuanto a la gobernabilidad, porque los resultados han creado una geografía de posibles alianzas plagadas de contradicciones. Si juntan aquellos grupos de filosofía independentista chocan sus ideas económico-sociales. Si juntan grupos con ideología aparentemente similar, les separa la cuestión identitaria, así la contradicción entre la crisis económica y la crisis política secesionista, va a resultar bastante difícil de resolver. No parece que sea posible identificar y menos juntar cándidamente ‘la izquierda’ o ‘los nacionalistas’, para sacar a relucir los sueños de cada uno. No parecen posibles dichas uniones, ya que si lo hubieran sido se habrían realizado en el pasado, o al menos antes de las elecciones formando coaliciones. Añadidos son, la sucia campaña del famoso informe ‘inexistente’, sacado como no, por el golpista El Mundo y que alguien del Gobierno debería investigar a fondo, porque el asunto es muy serio. La corrupción que reflejan dichos papeles por descontado habrá que investigarla, al igual que la que sale ahora de personajes representativos del PSOE. PD. 'Almendrón+ Revista de prensa+ A debate' la más antigua dirección, para documentarse bien con artículos de prensa, por temas, hay cientos.
  19. 19. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 19 Perplejidad catalana. Javier Cercas. El País Semanal, 28.10.2012 …/… ‘’Yo entiendo que haya gente cabreada y desesperada. Y también entiendo que el cabreo y la desesperación lleven a pensar que ya no podemos estar peor de lo que estamos y que es preferible emprender aventuras que seguir encerrados en este callejón sin futuro. A esto solo puedo contestar con una certeza y una confesión. La certeza es que por supuesto que podemos estar no peor sino muchísimo peor de lo que estamos (de hecho, así hemos estado casi siempre). La confesión es que a mí me encantan las aventuras, pero en las novelas y las películas; en política no: en política soy un partidario feroz del más espantoso aburrimiento, de un tedio letal, suizo o como mínimo escandinavo (y del sistema político más aburrido posible, que es la democracia). Así que, cuando oigo al presidente Mas declarar que ir hacia la independencia supone adentrarnos en “terreno desconocido”, se me ponen los pelos de punta…para los políticos, eso debería estar prohibido: si al internarse en lo desconocido el escritor se cae al abismo, no pasa nada, porque solo se cae él; pero si se cae al abismo el político, nos caemos todos detrás… … Me asombró cruzarme con una historiadora catalanista que me recordó que Pierre Vilar acuñó la palabra “unanimismo” para referirse a esos momentos sociales en que el temor acalla toda disidencia y crea una ilusoria sensación de unanimidad, y me confesó que ella no se atrevía a decir en público que discrepaba del fervor independentista. Me asombró que haya zoquetes que sigan sin entender que hoy día la izquierda y el nacionalismo –empezando en España por el nacionalismo español– son incompatibles, y zoquetes más zoquetes aún que no entiendan que una cosa es el nacionalismo catalán, que es de unos pocos, y otra cosa la lengua catalana, que es de todos, regalando así un bien común a los nacionalistas. Me asombra el asombro que ha provocado Lara al decir que Planeta se marcharía de una Cataluña independiente, y que el secretario general de ERC diga que una Cataluña independiente sería bilingüe, cuando el independentismo siempre ha sostenido que el bilingüismo conduce a la extinción del catalán. … y me asombra (y me horroriza) que el presidente catalán, encargado de hacer las leyes y de velar por su cumplimiento, afirme que se saltará la ley. … Pero lo que más me asombra es que personas en apariencia juiciosas sostengan que la separación de Cataluña se produciría de forma cordial y sin traumas, y que casi todos parezcan creer que es imposible que la situación degenere en violencia: Dios santo…‟‟
  20. 20. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 20 Es necesaria mucha discusión y mayor explicación Nunca me gustó que la secesión, tuviera tan buena prensa entre las filas progresistas. Siendo un aspecto del nacionalismo, -históricamente en las filas de todas las izquierdas considerado una losa carca- aquí ha sido juzgado de distinta manera por la progresía y parte de la izquierda, que odiaba hasta la médula al nacionalismo, si era español, y amaba cualquier otro nacionalismo. Quizás le cegó que luchaba contra el Estado y éste le recordaba teñido de franquismo, pero aquella simpatía que debió terminar en la Transición, continúo, y lo más sorprendente es que sigue. Está claro que a nadie se le puede obligar a querer, pero tampoco a callar. „Cada mochuelo a su olivo‟, debería haberse producido desde entonces, en que los ojos de muchos marxistas y anarcos hacían chiribitas al ver el apoyo festivo que mostraban miles de personas a las manifestaciones tras las banderas nacionalistas. Lo cortés, lo respetable, lo democrático,…no debería nunca llegar hasta apartarse y dejar paso libre a ideas retrógradas y enmudecer las propias ideas. Lo emocional ayer y hoy empuja la política despojándola de racionalidad, máxime las pulsiones nacionalistas que influyen a gentes de izquierdas dejándolas paralizadas, cuando no se suman abiertamente a las fuerzas derechistas que defienden la independencia. Lo cual realizan tragando ‘sapos’ tremendos y olvidando ideas izquierdistas; conceptos como solidaridad, justicia, libertad, igualdad se dejan aparcados por gentes progresistas ante la avalancha independentista a la que se untan ungüentos de identidad modernista. Resulta asombroso que sectores izquierdistas apoyen la independencia de los nacionalismos periféricos, que algunos justifican haciendo paralelismos con la independencia de los pueblos oprimidos del tercer mundo. Increíble que se extienda la confusión de que Euskadi y Cataluña fueran colonias de España, como país opresor y explotador, yo no fui nada de eso, ni mis familiares, ni millones de españoles extremeños, andaluces, castellanos, manchegos, etc. Es de torpes, pretender justificar el apoyo a la independencia como progresista, comparando esos territorios con colonias en las que se hubiera colocado en puestos de gobierno a los españoles represores y a virreyes en los controles económicos. Amén de una terrible mentira que insulta la inteligencia y a los pueblos que fueron realmente oprimidos de América o África. Un viaje por los pueblos catalanes o vascos observando las calles, fábricas, obras, transportes, bares, comercios…podrá mostrar a los individuos que trabajan y los que ocupan puestos de privilegio, de mando, de posesión y riqueza, un paseo por las ciudades, teatros, ‘liceos’, puertos, clubes, prensa, radio, teles, fiestas, etc. mostrará qué apellidos influyen en la vida cultural, económica, política, social. Desde luego nada que ver con una colonia explotada por España. Aquí ha existido mucha vaguería intelectual entre los izquierdistas para dotarse de discurso propio ante cuestiones complejas y se ha tomado la salida fácil de ponerse en la trinchera contraria a la de la carcunda españolista. Una vez más el pensamiento dicotómico tan español, de aquello o esto, ha jugado una mala pasada a los individuos progresistas que para posicionarse en contra del españolismo se juntan con la carcunda catalanista,–tampoco es tan difícil ver a los dos aliados CiU y PP en las políticas neoliberales-. Con lo fácil que hubiera sido recordar aquella vieja sentencia de, „los dos son peores‟, y ponerse a reflexionar sin sentirse preso de ninguno de ellos. Vaya explotadores coloniales chapuceros que serían los españoles, permitiendo que en Euskadi y Cataluña se haya desarrollado la mejor calidad de vida y el mayor desarrollo político y económico de España. Sin olvidar que sus oligarquías después de la guerra civil formaran parte del núcleo dirigente del franquismo político y económico que hizo la acumulación de capital posterior a la guerra apoyándose en la miseria de los vencidos españoles. Todos juntitos, ricos y pobres, empresas y trabajadores,
  21. 21. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 21 poderosos y desvalidos se abrazan dentro de un 'mix nacionalista' supuestamente de orden superior. Pero ni toda la población catalana mantiene las mismas ideas, ni tienen iguales intereses. Identificar Cataluña, o Euskadi, con el independentismo, o nacionalismo, fue un error monumental de las izquierdas al permitir esta cesión identificadora de una parte con la totalidad. Escuchamos en el Parlamento hablar a PNV o CiU, -con muchos menos votos que IU y muchos más escaños- o resto de soberanistas, hablar en nombre de los vascos o catalanes estamos falseando la realidad y perdiendo una batalla importante, ellos representan una parte, sin duda, pero desde otros escaños podrían levantarse parlamentarios hablando en nombre de otros vascos y catalanes. El presidente Mas en sus comparecencias internacionales presume de Cataluña que como estado independiente estaría situado en el pelotón de los ricos de Europa, con lo cual está tirando por tierra todo el lamento argumental de pobrecitos a los que España expolia. Qué país tan raro sería este expoliado que se mantiene como una de las regiones europeas con mayor riqueza. Es de suponer que con estas declaraciones al mismo tiempo les está aclarando a los millones de izquierdistas que Cataluña es un país boyante al que no le encaja su expresión „España nos roba‟ y que, con la independencia se trata de un asunto entre ricos, de irse con los adinerados sin que la pasta se la toquen los otros. Decía ayer, que la manifestación pro-españolista del día 12 en la plaza Cataluña, me parecía un error. Metedura de pata, las declaraciones del Ministro de Educación de España, y otras como las llamadas a los tanques... todas en la vía del enfrentamiento no del convencimiento. Pero entonces ¿tú qué harías? Hablar, hablar mucho, dialogar, aclarar, explicar, porque otra gran metedura de pata es el silencio. –Sí, ya sé que también se presiona, aquellos y éstos, la diplomacia interior, la exterior, la política en definitiva es una lucha entre fuerzas distintas que cada uno jugará con todas las bazas a su alcance. Intentar convencer a los convencidos no parece rentable, el estilo de mitin electoral para los tuyos no suele modificar voluntades; movilizar y hacer ostentación de fuerzas no es prudente, por un lado porque si muestras menos fuerza que los otros, te puede salir el tiro por la culata y dar mayor peso al contrario, y el independentismo ha conseguido movilizar a muchas personas, por otra parte las amenazas de usar mayor fuerza, no convencen a los dudosos y por el contrario suman adeptos secesionistas. Todo se agrava, si se meten por medio los fachas, con sus numeritos y la derechona hace peticiones de tanques o guardia civil. Ahora bien, como la pregunta me la hacen a mí, un individuo, aislado, sin poder… la respuesta es la de potenciar la palabra, las argumentaciones, dirigida fundamentalmente a zonas de izquierdas. No creo probable convencer a independentistas ideológicos, tradicionales, identitarios de corazón, aquellos que representaban no hace demasiado un 10% en Cataluña. Pero soñaría con una pequeña contribución, trataría de influir en algunos individuos socialistas o de ICV, en sus militantes y bases sociales, aquellos que se apuntaron últimamente a esta ‘movida’, para que no se dejaran arrastrar por cantos de sirena ventajistas y economicistas y mentiras sobre colonia y país explotado, como se leen en la red y los medios catalanes. No nos engañemos, la secesión se impulsa y agita por los poderes catalanes, principalmente, por su mayor nivel económico respecto al resto de españoles, a pesar de que existan algunas cifras recientes de pérdida de posiciones, afectados como todos por la gigantesca crisis que padecemos.
  22. 22. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 22 El independentismo ha subido como la espuma en los últimos años, apoyado en dos factores explosivos y de gran uso propagandístico: a) El asunto del nuevo Estatut percibido como un fracaso, máxime cuando el Tribunal Constitucional sentencia en contra de un proyecto aprobado en el Parlament y en las Cortes Generales, y sometido a referéndum aprobatorio por el pueblo. Parece que algo funciona mal, ningún Tribunal debería tener poder para sentenciar DESPUÉS del proceso. ¿Por qué no opina antes de ser aprobado y refrendado? Cambien las leyes para ello. Y b) La grave crisis económica, de la que esperan mejorar independizándose de los ‘vagos españoles’, con similares posturas a los alemanes, finlandeses y holandeses, cuando dicen estar hartos de pagar a los ‘vagos del sur’. Ambos aspectos, bañados por las campañas anti catalanistas oídas desde los gobiernos de Aznar que con ello pretendía además excluir a los socialistas como españoles para aumentar votos en toda España. Otro factor que ha contribuido han sido los silencios de partidos y fuerzas sociales en tratar el tema nacionalista en sus vertientes teórica, económica, ideológica, política, no como enemigo que se opone al nacionalismo españolista, sino como opción carca, anti progresista, defensora de privilegios y exclusiones, en muchas ocasiones teñido de xenofobia y racismo. Recuerden ustedes el plan Ibarretxe, con vascos de primera y segunda, utilizando hasta el criterio del factor Rh, no me hagan tragar esto como progresismo por favor. La tarea es difícil, máxime con esta derecha torpe y excluyente, tan proclive a marginar de cualquier proyecto común a todo el que no sea como ella. Esta es una de las razones que explican en parte el desierto argumental contra el nacionalismo desde las filas izquierdistas, nadie quiere que le igualen a quien le excluye. ¿Ustedes creen que las políticas anticrisis demandaban las tropelías cometidas por Gallardón con los derechos de las mujeres?, ¿o la reforma educativa de Wert? O tantos etc. ¿Ustedes creen que es de recibo arrogarse el monopolio de España y su defensa? Pero ¡ojo!, los otros nacionalistas, vascos, catalanes, no crean que son mejores, no piensen que en sus proyectos sociales habrá mayor libertad, igualdad, justicia, solidaridad… no parece indicarlo sus opiniones, ni sus textos teóricos, ni políticas actuales, ni sus intereses económicos. ____________________________ Sentimientos de pertenencia en las encuestas de la Generalitat: Se sienten solo catalanes, aproximadamente un 20%; por estas fechas de la sentencia del Estatut junio 2010 comienza a subir la curva azul turquesa que lo refleja. Mas catalán que español se mantiene, la línea malva; y desciende la línea verde que es sentirse tan español como catalán. La agitación post sentencia impulsó tendencias.
  23. 23. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 23 No solo juegan los dos extremos. Todos deberíamos opinar Estamos en medio de un huracán, un cambio de era, de envergadura similar o quizás superior al final del franquismo y hay que encontrar salidas, que para ser reales, deben ser aceptadas mayoritariamente. Y lo lamentable es que en cualquiera de las muchas cuestiones sobre la mesa, la mayoría de enfoques se dirigen a las dos trincheras, una vez más el pensamiento dicotómico, tal como si dos estrellas negras absorbieran toda la energía que encontraran a su alrededor. En el caso catalán, en una está el españolismo neocatólico y en la otra el independentismo fabulador, los dos reflejos de parecida cara nacionalista, ambos igual de excluyentes pendencieros y 'machitos', se enfrentarán despreciando al resto, arrinconando otras posturas e intentando sepultarlas para quedarse solos. Pero no todas las opiniones deben quedar en esas trincheras, las izquierdas deberían hacerse oír con voz diferenciada, se juegan mucho en esta batalla. La sociedad no puede reducirse a dos grupos, nacionalistas españoles y nacionalistas catalanes, españolistas e independentistas, porque en realidad es mucho más diversa. Nunca dio buen resultado reducir los problemas sociales a dos bandos, los buenos y los malos, ni reducir los conflictos sociales exclusivamente a la lucha de clases, porque también se dan otras como la de género, religiosas, territoriales… y no da resultado porque no sirve para explicar la realidad y mucho menos para buscar soluciones. -Se entiende desde esa óptica, el maniqueísmo de que los buenos siempre somos nosotros y los malos el resto-. Una cuestión de fondo, es que muchos españoles se posicionan a favor del independentismo catalán, fundamentalmente por su odio al que llaman „españolismo miserable‟, al que la historia de este país ha alimentado convenientemente, pero estamos aquí hoy y el pasado no debería tapar el presente ni el futuro. En todo caso conviene entender que no somos excesivamente distintos a otros europeos y que siempre que hubo asesinos, también hubo asesinados. Toda moneda tiene dos caras. A menudo se tiene en la memoria la intolerancia de los Reyes Católicos y Felipe II, la Iglesia y Franco… pero olvidan a muchas otras figuras en múltiples campos, y a los campesinos castellanos de la Edad Media, o los extremeños del XVII, los jornaleros andaluces, anarquistas catalanes… se recuerda a los partidarios de Fernando VII pero no a los constitucionalistas de 1812, recuerdan demasiado al PP –que no es la CEDA, ni los requetés, ni Falange, aunque tenga briznas de ellos- y olvidan a los rojos, o a los anarquistas de larga tradición y peso mundial en la historia del movimiento obrero desde la mitad del XIX,... En general conviene recordar que ante los salvajes ejércitos, hubo población civil, ante la nobleza y burguesía agraria, hubo campesinos, ante los brutales generales hubo catedráticos, ante la represión hubo rebelión, ante burguesía hubo proletariado, ante la Iglesia hubo laicos… esas diferentes identidades también estuvieron presentes en cualquier realidad nacional. Muchos recuerdan la historia de España, aborreciéndola en general, creyendo que las de otros países fueron más limpias y se aferran a símbolos embelleciendo imágenes, como la República, por ejemplo. Imaginan que entonces hubiera existido mayor libertad que ahora, mayor justicia, e igualdad entre mujer-hombre, mejor escolarización, sanidad, pensiones,… y como si entonces las nacionalidades hubieran tenido mayor capacidad de gobierno y autonomía que la actual, lo cual es rotundamente falso. Es con la sociedad española que nace legitimada en la Transición, cuando podemos establecer comparaciones con cualquier otra del mundo, sin sentir envidia global de ninguna. Lo cual no elimina los muchos problemas que habrá que abordar, ahora y siempre para corregir, quitar, poner y seguir.
  24. 24. ‘Cataluña. Sentencia Estatut. Elecciones. Diadas. Acelerón’. Manuel Herranz Página 24 Cuando fui joven, era corriente expresar un típico antiamericanismo, yo defendía mis simpatías por el pueblo americano, recordando que además del 7º de caballería, estaban los sioux, además del imperialismo, allí estaban los luchadores que implantaron la jornada de 8 horas, o las grandes luchas por los derechos civiles a favor de la igualdad, o el feminismo, -la única revolución en marcha del siglo XX–, allí había comunistas que hicieron gran campaña a favor de la República, -viniendo bastantes a las brigadas internacionales-, además de la General Motors, estaban Sweezy, Baran, Woody Guthrie, etc. Un reciente libro puede ser útil para trabajar en la tarea de distinguir historias y aceptar algún relato español que permita sentirse cómodo sin ser considerado españolista-franquista o nacional-católico, se trata de „Historia de la nación y del nacionalismo español‟ de VVAA coordinado por Antonio Morales, Juan Pablo Fusi y Andrés de Blas, Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores. ____________________________________________________________________ ‟‟ Sueño. Jorge M. Reverte 12-9-2013 „‟ Artur Mas tiene un sueño, imitando a Martin Luther King. Consiste en que, a lo largo del siglo XXI, Cataluña volverá a ser libre, rica y plena, como dice el himno de los segadores. Está en su derecho. A lo que no tiene derecho, y por eso no ahonda en el contenido del sueño del líder de los derechos civiles para los afroamericanos, es a decir que los catalanes van a ser libres con la independencia. Sobre todo, porque ya lo son, hace bastante. Al menos, si nos atenemos a lo que la gente civilizada entiende por libertades, los catalanes están a la cabeza del mundo, junto con el resto de los españoles (todavía lo son los catalanes), en el disfrute de la libertad en todas sus manifestaciones. Los catalanes pueden opinar, manifestarse, votar, estudiar y hablar sus dos lenguas, casarse por lo civil o por lo religioso, casarse entre personas del mismo sexo… En fin, pueden como los ciudadanos que más en todo el mundo. Entonces, ¿por qué se hace una cadena por la libertad? Puestos a analizarlo, solo hay una razón consistente: para dejar de ser españoles. Por lo demás, no habría mucha diferencia, porque las fronteras las quitó Schengen, la moneda seguiría siendo el euro, la corrupción la practicarían los catalanes igual que los otros ciudadanos, el Código Penal no podría contener la pena de muerte y, con un poco de comprensión por parte de los vecinos, el Barça seguiría jugando en la Liga española, salvo que algún bobo se empeñara en que no. No se me ocurren más cosas. Veo banderas cuatribarradas por todas partes, como pasa ahora, y dejo de ver banderas españolas. Poco más. La libertad que exigía Luther King era para que los negros fueran iguales. Mas, para que los catalanes sean distintos. A lo mejor es que quiere que sean negros. ________________________________________________ Manuel Herranz Montero. 2013. Publicado en el libro „Catalunya. Camino a la secesión’

×