Revista de valores 4to bimestre infant y junior 2012 2013

394 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
394
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
51
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Revista de valores 4to bimestre infant y junior 2012 2013

  1. 1. SOCIEDAD SALVADOREÑA INGLESA Cuarto Bimestre 2012-2013 Boletín de Valores No.4 Infant y Junior “Educar es “¡Qué más da!... ¿¡Todo da igual!?” S eguro que en más de una ocasión hemos dicho o escuchado esta expresión. Si lo pen- enseñarle al ser samos bien, la frase refleja cierto desencanto y poca iniciativa al cambio. Es una clara señal de confusión y de promesas incumplidas. Esta falta de horizontes, tiene una humano causa: falta de valores, principalmente los que reflejan autoestima, fortaleza y eficien- cia, ya que los tr es son elementos claves par a el cr ecimiento per sonal y emocional. a tener De entrada digamos que no todo da igual. No es lo mismo respetar a mi madre que insultarla. buen gusto No es lo mismo ceder un asiento en el transporte público a una persona discapacitada, enferma o anciana que no ce- en el obrar” derlo. No es lo mismo mentir que decir la verdad. No es lo mismo llegar tarde a mi trabajo que llegar puntual. No es lo mismo la fidelidad que la infidelidad. No es lo mismo la sana estima que la desvalor ización. No es lo mismo la Aristóteles fortaleza que el desánimo. No es lo mismo la eficiencia que la mediocridad. La buena noticia es que al interiorizar estos valores, se con- vierten en guías y pautas que marcan una conducta cohe-Contenido: rente, tanto en niños/as como en adultos. De este modo, nos permiten encontrar sentido a lo que hacemos, tomar las decisiones pertinentes, responsabilizarnos de nuestros actos¡Qué más da!... 1 y aceptar sus consecuencias. Nos permiten definir con cla-¿¡Todo da igual?! ridad los objetivos de la vida. Nos ayudan a aceptarnos tal y como somos, estimarnos, y de paso, nos hacen comprender y estimar a los demás. En esta¿Será que puedo 2 oportunidad, abordaremos con más profundidad estos tres valores tan fundamentales en el crecimiento de todos/as.ser el/la mejor?“Recuperando” mi 3fortaleza.Aprendiendo a 4 Ejes Transversales y Valoresesforzarse. Amor a la Naturaleza y Educación Preventiva IntegralSabías que…?!?! 5  La tierra y el medio am-  Autoestima.  Fortaleza. biente.  Solidaridad.  Respeto.Contactos 5  Amor a la Naturaleza.  Eficiencia.  Paz.  Limpieza.  Amistad.
  2. 2. Página 2 Colegio Salvadoreño InglésEn estos días, es muy común escuchar hablar de la autoestima como una her r amienta par a gene- rar seguridad en sí mismo, evitando así, sentirnos subestimados e inadecuados. Pero existe el riesgo de convertirnos en seres simples que piensan únicamente en sobresalir por encima de losdemás. Nuestra vida transcurre entre logros y fracasos, y la autoestima es el valor que nos hace tener plenaseguridad en nuestras capacidades, además, da la fortaleza necesar ia par a super ar los momentos difícilesde nuestra vida, evitando caer en el pesimismo y el desánimo.Para que la autoestima sea un valor, debemos tener un fundamento sólido sobre el cual edificarla. Si sola-mente pensamos en ella como un producto del éxito, la posición profesional,una elevada capacidad intelectual o la aceptación social, reducimos todo a unactuar soberbio y protagonista. Es verdad que todo lo anterior aporta y contribu-ye, pero este valor se sustenta en la sencillez con que apreciamos nuestras capa-cidades, sin considerarnos mejores o peores que los demás.Existe la tendencia a confundir la autoestima con nuestros sentimientos, porejemplo, una persona puede sentirse mal porque no pudo concretar un proyecto;la autoestima nos ayudaría a superar ese estado de frustración y desánimo por-que aunque no logramos el objetivo, nuestra persona no ha cambiado interior-mente, conservamos todo lo que somos; es más, adquirimos una nueva experien-cia y conocimiento para poner más empeño en las nuevas oportunidades.Debemos estar atentos/as a inculcar a nuestros hijos/as esta capacidad de valo-rarse en base a sus esfuerzos y habilidades, independientemente de los resulta-dos. Es común que como padres y madres, casi siempre juguemos con la imagi-nación y visualizamos a nuestros hijos/as como triunfadores, dueños de la ad-miración general y el control absoluto de las circunstancias: sea la competencia escolar, entre sus amigos/as,en el deporte etc. Pero es importante saber (y hacerles saber a ellos/as) que algunas veces las cosas resultaráncomo soñamos, pero la mayoría de las veces todo tiene un fin totalmente diferente. Por esto, la autoestimadebe estar bien fundamentada en una visión realista y objetiva de nuestra persona, donde es necesario alcan-zar la plena aceptación de nuestros defectos y limitaciones, con el sobrio reconocimiento de nuestras ap-titudes y destrezas.  Menciónele la importancia de perder el temor a preguntar y a pedir ayuda. Hágale ver que estos son los medios más importantes de aprendizaje. Causa más pena la persona que prefiere quedarse en la ignorancia, que quien muestra deseos de saber y aprender.  Si su hija/o muestra gusto por algo (deporte, pasatiempo, etc.), apoye esa inclinación con estudios y practicas, para que pueda realizarlo lo mejor posible. Si descubre que a su hijo/a le falta la habilidad, no le insista en abandonar las clases, ya que este es su pasatiempo y lo disfruta.  Enséñele a no sentirse culpable y responsable de los fracasos colectivos, por ejemplo, el resultado en un partido de fútbol. Edúquelo/a para que fije su atención sólo en lo que le corresponde: su esfuerzo, su técnica, su dedicación, su capacidad de trabajo en equipo.
  3. 3. Cuarto Bimestre 2012-2013 Página 3Qu ien haya tenido la terrible experiencia de romperse un brazo o un pie, y luego haya sido enyesado/a, probablemente se llevó una sorpresa en el momento de quitarse el yeso. El susto se da al ver el brazo ola pierna han reducido sensiblemente su tamaño, y la diferencia es mayor al compararlo con el miembro sano.Luego, recuperar a plenitud esa extremidad lleva tiempo, lo que nos indica que el cuerpo humano necesita es-fuerzo continuo, par a luego, adquir ir la fortaleza de antes. La r ealidad es, que lo mismo sucede con elcrecimiento intelectual y emocional de todo ser humano, es decir: “Sin esfuerzo nada es posible” como reza unconocido dicho.Pero la verdad es que vivimos en tiempos donde el “progreso” nos lleva a querer suprimir el esfuerzo: existencursos donde le pueden enseñar a “leer” un libro con sólo un vistazo, o academias milagrosas donde se puedeaprender “inglés fluido” en meses; cuando en realidad, y la verdad sea dicha,sabemos que el estudio de un idioma –o de cualquier otra cosa- es necesaria-mente arduo, y que, si bien se puede facilitar ese esfuerzo, no hay atajos quepermitan suprimirlo.Lo que se pone aquí en juego, no es el nivel académico o la adquisición deconocimientos. Lo que nos estamos jugando es algo más profundo: hemosmoldeado una forma nueva de pensamiento, donde se cree que lo importanteserán los resultados, mientras que el proceso que nos lleva al logro terminacareciendo de valor. En realidad, durante una jornada que implica práctica yesfuerzos constantes, lo que se logra es fortalecer no sólo las habilidades querequiere dicha tarea, sino también el autoestima, la capacidad de logro, laconstancia etc.Vemos entonces, que muchas veces, al tomar el camino corto, estamos dejando a un lado un aprendizaje real-mente integral, que es igual o más importante que lo académico donde no sólo se crece en conocimiento sinotambién en experiencias que fortalezcan la identidad y la sana percepción de quien se esfuerza.Portan- Siembra esfuerzo… y cosecha fortaleza to,en nuestros hijos/as como en nosotros mismos/as, tan importante como lo que se pueda aprender con el esfuer-zo, es que tomen el hábito de esforzarse. Esto significa, particularmente en los/las niños/as, dotarlos de unacoraza de fortaleza, que los prepare para su futuro desenvolvimiento tanto en el mundo profesional como en lavida en general. Probablemente con el tiempo, no recuerden con exactitud las listas de ríos o ciudades, o el usode logaritmos, pero queda ese hábito de abordar los retos con trabajo arduo: una de las virtudes del trabajo.Entonces, ¿ será que intentar ahorrar esfuerzos es malo? No se trata, claro, de hacer a un lado las facilidadesque nos da el progreso tecnológico. El bien está en lo que la persona (niño/a o adulto/a) puede conseguir afron-tando una tarea ardua. Por eso, sí es un progreso auténtico el que podamos ahorrar esfuerzos en una labor deter-minada. Pero, a la vez, debemos tomar en cuenta que esas energías ahorradas se deben emplear en otra cosa,pues de lo contrario ese progreso tristemente daría paso a atrofiar la virtud de la fortaleza.
  4. 4. Página 4 Colegio Salvadoreño Inglés Si vemos con detenimiento, vivimos en un mundo en el que se rinde culto a hacer las cosas de forma correcta, y eso está bien. La eficiencia, es la habilidad para contar con algo o al- guien y obtener un buen resultado. El problema está en que como es nuestra obligación hacer lo correcto, cuando cometemos un error in- mediatamente tachamos la experiencia como “negativa”, “sin resulta- do” o “desfavorecedora”. Tenemos la gran “creencia limitadora” de que los errores, son negativos y que no están bien, cuando el ser hu- mano está diseñado para aprender a base de ensayo y error. ¿Que ocu- rre cuando actuamos en contra de nuestra propia naturaleza? Al no aceptar un fracaso, estamos afectando al proceso vital del aprendizaje creando un conflicto interno que se manifiesta frustración y culpa. Si observamos a los bebés, cuando aprenden a caminar, empiezan poniendo los pies en posturas erróneas que los hace caer al suelo, para después volver a intentarlo y caer de nuevo. Así siguen, hasta lograr el equilibrio y dar sus primeros pasos. Esta caída al suelo es esencial, porque le aporta una serie de información que es anali- zada por el cerebro para posteriormente ser reutilizada en otros intentos, o en otros aprendizajes. Si aceptamos el fracaso aceptamos nuevos recursos: Cada vez que existe el fr acaso en nuestr a vida o en la de nuestros hijos/as, se nos entrega en mano una nueva herramienta, un poderoso aprendizaje, que podría ser usado para mejorar como personas y alcanzar metas. Si hacemos que este proceso sea parte de nuestra vida, estaremos siendo realmente eficientes ya que si lo negamos, lanzamos esa herramienta a una montaña de la culpa y la frustración, que tendremos que arrastrar toda la vida, dejando a un lado el aprovechamiento del re- curso completo. Por tanto, nuestro papel como adulto/a-guía, es esencial en este camino. Se podrá estar pre- guntando : ¿cómo puedo ser una mejor ayuda para mi hijo/a en esta área? Evite los siguientes obstáculos:  El paternalismo/maternalismo del “ya te lo haré yo” que se suele exclamar cuando se pierde la paciencia ante algo por resolver. Se quiere que la niñez se esfuerce, pero les resolvemos los problemas. Por tanto, provea de oportunidades de crecimiento al dejar que su hijo/a se haga cargo de tareas acorde a su edad, por ejemplo: prepararse un sándwich, coci- nar almuerzo, recortar el material para una tarea, etc. El esfuerzo de su hijo/a validará su eficiencia y evitará el pensa- miento: “siempre me lo terminan haciendo”  Centrarse en “la cara luminosa y no en el Gólgota”. Los medios de comu- nicación usualmente se centran en mostrar niños y adolescentes que tienen triunfo y lo consiguen todo; es decir, ven el modelo pero no ven el trabajo que cuesta llegar a ello. Muéstrele a su hijo/a el gran esfuerzo que hay detrás del éxito.  El mito ingenuo de “todo el mundo puede hacerlo con éxito si se esfuer- za”. La realidad es que, en un contexto no académico (deportes, arte, danza, música, etc.), el mensaje para los hijos debe parecerse más a: “todo no, pero tienes tus propias capacidades y eso puede hacer que llegues a realizarte consiguiendo aquello para lo que estás capacitado” Pero para esto, es necesario “observar atentamente cuáles son sus potencias y apoyarlos para desarrollarlas. Explorar sus habilidades hará que desarrolle confianza y sentido de eficiencia.
  5. 5. Cuarto Bimestre 2012-2013 Lema o slogan de la empresa Página 5 S antiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremen- damente potente que en su momento pen- samos que era metafórica. Ahora sabemos que es literal: “Todo ser humano, si se lo propone, puedeSABÍAS ser escultor de su propio cerebro”. Según cómo nos hablamos a nosotros mismosQUE….?!? moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos, y pueden acti- var, por ejemplo, los núcleos del miedo que trans- forman las hormonas y los procesos mentales. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos . ¿Cómo es tu mundo? Sitios de Enlace : http://www.es.catholic.net/educadorescatolicos/757/2415/ articulo.php?id=39500 Síguenos en: http://cursoselfcoaching.com/category/coaching-2/ www.csi-elsalvador.co.uk Programa de Valores, ela- borado por: Lic. Evelyn Anaya Revisión técnica: Lic. Concepción Paz de Arias, Dr. José Mario Arias, Equipo Técnico. Contenido de Boletín de Valores para Infant y Junior: Lic. Onix Landaverde Contáctanos en: 85 avenida Norte #115, Colonia Escalón, San Salvador; El Salvador, Centroamérica. Tels.: 2263-7516/ 2263-7586/ 2264-5213

×