España es, o no, un país de izquierdas?

303 visualizaciones

Publicado el

Repaso a 30 años de datos sobre ideología de los españoles en el eje izquierda derecha.

Publicado en: Datos y análisis
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

España es, o no, un país de izquierdas?

  1. 1. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 1 ¿ESPAÑA ES UN PAÍS DE IZQUIERDAS? Cambios en la sociedad española de finales del siglo XX Durante mucho tiempo la consideración de mayor izquierdismo español fue artículo de fe de minorías ‘todas las izquierdas juntas ganamos’ dicen hoy muchas personas. En consecuencia consideran traidores, o vendidos, a los que no les siguieran en su izquierdismo revolucionario; ellos creían ver en la mayoría de la sociedad un espíritu revolucionario, que según su criterio los partidos contenían. La idea de que los españoles tradicionalmente estuvieran más escorados a la izquierda que el resto de europeos, pudo ser un espejismo décadas pasadas; aunque fuera cierto la mayor cantidad de huelgas en España que en el resto de Europa, también lo eran los datos sobre afiliación y pertenencia a sindicatos y partidos que aquí eran más bajos, como menor era la participación ciudadana en organizaciones de la sociedad civil. El estudio sobre la estructura de clases, grupos sociales, debería ser un aspecto básico a considerar por individuos interesados en la política, con mayor consideración para grupos decididos a ganar elecciones generales ya que tendrá que llegar a los millones de votos necesarios para ello, lo cual obligará a salir del marco de sus preferencias ideológicas individuales. No toda la gente es como a uno le gustaría que fueran, la mayoría suele ser muy diferentes a uno mismo. Se tiende a confundir ser republicano con creer que de celebrarse hoy un referéndum monarquía-república saliera ganadora la opción republicana; sentirse republicano no debe cegar la visión de que en caso de elegir Presidente de la República Española, podría salir Aznar, o similar. Muchos individuos confunden sus deseos con la realidad, lo que solo encontraban cerca de ellos soñaban que era compartido por millones de personas, así, en la práctica política, desear un cambio constitucional no asegura que mejore la actual Constitución en su vertiente progresista, podría provocar el efecto contrario haciéndola más retrógrada, ya que las fuerzas opositoras a progresar son superiores –ganaron por mayoría absoluta en 2014-. Estos errores podrían estar soportados por creencias, en ocasiones basados en las cifras de autoubicación ideológica demoscópicas que en un tiempo pudieron dar unos resultados, pero en otro momento cambiaron. A lo cual habría que considerar un factor de probable sobreponderación ética ya que quizás estén sesgadas primando las denominaciones de izquierdas. Observando datos y
  2. 2. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 2 comportamientos, parecería que una mayoría de españoles de los que se declaraban de izquierdas, podrían tener actitudes e ideales cercanas a los españoles de derechas. Cualquier partido que se planteara como objetivo lograr mayorías electorales para gobernar tendría que considerar, dada la experiencia sobre el particular, que no podría hacerlo soportado solo por la izquierda ya que ésta no es mayoritaria en España, ni siquiera durante la Transición , por lo que tendría que ampliar y rebajar mensaje, discurso, programa, alternativas… hacia centro y derecha. Aparece la contradicción entre ser puro y por tanto obtener minorías que impiden cambiar masivamente las condiciones de vida, o luchar por conseguir mayorías, con menor pureza ideológica, pero que permitan gobernar para de esa forma impulsar cambios que afecten a millones de personas. Otra cuestión es la posible sobre-representación nacionalista que a pesar de ofrecer un resultado de costes por voto similares a los grandes en número de votos por escaño, produce resultados desproporcionados a escala estatal dejando infra ponderadas las fuerzas nacionales tercera y cuarta, IU, UPyD cuyos escaños les cuestan decenas de miles de votos más que a la primera y segunda fuerza y que a los nacionalistas, ya que éstos al concentrar la totalidad de su voto en pocas provincias obtienen ventajas al no tener votos perdidos. En las elecciones de 1979, quedaron fuera del reparto de representación parlamentaria los siguientes partidos, además de otros 26 con menores votos. En las mismas elecciones partidos con menos electores que los anteriores obtuvieron representación, por lograr votos con menor dispersión al estar concentrados en una o pocas provincias, típico de organizaciones nacionalistas, que lograron representación parlamentaria muy superior a la obtenida por el rosario de extrema-izquierdistas citados anteriormente, 8 diputados contra 0, cuando la suma de voto del grupo izquierdista era superior al del voto nacionalista. (A la derecha figura el número de escaños)
  3. 3. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 3 En las elecciones de 1979 no obtuvieron representación parlamentaria 39 partidos, muchos de ellos de izquierdas, en las elecciones de 2008 quedaron sin representación parlamentaria 88 partidos, algunos de los cuales eran verdes reproduciendo los mismos errores, dispersión que tira los votos. En los cuadros publicados en estas páginas vemos resultados relativos a las izquierdas en las elecciones de 1979, uno de los momentos álgidos de la Transición en cuanto a movilizaciones y actividad política en el entorno rojo. En el abanico de la extrema izquierda, la suma total de votos estaba en torno a 1.800.000, sobre un censo electoral de 26.836.490, lo que supone menos de un 7% del censo electoral que apoyara esas opciones –los votantes totales fueron unos 18.260.000, hubo una abstención cercana a 8.578.000-. En dichas elecciones se presentaron 753 candidaturas al Congreso, el PSOE obtuvo 5.469.813 de votos y PCE-IU 1.938.487; la suma de ambos suponen siete millones y medio de votantes, sobre un total de 27 millones, aproximadamente un 27.6% del censo electoral. Sumados todos los votos izquierdistas en sentido amplio, llegaríamos en torno a un tercio del censo electoral en momentos de muy fuerte intensidad de luchas y movilizaciones. A partir de entonces el reflujo rojo disminuye y durante los siguientes quince años, el PSOE se convertirá en el gran aglutinador de la izquierda, ampliando su base electoral por la derecha, el centro y la izquierda. Los datos sobre la conducta electoral de electores de izquierdas, reflejan que aumentan en cada elección desde 1986 los individuos que tienden hacia la derecha, votando al PP, más que a la inversa en donde no se ven similares datos de las derechas votando al PSOE, que decrecen desde 1986, como demuestra Belén Barreiro, en el estudio citado anteriormente 'La progresiva desmovilización de la izquierda en España: Un análisis de la abstención en las elecciones generales de 1986 a 2000’. El cuadro procede de dicho estudio, en el que demuestra que la abstención en el lateral izquierdo, (1.2.3.4), es ampliamente superior a la del lateral derecho, (7.8.9.10).
  4. 4. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 4 El sentimiento de igualdad ideológica y política entre PP y PSOE se extiende por la izquierda, pero no entra por la derecha, en donde conocemos la risa que les entra a los votantes franquistas o derechosos cuando la escuchan en boca de afamados activistas. Esos votantes derechosos nunca darán su voto a un posible gobierno de izquierdas, o progresista, otra cuestión distinta serán los millones de ciudadanos situados en el centro del espectro político cuyos votos tendrán carácter ambivalente ante cada elección, ese es el núcleo al cual se dirigirá quien pretenda ser el gran aglutinador electoral. Que en muchas cosas PP y PSOE sean parecidos, como todos los partidos y los electores, indica que vivimos en una democracia de Europa Occidental en la que amplias mayorías coinciden en formas de vida y valores, a pesar de tener diferentes prácticas y objetivos. El hecho es que desde hace años amplios sectores de población tienen comportamientos sociales similares, resultando difícil distinguir opciones electorales a partir de sus pautas de consumo, aficiones, gustos culturales, valores… Pere Jodar ‘Conflictividad y huelgas generales en España (1993-2004)’ Un síntoma del cambio social que vivimos lo podemos observar también en las cifras sobre huelgas. Desde la muerte de Franco en 1975 hasta hoy, varían dependiendo de las fuentes, ahora bien, quienes estudian estos fenómenos coinciden en determinar que desde la Transición ha descendido considerablemente esta forma de lucha y presión en toda Europa, aunque conviene destacar que en España se mantuvo más viva que en el resto de países, durante mayor tiempo, porque aquí costó mayores esfuerzos y se tardó más años en consolidar el estado de bienestar, que allí comenzó al finalizar la II Guerra Mundial mientras aquí se instaló el franquismo, hasta la Transición en donde costó romper tantas resistencias. También influyó la menor participación de los españoles en la vida diaria de partidos, sindicatos, asociaciones, etc. siendo por consiguiente su activismo más explosivo, más a la contra y fugaz que constante, lo cual tendrá importancia en el alejamiento de los partidos. Veamos los motivos:
  5. 5. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 5 1.- En los años ochenta, una vez conseguida una cierta conformidad con lo logrado después de un período de luchas, comienza la relajación. Millones de personas aceptan la situación que se está creando de nuevos equilibrios, entre los poderes y el pueblo, representantes y representados, y entre la política y la economía. Se acepta como realidad estable y suficientemente positiva respecto a sus vidas pasadas. Lo anterior podría sustituir como explicación alternativa, la sustentada con la idea del desánimo, ampliamente utilizado en los ochenta para explicar el frenazo de las luchas. En mi opinión, en amplios sectores de población influiría con mayor peso la satisfacción por las mejoras conseguidas que su desaliento, de cara a frenar las movilizaciones. 2.- Los movimientos campesinos y obreros utilizaron durante el XIX y XX protestas, manifestaciones y huelgas, como una manera de influir en los poderes políticos y económicos con el fin de lograr las mejoras conocidas en las condiciones de vida y trabajo. Libertades y derechos, salario mínimo, pensiones, jornadas de 8 horas, sanidad y educación, subsidios para vejez y paro… fueron reivindicaciones logradas con las luchas obreras, en parte encuadradas en los sindicatos y partidos de izquierdas. Las mejoras conquistadas fueron aplicadas al conjunto de la población en Europa durante años. Pasado el tiempo y en la medida que amplias bases sociales se consideraban representadas en gobiernos, partidos y sindicatos, los representados aceptaron trasladar parte de su empuje hacia otras formas de actividad política, -parlamentaria, acuerdos y pactos sociales, asociacionismo, participación organizativa…- reduciendo significativamente luchas y protestas en la calle y empresas. El problema se agravará en la última década, cuando este aspecto se convierta en casi único, abandonando otras formas de presión y defensa de intereses de los más necesitados. 3.- El miedo paraliza. Hoy; no antaño. La precariedad en el trabajo y en la vida suele paralizar, el miedo a sufrir represión, despidos y sanciones, etc. adormece las respuestas, sobre todo cuando no se está seguro de su utilidad. Si en el pasado reciente, si en la experiencia de cada individuo no se han visto resultados positivos a riesgos asumidos, se tenderá a esconderse de los problemas, esperando que sean otros quienes los solucionen, máxime si el tiempo pasado fue más ligero. Las generaciones de la postguerra sufrieron un endurecimiento en sus condiciones de vida que sirvió a modo de entrenamiento para afrontar las luchas antifranquistas, del que carecieron generaciones posteriores. 4.- La complacencia con la sociedad de consumo y la vida en un marco de menores exigencias que en el pasado han hecho a la sociedad en su conjunto y a los individuos de las nuevas generaciones más blandos y acomodaticios que generaciones anteriores respecto a exigir mayores controles sociales, -desde hace mucho tiempo el mercado de trabajo español daba cifras de excesivo paro, excesiva precariedad, comenzamos el siglo XXI con un 80% de contratos por obra+ eventuales+ temporales, proceso de desindustrialización, burbujas en vivienda y crédito… hasta que estallaron los conflictos-. Muy suavemente todavía, en función de los gigantescos cambios que se están produciendo. La influencia y perfil de las nuevas generaciones que se incorporaban como votantes –según recogen los trabajos del CIS desde hace un tiempo- era mayor hacia la derecha que a la izquierda.
  6. 6. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 6 Al adormecimiento social contribuyó una idea evolutiva de la historia, millones de personas creyeron que el progreso avanzaba inexorable por el mero transcurso del tiempo, lo cual dista mucho de ser verdad. La historia muestra avances y retrocesos continuos desde la antigüedad, Grecia, Roma, Edad Media, Reforma, Contrareforma…, aquí pudimos comprobarlo con el franquismo que supuso retroceder en economía en política y costumbres tras el salto adelante republicano, los jóvenes de los sesenta tuvimos oportunidad de mirar atrás y mirando nuestra época observamos avances y quiebras con retrocesos brutales en América del Sur durante los últimos 50 años. Miramos a Rusia y vemos una pérdida brutal de esperanza de vida tras la caída del comunismo, vemos las distintas crisis y colapsos en África y Asia, y ahora tras la crisis, la caída en Europa. Los jóvenes veinteañeros que se incorporan a la sociedad a finales de siglo XX no vivieron el franquismo, además se les ocultó la experiencia pasada y se encontraron una sociedad que tenía sanidad, enseñanza y pensiones universalizadas, millones de niños escolarizados al 100%, prohibición de trabajo infantil, millones de estudiantes universitarios en igualdad de chicas y chicos, jubilados en vacaciones, libertades democráticas… todo por primera vez en la historia de España y se instaló una sensación de riqueza y poderío, aquello era una fiesta de coste nulo, con cualquier gobierno, solo había que pedirlo. HUELGAS. NÚMERO JORNADAS NO TRABAJADAS. 1986-2012 DATOS ANUALES. Elabora Manuhermon ‘Arian seis’. Huelgas. Número de jornadas no trabajadas. Datos anuales acumulados. Fuente: Ministerio de Trabajo, Subdirección General de Estadística. Para los últimos 4 años, Ministerio de Empleo.
  7. 7. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 7 La imagen procede del trabajo David Luque ‘Las huelgas en España: intensidad, formas y determinantes’
  8. 8. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 8 Las mayorías cambiaron de signo a mediados los noventa La realidad está en constante movimiento y la sociedad cambió en la segunda mitad de los noventa influenciada probablemente por las mejoras materiales producidas en sus vidas durante años anteriores, habían logrado niveles de desarrollo económico, social y político que actuaban como base para desear otros cambios, en las decisiones electorales los aspectos económicos pierden importancia y cobran mayor peso aspectos morales y sociales. Las izquierdas (1 y 2), pierden fuerza entre 1996/2003, el período cuando empezó a joderse todo, en el que se incuban muchos de los males que hoy nos aquejan, globalización, emergentes, burbuja inmobiliaria y de crédito, corrupción... Al mirar grandes períodos temporales, se pierden los cambios producidos entre medias, la sociedad está siempre en movimiento si solo estudiamos inicio y final de un período de 30 años, no veremos las ondas intermedias que se produjeron entre fin y comienzos de siglo, que son las que influyen en la situación actual de forma más acusada que lo realizado en la Transición. Visto en onda larga, los votos al PSOE procedentes de los grupos (1.2) extrema izquierda, son un 30% en 1979 y aumentan hasta duplicarse en 2008 pasando a un 60%; el centro izquierda votó PSOE en un 50% en 1979 y un 80% en 2008. Vistos los años extremos solamente, perderíamos los cambios intermedios, los apoyos de electores centristas al PP pasaron en el 2000 a ser de un 50% mientras al PSOE solo eran de un 20%. A finales de siglo los abstencionistas de izquierda y extrema izquierda crecen mientras disminuye la abstención de individuos sin ideología, derecha y centro derecha, que basculan hacia el PP afirmando su éxito entre 1996 y 2004. El éxito electoral del PP se constata en las elecciones de 1996/2000 pero se va fraguando desde los inicios de la década de los noventa con votos crecientes y aumentando entre el cuerpo electoral la consideración de que eran un partido centrista, lo cual coincide con la aceptación del régimen democrático y de la Constitución por los electores de centro, centro derecha y derecha. Desde entonces tenderán a apropiarse simbología e imaginario colectivo de la Transición expulsando a las izquierdas que no presentarán oposición a ello, desligándose algunos sectores sociales de su participación en el sistema democrático. ‘Ideología y voto en España 1979-2000: los procesos de reconstrucción racional de la identificación ideológica’ de Mariano Torcal y Lucía Medina.
  9. 9. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 9 En los cuadros correspondientes al apoyo a la democracia y al franquismo, publicados en la obra Ideología y voto en España 1979-2000: los procesos de reconstrucción racional de la identificación ideológica’ de Mariano Torcal y Lucía Medina, publicado en la revista Española de Ciencia Política, nº 6 de Abril 2002. Se muestran movimientos inversos en el transcurso del tiempo desde 1980 al 2000; ascenso continuado de apoyo a la democracia por parte de los sectores de Centro derecha y Derecha; y descenso de apoyo al franquismo, de menores proporciones que el apoyo a la democracia, de esos mismos dos grupos de individuos. Ambos movimientos forman parte de un proceso de cambios en los que el PP va tomando el centro en la segunda mitad de los noventa. Llama la atención el aumento de apoyo al franquismo en los sectores de Izquierda y Centro izquierda, desengañados del proceso democrático, como en otras ocasiones, en esos sectores no es oro todo lo que reluce, también puede observarse un nivel de religiosidad, y porcentajes significativos de individuos, que están en contra de los impuestos, aparentemente instrumento básico de las ideas de izquierdas. La cuestión a plantear es: El PSOE fue votado mayoritariamente por sectores 1.2.3.4 definidos como izquierdas, precisamente por ser un partido de centro izquierda cuyas acciones raramente podrían ser consideradas izquierdistas, los electores podrían haber optado perfectamente por otras opciones, entre ellas PCE/IU si querían posiciones más izquierdistas, y no lo hacían, ¿no cabría pensar que, tanto los electores como el PSOE eran más centristas que izquierdistas? No es consistente la argumentación que los electores fueran de izquierdas y el PSOE no; los electores no eran tan de izquierda como decían ser en las encuestas, electores y partidos iteran entre sí, relacionaban aspiraciones que entonces tomaron preeminencia en forma de integración europea y democracia representativa en una sociedad de mercado, no socialista. Electores que tuvieran intereses diferentes a los defendidos en general por el partido, supondría desarrollar la tesis sobre un engaño masivo efectuado a millones de electores, durante bastantes años, como si hubiera existido en los ochenta mayoritariamente una base social izquierdista, con querencias revolucionarias, lo que lleva implícito considerar tontos a millones de ciudadanos que votaban continuadamente PSOE, si en general mayoritariamente eran más izquierdistas, ¿por qué no votaron a IU, por qué amplias mayorías votaron al PP? Una explicación sería aceptar que la mayoría de la población quería opciones de cambio democrático, y mostraba apoyos a muchas políticas que veían representadas en el PSOE, aunque lucharan en contra de otras, en general, la línea resultante era diferente a la conocida de la derechona, ese conjunto de ideas y actitudes de distintos grupos; fascistas, franquistas sociológicos, nacionalcatólicos, liberales, carcas, ultras, neocatólicos, neocons… y sectores de poder económico vinculado al Estado, cuyos mimbres se mantienen al menos desde la guerra civil. Parte de estos sectores se pueden encontrar en todos los partidos, pero no con el considerable peso que tienen en el PP. Sectores económicos relacionados con las prebendas de contratas y concesiones estatales surgieron al calor del PSOE y otros partidos, pero fueron mezclándose con los poderes democráticos que se generaban formando nuevas relaciones entre poder político y económico.
  10. 10. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 10 Muchas relaciones entre poderes cambiaron tras el franquismo. A pesar de que existan sectores que mantuvieron su poder nominal, por ejemplo la banca, los gestores-dueños de aquellos grupos bancarios del franquismo no fueron los mismos en los ochenta, ni estos son los mismos que los actuales; la banca sigue ostentando un gran poder, pero las personas físicas o jurídicas detentadoras del mismo, son otras. No es cierto que siguieran los mismos individuos en el poder político y económico, no se percibe analizando filiación de los grupos de poder, las grandes corporaciones del IBEX, las empresas estratégicas, los grupos de comunicación y telefonía, poderes autonómicos, etc. Durante la etapa PSOE una nueva generación de burgueses, empresarios, gerentes, clases medias, directivos… se incorpora a puestos preeminentes, ampliando la base social socialista hacia el centro, al igual que en otros países europeos, compatible con amplios sectores situados a la izquierda que apoyaban estos cambios. No puede considerarse engaño a sus electores, -mayoritariamente de centro izquierda y centro derecha- ya que su práctica política, discursos y documentos públicos, durante estos largos años fue refrendada en varias elecciones, locales, autonómicas, generales y europeas, hasta que a mediados de los noventa los ciudadanos retiran su confianza al PSOE, posteriormente se la devolverían en 2004 y 2008 hasta la actual etapa de crisis. En 1996 los electores optaron por otra opción, pero no giraron a la izquierda sino que eligieron una más derechista, el PP de Aznar, al que dieron mayoría absoluta en el 2000. Aquellos individuos que preferían una versión más izquierdista, votaban en menor medida a IU, quien durante muchos años no levantó cabeza, hasta el espejismo de ayer. -El sistema electoral perjudica a IU y UPyD en cuanto representación, pero las diferencias de votos con el PSOE son notorias olvidando los parlamentarios logrados-. La ideología se reconstruía, la sociedad de consumo se extiende e impulsa otros valores desde otras bases materiales, las ideas neoliberales avanzan con mayor facilidad sobre un nivel de necesidades básicas cubiertas –no había hambre y sí recuerdos de otras épocas- y como contraposición al incipiente estado de bienestar. Fueron creciendo comportamientos menos solidarios, considerar adecuado que la desigualdad aumentara, -ver tabla 6- empezó a escucharse que la desigualdad premiaba el esfuerzo. Muchas personas de izquierdas, elegían opciones privadas en sanidad y educación, la sociedad se hacía más laica y tolerante en costumbres ello permitía a la amplia mayoría de católicos seguir siéndolo y aprovechar la transversalidad para definirse de izquierdas porque daba un plus de modernidad gratuito… los cambios se fueron extendiendo entre jóvenes y maduros, estudiantes e intelectuales, los medios de comunicación se encargaban de potenciarlos, la insensatez, el griterío y la juerga, ocultaban problemas y debates, las llamadas clases medias, muchos sectores de trabajadores, asumían nuevos valores, aparentemente sin darse cuenta, como la rana metida en la olla con el agua fría… al mismo tiempo la masiva entrada de inmigrantes permite apreciar a otros por debajo en la estratificación social, que unido a la explosión del crédito genera la ilusión de un mundo nuevo y mejor. La identificación de izquierdas por parte de cientos de miles de individuos sería utilizada por estos como un anclaje con el pasado de procedencia que les dotaba de cierto bouquet, del que podían seguir presumiendo, por lo que todo ello no
  11. 11. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 11 alteró demasiado las cifras que daba el esquema de autoubicación ideológica del CIS. Las elecciones destapaban una realidad escondida, a pesar de los pocos movimientos aparentes en la escala izquierda derecha, con una media del electorado similar, en las elecciones de 1996 ganó el PP, y en el 2000 por mayoría absoluta. En el trabajo citado de Torcal y Medina, publican datos sobre la ubicación de los partidos por parte del conjunto de electores, al ser todos los electores los que marcan la calificación de cada partido, es lógico pensar que estará más extremada que si la hubieran elegido solo los propios votantes de esa formación –Por ejemplo un socialista considerará a UPyD mas a la derecha de lo que sus votantes perciben, que lo votarán como centro- . La cuestión es que el PP será considerado por el conjunto de los españoles un partido más de centro en las elecciones de 1996 y 2000, las que ganó, que en las anteriores, salvo en 1979; mayoría de electores consideraron estaba más centrado, ¿y por eso le votaron? A la inversa, el PSOE fue considerado más de izquierdas en aquellos años por el conjunto de los españoles, por lo que perdió votos. Mientras IU fue visto en 1996 y 2000 más centrado que en el pasado y ganó votos. Aceptando la idea de que, en general, similares valores ideológicos y visión del mundo impregnan al conjunto de la sociedad occidental, lo cual relativiza muchas discrepancias, algunos matices se pueden añadir a la percepción de la auto-identificación como izquierda, que podría estimar sobrevalorada, como si muchos individuos mintieran en cuanto a considerarse de izquierdas, vista la proliferación en ese conjunto de individuos: de voto a la derecha, de alto porcentaje de identidad religiosa, la proliferación de costumbres, el ascenso de valores como aceptar mayor desigualdad social - como muestra la tabla 6, los apoyos al concepto de mayor igualdad se derrumban a menos de la mitad, desde un valor 81 en el año 1980 al valor 32 en 1996-. ‘Ideología y voto en España 1979-2000: los procesos de reconstrucción racional de la identificación ideológica’ de Mariano Torcal y Lucía Medina. Que los indicadores de izquierda-derecha sigan manteniendo cifras similares a pesar de los cambios observados, podría explicarse si los atributos asignados por el conjunto de la sociedad a izquierdas, fueran considerados mejores valores, con mayor preferencia moral que los asignados a la derecha, de tal
  12. 12. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 12 forma que cada individuo tienda a considerar esos valores cercanos a sí mismo y a sus preferencias morales como parecen sugerir los cuadros del CIS de Diciembre del 2000, estudio 2.401. Destaca considerar europeísmo como concepto más cercano a derecha que a izquierda. Patriotismo, parece un valor solo de la derecha, en España, lo cual choca con la consideración que tiene o tenía en las antiguas repúblicas socialistas, o en revoluciones sudamericanas, -entre los españoles existe un problema sobre este particular, ‘Sobre el patriotismo democrático, en las izquierdas’ y ‘en las derechas’. Contrasta patriotismo con nacionalismo, este último recoge un porcentaje significativo como valor de izquierda. Socialismo, Feminismo y Ecologismo tienen preeminencia a ser considerados valores de izquierda, pero sin desdeñar los porcentajes que los consideran de derecha. Feminismo y ecologismo son compartidos a derecha e izquierda en la medida que son conceptos trasversales a la clase social, con mayoría de ciudadanos que los consideran más inclinados a la izquierda. Internacionalismo y pacifismo, parecen tener mayor peso en la consideración de valores izquierdistas, pero comparten fuerte valoración en la derecha, sobre todo internacionalismo ¿?. No es oro todo lo que reluce. Ciudadanía y partidos se aburguesan ¿Por qué se ha debilitado el ‘voto ideológico’ en la izquierda? ¿Por qué los individuos de izquierda son más propensos a la abstención que los de derecha? ¿Por qué una parte del electorado potencial del PSOE vota a la derecha? Las respuestas a estas preguntas se encuentran sin duda en lo que ofrecen los partidos, y no en cómo son los electores, pues no hay razones para pensar que en los individuos de izquierda pese menos la ideología que en los de derechas, o que los primeros sean, en comparación con los segundos, más propensos a la abstención. Belén Barreiro: Los determinantes de la participación en las elecciones españolas de marzo de 2000: el problema de la abstención en la izquierda.
  13. 13. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 13 Belén Barreiro es una de las grandes expertas en estas cuestiones, pero, me permitirán que no comparta totalmente sus postulados anteriores. En el primer apartado parece que las preguntas determinan la cuestión del voto ideológico en las izquierdas afirmando que: se ha debilitado, es más propenso a la abstención, y una parte del electorado vota a la derecha. Se pregunta por qué ocurren esas cosas que afirma, y que demuestra en sus estudios. Hasta aquí, compartido. Es en el segundo párrafo donde pudiera abrir el abanico de interpretaciones. Por qué aceptar que las respuestas se encuentran ‘sin duda en lo que ofrecen los partidos y no en como son los electores’. Los partidos serán un aspecto importante de la explicación, pero quizás en los individuos se encuentren otras líneas de aclaración. Los grandes cambios de mitad de los noventa se producen en la sociedad y lógicamente influyen en partidos y sindicatos, en sus programas, en la selección de élites, en sus discursos,… cambios en los comportamientos individuales de millones de personas empujan a las instituciones a tratar de adaptarse, provocando un proceso de iteración que reafirmará tendencias. También podría ocurrir que los individuos de derecha e izquierda vivieran sus respectivas ideologías de forma diferente, podría elegirse individualmente de manera sesgada si creyeran de mayor valor aquellos atributos que priorizan más de izquierdas, al considerarlos más atractivos y modernizadores se los adjudicarían al autodefinirse, al fin y al cabo gratis, lo cual inflaría los datos de los situados en las izquierdas. Empezó a joderse todo a mediados de los noventa, una manifestación de lo cual fueron los gobiernos de Aznar, 1996/2004, expresión de cambios considerables. A finales de siglo y comienzos del siguiente coincidieron en el mundo grandes cambios globales cuyas consecuencias apreciamos a posteriori, en la crisis, en aquellos tiempos los cambios influyeron en la cosmovisión de millones de españoles que modificaron sus valores en la vida cotidiana. El éxito económico, el lujo y la apariencia, se plantaron ante las narices de un pueblo que siempre fue pobre. A partir de aquellos años el éxito social se midió solamente con manifestaciones de gasto en muchos sectores de población, intelectuales, trabajadores especializados, de servicios, ocio, de todas las ramas de producción,… entre oleadas de jóvenes se extienden como valores rasgos relacionados con el consumo, la fiesta, las marcas, la ropa, los grandes coches, - se empiezan a ver 4x4 de alta gama-, en las zonas industriales de las ciudades aparcan coches de las selectas marcas alemanas… En aquellos años, el número de personas progres y de izquierdas que se inclinaban por gustos y valores burgueses aumentó considerablemente, lo significativo era que cada uno de ellos seguía considerándose como el más izquierdista del planeta. En conversaciones de amiguetes, todos dicen conocer a varios de estos individuos que en el pasado estuvieron cercanos a la izquierda movilizada durante la Transición y que seguían considerándose revolucionarios a pesar de que sus comportamientos y actitudes eran similares a los considerados derechistas, en muchos aspectos pijos; sus gustos por la ropa, el diseño, la moda lo nuevo en todo, la pulsión tecnológica, las comidas y el vino, los coches especiales, las urbanizaciones cerradas, -que comienza a extenderse- los chalecitos y adosados, las piscinas y la decoración, los viajes a destinos
  14. 14. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 14 singulares poco frecuentes, el gusto por las procesiones y ritos religiosos… Los comportamiento anteriores se extienden ampliamente entre autónomos, pymes, emprendedores, nuevos empleos directivos, entre profesiones liberales y empleados públicos, entre los hijos de artesanos y pequeños industriales, entre nuevos titulados y empleados selectos de las finanzas, entre hijos de comerciantes reciclados y propietarios de tierras… Antonio Muñoz Molina en ‘Todo lo que era sólido’, Seix Barral, 2013, realiza una extraordinaria descripción de los cambios acaecidos, con los militantes, concejales y alcaldes de izquierdas, apuntados a la dolce vita, fiestas y procesiones… El PSOE fue el partido mayoritariamente votado durante 1982/1996, y no lo fue por ser el más izquierdista, la mayoría de la gente lo eligió precisamente porque no lo era, -en 1980, un 50% del electorado centrista se sentía cercano al PSOE, mientras que en el 2000 son un 19% 10 puntos por debajo de los cercanos al PP-. En los años ochenta se produce el referéndum OTAN, firma de acuerdos con EEUU, la reconversión industrial, miles de obreros fabriles son echados a las calles, ruptura con UGT y la huelga general de 1988... No eran signos de izquierdismo en el partido del gobierno, poca gente podría sentirse engañada más de una semana por aquellas políticas, mientras tanto los electores les votaban mayoritariamente, una y otra vez. Si los ciudadanos hubieran querido mas izquierdismo hubieran votado a IU, o cualquiera de los grupos que se quedaban en la cuneta desde las primeras elecciones –se presentaban un total cercano a 70 grupos o listas muchas de las cuales eran de extrema izquierda, en las elecciones de 2008 se presentaron 1.111 candidaturas. Las cifras no son homologables porque un grupo o partido puede presentar varias candidaturas en varias circunscripciones-. Los electores en el pasado eligieron masivamente al PSOE porque desarrollaba políticas y discursos con elementos de izquierda no extrema y de centro, suficientes como para recoger el voto mayoritario de amplios conjuntos de población que consideraban satisfechos sus intereses y expectativas de mejora de sus condiciones de vida, y lo preferían a votar izquierda extrema o PCE/IU.
  15. 15. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 15 Las izquierdas mirando datos a comienzos del siglo XXI A continuación una interpretación sobre datos obtenidos del CIS, correspondientes a períodos diferentes, desde 1997 cuando comenzó a joderse todo hasta hoy que fue manifiesta la destrucción. -No ha terminado aún-. Los datos corresponden a la auto ubicación ideológica de los españoles, donde cree estar situado cada persona, es una autodefinición, por tanto conviene considerar que estará sesgada con mayor importancia hacia el lateral que se considera de mayor valoración social -los valores están sesgados a favor de la izquierda, considerándose los individuos a sí mismos mas de izquierdas de lo que sus acciones y decisiones pueden mostrar, así la segunda mitad de los noventa y primeros años de siglo son gobernados por Aznar y los izquierdistas 1 y 2 tienen poca alteración significativa al igual que los derechistas 9 y 10, que en todo caso disminuyen con su gobierno-. Como veremos, lo que marcará significativamente los resultados electorales estará situado en los centros, izquierda y derecha. En la escala marcada el grupo 1 sería la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha. Se acompañan datos de la etapa de los gobiernos Aznar, del gobierno Zapatero anterior a la crisis, de los inicios de la crisis y los cambios del gobierno Rajoy. El número de electores queda reflejado a la izquierda del cuadro, el censo electoral, salvo en el último año que baja su número, está tomado de los resultados de Europeas 2014, el resto lo son del estudio ''Las elecciones generales en España 1977-2011, editado por el Ministerio del Interior, Gabinete de Estudios electorales''. En ocasiones redondeados para algunos años intermedios y teniendo en cuenta que durante el proceso 1977-2011 el censo electoral ha ido aumentando a cada elección.
  16. 16. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 16 Las cifras de cada par ideológico agrupado, sumadas, no llegan al censo electoral, ya que hay altos porcentajes de encuestados que 'no saben/no contestan', de ahí las diferencias numéricas. En todo caso los datos son útiles para ver el peso de las grandes opciones ideológicas en sentido electoral. Existen variaciones, pero las grandes cifras de concentración de votos en los centros entre 1997/2009 parecen ofrecer cierta estabilidad. La gran suma de votos que puede servir para ganar gobiernos está entre el centro izquierda y el centro derecha, así, cualquiera que se escore a un extremo u otro, perderá posibilidades de gobierno, al margen de cualquier otra consideración. Si el PSOE pretende competir por la izquierda con Podemos se equivocará, como lo haría Podemos si no dedicara grandes esfuerzos a centrarse, dejar de atender la mayor base social de centro, dejaría libre el campo a las fuerzas derechistas y otros partidos centristas. Al tiempo se avecina una fuerte lucha, entre Podemos e IU por el sector de izquierdas, (1 y 2), que en todo caso suman unos 2.5 millones de votos, insuficientes para gobernar. Una reflexión respecto de individuos y grupos alternativos de activistas, cuya participación es necesaria en esta sociedad, pero en la que todavía no encuentran su lugar de mayor eficacia política, el sitio más adecuado lo determinará la mayor capacidad de influencia en los cambios de calidad de vida de millones de personas. La idea anterior interiorizada en la élites de Podemos, no suelen considerarla muchos activistas que en su práctica apuestan a todo o nada, intentando el gran cambio revolucionario, ellos creen que amplísimas mayorías de población les siguen, lo cual está muy lejos de la realidad, como
  17. 17. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 17 indican las preferencias electorales elección tras elección y los datos facilitados por las encuestas. En esta segunda parte de cuadros volcados, se aprecia la gran cantidad de individuos fuera del campo de las izquierdas, (1 y 2), sin los cuales es una quimera gobernar y mucho menos contra ellos, son la amplia mayoría de población, tampoco sería posible en una hipotética apuesta de todo o nada, salvo utilizando la fuerza bruta para someterlos. Ninguna fuerza extremista, en el entorno del 1 y 2, o en el de 9 y 10 puede gobernar en contra del resto, solo los partidos que consiguen captar amplios intereses, y votos, entre las amplias mayorías de centro y centro izquierda pueden gobernar. De lo anterior se deduce que la pelea socialdemócrata por definir entornos mas izquierdistas parezca absurda dentro del PSOE o de Podemos, si con ello abandonan el centro, más bien reflejaría nerviosismo y confusión. Similar significado tendría para Podemos si pretendiera encerrarse en la pelea por la izquierda con IU, o si no puede evitar que le encierren en esos entornos las críticas de la caverna o de su propia militancia, -es mucho esfuerzo y tiempo el que están dedicando a desenredarse de la madeja de etarras y bolivarianos en los que están liándolos- para centrarse necesitan separarse o desprenderse de anteriores preferencias, que en todo caso lo serían de antiguos componentes y no del partido que es un ente nuevo sin definición explícita, si como parecen admitir sus líderes tienen la intención de gobernar, de ahí la insistencia de Iglesias en utilizar conceptos demócrata, democracia, patriota, para situarse dentro del sistema tapando otras ideas revolucionarias. Otro ingrediente negativo se adhiere a esa forma de pensar, ser consecuentes con esa ilusión revolucionaria requeriría lograr el objetivo de ganar por eliminación del enemigo, única forma de implantar un paraíso. Un paraíso que aquí y ahora, está muy alejado de la realidad, además resta fuerzas que podrían ser valiosas destinadas para conseguir cambios necesarios a corto plazo en las vidas de millones de personas, cambios que seguro no serán los soñados por algunos, pero podrían mejorar las condiciones de vida y trabajo de amplísimas mayorías de población. Además realmente esos activistas y su contribución es necesaria para desatascar la dinámica de hundimiento, ya que los partidos tradicionales de izquierda se encuentran agotados en la tarea de abrir caminos de progreso y defender la democracia dominada por demasiados poderes decisorios no elegidos. Aquí tienen una presentación distinta de los datos del CIS sobre autoubicación ideológica, podemos sacar opiniones útiles para la actividad política. Antes, nuevamente una precisión sobre las categorías que se manejan: el 1 y 2 suelen considerarlos extrema izquierda, 3 y 4 izquierda, el 5 centro izquierda, 6 centro derecha, 7 y 8 derecha y 9 y 10 extrema derecha, lógicamente estas denominaciones son convenciones para entendernos. Los cuadros son elaboración propia, Manuhermon para 'Arian seis', con datos del CIS. No muestran el 100% de preferencias, hay un efecto distorsionador que puede tener por la suma de indecisos en el porcentaje NS/NC.
  18. 18. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 18 Del primero, (Auto ubicación izquierda 1+2) podemos deducir que baja el voto de extrema izquierda (1+2) con un punto de inflexión en 2007, el comienzo de la crisis subiendo a partir de entonces hasta lograr un porcentaje del censo electoral ligeramente superior al 8% -el ascenso que marca la curva puede resultar engañoso por la escala, ya que es de dos puntos desde el foso y de un punto desde 2009- Del segundo (Auto ubicación izquierda 3+4) podemos comprobar que la fuerza electoral del censo de la izquierda decrece desde el 2004 con repunte desde el año pasado hasta cubrir entre un 25/30% del electorado. Si sumamos ambos en el tercer cuadro, -consideren la distinta proporción de los cuadros, la escala izquierda, el porcentaje de electores que se auto ubican en el grupo ideológico, comienza a partir de 30%, lo cual permite apreciar bastante mejor los picos y movimientos relativos-.
  19. 19. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 19 Del tercero. Las Izquierdas (1+2+3+4) que ya representan aquí un mayor porcentaje de voto, en torno a un tercio, se puede apreciar un descenso desde la etapa de gobiernos de Aznar, con una caída muy fuerte desde 2004 al inicio de la crisis 2007, fecha en la que sube para volver a caer tras la gestión de la crisis por el PSOE, recuperándose tras la debacle del gobierno actual del PP, pero quedando esta recuperación por debajo de los datos anteriores de fines de siglo. Las cifras anteriores pueden relativizarse más, siempre en la dirección de mostrar la realidad española desde mediados de los noventa muy alejada de sueños revolucionarios ni siquiera de avanzados compromisos políticos izquierdistas. Los datos del CIS sobre la determinación de las izquierdas pueden sorprender a muchas personas, que durante mucho tiempo creyeran que la sociedad española era mayoritariamente muy de izquierdas, lo cual no dejaba de ser contradictorio con las votaciones celebradas desde 1977 y con la multiplicidad de datos que ofrecen encuestas y comportamientos sociales que muestran unas izquierdas un poco blandiblú. Belén Barreiro, experta española en estudios electorales, en un trabajo de 2002, con datos del CIS, ‘'La progresiva desmovilización de la izquierda en España: Un análisis de la abstención en las elecciones generales de 1986 a 2000'’ afirma: ''En España, la ideología es hoy una herramienta menos útil para predecir el comportamiento electoral de los individuos de izquierda que el de los de derecha. Las personas situadas en la izquierda no solo se abstienen más que las que se colocan en la derecha, sino que también votan menos por el PSOE, de lo que lo hacen los individuos que se declaran conservadores con respecto al PP. Es decir no todos los votos que los partidos de izquierda dejan de recoger se van a la abstención: algunos se dirigen al PP. En cualquier caso, lo que está ocurriendo en la izquierda es que el voto por proximidad ideológica se ha debilitado, cuando no ha sucedido lo mismo en la derecha.'' La Sra. Barreiro, en el trabajo citado, muestra con datos que el porcentaje de voto al PSOE desde 1986 al 2000 ha ido disminuyendo entre los electores considerados de izquierda y más aún, se desplomaron los votantes considerados sin ideología: Mientras en el caso del PP, los votos recibidos desde el electorado de izquierda y del grupo centro izquierda, además de por supuesto los votos de centro derecha y los sin ideología han subido ininterrumpidamente desde 1986 al 2000, dando por descontado además que los votos de derecha y extrema derecha son suyos. En el mismo trabajo sostiene que la valoración media obtenida por Almunia y Aznar entre los ciudadanos de centro izquierda que se abstuvieron de votar en el año 2000 fue superior la obtenida por el líder popular que sacó mejor nota que el líder del PSOE. De lo anterior puede deducirse que los problemas del PSOE parecen incubarse antes de la crisis económica, que el partido en la etapa Zapatero no estaba preparado para afrontar lo que se produjo, y ahora mucho menos. También podría deducirse que los sueños de una sociedad que estuviera escorada a la izquierda pero que no recogían los partidos, eran solo eso, sueños. En Madrid y Valencia, por ejemplo, las derrotas electorales llevan produciéndose 15 años, y en todo caso, IU no sumaba nunca a esos supuestos votantes de izquierdas más allá del PSOE... también quiere decir que el voto derechista siempre fue más
  20. 20. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 20 estable a los suyos, como muestra la altísima corrupción valenciana mientras siguieron votándolos y siguen... La realidad no queda reducida a las cifras de autoubicación ideológica mostrada por los cuadros anteriormente publicados, aunque por sí solo sería suficiente para templar postulados en todo grupo político que pretenda gobernar, sea IU, Podemos o el PSOE, ya que es insensato pensar que podrían ganar unas elecciones generales apoyados en una base social solo del electorado de izquierdas, que como hemos visto sumada 1+2+3+4 cubriría en torno a poco más de un tercio del censo electoral. Pero... es que además si ampliamos la mirada a comportamientos y acciones, gran parte de ese tercio de electores votan otras opciones políticas, incluido el PP. Ideología y voto. Izquierda y derecha se mueven ‘’ La ideología entendida en términos de izquierda, centro y derecha ha tenido un papel protagonista en la historia de España y sigue desempeñando un papel crucial en la vida política actual del país. Los españoles, a la hora de votar, dan más importancia a la ubicación ideológica de los partidos políticos en términos de izquierda-derecha que a la clase social a la que representan. Si bien ambos aspectos están relacionados, la ideología es algo complejo que abarca muchos temas. ‘’ ¿Quiénes son y cómo votan los españoles ‘de izquierdas’? Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés. Documento de trabajo 164/2010 Fundación Alternativas. En el camino para conocer la sociedad española a través de las encuestas, merece la pena pararse en una foto del trabajo citado. Si importante es saber cuántos españoles son de izquierdas, y como se mueven en el transcurso del tiempo, tanto o más importa conocer, cómo son, para ello resumo sucintamente unos rasgos generales de quienes se ubican en el espectro de izquierdas, (1.2.3.4 del CIS), con el apoyo del trabajo ¿Quiénes son y como votan los españoles de izquierdas? que toma datos del CIS fundamentalmente de 2007/2010. ‘’Se denominan mayoritariamente socialistas, en torno al 40%, y otros grupos por debajo del 15% se definen como comunistas y nacionalistas y socialdemócratas. En general cuanto más a la izquierda, más defensa del diálogo con ETA para su disolución, más defensa de autonomía e independencia y menos orgullo de sentirse español. Respecto a conductas relacionadas con el medio ambiente, las izquierdas utilizan algo más que el centro y derechas, contenedores para reciclar, economizar agua y utilizar transporte público. En cuanto al tema de igualdad entre hombre mujer, también a las izquierdas encontramos algo más defensores de igualdad, de flexibilizar horarios, y de permisos de paternidad. No así en la defensa por ley de listas cremallera o de contratos de trabajo en iguales condiciones.
  21. 21. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 21 En relación con la religiosidad, hay muchos más católicos practicantes en los centros y las derechas que en las izquierdas. Los derechos de homosexuales son aceptados/defendidos abrumadoramente más en las izquierdas. Derechos a fecundación artificial, y anticonceptivos se identifican en mayor grado con las izquierdas y los derechos a eutanasia, aborto y suicidio, son aceptados masivamente en las izquierdas por encima de centros y derechas. Memoria histórica y vínculos sentimentales e ideológicos con la II República se encuentran mucho más extendidos en las izquierdas. Políticas fiscales, y gasto público en defensa, seguridad, cultura, sanidad, seguridad social, transporte… ofrecen menos diferencias entre izquierdas, centro y derechas. Los más favorables a la recaudación fiscal del Estado son los de centro izquierda. Los españoles colocan a IU y PSOE muy cercanos entre sí y a una distancia considerable al PP. en el cuadro siguiente apreciamos los votantes de izquierdas de IU, PSOE y PP. Los ciudadanos de extrema izquierda aparecen con un nivel educativo más alto que los de centro izquierda, lo que quiere decir que los votantes de IU tienen mayores estudios que los votantes del PSOE, mayoritariamente con estudios primarios. -Los que poseen una titulación universitaria optan por el PP y por IU en mayor medida que por el PSOE. Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés-. ’’ El cuadro procede del trabajo citado ¿Quiénes son y cómo votan los españoles ‘de izquierdas’? Guillermo Cordero García, Irene Martín Cortés. Documento de trabajo 164/2010 Fundación Alternativas. Los resultados anteriores son una radiografía de las izquierdas ubicadas en, (1.2.3.4 del CIS), pero conviene matizar ya que un error común en activistas y militantes, es considerar a los individuos que están integrados en cualquiera de los grupos izquierda-derecha, como poseedor de todos los valores juntos,
  22. 22. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 22 sumados en un individuo, en cada individuo, los que fueron atribuidos a esa categoría, sin considerar que no todos los individuos contienen la suma de todos los atributos, a unos les faltarán unos y tendrán otros, por ejemplo serán más igualitarios con las mujeres pero no verán con buenos ojos la homosexualidad, otros serán menos ecologistas y nacionalistas, orgullosos de sentirse españoles y poco católicos, o muy religiosos y menos sindicalistas, etc. Además, el que la mayoría de individuos situados en esos grupos (1.2.3.4), se definan en conjunto como de izquierdas, no quiere decir que no existan minorías dentro del conjunto con tendencias cercanas a centro y derecha, -igual sucederá a la inversa- siempre hay porcentajes de componentes definitorios muy variados en personas situadas en todos los grupos, así no es excepcional encontrar franquistas en la izquierda y votantes de extrema izquierda que están en contra de la igualdad, o son adictos a las procesiones, o están contra de los impuestos, contra el estado de bienestar. Y por supuesto también deben considerarse los cambios que pueden producirse en los individuos por el transcurso del tiempo, aquellos que un día fueron extrema-izquierdosos hoy pueden ser ministros del PP. La consideración del electorado sobre donde creen que están situados los partidos, en el cuadro del CIS de octubre de 2009, en plena crisis, antes de anunciar los recortes de mayo de 2010. Al PSOE le ubican como partido de izquierdas un 10.8% y de centro izquierda un 41.6% del electorado, de centro un 21.4% de electores; de centro derecha un 3.2% y de derecha un 1%. Pueden ver la inversa en las cifras del PP, aunque más cargados a la derecha. Los datos están muy alejados de la idea que transmiten algunos militantes o líderes de formaciones resumida en la idea de PP=PSOE, simplificado en la consigna de todos son iguales. A UPyD lo definen los electores como de centro izquierda, centro y con menor peso de centro derecha, desde luego no lo consideran partido facha o de extrema derecha como vemos le definen en amplios sectores de las redes sociales. Que los partidos A o B puedan tener dentro fascistas, no quiere decir que esos partidos puedan identificarse como tales; recuerden que el fascismo significa escuadrones organizados que practican y defienden la violencia y el amedrentamiento en su actividad política.
  23. 23. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 23 En Octubre de 2004 se considera católico, cerca de un 80% de la totalidad de encuestados, lo cual necesariamente implica que amplias mayorías de ciudadanos de izquierdas y centro estén en este lote. La alta tasa de catolicismo en España podría explicar los comentarios favorables al Papa Francisco realizados por Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo, que le servirían para ampliar el nicho electoral y obtener masivas cantidades de votos que le acerquen al objetivo de ganar. Mientras tanto la representación de IU en el Europarlamento, más purista y consecuente en términos ideológicos de izquierda, abandonaba el hemiciclo a la entrada del Papa. En el cuadro de Enero 2011, estudio 2.859, la igualdad sigue reconocido como valor de izquierdas, pero matizo con la apreciación anterior respecto a su desplome desde 1980, en general todos los valores se identifican más con la izquierda, honradez, derechos humanos, libertad, progreso, solidaridad, idealismo, tolerancia, por tanto un individuo a título personal debería considerarse mejor al identificarse con la izquierda como depositario de tanto valor superior a la derecha; a pesar de que luego vote derecha, y prefiera otros comportamientos definidores de la derecha actual, tales como menor solidaridad, intransigencia con la emigración, minusvaloración de lo público.
  24. 24. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 24 De Octubre 2011, estudio 2.914, se recogen los sentimientos positivos que inspira la política, tales como: entusiasmo, compromiso o interés; solo mueven a un 15.4 % de los encuestados, lo cual induce a pensar que amplios sectores que se ubican entre las izquierdas, serían considerados fuera de este grupo por muchos de sus colegas, formando parte del 82% de población restante a los que la política inspira: indiferencia, aburrimiento, desconfianza, o irritación. Luchas, compromisos y movilizaciones deben relativizarse a partir de encuestas globales de población y no engañarse con los individuos que se ven alrededor como asistentes a una movilización creyendo que son todos los del mundo. De los barómetros del CIS, Octubre 2011, no podemos afirmar que la ciudadanía sea ampliamente participativa en acciones, por mucho que se defina de izquierdas o derechas; en huelgas y manifestaciones participaron tan solo un 25% de la población, lo que equivale a tres veces el número de no participantes. Interés, compromiso y entusiasmo político, en un primer sentimiento, suma un escaso 16% de los encuestados, lo que indica amplísimos desinteresados.
  25. 25. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 25 El laicismo aumentó. (1982-1993). La religiosidad desciende por la caída entre personas de centro y derecha, mientras aumentaba entre las izquierdas. ‘Religiosidad, ideología y voto en España’. José Ramón Montero. (1970-1993) ‘Cuando ser conservador ya no es un problema: religiosidad, ideología y voto en las elecciones generales de 2000’ Kerman Calvo, José Ramón Montero. WP 9/2002. Universidad Autónoma de Madrid.
  26. 26. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 26 'Las elecciones Generales en España 1977-2011' Dirección General de Política Interior. Unidad de Apoyo. Gabinete de Estudios Electorales.
  27. 27. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 27 Izquierda y derecha no definen el conflicto político en su totalidad A quien piensa que con izquierda y derecha se puede entender el espacio político de nuestro país nosotros decimos que es un juego de trileros. Pablo Iglesias. Y además, están en movimiento. Los ultras, muy religiosos, es de suponer se sintieran más a gusto en los lugares 9 y 10 de la escala -en general cuanto más religioso se era, mas a la derecha se consideraba-. Pero el tiempo introduce matices. Mariano Torcal y Lucía Medina en ‘Ideología y voto en España 1979- 2000: los procesos de reconstrucción racional de la identificación ideológica’; sostienen como tesis central, que desde el franquismo nunca existió una mayoría natural de izquierdas en España y que el conglomerado de izquierda y centro izquierda, se mueve y cambia, desplazándose al centro derecha. En el citado trabajo vemos que la ubicación ideológica y nivel de religiosidad varía considerablemente en el período de 1979 hasta el 2000, en el sector Derecha disminuye a la mitad desde los valores 77 a 32; en el Centro derecha, disminuye de 65 a 33; en el Centro de 54 a 26; en el Centro izquierda de 20 a 13 y en la Izquierda disminuye de 13 a 10; Personas muy religiosas podrían ocupar posiciones en el centro izquierda, ya que consideraran importante la redistribución de la riqueza y el importante papel del Estado en ello, estimando importantes los derechos y libertades individuales y colectivas, sindicación, solidaridad, etc. valores con tintes de izquierdas, lo cual nos obliga a introducir nuevamente la transversalidad en los conjuntos de izquierda/derecha. ‘’En muchas democracias occidentales, existe un conjunto de factores que contribuye a dar estabilidad al comportamiento electoral de los votantes. Los más comúnmente estudiados son la ideología del entrevistado (medida por la escala izquierda-derecha), la clase social a la que pertenece y la confesión religiosa que profesa, junto con su grado de religiosidad. Estos factores son considerados elementos básicos del comportamiento electoral, en cuanto proporcionan un cierto anclaje del voto, o lo amarran, y sirven para poder predecirlo mejor. ’’ La competencia electoral entre PSOE y PP: El peso de los anclajes de ideología, religión y clase. Mariano Torcal y Lucía Medina. A pesar de que en la sociedad española desde la muerte de Franco observamos se ha producido un proceso de secularización, en los datos del CIS la religiosidad, los creyentes, aquellas personas que creen en Dios, que tienen fe en el más allá, cielo, infierno… suponen aún hoy un altísimo porcentaje de la población superior al 70%, que como es lógico incluye a individuos de todos los colores del arco político, otra cuestión es la práctica de rituales religiosos, pero que por el porcentaje tan grande es de suponer se encuentran en todo el arco político.
  28. 28. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 28 En relación con la ideología de un individuo, interactúan diversos factores, uno de gran influencia es el factor económico, y una simplificación que podría servirnos para utilizarlo como evaluación sería aceptar que cuanto más a la izquierda supone mayor control público económico, y cuanto más a la derecha, mayor libertad de mercado. (A. Downs). Como toda herramienta tiene una validez relativa, en el caso de España piensen en la extrema derecha, ubicación 9.10 del CIS, todos ellos no encajan plenamente en la definición económica, -el fascismo, que podría situarse en la extrema derecha habla de la nacionalización de la banca y de dotar de peso económico al Estado-; sin embargo individuos que aceptarían menor papel del estado y mayor del individuo, defensores del mercado poco regulado, y con mayor tolerancia en comportamientos sociales los encontraríamos en lugares 5 y 6, como demócratas liberales. Es importante considerar los anclajes de ideología, religión y clase como aspectos influyentes en el voto y en la auto identificación de la escala izquierda/derecha, en España desde los ochenta los aspectos económicos tienen menor peso para definir la posición en la escala, las izquierdas en España votaron continuadamente al PSOE durante varias elecciones, siendo notoriamente un partido que no realizaba una política tradicional de izquierdas en lo económico. En los noventa ganan a los aspectos económicos, los aspectos morales y sociales y ocupan un lugar preferente en los elementos identitarios en la escala izquierda derecha. Hasta que llega la actual crisis y vuelve a ocupar un lugar preeminente la economía. Visto en conjunto, se puede afirmar que de los individuos situados en 1.2, muchos de ellos sienten menos orgullo por ser españoles y hay menos religiosos que los situados en 9.10. Pero mezclar todos los atributos en todos los integrantes de un conjunto podría inducir a error, ya que el problema entonces planteado sería definir cuanta proporción de cada ingrediente puede determinar un lugar en la escala, lo cual se aleja del criterio de la encuesta. La escala es auto-considerada, quiere decir que la valoración personal de cada individuo respecto a concepciones es lo determinante, sin olvidar que al tiempo ese individuo también coloca/define a los partidos en el eje, naturalmente en función de sus ideas personales. Que aparezcan muchos individuos con varios atributos nos permite saber que algunos serán compartidos en distintos grados
  29. 29. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 29 de aceptación, pero no afirmar que todos ellos conformen la personalidad individual. De hecho en la relación personal fácilmente podríamos encontrar mujeres en posiciones 5.6 que sean más feministas que otras mujeres situadas en posiciones 3.4, por ejemplo; o compañeros de trabajo de posiciones 1.2, menos ecologistas que otros compañeros situados en posición 7.8, o militantes gais situados en posiciones 5.6, y homófobos en posiciones 1.2, etc. Los trabajos sobre la distribución izquierda-derecha son importantes, aunque a veces puedan llevar a la confusión de creer que todas aquellas personas que se posicionan en el mismo lugar comparten mismos intereses y creencias, lo cual está alejado de la realidad, máxime al generalizar calificaciones morales, a un bando se le considera los buenos y al otro los malos, lo cual fomentará apuntarse al lado de los buenos a muchos de los malos, ello dará la impresión de que todos son buenos. Aunque luego salen mayorías absolutas derechistas, hay poca sindicalización, muy poca participación en partidos, pocos activistas sociales... En nuestra relación personal un individuo se considera muy izquierdista si defiende aumentar el peso del Estado en la economía y su papel regulador, sin que le estorben otros aspectos inherentes a su personalidad, como ser altamente religioso, y las encuestas dicen que tan altos porcentajes de religiosidad deben contener mucho peso en la izquierda 1.2, tampoco le estorbará no compartir el feminismo, eso de la igualdad de la mujer y el hombre, vale pero… quizás tampoco vea con buenos ojos el matrimonio gay, y le importaría un carajo el medio ambiente, ese proyecto es bueno si trata de crear puestos de trabajo, sea Eurovegas, el Algarrovico o cualquier urbanización de lujo con campo de gol; Añadan su particular visión contra los emigrantes, sin ser racista, pero es que ellos tienen más derechos… La lista puede alargarse, pero vista así es suficiente para insistir en la idea de la diversidad de individuos que pueden estar incluidos en lugares de izquierdas y la posibilidad de cruzar intereses dispares en una persona que se autodefine como de los buenos. No está exagerado, en la realidad he conocido muchos de ellos y en toda organización de izquierdas se producen conflictos generados por estas transversalidades, u otras generadas por: el europeísmo, los nacionalismos, la globalización, la geopolítica o relaciones internacionales, la monarquía o república como soporte de dictaduras, y a la inversa, la ocultación de grandes fracasos sociales cargados de crímenes y gulags, la defensa del derecho a manifestarse aquí, pero no allí, la defensa de la elección, limitación de mandatos y revocación de cargos aquí, pero no allí, etc. etc. Así el problema planteado con la definición de izquierda puede encontrar mejor salida al considerar progresista aquellas medidas que defiendan valores feministas, de ecología política, relaciones de igualdad y libertad, de solidaridad y justicia. Lo anterior pretende decir que millones de individuos ubicados en el mismo espacio, no son como usted, tienen algunas preferencias, ideas y valores similares en algunas cuestiones, pero muy dispares en otras, pueden sentirse parecidos e incluso en ocasiones votar al mismo partido, pero no siempre por defender intereses iguales a los suyos; muchas de las leyes o propuestas de ese partido no serán de su agrado, pero si elección tras elección le siguen votando millones de electores, no debería albergar dudas sobre las preferencias que eligieron esas personas, que en conjunto, en general, comparten decisiones políticas y forma de entender la vida de esos a quienes votan.
  30. 30. ¿España es un país de izquierdas? Manuel Herranz Montero. 2014 Página 30 COMO SE DEFINEN EN POLITICA. Elabora Manuhermon 'Arian seis' datos del CIS Ideología/Año-mes 2009-01 2010-07 2011-01 2011-10 2014-01 Conservador 11,6 13,1 12,3 12,9 11,8 Demócrata-cristiano 7,1 4,1 5,4 5,2 4,7 Liberal 13 13,3 13,6 14,6 12,7 Progresista 8,6 8,9 9,3 Socialdemócrata 8,3 6,1 6,4 5,4 4,6 Socialista 21,5 18,1 14,7 13,3 12,3 Comunista 1,8 2,1 0,8 2,3 2,2 Nacionalista 3,3 3,8 4,2 3,1 3,1 Feminista 1,4 1,6 2,1 1,4 Ecologista 4,2 4,4 4,4 5,5 3,8 Otras 2,8 3,4 3,1 2,6 3,2 Ninguno 5,8 6,9 5,8 4,5 4,9 NS/NC 20,6 23,1 19,1 19,5 25,8 CIS. HACIA ABAJO TIENE MAS PESO LA IZQUIERDA, HACIA ARRIBA LA DERECHA ____________________________ Manuel Herranz Montero. 2014. Publicado en 'Podemos o no Podemos. Esa es la cuestión'

×