Caso Schreber

965 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación, Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
965
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
29
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Caso Schreber

  1. 1. MEMORIAS DE UN NEUROPATA Legado de un Enfermo de los Nervios JANNET VIDAL VIDAL KARINA DEL CARMEN ZETINA
  2. 2. Daniel Paul Schreber nació en 1842 en el seno de una familia burguesa protestante. Su padre, un médico y educador ilustre, introdujo en Alemania la gimnasia médica y fue el promotor del movimiento para la venta de lotes con jardines para los obreros. El hermano mayor de Daniel Paul Schreber, aquejado de una psicosis evolutiva, se había suicidado de un disparo a los 38 años. Su hermana menor, Sidonie, murió enferma mental. El propio Daniel Paul Schreber es un intelectual de primer orden: doctor en Derecho y presidente del Tribunal de apelaciones de Sajonia, es, evidentemente, un hombre fuera de lo común por su gran cultura, su viva curiosidad y sus capacidades de observación y de análisis poco corrientes.
  3. 3. A los 42 años se lo interna por primera vez en un hospital. La crisis que lo aqueja y que dura varios meses se diagnostica como hipocondría grave. Una vez restablecido, Schreber experimenta un inmenso reconocimiento por el profesor Flechsig que lo ha curado. Después de esta primera hospitalización, Schreber, quien ya estaba casado desde mucho tiempo antes, vive ocho años junto a su esposa, años que califica como “muy felices”, sólo ensombrecidos por la decepción de no haber tenido hijos. En 1893 es nombrado presidente del Tribunal de Apelaciones (a la edad de 51 años). Incluso antes de asumir el cargo, Schreber sueña en varias ocasiones que cae nuevamente enfermo.
  4. 4. Algunos meses después de su nominación, a fines de octubre de 1893 se le declara un segundo acceso, o lo que seria su segunda enfermedad, con los siguientes síntomas: Insomnios cada vez más graves. Sensaciones de reblandecimiento cerebral. Ideas de persecución y de muerte inminente, Hiperestesia Extrema sensibilidad al ruido y a la luz. Alucinaciones visuales y auditivas. “Se imaginaba a sí mismo muerto y descompuesto, atacado por la peste y la lepra, sentía que su cuerpo era sometido a repugnantes manipulaciones y debía soportar los tratamientos más espantosos”.
  5. 5. Estas manifestaciones lo hunden, durante horas, en un estado de anonada miento y de estupor alucinatorios. Llega a desear la muerte y, en varias ocasiones, intenta suicidarse. Con el tiempo, las ideas delirantes toman un cariz místico: relaciones directas con Dios y apariciones milagrosas, también insultaba a las personas por las que se creía perseguido y atacado, en especial su médico anterior Flechsig , a quien llamaba asesino de almas.
  6. 6. Después de estar en otro instituto en junio de 1894 pasó de Leipzig al asilo Sonnenstein, de Pirna, y aquí permaneció hasta la definitiva configuración de su estado. Que fue en 1902.
  7. 7. El sistema delirante del paciente remata en estar él llamado a redimir el mundo y devolverle su perdida bienaventuranza. Tiene que mudar de hombre a Mujer para poder redimir al mundo. (no es que el quiera hacerlo, es que tiene que ser, por orden Divina) Mientras sea hombre, será inmortal, Tiene comunicación directa de Dios, y solo él como escogido puede entenderlo El tiene el secreto Divino y por lo tanto es el más maravilloso de los hombres que haya existido nunca. Se necesita la Emasculación para que por medio de Rayos divinos, se pueda fecundar y procrear una nueva raza de hombres divinos. Aún cuando todos lo atacan y se burlan, él sabe que para que la humanidad se salve, tiene que darse esta transformación.
  8. 8. El alma humana esta contenida en los nervios, que podrían ser finísimas hebras de hilos como rayos divinos, que sirven algunos para las sensaciones sensoriales, y otros para las psíquicas. El ser humano es nervios y Cuerpo Dios es sólo nervios Dios no sabe tratar con seres vivos, solo con muertos, Al evacuar, se pierden los rayos divinos que nos unen con Dios. Dios demanda voluptuosidad y placer en él, para que pueda ser tomado y unido otra vez, a Dios. El había sido escogido para ser la mujer de Dios.
  9. 9. Ningún otro fragmento de su delirio es tratado por el enfermo con tanto detalle, con tanta insistencia, se podría decir, como la mudanza en mujer por él aseverada. Los nervios por él absorbidos han cobrado en su cuerpo el carácter de unos nervios de voluptuosidad femenina, y con un sello femenino mayor o menor, en particular sobre su piel, a la que prestan la peculiar blandura de ese sexo. Si ejerce leve presión con la mano sobre un lugar cualquiera del cuerpo, siente estos nervios bajo la superficie de la piel como unas formaciones a modo de hilos o cordones; ellos están presentes sobre todo en el torso, donde la mujer tiene los pechos. «Mediante una presión que se ejerza sobre estas formaciones yo puedo, sobre todo si pienso en algo femenino, procurarme una sensación de voluptuosidad correspondiente a la femenina». El sabe con certeza que estas formaciones no son, por su origen, nada más que ex nervios de Dios, los cuales difícilmente han podido perder su propiedad de nervios por pasar a su cuerpo.
  10. 10. Freud desenreda la madeja de estos fantasmas. Señala que mediante el proceso de la proyección, Schreber ha sentido como exteriores a el las percepciones internas reprimidas y deformadas. El amor se transforma en odio, y la persona amada en perseguidor. En el delirio de Schreber, las expresiones de Flechsig manifiestan el deseo homosexual sentido por el enfermo hacia su padre y reactivado por el reencuentro con el médico que lo había curado. Muy culpabilizado por dicha homosexualidad, intenta negarla proyectándola sobre otro y devolviéndola en su contrario. A este delirio de persecución se suman los otros tres delirios característicos de la paranoia, que traducen otras formas de negación del deseo reprimido: el delirio erótico, el delirio de celos y el delirio de grandeza o megalomanía. Después de Freud, el caso Schreber ha sido estudiado por numerosos psicoanalistas. Ha servido de argumento a la teoría según la cual las alucinaciones pueden constituir un mecanismo de defensa como fenómeno de descarga
  11. 11. El padre de Schreber, fue un gran médico e intelectual reconocido que paso a la historia gracias a su gimnasia Terapeutica. Fue un gran personaje que ante su hijo, era un Dios. Fue poco el tiempo que convivio con su pequeño hijo. Aventurandose un poco Freud deduce que esa vuelta a la Femineidad por parte de Schreber pudiera ser tambien, el hecho de creerse más apto para procrear que su esposa, evitando así la pérdida de su linaje, del cual estaba más que orgulloso.
  12. 12. Dejaremos la conclusión al propio Schreber, quien precisamente pudo encontrar en su delirio una manera de no concluir nunca: «. . . un hombre que, como yo, puede, en cierto sentido, decir que la Eternidad es tributaria de él, puede permitirse dejar pasar cualquier insensatez, con la convicción segura que tiene de que llegará el momento en que, a pesar de todo, esa insensatez pasará cuando de sí mismas renazcan circunstancias conformes a la razón.»

×