Universidad Iberoamericana A.C. 
Libro “Ese maldito yo” Emile M. Cioran 
Ensayo final: “El hombre como ser que se cuestion...
INTRODUCCIÓN 
Desde tiempos remotos el hombre se ha caracterizado por cuestionarse, por preguntarse acerca de sí mismo y d...
Ya los griegos presocráticos intentaban descubrir el principio al que se reducía este mundo; se cuestionaban también sobre...
Por último en este apartado, podemos ver cómo, a lo largo del libro, de Cioran también se cuestiona algunas de las pregunt...
El cuestionamiento nos ayuda a plantear una base sobre la cual ir construyendo la nuestra esencia como personas, cómo lo h...
Por último y siguiendo la línea de la importancia del cuestionamiento en el libro de Cioran podemos hablar ahora de los va...
aunque la reflexión sea inherente al ser humano, este no debe en ningún momento olvidarse de vivir, porque es la vida mism...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El hombre como ser que se cuestiona

1.695 visualizaciones

Publicado el

Estimada Raquel, valoro mucho tu capacidad argumentativa, que se ve fortalecida por un uso adecuado de elementos retóricos. Valoro además que el título expresa de modo preciso la premisa de tu ensayo.

Las preguntas planteadas en tu ensayo, ofrecieron nuevas vías de reflexión y oportunidades para ampliar el diálogo con tu lector y contigo mismo, en tu parecer hacia valores como el de la trascendencia, en la línea del Dr. Juan Bazdresch.

Es justo decir que tu ensayo fue excelente. Felicidades por tu nota

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.695
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El hombre como ser que se cuestiona

  1. 1. Universidad Iberoamericana A.C. Libro “Ese maldito yo” Emile M. Cioran Ensayo final: “El hombre como ser que se cuestiona” Nombre del alumno: Raquel Cabrera Jiménez Materia: Persona y humanismo Profesor: José Alejandro Flores Rodríguez Fecha de entrega: 26 de noviembre de 2014
  2. 2. INTRODUCCIÓN Desde tiempos remotos el hombre se ha caracterizado por cuestionarse, por preguntarse acerca de sí mismo y de lo que ocurre a su alrededor; por intentar entender lo que es y lo que lo rodea. Y tal vez sea esta capacidad reflexiva lo que constituye la esencia de la humanidad. Si el hombre no se cuestionara, jamás habría descubierto cómo prender fuego y no habría salido de las cavernas, no se habría preguntado por el funcionamiento de los artefactos y no habría inventado los utensilios, jamás habría descubierto la manera de sembrar y cosechar, y por consiguiente nunca se habría asentado en comunidades fijas. Si no se cuestionara, el hombre jamás habría reflexionado sobre la importancia de las relaciones y no habría inventado la comunidad y sus extensas y complejas instituciones. Si el hombre no se cuestionara no sería, en efecto, hombre. El libro de “Ese maldito yo” de Emile M. Cioran, es una de esas pruebas de que el hombre nunca ha dejado de preguntarse por su existencia, por su razón de ser y de existir. El libro habla sobre la vida y sobre la necesidad de la muerte para reafirmarla, habla también del tiempo, la edad, la divinidad, la religión, la razón y sobre nuestro destino. Es, en resumidas cuentas, un análisis sobre la existencia misma. Y es una reflexión poco positiva, cargada de un pesimismo producto de sus circunstancias sociales y reflejo de las preguntas que desde siempre, han acosado al hombre. Es a partir de este libro que elaboraremos el presente ensayo, para hacerlo hablaremos en primera instancia de la historia y evolución del cuestionamiento humano; posteriormente tocaremos la necesidad de estas preguntas para la constitución del yo, Para en última instancia hablar sobre la relación de las preguntas humanas y la vida cotidiana de la sociedad y sobre la integración de valores simbólicos y éticos que podemos obtener a partir de este texto. Sosteniendo, en todo momento y como premisa fundamental, que es este cuestionamiento lo que constituye la esencia del ser humano. DESARROLLO La historia del cuestionamiento humano… Imposible saber en qué momento histórico el hombre empezó a cuestionarse sobre sí mismo o sobre los demás. Sostengo, al igual que Sartre, que la existencia precede a la esencia; el hombre debió primero cuestionarse sobre lo que pasaba a su alrededor antes de cuestionarse sobre su propio yo, lo que ya es una postura internalizada y consciente. Pero independientemente de cuál de estas preguntas haya venido primero, lo cierto es que el ser humano ha intentado dar respuesta a estas interrogantes, desde los primeros momentos en los que se puede encontrar registro histórico.
  3. 3. Ya los griegos presocráticos intentaban descubrir el principio al que se reducía este mundo; se cuestionaban también sobre el hombre y la razón. Para los griegos el ser humano es un objeto de estudio, pero visto como “él” y no como “yo”, no internalizan aún ese consciente que había de venir en épocas posteriores (Beorlegui, 1999, pp. 218). Este cuestionamiento fue evolucionando a través de diversas épocas, que esencialmente podrían ser clasificadas en el periodo agustino, el medievo, el periodo renacentista, la modernidad y la ilustración, hasta llegar a nuestros días. Para M. Buber, estas mismas épocas se podrían clasificar en: “Épocas tranquilas, en las que el hombre cree poseer un conocimiento de sí no problemático, y épocas de crisis, en las que el ser humano se vuelve problemático para sí mismo,” (Beorlegui, 1999, pp. 217). Para Buber es en las épocas de crisis cuando el pensamiento, en especial el antropológico avanza. Haciendo una reflexión sobre el libro de Emile M. Cioran, es visible que él traviesa por un periodo de crisis donde se es ajeno al mundo en el que vive, lo embarga un sentimiento de soledad que lo orilla a la reflexión porque no se encuentra a gusto con nada y porque pareciera no pertenecer a ningún sitio. “Yo soy diferente de todas mis sensaciones. No logro comprender cómo. No logro ni siquiera comprender quién las experimenta. Y por cierto, ¿quién es ese yo del comienzo de mi proposición?” (Cioran, 1897, pp. 16). Durante todo el libro, y a través de sus aforismos, Cioran se pregunta sobre él por qué de su existencia de la existencia de la humanidad en general y el lugar que cada persona ocupa en el tiempo y el espacio, sin encontrar para esto una respuesta que le satisfaga completamente; esto nos habla de una visión de sí mismo problemática, que podemos ver no es única del autor, sino también de más autores y sobre todo en épocas de transición y cambio como lo fue el renacimiento, la ilustración o una época como la de Cioran, las Guerras Mundiales, en donde el hombre fue testigo de lo peor de sí mismo. Siguiendo esta línea sobre el cuestionamiento humano, podemos ver que el hombre, así como se cuestiona sobre los acontecimientos y el mundo que lo rodea, también se cuestiona el papel que el mismo ocupa en estos acontecimientos; lo que hizo surgir, a principios del siglo XX, a la antropología filosófica, que le pone un nombre formar al estudio acerca del ser humano (que como ya hemos visto son de más antigua aparición). Estos estudios surgen como intento de responder a la cuestión sobre la esencia de la condición humana, de la delimitación de este como tal y de la búsqueda de su identidad (Beorlegui, 1999, pp. 218). Del punto anterior podemos decir que a pesar de que durante toda su vida Emile M. Cioran rechazó ser un filósofo e incluso un escritor, en este libro es posible decir que Cioran busca lo mismo que los antropólogos filosóficos, se pregunta acerca del ser humano y de los temas que a él atañen. Su escritura, es símbolo inequívoco de la importancia que como para muchos, tienen estos temas para él. atraviesa
  4. 4. Por último en este apartado, podemos ver cómo, a lo largo del libro, de Cioran también se cuestiona algunas de las preguntas que a lo largo del tiempo han sido fundamentales en la vida del hombre. Sobre esto el autor se cuestiona acerca de la verdad y la trascendencia. De la primera, el problema más fundamental y sobre el que se apoya cualquier reflexión ulterior acerca del hombre (Bazdrech, 2000, pp. 20) se pregunta si tiene algún objeto estudiarla, si puede en verdad llegar a ser conocida, o debiera por el contrario, perseguirse otras cuestiones. De la segunda, la pregunta por el sentido y el valor definitivo de nuestra realidad (Bazdrech, 2000, pp. 22). Cioran se cuestiona sobre su destino y el valor de su vida y el de la de los demás, en este mundo. Las preguntas en la constitución del yo… Ahora bien ¿Por qué es importante todo este cuestionamiento, en especial dentro del libro de Cioran? Es importantes para la constitución de nuestra persona, es decir del “yo.” Durante todo el libro Cioran busca definir su presencia en el mundo, su objetivo máximo es el autoconocimiento. Una meta que busca a través de saber no sólo quién es, sino también a qué ha venido y cuál es su destino en el mundo. En este sentido yo estoy de acuerdo con el autor pues parte del entendimiento que nosotros podemos adquirir de nosotros mismos, es decir nuestra identidad no la obtenemos solo de nuestra relación interior sino también de nuestra relación con el exterior, en mi vida diaria creo que me resultaría muy difícil entenderme sino entendiera también que soy parte de un todo y que así como, podría ser capaz de alterarlo, él puede, de echo alterarme a mí. A través de los aforismos con los que está construido el libro podemos ver como el autor busca esta dualidad de entenderse a sí mismo y el lugar que ocupa en el exterior. De esta manera a lo largo del libro podemos encontrar frases como: “Me disponía a salir cuando, para arreglar la bufanda, me miré en el espejo. De repente, un indecible terror: ¿quién es? Imposible reconocerme. A pesar de identificar mi abrigo, mi corbata, mi sombrero, no sabía quién era yo, pues yo no era yo. Ello duró bastantes segundos: ¿veinte, treinta, cuarenta? Cuando logré encontrarme, el terror persistió, hasta el punto de tener que esperar, para salir, a que consintiera en eclipsarse.” (Cioran, 1897, pp. 147) En las que el autor, busca entenderse a sí mismo y frases como: “Cada vez que el futuro me parece concebible, tengo la impresión de haber sido visitado por la Gracia.” (Cioran, 1897, pp. 37), En las que Cioran se cuestiona su relación con el mundo exterior. En este sentido con lo que no puedo estar de acuerdo, con el autor es con el sentido tan pesimista con el que enmarca cada una de sus palabras. Es cierto que el mundo es trágico y muchas veces desolador, que es difícil entender a qué venimos o nuestro lugar en el mundo, pero pienso que hay una razón por la cual estamos aquí, y esa razón muchas veces no nos las tiene que dar alguien más sino que es producto de nuestra propia creación. cómo
  5. 5. El cuestionamiento nos ayuda a plantear una base sobre la cual ir construyendo la nuestra esencia como personas, cómo lo hagamos muchas veces depende de nosotros. Por eso, tras leer el libro, yo pienso que el cuestionamiento es esencial para la vida del hombre, solo así logramos ir más allá de nuestras propias capacidades y trascender, solo así logramos dar sentido a lo que nos rodea y a nosotros mismos, pero también pienso que muchas veces las respuestas que demos a nuestros cuestionamientos dependen de nosotros mismos, y del modo en el que estemos dispuestos a vivir, ejemplo claro de esto podemos verlo en frases posteriores del autor cuando, ya en el final de su vida, pero estando enamorado, ve las cosas de una manera mucho menos negativa. Las preguntas humanas en la vida cotidiana de la sociedad y los valores éticos y simbólicos. De lo ya dicho también podemos decir que, con sus reflexiones, el autor busca una osmosis entre su manera de pensar y el mundo en el cual vive, busca creo, un sentido a la vida y al porqué está en este mundo, a través de este cuestionamiento el autor intenta explicarse así mismo su destino y el objeto de su existencia. En este sentido el autor tiene reflexiones cargadas de un existencialismo pesimista, que lo lleva a cuestionarse si su vida tendrá o no alguna utilidad y ha plantease el sentido de la humanidad en general, es por esto que creo que el aforismo más relevante que tiene en este sentido es su reflexión final: “Después de todo, yo tampoco he perdido el tiempo, yo también me he zangoloteado como todo hijo de vecino en este universo descabellado.” ((Cioran, 1897, pp. 199) para mi este aforismo quiere decir que a pesar de todas sus ideas pesimistas, de todos los lúgubres pensamientos que pudiera tener, aun así, su reflexión más grande y única conclusión a cada una de sus ideas es que debe seguir viviendo, que él también se ha dejado arrastrar por la locura de la vida y que, a pesar de todo, no ha encontrado idea ni lo suficientemente pesimista, ni desalentadora, para dejar de vivir, que en el fondo el también disfruta la vida y que el mundo en el cual vive no es tan malo como cabría pensar. Las personas somos una unidad psicosocial y espiritual destinada al autodesarrollo y construcción de nosotros mismos a través de la interacción con nuestra realidad circundante, especialmente con nuestros semejantes (Domínguez, 2010, pp.44) esta interacción y autoconstrucción es lo que nos ayuda a ser más humanos y a convivir mejor con los demás, yo creo que esto es parte de lo que busca el autor a través de toda la obra, irse construyendo a partir de la interacción de él con el mundo que lo rodea, a la par que se conoce a sí mismo, a pesar de que al autor no le gustaba mucho la convivencia con los demás, él siempre buscó entender el papel que ocupaba en el universo y en el momento en el cual le tocó vivir. vive; a . Para
  6. 6. Por último y siguiendo la línea de la importancia del cuestionamiento en el libro de Cioran podemos hablar ahora de los valores tanto éticos como simbólicos que se pueden integrar con este libro. En este punto me parece importante integrar el valor de la trascendencia como valor simbólico y el valor de la libertad, como valor ético. Primero que nada podemos decir que el valor de la trascendencia es un valor que a pesar de ser simbólico es algo que el ser humanos siempre ha buscado explicarse, es también y como ya se ha visto una de las preguntas fundamentales que se hace el ser humano, es un valor y una pregunta que nos cuestiona sobre el sentido y el valor definitivo de nuestra realidad (Bazdrech, 2000, pp. 22). Este valor es especialmente significativo en nuestra sociedad y cultura porque nos ayuda a buscar la perpetuación, a buscar ir más allá de nosotros mismos y no conformarnos con lo que tenemos, sino nos importara nuestra trascendencia dejaríamos de innovar, de inventar y finalmente de ser. Con sus aforismos Cioran también se hace la pregunta por su propia trascendencia y siembra en el lector la duda de qué será de la suya y al menos en mi caso, plantea la necesidad de trascender de una manera que sea útil para los que me rodean. Hablando del valor ético que me resulta significativo es el valor de la libertad, creo que Cioran se pregunta mucho por qué significa este concepto, que él lo ve como algo más importante que la verdad, pero casi tan difícil de alcanzarla como esta última, yo en este sentido estoy de acuerdo con el autor, pues muchas veces estamos determinados por acontecimientos externos que nos impiden tomar decisiones que sean enteramente nuestras, la sociedad, la cultura que nos rodea influye en nuestra manera de pensar y de actuar hasta que ya no somos enteramente libres. En este sentido cabría mencionar aquí una limitante al cuestionamiento humano, podemos cuestionarnos sobre infinidad de cosas, que después iremos respondiendo o iremos averiguando, pero, sobre la libertad se puede pensar muchas cosas, pero, no se puede, en ninguna instancia construir. Conclusión: Para finalizar este texto debemos decir que el ser humano es un ser que se cuestiona, que se pregunta, todo el tiempo, ¿El por qué esta aquí? ¿Cuál es su destino? ¿Cuál es su propósito de las personas que lo rodean?, es un ser que nace de la pregunta y probablemente muera en ella. A lo largo del texto hemos visto un poco la historia del cuestionamiento humano, de la constitución del yo y la integración de los valores, a través de este cuestionamiento y de cómo estas preguntas, están aún en los hechos más cotidianos de nuestra vida, hemos visto como el hombre se construye a través de su cuestionamiento. Podemos por lo tanto decir que el cuestionamiento es parte esencial del ser humanos, es lo que lo hace serlo, en realidad, lo que lo diferencia de cualquier otro ser que habite en este mundo y lo que lo dota de su particularidad distintiva, pero debemos decir por último que,
  7. 7. aunque la reflexión sea inherente al ser humano, este no debe en ningún momento olvidarse de vivir, porque es la vida misma, la pregunta esencial que debe responderse. Bibliografía  Beorlegui, C. (1999). Antropología filosófica: nosotros urdimbre solidaria y responsable. País Vasco: Universidad de Deusto.  Bazdrech, J.E. (2000). Cuadernos de reflexión Universitaria: ¿Cómo hacer operativa la formación humanista en la universidad? México: UIA.  Domínguez, P.H. (2010). Persona y humanismo: algunas reflexiones para la educación en el siglo XXI. México: UIA

×