-



     UNIVERSIDAD CÉSAR VALLEJO
    ESCUELA INTERNACIONAL DE POSTGRADO
            FACULTAD DE EDUCACIÓN

            ...
Dr. César Acuña Peralta
         Rector Fundador




    Mg. Helvidia Castillo León
Decana de la Facultad de Educación



...
Dr. Hugo Requejo Valdiviezo




Dra. Lyda Alva Diaz




Mg. Guillermo E. Burneo Cardó




      3
DEDICATORIA


    Con afecto a mi familia, que me
    ha permitido culminar con esta
    investigación,   y   por   ende,
...
AGRADECIMIENTO


A la plana docente de la Escuela de Post grado
de la Universidad César Vallejo y en especial al
Mg. Ervan...
PRESENTACIÓN


Señores miembros del jurado:


      Dando cumplimiento a las normas establecidas en el Reglamento de

elab...
ÍNDICE



      CARÁTULA
      Páginas preliminares                                                       ii
      Dedicat...
2.3.1. La familia y la crisis de la sociedad            43

                 2.3.2. La permisividad y la Actitud Permisiva...
ÍNDICE DE CUADROS



CUADRO No. 01 : Los indicadores de las variables Actitud
                Permisiva y Habilidad en la ...
ÍNDICE DE TABLAS

TABLA No. 01:   CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES
                ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA
    ...
CUATRO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”.           80

TABLA No. 09:   HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE
                LAS ...
ÍNDICE DE GRÁFICOS

GRÁFICO No. 01: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES
                ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA
  ...
CUATRO AÑOS. IEP “SANTA MARÍA”.            80

GRÁFICO No. 09: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE
                LAS ...
La presente investigación se inicia resaltando cómo la madre se ha
convertido en la principal protagonista de la formación...
madres de familia, de la Institución Educativa, donde he hecho el presente
estudio, pueden seguir desarrollando sus aptitu...
ABSTRACT


       This research begins by highlighting how the mother has become the main
protagonist of the formation of ...
INTRODUCCIÓN



      La presente investigación es el resultado de un exhaustivo trabajo de
campo y de gabinete, teniendo ...
En el segundo capitulo, desarrollo lo referente al marco teórico, en el cual
se sustentan, con bases científicas, las vari...
I.                    EL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
1.1.    Planteamiento del Problema

               En el Departamento d...
Estos modelos educativos son influidos de manera importante por los
medios masivos de comunicación que persisten en condic...
actuación permisiva de los padres, encuentro que en un 15% las estudiantes
evidencian abiertamente, conductas agresivas fr...
me pregunto acerca de la medida y la relación entre estas dos variables: La
    Actitud permisiva y La Habilidad en la Dis...
Superé esto con la valiosa ayuda de amigos profesionales en psicología
    y profesoras de educación inicial, quienes me h...
comportamiento social familiar, encarna el legado histórico presente en la
cultura.


       Rogelio      Medina   Rubio  ...
Ron Tafel Y Melinda Blau (1999), en su obra “Buenos Padres, Mejores
hijos”, ofrecen comentarios y consejos prácticos relac...
confianza. Asumo también sus planteamientos cuando precisa que esta
problemática se enmarca “en una sociedad permisiva y m...
consecuencias de su accionar. (http : // www. educared. edu.pe/ espacio
    de crianza)

             Lucia Liberman en su...
1.7. Objetivos

1.7.1.       Objetivo General.

                     Medir la intensidad en la correlación existente entre...
II.   MARCO TEÓRICO


2.1.    La Familia en el Proceso Educativo


       2.1.1   La familia. Conceptos básicos

         ...
En esta concepción del modo de vida, es necesario incluir
también el proceso y el resultado de la representación y regulac...
En los llamados grupos primarios, como lo es la familia, la
relación se apoya, no sólo en contactos personales, sino tambi...
La familia es un sistema abierto que está recibiendo de
         manera continua, como unidad, las influencias de otros gr...
previamente, ciertas bases de organización de la vida familiar que
le permitan tener las condiciones mínimas para lograr u...
que va a obtener cuando adquiera un comportamiento deseado.
Después, será necesaria la repetición de esta actividad para q...
establecen entre sus miembros. Son las relaciones familiares
basadas en el amor y respeto mutuos las que ayudan a formar l...
Dentro del hogar, hay que utilizar expresiones adecuadas,
amables con los niños, tales como: “hazme el favor”, “muchas
gra...
o simplemente se transita por ellos: calles, parques, museos, áreas
                verdes en general. De forma sencilla, ...
nuevo tipo de familia democrática. La familia patriarcal, de la mujer
      sometida al hombre, tipo "picapiedra" de los p...
cerebro   humano    permitiría   desarrollar.   (http://www.lp.edu.pe
/l_trahtemberg /otros/regiolista.htm)

      Si se p...
ulterior del niño y, a la familia –a la madre fundamentalmente- como
primera e insustituible educadora de sus hijos. Baste...
En estas edades, en las cuales más se necesita la
estimulación, hay que procurarla y para ello existen programas de
educac...
que esta ejerza, con mayor rigor científico, la educación de sus hijos
en el hogar.

        Así los Programas “Sala Cuna ...
En cada uno de los folletos que se explica, además, las
               características del niño, de acuerdo al período de ...
indicadores de una “desintegración familiar”, lo que redefine el
patrón de crianza de los niños.

     Así, pues, la estru...
también cambios de actitud para desterrar concepciones ideológicas
       fundamentadas en el autoritarismo y darse tiempo...
Entonces, en relación a lo que vengo analizando, la Actitud
Permisiva es la predisposición que designa la orientación favo...
extremas; pasando por una Actitud Permisiva y una Actitud No
Permisiva, como categorías intermedias. (Ver anexos)

      F...
acción será o podrá ser cambiada. La práctica y el conocimiento del
mundo, empero, no agotan la definición de una actitud....
surge un desajuste entre un concepto y una situación nueva, busca
       una solución a través de un proceso comúnmente ll...
relaciones familiares: el niño tiene que ser feliz, sin que nada pueda
causarle daño. Se trata del proteccionismo en relac...
El hedonismo significa que la ley máxima de comportamiento
es el placer por encima de todo, cueste lo que cueste. Este es ...
Entonces, la ideología actual es la permisividad. Se propugna
que hemos llegado a una etapa clave de la historia: sin
proh...
educados, con este trato, pueden presentar algunas conductas
         como egocentrismo, y falta de control.

            ...
excesivo del niño, por parte de sus padres. Se caracteriza por un
orden sin libertad. No se dan opciones, rige la afirmaci...
educados, mayoritariamente, para cuestionar al que ejerce la
autoridad y no han logrado la autonomía que les permita tener...
que se trata es que el niño no reciba un castigo por su conducta,
sino que reflexione por las consecuencias de su accionar...
El uso de esta disciplina positiva hace posible en el niño el
desarrollo del comportamiento "solidario", la responsabilida...
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Actitud Disciplinal
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Actitud Disciplinal

6.347 visualizaciones

Publicado el

Tesis de Maestria en Educación

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
6.347
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
113
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Actitud Disciplinal

  1. 1. - UNIVERSIDAD CÉSAR VALLEJO ESCUELA INTERNACIONAL DE POSTGRADO FACULTAD DE EDUCACIÓN TESIS “RELACIÓN ENTRE LA ACTITUD PERMISIVA Y LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA EN LA EDUCACIÓN DE SUS HIJAS MENORES DE SEIS AÑOS. IEP. SANTA MARÍA. PIURA - 2006” PARA OBTENER EL GRADO DE MAESTRO EN EDUCACIÓN CON MENCIÓN EN DOCENCIA Y GESTIÓN EDUCATIVA AUTOR TIRADO CAMACHO, ARTURO CIRILO ASESOR ERVANDO GUEVARA GUEVARA PIURA . PERÚ 2007 1
  2. 2. Dr. César Acuña Peralta Rector Fundador Mg. Helvidia Castillo León Decana de la Facultad de Educación 2
  3. 3. Dr. Hugo Requejo Valdiviezo Dra. Lyda Alva Diaz Mg. Guillermo E. Burneo Cardó 3
  4. 4. DEDICATORIA Con afecto a mi familia, que me ha permitido culminar con esta investigación, y por ende, concretizar uno de mis objetivos profesionales. Arturo. 4
  5. 5. AGRADECIMIENTO A la plana docente de la Escuela de Post grado de la Universidad César Vallejo y en especial al Mg. Ervando Guevara Guevara, por su apoyo profesional en esta investigación; asimismo, a las madres de familia de las niñas de cuatro y cinco años de la IEP. “Santa María”. Piura, en el año 2006. El autor 5
  6. 6. PRESENTACIÓN Señores miembros del jurado: Dando cumplimiento a las normas establecidas en el Reglamento de elaboración de Tesis de Maestría en Educación con Mención en Docencia y Gestión Educativa de la Universidad César Vallejo, presento la tesis denominada “Relación entre la Actitud Permisiva y la Habilidad en la Disciplina Positiva de las madres de familia en la educación de sus hijas menores de seis años. IEP. Santa María. 2006” Con la presente investigación se busca encontrar la relación entre las variables Actitud Permisiva y la Habilidad en la Disciplina Positiva de las madres de familia, en la educación de sus hijas menores de seis años. Para lo cual hago una categorización de ambas variables y las correlaciono. Espero señores miembros del jurado que esta investigación se ajuste a las exigencias establecidas por vuestra universidad y merezca su aprobación respectiva. Piura, Junio de 2006. El autor. 6
  7. 7. ÍNDICE CARÁTULA Páginas preliminares ii Dedicatoria Agradecimiento Presentación Índice RESUMEN EN ESPAÑOL E INGLES xiv INTRODUCCIÓN 17 I. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN 19 1.1. Planteamiento de Problema 19 1.2. Formulación del problema 22 1.3. Justificación 22 1.4. Limitación 22 1.5. Antecedentes 23 1.6. Preguntas de investigación 27 1.7. Objetivos 28 II. MARCO TEÓRICO 29 2.1. LA FAMILIA EN EL PROCESO EDUCATIVO 29 2.1.1 La familia. Conceptos básicos 27 2.1.2. La familia y la formación de hábitos en los niños. 32 2.2. LA MUJER Y SU ROL EDUCATIVO AL INTERIOR DE LA FAMILIA 37 2.2.1. La Mujer y el avance democrático en el seno 37 familiar. 2.2.2. La Madre como la Protagonista principal de la educación temprana de los hijos. 38 2.3. CRISIS FAMILIAR, PERMISIVIDAD Y DISCIPLINA POSITIVA EN LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS MENORES 43 DE SEIS AÑOS 7
  8. 8. 2.3.1. La familia y la crisis de la sociedad 43 2.3.2. La permisividad y la Actitud Permisiva en la educación de los hijos. 45 2.3.3. La Permisividad, Hedonismo y Consumismo 49 2.3.4. La Disciplina Positiva en el Contexto Familiar 53 2.3.5. Disciplina Positiva y las Habilidades Sociales 61 III. MARCO METODOLÓGICO 63 3.1. Hipótesis 63 3.2. Variables 64 3.3. Metodología 66 a. Tipo de Investigación b. Diseño 3.4. Población y muestra 66 3.5. Método de investigación 67 3.6. Técnica e Instrumentos 67 3.7. Análisis de Datos 68 IV. RESULTADOS 69 4.1. Presentación de los Resultados 69 4.2. Discusión de Resultados 86 V. CONCLUSIONES Y SUGERENCIAS VI. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 92 94 ANEXOS 8
  9. 9. ÍNDICE DE CUADROS CUADRO No. 01 : Los indicadores de las variables Actitud Permisiva y Habilidad en la Disciplina Positiva 65 CUADRO No. 02 : Población y Muestra. 67 9
  10. 10. ÍNDICE DE TABLAS TABLA No. 01: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA 69 MARÍA”. TABLA No. 02: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS SECCIONES DE CUATRO 72 AÑOS “A” Y “B”. IEP. “SANTA MARÍA”. TABLA No. 03: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS SECCIÓNES DE CINCO AÑOS “A” Y “B”. IEP. “SANTA MARÍA”. 74 TABLA No. 04: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA 76 MARÍA”. TABLA No. 05: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CUATRO AÑOS. 77 IEP. “SANTA MARÍA”. TABLA No. 06: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CINCO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 78 TABLA No. 07: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA MARÍA”. 79 Tabla No. 08: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE 10
  11. 11. CUATRO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 80 TABLA No. 09: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CINCO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 81 TABLA No. 10: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LA CATEGORÍA MUY PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 82 TABLA No. 11: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LA CATEGORÍA PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN 83 TABLA No. 12: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LA CATEGORÍA NO PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 84 TABLA No. 13: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LAS CATEGORÍAS ROTUNDAMENTE NO PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORIAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 85 11
  12. 12. ÍNDICE DE GRÁFICOS GRÁFICO No. 01: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA 70 MARÍA”. GRÁFICO No. 02: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS SECCIONES DE CUATRO 73 AÑOS “A” Y “B”. IEP. “SANTA MARÍA”. GRÁFICO No. 03: CORRELACIÓN ENTRE LAS VARIABLES ACTITUD PERMISIVA Y HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS SECCIÓNES DE CINCO 75 AÑOS “A” Y “B”. IEP. “SANTA MARÍA”. GRÁFICO No. 04: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA MARÍA”. 76 GRÁFICO No. 05: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CUATRO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 77 GRÁFICO No. 06: ACTITUD PERMISIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CINCO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 78 GRÁFICO No. 07: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL. IEP. “SANTA MARÍA”. 79 GRÁFICO No. 08: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE 12
  13. 13. CUATRO AÑOS. IEP “SANTA MARÍA”. 80 GRÁFICO No. 09: HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA DE LAS MADRES DE FAMILIA DE LAS NIÑAS DE CINCO AÑOS. IEP. “SANTA MARÍA”. 81 GRÁFICO No. 10: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENCIENTES A LA CATEGORÍA MUY PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 82 GRÁFICO No. 11: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LA CATEGORÍA PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN 83 GRÁFICO No. 12: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LA CATEGORÍA NO PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 84 GRÁFICO No. 13: MADRES DE FAMILIA DEL NIVEL INICIAL-IEP. “SANTA MARÍA” PERTENECIENTES A LAS CATEGORÍAS ROTUNDAMENTE NO PERMISIVA EN RELACIÓN A LAS CATEGORÍAS DE LA HABILIDAD EN LA DISCIPLINA POSITIVA QUE EVIDENCIAN. 85 RESUMEN 13
  14. 14. La presente investigación se inicia resaltando cómo la madre se ha convertido en la principal protagonista de la formación de normas y hábitos en los niños y niñas que reciben la formación inicial, asumiendo el rol educativo y socializador en el entorno del cual forma parte. Observándose que el comportamiento y las actitudes de las madres hacia los hijos es muy variada, y abarca desde la educación más estricta hasta la extrema permisividad, que impiden el cumplimiento adecuado de las normas en el hogar, repercutiendo negativamente en la educación de sus vástagos. Asimismo se viene desarrollando alternativamente La Disciplina Positiva, con la que se supera las actitudes autoritarias o permisivas. Para conocer qué sucede en la realidad investigada utilizo la Metodología Descriptiva Correlacional. Desarrollo preliminarmente el Método cualitativo y fundamentalmente el Método Cuantitativo, que es de lo que informo: Realizo una categorización y mido la intensidad en que están correlacionadas las variables Actitud Permisiva de las madres de familia, así como de su Habilidad en la Disciplina Positiva para educar a sus hijas del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, durante el año 2006. He utilizado dos fichas de cuestionarios para medir las variables en estudio: Una que mide La Actitud Permisiva y la otra, La Habilidad en la Disciplina Positiva de las 100 madres de familia, que conforman nuestra Población y a la vez la Muestra. Los datos recogidos los he procesado y analizado por medios manuales y electrónicos, clasificándolos y sistematizándolos posteriormente. En general, entre los resultados a los que arribo, encuentro que hay una correlación imperfecta y de muy baja intensidad entre las variables en estudio. Asimismo, que las madres de familia evidencian, en mayor número, una orientación desfavorable al estilo de crianza permisiva, caracterizado por la falta de límites y por la tolerancia excesiva. Resalto también que en mayor medida, estas madres, conocen o están en disposición de manejar medianamente aptitudes intrapersonales e interpersonales para lograr, en su hijas, la capacidad de autocontrol y puedan seguir voluntariamente determinadas normas de comportamiento; lo que significa que las 14
  15. 15. madres de familia, de la Institución Educativa, donde he hecho el presente estudio, pueden seguir desarrollando sus aptitudes para lograr, en su hijas, el desarrollo de la Habilidad en la Disciplina Positiva, que es lo ideal para promover la sensibilización y toma de conciencia en pos de superar la anomia y la violencia que caracterizan a nuestra sociedad. 15
  16. 16. ABSTRACT This research begins by highlighting how the mother has become the main protagonist of the formation of rules and habits in children who receive initial training, assuming the role of education and socializing in the environment of which it forms part. Observándose that the behavior and attitudes of mothers towards their children is very varied, ranging from education to stricter extreme permissiveness, preventing the proper enforcement of the rules in the home, have a negative impact on the education of its offshoots. It also has been developing alternately The Positive Discipline, which exceeds permissive or authoritarian attitudes. To see what happens in reality investigated using the Methodology Descriptive Correlacional. Preliminarily Development Method Qualitative and Quantitative Methods basically: I realize a separation and measure the intensity that are correlated variables Attitude Permisiva of mothers, as well as their ability to Positive Discipline to educate their daughters Level Home the IEP. "Santa Maria" of Piura, in the year 2006. He used two pieces of questionnaires to measure variables in the study: One measuring Attitude Permisiva and another in The Ability Positive Discipline of the 100 mothers who make up our population and yet the shows. The data I have processed and analyzed through manual and electronic ranked and sistematizándolos later. Overall, the results between those who arrival, I find that there is a correlation imperfect and very low intensity among the variables under study. Likewise, mothers evident in greater numbers, guidance unfavorable permissive parenting style, characterized by lack of limits and tolerance excessive. Resalto also to a greater extent, these mothers know or are prepared to handle moderately intrapersonal and interpersonal skills to achieve in their daughters, the ability of self-control and can continue to voluntarily certain rules of behavior, which means that mothers , the Educational Institution, where I did this study, can further develop their skills to achieve in their daughters, developing the ability to Positive Discipline, which is ideal to promote awareness and awareness towards overcoming alienation and violence that characterize our society. 16
  17. 17. INTRODUCCIÓN La presente investigación es el resultado de un exhaustivo trabajo de campo y de gabinete, teniendo como propósito indagar en qué medida ocurre la Actitud Permisiva de las madres de familia, así como la medición de su Habilidad en la Disciplina Positiva para educar a sus hijas, en el Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” – Piura, durante el año 2006, Asimismo, en este estudio, mido la intensidad en que están correlacionadas estas dos variables, es decir la Actitud Permisiva de las madres de familia y su Habilidad en la Disciplina Positiva. Para lograrlo he construido los instrumentos pertinentes, contando con el apoyo de un psicólogo especializado en niños y niñas menores de seis años. La presente investigación cobra significatividad en la medida en que apertura una ruta teórico-práctica que permitirá orientar, desde la Escuela de Padres, lo referido a la construcción y cumplimiento de normas en el hogar, previniendo el maltrato físico y psicológico de los niños; a la vez que se influye en la sensibilización y toma de conciencia de la necesidad de superar la anomia y la violencia que nos caracteriza como sociedad. En lo que respecta a la estructura de esta investigación, está conformada por seis capítulos, los mismos que describo a continuación: En el primer capítulo, abarco lo relacionado al problema de investigación: En el planteamiento del estudio, destaco el protagonismo de la mujer en la educación de sus hijos e hijas, asumiendo modelos o prácticas aprendidas en su entorno social; en los antecedentes, resalto investigaciones que me han permitido reforzar las observaciones y orientar el presente trabajo. Luego justifico la presente investigación, para promover la capacitación de padres y madres de familia, en cuanto a construcción de normas; También resalto las limitaciones y las preguntas de investigación, las cuales se relacionan tanto con lo objetivos generales como específicos. 17
  18. 18. En el segundo capitulo, desarrollo lo referente al marco teórico, en el cual se sustentan, con bases científicas, las variables en estudio. Destaco investigaciones como el de Aurora Bernal (2005) en “La familia como ámbito educativo”, otro es Victor Cívita, quien tiene un artículo en la Enciclopedia para la vida (1974), de quien tomo las dimensiones de la actitud, también el libro de Ron Tafel Y Melinda Blau (1999), “Buenos Padres, Mejores hijos”, donde ofrecen comentarios y consejos prácticos relacionados con el crecimiento y desarrollo del potencial de los niños, asimismo Enrique Rojas en su artículo “La magia de lo efímero”, nos destaca la permisividad como símbolo de la sociedad actual, finalmente hago referencia de Jane Nelsen y Lucia Liberman, quienes, en sus respectivos artículos sobre Disciplina Positiva, nos dan sugerencias de cómo lograr esta competencia. En el tercer capítulo explico detalladamente el marco metodológico, es decir el planteamiento de la hipótesis, buscando comprobar el grado de correlación entre las variables en estudio; preciso también la tipo de investigación que para este caso es la descriptiva correlacional, así como su respectivo diseño; también identifico la población seleccionada, los métodos, técnicas, instrumentos y análisis de datos respectivamente. En el cuarto capítulo realizo la presentación y discusión de los resultados; en el quinto capítulo, planteo las conclusiones y sugerencias; en el sexto capítulo cito las referencias bibliográficas y finalmente anexo los documentos que complementan la estructura de la investigación. EL AUTOR. 18
  19. 19. I. EL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN 1.1. Planteamiento del Problema En el Departamento de Piura, así como en otros lugares del país y a nivel mundial, se observa que en las familias actuales se viene produciendo una desintegración como efecto de muchos factores entre los cuales destacamos la descomposición de las relaciones patriarcales, observándose también que, el machismo, como patrón cultural se ve cuestionado. Junto con este fenómeno ocurre un ablandamiento del estilo de disciplina restrictiva o autoritaria. Hasta mediados del siglo anterior se notaba, con mayor nitidez, que era el padre quien imponía las decisiones en casa. En la actualidad esto no sucede. Encontramos que el padre se encuentra ausente, ya sea por razones de trabajo o porque en muchas familias la separación de las parejas aumenta y es el varón quien se aleja de la casa. Es así que en un número creciente de hogares las mujeres son jefas del hogar. Estas tendencias han sido consideradas como indicadores de una “desintegración familiar”, lo que redefine el patrón de crianza o educación de los hijos y de las hijas. Y en un hogar desintegrado, donde el varón va perdiendo el protagonismo, es la mujer quien asume el rol de educar a los hijos, asumiendo modelos o prácticas que aprende de su entorno social. 19
  20. 20. Estos modelos educativos son influidos de manera importante por los medios masivos de comunicación que persisten en condicionar la ideología individualista proclive al consumismo, donde el hedonismo y el relativismo moral tienen su código en la permisividad. Esto se evidencia en la actitud permisiva con que los padres y madres actúan frente a los hijos. En el contexto donde se ubica el objeto de mi estudio, percibo que con la educación tradicional se ha socializado una disciplina impuesta de quien detenta el poder o desde el mundo adulto. Los padres son quienes amenazan y castigan físicamente, manifestándose complementariamente la sumisión y la obediencia de los hijos en base del temor o miedo. Asimismo, observamos paralelamente la ocurrencia de relaciones familiares donde la permisividad de los padres y particularmente de las madres de familia hacia sus hijos es muy común. Y esto se va generalizando. Al indagar sobre este fenómeno social, encuentro la referencia hecha por Violeta Sara-Lafosse, en su artículo “Democratización de las Instituciones y Lucha contra la Corrupción: La importancia de Instituciones Básicas”, quien llega a la conclusión de que el comportamiento y las actitudes de los padres hacia los hijos es muy variada, y abarca desde la educación más estricta hasta la extrema permisividad que impide el cumplimiento de las normas en el hogar, repercutiendo en la educación del (a) niño (a). (http://palestra. pucp.edu.pe) En el nivel Inicial y, concretamente, en el la Institución Educativa Particular “Santa María” - Piura, hay modelos educativos tradicionales, relacionados con el uso de la disciplina restrictiva o autoritaria; se manifiesta, asimismo, un número creciente de casos de permisividad en la educación de los hijos. Esta actitud, bastante frecuente, se evidencia, en un 25% de casos y específicamente en el Focus Group que realizamos en el mes de junio del año 2006, las madres de familia nos refieren “tener miedo a que sus hijas ya no las quieran” si es que las corrigen. Justifican esta forma de proceder diciendo que sus hijas “aún son muy pequeñas para cumplir con las normas de comportamiento”, las mismas que aún “no entienden”. En relación a esta 20
  21. 21. actuación permisiva de los padres, encuentro que en un 15% las estudiantes evidencian abiertamente, conductas agresivas frente a sus padres y madres, quienes refieren: “no las podemos controlar”. Sobre la desintegración de la familia, se ha constatado que hay hogares en que los padres se encuentran trabajando en lugares lejanos a la localidad y las niñas son dejadas bajo el amparo de las madres quienes, a su vez, las dejan al cuidado de sus abuelos o de las empleadas del hogar. Las actitudes permisivas de las madres –que en muchos casos ocurre por ese sentimiento de culpa de no estar cerca de la hija- viene sucediendo aún cuando existe la socialización de la información, a través del Programa Escuela de Padres, sobre el trato adecuado que se le debe dar a los niños y más aún el conocimiento acerca de experiencias de padres y madres de familia que logran comportamientos adecuados de sus hijas, desarrollando la disciplina de manera positiva, superando las actitudes autoritarias o permisivas. (http://www.educared.edu.pe/espaciodecrianza). La Disciplina Positiva se define como una capacidad o disposición que consiste en el manejo de situaciones para que el niño cumpla voluntariamente las normas de comportamiento que se dan desde el hogar, de acuerdo al desarrollo de su conciencia moral. Es una forma de educar sin tener que recurrir a gritos, golpes o castigos. La Habilidad en la Disciplina Positiva es favorable para el desarrollo del niño, puesto que con las estrategias relacionadas a la disciplina positiva se enseña autodisciplina, responsabilidad, respeto y cooperación en la solución de problemas. COROMINAS (1995) Entonces, en el contexto del objeto del presente estudio se evidencia que el comportamiento restrictivo o autoritario, de muchas de las madres de familia del nivel inicial del CEP. “Santa María”, viene modificándose; encontrando que muchas de éstas madres tienen una Actitud Permisiva en la crianza o educación de sus hijas y también experiencias relacionadas a modelos educativos basados en el desarrollo de la Disciplina Positiva. Particularmente 21
  22. 22. me pregunto acerca de la medida y la relación entre estas dos variables: La Actitud permisiva y La Habilidad en la Disciplina Positiva, referidas a la educación de sus hijas. 1.2. Formulación del Problema ¿Qué medida tienen la Actitud Permisiva y la Habilidad en la Disciplina Positiva de las madres de familia del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de la Provincia de Piura, referidas a la educación de sus hijas; y, fundamentalmente, en qué grado están correlacionadas estas variables, durante el año 2006? 1.3. Justificación Estimar la correlación entre el uso de la Disciplina Positiva y la Actitud Permisiva de las madres de familia en la educación de sus hijos, nos permitirá sugerir, con precisión, aspectos por trabajarse en las sesiones de Escuela de padres, previniendo el maltrato físico y psicológico de los niños. De esta manera, también se promoverá que la educación, en cuanto a la construcción y cumplimiento de normas, comience por casa, y desde el nivel inicial, influyendo en la sensibilización y toma de conciencia de la necesidad de superar la anomia y la violencia que nos caracteriza como sociedad. 1.4. Limitación Los resultados de la presente investigación son objetivizados sólo para las madres del Nivel Inicial de la IEP “Santa María”. Piura, 2006. No he encontrado trabajos que anteceden al presente; sólo bibliografía en aspectos muy generales, a través de las páginas del Internet, guías y folletos. 22
  23. 23. Superé esto con la valiosa ayuda de amigos profesionales en psicología y profesoras de educación inicial, quienes me han ayudado en la validación de los instrumentos de medición de las variables. 1.5 Antecedentes En la búsqueda por las bibliotecas de los Institutos Superiores Pedagógicos y Universidades del departamento de Piura, no he encontrado trabajos similares a la presente investigación. Sin embargo, si encuentro aspectos puntuales en libros y textos de páginas de Internet, que permiten reforzar mis observaciones y orientarme en la presente investigación. Entre estos destaco los siguientes: En “La familia como ámbito educativo”, Aurora Bernal (2005) concluye que el comportamiento pautado socialmente para una madre y un padre, en un medio socio - cultural determinado, está expresado en los valores de la sociedad. Concretiza que la familia es un sistema abierto y está recibiendo de manera continua, como unidad, las influencias de otros grupos sociales. Puntualiza que, en cierta medida, la vida afectiva familiar es precondición para el funcionamiento adecuado de la sociedad, incluyendo el cumplimiento de sus funciones de reproducción social. Me permite colegir, que aquí se operan mecanismos de regulación del sistema social, del cual no tienen conciencia sus miembros. En su obra Enrique López (2000), “Familia y Sociedad: Una introducción a la sociología de la familia”, estudia el proceso institucionalizador de la familia; analiza el proceso de formación de cada nueva familia. Considera que los miembros de la familia se hacen una imagen subjetiva de diversos aspectos de sus condiciones de vida, sus actividades e interrelaciones; y, sobre esa base, regulan su comportamiento, aunque en la vida familiar hay importantes aspectos que escapan a su control consciente. Sus afirmaciones me permiten tener claro que el 23
  24. 24. comportamiento social familiar, encarna el legado histórico presente en la cultura. Rogelio Medina Rubio (1996) destaca, en “La educación personalizada en la familia”, el concepto de función familiar, común en la sociología contemporánea. Nos invita a comprender como la interrelación y transformación real que se opera en la familia, se da través de sus relaciones o actividades sociales, así como por efecto de las mismas. Señala que hay, al interior de la familia, mecanismos de aprobación y desaprobación de las conductas de sus integrantes, en función de las normas y los valores aceptados, que responden, en primer lugar, a las necesidades íntimas de la pareja y a los lazos de paternidad y filiación, privativos de la familia. Victor Cívita (1974) en la “Enciclopedia para la vida”, nos puntualiza que las actitudes son sistemas de ideas, que nos ahorran el trabajo mental de tener que reunir una serie de datos cada vez que emitimos un juicio o asumimos un comportamiento. Distinguen tres aspectos o elementos en una actitud: cognitivo, afectivo y comportamental. Asimismo nos precisa que la actitud presenta otras dimensiones como la adaptación al medio circundante, referida a la tendencia natural a la adaptación impulsa a las personas a tratar de obtener la mayor compensación de su ambiente, desarrollando actitudes favorables a lo que les brinda placer y desfavorables a lo que les provoca frustración. Es el tipo de dimensión denominada utilitaria y que asumo en el presente trabajo. Fernando Corominas (1995), en su obra “Cómo formar la Voluntad”, nos refiere que en el campo de la educación familiar se vienen produciendo cambios. Hoy se considera que la voluntad, así como los valores, es educada básicamente en la familia. Considera que esto se puede desarrollar en seis áreas: La educación temprana, efectiva, preventiva, con el ejemplo, motivada y personalizada. Estas apreciaciones me han permitido perfilar los indicadores de la Habilidad Positiva de la Disciplina Positiva. 24
  25. 25. Ron Tafel Y Melinda Blau (1999), en su obra “Buenos Padres, Mejores hijos”, ofrecen comentarios y consejos prácticos relacionados con el crecimiento y desarrollo del potencial de los niños. Enfatizan que el desarrollo emocional y el comportamiento de los niños no deben estar fuera de control de los padres. Promueven, además, maneras sencillas, indicando como los padres pueden enseñarles a sus hijos el fortalecimiento de su personalidad reconociendo su esencia única y protegiéndola de la “segunda familia” (medios de comunicación y el entorno social). Enrique Rojas en “La magia de lo efímero”, nos precisa que desde la década del noventa del siglo pasado, estamos viviendo en la era de la levedad. Considera que estamos al final de una civilización, donde las dos características más peculiares son el hedonismo y la permisividad. Ambos están enhebrados por el materialismo capitalista; que pone, en primer plano, la ética hedonista y tiene como símbolo la permisividad. Pone de relieve que hemos llegado a una etapa clave de la historia: sin prohibiciones, ni territorios vedados, donde no hay limitaciones. Nos alerta que acudimos al nacimiento de un nuevo hombre permisivo, indiferente, sin compromiso, centrado en sí mismo. Considera que todo se va viendo envuelto en un paulatino escepticismo y, a la vez, en un individualismo a ultranza. (http://www.fluvium.org) Javier Urra en su libro "El pequeño dictador. Cuando los padres son las víctimas", nos refiere que en la actualidad existen muchos más casos de hijos acosadores de los que cabe imaginar. Niños consentidos, sin conciencia de los límites, que organizan la vida familiar, dan órdenes a sus padres y chantajean a todo aquel que intenta frenarlos; jóvenes que engañan, ridiculizan a sus mayores y a veces roban; adolescentes agresivos que desarrollan conductas violentas. En definitiva, hijos desafiantes que terminan imponiendo su propia ley. Este libro está pensado para todos los padres que son víctimas de estos pequeños o no tan pequeños tiranos, y para quienes desean prevenir situaciones extremas, muchas veces fomentadas por nuestra misma realidad social. Para ello es preciso apoyar la labor educativa en los tres pilares básicos: autoridad, competencia y 25
  26. 26. confianza. Asumo también sus planteamientos cuando precisa que esta problemática se enmarca “en una sociedad permisiva y materialista” y subraya, como alternativa, que se debe “poner límites para que el menor crezca”. (http://www.esferalibros.com/noticias) Violeta Sara-Lafosse, en el texto “Democratización de las Instituciones y Lucha contra la Corrupción: La importancia de Instituciones Básicas”, nos señala la necesidad de la democratización de de la familia, pues la mayor parte de las familias peruanas tienen una estructura de relaciones que las convierte en autoritarias. Concluye que no es extraño que la corrupción se haya extendido, en un medio donde el autoritarismo sólo ha permitido el desarrollo de una conciencia exteriorizada, en donde se actúa de forma moralmente aceptada, sólo para evitar el castigo. Así también esta autora aporta un concepto acerca la Disciplina Inductiva, con el cual complementa al concepto de Disciplina Positiva que operativizo. Ella considera que la Disciplina Inductiva se basa en la apelación a la razón, al amor propio y al deseo de crecer del infante. Entiende esta autora que la Disciplina Inductiva es la técnica disciplinaria más efectiva en el desarrollo de la conciencia. (http://palestra.pucp.edu.pe) Jane Nelsen en su articulo “Disciplina Positiva”, aporta sugerencias para la interacción entre padres e hijos basados en la dignidad y el respeto. De esta autora asumo sus conceptos cuando afirma que el uso de la Disciplina positiva consiste en que el niño va a cumplir, voluntariamente, con las normas de convivencia que se dan desde el hogar, de acuerdo al desarrollo de su conciencia moral. Es una forma de educar sin tener que recurrir a gritos, golpes o castigos. Considera que la Disciplina Positiva es una forma de conducta aprendida. Los padres y madres deben formar el liderazgo usando técnicas que inspiren una atmósfera positiva de tener niños ganadores, en vez de niños sobre los que se ha ganado. Para ello, es vital suplantar el castigo por las consecuencias naturales, no sólo de nuestro vocabulario cotidiano sino también a nivel actitudinal. De lo que se trata es que el niño no reciba un castigo por su conducta, sino que reflexione por las 26
  27. 27. consecuencias de su accionar. (http : // www. educared. edu.pe/ espacio de crianza) Lucia Liberman en su artículo “Disciplina Positiva”, considera que la Disciplina Positiva consiste en enseñarle a un niño o a una niña a comportarse bien, con actividades que ellos disfruten. En este sentido nos aporta algunas recomendaciones, señalando que lo ideal es empezar a usar estas estrategias antes que el niño (a) cumpla dos años, fundamentando en que ésta es la edad en la cual un niño empieza a rebelarse y a no querer hacer lo que les pidamos que hagan los adultos. (www.losninosensucasa.org) Luis Guerrero Ortiz, en su obra “Desarrollo social: nuevo eje de la educación infantil”, enfatiza que el desempeño socialmente competente es posible por las inteligencias personales, tanto las volcadas hacia uno mismo (intrapersonal) como las proyectadas hacia los demás (interpersonal o social); dándome, estas apreciaciones, una base para reforzar las dimensiones de la Disciplina Positiva. (http://ciberdocencia.gob.pe/? cat=173) 1.6. Preguntas de investigación - ¿En qué intensidad están correlacionadas la Actitud Permisiva y la Habilidad en la Disciplina Positiva, que tienen las madres de familia de las niñas del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, referidas a la educación de sus hijas, durante el año 2006? - ¿Qué medida tiene la Actitud Permisiva, en las madres de familia del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, referida a la educación de sus hijas del durante el año 2006?. - ¿Qué medida tiene la Habilidad en la Disciplina Positiva las madres de familia del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, referida a la educación de sus hijas del durante el año 2006?. 27
  28. 28. 1.7. Objetivos 1.7.1. Objetivo General. Medir la intensidad en la correlación existente entre la Actitud Permisiva y la Habilidad en la Disciplina Positiva, que tienen las madres familia en la educación de sus hijas del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, durante el año 2006. 1.7.2. Objetivos Específicos. - Medir la Actitud Permisiva de las madres de familia del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, referida a la educación de sus hijas, durante el año 2006. - Medir la Habilidad en la Disciplina Positiva de las madres de familia del Nivel Inicial de la IEP. “Santa María” de Piura, referida a la educación de sus hijas, durante el año 2006. 28
  29. 29. II. MARCO TEÓRICO 2.1. La Familia en el Proceso Educativo 2.1.1 La familia. Conceptos básicos La familia es el grupo humano primario más importante en la vida del hombre, la institución más estable de la historia de la humanidad. El hombre vive en familia, aquella en la que nace, y, posteriormente, la que él mismo procrea. Es innegable que, cada hombre o mujer, al unirse como pareja, aportan a la familia recién creada, su manera de pensar, sus valores y actitudes. Trasmiten luego, a sus hijos, los modos de actuar con las personas, las normas de comportamiento social, que reflejan mucho de lo que ellos mismos, desde su temprana niñez, aprendieron e hicieron suyos en sus respectivas familias; para así crear un ciclo que vuelve a repetirse o redefinirse. Cada familia tiene un modo de vida determinado, que depende de las condiciones, actividades y relaciones sociales de sus miembros. Incluye las actividades y las relaciones intrafamiliares, que son específicas del nivel de funcionamiento psicológico de este pequeño grupo humano; aunque reflejan, en última instancia, las actividades y relaciones extrafamiliares. 29
  30. 30. En esta concepción del modo de vida, es necesario incluir también el proceso y el resultado de la representación y regulación, consciente de estas condiciones por sus integrantes. Los miembros de la familia se hacen una imagen subjetiva de diversos aspectos de sus condiciones de vida, sus actividades e interrelaciones; y, sobre esa base, regulan su comportamiento, aunque en la vida familiar hay importantes aspectos que escapan a su control consciente. Las actividades y las relaciones intrafamiliares, que los estudiosos agrupan –fundamentalmente por su contenido- en las llamadas funciones familiares, están encaminadas a la satisfacción de importantes necesidades de sus miembros, aunque no como individuos aislados, sino en estrecha interdependencia. El carácter social de dichas actividades y relaciones viene dado porque encarnan todo el legado histórico social presente en la cultura; porque los objetos que sacian esas necesidades, y la forma misma de satisfacerlas han devenido con la cultura en objetos sociales. LÓPEZ (2000) A través de estas actividades y relaciones de la vida en grupo de la familia, se produce la formación y transformación de la personalidad de sus integrantes. O sea, estas actividades y relaciones intrafamiliares tienen la propiedad de formar en los hijos las primeras cualidades de personalidad y de trasmitir los conocimientos iniciales que son la condición para la asimilación ulterior de las relaciones sociales. (http://www.educacioninicial. gob.pe/cyberinfancia) El concepto de función familiar, común en la sociología contemporánea, se comprende como la interrelación y transformación real que se opera en la familia, a través de sus relaciones o actividades sociales, así como por efecto de las mismas. 30
  31. 31. En los llamados grupos primarios, como lo es la familia, la relación se apoya, no sólo en contactos personales, sino también en la gran atracción emocional de sus miembros hacia los objetivos, así como del alto grado de identificación de cada uno con el grupo. La base psicológica y social de la acción grupal es la comunidad de intereses, de objetivos y la unidad de las acciones. En el grupo pequeño se ejerce un control social peculiar sobre los miembros, se adoptan ciertas normas y valores y se espera de cada uno su cumplimiento. Hay, en su seno, mecanismos de aprobación y desaprobación de las conductas de sus integrantes, en función de las normas y los valores aceptados. En el grupo familiar las actividades de contenido psicológico, producen una comunicación emocional y una identificación afectiva que responden, en primer lugar, a las necesidades íntimas de la pareja y a los lazos de paternidad y filiación, privativos de la familia. MEDINA (1996) El comportamiento pautado socialmente para una madre y un padre, en un medio socio - cultural determinado, está expresado en los valores de la sociedad. Cada uno de los miembros de la familia desempeñan roles que encarnan las relaciones y los valores de la sociedad en su conjunto; sirviendo, así, de poderoso medio de reproducción social. En el interior del grupo primario, que es la familia, el rol de cada integrante “engarza” con los restantes, mediante una serie de mecanismos de adjudicación y asunción de roles. El niño, o la niña, es llevado a asumir su rol genérico muy tempranamente, y en ese desempeño de roles como hijo, además aprende (interioriza) cómo es el comportamiento familiar de la madre y del padre respecto a su persona. 31
  32. 32. La familia es un sistema abierto que está recibiendo de manera continua, como unidad, las influencias de otros grupos sociales: De la escuela, tanto a través de los hijos como por el contacto de los maestros y los padres. Además está influenciada por la vida sociopolítica del país, desde su inserción sociolaboral de los familiares adultos. También reciben, y no es despreciable, la influencia de la opinión social en la comunidad cercana, y por los medios de difusión. Además, la familia es un sistema que se auto dirige con cierto grado de conciencia colectiva de sus miembros. Los padres, como subsistema rector, elaboran, paulatinamente, su representación del modelo social de la familia, es decir, de los valores sociales históricamente formados en la conciencia social acerca del matrimonio, la familia, sus funciones, la educación de sus hijos, etc. Sobre esta base, que no es estática, se trazan los padres sus aspiraciones y tratan de autorregular las actividades intrafamiliares, de acuerdo con sus concepciones y planes. En cierta medida, la vida afectiva familiar es precondición para el funcionamiento adecuado del sistema Social, incluyendo el cumplimiento de sus funciones de reproducción social. Aquí operan mecanismos de regulación del sistema del cual no tienen conciencia sus miembros BERNAL (2005). 2.1.2. La familia y la formación de hábitos en los niños (as). Educar correctamente a los hijos exige que, desde muy temprana edad se les enseñen ciertas normas y hábitos de vida que garanticen, tanto su salud física y mental, como su ajuste social. El niño, en cada una de las etapas de su vida, debe comportarse de una manera adecuada, cumplir todo aquello que se espera de él. Para que así sea, es indispensable sentar, 32
  33. 33. previamente, ciertas bases de organización de la vida familiar que le permitan tener las condiciones mínimas para lograr un desarrollo físico y psícosocial adecuado. Frecuentemente, se le pide al niño que se peine y lave las manos, que no se manche la ropa, etc. Si no actúa adecuadamente, es porque no se han formado estos hábitos desde su más tierna infancia. De ocurrir esto, se ha educado erróneamente al niño y esta falla hay que atribuírsela a los padres. Un hábito no es más que la forma de reaccionar frente a una situación determinada, que se obtiene a través de un entrenamiento sistemático; o sea, es la tendencia que existe de repetir un acto logrado previamente y que, una vez establecido, se realiza automáticamente, sin necesidad de analizar qué se está haciendo. Para que el niño adquiera las normas y los hábitos necesarios, es indispensable que los padres organicen su vida, es decir, que le establezcan un horario de vida. Si se desea que el niño forme un hábito, en primer lugar hay que mostrarle cómo debe actuar. El ejemplo que ofrecen los padres y demás adultos que viven con él es muy importante. Además, es fundamental ser persistente, constante y tener la suficiente paciencia para no decaer en el logro de este propósito. Si las personas que rodean al niño se caracterizan por ser sosegadas, tranquilas, cariñosas, el niño adquiere con facilidad el hábito de hablar en voz baja. No es lógico pedirle al niño que sea aseado si a su alrededor sólo ve personas sucias, que no cuidan de su aseo personal ni del orden y limpieza de la vivienda. Una vez que se han garantizado las condiciones y mostrado al niño con el ejemplo lo que debe hacer, debe explicársele la utilidad del mismo, o sea, darle fundamento sobre los beneficios 33
  34. 34. que va a obtener cuando adquiera un comportamiento deseado. Después, será necesaria la repetición de esta actividad para que se fije en su conducta. Por último, los adultos –los padres y madres, principalmente- aprovecharán estas primeras acciones del niño para reforzarlas y estimularlas, de manera de crear en él las motivaciones de hacer las cosas de esta manera. No cabe duda que esta formación es responsabilidad de los adultos, quienes tienen que organizar sus propias vidas, teniendo en cuenta a sus hijos para no interferir el desarrollo de sus actividades. Los primeros hábitos por formar son, indiscutiblemente, aquellos que están directamente relacionados con las necesidades básicas del niño, como son: la alimentación, el sueño, el aseo, la eliminación, etcétera. Estos hábitos, tan necesarios, se crean a una hora fija para condicionar el organismo. Desde pequeño se le debe enseñar a cuidar las cosas, a tenerlas en un lugar determinado, de manera que pueda encontrarlas fácilmente. Se le debe enseñar a considerar aquellos objetos que le sirven para recrearse –juguetes entre otros- de aquellos otros que son necesarios para su labor, como los libros, cuadernos, etcétera. Si esto se hace sistemáticamente, si se le muestra y se analiza conjuntamente con él las ventajas de estas conductas, el niño acaba por incorporarlos a su vida diaria, pues recibe los beneficios de esta organización. La conducta social que manifiestan los niños, está estrechamente influida por las normas de conducta que se practiquen en el hogar. Es en el colectivo familiar, donde se deben aprender y practicar los hábitos y normas positivas de convivencia social. Esto es posible a través de las relaciones que se 34
  35. 35. establecen entre sus miembros. Son las relaciones familiares basadas en el amor y respeto mutuos las que ayudan a formar los hábitos sociales positivos. Muchos padres se preocupan por crear buenos hábitos de sueño, alimentación, etc., pero, a veces, no toman el interés necesario para enseñar al hijo las formas correctas de convivencia que se utilizan en la vida en sociedad y que permiten expresar el respeto que se siente hacia las demás personas. Cuando los padres tienen hábitos de convivencia social, ofrecen manifestaciones de cortesía, de respeto, comprensión, cooperación y solidaridad para con las personas con quienes conviven, constituyendo verdaderos ejemplos de buena educación. Este ejemplo es muy provechoso, pues el niño se comporta tal como ve actuar a los demás y refuerza buenos modelos de relación con sus semejantes. Los padres deben empezar por brindar estas manifestaciones de afecto a su hijo, que van desde darle un beso cuando despierta hasta preguntarle cómo le va en el juego, o si le gustó el paseo que dio. Ningún padre puede esperar que su hijo sea cortés, si sus manifestaciones de cariño y amabilidad son limitadas e inexpresivas. Cuando el niño convive con personas de distintas edades y criterios, los padres deben enseñarle con palabras y ejemplos que abuela y abuelo, al igual que ellos, mamá y papá, deben ser respetados por sus años y experiencia y que resulta inadmisible una frase desdeñosa, un gesto o conversación en alta voz, aunque lo que ellos planteen esté lejos de los criterios y opiniones infantiles. Las observaciones que los niños hagan de las opiniones de las personas mayores, deben ser hechas con respeto y consideración. 35
  36. 36. Dentro del hogar, hay que utilizar expresiones adecuadas, amables con los niños, tales como: “hazme el favor”, “muchas gracias”, “si fueras tan amable”, etc., que facilitan la armonía familiar y lo educan en la gentileza y cortesía. Igualmente, estas normas y hábitos sociales no deben quedarse limitadas al hogar. Merecen respeto y consideración los vecinos a quienes se considerarán como personas cercanas que nos solicitan y prestan su cooperación y afecto. BERNAL (2005) La cortesía y, en general, los hábitos sociales, deben practicarse en todas partes, en todas las actividades que requieren del concurso del niño. Si el niño hace una visita con sus padres, debe saludar a las personas cuando llega, preguntarles cómo están, despedirse respetuosamente, etc. Esta misma actuación la deben observar las personas que lo acompañan. Todo esto debe explicársele cuidadosamente y hacer lo posible porque él comprenda los beneficios que se derivan de este comportamiento. Igual conducta debe tener en otros paseos: lugares públicos, restaurantes, etc. En estos paseos es donde se pone más en evidencia la educación de las personas. Es lo que da muestras de que en el hogar se han trabajado estos aspectos de su educación. Esto le permitirá formar sólidos sentimientos que lo capaciten como futuro ciudadano. Dentro de los hábitos sociales hay que enseñarle a cuidar sus cosas y respetar las ajenas. Así, debe cuidar las pertenencias de sus familiares, y en caso de necesitarlas, pedirlas, teniendo especial cuidado de no dañarlas. Una vez que las devuelve, debe agradecer el servicio que los mismos le han prestado. Con el ejemplo ha de enseñarse al niño a cuidar la naturaleza, los animales y las plantas; a no dañarlos; a cuidar la limpieza no sólo del hogar, sino de otros lugares que se frecuentan 36
  37. 37. o simplemente se transita por ellos: calles, parques, museos, áreas verdes en general. De forma sencilla, natural y con el ejemplo, el cariño y la sistematicidad se han de formar en los niños los hábitos expuestos con anterioridad. http://www.educared.edu. pe/espaciodecrianza. (2006). 2.2. La Mujer y su Rol Educativo al Interior de la Familia 2.2.1. La Mujer y el avance democrático en el seno familiar. La humanidad ha tenido varios pasos de avance civilizatorio, los que no se hacen en sentido lineal, ni menos siguiendo las formas de Europa o América del Norte, sino que avanza cada uno en la mejor calidad de vida de la humanidad en su conjunto, reconociendo su diversidad y heterogeneidad de circunstancias. Uno de estos pasos fundamentales lo constituye la emancipación de la mujer de la sujeción a las tareas domésticas del hogar y la reproducción. La mujer se incorpora a la gestión de los asuntos públicos, a la producción, a la administración de instituciones, a la profesionalización, al ejercicio de la autoridad y la representación ciudadana. Esto es posible porque el desarrollo social y la lucha infatigable de millones de personas, hombres y mujeres, pero sobre todo, hay que reconocerlo, de estas últimas, que han logrado la decisión sobre sus vidas en la sociedad. En este avance civilizatorio la mujer está redefiniendo su rol en los asuntos públicos, rompiendo su enclaustramiento en la vida doméstica. Pasa a tener protagonismo, conquista su libertad para acceder a ejercer sus derechos de ciudadana. Una de las primeras manifestaciones han sido las mujeres en la producción literaria y periodística y en la vida profesional. Poco a poco incursionan en la vida política e influyen ideológicamente en la vida social. El cambio se produce en diversos ámbitos de la vida social. Este cambio civilizatorio se basa y realiza en la formación de un 37
  38. 38. nuevo tipo de familia democrática. La familia patriarcal, de la mujer sometida al hombre, tipo "picapiedra" de los países industrializados, o de tribus y religiones de algunas zonas islámicas, se sustenta en la humillación y explotación de la mujer. El avance civilizatorio está generando una nueva forma de organización familiar, democrática, donde todos aportan en el trabajo, de igualdad en el trato, de respeto de los espacios privados de cada cual, y de sólida vinculación afirmada en la libertad de las personas que armoniza la convivencia social, y por eso mismo puede hacer duradera la vida familiar. Otra de las esferas de este cambio es en la manifestación de los afectos. En las distintas relaciones entre los seres humanos se enriquecen las manifestaciones de los afectos, los que adquieren mayor densidad, perspectiva y consistencia en su diversidad. Se enriquecen, en estas nuevas condiciones, las relaciones a partir del rol de madre, de esposa, de hija, de nietas, de amigas, de compañeras de trabajo, las que se afirman, para cada rol distinto y tienen la libertad y reciprocidad de la igualdad. DAMMERT (2004) 2.2.2. La Madre como la Protagonista principal de la educación temprana de los hijos. La función educativa de la familia ha sido objeto de mucho interés para la sociología, psicología y la pedagogía general y, especialmente, para los que se ocupan de la educación y el desarrollo del niño en los seis primeros años de vida. Los estudios e investigaciones más recientes de las neurociencias revelan las enormes posibilidades de aprendizaje y desarrollo del niño en las edades iniciales, y hacen reflexionar a las autoridades educativas acerca de la necesidad de optimizar ese desarrollo, de potenciar al máximo, mediante una acertada dirección pedagógica, todas las potencialidades que la gran plasticidad del 38
  39. 39. cerebro humano permitiría desarrollar. (http://www.lp.edu.pe /l_trahtemberg /otros/regiolista.htm) Si se parte de que, en el transcurso de la actividad y mediante la comunicación con los que le rodean un ser humano puede hacer suya la experiencia histórico – social, es obvio el papel que la familia asume como mediador, facilitador de esa apropiación y su función educativa es la que más profunda huella deja en la vida de toda persona. La especificidad de la influencia familiar en la educación infantil está dada porque la familia influye, desde muy temprano en el desarrollo social, físico, intelectual y moral de su descendencia, todo lo cual se produce sobre una base emocional muy fuerte. Con lo mencionado hasta acá, se reconoce la existencia de la influencia educativa de la familia, que está caracterizada por su continuidad y duración. La familia es la primera escuela del hombre y son el padre y la madre los primeros educadores de sus hijos. Sin embargo en nuestra realidad socioeducativa la que más aporta a la educación de los menores de seis años, es la mujer. La seguridad y bienestar que aporta al bebé cuando le carga, arrulla o atiende en la satisfacción de sus necesidades, no desaparece, sino que se modifica según este va creciendo. La ternura, el cariño, y la comprensión que proporciona al bebé le hace crecer tranquilo y alegre; la comunicación afectiva que en esa primera etapa de la vida se establece ha de perdurar porque ese sello de afecto marcará a los niños que, en su hogar, aprenderán: quiénes son, qué pueden y qué no pueden hacer en sus relaciones interpersonales. Mucho antes de que surgiera con F. Froebel (1782-1852) un sistema para la educación social de los niños en educación inicial (instituciones educativas), ya pedagogos ilustres se habían referido a la importancia de las edades tempranas para todo el desarrollo 39
  40. 40. ulterior del niño y, a la familia –a la madre fundamentalmente- como primera e insustituible educadora de sus hijos. Baste señalar –entre otros- a J. A. Comenius (1592-1670), quien subrayó el papel de la Escuela Materna, como primera etapa de la educación, que ocupa los primeros seis años de la vida del niño, considerados por él como un período de intenso crecimiento físico y de desarrollo de los órganos de los sentidos y a E. Pestalozzi (1746-1827) que, en su propuesta de educación para el desarrollo armónico del niño: físico, intelectual, moral y laboral defendió como mejor y principal educadora a la madre, para las cuales escribió un manual “Libro para las Madres” o “Guía para las Madres” en el cual orientaba como desarrollar la observación y el lenguaje de sus menores hijos. A partir de entonces y hasta la fecha, múltiples estudios e investigaciones han revelado las potencialidades de desarrollo del niño desde que nace y se ofrecen variadas formas para su estimulación desde el seno del hogar; corroborándose el papel decisivo de la familia y particularmente de las madres, en las primeras edades, en lo referente a la formación o asimilación de hábitos de vida y de comportamiento social en sus pequeños hijos. Este período se considera “sensitivo”, hablando en términos de L.S. Vigotsky, para la formación de los mismos. (http://www.upsp.edu.pe/descargas/Docentes/Antonio/pedagogi a2005/14Ense%F1anza%20%20Preescolar/Doc%2013.doc.) En algunos países se crean instituciones infantiles para educar tempranamente a los niños, donde las mujeres son las protagonistas principales, quienes hacen de madres sustitutas. La indiscutible importancia de las edades comprendidas entre 0 y 6 años para todo el desarrollo integral del niño hace que en las políticas educativas de los diferentes países se haya entrado seriamente a valorar cómo y por qué vías sería posible estimular el desarrollo general del niño: emocional, intelectual, físico, motriz y social. 40
  41. 41. En estas edades, en las cuales más se necesita la estimulación, hay que procurarla y para ello existen programas de educación no formal, que mediante materiales educativos de fácil comprensión orientan acerca de qué acciones puedan favorecer el desarrollo físico, intelectual, del lenguaje emocional de sus hijos, cómo lograr la formación de hábitos higiénicos, culturales, todo en un clima de amor y comprensión. Por citar sólo algunos de esos programas cabe mencionar los “Hogares de Cuidado diario” y los “Multihogares” que se desarrollan en Venezuela; los “Hogares de Bienestar Familiar” que se aplican en Colombia por el Instituto de Bienestar Familiar; los “Programas no escolarizados de educación inicial y preescolar” que se llevaron a cabo en México, junto a otros como los de “Cuidado Diario” del Patronato Voluntario mexicano; los diversos programas chilenos no convencionales de educación inicial, tales como “Sala Cuna en el Hogar”, “Jardín a Distancia”, “Conozca a su hijo”; el programa ecuatoriano “Creciendo con nuestros hijos”, que aplica el Instituto Nacional del Niño y la Familia y el Programa “Educa a tu Hijo” que se aplica en la República de Cuba. Algunos de los programas que existen, aunque prevén la educación de la familia, la atención educativa se realiza esencialmente por una madre “cuidadora” de la comunidad, que – aunque de bajo nivel cultural- recibe cierta preparación para la atención a los niños. En realidad, esta modalidad funciona como pequeñas instituciones comunitarias que cuidan y protegen al niño de accidentes y realizan algunas acciones alimentarias y, en menor medida, educativas. Otros programas sobre la base del conocimiento de la potencialidad educativa de la familia, y de que es en ella que transcurre esencialmente la vida del niño hasta que ingresa en la escuela, hacen centro de atención la preparación de la familia para 41
  42. 42. que esta ejerza, con mayor rigor científico, la educación de sus hijos en el hogar. Así los Programas “Sala Cuna en el Hogar” (Chile); “Creciendo con nuestros hijos” (Ecuador) y “Educa a tu Hijo” (Cuba), por mencionar algunos constituyen proyectos educativos dirigidos a preparar a las familias mediante orientación directa y materiales ilustrados acerca de cómo estimular el desarrollo del niño en distintas esferas de su personalidad. En el caso del Programa “Educa a tu Hijo”, que se desarrolla en Cuba, vale señalar que parte de la convicción de la importancia de crear las mejores condiciones para el óptimo desarrollo de los niños desde que nacen hasta los seis años, tanto en el seno del hogar como en las de instituciones educacionales. (http://www.cadenagramonte. cubaweb) La imposibilidad de garantizar la atención educativa sistemática a todos los niños, desde las edades más tempranas, en instituciones y la certeza de que, aún y cuando ello fuera posible, la familia es su primera e insustituible escuela; así como el conocimiento de experiencias realizadas en otros países para prestar atención educativa a los infantes desde sus más tiernas edades, fundamenta la concepción y puesta en práctica experimental de estos programas que abarcan cuatro áreas fundamentales del desarrollo en este período infantil: comunicación afectiva, desarrollo intelectual, desarrollo de los movimientos y formación de hábitos. La familia es preparada para la realización de diferentes actividades dirigidas al desarrollo de las áreas mencionadas, las cuales se describen en folletos en los que, de forma sencilla, asequible y muchas veces con ilustraciones, se orienta a la familia acerca de cómo realizarlas. 42
  43. 43. En cada uno de los folletos que se explica, además, las características del niño, de acuerdo al período de vida cuyas orientaciones abarque ese ejemplar (recién nacido, dos a tres meses, de cuatro a seis meses, etc.), se brindan indicadores generales del desarrollo que permiten a la familia conocer qué ha logrado su niño al final del período y se incluyen recomendaciones de algunos cuidados que hay que tener con los niños en estas edades. La efectividad lograda en la aplicación por las familias de los diferentes programas no formales demuestra cómo estas se apropian de los conocimientos necesarios acerca de las particularidades del desarrollo de sus hijos, de la importancia de su educación en estas edades, de cómo estimular mejor, con cuáles procedimientos hacerlo, muestra el nivel de compromiso que adquieren al sentirse responsables de la formación integral del pequeño. (www.campus-oei.org/observatorio/pdf/chile). Entonces, se debe trabajar para lograr en el niño un desarrollo general, más que para el logro de habilidades muy específicas y concretas. En esta labor la mujer viene asumiendo un rol protagónico, sobre todo en el nivel de la educación inicial. 2.3. Crisis Familiar, Permisividad y Disciplina Positiva en la educación de los niños menores de seis años. 2.3.1. La familia y la crisis de la sociedad. En el Perú, así como en otras partes de Latinoamérica, la estructura de la vida familiar ha evidenciado cambios notables en décadas recientes. El matrimonio ha decaído, la separación de las parejas aumenta, se incrementan los nacimientos fuera del matrimonio y, en un número creciente de hogares, las mujeres son “jefas de hogar”. Estas tendencias han sido consideradas como 43
  44. 44. indicadores de una “desintegración familiar”, lo que redefine el patrón de crianza de los niños. Así, pues, la estructura de la familia tradicional de corte patriarcal muestra signos de desintegración desde las últimas décadas del siglo pasado. Este fenómeno social se asocia con los procesos sociales y económicos que han desestabilizado las divisiones tradicionales en los hogares peruanos. La desintegración familiar ocurre junto a la precaria situación económica que viven muchos hogares, al cuestionamiento al machismo, a los medios masivos de comunicación que contribuyen a convertir al individuo en un ser consumista, a alienarlo e incitarlo a la violencia, al sexo, a las drogas, cuando no cuentan con una orientación responsable. Como sabemos la familia ejerce una decisiva y poderosa influencia en el desarrollo de la personalidad de sus integrantes. Las familias, pertenecientes al entorno del presente objeto de estudio, sufren actualmente un proceso de desintegración. Se entiende por desintegración familiar a la ruptura de las relaciones entre los miembros que conforman la célula familiar. Los factores que condicionan este hecho social son la estructura socioeconómica, la cuestionada cultura machista, la violencia doméstica, etc. Si la familia está desunida o sin el necesario equilibrio, si sus miembros discuten constantemente o coexisten sin calor afectivo, si está desarticulada o sus miembros hacen vidas paralelas, etc., todo esto, influye negativamente en el desarrollo normal de la personalidad del niño o de la niña y de su posterior adaptación e interés por el medio escolar y los aprendizajes allí impartidos. Es conveniente que los padres e hijos busquen comunicarse más, para enfrentar unidos la áspera realidad, en base a valores como el respeto, la responsabilidad, la solidaridad; asumiendo 44
  45. 45. también cambios de actitud para desterrar concepciones ideológicas fundamentadas en el autoritarismo y darse tiempo para fortalecer las relaciones familiares, lo que redundará, de manera positiva, en la sociedad. La mala comunicación y la Incomunicación son manifestaciones de los hogares desintegrados. Habría diversos niveles de desintegración relacionados con la mala comunicación o la incomunicación. No olvidemos que la Televisión corta la necesaria conversación entre la pareja, así como el diálogo entre padres e hijos. Muchas veces, al enchufar y prender la televisión estamos apagando la comunicación en nuestros hogares. Entonces, la Sociedad y la Familia se condicionan mutuamente: Si la Familia tiene defectos o errores, la sociedad va a fallar; y, asimismo si la sociedad no contribuye a mejorar las relaciones interfamiliares, la Familia va a estar expuesta a fracasar. 2.3.2. La Permisividad y la Actitud Permisiva en la educación de los hijos. La Permisividad en la educación de los hijos, se enfoca en el presente estudio, como un estilo de crianza o interacción con los niños que se caracteriza por la falta de límites y tolerancia excesiva. Me refiero a que el padre o madre permiten a los hijos conductas inadecuadas a su desarrollo personal y social. Esto condiciona comportamientos de indisciplina, fomentando personas incapaces de actuar responsablemente. En nuestra sociedad, como en otros lugares de este mundo globalizado, está bastante extendido el “modelo educativo de libre desarrollo”, por el que los padres permiten a los hijos todo tipo de conductas y piensan que deben educarse en una especie de neutralismo en el que nadie debe influir. ROJAS (2006) 45
  46. 46. Entonces, en relación a lo que vengo analizando, la Actitud Permisiva es la predisposición que designa la orientación favorable de las madres de familia hacia la educación o crianza de sus hijos de manera permisiva. Considero la actitud como una forma de motivación social que predispone la acción de un individuo hacia determinados objetivos o metas. Las actitudes son sistemas de ideas, que nos ahorran el trabajo mental de tener que reunir una serie de datos cada vez que emitimos un juicio. Estos sistemas de ideas, con implicaciones en nuestra vida diaria, pueden ser modificados frente a nuevas experiencias. Y, aún como una teoría, están enraizados en nuestra cultura y en nuestra psicología individual. En el presente estudio, he logrado hacer una categorización de la variable “Actitud Permisiva”, teniendo presente la dimensión denominada como “Adaptación al medio circundante” de la persona”, pudiendo medirla al tener indicadores como: la Adaptación mecánica al modelo permisivo que nos socializa al sistema o sociedad capitalista, valorando positivamente la ideología del “liberalismo pervertido”; asimismo cuando la madre, en este contexto , da posibilidades de acción, sin corregir ni orientar a su hija. Y, asimismo, cuando dicha madre se siente impotente frente al comportamiento inadecuado de su niña. Nos damos cuenta asimismo de la Actitud Permisiva en la medida en que la madre siente el escepticismo frente a la conveniencia de las normas y racionaliza la acción para no diferir de sus convicciones. Con esta dimensión y los indicadores mencionados, he medido en el instrumento que adjunto en anexos y que defino y fundamento en el tercer capitulo referido a la metodología de la investigación, teniendo en cuenta categorías que van desde una Actitud Muy Permisiva, hasta una Actitud Rotundamente No Permisiva, como categorías 46
  47. 47. extremas; pasando por una Actitud Permisiva y una Actitud No Permisiva, como categorías intermedias. (Ver anexos) Fundamentando lo anteriormente descrito, comparto con Civitas que el concepto de actitud es básico en dos campos: en psicología social y en la teoría de la personalidad. Este autor nos indica que a fines de la década de 1920, el psicólogo estadounidense Gordon W. Allport se interesó por la investigación de las actitudes sociales, pero no fue hasta la década de 1940, con la publicación de “El miedo a la libertad” (1941), de Erich Fromm, cuando este concepto empezó a cobrar importancia en la teoría de la personalidad. Se entiende, entonces que la actitud social es compartida y favorece los intereses sociales por encima de los individuales. El origen y la transformación de las actitudes también ha sido estudiado desde el punto de vista de sus relaciones con el tipo de personalidad de los individuos. También hace referencia del sociólogo Theodor W. Adorno, quien, en su obra “La Personalidad Autoritaria”, expresa que la personalidad de un individuo es utilizada como una vía para la comprensión de la totalidad de su sistema de valores, el cual está constituido por un conjunto de actitudes que se apoyan mutuamente. Según Adorno, las actitudes de las personas tienen relación a su formación dentro del ambiente familiar y del contexto social. En suma, el enfoque sociológico sobre el origen de las actitudes atribuye mayor importancia a la posición de los individuos en el medio social y a su contacto con otras personas que a sus características individuales. CIVITAS (1974) Los estudiosos del comportamiento distinguen tres aspectos o elementos en una actitud: un elemento cognitivo (una actitud implica el conocimiento de datos y valores particulares); un elemento afectivo (una actitud revela emociones en relación a una situación); un elemento comportamental (Una actitud tiene implicaciones para la acción). Cada uno de estos aspectos está presente en cualquier actitud, y la fuerza relativa de cada una determinará de qué forma la 47
  48. 48. acción será o podrá ser cambiada. La práctica y el conocimiento del mundo, empero, no agotan la definición de una actitud. De manera tal que se considera que actitud presenta otras dimensiones, como la protección del yo, la expresión de valores, y la adaptación al medio circundante. Dimensiones estas que actúan entrelazadas, predominando ya una, ya otra, de acuerdo con la situación social y la personalidad del individuo. La protección del ego actúa, cuando por ejemplo, una persona que sufre un complejo de inferioridad proyecta sus sentimientos sobre un grupo minoritario, con la finalidad de mejorar su propia imagen. A veces expresa la propia identidad del individuo y su posición en el mundo. A través de ella, las personas muestran, claramente, lo que son, tanto en términos individuales como sociales. En esta dimensión, se dice que las actitudes corresponden a la expresión de valores. La tendencia natural a la adaptación impulsa a las personas a tratar de obtener la mayor compensación de su ambiente, desarrollando actitudes favorables a lo que les brinda placer y desfavorables a lo que les provoca frustración. Es el tipo de actitud denominada utilitaria. Entonces, a lo largo de su vida las personas adquieren experiencias y forman una red u organización de creencias. Entendiendo por creencias al sistema interpretativo que organiza el mundo interior de las personas y les da sentido a su quehacer cotidiano. Y precisamente la actitud engloba un conjunto de creencias, todas ellas relacionadas entre sí y organizadas en torno a un objeto o situación. Las formas que cada persona tiene de reaccionar ante cualquier situación son muy numerosas, pero son las formas comunes y uniformes las que revelan una actitud determinada. Si bien las actitudes establecen un cierto grado de coherencia entre el comportamiento pasado y el comportamiento futuro, esto no significa que la relación entre la actitud y el comportamiento sea siempre coherente. Civitas precisa que el psicólogo norteamericano León Festinger estudió la disonancia cognitiva, descubriendo que el individuo trata de ser coherente con sus actitudes. Y cada vez que 48
  49. 49. surge un desajuste entre un concepto y una situación nueva, busca una solución a través de un proceso comúnmente llamado de racionalización. Estamos constantemente recibiendo nuevas informaciones que crean disonancias para las cuales nos vemos obligados a encontrar solución. Como resolver una disonancia es, la mayoría de veces, muy difícil, las personas tienden a evitar situaciones e informaciones que puedan colocarlas en conflicto consigo mismas. Esto explica por qué muchos individuos adoptan un comportamiento, tratando, a cualquier precio, de armonizar sus actitudes con las del grupo al que pertenecen. Se ha comprobado que numerosas personas razonablemente inteligentes terminan por aceptar falsas interpretaciones de lo que ven, sólo para que su juicio sea coherente con el del grupo. CIVITAS (1974) 2.3.3. La Permisividad, Hedonismo y Consumismo Muchos padres actuales fueron educados en un contexto autoritario, rígido. El respeto a los mayores era un valor esencial, mientras que la libertad y la espontaneidad era privilegio de los adultos (y no de todos). Algunos de aquellos niños crecieron con ansias de ruptura y cuando se convirtieron en padres, educaron a sus hijos de un modo distinto: en general intentaban que sus hijos fueran autónomos, capaces de elegir por sí mismos, y que no estuvieran sometidos a un sistema social y político rígido y autoritario. No era una mayoría la que seguía estas pautas, pero sí se apreciaba cierto cambio en medio de unas relaciones familiares aún estrictas en muchas casas. Así es que desde finales de 1970 y comienzos de 1980, de un modo radical, se ha pasado del autoritarismo a una permisividad extrema. Aquellos padres han visto en la libertad de sus hijos una prolongación de su propia libertad, de algo que no habían podido tener ellos. Cuando eso se termina llevando al extremo, la voluntad de los hijos acaba convertida en la norma fundamental de las 49
  50. 50. relaciones familiares: el niño tiene que ser feliz, sin que nada pueda causarle daño. Se trata del proteccionismo en relación a la permisividad extrema, que no forman personas, sino pequeños tiranos, y que tanto daño está haciendo en nuestra sociedad, en la que, por otro lado, es más fácil preocuparse por lo que tienen los niños que por lo que son. El resultado en las familias termina siendo nocivo, lo que se evidencia en las relaciones interpersonales en la vida cotidiana. No es nada novedoso comprobar que la mayoría camina por un plano inclinado hacia la facilidad. La permisividad es la comodidad del momento, pero trae consigo muchas incomodidades posteriores. "¡Haz lo que quieras! Me da lo mismo. Me das lo mismo". No siempre se dice así, textualmente; pero eso es lo que se quiere decir. Quitarse los hijos de encima es una expresión terrible, pero cuántos padres practican esto por indolencia, por comodidad, por desinterés, o simplemente por falta de valores o por valores equivocados. Y más aún, desde la década del noventa del siglo pasado, estamos viviendo en la era de la levedad. Todo es liviano, ligero. Estamos al final de una civilización. Postmodernismo para unos, o postindustrial para otros. En el mundo de las ideas y su reflejo en el comportamiento, se ha producido un cambio sensible. Las dos notas más peculiares son el hedonismo y la permisividad. Ambos están enhebrados por el materialismo capitalista, que pone, en primer plano de la conducta el dinero, el placer, el bienestar, el nivel de vida, el éxito. Es decir, las aspiraciones más profundas del hombre van siendo gradualmente materiales, deslizándose hacia una decadencia moral. 50
  51. 51. El hedonismo significa que la ley máxima de comportamiento es el placer por encima de todo, cueste lo que cueste. Este es un nuevo dios. Ir alcanzando cada vez cotas más altas de bienestar. Vivir hoy y ahora pasándolo bien, buscando el placer ávidamente y con refinamiento, sin ningún otro planteamiento. La ética hedonista tiene un código: la permisividad. Entre ellas se establecen relaciones muy cercanas. Estos son los dos nuevos pilares que vertebran muchas vidas de los hombres y mujeres en nuestros días. La mayor aspiración es divertirse por encima de todo. Evadirse de uno mismo y sumergirse en un calidoscopio de sensaciones cada vez más sofisticadas y narcisistas. La vida es contemplada como un goce ilimitado. Porque una cosa es disfrutar de la vida y saborearla, en tantas vertientes como ésta tiene, lo cual indica buena salud mental; y otra muy distinta es ese maximalismo de no tener otro objetivo último que no sea este afán y frenesí de diversión y de placer sin restricciones. El primero es psicológicamente sano y sacia una de las dimensiones de nuestra naturaleza. El segundo, por el contrario, apunta a la muerte de los ideales y de la ética científica. Del hedonismo surge un vector que pide paso con fuerza: el consumismo. Todo puede escogerse a placer. Disposición permanente para el deleite, en donde comprar, gastar, adquirir y tener, es vivido como una nueva experiencia de libertad. El ideal de consumo de la sociedad capitalista no tiene otro horizonte que la multiplicación o la continua sustitución de objetos, por otros cada vez mejores. Hay dos ejemplos reveladores; uno, el del telespectador sentado frente al televisor con el mando a distancia pasando de un programa a otro, buscando no se sabe exactamente qué; otro exponente sería el del que va recorriendo el gran supermercado, llenando su shopping car hasta arriba, tentado por todos los estímulos y sugerencias comerciales, incapaz de decir que no. 51
  52. 52. Entonces, la ideología actual es la permisividad. Se propugna que hemos llegado a una etapa clave de la historia: sin prohibiciones, ni territorios vedados, no hay limitaciones, todo vale, cualquier andadura es interesante, con tal de que se quiera recorrer: Hay que atreverse a todo. Llegar cada vez más lejos, aunque sin finalidad y sin programa. Nace así un nuevo hombre indiferente, permisivo, descomprometido, sin valores humanos, centrado en sí mismo. Todo se va viendo envuelto en un paulatino escepticismo y, a la vez, en un individualismo a ultranza. Este derrumbamiento axiológico produce vidas vacías, pero sin grandes dramas, ni vértigos angustiosos, ni tragedias. Es posible observar muchas vidas casi vacías, sin sentido. Existencias sin aspiraciones, llegándose a decir: ¿qué más da?. Todo es relativo. Y el relativismo es hijo natural de la permisividad. Es como un mecanismo de defensa. De esta manera, todos los juicios quedan suspendidos y flotan sin consistencia. Todo depende, cualquier análisis puede ser positivo y negativo. No hay nada absoluto. Nada es bueno ni malo. Tolerancia interminable que conduce a una indiferencia pura. Alguno llega a afirmar que todos los valores son iguales, no hay unos superiores a otros. Se cae así en un nuevo absoluto: que todo es relativo. (Rojas. Enrique. http://www.fluvium.org) Hoy en día se evidencia el exceso de permisividad en el hecho de que para los hijos hay derechos pero no hay deberes. Se les da todo lo que se puede y se les exige poco. La mayoría de padres enfrentan este problema al educar a sus hijos. Son indulgentes, porque quieren darles gusto, y a veces les resulta difícil diferenciar entre el papel de amigos y el de padres. Sin embargo, al ser demasiado permisivos, se impide a los niños enfrentar los problemas que formarán su carácter. Los niños y adolescentes 52
  53. 53. educados, con este trato, pueden presentar algunas conductas como egocentrismo, y falta de control. Lo que empieza pareciendo en los niños una conducta caprichosa e insistente en la petición de las cosas puede acabar convirtiéndose, según los especialistas, en un comportamiento violento hacia los padres. Parte de la responsabilidad (de las agresiones de los hijos) es de los padres, y comienzan a detectarse conductas muy agresivas en niños menores de 6 años. Entonces, el problema se enmarca “en una sociedad permisiva y materialista”. Subrayándose, como alternativa, que se debe “poner límites para que el menor crezca”. Frases como: “toma y cállate”, sólo funcionan a corto plazo, “porque el niño aprende que es así cómo consigue las cosas”: con insistencia, después, con un grito o un insulto y más tarde, amenazando con un cuchillo. “Hay que saber decir que no y mantenerse firme”. Es difícil para los padres, que quieren dar a sus hijos “lo que ellos no tuvieron” y que luego llegan a sufrir –en muchos casos- el “miedo” por los comportamientos agresivos de sus hijos. (Urra, Javier. http://www.esferalibros.com) 2.3.4. La Disciplina Positiva en el Contexto Familiar Disciplinar, en el contexto familiar, significa enseñar. Los padres de familia están llamados a enseñar a sus hijos los valores morales, religiosos, sociales y cívicos que hacen a un individuo integralmente saludable para la sociedad. (http://www.familyministries.org/familia/ articulos) Existen diversas formas de disciplinar a los niños. Así tenemos la Disciplina restrictiva, que está relacionada al control 53
  54. 54. excesivo del niño, por parte de sus padres. Se caracteriza por un orden sin libertad. No se dan opciones, rige la afirmación autoritaria: "Tú haces esto porque yo lo digo”. Conocemos que la mayor parte de las familias peruanas tienen una estructura de relaciones que las convierte en autoritarias. En el modelo educativo o de crianza autoritario los progenitores son insensibles y exigentes, ellos ven la obediencia como una virtud, los hijos son castigados con la fuerza de la afirmación del poder de sus padres. El respeto por la autoridad, fundamentalmente del padre, y la preservación del orden son importantes. La afirmación del poder restrictivo reside en el uso de la fuerza dominante de los progenitores, mediante amenazas, órdenes, golpes y la supresión de esparcimientos y aun de derechos. Todas ellas, basadas en el miedo del niño al castigo. Los padres que emplean, de preferencia esta disciplina, pueden encontrar que sus hijos devienen individuos centrados en ellos mismos e inclinados a actuar sin ser vistos, formándose en ellos la doble moral. En el Perú se encuentra, mayoritariamente, el modelo de progenitor autoritario, quien plantea a los hijos exigencias de obediencia ciega, negándoles cualquier cuestionamiento. La forma más frecuente de disciplina empleada por los padres es la afirmación de poder y, en su expresión más dura, el maltrato con látigo o correa. En general, se describe al padre cómo autócrata, distante y además, inconsistente en disciplinar a sus hijos. (Lo que comprobamos en nuestra observación cotidiana es que primero permite conductas inadecuadas y luego las castiga con dureza). A partir de estas comprobaciones, no es extraño que los ciudadanos peruanos hayan aceptado, pasivamente, las imposiciones del gobierno dictatorial de la década del 90. No están 54
  55. 55. educados, mayoritariamente, para cuestionar al que ejerce la autoridad y no han logrado la autonomía que les permita tener un pensamiento propio. Tampoco es extraño que la corrupción se haya extendido, en un medio donde el autoritarismo sólo ha permitido el desarrollo de una conciencia exteriorizada, en donde se actúa de forma moralmente aceptada, sólo para evitar el castigo. (http://palestra.pucp.edu.pe). Frente a este tipo de Disciplina restrictiva, surge alternativamente la Disciplina Positiva, enmarcada en el avance civilizatorio. La Disciplina se define como la capacidad de las personas para seguir por sí mismas determinadas normas de comportamiento. Esta capacidad de autocontrol se desarrolla poco a poco. VALDIVIEZO (1993) El uso de la Disciplina Positiva consiste en que el niño cumpla voluntariamente con las normas de convivencia que se dan desde el hogar, de acuerdo al desarrollo de su conciencia moral. Es una forma de educar sin tener que recurrir a gritos, golpes o castigos. En esta medida la Disciplina Positiva es una forma de conducta aprendida. La Habilidad en el uso de la Disciplina Positiva es favorable para el desarrollo del niño. Se entiende que con la Disciplina Positiva se promueve la autoestima del menor, así como libertad, el liderazgo; asimismo se enseña autodisciplina, responsabilidad, respeto, cooperación para la solución de problemas. (http://www.educared.edu.pe/ espacio decrianza/ entrevista.) Los padres y madres deben asumir el liderazgo usando técnicas que inspiren una atmósfera positiva de tener niños ganadores, en vez de niños sobre los que se ha ganado. Para ello, es vital suplantar el castigo por las consecuencias naturales. De lo 55
  56. 56. que se trata es que el niño no reciba un castigo por su conducta, sino que reflexione por las consecuencias de su accionar. (http://www.familyministries.org /familia/articulos2.htm) La Disciplina Positiva tiene como funciones: a) Establecer adecuadas relaciones con los demás. b) Facilitar la transmisión de valores sociales. c) Discriminar los comportamientos aceptados y los inapropiados, con el fin de poner límites a éstos. d) Que los hijos comprendan las consecuencias lógicas de su conducta y de la vida en general. Con el uso del método de las "consecuencias naturales y lógicas del comportamiento" se les posibilita a los hijos un proceso de experiencias vitales que les permitan lograr su autocontrol, dándoles responsabilidad y progresiva autonomía, enseñándole a cooperar en el desarrollo de sus habilidades personales y ajustarse, de manera adecuada, a la sociedad. La idea del "castigo físico, como último recurso" para imponerse a los hijos debe ir desapareciendo de nuestras conciencias en la medida que se superen ideologías autoritarias, haya un desarrollo personal y se promueva relaciones democráticas en el hogar. En este sentido, es importante desarrollar la educación de la voluntad y de la Conciencia Moral desde la más temprana edad. Entendemos esto al hecho de estar conscientes de nuestros actos, gobernando nuestra conducta a partir de lo que entendemos como bueno o malo. El niño aprende primero a distinguir lo correcto de lo incorrecto, interiorizando la voz de sus padres, y luego, de acuerdo con estas orientaciones, aprende a controlar sus impulsos, para actuar correctamente dentro de la sociedad. COROMINAS (1995) 56
  57. 57. El uso de esta disciplina positiva hace posible en el niño el desarrollo del comportamiento "solidario", la responsabilidad por sus actos, alentando su creatividad; ejerciendo un firme autocontrol sostenido por la razón. Con este método se educa a los niños, haciéndolos más competentes, con confianza en sí mismos y gran autoestima. Con el uso de la disciplina positiva los padres consideran que control o vigilancia son necesarios, pero usan, en primer lugar, la razón y la afirmación de su autoridad para lograrlo. En este sentido Ron Taffel considera que es necesario intervenir a tiempo antes de generar una pataleta. Los padres con habilidad en la Disciplina positiva entienden y saben qué hacer ante las pataletas “manipuladoras” y las “temperamentales”. De las primeras hacen caso omiso; en cambio las segundas saben que tienen relación con el cansancio, la enfermedad, el hambre y tienen que ser atendidas de inmediato. Asimismo sabe retirar al niño de situaciones difíciles, cambiándolo de contexto. Establecen los límites con tranquilidad convicción y firmeza y le explican a sus hijos, con frases cortas, las razones de su proceder, sin caer en arbitrariedades. TAFFEL (1999) Violeta Sara Lafosse en el texto, “Democratización de las Instituciones y Lucha contra la corrupción: La importancia de las Instituciones Básicas”, aporta un concepto acerca la Disciplina Inductiva con el cual complementa a lo que venimos tratando como Disciplina Positiva. Ella considera que la Disciplina Inductiva se basa en la apelación a la razón, al amor propio y al deseo de crecer del infante. Entiende esta autora que la Disciplina Inductiva es la técnica disciplinaria más efectiva en el desarrollo de la conciencia. Mediante ella, el niño llega a percibir que los valores morales y los sentimientos de culpa provienen de él y no son impuestos de fuera. 57

×