La profesion docente y la comunidad escolar

472 visualizaciones

Publicado el

Observación y análisis de la practica docente

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
472
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La profesion docente y la comunidad escolar

  1. 1.  El discurso supone que siendo los padres los más interesados en la educación de sus hijos, nada les permitirá realizar mejor su derecho a controlar ésta e influir sobre ella que la oportunidad de intervenir en la gestión de los centros docentes.  Numerosos padres ni siquiera acuden al centro ante un problema individual de sus hijos. Los profesores, sobre todo los tutores, se lamentan constantemente de la escasa colaboración de los padres o, más llanamente, de haber llamado a los padre de tal o cual alumno problemático sin ningún resultado.
  2. 2.  Probablemente la frecuencia de estos casos se exagera, ya que permite alimentar el mito de la familia culpable, frente al esforzado centro de enseñanza.  La participación vendría a marcar la diferencia entre la instrucción y la formación, o entre la enseñanza y la educación. No se duda de que los profesores sepan biología, lengua, matemáticas, historia, etc., pero hay que asegurarse de que las formas de comportamiento a las que se induce a los alumnos, el ejemplo que se les da, el carácter que se propicia en ellos, etc., sean también los adecuados.
  3. 3.  Los padres que participan, por su parte, tienen que hacer frente, con frecuencia, a la acusación de que sólo se preocupan de los problemas particulares de sus hijos, no de los problemas de todos.  Los profesores critican algo mas: la tendencia a generalizar sobre la base de lo particular, aunque ellos mismos nunca demuestran, tampoco, que lo particular sea excepcional, y no la manifestación de lo general.
  4. 4.  Como consecuencia, los representantes de los padres se autocensuran y se autolimitan, pues de nada serviría plantear problemas o adelantar propuestas que, además de resultar mal recibidos o inviables porque el profesorado tiene la mayoría, pudieran crear fricciones.
  5. 5.  Bajo el epígrafe genérico de ¨actividades extracurriculares¨ suelen incluirse una serie de actividades y servicios de distintas naturaleza.  Las actividades extracurriculares; cualesquiera que sean su origen, su finalidad y su relación con el curriculum y en tanto que deban realizarse bajo la dirección y el control de los profesores, sea total o parcialmente, plantean el problema de la responsabilidad civil y criminal de estos por la suerte de los alumnos bajo su custodia.
  6. 6.  Las actividades extraescolares desempeñan, cuando menos, una triple función. Por un lado, pueden considerarse como una manera de cubrir la distancia que separa la enseñanza de la educación, la instrucción de la formación, la capacitación académica del desarrollo integral, o como queramos definir esa dicotomía ya vieja en el pensamiento educativo.  Las actividades extraescolares son también una forma de cultivar la diferencia. Puesto que lo escolar propiamente dicho esta al alcance de todos y es forzosamente uniforme, lo extraescolar se dibuja como el terreno en el que buscar una enseñanza de mayor valor económico y simbólico.
  7. 7.  Los centros de enseñanza se han convertido en ¨aparcamientos¨ o ¨guarderías¨ donde depositar a niños y jóvenes en las joras en que sus familiares no pueden atenderlos.  Surge el conflicto entre las necesidades de la custodia y la logica de la enseñanza; personificadas ambas en los dos colectivos que protagonizan el problema de la gestion democratica de la enseñanza: padres y profesores, respectivamente. Aunque tiene otras muchas manifestaciones, este conflicto aflora a menudo, como choque de intereses, en torno a cuestiones como las actividades extraescolares, el comedor y el horario escolar.
  8. 8.  Aunque tiene otras muchas manifestaciones, este conflicto aflora a menudo, como choque de intereses, en torno a cuestiones como las actividades extraescolares, el comedor y el horario escolar.  Las actividades extraescolares, los servicios complementarios son mucho mas conflictivos en los centros públicos que en los privados, por motivos obvios.  Los profesores ven, a menudo, en las actividades de custodia, un atentado a su profesionalidad y un factor de endurecimiento de sus condiciones laborales.
  9. 9.  Junto a profesores y padres encontramos en los órganos de participación, como tercer elemento de importancia, a los alumnos. No solo son un colectivo presente al que, como a otros, se le han otorgado derechos, sino que se supone son el centro de la institución y que, para ellos, la participación ha de tener también una dimensión formativa.  Si los padres están presentes, es porque se parte de que los alumnos carecen de la madurez suficiente para defender por si mismo sus propios intereses.
  10. 10.  A medida que se les reconoce un atisbo de madurez, los alumnos entran en escena desplazando de manera progresiva, aunque parcial, a los padres.
  11. 11.  Dos o cuatro representantes en el consejo escolar son, no hace falta explicarlo, en relación con el conjunto del alumnado de cualquier centro. Muchos mas relevantes para su experiencia de la participación, y probablemente para su imagen del funcionamiento de la instituciones, es la figura del delegado de grupo, visible para todos y única posibilidad de organización articulada del conjunto de los estudiantes.
  12. 12.  Si hacemos caso a los profesores, en quienes habla la voz de la madurez, los delegados no sirven de mucho ni funcionan demasiado bien porque los estudiantes no saben o no quieren elegirlos de la manera adecuada.  Los alumnos presentan una visión mas prosaica de la realidad del delegado. Para ellos es, de hecho una mezcla de asistente y esbirro del profesorado, antes que un representante eficaz de los intereses de sus electores.
  13. 13.  El delegado que no quiera romper con el grupo tendrá que convertirse, de un modo u otro, en su cómplice. La mayoría de ellos, ciertamente, se resisten en alguna medida a la función que les ha sido asignada: no quieren controlar a los alumnos fuera de clase, no anotan a todos los que se supone se comportan mal en ausencia del profesor, actúan mas bien como vigías de la llegada de este, hacen la vista gorda si se pierde o es falsificado el parte, etc.  Pero solo en alguna medida porque, en todo caso, han de cumplir con su función o, cuando menos, aparentar que la cumplen; de manera que en ultima instancia, no dejan de ser un instrumento del profesor, salvo que dejen de ser delegados.
  14. 14.  Las posibilidades de participación de los alumnos están fuertemente limitadas por el hecho de que, al fin y al cabo, en ella y al margen de ella están sometidos a la autoridad y el poder del profesorado. De entrada, resulta difícil reclamar los propios derechos desde la condición de infans: el que no habla.
  15. 15.  Además, los alumnos no consideran que el contexto escolar, y en particular la actitud de los profesores, sean especialmente favorables a la realización de sus derechos. Ven una falta de sintonía entre la aceptación en un plano general de los derechos individuales, la democracia, etc, y lo que sucede en su inmediato rededor todos los días, entre el macrocontexto social y el microcontexto escolar, entre el discurso y la practica.

×