SlideShare una empresa de Scribd logo
Noviembre 2017
De qué hablamos
cuando hablamos de
empleabilidad
Aproximación a un constructo
polisémico que cotiza al alza
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
2 FFWi
Un poco de historia
Las primeras publicaciones sobre empleabilidad datan de los años cincuenta
del siglo XX. En las publicaciones de esa década y de los años sesenta, la
empleabilidad servía a un propósito económico: alcanzar el pleno empleo.
En aquellos años de prosperidad y un mercado de trabajo tenso, el objetivo
era conseguir que las personas desempleadas participasen en el sistema labo-
ral. Las variables utilizadas para explicar la empleabilidad eran principal-
mente factores relacionados con la actitud, como la actitud hacia el trabajo
o la percepción que la persona tiene de ella misma. Las medidas que se suge-
rían para promover la empleabilidad eran, sobre todo, intervenciones del
gobierno para favorecer la incorporación al mercado de trabajo de personas
hasta ese momento excluidas (o autoexcluidas) del mismo.
A principios de los setenta, sin embargo, la situación cambió y con ella el
enfoque de la literatura sobre el tema. El principal objetivo seguía siendo
alcanzar el pleno empleo, pero debido a los crecientes niveles de paro el foco
de atención dejó de recaer en factores relacionados con la actitud de los tra-
bajadores para centrarse en sus conocimientos y habilidades. Ser empleable
se había convertido en una necesidad económica para las personas.
En los ochenta la literatura comenzó a prestar atención a lo que pasaba en
las empresas. Se multiplicaron las publicaciones sobre lo que debían hacer
las compañías para enfrentarse con éxito a un entorno en constante cambio.
El término empleablidad ocupó un lugar en este debate. Se consideraba co-
mo un medio para proporcionar flexibilidad a las organizaciones. Desde este
punto de vista, empleabilidad hacía referencia a la polivalencia y a la movi-
lidad funcional de los empleados. La empleabilidad dejó de verse como un
instrumento del mercado de trabajo para pasar a considerarse un instrumen-
to de RR.HH. para un mejor aprovechamiento de los equipos humanos de
las empresas.
El creciente dinamismo de los mercados obligaba a las compañías a conver-
tirse en organizaciones más flexibles y ágiles. Había más cambios y se pro-
ducían a un ritmo más rápido, lo que socavaba los planes estratégicos y
organizativos, y hacía que las empresas tuviesen que buscar fórmulas para
anticipar o, cuando menos, adaptarse con rapidez a esos cambios. Esos fe-
nómenos imponían un replanteamiento de la forma en que se organizaba el
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
3 FFWi
trabajo en las empresas y la transición de un sistema de gestión de recursos
humanos basado en el contenido del trabajo —el puesto— a un sistema de
gestión de recursos humanos basado en competencias.
En esos años, nuevos conceptos como la gestión de la calidad total (TQM) o
el lean manufacturing moderan la división y compartimentación del trabajo
y promueven la colaboración y el trabajo en equipo. Estos cambios tienen
implicaciones en el perfil de los empleados que buscan las compañías y el
tipo de habilidades que se necesitan. Las empresas llegan a la conclusión que
su capital humano es un factor clave para su competitividad en un escenario
donde la ventaja competitiva de una compañía procede cada vez más de su
capacidad de reconfigurarse para anticipar o dar respuesta a las amenazas y
oportunidades que surgen en su entorno…
A partir de la década de los noventa se empieza a estudiar la empleabilidad
de manera empírica y desde una variedad de disciplinas, incluyendo la ad-
ministración de empresas, la gestión de recursos humanos, psicología, edu-
cación, orientación laboral, etc. La literatura se enfoca en la capacidad del
individuo de mantener un empleo en el mercado de trabajo interno o ex-
terno. Es el individuo, y no la administración pública, quien se perfila como
el principal actor. La empleabilidad se relaciona con el denominado “con-
trato psicológico” que vincula a empleados y empleadores. De acuerdo a
este contrato psicológico, las empresas esperan que sus empleados asuman el
protagonismo de la gestión de sus carreras profesionales. A cambio, los em-
pleados esperan de sus empleadores apoyo y un contexto laboral que con-
tribuya positivamente a su empleabilidad.
Es también, a partir de esa década, cuando se vuelve a prestar atención a la
empleabilidad en cuanto instrumento del mercado laboral. Pero algo ha
cambiado respecto al enfoque que se le daba al tema en las décadas de los
años sesenta y setenta. La empleabilidad ya no se considera importante solo
para las personas desempleadas, sino para toda la población activa de un
país. La empleabilidad empieza a verse como una alternativa a la seguridad
en el empleo (“flexiguridad”). Ya no solo importa estimular la incorpora-
ción o reincorporación al mercado de trabajo de personas menos favoreci-
das, sino también asegurar posibilidades de carrera dentro y fuera de los
límites de las organizaciones.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
4 FFWi
Con esta filosofía la Organización Internacional del Trabajo crea su Servicio
de Conocimientos Teóricos y Prácticos y Empleabilidad que realiza investi-
gación comparativa y proporciona directrices y asistencia técnica a sus
miembros en tres áreas: a) vincular la capacitación a las necesidades actuales
del mercado laboral, así como anticipar y desarrollar competencias para los
empleos del futuro; b) crear sistemas de aprendizaje de calidad e incorporar
habilidades básicas en la capacitación para jóvenes; y c) ampliar el acceso a
la capacitación relacionada con el empleo en las comunidades rurales a fin
de mejorar los medios de subsistencia, reducir la pobreza y equipar el traba-
jo de mujeres y hombres.
Por su parte, la Unión Europea incluye la empleabilidad como un pilar fun-
damental de su agenda Europa 2020 respaldado por el Programa de Nuevas
Competencias para Nuevos Empleos y la Plataforma Europea contra la Po-
breza y la Exclusión Social:
“Los Estados miembros, en cooperación con los interlocutores sociales, de-
ben promover la productividad y la empleabilidad a través de una oferta
adecuada de conocimientos, cualificaciones y competencias pertinentes. A
tal fin, los Estados miembros deben realizar las inversiones necesarias en
todos los sistemas educativos y de formación, a fin de aumentar su eficacia y
eficiencia en la mejora de la cualificación y las competencias de la mano de
obra, de modo que esta pueda anticipar y responder mejor a la rápida evo-
lución de las necesidades de unos mercados de trabajo dinámicos en una
economía cada vez más digital y en el contexto de los cambios tecnológicos,
medioambientales y demográficos. Los Estados miembros deben intensificar
los esfuerzos para mejorar el acceso de todos a un aprendizaje permanente
de calidad y aplicar estrategias de envejecimiento activo que permitan la
prolongación de la vida laboral…”
Un constructo polisémico
Es importante señalar que no existe una definición única de empleabilidad.
Una fórmula simple sería entenderla como la “cualidad de ser empleable”.
El Diccionario de la Real Academia Española, por su parte, la define como
el “conjunto de aptitudes y actitudes que permiten a una persona conseguir
y conservar un empleo”.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
5 FFWi
Algunos académicos diferencian entre dos tipos de empleabilidad. De un
lado, la “empleabilidad interna” que establece el nivel de competitividad de
un trabajador dentro de la empresa, y que representa las capacidades profe-
sionales que tiene que desarrollar para que su perfil se ajuste a las necesida-
des de la organización (Sanders y De Grip, 2004). De otro, la
“empleabilidad externa”, que determina el nivel de competitividad de un
trabajador en el mercado laboral, y que se refiere a su capacidad y voluntad
para cambiar a un puesto similar o diferente en otra empresa (De Grip y
Zwick, 2005).
Otros autores distinguen entre aproximaciones a la empleabilidad desde el
lado de la demanda, que consideran factores de contexto y otros externos al
individuo, y aproximaciones desde el lado de la oferta, que se centran en
atributos personales (Evans, Nathan y Simmonds, 1999).
También hay quien, siguiendo otro criterio, diferencia entre una empleabili-
dad “objetiva”, compuesta por una serie de cualidades de la persona y el
encaje de estas cualidades en un mercado de trabajo, y una empleabilidad
“subjetiva”, es decir, cómo valora la persona su propia empleabilidad.
Thijssen (2000) señala que el término empleabilidad, en cuanto indicador de
las posibilidades de trabajar que tienen las personas, puede adquirir diferen-
tes significados dependiendo de la perspectiva desde la que se contemple el
término “trabajo”:
1. Si se habla de “trabajo” desde el punto de vista de la sociedad y las
administraciones públicas, la empleabilidad se puede ver como un in-
dicador de las posibilidades de alcanzar el pleno empleo en un deter-
minado mercado de trabajo.
2. Si se considera el trabajo desde la perspectiva de un empleador, la
empleabilidad puede entenderse como un indicador de sus posibili-
dades de conseguir cubrir sus necesidades con la oferta disponible en
el mercado de trabajo (interno o externo).
3. Si se contempla el trabajo desde el punto de vista de un individuo, la
empleabilidad es un indicador de sus oportunidades de empleo o ca-
rrera profesional.
Thijssen también observa una estratificación en las diferentes definiciones
del término empleabilidad y distingue entre una definición restrictiva o nu-
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
6 FFWi
clear (core), una definición más amplia y una definición comprehensiva del
término.
La definición más restrictiva de empleabilidad se centra en la capacidad de
la persona para desempeñar, en el momento actual, una variedad de funcio-
nes en un mercado de trabajo determinado. Aquí también encajan otras de-
finiciones, como las que entienden la empleabilidad como “el número de
tareas que se le puede asignar a un trabajador” (Groot y Maasen van den
Brink, 2000), o como “la capacidad de los empleados de llevar a cabo ade-
cuadamente varias tareas y funciones” (Feyter et al., 2001).
En la segunda definición, más amplia, además de la capacidad de la persona,
se incluye su voluntad de usar y potenciar esa capacidad. En este sentido la
empleabilidad se entiende como el conjunto de factores individuales que
influyen en el posicionamiento futuro de la persona en un determinado seg-
mento del mercado de trabajo. En esta misma línea Peck y Theodore (2000)
definen la empleabilidad como “el conjunto de características del trabaja-
dor, incluyendo sus actitudes hacia el trabajo, expectativas sobre empleo y
salarios, y comportamientos tanto en el mercado laboral como en su traba-
jo, que determinan sus posibilidades de empleo”.
Finalmente, la definición comprehensiva de empleabilidad incluye, además
de los factores anteriormente señalados, factores contextuales que favorecen
o inhiben el uso efectivo de la empleabilidad, como la formación que pro-
porcionan los empleadores, o la situación del mercado de trabajo. Desde
esta perspectiva, Thijsen describe la empleabilidad como “todos los factores
individuales y de contexto que influyen sobre la posición futura de la perso-
na en un mercado de trabajo dado”. En esta misma línea el Joint Research
Center de la Comisión Europea entiende que la empleabilidad está compues-
ta de cuatro elementos: a) habilidades, actitudes y conductas, b) circunstan-
cias contextuales individuales, c) cultura de trabajo y d) mercado laboral.
A fin de ilustrar las múltiples acepciones del término empleabilidad a conti-
nuación presentamos, con mayor detalle, tres constructos distintos de em-
pleabilidad desarrollados por diferentes autores que nos parecen
particularmente relevantes:
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
7 FFWi
Una perspectiva sistémica:
la empleabilidad como proceso o sistema
Forrier, A., Sels, L. (2003). The concept employability: a complex mosaic.
Int. J. Human Resources Development and Management, 3(2), 102-124.
Forrier y Sels parten de una definición comprehensiva de empleabilidad se-
gún la cual las posibilidades de un individuo de conseguir o mantener un
empleo en un mercado de trabajo interno o externo dependen de las habili-
dades y la voluntad de la persona, pero también de la realidad del contexto.
En este artículo definen un modelo que describe el proceso a través del cual
las posibilidades de empleo surgen y se materializan. Sin embargo, no inclu-
yen la variable “empleabilidad” al entender que no se trata de una caracte-
rística estática de la persona sino una cualidad sujeta a cambio continuo
resultado de una combinación de factores. Este es el motivo, argumentan,
por el que en lugar de tratar de medir y cuantificar la empleabilidad indivi-
dual se enfocan en el proceso que determina las posibilidades de una perso-
na de tener / mantener un empleo en un mercado de trabajo interno o
externo. El siguiente diagrama resume el modelo propuesto:
108 A. Forrier and L. Sels
Figure 1 The employability process model
4.1 The labour market position
Meaning
To get an idea of somebody’s chances in the labour market, it is useful to look at the
current labour market position. We indicate the current labour market position as the
Movement
Capital
(MC)
Transition
Context
Shock
Events
Ease
of
Movement
Activities to
maintain or
enhance one’s MC
Labour
Market
Position
Willingness
to
move
Opportunity
to maintain or
enhance one’s MC
Willingness
to maintain or
enhance one’s MC
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
8 FFWi
Entre los distintos elementos que componen este modelo de empleabilidad
destaca la posición relevante que ocupa el llamado “capital de movimiento”
(movement capital). Se trata del conjunto de características y competencias
de la persona que influyen en su movilidad en el mercado de trabajo (Tre-
vor, 2001). Dentro de este constructo Forrier y Sels distinguen dos dimen-
siones:
La primera es la capacidad o “know how”: las habilidades, el conocimiento
y la experiencia de la persona. A esto se suma el conocimiento del mercado
de trabajo, de las posibilidades de transición, los empleos disponibles y los
canales para acceder a ellos, algo en lo que el capital social de la persona (su
“know whom”) juega un papel instrumental (DeFillippi y Arthur, 1994).
La segunda consiste en las preferencias y expectativas de carrera de la per-
sona (lo que DeFillippi y Arthur denominan el “know why”), la motivación
de carrera del individuo y la dirección que le da a la misma.
Una perspectiva competencial:
la empleabilidad como conjunto de competencias
Van Der Heijde, C. M., y Van Der Heijden, B. I. (2006). A competence‐
based and multidimensional operationalization and measurement of emplo-
yability. Human resource management, 45(3), 449-476.
Los autores de este artículo plantean una forma de medir la empleabilidad
que se sustenta en la idea de que ciertos aspectos de los que depende la em-
pleabilidad de un individuo son independientes de su especialidad profesio-
nal. Abordan la cuestión desde un enfoque competencial, entendiendo la
empleabilidad como “la continua realización, adquisición o creación de tra-
bajo mediante un uso óptimo de competencias”. En concreto, distinguen
cinco competencias que actúan como prerrequisitos de la empleabilidad.
La primera competencia la denominan maestría ocupacional (occupational
expertise). Numerosos autores, incluyendo a Boudreau, Boswell y Judge
(2001), argumentan que la maestría es un elemento sustancial de la emplea-
bilidad. También se puede ver como una dimensión del capital humano fun-
damental para la vitalidad de las organizaciones y cuya importancia no hace
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
9 FFWi
más que crecer en el contexto de la economía del conocimiento (Van der
Heijden, 2005).
La segunda competencia la denominan anticipación y optimización (antici-
pation and optimization). No tiene que ver con la adaptabilidad en su acep-
ción más básica, sino con prepararse para cambios laborales futuros de
manera creativa con el fin de conseguir el mejor empleo y los mejores resul-
tados de carrera posibles (Bhaerman y Spill, 1988).
La tercera competencia es la flexibilidad personal (personal flexibility), refe-
rida no tanto a la flexibilidad de la persona para adaptarse a cambios en el
contenido de su trabajo como a su capacidad para adaptarse a nuevos traba-
jos y a nuevas organizaciones, y a cambios en el entorno laboral o en el
mercado de trabajo fuera de su ámbito de influencia.
La cuarta competencia es el sentido corporativo (corporate sense). Los em-
pleados cada vez trabajan más en equipo, alineados con los objetivos de la
organización y asumiendo una responsabilidad colectiva en la toma de deci-
siones (Chapman y Martin, 1995). La idea de sentido corporativo extiende
el concepto de ciudadanía organizativa (Podsakoff, MacKenzie, Paine y
Bachrach, 2000) a la participación en diferentes grupos de trabajo, como
departamentos, equipos de proyecto, comunidades de práctica y otras redes.
Va de compartir responsabilidades, conocimiento, experiencias, percepcio-
nes, objetivos, fracasos…
La quinta y última competencia de este modelo de empleabilidad es la que
sus autores denominan equilibrio (balance). Equilibrio entre los intereses en
conflicto del propio trabajador (carrera, vida familiar, ocio, salud, desarro-
llo personal) y entre los intereses en conflicto de empleado y empleador. Una
tarea no siempre fácil en un contexto donde tanto empresas como personas
se enfrentan a múltiples paradojas.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
10 FFWi
Una perspectiva actitudinal:
la empleabilidad como disposición de la persona
Fugate, M., Kinicki, A. J. (2008). A dispositional approach to employability:
Development of a measure and test of implications for employee reactions
to organizational change. Journal of Occupational and Organizational
Psychology, 81(3), 503–527.
Fugate (2006) define la “empleabilidad como disposición” como “una cons-
telación de diferencias individuales que predisponen a los empleados a adap-
tarse proactivamente a los cambios que experimenta su entorno laboral y de
carrera”. Es decir, desde esta óptica la empleabilidad facilita la identifica-
ción y realización de oportunidades de empleo tanto dentro como fuera de
la organización para la que trabaja la persona en un momento dado.
Fugate y Kinicki argumentan que existen al menos dos grandes razones para
investigar el tema de la empleabilidad desde esta perspectiva. Por una parte
la volatilidad e incertidumbre del entorno económico y tecnológico, que
obliga a las empresas a dotarse de procesos, estructuras y sistemas de traba-
jo más maleables y abiertos, donde las disposiciones individuales influyen
sobre el comportamiento y desempeño de las personas más que en contextos
más rígidos y regulados. Por otra, el hecho de que el concepto de empleabi-
lidad como disposición complementa otras definiciones de empleabilidad
desde el lado de la oferta, como las que ponen el foco en las competencias
de la persona (Van Der Heijde y Van Der Heijden, 2006) o en la percepción
de la propia empleabilidad (Rothwell y Arnold, 2007).
Un aspecto diferencial de la idea de “empleabilidad como disposición” es
que comprende características personales reactivas y proactivas. Además de
la capacidad de adaptarse reactivamente ante los cambios que surgen en su
contexto laboral, las personas que muestran esa disposición tienden a man-
tenerse permanentemente preparadas para el cambio. Es decir, tienden a
prepararse por anticipado para los cambios que prevén pueden venir en lu-
gar de esperar a que estos sucedan. En consecuencia, los empleados con esta
disposición no solo se implican en sus trabajos para adaptarse a los cambios
del entorno, sino que también, de manera proactiva, crean y materializan
nuevas oportunidades.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
11 FFWi
Dentro de este constructo de “empleabilidad como disposición” Fugate y
Kinicki distinguen cinco dimensiones:
Resiliencia laboral y de carrera (Work and career resilience): en qué
medida una persona ve con optimismo sus oportunidades profesiona-
les, siente que tiene el control de su carrera, y que realiza contribu-
ciones valiosas en su trabajo.
Apertura a cambios en el trabajo (Openness to changes at work): la
receptividad de una persona a los cambios y la percepción de que los
cambios son, en general, positivos.
Proactividad laboral y de carrera (Work and career proactivity): la
preocupación de una persona por mantenerse al tanto de los cambios
que suceden en el entorno que pueden afectar a su trabajo y a sus
oportunidades de carrera, dentro o fuera de la organización para la
que trabaja.
Motivación de carrera (Career motivation): que lleva a una persona a
diseñar planes y estrategias de desarrollo y aprendizaje para alcanzar
sus objetivos de carrera profesional.
Identidad laboral (Work identity): en qué medida una persona se de-
fine a sí misma en términos de un trabajo, una profesión o un sector
de actividad económica.
Una responsabilidad compartida
Cada vez son menos los que consideran al Estado y a los empleadores res-
ponsables de proporcionar a quienes gobiernan o emplean empleos durade-
ros y seguros, y más los que entienden que la capacidad de las personas de
tomar la iniciativa, actualizar y mejorar sus conocimientos y habilidades, y
ser flexibles y adaptables es clave para la prosperidad nacional, organizacio-
nal e individual.
Se habla de “flexiguridad”. Los cambios en los patrones de carrera y la ero-
sión de la seguridad laboral llevan a un creciente énfasis en la empleabilidad
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
12 FFWi
como base para el éxito en la carrera y el empleo. Hay quien afirma que
“estar empleado es estar en riesgo mientras que ser empleable es estar segu-
ro” (Hawkins, 1999). Los contratos formales y psicológicos entre emplea-
dores y empleados se han vuelto más transaccionales, menos relacionales, y
la lealtad ya no es una garantía de empleo continuo.
En este contexto ganan popularidad los modelos de carrera "proteicos" co-
mo el propuesto por Douglas T. Hall, quien en su libro Careers in Organi-
zations (1976) ya detectaba un tipo emergente de carrera profesional, menos
dependiente de la organización y más de la acción de la persona. Es el mis-
mo contexto en que se produce la eclosión del fenómeno freelancer, prolife-
ra la literatura de autoayuda y la idea de “marca personal” gana
predicamento entre los orientadores de carrera.
Por tanto, ahora se espera que los individuos asuman la responsabilidad
principal de su propia empleabilidad en lugar de depender de la organiza-
ción para dirigir y mantener sus carreras. Sin embargo, las organizaciones
tienen una cuota de responsabilidad en el desarrollo de la empleabilidad de
sus colaboradores que no pueden obviar. Por mucho que la persona ahora
ocupe el asiento del piloto, la empleabilidad debe ser una responsabilidad
compartida entre el empleador y el empleado (Clarke y Patrickson, 2008).
Esta cuestión debería ocupar un lugar destacado en la agenda de gestión de
personas de las empresas en unos mercados de trabajo polarizados entre
empleos para los que existe un exceso de oferta y otros donde la situación es
justo la contraria y las compañías se las ven y se las desean para atraer a sus
organizaciones a los profesionales que necesitan.
En este contexto una propuesta de empleo que contribuya al desarrollo de la
empleabilidad del individuo será sin duda algo que esos profesionales más
demandados tendrán en cuenta a la hora de decidir si colaborar o no con
esa organización. Por el contrario, si la experiencia que ofrece la empresa
nada o poco aporta a su empleabilidad difícilmente conseguirá atraerlos, los
mejores se evaporarán, y en la organización permanecerán aquellos menos
inquietos o con perfiles de los que haya un exceso de oferta en el mercado
de trabajo, lo que muy probablemente acabará redundando en una perdida
de competitividad para esa compañía. Es el denominado “efecto Mar Muer-
to” (Webster, 2008).
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
13 FFWi
Pero aun hay más. La necesidad de que las empresas se preocupen de con-
tribuir a la empleabilidad de sus personas no solo obedece a una cuestión de
competitividad, sino que también tiene una dimensión social que no pode-
mos ignorar y menos en un mundo donde la tecnología avanza muy rápido,
los conocimientos se quedan obsoletos enseguida, la vida de las empresas se
reduce y el trabajo para toda la vida ha pasado a la historia.
El problema al que nos enfrentamos es el siguiente: cuando una empresa
contrata a una persona es porque en ese momento es empleable. Es decir, la
persona reúne una serie de cualidades por las que resulta atractiva para ese
empleador. Pero una vez que esa persona comienza a trabajar en la empresa
esta experiencia puede sumar o puede restar a su empleabilidad.
Puede ser que la persona conozca a otras personas y nuevas técnicas o ad-
quiera habilidades que la hagan más competitiva en el mercado de trabajo,
pero también puede pasar que aterrice en un entorno laboral donde se em-
pleen métodos de trabajo anticuados, sus oportunidades de aprendizaje sean
muy limitadas, o aunque aprenda nuevos conocimientos estos sean tan espe-
cíficos de esa organización que difícilmente tendrán valor en otro lugar.
Lo que sucede en estos casos, cuando el trabajo no aporta o incluso reduce
la empleabilidad de la persona, depende de cual sea el perfil del profesional
afectado. Si se trata de un profesional que puede elegir para qué empresa
trabajar porque los empleadores se las ven y se las desean para encontrar
personas con su perfil lo más probable es que la persona se vaya en cuanto
se de cuenta de la situación. Si por el contrario se trata de una persona con
un perfil profesional del que hay un exceso de oferta en el mercado, trabajar
para una empresa que no se preocupa por la empleabilidad de su gente pue-
de ser su única alternativa. Hasta el día que se quedan sin empleo y se en-
cuentran con que el mercado de trabajo ha cambiado, su empleabilidad no
es la misma y les resulta muy difícil encontrar una nueva ocupación.
En este contexto las empresas, en general, pueden contribuir a la empleabi-
lidad de sus colaboradores de muy diferentes formas. Además de tener pre-
sente esa responsabilidad cuando diseñan sus procesos y estructuras y
deciden cuales son las tareas que desempeñará cada uno de sus empleados, o
cuando ponen en marcha iniciativas de job crafting, las empresas pueden
ayudar a sus colaboradores a tomar conciencia de sus fortalezas y debilida-
des y a asimilar que la empleabilidad no es una cualidad que dura para
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
14 FFWi
siempre, y menos en un escenario de cambio continuo. También pueden
ayudarles a desarrollar algunas de las cualidades de las que depende que su
empleabilidad sea sostenible en el tiempo como su resiliencia, su curiosidad,
su creatividad, sus habilidades de comunicación y colaboración, y su pen-
samiento crítico.
Claro que para llegar ahí algunos dirigentes empresariales deberán superar
el miedo a que si invierten en la empleabilidad de sus personas se incremen-
tará el riesgo de que estas se marchen a otra empresa —la denominada “pa-
radoja del manager” (Vanhercke et al., 2014)—, mientras que lo que
necesitan otros es entender que cuidar la empleabilidad de sus colaboradores
no es solo positivo para las personas directamente beneficiadas, sino que es
bueno para el conjunto de la organización, ya que la mentalidad con que se
enfrentarán esas personas a su trabajo será diferente, estarán más dispuestas
a dar lo mejor de ellas en su trabajo, y los resultados serán mejores.
¿Y tú? ¿Te sientes empleable?
Frente a la empleabilidad “objetiva” compuesta por una serie de cualidades
de la persona (competencias, actitudes, capital social, etc.) y como estas en-
cajan en un mercado de trabajo determinado, en la literatura científica sobre
empleabilidad cada vez se presta más atención a la empleabilidad “subjeti-
va” —la valoración que la persona hace de su propia empleabilidad— por la
influencia que esta percepción tiene en la capacidad de la persona de captu-
rar las oportunidades de empleo que surgen en su entorno.
Esta empleabilidad subjetiva, conocida por sus siglas en inglés SPE (Self-
Perceived Employability), hace referencia a cómo la persona interpreta sus
opciones de empleo. En este sentido Rothwell y Arnold (2007) argumentan
que esta interpretación condiciona la capacidad de la persona de navegar y
explorar un escenario donde el trabajo es flexible e incierto, ya que es la
percepción de la realidad, más que la realidad misma, lo que afecta el com-
portamiento, los sentimientos y los pensamientos de la persona ante la incer-
tidumbre.
Es así como la percepción de ser (o no ser) empleable afecta la forma en que
una persona se siente y reacciona respecto a sus oportunidades de carrera.
La percepción de ser empleable proporciona a la persona confianza para
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
15 FFWi
iniciar un proceso de búsqueda de empleo o abordar un cambio profesional,
mientras que alguien que siente que tendrá dificultades para encontrar un
nuevo trabajo puede decidir no actuar aun cuando esté deseando cambiar de
empleo (Vanhercke et al., 2014).
Respecto a las causas de esa percepción de empleabilidad, en ella influyen
tanto factores situacionales como factores individuales (Eggenhofer-Rehart
et al., 2016). Entre estos últimos, uno de los antecedentes principales de la
SPE es la autoeficacia, un factor que forma parte del capital psicológico
(PsyCap) del individuo y que influye en su desempeño.
Por lo que respecta a la relación entre autoeficacia y empleabilidad destacar
su carácter bidireccional: un mayor nivel de autoeficacia incrementa la em-
pleabilidad percibida del individuo, lo que, a su vez, induce al individuo a
actuar. Si esta acción permite un cambio de trabajo, este éxito reforzará la
autoeficacia de la persona y, en consecuencia, mejorará la percepción que
tiene de su propia empleabilidad.
Otros estudios (Dries et al., 2014) han explorado la posible relación entre la
SPE de una persona y el contrato psicológico que la une a la organización,
no hallando ninguna relación significativa entre ambos factores. Esto mues-
tra que, en general, las personas con una alta empleabilidad percibida no se
sienten en deuda con las empresas para las que trabajan por lo que su expe-
riencia en esa organización haya podido aportar a su empleabilidad, aun-
que, por otro lado, también refuta los temores, bastante comunes entre
directivos y profesionales de Recursos Humanos, de que las personas con un
alto nivel de SPE tienen una menor intención de permanecer en la empresa
que aquellas que se sienten menos empleables.
Tampoco se ha detectado ninguna relación significativa entre empleabilidad
percibida y bienestar laboral (Vanhercke et al., 2016).
De lo que sí existen evidencias, sin embargo, es de una relación positiva y
estadísticamente significativa entre la SPE de una personas y el grado en que
esta asume la responsabilidad (accountability) de su desempeño individual
(Dries, et al., 2014), posiblemente porque las personas con un alto nivel de
SPE son conscientes de que el aprendizaje y la reputación personal que deri-
van de su desempeño son dos factores que impactan positivamente en su
empleabilidad.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
16 FFWi
En cualquier caso, motivos suficientes para que las personas se preocupen de
tomar conciencia y trabajar sus percepciones respecto a su empleabilidad y
también razones para que las empresas ayuden a sus colaboradores en este
sentido.
La buena noticia es que existen numerosos instrumentos que pueden ayudar
a una persona a reflexionar de forma estructurada sobre su nivel de emplea-
bilidad y tomar conciencia de ella. Entre ellas, cuestionarios y tests como el
desarrollado por van der Heijde (2006) y el diseñado por Rothwell y Arnold
(2005) o, mucho más cerca, el Cuestionario Sociométrico de Empleabilidad,
desarrollado por el Consorcio Pactem Nord de Valencia.
Aquí también los avances tecnológicos pueden ser de ayuda para empleados
y empleadores. Ejemplo de ello son servicios como Blunder, una app que
utilizando principios de gamificación permite a las personas de una organi-
zación tomar conciencia de lo que no saben pero deberían saber; Emerj, a
través de la cual los empleados de una empresa pueden establecer de manera
autónoma relaciones de mentoring que contribuyan a su desarrollo profe-
sional; PluralSight, mediante la que los especialistas en tecnologías de última
generación pueden comprobar si realmente están a la última; o la app Guide
Your Talent, diseñada para que cualquiera pueda evaluar su propia emplea-
bilidad e identificar qué hacer para mejorarla.
Bonus track: Invertir en capital social
Uno de los aspectos sobre los que puede trabajar una persona para incre-
mentar su empleabilidad, y al que a menudo no se presta suficiente atención,
es su capital social. En este sentido, en un “paper” publicado en 2004, Fuga-
te, Kinicki y Ashforth incluyen el capital social como una de las dimensiones
de la empleabilidad junto al capital humano, la adaptabilidad personal y la
identidad de carrera.
El concepto de capital social hace referencia al valor de las redes de relacio-
nes interpersonales en la medida en que proporcionan a su poseedor infor-
mación e influencia (Adler y Kwon, 2002) y, desde la perspectiva de su
empleabilidad, le dan acceso a oportunidades laborales y de carrera.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
17 FFWi
El tamaño de la red (Seibert et al., 2001) y la fortaleza de los lazos entre sus
miembros (Higgins y Kram, 2001) modulan el potencial de una red en tér-
minos de la información y la influencia que proporciona a la persona, favo-
reciendo relaciones de solidaridad (Adler y Kwon, 2002) y reciprocidad
(Higgins y Kram, 2001). La diversidad de la red es otra característica rele-
vante, ya que condiciona la amplitud y variedad de la información y la in-
fluencia que esa red puede proporcionar a su titular (Reagans y Zuckerman,
2001).
Más en concreto, el capital social tiene importancia para la empleabilidad de
un individuo en la medida que extiende la capacidad de la persona para
identificar y acceder a oportunidades de empleo en diferentes organizaciones
y diferentes sectores (Dess y Shaw, 2001), algo que es particularmente cierto
si miembros de su red social tienen autoridad para contratar personal. Ade-
más, sabemos que las personas con un capital social bien desarrollado a me-
nudo utilizan redes informales (amigos de amigos) adicionalmente a otras
redes más formales (por ejemplo, las que puedan proporcionarles servicios
de outplacement). En esta línea, Boxman, de Graaf, y Flap (1991) demostra-
ron que los altos directivos a menudo encuentran sus empleos a través de
redes informales y que su capital social tiene un impacto positivo en su sala-
rio independiente del valor de su capital humano (conocimientos y habilida-
des).
Otro motivo por el que las redes de relaciones sociales influyen en la em-
pleabilidad de una persona es que constituyen un medio de aprendizaje fun-
damental en un contexto donde la habilidad para conectarse con diferentes
fuentes a través de las cuales acceder a nuevo conocimiento tiene más valor
para una persona que el conocimiento que esta pueda poseer en un momen-
to dado (Siemens, 2005).
Finalmente, el capital social también es relevante para la empleabilidad de
un individuo en la medida en que influye en su desempeño, pieza clave de su
reputación profesional. Y aquí entran en juego tanto las relaciones que la
persona mantiene con otras personas externas a la organización (clientes,
proveedores, inversores, etc.) como las que mantiene con sus jefes, compa-
ñeros y colaboradores. En este sentido son de destacar las investigaciones de
Groysberg, Lee y Nanda (2008) que nos advierten que el desempeño de los
empleados “estrella” de una organización no es propiedad exclusiva de cada
una de esas personas, sino una propiedad compartida, ya que depende no
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
18 FFWi
solo de sus capacidades individuales sino también de factores específicos de
la compañía para la que trabaja, entre los que destacan las relaciones que la
persona mantiene con sus compañeros. Unas relaciones entre colegas que
contribuyen directamente a ese rendimiento excepcional, y no son fáciles de
replicar en un entorno organizativo distinto. El riesgo, por tanto, es que al-
gunos de esos “star performers” decidan cambiar de empresa, en la creencia
que su éxito se debe únicamente a méritos propios, solo para descubrir que
en un nuevo contexto organizativo les resulta muy difícil alcanzar niveles de
desempeño comparables a los que lograban en su anterior organización...
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
19 FFWi
En resumen…
1. El término empleabilidad hace referencia a las posibilidades de las
personas de conseguir o mantener un empleo en un mercado de tra-
bajo determinado.
2. Se puede distinguir entre empleabilidad interna y externa, entre em-
pleabilidad objetiva y subjetiva, entre empleabilidad desde el punto
de vista de la oferta y desde el punto de vista de la demanda…
3. Desde una perspectiva sistémica la empleabilidad puede entenderse
como el proceso que determina la cualidad de empleable.
4. Desde una perspectiva competencial, es el conjunto de competencias
que actúan como prerrequisitos de la empleabilidad.
5. Desde una perspectiva actitudinal, es la predisposición a adaptarse
proactivamente a los cambios que experimenta el entorno laboral.
6. La empleabilidad es beneficiosa no solo para las personas, sino tam-
bién para las organizaciones y la sociedad en general.
7. Aunque la persona ocupa el asiento del piloto, la empleabilidad es
una responsabilidad compartida. A las empresas les interesa por una
cuestión de competitividad y por su dimensión de RSE.
8. Las empresas pueden contribuir a la empleabilidad de sus colabora-
dores a través de muchas vías: formación, trabajo por proyectos,
mentoring, coaching, job crafting...
9. La empleabilidad real de una persona depende de como esta percibe
su nivel de empleabilidad, lo que a su vez depende tanto de factores
individuales como de factores situacionales.
10. Existe una relación positiva entre esa empleabilidad subjetiva y el ni-
vel de autoeficacia de la persona, así como con el grado en que esta
se responsabiliza de su desempeño.
11. En cambio, no hay evidencias de que exista una relación entre em-
pleabilidad subjetiva y el contrato psicológico, o con el nivel de bie-
nestar laboral del empleado.
12. Uno de los principales aspectos sobre los que puede trabajar una per-
sona para incrementar su empleabilidad, pero al que a menudo no se
presta suficiente atención, es su capital social.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
20 FFWi
Referencias
Adler, P.S., Kwon, S.-W. (2002). Social Capital: Prospects for a New Con-
cept. The Academy of Management Review, 27(1), 17-40.
Bhaerman, R., Spill, R. (1988). A dialogue on employability skills: How can
they be taught? Journal of Career Development, 15, 41–52.
Boudreau, J. W., Boswell, W. R., & Judge, T. A. (2001). Effects of persona-
lity on executive career success in the United States and Europe. Journal of
Vocational Behavior, 58, 53–81.
Boxman, E.A.W., De Graaf, P.M., Flap, H. (1991). The Impact of Social
and Human Capital on the Income Attainment of Dutch Managers. Social
Networks, 13, 51-73.
Chapman, G. M., Martin, J. F. (1995). Computerized business games in
engineering education. Computers & Education, 25(1/2), 67–73.
Clarke, M., Patrickson, M. (2008). The new covenant of employability.
Employee Relations, 30(2), 121-141.
De Grip, A., Zwick, T. (2005). The employability of low-skilled workers in
the knowledge economy. Unpublished manuscript, Maastricht, the Nether-
lands. Retrieved from http://rlab. lse. ac. uk/lower/final_papers/grip. pdf.
DeFillippi, R.J., Arthur, M.B. (1994). The boundaryless career: a competen-
cy based perspective. Journal of Organizational Behaviour, 15, 307–324.
Dess, G.G., Shaw, J.D. (2001). Voluntary turnover, social capital, and orga-
nizational performance. Academy of Management Review, 26(3), 446-456.
Dries, N., Forrier, A., Vos, A., Pepermans, R. (2014). Self-perceived emplo-
yability, organization-rated potential, and the psychological contract. Jour-
nal of Managerial Psychology, 29. 565-581.
Eggenhofer-Rehart, P., Maryhofer, W., Schiffinger, M. (2016). Perceived
employability and the Great Recession: Effects of the macro-economic con-
text.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
21 FFWi
Evans, C., Nathan, M. and Simmonds, D. (1999). Employability through
Work. Manchester: Centre for Local Economic Strategies.
Feyter, M. de, Smulders, P., de Vroome, E. (2001). De inzetbaarheid van
mannelijke en vrouwelijke werknemers. Kenmerken van invloed. Tijdschrift
voor Arbeidsvraagstukken, 17(1), 47-59.
Forrier, A., Sels, L. (2003). The concept employability: a complex mosaic.
Int. J. Human Resources Development and Management, 3(2), 102-124.
Fugate, M., Kinicki, A.J., Ashforth, B.E. (2004). Employability: A psycho-
social construct, its dimensions, and applications. Journal of Vocational
Behavior, 65, 14–38.
Fugate, M. (2006). Employability. In J. Greenhaus & G. Callanan (Eds.),
Encyclopedia of career development (Vol. 1, pp. 267–271). Thousand Oaks,
CA: Sage.
Fugate, M., Kinicki, A. J. (2008). A dispositional approach to employability:
Development of a measure and test of implications for employee reactions
to organizational change. Journal of Occupational and Organizational
Psychology, 81(3), 503–527.
Groot, W., Maassen van den Brink, H. (2000). Overeducation in the labor
market: a meta-analysis. Economics of Education Review, 19(2), 149-158.
Groysberg, B., Lee, L.E., Nanda, A. (2008). Can They Take It with Them?
The Portability of Star Knowledge Workers' Performance: Myth or Reali-
ty. Management Science, 54(7), 1213 – 1230.
Hall, D. T. (1976). Careers in organizations. Pacific Palisades, Calif:
Goodyear Pub. Co.
Hawkins, P. (1999). The Art of Building Windmills, Liverpool: Graduate
into Employability Unit, University of Liverpool.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
22 FFWi
Higgins, M.C., Kram, K.E. (2001). Reconceptualizing Mentoring at Work:
A Developmental Network Perspective. The Academy of Management Re-
view, 26(2), 264-288.
Peck, J., Theodore, N. (2000) Beyond 'employability'. Cambridge Journal of
Economics, 24(6), 729–749.
Podsakoff, P. M., MacKenzie, S. B., Paine, J. B., Bachrach, D. G. (2000).
Organizational citizenship behaviors: A critical review of the theoretical and
empirical literature and suggestions for future research. Journal of Manage-
ment, 26, 513–563.
Reagans, R., Zuckerman, E.W. (2001). Networks, Diversity, and Producti-
vity: The Social Capital of Corporate R&D Teams. Organization Science,
12(4), 502-517.
Rothwell, A. T., Arnold, J. (2007). Self-perceived employability: Develop-
ment and validation of a scale. Personnel Review, 36, 23–41.
Sanders, J., De Grip, A. (2004). Training, task flexibility and the employabi-
lity of low-skilled workers. International Journal of Manpower, 25(1), 73-
89.
Seibert, S.E., Kraimer, M., Liden, R. (2001). A Social Capital Theory of Ca-
reer Success. Academy of Management Journal, 44(2), 219-237.
Siemens, G. (2005). Connectivism: A learning theory for the digital age. In-
ternational Journal of Instructional Technology and Distance Learning,
2(1), 3-10.
Thijssen, J. (2000). Employability in het brandpunt. Aanzet tot verheldering
van een diffuus fenomeen. Tijdschrift HRM, 1, 7–34.
Trevor, C. (2001). Interactions among actual ease-of-movement determi-
nants and job satisfaction in the prediction of voluntary turnover. Academy
of Management Journal, 44(4), 625.
De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad
23 FFWi
Van Der Heijde, C. M., y Van Der Heijden, B. I. (2006). A competence‐
based and multidimensional operationalization and measurement of
employability. Human resource management, 45(3), 449-476.
Van der Heijden, B. I. J. M. (2005, September 30). No one has ever promi-
sed you a rose garden. On shared responsibility and employability enhan-
cing practices throughout careers. Inaugural lecture, MSM/OU. Assen: Van
Gorcum.
Vanhercke, D., Cuyper, N. D., Peeters, E., Witte, H. D. (2014). Defining
perceived employability: a psychological approach. Personnel Review,
43(4), 592-605.
Vanhercke, D., Cuyper, N. D., Witte, H. D. (2016). Perceived employability
and well-being: An overview. Psihologia Resurselor Umane, 14(1), 8-18.
Webster, B. F. (2008, April 11). The Watware Crisis: the Dead Sea effect
[Blog post]. Retrieved from http://brucefwebster.com/2008/04/11/the-
wetware-crisis-the-dead-sea-effect/

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
kereadanae
 
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento HumanoLínea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
Universidad Católica Popular del Risaralda
 
18 gallart y lucero 2007
18 gallart y lucero 200718 gallart y lucero 2007
18 gallart y lucero 2007
FES Acatlán - UNAM
 
Categorias del talento humano y comepetencias
Categorias del talento humano y comepetencias  Categorias del talento humano y comepetencias
Categorias del talento humano y comepetencias
amyespinoza
 
Capacitacion de personal
Capacitacion de personalCapacitacion de personal
Capacitacion de personal
Cesar Ocampo
 
2.2 personal
2.2 personal2.2 personal
2.2 personal
insucoppt
 
Economia.....
Economia.....Economia.....
Economia.....
Edgar D la Rosa
 
Contablidad educativa
Contablidad educativaContablidad educativa
Contablidad educativa
sonia margarita calcina larico
 
Form prof ies
Form prof iesForm prof ies
Form prof ies
FES Acatlán - UNAM
 
Capital humano otro activo de su empresa.
Capital humano otro activo de su empresa.Capital humano otro activo de su empresa.
Capital humano otro activo de su empresa.
yezkas-yeye
 
Administracion de personal
Administracion de personalAdministracion de personal
Administracion de personal
JHONN JAIRO ANGARITA LOPEZ
 
Pdf
PdfPdf
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
albertitomonca
 
Para el taller del che. julia
Para el taller del  che. juliaPara el taller del  che. julia
Para el taller del che. julia
OsmanyAguileraAlmagu
 
El libro de las habilidades directivas
El libro de las habilidades directivasEl libro de las habilidades directivas
El libro de las habilidades directivas
Andrea Narvaez
 
Capital humano
Capital humanoCapital humano
Recursos humanos
Recursos humanosRecursos humanos
Recursos humanos
Maryluz Ramírez Ramírez
 
Cultura empresarial en estudiantes universitarios
Cultura empresarial en estudiantes universitariosCultura empresarial en estudiantes universitarios
Cultura empresarial en estudiantes universitarios
JoseLuisCedeoCevallo1
 
Lectura 4
Lectura 4Lectura 4
Lectura 4
Luis Huesca
 

La actualidad más candente (19)

Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
Dialnet promocion y-fomentodelautoempleo-1395135
 
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento HumanoLínea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
Línea de profundización Desarrollo Organizacional y Gestión de Talento Humano
 
18 gallart y lucero 2007
18 gallart y lucero 200718 gallart y lucero 2007
18 gallart y lucero 2007
 
Categorias del talento humano y comepetencias
Categorias del talento humano y comepetencias  Categorias del talento humano y comepetencias
Categorias del talento humano y comepetencias
 
Capacitacion de personal
Capacitacion de personalCapacitacion de personal
Capacitacion de personal
 
2.2 personal
2.2 personal2.2 personal
2.2 personal
 
Economia.....
Economia.....Economia.....
Economia.....
 
Contablidad educativa
Contablidad educativaContablidad educativa
Contablidad educativa
 
Form prof ies
Form prof iesForm prof ies
Form prof ies
 
Capital humano otro activo de su empresa.
Capital humano otro activo de su empresa.Capital humano otro activo de su empresa.
Capital humano otro activo de su empresa.
 
Administracion de personal
Administracion de personalAdministracion de personal
Administracion de personal
 
Pdf
PdfPdf
Pdf
 
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
LA APLICACION DEL CAPITAL INTELECTUAL DEL FACTOR HUMANO EN LA ELABORACIÓN DE ...
 
Para el taller del che. julia
Para el taller del  che. juliaPara el taller del  che. julia
Para el taller del che. julia
 
El libro de las habilidades directivas
El libro de las habilidades directivasEl libro de las habilidades directivas
El libro de las habilidades directivas
 
Capital humano
Capital humanoCapital humano
Capital humano
 
Recursos humanos
Recursos humanosRecursos humanos
Recursos humanos
 
Cultura empresarial en estudiantes universitarios
Cultura empresarial en estudiantes universitariosCultura empresarial en estudiantes universitarios
Cultura empresarial en estudiantes universitarios
 
Lectura 4
Lectura 4Lectura 4
Lectura 4
 

Similar a De que hablamos cuando hablamos de empleabilidad

Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián. Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
Daniel Manchileo Zeballos
 
PLANIFICACION. UND I.pdf
PLANIFICACION. UND I.pdfPLANIFICACION. UND I.pdf
PLANIFICACION. UND I.pdf
Rafael Quintero
 
JANET REYES REYES
JANET REYES REYESJANET REYES REYES
JANET REYES REYES
Yane Reyes
 
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head HuntingInforme OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
OBS Business School
 
Resumen de contenidos 1
Resumen de contenidos 1Resumen de contenidos 1
Resumen de contenidos 1
danilopg
 
1 er modulo diplomado talento humano
1 er modulo diplomado talento humano1 er modulo diplomado talento humano
1 er modulo diplomado talento humano
Walter Fernandez Baca Sevillano
 
Diseño curricular por competencias
Diseño curricular por competenciasDiseño curricular por competencias
Diseño curricular por competencias
SANDY cadena
 
Cúcuta 9-junio-2015-2
Cúcuta 9-junio-2015-2Cúcuta 9-junio-2015-2
Cúcuta 9-junio-2015-2
YUSNEYRA
 
Entrevista Capital Humano
Entrevista Capital HumanoEntrevista Capital Humano
Entrevista Capital Humano
Jose Antonio Latorre
 
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
Pedro Ángel
 
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
Udelas
 
Evaluación de competencias
Evaluación de competenciasEvaluación de competencias
Evaluación de competencias
Talentia Gestio
 
Gestion humana por_competencias_laborales1
Gestion humana por_competencias_laborales1Gestion humana por_competencias_laborales1
Gestion humana por_competencias_laborales1
Independent
 
Informe de recursos humanos
Informe de recursos humanosInforme de recursos humanos
Informe de recursos humanos
ruizver
 
desarrolo humano expo.pptx
desarrolo humano expo.pptxdesarrolo humano expo.pptx
desarrolo humano expo.pptx
EdinsonVasquez4
 
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentenciasDesarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
fheriver
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
996483919
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
976773607
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
976773607
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
996483919
 

Similar a De que hablamos cuando hablamos de empleabilidad (20)

Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián. Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
Informe General del Proyecto Empleo, Universidad San Sebastián.
 
PLANIFICACION. UND I.pdf
PLANIFICACION. UND I.pdfPLANIFICACION. UND I.pdf
PLANIFICACION. UND I.pdf
 
JANET REYES REYES
JANET REYES REYESJANET REYES REYES
JANET REYES REYES
 
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head HuntingInforme OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
Informe OBS: Agencias de Colocación, ETT y Head Hunting
 
Resumen de contenidos 1
Resumen de contenidos 1Resumen de contenidos 1
Resumen de contenidos 1
 
1 er modulo diplomado talento humano
1 er modulo diplomado talento humano1 er modulo diplomado talento humano
1 er modulo diplomado talento humano
 
Diseño curricular por competencias
Diseño curricular por competenciasDiseño curricular por competencias
Diseño curricular por competencias
 
Cúcuta 9-junio-2015-2
Cúcuta 9-junio-2015-2Cúcuta 9-junio-2015-2
Cúcuta 9-junio-2015-2
 
Entrevista Capital Humano
Entrevista Capital HumanoEntrevista Capital Humano
Entrevista Capital Humano
 
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
Dialnet la nociondeempleabilidad-5527496
 
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
Relaciones Humanas como medio de eficiencia en las Relaciones Laborales.
 
Evaluación de competencias
Evaluación de competenciasEvaluación de competencias
Evaluación de competencias
 
Gestion humana por_competencias_laborales1
Gestion humana por_competencias_laborales1Gestion humana por_competencias_laborales1
Gestion humana por_competencias_laborales1
 
Informe de recursos humanos
Informe de recursos humanosInforme de recursos humanos
Informe de recursos humanos
 
desarrolo humano expo.pptx
desarrolo humano expo.pptxdesarrolo humano expo.pptx
desarrolo humano expo.pptx
 
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentenciasDesarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
Desarrollo de planes de vida y carrera a travez de un esquema de compentencias
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
 
Monografia
MonografiaMonografia
Monografia
 

Más de Ximo Salas

Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y MarketingPropuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
Ximo Salas
 
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
Ximo Salas
 
Informe 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
Informe 2017 empleo y redes infoempleo AdeccoInforme 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
Informe 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
Ximo Salas
 
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
Ximo Salas
 
Estudio redes sociales 2017 iab
Estudio redes sociales 2017 iabEstudio redes sociales 2017 iab
Estudio redes sociales 2017 iab
Ximo Salas
 
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
Ximo Salas
 
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
Ximo Salas
 
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHHPresentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
Ximo Salas
 
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland BergerEstudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
Ximo Salas
 
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEOLOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
Ximo Salas
 
Informe infoempleo adecco-2015
Informe infoempleo adecco-2015Informe infoempleo adecco-2015
Informe infoempleo adecco-2015
Ximo Salas
 
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social MediaPresentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
Ximo Salas
 
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y AdeccoInforme empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
Ximo Salas
 
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
Ximo Salas
 
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
Ximo Salas
 
Estructura tradicional vs nueva ximo salas
Estructura tradicional vs nueva ximo salasEstructura tradicional vs nueva ximo salas
Estructura tradicional vs nueva ximo salas
Ximo Salas
 
Plan de reclutamiento ximo salas
Plan de reclutamiento ximo salasPlan de reclutamiento ximo salas
Plan de reclutamiento ximo salas
Ximo Salas
 
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboralArticulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
Ximo Salas
 
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
Ximo Salas
 
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
Ximo Salas
 

Más de Ximo Salas (20)

Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y MarketingPropuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
Propuestas profesionales de Ximo Salas 2019 RRHH y Marketing
 
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
Nota de prensa. Encuesta de población activa de 4º trimestre 2017 - Epa0417
 
Informe 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
Informe 2017 empleo y redes infoempleo AdeccoInforme 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
Informe 2017 empleo y redes infoempleo Adecco
 
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
2017 digital yearbook internet, social media, and mobile data
 
Estudio redes sociales 2017 iab
Estudio redes sociales 2017 iabEstudio redes sociales 2017 iab
Estudio redes sociales 2017 iab
 
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
Informe Adecco futuro del trabajo en España 2016
 
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
Conferencia de Ximo Salas en Iniciativa pymes Castellón 2016. Como conseguir...
 
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHHPresentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
Presentación servicios Ximo Salas Sistemas de Personas RRHH
 
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland BergerEstudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
Estudio digitalizacion Espana 4.0 Siemens and Roland Berger
 
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEOLOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
LOS 130 RECURSOS DEFINITIVOS PARA ENCONTRAR TU EMPLEO
 
Informe infoempleo adecco-2015
Informe infoempleo adecco-2015Informe infoempleo adecco-2015
Informe infoempleo adecco-2015
 
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social MediaPresentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
Presentación Creacommunity RRHH Recursos Humanos y Social Media
 
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y AdeccoInforme empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
Informe empleo y redes 2015 por Infoempleo y Adecco
 
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
Programa superior en liderazgo y gestión de equipos altamente efectivos en h...
 
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
Barometro 2015 bienestar y motivación de los empleados.
 
Estructura tradicional vs nueva ximo salas
Estructura tradicional vs nueva ximo salasEstructura tradicional vs nueva ximo salas
Estructura tradicional vs nueva ximo salas
 
Plan de reclutamiento ximo salas
Plan de reclutamiento ximo salasPlan de reclutamiento ximo salas
Plan de reclutamiento ximo salas
 
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboralArticulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
Articulo de la Revista TELVA Marzo sobre Empleo y reinvención laboral
 
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
Infografia resumen Estudio Manpower Proyección de empleo primer trimestre 2015
 
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
Estudio Manpower Proyección de empleo 1er trimestre 2015
 

Último

ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombianoACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
Andres258698
 
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
YosraMK1
 
proceso de una planificacion de tareas.pptx
proceso de una planificacion de tareas.pptxproceso de una planificacion de tareas.pptx
proceso de una planificacion de tareas.pptx
cesarquispeledesma
 
Formato hoja de vida minerva 1003 en word
Formato hoja de vida minerva 1003 en wordFormato hoja de vida minerva 1003 en word
Formato hoja de vida minerva 1003 en word
avantelet2016
 
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdfLIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
LucyPuerta
 
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdfTEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
wmarquinam
 

Último (6)

ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombianoACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
ACTIVIDADES RETORNO ALEGRIA instituto colombiano
 
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
POLÍTICA RETRIBUTIVA, resumen corto de lo que es.
 
proceso de una planificacion de tareas.pptx
proceso de una planificacion de tareas.pptxproceso de una planificacion de tareas.pptx
proceso de una planificacion de tareas.pptx
 
Formato hoja de vida minerva 1003 en word
Formato hoja de vida minerva 1003 en wordFormato hoja de vida minerva 1003 en word
Formato hoja de vida minerva 1003 en word
 
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdfLIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
LIBRO_ASSESSMENT_CENTER _paso a paso.pdf
 
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdfTEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
TEST PROYECTIVO DE APERCEPCIÓN TEMÁTICA (TAT).pdf
 

De que hablamos cuando hablamos de empleabilidad

  • 1. Noviembre 2017 De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad Aproximación a un constructo polisémico que cotiza al alza
  • 2. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 2 FFWi Un poco de historia Las primeras publicaciones sobre empleabilidad datan de los años cincuenta del siglo XX. En las publicaciones de esa década y de los años sesenta, la empleabilidad servía a un propósito económico: alcanzar el pleno empleo. En aquellos años de prosperidad y un mercado de trabajo tenso, el objetivo era conseguir que las personas desempleadas participasen en el sistema labo- ral. Las variables utilizadas para explicar la empleabilidad eran principal- mente factores relacionados con la actitud, como la actitud hacia el trabajo o la percepción que la persona tiene de ella misma. Las medidas que se suge- rían para promover la empleabilidad eran, sobre todo, intervenciones del gobierno para favorecer la incorporación al mercado de trabajo de personas hasta ese momento excluidas (o autoexcluidas) del mismo. A principios de los setenta, sin embargo, la situación cambió y con ella el enfoque de la literatura sobre el tema. El principal objetivo seguía siendo alcanzar el pleno empleo, pero debido a los crecientes niveles de paro el foco de atención dejó de recaer en factores relacionados con la actitud de los tra- bajadores para centrarse en sus conocimientos y habilidades. Ser empleable se había convertido en una necesidad económica para las personas. En los ochenta la literatura comenzó a prestar atención a lo que pasaba en las empresas. Se multiplicaron las publicaciones sobre lo que debían hacer las compañías para enfrentarse con éxito a un entorno en constante cambio. El término empleablidad ocupó un lugar en este debate. Se consideraba co- mo un medio para proporcionar flexibilidad a las organizaciones. Desde este punto de vista, empleabilidad hacía referencia a la polivalencia y a la movi- lidad funcional de los empleados. La empleabilidad dejó de verse como un instrumento del mercado de trabajo para pasar a considerarse un instrumen- to de RR.HH. para un mejor aprovechamiento de los equipos humanos de las empresas. El creciente dinamismo de los mercados obligaba a las compañías a conver- tirse en organizaciones más flexibles y ágiles. Había más cambios y se pro- ducían a un ritmo más rápido, lo que socavaba los planes estratégicos y organizativos, y hacía que las empresas tuviesen que buscar fórmulas para anticipar o, cuando menos, adaptarse con rapidez a esos cambios. Esos fe- nómenos imponían un replanteamiento de la forma en que se organizaba el
  • 3. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 3 FFWi trabajo en las empresas y la transición de un sistema de gestión de recursos humanos basado en el contenido del trabajo —el puesto— a un sistema de gestión de recursos humanos basado en competencias. En esos años, nuevos conceptos como la gestión de la calidad total (TQM) o el lean manufacturing moderan la división y compartimentación del trabajo y promueven la colaboración y el trabajo en equipo. Estos cambios tienen implicaciones en el perfil de los empleados que buscan las compañías y el tipo de habilidades que se necesitan. Las empresas llegan a la conclusión que su capital humano es un factor clave para su competitividad en un escenario donde la ventaja competitiva de una compañía procede cada vez más de su capacidad de reconfigurarse para anticipar o dar respuesta a las amenazas y oportunidades que surgen en su entorno… A partir de la década de los noventa se empieza a estudiar la empleabilidad de manera empírica y desde una variedad de disciplinas, incluyendo la ad- ministración de empresas, la gestión de recursos humanos, psicología, edu- cación, orientación laboral, etc. La literatura se enfoca en la capacidad del individuo de mantener un empleo en el mercado de trabajo interno o ex- terno. Es el individuo, y no la administración pública, quien se perfila como el principal actor. La empleabilidad se relaciona con el denominado “con- trato psicológico” que vincula a empleados y empleadores. De acuerdo a este contrato psicológico, las empresas esperan que sus empleados asuman el protagonismo de la gestión de sus carreras profesionales. A cambio, los em- pleados esperan de sus empleadores apoyo y un contexto laboral que con- tribuya positivamente a su empleabilidad. Es también, a partir de esa década, cuando se vuelve a prestar atención a la empleabilidad en cuanto instrumento del mercado laboral. Pero algo ha cambiado respecto al enfoque que se le daba al tema en las décadas de los años sesenta y setenta. La empleabilidad ya no se considera importante solo para las personas desempleadas, sino para toda la población activa de un país. La empleabilidad empieza a verse como una alternativa a la seguridad en el empleo (“flexiguridad”). Ya no solo importa estimular la incorpora- ción o reincorporación al mercado de trabajo de personas menos favoreci- das, sino también asegurar posibilidades de carrera dentro y fuera de los límites de las organizaciones.
  • 4. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 4 FFWi Con esta filosofía la Organización Internacional del Trabajo crea su Servicio de Conocimientos Teóricos y Prácticos y Empleabilidad que realiza investi- gación comparativa y proporciona directrices y asistencia técnica a sus miembros en tres áreas: a) vincular la capacitación a las necesidades actuales del mercado laboral, así como anticipar y desarrollar competencias para los empleos del futuro; b) crear sistemas de aprendizaje de calidad e incorporar habilidades básicas en la capacitación para jóvenes; y c) ampliar el acceso a la capacitación relacionada con el empleo en las comunidades rurales a fin de mejorar los medios de subsistencia, reducir la pobreza y equipar el traba- jo de mujeres y hombres. Por su parte, la Unión Europea incluye la empleabilidad como un pilar fun- damental de su agenda Europa 2020 respaldado por el Programa de Nuevas Competencias para Nuevos Empleos y la Plataforma Europea contra la Po- breza y la Exclusión Social: “Los Estados miembros, en cooperación con los interlocutores sociales, de- ben promover la productividad y la empleabilidad a través de una oferta adecuada de conocimientos, cualificaciones y competencias pertinentes. A tal fin, los Estados miembros deben realizar las inversiones necesarias en todos los sistemas educativos y de formación, a fin de aumentar su eficacia y eficiencia en la mejora de la cualificación y las competencias de la mano de obra, de modo que esta pueda anticipar y responder mejor a la rápida evo- lución de las necesidades de unos mercados de trabajo dinámicos en una economía cada vez más digital y en el contexto de los cambios tecnológicos, medioambientales y demográficos. Los Estados miembros deben intensificar los esfuerzos para mejorar el acceso de todos a un aprendizaje permanente de calidad y aplicar estrategias de envejecimiento activo que permitan la prolongación de la vida laboral…” Un constructo polisémico Es importante señalar que no existe una definición única de empleabilidad. Una fórmula simple sería entenderla como la “cualidad de ser empleable”. El Diccionario de la Real Academia Española, por su parte, la define como el “conjunto de aptitudes y actitudes que permiten a una persona conseguir y conservar un empleo”.
  • 5. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 5 FFWi Algunos académicos diferencian entre dos tipos de empleabilidad. De un lado, la “empleabilidad interna” que establece el nivel de competitividad de un trabajador dentro de la empresa, y que representa las capacidades profe- sionales que tiene que desarrollar para que su perfil se ajuste a las necesida- des de la organización (Sanders y De Grip, 2004). De otro, la “empleabilidad externa”, que determina el nivel de competitividad de un trabajador en el mercado laboral, y que se refiere a su capacidad y voluntad para cambiar a un puesto similar o diferente en otra empresa (De Grip y Zwick, 2005). Otros autores distinguen entre aproximaciones a la empleabilidad desde el lado de la demanda, que consideran factores de contexto y otros externos al individuo, y aproximaciones desde el lado de la oferta, que se centran en atributos personales (Evans, Nathan y Simmonds, 1999). También hay quien, siguiendo otro criterio, diferencia entre una empleabili- dad “objetiva”, compuesta por una serie de cualidades de la persona y el encaje de estas cualidades en un mercado de trabajo, y una empleabilidad “subjetiva”, es decir, cómo valora la persona su propia empleabilidad. Thijssen (2000) señala que el término empleabilidad, en cuanto indicador de las posibilidades de trabajar que tienen las personas, puede adquirir diferen- tes significados dependiendo de la perspectiva desde la que se contemple el término “trabajo”: 1. Si se habla de “trabajo” desde el punto de vista de la sociedad y las administraciones públicas, la empleabilidad se puede ver como un in- dicador de las posibilidades de alcanzar el pleno empleo en un deter- minado mercado de trabajo. 2. Si se considera el trabajo desde la perspectiva de un empleador, la empleabilidad puede entenderse como un indicador de sus posibili- dades de conseguir cubrir sus necesidades con la oferta disponible en el mercado de trabajo (interno o externo). 3. Si se contempla el trabajo desde el punto de vista de un individuo, la empleabilidad es un indicador de sus oportunidades de empleo o ca- rrera profesional. Thijssen también observa una estratificación en las diferentes definiciones del término empleabilidad y distingue entre una definición restrictiva o nu-
  • 6. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 6 FFWi clear (core), una definición más amplia y una definición comprehensiva del término. La definición más restrictiva de empleabilidad se centra en la capacidad de la persona para desempeñar, en el momento actual, una variedad de funcio- nes en un mercado de trabajo determinado. Aquí también encajan otras de- finiciones, como las que entienden la empleabilidad como “el número de tareas que se le puede asignar a un trabajador” (Groot y Maasen van den Brink, 2000), o como “la capacidad de los empleados de llevar a cabo ade- cuadamente varias tareas y funciones” (Feyter et al., 2001). En la segunda definición, más amplia, además de la capacidad de la persona, se incluye su voluntad de usar y potenciar esa capacidad. En este sentido la empleabilidad se entiende como el conjunto de factores individuales que influyen en el posicionamiento futuro de la persona en un determinado seg- mento del mercado de trabajo. En esta misma línea Peck y Theodore (2000) definen la empleabilidad como “el conjunto de características del trabaja- dor, incluyendo sus actitudes hacia el trabajo, expectativas sobre empleo y salarios, y comportamientos tanto en el mercado laboral como en su traba- jo, que determinan sus posibilidades de empleo”. Finalmente, la definición comprehensiva de empleabilidad incluye, además de los factores anteriormente señalados, factores contextuales que favorecen o inhiben el uso efectivo de la empleabilidad, como la formación que pro- porcionan los empleadores, o la situación del mercado de trabajo. Desde esta perspectiva, Thijsen describe la empleabilidad como “todos los factores individuales y de contexto que influyen sobre la posición futura de la perso- na en un mercado de trabajo dado”. En esta misma línea el Joint Research Center de la Comisión Europea entiende que la empleabilidad está compues- ta de cuatro elementos: a) habilidades, actitudes y conductas, b) circunstan- cias contextuales individuales, c) cultura de trabajo y d) mercado laboral. A fin de ilustrar las múltiples acepciones del término empleabilidad a conti- nuación presentamos, con mayor detalle, tres constructos distintos de em- pleabilidad desarrollados por diferentes autores que nos parecen particularmente relevantes:
  • 7. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 7 FFWi Una perspectiva sistémica: la empleabilidad como proceso o sistema Forrier, A., Sels, L. (2003). The concept employability: a complex mosaic. Int. J. Human Resources Development and Management, 3(2), 102-124. Forrier y Sels parten de una definición comprehensiva de empleabilidad se- gún la cual las posibilidades de un individuo de conseguir o mantener un empleo en un mercado de trabajo interno o externo dependen de las habili- dades y la voluntad de la persona, pero también de la realidad del contexto. En este artículo definen un modelo que describe el proceso a través del cual las posibilidades de empleo surgen y se materializan. Sin embargo, no inclu- yen la variable “empleabilidad” al entender que no se trata de una caracte- rística estática de la persona sino una cualidad sujeta a cambio continuo resultado de una combinación de factores. Este es el motivo, argumentan, por el que en lugar de tratar de medir y cuantificar la empleabilidad indivi- dual se enfocan en el proceso que determina las posibilidades de una perso- na de tener / mantener un empleo en un mercado de trabajo interno o externo. El siguiente diagrama resume el modelo propuesto: 108 A. Forrier and L. Sels Figure 1 The employability process model 4.1 The labour market position Meaning To get an idea of somebody’s chances in the labour market, it is useful to look at the current labour market position. We indicate the current labour market position as the Movement Capital (MC) Transition Context Shock Events Ease of Movement Activities to maintain or enhance one’s MC Labour Market Position Willingness to move Opportunity to maintain or enhance one’s MC Willingness to maintain or enhance one’s MC
  • 8. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 8 FFWi Entre los distintos elementos que componen este modelo de empleabilidad destaca la posición relevante que ocupa el llamado “capital de movimiento” (movement capital). Se trata del conjunto de características y competencias de la persona que influyen en su movilidad en el mercado de trabajo (Tre- vor, 2001). Dentro de este constructo Forrier y Sels distinguen dos dimen- siones: La primera es la capacidad o “know how”: las habilidades, el conocimiento y la experiencia de la persona. A esto se suma el conocimiento del mercado de trabajo, de las posibilidades de transición, los empleos disponibles y los canales para acceder a ellos, algo en lo que el capital social de la persona (su “know whom”) juega un papel instrumental (DeFillippi y Arthur, 1994). La segunda consiste en las preferencias y expectativas de carrera de la per- sona (lo que DeFillippi y Arthur denominan el “know why”), la motivación de carrera del individuo y la dirección que le da a la misma. Una perspectiva competencial: la empleabilidad como conjunto de competencias Van Der Heijde, C. M., y Van Der Heijden, B. I. (2006). A competence‐ based and multidimensional operationalization and measurement of emplo- yability. Human resource management, 45(3), 449-476. Los autores de este artículo plantean una forma de medir la empleabilidad que se sustenta en la idea de que ciertos aspectos de los que depende la em- pleabilidad de un individuo son independientes de su especialidad profesio- nal. Abordan la cuestión desde un enfoque competencial, entendiendo la empleabilidad como “la continua realización, adquisición o creación de tra- bajo mediante un uso óptimo de competencias”. En concreto, distinguen cinco competencias que actúan como prerrequisitos de la empleabilidad. La primera competencia la denominan maestría ocupacional (occupational expertise). Numerosos autores, incluyendo a Boudreau, Boswell y Judge (2001), argumentan que la maestría es un elemento sustancial de la emplea- bilidad. También se puede ver como una dimensión del capital humano fun- damental para la vitalidad de las organizaciones y cuya importancia no hace
  • 9. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 9 FFWi más que crecer en el contexto de la economía del conocimiento (Van der Heijden, 2005). La segunda competencia la denominan anticipación y optimización (antici- pation and optimization). No tiene que ver con la adaptabilidad en su acep- ción más básica, sino con prepararse para cambios laborales futuros de manera creativa con el fin de conseguir el mejor empleo y los mejores resul- tados de carrera posibles (Bhaerman y Spill, 1988). La tercera competencia es la flexibilidad personal (personal flexibility), refe- rida no tanto a la flexibilidad de la persona para adaptarse a cambios en el contenido de su trabajo como a su capacidad para adaptarse a nuevos traba- jos y a nuevas organizaciones, y a cambios en el entorno laboral o en el mercado de trabajo fuera de su ámbito de influencia. La cuarta competencia es el sentido corporativo (corporate sense). Los em- pleados cada vez trabajan más en equipo, alineados con los objetivos de la organización y asumiendo una responsabilidad colectiva en la toma de deci- siones (Chapman y Martin, 1995). La idea de sentido corporativo extiende el concepto de ciudadanía organizativa (Podsakoff, MacKenzie, Paine y Bachrach, 2000) a la participación en diferentes grupos de trabajo, como departamentos, equipos de proyecto, comunidades de práctica y otras redes. Va de compartir responsabilidades, conocimiento, experiencias, percepcio- nes, objetivos, fracasos… La quinta y última competencia de este modelo de empleabilidad es la que sus autores denominan equilibrio (balance). Equilibrio entre los intereses en conflicto del propio trabajador (carrera, vida familiar, ocio, salud, desarro- llo personal) y entre los intereses en conflicto de empleado y empleador. Una tarea no siempre fácil en un contexto donde tanto empresas como personas se enfrentan a múltiples paradojas.
  • 10. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 10 FFWi Una perspectiva actitudinal: la empleabilidad como disposición de la persona Fugate, M., Kinicki, A. J. (2008). A dispositional approach to employability: Development of a measure and test of implications for employee reactions to organizational change. Journal of Occupational and Organizational Psychology, 81(3), 503–527. Fugate (2006) define la “empleabilidad como disposición” como “una cons- telación de diferencias individuales que predisponen a los empleados a adap- tarse proactivamente a los cambios que experimenta su entorno laboral y de carrera”. Es decir, desde esta óptica la empleabilidad facilita la identifica- ción y realización de oportunidades de empleo tanto dentro como fuera de la organización para la que trabaja la persona en un momento dado. Fugate y Kinicki argumentan que existen al menos dos grandes razones para investigar el tema de la empleabilidad desde esta perspectiva. Por una parte la volatilidad e incertidumbre del entorno económico y tecnológico, que obliga a las empresas a dotarse de procesos, estructuras y sistemas de traba- jo más maleables y abiertos, donde las disposiciones individuales influyen sobre el comportamiento y desempeño de las personas más que en contextos más rígidos y regulados. Por otra, el hecho de que el concepto de empleabi- lidad como disposición complementa otras definiciones de empleabilidad desde el lado de la oferta, como las que ponen el foco en las competencias de la persona (Van Der Heijde y Van Der Heijden, 2006) o en la percepción de la propia empleabilidad (Rothwell y Arnold, 2007). Un aspecto diferencial de la idea de “empleabilidad como disposición” es que comprende características personales reactivas y proactivas. Además de la capacidad de adaptarse reactivamente ante los cambios que surgen en su contexto laboral, las personas que muestran esa disposición tienden a man- tenerse permanentemente preparadas para el cambio. Es decir, tienden a prepararse por anticipado para los cambios que prevén pueden venir en lu- gar de esperar a que estos sucedan. En consecuencia, los empleados con esta disposición no solo se implican en sus trabajos para adaptarse a los cambios del entorno, sino que también, de manera proactiva, crean y materializan nuevas oportunidades.
  • 11. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 11 FFWi Dentro de este constructo de “empleabilidad como disposición” Fugate y Kinicki distinguen cinco dimensiones: Resiliencia laboral y de carrera (Work and career resilience): en qué medida una persona ve con optimismo sus oportunidades profesiona- les, siente que tiene el control de su carrera, y que realiza contribu- ciones valiosas en su trabajo. Apertura a cambios en el trabajo (Openness to changes at work): la receptividad de una persona a los cambios y la percepción de que los cambios son, en general, positivos. Proactividad laboral y de carrera (Work and career proactivity): la preocupación de una persona por mantenerse al tanto de los cambios que suceden en el entorno que pueden afectar a su trabajo y a sus oportunidades de carrera, dentro o fuera de la organización para la que trabaja. Motivación de carrera (Career motivation): que lleva a una persona a diseñar planes y estrategias de desarrollo y aprendizaje para alcanzar sus objetivos de carrera profesional. Identidad laboral (Work identity): en qué medida una persona se de- fine a sí misma en términos de un trabajo, una profesión o un sector de actividad económica. Una responsabilidad compartida Cada vez son menos los que consideran al Estado y a los empleadores res- ponsables de proporcionar a quienes gobiernan o emplean empleos durade- ros y seguros, y más los que entienden que la capacidad de las personas de tomar la iniciativa, actualizar y mejorar sus conocimientos y habilidades, y ser flexibles y adaptables es clave para la prosperidad nacional, organizacio- nal e individual. Se habla de “flexiguridad”. Los cambios en los patrones de carrera y la ero- sión de la seguridad laboral llevan a un creciente énfasis en la empleabilidad
  • 12. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 12 FFWi como base para el éxito en la carrera y el empleo. Hay quien afirma que “estar empleado es estar en riesgo mientras que ser empleable es estar segu- ro” (Hawkins, 1999). Los contratos formales y psicológicos entre emplea- dores y empleados se han vuelto más transaccionales, menos relacionales, y la lealtad ya no es una garantía de empleo continuo. En este contexto ganan popularidad los modelos de carrera "proteicos" co- mo el propuesto por Douglas T. Hall, quien en su libro Careers in Organi- zations (1976) ya detectaba un tipo emergente de carrera profesional, menos dependiente de la organización y más de la acción de la persona. Es el mis- mo contexto en que se produce la eclosión del fenómeno freelancer, prolife- ra la literatura de autoayuda y la idea de “marca personal” gana predicamento entre los orientadores de carrera. Por tanto, ahora se espera que los individuos asuman la responsabilidad principal de su propia empleabilidad en lugar de depender de la organiza- ción para dirigir y mantener sus carreras. Sin embargo, las organizaciones tienen una cuota de responsabilidad en el desarrollo de la empleabilidad de sus colaboradores que no pueden obviar. Por mucho que la persona ahora ocupe el asiento del piloto, la empleabilidad debe ser una responsabilidad compartida entre el empleador y el empleado (Clarke y Patrickson, 2008). Esta cuestión debería ocupar un lugar destacado en la agenda de gestión de personas de las empresas en unos mercados de trabajo polarizados entre empleos para los que existe un exceso de oferta y otros donde la situación es justo la contraria y las compañías se las ven y se las desean para atraer a sus organizaciones a los profesionales que necesitan. En este contexto una propuesta de empleo que contribuya al desarrollo de la empleabilidad del individuo será sin duda algo que esos profesionales más demandados tendrán en cuenta a la hora de decidir si colaborar o no con esa organización. Por el contrario, si la experiencia que ofrece la empresa nada o poco aporta a su empleabilidad difícilmente conseguirá atraerlos, los mejores se evaporarán, y en la organización permanecerán aquellos menos inquietos o con perfiles de los que haya un exceso de oferta en el mercado de trabajo, lo que muy probablemente acabará redundando en una perdida de competitividad para esa compañía. Es el denominado “efecto Mar Muer- to” (Webster, 2008).
  • 13. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 13 FFWi Pero aun hay más. La necesidad de que las empresas se preocupen de con- tribuir a la empleabilidad de sus personas no solo obedece a una cuestión de competitividad, sino que también tiene una dimensión social que no pode- mos ignorar y menos en un mundo donde la tecnología avanza muy rápido, los conocimientos se quedan obsoletos enseguida, la vida de las empresas se reduce y el trabajo para toda la vida ha pasado a la historia. El problema al que nos enfrentamos es el siguiente: cuando una empresa contrata a una persona es porque en ese momento es empleable. Es decir, la persona reúne una serie de cualidades por las que resulta atractiva para ese empleador. Pero una vez que esa persona comienza a trabajar en la empresa esta experiencia puede sumar o puede restar a su empleabilidad. Puede ser que la persona conozca a otras personas y nuevas técnicas o ad- quiera habilidades que la hagan más competitiva en el mercado de trabajo, pero también puede pasar que aterrice en un entorno laboral donde se em- pleen métodos de trabajo anticuados, sus oportunidades de aprendizaje sean muy limitadas, o aunque aprenda nuevos conocimientos estos sean tan espe- cíficos de esa organización que difícilmente tendrán valor en otro lugar. Lo que sucede en estos casos, cuando el trabajo no aporta o incluso reduce la empleabilidad de la persona, depende de cual sea el perfil del profesional afectado. Si se trata de un profesional que puede elegir para qué empresa trabajar porque los empleadores se las ven y se las desean para encontrar personas con su perfil lo más probable es que la persona se vaya en cuanto se de cuenta de la situación. Si por el contrario se trata de una persona con un perfil profesional del que hay un exceso de oferta en el mercado, trabajar para una empresa que no se preocupa por la empleabilidad de su gente pue- de ser su única alternativa. Hasta el día que se quedan sin empleo y se en- cuentran con que el mercado de trabajo ha cambiado, su empleabilidad no es la misma y les resulta muy difícil encontrar una nueva ocupación. En este contexto las empresas, en general, pueden contribuir a la empleabi- lidad de sus colaboradores de muy diferentes formas. Además de tener pre- sente esa responsabilidad cuando diseñan sus procesos y estructuras y deciden cuales son las tareas que desempeñará cada uno de sus empleados, o cuando ponen en marcha iniciativas de job crafting, las empresas pueden ayudar a sus colaboradores a tomar conciencia de sus fortalezas y debilida- des y a asimilar que la empleabilidad no es una cualidad que dura para
  • 14. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 14 FFWi siempre, y menos en un escenario de cambio continuo. También pueden ayudarles a desarrollar algunas de las cualidades de las que depende que su empleabilidad sea sostenible en el tiempo como su resiliencia, su curiosidad, su creatividad, sus habilidades de comunicación y colaboración, y su pen- samiento crítico. Claro que para llegar ahí algunos dirigentes empresariales deberán superar el miedo a que si invierten en la empleabilidad de sus personas se incremen- tará el riesgo de que estas se marchen a otra empresa —la denominada “pa- radoja del manager” (Vanhercke et al., 2014)—, mientras que lo que necesitan otros es entender que cuidar la empleabilidad de sus colaboradores no es solo positivo para las personas directamente beneficiadas, sino que es bueno para el conjunto de la organización, ya que la mentalidad con que se enfrentarán esas personas a su trabajo será diferente, estarán más dispuestas a dar lo mejor de ellas en su trabajo, y los resultados serán mejores. ¿Y tú? ¿Te sientes empleable? Frente a la empleabilidad “objetiva” compuesta por una serie de cualidades de la persona (competencias, actitudes, capital social, etc.) y como estas en- cajan en un mercado de trabajo determinado, en la literatura científica sobre empleabilidad cada vez se presta más atención a la empleabilidad “subjeti- va” —la valoración que la persona hace de su propia empleabilidad— por la influencia que esta percepción tiene en la capacidad de la persona de captu- rar las oportunidades de empleo que surgen en su entorno. Esta empleabilidad subjetiva, conocida por sus siglas en inglés SPE (Self- Perceived Employability), hace referencia a cómo la persona interpreta sus opciones de empleo. En este sentido Rothwell y Arnold (2007) argumentan que esta interpretación condiciona la capacidad de la persona de navegar y explorar un escenario donde el trabajo es flexible e incierto, ya que es la percepción de la realidad, más que la realidad misma, lo que afecta el com- portamiento, los sentimientos y los pensamientos de la persona ante la incer- tidumbre. Es así como la percepción de ser (o no ser) empleable afecta la forma en que una persona se siente y reacciona respecto a sus oportunidades de carrera. La percepción de ser empleable proporciona a la persona confianza para
  • 15. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 15 FFWi iniciar un proceso de búsqueda de empleo o abordar un cambio profesional, mientras que alguien que siente que tendrá dificultades para encontrar un nuevo trabajo puede decidir no actuar aun cuando esté deseando cambiar de empleo (Vanhercke et al., 2014). Respecto a las causas de esa percepción de empleabilidad, en ella influyen tanto factores situacionales como factores individuales (Eggenhofer-Rehart et al., 2016). Entre estos últimos, uno de los antecedentes principales de la SPE es la autoeficacia, un factor que forma parte del capital psicológico (PsyCap) del individuo y que influye en su desempeño. Por lo que respecta a la relación entre autoeficacia y empleabilidad destacar su carácter bidireccional: un mayor nivel de autoeficacia incrementa la em- pleabilidad percibida del individuo, lo que, a su vez, induce al individuo a actuar. Si esta acción permite un cambio de trabajo, este éxito reforzará la autoeficacia de la persona y, en consecuencia, mejorará la percepción que tiene de su propia empleabilidad. Otros estudios (Dries et al., 2014) han explorado la posible relación entre la SPE de una persona y el contrato psicológico que la une a la organización, no hallando ninguna relación significativa entre ambos factores. Esto mues- tra que, en general, las personas con una alta empleabilidad percibida no se sienten en deuda con las empresas para las que trabajan por lo que su expe- riencia en esa organización haya podido aportar a su empleabilidad, aun- que, por otro lado, también refuta los temores, bastante comunes entre directivos y profesionales de Recursos Humanos, de que las personas con un alto nivel de SPE tienen una menor intención de permanecer en la empresa que aquellas que se sienten menos empleables. Tampoco se ha detectado ninguna relación significativa entre empleabilidad percibida y bienestar laboral (Vanhercke et al., 2016). De lo que sí existen evidencias, sin embargo, es de una relación positiva y estadísticamente significativa entre la SPE de una personas y el grado en que esta asume la responsabilidad (accountability) de su desempeño individual (Dries, et al., 2014), posiblemente porque las personas con un alto nivel de SPE son conscientes de que el aprendizaje y la reputación personal que deri- van de su desempeño son dos factores que impactan positivamente en su empleabilidad.
  • 16. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 16 FFWi En cualquier caso, motivos suficientes para que las personas se preocupen de tomar conciencia y trabajar sus percepciones respecto a su empleabilidad y también razones para que las empresas ayuden a sus colaboradores en este sentido. La buena noticia es que existen numerosos instrumentos que pueden ayudar a una persona a reflexionar de forma estructurada sobre su nivel de emplea- bilidad y tomar conciencia de ella. Entre ellas, cuestionarios y tests como el desarrollado por van der Heijde (2006) y el diseñado por Rothwell y Arnold (2005) o, mucho más cerca, el Cuestionario Sociométrico de Empleabilidad, desarrollado por el Consorcio Pactem Nord de Valencia. Aquí también los avances tecnológicos pueden ser de ayuda para empleados y empleadores. Ejemplo de ello son servicios como Blunder, una app que utilizando principios de gamificación permite a las personas de una organi- zación tomar conciencia de lo que no saben pero deberían saber; Emerj, a través de la cual los empleados de una empresa pueden establecer de manera autónoma relaciones de mentoring que contribuyan a su desarrollo profe- sional; PluralSight, mediante la que los especialistas en tecnologías de última generación pueden comprobar si realmente están a la última; o la app Guide Your Talent, diseñada para que cualquiera pueda evaluar su propia emplea- bilidad e identificar qué hacer para mejorarla. Bonus track: Invertir en capital social Uno de los aspectos sobre los que puede trabajar una persona para incre- mentar su empleabilidad, y al que a menudo no se presta suficiente atención, es su capital social. En este sentido, en un “paper” publicado en 2004, Fuga- te, Kinicki y Ashforth incluyen el capital social como una de las dimensiones de la empleabilidad junto al capital humano, la adaptabilidad personal y la identidad de carrera. El concepto de capital social hace referencia al valor de las redes de relacio- nes interpersonales en la medida en que proporcionan a su poseedor infor- mación e influencia (Adler y Kwon, 2002) y, desde la perspectiva de su empleabilidad, le dan acceso a oportunidades laborales y de carrera.
  • 17. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 17 FFWi El tamaño de la red (Seibert et al., 2001) y la fortaleza de los lazos entre sus miembros (Higgins y Kram, 2001) modulan el potencial de una red en tér- minos de la información y la influencia que proporciona a la persona, favo- reciendo relaciones de solidaridad (Adler y Kwon, 2002) y reciprocidad (Higgins y Kram, 2001). La diversidad de la red es otra característica rele- vante, ya que condiciona la amplitud y variedad de la información y la in- fluencia que esa red puede proporcionar a su titular (Reagans y Zuckerman, 2001). Más en concreto, el capital social tiene importancia para la empleabilidad de un individuo en la medida que extiende la capacidad de la persona para identificar y acceder a oportunidades de empleo en diferentes organizaciones y diferentes sectores (Dess y Shaw, 2001), algo que es particularmente cierto si miembros de su red social tienen autoridad para contratar personal. Ade- más, sabemos que las personas con un capital social bien desarrollado a me- nudo utilizan redes informales (amigos de amigos) adicionalmente a otras redes más formales (por ejemplo, las que puedan proporcionarles servicios de outplacement). En esta línea, Boxman, de Graaf, y Flap (1991) demostra- ron que los altos directivos a menudo encuentran sus empleos a través de redes informales y que su capital social tiene un impacto positivo en su sala- rio independiente del valor de su capital humano (conocimientos y habilida- des). Otro motivo por el que las redes de relaciones sociales influyen en la em- pleabilidad de una persona es que constituyen un medio de aprendizaje fun- damental en un contexto donde la habilidad para conectarse con diferentes fuentes a través de las cuales acceder a nuevo conocimiento tiene más valor para una persona que el conocimiento que esta pueda poseer en un momen- to dado (Siemens, 2005). Finalmente, el capital social también es relevante para la empleabilidad de un individuo en la medida en que influye en su desempeño, pieza clave de su reputación profesional. Y aquí entran en juego tanto las relaciones que la persona mantiene con otras personas externas a la organización (clientes, proveedores, inversores, etc.) como las que mantiene con sus jefes, compa- ñeros y colaboradores. En este sentido son de destacar las investigaciones de Groysberg, Lee y Nanda (2008) que nos advierten que el desempeño de los empleados “estrella” de una organización no es propiedad exclusiva de cada una de esas personas, sino una propiedad compartida, ya que depende no
  • 18. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 18 FFWi solo de sus capacidades individuales sino también de factores específicos de la compañía para la que trabaja, entre los que destacan las relaciones que la persona mantiene con sus compañeros. Unas relaciones entre colegas que contribuyen directamente a ese rendimiento excepcional, y no son fáciles de replicar en un entorno organizativo distinto. El riesgo, por tanto, es que al- gunos de esos “star performers” decidan cambiar de empresa, en la creencia que su éxito se debe únicamente a méritos propios, solo para descubrir que en un nuevo contexto organizativo les resulta muy difícil alcanzar niveles de desempeño comparables a los que lograban en su anterior organización...
  • 19. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 19 FFWi En resumen… 1. El término empleabilidad hace referencia a las posibilidades de las personas de conseguir o mantener un empleo en un mercado de tra- bajo determinado. 2. Se puede distinguir entre empleabilidad interna y externa, entre em- pleabilidad objetiva y subjetiva, entre empleabilidad desde el punto de vista de la oferta y desde el punto de vista de la demanda… 3. Desde una perspectiva sistémica la empleabilidad puede entenderse como el proceso que determina la cualidad de empleable. 4. Desde una perspectiva competencial, es el conjunto de competencias que actúan como prerrequisitos de la empleabilidad. 5. Desde una perspectiva actitudinal, es la predisposición a adaptarse proactivamente a los cambios que experimenta el entorno laboral. 6. La empleabilidad es beneficiosa no solo para las personas, sino tam- bién para las organizaciones y la sociedad en general. 7. Aunque la persona ocupa el asiento del piloto, la empleabilidad es una responsabilidad compartida. A las empresas les interesa por una cuestión de competitividad y por su dimensión de RSE. 8. Las empresas pueden contribuir a la empleabilidad de sus colabora- dores a través de muchas vías: formación, trabajo por proyectos, mentoring, coaching, job crafting... 9. La empleabilidad real de una persona depende de como esta percibe su nivel de empleabilidad, lo que a su vez depende tanto de factores individuales como de factores situacionales. 10. Existe una relación positiva entre esa empleabilidad subjetiva y el ni- vel de autoeficacia de la persona, así como con el grado en que esta se responsabiliza de su desempeño. 11. En cambio, no hay evidencias de que exista una relación entre em- pleabilidad subjetiva y el contrato psicológico, o con el nivel de bie- nestar laboral del empleado. 12. Uno de los principales aspectos sobre los que puede trabajar una per- sona para incrementar su empleabilidad, pero al que a menudo no se presta suficiente atención, es su capital social.
  • 20. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 20 FFWi Referencias Adler, P.S., Kwon, S.-W. (2002). Social Capital: Prospects for a New Con- cept. The Academy of Management Review, 27(1), 17-40. Bhaerman, R., Spill, R. (1988). A dialogue on employability skills: How can they be taught? Journal of Career Development, 15, 41–52. Boudreau, J. W., Boswell, W. R., & Judge, T. A. (2001). Effects of persona- lity on executive career success in the United States and Europe. Journal of Vocational Behavior, 58, 53–81. Boxman, E.A.W., De Graaf, P.M., Flap, H. (1991). The Impact of Social and Human Capital on the Income Attainment of Dutch Managers. Social Networks, 13, 51-73. Chapman, G. M., Martin, J. F. (1995). Computerized business games in engineering education. Computers & Education, 25(1/2), 67–73. Clarke, M., Patrickson, M. (2008). The new covenant of employability. Employee Relations, 30(2), 121-141. De Grip, A., Zwick, T. (2005). The employability of low-skilled workers in the knowledge economy. Unpublished manuscript, Maastricht, the Nether- lands. Retrieved from http://rlab. lse. ac. uk/lower/final_papers/grip. pdf. DeFillippi, R.J., Arthur, M.B. (1994). The boundaryless career: a competen- cy based perspective. Journal of Organizational Behaviour, 15, 307–324. Dess, G.G., Shaw, J.D. (2001). Voluntary turnover, social capital, and orga- nizational performance. Academy of Management Review, 26(3), 446-456. Dries, N., Forrier, A., Vos, A., Pepermans, R. (2014). Self-perceived emplo- yability, organization-rated potential, and the psychological contract. Jour- nal of Managerial Psychology, 29. 565-581. Eggenhofer-Rehart, P., Maryhofer, W., Schiffinger, M. (2016). Perceived employability and the Great Recession: Effects of the macro-economic con- text.
  • 21. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 21 FFWi Evans, C., Nathan, M. and Simmonds, D. (1999). Employability through Work. Manchester: Centre for Local Economic Strategies. Feyter, M. de, Smulders, P., de Vroome, E. (2001). De inzetbaarheid van mannelijke en vrouwelijke werknemers. Kenmerken van invloed. Tijdschrift voor Arbeidsvraagstukken, 17(1), 47-59. Forrier, A., Sels, L. (2003). The concept employability: a complex mosaic. Int. J. Human Resources Development and Management, 3(2), 102-124. Fugate, M., Kinicki, A.J., Ashforth, B.E. (2004). Employability: A psycho- social construct, its dimensions, and applications. Journal of Vocational Behavior, 65, 14–38. Fugate, M. (2006). Employability. In J. Greenhaus & G. Callanan (Eds.), Encyclopedia of career development (Vol. 1, pp. 267–271). Thousand Oaks, CA: Sage. Fugate, M., Kinicki, A. J. (2008). A dispositional approach to employability: Development of a measure and test of implications for employee reactions to organizational change. Journal of Occupational and Organizational Psychology, 81(3), 503–527. Groot, W., Maassen van den Brink, H. (2000). Overeducation in the labor market: a meta-analysis. Economics of Education Review, 19(2), 149-158. Groysberg, B., Lee, L.E., Nanda, A. (2008). Can They Take It with Them? The Portability of Star Knowledge Workers' Performance: Myth or Reali- ty. Management Science, 54(7), 1213 – 1230. Hall, D. T. (1976). Careers in organizations. Pacific Palisades, Calif: Goodyear Pub. Co. Hawkins, P. (1999). The Art of Building Windmills, Liverpool: Graduate into Employability Unit, University of Liverpool.
  • 22. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 22 FFWi Higgins, M.C., Kram, K.E. (2001). Reconceptualizing Mentoring at Work: A Developmental Network Perspective. The Academy of Management Re- view, 26(2), 264-288. Peck, J., Theodore, N. (2000) Beyond 'employability'. Cambridge Journal of Economics, 24(6), 729–749. Podsakoff, P. M., MacKenzie, S. B., Paine, J. B., Bachrach, D. G. (2000). Organizational citizenship behaviors: A critical review of the theoretical and empirical literature and suggestions for future research. Journal of Manage- ment, 26, 513–563. Reagans, R., Zuckerman, E.W. (2001). Networks, Diversity, and Producti- vity: The Social Capital of Corporate R&D Teams. Organization Science, 12(4), 502-517. Rothwell, A. T., Arnold, J. (2007). Self-perceived employability: Develop- ment and validation of a scale. Personnel Review, 36, 23–41. Sanders, J., De Grip, A. (2004). Training, task flexibility and the employabi- lity of low-skilled workers. International Journal of Manpower, 25(1), 73- 89. Seibert, S.E., Kraimer, M., Liden, R. (2001). A Social Capital Theory of Ca- reer Success. Academy of Management Journal, 44(2), 219-237. Siemens, G. (2005). Connectivism: A learning theory for the digital age. In- ternational Journal of Instructional Technology and Distance Learning, 2(1), 3-10. Thijssen, J. (2000). Employability in het brandpunt. Aanzet tot verheldering van een diffuus fenomeen. Tijdschrift HRM, 1, 7–34. Trevor, C. (2001). Interactions among actual ease-of-movement determi- nants and job satisfaction in the prediction of voluntary turnover. Academy of Management Journal, 44(4), 625.
  • 23. De qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad 23 FFWi Van Der Heijde, C. M., y Van Der Heijden, B. I. (2006). A competence‐ based and multidimensional operationalization and measurement of employability. Human resource management, 45(3), 449-476. Van der Heijden, B. I. J. M. (2005, September 30). No one has ever promi- sed you a rose garden. On shared responsibility and employability enhan- cing practices throughout careers. Inaugural lecture, MSM/OU. Assen: Van Gorcum. Vanhercke, D., Cuyper, N. D., Peeters, E., Witte, H. D. (2014). Defining perceived employability: a psychological approach. Personnel Review, 43(4), 592-605. Vanhercke, D., Cuyper, N. D., Witte, H. D. (2016). Perceived employability and well-being: An overview. Psihologia Resurselor Umane, 14(1), 8-18. Webster, B. F. (2008, April 11). The Watware Crisis: the Dead Sea effect [Blog post]. Retrieved from http://brucefwebster.com/2008/04/11/the- wetware-crisis-the-dead-sea-effect/