SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 3
Descargar para leer sin conexión
RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO
VIVIR EN CRISTO BAJO LA ACCION DE SU ESPIRITU
Los miembros de la Renovación Carismática Católica han sido descritos como aquellos testigos que, en sus
respectivas comunidades o Grupos han visto y han creído. Es decir, como creyentes que han acogido
gozosamente la Buena Noticia. Han sido liberados de sí mismos y curados de sus heridas. Han hallado luz
para el camino y han acogido, contentos, la gratuidad del amor de Dios, sintiéndose dispuestos para alabarle
y proclamar ante el mundo lo que sus ojos y sus manos han tocado respecto del Verbo de la Vida.
Cuando el Magisterio de la Iglesia se ha referido a la Renovación Carismática lo ha hecho subrayando, entre
otros, estos dos rasgos: deseo de entregarse totalmente a Cristo y una exquisita docilidad a las inspiraciones
del Espíritu Santo. Deseamos glosar, muy sumariamente, una fórmula que resume bien, a nuestro juicio, la
fisonomía interior y el ideario-programa de la Renovación: vivir en Cristo bajo la acción de su Espíritu.
Pensamos que quien acierte a vivirla ha encontrado el valioso tesoro y la perla preciosa de que nos habla
Jesús en el Evangelio (Mt 13,44-46).

I. SER CRISTIANO ES VIVIR EN CRISTO
La RCC no pretendió nunca crear en la Iglesia una organización paralela a las numerosas que ya existen sino
excitar la fe viva en la presencia del Señor actuando a través del Espíritu Santo que es quien renueva nuestra
vida personal, familiar, profesional, social y política. Viene a llenar un peligroso vacío enseñándonos que el
Espíritu actúa en todos los sitios donde la fe, la esperanza y la caridad están en acción. Y sobre todo, nos
enseña una verdad fundamental tan irrenunciable como totalizadora: ser cristiano es vivir en Cristo. En esta
única dirección nos mueve, nos impulsa y nos fija el Espíritu Santo.
Se trata del núcleo vital desde el cual cobran sentido todos los demás temas y cuestiones de la vida cristiana.
Evidentemente, ésta desaparecería si no hubiera vida en Cristo, alma y motor de toda espiritualidad
evangélica, eclesial, activa y contemplativa. Todo el Nuevo Testamento, y más en concreto las Cartas de S.
Pablo giran en torno a este eje central. Excúsenos el lector de aducir citas que ocuparían - y aún rebasarían la extensión de este modesto artículo. Tanto para Juan Evangelista como para el Apóstol de las Gentes, ser
en Cristo, estar en Cristo, vivir en Cristo y comunión con Cristo son expresiones sinónimas que significan lo
mismo, es decir, centrar en el Misterio Pascual de Jesucristo (Pasión-Muerte-Resurrección-Ascensión) el
fundamento de la vida cristiana. La autodonación y entrega de Dios en Cristo, la inhabitación de la Trinidad
en nosotros, así como la presencia dinámica y transformante del Espíritu son fruto de "nuestro ser y vivir en
Cristo".
Las fórmulas joánicas y paulinas de esta comunión y permanencia "en Cristo" son sumamente reveladoras de
una vida de creciente identificación con Él, como meta de toda verdadera ascesis y experiencia mística.
Aunque nuestra vida cristiana nos viene dada por la gracia de la filiación adoptiva conferida en el bautismo
sacramental, en virtud de nuestra regeneración o "Vida nueva", y toda nuestra fraternidad descansa en la
filiación, conviene prestar atención a lo que reclama de un genuino cristiano ser y vivir en Cristo
entendiendo correctamente esta sublime realidad.
1) Vida filial. Es imposible comprender el rico y pluriforme contenido de nuestro "vivir en Cristo" si no
arrancamos de un principio luminoso que nos permite valorar con acierto todas sus consecuencias: Estar con
Jesús y participar de la vida que Él tiene y es, recibida a su vez del Padre, es el centro nuclear, el punto
básico de la existencia del creyente, y la máxima plenitud a la que el hombre puede aspirar.
Esquemáticamente, el contenido de nuestro vivir en Cristo se traduce en los siguientes efectos que nos
limitamos a enumerar simplemente: conocer, amar y glorificar al Padre. Confiar en Él, vivir en comunión
con Él, cumplir su voluntad, imitándole: Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial (Mt 5,48).
Todo este programa debe realizarse y vivirse en Cristo.

www.ruahperu.com

-1-
RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO
2) Vida fraterna. La fraternidad se recibe y se vive en el Señor, se vive en Cristo y por Cristo. Se despliega
en el amor teologal, y tiene su fuente ontológica en el mismo amor de Dios, ya que el cristiano ama con el
mismo amor con que el Padre y el Hijo nos aman.
3) Vida cristiforme . Responde al designio salvífico del Padre: A los que de antemano conoció, también los
predestinó a reproducir la imagen de su Hijo (Rom 8,29). Esta vida cristiforme, siempre en progreso bajo la
acción del Espíritu, abarca a toda la persona, y constituye en todo momento el necesario punto de partida
para una respuesta integral de fidelidad amorosa.
4) Vida según el Espíritu. Son incontables los textos en los que se afirma la relación entre el Espíritu y la
vida del cristiano. La relación entre el "vivir en Cristo" y "vivir según el Espíritu" ha de contemplarse desde
una doble perspectiva que es complementaria: la actuación del Espíritu en Cristo, y la actuación del Espíritu
en nosotros. En cuanto al pr imer aspecto advertimos en la vida de Cristo la presencia actuante del Espíritu
comunicándole fuerzas para su misión, y moviéndole a obedecer, en libertad, a la voluntad del Padre.
En cuanto a nosotros es el Espíritu el que nos anima, nos guía y nos identifica con Jesús. Consiguientemente,
no es posible "vivir en Cristo sin la presencia santificadora y activa del Espíritu Santo, alma de nuestra alma
y vida de nuestra vida.
Resumiendo los cuatro efectos de nuestro "vivir cristiano" en sentido interior o "desde dentro", advertimos
que queda encuadrado en cuatro coordenadas: filiación, fraternidad, cristiformidad o semejanza con Cristo, y
espiritualidad o presencia inhabitadora del Espíritu. Cuando el apóstol Pablo enseña a los romanos (5,5) que
el amor de Dios se ha derramado en nosotros por el Espíritu Santo inhabitador, nos ofrece una síntesis
armónica de las expresiones más profundas de San Juan: Dios es Espíritu y Dios es Amor.
Si abundan por doquier los cristianos inconscientes, irresponsables e incoherentes, y si comienza a surgir en
nuestros ambientes cristianos toda una abigarrada gama de tipologías excéntricas que sin renunciar
expresamente a su fe la consideran como una simple etiqueta atávica o sociológica, la causa es siempre la
misma: no aprendieron, no quisieron, o no acertaron a vivir en Cristo y a vivir a Cristo. Todo se quedó en la
periferia como un barniz superficial que pronto desaparece. Cuando Cristo no es vivido, sino tan sólo
pensado y nuestra vinculación con Él se limita únicamente a recitar el "Credo", o poco más, la vida cristiana
se esteriliza o se convierte en una mediocridad inútil.
II. NO HAY VIDA CRISTIANA SIN ESPÍRITU SANTO
Desarrollemos algo más la idea expresada ya globalmente trazando un segundo círculo concéntrico: si es
imposib le concebir la vida cristiana sin vivir en Cristo, es igualmente inconcebible vivir en Cristo sin ser
movidos y guiados por el Espíritu Santo. Es penoso constatar con qué facilidad se habla entre cristianos de
"espiritualidad" sin referirse al Espíritu Santo. Esto entraña una gravísima contradicción. Porque "cristiano"
viene de Cristo, como "espiritual" viene de Espíritu. Toda espiritualidad cristiana que prescinda del Espíritu
Santo ni es espiritualidad ni es cristiana. Nos explicamos ahora la raíz de tantos fallos, el motivo de tantos
esfuerzos baldíos, la causa de tantos desajustes, infidelidades y abandonos.
Méritos de la Renovación Carismática ha sido valorar, subrayar y acentuarlo que había quedado olvidado o
marginado: la presencia actuante y transformante del Espíritu Santo con el influjo múltiple de su gracia
renovadora y el auxilio multiforme de sus dones. La vida cristiana se ha visto así iluminada, reajustadas,
fecundada y potenciada, volviendo a recuperar su maravillosa identidad, y la irresistible pujanza del
manantial que salta hasta la vida eterna (Jn 4,14).
I. Superar nuestras dificultades para representarnos al Espíritu como Tercera Persona. La Teología y el
Dogma Católico han encontrado las fórmulas de igualdad entre el Padre y el Hijo, pero, como se ha
observado con razón, queda una dificultad que, si no significa nada desde el punto de vista doctrinal, es de
mucha importancia en la vida cristiana: no se nos ha ofrecido una fisonomía determinada del Espíritu Santo.

www.ruahperu.com

-2-
RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO
De Dios Padre tenemos la visión de hijos confiados en su Providencia. Sobre Dios-Hijo la revelación del N.
Testamento ha sido muy completa: Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. En cuanto al Espíritu
Santo conocemos por la fe su divinidad y consustancialidad con el Padre y el Hijo, en la vida intratrinitaria,
pero no hemos sabido captar en general su lugar adecuado en la economía de la salvación y en el proceso
creciente de la santificación. Hemos de saber superar este obstáculo acudiendo a las mismas Fuentes
Reveladas y al Magisterio vivo de la Iglesia, evitando todo concepto estático o inmovilista, como si el
Espíritu no actuara, no moviera, no impulsara, no guiara. Todas las funciones del Espíritu enviado por Jesús
(Jn 15,26), todos sus nombres y símbolos nos hablan de gracia, de caridad-amor y de dones. Es urgente
vivificar nuestra piedad trinitaria, fomentando las relaciones personales con el Espíritu Santo. No olvidemos
en ningún momento que tiene la misión de ser nuestro director, consolador, instructor y maestro. No viene a
enseñarnos verdades nuevas sino que hará comprender a los discípulos las ya explicadas por Cristo, pero
actuando desde dentro del alma, por cierta con naturalidad. Toda la teología de Juan y Pablo están
suponiendo esta presencia gratificante y renovadora. Se ha afirmado con acierto que las "Credenciales" de la
Renovación Carismática son el conocimiento de Jesucristo, la revelación de Dios Padre, la alabanza y la
facultad de proclamar lo que Dios ha hecho.
Pues bien, todas estas realidades serán efectivas o se mostrarán vivenciadas en la medida en que dejemos
manos libres al Espíritu. Es preciso instalarse en el meollo de la inhabitación trinitaria que es la autodonación
del Padre a Cristo, y por Cristo, en el Espíritu, a los hombres.
2. Descubrir en la actuación del Espíritu las características de nuestra espiritualidad. Se han enumerado las
siguientes como las más importantes: Debe ser integradora de la persona humana, resultado de una
experiencia personal de fe, vivida en el Espíritu, gozosa y dial gante, realista y eclesial fraterna y apostólica,
o
afectiva y relacional, contemplativa del Dios unitrino y crecientemente pascual, sabiendo afrontar el misterio
de la cruz. El redescubrimiento del Espíritu está siendo nota dominante de la espiritualidad posconciliar y
fruto sabrosísimo de muchos movimientos eclesiales, suscitados en los últimos decenios. Entre ellos destaca
la Renovación Carismática empeñada en hacer visible y palpable la hermosa síntesis agustiniana: Lo que el
alma es en el cuerpo del hombre, esto mismo es el Espíritu Santo para el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.
La Renovación se encarga de confirmarlo al confesar testimonialmente que "el Señor es el Espíritu" (2 Cor
3,17).

www.ruahperu.com

-3-

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la Teología
Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la TeologíaCómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la Teología
Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la TeologíaPablo A. Jimenez
 
Doctrina social iglesia 05
Doctrina social iglesia 05Doctrina social iglesia 05
Doctrina social iglesia 05Juan Sánchez
 
30 el cristiano y los bienes del mundo
30 el cristiano y los bienes del mundo30 el cristiano y los bienes del mundo
30 el cristiano y los bienes del mundoJuan Sánchez
 
Teología Espiritual
Teología EspiritualTeología Espiritual
Teología EspiritualCesar Flores
 
Vys ppt 08 09 10 b resumen
Vys ppt 08 09 10 b resumenVys ppt 08 09 10 b resumen
Vys ppt 08 09 10 b resumenclasesteologia
 
Vida espiritual y vida espiritual del pastor
Vida espiritual  y vida espiritual del pastorVida espiritual  y vida espiritual del pastor
Vida espiritual y vida espiritual del pastorSebastian David Avella
 
27 el amor a la familia y la mision en la sociedad
27 el amor a la familia y la mision en la sociedad27 el amor a la familia y la mision en la sociedad
27 el amor a la familia y la mision en la sociedadJuan Sánchez
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionhercristus77
 
Quien EspíRitu Iglesia
Quien EspíRitu IglesiaQuien EspíRitu Iglesia
Quien EspíRitu Iglesiacristus77
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionhercristus77
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionhercristus77
 
Biblia y revelación
Biblia y revelaciónBiblia y revelación
Biblia y revelaciónJulio César
 
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boff
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo BoffLa Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boff
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boffinfocatolicos
 
Vys ppt 02 03 04 b resumen
Vys ppt 02 03 04 b resumenVys ppt 02 03 04 b resumen
Vys ppt 02 03 04 b resumenclasesteologia
 
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)Jessica araceli rios vela
 

La actualidad más candente (20)

Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la Teología
Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la TeologíaCómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la Teología
Cómo hacer una reflexión teológica: Introducción a la Teología
 
Introduccion b02
Introduccion b02Introduccion b02
Introduccion b02
 
Doctrina social iglesia 05
Doctrina social iglesia 05Doctrina social iglesia 05
Doctrina social iglesia 05
 
30 el cristiano y los bienes del mundo
30 el cristiano y los bienes del mundo30 el cristiano y los bienes del mundo
30 el cristiano y los bienes del mundo
 
Teología Espiritual
Teología EspiritualTeología Espiritual
Teología Espiritual
 
Vys ppt 08 09 10 b resumen
Vys ppt 08 09 10 b resumenVys ppt 08 09 10 b resumen
Vys ppt 08 09 10 b resumen
 
Lutero
LuteroLutero
Lutero
 
Ensayo 3 pa
Ensayo 3 paEnsayo 3 pa
Ensayo 3 pa
 
Vida espiritual y vida espiritual del pastor
Vida espiritual  y vida espiritual del pastorVida espiritual  y vida espiritual del pastor
Vida espiritual y vida espiritual del pastor
 
27 el amor a la familia y la mision en la sociedad
27 el amor a la familia y la mision en la sociedad27 el amor a la familia y la mision en la sociedad
27 el amor a la familia y la mision en la sociedad
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionher
 
Quien EspíRitu Iglesia
Quien EspíRitu IglesiaQuien EspíRitu Iglesia
Quien EspíRitu Iglesia
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionher
 
QuiéN Exposicionher
QuiéN  ExposicionherQuiéN  Exposicionher
QuiéN Exposicionher
 
Biblia y revelación
Biblia y revelaciónBiblia y revelación
Biblia y revelación
 
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boff
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo BoffLa Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boff
La Santísima Trinidad es la mejor comunidad. Leonardo Boff
 
Vys ppt 02 03 04 b resumen
Vys ppt 02 03 04 b resumenVys ppt 02 03 04 b resumen
Vys ppt 02 03 04 b resumen
 
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)
Espirit. crist. completo 09 dic-17 fco. catao (1)
 
Introducción a la Teología Moral (1)
Introducción a la Teología Moral (1)Introducción a la Teología Moral (1)
Introducción a la Teología Moral (1)
 
3. cristo ayer, hoy y siempre.
3. cristo ayer, hoy y siempre.3. cristo ayer, hoy y siempre.
3. cristo ayer, hoy y siempre.
 

Destacado

Investigacion 3 comercio electronico
Investigacion 3 comercio electronicoInvestigacion 3 comercio electronico
Investigacion 3 comercio electronicoMario
 
Virginidad de María
Virginidad de MaríaVirginidad de María
Virginidad de MaríaLucy Marquez
 
Guías carismáticos de la religión del antiguo Israel
Guías carismáticos de la religión del antiguo IsraelGuías carismáticos de la religión del antiguo Israel
Guías carismáticos de la religión del antiguo IsraelAndrestonatiuh
 
Oración Sor Patrocinio
Oración Sor PatrocinioOración Sor Patrocinio
Oración Sor PatrocinioRaquel Z
 
Plegaria enfermos sor patrocinio
Plegaria enfermos sor patrocinioPlegaria enfermos sor patrocinio
Plegaria enfermos sor patrocinioRaquel Z
 
EL ARTE DE PERDONAR
EL ARTE DE PERDONAR EL ARTE DE PERDONAR
EL ARTE DE PERDONAR Raquel Z
 
Sello de la preciosa sangre para los hijos
Sello de la preciosa sangre para los hijosSello de la preciosa sangre para los hijos
Sello de la preciosa sangre para los hijosRaquel Z
 
Cuatro clases de perdon
Cuatro clases de perdonCuatro clases de perdon
Cuatro clases de perdonbernal27
 
Seminario vida espíritu_familias
Seminario vida espíritu_familiasSeminario vida espíritu_familias
Seminario vida espíritu_familiasOsmar Feltes
 
Taller nº 4: Carismas de pensamiento
Taller nº 4: Carismas de pensamientoTaller nº 4: Carismas de pensamiento
Taller nº 4: Carismas de pensamientoDavid Castro
 

Destacado (20)

Libro elenaguerra
Libro elenaguerraLibro elenaguerra
Libro elenaguerra
 
Cómo descubrir mi carisma
Cómo descubrir mi carismaCómo descubrir mi carisma
Cómo descubrir mi carisma
 
Ufos
UfosUfos
Ufos
 
Activity2
Activity2Activity2
Activity2
 
Commertic
CommerticCommertic
Commertic
 
Belén Convento de Santa Clara
Belén Convento de Santa ClaraBelén Convento de Santa Clara
Belén Convento de Santa Clara
 
VII Seminari especialitzat: Communities and networks. CoPs i xarxes professio...
VII Seminari especialitzat: Communities and networks. CoPs i xarxes professio...VII Seminari especialitzat: Communities and networks. CoPs i xarxes professio...
VII Seminari especialitzat: Communities and networks. CoPs i xarxes professio...
 
Investigacion 3 comercio electronico
Investigacion 3 comercio electronicoInvestigacion 3 comercio electronico
Investigacion 3 comercio electronico
 
Virginidad de María
Virginidad de MaríaVirginidad de María
Virginidad de María
 
Guías carismáticos de la religión del antiguo Israel
Guías carismáticos de la religión del antiguo IsraelGuías carismáticos de la religión del antiguo Israel
Guías carismáticos de la religión del antiguo Israel
 
Oración Sor Patrocinio
Oración Sor PatrocinioOración Sor Patrocinio
Oración Sor Patrocinio
 
Plegaria enfermos sor patrocinio
Plegaria enfermos sor patrocinioPlegaria enfermos sor patrocinio
Plegaria enfermos sor patrocinio
 
EL ARTE DE PERDONAR
EL ARTE DE PERDONAR EL ARTE DE PERDONAR
EL ARTE DE PERDONAR
 
Sello de la preciosa sangre para los hijos
Sello de la preciosa sangre para los hijosSello de la preciosa sangre para los hijos
Sello de la preciosa sangre para los hijos
 
Cuatro clases de perdon
Cuatro clases de perdonCuatro clases de perdon
Cuatro clases de perdon
 
Seminario vida espíritu_familias
Seminario vida espíritu_familiasSeminario vida espíritu_familias
Seminario vida espíritu_familias
 
Taller de Carismas
Taller de CarismasTaller de Carismas
Taller de Carismas
 
La Santidad De Cristo
La Santidad De CristoLa Santidad De Cristo
La Santidad De Cristo
 
Taller nº 4: Carismas de pensamiento
Taller nº 4: Carismas de pensamientoTaller nº 4: Carismas de pensamiento
Taller nº 4: Carismas de pensamiento
 
Dones del espiritu
Dones del espirituDones del espiritu
Dones del espiritu
 

Similar a Vivir en cristo bajo la accion de su espiritu

Pneumatología 2023.pdf
Pneumatología 2023.pdfPneumatología 2023.pdf
Pneumatología 2023.pdfMarceloMio5
 
Bases bíblicas de la santidad
Bases bíblicas de la santidadBases bíblicas de la santidad
Bases bíblicas de la santidadAlejandro Torres
 
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptx
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptxIntroducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptx
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptxLuis Ángel Valente Ramírez
 
5° vocación a la vida cristiana
5° vocación a la vida cristiana5° vocación a la vida cristiana
5° vocación a la vida cristianaJulio Chuquipoma
 
Primera comunión 8
Primera comunión 8Primera comunión 8
Primera comunión 8Puri Murua
 
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espirituales
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espiritualesCarlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espirituales
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espiritualesinfocatolicos
 
Reelii Giioon!
Reelii Giioon!Reelii Giioon!
Reelii Giioon!ayo05
 
Espiritualidad misionera
Espiritualidad misioneraEspiritualidad misionera
Espiritualidad misioneraMIRTHA AGUERO
 
03. bases para la formación y espiritualidad de los ap sa
03. bases para la formación y espiritualidad  de los ap sa03. bases para la formación y espiritualidad  de los ap sa
03. bases para la formación y espiritualidad de los ap saPastoral Salud
 
Espiritualidad en la posmodernidad
Espiritualidad en la posmodernidadEspiritualidad en la posmodernidad
Espiritualidad en la posmodernidadDaniel Walter
 
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docx
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docxLecciones sobre el bautismo. ICEWA.docx
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docxCineFamiliar1
 
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdf
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdfLa_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdf
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdfssuser9de473
 
Compromiso Del Confirmado Con La Iglesia
Compromiso Del Confirmado Con La IglesiaCompromiso Del Confirmado Con La Iglesia
Compromiso Del Confirmado Con La IglesiaJavier Balan
 
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02Cesar Rodriguez Garcia
 

Similar a Vivir en cristo bajo la accion de su espiritu (20)

Pneumatología 2023.pdf
Pneumatología 2023.pdfPneumatología 2023.pdf
Pneumatología 2023.pdf
 
Bases bíblicas de la santidad
Bases bíblicas de la santidadBases bíblicas de la santidad
Bases bíblicas de la santidad
 
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptx
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptxIntroducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptx
Introducción a la Espiritualidad y Espiritualidades Cristianas.pptx
 
Los sacramentos
Los sacramentosLos sacramentos
Los sacramentos
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
6. el seguimiento de cristo
6. el seguimiento de cristo6. el seguimiento de cristo
6. el seguimiento de cristo
 
5° vocación a la vida cristiana
5° vocación a la vida cristiana5° vocación a la vida cristiana
5° vocación a la vida cristiana
 
Primera comunión 8
Primera comunión 8Primera comunión 8
Primera comunión 8
 
Comunicación: La fe de María
Comunicación: La fe de MaríaComunicación: La fe de María
Comunicación: La fe de María
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espirituales
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espiritualesCarlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espirituales
Carlo Martini. Encuentro personal con Cristo en los ejercicios espirituales
 
Reelii Giioon!
Reelii Giioon!Reelii Giioon!
Reelii Giioon!
 
Espiritualidad misionera
Espiritualidad misioneraEspiritualidad misionera
Espiritualidad misionera
 
03. bases para la formación y espiritualidad de los ap sa
03. bases para la formación y espiritualidad  de los ap sa03. bases para la formación y espiritualidad  de los ap sa
03. bases para la formación y espiritualidad de los ap sa
 
Espiritualidad en la posmodernidad
Espiritualidad en la posmodernidadEspiritualidad en la posmodernidad
Espiritualidad en la posmodernidad
 
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docx
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docxLecciones sobre el bautismo. ICEWA.docx
Lecciones sobre el bautismo. ICEWA.docx
 
Catequesis sobre la fe
Catequesis sobre la feCatequesis sobre la fe
Catequesis sobre la fe
 
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdf
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdfLa_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdf
La_espiritualidad_del_matrimonio_despues.pdf
 
Compromiso Del Confirmado Con La Iglesia
Compromiso Del Confirmado Con La IglesiaCompromiso Del Confirmado Con La Iglesia
Compromiso Del Confirmado Con La Iglesia
 
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02
Compromisodelconfirmadoconlaiglesia 090605123739-phpapp02
 

Más de Renovacion Carismatica Catolica

Más de Renovacion Carismatica Catolica (20)

La sanación de los recuerdos
La sanación de los recuerdosLa sanación de los recuerdos
La sanación de los recuerdos
 
La sanacion a través del perdon
La sanacion a través del perdonLa sanacion a través del perdon
La sanacion a través del perdon
 
Impondran las manos y se sanarán
Impondran las manos y se sanaránImpondran las manos y se sanarán
Impondran las manos y se sanarán
 
Evangelización y sanacion1
Evangelización y sanacion1Evangelización y sanacion1
Evangelización y sanacion1
 
Evangelización y sanacion
Evangelización y sanacionEvangelización y sanacion
Evangelización y sanacion
 
El especial.Ministerio de Sanacion
El especial.Ministerio de SanacionEl especial.Ministerio de Sanacion
El especial.Ministerio de Sanacion
 
El sacramento del bautismo
El sacramento del bautismoEl sacramento del bautismo
El sacramento del bautismo
 
El ministerio de sanacion
El ministerio de sanacionEl ministerio de sanacion
El ministerio de sanacion
 
El baño de luz
El baño de luzEl baño de luz
El baño de luz
 
Cómo descubrir mi carisma
Cómo descubrir mi carismaCómo descubrir mi carisma
Cómo descubrir mi carisma
 
Discernimiento en el ministerio de sanación
Discernimiento en el ministerio de sanaciónDiscernimiento en el ministerio de sanación
Discernimiento en el ministerio de sanación
 
Curación y sanacion carismatica
Curación y sanacion carismaticaCuración y sanacion carismatica
Curación y sanacion carismatica
 
Quienes somos
Quienes somosQuienes somos
Quienes somos
 
La espiritualidad del servidor
La espiritualidad del servidorLa espiritualidad del servidor
La espiritualidad del servidor
 
La rc en la vida de la iglesia
La rc en la vida de la iglesiaLa rc en la vida de la iglesia
La rc en la vida de la iglesia
 
Boletin11
Boletin11Boletin11
Boletin11
 
El evangelio del reino de dios
El evangelio del reino de diosEl evangelio del reino de dios
El evangelio del reino de dios
 
Ay de mi si no evangelizara
Ay de mi si no evangelizaraAy de mi si no evangelizara
Ay de mi si no evangelizara
 
Testimonio1
Testimonio1Testimonio1
Testimonio1
 
Nuestros ancianos, bendición en las familias
Nuestros ancianos, bendición en las familiasNuestros ancianos, bendición en las familias
Nuestros ancianos, bendición en las familias
 

Vivir en cristo bajo la accion de su espiritu

  • 1. RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO VIVIR EN CRISTO BAJO LA ACCION DE SU ESPIRITU Los miembros de la Renovación Carismática Católica han sido descritos como aquellos testigos que, en sus respectivas comunidades o Grupos han visto y han creído. Es decir, como creyentes que han acogido gozosamente la Buena Noticia. Han sido liberados de sí mismos y curados de sus heridas. Han hallado luz para el camino y han acogido, contentos, la gratuidad del amor de Dios, sintiéndose dispuestos para alabarle y proclamar ante el mundo lo que sus ojos y sus manos han tocado respecto del Verbo de la Vida. Cuando el Magisterio de la Iglesia se ha referido a la Renovación Carismática lo ha hecho subrayando, entre otros, estos dos rasgos: deseo de entregarse totalmente a Cristo y una exquisita docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo. Deseamos glosar, muy sumariamente, una fórmula que resume bien, a nuestro juicio, la fisonomía interior y el ideario-programa de la Renovación: vivir en Cristo bajo la acción de su Espíritu. Pensamos que quien acierte a vivirla ha encontrado el valioso tesoro y la perla preciosa de que nos habla Jesús en el Evangelio (Mt 13,44-46). I. SER CRISTIANO ES VIVIR EN CRISTO La RCC no pretendió nunca crear en la Iglesia una organización paralela a las numerosas que ya existen sino excitar la fe viva en la presencia del Señor actuando a través del Espíritu Santo que es quien renueva nuestra vida personal, familiar, profesional, social y política. Viene a llenar un peligroso vacío enseñándonos que el Espíritu actúa en todos los sitios donde la fe, la esperanza y la caridad están en acción. Y sobre todo, nos enseña una verdad fundamental tan irrenunciable como totalizadora: ser cristiano es vivir en Cristo. En esta única dirección nos mueve, nos impulsa y nos fija el Espíritu Santo. Se trata del núcleo vital desde el cual cobran sentido todos los demás temas y cuestiones de la vida cristiana. Evidentemente, ésta desaparecería si no hubiera vida en Cristo, alma y motor de toda espiritualidad evangélica, eclesial, activa y contemplativa. Todo el Nuevo Testamento, y más en concreto las Cartas de S. Pablo giran en torno a este eje central. Excúsenos el lector de aducir citas que ocuparían - y aún rebasarían la extensión de este modesto artículo. Tanto para Juan Evangelista como para el Apóstol de las Gentes, ser en Cristo, estar en Cristo, vivir en Cristo y comunión con Cristo son expresiones sinónimas que significan lo mismo, es decir, centrar en el Misterio Pascual de Jesucristo (Pasión-Muerte-Resurrección-Ascensión) el fundamento de la vida cristiana. La autodonación y entrega de Dios en Cristo, la inhabitación de la Trinidad en nosotros, así como la presencia dinámica y transformante del Espíritu son fruto de "nuestro ser y vivir en Cristo". Las fórmulas joánicas y paulinas de esta comunión y permanencia "en Cristo" son sumamente reveladoras de una vida de creciente identificación con Él, como meta de toda verdadera ascesis y experiencia mística. Aunque nuestra vida cristiana nos viene dada por la gracia de la filiación adoptiva conferida en el bautismo sacramental, en virtud de nuestra regeneración o "Vida nueva", y toda nuestra fraternidad descansa en la filiación, conviene prestar atención a lo que reclama de un genuino cristiano ser y vivir en Cristo entendiendo correctamente esta sublime realidad. 1) Vida filial. Es imposible comprender el rico y pluriforme contenido de nuestro "vivir en Cristo" si no arrancamos de un principio luminoso que nos permite valorar con acierto todas sus consecuencias: Estar con Jesús y participar de la vida que Él tiene y es, recibida a su vez del Padre, es el centro nuclear, el punto básico de la existencia del creyente, y la máxima plenitud a la que el hombre puede aspirar. Esquemáticamente, el contenido de nuestro vivir en Cristo se traduce en los siguientes efectos que nos limitamos a enumerar simplemente: conocer, amar y glorificar al Padre. Confiar en Él, vivir en comunión con Él, cumplir su voluntad, imitándole: Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial (Mt 5,48). Todo este programa debe realizarse y vivirse en Cristo. www.ruahperu.com -1-
  • 2. RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO 2) Vida fraterna. La fraternidad se recibe y se vive en el Señor, se vive en Cristo y por Cristo. Se despliega en el amor teologal, y tiene su fuente ontológica en el mismo amor de Dios, ya que el cristiano ama con el mismo amor con que el Padre y el Hijo nos aman. 3) Vida cristiforme . Responde al designio salvífico del Padre: A los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo (Rom 8,29). Esta vida cristiforme, siempre en progreso bajo la acción del Espíritu, abarca a toda la persona, y constituye en todo momento el necesario punto de partida para una respuesta integral de fidelidad amorosa. 4) Vida según el Espíritu. Son incontables los textos en los que se afirma la relación entre el Espíritu y la vida del cristiano. La relación entre el "vivir en Cristo" y "vivir según el Espíritu" ha de contemplarse desde una doble perspectiva que es complementaria: la actuación del Espíritu en Cristo, y la actuación del Espíritu en nosotros. En cuanto al pr imer aspecto advertimos en la vida de Cristo la presencia actuante del Espíritu comunicándole fuerzas para su misión, y moviéndole a obedecer, en libertad, a la voluntad del Padre. En cuanto a nosotros es el Espíritu el que nos anima, nos guía y nos identifica con Jesús. Consiguientemente, no es posible "vivir en Cristo sin la presencia santificadora y activa del Espíritu Santo, alma de nuestra alma y vida de nuestra vida. Resumiendo los cuatro efectos de nuestro "vivir cristiano" en sentido interior o "desde dentro", advertimos que queda encuadrado en cuatro coordenadas: filiación, fraternidad, cristiformidad o semejanza con Cristo, y espiritualidad o presencia inhabitadora del Espíritu. Cuando el apóstol Pablo enseña a los romanos (5,5) que el amor de Dios se ha derramado en nosotros por el Espíritu Santo inhabitador, nos ofrece una síntesis armónica de las expresiones más profundas de San Juan: Dios es Espíritu y Dios es Amor. Si abundan por doquier los cristianos inconscientes, irresponsables e incoherentes, y si comienza a surgir en nuestros ambientes cristianos toda una abigarrada gama de tipologías excéntricas que sin renunciar expresamente a su fe la consideran como una simple etiqueta atávica o sociológica, la causa es siempre la misma: no aprendieron, no quisieron, o no acertaron a vivir en Cristo y a vivir a Cristo. Todo se quedó en la periferia como un barniz superficial que pronto desaparece. Cuando Cristo no es vivido, sino tan sólo pensado y nuestra vinculación con Él se limita únicamente a recitar el "Credo", o poco más, la vida cristiana se esteriliza o se convierte en una mediocridad inútil. II. NO HAY VIDA CRISTIANA SIN ESPÍRITU SANTO Desarrollemos algo más la idea expresada ya globalmente trazando un segundo círculo concéntrico: si es imposib le concebir la vida cristiana sin vivir en Cristo, es igualmente inconcebible vivir en Cristo sin ser movidos y guiados por el Espíritu Santo. Es penoso constatar con qué facilidad se habla entre cristianos de "espiritualidad" sin referirse al Espíritu Santo. Esto entraña una gravísima contradicción. Porque "cristiano" viene de Cristo, como "espiritual" viene de Espíritu. Toda espiritualidad cristiana que prescinda del Espíritu Santo ni es espiritualidad ni es cristiana. Nos explicamos ahora la raíz de tantos fallos, el motivo de tantos esfuerzos baldíos, la causa de tantos desajustes, infidelidades y abandonos. Méritos de la Renovación Carismática ha sido valorar, subrayar y acentuarlo que había quedado olvidado o marginado: la presencia actuante y transformante del Espíritu Santo con el influjo múltiple de su gracia renovadora y el auxilio multiforme de sus dones. La vida cristiana se ha visto así iluminada, reajustadas, fecundada y potenciada, volviendo a recuperar su maravillosa identidad, y la irresistible pujanza del manantial que salta hasta la vida eterna (Jn 4,14). I. Superar nuestras dificultades para representarnos al Espíritu como Tercera Persona. La Teología y el Dogma Católico han encontrado las fórmulas de igualdad entre el Padre y el Hijo, pero, como se ha observado con razón, queda una dificultad que, si no significa nada desde el punto de vista doctrinal, es de mucha importancia en la vida cristiana: no se nos ha ofrecido una fisonomía determinada del Espíritu Santo. www.ruahperu.com -2-
  • 3. RUAH – EVANGELIZANDO A TIEMPO Y DESTIEMPO De Dios Padre tenemos la visión de hijos confiados en su Providencia. Sobre Dios-Hijo la revelación del N. Testamento ha sido muy completa: Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. En cuanto al Espíritu Santo conocemos por la fe su divinidad y consustancialidad con el Padre y el Hijo, en la vida intratrinitaria, pero no hemos sabido captar en general su lugar adecuado en la economía de la salvación y en el proceso creciente de la santificación. Hemos de saber superar este obstáculo acudiendo a las mismas Fuentes Reveladas y al Magisterio vivo de la Iglesia, evitando todo concepto estático o inmovilista, como si el Espíritu no actuara, no moviera, no impulsara, no guiara. Todas las funciones del Espíritu enviado por Jesús (Jn 15,26), todos sus nombres y símbolos nos hablan de gracia, de caridad-amor y de dones. Es urgente vivificar nuestra piedad trinitaria, fomentando las relaciones personales con el Espíritu Santo. No olvidemos en ningún momento que tiene la misión de ser nuestro director, consolador, instructor y maestro. No viene a enseñarnos verdades nuevas sino que hará comprender a los discípulos las ya explicadas por Cristo, pero actuando desde dentro del alma, por cierta con naturalidad. Toda la teología de Juan y Pablo están suponiendo esta presencia gratificante y renovadora. Se ha afirmado con acierto que las "Credenciales" de la Renovación Carismática son el conocimiento de Jesucristo, la revelación de Dios Padre, la alabanza y la facultad de proclamar lo que Dios ha hecho. Pues bien, todas estas realidades serán efectivas o se mostrarán vivenciadas en la medida en que dejemos manos libres al Espíritu. Es preciso instalarse en el meollo de la inhabitación trinitaria que es la autodonación del Padre a Cristo, y por Cristo, en el Espíritu, a los hombres. 2. Descubrir en la actuación del Espíritu las características de nuestra espiritualidad. Se han enumerado las siguientes como las más importantes: Debe ser integradora de la persona humana, resultado de una experiencia personal de fe, vivida en el Espíritu, gozosa y dial gante, realista y eclesial fraterna y apostólica, o afectiva y relacional, contemplativa del Dios unitrino y crecientemente pascual, sabiendo afrontar el misterio de la cruz. El redescubrimiento del Espíritu está siendo nota dominante de la espiritualidad posconciliar y fruto sabrosísimo de muchos movimientos eclesiales, suscitados en los últimos decenios. Entre ellos destaca la Renovación Carismática empeñada en hacer visible y palpable la hermosa síntesis agustiniana: Lo que el alma es en el cuerpo del hombre, esto mismo es el Espíritu Santo para el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. La Renovación se encarga de confirmarlo al confesar testimonialmente que "el Señor es el Espíritu" (2 Cor 3,17). www.ruahperu.com -3-