SlideShare una empresa de Scribd logo
L A E X PER IEN CI A SENS O R I A L D E L A A R Q UIT E C T U R A
“La autenticidad de la experiencia arquitectónica se
basa en el lenguaje tectónico de la construcción y en la
integridad del acto de construir para los sentidos. Con-
templamos, tocamos, escuchamos y medimos el mundo
con toda nuestra existencia corporal, y el mundo expe-
riencial pasa a organizarse y articularse alrededor del
centro del cuerpo. “ (Pallasmaa, 2005: 66)
LA EXPERIENCIA SENSORIAL DE LA ARQUITECTURA
Desde la supremacía de la visión hacia la experiencia corpórea y emocional
Madrid, 13 de Junio de 2017.
Alumna: Mercedes Múzquiz
Ferrer
Tutora: Angelique Trachana
Aula 3- Primavera 16/17
ETSAM
Palabras clave:
Ocularcentrismo - Experiencia - Sensación- Espacio - Emoción - Corporal
La vertiginosa dirección hacia las nuevas tecnologías y las tele-
comunicaciones que está tomando la sociedad de hoy y el con-
tramovimiento que reclama más interacción humana y física, ha
desencadenado la aparición de espacios emocionalmente pro-
vocadores que despiertan gran intrerés en el mundo del arte y la
arquitectura. En este trabajo se recopila la evolución que han ido
teniendo nuestros sentidos a la hora de percibir la arquitectura y
una muestra de ejemplos de obras más significantes y variadas a
nivel perceptivo.
Centrados en la cultura occiental que vivimos, la supremacía de la
visión y la desaparición de humanidad en los procesos creativos,
las últimas decadas han servido como contrapunto para deman-
dar un mundo más artesano en el que el movimiento “hazlo tú
mismo” está desarrollando mucha fuerza. Esto se debe a la ne-
cesidad de percibir con los cinco sentidos. El continuo flujo de
imágenes al que nos hemos acostumbrado hace que se devalúe
lo verdaderamente especial a nivel artístico. La arquitectura y la
manera en que se aprende juegan un papel fundamental para el
desarrollo de una civilización preocupada por su entorno y las re-
laciones humanas.
La arquitectura sensorial redescubre la importancia de los mate-
riales, el contexto físico, cultural y social en el que se implanta
trabajando la experiencia desde una perspectiva espacial, tem-
poral y memorable. Las emociones interactúan con lo construído
y dan paso a la imaginación de todos los sentidos. El espacio se
concibe desde el cuerpo y para el cuerpo dejando atrás la estética
de lo puramente visual. Es un trabajo de relación de los distintos
elementos que componen la arquitectura para crear experiencias
que trasciendan en la realidad que habitamos. Quiere reencontrar
la cultura de lo personal en contra de la encaminada virtualidad.
A BS T R A C T ÍN DICE I. Estado de la cuestión
II. Experiencia
III. Ocularcentrismo y teoría de la imagen corporal
IV. Memoria, tiempo, espacio
V. Privación y sobrecarga sensorial
VI. Los sentidos
A. Vista
B. Oído
C. Olfato
D. Tacto
E. Gusto
VII. Génesis del proyecto
VIII. Conclusiones
Bibliografía
La arquitectura ha supuesto desde su origen el arte de traba-
jar la realidad física que nos rodea. Los sentidos con los que el
ser humano la percibe han estado presentes para conocerla y
reaccionar ante ella desde sus inicios. En un mundo de cultura
tan diversa y constante evolución esto ha generado la variedad
de opiniones y maneras de hacer que se presentan hoy en día.
Hasta hace muy poco los arquitectos se consideraban artesanos
de lo material, diseñadores de detalles y atmósferas con conoci-
mientos científicos que podrían levantar edificios perdurables en
el tiempo. Pero a medida que nuestra civilización se va sumer-
giendo en la era de la información, el contacto físico, material se
ha ido sustituyendo por la virtualización, la desmaterialización
que implica la velocidad de la sociedad actual. La pura visuali-
dad hace que lo corpóreo pierda importancia frente a lo virtual.
Ya en 1949, Richard Neutra, en pleno auge del movimiento mo-
derno, pensaba que en arquitectura se debería prestar más
atención a los otros sentidos y no solo al de la vista. Desde en-
tonces han sido muchos los arquitectos que han rechazado el
aceptar la belleza arquitectónica como un hecho relacionado
solamente con el sistema visual. Una obra enfocada en la des-
cripción de las cualidades de la arquitectura es la de Juhani
Pallasmaa: The Eyes of the Skin: Architecture and the Senses,
donde critica la supremacía del sentido de la vista sobre la ar-
quitectura, e incita a los arquitectos a diseñar entornos capaces
de promover experiencias que incluyan el resto de los sentidos.
Todos los edificios se pueden ver y tocar, por lo que al agre-
gar alguna cualidad más allá de lo visual o lo táctil, estamos
creando un edificio sensorialmente más variado, pudiéndo-
se lograr “la polifonía de los sentidos” como diría Bachelard.
La sociedad de consumo a la que nos enfrentamos, que ce-
lebra el materialismo y la satisfacción de las necesidades físi-
cas del cuerpo, es en realidad la raíz de su devaluación y pér-
dida de significado. La rapidez y facilidad de adquisición de los
bienes hace que se valore la acción más allá del objeto en sí.
La atención por la calidad, el detalle, lo ensambla-
do y la experiencia concreta continúa en declive a me-
dida que la imagen, la impresión, lo yuxtapuesto, lo su-
perficial y el desapego físico toman interés creciente.
Todo esto indica que el acto arquitectónico se esta desplazan-
do desde la materialización a la visualización. El lenguaje de
texturas esta siendo sustituido por el lenguaje de imágenes. De
esta manera nos encontramos en el medio de una lucha: los
llamados primordiales del cuerpo y sus instintos chocan inva-
riablemente con las demandas culturales de racionalidad desa-
pegada, acción inmaterial, producción digital, y consumismo inne-
cesario. Lo tectónico se estrella con lo etéreo. (Bermúdez,1996:2)
¿Es todavía posible mantener una interpretación cor-
pórea, sensorial y honesta de la arquitectura?
I.ES TA D O D E L A C U ES T IÓ N
(Imagen: El hombre de la cámara. Dziga Vertov. 1929)
II. E X PER IEN CI A preguntas acerca de esta dualidad entre lo real (el mundo) y lo
representado (lo percibido). Como afirma Pallasmaa (2006: 64),
la experiencia arquitectónica es “acercarse o enfrentarse a un
edificio, más que por la percepciónformal de una fachada; el acto
de entrar y no simplemente el diseño visual de la puerta; mirar al
interior o al exterior por una ventana, más que la ventana en sí
como objeto material”. El espacio arquitectónico es un espacio
vivido y no meramente físico ni estético.
Sentir en cambio se trata de un proceso interno, íntimo, ligado
a cada individuo. El ser humano posee cinco órganos que utili-
za inconscientemente para relacionarse con el mundo exterior y
comprenderlo: la vista (el ojo), el oído (la oreja), el gusto (la boca),
el olfato (la nariz) y el tacto (la piel). Se trata de un conjunto de
emociones internas que, vinculadas a la materialidad física, ha-
cen percepctible la realidad para la especie humana.
Durante siglos, la arquitectura, la pintura y la escultura se han
denominado “Bellas Artes”. Esto quiere decir que son artes que
se ocupan de “lo bello” y que resultan atractivas para la vista.
Resulta imposible explicar con precisión lo que es arquitectura,
pues sus limites no están bien definidos ni mucho menos. En
general, el arte no debería explicarse; hay que experimentarlo.
La arquitectura es un arte funcional muy especial: delimita el es-
pacio para que podamos habitar en él. Resuelve problemas y crea
herramientas en los que la utilidad juega un papel fundamental.
El arquitecto tiene la responsabilidad de trabajar con lo que per-
dura, esto es la composición de formas en torno al ser humano,
modeladas para vivir en ellas y no sólo para mirarlas desde fue-
ra. Una representación larga y lenta que debe poder adaptarse
a cualquier improvisación inesperada (Rasmussen,2012:15-18).
“Una obra arquitectónica puede disponer de calidades artísticas si
sus variadas formas y contenidos confluyen en una fuerte atmós-
fera capaz de conmovernos “(Zumthor, 2004: 8). Pero la relevan-
cia del cuerpo no para aquí. Por el contrario, todas las produccio-
nes humanas, concretas o virtuales, emergen y tarde o temprano
vuelven al cuerpo.
La experiencia de la realidad virtual nace en el movimiento del
cuerpo físico. Para ver se debe mover la cabeza. Para actuar y
hacer cosas en el mundo virtual, hay que doblarse, extenderse,
caminar, agarrar y manipular objetos. Si en el medio de la virtua-
lidad el cuerpo físico es necesario, entonces quedan pocas dudas
de que lo material y lo corpóreo puedan ser nunca reemplazados
completamente (Bermudez, 1996: 8).
Este retorno al cuerpo no es un regreso nostálgico a situaciones
conocidas y seguras sino que, por el contrario, es un regreso cri-
tico al cuerpo como fuente de inspiración y discernimiento. Des-
pués de todo, el cuerpo esta constante y naturalmente oscilando
entre lo material y lo virtual. Este retorno significa mirar, escuchar,
sentir y pensar acerca de nuestro cuerpo como una construcción
que en si misma nos provee con enseñanzas de como vivir la vida
y, más directamente, de cómo responder arquitectónicamente a
los desafíos de hoy. De aquí que la solución al dilema que la vir-
tualidad trae aparejada a nuestra civilización y la arquitectura, no
puede ser encontrada dejando la corporeidad de lado sino, por
el contrario, retornando a ella con mayor consciencia que nunca.
Las características físicas, culturales, sociales y psicológicas que
envuelven a cada persona generan un papel fundamental a la
hora de proyectar experiencias cargadas sensorialmente. De ahí,
las diferencias en la evolución arquitectónica del mundo. El arqui-
tecto debe implicarse con las circustancias en las que va a implan-
tarse su obra y hacer partícipe de su proceso creativo el entorno
que le rodea. Pallasmaa(2006:18-19) define la arquitectura como
”el instrumento principal de nuestra relación con el tiempo y el
espacio y de nuestra forma de dar una medida humana a esas di-
mensiones, doméstica del espacio eterno y el tiempo infinito para
que la humanidad lo tolere, lo habite y lo comprenda”. La depen-
dencia del espacio y el tiempo , la dialéctica del espacio exterior e
interior, de lo físico y lo espiritual, de lo material y lo mental que
incumben a estos sentidos, , tienen un impacto fundamental en la
naturaleza de las artes y de la arquitectura.
A veces es interesante reconocer en las definiciones de
las cosas puntos de vista alternativos a los que les confie-
re el lenguaje habitual para poder comprenderlas mejor.
Cuando reflexionamos acerca de la percepción tendemos a
pensar en el acto de captar la realidad por medio de los cin-
co sentidos. Un hecho externo, colectivo, que implica cono-
cer de la manera más racional. En el sentido más profundo,
la percepción es una relación entre ser humano y mundo.
A lo largo de la historia, los filósofos han planteado diferentes
III. O C U L A R CEN T R IS M O Y T E O R Í A D E L A IM A G EN CO R P O R A L
privado en cambio, quedaban relegados el olfato, el gusto y el
tacto por su cercanía y vinculación corporal, su inevitable relación
íntima con las percepciones. La separación entre público y privado
se hacía cada vez mayor a medida que el interés por la intelectua-
lidad iba creciendo.
Con el nacimiento de la perspectiva como método de repre-
sentación, se fue otorgando supremacía al sentido de la vista
por su capacidad de asimilación estética, su desarraigo huma-
no y racional. Es como una ciencia, precisa, no es una valora-
ción terrenal. El ojo se convirtió en el punto central del mundo
perceptivo así como el concepto del yo. Se llegó a considerar
como el más noble de los sentidos y su pérdida como la pérdi-
da física máxima. Es lo que denominamos ocularcentrismo.
Es en la era de la Modernidad con la mecanización de los procesos
y su consecuente perdida de arraigo humano, la producción en se-
rie y sobretodo, la proliferación del mundo tecnológico basado en
la imagen y la virtualidad, cuando la supremacía del ojo ya no solo
es un problema de nivel jerárquico de entendimiento. Corremos
el peligro de que se convierta en el único sentido utilizado por
ser el único capaz de seguir la velocidad de los nuevos sistemas.
David Michael Levin impulsa la crítica filosófica del predominio
del ojo con las siguientes palabras: “Creo que es conveniente de-
safiar la hegemonía de la vista, el ocularcentrismo de nuestra cul-
tura. Y creo que necesitamos examinar de una manera muy crítica
el carácter de la vista que actualmente domina nuestro mundo.
Necesitamos urgentemente un diagnóstico de la patología psico-
lógica de la visión cotidiana, y un entendimiento crítico de no-
sotros mismos como seres visionarios” (Pallasmaa, 2005: 15-21).
Existen muchas investigaciones acerca de lo contradictorio y
erróneo de esta supremacía involuntaria que dirije la socie-
dad actual rumbo al aislamiento social y la pérdida de valor de
lo material. Pero a día de hoy parece que siguen “triunfando”
las teorías publicistas y visuales tales como la Gestalt en las que
se glorifican imágenes cautivadoras, llamativas y memorables.
Se han producido, en paralelo a esta corriente ocularcentrista di-
versas líneas o corrientes de contraposición que buscan liberar
al ojo de la pura visualidad a la que se ha ido encaminando. En
pintura, Turner describía sus paisajes sin encuadres cerrados, ni
línea del horizonte, ni perspectiva marcada. A Cezanne le preo-
cupaba “hacer visible como nos toca el mundo” y de la misma
manera han ido investigando y experimentando otros muchos
movimientos artísticos modernos. En arquitectura, los cubistas
se posicionaban en contra de su utilitarismo y de su carencia de
belleza espiritual reclamando más expresividad, más dramatismo.
El caracter constructivo del estilo geométrico moderno refleja
la dependencia de la materia y su peso. El estilo cubista, entre
otros, refleja el caracter activo del espíritu humano y su capaci-
Históricamente los sentidos se han ido ligando a diversas creen-
cias. En el Renacimiento se relacionaban con la imagen del cuerpo
cósmico: La vista con el fuego y la luz, el oído con el aire, el olfato
con el vapor, el gusto con el agua y el tacto con la tierra. De esta
manera, existía una se jerarquización y diferenciación entre lo es-
piritual (intelectual, ligado a creencias) y lo terrenal (relacionado
con el cuerpo). Se convertían en válidos para el ámbito público el
oído y la vista, por su caracter lejano, colectivo y sobretodo inte-
lectual en pleno auge de la era del racionalismo. Para el ámbito
dad de prevalecer sobre la materia. También en el movimiento
moderno de la década de los 30, pero con un estilo organicista,
Frank L. Wright, Alvar Aalto y Erik G. Asplund, entre otros, des-
tacan por buscar la relación táctil de sus obras con el ser huma-
no. Su pensamiento derivaba del racionalismo con especial énfa-
sis en promover la armonía entre el hábitat humano y el mundo
natural. Mediante el diseño buscan comprender e integrarse en
el sitio para crear una composición unificada y correlacionada.
En 1940, Aalto expresaba la necesidad de humanizar la arquitec-
tura frente al puro racionalismo del momento. “La arquitectura
es un fenómeno sintético que incluye prácticamente todos los
campos de la actividad humana. El funcionalismo técnico no pue-
de pretender ser toda la arquitectura. Esta no sólo cubre todos
los campos de la actividad humana, sino que debe ser también
desarrollada simultáneamente en todos esos campos. Si no, ten-
dremos sólo resultados unilaterales y superficiales”(Aalto, 1940:
14-16).
La Casa de la Cascada, F.L. Wright, 1937
Interesado en el lugar donde se implanta
su obra, el contexto juega un papel funda-
mental. La relación interior-exterior y el
contacto con la naturaleza.
Torre Einstein, E. Mendelshon, 1922
El expresionismo arquitectónico era innovador
en formas, materiales y estilo aprovechando el
potencial creativo del artesano para suscitar
emociones.
Villa Mairea, A. Aalto, 1938
Trabajo con los materiales como humanización de la
arquitectura. Es importante la coordinación de to-
dos los elementos que la comprenden para crear una
composición unificada.
El fuego en el parlamento, W. Turner, 1835
Turner transmite atmósferas. Se preocupa por
la iluminación y los colores. Evoca un todo car-
gado de relaciones restando importancia a los
detalles difuminados.
La materia del tiempo.R.Serra. 2008
Serra trabaja los materiales. Hace partíci-
pe al espectador gracias al movimiento y la
“imaginación sencilla”.
Land art.A. Goldsworthy. 2013
Los artistas del Land art crean relaciones
con la naturaleza que nos rodea. Provocan
la reflexión ante lo efímero de lo material.
Gibson estudió las variables de información que recibe el cuerpo
en vez de las respuestas que refleja. Hablaba de la necesidad que
tienen unos sentidos de otros, de su relación -“La visión revela
lo que el tacto ya conoce”- y establece una clasificación de ellos
como sistemas: el sistema visual (profundidad, color, tamaño,
ideal estético, etc), auditivo (escala…), olfativo-gustativo(…), de
orientación (posición-gravedad) y háptico (sensaciones de pre-
sión, temperatura, dolor, cinestesia y cualquiera que tenga que
ver con el contacto físico dentro o fuera del cuerpo) (Trachana,
2014: 20).
La teoría de la imagen corporal que definen Kent Bloomer y Char-
les Moore (1982:49-57) describe la relación osmótica entre el
yo y el mundo. Con ella se reexamina el significado que posee
el cuerpo humano en la arquitectura y defiende que “Todas las
experiencias de nuestra vida, especialmente las que tienen que
ver con el movimiento y el establecimiento de una persona en un
espacio tridimensional, dependen de nuestro cuerpo, de su inevi-
table presencia”.
Walter Benjamin describía la experiencia del arte como un in-
tercambio entre cuerpo y espacio: el cuerpo presta sus emo-
ciones y a cambio el espacio le cede su “aura”, cualidad indis-
pensable para una obra de arte. Existe una relación entre el
cuerpo (ser humano) y el espacio (arquitectura) que le rodea
para que tenga lugar la percepción. El mundo interior del ser
humano está inconscientemente e inevitablemente ligado al
Nueva York. 2017
Ejemplo de ciudad visible. A pesar de tener una silueta reconocida, el trazado de sus calles se impone ajeno a las personas que la recorren.
Cádiz. 2017
Ejemplo de ciudad háptica. La configuración de la ciudad se rige por la naturaleza de las personas y sus actos cotidianos.
mundo exterior y esta relación se debe a los sentidos. El ojo
quiere colaborar con el resto de sentidos. Todos los sentidos,
incluido la vista, pueden considerarse como extensiones del
sentido del tacto, como especializaciones de la piel. Definen la
interacción entre la piel y el entorno; entre la interioridad opa-
ca del cuerpo y la exterioridad del mundo(Pallasmaa,2006: 43)
La autenticidad de la experiencia arquitectónica se basa en el
lenguaje tectónico de la construcción y en la integridad del acto
de construir para los sentidos. Contemplamos, tocamos, escu-
chamos y medimos el mundo con toda nuestra existencia cor-
poral, y el mundo experiencial pasa a organizarse y articularse
alrededor del centro del cuerpo. Nos encontramos en constan-
te diálogo e interacción con el entorno, hasta el punto de que
es imposible separar la imagen del yo de su existencia espacial
y situacional. “Yo soy mi cuerpo”, reivindica Gabriel Marcel pero
“Yo soy el espacio donde estoy”, establece el poeta Noel Arnaud.
Asímismo, durante el proceso proyectual, el arquitecto inte-
rioriza gradualmente el paisaje , todo el contexto y los reque-
rimientos funcionales, así como su edificio imaginado: el movi-
miento, el equilibrio y la escala se sienten inconscientemente a
través del cuerpo como tensiones en el sistema muscular y en
las posiciones del esqueleto y los órganos internos. Entender la
escala arquitectónica implica medir inconscientemente el ob-
jeto o el edificio con el cuerpo de uno, y proyectar el esquema
del cuerpo en el espacio en cuestión (Pallasmaa, 2006:66-67).
A través de la relación entre el cuerpo humano y el espacio que
le rodea (investigaciones, estudios, filósofos que lo defienden)
podemos tratar de comprender como afectan en nuestra expe-
riencia arquitectónica más detalladamente cada uno de ellos.
La memoria: ligada a la imaginación. Bachelard defendía que el
aprendizaje es -“corporal, síntesis y percepción sensorial”-. Todo
lo que hemos aprendido se basa en nuestra experiencia. Des-
de que nacemos, vamos recolectando situaciones y momentos
que se irán reactivando a lo largo de la vida. La experiencia es-
tética como asociación de memoria e imaginación y que no ne-
cesitaba ninguna justificación fue el punto de oposición para el
conde de Saftesbury que criticaba la sistematización de la idea
de belleza que promovían desde el s.XVIII el filósofos alemán
Alex Baumgarten y Diderot (Trachana, 2011: 63). La memoria-
tiene implicaciones culturales y sociales, nos permite interac-
tuar con el mundo de tiempos pasados, presentes y futuros.
El tiempo: revela la esencia de los materiales empleados, los
naturales son sinceros y dejan huella de su historia con la páti-
na, el desgaste, el agrietamiento. Hacen una conexión directa
con la imaginación/memoria del espectador, que por su ex-
periencia, ya conoce el estado original y su forma de trabajar-
los (oficios). Los materiales fabricados, en cambio, nos ofre-
cen una imagen construida, no permiten relación de intimidad
porque no se desconoce su origen (no hay memoria) (Tracha-
na,2014:29-30). “Entre el sosiego y la seducción. Sin duda, la ar-
quitectura es un arte espacial, pero también un arte temporal.
No se la experimenta en sólo un segundo”(Zumthor, 2003: 9).
El espacio: el arquitectónico frente al geométrico es cualitativo
y relacionado con el ser humano, no intelectual e indivisible. La
arquitectura se puede recorrer, el movimiento dentro del edifi-
cio es un trabajo de seducción que hace el arquitecto. Un juego
de tensiones sensoriales a partir del cual se crean atmósferas. Se
convierte en un viaje de descubrimientos que puede estar rela-
cionado con la escenografía. Conducir, inducir, dejar suelto, dar
libertad. Crear lugares donde no haya nada que sirva de reclamo,
donde se pueda simplemente estar (Zumthor, 2003:9). A pesar de
la prevalencia formal que existe en Occidente, es importante el
diseño espacial desde lo humano, lo material para poder trans-
mitir emociones y no relegarlo como consecuencia incontrolada.
I V. M EM O R I A, T IEM P O, ESPA CIO
Memorial del Holocausto.P. Eisenman, 2004
Aludir a la memoria invita a compartir emocio-
nes. Relaciones que unen a la sociedad por situa-
ciones históricas o culturales.
El Panteón. Adriano. s.II d.C
Un espacio que transmite emociones desde su
entrada. La atmósfera que se siente gracias a la
relación de elementos cualitativos.
Cuba, 2016
La decadencia de algunas arquitecturas son
una llamada a la imaginación de lo que fue y
no perduró en el tiempo.
Los sentidos captan la variación de estímulos de nuestro entorno,
es así como la relación cuerpo-mundo se mantiene “viva”. Si no
se produce ninguna alteración exterior (cambios de iluminación,
de sonido, de olor, de textura, temperatura, etc.), nuestro cuerpo
buscará respuestas físicas en su interior produciéndose un des-
ajuste en su manera de percibir.
Jeremías Bentham describió la disposición espacial de lo que de-
nominará el “panóptico”. Esta forma arquitectónica es válida para
cualquier especie de institución que permita el control sobre la
existencia de individuos. Se trata de “ver sin ser visto”, este poder
que se otorga al vigilante de la prisión afecta directamente a los
prisioneros en su manera de percibir el mundo. Foucault plantea
la paradoja del cambio de “que todos vean a uno” hacia el que
“uno pueda ver a todos”. La vigilancia sobre los individuos, priván-
dolos de intimidad (De la Fuente, 2012: 69-70). El encierro supone
un cambio en la manera de percibir el espacio, lo que conocíamos
V. P R I VA CIÓ N Y S O B R E C A R G A SENS O R I A L
Presidio Modelo. Cuba. 1928
El modelo de Bentham elimina la relación que
normalmente existe entre ver y ser visto.
Celda blanda, J.Turrell, 1992
El ser humano necesita estímulos sensoria-
les para poder vivir en el mundo.
Caleidoscopio a tamaño real, Shimizu, 2014
Una constante variación de estímulos elimina la
capacidad de percibirlos.
como hogar (sentimiento de privacidad, de propiedad) y sus ele-
mentos (la puerta, ventana, el lugar central e incluso la cubierta)
relacionados con el cuerpo humano en muchas teorías, cambian
drásticamente para ser sentimientos vigilados, coartados por la
mirada de espectadores e incluso eliminados.
Turrell (1914) como artista preocupado por la percepción psico-
lógica, experimentó con los límites de la percepción en su Cel-
da blanda: un espacio cerrado, oscuro y aislado completamen-
te del sonido exterior. Los resultados, cuando se inhiben los
estímulos sensoriales, demuestran que a pesar de poder pro-
ducirse sensación de relajación y desasosiego, con el paso del
tiempo los individuos experimentan claustrofobia y otras sen-
saciones de malestar por la falta de estímulos de su entorno.
Lo opuesto a la privación es la sobrecarga sensorial: demasiados
estímulos de diferentes tipos recibidos al mismo tiempo. La so-
brecarga sensorial es destructiva afirma el psiquiatra George Ruff,
primero acaba con el juicio ecuánime, luego con la racionalidad.
Los extremos en cuanto a la estimulación recibida no son buenos
para el ser humano: la sobrecarga sensorial o la falta de estímu-
los es tan nociva como la privación (De la Fuente, 2012: 69-70).
La percepción del ser humano puede ser alterada no sólo por las
condiciones físicas del entorno sino también por las psicológicas.
Factor que hay que tomar en cuenta en el diseño de un espacio.
V I. LO S SEN T ID O S
Cada sentido identifica distintas cualidades del espacio a per-
cibir, la vista y el oído permiten establecer una relación más
amplia, experiencias lejanas. En cambio el tacto, el olfato y
el gusto se interponen como capaces de percibir las cuali-
dades más cercanas. Tiene que ver con la relación corpó-
rea del ser humano que experimenta ese espacio y las con-
diciones culturales, sociales y psicológicas que le rodean.
A través de esas relaciones los edificios nos transmiten significa-
dos, ya sea por que reconocemos sus formas o por que encon-
tramos ciertos indicios o símbolos en ellos. La arquitectura, más
ner como fin la creación de situaciones (De la Fuente, 2012: 428).
Los intereses a través de los cuales valoramos los edificios o los
objetos son personales (deseos, necesidades, instintos, motivos,
metas y valores). Ciertos intereses son compartidos por muchas
personas (seguridad o confort) y cada situación es valorada con
respecto a lo que queremos o lo que nos gustaría experimentar
aquí y ahora, es decir, cada emoción esconde un interés, una
preferencia más o menos estable por ciertos estados del mundo.
Todas las experiencias cotidianas están cargadas de emociones.
La arquitectura como un medio de autoexpresión y como un juego
intelectual y artístico anula la experiencia del cuerpo mientras que
el mundo se convierte en un viaje visual y hedonista carente de sig-
nificación. Se propaga en una superficial imaginería arquitectónica
actual, que devalúa el sentido háptico experimentado en la super-
ficie y la materialidad de los objetos, la lógica tectónica y la fuerte
empatía con objetos anudada en la materia (Trachana, 2014: 30).
Lo humano se aferra a lo habitual a lo conocido, que es recon-
fortante y tranquilizador. Bruno Zevi había hablado de una nece-
saria liberación y deshinibición de los condicionantes, límites y
rigores de una arquitectura moderna. Ser moderno en las con-
diciones contemporáneas era fenomenizar el sentido vivo de la
cultura y de la historia. Arquitectos como Lina Bo Bardi en Bra-
sil, Villanueva en Venezuela o Barragán en Méjico, integraron el
espiritu creativo y la riqueza performativa del arte popular de
sus países como fuentes antropológicas para reformular un len-
guaje arquitectónico ampliamente comunicable subrayando la
necesidad de recuperar el sentido espacial colectivo más primi-
tivo y preindustrial, un sentido comunitario y existencial para
la arquitectura contemporánea en torno a actividades lúdicas
pero sin renunciar a la técnica moderna (Trachana, 2014: 132).
Otras alternativas humanistas al funcionalismo moderno del
CIAM surgieron en torno al urbanismo y la manera en que ha-
bitamos las ciudades. Aldo Van Eyck fue de los primeros en
concebir un nuevo modelo de desarrollo durante la Posgue-
rra. Buscaba acomodar las necesidades inmediatas del usuario,
explotando las oportunidades ofrecidas por los emplazamien-
tos inmediatamente disponibles. Su logro fue el de transfor-
mar emplazamientos del tejido urbano abandonados tras la
guerra y darles un uso cotidiano para los niños. De este modo
Van Eyck puso patas arriba el modo de abordar la reconstruc-
ción de la ciudad del CIAM, que en su planificación desde una
perspectiva masiva y a gran escala, había ignorado multitud de
espacios menores abandonados entre los edificios existentes.
En la actualidad Basurama, nacido en la Escuela de Arquitec-
tura de Madrid como grupo activista, pretende estudiar fe-
nómenos inherentes a la producción masiva de basura real
y virtual en la sociedad de consumo aportando nuevas visio-
nes que actúen como generadores de pensamiento y actitud.
que cualquier otra creación humana, está siempre asociada a un
cierto contexto cultural, un estilo de vida, una clase social o una
ideología de sus creadores y habitantes. La sociedad es un factor
de gran importancia en la experiencia que tenemos de lo que nos
rodea, pues modifica nuestro modo de interpretar el mundo. Por
lo tanto, la interrelación entre los componentes que intervienen
en nuestro modo de experimentar los entornos de todo tipo de
objetos y edificios, puede esquematizarse como sigue: Estímu-
lo--Ojo--Mente del individuo--Sociedad (De la Fuente, 2012: 419).
En nuestra experiencia de un edificio, estamos constantemente
asociando y creando largas cadenas de significados que conectan
al edificio con otras obras, tiempos o lugares. Esa es una caracte-
rística humana de la cual los arquitectos pueden aprovecharse,
y de este modo utilizar los edificios como herramientas de signi-
ficación, generadores de ideas o incitadores de la imaginación.
Podría decirse que aquel objeto, edificio o lugar que se considera
en términos coloquiales “toda una experiencia”, lo es porque nos
pone en una situación o circunstancia cargada de emociones. Para
poder entender las emociones causadas por el entorno, es nece-
sario comprender la situación en que se encuentra una persona,
es decir el: “Conjunto de factores o circunstancias que afectan a
alguien o algo en un determinado momento.” Guy Debord, teórico
del movimiento situacionista, propone que los edificios deben te-
Huellas, Basurama, 2015
Recupera la vieja tradición de secar las redes
frente al puerto como símbolo de una forma
de vida cada vez menos presente.
Playgrounds, A. Van Eyck, 1954
Rehabilita los solares “perdidos” de la ciudad
para crear espacios de relación vecinal en los
barrios de Amsterdam.
Ciudad universitaria Caracas, Villanueva, 1954
La relación de la arquitectura y su contexto es
posible si se manejan los elementos desde la
naturaleza humana.
Casa Canoas, O. Niemeyer, 1951
Humanista en su manera de entender la arqui-
tectura doméstica. Se relaciona con el paisaje y
lo incorpora a la composición.
Nueva York, 1913
Jane Jacobs fue la principal opositora a la
destrucción de los barrios de NY por nuevas
ideologías modernas de velocidad y masa.
Museo de Arte Sao Paulo, L. Bo Bardi, 1958
Aprovechó el juego de gravedad del volu-
men para introducir un espacio urbano de
conexión con la ciudad.
A. V IS TA
No tenemos receptores sensoriales que capten directamente el
espacio. La percepción de la profundidad, como toda percepción,
es un proceso en el que intervienen tanto los ojos como el cere-
bro. Nuestra experiencia del espacio es por lo tanto, una elabora-
ción de nuestra mente, realizada en base a ciertas características
que encontramos en las imágenes retinianas.
La arquitectura de nuestro entorno se ha convertido en un arte de
la imagen impresa fijada por el apresurado ojo de la cámara foto-
gráfica. Según Susan Sostang (1981), la realidad ha llegado a pare-
cerse cada vez más a lo que muestra la cámara: una escenografía
vaciada de la autenticidad de la materia y de la construcción, en
lugar de ser un encuentro situacional y corporal (Trachana, 2012:
10). El imperativo de diseñar algo único e individual al que se ha
dirigido durante los últimos años la arquitectura tiende a conside-
rar el factor de la forma, el exterior, el purovisualismo, como su
única consideración.
Esta teoría impulsada por el alemán Henrich Wolfflin(1864-1945)
entiende el arte como un problema del conocimiento que se al-
canza a través de la vista. Él intentó descifrar el proceso de objeti-
vación de las formas desarrollando un método analítico y descrip-
tivo que da importancia al proceso de creación dejando por fuera
lo emotivo, el gusto o los conceptos de bello y feo que están en
el campo de la subjetividad. Wolfflin establece para ello sus co-
nocidas cinco categorías formales por encima de las individuales
que, caracterizan en contraposición el Renacimiento y el Barroco.
Aparecen en lo lineal y lo pictórico; desarrollo en superficie y en
profundidad; forma cerrada y forma abierta; multiplicidad y uni-
dad; claridad absoluta y claridad relativa (Trachana, 2011:67).
Algunas corrientes del movimiento moderno continuaron la labor
de dirigir la vista a la supremacía con respecto al resto de los sen-
tidos. La abstracción y la reducción racionalista condujeron a la
especulación de la imagen que ha llegado a nuestros días. Lo visto
y lo expuesto se transforman en la totalidad de lo vivido, supri-
miendo de golpe otros modos de percepción sensorial o confinán-
dolos a un rol totalmente subordinado.
La teoría psicológica de la Gestalt (1910) nacida en la Escuela berli-
nesa,fueotrodelosdesencadenantesdelimpactodelapercepción
visual. Parecía experimentalmente demostrable que la percepción
humana de los objetos exteriores estaba gobernada por ciertas le-
yes. Es decir, se estableció un catálogo de normas, experimental-
mente comprobadas, que hacían que las personas reaccionasen de
manera positiva ante ciertos estímulos visuales. En pleno auge del
movimiento moderno, arquitectura, pintura y escultura se vieron
muy influenciadas enfatizando en las academias europeas el ahín-
co platónico de conocer las formas perfectas (Trachana, 2011: 69).
Se abandonaron por completo las nociones sociales, de or-
den. Se ejecutaba el sistema intelectual, la pureza de la for-
ma, del color, del material extrayéndose su máxima simplici-
dad. Los arquitectos que conforman el New York Five (R. Meier,
P. Eisenman, M. Graves, C. Gwathmey y J. Hedjuk) creían en
la importancia de la concepción de la forma como una ima-
gen, para quizás luego ser volumen y por último espacio.
Una de las vertientes a las que ha ido evolucionando e indagando
en el mundo de la tecnología, ha sido el deconstructivismo mo-
derno interesado por el formalismo radical. Utilizan herramientas
informáticas que son capaces de parametrizar todo tipo de su-
perficies y proveer de tantos resultados como variables impon-
ga el diseñador. Se trata de una pérdida del contacto manual del
arquitecto con su obra en haras de una imagen puramente reti-
niana. La hegemonía de la vista se ha visto reforzada en nuestro
tiempo por innumerables invenciones tecnológicas y una infini-
ta multiplicación y producción de imágenes; “una infinita lluvia
de imágenes” , como lo califica Italo Calvino. “El acontecimien-
to fundamental de la edad moderna es la conquista del mun-
do como una imagen”, escribe Heidegger (Pallasmaa, 2006:20.
Por otro lado, existen maneras de combinar la percepción visual
con la arquitectura sin dejar de lado el resto de sentidos. La es-
cenografía de los espacios, gracias al juego inteligente de la luz
y los volúmenes,contraerá más emociones en el espectador.
Casa Schroeder, G. Rietveld,
La búsqueda de la máxima simplicidad for-
mal como vehículo de expresión del arte.
Bodegas Marqués de Riscal, F.Gehry,
La supremacía de la forma visual sobre la expe-
riencia humana del espacio.
Escuela de la Bauhaus, W. Gropius, 1919
Ejemplo del formalismo puro en el que creía y
se enseñanaba en la Bauhaus.
Casa Giraldi, L.Barragán, 1976
Los colores potencian la arquitectura y el trata-
miento de la luz.
Can Lis, J. Utzon, 1972
El poder de la visión controlada. La ventana
como marco que enfatiza y dirige la mirada.
Museo Serralves, A. Siza, 1999
Trata de integrar la cotidianidad a la tipología de
museo, el arte y la vida en la arquitectura.
B. OÍD O
El sonido mide el espacio y hace que su escala sea comprensible.
Capta el espacio que estamos percibiendo. Al contrario de la fo-
calizada vista, el oído es omnireceptor. Los ecos del sonido varían
conforme se efectúa el movimiento, reproducen la armonía que
se desea transmitir.
Hay ruido que interfiere con las actividades humanas, no es infor-
mativo, pero sin embargo es un captador de la atención. El ruido
ambiental excesivo (aquel proveniente principalmente del exte-
rior), provoca estímulos que los cerramientos pretenden evitar,
pues la mayoría de las veces la arquitectura trata de no ser esti-
mulante o al menos atenuante en cuanto a esta característica. La
experiencia auditiva más primordial creada por la arquitectura es
la tranquilidad.
Independientemente de si el edificio mismo produce sonidos o
no, éste se encuentra integrado en su entorno, el cual siempre
tiene cualidades sonoras. Permite concebir la arquitectura desde
su función, traduciéndose la necesidad natural de transmitir los
sonidos en la generatriz de espacio, volumen y por tanto, forma.
“Con nuestros oídos acariciamos los límites del espacio. Los chilli-
dos de las gaviotas en el puerto despiertan nuestra conciencia de
la inmensidad del océano y lo infinito del horizonte.”(Pallasmaa,
2006: 28).
Sin embargo, el silencio de la arquitectura es un silencio recep-
tivo, que hace recordar. Una experiencia arquitectónica poten-
te silencia todo el ruido exterior; centra nuestra atención sobre
nuestra propia experiencia y, como ocurre con el arte, nos hace
ser conscientes de nuestra soledad esencial (Pallasmaa, 2006:30).
Si se introduce la variable del movimiento, la experiencia será aún
más emocionante. Ya los árabes empleaban el agua como estímulo
sensorial auditivo en sus construciones. La evocación de naturale-
za pura, de estado de relajación que se produce con los ritmos del
goteoerapartefundamentaldesusedificaciones.Perotambiénlos
que producen los pájaros, el viento y la naturaleza, parecen atmós-
feras infranqueables para el mundo de la arquitectura occidental.
La música y demás artes orales han tenido desde sus orígenes un
cuidado especial por los lugares en los que son retransmitidos y
algunos arquitectos del movimiento moderno han sido partícipes
de esta preocupación. El estudio de la resonancia en los edificios
junto el empleo de los materiales debidos, posibilitan la creación
de lugares excelentes para la percepción de nuestros oídos. Por
ejemplo, el arquitecto C. Scarpa usa los materiales como si de una
sinfoníasetratase.Losestudiapormenorizadamenreparaque,for-
mando un todo puedan llegar a escucharse con independencia. La
relación que se establece entre ellos, es decir su encuentro o junta,
será una vez más lo que construya el espacio. El modo de introducir
el agua sigue esta premisa ligando las piezas mediante el sonido.
El ambiente sonoro considera tres aspectos fundamentales:
la escucha, el espacio construído y el efecto espacial. La escu-
cha podría deformarse por atribuciones físicas, culturales o so-
ciales. El espacio construído y la forma de la ciudad modelarán
estos sonidos conforme al volumen, forma y material emplea-
dos y el efecto espacial será la resultante de la combinación
entre las capacidades pasivas y las acciones sonoras particula-
res. Desde esta perspectiva es importante comprender y ana-
lizar la legibilidad de la acústica de las nuevas arquitecturas.
No obstante, la arquitectura no puede convertirse en un ins-
trumento de la simple funcionalidad, del confort corporal y del
placer sensorial sin perder su cometido existencialmente media-
dor. Tiene que mantenerse un claro sentido de la distancia , la
resistencia y la tensión con relación al programa, la función y el
confort. Una pieza de arquitectura no debería volverse transpa-
rente en sus intenciones utilitarias y racionales; tiene que man-
tener su secreto y misterio impenetrables con el fin de prender
nuestra imaginación y nuestras emociones (Pallasmaa, 2006: 63).
Pabellón Philips, Xenakis y Le Corbusier, 1958
Darle importancia al sentido del oído
no resta interés visual.
Biblioteca de Viipuri, A. Aalto,
Un salón de actos requiere cualidades acústicas
para que cumpla su función.
Filarmónica de Berlín, H.Schauron, 1963
El espacio concebido desde su función. El equili-
brio funamental de materiales y volúmenes.
Museo Judío, D. Libeskind, 2001
La ausencia de sonidos ambientales que acen-
túan la importancia del espacio.
Los Clubes , L. Barragán, 1964
El flujo de agua transmite el contacto de la
naturaleza con la arquitectura.
Banco de Crédito de Perú, 1990
El sonido capta la escala del espacio que
estamos percibiendo.
C. TA C T O
“Todos los sentidos, incluida la vista, son prolongaciones del sen-
tido del tacto; los sentidos son especializaciones del tejido cutá-
neo y todas las experiencias sensoriales son modos del tocar y,
por tanto, están relaciondos con el tacto. Nuestro contacto con
el mundo tiene lugar en la línea limítrofe del yo a través de par-
tes especializadas de nuestra membrana envolvente“ (Pallasmaa,
2005: 10).
Berkeley ya aseguraba, que la forma de los objetos y los espacios
no pueden ser comprendidos si no son palpados. De este modo,
gracias a nuestras experiencias táctiles, es que las “formas co-
loreadas” provenientes de nuestros sentidos son interpretadas
como los objetos tridimensionales que vemos. Una vez que en
nuestras etapas tempranas de desarrollo hemos comprendido la
existencia de la tercera dimensión a través del palpar, nuestra ex-
periencia con el aspecto visual de las cosas nos permite que sin
realizar esta acción, percibamos el mundo y su profundidad (De la
Fuente, 2012: 141).
Hilderbrand en el s. XIX analizaba la escultura como arte y dife-
renciaba aquella para ser vista de lejos o en la proximidad. Una
relación de la forma con la apariencia que introduce la noción de
espacio vinculada a una visión dinámica que recorre la obra con
el constante movimiento ocular y que alcanza la visión tectónica y
táctil de la obra (Trachana, 2011: 64).
En la coyuntura técnica y social de hoy, se hace sin embar-
go alarmante la deshumanización de los productos y de las
relaciones productivas e interpersonales debido a la tenden-
cia de anular el cuerpo y el uso de las manos. En las diferen-
tes actividades productivas y cotidianas, se observa una pér-
dida del gusto por las manualidades y de la sensibilidad por
los materiales. También las relaciones de proximidad, el tocar
y tocarse se relegan a un plano secundario a favor de la comu-
nicación a distancia o telecomunicación (Trachana, 2012: 7).
Arquitectos del movimiento moderno han tratado de no per-
der esa parte de humanidad que otorga a sus obras la bue-
na composición de materiales y texturas. El gusto por los
detalles, su calidez, rugosidad y dureza son cualidades fí-
sicas que acercan la arquitectura al mundo que vivimos.
Zumthor habla de atmósferas, los materiales adquieren la impor-
tancia de generar espacios que transmiten sensaciones y Barra-
gán defiende que “El espacio ideal debe contener en sí elementos
de magia, serenidad, embrujo y misterio. Creo que estos pueden
inspirar la mente de los hombres. La arquitectura es arte cuando
consciente o inconscientemente se crea una atmósfera de emo-
ción estética y cuando el ambiente suscita una sensación de bien-
estar” (L. Barragán en el Discurso de aceptación del Premio Prit-
zker de Arquitectura, 1980).
La piel lee la textura, el peso, la densidad y la temperatura de
la materia. La superficie de un objeto viejo, pulido hasta la per-
fección por la herramienta del artesano y las manos diligentes
de sus usuarios , seduce a la caricia de la mano. La gravedad se
mide por el extremo del pie; rastreamos la densidad y la textura
de la tierra a través de las plantas de nuestros pies. Nuestra piel
localiza la temperatura de los espacios con una precisión certe-
ra; la sombra fresca y tonificante debajo de un árbol se convier-
te en experiencia de espacio y lugar (Pallasmaa, 2006: 58-59).
Sin embargo, el privilegio de la vista no implica necesariamente
un rechazo del resto de sentidos, como demuestran la sensibili-
dad háptica, la materialidad y el peso autoritario de la arquitec-
tura griega; el ojo estimula e invita a las sensaciones muscula-
res y táctiles. El sentido de la vista puede incorporar, e incluso
reforzar, otras modalidades sensoriales; el ingrediente táctil in-
consciente de la vista es especialmente importante y está fuer-
temente presente en la arquitectura histórica, pero muy descui-
dado en la arquitectura de nuestro tiempo (Pallasmaa, 2006:26).
Casa de Vidrio, Lina Bo Bardi, 1951
El vidrio y la relación interior-exterior de llenos
y vacíos ayudan a entender el contexto.
Termas de Valls, P. Zumthor, 1996
Existe una relación escenográfica entre los
materiales para crear la atmósfera deseada.
Orfanato de Amsterdam, A. Van Eyck, 1960
Favorecer el contacto social con la arquitectura
es parte fundamental del acto de construir.
Serpentine Gallery, Herzog & de Meuron,2012
Composición de piezas y materiales que acen-
túan la arquitectura sin perjudicar el entorno.
Solar Pavilion, Alison y Peter Smithson,
Continuo juego de materiales en busca de los
necesarios para transmitir emociones.
Sensing Spaces, F. Kére, 2014
Hacer partícipe a los espectadores ayuda a
entender la creación de espacios.
D. O LFAT O
Además de reflejar la luz y de producir vibraciones al chocar unos
con otros, los objetos pueden desprender partículas químicas
aromáticas, las cuales constituyen las fuentes de información que
llegan por al aire a nuestra cavidad nasal, y gracias a las cuales
podemos experimentar los olores.
El prisma del olfato de Henning (1916) es un modelo que inten-
ta representar dentro de sus límites, todos los olores posibles en
base a seis aromas básicos: fragante (las flores), pútrido, etéreo
(las frutas), quemado, resinoso y especiado (picante).
Dentro de todos los olores posibles debemos considerar a los
pútridos, pues un objeto podría ser bastante estimulante para el
sentido del olfato, y no necesariamente parecernos agradable. La
relación entre los aromas de objetos de buen olor con el hecho de
que sean buenos para la supervivencia es determinante en nues-
tra manera de sentir los olores, pues el olfato comparte con el
gusto ciertas funciones, como el identificar lo que necesitamos
consumir para sobrevivir y lo que puede ser malo para nuestro
organismo. La madera, por ejemplo, es uno de los materiales uti-
lizados en la construcción de edificios y mobiliario que pueden
ir acompañados de una intensa fragancia característica, tal es
el caso del cedro de Líbano, o el del Atlas, el ciprés o el laurel.
Otra importante consideración acerca de los olores y sus ca-
racterísticas la hacen Rubin y Elder, quienes dividen a los olo-
res en dos categorías según su dispersión: olores localizados en
su fuente o punto de origen y olores ambientales presentes en
toda una atmósfera. La mayoría reconoce los que provienen de
la ciudad en su totalidad (olor ambiental) y no de un edificio
particular, pues cada ciudad tiene su propia fragancia. El pro-
blema con los olores ambientales es el mismo que sucede con
la vista, nos adaptamos a lo que no cambia, esta es la razón que
expone Marc Crunelle para la falta de datos acerca de los aro-
mas de las ciudades de todos los tiempos, pues sus poblado-
res perdieron la sensibilidad olfativa al aroma de su entorno.
Probablemente los avances tecnológicos serán los que ayuden
a crear nuevas experiencias olfativas en el futuro. En el Institu-
to de Biomecánica de Valencia se investiga, dentro del proyecto
4senses, cómo lograr entornos habitables multisensoriales, entre
sus propuestas está la de los microencapsulados que provocan
aromas en los mosaicos para su uso doméstico, además de otras
investigaciones relacionadas con los demás sentidos (De la Fuen-
te, 2012: 73-77).
Desde los orígenes de la arquitectura, el sentido del olfato ha es-
tado muy ligado a los edificios. La arquitectura musulmana traba-
jaba los jardines y patios interiores con intensos aromas a flores,a-
cercándose a la naturaleza. En Oriente, es tradicional el tributo
con incienso y flores a los dioses en sus templos. En cambio en
Occidente, debido al interés intelectual concebido en el Renaci-
miento otorgándole la supremacía a la vista y el oído, el rechazo
al cuerpo humano y los sentidos que a él se vinculasen ha hecho
que se perdiesen todas esas posibilidades de diseño y evolución.
Algunos artistas han investigado ya acerca de la percepción olfa-
tiva y sus instalaciones son ejemplo de la capacidad transmitiva
que tiene este sentido. En 1977 de la mano de Heiner Friedridge,
Walter de María, artista del Land art, hizo su instalación escul-
tórica Earthroom en Nueva York, pinteresado por la asimilación
olfativa de sus obras. Esta habitación cubierta de tierra mojada
crea una atmósfera que nos recuerda que los olores de los mate-
riales dependen no solo de su composición, sino además de la hu-
medad, la porosidad y la temperatura del ambiente en el que se
encuentran. Todos estos ejemplos de entornos aromáticos refuer-
zan la opinión de Crunelle, quien indica que el espacio no debe
considerarse como un vacío, sino como un ambiente para la vida
contenido dentro de las paredes, un ambiente que es estimulante
para los sentidos (De la Fuente, 2012: 77).
El olfato y el gusto son sentidos que están muy ligados a la me-
moria por su experiencia corpórea. Rasmussen relata cómo du-
rante la experiencia rememoramos algo que ya hemos conocido
en la juventud. Es curioso vivir nuevas experiencias olfativas que
rápidamente te transportan a otras situaciones pasadas ya expe-
rimentadas y que quedan en el recuerdo hasta que se vuelve a
activar ese aroma.
Jardines del Generalife, Granada
La vinculación del mundo árabe a los jardines
como elemento arquitectónico y naturaleza.
Templo de Man-Mo, Hong Kong
Los inciensos se prenden para crear un clima
de oración y ofrenda a los dioses.
Earthroom, W. de María, 1951
El olor a tierra y humedad transportan a un
ambiente de naturaleza real.
Ondes Oniriques, Y. Nakagawa,
Las flores se perciben en color y olor, crean
senderos de imaginación.
Casa de Vidrio, Lina Bo Bardi, 1951
El mosaico como avance del posible futuro de
la percepción olfativa.
Sensing Spaces, K. Kuma, 2014
Transmitir a través de atmósferas de aro-
mas, rememora el olor del jazmín.
E. G US T O
“La vista también se transfiere al gusto; ciertos colores y detalles
delicados evocan sensaciones orales. La lengua siente subliminal-
mente la superficie de una piedra pulida delicadamente colorea-
da. Nuestra experiencia sensorial del mundo se origina en la sen-
sación interior de la boca y el mundo tiende a volver a sus orígenes
orales “ (J. Pallasmaa, 2005, 60)
Como el olfato, el gusto es un sentido ligado intimamente al
cuerpo humano. Su percepción requiere una interacción direc-
ta entre el cuerpo y el objeto. La particularidad de este sentido
es su capacidad de almacenar datos en la memoria. La manera
en que satisface o disgusta ese recuerdo está muy relacionada
con el sentido olfativo provocándonos emociones incontrolables.
Esunsentidopocoreconocidoenarquitecturaperoesquetambíen
sevinculaconeltacto.Laexperienciagustativarecogetemperatura,
textura, dureza y flexibilidad además de olores y el inevitable sabor.
Hoy en día, la cocina es uno de los espacios fundamentales de
cualquier hogar. Se le ha ido otorgando importancia a lo largo
de la historia pese haber sido relegada al embito exterior de las
edificaciones en sus orígenes. Esta sociedad que se dirige por la
velocidad y la mecanización de los procesos en los que se lle-
gó a alcanzar la alabanza a la comida rápida, e incluso el diseño
estudiado por marketing para agilizar aún más el proceso pue-
de que esté en declive definitivamente. A lo mejor, es gracias a
este contramovimiento que nos redirige hacia la artesanía, lo
social y el cuidado por los detalles que el mundo culinario haya
tomado partido y se inaugure un nuevo territorio para el “arte”.
En este confluyen arquitectura, escultura y diseño para crear
una verdadera experiencia placentera de los cinco sentidos.
En determinadas culturas la acción de comer y saborear
está más valorada que en otras. La Mediterránea, por ejem-
plo, es reconocida por su valor gastronómico a nivel inter-
nacional y esto hace que tanto a sus cocineros como de-
gustadores les preocupe el ambiente en el que se produce.
Se ha introducido en las últimas decadas una valoración especial a
la tipología del restaurante. Se han creado verdaderos templos del
comer en el que se puede disfrutar de toda una experiencia senso-
rial. Juega un papel fundamental la arquitectura que la envuelve.
Arquitectos como Alvar Aalto en la decada de los 30 y Álvaro Siza
en la de los 60, se preocupaban de la decoración de esta emer-
gente tipología espacial y trasladaban sus conocimientos arqui-
tectónicos al ámbito social de la comida. La importancia de los
materiales por su calidez y textura, la reverberación de los soni-
dos por tratarse de un espacio público en el que se adquieren
ambientes individuales, el control de los olores junto a la ilumi-
nación perfecta hacen que la espera a la percepción con el quinto
sentido se enfatice enormemente y culmine de la mejor manera.
Otros han creado instalaciones en las que se estudia el hábito de
comer y sus caracteristicas. Por ejemplo, la instalación Indigestion
de Diller + Scofidio, donde los espectadores pueden experimentar
unaperformancedeuncomedortantodesdelaperspectivadeldiá-
logodeloscomensales(unapistadeaudio)comodesusmovimien-
tos de manos proyectados sobre la superficie plana de una mesa de
la cena. Despues de todo, el objetivo final es conectar el arte con
su espectador, transmitir los sentimientos y emociones del artista
a través de la materialidad que requieren nuestros cinco sentidos.
Restaurante Ravintola Savoy, Alvar Aalto, 1930
El mobiliario y los materiales acompañan la expe-
riencia del gusto.
Boa Nova Casa de Té, A. Siza, 1960
El ritmo del té concuerda con el lugar en que
se implanta creando una atmósfera.
Indigestion, Diller+ Scofidio, 1996
Instalación que describe distintas perspecti-
vas de un comedor
Restaurante Les Haras, Estrasburgo, 2015
El edificio histórico acompaña la gastronmía
que se quiere transmitir.
Bar Ojalá, Madrid,
Un interior que permite imaginar la naturale-
za de otros lugares gracias a sus materiales.
Cómo acotar un croissant, E. Miralles, 1991
La arquitectura y su forma de percibir el
mundo se puede concebir en todo.
V II. G ÉN ESIS D EL P R OY E C T O
La teoría del arte y la arquitectura ha sufrido numerosas transfor-
maciones a lo largo del tiempo. A pesar de ser un binomio común
en el diseño de la arquitectura, el arte y la ciencia se han posicio-
nado en niveles diferentes de aceptación que han ido producien-
do desajustes de entendimiento a la hora de reflexionar sobre la
arquitectura.
A finales del s. XIX y derivando de la teoría del conocimiento de
la forma de Kant, surge la doctrina de la pura visualidad creada
por el filósofo Konrad Fiedler y el escultor Adolf von Hildebrand
quienes realizan un cambio radical en la interpretación de la obra
de arte delimitando sus valores espirituales y figurativos , depen-
diendo del punto de vista del receptor. Alex Baumgarten había
planteado en el s.XVIII la teoría de la estética como belleza, tra-
tando de elevar los temas referentes a los sentimientos al estatus
de ciencia. Sin embargo se mantenía la dicotomía entre conoci-
miento no racional nacido de los sentidos y conocimiento puro
derivado racionalmente de la lógica.
A pesar del reconocimiento del conocimiento sensible como real,
la experiencia del arte se ha tratado como una categoría inferior
desde el s.XVII con el racionalismo cartesiano que exigía signifi-
cados objetivos para las cosas. Estos debían ser deducidos y no
sentidos.
Hegel en el s. XIX puso énfasis en los aspectos intelectuales del
arte al definir lo bello como la apariencia sensible de la idea
aunque refiriéndose, exclusivamente, a la vista y el oído (Tracha-
na,2011; 62-65).
Para transmitir una arquitectura sensorial el arquitecto debe im-
plicarse corporalmente, el dibujo a mano, las maquetas, ayudan a
empezar a materializar los estímulos que queremos provocar en
la obra final. Los materiales no forman parte del proceso final, al
revés, cuando se piensa en un objeto arquitectónico, se piensa
instantáneamente también sobre los materiales.
Al pensar en los materiales y escogerlos, juntar unos con otros,
se producen reacciones que según Zumthor generan atmósferas,
y por tanto arquitectura. “Hay que dibujar cada línea, sabiéndola
muro de piedra, panel de madera, tacto, visión, espacio… imagi-
nar cada trazo que hago… soñar… “ (Zumthor, 2004: 10).
Existe el debate de cómo se aprende la arquitectura, la manera
en que cada estudiante se enfrenta a su proyecto representará
el futuro de sus obras.Se trata de un tema que a día de hoy, con
la velocidad de las tecnologías, preocupa a muchos pensadores y
educadores que se dividen en dos corrientes. La vertiente tecno-
lógica defiende la mecanización del proceso de diseño, los pro-
gramas informáticos son capaces de plantear y resolver todas las
posibilidades de configuración espacial de un proyecto. Formas
complejas y diseños extravagantes que alimentan el ocularcen-
trismo ya arraigado desde el movimiento moderno. En cambio, el
arquitecto diseñador tradicional, procura transmitir una intención
en sus proyectos, cree en las decisiones voluntarias que le llevan
a la elección de una configuración. Un proceso creativo que liga
eternamente al ser humano con el mundo y materialidad que le
rodea (Coulghn, 1967: 3).
Esta corriente busca aplicar la doctrina del movimiento moderno,
la tensión entre el determinismo biotecnológico y la libre expre-
sión. Una combinación de ideas aparentemente no contradicto-
rias. La arquitectura está en continuo cambio, las leyes físicas que
conforman la construcción son verdades inquebrantables (estáti-
cas) aunque también existe una chispa (variable) de originalidad
que debe comprometer al artista con su obra y hacerla especial.
A pesar de ser conceptos claros y tratados, Zumthor (2004: 32)
se pregunta: “¿Por qué en arquitecturas recientes encuentra uno
tan poca confianza en las cosas primigenias que constituyen la
arquitectura?“.
Las cosas tales como el material, la construcción, lo portante y
lo portado, la tierra y el cielo. Hay poca confianza en los espacios
libres para que sean tales; espacios en los que se procura su
envolvente como configurador espacial que lo define, la forma
que lo excava, su vacío, su luz, su aire, su olor, su capacidad de
recepción y de resonancia.
Según estudios (Wilson, 2002), las actividades de las manos se
relacionan con los usos del lenguaje, de manera que algunos
neurólogos sostienen, la pérdida de la capacidad de empleo o
comprensión de las palabras, ‘afasia’, se puede recuperar tratan-
do la ‘apraxia’ (pérdida de movimiento coordinado) que es pa-
tología asociada a la primera. De manera general el movimiento
corporal es la expresión fundamento del lenguaje. La idea guía
es que las propias categorías del lenguaje proceden de acciones
manuales intencionales, de modo que “los verbos derivan de
movimientos manuales, los sustantivos ‘cogen’ cosas en forma
de nombres, mientras que los adverbios y los adjetivos, a modo
de herramientas manuales, modifican movimientos y objetos”
(Sennett, 2009, 223). “Todas las habilidades manuales ayudan a
razonar, comprender y expresar problemas” (Trachana, 2012: 8).
La máxima subordinación de la mano al ojo es la computación,
proceso completamente articulado mediante la tecnología, apli-
cada al proceso generativo de la arquitectura y haciéndose ex-
tensiva a todos los artefactos mediante el dibujo por ordenador
(Trachana,2012:7).
V III. CO N CLUSIO N ES
La experiencia arquitectónica adquiere diferentes significados
dependiendo de las características culturales, sociales y psicoló-
gicas de cada época. El origen de estos significados se pronun-
ciaba en el ámbito geográfico. A día de hoy, con el avance de las
telecomunicaciones y el intenso empeño en una cultura universal,
han quedado relegados los valores humanos que las arquitecturas
antiguamente profesaban. Desde el Renacimiento, la exaltación
de la intelectualidad del hombre y el ideal de belleza basado en
el ocularcentrismo, ha venido desarrollando en occidente, una
carencia de interés por el ser humano sustituido por la eficien-
cia mecánica, la velocidad y el consumo en todos los campos.
Para el mundo de las artes, esto supone una pérdida de importan-
cia de la materialidad que las origina. En especial la arquitectura,
por tratarse del único arte que puede habitarse por el hombre
y es perdurable en el tiempo. El reto se basa en volver a pensar
con y para el cuerpo, con el objetivo de lograr una civilización que
se “desenganche” de las pantallas y el continuo flujo de imáge-
nes. Una reivindicación que se ha ido desarrollando en paralelo
al movimiento racionalista-purovisualista y que toma en cuenta la
experiencia corpórea. Sin desaprovechar las oportunidades que
la tecnología proporciona, es deber de los arquitectos construir
un entorno que sea agradable e incite emocionalmente. Para
ello, es clave entender como el ser humano percibe su entorno.
Las sensaciones con las que percibimos el exterior, se fijan de
manera inintencionada en la memoria y con ellas se irá cons-
truyendo la sociedad de mañana. Por ello es importante crear
vínculos entre el mundo real exterior y el mundo interior de las
personas. La mayoría de las ciudades proyectadas durante el
movimiento moderno, pasan desapercibido las actividades de
los seres humanos. No invitan a la interacción social y mucho
menos a disfrutar de la experiencia arquitectónica. La ciudad
se ha convertido en un escenario visual en el que el consumo y
la relativa facilidad de acceso a los bienes los devalúa automá-
ticamente después de haber sido adquiridos. La sinceridad de
los materiales, la relación con la naturaleza y la construcción en
base a los quehaceres humanos ha quedado desplazada al olvido.
No se trata de una cuestión ideológica de nuestro tiempo, la
sociedad reclama originalidad en su entorno. El marketing y la
publicidad actúan a diario para imponernos las imágenes que
deseamos ver. Pero poco a poco el ser humano reivindica sus
capacidades físicas. El trabajo hecho a mano adquiere detalles,
signos de originalidad que la producción en serie ha eliminado.
En un momento en el que todo parecía dirigido a la sistematiza-
ción informática, las personas encuentran el interés y lo especial
de lo artesano. La hapticidad de las pantallas que tiene como co-
relato, el movimiento “hazlo tú mismo” e incluso el turismo de
lugares no afectados por el hombre, son algunas pruebas de ello.
En arquitectura ocurre lo mismo, la deriva del formalismo in-
troducido en la Edad Moderna, está llegando a convertirse en
un trabajo completamente informatizado en el que lo que pri-
ma es la imagen. La comprensión de los espacios se hace im-
posible y carente de significados reales para el hombre. Otras
arquitecturas han conseguido ya emocionar a sus espectado-
res desde la experiencia. ¿No sería bueno transformar la radi-
calidad de la pura visualidad en experiencias más humanas?
Como conclusión principal de esta investigación extraigo la nece-
sidad de investigar más en esta dirección para adquirir los conoci-
mientos y la metodología para proyectar y construir con los cinco
sentidos. Ello implica un estudio del contexto físico, cultural y so-
cial en el que se implanta la arquitectura y también una llamada a
la importancia de su impacto en la memoria, el tiempo y el espacio.
Eso es, a nivel personal, un compriomiso de provocar a través de
mis propios diseños, una experiencia sensorial de la arquitectura.
BIB LIO G R A FÍ A
-Pallasmaa, J. (2014). Los ojos de la piel. Barcelona: Gustavo Gili.
-Rasmussen, S. E., Sainz, J., Valcarce, M. T., & Ruiz, C. (2012). La
experiencia de la arquitectura: sobre la percepción de nuestro en-
torno. Barcelona: Reverté.
-Bloomer, K. C., Moore, C. W., & Muñoz, M. T. (1983). Cuerpo, me-
moria y arquitectura: introducción al diseño arquitectónico. Ma-
drid: Hermann Blume.
-Trachana, A. (2014). Invariantes arquitectónicas notas sobre una
antropología del hábitat. Buenos Aires: Editorial Nobuko.
-Trachana, A. (2011). Fundamentos de la forma y el espacio arqui-
tectónico. Madrid: Munilla-Lería.
Trachana, A. (2012). Las manos: La liberación de las manos para
la creatividad y la innovación. Revista creatividad y Sociedad, nºX-
VIII.
-Zumthor, P. (2014). Pensar la arquitectura. Barcelona: Gustavo
Gili.
-Zumthor, P. (2006). Atmósferas: entornos arquitectónicos - las
cosas a mi alrededor. Barcelona: Gustavo Gili.
-Colquhoun, A., & Frampton, K. (1985). Essays in architectural
criticism: modern architecture and historical change. Cambridge,
MA: MIT Press.
-Gática, P. P. (2015). Diseño y emoción: La vinculación de dos con-
ceptos como propuesta cultural. Tesis doctoral. Universidad de
Barcelona.
-De la Fuente, L. A. (2012). Arquitectura: El diseño de una expe-
riencia. Tesis doctoral. Universidad Politécnica de Cataluña.
-Gregory, R. (2014). Sensing Spaces: Architecture Reimagined.
Londres: Royal Academy of Arts
-Addison, J. (2004). Los placeres de la imaginacion-javierseguide-
lariva.com
-La comida en la arquitectura – edgargonzalez.com. (n.d.).

Más contenido relacionado

Similar a TFG_Muzquiz_Ferrer_Mercedes.pdf

ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MASARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
ctoeduardoalonso
 
ATMOSFERAS
ATMOSFERASATMOSFERAS
ATMOSFERAS
Lara Zoppi
 
ESPACIO DEL PENSAMIENTO
ESPACIO DEL PENSAMIENTOESPACIO DEL PENSAMIENTO
ESPACIO DEL PENSAMIENTO
Crisstian Cm
 
Arquitectura cosmica 01
Arquitectura cosmica 01Arquitectura cosmica 01
Arquitectura cosmica 01
revistaapuntes
 
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdfLA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
ovidioelgato0u0
 
Fundamentacion significativa
Fundamentacion significativaFundamentacion significativa
Fundamentacion significativa
Facultad de Arquitectura UNAM
 
Arte
ArteArte
Manifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenasManifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenas
Mayte31
 
Chloe taller sema
Chloe taller semaChloe taller sema
Chloe taller sema
olinqui
 
Antropologia y la imagen
Antropologia y la imagenAntropologia y la imagen
Antropologia y la imagen
Andrea Ormachea
 
Inma%20 benedicto%20mart%e dnez
Inma%20 benedicto%20mart%e dnezInma%20 benedicto%20mart%e dnez
Inma%20 benedicto%20mart%e dnez
Pensamientocreativo
 
Envio Escuela 436
Envio Escuela 436Envio Escuela 436
Envio Escuela 436
Mariela Roxana
 
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISETRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
Mariela Roxana
 
E N V I O E S C U E L A 436
E N V I O  E S C U E L A 436E N V I O  E S C U E L A 436
E N V I O E S C U E L A 436
Mariela Roxana
 
Taller 2
Taller 2Taller 2
Taller 2
Andrres1996
 
Taller 2
Taller 2Taller 2
Taller 2
Andrres1996
 
Clase Tosello RILab 2014
Clase Tosello RILab 2014Clase Tosello RILab 2014
Clase Tosello RILab 2014
Mari Tosello
 
Emociones reconocidas. Cap 4
Emociones reconocidas. Cap 4Emociones reconocidas. Cap 4
Emociones reconocidas. Cap 4
Liz Natali Rivero
 
Presentación interactividad y arte digital *
Presentación interactividad y arte digital *Presentación interactividad y arte digital *
Presentación interactividad y arte digital *
ivetteceja
 
Presentación interactividad y arte digital.
Presentación interactividad y arte digital.Presentación interactividad y arte digital.
Presentación interactividad y arte digital.
ivetteceja
 

Similar a TFG_Muzquiz_Ferrer_Mercedes.pdf (20)

ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MASARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
ARTE PARTE DE LA ARQUITECTURA, EN QUE INFLUYE MAS
 
ATMOSFERAS
ATMOSFERASATMOSFERAS
ATMOSFERAS
 
ESPACIO DEL PENSAMIENTO
ESPACIO DEL PENSAMIENTOESPACIO DEL PENSAMIENTO
ESPACIO DEL PENSAMIENTO
 
Arquitectura cosmica 01
Arquitectura cosmica 01Arquitectura cosmica 01
Arquitectura cosmica 01
 
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdfLA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
LA METAFORA VIVIDA._20240229_133855_0000.pdf
 
Fundamentacion significativa
Fundamentacion significativaFundamentacion significativa
Fundamentacion significativa
 
Arte
ArteArte
Arte
 
Manifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenasManifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenas
 
Chloe taller sema
Chloe taller semaChloe taller sema
Chloe taller sema
 
Antropologia y la imagen
Antropologia y la imagenAntropologia y la imagen
Antropologia y la imagen
 
Inma%20 benedicto%20mart%e dnez
Inma%20 benedicto%20mart%e dnezInma%20 benedicto%20mart%e dnez
Inma%20 benedicto%20mart%e dnez
 
Envio Escuela 436
Envio Escuela 436Envio Escuela 436
Envio Escuela 436
 
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISETRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
TRABAJOS SOBRE LOS TEXTOS PROPUESTOS POR DENISE
 
E N V I O E S C U E L A 436
E N V I O  E S C U E L A 436E N V I O  E S C U E L A 436
E N V I O E S C U E L A 436
 
Taller 2
Taller 2Taller 2
Taller 2
 
Taller 2
Taller 2Taller 2
Taller 2
 
Clase Tosello RILab 2014
Clase Tosello RILab 2014Clase Tosello RILab 2014
Clase Tosello RILab 2014
 
Emociones reconocidas. Cap 4
Emociones reconocidas. Cap 4Emociones reconocidas. Cap 4
Emociones reconocidas. Cap 4
 
Presentación interactividad y arte digital *
Presentación interactividad y arte digital *Presentación interactividad y arte digital *
Presentación interactividad y arte digital *
 
Presentación interactividad y arte digital.
Presentación interactividad y arte digital.Presentación interactividad y arte digital.
Presentación interactividad y arte digital.
 

Más de ManuelCarrilloLezama1

EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdfEDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdfDISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdfARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdfPRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdfARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdfARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdfangieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
ManuelCarrilloLezama1
 
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptxCOMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
ManuelCarrilloLezama1
 
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptxTEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
ManuelCarrilloLezama1
 
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdfPENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdfARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
unidad3-190527191317.pdf
unidad3-190527191317.pdfunidad3-190527191317.pdf
unidad3-190527191317.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
Mesoamerica.ppt
Mesoamerica.pptMesoamerica.ppt
Mesoamerica.ppt
ManuelCarrilloLezama1
 
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptxvdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
ManuelCarrilloLezama1
 
Arte abstracto.pptx
Arte abstracto.pptxArte abstracto.pptx
Arte abstracto.pptx
ManuelCarrilloLezama1
 
Presentación logica.pdf
Presentación logica.pdfPresentación logica.pdf
Presentación logica.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdfARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
ManuelCarrilloLezama1
 
PresentaciónURBANISMOJT.pptx
PresentaciónURBANISMOJT.pptxPresentaciónURBANISMOJT.pptx
PresentaciónURBANISMOJT.pptx
ManuelCarrilloLezama1
 

Más de ManuelCarrilloLezama1 (20)

EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdfEDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
EDUCACIÓN INTERCULTURAL_ RETOS, VISION, ETC..pdf
 
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdfDISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
DISEÑO ARQUITECTÓNICO Y CLASES SOCIALES.pdf
 
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
722EF315-8BA5-4BE6-95FA-0C6398660709.pdf
 
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdfARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
ARQUITECTURA ECLÉCTICA.pdf
 
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdfPRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
PRINCIPIOS DEL PAISAJISMO.pdf
 
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdfARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
ARQUITECTURA DEL PAISAJE.pdf
 
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdfARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
ARQUITECTURA NACIONALISTA.pdf
 
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdfangieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
angieepresentacionpp-110828203712-phpapp02.pdf
 
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
10-TEORIA-CONSTRUCTIVISTA.ppt
 
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptxCOMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
COMUNIDADES DE APRENDIZAJE.pptx
 
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptxTEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
TEMA 2 _ SISTEMAS ESTRUCTURALES.pptx
 
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdfPENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
PENSAMIENTO PLATÓNICO.pdf
 
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdfARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
ARQUITECTURA DEL RENACIMIENTO.pdf
 
unidad3-190527191317.pdf
unidad3-190527191317.pdfunidad3-190527191317.pdf
unidad3-190527191317.pdf
 
Mesoamerica.ppt
Mesoamerica.pptMesoamerica.ppt
Mesoamerica.ppt
 
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptxvdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
vdocuments.mx_caracteristicas-arquitectura-mesoamericana.pptx
 
Arte abstracto.pptx
Arte abstracto.pptxArte abstracto.pptx
Arte abstracto.pptx
 
Presentación logica.pdf
Presentación logica.pdfPresentación logica.pdf
Presentación logica.pdf
 
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdfARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
ARTE, ARTESANÍA Y DISEÑO_072021.pdf
 
PresentaciónURBANISMOJT.pptx
PresentaciónURBANISMOJT.pptxPresentaciónURBANISMOJT.pptx
PresentaciónURBANISMOJT.pptx
 

Último

Proyecciones, vistas isométricas y en plano
Proyecciones, vistas isométricas y en planoProyecciones, vistas isométricas y en plano
Proyecciones, vistas isométricas y en plano
jordanodominguez
 
Característica del Arte Gótico breve reseña
Característica del Arte Gótico breve reseñaCaracterística del Arte Gótico breve reseña
Característica del Arte Gótico breve reseña
bonillacaceress
 
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas punto
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas  puntoCATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas  punto
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas punto
AngelicaCallohuancaS
 
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónicoCentro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
OmairaQuintero7
 
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptxPlantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
carlosarmandocoronas
 
manual pdf de empresa postres maria jose
manual pdf de empresa postres maria josemanual pdf de empresa postres maria jose
manual pdf de empresa postres maria jose
tatianezpapa
 
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
b7fwtwtfxf
 
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIAACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
EmilyHumbria
 
Recetas_bioplasticos con materiales organicos
Recetas_bioplasticos con materiales organicosRecetas_bioplasticos con materiales organicos
Recetas_bioplasticos con materiales organicos
VivianaPoncedeLen1
 
manual_civilcad y uso de modulos cargados
manual_civilcad y uso de modulos cargadosmanual_civilcad y uso de modulos cargados
manual_civilcad y uso de modulos cargados
AlbertoGarcia461436
 
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDFBARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
Brbara57940
 
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICAUNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
suclupesanchezm
 
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUEROMANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
evatiradobarrera
 
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptxEXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
raulvedia2
 
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
AMADO SALVADOR
 
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdfROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
JesusFlores151669
 
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptxIFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
IngBeto1
 
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
lucianolinovalle
 
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitecturaEl Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
slaimenbarakat
 
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdfguia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
RofoMG
 

Último (20)

Proyecciones, vistas isométricas y en plano
Proyecciones, vistas isométricas y en planoProyecciones, vistas isométricas y en plano
Proyecciones, vistas isométricas y en plano
 
Característica del Arte Gótico breve reseña
Característica del Arte Gótico breve reseñaCaracterística del Arte Gótico breve reseña
Característica del Arte Gótico breve reseña
 
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas punto
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas  puntoCATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas  punto
CATALOGO VIAJES 2024 - zapatillas punto
 
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónicoCentro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
Centro Veterinario Público CVP Diseño arquitectónico
 
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptxPlantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
Plantilla_para_sustentación_de_tesis_Universidad_de_la_Amazonia.pptx
 
manual pdf de empresa postres maria jose
manual pdf de empresa postres maria josemanual pdf de empresa postres maria jose
manual pdf de empresa postres maria jose
 
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
101 cosas que aprendí en la escuela de Arquitectura-arquinube.pdf
 
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIAACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
ACT 1 DISEÑO: ECONOMIA NARANJA CONTADURIA
 
Recetas_bioplasticos con materiales organicos
Recetas_bioplasticos con materiales organicosRecetas_bioplasticos con materiales organicos
Recetas_bioplasticos con materiales organicos
 
manual_civilcad y uso de modulos cargados
manual_civilcad y uso de modulos cargadosmanual_civilcad y uso de modulos cargados
manual_civilcad y uso de modulos cargados
 
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDFBARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
BARBARA PADILLA DETALLES ESTRUCTURALES.PDF
 
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICAUNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
UNIDAD 1. DE DPCC DESARROLLO PERSONAL CIUDADANIA Y CIVICA
 
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUEROMANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
MANUAL DE PELETERIA y MANUAL DE PIEL Y CUERO
 
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptxEXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
EXPOSICION CLOROFILA INVESTIGACION .pptx
 
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
Catalogo Peronda: Pavimentos y Revestimientos Ceramicos de Calidad. Amado Sal...
 
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdfROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
ROTAFOLIO CONSEJOS PARA PREVENIR LA ANEMIA.pdf
 
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptxIFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
IFIA Petroleum Inspector Certification 2024.pptx
 
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
Fundamentos Filosóficos de la Metodología de la Enseñanza y de los Recursos p...
 
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitecturaEl Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
El Movimiento Moderno en Venezuela. Y los cambios que trajo en la arquitectura
 
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdfguia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
guia-para-el-diseno-de-parques-locales-accesibles-2023.pdf
 

TFG_Muzquiz_Ferrer_Mercedes.pdf

  • 1. L A E X PER IEN CI A SENS O R I A L D E L A A R Q UIT E C T U R A
  • 2. “La autenticidad de la experiencia arquitectónica se basa en el lenguaje tectónico de la construcción y en la integridad del acto de construir para los sentidos. Con- templamos, tocamos, escuchamos y medimos el mundo con toda nuestra existencia corporal, y el mundo expe- riencial pasa a organizarse y articularse alrededor del centro del cuerpo. “ (Pallasmaa, 2005: 66) LA EXPERIENCIA SENSORIAL DE LA ARQUITECTURA Desde la supremacía de la visión hacia la experiencia corpórea y emocional Madrid, 13 de Junio de 2017. Alumna: Mercedes Múzquiz Ferrer Tutora: Angelique Trachana Aula 3- Primavera 16/17 ETSAM Palabras clave: Ocularcentrismo - Experiencia - Sensación- Espacio - Emoción - Corporal
  • 3. La vertiginosa dirección hacia las nuevas tecnologías y las tele- comunicaciones que está tomando la sociedad de hoy y el con- tramovimiento que reclama más interacción humana y física, ha desencadenado la aparición de espacios emocionalmente pro- vocadores que despiertan gran intrerés en el mundo del arte y la arquitectura. En este trabajo se recopila la evolución que han ido teniendo nuestros sentidos a la hora de percibir la arquitectura y una muestra de ejemplos de obras más significantes y variadas a nivel perceptivo. Centrados en la cultura occiental que vivimos, la supremacía de la visión y la desaparición de humanidad en los procesos creativos, las últimas decadas han servido como contrapunto para deman- dar un mundo más artesano en el que el movimiento “hazlo tú mismo” está desarrollando mucha fuerza. Esto se debe a la ne- cesidad de percibir con los cinco sentidos. El continuo flujo de imágenes al que nos hemos acostumbrado hace que se devalúe lo verdaderamente especial a nivel artístico. La arquitectura y la manera en que se aprende juegan un papel fundamental para el desarrollo de una civilización preocupada por su entorno y las re- laciones humanas. La arquitectura sensorial redescubre la importancia de los mate- riales, el contexto físico, cultural y social en el que se implanta trabajando la experiencia desde una perspectiva espacial, tem- poral y memorable. Las emociones interactúan con lo construído y dan paso a la imaginación de todos los sentidos. El espacio se concibe desde el cuerpo y para el cuerpo dejando atrás la estética de lo puramente visual. Es un trabajo de relación de los distintos elementos que componen la arquitectura para crear experiencias que trasciendan en la realidad que habitamos. Quiere reencontrar la cultura de lo personal en contra de la encaminada virtualidad. A BS T R A C T ÍN DICE I. Estado de la cuestión II. Experiencia III. Ocularcentrismo y teoría de la imagen corporal IV. Memoria, tiempo, espacio V. Privación y sobrecarga sensorial VI. Los sentidos A. Vista B. Oído C. Olfato D. Tacto E. Gusto VII. Génesis del proyecto VIII. Conclusiones Bibliografía
  • 4. La arquitectura ha supuesto desde su origen el arte de traba- jar la realidad física que nos rodea. Los sentidos con los que el ser humano la percibe han estado presentes para conocerla y reaccionar ante ella desde sus inicios. En un mundo de cultura tan diversa y constante evolución esto ha generado la variedad de opiniones y maneras de hacer que se presentan hoy en día. Hasta hace muy poco los arquitectos se consideraban artesanos de lo material, diseñadores de detalles y atmósferas con conoci- mientos científicos que podrían levantar edificios perdurables en el tiempo. Pero a medida que nuestra civilización se va sumer- giendo en la era de la información, el contacto físico, material se ha ido sustituyendo por la virtualización, la desmaterialización que implica la velocidad de la sociedad actual. La pura visuali- dad hace que lo corpóreo pierda importancia frente a lo virtual. Ya en 1949, Richard Neutra, en pleno auge del movimiento mo- derno, pensaba que en arquitectura se debería prestar más atención a los otros sentidos y no solo al de la vista. Desde en- tonces han sido muchos los arquitectos que han rechazado el aceptar la belleza arquitectónica como un hecho relacionado solamente con el sistema visual. Una obra enfocada en la des- cripción de las cualidades de la arquitectura es la de Juhani Pallasmaa: The Eyes of the Skin: Architecture and the Senses, donde critica la supremacía del sentido de la vista sobre la ar- quitectura, e incita a los arquitectos a diseñar entornos capaces de promover experiencias que incluyan el resto de los sentidos. Todos los edificios se pueden ver y tocar, por lo que al agre- gar alguna cualidad más allá de lo visual o lo táctil, estamos creando un edificio sensorialmente más variado, pudiéndo- se lograr “la polifonía de los sentidos” como diría Bachelard. La sociedad de consumo a la que nos enfrentamos, que ce- lebra el materialismo y la satisfacción de las necesidades físi- cas del cuerpo, es en realidad la raíz de su devaluación y pér- dida de significado. La rapidez y facilidad de adquisición de los bienes hace que se valore la acción más allá del objeto en sí. La atención por la calidad, el detalle, lo ensambla- do y la experiencia concreta continúa en declive a me- dida que la imagen, la impresión, lo yuxtapuesto, lo su- perficial y el desapego físico toman interés creciente. Todo esto indica que el acto arquitectónico se esta desplazan- do desde la materialización a la visualización. El lenguaje de texturas esta siendo sustituido por el lenguaje de imágenes. De esta manera nos encontramos en el medio de una lucha: los llamados primordiales del cuerpo y sus instintos chocan inva- riablemente con las demandas culturales de racionalidad desa- pegada, acción inmaterial, producción digital, y consumismo inne- cesario. Lo tectónico se estrella con lo etéreo. (Bermúdez,1996:2) ¿Es todavía posible mantener una interpretación cor- pórea, sensorial y honesta de la arquitectura? I.ES TA D O D E L A C U ES T IÓ N (Imagen: El hombre de la cámara. Dziga Vertov. 1929)
  • 5. II. E X PER IEN CI A preguntas acerca de esta dualidad entre lo real (el mundo) y lo representado (lo percibido). Como afirma Pallasmaa (2006: 64), la experiencia arquitectónica es “acercarse o enfrentarse a un edificio, más que por la percepciónformal de una fachada; el acto de entrar y no simplemente el diseño visual de la puerta; mirar al interior o al exterior por una ventana, más que la ventana en sí como objeto material”. El espacio arquitectónico es un espacio vivido y no meramente físico ni estético. Sentir en cambio se trata de un proceso interno, íntimo, ligado a cada individuo. El ser humano posee cinco órganos que utili- za inconscientemente para relacionarse con el mundo exterior y comprenderlo: la vista (el ojo), el oído (la oreja), el gusto (la boca), el olfato (la nariz) y el tacto (la piel). Se trata de un conjunto de emociones internas que, vinculadas a la materialidad física, ha- cen percepctible la realidad para la especie humana. Durante siglos, la arquitectura, la pintura y la escultura se han denominado “Bellas Artes”. Esto quiere decir que son artes que se ocupan de “lo bello” y que resultan atractivas para la vista. Resulta imposible explicar con precisión lo que es arquitectura, pues sus limites no están bien definidos ni mucho menos. En general, el arte no debería explicarse; hay que experimentarlo. La arquitectura es un arte funcional muy especial: delimita el es- pacio para que podamos habitar en él. Resuelve problemas y crea herramientas en los que la utilidad juega un papel fundamental. El arquitecto tiene la responsabilidad de trabajar con lo que per- dura, esto es la composición de formas en torno al ser humano, modeladas para vivir en ellas y no sólo para mirarlas desde fue- ra. Una representación larga y lenta que debe poder adaptarse a cualquier improvisación inesperada (Rasmussen,2012:15-18). “Una obra arquitectónica puede disponer de calidades artísticas si sus variadas formas y contenidos confluyen en una fuerte atmós- fera capaz de conmovernos “(Zumthor, 2004: 8). Pero la relevan- cia del cuerpo no para aquí. Por el contrario, todas las produccio- nes humanas, concretas o virtuales, emergen y tarde o temprano vuelven al cuerpo. La experiencia de la realidad virtual nace en el movimiento del cuerpo físico. Para ver se debe mover la cabeza. Para actuar y hacer cosas en el mundo virtual, hay que doblarse, extenderse, caminar, agarrar y manipular objetos. Si en el medio de la virtua- lidad el cuerpo físico es necesario, entonces quedan pocas dudas de que lo material y lo corpóreo puedan ser nunca reemplazados completamente (Bermudez, 1996: 8). Este retorno al cuerpo no es un regreso nostálgico a situaciones conocidas y seguras sino que, por el contrario, es un regreso cri- tico al cuerpo como fuente de inspiración y discernimiento. Des- pués de todo, el cuerpo esta constante y naturalmente oscilando entre lo material y lo virtual. Este retorno significa mirar, escuchar, sentir y pensar acerca de nuestro cuerpo como una construcción que en si misma nos provee con enseñanzas de como vivir la vida y, más directamente, de cómo responder arquitectónicamente a los desafíos de hoy. De aquí que la solución al dilema que la vir- tualidad trae aparejada a nuestra civilización y la arquitectura, no puede ser encontrada dejando la corporeidad de lado sino, por el contrario, retornando a ella con mayor consciencia que nunca. Las características físicas, culturales, sociales y psicológicas que envuelven a cada persona generan un papel fundamental a la hora de proyectar experiencias cargadas sensorialmente. De ahí, las diferencias en la evolución arquitectónica del mundo. El arqui- tecto debe implicarse con las circustancias en las que va a implan- tarse su obra y hacer partícipe de su proceso creativo el entorno que le rodea. Pallasmaa(2006:18-19) define la arquitectura como ”el instrumento principal de nuestra relación con el tiempo y el espacio y de nuestra forma de dar una medida humana a esas di- mensiones, doméstica del espacio eterno y el tiempo infinito para que la humanidad lo tolere, lo habite y lo comprenda”. La depen- dencia del espacio y el tiempo , la dialéctica del espacio exterior e interior, de lo físico y lo espiritual, de lo material y lo mental que incumben a estos sentidos, , tienen un impacto fundamental en la naturaleza de las artes y de la arquitectura. A veces es interesante reconocer en las definiciones de las cosas puntos de vista alternativos a los que les confie- re el lenguaje habitual para poder comprenderlas mejor. Cuando reflexionamos acerca de la percepción tendemos a pensar en el acto de captar la realidad por medio de los cin- co sentidos. Un hecho externo, colectivo, que implica cono- cer de la manera más racional. En el sentido más profundo, la percepción es una relación entre ser humano y mundo. A lo largo de la historia, los filósofos han planteado diferentes
  • 6. III. O C U L A R CEN T R IS M O Y T E O R Í A D E L A IM A G EN CO R P O R A L privado en cambio, quedaban relegados el olfato, el gusto y el tacto por su cercanía y vinculación corporal, su inevitable relación íntima con las percepciones. La separación entre público y privado se hacía cada vez mayor a medida que el interés por la intelectua- lidad iba creciendo. Con el nacimiento de la perspectiva como método de repre- sentación, se fue otorgando supremacía al sentido de la vista por su capacidad de asimilación estética, su desarraigo huma- no y racional. Es como una ciencia, precisa, no es una valora- ción terrenal. El ojo se convirtió en el punto central del mundo perceptivo así como el concepto del yo. Se llegó a considerar como el más noble de los sentidos y su pérdida como la pérdi- da física máxima. Es lo que denominamos ocularcentrismo. Es en la era de la Modernidad con la mecanización de los procesos y su consecuente perdida de arraigo humano, la producción en se- rie y sobretodo, la proliferación del mundo tecnológico basado en la imagen y la virtualidad, cuando la supremacía del ojo ya no solo es un problema de nivel jerárquico de entendimiento. Corremos el peligro de que se convierta en el único sentido utilizado por ser el único capaz de seguir la velocidad de los nuevos sistemas. David Michael Levin impulsa la crítica filosófica del predominio del ojo con las siguientes palabras: “Creo que es conveniente de- safiar la hegemonía de la vista, el ocularcentrismo de nuestra cul- tura. Y creo que necesitamos examinar de una manera muy crítica el carácter de la vista que actualmente domina nuestro mundo. Necesitamos urgentemente un diagnóstico de la patología psico- lógica de la visión cotidiana, y un entendimiento crítico de no- sotros mismos como seres visionarios” (Pallasmaa, 2005: 15-21). Existen muchas investigaciones acerca de lo contradictorio y erróneo de esta supremacía involuntaria que dirije la socie- dad actual rumbo al aislamiento social y la pérdida de valor de lo material. Pero a día de hoy parece que siguen “triunfando” las teorías publicistas y visuales tales como la Gestalt en las que se glorifican imágenes cautivadoras, llamativas y memorables. Se han producido, en paralelo a esta corriente ocularcentrista di- versas líneas o corrientes de contraposición que buscan liberar al ojo de la pura visualidad a la que se ha ido encaminando. En pintura, Turner describía sus paisajes sin encuadres cerrados, ni línea del horizonte, ni perspectiva marcada. A Cezanne le preo- cupaba “hacer visible como nos toca el mundo” y de la misma manera han ido investigando y experimentando otros muchos movimientos artísticos modernos. En arquitectura, los cubistas se posicionaban en contra de su utilitarismo y de su carencia de belleza espiritual reclamando más expresividad, más dramatismo. El caracter constructivo del estilo geométrico moderno refleja la dependencia de la materia y su peso. El estilo cubista, entre otros, refleja el caracter activo del espíritu humano y su capaci- Históricamente los sentidos se han ido ligando a diversas creen- cias. En el Renacimiento se relacionaban con la imagen del cuerpo cósmico: La vista con el fuego y la luz, el oído con el aire, el olfato con el vapor, el gusto con el agua y el tacto con la tierra. De esta manera, existía una se jerarquización y diferenciación entre lo es- piritual (intelectual, ligado a creencias) y lo terrenal (relacionado con el cuerpo). Se convertían en válidos para el ámbito público el oído y la vista, por su caracter lejano, colectivo y sobretodo inte- lectual en pleno auge de la era del racionalismo. Para el ámbito dad de prevalecer sobre la materia. También en el movimiento moderno de la década de los 30, pero con un estilo organicista, Frank L. Wright, Alvar Aalto y Erik G. Asplund, entre otros, des- tacan por buscar la relación táctil de sus obras con el ser huma- no. Su pensamiento derivaba del racionalismo con especial énfa- sis en promover la armonía entre el hábitat humano y el mundo natural. Mediante el diseño buscan comprender e integrarse en el sitio para crear una composición unificada y correlacionada. En 1940, Aalto expresaba la necesidad de humanizar la arquitec- tura frente al puro racionalismo del momento. “La arquitectura es un fenómeno sintético que incluye prácticamente todos los campos de la actividad humana. El funcionalismo técnico no pue- de pretender ser toda la arquitectura. Esta no sólo cubre todos los campos de la actividad humana, sino que debe ser también desarrollada simultáneamente en todos esos campos. Si no, ten- dremos sólo resultados unilaterales y superficiales”(Aalto, 1940: 14-16).
  • 7. La Casa de la Cascada, F.L. Wright, 1937 Interesado en el lugar donde se implanta su obra, el contexto juega un papel funda- mental. La relación interior-exterior y el contacto con la naturaleza. Torre Einstein, E. Mendelshon, 1922 El expresionismo arquitectónico era innovador en formas, materiales y estilo aprovechando el potencial creativo del artesano para suscitar emociones. Villa Mairea, A. Aalto, 1938 Trabajo con los materiales como humanización de la arquitectura. Es importante la coordinación de to- dos los elementos que la comprenden para crear una composición unificada. El fuego en el parlamento, W. Turner, 1835 Turner transmite atmósferas. Se preocupa por la iluminación y los colores. Evoca un todo car- gado de relaciones restando importancia a los detalles difuminados. La materia del tiempo.R.Serra. 2008 Serra trabaja los materiales. Hace partíci- pe al espectador gracias al movimiento y la “imaginación sencilla”. Land art.A. Goldsworthy. 2013 Los artistas del Land art crean relaciones con la naturaleza que nos rodea. Provocan la reflexión ante lo efímero de lo material.
  • 8. Gibson estudió las variables de información que recibe el cuerpo en vez de las respuestas que refleja. Hablaba de la necesidad que tienen unos sentidos de otros, de su relación -“La visión revela lo que el tacto ya conoce”- y establece una clasificación de ellos como sistemas: el sistema visual (profundidad, color, tamaño, ideal estético, etc), auditivo (escala…), olfativo-gustativo(…), de orientación (posición-gravedad) y háptico (sensaciones de pre- sión, temperatura, dolor, cinestesia y cualquiera que tenga que ver con el contacto físico dentro o fuera del cuerpo) (Trachana, 2014: 20). La teoría de la imagen corporal que definen Kent Bloomer y Char- les Moore (1982:49-57) describe la relación osmótica entre el yo y el mundo. Con ella se reexamina el significado que posee el cuerpo humano en la arquitectura y defiende que “Todas las experiencias de nuestra vida, especialmente las que tienen que ver con el movimiento y el establecimiento de una persona en un espacio tridimensional, dependen de nuestro cuerpo, de su inevi- table presencia”. Walter Benjamin describía la experiencia del arte como un in- tercambio entre cuerpo y espacio: el cuerpo presta sus emo- ciones y a cambio el espacio le cede su “aura”, cualidad indis- pensable para una obra de arte. Existe una relación entre el cuerpo (ser humano) y el espacio (arquitectura) que le rodea para que tenga lugar la percepción. El mundo interior del ser humano está inconscientemente e inevitablemente ligado al Nueva York. 2017 Ejemplo de ciudad visible. A pesar de tener una silueta reconocida, el trazado de sus calles se impone ajeno a las personas que la recorren. Cádiz. 2017 Ejemplo de ciudad háptica. La configuración de la ciudad se rige por la naturaleza de las personas y sus actos cotidianos. mundo exterior y esta relación se debe a los sentidos. El ojo quiere colaborar con el resto de sentidos. Todos los sentidos, incluido la vista, pueden considerarse como extensiones del sentido del tacto, como especializaciones de la piel. Definen la interacción entre la piel y el entorno; entre la interioridad opa- ca del cuerpo y la exterioridad del mundo(Pallasmaa,2006: 43) La autenticidad de la experiencia arquitectónica se basa en el lenguaje tectónico de la construcción y en la integridad del acto de construir para los sentidos. Contemplamos, tocamos, escu- chamos y medimos el mundo con toda nuestra existencia cor- poral, y el mundo experiencial pasa a organizarse y articularse alrededor del centro del cuerpo. Nos encontramos en constan- te diálogo e interacción con el entorno, hasta el punto de que es imposible separar la imagen del yo de su existencia espacial y situacional. “Yo soy mi cuerpo”, reivindica Gabriel Marcel pero “Yo soy el espacio donde estoy”, establece el poeta Noel Arnaud. Asímismo, durante el proceso proyectual, el arquitecto inte- rioriza gradualmente el paisaje , todo el contexto y los reque- rimientos funcionales, así como su edificio imaginado: el movi- miento, el equilibrio y la escala se sienten inconscientemente a través del cuerpo como tensiones en el sistema muscular y en las posiciones del esqueleto y los órganos internos. Entender la escala arquitectónica implica medir inconscientemente el ob- jeto o el edificio con el cuerpo de uno, y proyectar el esquema del cuerpo en el espacio en cuestión (Pallasmaa, 2006:66-67).
  • 9. A través de la relación entre el cuerpo humano y el espacio que le rodea (investigaciones, estudios, filósofos que lo defienden) podemos tratar de comprender como afectan en nuestra expe- riencia arquitectónica más detalladamente cada uno de ellos. La memoria: ligada a la imaginación. Bachelard defendía que el aprendizaje es -“corporal, síntesis y percepción sensorial”-. Todo lo que hemos aprendido se basa en nuestra experiencia. Des- de que nacemos, vamos recolectando situaciones y momentos que se irán reactivando a lo largo de la vida. La experiencia es- tética como asociación de memoria e imaginación y que no ne- cesitaba ninguna justificación fue el punto de oposición para el conde de Saftesbury que criticaba la sistematización de la idea de belleza que promovían desde el s.XVIII el filósofos alemán Alex Baumgarten y Diderot (Trachana, 2011: 63). La memoria- tiene implicaciones culturales y sociales, nos permite interac- tuar con el mundo de tiempos pasados, presentes y futuros. El tiempo: revela la esencia de los materiales empleados, los naturales son sinceros y dejan huella de su historia con la páti- na, el desgaste, el agrietamiento. Hacen una conexión directa con la imaginación/memoria del espectador, que por su ex- periencia, ya conoce el estado original y su forma de trabajar- los (oficios). Los materiales fabricados, en cambio, nos ofre- cen una imagen construida, no permiten relación de intimidad porque no se desconoce su origen (no hay memoria) (Tracha- na,2014:29-30). “Entre el sosiego y la seducción. Sin duda, la ar- quitectura es un arte espacial, pero también un arte temporal. No se la experimenta en sólo un segundo”(Zumthor, 2003: 9). El espacio: el arquitectónico frente al geométrico es cualitativo y relacionado con el ser humano, no intelectual e indivisible. La arquitectura se puede recorrer, el movimiento dentro del edifi- cio es un trabajo de seducción que hace el arquitecto. Un juego de tensiones sensoriales a partir del cual se crean atmósferas. Se convierte en un viaje de descubrimientos que puede estar rela- cionado con la escenografía. Conducir, inducir, dejar suelto, dar libertad. Crear lugares donde no haya nada que sirva de reclamo, donde se pueda simplemente estar (Zumthor, 2003:9). A pesar de la prevalencia formal que existe en Occidente, es importante el diseño espacial desde lo humano, lo material para poder trans- mitir emociones y no relegarlo como consecuencia incontrolada. I V. M EM O R I A, T IEM P O, ESPA CIO Memorial del Holocausto.P. Eisenman, 2004 Aludir a la memoria invita a compartir emocio- nes. Relaciones que unen a la sociedad por situa- ciones históricas o culturales. El Panteón. Adriano. s.II d.C Un espacio que transmite emociones desde su entrada. La atmósfera que se siente gracias a la relación de elementos cualitativos. Cuba, 2016 La decadencia de algunas arquitecturas son una llamada a la imaginación de lo que fue y no perduró en el tiempo.
  • 10. Los sentidos captan la variación de estímulos de nuestro entorno, es así como la relación cuerpo-mundo se mantiene “viva”. Si no se produce ninguna alteración exterior (cambios de iluminación, de sonido, de olor, de textura, temperatura, etc.), nuestro cuerpo buscará respuestas físicas en su interior produciéndose un des- ajuste en su manera de percibir. Jeremías Bentham describió la disposición espacial de lo que de- nominará el “panóptico”. Esta forma arquitectónica es válida para cualquier especie de institución que permita el control sobre la existencia de individuos. Se trata de “ver sin ser visto”, este poder que se otorga al vigilante de la prisión afecta directamente a los prisioneros en su manera de percibir el mundo. Foucault plantea la paradoja del cambio de “que todos vean a uno” hacia el que “uno pueda ver a todos”. La vigilancia sobre los individuos, priván- dolos de intimidad (De la Fuente, 2012: 69-70). El encierro supone un cambio en la manera de percibir el espacio, lo que conocíamos V. P R I VA CIÓ N Y S O B R E C A R G A SENS O R I A L Presidio Modelo. Cuba. 1928 El modelo de Bentham elimina la relación que normalmente existe entre ver y ser visto. Celda blanda, J.Turrell, 1992 El ser humano necesita estímulos sensoria- les para poder vivir en el mundo. Caleidoscopio a tamaño real, Shimizu, 2014 Una constante variación de estímulos elimina la capacidad de percibirlos. como hogar (sentimiento de privacidad, de propiedad) y sus ele- mentos (la puerta, ventana, el lugar central e incluso la cubierta) relacionados con el cuerpo humano en muchas teorías, cambian drásticamente para ser sentimientos vigilados, coartados por la mirada de espectadores e incluso eliminados. Turrell (1914) como artista preocupado por la percepción psico- lógica, experimentó con los límites de la percepción en su Cel- da blanda: un espacio cerrado, oscuro y aislado completamen- te del sonido exterior. Los resultados, cuando se inhiben los estímulos sensoriales, demuestran que a pesar de poder pro- ducirse sensación de relajación y desasosiego, con el paso del tiempo los individuos experimentan claustrofobia y otras sen- saciones de malestar por la falta de estímulos de su entorno. Lo opuesto a la privación es la sobrecarga sensorial: demasiados estímulos de diferentes tipos recibidos al mismo tiempo. La so- brecarga sensorial es destructiva afirma el psiquiatra George Ruff, primero acaba con el juicio ecuánime, luego con la racionalidad. Los extremos en cuanto a la estimulación recibida no son buenos para el ser humano: la sobrecarga sensorial o la falta de estímu- los es tan nociva como la privación (De la Fuente, 2012: 69-70). La percepción del ser humano puede ser alterada no sólo por las condiciones físicas del entorno sino también por las psicológicas. Factor que hay que tomar en cuenta en el diseño de un espacio.
  • 11. V I. LO S SEN T ID O S Cada sentido identifica distintas cualidades del espacio a per- cibir, la vista y el oído permiten establecer una relación más amplia, experiencias lejanas. En cambio el tacto, el olfato y el gusto se interponen como capaces de percibir las cuali- dades más cercanas. Tiene que ver con la relación corpó- rea del ser humano que experimenta ese espacio y las con- diciones culturales, sociales y psicológicas que le rodean. A través de esas relaciones los edificios nos transmiten significa- dos, ya sea por que reconocemos sus formas o por que encon- tramos ciertos indicios o símbolos en ellos. La arquitectura, más ner como fin la creación de situaciones (De la Fuente, 2012: 428). Los intereses a través de los cuales valoramos los edificios o los objetos son personales (deseos, necesidades, instintos, motivos, metas y valores). Ciertos intereses son compartidos por muchas personas (seguridad o confort) y cada situación es valorada con respecto a lo que queremos o lo que nos gustaría experimentar aquí y ahora, es decir, cada emoción esconde un interés, una preferencia más o menos estable por ciertos estados del mundo. Todas las experiencias cotidianas están cargadas de emociones. La arquitectura como un medio de autoexpresión y como un juego intelectual y artístico anula la experiencia del cuerpo mientras que el mundo se convierte en un viaje visual y hedonista carente de sig- nificación. Se propaga en una superficial imaginería arquitectónica actual, que devalúa el sentido háptico experimentado en la super- ficie y la materialidad de los objetos, la lógica tectónica y la fuerte empatía con objetos anudada en la materia (Trachana, 2014: 30). Lo humano se aferra a lo habitual a lo conocido, que es recon- fortante y tranquilizador. Bruno Zevi había hablado de una nece- saria liberación y deshinibición de los condicionantes, límites y rigores de una arquitectura moderna. Ser moderno en las con- diciones contemporáneas era fenomenizar el sentido vivo de la cultura y de la historia. Arquitectos como Lina Bo Bardi en Bra- sil, Villanueva en Venezuela o Barragán en Méjico, integraron el espiritu creativo y la riqueza performativa del arte popular de sus países como fuentes antropológicas para reformular un len- guaje arquitectónico ampliamente comunicable subrayando la necesidad de recuperar el sentido espacial colectivo más primi- tivo y preindustrial, un sentido comunitario y existencial para la arquitectura contemporánea en torno a actividades lúdicas pero sin renunciar a la técnica moderna (Trachana, 2014: 132). Otras alternativas humanistas al funcionalismo moderno del CIAM surgieron en torno al urbanismo y la manera en que ha- bitamos las ciudades. Aldo Van Eyck fue de los primeros en concebir un nuevo modelo de desarrollo durante la Posgue- rra. Buscaba acomodar las necesidades inmediatas del usuario, explotando las oportunidades ofrecidas por los emplazamien- tos inmediatamente disponibles. Su logro fue el de transfor- mar emplazamientos del tejido urbano abandonados tras la guerra y darles un uso cotidiano para los niños. De este modo Van Eyck puso patas arriba el modo de abordar la reconstruc- ción de la ciudad del CIAM, que en su planificación desde una perspectiva masiva y a gran escala, había ignorado multitud de espacios menores abandonados entre los edificios existentes. En la actualidad Basurama, nacido en la Escuela de Arquitec- tura de Madrid como grupo activista, pretende estudiar fe- nómenos inherentes a la producción masiva de basura real y virtual en la sociedad de consumo aportando nuevas visio- nes que actúen como generadores de pensamiento y actitud. que cualquier otra creación humana, está siempre asociada a un cierto contexto cultural, un estilo de vida, una clase social o una ideología de sus creadores y habitantes. La sociedad es un factor de gran importancia en la experiencia que tenemos de lo que nos rodea, pues modifica nuestro modo de interpretar el mundo. Por lo tanto, la interrelación entre los componentes que intervienen en nuestro modo de experimentar los entornos de todo tipo de objetos y edificios, puede esquematizarse como sigue: Estímu- lo--Ojo--Mente del individuo--Sociedad (De la Fuente, 2012: 419). En nuestra experiencia de un edificio, estamos constantemente asociando y creando largas cadenas de significados que conectan al edificio con otras obras, tiempos o lugares. Esa es una caracte- rística humana de la cual los arquitectos pueden aprovecharse, y de este modo utilizar los edificios como herramientas de signi- ficación, generadores de ideas o incitadores de la imaginación. Podría decirse que aquel objeto, edificio o lugar que se considera en términos coloquiales “toda una experiencia”, lo es porque nos pone en una situación o circunstancia cargada de emociones. Para poder entender las emociones causadas por el entorno, es nece- sario comprender la situación en que se encuentra una persona, es decir el: “Conjunto de factores o circunstancias que afectan a alguien o algo en un determinado momento.” Guy Debord, teórico del movimiento situacionista, propone que los edificios deben te-
  • 12. Huellas, Basurama, 2015 Recupera la vieja tradición de secar las redes frente al puerto como símbolo de una forma de vida cada vez menos presente. Playgrounds, A. Van Eyck, 1954 Rehabilita los solares “perdidos” de la ciudad para crear espacios de relación vecinal en los barrios de Amsterdam. Ciudad universitaria Caracas, Villanueva, 1954 La relación de la arquitectura y su contexto es posible si se manejan los elementos desde la naturaleza humana. Casa Canoas, O. Niemeyer, 1951 Humanista en su manera de entender la arqui- tectura doméstica. Se relaciona con el paisaje y lo incorpora a la composición. Nueva York, 1913 Jane Jacobs fue la principal opositora a la destrucción de los barrios de NY por nuevas ideologías modernas de velocidad y masa. Museo de Arte Sao Paulo, L. Bo Bardi, 1958 Aprovechó el juego de gravedad del volu- men para introducir un espacio urbano de conexión con la ciudad.
  • 13. A. V IS TA No tenemos receptores sensoriales que capten directamente el espacio. La percepción de la profundidad, como toda percepción, es un proceso en el que intervienen tanto los ojos como el cere- bro. Nuestra experiencia del espacio es por lo tanto, una elabora- ción de nuestra mente, realizada en base a ciertas características que encontramos en las imágenes retinianas. La arquitectura de nuestro entorno se ha convertido en un arte de la imagen impresa fijada por el apresurado ojo de la cámara foto- gráfica. Según Susan Sostang (1981), la realidad ha llegado a pare- cerse cada vez más a lo que muestra la cámara: una escenografía vaciada de la autenticidad de la materia y de la construcción, en lugar de ser un encuentro situacional y corporal (Trachana, 2012: 10). El imperativo de diseñar algo único e individual al que se ha dirigido durante los últimos años la arquitectura tiende a conside- rar el factor de la forma, el exterior, el purovisualismo, como su única consideración. Esta teoría impulsada por el alemán Henrich Wolfflin(1864-1945) entiende el arte como un problema del conocimiento que se al- canza a través de la vista. Él intentó descifrar el proceso de objeti- vación de las formas desarrollando un método analítico y descrip- tivo que da importancia al proceso de creación dejando por fuera lo emotivo, el gusto o los conceptos de bello y feo que están en el campo de la subjetividad. Wolfflin establece para ello sus co- nocidas cinco categorías formales por encima de las individuales que, caracterizan en contraposición el Renacimiento y el Barroco. Aparecen en lo lineal y lo pictórico; desarrollo en superficie y en profundidad; forma cerrada y forma abierta; multiplicidad y uni- dad; claridad absoluta y claridad relativa (Trachana, 2011:67). Algunas corrientes del movimiento moderno continuaron la labor de dirigir la vista a la supremacía con respecto al resto de los sen- tidos. La abstracción y la reducción racionalista condujeron a la especulación de la imagen que ha llegado a nuestros días. Lo visto y lo expuesto se transforman en la totalidad de lo vivido, supri- miendo de golpe otros modos de percepción sensorial o confinán- dolos a un rol totalmente subordinado. La teoría psicológica de la Gestalt (1910) nacida en la Escuela berli- nesa,fueotrodelosdesencadenantesdelimpactodelapercepción visual. Parecía experimentalmente demostrable que la percepción humana de los objetos exteriores estaba gobernada por ciertas le- yes. Es decir, se estableció un catálogo de normas, experimental- mente comprobadas, que hacían que las personas reaccionasen de manera positiva ante ciertos estímulos visuales. En pleno auge del movimiento moderno, arquitectura, pintura y escultura se vieron muy influenciadas enfatizando en las academias europeas el ahín- co platónico de conocer las formas perfectas (Trachana, 2011: 69). Se abandonaron por completo las nociones sociales, de or- den. Se ejecutaba el sistema intelectual, la pureza de la for- ma, del color, del material extrayéndose su máxima simplici- dad. Los arquitectos que conforman el New York Five (R. Meier, P. Eisenman, M. Graves, C. Gwathmey y J. Hedjuk) creían en la importancia de la concepción de la forma como una ima- gen, para quizás luego ser volumen y por último espacio. Una de las vertientes a las que ha ido evolucionando e indagando en el mundo de la tecnología, ha sido el deconstructivismo mo- derno interesado por el formalismo radical. Utilizan herramientas informáticas que son capaces de parametrizar todo tipo de su- perficies y proveer de tantos resultados como variables impon- ga el diseñador. Se trata de una pérdida del contacto manual del arquitecto con su obra en haras de una imagen puramente reti- niana. La hegemonía de la vista se ha visto reforzada en nuestro tiempo por innumerables invenciones tecnológicas y una infini- ta multiplicación y producción de imágenes; “una infinita lluvia de imágenes” , como lo califica Italo Calvino. “El acontecimien- to fundamental de la edad moderna es la conquista del mun- do como una imagen”, escribe Heidegger (Pallasmaa, 2006:20. Por otro lado, existen maneras de combinar la percepción visual con la arquitectura sin dejar de lado el resto de sentidos. La es- cenografía de los espacios, gracias al juego inteligente de la luz y los volúmenes,contraerá más emociones en el espectador.
  • 14. Casa Schroeder, G. Rietveld, La búsqueda de la máxima simplicidad for- mal como vehículo de expresión del arte. Bodegas Marqués de Riscal, F.Gehry, La supremacía de la forma visual sobre la expe- riencia humana del espacio. Escuela de la Bauhaus, W. Gropius, 1919 Ejemplo del formalismo puro en el que creía y se enseñanaba en la Bauhaus. Casa Giraldi, L.Barragán, 1976 Los colores potencian la arquitectura y el trata- miento de la luz. Can Lis, J. Utzon, 1972 El poder de la visión controlada. La ventana como marco que enfatiza y dirige la mirada. Museo Serralves, A. Siza, 1999 Trata de integrar la cotidianidad a la tipología de museo, el arte y la vida en la arquitectura.
  • 15. B. OÍD O El sonido mide el espacio y hace que su escala sea comprensible. Capta el espacio que estamos percibiendo. Al contrario de la fo- calizada vista, el oído es omnireceptor. Los ecos del sonido varían conforme se efectúa el movimiento, reproducen la armonía que se desea transmitir. Hay ruido que interfiere con las actividades humanas, no es infor- mativo, pero sin embargo es un captador de la atención. El ruido ambiental excesivo (aquel proveniente principalmente del exte- rior), provoca estímulos que los cerramientos pretenden evitar, pues la mayoría de las veces la arquitectura trata de no ser esti- mulante o al menos atenuante en cuanto a esta característica. La experiencia auditiva más primordial creada por la arquitectura es la tranquilidad. Independientemente de si el edificio mismo produce sonidos o no, éste se encuentra integrado en su entorno, el cual siempre tiene cualidades sonoras. Permite concebir la arquitectura desde su función, traduciéndose la necesidad natural de transmitir los sonidos en la generatriz de espacio, volumen y por tanto, forma. “Con nuestros oídos acariciamos los límites del espacio. Los chilli- dos de las gaviotas en el puerto despiertan nuestra conciencia de la inmensidad del océano y lo infinito del horizonte.”(Pallasmaa, 2006: 28). Sin embargo, el silencio de la arquitectura es un silencio recep- tivo, que hace recordar. Una experiencia arquitectónica poten- te silencia todo el ruido exterior; centra nuestra atención sobre nuestra propia experiencia y, como ocurre con el arte, nos hace ser conscientes de nuestra soledad esencial (Pallasmaa, 2006:30). Si se introduce la variable del movimiento, la experiencia será aún más emocionante. Ya los árabes empleaban el agua como estímulo sensorial auditivo en sus construciones. La evocación de naturale- za pura, de estado de relajación que se produce con los ritmos del goteoerapartefundamentaldesusedificaciones.Perotambiénlos que producen los pájaros, el viento y la naturaleza, parecen atmós- feras infranqueables para el mundo de la arquitectura occidental. La música y demás artes orales han tenido desde sus orígenes un cuidado especial por los lugares en los que son retransmitidos y algunos arquitectos del movimiento moderno han sido partícipes de esta preocupación. El estudio de la resonancia en los edificios junto el empleo de los materiales debidos, posibilitan la creación de lugares excelentes para la percepción de nuestros oídos. Por ejemplo, el arquitecto C. Scarpa usa los materiales como si de una sinfoníasetratase.Losestudiapormenorizadamenreparaque,for- mando un todo puedan llegar a escucharse con independencia. La relación que se establece entre ellos, es decir su encuentro o junta, será una vez más lo que construya el espacio. El modo de introducir el agua sigue esta premisa ligando las piezas mediante el sonido. El ambiente sonoro considera tres aspectos fundamentales: la escucha, el espacio construído y el efecto espacial. La escu- cha podría deformarse por atribuciones físicas, culturales o so- ciales. El espacio construído y la forma de la ciudad modelarán estos sonidos conforme al volumen, forma y material emplea- dos y el efecto espacial será la resultante de la combinación entre las capacidades pasivas y las acciones sonoras particula- res. Desde esta perspectiva es importante comprender y ana- lizar la legibilidad de la acústica de las nuevas arquitecturas. No obstante, la arquitectura no puede convertirse en un ins- trumento de la simple funcionalidad, del confort corporal y del placer sensorial sin perder su cometido existencialmente media- dor. Tiene que mantenerse un claro sentido de la distancia , la resistencia y la tensión con relación al programa, la función y el confort. Una pieza de arquitectura no debería volverse transpa- rente en sus intenciones utilitarias y racionales; tiene que man- tener su secreto y misterio impenetrables con el fin de prender nuestra imaginación y nuestras emociones (Pallasmaa, 2006: 63).
  • 16. Pabellón Philips, Xenakis y Le Corbusier, 1958 Darle importancia al sentido del oído no resta interés visual. Biblioteca de Viipuri, A. Aalto, Un salón de actos requiere cualidades acústicas para que cumpla su función. Filarmónica de Berlín, H.Schauron, 1963 El espacio concebido desde su función. El equili- brio funamental de materiales y volúmenes. Museo Judío, D. Libeskind, 2001 La ausencia de sonidos ambientales que acen- túan la importancia del espacio. Los Clubes , L. Barragán, 1964 El flujo de agua transmite el contacto de la naturaleza con la arquitectura. Banco de Crédito de Perú, 1990 El sonido capta la escala del espacio que estamos percibiendo.
  • 17. C. TA C T O “Todos los sentidos, incluida la vista, son prolongaciones del sen- tido del tacto; los sentidos son especializaciones del tejido cutá- neo y todas las experiencias sensoriales son modos del tocar y, por tanto, están relaciondos con el tacto. Nuestro contacto con el mundo tiene lugar en la línea limítrofe del yo a través de par- tes especializadas de nuestra membrana envolvente“ (Pallasmaa, 2005: 10). Berkeley ya aseguraba, que la forma de los objetos y los espacios no pueden ser comprendidos si no son palpados. De este modo, gracias a nuestras experiencias táctiles, es que las “formas co- loreadas” provenientes de nuestros sentidos son interpretadas como los objetos tridimensionales que vemos. Una vez que en nuestras etapas tempranas de desarrollo hemos comprendido la existencia de la tercera dimensión a través del palpar, nuestra ex- periencia con el aspecto visual de las cosas nos permite que sin realizar esta acción, percibamos el mundo y su profundidad (De la Fuente, 2012: 141). Hilderbrand en el s. XIX analizaba la escultura como arte y dife- renciaba aquella para ser vista de lejos o en la proximidad. Una relación de la forma con la apariencia que introduce la noción de espacio vinculada a una visión dinámica que recorre la obra con el constante movimiento ocular y que alcanza la visión tectónica y táctil de la obra (Trachana, 2011: 64). En la coyuntura técnica y social de hoy, se hace sin embar- go alarmante la deshumanización de los productos y de las relaciones productivas e interpersonales debido a la tenden- cia de anular el cuerpo y el uso de las manos. En las diferen- tes actividades productivas y cotidianas, se observa una pér- dida del gusto por las manualidades y de la sensibilidad por los materiales. También las relaciones de proximidad, el tocar y tocarse se relegan a un plano secundario a favor de la comu- nicación a distancia o telecomunicación (Trachana, 2012: 7). Arquitectos del movimiento moderno han tratado de no per- der esa parte de humanidad que otorga a sus obras la bue- na composición de materiales y texturas. El gusto por los detalles, su calidez, rugosidad y dureza son cualidades fí- sicas que acercan la arquitectura al mundo que vivimos. Zumthor habla de atmósferas, los materiales adquieren la impor- tancia de generar espacios que transmiten sensaciones y Barra- gán defiende que “El espacio ideal debe contener en sí elementos de magia, serenidad, embrujo y misterio. Creo que estos pueden inspirar la mente de los hombres. La arquitectura es arte cuando consciente o inconscientemente se crea una atmósfera de emo- ción estética y cuando el ambiente suscita una sensación de bien- estar” (L. Barragán en el Discurso de aceptación del Premio Prit- zker de Arquitectura, 1980). La piel lee la textura, el peso, la densidad y la temperatura de la materia. La superficie de un objeto viejo, pulido hasta la per- fección por la herramienta del artesano y las manos diligentes de sus usuarios , seduce a la caricia de la mano. La gravedad se mide por el extremo del pie; rastreamos la densidad y la textura de la tierra a través de las plantas de nuestros pies. Nuestra piel localiza la temperatura de los espacios con una precisión certe- ra; la sombra fresca y tonificante debajo de un árbol se convier- te en experiencia de espacio y lugar (Pallasmaa, 2006: 58-59). Sin embargo, el privilegio de la vista no implica necesariamente un rechazo del resto de sentidos, como demuestran la sensibili- dad háptica, la materialidad y el peso autoritario de la arquitec- tura griega; el ojo estimula e invita a las sensaciones muscula- res y táctiles. El sentido de la vista puede incorporar, e incluso reforzar, otras modalidades sensoriales; el ingrediente táctil in- consciente de la vista es especialmente importante y está fuer- temente presente en la arquitectura histórica, pero muy descui- dado en la arquitectura de nuestro tiempo (Pallasmaa, 2006:26).
  • 18. Casa de Vidrio, Lina Bo Bardi, 1951 El vidrio y la relación interior-exterior de llenos y vacíos ayudan a entender el contexto. Termas de Valls, P. Zumthor, 1996 Existe una relación escenográfica entre los materiales para crear la atmósfera deseada. Orfanato de Amsterdam, A. Van Eyck, 1960 Favorecer el contacto social con la arquitectura es parte fundamental del acto de construir. Serpentine Gallery, Herzog & de Meuron,2012 Composición de piezas y materiales que acen- túan la arquitectura sin perjudicar el entorno. Solar Pavilion, Alison y Peter Smithson, Continuo juego de materiales en busca de los necesarios para transmitir emociones. Sensing Spaces, F. Kére, 2014 Hacer partícipe a los espectadores ayuda a entender la creación de espacios.
  • 19. D. O LFAT O Además de reflejar la luz y de producir vibraciones al chocar unos con otros, los objetos pueden desprender partículas químicas aromáticas, las cuales constituyen las fuentes de información que llegan por al aire a nuestra cavidad nasal, y gracias a las cuales podemos experimentar los olores. El prisma del olfato de Henning (1916) es un modelo que inten- ta representar dentro de sus límites, todos los olores posibles en base a seis aromas básicos: fragante (las flores), pútrido, etéreo (las frutas), quemado, resinoso y especiado (picante). Dentro de todos los olores posibles debemos considerar a los pútridos, pues un objeto podría ser bastante estimulante para el sentido del olfato, y no necesariamente parecernos agradable. La relación entre los aromas de objetos de buen olor con el hecho de que sean buenos para la supervivencia es determinante en nues- tra manera de sentir los olores, pues el olfato comparte con el gusto ciertas funciones, como el identificar lo que necesitamos consumir para sobrevivir y lo que puede ser malo para nuestro organismo. La madera, por ejemplo, es uno de los materiales uti- lizados en la construcción de edificios y mobiliario que pueden ir acompañados de una intensa fragancia característica, tal es el caso del cedro de Líbano, o el del Atlas, el ciprés o el laurel. Otra importante consideración acerca de los olores y sus ca- racterísticas la hacen Rubin y Elder, quienes dividen a los olo- res en dos categorías según su dispersión: olores localizados en su fuente o punto de origen y olores ambientales presentes en toda una atmósfera. La mayoría reconoce los que provienen de la ciudad en su totalidad (olor ambiental) y no de un edificio particular, pues cada ciudad tiene su propia fragancia. El pro- blema con los olores ambientales es el mismo que sucede con la vista, nos adaptamos a lo que no cambia, esta es la razón que expone Marc Crunelle para la falta de datos acerca de los aro- mas de las ciudades de todos los tiempos, pues sus poblado- res perdieron la sensibilidad olfativa al aroma de su entorno. Probablemente los avances tecnológicos serán los que ayuden a crear nuevas experiencias olfativas en el futuro. En el Institu- to de Biomecánica de Valencia se investiga, dentro del proyecto 4senses, cómo lograr entornos habitables multisensoriales, entre sus propuestas está la de los microencapsulados que provocan aromas en los mosaicos para su uso doméstico, además de otras investigaciones relacionadas con los demás sentidos (De la Fuen- te, 2012: 73-77). Desde los orígenes de la arquitectura, el sentido del olfato ha es- tado muy ligado a los edificios. La arquitectura musulmana traba- jaba los jardines y patios interiores con intensos aromas a flores,a- cercándose a la naturaleza. En Oriente, es tradicional el tributo con incienso y flores a los dioses en sus templos. En cambio en Occidente, debido al interés intelectual concebido en el Renaci- miento otorgándole la supremacía a la vista y el oído, el rechazo al cuerpo humano y los sentidos que a él se vinculasen ha hecho que se perdiesen todas esas posibilidades de diseño y evolución. Algunos artistas han investigado ya acerca de la percepción olfa- tiva y sus instalaciones son ejemplo de la capacidad transmitiva que tiene este sentido. En 1977 de la mano de Heiner Friedridge, Walter de María, artista del Land art, hizo su instalación escul- tórica Earthroom en Nueva York, pinteresado por la asimilación olfativa de sus obras. Esta habitación cubierta de tierra mojada crea una atmósfera que nos recuerda que los olores de los mate- riales dependen no solo de su composición, sino además de la hu- medad, la porosidad y la temperatura del ambiente en el que se encuentran. Todos estos ejemplos de entornos aromáticos refuer- zan la opinión de Crunelle, quien indica que el espacio no debe considerarse como un vacío, sino como un ambiente para la vida contenido dentro de las paredes, un ambiente que es estimulante para los sentidos (De la Fuente, 2012: 77). El olfato y el gusto son sentidos que están muy ligados a la me- moria por su experiencia corpórea. Rasmussen relata cómo du- rante la experiencia rememoramos algo que ya hemos conocido en la juventud. Es curioso vivir nuevas experiencias olfativas que rápidamente te transportan a otras situaciones pasadas ya expe- rimentadas y que quedan en el recuerdo hasta que se vuelve a activar ese aroma.
  • 20. Jardines del Generalife, Granada La vinculación del mundo árabe a los jardines como elemento arquitectónico y naturaleza. Templo de Man-Mo, Hong Kong Los inciensos se prenden para crear un clima de oración y ofrenda a los dioses. Earthroom, W. de María, 1951 El olor a tierra y humedad transportan a un ambiente de naturaleza real. Ondes Oniriques, Y. Nakagawa, Las flores se perciben en color y olor, crean senderos de imaginación. Casa de Vidrio, Lina Bo Bardi, 1951 El mosaico como avance del posible futuro de la percepción olfativa. Sensing Spaces, K. Kuma, 2014 Transmitir a través de atmósferas de aro- mas, rememora el olor del jazmín.
  • 21. E. G US T O “La vista también se transfiere al gusto; ciertos colores y detalles delicados evocan sensaciones orales. La lengua siente subliminal- mente la superficie de una piedra pulida delicadamente colorea- da. Nuestra experiencia sensorial del mundo se origina en la sen- sación interior de la boca y el mundo tiende a volver a sus orígenes orales “ (J. Pallasmaa, 2005, 60) Como el olfato, el gusto es un sentido ligado intimamente al cuerpo humano. Su percepción requiere una interacción direc- ta entre el cuerpo y el objeto. La particularidad de este sentido es su capacidad de almacenar datos en la memoria. La manera en que satisface o disgusta ese recuerdo está muy relacionada con el sentido olfativo provocándonos emociones incontrolables. Esunsentidopocoreconocidoenarquitecturaperoesquetambíen sevinculaconeltacto.Laexperienciagustativarecogetemperatura, textura, dureza y flexibilidad además de olores y el inevitable sabor. Hoy en día, la cocina es uno de los espacios fundamentales de cualquier hogar. Se le ha ido otorgando importancia a lo largo de la historia pese haber sido relegada al embito exterior de las edificaciones en sus orígenes. Esta sociedad que se dirige por la velocidad y la mecanización de los procesos en los que se lle- gó a alcanzar la alabanza a la comida rápida, e incluso el diseño estudiado por marketing para agilizar aún más el proceso pue- de que esté en declive definitivamente. A lo mejor, es gracias a este contramovimiento que nos redirige hacia la artesanía, lo social y el cuidado por los detalles que el mundo culinario haya tomado partido y se inaugure un nuevo territorio para el “arte”. En este confluyen arquitectura, escultura y diseño para crear una verdadera experiencia placentera de los cinco sentidos. En determinadas culturas la acción de comer y saborear está más valorada que en otras. La Mediterránea, por ejem- plo, es reconocida por su valor gastronómico a nivel inter- nacional y esto hace que tanto a sus cocineros como de- gustadores les preocupe el ambiente en el que se produce. Se ha introducido en las últimas decadas una valoración especial a la tipología del restaurante. Se han creado verdaderos templos del comer en el que se puede disfrutar de toda una experiencia senso- rial. Juega un papel fundamental la arquitectura que la envuelve. Arquitectos como Alvar Aalto en la decada de los 30 y Álvaro Siza en la de los 60, se preocupaban de la decoración de esta emer- gente tipología espacial y trasladaban sus conocimientos arqui- tectónicos al ámbito social de la comida. La importancia de los materiales por su calidez y textura, la reverberación de los soni- dos por tratarse de un espacio público en el que se adquieren ambientes individuales, el control de los olores junto a la ilumi- nación perfecta hacen que la espera a la percepción con el quinto sentido se enfatice enormemente y culmine de la mejor manera. Otros han creado instalaciones en las que se estudia el hábito de comer y sus caracteristicas. Por ejemplo, la instalación Indigestion de Diller + Scofidio, donde los espectadores pueden experimentar unaperformancedeuncomedortantodesdelaperspectivadeldiá- logodeloscomensales(unapistadeaudio)comodesusmovimien- tos de manos proyectados sobre la superficie plana de una mesa de la cena. Despues de todo, el objetivo final es conectar el arte con su espectador, transmitir los sentimientos y emociones del artista a través de la materialidad que requieren nuestros cinco sentidos.
  • 22. Restaurante Ravintola Savoy, Alvar Aalto, 1930 El mobiliario y los materiales acompañan la expe- riencia del gusto. Boa Nova Casa de Té, A. Siza, 1960 El ritmo del té concuerda con el lugar en que se implanta creando una atmósfera. Indigestion, Diller+ Scofidio, 1996 Instalación que describe distintas perspecti- vas de un comedor Restaurante Les Haras, Estrasburgo, 2015 El edificio histórico acompaña la gastronmía que se quiere transmitir. Bar Ojalá, Madrid, Un interior que permite imaginar la naturale- za de otros lugares gracias a sus materiales. Cómo acotar un croissant, E. Miralles, 1991 La arquitectura y su forma de percibir el mundo se puede concebir en todo.
  • 23. V II. G ÉN ESIS D EL P R OY E C T O La teoría del arte y la arquitectura ha sufrido numerosas transfor- maciones a lo largo del tiempo. A pesar de ser un binomio común en el diseño de la arquitectura, el arte y la ciencia se han posicio- nado en niveles diferentes de aceptación que han ido producien- do desajustes de entendimiento a la hora de reflexionar sobre la arquitectura. A finales del s. XIX y derivando de la teoría del conocimiento de la forma de Kant, surge la doctrina de la pura visualidad creada por el filósofo Konrad Fiedler y el escultor Adolf von Hildebrand quienes realizan un cambio radical en la interpretación de la obra de arte delimitando sus valores espirituales y figurativos , depen- diendo del punto de vista del receptor. Alex Baumgarten había planteado en el s.XVIII la teoría de la estética como belleza, tra- tando de elevar los temas referentes a los sentimientos al estatus de ciencia. Sin embargo se mantenía la dicotomía entre conoci- miento no racional nacido de los sentidos y conocimiento puro derivado racionalmente de la lógica. A pesar del reconocimiento del conocimiento sensible como real, la experiencia del arte se ha tratado como una categoría inferior desde el s.XVII con el racionalismo cartesiano que exigía signifi- cados objetivos para las cosas. Estos debían ser deducidos y no sentidos. Hegel en el s. XIX puso énfasis en los aspectos intelectuales del arte al definir lo bello como la apariencia sensible de la idea aunque refiriéndose, exclusivamente, a la vista y el oído (Tracha- na,2011; 62-65). Para transmitir una arquitectura sensorial el arquitecto debe im- plicarse corporalmente, el dibujo a mano, las maquetas, ayudan a empezar a materializar los estímulos que queremos provocar en la obra final. Los materiales no forman parte del proceso final, al revés, cuando se piensa en un objeto arquitectónico, se piensa instantáneamente también sobre los materiales. Al pensar en los materiales y escogerlos, juntar unos con otros, se producen reacciones que según Zumthor generan atmósferas, y por tanto arquitectura. “Hay que dibujar cada línea, sabiéndola muro de piedra, panel de madera, tacto, visión, espacio… imagi- nar cada trazo que hago… soñar… “ (Zumthor, 2004: 10). Existe el debate de cómo se aprende la arquitectura, la manera en que cada estudiante se enfrenta a su proyecto representará el futuro de sus obras.Se trata de un tema que a día de hoy, con la velocidad de las tecnologías, preocupa a muchos pensadores y educadores que se dividen en dos corrientes. La vertiente tecno- lógica defiende la mecanización del proceso de diseño, los pro- gramas informáticos son capaces de plantear y resolver todas las posibilidades de configuración espacial de un proyecto. Formas complejas y diseños extravagantes que alimentan el ocularcen- trismo ya arraigado desde el movimiento moderno. En cambio, el arquitecto diseñador tradicional, procura transmitir una intención en sus proyectos, cree en las decisiones voluntarias que le llevan a la elección de una configuración. Un proceso creativo que liga eternamente al ser humano con el mundo y materialidad que le rodea (Coulghn, 1967: 3). Esta corriente busca aplicar la doctrina del movimiento moderno, la tensión entre el determinismo biotecnológico y la libre expre- sión. Una combinación de ideas aparentemente no contradicto- rias. La arquitectura está en continuo cambio, las leyes físicas que conforman la construcción son verdades inquebrantables (estáti- cas) aunque también existe una chispa (variable) de originalidad que debe comprometer al artista con su obra y hacerla especial. A pesar de ser conceptos claros y tratados, Zumthor (2004: 32) se pregunta: “¿Por qué en arquitecturas recientes encuentra uno tan poca confianza en las cosas primigenias que constituyen la arquitectura?“. Las cosas tales como el material, la construcción, lo portante y lo portado, la tierra y el cielo. Hay poca confianza en los espacios libres para que sean tales; espacios en los que se procura su envolvente como configurador espacial que lo define, la forma que lo excava, su vacío, su luz, su aire, su olor, su capacidad de recepción y de resonancia. Según estudios (Wilson, 2002), las actividades de las manos se relacionan con los usos del lenguaje, de manera que algunos neurólogos sostienen, la pérdida de la capacidad de empleo o comprensión de las palabras, ‘afasia’, se puede recuperar tratan- do la ‘apraxia’ (pérdida de movimiento coordinado) que es pa- tología asociada a la primera. De manera general el movimiento corporal es la expresión fundamento del lenguaje. La idea guía es que las propias categorías del lenguaje proceden de acciones manuales intencionales, de modo que “los verbos derivan de movimientos manuales, los sustantivos ‘cogen’ cosas en forma de nombres, mientras que los adverbios y los adjetivos, a modo de herramientas manuales, modifican movimientos y objetos” (Sennett, 2009, 223). “Todas las habilidades manuales ayudan a razonar, comprender y expresar problemas” (Trachana, 2012: 8). La máxima subordinación de la mano al ojo es la computación, proceso completamente articulado mediante la tecnología, apli- cada al proceso generativo de la arquitectura y haciéndose ex- tensiva a todos los artefactos mediante el dibujo por ordenador (Trachana,2012:7).
  • 24. V III. CO N CLUSIO N ES La experiencia arquitectónica adquiere diferentes significados dependiendo de las características culturales, sociales y psicoló- gicas de cada época. El origen de estos significados se pronun- ciaba en el ámbito geográfico. A día de hoy, con el avance de las telecomunicaciones y el intenso empeño en una cultura universal, han quedado relegados los valores humanos que las arquitecturas antiguamente profesaban. Desde el Renacimiento, la exaltación de la intelectualidad del hombre y el ideal de belleza basado en el ocularcentrismo, ha venido desarrollando en occidente, una carencia de interés por el ser humano sustituido por la eficien- cia mecánica, la velocidad y el consumo en todos los campos. Para el mundo de las artes, esto supone una pérdida de importan- cia de la materialidad que las origina. En especial la arquitectura, por tratarse del único arte que puede habitarse por el hombre y es perdurable en el tiempo. El reto se basa en volver a pensar con y para el cuerpo, con el objetivo de lograr una civilización que se “desenganche” de las pantallas y el continuo flujo de imáge- nes. Una reivindicación que se ha ido desarrollando en paralelo al movimiento racionalista-purovisualista y que toma en cuenta la experiencia corpórea. Sin desaprovechar las oportunidades que la tecnología proporciona, es deber de los arquitectos construir un entorno que sea agradable e incite emocionalmente. Para ello, es clave entender como el ser humano percibe su entorno. Las sensaciones con las que percibimos el exterior, se fijan de manera inintencionada en la memoria y con ellas se irá cons- truyendo la sociedad de mañana. Por ello es importante crear vínculos entre el mundo real exterior y el mundo interior de las personas. La mayoría de las ciudades proyectadas durante el movimiento moderno, pasan desapercibido las actividades de los seres humanos. No invitan a la interacción social y mucho menos a disfrutar de la experiencia arquitectónica. La ciudad se ha convertido en un escenario visual en el que el consumo y la relativa facilidad de acceso a los bienes los devalúa automá- ticamente después de haber sido adquiridos. La sinceridad de los materiales, la relación con la naturaleza y la construcción en base a los quehaceres humanos ha quedado desplazada al olvido. No se trata de una cuestión ideológica de nuestro tiempo, la sociedad reclama originalidad en su entorno. El marketing y la publicidad actúan a diario para imponernos las imágenes que deseamos ver. Pero poco a poco el ser humano reivindica sus capacidades físicas. El trabajo hecho a mano adquiere detalles, signos de originalidad que la producción en serie ha eliminado. En un momento en el que todo parecía dirigido a la sistematiza- ción informática, las personas encuentran el interés y lo especial de lo artesano. La hapticidad de las pantallas que tiene como co- relato, el movimiento “hazlo tú mismo” e incluso el turismo de lugares no afectados por el hombre, son algunas pruebas de ello. En arquitectura ocurre lo mismo, la deriva del formalismo in- troducido en la Edad Moderna, está llegando a convertirse en un trabajo completamente informatizado en el que lo que pri- ma es la imagen. La comprensión de los espacios se hace im- posible y carente de significados reales para el hombre. Otras arquitecturas han conseguido ya emocionar a sus espectado- res desde la experiencia. ¿No sería bueno transformar la radi- calidad de la pura visualidad en experiencias más humanas? Como conclusión principal de esta investigación extraigo la nece- sidad de investigar más en esta dirección para adquirir los conoci- mientos y la metodología para proyectar y construir con los cinco sentidos. Ello implica un estudio del contexto físico, cultural y so- cial en el que se implanta la arquitectura y también una llamada a la importancia de su impacto en la memoria, el tiempo y el espacio. Eso es, a nivel personal, un compriomiso de provocar a través de mis propios diseños, una experiencia sensorial de la arquitectura.
  • 25. BIB LIO G R A FÍ A -Pallasmaa, J. (2014). Los ojos de la piel. Barcelona: Gustavo Gili. -Rasmussen, S. E., Sainz, J., Valcarce, M. T., & Ruiz, C. (2012). La experiencia de la arquitectura: sobre la percepción de nuestro en- torno. Barcelona: Reverté. -Bloomer, K. C., Moore, C. W., & Muñoz, M. T. (1983). Cuerpo, me- moria y arquitectura: introducción al diseño arquitectónico. Ma- drid: Hermann Blume. -Trachana, A. (2014). Invariantes arquitectónicas notas sobre una antropología del hábitat. Buenos Aires: Editorial Nobuko. -Trachana, A. (2011). Fundamentos de la forma y el espacio arqui- tectónico. Madrid: Munilla-Lería. Trachana, A. (2012). Las manos: La liberación de las manos para la creatividad y la innovación. Revista creatividad y Sociedad, nºX- VIII. -Zumthor, P. (2014). Pensar la arquitectura. Barcelona: Gustavo Gili. -Zumthor, P. (2006). Atmósferas: entornos arquitectónicos - las cosas a mi alrededor. Barcelona: Gustavo Gili. -Colquhoun, A., & Frampton, K. (1985). Essays in architectural criticism: modern architecture and historical change. Cambridge, MA: MIT Press. -Gática, P. P. (2015). Diseño y emoción: La vinculación de dos con- ceptos como propuesta cultural. Tesis doctoral. Universidad de Barcelona. -De la Fuente, L. A. (2012). Arquitectura: El diseño de una expe- riencia. Tesis doctoral. Universidad Politécnica de Cataluña. -Gregory, R. (2014). Sensing Spaces: Architecture Reimagined. Londres: Royal Academy of Arts -Addison, J. (2004). Los placeres de la imaginacion-javierseguide- lariva.com -La comida en la arquitectura – edgargonzalez.com. (n.d.).