SlideShare una empresa de Scribd logo
Evangelium Vitae
Resumen de la carta encíclica
Escuela de Psicología
Evangelium Vitae
• “El Evangelio de la vida está en el centro del mensaje de
Jesús.”
• Presentando el núcleo central de su misión redentora,
Jesús dice: « Yo he venido para que tengan vida y la
tengan en abundancia » (Jn 10, 10). Se refiere a aquella
vida « nueva » y « eterna », que consiste en la comunión
con el Padre.
• Pero es precisamente en esa «vida» donde encuentran
pleno significado todos los aspectos y momentos de la
vida del hombre.
Valor incomparable de la persona
• El hombre, llamado a una plenitud ‘más allá de las dimensiones
de su existencia terrena’ --> participación de la vida misma de
Dios
• Lo sublime de esta vocación manifiesta la grandeza y el valor de
la vida humana. Al mismo tiempo, subraya el carácter relativo de
la vida terrena.
• El valor sagrado de la vida humana se descubre ya en la ley
natural. En el reconocimiento de este derecho se funda la
convivencia humana y la comunidad política.
• Los creyentes en Cristo deben, de modo particular, defender y
promover este derecho.
Valor incomparable
de la persona
• Concilio Vaticano II: « El Hijo de Dios, con su encarnación,
se ha unido, en cierto modo, con todo hombre ».
• Este acontecimiento revela a la humanidad no sólo el
amor infinito de Dios; sino también el valor incomparable
de cada persona humana.
• “El Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio de
la dignidad de la persona y el Evangelio de la vida son un
único e indivisible Evangelio.”
Nuevas amenazas
a la vida humana
• Cada persona, en virtud del misterio de la encarnación,
es confiada a ‘la solicitud materna de la Iglesia’: toda
amenaza a la dignidad y vida del hombre repercute en la
Iglesia.
• Compromiso en su misión de anunciar el Evangelio de la
vida. Hoy es urgente ante la multiplicación y agudización
de las amenazas contra la vida.
• Con el progreso científico y tecnológico han surgido
nuevas formas de agresión contra la dignidad humana.
Amenazas a la vida, según CVII
Todo lo que se opone a la vida: homicidios, genocidios, el
aborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntario
Todo lo que viola la integridad de la persona humana:
mutilaciones, torturas, coacción psicológica.
Todo lo que ofende a la dignidad humana: condiciones
infrahumanas de vida, encarcelamientos arbitrarios,
deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de
blancas y de jóvenes, las condiciones ignominiosas de trabajo.
• Fuente: Concilio Vaticano II
Nuevas amenazas
a la vida humana
• Nueva situación cultural, que “confiere a los atentados
contra la vida un aspecto inédito y —podría decirse—
aún más inicuo ocasionando ulteriores y graves
preocupaciones: amplios sectores de la opinión pública
justifican algunos atentados contra la vida en nombre
de los derechos de la libertad individual”
• Se pretende entonces no sólo la impunidad, sino la
autorización del Estado, con el fin de practicarlos con
absoluta libertad.
Raíz de la violencia contra la
vida
• «Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató»
(Gn 4, 8)
• El Evangelio de la vida está como en contradicción con la
experiencia lacerante de la muerte que entra en el
mundo y oscurece el sentido de la existencia humana.
• La muerte entra por la envidia del diablo (cf. Gn 3, 1.4-5)
y por el pecado de los primeros padres (cf. Gn 2, 17; 3,
17-19). Y entra de un modo violento: « Cuando estaban
en el campo, se lanzó Caín contra su hermano Abel y lo
mató » (Gn 4, 8).
Un fratricidio cada homicidio
• El hombre mata a su hermano. Como en el primer
fratricidio, en cada homicidio se viola el parentesco
«espiritua » que agrupa a los hombres en una única gran
familia.
• Además, no pocas veces se viola también el parentesco «
de carne y sangre », por ejemplo, cuando las amenazas a
la vida se producen en la relación entre padres e hijos,
como sucede con el aborto o cuando, en un contexto
familiar o de parentesco más amplio, se favorece o se
procura la eutanasia.
« ¿Soy yo acaso el
guarda de mi hermano? »
• Caín rechaza asumir aquella responsabilidad que cada
hombre tiene en relación con los demás.
• “Esto hace pensar espontáneamente en las tendencias
actuales de ausencia de responsabilidad del hombre
hacia sus semejantes, cuyos síntomas son, entre otros, la
falta de solidaridad con los miembros más débiles de la
sociedad —es decir, ancianos, enfermos, inmigrantes y
niños— y la indiferencia que con frecuencia se observa
en la relación entre los pueblos, incluso cuando están en
juego valores fundamentales como la supervivencia, la
libertad y la paz.” (EV)
La sangre clama desde el suelo
• Dios no puede dejar impune el delito: desde el suelo
sobre el que fue derramada, la sangre del asesinado
clama justicia a Dios (cf. Gn 37, 26; Is 26, 21; Ez 24, 7-8).
• De este texto la Iglesia ha sacado la denominación de
«pecados que claman venganza ante la presencia de
Dios» y entre ellos ha incluido, en primer lugar, el
homicidio voluntario.
Caín es maldecido y castigado
Jardín del Edén: lugar
de abundancia, de
amistad con Dios
País de Nod: lugar de
miseria, de soledad y
lejanía con Dios
“…puso una señal a Caín para que
nadie que le encontrase le atacara”
• Ni siquiera el homicida pierde su dignidad personal y Dios
mismo se hace su garante.
• Es justamente aquí donde se manifiesta el misterio
paradójico de la justicia misericordiosa de Dios.
• Dios no quiso castigar al homicida con el homicidio, ya
que quiere el arrepentimiento del pecador y no su
muerte.
Eclipse del valor de la vida
• violencia contra la vida de millones
• seres humanos forzados a la miseria y al hambre
• las guerras
• la violencia derivada del comercio de armas
• el desajuste de los equilibrios ecológicos
• la droga
• modelos de práctica de la sexualidad que portan
graves riesgos para la vida.
Otro género de atentados
Con caracteres nuevos respecto al pasado y que suscitan problemas
de gravedad singular:
• Tienden a perder, en la conciencia colectiva, el carácter de «
delito » y a asumir el de « derecho », hasta el punto de
pretender un reconocimiento legal por parte del Estado y la
sucesiva ejecución mediante la intervención gratuita de los
mismos agentes sanitarios.
• Golpean la vida humana en situaciones de máxima precariedad,
cuando está privada de toda capacidad de defensa.
• Se producen dentro y por obra de la familia, que está llamada a
ser, sin embargo, « santuario de la vida ».
Eclipse del valor de la vida
• Profunda crisis de la cultura: se dificulta ver con claridad el
sentido del hombre, de sus derechos y deberes.
• A esto se añaden dificultades existenciales y relacionales,
situaciones de particular pobreza, angustia o exasperación,
en las que la prueba de la supervivencia, el dolor hasta el
límite de lo soportable, y las violencias sufridas, hacen que
las opciones por la defensa y promoción de la vida sean
exigentes, a veces incluso hasta el heroísmo.
• Eclipse. Estructura de pecado que en muchos casos se
configura como “cultura de muerte”.
Nuevas amenazas
• Aborto y mentalidad anticonceptiva.
• Técnicas de reproducción artificial: reducen al vida
humana a simple ‘material biológico’, sacrificio de
embriones.
• Diagnósticos prenatales: ocasión para proponer o
practicar el aborto eugenésico.
• Infanticidio: cuando se niegan los cuidados
elementales y hasta la alimentación a recién nacidos
con graves deficiencias.
Nuevas amenazas
• Eutanasia: para enfermos incurables o terminales,
anticipar la muerte.
• Fenómeno demográfico: caída de los nacimientos en
países ricos y superpoblación de países pobres.
Amenazas programadas
de manera científica y sistemática…
Conjura contra la vida
« Con el tiempo, las amenazas contra la vida no disminuyen.
Al contrario, adquieren dimensiones enormes. No se trata
sólo de amenazas procedentes del exterior, de las fuerzas de
la naturaleza o de los "Caínes" que asesinan a los "Abeles";
no, se trata de amenazas programadas de manera científica
y sistemática. El siglo XX será considerado una época de
ataques masivos contra la vida, una serie interminable de
guerras y una destrucción permanente de vidas humanas
inocentes. Los falsos profetas y los falsos maestros han
logrado el mayor éxito posible »
Juan Pablo II
(Denver, VIII Jornada Mundial de la Juventud)
Eclipse del sentido
de Dios y del hombre
Mentalidad que tergiversa o deforma el concepto de
subjetividad.
• vs. Exaltación del hombre como ser ‘indisponible’
Concepto de libertad que exalta de modo absoluto al
individuo.
• vs. La libertad posee una esencial dimensión relacional y un vínculo
constitutivo con la verdad.
Desaparece toda referencia a valores comunes y a una
verdad para todos: relativismo ético.
• vs. Valores universales y verdad absoluta
Eclipse del sentido
de Dios y del hombre
• Viviendo « como si Dios no existiera », el hombre pierde no
sólo el misterio de Dios, sino también el del mundo y el de su
propio ser.
• El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce
inevitablemente al materialismo práctico, en el que proliferan
el individualismo, el utilitarismo y el hedonismo.
• La llamada « calidad de vida » se interpreta principal o
exclusivamente como eficiencia económica, consumismo
desordenado, belleza y goce de la vida física, olvidando las
dimensiones más profundas —relacionales, espirituales y
religiosas— de la existencia.
Eclipse del sentido de Dios
y del hombre
• En tal contexto el sufrimiento, elemento inevitable de la
existencia y factor de posible crecimiento personal, es
«censurado», rechazado como inútil, más aún, combatido como
mal que debe evitarse siempre y de cualquier modo.
• El cuerpo ya no se considera como realidad personal, signo y
lugar de las relaciones con los demás, con Dios y con el mundo.
Se reduce a pura materialidad: órganos, funciones y energías
que hay que usar según criterios de goce y eficiencia.
• Por consiguiente, también la sexualidad se despersonaliza e
instrumentaliza.
Eclipse del sentido de Dios
y del hombre
• La procreación se convierte entonces en el «enemigo» a
evitar en la práctica de la sexualidad.
• Las relaciones interpersonales experimentan un grave
empobrecimiento.
• Se duda de la conciencia de cada persona, que en su
unicidad se encuentra sola ante Dios. También se
cuestiona, en cierto sentido, la «conciencia moral» de la
sociedad.
Signos de esperanza
y llamada al compromiso
• La sangre de Cristo, mientras revela la grandeza del amor del
Padre, manifiesta qué precioso es el hombre a los ojos de Dios y
qué inestimable es el valor de su vida.
• La sangre de Cristo manifiesta al hombre que su grandeza, y por
tanto su vocación, consiste en el don sincero de sí mismo.
• En esta sangre los hombres encuentran la fuerza para
comprometerse en favor de la vida. Es el motivo más grande de
esperanza, más aún, es el fundamento de la absoluta certeza de
que según el designio divino la vida vencerá: « No habrá ya
muerte » (Ap 21, 4).
Signos de esperanza
y llamada al compromiso
SIGNOS DE
ESPERANZA
Esposos
generosos
Centros de
ayuda a la vida
Grupos de
voluntarios
Asociaciones
de médicos y
organizaciones
Movimientos
en favor de la
vida
Familias
caritativas
Signos de esperanza
y llamada al compromiso
Gestos cotidianos
de acogida,
sacrificio y cuidado
desinteresado
Nueva sensibilidad
contraria a la guerra
Aversión en la
opinión pública
contra la pena de
muerte
Mayor atención a la
calidad de vida y a
la ecología
Nacimiento y
desarrollo de la
bioética
Mensaje cristiano sobre la vida
El Evangelio de la vida es una realidad
concreta y personal, porque consiste en
el anuncio de la persona misma de
Jesús, el cual se presenta a todo
hombre, con estas palabras:
• « Yo soy el Camino, la Verdad y la
Vida » (Jn 14, 6).
• « Yo soy la resurrección y la vida. El
que cree en mí, aunque muera,
vivirá; y todo el que vive y cree en
mí, no morirá jamás » (Jn 11, 25-26).
Mensaje cristiano sobre la vida
• La vida es siempre un bien.
• Jesús lleva a término el sentido de la vida: revela su
grandeza y valor.
• En el rostro de la vida humana resplandece la gloria de
Dios.
• La dignidad de la vida humana no sólo está ligada a sus
orígenes, también a su fin, a su destino de comunión con
Dios: el don de la vida eterna.
• Exigencia de veneración y amor por la vida de todos.
Mensaje cristiano sobre la vida
• Responsabilidades del hombre ante la vida.
• La dignidad del no nacido: la existencia de cada
individuo, desde su origen, está en el designio divino.
• La vida en la vejez y en el sufrimiento: aunque la vida del
cuerpo en su condición terrena no es un valor
absoluto, nadie puede decidir arbitrariamente entre vivir
y morir.
• La verdad de la vida es revelada por el mandamiento de
Dios (de la ley del Sinaí al don del Espíritu).
• En el árbol de la Cruz se cumple el Evangelio de la vida:
se ilumina el sentido de la vida y de la muerte de todo
ser humano.
La Ley Santa de Dios
• « Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos »
(Mt 19, 17)
• « En esto se le acercó uno y le dijo: "Maestro, ¿qué he de hacer
de bueno para conseguir vida eterna?" » (Mt 19, 16). Jesús
responde: « Si quieres entrar en la vida, guarda los
mandamientos » (Mt 19, 17).
• El Maestro habla de la vida eterna, es decir, de la participación
en la vida misma de Dios.
• A esta vida se llega por la observancia de los mandamientos del
Señor, incluido también el mandamiento « no matarás ».
Evangelio y mandamiento
• El mandamiento de Dios no está nunca separado de su
amor; es siempre un don para el crecimiento y la alegría
del hombre.
• De este modo, el don se hace mandamiento, y el
mandamiento mismo es un don.
• El hombre fue creado a imagen de Dios: también el
hombre es rey. Sin embargo, no se trata de un señorío
absoluto, sino ministerial, reflejo real del señorío único e
infinito de Dios. Por eso, el hombre debe vivirlo con
sabiduría y amor, mediante la obediencia a su santa Ley.
Vida humana:
sagrada e inviolable
• Dios se proclama Señor absoluto de la vida del hombre, creado
a su imagen y semejanza (cf. Gn 1, 26-28). Por tanto, la vida
humana tiene un carácter sagrado e inviolable, en el que se
refleja la inviolabilidad misma del Creador.
• Por esto, Dios se hace juez severo de toda violación del
mandamiento « no matarás », que está en la base de la
convivencia social.
• Explícitamente, tiene un fuerte contenido negativo: indica el
límite que nunca puede ser transgredido. Implícitamente,
conduce a una actitud positiva de respeto absoluto por la vida.
Otras cuestiones:
Legítima
defensa
Pena de
muerte
Vida del
inocente
Aborto Eutanasia
Suicidio
asistido
El delito abominable del aborto
• Entre todos los delitos contra la vida, el aborto procurado
presenta características que lo hacen particularmente grave e
ignominioso.
• El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como «
crímenes nefandos ».
• Hoy la percepción de su gravedad se ha ido debilitando en la
conciencia de muchos. La aceptación del aborto en la
mentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señal
evidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que es
cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, incluso
cuando está en juego el derecho fundamental a la vida.
El delito abominable del aborto
• Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca llamar a
las cosas por su nombre. « ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien
mal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad » (Is 5, 20).
• Precisamente en el caso del aborto se percibe la difusión de una
terminología ambigua, como la de « interrupción del embarazo »,
que tiende a ocultar su verdadera naturaleza y a atenuar su
gravedad en la opinión pública.
• Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el
aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como
quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su
existencia, que va de la concepción al nacimiento.
“Es ya un hombre aquél que lo será”
Tertuliano
• En realidad, « desde el momento en que el óvulo es
fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del
padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que
se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no
lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... la
genética moderna otorga una preciosa confirmación. ».
• Las mismas conclusiones de la ciencia sobre el embrión
humano ofrecen « una indicación preciosa para discernir
racionalmente una presencia personal desde este primer
surgir de la vida humana: ¿cómo un individuo humano
podría no ser persona humana? ».
“Es ya un hombre aquél que lo será”
Tertuliano
• Está en juego algo tan importante que, desde el punto de
vista de la obligación moral, bastaría la sola probabilidad
de encontrarse ante una persona para justificar la más
rotunda prohibición de cualquier intervención destinada a
eliminar un embrión humano.
• « El ser humano debe ser respetado y tratado como
persona desde el instante de su concepción y, por eso, a
partir de ese mismo momento se le deben reconocer los
derechos de la persona, principalmente el derecho
inviolable de todo ser humano inocente a la vida ».
(Donum Vitae)
Desorden moral grave
• La Tradición cristiana es clara y unánime, desde los orígenes
hasta nuestros días, en considerar el aborto como desorden
moral particularmente grave.
• La legislación canónica sanciona que « quien procura el aborto,
si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae », es
decir, automática. La excomunión afecta a todos los que
cometen este delito conociendo la pena, incluidos también
aquellos cómplices sin cuya cooperación el delito no se hubiera
producido.
• La valoración moral del aborto se debe aplicar también a las
recientes formas de intervención sobre los embriones humanos
que, aun buscando fines en sí mismos legítimos, comportan
inevitablemente su destrucción.
El drama de la eutanasia
• Cuando prevalece la tendencia a apreciar la vida sólo en la medida en
que da placer y bienestar, el sufrimiento aparece como amenaza
insoportable, de la que es preciso librarse a toda costa.
• La muerte, considerada « absurda » cuando interrumpe por sorpresa
una vida abierta a un futuro rico de posibles experiencias
interesantes, se convierte por el contrario en una « liberación
reivindicada » cuando se considera que la existencia carece ya de
sentido por estar sumergida en el dolor.
• Además, el hombre, rechazando u olvidando su relación fundamental
con Dios, cree ser criterio y norma de sí mismo y piensa tener el
derecho de pedir incluso a la sociedad que le garantice posibilidades y
modos de decidir sobre la propia vida en plena y total autonomía.
El drama de la eutanasia
• Por eutanasia en sentido verdadero y propio se debe entender una
acción o una omisión que por su naturaleza y en la intención causa la
muerte, con el fin de eliminar cualquier dolor. « La eutanasia se sitúa,
pues, en el nivel de las intenciones o de los métodos usados »
• De ella debe distinguirse la decisión de renunciar al llamado «
ensañamiento terapéutico », o sea, ciertas intervenciones médicas ya
no adecuadas, por ser desproporcionadas a los resultados que se
podrían esperar o, bien, por ser demasiado gravosas para el paciente o
su familia.
• En este contexto aparece el problema de la licitud del recurso a ciertos
analgésicos y sedantes para aliviar el dolor del enfermo, cuando esto
comporta el riesgo de acortarle la vida. Ya Pío XII, a pesar de tener
como consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida, « si no hay
otros medios y si, en tales circunstancias, ello no impide el
cumplimiento de otros deberes religiosos y morales ».
El drama de la eutanasia
• La eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en
cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable
de una persona humana.
• Semejante práctica conlleva, según las circunstancias, la
malicia propia del suicidio o del homicidio.
• Compartir la intención suicida de otro y ayudarle a
realizarla mediante el llamado « suicidio asistido »
significa hacerse colaborador, y algunas veces autor en
primera persona, de una injusticia que nunca tiene
justificación, ni siquiera cuando es solicitada.
Ley civil y ley moral
• « Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres »
(Hch 5, 29)
• Una de las características propias de los atentados
actuales contra la vida humana —como ya se ha dicho—
consiste en la tendencia a exigir su legitimación jurídica,
como si fuesen derechos que el Estado, al menos en
ciertas condiciones, debe reconocer a los ciudadanos y,
por consiguiente, la tendencia a pretender su realización
con la asistencia segura y gratuita de médicos y agentes
sanitarios.
Conformidad de la ley civil
con la ley moral natural
• En la tradición de la Iglesia se encuentra la doctrina sobre la
necesaria conformidad de la ley civil con la ley moral, tal y como se
recoge en la encíclica de Juan XXIII: « La autoridad es postulada por
el orden moral y deriva de Dios. Por lo tanto, si las leyes o preceptos
de los gobernantes estuvieran en contradicción con aquel orden y,
consiguientemente, en contradicción con la voluntad de Dios, no
tendrían fuerza para obligar en conciencia...; más aún, en tal caso, la
autoridad dejaría de ser tal y degeneraría en abuso ».
• Ya decía santo Tomás de Aquino: « La ley humana es tal en cuanto
está conforme con la recta razón y, por tanto, deriva de la ley eterna.
En cambio, cuando una ley está en contraste con la razón, se la
denomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y se
convierte más bien en un acto de violencia ».
Amar y respetar la vida
• El cristiano tiene el imperativo de respetar, amar y promover la vida de
cada hermano, según las exigencias y las dimensiones del amor de
Dios en Jesucristo. « El dio su vida por nosotros. También nosotros
debemos dar la vida por los hermanos » (1 Jn 3, 16).
• Se nos pide amar y respetar la vida de cada hombre y de cada mujer y
trabajar con constancia y valor, para que se instaure finalmente en
nuestro tiempo, marcado por tantos signos de muerte, una cultura
nueva de la vida, fruto de la cultura de la verdad y del amor.
• Es urgente una movilización general de las conciencias y un común
esfuerzo ético, para poner en práctica una gran estrategia en favor de
la vida. Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida.
• La revelación del Evangelio de la vida se nos da como un bien que hay
que comunicar a todos.
Conclusión
• « Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer
vestida del sol » (Ap 12, 1): la maternidad de María y
de la Iglesia
• « El Dragón se detuvo delante de la Mujer... para
devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz » (Ap 12, 4):
la vida amenazada por las fuerzas del mal
• « No habrá ya muerte » (Ap 21, 4): esplendor de la
resurrección
Fin

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La confirmacion
La confirmacionLa confirmacion
La confirmacion
saulcv01
 
34 Quinto Mandamiento
34 Quinto Mandamiento34 Quinto Mandamiento
34 Quinto Mandamiento
catecismoiglesia
 
Enciclica Veritatis Splendor
Enciclica Veritatis SplendorEnciclica Veritatis Splendor
Enciclica Veritatis Splendor
ulsabcr
 
La Iglesia En La Edad Moderna
La Iglesia En La Edad ModernaLa Iglesia En La Edad Moderna
La Iglesia En La Edad Moderna
guestf21a97a
 
Sacramento de la Reconciliación
Sacramento de la ReconciliaciónSacramento de la Reconciliación
Sacramento de la Reconciliación
Lucy Marquez
 
Lumen Gentium
 Lumen Gentium Lumen Gentium
Lumen Gentium
Charles_Newbury
 
20 la uncion de los enfermos
20 la uncion de los enfermos20 la uncion de los enfermos
20 la uncion de los enfermos
Juan Sánchez
 
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia
 
Concilio vaticano ii sintesis
Concilio vaticano ii sintesisConcilio vaticano ii sintesis
Concilio vaticano ii sintesis
Luis Idelfonso Martinez Roncancio
 
unción de los enfermos
unción de los enfermosunción de los enfermos
unción de los enfermos
PromoRoja
 
El cristianismo
El cristianismoEl cristianismo
El cristianismo
mjestebang
 
El pecado
El pecadoEl pecado
Recurso ppt.evangelii-gaudium
Recurso ppt.evangelii-gaudiumRecurso ppt.evangelii-gaudium
Recurso ppt.evangelii-gaudium
Diego C Rodríguez Marrero
 
Diapositivas liturgia
Diapositivas liturgiaDiapositivas liturgia
Diapositivas liturgia
Guillermo Lazo Sanchz
 
encíclica evangelium vitae
encíclica evangelium vitaeencíclica evangelium vitae
encíclica evangelium vitae
joaquin antonio de vicente lopez
 
Sacramento del matrimonio
Sacramento del matrimonioSacramento del matrimonio
Sacramento del matrimonio
Adolfo Ygnacio Silva Silva
 
Sacramentos de servicio
Sacramentos de servicioSacramentos de servicio
Sacramentos de servicio
educarconjesus
 
La Santidad
La SantidadLa Santidad
La Santidad
Beatriz
 
Carta apostólica octogesima advieniens
Carta apostólica octogesima advieniensCarta apostólica octogesima advieniens
Carta apostólica octogesima advieniens
Fernando Gómez Trejo
 
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
fjzpaco
 

La actualidad más candente (20)

La confirmacion
La confirmacionLa confirmacion
La confirmacion
 
34 Quinto Mandamiento
34 Quinto Mandamiento34 Quinto Mandamiento
34 Quinto Mandamiento
 
Enciclica Veritatis Splendor
Enciclica Veritatis SplendorEnciclica Veritatis Splendor
Enciclica Veritatis Splendor
 
La Iglesia En La Edad Moderna
La Iglesia En La Edad ModernaLa Iglesia En La Edad Moderna
La Iglesia En La Edad Moderna
 
Sacramento de la Reconciliación
Sacramento de la ReconciliaciónSacramento de la Reconciliación
Sacramento de la Reconciliación
 
Lumen Gentium
 Lumen Gentium Lumen Gentium
Lumen Gentium
 
20 la uncion de los enfermos
20 la uncion de los enfermos20 la uncion de los enfermos
20 la uncion de los enfermos
 
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
Evangelium Vitae, el documento que puso a la Iglesia en la vanguardia de la d...
 
Concilio vaticano ii sintesis
Concilio vaticano ii sintesisConcilio vaticano ii sintesis
Concilio vaticano ii sintesis
 
unción de los enfermos
unción de los enfermosunción de los enfermos
unción de los enfermos
 
El cristianismo
El cristianismoEl cristianismo
El cristianismo
 
El pecado
El pecadoEl pecado
El pecado
 
Recurso ppt.evangelii-gaudium
Recurso ppt.evangelii-gaudiumRecurso ppt.evangelii-gaudium
Recurso ppt.evangelii-gaudium
 
Diapositivas liturgia
Diapositivas liturgiaDiapositivas liturgia
Diapositivas liturgia
 
encíclica evangelium vitae
encíclica evangelium vitaeencíclica evangelium vitae
encíclica evangelium vitae
 
Sacramento del matrimonio
Sacramento del matrimonioSacramento del matrimonio
Sacramento del matrimonio
 
Sacramentos de servicio
Sacramentos de servicioSacramentos de servicio
Sacramentos de servicio
 
La Santidad
La SantidadLa Santidad
La Santidad
 
Carta apostólica octogesima advieniens
Carta apostólica octogesima advieniensCarta apostólica octogesima advieniens
Carta apostólica octogesima advieniens
 
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
Vivir la fe en familia, sesion de Escuela de Padres (trabajo Pedagogia Familiar)
 

Similar a Resumen - Evangelium Vitae

Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium VitaeNuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
Centro Cultural Católico "Fe y Razón"
 
No mataras Evangelium vitae
No mataras Evangelium vitae No mataras Evangelium vitae
No mataras Evangelium vitae
Leidi Vanesa podachevski
 
Aborto
AbortoAborto
Carta encíclica
Carta encíclicaCarta encíclica
Carta encíclica
Dobereyner Jamanca Rojas
 
Evangelium vitae
Evangelium vitaeEvangelium vitae
Evangelium vitae
CRISTIANCRII
 
Dios ausente al dios presente español
Dios ausente al dios presente españolDios ausente al dios presente español
Dios ausente al dios presente español
federaciondefamilias
 
Anunciar la vida.pptx
Anunciar la vida.pptxAnunciar la vida.pptx
Anunciar la vida.pptx
JessAbrahnCantilloDe
 
Tema 5 de 3 eso
Tema 5 de 3 esoTema 5 de 3 eso
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDAVida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
Rafael Espinoza
 
TEMA 7.ppt
TEMA 7.pptTEMA 7.ppt
Evangelium vitae
Evangelium vitaeEvangelium vitae
Evangelium vitae
Francisco Salazar
 
El valor de la vida
El valor de la vidaEl valor de la vida
El valor de la vida
Nelson Quiroga
 
Tema 5°
Tema 5°Tema 5°
Tema 7
Tema 7Tema 7
La vida, don de Dios
La vida, don de DiosLa vida, don de Dios
La vida, don de Dios
Norith Ramos Vela
 
Origenes de la conjura contra la vida
Origenes de la conjura contra la vidaOrigenes de la conjura contra la vida
Origenes de la conjura contra la vida
Rafael Espinoza
 
El cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimientoEl cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimiento
JosAlexanderMoreiraC
 
Enciclica evangelium vitae
Enciclica evangelium vitaeEnciclica evangelium vitae
Enciclica evangelium vitae
adalgos
 
El misterio del nuevo ser en el hombre
El misterio del nuevo ser en el hombreEl misterio del nuevo ser en el hombre
El misterio del nuevo ser en el hombre
Alexander Bejarano Gonzalez
 
CASOS PRESENTADOS.docx
CASOS PRESENTADOS.docxCASOS PRESENTADOS.docx
CASOS PRESENTADOS.docx
jorgeseverino11
 

Similar a Resumen - Evangelium Vitae (20)

Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium VitaeNuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
Nuevas amenazas a la vida humana según la encíclica Evangelium Vitae
 
No mataras Evangelium vitae
No mataras Evangelium vitae No mataras Evangelium vitae
No mataras Evangelium vitae
 
Aborto
AbortoAborto
Aborto
 
Carta encíclica
Carta encíclicaCarta encíclica
Carta encíclica
 
Evangelium vitae
Evangelium vitaeEvangelium vitae
Evangelium vitae
 
Dios ausente al dios presente español
Dios ausente al dios presente españolDios ausente al dios presente español
Dios ausente al dios presente español
 
Anunciar la vida.pptx
Anunciar la vida.pptxAnunciar la vida.pptx
Anunciar la vida.pptx
 
Tema 5 de 3 eso
Tema 5 de 3 esoTema 5 de 3 eso
Tema 5 de 3 eso
 
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDAVida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
Vida muerte CONJURA CONTRA LA VIDA
 
TEMA 7.ppt
TEMA 7.pptTEMA 7.ppt
TEMA 7.ppt
 
Evangelium vitae
Evangelium vitaeEvangelium vitae
Evangelium vitae
 
El valor de la vida
El valor de la vidaEl valor de la vida
El valor de la vida
 
Tema 5°
Tema 5°Tema 5°
Tema 5°
 
Tema 7
Tema 7Tema 7
Tema 7
 
La vida, don de Dios
La vida, don de DiosLa vida, don de Dios
La vida, don de Dios
 
Origenes de la conjura contra la vida
Origenes de la conjura contra la vidaOrigenes de la conjura contra la vida
Origenes de la conjura contra la vida
 
El cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimientoEl cristiano y el sufrimiento
El cristiano y el sufrimiento
 
Enciclica evangelium vitae
Enciclica evangelium vitaeEnciclica evangelium vitae
Enciclica evangelium vitae
 
El misterio del nuevo ser en el hombre
El misterio del nuevo ser en el hombreEl misterio del nuevo ser en el hombre
El misterio del nuevo ser en el hombre
 
CASOS PRESENTADOS.docx
CASOS PRESENTADOS.docxCASOS PRESENTADOS.docx
CASOS PRESENTADOS.docx
 

Más de faropaideia

Diseño instruccional y tecnologías
Diseño instruccional y tecnologíasDiseño instruccional y tecnologías
Diseño instruccional y tecnologías
faropaideia
 
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmosGrados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
faropaideia
 
Introducción a la antropología fundamental
Introducción a la antropología fundamentalIntroducción a la antropología fundamental
Introducción a la antropología fundamental
faropaideia
 
Humanidad de la historia
Humanidad de la historiaHumanidad de la historia
Humanidad de la historia
faropaideia
 
Introducción a la historia
Introducción a la historiaIntroducción a la historia
Introducción a la historia
faropaideia
 
Guía para ensayo
Guía para ensayoGuía para ensayo
Guía para ensayo
faropaideia
 
Evolucionismo y creacionismo
Evolucionismo y creacionismoEvolucionismo y creacionismo
Evolucionismo y creacionismo
faropaideia
 
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
faropaideia
 
Historia de la psicología - Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
Historia de la psicología  -  Surgimiento de la psicología como cuestión fi...Historia de la psicología  -  Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
Historia de la psicología - Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
faropaideia
 
Historia de la psicología - Tema 1
Historia de la psicología - Tema 1Historia de la psicología - Tema 1
Historia de la psicología - Tema 1
faropaideia
 
Psicología del arte: Historia y primeras teorías
Psicología del arte:  Historia y primeras teoríasPsicología del arte:  Historia y primeras teorías
Psicología del arte: Historia y primeras teorías
faropaideia
 
¿Qué es el Arte?
¿Qué es el Arte?¿Qué es el Arte?
¿Qué es el Arte?
faropaideia
 
Introducción al concepto de arte
Introducción al concepto de arteIntroducción al concepto de arte
Introducción al concepto de arte
faropaideia
 
Psicología y terapia humanística
Psicología y terapia humanísticaPsicología y terapia humanística
Psicología y terapia humanística
faropaideia
 
Pablo de Tarso
Pablo de TarsoPablo de Tarso
Pablo de Tarso
faropaideia
 
San Pedro
San PedroSan Pedro
San Pedro
faropaideia
 
Bases antropológicas para psicólogos
Bases antropológicas para psicólogosBases antropológicas para psicólogos
Bases antropológicas para psicólogos
faropaideia
 
Lumen Fidei
Lumen FideiLumen Fidei
Lumen Fidei
faropaideia
 
Grecia Clásica II - Platón
Grecia Clásica II - PlatónGrecia Clásica II - Platón
Grecia Clásica II - Platón
faropaideia
 
Grecia Clásica I - De Tales a Sócrates
Grecia Clásica I - De Tales a SócratesGrecia Clásica I - De Tales a Sócrates
Grecia Clásica I - De Tales a Sócrates
faropaideia
 

Más de faropaideia (20)

Diseño instruccional y tecnologías
Diseño instruccional y tecnologíasDiseño instruccional y tecnologías
Diseño instruccional y tecnologías
 
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmosGrados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
Grados de la vida y puesto del hombre en el cosmos
 
Introducción a la antropología fundamental
Introducción a la antropología fundamentalIntroducción a la antropología fundamental
Introducción a la antropología fundamental
 
Humanidad de la historia
Humanidad de la historiaHumanidad de la historia
Humanidad de la historia
 
Introducción a la historia
Introducción a la historiaIntroducción a la historia
Introducción a la historia
 
Guía para ensayo
Guía para ensayoGuía para ensayo
Guía para ensayo
 
Evolucionismo y creacionismo
Evolucionismo y creacionismoEvolucionismo y creacionismo
Evolucionismo y creacionismo
 
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
Historia de la psicología - Los filósofos clásicos y la investigación de l...
 
Historia de la psicología - Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
Historia de la psicología  -  Surgimiento de la psicología como cuestión fi...Historia de la psicología  -  Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
Historia de la psicología - Surgimiento de la psicología como cuestión fi...
 
Historia de la psicología - Tema 1
Historia de la psicología - Tema 1Historia de la psicología - Tema 1
Historia de la psicología - Tema 1
 
Psicología del arte: Historia y primeras teorías
Psicología del arte:  Historia y primeras teoríasPsicología del arte:  Historia y primeras teorías
Psicología del arte: Historia y primeras teorías
 
¿Qué es el Arte?
¿Qué es el Arte?¿Qué es el Arte?
¿Qué es el Arte?
 
Introducción al concepto de arte
Introducción al concepto de arteIntroducción al concepto de arte
Introducción al concepto de arte
 
Psicología y terapia humanística
Psicología y terapia humanísticaPsicología y terapia humanística
Psicología y terapia humanística
 
Pablo de Tarso
Pablo de TarsoPablo de Tarso
Pablo de Tarso
 
San Pedro
San PedroSan Pedro
San Pedro
 
Bases antropológicas para psicólogos
Bases antropológicas para psicólogosBases antropológicas para psicólogos
Bases antropológicas para psicólogos
 
Lumen Fidei
Lumen FideiLumen Fidei
Lumen Fidei
 
Grecia Clásica II - Platón
Grecia Clásica II - PlatónGrecia Clásica II - Platón
Grecia Clásica II - Platón
 
Grecia Clásica I - De Tales a Sócrates
Grecia Clásica I - De Tales a SócratesGrecia Clásica I - De Tales a Sócrates
Grecia Clásica I - De Tales a Sócrates
 

Último

La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
adyesp
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
jenune
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
SantosGuidoRodrguez
 
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidadla Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
FranciscoJoseFloresG1
 
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de MarillacEl Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
Famvin: the Worldwide Vincentian Family
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
FacundoRiquel
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
mathiasalonso201111
 
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdfTe costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
CRISTINAULLOA12
 

Último (8)

La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdfLa inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
La inerpretación del Evangelio de san Lucas.pdf
 
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptxVoces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
Voces 1 de samuel 17 Centro de Enseñanza CED.pptx
 
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docxFolleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
Folleto de las principales oraciones de la iglesia católica.docx
 
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidadla Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
la Vidas juveniles victoriosas en la espiritualidad
 
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de MarillacEl Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
El Corazón de Jesús en la espiritualidad de Luisa de Marillac
 
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.pptAntropología Filosófica facil de entender.ppt
Antropología Filosófica facil de entender.ppt
 
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNIASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
ASM14-IF-Teórico.pdf Filosofía academia ADUNI
 
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdfTe costara todo steve lawson discípulo pdf
Te costara todo steve lawson discípulo pdf
 

Resumen - Evangelium Vitae

  • 1. Evangelium Vitae Resumen de la carta encíclica Escuela de Psicología
  • 2. Evangelium Vitae • “El Evangelio de la vida está en el centro del mensaje de Jesús.” • Presentando el núcleo central de su misión redentora, Jesús dice: « Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia » (Jn 10, 10). Se refiere a aquella vida « nueva » y « eterna », que consiste en la comunión con el Padre. • Pero es precisamente en esa «vida» donde encuentran pleno significado todos los aspectos y momentos de la vida del hombre.
  • 3. Valor incomparable de la persona • El hombre, llamado a una plenitud ‘más allá de las dimensiones de su existencia terrena’ --> participación de la vida misma de Dios • Lo sublime de esta vocación manifiesta la grandeza y el valor de la vida humana. Al mismo tiempo, subraya el carácter relativo de la vida terrena. • El valor sagrado de la vida humana se descubre ya en la ley natural. En el reconocimiento de este derecho se funda la convivencia humana y la comunidad política. • Los creyentes en Cristo deben, de modo particular, defender y promover este derecho.
  • 4. Valor incomparable de la persona • Concilio Vaticano II: « El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido, en cierto modo, con todo hombre ». • Este acontecimiento revela a la humanidad no sólo el amor infinito de Dios; sino también el valor incomparable de cada persona humana. • “El Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio de la dignidad de la persona y el Evangelio de la vida son un único e indivisible Evangelio.”
  • 5. Nuevas amenazas a la vida humana • Cada persona, en virtud del misterio de la encarnación, es confiada a ‘la solicitud materna de la Iglesia’: toda amenaza a la dignidad y vida del hombre repercute en la Iglesia. • Compromiso en su misión de anunciar el Evangelio de la vida. Hoy es urgente ante la multiplicación y agudización de las amenazas contra la vida. • Con el progreso científico y tecnológico han surgido nuevas formas de agresión contra la dignidad humana.
  • 6. Amenazas a la vida, según CVII Todo lo que se opone a la vida: homicidios, genocidios, el aborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntario Todo lo que viola la integridad de la persona humana: mutilaciones, torturas, coacción psicológica. Todo lo que ofende a la dignidad humana: condiciones infrahumanas de vida, encarcelamientos arbitrarios, deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes, las condiciones ignominiosas de trabajo. • Fuente: Concilio Vaticano II
  • 7. Nuevas amenazas a la vida humana • Nueva situación cultural, que “confiere a los atentados contra la vida un aspecto inédito y —podría decirse— aún más inicuo ocasionando ulteriores y graves preocupaciones: amplios sectores de la opinión pública justifican algunos atentados contra la vida en nombre de los derechos de la libertad individual” • Se pretende entonces no sólo la impunidad, sino la autorización del Estado, con el fin de practicarlos con absoluta libertad.
  • 8. Raíz de la violencia contra la vida • «Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató» (Gn 4, 8) • El Evangelio de la vida está como en contradicción con la experiencia lacerante de la muerte que entra en el mundo y oscurece el sentido de la existencia humana. • La muerte entra por la envidia del diablo (cf. Gn 3, 1.4-5) y por el pecado de los primeros padres (cf. Gn 2, 17; 3, 17-19). Y entra de un modo violento: « Cuando estaban en el campo, se lanzó Caín contra su hermano Abel y lo mató » (Gn 4, 8).
  • 9. Un fratricidio cada homicidio • El hombre mata a su hermano. Como en el primer fratricidio, en cada homicidio se viola el parentesco «espiritua » que agrupa a los hombres en una única gran familia. • Además, no pocas veces se viola también el parentesco « de carne y sangre », por ejemplo, cuando las amenazas a la vida se producen en la relación entre padres e hijos, como sucede con el aborto o cuando, en un contexto familiar o de parentesco más amplio, se favorece o se procura la eutanasia.
  • 10. « ¿Soy yo acaso el guarda de mi hermano? » • Caín rechaza asumir aquella responsabilidad que cada hombre tiene en relación con los demás. • “Esto hace pensar espontáneamente en las tendencias actuales de ausencia de responsabilidad del hombre hacia sus semejantes, cuyos síntomas son, entre otros, la falta de solidaridad con los miembros más débiles de la sociedad —es decir, ancianos, enfermos, inmigrantes y niños— y la indiferencia que con frecuencia se observa en la relación entre los pueblos, incluso cuando están en juego valores fundamentales como la supervivencia, la libertad y la paz.” (EV)
  • 11. La sangre clama desde el suelo • Dios no puede dejar impune el delito: desde el suelo sobre el que fue derramada, la sangre del asesinado clama justicia a Dios (cf. Gn 37, 26; Is 26, 21; Ez 24, 7-8). • De este texto la Iglesia ha sacado la denominación de «pecados que claman venganza ante la presencia de Dios» y entre ellos ha incluido, en primer lugar, el homicidio voluntario.
  • 12. Caín es maldecido y castigado Jardín del Edén: lugar de abundancia, de amistad con Dios País de Nod: lugar de miseria, de soledad y lejanía con Dios
  • 13. “…puso una señal a Caín para que nadie que le encontrase le atacara” • Ni siquiera el homicida pierde su dignidad personal y Dios mismo se hace su garante. • Es justamente aquí donde se manifiesta el misterio paradójico de la justicia misericordiosa de Dios. • Dios no quiso castigar al homicida con el homicidio, ya que quiere el arrepentimiento del pecador y no su muerte.
  • 14. Eclipse del valor de la vida • violencia contra la vida de millones • seres humanos forzados a la miseria y al hambre • las guerras • la violencia derivada del comercio de armas • el desajuste de los equilibrios ecológicos • la droga • modelos de práctica de la sexualidad que portan graves riesgos para la vida.
  • 15. Otro género de atentados Con caracteres nuevos respecto al pasado y que suscitan problemas de gravedad singular: • Tienden a perder, en la conciencia colectiva, el carácter de « delito » y a asumir el de « derecho », hasta el punto de pretender un reconocimiento legal por parte del Estado y la sucesiva ejecución mediante la intervención gratuita de los mismos agentes sanitarios. • Golpean la vida humana en situaciones de máxima precariedad, cuando está privada de toda capacidad de defensa. • Se producen dentro y por obra de la familia, que está llamada a ser, sin embargo, « santuario de la vida ».
  • 16. Eclipse del valor de la vida • Profunda crisis de la cultura: se dificulta ver con claridad el sentido del hombre, de sus derechos y deberes. • A esto se añaden dificultades existenciales y relacionales, situaciones de particular pobreza, angustia o exasperación, en las que la prueba de la supervivencia, el dolor hasta el límite de lo soportable, y las violencias sufridas, hacen que las opciones por la defensa y promoción de la vida sean exigentes, a veces incluso hasta el heroísmo. • Eclipse. Estructura de pecado que en muchos casos se configura como “cultura de muerte”.
  • 17. Nuevas amenazas • Aborto y mentalidad anticonceptiva. • Técnicas de reproducción artificial: reducen al vida humana a simple ‘material biológico’, sacrificio de embriones. • Diagnósticos prenatales: ocasión para proponer o practicar el aborto eugenésico. • Infanticidio: cuando se niegan los cuidados elementales y hasta la alimentación a recién nacidos con graves deficiencias.
  • 18. Nuevas amenazas • Eutanasia: para enfermos incurables o terminales, anticipar la muerte. • Fenómeno demográfico: caída de los nacimientos en países ricos y superpoblación de países pobres. Amenazas programadas de manera científica y sistemática…
  • 19. Conjura contra la vida « Con el tiempo, las amenazas contra la vida no disminuyen. Al contrario, adquieren dimensiones enormes. No se trata sólo de amenazas procedentes del exterior, de las fuerzas de la naturaleza o de los "Caínes" que asesinan a los "Abeles"; no, se trata de amenazas programadas de manera científica y sistemática. El siglo XX será considerado una época de ataques masivos contra la vida, una serie interminable de guerras y una destrucción permanente de vidas humanas inocentes. Los falsos profetas y los falsos maestros han logrado el mayor éxito posible » Juan Pablo II (Denver, VIII Jornada Mundial de la Juventud)
  • 20. Eclipse del sentido de Dios y del hombre Mentalidad que tergiversa o deforma el concepto de subjetividad. • vs. Exaltación del hombre como ser ‘indisponible’ Concepto de libertad que exalta de modo absoluto al individuo. • vs. La libertad posee una esencial dimensión relacional y un vínculo constitutivo con la verdad. Desaparece toda referencia a valores comunes y a una verdad para todos: relativismo ético. • vs. Valores universales y verdad absoluta
  • 21. Eclipse del sentido de Dios y del hombre • Viviendo « como si Dios no existiera », el hombre pierde no sólo el misterio de Dios, sino también el del mundo y el de su propio ser. • El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce inevitablemente al materialismo práctico, en el que proliferan el individualismo, el utilitarismo y el hedonismo. • La llamada « calidad de vida » se interpreta principal o exclusivamente como eficiencia económica, consumismo desordenado, belleza y goce de la vida física, olvidando las dimensiones más profundas —relacionales, espirituales y religiosas— de la existencia.
  • 22. Eclipse del sentido de Dios y del hombre • En tal contexto el sufrimiento, elemento inevitable de la existencia y factor de posible crecimiento personal, es «censurado», rechazado como inútil, más aún, combatido como mal que debe evitarse siempre y de cualquier modo. • El cuerpo ya no se considera como realidad personal, signo y lugar de las relaciones con los demás, con Dios y con el mundo. Se reduce a pura materialidad: órganos, funciones y energías que hay que usar según criterios de goce y eficiencia. • Por consiguiente, también la sexualidad se despersonaliza e instrumentaliza.
  • 23. Eclipse del sentido de Dios y del hombre • La procreación se convierte entonces en el «enemigo» a evitar en la práctica de la sexualidad. • Las relaciones interpersonales experimentan un grave empobrecimiento. • Se duda de la conciencia de cada persona, que en su unicidad se encuentra sola ante Dios. También se cuestiona, en cierto sentido, la «conciencia moral» de la sociedad.
  • 24. Signos de esperanza y llamada al compromiso • La sangre de Cristo, mientras revela la grandeza del amor del Padre, manifiesta qué precioso es el hombre a los ojos de Dios y qué inestimable es el valor de su vida. • La sangre de Cristo manifiesta al hombre que su grandeza, y por tanto su vocación, consiste en el don sincero de sí mismo. • En esta sangre los hombres encuentran la fuerza para comprometerse en favor de la vida. Es el motivo más grande de esperanza, más aún, es el fundamento de la absoluta certeza de que según el designio divino la vida vencerá: « No habrá ya muerte » (Ap 21, 4).
  • 25. Signos de esperanza y llamada al compromiso SIGNOS DE ESPERANZA Esposos generosos Centros de ayuda a la vida Grupos de voluntarios Asociaciones de médicos y organizaciones Movimientos en favor de la vida Familias caritativas
  • 26. Signos de esperanza y llamada al compromiso Gestos cotidianos de acogida, sacrificio y cuidado desinteresado Nueva sensibilidad contraria a la guerra Aversión en la opinión pública contra la pena de muerte Mayor atención a la calidad de vida y a la ecología Nacimiento y desarrollo de la bioética
  • 27. Mensaje cristiano sobre la vida El Evangelio de la vida es una realidad concreta y personal, porque consiste en el anuncio de la persona misma de Jesús, el cual se presenta a todo hombre, con estas palabras: • « Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida » (Jn 14, 6). • « Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás » (Jn 11, 25-26).
  • 28. Mensaje cristiano sobre la vida • La vida es siempre un bien. • Jesús lleva a término el sentido de la vida: revela su grandeza y valor. • En el rostro de la vida humana resplandece la gloria de Dios. • La dignidad de la vida humana no sólo está ligada a sus orígenes, también a su fin, a su destino de comunión con Dios: el don de la vida eterna. • Exigencia de veneración y amor por la vida de todos.
  • 29. Mensaje cristiano sobre la vida • Responsabilidades del hombre ante la vida. • La dignidad del no nacido: la existencia de cada individuo, desde su origen, está en el designio divino. • La vida en la vejez y en el sufrimiento: aunque la vida del cuerpo en su condición terrena no es un valor absoluto, nadie puede decidir arbitrariamente entre vivir y morir. • La verdad de la vida es revelada por el mandamiento de Dios (de la ley del Sinaí al don del Espíritu). • En el árbol de la Cruz se cumple el Evangelio de la vida: se ilumina el sentido de la vida y de la muerte de todo ser humano.
  • 30. La Ley Santa de Dios • « Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos » (Mt 19, 17) • « En esto se le acercó uno y le dijo: "Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?" » (Mt 19, 16). Jesús responde: « Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos » (Mt 19, 17). • El Maestro habla de la vida eterna, es decir, de la participación en la vida misma de Dios. • A esta vida se llega por la observancia de los mandamientos del Señor, incluido también el mandamiento « no matarás ».
  • 31. Evangelio y mandamiento • El mandamiento de Dios no está nunca separado de su amor; es siempre un don para el crecimiento y la alegría del hombre. • De este modo, el don se hace mandamiento, y el mandamiento mismo es un don. • El hombre fue creado a imagen de Dios: también el hombre es rey. Sin embargo, no se trata de un señorío absoluto, sino ministerial, reflejo real del señorío único e infinito de Dios. Por eso, el hombre debe vivirlo con sabiduría y amor, mediante la obediencia a su santa Ley.
  • 32. Vida humana: sagrada e inviolable • Dios se proclama Señor absoluto de la vida del hombre, creado a su imagen y semejanza (cf. Gn 1, 26-28). Por tanto, la vida humana tiene un carácter sagrado e inviolable, en el que se refleja la inviolabilidad misma del Creador. • Por esto, Dios se hace juez severo de toda violación del mandamiento « no matarás », que está en la base de la convivencia social. • Explícitamente, tiene un fuerte contenido negativo: indica el límite que nunca puede ser transgredido. Implícitamente, conduce a una actitud positiva de respeto absoluto por la vida.
  • 33. Otras cuestiones: Legítima defensa Pena de muerte Vida del inocente Aborto Eutanasia Suicidio asistido
  • 34. El delito abominable del aborto • Entre todos los delitos contra la vida, el aborto procurado presenta características que lo hacen particularmente grave e ignominioso. • El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como « crímenes nefandos ». • Hoy la percepción de su gravedad se ha ido debilitando en la conciencia de muchos. La aceptación del aborto en la mentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señal evidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que es cada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, incluso cuando está en juego el derecho fundamental a la vida.
  • 35. El delito abominable del aborto • Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca llamar a las cosas por su nombre. « ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad » (Is 5, 20). • Precisamente en el caso del aborto se percibe la difusión de una terminología ambigua, como la de « interrupción del embarazo », que tiende a ocultar su verdadera naturaleza y a atenuar su gravedad en la opinión pública. • Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento.
  • 36. “Es ya un hombre aquél que lo será” Tertuliano • En realidad, « desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... la genética moderna otorga una preciosa confirmación. ». • Las mismas conclusiones de la ciencia sobre el embrión humano ofrecen « una indicación preciosa para discernir racionalmente una presencia personal desde este primer surgir de la vida humana: ¿cómo un individuo humano podría no ser persona humana? ».
  • 37. “Es ya un hombre aquél que lo será” Tertuliano • Está en juego algo tan importante que, desde el punto de vista de la obligación moral, bastaría la sola probabilidad de encontrarse ante una persona para justificar la más rotunda prohibición de cualquier intervención destinada a eliminar un embrión humano. • « El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida ». (Donum Vitae)
  • 38. Desorden moral grave • La Tradición cristiana es clara y unánime, desde los orígenes hasta nuestros días, en considerar el aborto como desorden moral particularmente grave. • La legislación canónica sanciona que « quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae », es decir, automática. La excomunión afecta a todos los que cometen este delito conociendo la pena, incluidos también aquellos cómplices sin cuya cooperación el delito no se hubiera producido. • La valoración moral del aborto se debe aplicar también a las recientes formas de intervención sobre los embriones humanos que, aun buscando fines en sí mismos legítimos, comportan inevitablemente su destrucción.
  • 39. El drama de la eutanasia • Cuando prevalece la tendencia a apreciar la vida sólo en la medida en que da placer y bienestar, el sufrimiento aparece como amenaza insoportable, de la que es preciso librarse a toda costa. • La muerte, considerada « absurda » cuando interrumpe por sorpresa una vida abierta a un futuro rico de posibles experiencias interesantes, se convierte por el contrario en una « liberación reivindicada » cuando se considera que la existencia carece ya de sentido por estar sumergida en el dolor. • Además, el hombre, rechazando u olvidando su relación fundamental con Dios, cree ser criterio y norma de sí mismo y piensa tener el derecho de pedir incluso a la sociedad que le garantice posibilidades y modos de decidir sobre la propia vida en plena y total autonomía.
  • 40. El drama de la eutanasia • Por eutanasia en sentido verdadero y propio se debe entender una acción o una omisión que por su naturaleza y en la intención causa la muerte, con el fin de eliminar cualquier dolor. « La eutanasia se sitúa, pues, en el nivel de las intenciones o de los métodos usados » • De ella debe distinguirse la decisión de renunciar al llamado « ensañamiento terapéutico », o sea, ciertas intervenciones médicas ya no adecuadas, por ser desproporcionadas a los resultados que se podrían esperar o, bien, por ser demasiado gravosas para el paciente o su familia. • En este contexto aparece el problema de la licitud del recurso a ciertos analgésicos y sedantes para aliviar el dolor del enfermo, cuando esto comporta el riesgo de acortarle la vida. Ya Pío XII, a pesar de tener como consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida, « si no hay otros medios y si, en tales circunstancias, ello no impide el cumplimiento de otros deberes religiosos y morales ».
  • 41. El drama de la eutanasia • La eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana. • Semejante práctica conlleva, según las circunstancias, la malicia propia del suicidio o del homicidio. • Compartir la intención suicida de otro y ayudarle a realizarla mediante el llamado « suicidio asistido » significa hacerse colaborador, y algunas veces autor en primera persona, de una injusticia que nunca tiene justificación, ni siquiera cuando es solicitada.
  • 42. Ley civil y ley moral • « Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres » (Hch 5, 29) • Una de las características propias de los atentados actuales contra la vida humana —como ya se ha dicho— consiste en la tendencia a exigir su legitimación jurídica, como si fuesen derechos que el Estado, al menos en ciertas condiciones, debe reconocer a los ciudadanos y, por consiguiente, la tendencia a pretender su realización con la asistencia segura y gratuita de médicos y agentes sanitarios.
  • 43. Conformidad de la ley civil con la ley moral natural • En la tradición de la Iglesia se encuentra la doctrina sobre la necesaria conformidad de la ley civil con la ley moral, tal y como se recoge en la encíclica de Juan XXIII: « La autoridad es postulada por el orden moral y deriva de Dios. Por lo tanto, si las leyes o preceptos de los gobernantes estuvieran en contradicción con aquel orden y, consiguientemente, en contradicción con la voluntad de Dios, no tendrían fuerza para obligar en conciencia...; más aún, en tal caso, la autoridad dejaría de ser tal y degeneraría en abuso ». • Ya decía santo Tomás de Aquino: « La ley humana es tal en cuanto está conforme con la recta razón y, por tanto, deriva de la ley eterna. En cambio, cuando una ley está en contraste con la razón, se la denomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y se convierte más bien en un acto de violencia ».
  • 44. Amar y respetar la vida • El cristiano tiene el imperativo de respetar, amar y promover la vida de cada hermano, según las exigencias y las dimensiones del amor de Dios en Jesucristo. « El dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos » (1 Jn 3, 16). • Se nos pide amar y respetar la vida de cada hombre y de cada mujer y trabajar con constancia y valor, para que se instaure finalmente en nuestro tiempo, marcado por tantos signos de muerte, una cultura nueva de la vida, fruto de la cultura de la verdad y del amor. • Es urgente una movilización general de las conciencias y un común esfuerzo ético, para poner en práctica una gran estrategia en favor de la vida. Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida. • La revelación del Evangelio de la vida se nos da como un bien que hay que comunicar a todos.
  • 45. Conclusión • « Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer vestida del sol » (Ap 12, 1): la maternidad de María y de la Iglesia • « El Dragón se detuvo delante de la Mujer... para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz » (Ap 12, 4): la vida amenazada por las fuerzas del mal • « No habrá ya muerte » (Ap 21, 4): esplendor de la resurrección
  • 46. Fin