UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ACATLÁN
DIVISIÓN DE HUMANIDADES
LICENCIATURA EN PE...
“Del olvido a la formación en valores”
El rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación
Hoy en día, vivimos e...
Se ha olvidado que la primera instancia que socializa y que por tanto educa, es la
familia; ya que los múltiples cambios y...
Referencias
CAMPS, Victoria. (2008). Creer en la educación. España, Península. pp.
200-224.
GARCÍA, Rafaela. (2009). La ed...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Del olvido a la formación en valores. El rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación

505 visualizaciones

Publicado el

Ensayo sobre el rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación en la formación en valores.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
505
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Del olvido a la formación en valores. El rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación

  1. 1. UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ACATLÁN DIVISIÓN DE HUMANIDADES LICENCIATURA EN PEDAGOGÍA PEDAGOGÍA DE LOS VALORES “Del olvido a la formación en valores” El rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación PRESENTA: Mendoza Fuentes, Edalid. Mayo, 2014
  2. 2. “Del olvido a la formación en valores” El rol de la familia, la escuela y los medios de comunicación Hoy en día, vivimos en un mundo que se encuentra en un constante devenir, ya que las tecnologías de la información y la comunicación –además de otros cambios– han venido a transformar la forma en la que nos relacionamos. El auge y la permanencia los medios de comunicación en la vida diaria, hace que se transmitan y promuevan actitudes, patrones y valores que en la mayoría de los casos no son los más adecuados. Vivimos un contexto donde la violencia e inseguridad predominan, por lo que en muchos casos se afirma que además de no existir una formación en valores, hay una pérdida de los mismos. Considero que no existe tal pérdida, sino que hay una degradación de los valores en la cultura mexicana, puesto que no se le da ni la importancia ni la relevancia que merecen. Es decir, los valores siguen existiendo, no cambian, pero con el paso del tiempo se han venido olvidando, lo cual hace que el contexto en el que vivimos sea aún más difícil. Todo ello tiene una razón de ser, ya que se ha delegado la formación de los valores a la escuela, cuando la familia es la responsable de transmitir normas, actitudes y por supuesto valores. De ello hace referencia García (2009) al postular que la familia como cédula comunitaria es el primer grupo de referencia para cualquier ser humano, es el más inmediato y primario medio de socialización donde se sientan las claves y pautas del desarrollo personal y de las relaciones sociales.
  3. 3. Se ha olvidado que la primera instancia que socializa y que por tanto educa, es la familia; ya que los múltiples cambios y transformaciones políticas, económicas, culturales y sociales –por tanto educativas– han posicionado a la escuela como el principal agente encargado de la educación de las personas. Por ello Camps (2008) señala que la escuela debe enseñar a las personas a ser ciudadanos y no súbditos, a ser autónomas y no subordinadas. Y a las familias les corresponde apoyar estos objetivos, ofreciendo todo su soporte a la escuela y procurando que lo que se enseña en las aulas no se malogre en cuanto se abandona el recinto escolar. Es decir, la base sobre la cual la escuela puede educar en valores, es la familia. Por lo tanto, la familia es y debe ser la encargada de transmitir e inculcar las normas y los valores, mientras que la escuela es la encargada de reforzar estos valores para formar seres humanos emocionalmente equilibrados y capaces de establecer vínculos afectivos satisfactorios y sobre todo ciudadanos responsables. Schmelkers (2003), menciona que la formación en valores ha de entenderse como un proceso de naturaleza evolutiva, permanente, que permite desarrollar la autonomía de los sujetos para forjar y definir sus propios criterios de juicio moral y para crecer en la capacidad de adecuar su comportamiento a los mismos. Esa es la verdadera formación en valores, aquella que favorece mediante oportunidades múltiples y constantes de reflexión y diálogo, la actividad cognitiva y social de las personas, para que así no sólo se incorporen estos valores al esquema propio, sino que sean un actuar firme y permanente día a día. De esta manera, tendremos una verdadera educación en valores, en donde la familia prioritariamente lleve las riendas de la misma y donde la escuela colabore en la construcción y consolidación de los valores, en vez de limitarse a reducir su papel al de la transmisión de conocimientos instrumentales.
  4. 4. Referencias CAMPS, Victoria. (2008). Creer en la educación. España, Península. pp. 200-224. GARCÍA, Rafaela. (2009). La educación ética en la familia. España, Desclée Brouwer. pp. 41-55. SCHMELKERS, Sylvia. (2003). El papel de los docentes y de la escuela en la formación de valores. En EDUCARE: Revista de las Escuelas de Calidad. México, Vol. 1, No: 3. Págs. 19-23.

×