Página 1 de 22                            RESUCITACION NEONATALCirculation. 2010;122(suppl 3):S909 –S919Articulo traducido...
Página 2 de 22B. VentilaciónC. Compresiones en el pechoD. La administración de epinefrina y / o expansión de volumenAproxi...
Página 3 de 22especial. Los bebés prematuros tienen pulmones inmaduros que pueden ser másdifíciles de ventilar, además vas...
Página 4 de 22
Página 5 de 22Control de TemperaturaLos prematuros de muy bajo peso al nacer (<1500 g) pueden llegar a presentarhipotermia...
Página 6 de 22Cuando el líquido amniótico es meconiadoLa aspiración de meconio antes del parto, durante el nacimiento o du...
Página 7 de 22Oximetría de pulsoNumerosos estudios han definido los porcentajes de saturación de oxígeno en funcióndel tie...
Página 8 de 22Ventilación con presión positiva (VPP)Si el bebé sigue presentando apnea o jadeo, o si la frecuencia cardíac...
Página 9 de 22espontánea que tienen dificultad respiratoria puede ser recibir soporte con CPAP o conintubación y ventilaci...
Página 10 de 22Intubacion endotraquealLa intubación endotraqueal puede estar indicada en varios momentos durante lareanima...
Página 11 de 22el masaje con la técnica de los 2 pulgares se encuentre a la cabecera del bebé. (ClaseIIb, NDE C). Las comp...
Página 12 de 22mientras se establece un acceso venoso. Sin embargo, estudios en animalesmostraron un efecto positivo de la...
Página 13 de 22hiperglicemia después de la hipoxia o la isquemia no se asoció con efectos adversosen un reciente estudio p...
Página 14 de 22anomalías congénitas se asocian con la muerte temprana casi segura y cuando la altamorbilidad es probable e...
Página 15 de 22simulaciones mejora el rendimiento en reanimación, tanto en situaciones clínicasreales como simuladas s,107...
Página 16 de 22(HeLP) in the delivery room: A randomized controlled trial ofpolyethylene occlusive skin wrapping in very p...
Página 17 de 22HA. Selective tracheal suctioning to prevent meconium aspirationsyndrome. Int J Gynaecol Obstet. 1998;63:25...
Página 18 de 22Pulmonol. 1986;2:189 –193.50. Boon AW, Milner AD, Hopkin IE. Lung expansion, tidal exchange, andformation o...
Página 19 de 22Egyptian Journal of Anesthesiology. 2002;18:115–121.68. Hosono S, Inami I, Fujita H, Minato M, Takahashi S,...
Página 20 de 221998;36:187–192.84. Roberts JR, Greenberg MI, Knaub MA, Kendrick ZV, Baskin SI. Bloodlevels following intra...
Página 21 de 22Yager JY. Moderate hypothermia in neonatal encephalopathy: safetyoutcomes. Pediatr Neurol. 2005;32:18 –24.1...
Página 22 de 22Med. 2008;168:1063–1069.115. DeVita MA, Schaefer J, Lutz J, Wang H, Dongilli T. Improving medicalemergency ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reanimación Neonatal - AHA 2010 en Español

41.417 visualizaciones

Publicado el

Traducción al español de la Guía de Reanimación CardioPulmonar Neonatal de la American Heart Association 2010

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
28 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
41.417
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
2.083
Comentarios
0
Recomendaciones
28
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reanimación Neonatal - AHA 2010 en Español

  1. 1. Página 1 de 22 RESUCITACION NEONATALCirculation. 2010;122(suppl 3):S909 –S919Articulo traducido por Jaime Alberto Mesa Franco, Pediatra-Neonatólogo, Profesorasistente Universidad Tecnológica de Pereira.Lo considero un artículo de actualización y de mucha importancia para docentes yestudiantes, se publicará en el Blog de Materno Infantil. Espero que lo aprovechen.GUIAS DE LA ACADEMIA AMERICANA DEL CORAZON PARA RESUCITACIONCARDIOPULMONAR Y MANEJO DE EMERGENCIA CARDIOVASCULARJohn Kattwinkel, Co-Chair*; Jeffrey M. Perlman, Co-Chair*; Khalid Aziz; ChristopherColby;Karen Fairchild; John Gallagher; Mary Fran Hazinski; Louis P. Halamek; PraveenKumar;George Little; Jane E. McGowan; Barbara Nightengale; Mildred M. Ramirez; StevenRinger;Wendy M. Simon; Gary M. Weiner; Myra Wyckoff; Jeanette ZaichkinINTRODUCCIONLas siguientes pautas son una interpretación de las evidencias presentadas en elConsenso científico Internacional de 2010 sobre Resucitación Cardiopulmonar yAtención Cardiovascular de Emergencia con las recomendaciones de manejo1. Estosse aplican principalmente a los bebés recién nacidos en fase de transición de vidaintrauterina a la extrauterina, pero las recomendaciones son también aplicables abebés que han completado la transición perinatal y requieren reanimación durante lasprimeras semanas o meses de vida. Los profesionales que reaniman a los bebés alnacer o en cualquier momento deben considerar seguir estas directrices.Aproximadamente el 10% de los recién nacidos requieren algún tipo de ayuda paraempezar a respirar al nacer. 2,3 Menos del 1% requieren reanimación avanzada,Aunque la gran mayoría de los bebés recién nacidos no requieren de intervención parahacer la transición, debido al gran número total de nacimientos, un númeroconsiderable requerirá un cierto grado de reanimación. Los recién nacidos que norequieren reanimación se pueden identificar generalmente por una evaluación rápidade las siguientes tres características:¿Edad gestacional?, ¿Llora o respira? , ¿Tiene buen tono muscular? Si la respuesta alas 3 de estas preguntas es, positiva, el bebé no necesita reanimación y no debe serseparado de la madre. Debe ser secado, colocado piel a piel con la madre, cubrir conropa seca para mantener la temperatura y se debe continuar observando larespiración, la actividad, y el color.Si la respuesta a alguna de estas preguntas (a término, llora o respira, buen tonomuscular) es negativa se deben realizar uno o más de los siguientes pasos ensecuencia:A. Pasos iniciales en la estabilización (ambiente cálido, despejar la vía aérea si esnecesario, secar y estimular)
  2. 2. Página 2 de 22B. VentilaciónC. Compresiones en el pechoD. La administración de epinefrina y / o expansión de volumenAproximadamente 60 segundos (“MINUTO DE ORO”) se asignan para completar lospasos iniciales (ambiente cálido, despejar la vía aérea si es necesario, secar yestimular ), reevaluando, y comenzando la ventilación en caso necesario. La decisiónde avanzar más allá de los pasos iniciales se determina mediante la evaluaciónsimultánea de dos características vitales: respiración (apnea, jadeo o dificultad pararespirar o sin dificultad respiratoria) y la frecuencia cardíaca (si es mayor o menor de100 latidos por minuto). La evaluación de la frecuencia cardiaca se debe hacer enforma intermitente auscultando el precordio. Cuando un pulso es detectable, lapalpación del pulso umbilical también puede proporcionar una estimación rápida delpulso y es más preciso que la palpación en otros sitios4,5. Un oxímetro de pulso puedeproporcionar una evaluación continua del pulso sin interrupción de las medidas dereanimación, pero el dispositivo tarda de 1 a 2 minutos mientras se coloca y nos da lalectura, además no puede funcionar durante los estados de muy bajo gasto cardiaco ohipoperfusion. Una vez que la ventilación con presión positiva o la administración deoxígeno suplementario se inicia, la evaluación debe consistir en la valoraciónsimultánea de tres signos vitales: frecuencia cardiaca, la respiración, y el estado deoxigenación, esta última de manera óptima determinada por un oxímetro de pulso. Elindicador más sensible de una respuesta correcta a cada paso es un aumento de lafrecuencia cardíaca.ANTICIPARSE A LA NECESIDAD DE REANIMACIONLa anticipación, la preparación adecuada, la evaluación precisa y el inicio inmediato deapoyo son fundamentales para la reanimación neonatal exitosa. En cada parto debehaber por lo menos 1 persona cuya principal responsabilidad sea el recién nacido.Esta persona debe estar capacitada para iniciar la reanimación incluyendo laadministración de la ventilación con presión positiva y compresiones torácicas.Además esa persona o alguien que se ponga rápidamente a disposición deben tenerlas habilidades necesarias para realizar una reanimación completa, incluyendo laintubación endotraqueal y la administración de medicamentos. 6 Varios estudios handemostrado que la cesárea que se realiza bajo anestesia regional entre las 37 a 39semanas, sin factores de riesgo, en comparación con un parto vaginal de la mismaedad gestacional y en las mismas condiciones, no aumenta el riesgo de que el bebérequiera intubación endotraqueal. 7–10Con una cuidadosa valoración de los factores de riesgo, la mayoría de los reciénnacidos que necesitan reanimación pueden ser identificados antes de nacer. Si laposible necesidad de reanimación se prevé, más personal calificado debe serseleccionado y alistar el equipo necesario. Factores de riesgo identificables y el equiponecesario para resucitación están el Texto de Resucitacion neonatal ,( sexta ediciónde la Academia Americana de Pediatria , próximo a imprimirse ) .11Tener en cuentaque en un parto prematuro (< 37 semanas de gestación) se requiere preparación
  3. 3. Página 3 de 22especial. Los bebés prematuros tienen pulmones inmaduros que pueden ser másdifíciles de ventilar, además vasos sanguíneos inmaduros que los hace máspropensos a hemorragia intraventricular, piel fina y una gran superficie, que contribuyea la pérdida rápida del calor, aumento de la susceptibilidad a la infección, y un mayorriesgo de shock hipovolémico por el bajo volumen sanguíneo que manejan.Pasos inicialesLos pasos iniciales de la reanimación son para proporcionar calor al colocar al bebébajo una fuente de calor radiante, colocando la cabeza en “posición de olfateo” ocondiciones de abrir la vía aérea, la limpieza de la vía aérea si es necesario con unapera de goma o un catéter de succión, secar el bebé, y estimular la respiración.Estudios recientes han evaluado varios aspectos de estos pasos iniciales. Estosestudios se resumen a continuación.
  4. 4. Página 4 de 22
  5. 5. Página 5 de 22Control de TemperaturaLos prematuros de muy bajo peso al nacer (<1500 g) pueden llegar a presentarhipotermia a pesar del uso de las técnicas tradicionales para disminuir la pérdida decalor. Por esta razón, se recomiendan técnicas de calentamiento adicional (porejemplo,en la sala de partos precalentamiento a 26 ° cubrir el bebé en un envoltorio C,de plástico resistente al calor, y colocar al bebé bajo el calor radiante(Clase 1, nivel deevidencia –NDE- A14,15).) La temperatura del niño debe ser monitoreada muy de cercadebido al bajo, pero descrito riesgo de hipertermia cuando se usan estas técnicascombinadas). Aunque no se han estudiado específicamente, se ha utilizado y serecomienda otras técnicas para mantener la temperatura durante la estabilización delbebé en la sala de partos (por ejemplo precalentamiento de la ropa y pañales, colocarel bebé piel a piel con la madre cubriéndolo con una manta) Todos los procedimientosde reanimación, incluyendo la intubación endotraqueal, la compresión torácica y lainserción de un catéter intravenoso, se puede realizar con estos controles detemperatura en el lugar de intervenciones (Clase IIb, NDE C) 17. Se ha informado quelos niños nacidos de madres febriles tienen una mayor incidencia de la depresiónperinatal respiratoria, convulsiones neonatales, parálisis cerebral y un mayor riesgo demortalidad. 8,19 Estudios en animales indican que la hipertermia durante o después dela isquemia se asocia con la progresión de la lesión cerebral. Bajar la temperaturareduce el daño neuronal. 20 Se debe evitar la hipertermia, el objetivo es lograrnormotermia y evitar la hipertermia iatrogénica.Despeje de la vía aéreaCuando el líquido amniótico es claroHay pruebas de que la aspiración de la nasofaringe puede crear bradicardia durante lareanimación 21,22 y que la aspiración de la tráquea en los bebés intubados que recibenventilación mecánica en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) puedeestar asociada con el deterioro de la distensibilidad pulmonar, la oxigenación y lareducción de la velocidad del flujo sanguíneo cerebral cuando se realiza habitualmente(es decir, en ausencia obvia de secreciones orales o nasales) 23,24. Sin embargo,también hay evidencia de que la aspiración en presencia de secreciones puededisminuir la resistencia en la vía aérea.25. Por lo tanto se recomienda que la aspiracióninmediata después del nacimiento (incluyendo la aspiración con una pera de goma) sereserve para los bebés que presentan obstrucción evidente durante la respiraciónespontánea o que requieren ventilación con presión positiva (VPP).
  6. 6. Página 6 de 22Cuando el líquido amniótico es meconiadoLa aspiración de meconio antes del parto, durante el nacimiento o durante lareanimación puede causar el síndrome de aspiración severa de meconio (MAS).Históricamente, se han recomendado una variedad de técnicas para reducir laincidencia del MAS. La aspiración de la orofaringe antes de la salida de los hombrosse consideró rutinaria hasta que un ensayo controlado aleatorio demostró que no tienevalor o importancia26. La intubación endotraqueal electiva y rutinaria con la aspiracióndirecta de la tráquea se recomendó inicialmente para todos los recién nacidos con L.Ateñido de meconio hasta un ensayo controlado aleatorio que demostró que no hayvalor en la realización de este procedimiento en los bebés que nacían vigorosos27.Aunque los bebés que nacen deprimidos con líquido amniótico meconiado (LAM)tienen un mayor riesgo de desarrollar MAS28,29, La aspiración endotraqueal no se haasociado con una reducción en la incidencia del MAS30,31 o de la mortalidad en estosniños. La única evidencia de que la aspiración endotraqueal directa de meconio puedeser de valor se basó en un estudio comparativo de los bebés aspirados con controleshistóricos, y hubo sesgo de selección en el grupo de recién nacidos intubados32–34. En ausencia de ensayos aleatorizados y controlados, no hay pruebas suficientes pararecomendar un cambio en la práctica actual de realizar la aspiración endotraqueal deniños no vigorosos con líquido amniótico teñido de meconio (Clase IIb, NDE C). Sinembargo, si se intenta la intubación y esta es prolongada o sin éxito, se debeconsiderar la ventilación con bolsa y mascarilla, especialmente si hay bradicardiapersistente.Evaluación de la necesidad de oxígeno y de la Administración de oxígenoHay una gran cantidad de evidencias que demuestran que los niveles de oxígeno ensangre en los bebés sin compromiso por lo general no alcanzan valores extrauterinoshasta aproximadamente 10 minutos después del nacimiento. La saturación deoxihemoglobina normalmente puede permanecer en el rango de 70% a 80% durantevarios minutos después del nacimiento, lo que resulta en la aparición de cianosisdurante ese tiempo. Otros estudios han demostrado que la evaluación clínica del colorde la piel es un indicador muy pobre de la saturación de oxihemoglobina durante elperíodo neonatal inmediato y que la falta de cianosis parece ser un indicador muypobre del estado de oxigenación de un bebé sin compromiso después del nacimiento.El manejo óptimo de oxígeno durante la reanimación neonatal es particularmenteimportante debido a las pruebas de que la oxigenación insuficiente o excesiva puedeser perjudicial para el recién nacido. La hipoxia y la isquemia son conocidas por causarlesiones a múltiples órganos. Por el contrario cada vez hay más evidenciaexperimental, así como la evidencia de los estudios de los bebés que recibenreanimación, que los resultados adversos pueden resultar de incluso una breveexposición a exceso de oxígeno durante y después de la reanimación.
  7. 7. Página 7 de 22Oximetría de pulsoNumerosos estudios han definido los porcentajes de saturación de oxígeno en funcióndel tiempo desde el nacimiento en los bebés nacidos a término sin compromiso (vertabla de saturaciones deO2). Esto incluye saturaciones medidas desde ambos sitiospreductal y postductal, después de partos quirúrgicos y vaginales a nivel del mar y enaltitud. 35–40 Los pulsoximetros más recientes, que emplean sondas diseñadasespecíficamente para los recién nacidos, se ha demostrado que proporcionan lecturasfiables dentro de 1 a 2 minutos después del nacimiento41– 43. Estos oxímetros sonconfiables en la gran mayoría de los recién nacidos a término y prematuros requierano no reanimación, siempre y cuando exista suficiente gasto cardiaco y flujo sanguíneoen piel para el oxímetro detectar el pulso. Se recomienda que la oximetría sea utilizadacuando la reanimación se puede anticipar2, cuando se administre presión positiva,cuando la cianosis es persistente, o cuando se administra oxígeno suplementario(Clase I, NDE B). Para comparar adecuadamente las saturaciones de oxígeno a losdatos similares publicados, la sonda debe ser conectada a un lugar preductal (es decir,la extremidad superior derecha, por lo general la muñeca o en la superficie medial dela palma) 43 . Hay cierta evidencia de que fijar la sonda al bebé antes de conectar lasonda al instrumento facilita la adquisición más rápida de la señal (Clase IIb, NDE C)42La administración de oxígeno suplementarioDos meta-análisis de varios estudios clínicos controlados aleatorizados quecompararon la reanimación neonatal inicialmente con aire ambiental versus oxígeno al100% mostraron un aumento de la supervivencia cuando se inició la reanimación conaire(21% )44,45. No hay estudios en recién nacidos a término que comparen losresultados de reanimaciones al iniciar con diferentes concentraciones de oxígenodiferentes al aire ambiente o con O2 al 100%. Un estudio en recién nacidosprematuros mostró que el inicio de la reanimación con una mezcla de oxígeno y airedio como resultado menor hipoxemia y menor hiperoxemia, según lo definido por losinvestigadores, que cuando se inició la reanimación con aire ambiente o con oxígenoal 100% seguido por valoración de una mezcla ajustable (blender) de aire y oxígeno.46.En ausencia de otros estudios comparativos de reanimación neonatal que inicien condiferentes concentraciones de oxígeno o de otros estudios diferentes dirigidos asaturaciones de oxihemoglobina, se recomienda que el objetivo en recién nacidos quese reanimen al nacer, nacidos a término o prematuros, debe ser un valor de saturaciónde oxígeno en el rango intercuartílico de las saturaciones preductal (ver tabla de lafigura) que se midió en recién nacidos sanos a término después del parto vaginal anivel del mar (Clase IIb, NDE B). Estos objetivos pueden lograrse mediante el inicio dela reanimación con aire o una mezcla de oxígeno y titulación de la concentración deoxígeno para lograr una SpO2 en los rangos descritos con oximetría de pulso (ClaseIIb, NDE C). Si no se dispone de O2 mezclado, se debe iniciar la reanimación con aire(Clase IIb, NDE B). Si el bebé cursa con bradicardia (FC< 60 por minuto) después de90 segundos de reanimación con una menor concentración de oxígeno, esta sedeberá aumentar al 100% hasta que se obtenga una frecuencia cardiaca normal(Clase IIb, NDE B).
  8. 8. Página 8 de 22Ventilación con presión positiva (VPP)Si el bebé sigue presentando apnea o jadeo, o si la frecuencia cardíaca sigue siendo <de 100 por minuto después de la administración de los pasos iniciales, se debe iniciarPPV.Respiraciones iniciales y ventilación asistidaLas inspiraciones iniciales después del nacimiento, ya sean espontáneas o asistidas,crean una capacidad residual funcional (FRC) .47–50. La presión óptima, el tiempoinspiratorio, y el flujo necesario para establecer una efectiva FRC cuando seadministra VPP durante la reanimación no se han determinado. La evidencia deestudios en animales indica que los pulmones prematuros son lesionados fácilmentepor los grandes volúmenes inmediatamente después del nacimiento51,52. Lasfrecuencias de ventilación asistida de 40 a 60 por minuto son de uso común, pero laeficacia relativa de las diferentes tasas no ha sido investigada. La medida principal de la ventilación inicial adecuada es la mejoría de la frecuenciacardíaca. 53 Si la frecuencia cardíaca no mejora debe evaluarse el movimiento de lapared torácica. El pico inicial de presión inspiratoria necesaria es variable eimpredecible y debe ser individualizada para lograr un incremento en la frecuenciacardíaca o el movimiento del tórax con cada respiración. Debe controlarse la presióninspiratoria pico, una presión inspiratoria inicial de 20 cm H2O puede ser eficaz, peropuede ser necesaria 30 a 40 cm H2O en algunos recién nacidos a término sinrespiración espontanea (Clase IIb, NDEC ) 48,50,54. Si las circunstancias no permitenlos monitores de la presión inspiratoria, se debe utilizar la presión mínima necesariapara lograr un aumento en la frecuencia cardiaca. No hay pruebas suficientes pararecomendar un tiempo inspiratorio óptimo. En resumen, la ventilación asistida debe serentregado a un ritmo de 40 a 60 respiraciones por minuto para lograr con prontitudmantener una frecuencia cardíaca >100 por minuto (Clase IIb, NDEC). Se ha informado del uso de detectores colorimétricos de CO2 durante la ventilacióncon máscara en un pequeño número de niños prematuros en la unidad de cuidadosintensivos y en la sala de partos, y estos detectores pueden ayudar a identificarobstrucción de vía aérea. 55,56 Sin embargo, no está claro si el uso de detectores deCO2 durante la ventilación con mascarilla confiere un beneficio adicional por encimade la sola evaluación clínica (Clase IIb, NDEC).Presión final de la espiraciónMuchos expertos recomiendan la administración de presión positiva continua (CPAP) alos niños que inician con dificultad respiratoria después del nacimiento, aunque su usose ha estudiado sólo en recién nacidos prematuros. Un ensayo clínico multicéntricoaleatorizado en recién nacidos de 25 a 28 semanas de gestación con signos dedificultad respiratoria no mostró diferencias significativas en los resultados demortalidad o necesidad de oxígeno a las 36 semanas de edad gestacional entre losrecién nacidos que se inició el CPAP frente a los intubados y sometidos a ventilaciónmecánica en sala de partos. Empezar con CPAP reduce las tasas de intubación yventilación mecánica, uso de surfactante, y la duración de la ventilación, pero seaumentan las tasas de neumotórax57. Los recién nacidos prematuros con respiración
  9. 9. Página 9 de 22espontánea que tienen dificultad respiratoria puede ser recibir soporte con CPAP o conintubación y ventilación mecánica (Clase IIb, NDE B). La opción más apropiada puedeser guiada por la experiencia y las preferencias de cada unidad. No hay pruebas paraapoyar o refutar el uso de CPAP en la sala de partos en el bebé a término condificultad respiratoria.Aunque la presión positiva al final de la espiración (PEEP) ha demostrado serbeneficiosa y su uso es habitual durante la ventilación mecánica de recién nacidos enunidades de cuidados intensivos, no se han hecho estudios evaluandoespecíficamente PEEP versus no PEEP cuando PPV se utiliza durante elestablecimiento de un FRC después del nacimiento. Sin embargo, la PEEP esprobable que sea beneficiosa y se debe utilizar si se dispone del equipo adecuado(Clase IIb, NDE C). La PEEP puede darse con una bolsa inflada por flujo o una piezaen T(neopuff), pero no se puede dar con una bolsa autoinflable a menos que tenganuna válvula de PEEP opcional. Hay, sin embargo, algunas pruebas de que dichasválvulas a menudo liberan presiones inconsistentes al final de la espiración. 58,59Dispositivos de ventilación asistidaLa ventilación eficaz se puede lograr ya sea con un flujo a presión, con bolsaautoinflable o con una pieza en T diseñado para regular la presión. 60–63 El tope de lasválvulas de las bolsas autoinflables depende de la velocidad de flujo de entrada delgas. Las presiones generadas podrían ser superiores al valor especificado por elfabricante. La presiones inspiratorias pico deseadas y los tiempos prolongados deinspiración son más consistentes si se realizan con los dispositivos en T que cuandose utilizan bolsas60,61, aunque las implicaciones clínicas de estos hallazgos no sonclaros (Clase IIb, NDE C). Es probable que las presiones pico se deban cambiar amedida que mejora la compliance pulmonar después del nacimiento, pero la relaciónpresión volumen y el volumen óptimo con cada respiración mientras se establece lacapacidad residual funcional no se han estudiado. Los reanimadores son insensibles alos cambios en la distensibilidad pulmonar, independientemente del dispositivoutilizado (Clase IIb, NDE C). 64Máscara laríngeaLas mascaras laríngeas que se ponen encima de la entrada de la laringe handemostrado ser eficaces para ventilar los recién nacidos que pesen más de 2.000gramos ó ≥ 34 semanas de gestación (Clase IIb, NDE B 65–67). Existen datos limitadossobre el uso de estos dispositivos en los prematuros < 2.000 g ó <34 semanas (ClaseIIb,NDEC 65–67). Se debe considerar una máscara laríngea si la ventilación durante lareanimación mascarilla y la intubación traqueal no tienen éxito o no son factibles(Clase IIa, NDE B). La máscara laríngea no ha sido evaluada en los casos de líquidoamniótico meconiado, durante las compresiones torácicas, o para la administración demedicamentos endotraqueales
  10. 10. Página 10 de 22Intubacion endotraquealLa intubación endotraqueal puede estar indicada en varios momentos durante lareanimación neonatal como en: :● Aspiración endotraqueal inicial de los recién nacidos meconiados no vigorosos● Si la ventilación con bolsa y mascara es ineficaz o se requiere VPP por tiempoprolongado● Cuando se realizan compresiones torácicas● En circunstancias especiales de reanimación, como la hernia diafragmáticacongénita o peso extremadamente bajo al nacerEl momento de la intubación endotraqueal también puede depender de la habilidad yla experiencia del personal disponible. Después de la intubación endotraqueal y laadministración de presión positiva intermitente, un rápido aumento de la frecuenciacardíaca es el mejor indicador de que el tubo está en el árbol traqueobronquialsuministrando una ventilación efectiva. La detección de CO2 exhalado es efectiva parala confirmar la colocación del tubo endotraqueal en recién nacidos, incluidos los demuy bajo peso al nacer (Clase IIa,NDEB68 –71).). Un resultado positivo (detección deCO2 exhalado) en pacientes con gasto cardíaco adecuado confirma la colocación deltubo en la tráquea, mientras que un resultado negativo (es decir, no detección delCO2) sugiere intubación esofágica. 68 –72 La detección de CO2 exhalado(capnografo)es el método recomendado para la confirmación de la colocación del tuboendotraqueal (Clase IIa, NDE B). Sin embargo, cabe señalar que el flujo sanguíneopulmonar pobre o ausente puede dar resultados falsos negativos (es decir, que elCO2 no sea detectado a pesar de la colocación del tubo en la tráquea). Un resultadofalso negativo puede por lo tanto llevar a la extubación y a reintubación innecesaria deun recién nacido críticamente enfermo con bajo gasto cardíaco. Otros indicadoresclínicos de la colocación correcta del tubo endotraqueal son la condensación en eltubo endotraqueal, el movimiento del tórax, y la auscultación torácica bilateral delmurmullo vesicular, pero estos indicadores no se han evaluado de forma sistemáticaen los recién nacidos (Clase 11 ter, NDEC).Compresiones torácicasEstán indicadas si a pesar de una ventilación adecuada con oxígeno suplementariodurante 30 segundos, la fc < 60 por minuto. Debido a que la ventilación es la acciónmás efectiva en la reanimación neonatal y a que las compresiones torácicasprobablemente compitan con una ventilación eficaz, los reanimadores debengarantizar que la ventilación asistida se esté realizando de manera óptima antes decomenzar las compresiones en el pecho. Las compresiones deben ser realizadas en eltercio inferior del esternón a una profundidad de aproximadamente un tercio deldiámetro anteroposterior del tórax (Clase IIb,NDEC73–75)). Se han descrito dostécnicas: compresión con los dos pulgares y los demás dedos rodeando el tórax yapoyando la parte posterior (la técnica de 2 pulgares rodeando el tórax con las manos)o de compresión con dos dedos y con la otra mano se sostiene la espalda. Debido aque la técnica de los 2 pulgares puede generar un mayor pico sistólico y mayor presiónde perfusión coronaria que la técnica de 2 dedos76–80, se recomienda la técnica de 2pulgares para la realización de las compresiones torácicas en los recién nacidos(Clase IIb, NDE C ). La técnica de 2 dedos puede ser preferible cuando se requiere elacceso al ombligo durante la inserción de un catéter umbilical, aunque es posiblecateterizar el ombligo en los recién nacidos intubados mientras las persona que realice
  11. 11. Página 11 de 22el masaje con la técnica de los 2 pulgares se encuentre a la cabecera del bebé. (ClaseIIb, NDE C). Las compresiones y ventilaciones deben ser coordinadas para evitar la entregasimultánea81. El tórax se debe permitir que re expanda plenamente, pero los pulgaresdel socorrista no se deben despegar del tórax (Clase IIb, NDE C). Debe haber unarelación 3:1 de compresiones/ventilaciones con 90 compresiones y 30 respiracionespara alcanzar aproximadamente 120 eventos por minuto para maximizar la ventilacióna un ritmo alcanzable. Así, cada caso será asignado aproximadamente 1 / 2 de lonormal. La primera de las 3 compresiones debe ocurrir siempre durante la exhalación(Clase IIb, NDE C ).Existen evidencias en animales y estudios no neonatales que las compresionessostenidas o una relación de compresión ventilación de 15:2 o incluso 30:2, puede sermás eficaz cuando el paro es de etiología primariamente cardiaca. Un estudio en niñossugiere que la RCP con VPP es preferible a las compresiones torácicas solas cuandoel paro es de etiología no cardiaca. 82 Se recomienda una relación compresiónventilación de 3:1 para la reanimación neonatal donde el compromiso de la ventilaciónes casi siempre la causa principal, pero los reanimadores deben considerar el uso decocientes más altos (por ejemplo, 15:2) si el paro se cree que es de origen cardíaco(Clase IIb, NDE C).Periódicamente se debe revaluar la presencia de respiraciones espontaneas, lafrecuencia cardíaca y la oxigenación, las compresiones torácicas y la ventilacióndeben continuar hasta que la frecuencia cardíaca espontánea sea ≥60 por minuto(Clase IIb, NDE C). Se deben evitar las interrupciones frecuentes de las compresiones,ya que pondría en peligro el mantenimiento artificial de la perfusión sistémica y elmantenimiento del flujo sanguíneo coronario (Clase IIb, NDE C).MedicamentosRaramente está indicado el uso de medicamentos en la reanimación del recién nacido.La bradicardia en el recién nacido es generalmente el resultado de la inadecuadaexpansión pulmonar o hipoxemia profunda, el establecimiento de una ventilaciónadecuada es el paso más importante hacia la corrección de la misma. Sin embargo, sila frecuencia cardíaca sigue siendo < de 60 por minuto a pesar de las compresionestorácicas y de una ventilación adecuada (por lo general con intubación endotraqueal)con O2 al 100%, puede estar indicada la administración de adrenalina o la expansiónde volumen o ambos. En raras ocasiones, pueden ser útiles después de lareanimación el bicarbonato, un antagonista de los narcóticos(naloxona), ovasopresores, pero no se recomiendan en la sala de partos.Frecuencia y dosis de epinefrinaLa epinefrina se recomienda administrar por vía intravenosa (Clase IIb, NDE C).Directrices anteriores recomiendan que las dosis iniciales de epinefrina se administrena través del tubo endotraqueal, ya que estas se puede administrar más rápidamente
  12. 12. Página 12 de 22mientras se establece un acceso venoso. Sin embargo, estudios en animalesmostraron un efecto positivo de la adrenalina endotraqueal utilizado dosis mucho másaltas que las actualmente recomendadas 83,84, otro estudio en animales utilizó dosisactualmente recomendadas a través del tubo endotraqueal y no mostraron ningúnefecto terapéutico 85. Dada la falta de datos de apoyo para la adrenalina endotraqueal,la vía IV se debe utilizar tan pronto como el acceso venoso se establece (Clase IIb,NDE C).La dosis recomendada IV es de 0,01 a 0,03 mg / kg por dosis. Las dosis más altas IVno se recomiendan porque los estudios en niños 88,89 y en animales 86,87 muestranaumento exagerado en la presión arterial, disminución de la función miocárdica, ydeterioro neurológico después de la administración de dosis IV de 0,1 mg / kg. Si seutiliza la ruta endotraqueal, las dosis de 0,01 ó 0,03 mg / kg, probablemente no seaneficaces. Por lo tanto, la administración intravenosa de 0,01 a 0,03 mg / kg por dosises la ruta preferida. Mientras se dispone de un acceso venoso, se puede considerar laadministración de una dosis más alta (0,05 a 0,1 mg / kg) a través del tuboendotraqueal, pero la seguridad y eficacia de esta práctica no han sido evaluadas(Clase IIb, NDE C). La concentración de adrenalina, por cualquier ruta debe ser1:10.000 (0,1 mg / ml).Expansión de volumenSe debe considerar la expansión de volumen cuando se conozca o se sospeche lapérdida de sangre (palidez, mala perfusión, pulso débil) y la frecuencia cardiaca delbebé no responda adecuadamente a las otras medidas de resucitación (Clase IIb,NDE C) .90. Se recomienda una solución isotónica de cristaloides o sangre para laexpansión de volumen en la sala de partos (Clase IIb, NDE C). La dosis recomendadaes de 10 ml / kg, que puede ser necesario repetir. Al resucitar a los bebés prematuros,se debe tener cuidado en no dar expansores de volumen con rapidez, porqueinfusiones rápidas de grandes volúmenes se han asociado con hemorragiaintraventricular (Clase IIb, NDE C).Cuidados post-resucitaciónLos bebés que requieren reanimación están en riesgo de deterioro después de quesus signos vitales se han normalizado. Una vez se han establecido una adecuadaventilación y circulación, el niño debe mantenerse o trasladarse para monitoreoestrecho y manejo adecuadoNaloxonaLa administración de naloxona no se recomienda en la reanimación inicial de reciénnacidos con depresión respiratoria en sala de partos. La frecuencia cardíaca y laoxigenación deben ser restauradas mediante el apoyo a la ventilación.La glucosaLos recién nacidos con hipoglicemia están en mayor riesgo de lesión cerebral yresultados adversos después de una agresión hipóxico isquémica, aunque no se hadeterminado que cifras de hipoglicemia se asocian a peor pronóstico 91,92. La
  13. 13. Página 13 de 22hiperglicemia después de la hipoxia o la isquemia no se asoció con efectos adversosen un reciente estudio pediátrico 93 o en estudios con animales, 94 y puede serprotectora 95Sin embargo, no hay estudios controlados aleatorios que evalúen estehecho. Debido a la escasez de datos, actualmente no se ha identificado un rango deconcentración específica de glucosa para los pacientes. Se debe considerar tan prontocomo sea posible la infusión de glucosa por vía intravenosa después de lareanimación, con el objetivo de evitar la hipoglucemia (Clase IIb, NDE C).Hipotermia terapéutica inducidaVarios estudios aleatorios controlados multicéntricos de hipotermia inducida (33,5 ° Ca 34.5 ° C) de los recién nacidos ≥36 semanas de edad gestacional, con moderada asevera encefalopatía hipóxico-isquémica según la definición de criterios estrictos,mostraron que los bebés que se enfriaron tuvieron una mortalidad significativamentemenor y menos discapacidad del desarrollo neurológico a los 18 meses deseguimiento que los bebés que no se enfriaron 96–98. Los ensayos aleatoriosprodujeron resultados similares utilizando diferentes métodos de enfriamiento(selectivo de la cabeza vs sistémica) 96–100. Se recomienda que los bebés nacidos a ≥36 semanas de gestación con compromiso moderado a severo de encefalopatíahipóxico-isquémica se les debe ofrecer la hipotermia terapéutica. El tratamiento debeser aplicado de acuerdo a los protocolos de estudio, dentro de las 6 horas siguientes alnacimiento, durante 72 horas, y el lento recalentamiento durante al menos 4 horas. Lahipotermia terapéutica debe ser administrada bajo protocolos claramente definidossimilares a los utilizados en los ensayos clínicos publicados y con las capacidadespara la atención multidisciplinaria y seguimiento longitudinal (Clase IIa, Nivel deevidencia A). Los estudios sugieren que puede haber algunos efectos adversosasociados, como la trombocitopenia y la mayor necesidad de soporte inotrópico.Directrices para no hacer o Interrumpir la ReanimaciónPara los recién nacidos en los márgenes de viabilidad o aquellos en condiciones quepredicen un alto riesgo de mortalidad o de morbilidad, las posiciones y prácticas varíansegún la región y la disponibilidad de recursos. Los estudios indican que los padresdesean un papel más importante en las decisiones de iniciar la reanimación y seguirapoyando la vida de los recién nacidos gravemente comprometida. Las opinionesentre los centros de atención neonatal varían ampliamente con respecto a las ventajasy desventajas de las terapias agresivas en estos recién nacidos.Detención de la ReanimaciónEs posible identificar condiciones asociadas con alta mortalidad y mal pronóstico en elque los esfuerzos de detener la reanimación puede considerarse razonable, sobretodo cuando ha habido la posibilidad de acuerdo entre los padres (Clase IIb, NDEE)101,102. Un enfoque coherente y coordinado de los casos individuales por los equiposobstétrico, neonatal y los padres es un objetivo importante. El no inicio de lareanimación y la interrupción del soporte vital durante o después de la reanimaciónson éticamente equivalentes, y los médicos no deben dudar en retirar el apoyo cuandola supervivencia funcional es altamente improbable 103. Las siguientes pautas debenser interpretadas de acuerdo a los actuales resultados regionales:● No está indicada la reanimación cuando la edad gestacional, peso al nacer o
  14. 14. Página 14 de 22anomalías congénitas se asocian con la muerte temprana casi segura y cuando la altamorbilidad es probable entre los escasos supervivientes, Los ejemplos incluyen laprematuridad extrema (edad gestacional < de la Semana 23 o el peso al nacer < 400g), la anencefalia, y algunas anormalidades cromosómicas importantes, como latrisomía 13 (Clase IIb, NDE C).● La reanimación está casi siempre indicada en condiciones asociadas a una alta tasade supervivencia y morbilidad aceptable. Esto por lo general incluye a los bebés conedad gestacional ≥ 25 semanas y los que tienen la mayoría de las malformacionescongénitas (Clase IIb, NDE C).● En condiciones asociadas con un pronóstico incierto en el que el bebé está al bordede la supervivencia (borderline), la tasa de morbilidad es relativamente alta, y la cargaprevista para el niño es alta, se debe apoyar el deseo de los padres sobre el inicio dela reanimación (Clase IIb, NDE C). La evaluación de riesgos de morbilidad ymortalidad debe tener en cuenta los datos disponibles, y esa base de datos puede serenriquecida con el uso de métodos de publicaciones en poblaciones específicas. Lasdecisiones también deben tener en cuenta los cambios en la práctica médica quepueden ocurrir con el tiempo.Los datos de morbimortalidad por edad gestacional compilado a partir de datosrecogidos por los centros perinatales en los EE.UU. y otros países se puedenencontrar en el Programa de Reanimación Neonatal (NRP) sitio web (www.aap.org /NRP). Donde se puede encontrar un enlace a una herramienta informática paraestimar la morbimortalidad de una población de bebés de muy bajo peso al nacernacidos en una red de centros regionales perinatal. Sin embargo, a menos que laconcepción se haya producido a través de la fertilización in vitro, las técnicas utilizadasen obstetricia para cálculo de gestación tienen una precisión de sólo 3 a 4 días dediferencia si se aplica en el primer trimestre y de 1 a 2 semanas después del primertrimestre. Las estimaciones del peso fetal tienen una precisión del 15% al 20%. Inclusopequeñas discrepancias de 1 o 2 semanas entre la edad gestacional estimada y real ode 100 a 200 grs. de diferencia en el peso al nacer pueden tener implicaciones para lasupervivencia y morbilidad a largo plazo. Además, el peso fetal puede ser engañoso sise ha producido la restricción del crecimiento intrauterino, y los resultados pueden sermenos predecibles. Estas incertidumbres destacan la importancia de no hacercompromisos firmes sobre hacer o no hacer la reanimación hasta que tenga laoportunidad de examinar al bebé después del nacimiento.Interrupción de los esfuerzos de reanimaciónEn un bebé que nace sin frecuencia cardíaca detectable, es conveniente considerarsuspender la reanimación si esta permanece indetectable por más de 10 minutos(Clase IIb, NDEC104 –106).. La decisión de continuar con los esfuerzos dereanimación más allá de los 10 minutos sin que la frecuencia cardíaca se detecte debeser apoyada en factores tales como la supuesta etiología del paro, la edad gestacionaldel bebé, la presencia o no de complicaciones, el papel potencial de la hipotermiaterapéutica, y el consentimiento de los padres como se mencionó anteriormente sobreel riesgo de morbilidad aceptable.Estructura de los Programas de Educación para la Enseñanza ResucitaciónNeonatalLos estudios han demostrado que el uso de metodologías de aprendizaje basadas en
  15. 15. Página 15 de 22simulaciones mejora el rendimiento en reanimación, tanto en situaciones clínicasreales como simuladas s,107–110 , aunque algunos estudios no han encontrado diferencias en comparación con elestándar o entrenamientos no simulados .111,112. Existen estudios que han mostradoque las sesiones ó reuniones informativas o académicas mejoran en el rendimiento encuanto a conocimientos o habilidades en los grupos de reanimación 113–118. Lainterpretación de los datos se complica dado que los estudios son limitados,heterogéneos y con escasos datos de pronóstico clínico. Basado en la evidenciadisponible, se recomienda que la AAP / AHA Programa de Resucitación Neonataladopten el diseño de técnicas de simulación e información en el diseño de unprograma de educación para la adquisición y el mantenimiento de las habilidadesnecesarias para la reanimación neonatal efectiva (Clase IIb, NDE C).Bibliografía:1. 2010 International Consensus on Cardiopulmonary Resuscitation andEmergency Cardiovascular Care Science with Treatment Recommendations.Circulation. In Press.2. Perlman JM, Risser R. Cardiopulmonary resuscitation in the delivery room:associated clinical events. Arch Pediatr Adolesc Med. 1995;149:20–25.3. Barber CA, Wyckoff MH. Use and efficacy of endotracheal versusintravenous epinephrine during neonatal cardiopulmonary resuscitationin the delivery room. Pediatrics. 2006;118:1028 –1034.4. Owen CJ, Wyllie JP. Determination of heart rate in the baby at birth.Resuscitation. 2004;60:213–217.5. Kamlin CO, Dawson JA, O’Donnell CP, Morley CJ, Donath SM, SekhonJ, Davis PG. Accuracy of pulse oximetry measurement of heart rate ofnewborn infants in the delivery room. J Pediatr. 2008;152:756–760.6. Am Academy of Pediatrics, Am College of Obstetricians and Gynecologists.In: Lockwood C, Lemons J, eds. Guidelines for Perinatal Care.6th ed. Elk Grove Village, IL: Am Academy of Pediatrics;2007:205.7. Annibale DJ, Hulsey TC, Wagner CL, Southgate WM. Comparativeneonatal morbidity of abdominal and vaginal deliveries after uncomplicatedpregnancies. Arch Pediatr Adolesc Med. 1995;149:862– 867.8. Atherton N, Parsons SJ, Mansfield P. Attendance of paediatricians atelective Caesarean sections performed under regional anaesthesia: is itwarranted? J Paediatr Child Health. 2006;42:332–336.9. Gordon A, McKechnie EJ, Jeffery H. Pediatric presence at cesarean section:justified or not? Am J Obstet Gynecol. 2005;193(3 Pt 1):599–605.10. Parsons SJ, Sonneveld S, Nolan T. Is a paediatrician needed at allCaesarean sections? J Paediatr Child Health. 1998;34:241–244.11. Kattwinkel J, ed. Textbook of Neonatal Resuscitation. 6th ed. Elk GroveVillage: Am Academy of Pediatrics; In Press.12. Cramer K, Wiebe N, Hartling L, Crumley E, Vohra S. Heat loss prevention:a systematic review of occlusive skin wrap for prematureneonates. J Perinatol. 2005;25:763–769.13. Kent AL, Williams J. Increasing ambient operating theatre temperatureand wrapping in polyethylene improves admission temperature in prematureinfants. J Paediatr Child Health. 2008;44:325–331.14. Vohra S, Frent G, Campbell V, Abbott M, Whyte R. Effect of polyethyleneocclusive skin wrapping on heat loss in very low birth weightinfants at delivery: a randomized trial. J Pediatr. 1999;134:547–551.15. Vohra S, Roberts RS, Zhang B, Janes M, Schmidt B. Heat Loss Prevention
  16. 16. Página 16 de 22(HeLP) in the delivery room: A randomized controlled trial ofpolyethylene occlusive skin wrapping in very preterm infants. J Pediatr.2004;145:750 –753.16. Singh A, Duckett J, Newton T, Watkinson M. Improving neonatal unitadmission temperatures in preterm babies: exothermic mattresses,polythene bags or a traditional approach? J Perinatol. 2010;30:45– 49.17. Meyer MP, Bold GT. Admission temperatures following radiant warmeror incubator transport for preterm infants _28 weeks: a randomisedstudy. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2007;92:F295–F297.18. Petrova A, Demissie K, Rhoads GG, Smulian JC, Marcella S, AnanthCV. Association of maternal fever during labor with neonatal and infantmorbidity and mortality. Obstet Gynecol. 2001;98:20 –27.19. Lieberman E, Lang J, Richardson DK, Frigoletto FD, Heffner LJ, CohenA. Intrapartum maternal fever and neonatal outcome. Pediatrics.2000;105(1 Pt 1):8 –13.20. Coimbra C, Boris-Moller F, Drake M, Wieloch T. Diminished neuronaldamage in the rat brain by late treatment with the antipyretic drugdipyrone or cooling following cerebral ischemia. Acta Neuropathol.1996;92:447– 453.21. Gungor S, Kurt E, Teksoz E, Goktolga U, Ceyhan T, Baser I. Oronasopharyngealsuction versus no suction in normal and term infantsdelivered by elective cesarean section: a prospective randomized controlledtrial. Gynecol Obstet Invest. 2006;61:9 –14.22. Waltman PA, Brewer JM, Rogers BP, May WL. Building evidence forpractice: a pilot study of newborn bulb suctioning at birth. J MidwiferyWomens Health. 2004;49:32–38.23. Perlman JM, Volpe JJ. Suctioning in the preterm infant: effects oncerebral blood flow velocity, intracranial pressure, and arterial bloodpressure. Pediatrics. 1983;72:329 –334.24. Simbruner G, Coradello H, Fodor M, Havelec L, Lubec G, Pollak A.Effect of tracheal suction on oxygenation, circulation, and lungmechanics in newborn infants. Arch Dis Child. 1981;56:326 –330.25. Prendiville A, Thomson A, Silverman M. Effect of tracheobronchialsuction on respiratory resistance in intubated preterm babies. Arch DisChild. 1986;61:1178 –1183.26. Vain NE, Szyld EG, Prudent LM, Wiswell TE, Aguilar AM, Vivas NI.Oropharyngeal and nasopharyngeal suctioning of meconium-stainedneonates before delivery of their shoulders: multicentre, randomisedcontrolled trial. Lancet. 2004;364:597– 602.27. Wiswell TE, Gannon CM, Jacob J, Goldsmith L, Szyld E, Weiss K,Schutzman D, Cleary GM, Filipov P, Kurlat I, Caballero CL, Abassi S,Sprague D, Oltorf C, Padula M. Delivery room management of theapparently vigorous meconium-stained neonate: results of the multicenter,international collaborative trial. Pediatrics. 2000;105(1 Pt 1):1–7.28. Rossi EM, Philipson EH, Williams TG, Kalhan SC. Meconium aspirationsyndrome: intrapartum and neonatal attributes. Am J ObstetGynecol. 1989;161:1106 –1110.29. Usta IM, Mercer BM, Sibai BM. Risk factors for meconium aspirationsyndrome. Obstet Gynecol. 1995;86:230 –234.30. Gupta V, Bhatia BD, Mishra OP. Meconium stained amniotic fluid:antenatal, intrapartum and neonatal attributes. Indian Pediatr. 1996;33:293–297.31. Al Takroni AM, Parvathi CK, Mendis KB, Hassan S, Reddy I, Kudair
  17. 17. Página 17 de 22HA. Selective tracheal suctioning to prevent meconium aspirationsyndrome. Int J Gynaecol Obstet. 1998;63:259 –263.32. Carson BS, Losey RW, Bowes WA, Jr, Simmons MA. Combinedobstetric and pediatric approach to prevent meconium aspirationsyndrome. Am J Obstet Gynecol. 1976;126:712–715.33. Ting P, Brady JP. Tracheal suction in meconium aspiration. Am J ObstetGynecol. 1975;122:767–771.34. Gregory GA, Gooding CA, Phibbs RH, Tooley WH. Meconium aspirationin infants–a prospective study. J Pediatr. 1974;85:848–852.35. Toth B, Becker A, Seelbach-Gobel B. Oxygen saturation in healthynewborn infants immediately after birth measured by pulse oximetry.Arch Gynecol Obstet. 2002;266:105–107.36. Gonzales GF, Salirrosas A. Arterial oxygen saturation in healthynewborns delivered at term in Cerro de Pasco (4340 m) and Lima (150m). Reprod Biol Endocrinol. 2005;3:46.37. Altuncu E, Ozek E, Bilgen H, Topuzoglu A, Kavuncuoglu S. Percentilesof oxygen saturations in healthy term newborns in the first minutes oflife. Eur J Pediatr. 2008;167:687– 688.38. Kamlin CO, O’Donnell CP, Davis PG, Morley CJ. Oxygen saturation inhealthy infants immediately after birth. J Pediatr. 2006;148:585–589.39. Mariani G, Dik PB, Ezquer A, Aguirre A, Esteban ML, Perez C, FernandezJonusas S, Fustinana C. Pre-ductal and post-ductal O2 saturation in healthyterm neonates after birth. J Pediatr. 2007;150:418–421.40. Rabi Y, Yee W, Chen SY, Singhal N. Oxygen saturation trends immediatelyafter birth. J Pediatr. 2006;148:590 –594.41. Hay WW, Jr, Rodden DJ, Collins SM, Melara DL, Hale KA, FashawLM. Reliability of conventional and new pulse oximetry in neonatalpatients. J Perinatol. 2002;22:360 –366.42. O’Donnell CP, Kamlin CO, Davis PG, Morley CJ. Feasibility of anddelay in obtaining pulse oximetry during neonatal resuscitation.J Pediatr. 2005;147:698–699.43. Dawson JA, Kamlin CO, Wong C, te Pas AB, O’Donnell CP, DonathSM, Davis PG, Morley CJ. Oxygen saturation and heart rate duringdelivery room resuscitation of infants _30 weeks’ gestation with air or100% oxygen. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2009;94:F87–F91.44. Davis PG, Tan A, O’Donnell CP, Schulze A. Resuscitation of newborninfants with 100% oxygen or air: a systematic review and meta-analysis.Lancet. 2004;364:1329 –1333.45. Rabi Y, Rabi D, Yee W. Room air resuscitation of the depressednewborn: a systematic review and meta-analysis. Resuscitation. 2007;72:353–363.46. Escrig R, Arruza L, Izquierdo I, Villar G, Saenz P, Gimeno A, Moro M,Vento M. Achievement of targeted saturation values in extremely lowgestational age neonates resuscitated with low or high oxygen concentrations:a prospective, randomized trial. Pediatrics. 2008;121:875– 881.47. Karlberg P, Koch G. Respiratory studies in newborn infants. III. Developmentof mechanics of breathing during the first week of life. Alongitudinal study. Acta Paediatr. 1962;(Suppl 135):121–129.48. Vyas H, Milner AD, Hopkin IE, Boon AW. Physiologic responses toprolonged and slow-rise inflation in the resuscitation of the asphyxiatednewborn infant. J Pediatr. 1981;99:635– 639.49. Vyas H, Field D, Milner AD, Hopkin IE. Determinants of the firstinspiratory volume and functional residual capacity at birth. Pediatr
  18. 18. Página 18 de 22Pulmonol. 1986;2:189 –193.50. Boon AW, Milner AD, Hopkin IE. Lung expansion, tidal exchange, andformation of the functional residual capacity during resuscitation ofasphyxiated neonates. J Pediatr. 1979;95:1031–1036.51. Hillman NH, Moss TJ, Kallapur SG, Bachurski C, Pillow JJ, PolglaseGR, Nitsos I, Kramer BW, Jobe AH. Brief, large tidal volume ventilationinitiates lung injury and a systemic response in fetal sheep. Am JRespir Crit Care Med. 2007;176:575–581.52. Polglase GR, Hooper SB, Gill AW, Allison BJ, McLean CJ, Nitsos I, PillowJJ, Kluckow M. Cardiovascular and pulmonary consequences of airwayrecruitment in preterm lambs. J Appl Physiol. 2009;106:1347–1355.53. Dawes GS. Foetal and Neonatal Physiology. A Comparative Study of theChanges at Birth. Chicago: Year Book Medical Publishers, Inc; 1968.54. Lindner W, Vossbeck S, Hummler H, Pohlandt F. Delivery room managementof extremely low birth weight infants: spontaneous breathing orintubation? Pediatrics. 1999;103(5 Pt 1):961–967.55. Leone TA, Lange A, Rich W, Finer NN. Disposable colorimetric carbondioxide detector use as an indicator of a patent airway during noninvasivemask ventilation. Pediatrics. 2006;118:e202–204.56. Finer NN, Rich W, Wang C, Leone T. Airway obstruction during maskventilation of very low birth weight infants during neonatal resuscitation.Pediatrics. 2009;123:865– 869.57. Morley CJ, Davis PG, Doyle LW, Brion LP, Hascoet JM, Carlin JB.Nasal CPAP or intubation at birth for very preterm infants. N EnglJ Med. 2008;358:700 –708.58. Kelm M, Proquitte H, Schmalisch G, Roehr CC. Reliability of twocommon PEEP-generating devices used in neonatal resuscitation. KlinPadiatr. 2009;221:415– 418.59. Morley CJ, Dawson JA, Stewart MJ, Hussain F, Davis PG. The effect ofa PEEP valve on a Laerdal neonatal self-inflating resuscitation bag.J Paediatr Child Health. 46(1–2):51–56, 2010.60. Oddie S, Wyllie J, Scally A. Use of self-inflating bags for neonatalresuscitation. Resuscitation. 2005;67:109 –112.61. Hussey SG, Ryan CA, Murphy BP. Comparison of three manual ventilationdevices using an intubated mannequin. Arch Dis Child FetalNeonatal Ed. 2004;89:F490–493.62. Finer NN, Rich W, Craft A, Henderson C. Comparison of methods ofbag and mask ventilation for neonatal resuscitation. Resuscitation. 2001;49:299 –305.63. Bennett S, Finer NN, Rich W, Vaucher Y. A comparison of threeneonatal resuscitation devices. Resuscitation. 2005;67:113–118.64. Kattwinkel J, Stewart C, Walsh B, Gurka M, Paget-Brown A.Responding to compliance changes in a lung model during manualventilation: perhaps volume, rather than pressure, should be displayed.Pediatrics. 2009;123:e465– 470.65. Trevisanuto D, Micaglio M, Pitton M, Magarotto M, Piva D, Zanardo V.Laryngeal mask airway: is the management of neonates requiring positivepressure ventilation at birth changing? Resuscitation. 2004;62:151–157.66. Gandini D, Brimacombe JR. Neonatal resuscitation with the laryngealmask airway in normal and low birth weight infants. Anesth Analg.1999;89:642– 643.67. Esmail N, Saleh M, et al. Laryngeal mask airway versus endotrachealintubation for Apgar score improvement in neonatal resuscitation.
  19. 19. Página 19 de 22Egyptian Journal of Anesthesiology. 2002;18:115–121.68. Hosono S, Inami I, Fujita H, Minato M, Takahashi S, Mugishima H. Arole of end-tidal CO monitoring for assessment of tracheal intubations invery low birth weight infants during neonatal resuscitation at birth.J Perinat Med. 2009;37:79–84.69. Repetto JE, Donohue P-CP, Baker SF, Kelly L, Nogee LM. Use ofcapnography in the delivery room for assessment of endotracheal tubeplacement. J Perinatol. 2001;21:284 –287.70. Roberts WA, Maniscalco WM, Cohen AR, Litman RS, Chhibber A. Theuse of capnography for recognition of esophageal intubation in theneonatal intensive care unit. Pediatr Pulmonol. 1995;19:262–268.71. Aziz HF, Martin JB, Moore JJ. The pediatric disposable end-tidal carbondioxide detector role in endotracheal intubation in newborns.J Perinatol. 1999;19:110 –113.72. Garey DM, Ward R, Rich W, Heldt G, Leone T, Finer NN. Tidal volumethreshold for colorimetric carbon dioxide detectors available for use inneonates. Pediatrics. 2008;121:e1524 –1527.73. Orlowski JP. Optimum position for external cardiac compression ininfants and young children. Ann Emerg Med. 1986;15:667– 673.74. Phillips GW, Zideman DA. Relation of infant heart to sternum: its significancein cardiopulmonary resuscitation. Lancet. 1986;1:1024–1025.75. Braga MS, Dominguez TE, Pollock AN, Niles D, Meyer A, MyklebustH, Nysaether J, Nadkarni V. Estimation of optimal CPR chest compressiondepth in children by using computer tomography. Pediatrics.2009;124:e69–e74.76. Menegazzi JJ, Auble TE, Nicklas KA, Hosack GM, Rack L, Goode JS.Two-thumb versus two-finger chest compression during CRP in a swineinfant model of cardiac arrest. Ann Emerg Med. 1993;22:240 –243.77. Houri PK, Frank LR, Menegazzi JJ, Taylor R. A randomized, controlledtrial of two-thumb vs two-finger chest compression in a swine infantmodel of cardiac arrest. Prehosp Emerg Care. 1997;1:65– 67.78. Udassi JP, Udassi S, Theriaque DW, Shuster JJ, Zaritsky AL, Haque IU.Effect of alternative chest compression techniques in infant and child onrescuer performance. Pediatr Crit Care Med. 2009;10:328 –333.79. David R. Closed chest cardiac massage in the newborn infant.Pediatrics. 1988;81:552–554.80. Thaler MM, Stobie GH. An improved technique of external caridaccompression in infants and young children. N Engl J Med. 1963;269:606–610.81. Berkowitz ID, Chantarojanasiri T, Koehler RC, Schleien CL, Dean JM,Michael JR, Rogers MC, Traystman RJ. Blood flow during cardiopulmonaryresuscitation with simultaneous compression and ventilation ininfant pigs. Pediatr Res. 1989;26:558 –564.82. Kitamura T, Iwami T, Kawamura T, Nagao K, Tanaka H, Nadkarni VM,Berg RA, Hiraide A. Conventional and chest-compression-only cardiopulmonaryresuscitation by bystanders for children who have out-of-S918 Circulation November 2, 2010Downloaded from circ.ahajournals.org by on June 2, 2011hospital cardiac arrests: a prospective, nationwide, population-basedcohort study. Lancet. 2010;375:1347–1354.83. Mielke LL, Frank C, Lanzinger MJ, Wilhelm MG, Entholzner EK,Hargasser SR, Hipp RF. Plasma catecholamine levels following trachealand intravenous epinephrine administration in swine. Resuscitation.
  20. 20. Página 20 de 221998;36:187–192.84. Roberts JR, Greenberg MI, Knaub MA, Kendrick ZV, Baskin SI. Bloodlevels following intravenous and endotracheal epinephrine administration.JACEP. 1979;8:53–56.85. Hornchen U, Schuttler J, Stoeckel H, Eichelkraut W, Hahn N. Endobronchialinstillation of epinephrine during cardiopulmonary resuscitation.Crit Care Med. 1987;15:1037–1039.86. Berg RA, Otto CW, Kern KB, Hilwig RW, Sanders AB, Henry CP, EwyGA. A randomized, blinded trial of high-dose epinephrine versusstandard-dose epinephrine in a swine model of pediatric asphyxialcardiac arrest. Crit Care Med. 1996;24:1695–1700.87. Burchfield DJ, Preziosi MP, Lucas VW, Fan J. Effects of graded dosesof epinephrine during asphxia-induced bradycardia in newborn lambs.Resuscitation. 1993;25:235–244.88. Perondi MB, Reis AG, Paiva EF, Nadkarni VM, Berg RA. A comparisonof high-dose and standard-dose epinephrine in children withcardiac arrest. N Engl J Med. 2004;350:1722–1730.89. Patterson MD, Boenning DA, Klein BL, Fuchs S, Smith KM, HegenbarthMA, Carlson DW, Krug SE, Harris EM. The use of high-dose epinephrinefor patients with out-of-hospital cardiopulmonary arrest refractory to prehospitalinterventions. Pediatr Emerg Care. 2005;21:227–237.90. Wyckoff MH, Perlman JM, Laptook AR. Use of volume expansionduring delivery room resuscitation in near-term and term infants.Pediatrics. 2005;115:950 –955.91. Salhab WA, Wyckoff MH, Laptook AR, Perlman JM. Initial hypoglycemiaand neonatal brain injury in term infants with severe fetalacidemia. Pediatrics. 2004;114:361–366.92. Ondoa-Onama C, Tumwine JK. Immediate outcome of babies with lowApgar score in Mulago Hospital, Uganda. East Afr Med J. 2003;80:22–29.93. Klein GW, Hojsak JM, Schmeidler J, Rapaport R. Hyperglycemia andoutcome in the pediatric intensive care unit. J Pediatr. 2008;153:379–384.94. LeBlanc MH, Huang M, Patel D, Smith EE, Devidas M. Glucose givenafter hypoxic ischemia does not affect brain injury in piglets. Stroke.25:1443–1447, 1994; discussion 1448.95. Hattori H, Wasterlain CG. Posthypoxic glucose supplement reduceshypoxic-ischemic brain damage in the neonatal rat. Ann Neurol. 1990;28:122–128.96. Gluckman PD, Wyatt JS, Azzopardi D, Ballard R, Edwards AD, FerrieroDM, Polin RA, Robertson CM, Thoresen M, Whitelaw A, Gunn AJ.Selective head cooling with mild systemic hypothermia after neonatalencephalopathy: multicentre randomised trial. Lancet. 2005;365:663–670.97. Shankaran S, Laptook AR, Ehrenkranz RA, Tyson JE, McDonald SA,Donovan EF, Fanaroff AA, Poole WK, Wright LL, Higgins RD, Finer NN,Carlo WA, Duara S, Oh W, Cotten CM, Stevenson DK, Stoll BJ, LemonsJA, Guillet R, Jobe AH. Whole-body hypothermia for neonates withhypoxic-ischemic encephalopathy. N Engl J Med. 2005;353:1574–1584.98. Azzopardi DV, Strohm B, Edwards AD, Dyet L, Halliday HL, JuszczakE, Kapellou O, Levene M, Marlow N, Porter E, Thoresen M, WhitelawA, Brocklehurst P. Moderate hypothermia to treat perinatal asphyxialencephalopathy. N Engl J Med. 2009;361:1349 –1358.99. Eicher DJ, Wagner CL, Katikaneni LP, Hulsey TC, Bass WT, KaufmanDA, Horgan MJ, Languani S, Bhatia JJ, Givelichian LM, Sankaran K,
  21. 21. Página 21 de 22Yager JY. Moderate hypothermia in neonatal encephalopathy: safetyoutcomes. Pediatr Neurol. 2005;32:18 –24.100. Lin ZL, Yu HM, Lin J, Chen SQ, Liang ZQ, Zhang ZY. Mild hypothermiavia selective head cooling as neuroprotective therapy in term neonates withperinatal asphyxia: an experience from a single neonatal intensive care unit.J Perinatol. 2006;26:180–184.101. Field DJ, Dorling JS, Manktelow BN, Draper ES. Survival of extremelypremature babies in a geographically defined population: prospectivecohort study of 1994 –9 compared with 2000 –5. BMJ. 2008;336:1221–1223.102. Tyson JE, Parikh NA, Langer J, Green C, Higgins RD. Intensive care forextreme prematurity–moving beyond gestational age. N Engl J Med.2008;358:1672–1681.103. Paris JJ. What standards apply to resuscitation at the borderline ofgestational age? J Perinatol. 2005;25:683– 684.104. Jain L, Ferre C, Vidyasagar D, Nath S, Sheftel D. Cardiopulmonaryresuscitation of apparently stillborn infants: survival and long-termoutcome. J Pediatr. 1991;118:778 –782.105. Casalaz DM, Marlow N, Speidel BD. Outcome of resuscitation followingunexpected apparent stillbirth. Arch Dis Child Fetal NeonatalEd. 1998;78:F112–F115.106. Laptook AR, Shankaran S, Ambalavanan N, Carlo WA, McDonald SA,Higgins RD, Das A. Outcome of term infants using apgar scores at 10minutes following hypoxic-ischemic encephalopathy. Pediatrics. 2009;124:1619 –1626.107. Knudson MM, Khaw L, Bullard MK, Dicker R, Cohen MJ, StaudenmayerK, Sadjadi J, Howard S, Gaba D, Krummel T. Traumatraining in simulation: translating skills from SIM time to real time.J Trauma. 64:255–263, 2008; discussion 263–254.108. Wayne DB, Didwania A, Feinglass J, Fudala MJ, Barsuk JH, McGaghieWC. Simulation-based education improves quality of care duringcardiac arrest team responses at an academic teaching hospital: a casecontrolstudy. Chest. 2008;133:56–61.109. Kory PD, Eisen LA, Adachi M, Ribaudo VA, Rosenthal ME, Mayo PH.Initial airway management skills of senior residents: simulation trainingcompared with traditional training. Chest. 2007;132:1927–1931.110. Schwid HA, Rooke GA, Michalowski P, Ross BK. Screen-based anesthesiasimulation with debriefing improves performance in a mannequin-basedanesthesia simulator. Teach Learn Med. 2001;13:92–96.111. Shapiro MJ, Morey JC, Small SD, Langford V, Kaylor CJ, Jagminas L,Suner S, Salisbury ML, Simon R, Jay GD. Simulation based teamworktraining for emergency department staff: does it improve clinical teamperformance when added to an existing didactic teamwork curriculum?Qual Saf Health Care. 2004;13:417– 421.112. Cherry RA, Williams J, George J, Ali J. The effectiveness of a humanpatient simulator in the ATLS shock skills station. J Surg Res. 2007;139:229 –235.113. Savoldelli GL, Naik VN, Park J, Joo HS, Chow R, Hamstra SJ. Value ofdebriefing during simulated crisis management: oral versus videoassistedoral feedback. Anesthesiology. 2006;105:279 –285.114. Edelson DP, Litzinger B, Arora V, Walsh D, Kim S, Lauderdale DS,Vanden Hoek TL, Becker LB, Abella BS. Improving in-hospital cardiacarrest process and outcomes with performance debriefing. Arch Intern
  22. 22. Página 22 de 22Med. 2008;168:1063–1069.115. DeVita MA, Schaefer J, Lutz J, Wang H, Dongilli T. Improving medicalemergency team (MET) performance using a novel curriculum and a computerizedhuman patient simulator. Qual Saf Health Care. 2005;14:326–331.116. Wayne DB, Butter J, Siddall VJ, Fudala MJ, Linquist LA, Feinglass J,Wade LD, McGaghie WC. Simulation-based training of internalmedicine residents in advanced cardiac life support protocols: a randomizedtrial. Teach Learn Med. 2005;17:210 –216.117. Clay AS, Que L, Petrusa ER, Sebastian M, Govert J. Debriefing in theintensive care unit: a feedback tool to facilitate bedside teaching. CritCare Med. 2007;35:738 –754.118. Blum RH, Raemer DB, Carroll JS, Dufresne RL, Cooper JB. A methodfor measuring the effectiveness of simulation-based team training forimproving communication skills. Anesth Analg. 2005;100:1375–1380,.KEY WORDS: cardiopulmonary resuscitationKattwinkel et al Part 15: Neonatal Resuscitation S919Downloaded from circ.ahajournals.org by on June 2, 2011.

×