SlideShare una empresa de Scribd logo
CLÁSICOS
A MEDIDA14131211
Cantar
de Mio Cid
Anónimo
Adaptación de Emilio Fontanilla Debesa
Ilustraciones de Esther Gili
ÍNDICE
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
CANTAR PRIMERO: CANTAR DEL DESTIERRO
Camino del destierro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
El Cid consigue dinero de dos judíos de Burgos . . . . . . 17
Despedida en San Pedro de Cardeña . . . . . . . . . . . . . . 23
El Cid conquista Castejón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
El Cid conquista y defiende Alcocer . . . . . . . . . . . . . . . 34
Sitian al Cid en Alcocer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Siguen las conquistas del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
El Cid se enfrenta al conde de Barcelona . . . . . . . . . . . 49
CANTAR SEGUNDO: CANTAR DE LAS BODAS DE LAS HIJAS DEL CID
La conquista de Valencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
El Cid se reúne con doña Jimena . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
El Cid defiende Valencia del rey Yusuf . . . . . . . . . . . . . . 71
El perdón real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Las bodas de las hijas del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
CANTAR TERCERO: CANTAR DE LA AFRENTA DE CORPES
El Cid defiende Valencia del rey Búcar . . . . . . . . . . . . . 95
La afrenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .103
El Cid pide justicia al rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .114
El Cid presenta sus demandas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .122
El reto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .128
Reparación de la honra del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . .135
Apéndice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .141
Introducción
7
INTRODUCCIÓN
El Cid Campeador
Rodrigo Díaz, caballero de las cortes del rey Sancho II de Cas-
tilla (1065-1072) y de Alfonso VI de León (1065-1109) y Castilla
(1072-1109) nació en Vivar, localidad cercana a Burgos, a me-
diados del siglo XI, en el seno de una familia de la nobleza menor
de Castilla, los llamados infanzones. Sus gestas heroicas, que
lo llevaron a dominar casi todo el oriente de la Península Ibéri-
ca, lo hicieron merecedor del título de Campeador (campidoc-
tor, en latín ‘el que está en guerra’), al vencer en combate
singular al alférez del rey de Navarra, y del apelativo Cid o Mio
Cid, procedente del árabe sid (‘señor’), que le aplicaron los
musulmanes de Zaragoza, a cuyo servicio luchó durante el
primer destierro al que fue castigado por el rey Alfonso VI. Así
pues, con el nombre de El Cid Campeador, Mio Cid o El Cid
este personaje histórico se convirtió en vida (murió en Valencia
en 1099) en una figura legendaria de la Reconquista española y
8
Cantar de Mio Cid
en el protagonista de crónicas, himnos, narraciones legenda-
rias, romances, obras de teatro, películas, óperas y series de di-
bujos animados que se han ido creando desde el mismo siglo XI
hasta nuestros días.
Los cantares de gesta
La más celebrada de todas estas obras artísticas es, sin duda,
el Cantar de Mio Cid, primera obra narrativa extensa de la litera-
tura española y única muestra que se conserva, casi completa,
en nuestra literatura de los cantares de gesta medievales, obras
literarias en verso dedicadas, como su nombre indica, a cantar
las gestas o hazañas guerreras de un caballero. Y decimos
«cantar» porque se trata de narraciones destinadas al recitado
oral por parte de un juglar ante el público y no a la lectura priva-
da e individual, lo que explica buena parte de las características
estilísticas de la obra.
Los cantares de gesta cumplían varias funciones en la so-
ciedad castellana de los siglos XII y XIII. Por un lado, satisfacían
la necesidad de oír historias de aventuras que es común a to-
dos los pueblos en muy diferentes épocas históricas (y que en
la actualidad, por ejemplo, saciamos con las películas de aven-
turas).
Por otro lado constituían un medio de información (alguna
vez se les ha comparado con los telediarios de hoy) de sucesos
históricos más o menos recientes.
Y, por último, ayudaban a configurar una mentalidad nacio-
nal, una conciencia comunitaria de pertenecer a un mismo pue-
blo y de compartir, por tanto, una identidad colectiva de carácter
político.
9
IntroducciónIntroducción
El Cantar del Mio Cid
El Cantar de Mio Cid es buena muestra de lo que decimos. La
obra recrea libremente algunos de los sucesos históricos más
destacados de los que protagonizó el Cid en la última década
de su vida, cuando fue desterrado por segunda vez por el rey
Alfonso VI y se dedicó a reconquistar del dominio musulmán las
tierras del levante peninsular con autonomía con respecto al po-
der real, lo que culminó con la conquista de Valencia.
Como no es una crónica histórica rigurosa, sino una obra
poética de enorme calidad, los sucesos históricos están conser-
vados, seleccionados, transformados o inventados en función de
la intención fundamental de su autor o autores: ensalzar como
ejemplo para la comunidad la figura de un infanzón castellano de
la frontera con los moros. Este caballero, desde el deshonor que
supone su destierro, asciende en poder, riqueza y honor (todo
iba unido, en realidad, en la mentalidad de la época) gracias a su
esfuerzo personal y a su valentía, frente a una alta nobleza leo-
nesa, representada en el Cantar por los enemigos del Cid (los
infantes de Carrión y el conde García Ordóñez), cobarde y trai-
dora. De ahí que la obra comience sin antecedentes, con el des-
tierro del Cid (cuyas causas ni siquiera se explican), momento de
máxima deshonra del protagonista, a partir del cual irá constan-
temente ascendiendo, hasta que la afrenta que los infantes de
Carrión les causan a sus hijas vuelva a suponer una nueva caída
en el proceso, de la que de nuevo se recuperará con la victoria
legal frente a ellos y con el triunfo final que supone emparentar
con la realeza española.
De esta forma, el Cid es presentado ante el auditorio como
un personaje heroico, pero humano, próximo al hombre común,
que llora y ríe y siente como cualquiera; moderado y prudente,
10
Cantar de Mio Cid
capaz de exigir la reparación de las ofensas mediante el dere-
cho y no mediante la venganza; y que, como todos, tiene que
ganarse el pan con el sudor de su frente, en vez de vivir de las
rentas como la soberbia nobleza leonesa. En otras palabras,
como la encarnación de la forma de entender la sociedad de
una baja nobleza fronteriza que en el paso del siglo XII al XIII
asume la mayor parte de la tarea reconquistadora y desea
afianzar en la sociedad sus valores y su poder frente a los de
una rancia nobleza de origen astur-leonés, que, acomodada en
sus posesiones, ha perdido el antiguo impulso guerrero.
Más allá de la significación de la obra en su época, el Can-
tar conserva para el lector actual logros literarios tales como la
capacidad narrativa para presentar a sus ojos la peripecia del
Cid con gran realismo y actualización, la pintura fiel de la geo-
grafía de una parte de España, la frescura de un estilo sencillo
e ingenuo pero lleno de expresividad, la recreación fiel de las
formas de vida de una época de nuestra historia y, sobre todo,
la capacidad para transmitir y contagiar el espíritu de aventura y
de superación de uno de los nombres más legendarios de la
historia de España.
Esta edición
Esta edición presenta una adaptación en prosa del Cantar de
Mio Cid, en la que se ha modernizado y simplificado el complejo
castellano medieval, de modo que pueda ser comprendido por
un lector joven actual, conservando, eso sí, la mayor fidelidad al
original y una gran parte de sus rasgos estilísticos. Solo se han
suprimido algunos escasos pasajes muy reiterativos y de carác-
ter secundario con respecto a la trama.
Plan lector   el destierro del cid
13
CANTAR PRIMERO
AMINO DEL DESTIERRO
Cuenta la historia que mandó llamar el Cid
a sus amigos, parientes y vasallos y les comu-
nicó que el rey le ordenaba salir del reino en el plazo de nueve
días. Y les dijo:
—Amigos, quiero saber cuáles de vosotros queréis venir
conmigo. Dios os lo pagará a los que vengáis, pero igualmente
satisfecho quedaré con los que aquí permanezcáis.
Habló entonces Álvar Fáñez, su primo hermano:
—Con vos iremos todos, Cid, por las tierras deshabitadas y
por las pobladas, y nunca os fallaremos mientras estemos vivos
y sanos; en vuestro servicio emplearemos nuestras mulas y
nuestros caballos, el dinero y los vestidos; siempre os servire-
mos como leales amigos y vasallos.
Todos aprobaron lo que dijo Álvar Fáñez y el Cid les agra-
deció mucho lo que allí se había hablado.
C
14
Cantar de Mio Cid
Y en cuanto el Cid hubo recogido sus bienes, salió de Vivar
con sus amigos y mandó ir camino de Burgos. Allí dejó su casa
vacía y abandonada. Derramando abundantes lágrimas, volvía
la cabeza y se quedaba mirándola. Vio las puertas abiertas y los
postigos1
sin candados, las perchas2
vacías, sin pieles y sin man-
tos, sin halcones y sin azores para la caza. Suspiró el Cid, con
preocupación, y habló con gran serenidad:
—¡Gracias a ti, Señor, que estás en el cielo! ¡Esto han tra-
mado contra mí mis malvados enemigos!
Se dispusieron a espolear a los caballos, y les soltaron las
riendas. A la salida de Vivar, vieron una corneja por la derecha
y cuando entraron en Burgos la vieron por la izquierda3
. Se en-
cogió de hombros el Cid y sacudió la cabeza:
—¡Alegrémonos, Álvar Fáñez, ya que nos destierran!
El Cid Rodrigo Díaz entró en Burgos, en compañía de sesen-
ta caballeros, cada uno con su pendón4
. Salieron a verlo mujeres y
varones, la ciudad entera se asomó por las ventanas derramando
abundantes lágrimas ¡tan fuerte era su dolor!, y diciendo por sus
bocas una misma opinión:
—¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor!
Lo convidarían con gusto a su casa, pero ninguno se arriesga-
ba, pues el rey don Alfonso le tenía gran rabia al Cid. El día de
antes había mandado una carta a Burgos, severamente custodia-
da y debidamente sellada, en la que ordenaba que al Cid Rodrigo
Díaz nadie le diese posada y que el que se la diese tuviese por
1
Postigo: puerta pequeña que se abre en otra mayor.
2
Percha: soporte de madera para colgar la ropa o para sujetar en él las aves para cazar.
3
Corneja: ave de pequeño tamaño semejante al cuervo. Durante la Edad Media se
utilizaba para predecir el futuro: si volaba de derecha a izquierda era buena señal y si
lo hacía de izquierda a derecha, mala.
4
Pendón: estandarte, pequeña bandera con los elementos personales que diferen-
cian a una casa noble o a un grupo militar.
15
Cantar primero
cierto que perdería sus bienes y también los ojos de la cara, e in-
cluso la vida y el alma. Gran dolor tenían aquellas gentes cristia-
nas; se escondían del Cid, pues no se atrevían a decirle nada.
El Campeador se dirigió a su posada, y al llegar a la puerta,
la encontró bien cerrada: por miedo del rey Alfonso así la te-
nían atrancada, y, a no ser que la forzasen, no la abriría nadie.
Los que iban con el Cid con grandes voces llamaron, los de
dentro no les respondieron una sola palabra. El Cid se acercó a
la puerta, sacó el pie del estribo y le dio una patada, pero no se
abrió la puerta, pues estaba bien cerrada.
Entonces una niña de nueve años apareció ante sus ojos:
—¡Oh, Campeador, que en buena hora ceñisteis la espada!5
El rey lo ha prohibido, anoche llegó su carta severamente cus-
todiada y debidamente sellada. No nos atreveremos a acogeros
por nada del mundo; si no, perderíamos los bienes y las casas,
e incluso los ojos de la cara. Cid, con nuestro mal, vos no ga-
náis nada. ¡Que el Creador os ayude con todas sus mercedes
santas!
Esto dijo la niña y se volvió para su casa. Bien vio el Cid
que no contaba con el favor del rey. Se alejó de la puerta, atra-
vesó Burgos, llegó a Santa María, y allí descabalgó; se hincó de
rodillas y rezó de corazón. Terminada la oración, enseguida el
Cid volvió a montar a caballo, salió por la puerta de la ciudad y
cruzó el río Arlanzón; al salir de la ciudad paró sobre un pedre-
gal, mandó plantar la tienda y luego bajó del caballo. Sabedlo:
el Cid Ruy Díaz, el que en buena hora ciñó la espada, acampó
al aire libre con los caballeros que lo acompañaban, pues nadie
lo acogió en su casa; así pasó la noche el Cid, como si estuviese
en despoblado, en medio del campo.
5
En buena hora ceñisteis la espada: que fue armado caballero en un buen momento
(por el influjo de las estrellas), es decir, que es afortunado.
16
Cantar de Mio Cid
También le había prohibido el rey comprar comida en Burgos, así
que nadie se habríaatrevidoavenderlenilaracióndeundía.
Sin embargo, Martín Antolínez, el ilustre burgalés, les pro-
porcionó pan y vino al Cid y a los suyos; no lo compró en la ciu-
dad, pues era de su hacienda6
, así que de esta manera los abasteció
de todo lo imprescindible. Se alegró el Cid y todos los que esta-
ban a su servicio. Habló entonces Martín Antolínez:
—¡Oh, Campeador, en buena hora nacido! Esta noche des-
cansaremos y seguiremos por la mañana, pues yo también seré
acusado. Si con vos escapo sano y vivo, antes o después el rey
me volverá a querer como amigo; si no, todo cuanto dejo no me
importa un higo.
Habló el Cid, el que en buena hora ciñó la espada:
—¡Martín Antolínez, caballero de intrépida lanza, si yo
vivo lo suficiente, os doblaré el sueldo! Gastados tengo todo el
oro y toda la plata, ya veis que conmigo no llevo nada, y me
haría falta dinero para mantener a quienes me acompañan. Lo
lograré por las malas ya que por las buenas no lo conseguiré.
Con vuestra ayuda quiero preparar dos arcas, llenarlas de are-
na, para que sean muy pesadas, cubrirlas de guadamecí7
rojizo
y cerrarlas muy bien con clavos dorados. Buscad enseguida a
los judíos Raquel y Vidas y decidles que como en Burgos me
han prohibido comprar y el rey me ha desterrado, no me pue-
do llevar mis bienes, que son muy pesados; que se los empeñaré
por una cantidad justa. Llévenles las arcas de noche, para que
no lo vea nadie excepto el Creador con todos sus santos. Con-
tra mi voluntad lo hago, porque otra cosa no puedo hacer.
6
Hacienda: conjunto de bienes y riquezas, propiedad de alguien.
7
Guadamecí: piel de carnero, curtida y adornada con relieves, dibujos pintados o do-
rados, que se utilizaba fundamentalmente como adorno.
17
Cantar primero
EL CID CONSIGUE DINERO DE DOS JUDÍOS DE BURGOS
No se entretuvo Martín Antolínez. Entró en Burgos y en el cas-
tillo preguntó por Raquel y Vidas enseguida. Juntos estaban
echando cuentas de los dineros que habían ganado. Se acercó a
ellos Martín Antolínez y les habló con astucia:
—¿Dónde estáis, Raquel y Vidas, mis queridos amigos?
Querría hablar en secreto con ambos.
Sin perder el tiempo, los tres se fueron a un lugar apartado.
—Raquel y Vidas, dadme ambos la mano, en señal del se-
creto de este nuestro trato, que para siempre os hará ricos y
nunca más estaréis necesitados. Sabéis que el Campeador fue
enviado a por las parias8
, trajo muchos y muy valiosos bienes:
de todos ellos se quedó con lo de más valor, por esto lo han
acusado. Tiene dos arcas llenas de oro puro. Ya sabéis que el
rey lo ha desterrado, así que ha dejado sus tierras, sus casas y
sus palacios. Las arcas no se las puede llevar, pues sería descu-
bierto, así que el Campeador las dejará en vuestras manos si a
cambio le prestáis una cantidad apropiada. No tenéis más que
coger las arcas y ponerlas a salvo, pero juradme ambos por
vuestra fe que no las registraréis durante todo este año.
8
Parias: tributo que pagaban algunos de los territorios musulmanes a los reyes cris-
tianos para no ser atacados.
18
Cantar de Mio Cid
Raquel y Vidas se quedaron deliberando entre ellos:
—Algún provecho sacaremos nosotros de esto; bien sabe-
mos cuánto tiene él ganado desde que entró en tierras de mo-
ros, que ha conseguido gran riqueza y que no puede dormir sin
recelo quien va cargado de monedas. Cojamos nosotros estas
arcas y metámoslas en lugar donde nadie las vea.
Y volviéndose a Martín Antolínez le preguntaron:
—Mas, decidnos, el Cid, ¿cuánto quiere a cambio y qué ga-
naremos nosotros por todo este año?
Replicó con prudencia Martín Antolínez:
—El Cid querrá lo que sea justo, os va a pedir poco por de-
jar su riqueza a salvo; como de todas las partes se le acercan
hombres necesitados, necesita para ellos seiscientos marcos9
.
Dijeron Raquel y Vidas:
—Con gusto se los daremos.
—Ya veis que entra la noche, el Cid está apurado, necesita-
mos que nos deis ya los marcos.
—No se hacen así los tratos, que primero hay que recibir y
después dar —replicaron Raquel y Vidas.
—De acuerdo —dijo Martín Antolínez—, vosotros venid
junto al ilustre Campeador y nosotros os ayudaremos, pues es
lo justo, a transportar las arcas y dejarlas a salvo, de manera que
no se enteren ni moros ni cristianos.
—De acuerdo estamos —respondieron Raquel y Vidas—,
una vez traídas aquí las arcas, tomaréis los seiscientos marcos.
Todos de acuerdo, inmediatamente montaron a caballo
Martín Antolínez con Raquel y Vidas. No pasaron por el puen-
te, cruzaron por el agua, para que nadie en Burgos se enterase
del asunto. Llegaron a la tienda del ilustre Campeador: en
9
Marco: cada marco equivalía a 230 gramos de plata o de oro, por lo que se trataba
de una cantidad considerable.
19
Cantar primero
cuanto entraron, al Cid le besaron las manos. Sonrió el Cid, y
empezó a hablarles:
—Oh, don Raquel y don Vidas, ¿no os habréis olvidado de
mí? Ya me marcho de esta tierra, pues he caído en la ira del rey;
por lo que parece, tendréis algo de mis riquezas y no seréis per-
sonas necesitadas mientras viváis.
Raquel y Vidas le besaron las manos al Cid. Martín Antolí-
nez ya había acordado con ellos que por aquellas arcas le darían
seiscientos marcos y que se las guardarían, sin abrirlas, hasta fi-
nal de año; lo habían jurado por su fe, así que si incumplían su
juramento, cometerían perjurio, y, además, el Cid no les daría
ni un céntimo del interés.
Dijo Martín Antolínez:
—Que carguen las arcas rápido, lleváoslas, Raquel y Vidas,
ponedlas a salvo; yo iré con vosotros, para traer los marcos,
pues el Cid ha de partir antes de que cante el gallo.
Deberíais haber visto qué gozo sintieron cuando cargaron
las arcas, pues, aunque eran muy fuertes, no las podían subir
sobre las bestias de carga. Se alegraban Raquel y Vidas con
aquellos tesoros, pues se veían muy ricos para toda su vida.
Raquel le besó al Cid la mano:
—¡Oh, Campeador, que en buena hora ceñisteis la espada!
De Castilla salís hacia tierras extrañas, ese es vuestro destino,
grandes serán vuestras ganancias, os pido, Cid, como regalo,
una hermosa pelliza10
morisca, forrada de seda roja.
—Así será —dijo el Cid—, tenedla por vuestra desde este
momento: si no os la trajese, descontadla de las arcas.
De vuelta a su casa tendieron una alfombra en medio de la
sala y sobre ella una sábana de hilo fino muy blanca. De una
10
Pelliza: la piel o la pelliza era la prenda de abrigo de la época y, por tanto, la que se
colocaba encima del brial, o vestido, y debajo del manto.
20
Cantar de Mio Cid
sola vez echaron trescientos marcos de plata, que don Martín
tomó sin necesidad de pesarlos; los otros trescientos se los pa-
garon en oro. A sus cinco escuderos don Martín los cargó con
el dinero. Hecho esto, oiréis lo que dijo:
—Raquel y Vidas, ya están en vuestras manos las arcas; ya que
os he hecho ganar un buen dinero, bien merezco unas calzas11
.
Raquel y Vidas se apartaron para hablar entre sí:
—Démosle un buen regalo, pues él nos ha conseguido este
trato.
—Martín Antolínez, distinguido burgalés, vos lo merecéis,
os daremos un buen regalo, treinta marcos para que os hagáis
calzas, rica pelliza y buen manto. Merecido lo tenéis, pues se ha
hecho un trato y vos nos conseguiréis lo que hemos pactado.
Lo agradeció don Martín, recibió los marcos y antes de salir
se despidió de ambos.
Salió de Burgos y cruzó el Arlanzón, y llegó a la tienda del que
en buena hora nació. El Cid lo recibió con los brazos abiertos:
—¡Ya habéis llegado, Martín Antolínez, mi fiel vasallo! Lle-
gará el día en que pueda yo recompensaros.
—Vengo, Campeador, con todo bien arreglado; vos habéis
ganado seiscientos marcos y treinta, yo. Mandad recoger la
tienda y vayámonos pronto, que estemos en San Pedro de Car-
deña al cantar el gallo; veremos a vuestra mujer, ilustre hidalga.
Es necesario que acortemos la estancia y salgamos del reino,
pues pronto se acaba el plazo.
Dichas estas palabras, el Cid y quienes lo acompañaban re-
cogieron la tienda y se dispusieron a marchar de prisa, pero an-
tes volvió el caballo hacia Santa María y santiguándose con su
mano derecha, exclamó:
11
Calzas: prenda masculina que cubre las piernas desde los pies hasta la cintura; se
regalaba a quien mediaba en un negocio.
21
Cantar primero
—¡A ti, Dios, que cielo y tierra guías, te lo agradezco; tus
virtudes me protejan, gloriosa Santa María! Me voy de Castilla,
pues el rey me destierra; no sé si volveré a ella en lo que me
queda de vida. ¡Vuestra virtud me ampare, Gloriosa, en mi sali-
da, y me ayude y me socorra de noche y de día! Si así lo hicie-
rais y la suerte me fuera favorable, mandaré hacer buenas y
22
Cantar de Mio Cid
ricas donaciones para vuestro altar y prometo hacer que os can-
ten mil misas.
Así se despidió aquel hombre justo con ánimo y firmeza.
Todos soltaron las riendas y empezaron a espolear los caballos.
Martín Antolínez, el burgalés, dijo:
—He de ver a mi mujer: tengo que aconsejarle sin prisa
cómo deben actuar en mi ausencia. Si por eso quisiese el rey
despojarme de mis bienes, no me importa. Antes de que asome
el sol, con vos estaré.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Biografía de federico garcia lorca
Biografía de federico garcia lorcaBiografía de federico garcia lorca
Biografía de federico garcia lorca
Alberto Fernandez
 
LITERATURA ESPAÑOLA
LITERATURA ESPAÑOLALITERATURA ESPAÑOLA
LITERATURA ESPAÑOLA
luz milagros
 
Poesia barroca
Poesia barrocaPoesia barroca
Poesia barroca
Eduardo Rubio Hidalgo
 
3.1 Cantar de Mío Cid
3.1 Cantar de Mío Cid3.1 Cantar de Mío Cid
3.1 Cantar de Mío Cid
literaturauniversalsotomayor
 
Cantar de mio cid
Cantar de mio cidCantar de mio cid
Cantar de mio cid
RoiRA
 
El cantar de beowulf
El cantar de beowulfEl cantar de beowulf
El cantar de beowulf
faustito99
 
Rastrear localizar
Rastrear  localizarRastrear  localizar
Rastrear localizar
MariaJosRivera4
 
Guia de docente_espanol_8
Guia de docente_espanol_8Guia de docente_espanol_8
Guia de docente_espanol_8
Sandra Hernandez
 
Noche de viernes
Noche de viernesNoche de viernes
Noche de viernes
liceo tecnico a100
 
Guia fantasmas de dia 1
Guia fantasmas de dia 1Guia fantasmas de dia 1
Guia fantasmas de dia 1
Guillermo Martínez Belloni
 
Prueba nada menos que todo un hombre
Prueba nada menos que todo un hombrePrueba nada menos que todo un hombre
Prueba nada menos que todo un hombre
Andrea Collao Morales
 
Martin fierro
Martin fierroMartin fierro
Martin fierro
Andrea Domenech
 
Comentario de el tragaluz (1)
Comentario de el tragaluz (1)Comentario de el tragaluz (1)
Comentario de el tragaluz (1)
iesrc
 
Don Quijote de la Mancha: estructura y otros
Don Quijote de la Mancha: estructura y otrosDon Quijote de la Mancha: estructura y otros
Don Quijote de la Mancha: estructura y otros
Emmanuel Manzotti
 
El Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
El Cantar del Mio Cid por sextilla literariaEl Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
El Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
los6delite
 
Antonio Machado
Antonio MachadoAntonio Machado
Antonio Machado
dolors
 
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
Monica Riquelme
 
Los Tópicos Literarios
Los Tópicos LiterariosLos Tópicos Literarios
Los Tópicos Literarios
cuentin
 
Miocid
MiocidMiocid
Prueba juan salvador gaviota
Prueba juan salvador gaviotaPrueba juan salvador gaviota
Prueba juan salvador gaviota
Francisca Daniela Werner Bustos
 

La actualidad más candente (20)

Biografía de federico garcia lorca
Biografía de federico garcia lorcaBiografía de federico garcia lorca
Biografía de federico garcia lorca
 
LITERATURA ESPAÑOLA
LITERATURA ESPAÑOLALITERATURA ESPAÑOLA
LITERATURA ESPAÑOLA
 
Poesia barroca
Poesia barrocaPoesia barroca
Poesia barroca
 
3.1 Cantar de Mío Cid
3.1 Cantar de Mío Cid3.1 Cantar de Mío Cid
3.1 Cantar de Mío Cid
 
Cantar de mio cid
Cantar de mio cidCantar de mio cid
Cantar de mio cid
 
El cantar de beowulf
El cantar de beowulfEl cantar de beowulf
El cantar de beowulf
 
Rastrear localizar
Rastrear  localizarRastrear  localizar
Rastrear localizar
 
Guia de docente_espanol_8
Guia de docente_espanol_8Guia de docente_espanol_8
Guia de docente_espanol_8
 
Noche de viernes
Noche de viernesNoche de viernes
Noche de viernes
 
Guia fantasmas de dia 1
Guia fantasmas de dia 1Guia fantasmas de dia 1
Guia fantasmas de dia 1
 
Prueba nada menos que todo un hombre
Prueba nada menos que todo un hombrePrueba nada menos que todo un hombre
Prueba nada menos que todo un hombre
 
Martin fierro
Martin fierroMartin fierro
Martin fierro
 
Comentario de el tragaluz (1)
Comentario de el tragaluz (1)Comentario de el tragaluz (1)
Comentario de el tragaluz (1)
 
Don Quijote de la Mancha: estructura y otros
Don Quijote de la Mancha: estructura y otrosDon Quijote de la Mancha: estructura y otros
Don Quijote de la Mancha: estructura y otros
 
El Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
El Cantar del Mio Cid por sextilla literariaEl Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
El Cantar del Mio Cid por sextilla literaria
 
Antonio Machado
Antonio MachadoAntonio Machado
Antonio Machado
 
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
Prueba unidad "El viaje en literatura", Tercero medio.
 
Los Tópicos Literarios
Los Tópicos LiterariosLos Tópicos Literarios
Los Tópicos Literarios
 
Miocid
MiocidMiocid
Miocid
 
Prueba juan salvador gaviota
Prueba juan salvador gaviotaPrueba juan salvador gaviota
Prueba juan salvador gaviota
 

Destacado

Cid 090521182203-phpapp02
Cid 090521182203-phpapp02Cid 090521182203-phpapp02
Cid 090521182203-phpapp02
Fernan Carretero Racero
 
El Cid (Marina)
El Cid (Marina)El Cid (Marina)
El Cid (Marina)
teresa150
 
CANTAR DE MIO ÇID
CANTAR DE MIO ÇIDCANTAR DE MIO ÇID
CANTAR DE MIO ÇID
Begoruano
 
Poema De Mio Cid
Poema De Mio CidPoema De Mio Cid
Poema De Mio Cid
Maestra de español
 
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
Carolina Rodriguez
 
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
Abel Caicedo
 
El Cantar De Mio Cid
El Cantar De Mio CidEl Cantar De Mio Cid
El Cantar De Mio Cid
jjbm
 
Cantar de mio cid
Cantar de mio cidCantar de mio cid
Cantar de mio cid
biennnnn
 
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cidComprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
rrocias
 
Análisis del Mio Cid
Análisis del Mio CidAnálisis del Mio Cid
Análisis del Mio Cid
97bridget
 
Plan lector 2016
Plan lector 2016Plan lector 2016
Plan lector 2016
Ramiro Ibañez Lara
 
Cantar de Mío Cid
Cantar de Mío CidCantar de Mío Cid
Cantar de Mío Cid
pigarciab
 
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTACANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
Escola Vedruna-Àngels
 

Destacado (13)

Cid 090521182203-phpapp02
Cid 090521182203-phpapp02Cid 090521182203-phpapp02
Cid 090521182203-phpapp02
 
El Cid (Marina)
El Cid (Marina)El Cid (Marina)
El Cid (Marina)
 
CANTAR DE MIO ÇID
CANTAR DE MIO ÇIDCANTAR DE MIO ÇID
CANTAR DE MIO ÇID
 
Poema De Mio Cid
Poema De Mio CidPoema De Mio Cid
Poema De Mio Cid
 
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
Estrategiasparaelfomentodelalectura 090401050500-phpapp02
 
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
Discurso dia del idioma 23 de abril de 2008
 
El Cantar De Mio Cid
El Cantar De Mio CidEl Cantar De Mio Cid
El Cantar De Mio Cid
 
Cantar de mio cid
Cantar de mio cidCantar de mio cid
Cantar de mio cid
 
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cidComprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
Comprensión lectora primera parte. cantar de mío cid
 
Análisis del Mio Cid
Análisis del Mio CidAnálisis del Mio Cid
Análisis del Mio Cid
 
Plan lector 2016
Plan lector 2016Plan lector 2016
Plan lector 2016
 
Cantar de Mío Cid
Cantar de Mío CidCantar de Mío Cid
Cantar de Mío Cid
 
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTACANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
CANTAR DE MIO CID - KELLY PERALTA
 

Similar a Plan lector el destierro del cid

El Cantar del Mio Cid
El Cantar del Mio Cid El Cantar del Mio Cid
El Cantar del Mio Cid
fabian mamani
 
E L M I O C I D Reyes, QuiñóNez
E L  M I O  C I D    Reyes, QuiñóNezE L  M I O  C I D    Reyes, QuiñóNez
E L M I O C I D Reyes, QuiñóNez
guest91d8bf
 
El Poema de Mio Cid
El Poema de Mio CidEl Poema de Mio Cid
El Poema de Mio Cid
Francisco de Pedro
 
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura españolaEl Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
JorgePerez594806
 
Cantar de mío cid
Cantar de mío cidCantar de mío cid
Cantar de mío cid
aissa24
 
Resumen del poema del mio cid
Resumen del poema del mio cidResumen del poema del mio cid
Resumen del poema del mio cid
nancysantiagoespinoza
 
El cantar del Mio Cid
El cantar del Mio CidEl cantar del Mio Cid
El cantar del Mio Cid
Yerik Malaga
 
El cantar de mio cid
El cantar de mio cidEl cantar de mio cid
El cantar de mio cid
Huellas Literarias
 
04 el cid
04   el cid04   el cid
Evolución de la literatura española
Evolución de la literatura españolaEvolución de la literatura española
Evolución de la literatura española
Rafael Campos Brusil
 
La edad media by laiaa99
La edad media by laiaa99La edad media by laiaa99
La edad media by laiaa99
laiaa99
 
La edad media
La edad mediaLa edad media
La edad media
laiaa99
 
El cantar de Mio Cid
El cantar de Mio CidEl cantar de Mio Cid
El cantar de Mio Cid
Raul Gil
 
El cantar del Mio Cid
El cantar del Mio CidEl cantar del Mio Cid
Presentacion mio-cid
Presentacion mio-cidPresentacion mio-cid
Presentacion mio-cid
Olivia González Amador
 
Presentacion Mio Cid
Presentacion Mio CidPresentacion Mio Cid
Presentacion Mio Cid
Biblioteca Escolar Juan Leiva
 
El mio cid melero d. miguel
El mio cid melero   d. miguelEl mio cid melero   d. miguel
El mio cid melero d. miguel
mrouzaut
 
Poema del Mio Cid
Poema del Mio CidPoema del Mio Cid
Poema del Mio Cid
Marian Calvo
 
Edad media 2
Edad media 2Edad media 2
Edad media 2
Fermín
 
Cid
CidCid

Similar a Plan lector el destierro del cid (20)

El Cantar del Mio Cid
El Cantar del Mio Cid El Cantar del Mio Cid
El Cantar del Mio Cid
 
E L M I O C I D Reyes, QuiñóNez
E L  M I O  C I D    Reyes, QuiñóNezE L  M I O  C I D    Reyes, QuiñóNez
E L M I O C I D Reyes, QuiñóNez
 
El Poema de Mio Cid
El Poema de Mio CidEl Poema de Mio Cid
El Poema de Mio Cid
 
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura españolaEl Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
El Mío Cid, cantar de gesta de la literatura española
 
Cantar de mío cid
Cantar de mío cidCantar de mío cid
Cantar de mío cid
 
Resumen del poema del mio cid
Resumen del poema del mio cidResumen del poema del mio cid
Resumen del poema del mio cid
 
El cantar del Mio Cid
El cantar del Mio CidEl cantar del Mio Cid
El cantar del Mio Cid
 
El cantar de mio cid
El cantar de mio cidEl cantar de mio cid
El cantar de mio cid
 
04 el cid
04   el cid04   el cid
04 el cid
 
Evolución de la literatura española
Evolución de la literatura españolaEvolución de la literatura española
Evolución de la literatura española
 
La edad media by laiaa99
La edad media by laiaa99La edad media by laiaa99
La edad media by laiaa99
 
La edad media
La edad mediaLa edad media
La edad media
 
El cantar de Mio Cid
El cantar de Mio CidEl cantar de Mio Cid
El cantar de Mio Cid
 
El cantar del Mio Cid
El cantar del Mio CidEl cantar del Mio Cid
El cantar del Mio Cid
 
Presentacion mio-cid
Presentacion mio-cidPresentacion mio-cid
Presentacion mio-cid
 
Presentacion Mio Cid
Presentacion Mio CidPresentacion Mio Cid
Presentacion Mio Cid
 
El mio cid melero d. miguel
El mio cid melero   d. miguelEl mio cid melero   d. miguel
El mio cid melero d. miguel
 
Poema del Mio Cid
Poema del Mio CidPoema del Mio Cid
Poema del Mio Cid
 
Edad media 2
Edad media 2Edad media 2
Edad media 2
 
Cid
CidCid
Cid
 

Más de Edgar Matienzo

LA GENERACIÓN DEL 98
LA GENERACIÓN DEL 98LA GENERACIÓN DEL 98
LA GENERACIÓN DEL 98
Edgar Matienzo
 
LA ORACION COMPUESTA
LA ORACION COMPUESTALA ORACION COMPUESTA
LA ORACION COMPUESTA
Edgar Matienzo
 
EL BARROCO
EL BARROCOEL BARROCO
EL BARROCO
Edgar Matienzo
 
EL RENACIMIENTO
EL RENACIMIENTOEL RENACIMIENTO
EL RENACIMIENTO
Edgar Matienzo
 
LA EDAD MEDIA
LA EDAD MEDIALA EDAD MEDIA
LA EDAD MEDIA
Edgar Matienzo
 
ORIGEN DEL CASTELLANO
ORIGEN DEL CASTELLANOORIGEN DEL CASTELLANO
ORIGEN DEL CASTELLANO
Edgar Matienzo
 
Pfrrhh adolescencia
Pfrrhh   adolescenciaPfrrhh   adolescencia
Pfrrhh adolescencia
Edgar Matienzo
 
Matemáticas funciones
Matemáticas   funcionesMatemáticas   funciones
Matemáticas funciones
Edgar Matienzo
 
Hist y geo humedales de ventanilla
Hist y geo   humedales de ventanillaHist y geo   humedales de ventanilla
Hist y geo humedales de ventanilla
Edgar Matienzo
 
Hist y geo dubai hoy
Hist y geo   dubai hoyHist y geo   dubai hoy
Hist y geo dubai hoy
Edgar Matienzo
 
Ept aprendiendo publicidad ppt
Ept   aprendiendo publicidad pptEpt   aprendiendo publicidad ppt
Ept aprendiendo publicidad ppt
Edgar Matienzo
 
Comunicación texto expositivo
Comunicación   texto expositivoComunicación   texto expositivo
Comunicación texto expositivo
Edgar Matienzo
 
Comunicación relativos quien y cuyo cuya
Comunicación   relativos quien y cuyo cuyaComunicación   relativos quien y cuyo cuya
Comunicación relativos quien y cuyo cuya
Edgar Matienzo
 
Comunicación queísmo y dequeísmo
Comunicación   queísmo y dequeísmoComunicación   queísmo y dequeísmo
Comunicación queísmo y dequeísmo
Edgar Matienzo
 
Comunicación pronombres enclíticos
Comunicación   pronombres enclíticosComunicación   pronombres enclíticos
Comunicación pronombres enclíticos
Edgar Matienzo
 
Comunicación ortografía 4to año
Comunicación   ortografía 4to añoComunicación   ortografía 4to año
Comunicación ortografía 4to año
Edgar Matienzo
 
Comunicación ortografía 4to año - II
Comunicación   ortografía 4to año - IIComunicación   ortografía 4to año - II
Comunicación ortografía 4to año - II
Edgar Matienzo
 
Comunicación ortografía 3er año II
Comunicación   ortografía 3er año IIComunicación   ortografía 3er año II
Comunicación ortografía 3er año II
Edgar Matienzo
 
Comunicación ortografía 3er. año I
Comunicación   ortografía 3er. año IComunicación   ortografía 3er. año I
Comunicación ortografía 3er. año I
Edgar Matienzo
 
Comunicación ortografía 2do año II
Comunicación   ortografía 2do año IIComunicación   ortografía 2do año II
Comunicación ortografía 2do año II
Edgar Matienzo
 

Más de Edgar Matienzo (20)

LA GENERACIÓN DEL 98
LA GENERACIÓN DEL 98LA GENERACIÓN DEL 98
LA GENERACIÓN DEL 98
 
LA ORACION COMPUESTA
LA ORACION COMPUESTALA ORACION COMPUESTA
LA ORACION COMPUESTA
 
EL BARROCO
EL BARROCOEL BARROCO
EL BARROCO
 
EL RENACIMIENTO
EL RENACIMIENTOEL RENACIMIENTO
EL RENACIMIENTO
 
LA EDAD MEDIA
LA EDAD MEDIALA EDAD MEDIA
LA EDAD MEDIA
 
ORIGEN DEL CASTELLANO
ORIGEN DEL CASTELLANOORIGEN DEL CASTELLANO
ORIGEN DEL CASTELLANO
 
Pfrrhh adolescencia
Pfrrhh   adolescenciaPfrrhh   adolescencia
Pfrrhh adolescencia
 
Matemáticas funciones
Matemáticas   funcionesMatemáticas   funciones
Matemáticas funciones
 
Hist y geo humedales de ventanilla
Hist y geo   humedales de ventanillaHist y geo   humedales de ventanilla
Hist y geo humedales de ventanilla
 
Hist y geo dubai hoy
Hist y geo   dubai hoyHist y geo   dubai hoy
Hist y geo dubai hoy
 
Ept aprendiendo publicidad ppt
Ept   aprendiendo publicidad pptEpt   aprendiendo publicidad ppt
Ept aprendiendo publicidad ppt
 
Comunicación texto expositivo
Comunicación   texto expositivoComunicación   texto expositivo
Comunicación texto expositivo
 
Comunicación relativos quien y cuyo cuya
Comunicación   relativos quien y cuyo cuyaComunicación   relativos quien y cuyo cuya
Comunicación relativos quien y cuyo cuya
 
Comunicación queísmo y dequeísmo
Comunicación   queísmo y dequeísmoComunicación   queísmo y dequeísmo
Comunicación queísmo y dequeísmo
 
Comunicación pronombres enclíticos
Comunicación   pronombres enclíticosComunicación   pronombres enclíticos
Comunicación pronombres enclíticos
 
Comunicación ortografía 4to año
Comunicación   ortografía 4to añoComunicación   ortografía 4to año
Comunicación ortografía 4to año
 
Comunicación ortografía 4to año - II
Comunicación   ortografía 4to año - IIComunicación   ortografía 4to año - II
Comunicación ortografía 4to año - II
 
Comunicación ortografía 3er año II
Comunicación   ortografía 3er año IIComunicación   ortografía 3er año II
Comunicación ortografía 3er año II
 
Comunicación ortografía 3er. año I
Comunicación   ortografía 3er. año IComunicación   ortografía 3er. año I
Comunicación ortografía 3er. año I
 
Comunicación ortografía 2do año II
Comunicación   ortografía 2do año IIComunicación   ortografía 2do año II
Comunicación ortografía 2do año II
 

Último

Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
Cátedra Banco Santander
 
Como hacer que te pasen cosas buenas MRE3 Ccesa007.pdf
Como hacer que te pasen cosas buenas  MRE3  Ccesa007.pdfComo hacer que te pasen cosas buenas  MRE3  Ccesa007.pdf
Como hacer que te pasen cosas buenas MRE3 Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
Juan Martín Martín
 
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
jvcar1815
 
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literariadiapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
TheeffitaSantosMedin
 
fichas descriptivas para primaria 2023-2024
fichas descriptivas para primaria 2023-2024fichas descriptivas para primaria 2023-2024
fichas descriptivas para primaria 2023-2024
Verito51
 
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdfSEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
GavieLitiumGarcia
 
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
Cátedra Banco Santander
 
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
Cátedra Banco Santander
 
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
SergioAlfrediMontoya
 
Tu, Tu Hijo y la Escuela Ken Robinson Ccesa007.pdf
Tu,  Tu Hijo y la  Escuela  Ken Robinson  Ccesa007.pdfTu,  Tu Hijo y la  Escuela  Ken Robinson  Ccesa007.pdf
Tu, Tu Hijo y la Escuela Ken Robinson Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial  Ccesa007.pdfTransformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial  Ccesa007.pdf
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
nelsontobontrujillo
 
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANAEJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
dairatuctocastro
 
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdf
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdfReglamento del salón - Intensa-mente.pdf
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdf
Adri G Ch
 
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docxPLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
william antonio Chacon Robles
 
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptxPPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
https://gramadal.wordpress.com/
 
Escuelas Creativas Ken Robinson Ccesa007.pdf
Escuelas Creativas Ken Robinson   Ccesa007.pdfEscuelas Creativas Ken Robinson   Ccesa007.pdf
Escuelas Creativas Ken Robinson Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipaTOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
alexandrachura18255
 
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores SabersinfinFiligramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
Sabersinfin Portal
 

Último (20)

Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
Aplicaciones móviles de grabación (2 de julio de 2024)
 
Como hacer que te pasen cosas buenas MRE3 Ccesa007.pdf
Como hacer que te pasen cosas buenas  MRE3  Ccesa007.pdfComo hacer que te pasen cosas buenas  MRE3  Ccesa007.pdf
Como hacer que te pasen cosas buenas MRE3 Ccesa007.pdf
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía julio 2024 (Convocatoria Extraor...
 
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
04. ESTADÍSTICA (comunicación) (J.C) 3.pptx
 
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literariadiapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
diapositivas paco yunque.pptx cartelera literaria
 
fichas descriptivas para primaria 2023-2024
fichas descriptivas para primaria 2023-2024fichas descriptivas para primaria 2023-2024
fichas descriptivas para primaria 2023-2024
 
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdfSEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
SEP. Presentación. Taller Intensivo FCD. Julio 2024.pdf
 
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
Recursos Educativos en Abierto (1 de julio de 2024)
 
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
Fundamentos del diseño audiovisual para presentaciones y vídeos (2 de julio d...
 
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
Semana 1 Derecho a interponer recursos y reparación.
 
Tu, Tu Hijo y la Escuela Ken Robinson Ccesa007.pdf
Tu,  Tu Hijo y la  Escuela  Ken Robinson  Ccesa007.pdfTu,  Tu Hijo y la  Escuela  Ken Robinson  Ccesa007.pdf
Tu, Tu Hijo y la Escuela Ken Robinson Ccesa007.pdf
 
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial  Ccesa007.pdfTransformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial  Ccesa007.pdf
Transformando la Evaluacion con Inteligencia Artificial Ccesa007.pdf
 
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
2. LA ENERGIA Y TIPOSGRADO SEXTO.SANTA TERESApptx
 
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANAEJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
EJEMPLOS DE FLORA Y FAUNA DE LA COSTA PERUANA
 
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdf
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdfReglamento del salón - Intensa-mente.pdf
Reglamento del salón - Intensa-mente.pdf
 
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docxPLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
PLAN DE TRABAJO DIA DEL LOGRO 2024 URP.docx
 
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptxPPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
PPT: Un día en el ministerio de Jesús.pptx
 
Escuelas Creativas Ken Robinson Ccesa007.pdf
Escuelas Creativas Ken Robinson   Ccesa007.pdfEscuelas Creativas Ken Robinson   Ccesa007.pdf
Escuelas Creativas Ken Robinson Ccesa007.pdf
 
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipaTOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
TOMO I - HISTORIA primer exsamen 2025 de la unsa arequipa
 
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores SabersinfinFiligramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
Filigramma #17, revista literaria del Círculo de Escritores Sabersinfin
 

Plan lector el destierro del cid

  • 1. CLÁSICOS A MEDIDA14131211 Cantar de Mio Cid Anónimo Adaptación de Emilio Fontanilla Debesa Ilustraciones de Esther Gili
  • 2. ÍNDICE Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 CANTAR PRIMERO: CANTAR DEL DESTIERRO Camino del destierro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 El Cid consigue dinero de dos judíos de Burgos . . . . . . 17 Despedida en San Pedro de Cardeña . . . . . . . . . . . . . . 23 El Cid conquista Castejón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 El Cid conquista y defiende Alcocer . . . . . . . . . . . . . . . 34 Sitian al Cid en Alcocer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Siguen las conquistas del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 El Cid se enfrenta al conde de Barcelona . . . . . . . . . . . 49 CANTAR SEGUNDO: CANTAR DE LAS BODAS DE LAS HIJAS DEL CID La conquista de Valencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 El Cid se reúne con doña Jimena . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 El Cid defiende Valencia del rey Yusuf . . . . . . . . . . . . . . 71 El perdón real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Las bodas de las hijas del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 CANTAR TERCERO: CANTAR DE LA AFRENTA DE CORPES El Cid defiende Valencia del rey Búcar . . . . . . . . . . . . . 95 La afrenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .103 El Cid pide justicia al rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .114 El Cid presenta sus demandas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .122 El reto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .128 Reparación de la honra del Cid . . . . . . . . . . . . . . . . . . .135 Apéndice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .141
  • 4. 7 INTRODUCCIÓN El Cid Campeador Rodrigo Díaz, caballero de las cortes del rey Sancho II de Cas- tilla (1065-1072) y de Alfonso VI de León (1065-1109) y Castilla (1072-1109) nació en Vivar, localidad cercana a Burgos, a me- diados del siglo XI, en el seno de una familia de la nobleza menor de Castilla, los llamados infanzones. Sus gestas heroicas, que lo llevaron a dominar casi todo el oriente de la Península Ibéri- ca, lo hicieron merecedor del título de Campeador (campidoc- tor, en latín ‘el que está en guerra’), al vencer en combate singular al alférez del rey de Navarra, y del apelativo Cid o Mio Cid, procedente del árabe sid (‘señor’), que le aplicaron los musulmanes de Zaragoza, a cuyo servicio luchó durante el primer destierro al que fue castigado por el rey Alfonso VI. Así pues, con el nombre de El Cid Campeador, Mio Cid o El Cid este personaje histórico se convirtió en vida (murió en Valencia en 1099) en una figura legendaria de la Reconquista española y
  • 5. 8 Cantar de Mio Cid en el protagonista de crónicas, himnos, narraciones legenda- rias, romances, obras de teatro, películas, óperas y series de di- bujos animados que se han ido creando desde el mismo siglo XI hasta nuestros días. Los cantares de gesta La más celebrada de todas estas obras artísticas es, sin duda, el Cantar de Mio Cid, primera obra narrativa extensa de la litera- tura española y única muestra que se conserva, casi completa, en nuestra literatura de los cantares de gesta medievales, obras literarias en verso dedicadas, como su nombre indica, a cantar las gestas o hazañas guerreras de un caballero. Y decimos «cantar» porque se trata de narraciones destinadas al recitado oral por parte de un juglar ante el público y no a la lectura priva- da e individual, lo que explica buena parte de las características estilísticas de la obra. Los cantares de gesta cumplían varias funciones en la so- ciedad castellana de los siglos XII y XIII. Por un lado, satisfacían la necesidad de oír historias de aventuras que es común a to- dos los pueblos en muy diferentes épocas históricas (y que en la actualidad, por ejemplo, saciamos con las películas de aven- turas). Por otro lado constituían un medio de información (alguna vez se les ha comparado con los telediarios de hoy) de sucesos históricos más o menos recientes. Y, por último, ayudaban a configurar una mentalidad nacio- nal, una conciencia comunitaria de pertenecer a un mismo pue- blo y de compartir, por tanto, una identidad colectiva de carácter político.
  • 6. 9 IntroducciónIntroducción El Cantar del Mio Cid El Cantar de Mio Cid es buena muestra de lo que decimos. La obra recrea libremente algunos de los sucesos históricos más destacados de los que protagonizó el Cid en la última década de su vida, cuando fue desterrado por segunda vez por el rey Alfonso VI y se dedicó a reconquistar del dominio musulmán las tierras del levante peninsular con autonomía con respecto al po- der real, lo que culminó con la conquista de Valencia. Como no es una crónica histórica rigurosa, sino una obra poética de enorme calidad, los sucesos históricos están conser- vados, seleccionados, transformados o inventados en función de la intención fundamental de su autor o autores: ensalzar como ejemplo para la comunidad la figura de un infanzón castellano de la frontera con los moros. Este caballero, desde el deshonor que supone su destierro, asciende en poder, riqueza y honor (todo iba unido, en realidad, en la mentalidad de la época) gracias a su esfuerzo personal y a su valentía, frente a una alta nobleza leo- nesa, representada en el Cantar por los enemigos del Cid (los infantes de Carrión y el conde García Ordóñez), cobarde y trai- dora. De ahí que la obra comience sin antecedentes, con el des- tierro del Cid (cuyas causas ni siquiera se explican), momento de máxima deshonra del protagonista, a partir del cual irá constan- temente ascendiendo, hasta que la afrenta que los infantes de Carrión les causan a sus hijas vuelva a suponer una nueva caída en el proceso, de la que de nuevo se recuperará con la victoria legal frente a ellos y con el triunfo final que supone emparentar con la realeza española. De esta forma, el Cid es presentado ante el auditorio como un personaje heroico, pero humano, próximo al hombre común, que llora y ríe y siente como cualquiera; moderado y prudente,
  • 7. 10 Cantar de Mio Cid capaz de exigir la reparación de las ofensas mediante el dere- cho y no mediante la venganza; y que, como todos, tiene que ganarse el pan con el sudor de su frente, en vez de vivir de las rentas como la soberbia nobleza leonesa. En otras palabras, como la encarnación de la forma de entender la sociedad de una baja nobleza fronteriza que en el paso del siglo XII al XIII asume la mayor parte de la tarea reconquistadora y desea afianzar en la sociedad sus valores y su poder frente a los de una rancia nobleza de origen astur-leonés, que, acomodada en sus posesiones, ha perdido el antiguo impulso guerrero. Más allá de la significación de la obra en su época, el Can- tar conserva para el lector actual logros literarios tales como la capacidad narrativa para presentar a sus ojos la peripecia del Cid con gran realismo y actualización, la pintura fiel de la geo- grafía de una parte de España, la frescura de un estilo sencillo e ingenuo pero lleno de expresividad, la recreación fiel de las formas de vida de una época de nuestra historia y, sobre todo, la capacidad para transmitir y contagiar el espíritu de aventura y de superación de uno de los nombres más legendarios de la historia de España. Esta edición Esta edición presenta una adaptación en prosa del Cantar de Mio Cid, en la que se ha modernizado y simplificado el complejo castellano medieval, de modo que pueda ser comprendido por un lector joven actual, conservando, eso sí, la mayor fidelidad al original y una gran parte de sus rasgos estilísticos. Solo se han suprimido algunos escasos pasajes muy reiterativos y de carác- ter secundario con respecto a la trama.
  • 9. 13 CANTAR PRIMERO AMINO DEL DESTIERRO Cuenta la historia que mandó llamar el Cid a sus amigos, parientes y vasallos y les comu- nicó que el rey le ordenaba salir del reino en el plazo de nueve días. Y les dijo: —Amigos, quiero saber cuáles de vosotros queréis venir conmigo. Dios os lo pagará a los que vengáis, pero igualmente satisfecho quedaré con los que aquí permanezcáis. Habló entonces Álvar Fáñez, su primo hermano: —Con vos iremos todos, Cid, por las tierras deshabitadas y por las pobladas, y nunca os fallaremos mientras estemos vivos y sanos; en vuestro servicio emplearemos nuestras mulas y nuestros caballos, el dinero y los vestidos; siempre os servire- mos como leales amigos y vasallos. Todos aprobaron lo que dijo Álvar Fáñez y el Cid les agra- deció mucho lo que allí se había hablado. C
  • 10. 14 Cantar de Mio Cid Y en cuanto el Cid hubo recogido sus bienes, salió de Vivar con sus amigos y mandó ir camino de Burgos. Allí dejó su casa vacía y abandonada. Derramando abundantes lágrimas, volvía la cabeza y se quedaba mirándola. Vio las puertas abiertas y los postigos1 sin candados, las perchas2 vacías, sin pieles y sin man- tos, sin halcones y sin azores para la caza. Suspiró el Cid, con preocupación, y habló con gran serenidad: —¡Gracias a ti, Señor, que estás en el cielo! ¡Esto han tra- mado contra mí mis malvados enemigos! Se dispusieron a espolear a los caballos, y les soltaron las riendas. A la salida de Vivar, vieron una corneja por la derecha y cuando entraron en Burgos la vieron por la izquierda3 . Se en- cogió de hombros el Cid y sacudió la cabeza: —¡Alegrémonos, Álvar Fáñez, ya que nos destierran! El Cid Rodrigo Díaz entró en Burgos, en compañía de sesen- ta caballeros, cada uno con su pendón4 . Salieron a verlo mujeres y varones, la ciudad entera se asomó por las ventanas derramando abundantes lágrimas ¡tan fuerte era su dolor!, y diciendo por sus bocas una misma opinión: —¡Dios, qué buen vasallo, si tuviese buen señor! Lo convidarían con gusto a su casa, pero ninguno se arriesga- ba, pues el rey don Alfonso le tenía gran rabia al Cid. El día de antes había mandado una carta a Burgos, severamente custodia- da y debidamente sellada, en la que ordenaba que al Cid Rodrigo Díaz nadie le diese posada y que el que se la diese tuviese por 1 Postigo: puerta pequeña que se abre en otra mayor. 2 Percha: soporte de madera para colgar la ropa o para sujetar en él las aves para cazar. 3 Corneja: ave de pequeño tamaño semejante al cuervo. Durante la Edad Media se utilizaba para predecir el futuro: si volaba de derecha a izquierda era buena señal y si lo hacía de izquierda a derecha, mala. 4 Pendón: estandarte, pequeña bandera con los elementos personales que diferen- cian a una casa noble o a un grupo militar.
  • 11. 15 Cantar primero cierto que perdería sus bienes y también los ojos de la cara, e in- cluso la vida y el alma. Gran dolor tenían aquellas gentes cristia- nas; se escondían del Cid, pues no se atrevían a decirle nada. El Campeador se dirigió a su posada, y al llegar a la puerta, la encontró bien cerrada: por miedo del rey Alfonso así la te- nían atrancada, y, a no ser que la forzasen, no la abriría nadie. Los que iban con el Cid con grandes voces llamaron, los de dentro no les respondieron una sola palabra. El Cid se acercó a la puerta, sacó el pie del estribo y le dio una patada, pero no se abrió la puerta, pues estaba bien cerrada. Entonces una niña de nueve años apareció ante sus ojos: —¡Oh, Campeador, que en buena hora ceñisteis la espada!5 El rey lo ha prohibido, anoche llegó su carta severamente cus- todiada y debidamente sellada. No nos atreveremos a acogeros por nada del mundo; si no, perderíamos los bienes y las casas, e incluso los ojos de la cara. Cid, con nuestro mal, vos no ga- náis nada. ¡Que el Creador os ayude con todas sus mercedes santas! Esto dijo la niña y se volvió para su casa. Bien vio el Cid que no contaba con el favor del rey. Se alejó de la puerta, atra- vesó Burgos, llegó a Santa María, y allí descabalgó; se hincó de rodillas y rezó de corazón. Terminada la oración, enseguida el Cid volvió a montar a caballo, salió por la puerta de la ciudad y cruzó el río Arlanzón; al salir de la ciudad paró sobre un pedre- gal, mandó plantar la tienda y luego bajó del caballo. Sabedlo: el Cid Ruy Díaz, el que en buena hora ciñó la espada, acampó al aire libre con los caballeros que lo acompañaban, pues nadie lo acogió en su casa; así pasó la noche el Cid, como si estuviese en despoblado, en medio del campo. 5 En buena hora ceñisteis la espada: que fue armado caballero en un buen momento (por el influjo de las estrellas), es decir, que es afortunado.
  • 12. 16 Cantar de Mio Cid También le había prohibido el rey comprar comida en Burgos, así que nadie se habríaatrevidoavenderlenilaracióndeundía. Sin embargo, Martín Antolínez, el ilustre burgalés, les pro- porcionó pan y vino al Cid y a los suyos; no lo compró en la ciu- dad, pues era de su hacienda6 , así que de esta manera los abasteció de todo lo imprescindible. Se alegró el Cid y todos los que esta- ban a su servicio. Habló entonces Martín Antolínez: —¡Oh, Campeador, en buena hora nacido! Esta noche des- cansaremos y seguiremos por la mañana, pues yo también seré acusado. Si con vos escapo sano y vivo, antes o después el rey me volverá a querer como amigo; si no, todo cuanto dejo no me importa un higo. Habló el Cid, el que en buena hora ciñó la espada: —¡Martín Antolínez, caballero de intrépida lanza, si yo vivo lo suficiente, os doblaré el sueldo! Gastados tengo todo el oro y toda la plata, ya veis que conmigo no llevo nada, y me haría falta dinero para mantener a quienes me acompañan. Lo lograré por las malas ya que por las buenas no lo conseguiré. Con vuestra ayuda quiero preparar dos arcas, llenarlas de are- na, para que sean muy pesadas, cubrirlas de guadamecí7 rojizo y cerrarlas muy bien con clavos dorados. Buscad enseguida a los judíos Raquel y Vidas y decidles que como en Burgos me han prohibido comprar y el rey me ha desterrado, no me pue- do llevar mis bienes, que son muy pesados; que se los empeñaré por una cantidad justa. Llévenles las arcas de noche, para que no lo vea nadie excepto el Creador con todos sus santos. Con- tra mi voluntad lo hago, porque otra cosa no puedo hacer. 6 Hacienda: conjunto de bienes y riquezas, propiedad de alguien. 7 Guadamecí: piel de carnero, curtida y adornada con relieves, dibujos pintados o do- rados, que se utilizaba fundamentalmente como adorno.
  • 13. 17 Cantar primero EL CID CONSIGUE DINERO DE DOS JUDÍOS DE BURGOS No se entretuvo Martín Antolínez. Entró en Burgos y en el cas- tillo preguntó por Raquel y Vidas enseguida. Juntos estaban echando cuentas de los dineros que habían ganado. Se acercó a ellos Martín Antolínez y les habló con astucia: —¿Dónde estáis, Raquel y Vidas, mis queridos amigos? Querría hablar en secreto con ambos. Sin perder el tiempo, los tres se fueron a un lugar apartado. —Raquel y Vidas, dadme ambos la mano, en señal del se- creto de este nuestro trato, que para siempre os hará ricos y nunca más estaréis necesitados. Sabéis que el Campeador fue enviado a por las parias8 , trajo muchos y muy valiosos bienes: de todos ellos se quedó con lo de más valor, por esto lo han acusado. Tiene dos arcas llenas de oro puro. Ya sabéis que el rey lo ha desterrado, así que ha dejado sus tierras, sus casas y sus palacios. Las arcas no se las puede llevar, pues sería descu- bierto, así que el Campeador las dejará en vuestras manos si a cambio le prestáis una cantidad apropiada. No tenéis más que coger las arcas y ponerlas a salvo, pero juradme ambos por vuestra fe que no las registraréis durante todo este año. 8 Parias: tributo que pagaban algunos de los territorios musulmanes a los reyes cris- tianos para no ser atacados.
  • 14. 18 Cantar de Mio Cid Raquel y Vidas se quedaron deliberando entre ellos: —Algún provecho sacaremos nosotros de esto; bien sabe- mos cuánto tiene él ganado desde que entró en tierras de mo- ros, que ha conseguido gran riqueza y que no puede dormir sin recelo quien va cargado de monedas. Cojamos nosotros estas arcas y metámoslas en lugar donde nadie las vea. Y volviéndose a Martín Antolínez le preguntaron: —Mas, decidnos, el Cid, ¿cuánto quiere a cambio y qué ga- naremos nosotros por todo este año? Replicó con prudencia Martín Antolínez: —El Cid querrá lo que sea justo, os va a pedir poco por de- jar su riqueza a salvo; como de todas las partes se le acercan hombres necesitados, necesita para ellos seiscientos marcos9 . Dijeron Raquel y Vidas: —Con gusto se los daremos. —Ya veis que entra la noche, el Cid está apurado, necesita- mos que nos deis ya los marcos. —No se hacen así los tratos, que primero hay que recibir y después dar —replicaron Raquel y Vidas. —De acuerdo —dijo Martín Antolínez—, vosotros venid junto al ilustre Campeador y nosotros os ayudaremos, pues es lo justo, a transportar las arcas y dejarlas a salvo, de manera que no se enteren ni moros ni cristianos. —De acuerdo estamos —respondieron Raquel y Vidas—, una vez traídas aquí las arcas, tomaréis los seiscientos marcos. Todos de acuerdo, inmediatamente montaron a caballo Martín Antolínez con Raquel y Vidas. No pasaron por el puen- te, cruzaron por el agua, para que nadie en Burgos se enterase del asunto. Llegaron a la tienda del ilustre Campeador: en 9 Marco: cada marco equivalía a 230 gramos de plata o de oro, por lo que se trataba de una cantidad considerable.
  • 15. 19 Cantar primero cuanto entraron, al Cid le besaron las manos. Sonrió el Cid, y empezó a hablarles: —Oh, don Raquel y don Vidas, ¿no os habréis olvidado de mí? Ya me marcho de esta tierra, pues he caído en la ira del rey; por lo que parece, tendréis algo de mis riquezas y no seréis per- sonas necesitadas mientras viváis. Raquel y Vidas le besaron las manos al Cid. Martín Antolí- nez ya había acordado con ellos que por aquellas arcas le darían seiscientos marcos y que se las guardarían, sin abrirlas, hasta fi- nal de año; lo habían jurado por su fe, así que si incumplían su juramento, cometerían perjurio, y, además, el Cid no les daría ni un céntimo del interés. Dijo Martín Antolínez: —Que carguen las arcas rápido, lleváoslas, Raquel y Vidas, ponedlas a salvo; yo iré con vosotros, para traer los marcos, pues el Cid ha de partir antes de que cante el gallo. Deberíais haber visto qué gozo sintieron cuando cargaron las arcas, pues, aunque eran muy fuertes, no las podían subir sobre las bestias de carga. Se alegraban Raquel y Vidas con aquellos tesoros, pues se veían muy ricos para toda su vida. Raquel le besó al Cid la mano: —¡Oh, Campeador, que en buena hora ceñisteis la espada! De Castilla salís hacia tierras extrañas, ese es vuestro destino, grandes serán vuestras ganancias, os pido, Cid, como regalo, una hermosa pelliza10 morisca, forrada de seda roja. —Así será —dijo el Cid—, tenedla por vuestra desde este momento: si no os la trajese, descontadla de las arcas. De vuelta a su casa tendieron una alfombra en medio de la sala y sobre ella una sábana de hilo fino muy blanca. De una 10 Pelliza: la piel o la pelliza era la prenda de abrigo de la época y, por tanto, la que se colocaba encima del brial, o vestido, y debajo del manto.
  • 16. 20 Cantar de Mio Cid sola vez echaron trescientos marcos de plata, que don Martín tomó sin necesidad de pesarlos; los otros trescientos se los pa- garon en oro. A sus cinco escuderos don Martín los cargó con el dinero. Hecho esto, oiréis lo que dijo: —Raquel y Vidas, ya están en vuestras manos las arcas; ya que os he hecho ganar un buen dinero, bien merezco unas calzas11 . Raquel y Vidas se apartaron para hablar entre sí: —Démosle un buen regalo, pues él nos ha conseguido este trato. —Martín Antolínez, distinguido burgalés, vos lo merecéis, os daremos un buen regalo, treinta marcos para que os hagáis calzas, rica pelliza y buen manto. Merecido lo tenéis, pues se ha hecho un trato y vos nos conseguiréis lo que hemos pactado. Lo agradeció don Martín, recibió los marcos y antes de salir se despidió de ambos. Salió de Burgos y cruzó el Arlanzón, y llegó a la tienda del que en buena hora nació. El Cid lo recibió con los brazos abiertos: —¡Ya habéis llegado, Martín Antolínez, mi fiel vasallo! Lle- gará el día en que pueda yo recompensaros. —Vengo, Campeador, con todo bien arreglado; vos habéis ganado seiscientos marcos y treinta, yo. Mandad recoger la tienda y vayámonos pronto, que estemos en San Pedro de Car- deña al cantar el gallo; veremos a vuestra mujer, ilustre hidalga. Es necesario que acortemos la estancia y salgamos del reino, pues pronto se acaba el plazo. Dichas estas palabras, el Cid y quienes lo acompañaban re- cogieron la tienda y se dispusieron a marchar de prisa, pero an- tes volvió el caballo hacia Santa María y santiguándose con su mano derecha, exclamó: 11 Calzas: prenda masculina que cubre las piernas desde los pies hasta la cintura; se regalaba a quien mediaba en un negocio.
  • 17. 21 Cantar primero —¡A ti, Dios, que cielo y tierra guías, te lo agradezco; tus virtudes me protejan, gloriosa Santa María! Me voy de Castilla, pues el rey me destierra; no sé si volveré a ella en lo que me queda de vida. ¡Vuestra virtud me ampare, Gloriosa, en mi sali- da, y me ayude y me socorra de noche y de día! Si así lo hicie- rais y la suerte me fuera favorable, mandaré hacer buenas y
  • 18. 22 Cantar de Mio Cid ricas donaciones para vuestro altar y prometo hacer que os can- ten mil misas. Así se despidió aquel hombre justo con ánimo y firmeza. Todos soltaron las riendas y empezaron a espolear los caballos. Martín Antolínez, el burgalés, dijo: —He de ver a mi mujer: tengo que aconsejarle sin prisa cómo deben actuar en mi ausencia. Si por eso quisiese el rey despojarme de mis bienes, no me importa. Antes de que asome el sol, con vos estaré.