La tradición médica occidental se ha asentado
sobre    el   precepto,   erróneamente     atribuido   a
Hipócrates, del Pri...
Esta acción del médico en la que se aunaban lo técnico
y lo moral tenía como objeto al enfermo, al que se concebía
como un...
En las últimas décadas ha irrumpido en la relación
sanitaria un nuevo principio, el de Autonomía.        Este
principio, a...
El desarrollo del Consentimiento Informado en
España ha sido (y sigue siendo) costoso. Sin embargo,
en otros países con un...
La tradición deontoló-       Por el contrario, para los
gica proviene de los trabajos        consecuencialistas, cuya form...
Con el paso de los años se ha creado un cuerpo
doctrinal y una experiencia clínica en torno al
Consentimiento Informado qu...
I. Elementos mínimos (condiciones previas).
       1. Capacidad (para comprender y decidir.
       2. Voluntariedad (para ...
Voluntariedad. Salvo en el     Información. Uno de los
caso de la Psiquiatría         principales    motivos     de
intrah...
Decisión (Capacidad).       La
decisión, en el marco del
Consentimiento      Informado,
se refiere a la que el enfermo
sea...
1. ¿Tiene Ud alguna enfermedad?
2. Si la respuesta es NO: ¿Podría Ud
   explicarme por qué está en el hospital?
3. ¿Podría...
1. ¿Cuál es la comprensión que tiene el
   paciente del problema?
2. ¿Cuál es la comprensión que tiene el
   paciente de l...
Es    el    consentimiento    otorgado
libremente por la persona para recibir
cualquier     tratamiento    médico,     sin...
El Consentimiento Informado es un elemento
más de lo que algunos autores han llamado la etapa
del enfermo mental como anim...
Sin embargo, la implantación, e incluso la
aceptación de este derecho topa con ciertos
impedimentos y prejuicios.
       ¿...
Entre las excepciones a la obligatoriedad del
consentimiento informado se encuentran precisamente
el tratamiento involunta...
El médico puede en determinadas situaciones
ocultar deliberadamente la información al paciente,
justamente cuando esta con...
Consentimiento informado
Consentimiento informado
Consentimiento informado
Consentimiento informado
Consentimiento informado
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Consentimiento informado

2.165 visualizaciones

Publicado el

Practical Guide to Informed Consent in the psychiatric patient.
Guia práctica sobre el Consentimiento Informado en el paciente psiquiátrico.

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.165
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
58
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Consentimiento informado

  1. 1. La tradición médica occidental se ha asentado sobre el precepto, erróneamente atribuido a Hipócrates, del Primum Non Nocere. A lo largo de la historia, este precepto se tradujo en la obligación del médico de hacer al enfermo el mayor bien posible. De esta manera se asimilaban dos obligaciones diferentes: por un lado, no hacer daño (el equivalente al actual Principio de No Maleficencia), que en Medicina está emparentado con la habilidad técnica del médico y, por otro lado, procurar el Bien, lo que tiene una dimensión moral.
  2. 2. Esta acción del médico en la que se aunaban lo técnico y lo moral tenía como objeto al enfermo, al que se concebía como un ser afectado física, psíquica y moralmente por su enfermedad y, por lo tanto, incapacitado para saber qué le convenía. Hasta fechas recientes, éste ha sido el trasunto de la relación médico–enfermo (o por expresarlo más genéricamente, sanitario–enfermo). El médico decidía qué era lo Bueno, qué convenía al paciente y, en definitiva, qué había que hacer, y no contaba para nada en su decisión con la opinión del enfermo. En términos de Bioética moderna, esta situación histórica englobaba los principios de No Maleficencia y de Beneficencia. Era al médico a quien competía evitar el mal y hacer (y determinar qué era) el Bien, aun en contra del parecer del paciente. Este ha sido en definitiva el fundamento histórico y ético del denominado paternalismo médico.
  3. 3. En las últimas décadas ha irrumpido en la relación sanitaria un nuevo principio, el de Autonomía. Este principio, aunque con raíces en la Ilustración y en el comienzo de la Edad Moderna y ha tenido una clara relevancia en otros órdenes de la vida (político, social, financiero) desde mucho antes. No ha conseguido hacerse con un espacio en el universo sanitario hasta el reconocimiento del derecho al Consentimiento Informado en los tribunales norteamericanos a partir de la década de los 50 del pasado siglo. Sólo desde entonces se ha empezado a constatar que el enfermo tiene un papel importante en la relación sanitaria y una capacidad de tomar decisiones en relación con la atención a sus problemas de salud.
  4. 4. El desarrollo del Consentimiento Informado en España ha sido (y sigue siendo) costoso. Sin embargo, en otros países con una mayor tradición autonomista también existen a su alrededor los mitos, prejuicios y confusiones que abundan en nuestro país. Entre ellos ocupa un lugar destacado la identificación del “consentimiento” con el hecho puntual de firmar la autorización para la práctica de un procedimiento diagnóstico o terapéutico, olvidando que el consentimiento informado es en realidad un proceso continuado de información por parte del médico.
  5. 5. La tradición deontoló- Por el contrario, para los gica proviene de los trabajos consecuencialistas, cuya forma de E. Kant en s.XVIII, cuyo dominante a sido el utilitaris- imperativo categórico fue mo, la calificación moral de un propuesto como fundamento acto se halla en sus conse- absoluto, no religioso, del juicio cuencias. Si mentir esta bien o moral. no, no puede ser determinado La calificación moral de categóricamente, sino consi- un acto sería independiente de derando sus consecuencias las consecuencias de dicho positivas o negativas. acto. “Bueno” o “Malo”, “Bien” o “Mal” son juicios categóricos de actos determinados, no juicios específicos sobre sus resultados.
  6. 6. Con el paso de los años se ha creado un cuerpo doctrinal y una experiencia clínica en torno al Consentimiento Informado que ha permitido caracterizar sus elementos integrantes: Voluntariedad Información en cantidad y calidad suficiente Competencia y validez Autenticidad Todos estos elementos están presentes en la práctica clínica y no constituyen entelequias más o menos filosóficas ajenas a la actividad asistencial.
  7. 7. I. Elementos mínimos (condiciones previas). 1. Capacidad (para comprender y decidir. 2. Voluntariedad (para decidir). II. Elementos de la Información. 3. Revelación (de la información fundamental). 4. Recomendación (de un plan). 5. Comprensión (de 3 y 4). III. Elementos del consentimiento. 6. Decisión (a favor de un plan). 7. Autorización (del plan elegido).
  8. 8. Voluntariedad. Salvo en el Información. Uno de los caso de la Psiquiatría principales motivos de intrahospitalaria o del insatisfacción y queja de los imperativo legal no es usuarios de los servicios frecuente en la práctica sanitarios es la falta de asistencial el uso de información. Esta queja procedimientos persiste incluso cuando el diagnósticos o terapéuticos resultado general de las contra la voluntad del intervenciones asistenciales paciente. Sin embargo, es plenamente existen mecanismos más satisfactorio. No obstante, sutiles que pueden afectar surgen problemas a la hora a la voluntariedad de una de determinar la forma y el decisión, como son la contenido de la información. persuasión, la coacción y la manipulación.
  9. 9. Decisión (Capacidad). La decisión, en el marco del Consentimiento Informado, se refiere a la que el enfermo sea efectivamente capaz de consentir. Es probablemente el área más conflictiva en Psiquiatría.
  10. 10. 1. ¿Tiene Ud alguna enfermedad? 2. Si la respuesta es NO: ¿Podría Ud explicarme por qué está en el hospital? 3. ¿Podría Ud describir o dar el nombre de su enfermedad y explicar en qué consiste? 4. ¿Podría Ud explicarme en qué consiste el tratamiento que le hemos recomendado? 5. ¿Qué cree Ud que pasará si toma el tratamiento? 6. ¿Qué cree Ud que pasará si no toma el tratamiento?
  11. 11. 1. ¿Cuál es la comprensión que tiene el paciente del problema? 2. ¿Cuál es la comprensión que tiene el paciente de las recomendaciones del médico? 3.- ¿Cuál es la comprensión que tiene el paciente de los motivos del médico para recomendar el tratamiento? 4. ¿Cuál es la elección del paciente? 5. ¿De qué manera se justifica la elección del paciente? 6.¿Es capaz el paciente de prever las consecuencias de su decisión?
  12. 12. Es el consentimiento otorgado libremente por la persona para recibir cualquier tratamiento médico, sin amenazas ni persuasión indebida, después de haber recibido información precisa, suficiente y comprensible, en una forma y en un lenguaje que el paciente entienda.
  13. 13. El Consentimiento Informado es un elemento más de lo que algunos autores han llamado la etapa del enfermo mental como animal humano. Superadas las épocas en la que el enfermo fue concebido a la manera de un animal salvaje (con reclusión en manicomios más carcelarios que hospitalarios) o un animal domesticable (con la creación de la Psiquiatría como disciplina para apaciguar y des-agitar a los enfermos), en el tercio final del siglo XX se ha puesto en evidencia la especial necesidad de que se promocionen los derechos de los pacientes psiquiátricos. Y entre estos derechos ocupa un lugar destacado el consentimiento informado.
  14. 14. Sin embargo, la implantación, e incluso la aceptación de este derecho topa con ciertos impedimentos y prejuicios. ¿Puede plantearse seriamente que la actividad psiquiátrica exista la posibilidad del consentimiento informado? ¿Hay en la enfermedad mental posibilidad de recibir información? ¿Puede darse realmente una ausencia de coacción en la relación del enfermo con su psiquiatra’ ¿Es el enfermo competente?
  15. 15. Entre las excepciones a la obligatoriedad del consentimiento informado se encuentran precisamente el tratamiento involuntario en pacientes incompetentes, las urgencias, la renuncia del paciente a recibir información, la necesidad terapéutica (llamada también excepción o privilegio terapéutico), que es la facultad del médico para actuar profesionalmente cuando por razones objetivas el conocimiento de la situación del paciente puede perjudicar su salud de manera grave (en este caso la decisión será comunicada a los familiares), y por último la incapacidad, que puede ser de derecho (minoría de edad, incapacidad legal) o de puro hecho (paciente inconsciente). En todos estos casos se empleará el consentimiento substituto.
  16. 16. El médico puede en determinadas situaciones ocultar deliberadamente la información al paciente, justamente cuando esta convencido que al revelársela le producirá un daño psicológico grave e incluso complicaciones orgánicas posteriores severas. Es uno de los atributos clásicos de los médicos anclados a la tradición de la beneficencia paternalista.

×