Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN

427 visualizaciones

Publicado el

Los indignados en España. El 15-M

Publicado en: Datos y análisis
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
427
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN

  1. 1. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 1 Y SIN EMBARGO, SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN Se estaba instalando un peligroso espíritu anti política Es necesaria mayor racionalidad, contra los políticos no todo vale. En los tiempos que vivimos se ha extendido la ira contra los políticos, acercándose en muchos casos a la majadería que cuentan dijo el dictador Franco ‘haga como yo, no se meta en política’. Que es la idea asentada en lo profundo de millones de españoles durante 40 años, ‘la política es mala, los políticos son malos’, idea que formulada igual o de forma similar recorre muchas calles y redes sociales. Es normal que cale mucho y rápidamente, porque es simple, fácilmente transmisible, requiere poco esfuerzo aceptarla y encima permite pensar que al denunciarlo se gana un plus de modernidad, y queda la idea de hacer algo positivo. Además muestra culpables de lo que ocurre, algo útil en sociedades complejas, y por si fuera poco, muchas veces contiene buenas dosis de verdad. Sabemos que una cualidad fundamental de toda buena coartada o mentira, es que sea demostrable alguno de sus aspectos, lo cual hará más fácilmente ‘tragable’ el conjunto. La idea se extiende por la red en la forma de cientos de correos, vídeos, datos, o comentarios en blogs y redes sociales, sin encontrar oposición alguna, porque siempre se aprovecha del momento penoso que sufrimos, normalmente soportada en algunas verdades, que nunca se someten a discusión, a través de las cuales en demasiadas ocasiones enseñan humo, o directamente falsedades que nadie discute, porque el pensamiento único, generalmente aceptado, es tachar a los políticos de corruptos, ineptos, etc. Ejemplos hay demasiados y cada individuo debería hacer ejercicio de su racionalidad en cada momento. Hace varios meses tuve oportunidad de ver el cuadro de los 445.568 políticos españoles, que no publiqué en mi blog por inicial desconfianza, luego he recibido muchos correos con el descubrimiento y leído montones de proclamas y acciones basadas en el mismo. La cuestión de fondo no es tanto si las cifras son o no exactas, -no lo son en algunos casos que he constatado-, sino que en general tenemos un problema de inflación de cargos responsables de muchas tareas bajo el poder directo de las cúpulas partidarias, -poco sometidas al control ciudadano- y que cobran salarios en ocasiones desmesurados, hay prebendas, gastos anexos, coches, viajes, trampas y corruptelas apoyadas en el cargo, e influencia directa, etc. etc. que deberían revisarse, como el funcionamiento de los partidos y la ley electoral, etc. y en esta línea siempre habrá que estar dispuesto a discutir en concreto, al
  2. 2. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 2 tiempo de no tragar con todo lo que se difunda por la red. Cuando vean ustedes propuestas concretas, en lenguaje normal, lean con atención, cuando por el contrario vean propuestas grandilocuentes con fraseología bonita sin ninguna concreción, piensen mal, o al menos sean escépticos. Ejemplo, la propuesta del PP, para mejorar la democracia en el Parlamento. Amo la racionalidad, reflexionar, estudiar, leer, porque se cuelan muchos gazapos y soy un escéptico ante cuestiones como pensar que en Alemania o Francia no haya puestos similares a los de la lista de los 445.000 citada, que recuerden, incluye: ‘‘entidades de astronomía y astrofísica, de investigación oceanográfica o pesqueras, planes antidrogas, organismos de trasplantes, protección medioambiental y costeras, agencias meteorológicas, mercados centrales, gestión de cuencas hidrográficas, bibliotecas y museos, servicios estadísticos y padrones municipales, catastro, tribunales de mediación, institutos de su idioma, etc. etc.’’ Entiendo la desafección actual provocada en gran parte por la crisis, pero creo que hay intencionalidad en demasiadas cosas que se difunden para colar la antipolítica ¿Aquí tenemos el doble de políticos que en Italia como se afirma a raíz de la lista?, ‘me lo demuestre oiga’, suelo ser incrédulo de inicio y me pregunto siempre que veo cosas así. No creo que una lista de organismos españoles sea prueba de ello, ni siquiera la muestra de las cifras de dicha lista prueba que los datos reflejados sean ciertos –Congreso y Senado 616. Sobre 650-. Preocupa más todavía si quieren decir que habría que prescindir de esas tareas citadas de organismos de la lista. Mejor discutimos caso a caso, con debate, aportando pros y contras, en un lugar adecuado. La idea que se transmite es culpabilizar de la crisis a los políticos, a su ineptitud y sueldos, lo cual deriva a un ataque a la política en general, que perjudicará a las izquierdas, y tapa o despista de los especuladores, banqueros, caciques, promotores, constructores, gestores privilegiados, de los cuales nadie pasa por los juzgados ni son denunciados en los medios… En esta dinámica sorprende que nadie hable de los astronómicos sueldos de los futbolistas españoles de élite, en los casos más sonados superiores a 5 millones de €, con enormes exenciones fiscales, extraordinariamente alejados de la suma salarial de cientos de políticos. Sueldos que abonan los clubes que luego no pagan a Hacienda generando un enorme déficit que posteriormente asumirá el Estado, o sea nosotros. Una idea que suele ir anexa es la de que en las dictaduras, con Franco, esto no pasaba, pero miren ustedes, los cargos que citan en la lista son similares con iguales o diferentes nombres a los existentes durante la dictadura, salvedad de las autonomías, a cambio engordados en gobiernos civiles, mandos militares, abastos, controles de radio, prensa, empresas del INI, religiosos, judicatura y otros no conocidos, colocados en el mundo privado de las empresas ganadoras de la guerra o de los activos incautados.
  3. 3. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 3 El CIS desveló quienes rechazaban a los políticos. Hasta hace poco era un pensamiento común considerar que los jóvenes rechazaban la política, mira por donde el CIS en una de sus baterías sobre la sociedad española revela datos algo diferentes al tópico. Sabemos que figura como el tercer problema entre los españoles, la percepción sobre los políticos, que no sobre la política, tras la crisis y el paro, ambas misma cosa son. La media de españoles que consideran a los políticos como gran problema es del 20.4%, pero los jóvenes los estudiantes y los parados están por debajo de la media, lo cual quiere decir que hay otros españoles que cargan con la consideración de los políticos como problema, que son la gente de mayor edad, entre 55/65 años los que más, y los profesionales con trabajo. Justo los menos perjudicados por la crisis, curioso. No quiere decir que no haya parados, jóvenes y estudiantes que no consideren como problema a los políticos, sino que los que más tienen esta idea en contra de las apariencias, son los mayores, y no los viejos, y profesionales currantes. Respecto a la adscripción ideológica, los considerados extrema izquierda lo consideran problema pero en bastante menor medida que los considerados extrema derecha, con mucho los que más cargan las tintas en este hecho y ambos por encima de la media. También entre los que lo identifican como grave problema son mayoría de hombres sobre mujeres, y de trabajadores sobre parados, mayoría los de titulación educativa frente a los que no la tienen y mayoría por situación económica superior a la media sobre los trabajadores. La guinda, que ya casi se espera después de leer lo anterior, es que los que consideran grave problema a los políticos, son mayoría entre los que tienen intención de voto PP que entre los posibles votantes PSOE. ¿Curioso?, ¿reminiscencias del franquismo? ‘haga como yo y no se meta en política’, referido a los otros, siempre los otros. Hay que andarse con pies de plomo ante los tópicos. Así que el problema se convierte en grave problema y magnifica porque entre los votantes de la derecha y los menos perjudicados por la crisis no aguantan a otros políticos, salvo a los suyos, porque según los datos uno puede vaticinar que cuando gobierne el PP, las aguas volverán a su cauce y será menor el problema. Cuan importantes son los medios para instalar en la sociedad estados de opinión o agravarlos. (08-07-2011)
  4. 4. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 4 La política es necesaria. Y los políticos también Si estos no valen, -y está claro que no- necesitamos otros, nunca el vacío. Necesitamos organizarnos en sociedad para defender nuestras posturas y convivir con otras personas que tienen distintas ideas e intereses, tenemos capacidad de elaborar normas para resolver problemas y mejorar la vida en común. Siempre necesitaremos individuos para resolver problemas de cómo organizar y relacionar la sociedad y ello tiene que contrapesar la fuerza que tienen otros poderes, económicos, religiosos, militares… La política es la única posibilidad de poder de los débiles, si no toma importancia en la sociedad, los otros poderes, camparán a sus anchas aplastando al pueblo. Ningún grupo de intereses tiene poder absoluto, todo se dirime siempre en luchas diversas, tal como vectores de fuerzas que darán como resultante uno diferente de todos ellos, lo cual mantendrá cierto equilibrio durante una época. En estos tiempos el equilibrio anterior que existía entre política-economía se rompió y está dominando la economía, fundamentalmente la financiera, - que tiene grandes contradicciones con la industrial y resto de ramas productivas-. Una desafección ciudadana por la política solo favorece a los poderes financieros, un exceso de atención sobre los políticos está dejando en la penumbra piezas claves de esta burbuja inmobiliaria y de crédito y del proceso de ayuda financiera europea, de ahí la importancia de valorar la política y ser crítico ante los cantos populistas. Necesitamos organizar el Estado que es el tipo de relaciones que nos demos entre los españoles y con el resto del mundo, debemos determinar los sectores productivos importantes si tendrán o no peso la educación, la I+D+i, cuanta y cómo producir energía con qué medios, por donde y como llevar electricidad y el gas, y la telefonía y el cableado de las nuevas tecnologías y ordenar el medio rural y costero, los montes y las conexiones territoriales, qué transportes priorizar, qué sistemas de apoyo o solidaridad entre los individuos y territorios, como organizar la asistencia sanitaria, la educación, la dependencia, las jubilaciones, las prestaciones de cualquier tipo… Hay que ordenar las ciudades; aquí un lugar para enterrar, allá una zona para industrias, alejada de aquel lugar para un hospital y aquel otro para un colegio, en este sitio una calle y allí un parque…habrá que determinar quién y cuándo se recogen las basuras y a donde se llevan, de donde enganchar agua y como llevarla a las casas, y tantas y tantas cuestiones, deberá decidirse cuánto cuestan y como se pagarán… La cuestión importante es participar en ello la ciudadanía, necesitamos debatir distintas opciones y elegir representantes, que no estén lejos ni en grandes alturas, sometidos a nuestras decisiones, necesitamos medios para influir en los elegidos, ponerlos y quitarlos, tenemos que imponer debates en todas las instancias desde abajo hasta el Parlamento, menos decretos leyes, menos gobernar por Decreto ley sin debates públicos, es necesario conocer diferentes opciones… Lo anterior son cosas que siempre intentaron hacer los individuos en sociedad, - en el franquismo también, aunque las hacían personas no elegidas y por tanto sin control, en beneficio de los intereses de su grupo- que parece olvidar tanta gente, imaginando que esas cosas se pueden hacer por cualquiera de una
  5. 5. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 5 manera aislada. Por cualquiera se deberían hacer, pero siempre elegido y cesado por alguien, así que mejor lo decida el pueblo. Aquellas personas que creen que podría vivirse sin políticos se equivocan, porque siempre habrá seres humanos que se dediquen a organizar la forma de vivir y resolver conflictos, elegidos por el pueblo o nombrados por los poderosos. Modificar errores a cada momento, es importante poderlo conseguir, lo cual precisa cambiar algo fundamental en la mentalidad colectiva, como es, castigar al cargo público culpable de fraude o de violencia policial, etc. sin dilación, sin pretender esperar hacer una revolución ante cada fallo del sistema, porque no tenemos tanto tiempo, mientras se van de rositas. No deberíamos necesitar más que educación cívica y organizaciones de abogados insertas en los movimientos sociales, al estilo de aquellos despachos laboralistas de los 70, en este caso con mejores perspectivas dado que estarían empujadas por las nuevas redes de información y difusión. El cambio de sociedad debe ser diario, e inmediato, sin esperar a futuros paraísos, -que si vienen nos pillen trabajando- y es la ciudadanía la que debe exigir actuar de forma inmediata contra los delitos ahora ‘silenciados’, los directivos que se arrogan el derecho a cobrar indemnizaciones millonarias por haber quebrado cajas no pueden esperar meses y años para recibir el castigo social, los corruptos que se vendieron por mucho o poco, deben ser retirados inmediatamente de los cargos de representación institucional, el policía que agredió salvajemente a una persona indefensa, tiene que ser retirado y pasar una comisión de investigación, inmediatamente y tantos etc. personales o grupales, estos comportamientos no deberían necesitar de grandes proclamas revolucionarias, solo de fuerza democrática. -Es indignante e injusto y muestra la deriva de las instituciones que se juzgue a los pocos días a personas que han cogido un paquete de comida de un súper y los grandes cacos citados anteriormente campen a sus anchas.- Supongamos que no existieran los políticos, cada uno haría de su capa un sayo, dando como resultado que los más brutos o fuertes económicamente harían lo que les viniera en gana. No crean que ya lo hacen totalmente libres, como ellos quisieran, ni de broma, han conseguido avanzar en sus posiciones pero todavía hay muchísimo que podrían destrozar. La política es la única defensa posible de los débiles, susceptible de oponerse a otros poderes que intentan explotar a los seres humanos, sin ella volveríamos a la edad media, a la esclavitud. Aquí y ahora lo que pasaría con la desafección política es que algunos vectores de fuerzas quedarían suprimidos de actuar sobre la organización de la sociedad para el futuro y ésta se realizaría solo por los neoconservadores, dando como resultante una dirección que beneficiaría exclusivamente a minorías poderosas, perjudicando a mayorías de ciudadanos. (30-09-12)
  6. 6. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 6 El pueblo se indignó. Surgieron preguntas que nadie respondía Durante 2008/9/10 no hubo percepción de gravedad, se veían cosas mal y empezaron a sufrir daños muchos sectores, el paro aumentó vertiginosamente, pero todavía parecía que masivamente no se apreciaba la envergadura del mayor desastre conocido por los españoles menores de 70 años, hasta que mayo de 2010 comienza a cambiar rápidamente la percepción. Las grandes movilizaciones de indignación tardaron en llegar, -el 15-M de 2011- España comenzó a inundarse de mareas y movilizaciones en lucha contra la privatización sanitaria, por la defensa de la escuela pública, contra los desahucios, por la regeneración democrática, etc. etc. decenas de miles de personas en movimientos, en gran medida apartidistas, a-sindicalistas, movimientos ni dirigidos, ni controlados, por partidos y organizaciones tradicionales consiguen grandes movilizaciones y obtienen algunos resultados positivos, desde luego participan militantes sindicales y partidistas, pero el movimiento está fuera de la dirección y control de los partidos. No será suficiente para frenar la tremenda deriva en la que estamos instalados y que modificará nuestras vidas por muchos, muchos años, a pesar de recuperaciones económicas peperas o precisamente por ellas. Esto no ha hecho más que empezar, todavía millones de españoles no se han despertado porque confían, unos pocos dudan, en sus políticos derechistas y creen que esta situación la resolverán favorablemente para ellos, creen que esto será algo pasajero hasta corregir los desastres de Zapatero, no se han enterado de que estamos en un cambio de era que afectará a sus condiciones de vida, las de sus hijos y padres, afectará a sus activos que seguirán degradándose, al salario social indirecto que percibían a través de sanidad, educación, pensiones… cualquier atentado contra el estado de bienestar, encarece los precios de las alternativas privadas, sanidad privada, colegios privados, jubilaciones privadas… todo encarecerá aprovechando el ataque a lo público y cada vez más votantes derechistas irán entrando en uno de los polos de la sud americanización. Las movilizaciones con ser importantes todavía están muy lejos de aquellas de la Transición, la sociedad que tanto trabajo costó construir. Para empezar las movilizaciones actuales son fundamentalmente defensivas, del tipo de sociedad y situación, bienvenidas y necesarias. Para entender la diferencia, aquellas no pedían mantener lo existente sino que exigían derechos y libertades nuevos que rompían el marco del régimen franquista existente, incluían elementos ofensivos, de construcción de un nuevo país, de conquista de nuevas ilusiones. Aquellas tenían componentes muy altos de huelgas en fábricas, bancos y comercios, –vean mis trabajos sobre lo que indican las huelgas y como fueron decayendo hasta la entrada de este siglo XXI-, aquellas movilizaciones tenían su base en los obreros y trabajadores del sector privado, carne de despido fácil, cárcel, palizas… por tanto eran más duras en contra del status establecido, y afectaban a la producción, por lo que el capital, -burguesía, poderosos, como quieran- estaba involucrado directamente para intentar encajar en Europa el punto de llegada. La sociedad que teníamos nos la están robando. La lucha está en la calle y también debe estar en el Parlamento y para ello es necesario sumar, aglutinar
  7. 7. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 7 fuerzas diferentes, porque la dispersión en España está extremadamente penalizada por la ley electoral, ese es un hilo conductor de esta serie ‘Agitando las izquierdas’. Las movilizaciones actuales son un hecho, a distancia de aquellas de la Transición, pero son las mayores de los últimos veinte años, las actuales son acontecimientos de envergadura para la sociedad actual y para todo partido político, cuyo ruido debe retumbar por todos los rincones de las militancias, porque ellos no lideran, no dirigen y fuera de su entorno hay centenares de líderes naturales, miles de personas comprometidas, dotados de alta capacidad de organizar oposición a tanta agresión y sabiendo aglutinar voluntades. Ambas fuerzas, partidos y movimientos, conviene a todos que se unan, los partidos tradicionales para subsistir y los miles de activistas que están fuera de ellos para lograr mejores resultados. La sociedad que teníamos, su funcionamiento democrático en 2004 era aceptada por inmensas mayorías del 82% que valoraban su mejor funcionamiento respecto al pasado. Pero llegó la crisis y arrumbó todo, sacando nuevamente luchas a la calle también debe estar en el Parlamento y para ello es necesario sumar fuerzas diferentes, porque la dispersión en España está extremadamente penalizada por la ley electoral. Elaboración Manuhermon para ‘Arian seis’ con datos del CIS Estudio del CIS realizado antes de estallar la crisis, muestra una muy alta satisfacción con la democracia, que mejoraba respecto a años anteriores.
  8. 8. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 8 Los indignados no traen la revolución. Ni falta que hace Dicen algunos al ver las acampadas y sus movilizaciones, ‘imparable oleada de poder ciudadano’, ‘son nuestro hijos haciendo la revolución’, yo no creo que sea para tanto, pero, ni falta que hace. Sean bienvenidas las movilizaciones de indignados tal cual, y además no conviene poner el listón tan alto porque luego no se le ve, ni se percibe su inconveniencia. Hoy por hoy, a un mes de su nacimiento, son algo necesario pero no excluyente de otras opciones y a la recíproca, como son las movilizaciones de parados, o las del mundo sindical, o el movimiento estudiantil, o la acción de agrupaciones y partidos políticos, de los grandes y de los grupúsculos, de las ONG’s y movimientos vecinales, o el sin fin de grupos locales con reivindicaciones concretas y parciales, todos ellos y muchos más continuarán coexistiendo, aún cuando ninguno tenga la importancia mediática lograda por el 15-M. El movimiento aparenta vitalidad de crecimiento, aunque aún no tiene fuerza suficiente como para imponer sus reivindicaciones, parece con ganas de perdurar en el tiempo, o al menos de fortalecerse en este año y ya veremos en el futuro próximo. La actividad del Movimiento 15-M, una movilización ciudadana, puede contribuir a generar salud democrática y hoy concita gran ilusión en la ciudadanía necesitada de la misma, por su iconografía y simbología, por su capacidad de aglutinar cabreos e ilusiones, por su enorme influencia mediática, su propuesta deliberativa sin tapones impuestos, su carácter asambleario, y su transversalidad ideológica, de edad, clase, sexo, raza, religión, y por su pacifismo, seña de identidad que le dota de fuerza específica y diferente, hasta ahora, y permite la incorporación de niños y ancianos a su ágora. Un icono de esta época, el ágora, la utilización del espacio público con la finalidad de reunirse la ciudadanía para discutir. Pocas veces las plazas han tenido mejor destino que éste, dialogar, para el que en principio fueron creadas, ya no son solo usadas para ejercitar derechos de manifestación, o de mercadeo, sino para hablar y discutir, para reunirse y desgranar los problemas de esta sociedad. Las fuerzas del movimiento suman voluntades todavía preferentemente en el rechazo a lo existente y en la expresión de indignación, no tanto en la lucha por unas propuestas concretas que, aunque existen, -y algunas con carácter suficiente como para sumar en la misma dirección-, aún son insuficientes las fuerzas agrupadas para conseguir los sueños. A su alrededor, la iniciativa popular se despierta en todos los campos, una vez más, como en los grandes momentos, va sumando acciones, grandes y pequeñas, locales y generales, establece relaciones más ligeras y amplias que las de militancia tradicional apoyándose en las nuevas tecnologías y hasta ahora va aportando soluciones a problemas de comunicación de gestión y acciones reivindicativas. En algún momento cercano perderán la efervescencia de los medios que han impulsado la simpatía general, mas en el centro izquierda, perderá importancia en las redes sociales y se dotarán de estructura orgánica, una o varias, (pueden salir varios grupos) y algunos establecerán relaciones más estables con otros movimientos y organizaciones existentes, incluidos los partidos roji-verdes que empezarán a considerar sus propuestas en mayor o menor medida, en parte para integrarlas, porque no tendrán otra salida si quieren seguir existiendo en esta sociedad.
  9. 9. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 9 Los indignados son una mezcla de ciudadanos de edades diversas, preferentemente jóvenes, como siempre pasó en las movilizaciones sociales, jóvenes precarios, activos y en paro y también hay maduros, hay parados y trabajadores fijos, jubilados y prejubilados, padres y madres que van a ver a sus hijos mayores y otros que van con sus hijos incluso los pequeñitos en brazos, sectores feministas y sectores alternativos, soñadores y viejos militantes de otras batallas, etc. Fundamentalmente son la punta de lanza de una indignación y hartazgo, en esta larga etapa de crisis económica sin salidas visibles y de empobrecimiento democrático, que claman contra el alejamiento y abandono de líderes, contra la sordera y ceguera de la llamada clase política, contra algunas cosas que a muchos molestan: la corrupción, la imposibilidad de controlar y elegir a nuestros representantes, o el diferente peso de los votos/cargos electorales, contra la poca permeabilidad de los partidos en recibir propuestas y en atenderlas, por la eliminación de actitudes de elitismo político alejadas del pueblo, etc. Si el Movimiento 15-M, solamente consiguiera modificar la actitud de los dirigentes y los partidos políticos, funcionamiento y relaciones con la ciudadanía, solo con ello, sería altamente positivo y una gigantesca ola de aire fresco se introduciría en la sociedad dotándola de mayor contenido político con el que poder enfrentarse a los poderes económicos. Paralelamente, aumentó la producción de referencias a viejos sueños revolucionarios, en tantas páginas y correos, en reuniones de grupos ultraizquierdistas, en muchos lugares, demasiados individuos solo prestan atención a las revoluciones pendientes, a los sueños e ilusiones. Para mucha gente la solución de los problemas es tan sumamente difícil y laboriosa que todo queda reducido a la utopía, a los milagros, y a ser posible dentro de los viejos moldes de agrupación ideológica identitaria que son los conocidos. Una de las diferencias del movimiento con el pasado, es la utilización de la red en el proceso de movilización, discusión, agitación y organización, que dotará a la política española de una dimensión distinta a partir de estas experiencias, porque integra e incorpora más al individuo en los procesos colectivos permitiéndole opinar y decidir más fácilmente que en las estructuras grupales anteriores, incorpora más ciudadanía que clase, favorece la transversalidad y la relación de militancia variable, sin el respeto cerrado a la obligatoriedad de mando, en definitiva aumenta la sensación de liderazgo e importancia personal. Está por ver que este modelo, por sí solo, tenga mayor eficacia en la conquista de reivindicaciones, o necesite de complementarse con anteriores formas conocidas. Serán irremediables las comparaciones, pero no son Mayo del 68, con toda la prevención que debemos mostrar para no unificar tanta diversidad como surgió en aquellos tiempos en las movilizaciones parisinas, o en la primavera de Praga, o en Polonia y Rumanía, en las luchas italianas o en las acciones pro derechos civiles norteamericanos, o contra la guerra de Vietnam, ni siquiera en las movidas universitarias españolas, ( un concierto de Raimon en Madrid podía ser un acto de desafío y lucha contra la dictadura), concentraciones anti guerra de Vietnam, en fin en una amplia panoplia de movilizaciones en las que generalmente no había lugar para niños pequeños ni ancianos, fundamentalmente por los aspectos violentos de enfrentamiento contra el
  10. 10. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 10 sistema que giraban alrededor de dichas movilizaciones. Aquellas acciones fueron en general, más violentas, -salvo las vinculadas al mundo hippie y pacifista, y no siempre- algunas eran en teoría más revolucionarias, sus participantes estaban más encuadrados, grupos estudiantiles y obreros, partidos y sindicatos, e intelectuales, querían destruir una sociedad y construir otra, y no modificar aspectos de la misma para mejorarla, como parece ser el elemento de mayor peso del 15-M. También contiene rasgos comunes, como muchas veces que se han producido explosiones sociales, y una parte de la colectividad siente que le roban presencia e influencia social, eran entonces y son ahora, movilizaciones contra los poderes establecidos, económicos y políticos, exigiendo mayores cotas de libertad y cambios en las relaciones de poder. Tampoco son las luchas de la Transición, ni sus movilizaciones claramente diferenciadas por serlo entonces en las calles y en los centros de producción, con 16 millones anuales de horas perdidas en huelgas, contra 1 millón el año pasado, porque carecen, hasta ahora, del empuje del movimiento obrero, los trabajadores, que en aquellos momentos fue esencial junto con el movimiento estudiantil, el movimiento feminista y el movimiento vecinal de barrios. Respecto a la capacidad efectiva para producir cambios, hoy su fuerza es muy escasa para provocarlos en la política económica, en los modelos de producción y en la organización política, administrativa y social. Es demasiado pronto, pero si las actuales movilizaciones formaran parte de un movimiento ciudadano mayor, que sumara y mezclara lo nuevo y lo viejo, podría alumbrar nuevos tiempos políticos en los partidos y sindicatos, en el resto de organizaciones y movimientos sociales, en la sociedad civil y por ende se traducirían impulsos de cambio a la sociedad. No son la esperanza, pero forman parte de ella. (21-06-2011) Más vale ser Sócrates insatisfecho que loco satisfecho. El progreso moral viene de la insatisfacción ante el funcionamiento del mundo. Adela Cortina. El 15-M es un movimiento, como tal heterogéneo, dentro del mismo hay sintonías diversas, a veces contradictorias, a cuyas acciones puntuales se incorporan miles de personas sin vínculos militantes, a manifestar su indignación, y cuyo funcionamiento estable mantienen vivo simpatizantes y militantes de muchos partidos y grupos de izquierdas, gente todos ellos que ha dirigido votos a sus listas. En Madrid recordamos que ha aumentado el número de votantes en las elecciones municipales 2011, han descendido abstención, votos nulos y blancos, por lo que la influencia de una parte del movimiento que defiende estas opciones ha sido muy pequeña. La realidad que viven estos entornos de redes sociales distorsiona a quienes participan inmersos en ella, confundiendo a veces una parcela de realidad, con el conjunto de millones de personas que están jubilados, los que estudian, los que están parados, los que trabajan en fábricas, centros de trabajo y comercios, barrios, asociaciones y ONG’s, sindicatos y calles, bares y metros. La gente que está dentro del ‘hormiguero de internet’, como la que esté en un concierto de rock, son hooligans que piensan que todo el mundo está allí, y además es como
  11. 11. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 11 ellos, pero hay otros muchos fuera, infinitamente más numerosos que los de dentro, muchos de los cuales ni conocerán a ese grupo. Otros conociéndolo, tendrán gustos diferentes. Confundir la realidad con los deseos es uno de los principales errores políticos, no querer verlo ni atender las señales cuando se manifiestan es un suicidio. Basarse en tópicos lleva al fracaso, por ejemplo los trabajos del CIS, de cara a las elecciones generales de 2011, indicaban que las nuevas hornadas de jóvenes basculaban algo más a la derecha en su auto identificación en el eje izquierda-derecha, la incorporación de jóvenes votantes privilegian el voto al PP. Mientras tanto la derecha lo tenía claro, aquel movimiento regenerativo correspondía al lado progresista, así que tocaba echar leña al fuego, lo manifiestan las portadas ‘La Razón’, ‘’15-M, 15 mentiras’’ ejemplos de la necesidad de regeneración democrática que necesita afrontar la derecha, en este caso, personificada en su director el Sr. ‘de que’, Marhuenda. Para ellos el 15-M incomoda, no sigue las reglas de la ‘buena educación’ que para estos señores consiste en callar todo lo que hacen las inmorales élites españolas, son culpables de montones de cosas, por ejemplo de no dejar dormir tan panchos a gentuzas como aquellos que no critica ‘La Razón’. Para el periódico no existe el Sr. Divar ni la inmoralidad que representa ‘’un presidente del Tribunal Supremo capaz de endilgar gastos personales al erario público y que llama miseria, cuando la justicia que el administra puede castigar con una pena de prisión de hasta 18 meses a quien cometa un hurto de más de 400 €’’ S. Gállego-Díaz. Ni existen responsabilidades en el PP por la quiebra de BFA-Bankia –Caja Madrid y Bancaja- PP madrileño y valenciano, Blesa y Olivas, Rato y Aguirre…’’donde el PP colocó adecenas de amigos, familiares y militantes’’ S.G-D. Para este periódico, los jóvenes pro Papa tienen derecho a llenar Madrid y sus plazas, apoyados con dinero público en transportes, locales de pernocta, subvenciones en bocatas y comidas… tienen derecho a las manifestaciones pro familia, o antigobierno socialista, con el cuento del terrorismo, pero aquellos que denuncian lo anterior no tienen derecho a ocupar los espacios públicos. Para este director los que se indignen porque ‘’el Estado español ha puesto hasta ahora para ayudar a la banca el equivalente al 11.5% del PIB…cuando según Ana Mato el presunto agujero de la Sanidad que ha impulsado los recortes más recientes es del 1.6% del PIB’’. J. Estefanía ‘La Razón’ es un medio de prensa del que existen serias dudas de que viva por sus cifras de negocio periodístico. Sus tiradas son difundidas gratuitamente en hospitales privados, universidades, otras instituciones y grandes negocios, lo cual es indicativo de su poca venta, a pesar de lo cual siguen manteniendo grandes tiradas ficticias. ¿Con qué dinero ejercen su apoyo al PP, al Gobierno y la Iglesia? Una parte del dinero procede de la Iglesia, romana. La Razón acusa a los indignados de ser: ‘’Antidemocráticos, antisistema, no han presentado herramientas para el cambio, de no defender a los comerciantes ‘los mayores sufridores de la crisis’, no son pacifistas, no se rebelan contra todas las injusticias, no son solidarios, no son apartidistas, no se organizan horizontalmente, no se rebelan contra toda impunidad, no representan a la mayoría, solo son inconformista porque les conviene’’.
  12. 12. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 12 Se entiende que los representantes de medios derechistas, defienden a los demócratas, siempre que no discrepen del PP; por supuesto los de derechas se rebelan contra toda impunidad, pero callan cuando afecta a cualquiera cercano a 'la paloma azul'; los de derechas son solidarios, representan a la mayoría, son inconformistas… ¡Esto es una mierda! Lo incomprensible es cómo estos jóvenes del 15-M se siguen comportando tan educadamente contra las provocaciones y agresiones de los poderosos, nada pacifistas. Porque todos nos preguntamos por qué estos machotes policiales nunca detuvieron a Blesa, Rato, Olivas y tantos prestidigitadores del dinero público. Lo incomprensible es que periódicos como ‘La Razón’ y sus gentes de derechas puedan soportar sin preguntarse por qué la poli no detenga a los corruptos y ladrones, esos antisistema y poco democráticos Mata, Camps, Urdagarín, Fabra o Barberá… y meta en la cárcel a jóvenes por cantar y agitar las manos. Y por señalar corruptos y defectos. ¿Nadie en la policía y gobierno se plantea donde puede conducir su escalada de violencia?, no es tan difícil percatarse de que si pegan y detienen por estar sentado o agitar las manos, la próxima vez muchos harán algo ya que las consecuencias son las mismas. Cuando las penas asemejan el castigo por no hacer nada y sí hacer algo, fomentan hacerlo. La escalada de violencia se está alimentando gratuitamente desde las instancias de poder y desde los cenáculos derechistas. Ha pasado un año de aquella avalancha de indignación en la que confluyen tantas cuestiones, y tantas personas soportando cada motivo, no siempre los mismos, y muchas cosas se han escrito, muchas imágenes difundidas, muchas palabras, cada individuo tiene para elegir, resalto en la efemérides del año a modo de homenaje, una lucha en particular, la de aquellas personas enfrentadas contra la banca, contra uno de sus rasgos concretos, los desahucios. Luchas contra injusticias del sistema, por mejorar las condiciones de vida, por acercarse a sueños, existían antes del 15-M, como la vida misma; gentes de todas las izquierdas, partidos, grupos pequeños, anti sistemas, anticapitalistas, alter globalizadores, cristianos, socialistas, comunistas, ácratas, verdes, gais, lesbianas, sindicalistas, ONG’s, etc. Mucho cambió hace un año aglutinando una realidad diferente, cuando además de los anteriores activistas, miles de personas en su mayoría jóvenes, pero no todas, se incorporaron a la indignación provocada por los poderes económicos y políticos; todos ‘confluyeron en Sol’ uniendo gritos y organizándose alrededor de una sola marca -15-M- A raíz de su abandono de la plaza se distribuyeron y asentaron por barrios y pueblos formando núcleos de gente solidaria con los débiles y dispuesta a la batalla contra las injusticias allá donde se hayan producido. Son muchas personas de latitudes diferentes, un mundo que, en parte, ya existía antes con poca luz y taquígrafos, sin atención de los medios de prensa, bajo las capas biempensantes de la sociedad, se movían con experiencias diversas, mas los nuevos, fueron integrándose todos juntos bajo los mismo nombres y la misma global indignación, formando grupos de barrio que al incorporar masivamente las nuevas tecnologías en los movimientos sociales se convirtieron en amplificadores de esfuerzos, solidaridad y estímulos para la lucha contra esta debacle sistémica que nos tocó vivir. Estos grupos de barrio y pueblo forman una de las esencias de la actividad del Movimiento 15-M. (Mayo 2012)
  13. 13. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 13 Imposible no cabrearse con nuestros demonios particulares En España resulta erróneo, por extremadamente incompleto, tratar de explicar nuestros males culpando de los mismos al funcionamiento del capitalismo o de los mercados, a los que habrá que recurrir pero sin olvidar que aquí tenemos nuestras particularidades sin las cuales sería difícil entender lo que ha ocurrido en este país: la derechona española y su ideología carca e inculta, enemiga acérrima de la cultura, del conocimiento, de la investigación e innovación, como fuentes de progreso –tradicionalmente tenemos un horizonte cargado de torres y no de chimeneas que indican producción y trabajo, un país de pocas escuelas y religiosas, y solo recientemente de escuelas públicas-. Gentes atrasadas, ancladas en privilegios desde la Edad Media y aristocrática, llegando hasta ayer a los que sumaron los conseguidos con la sangría que hicieron en la guerra civil, y en posterior postguerra. Grandes enemigos del trabajo como fuente de riqueza y que para más inri creen ser los dueños del país por la gracia de Dios, de sus tierras, playas e industrias, de sus gentes y futuro, de banderas y símbolos. Alguien puede explicar acudiendo a conceptos como capitalismo o mercados, la sinrazón e injusticia de que la Iglesia Católica se apropie e inscriba en el Registro de la Propiedad la Mezquita de Córdoba, por 30€ -treinta euros les costó, e incluso la están cambiando el nombre en papeles, libros, entradas- así como multitud de propiedades comunales, tales como ermitas, fincas, montes, edificios… todo ello apoyados en una ley del Gobierno del PP de Aznar que les permitía inmatricular aquello que no estuviera registrado y ponerlo a su nombre. Eso sí, como de costumbre sin pagar impuestos, como tampoco los pagan por solares, aparcamientos, edificios… Los capitalistas carpetovetónicos, individualmente o encuadrados en patronales supuestamente modernas, que apoyan a sus corruptos convictos y confesos, son enemigos de toda competencia y mercados, que se las traen al fresco para ganar dinero mientras tengan subvenciones estatales y concesiones privilegiadas, sean de radio televisión, como de líneas de transportes, sean de suelos o restricciones de entradas en sectores productivos… facilitadas por su amigos políticos, al precio que fuere. Mercados y capitalismo competitivo les traen al fresco, mientras tengan cercanía con caciques que les permitan mamar del Estado, reminiscencia franquista no desterrada de tiempos más antiguos, amplias concesiones y privilegios a grandes empresas, como el agua de nuestro ríos a eléctricas, o suelos, bosques y playas a industrias no competitivas para que se aprovechen de las ventajas, o grandes concesiones de obras públicas entregadas a constructoras e importadoras o telecomunicadoras amigas, a cambio de sobornos –así los llama la prensa extranjera a los aquí muy suavecitos sobresueldos- ; garrulos que se enriquecen mutuamente junto con los caciques locales y regionales por recalificaciones que perjudican a los pueblos, tratos de favor y privilegios a donantes pequeños o medianos y correligionarios, colocación y trabajo en empresas públicas creadas ad hoc a familiares y amigos, pléyades de asesores como aduladores y nuevos cortesanos, -Ayuntamiento de Madrid 200 consultores amiguísimos, con sueldos por encima de 50.000 € equivale a un salario de 10.000.000, suficiente para pagar 1.000 nóminas—Los etc. son tantísimos que se convierten en una de las causas principales que explican la situación de España, al margen de los mercados.
  14. 14. ‘Y sin embargo, se mueve. Apareció la indignación’. Manuel Herranz Montero Página 14 A lo anterior habría que sumar los apoyos populares a los corruptos y ladrones, porque ‘son sus cabrones’, la ideologización llevada a las últimas consecuencias por el pueblo e instituciones que benefician a los corruptos a costa del particular perjuicio, el propio patrimonio público, que tendrán que pagar a través de sus impuestos. Los escándalos de Marbella, Valencia, Madrid, Galicia… con repetidas mayorías absolutas conseguidas por corruptos es otra prueba de la pérdida de moral colectiva. Es tremendo comprobar que la policía o servidores del orden, no protegen ni sirven a los ciudadanos, solo vemos que pegan y detienen a los que protestan por tanto delito cometido y tanta injusticia, cuando podrían evitarlo deteniendo a los que provocaron la situación. Alguien puede justificar por qué un tal Bárcenas entra y sale como quiere, cuando quiere, sin que nadie le moleste, y los sobornados según la propia investigación policial, por qué les siguen prestando protección,…. o tantos evasores fiscales suministrados por los datos de la lista Falciani son protegidos para que sus nombres públicos no se conozcan Poco pueden explicar los mercados sobre lo acontecido en España respecto a la actitud complaciente y de pérdida de ética de los individuos que dirigen instituciones que son arrastradas beneficiando a los privilegiados olvidando el beneficio debido a la sociedad en su conjunto, saltándose normas y espíritu de las leyes, renegando de la mas mínima justicia y eficiencia en sus trabajo de control siempre que perjudique al pueblo, la falta manifiesta de controles, sean bancarios, o de agencias reguladoras de competencia, o del Tribunal de Cuentas. Igual se puede aplicar a los órganos de dirección de la judicatura, a los retrasos judiciales en atacar robos y delitos de puños blancos, mientras un robo de manzanas es inmediatamente demonizado. La lista es enorme, pero quedaría incompleta sin añadir a los medios y tertulianos, tanto golfo escondido tras sobornos para defender a los anteriores y atacar siempre a los débiles que protestan, a los que demonizan insultan y pretenden encauzar para que protesten según sus reglas: despacito, calladitos, blanditos… ¡Sinvergüenzas! En este segundo aniversario del 15-M muchas cosas se pueden decir del mismo, y de todo movimiento social que se mueve por las calles y rincones de España, pero hoy quiero resaltar: Lo extremadamente pacíficas que han sido las protestas y oposición a la destrucción de un país por tanto miserable, aprovechado y sinvergüenza. (Mayo 2013)

×