)
2. El desarrollo de la escritura
forma de pintura-cscritura o pictog'amas. Así, una forma como )$1 podría ser
usada para...
El lenguaje
símbolos sc utilizan para reprcsentar palabras en una lengua, sc consideran ejem-
plos dc escritura de palabra...
El lenguaje
tar sílabas del habla. Sin cmbargo, n0 se utilizó plenamente un sistema de escritura silá-
bico hasta la apari...
w
El lenguaje
hablado ha sufrido cambios sustanciales. Así, incluso si hubiera habido una cores-
pondencia entre las letra...
[,as propiedades del lenguaje
Una vez conocí a un excelente perdiguero llamado Newton que tenía un per-
verso senüdo del h...
El lenguaie
mación sobre e[ que habla gracias a diferentes señales que éste no ha cnviado intencio
nadamente. podria notar...
El Lenp.aje
jugar a hacer que las palabras correspondan de alguna foma a la propiedad o actividad
que inciican. como en es...
El lenguaje
Ilransmisión cultural
Mientras que uno hereda de sus padres los ojos marrones y cl pelo rubio, no here-
da su ...
El lenguaje
utiliza el lenguaje de signos de los sordos. Además, muchas otras especies (por eiem-
plo, los delfines) utili...
Los
4
animales y el lenguaje hura"lano
. lbdos nris esfuerzos iban encaminados a aprender la lengua, que mi Maestro
ysus h...
El lenguaje
nes» del tipo más-fi'uta o abre-comer-beber (para que le abrieran el frigorífico). Algunas
de Ias formas que W...
El knguaje
apropiadas. La prin.rera impresión ftre que Nim, como Washoe, estaba desarrollando una
habilidad para utilizar ...
El lenguaje
Sherman, Arulin y Kanzi
[a idea de chimpancés quc desarroilan habilidactes casi lingüísticas entre ellos tam-
...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Desarrollo de la escritura capítulos 2_3_4

282 visualizaciones

Publicado el

Desarrollo de la escritura capítulos 2_3_4

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
282
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Desarrollo de la escritura capítulos 2_3_4

  1. 1. ) 2. El desarrollo de la escritura forma de pintura-cscritura o pictog'amas. Así, una forma como )$1 podría ser usada para representar el sol. Lo esencial de estos símbolos representativos es que todo el mundo debía utiliz¿r formas similares para representar más o menos el mismo significado. Tiene quc haber una relación convencional entrc el símbolo y su interpretación. Con el tiempo, cste dibujo podría tomar una forma simbólica más regular, como O, y llegar a ser cmpleado para significar'calor'y 'día' ademis de para'sol'. Es cntonces cuando se puede considerar, que estos símbolos son parte de un sistema de escribir ideas, o ideogramas. La distinción entre pictogramas e ideogramas es esencialmente una diferencia en la relación entre el sfmbolo y la cntidad por é[ represcntada. Las formas más parecidas a dibujos son pictogramas; las formas clerivadas más abstractas, ideogramas. Una propiedad clavc tanto dc los pictogramas como de los ideogramas cs que n0 representan palabras o sonidos de ninguna lcngua cn particular. [0s pictogramas modernos, como los quc están representados en la ilustración, son indepcndientes de cualquier lengua. Se cree que muchos símbolos, que después cntrarían tformar parte de siste- mas de cscritura, tienen su origen cn pictogramas e ideogramas. Por ejemplo, en los jeroglíficos cgipcios el símbolo [l sc utilizaba para referirse a una casa y se deriva de Ia representación diagramática del plano horizontal de una casa. En la escritura china, cl carácter Jll se utiliza para representar un rí0, y tiene su origen cn la representación pictórica de un arroyo fluyendo entre dos orillas. Sin embar- go, hemos de rcmarcar que, de hecho, ni los símbolos chinos ni los egipcios son dibujos de una casa o de un rí0. Se ha hecho una abstracción de la forma que tiene la entidad en el mundo real. Cuando Ia relación entre e[ símbolo y la cntidad o idea [ega a ser lo suficien- temente abstracta, podemos estar más seguros de que el símboto se está utilizando para representar palabras de una lengua determinada. En la escritura egipcia, el ideograma p^r^^gv^ era §. Mucho más tarde el símbolo derivado * llegó a r-rtilizarsc para el significacio dc la palabra real'agtra'. En el momento en que los I I i* I I El desarrollo de la escritura Chicos, no puedo crcer que ccharais a perder un par de buenos árboles para pintar esta basura... Tom Anderson a Beavis y Butt-head (1994) Al cstudiar el desarrollo dc la escritura, hemos de tener en cuenta que todavía hay muchas lenguas en el mundo que sólo se cmplean en su forma hablada, que no tienen forma escrita. Para aquellas lenguas que sí tienen sistcmas de escritura, el desarrollo de ésta, scgún lo quc Sabcmos, cs un fenómeno relativamente reciente. Contamos con rastros de cómo los humanos han intentado representar información visualmentc: dcsde las pinturas de las cAvernas, quc datan de hacc al menos 20.000 años, hasta algu- nos objetos de arcilla de hace r¡nos 10.000 años que parecen haber sido un intcnto pri- mitivo de llcvar un libro de contabilidad, perg que también podemos considerar como prccursores primitivos dc [a cscritura. Sin cmbargo, una cscritura basada en algún tipo de alfabeto sólo la encontramos en inscripcioncs de hace unos 3000 años. Hcmos de tener en cuenta quc los datos utilizados en la reconstrucción de siste- mas de escritura antiguos viencn de inscripciones sobre madera o tablas encontradas entre los escombros de ciudades en ruinas; si aquellos hombres utilizaron 0tr0s siste- mas de escritura sobre madera, piel, u otros materiales perecederos, los hemos perdi- do. Pero estas inscripciones quc sí tenemos y que Se remontan a hace algunos miles de año§, nos pcrmiten seguir el desarrollo dc una tradición con l¿ que los humanos han prctendido crcar un registro permanente de lo que se pensaba y se decía. Pictogramas e ideogramas Las pinturas rupestres de las cavernas debicron dc servir para recordar acontecimien- tos (por ejemplo, Humanos 3, Bisontes 1), pcro nadie cree que fueran mensaies lingúísticos específicos. Por lo general, se consideran parte de una tradición en arte pict6rico. Sóo cuando agunos de estos (.Iettatos» empiezan a representar imágenes concretas de forma coherente, podemos describir el producto resultante como una 20 2l
  2. 2. El lenguaje símbolos sc utilizan para reprcsentar palabras en una lengua, sc consideran ejem- plos dc escritura de palabras o logogramas. Logogramas Un buen ejemplo de escritura logográfica cs la utilizada por los sumerios, al sur del actual Iralq hace entre 5000 y 6000 años, Debido a las particulares form¿u utilizadas en sus sím- bolos, cste tipo de inscripciones se ha llamado escrifura caneiforme. El término "cunei- forme, significa'con forma dc cuña'y las inscripciones utilizadas por los sumerios fi"¡eron producidas presionando un instrumento en forma de cuña en una tabla de cera blanda, lo que daba formas como VVo. La forma de estos símbolos rcalmcntc no da pistas sobre a qué tipo de entidadcs se cstán refiriendo. La rclación entrc la forma cscrita y cl objeto que representa se lia ltrelto arbitrario, ion lo quc tcncmos un bucn ejcmplo de cscritura de palabras o logog'anta. La forma dc más arriba puede compararsc con una rcpresentación pictográfica típica de la misma entidad con forma de pcz: Q. También podemos comparar el idcograma para sol, que antes hcmos prescntado como )k, con cl logograma utilizado para referirse a la misma cntidad que se ha encontrado en escritura cuneiforme: »I. Así quc tenemos suficientes datos para decir que en cl tiempo de los sumerios surgió un sistema basado cn palabras. De hecho, fo que normalmente se dcnomina "el sistem¿ de escritura conocido más antiguo» son las ínscripciones cuneiformes sumerias. En China podcmos encontrar un sistema de escritura moderno que se basa, hasta cicrto punto, en el uso de logogramas. Muchos dc sus símbolos cscritos, o coractsres,se utilizan como reprcsentaciones del significado de las palabras y no de los sonidos de la len- gua lrablada. Una de las ventaias de un sistema así es que dos hablantes de di¿lectos dife- rentes del chino, que podrían tencr gravcs dificultades para entenderse entre sí, pueden Ieer cl misrno texto escrito, La escritura china, que cuenta con una dc las historias dc con- tinuidad más largas cn cuanto a utilización como forma escrita (sobre unos 3000 años), tiene claramentc muchas otras ventaias para sus usuarios, pero una de l'x mayores des- ventaias es quc cuenta con una cantidad exccsiva de símbolos escritos difcrentcs, aunque se puede decir que se conoce de forma bísica si se saben sóto 2000 caracteres. Parece ser que acordarsc de tantos símbolos-palabras es una carga strbstancial puala memoria, y la historia de la mayoría de los demás sistcmas muestra un desarrollo que sc aleja de la escri- tura logográfica. Para conseguirlo, se necesita algún método sistemático que vaya de los símbolos que rcpresentan las palabras (es deciq de un sistema logográfico) a un conjunto de símbolos qlle represcntan los sonidos (esto es, un sistema fonográfico). ,,., 2. El desarrollo de la escritura La escritura jeroglífica Una forma de utilizar los símbolos existentes para representar los sonidos de una len- gua es a través de un pr0ceso conocido como escritura jerogffica. En é1, el símbolo utilizado para una entidad se toma como el símbolo del sonido de la palabra usada para referirse a esa cntidad. Entonces este símbolo se empieza a utilizar siempre que ese sonido aparece en cualquier palabra. Podemos inventarnos un ejemplo partiendo del sonido de la palabra castellana pan, Podemos imaginarnos cómo el pictograma @ podría haberse vuelto el logograma O. Este logograma se pronuncia como 'pa', y trabajando con el principio del jeroglífico, debcríamos poder referirnos a nues- tro progenitor como O O, y si e[ fogograma parared es #, entonces podre- mos ser capaces dc leer O # ,pared.lbmemos otro ejcmplo, esta vez de una len- gua imaginaria cn la quc cl idcograma ! se convicrte en cl logograma 4 , parala palabra que se pronunciaría ba (y que significaría'barco'). Podemos producir un sím- bolo para la palabra baba (con cl significaclo dc 'padre'), que scría UU. Un símbo- lo se puedc utilizar así de muchas forrnas difcrcntes, con difcrcntcs significados. Lo que cste proceso consigue cs una reducción sensible dcl número de símbolos nccesa- rios en un sistema de escritura. La escritura silábica En el último cjcmplo, el símbolo que sc utilizabaparala pronunciación de las par- tes de una palabra representa una combinaci6n (ba) de una consonante (á) y una vocal (a). Esta combinación es una sílaba. Cuando un sistema de escritura emplea un conjunto de símbolos quc represehtan la pronunciación de sílabas se le llama escritura silábica. Hoy en día ya no se usan sistemas de escritura silábicos puros, pero se puede escribir el iaponés moderno con un conjunto dc símbolos simples que representan sílabas, con lo que a menudo se dice que el japonés tienc un sistema de escritura silábico (parcialmente) , o un silabario. En el siglo xrx un indio americano llamado Sequoya inventó un sistema dc escritura silábico que fue utilizado por los indios chc- roquis para escribir mensajes a partir de la lengua hablada. En aquellos ejemplos cheroquis, f. @r), U (s¿) y f (ge),esimportantesaberquclossímbolosno corrcspondían a consonantes o voc¿les simples, síno a sífabas. Tanto cl sistema de cscritura cgipcio como el sumerio evolucionaron hasta el punto que algunos de los símbolos logográficos primitivos se utilizaron para rcpresen- ,)
  3. 3. El lenguaje tar sílabas del habla. Sin cmbargo, n0 se utilizó plenamente un sistema de escritura silá- bico hasta la aparición del utilizado por los fenicios, pueblo que habitaba [o quc hoy en día es Líbano, hacc unos 3000 a 4000 años. Está claro que muchos de los símbolos que utilizaron provenían de la escritura egipcia anterior. [a forma e$pcia fi, quc significaba 'casa', se adoptó, ligeramente rcformadx, como !. Después de utilizarl¿ logográfica- mentc para lapilrbra pronunciada beth (attn con el significado de 'casa'), se usó para representar sílabas que empezaban con el sonido ú. De forma similaq la forma e$pcia e, que significaba 'agua', se convirtió en 1 , y se utifizó para sflabas que empezaban con el sonido rz. Así, una palabra que debía pronunciarse tnuba podría cscribirse como ! 1, y la pronunciación bitna como i E. Hry que tener en cuenta que escrit¡ían de dercchaaizquierda.Haciaelañ01000a.C., losfeniciosyahabíande.jadodeutilizarlogo- gramas y tcnían un sistema de cscritura silábico plenamentc dcsarrollado. f,scritura "ifrbétio Si se ticne un conjunto de símbolos para roprcsent¿r sílabas que empiczan, por cjcm- plo, con el sonido á, o con el sonido rn, se cstá, dc hccho, muy cerca de poder utilizar los sÍmbolos para rcprcsentar los soniclos simples de una lengua. Ésta es, cn efccto, la basedelaesuitura alfabética. Un alfabcto cs, esencialmente, un conjunto de símbolos cscritos en el que cada uno de ellos representa un sonido único. [o que acabamos dc describir es [o que parecc que sucedió en los orígenes de los sistemas de escritura de las lengurs semíticas como son elárabe y c[ hebreo. Los alfabetos de estas lenguas, incluso en sus versiones modernas, constan básicamente dc símbolos para las consonantes. Esta forma primitiva de letras alfabéticas, que se originaron en los sistemas de escritura de los fenicios, cs el origen de [a mayoría dc los dcmás alfabetos del mundo y de ella cncon- tramos versioncs modificadas, una hacia cl Este hasta India y el Surcste asiático y otra hacia el 0este a través dcl griego. Es significativo que los gricgos primitivos dieran r¡n paso más en e[ proceso de alfa- betización al utilizar también otros símbolos adícionales para representar los sonidos vocálicos como entidadcs distintas, y que, por tanto, crearan un alfabcto remodelado para incluirlos. Este cambio produjo un sÍmbolo para la vocal a (alfa) que se combinaba con los símbolos ya existcntes para las consonantes, como la b (beta). De hecho, para algu- nos estudiosos dc los orígenes del alfabeto moderno, se debería conceder a los gricgos el mérito dc tomar el sistenla inherentcmcnte silábico de los fenicios y crear un sistema de escritura cn cl qne la correspondencia dc símbolos simples a sonidos simples estaba ple- namente consolidado. 24 2. El desarrolh de la escritura De los griegos, este alfabeto revisado pasó al resto dc Europa occidental gracias a los romanos y, naturalmente, fue sufriendo diferentes modificaciones para acomodar- se a los requisitos de las lenguas con las que se iba encontrando. Otra línea de evolu- ción llevó este misno sistema de escritura gricgo al Este de Europa, donde se hablaban Ias lenguas eslavas y una nueva vcrsión modificada, llamada el alfabeto cirílico (por san cirilo, un misionero cristiano del siglo xu), es la base del sistema de escritura utifizado en Rusia hoy en día. La forma gráfica concreta de varias de las letras de los alfabetos europeos moder- nos puede rastrearse hasta sus orígenes en los jeroglíficos egipcios, como muestra la ilustración. Dgipcio n E:, ó Fcnicio Gricgo antiguo Latín El inglés escrito si efectivamentc los orlgcnes dcl sis[ema de escritura alfabético cstuvieron basados en una correspondencia entre los símbolos simples y los sonidos simples, uno se puedc preguntar con bastante ru(tn por qué cn una lengua como el inglés hay tantas diferen- cias entre la forma escrita y lahablada. La respuesta a esta pregunta debe buscarse en las diferentes influencias históricas que ha sufrido la forma escrita del inglés. La ortografía dc esta lengua se mantiene igual a c0n10 se utilizaba cuando Ia imprenta flegó a Inglaterra, en e[ siglo xv. En aquel tiem- po, se establecieron varias convenciones para la represcntacíón escrita de las palabras siguiendo el ejemplo de cómo se escribían otras lenguas, sobre todo el latín y el francés. Además, muchos de los irnpresores de aquel tiempo eran enrealidad holandeses y no supieron tomar decisiones precisas y coherentes sobre la pronunciación inglesa. Quizá un hecho aún más importante es que, desdc el siglo xv, la pronunciación del inglés 5 Y M"/ 25
  4. 4. w El lenguaje hablado ha sufrido cambios sustanciales. Así, incluso si hubiera habido una cores- pondencia entre las letras escritas y los sonidos de aquella época, y aunque los impre- sores lo hubieran hecho bien, todavfa habrí,a grandes discrepancias con el inglés hablado hoy en dÍa. Si, además, añadimos el hecho de que la grafíade muchas pala- bras antiguas ingfesas fue "recreada, por los reformadores de la ortografla en el siglo xvt para acercarlas a lo que se suponía entonces, algunas veces erróneamente, que eran sus orígenes latinos (por ejemplo, dette se convirtió en debt ['deuda'] ; iland se convirtió enisland ['isla']), entonces se puede ver cl¿ramente el origen de las dis- crepancias. Cómo describir los sonidos de las palabras inglesas de manera coheren- te cuando las formas escritas dan pistas tan poco fiables es un problema que investi- garemos en el Capítulo 5. t I 2. El desarrollo de la escritura ,) (
  5. 5. [,as propiedades del lenguaje Una vez conocí a un excelente perdiguero llamado Newton que tenía un per- verso senüdo del humor. Siempre que leltnzabo,w frisbee, para que él lo cogiera parecía como si lo fuera a coger al vuelo, pero entonces Io dejaba pasar y hacía como si lo hubiera perdido de vista. Trotando de aquí para alli, ¡ tan sólo unos cuantos metros del juguete, Newton miraba hacia todas partes, incluso encima de los árboles. Daba toda la impresión de no saber dónde esta- ba. Finalmente, yo me iba hacia donde cstaba para ayudarlo, pero tan pronto Ilegaba hasta é1, invariablemente salía corriendo directamente hacia el fisbee, lo cogía y empezaba a correr como si se hubiera vuelto loco, mirando por enci- ma de su lomo con algo que se parecía sospechosamente a una sonrisa. Michael Lemonick (1993) En el Capítulo I hemos visto algunas características fisioló$cas de la especie human¿ que son necesarias para la producción de lenguaie. Los aspectos físicos de los dientes y la laringe humanos, entre otras cosas, son exclusivos de esta especie y podr'ían explicu por qué sólo las criaturas humanas tienen la capacidad de hablar. Pero esto no significa que los humanos fueran los únicos seres capaces de comunicarse. Todas las criaturas, desde los monos hasta las abejas, ios saltamontes, los delfines o las cebras, son capaces de comunicalse con 0tr0s miembros de su especie. El alcance y la complefidad dc tos sistemas de comunicación animal son asombrosos, y no podríamos pensar siquiera en resumir aquí todas sus propiedades. [o que sí podemos haceq como parte de una investigación sobre el lenguaie, es concentrarnos en aquellas propiedades que diferencian el lenguaje humano de todas las demás formas de utilización de señales y que hacen de él un sistema de comunicación único. Cornunicativo frente a informativo Para describir estas propiedades, primero deberíamos distinguir lo que son específica- mente señales comunicatiaas de aquellas que pueden ser señales informal,iuas pero que no son intencionadas. Cuando una persona escucha a otra puede obtener infor- 3l
  6. 6. El lenguaie mación sobre e[ que habla gracias a diferentes señales que éste no ha cnviado intencio nadamente. podria notar que está resfriado (porque tiene lavoz ronca), que no es una pers0na tranquila (ha estado moviéndose constantemente en la silla), que n0 es presu- *i¿o (rt pelo mal peinado, [a ropa arrugada), que es desordenado (lleva los calcetines desparcjados),0 que n0 es del país (tiene un acento raro)' Sin embargo' cuando utiliza el lenguafe para dccirle 'me gustarla presentarme alaplazavacante de neurociruiano dcl hospiial", norntalmente ,i ,upont que está comunicando algo intencionadamente' Porlomismo,nosesuelepensarqueelmirloestécomunicandoalgoportenerplumas negras, pOr estar en la rama de ui erbot y comiéndose un gusano' pero sí se considera que cstá enuiando una señal comunicativa al graznar para ser oído cuando un gato apa- rece en escena. p.r tant', cuando estudiamos las diferencias entre el lenguaie humano ylacomunicaciónanimal,e§tam0sconsiderándolosaambossegúnsupotencialpara ser un medio de comunicación intencionada' Propiedades únicas Ha habido varios intent0s de determinar las propiedades que definen el lenguaje humano, y podemos cncontrat diferentes list¿s de rasgos' Yamos a tomar seis de esas caractcrÍsticas y a describir cómo se manifiestan en el lenguaie humano' También intentaremos describir de qué manera es.s rasg.s sólo lo son der lenguaie humano y nodelossistemasdecomunicacióndeotrascriaturas;perohayquetenerencuenta It. nuestra percepción de cómo se comunican las demás especies es esencialmente la de un extraño y que, por tanto, puede no ser correcta' Es posible que vuestro perro mantenga conversacioncs bastante compleias con 0tr0s miembros dc su especie y que i comente a menudo lo duro que es tratar ,on .,0, bípedos altos y torpes, que actúan . li;"¡,"' como si lo supieran todo. Con esta advertencia en mente' podemos pasar a estudiar algunasdclaspropiedadesqueesosbípedoscreenúnicasdesusistemalingüístico. DesPlazamiento Cuandoluestrogatoluelveacasadespuésdehaberpasadolanoclrepornegrascalle- juelas y se para ¿ vllestros pies haciendo tzdaa, lo más probable es que entendáis el men- saie como algo retaciona<l0 con aquel preciso tiempo y lugar" Si le preguntamos al gato dónde lia estado la noche anterioiy lo que ha estado haciendo' obtendremos el mismo miau porrespuesta. parece c0m0 si la comunicación animal estuviera diseñada exclusi- vamenteparaestemomen[o,aquíyahora.Nopuedeutilizarsedeformaefectivapara relacionarsucesosqueesténleioseneltiempooenelespacio.Cuandovuestroperro dice GRIR, posiblcmente querrá decir GRnn' ahora mismo' porque n0 parece ser capaz 3. Lás propiedndes del lenguaje de comunicar GRRR, a,yer plr la noche en el parque. Ahora bien, los usuarios del len- guaje humano son perfectamente capaces de producir mensajes equivalentes a cRr4 ayer por la noche en el parque, y continuar diciendo De hecho, uolueré a salir un raÍo manana. Pueden referirse a tiempos pasados o futuros y a 0tr0s sitios. Esta propiedad del lcnguaje humano es lo qte sellama.desplazaruiento y ¡termite a los usuarios del len- guajc hablar sobre cosas y sucesos que n0 ocurren en e[ entorno inmediato. Por regla r.-$91,_931l. .,on-sl{gli gup-la qenury.Eac-ién-arrin:a-l,.qarqgp dq 9s-t4gjPle-Uq,,, ,} Se Im dicho, sin cmb¿rgo, que c[ sistema que emplean las abejas para comunicarse tiene Ia propiedad del desplzamiento. Por ejemplo, cuando una abeja obrera cncuentra néctar y vuelve al enjambre, cjecuta una danza complejapara comunicar a las otras abe- fas la situación del néctar'. Dependiendo del tipo de baile (dando rueltas para decir 'cerca', y movienrlo la cola, con tempo variable, para '[ejos' y 'cuán lcjos'), las otras abejas averi- guan dónde pueden encontrar cl rccién clescubierlo banquete. Esta habilidad de las abe- jas para indicar una ubicación a una cicrta distancia quiere dccir que [a comunicación entre abcias ticnc por [o menos algÍrn grado de desplazamiento, aunque de forma extre- madamcnte limitadaiCicrtamcnte, una abeja puedc dirigir a otras a una fuentc de ali- *dñió;patd-na"di §ei a la ficnte cle alimento nlás recicnte. No puede ser acltd jarelín de roscts al oh'o lado del pueblo Que ya y¡.t¡¡rrrot la seilMrxa pasalz, ni puede seq por lo que sabcmos, posibles néctares futuros en el paraíso de las abei,4Sr.; Los factores implicados en la propiedad del desplazamiento, tal c0m0 se manifiestan en el lenguaje humano, son muchos más que comunicar una simple ubicación. Nos per- rniten hablar sobre cosas y lugares de cuya existencia ni siquiera estamos seguros. i Podemos referimos a criaturas míticas, demonios, hadas, ángeles, a los Reyes Magos, y a , fx '. personaies inventados recientemente como Superman F'q..1¿_pfol"i_cd+!.-_dp! 4qqptAzli, i mientoloqucpcrmitcalos"hu.m-anq¡,a.dif-eiqqqi+fls-cupl ui-eJ_.0!.ra-e.specie-crcarficción v describir oosiblcs mundos futuros.1'N . ,i-.'i' ', *,^ li Arbih'añedad Lo normal cs que n0 haya una conexión natural entre nna forma linguística y su sig- nificado. Mirando lapalabra írrabe ,=,J5, por ejemplo, no podemos determinar que tiene un significado natural a partir únicamente de su forma gráfica, o no más dc [o que lo podcmos hacer de su traducción castellana perro. Llforma linguística n0 tirne una relación natural o icónica con ese objeto ladrador de cuatro patas que hay en el mundo. El reconocer este hecho general del lenguaje nos lleva a decir que una propiedad dc los signos lingüísticos es su relación arbitraria con los objetos que indican. Las formas clel lengtraje hunrano dcmuestran una plopiedad llamada arbih.ariedad: no puedcn, cle ninguna forna, adecuarse a los objctos que denotan. Claro que, si queremos, podemos 33
  7. 7. El Lenp.aje jugar a hacer que las palabras correspondan de alguna foma a la propiedad o actividad que inciican. como en estos ciemplos de un jucgo infantil: J. Las propiedades del lenguaje surgen nuevas situaciones 0 nuevos objetos que han de ser descritos, por lo que los usuarios det lenguaje manipulan sus recursos lingüísticos para producir nuevas cxpresiones y nuevas oraci,ones, A esta propiedad del lenguaje humano se le ha asig- nado el término productiuidad (o ocreatividad"). Es un aspecto del lenguajc que está ligado al hecho de que cl número potencial de emisiones en cualquier lenguaje humano es infinito. Por e[ contrario, la comunicación no humana parece tener muy poca flexibilidad. Los saltamontes tienen cuatro señales para escoger y los chímpancés tienen alrededor dc trcinta y seis llamadas vocales (incluidos los ruidos que hacen a[ vomitar y al roncar). Tampoco parece que los animales puedan producir señales nuevas para comunic¿rse nuevas experiencias o sucesos. La abcja obrera, que normalmente es capaz de comunicar dónde hay néctaq no podrá hacerlo si su situación es rca[mente nueva. En un cxpcrimcnto se colocó un cnjambrc de abejas a los píes dc una torrc de ladio y la comida cn lo alto de ésta. Se subicron diez abcias a lo alto de la torre y se les cnseñó Ia contida; luego sc las soltó para que fueran a decir a las demás lo quc habían encontrado. Transnlitieron el mensaje bailando, y todo el enjambre salió zumbando para conscguir aquella comida gratuita. Yolaron dando vueltas en todas direcciones pero no pudieron localizx la comida. (Probablemente es una buena manera de volver realmcnte locas a las abeias.) fl problema podría estar cn quc el lenguaje con el que se comunican las abejas üene un conjunto fijo de señales y todas ellas en referencia sólo a distancias en el plano horizontal, de forma que las abejas no pueden manipular su sistema de comunicación para crear un mcnsaje nuevo que indique distancias cn el plano vertical. Según Karl von Frisch, que fue e[ autor del experimento, «las abefas no tienen ninguna pilabra para atiba en su [engua". Además, tampoco pueden inventarla. El problema parece ser que las señales de los animales tienen una característica que llamarnos referenciafi.ja. Cada señal se relaciona con un objeto o un motivo concreto de forma flja. En el repertorio de los chimpancés hay una señal de peligro, IHI]rTER, que usan cuando detectan una serpiente, y otra, RMUz, que usan cuando se acerca un águila; estas señales son fijas por lo que respecta a su refercncia y no pueden ser manipuladas, Lo que podría ser trna evidencia de que el lenguaje de los monos es productivo sería la cmisión de algo como 1HUTT-RRAUr cuando se les acercara una criafura voladora con pinta dc serpiente. Es decir, que entonces el mono sería capaz de manipular su «lenguÍD, para hacer frente a una nueva situación. Por desgracia, n0 nos consta que los monos puedan producir una nueva señal de peligro. Un humano, cn circunstancias similares, es totalmente capaz de crear un¿ nneva señal, después de la sorpresa inicial, pronunciando algo así como iVaya, no rne lo puedo cteE una serpimte-á.guila! coer tréquaño It o Jc. Sin embargo, un juego así sólo pone énfasis en lo arbitrario de la conexión que n0r- malmente hay entre ta forma lir4üística y su significado. Es evidente que hay algunas palabras en las diferentes lenguas que suenan c0m0 imitaciones de los sonidos de algunos objetos o actividades. Algunos eiemplos del caste- Ilano Son caai, arrullar, tartatnudear o rontone1r, que Son onomatopéyicos y que ya hemos mencionado al hablar de la teoría del origen del lenguaie de los sonidos naturales (en el Capítulo l). Sin embargo, en la mayoría de las lenguas estas palabras son relativa- mente escasas y la mayor parte de las expresiones son, de hecho, arbitrarias. En la mayoría de las señales de los animales, parece haber una clara conexión entre el mensaic que conllevan y la señal que utilizan para transmitirlo' [a impresión de que los signos de los animales no son arbitrarios puede estar relacionada con el hecho de quc, para todas las especies, el coniunto de señalcs que utilizan para comu- nicarse es finito, Es decir, todos los tipos de comunicación animal cgnstan de un con- ¡unto timitado y fiio de elementos (vocales o gestuales),los cuales se utilizan sólo en situaciones específicas (por e.iemplo, para establecer su tcrfit0ri0) y en momentos determinados (por ejemplo, durantc ltépoca de celo), Por lo que al celo se refierc, parece que los humanos nos comportamos c0m0 si siempre fuera la época; el tipo y las frecuentes novedades de las cxpresiones lingüísticas utilizadas en conexión con esta activi{ad podrían cgnstituir una prueba de otra de las propiedades del lqnguaie huma- no, gencralmente llamada "produciividad». Prod,ucliuiclad Uno de los rasgos de todas las lcnguas cs que se están creando contin¡amente nuc- vas frases, Un niño que está aprcndiendo su lcngua matefna es especialmente activo cuando fg¡na y produce emisigncs lingüísticas que rlo ha oído antes. Para los adultos, s,rbiJo o¡ ) c,[t o b*j 35
  8. 8. El lenguaje Ilransmisión cultural Mientras que uno hereda de sus padres los ojos marrones y cl pelo rubio, no here- da su lengua. Todo el mundo adquiere una lengua en una cultur¿ con otros hablantes de una forma que no tiene nada que vcr con sus genes familiares. Un niño nacido dc padres corcanos (que nunca hayan salido de Corea y que sólo hablen coreano) que sea adoptado y criado por hablantes del inglés en Estados Unidos, puede tener las carac- terísticas físicas hcrcrladas de strs padrcs naturales, pero inevitablemente hablará inglés. Un gatito con las mismas experiencias emitirá miau a pesar de todo. Este proceso por el que una lengua pasa de_una generación a otraha sido llama- do tranvnisión cu.lh¿ral, Aunque se ha argumentado que los humanos necemos con una prcdisposición innata para adquirir el lenguaje (lo discutiremos con más detalle en el Capítulo 16), cstá clalo que n0 nacemos con la capacidad de prodtrcir frases cn.una lengua en particulaq como podría ser el castcllano. Por cl contrario, el moilclo general en la comunicación animal es que las señalcs utilizadas son instintiv4s y no a¡lrcndi- das. En cl caso de algunos pájaros, sin embargo, cs evidcnte que el instinto se combi- na con cl aprcndizaic (o la cxposición) para producir el sonido corrccto. Si cstos pája- ros pasaran sus primcras seis semanas sin oír a sus congéncres, producirían instinti- vamente cantos 0 llanradas, pero éstos serían, de alguna mancra, anonnales. Los niños humanos que crecen aislaclos no producen ninguna lengua instintiva, La transmisión cultural de una lengua en particular es crucial en el proceso de adquisición de los hurnanos. Carácter discreto Los sonidos utilizados en una lengua son significativamente distintos. Por eiemplo, Ia difcrcncir cntre cl sonido de una ú y cl dc unap no es realmente muy grande, pero cuan- do estos sonidos son parte de una lengua conto e[ castellano, se utilizan de tal forma que la aparición de una en lugar de la otra es significativa. El hecho de que [a pronunciación de lastormaspalay balalleveauna distinción de significado sólo se debe a la diferencia entre los sonidosp y lr en castellano. Esta propiedad dcl lcnguaje se define diciendo que es un sistema discreto. Cada sonido cn una lengrra es claramcnte discriminable. De hecho, es posiblc producir una scrie gradual de sonidos que estén entrep y &. Estos sonidos ffsica- mcnte difercntes podrían ser las réplicas habladas de unas letras cscritas c0m0 éstas: r ' 3, Las propiedades del lengu,aje sin embargo, en una lengua determinada, se interpretará que los componentes de esta gradación son o unap o una á (0, posiblemcnte nada), porque tenemos una percepción discreta de Ios sonidos de nuestra lengua y siempre que una pronuncia- ción está dentro de lo que son los sonidos físicamente posibles, tiende a ser inter- pretado como un sonido de esa lengua, y por tanto con un significado lingüístico específico. Dualidad El lenguaje estáorganiztdo en dos niveles o capas simultáneamente. Esta propie- dad es lo que sellzma,d,ualidad o "doblearticulación,. cuando hab[amos de la pro- ducción del habla, hay dos niveles físicos en los que podemos decir que se producen los sonidos simples, por eicmplo s,r, o e. como sonidos individuares, ninguna de estas formas discretas ticne r¡n significado intrínseco, pero cuando los producimos en una combinación determinada, como en ser, podemos hablar de otro nivel en el que sLr significado es diferente del que rcsulta de la combinación res. Es decir, en uno dc estos dos niveles, tenemos sonidos diferentes y, en cl otro, tenemos signifi- cados distintos. Esta dualidad de significados es, de hccho, uno de los rasgos que más contribuye a hacer del lenguaje humano un sistema económico, ya que con un conjunto limitado de sonidos diferentes podemos producir una gran cantidad de combinaciones (esto es, de palabras) de significados diferentes. Obviamente, aunque vuestro perro sea c paz de producir gzl a,u, no parece que seaunacaracterísticadelrepertori0caninoque lag,lauylaaseanelementossepa- rables en un nivel distinto de la producción. si vuestro perro pudiera operar con este doble nivel (dualidad), entonces esperaríamos oír ugua, o incluso agua, y cada una de estas combinaciones con un significado diferente. 0tras propiedades Estas seis propiedades : desp laz amimto, ar bitrarie da d, productiaidad, tr ansmisión cultural, carácter discreto y dualidad pueden considerarse los rasgos fundamenta- les del lenguaje humano. Por supuesto, tiene además otras muchas propiedades, pero n0 son características privativas del fenguaje humano. E[ uso de una vía uocal auditiua, por ejemplo, es con toda seguridad una característica del habla humana. La comunicación lingüística humana se genera típicamente en los órganos vocales y se percibe a través del oído. sin embargo, la comunicación língüístíca también puede darse sin sonidos, at escribir o cuando se L 37JO bá
  9. 9. El lenguaje utiliza el lenguaje de signos de los sordos. Además, muchas otras especies (por eiem- plo, los delfines) utilizan la vía vocal auditiva. Por tanto, esta propiedad n0 es un rasgo que defina el lenguaie humano. Lo mismo se podría decir de lareciprocidad, (o inlercatnbiabilidad, característi- ca por la cual cualquier hablante-cmisor de una señal lingüística puede ser también un ¡yente-receptgr) ; de la especialización (|rc señales lingüísticas, normalmente, no sir- ven para nada más, como podría ser t'espirar o alimentarse); de la,transmisión irra' di.ada (hs señalcs lingüísticas no pueden dirigirse y son recibidas por cualquiera que esté escuchanclo, aunque no sea visible); y dclaeuanescencia (las señales lingÜísticas son producidas y desaparecen con gran rapidez).'Son propiedades del lenguaje habla- do, pero no del escrito y de hecho tampoco aparecen en muclros de los sistemas de c0municación animal, que de forma característica, utilizan la vista o implican una repe- tición frecucnte de la misma señal. Estas propíectades pueden considerarse c0m0 ulla forma de desuibir e[ lcnguaje humano, pero n0 c0m0 un medio de distinguirlo de otros sistcmas «lc comunicación. ( q. f..r1.r h* ^:' ) ' I 39
  10. 10. Los 4 animales y el lenguaje hura"lano . lbdos nris esfuerzos iban encaminados a aprender la lengua, que mi Maestro ysus hijos,,v todos los sirvientes de su casa estaban encantados de enseñarme. Les parecía un prodigio quc un brutul urimal pudiera dcscubrir esas marcas <le racionalidad. )'o iba señalándolo todo y preguntando por su nombre que escribía cn mi diario cuando mc cncontraba a solas, y corregía mi pésimo ' acento esperando a que alguien de la familia pronunciara aquellos nombres. En cstas cucstioncs, Sorrel Nag, uno dc los criados, siempre estaba dispuesto a ayutlarme. Jonathan Swift (1726) En el Capítulo antcrior nos hemos ccntmdo cn las cosas quc difercncian cl lengüaje humano de los "le¡gu¿¡ss» de otros sercs vivos. Si el lcnguaje humano fuera ciertamente una forma ijnica de comunicacrón, cntonces sería inconcebiblc que otras criaturas pudicran entender este modo dc expresión cspccializado dc los humanos. Algunos humanos, sin embargo, n0 parecen comportarse como si esto fuera ver«lad. Lo ciefto es que hay un montón de cxpresiones de la lengua que los humanos dirigen a los animales, aparentemente con la intenciírn de que los animales enüendan lo que les están diciendo. Los jinetes pueden decir 5o a sus cahallos y éstos se paran (o cso parecc), también sc le puede decir a un perro Ttáanelo y lo hará (bucno, a veces) , y en el circo hay varios animales que vm arriba , abajo '¡ dan r,tnltas de acucrdo con las órdenes habladas que les dan. lDeberíamos utilizar estos ejenplos como una prueba dc que los no humanos pueden entender el lenguaie humano'i Scguramente no. For lo que respecta al comportamiento anímal, la cxplicación más normal es que el animal reacciona de una manera cspecífica a unos estímulos s0n0r0s determinados, pero quc en realidad no entiende el significado dc la palabra emitida. Si parece rlifícil aceptar quc los animales entienrlcn el lenguaje humano, entonces todavía nos ha dc pareccr menos probable quc un animal sea, capaz de lroducir lenguaie humano. Tampoco sabcmos de animales que hayan aprendido a producir las señales de otrz espccic diferentc a la suya. Podríamos tener a un caballo en una cuadra de vacas tluran- te años y no llegaría a decir Mu, I en muchas casas, la llegada de un bebé y de un cachorro son simultáneas. El bcbé y el ¡lerrito crecen en el mismo cntorno, ovcndo más o menos las misntas cosas, pcro dos años después cl bebd hace ruidos humanos y el cachorro, no. 4. Los anim,ales y el lenguaie hunlano Pero quizá un cachorro es un mal ejemplo. lNo sería mejor trabaiar con un parien- tc más cercano, como un chimpancé? No en vano e[ chimpancé tiene un 99% de sus genes igualcs a los del hombre. tos chimpancés y el lenguaie La idea de criar juntos a un chimpancé y a un niño puede parecer una pcsadilla, pero es básicamente [o que se hizo hace años en un intento de enseñar a un animal a utilizar el lengLraje humano. En los años 30, dos científlcos (l,uella y íinthrop Keltog) publicaron sus experiencias de la crianza simultánea del hiio de ambos y de un chimpancé, también rccién nacido. El chimpancé, llamario Gua, llcgó, scgún los informes, a conocer alrededor de unas cien palabras, pero no dijo ningonade ellas. En los años 40, otra pareia tle cientí- ficos (Catherine ,v Keitir Hayc$ crió en su propia casa a una chimpancé llamada Vikí, exac- famente c0rn0 si fucra un niñ0. Estos padres adoptivoS cstuvieron cinco años intcntando quc Viki d(era palabras cn inglés mostrándolc cómo dar fbrma a su boca conforme iba produciendo sonidos. De vez cn cL¡ando Viki lograba producir alguna palabta, versiones muy pobrementc articula«las de mamá,papá,y aaso. Visto desde una perspectiva actual, fue realmente un logro ya quc ahora cstá claro que los primates n0 humanos n0 tienen un tr¿cto vocal con una estructuta fisica que les permita producir los sonidos del habla humana. Los m0n0s y los gorilas pueden, como los chimpancés, cgmunicarse gracias a un amplio abanico de llamadas vocales pero, simplemente, no pueden habfar. Washoe sabiendo que un chimpancé era un mal candidato para aprender a hablar, Beatrix y ñlen Gardner decidieron enseñar a una chimpancé llamada Wash0e a usar una variedad del Lc¡guaje Americano de los Sigros. Este lenguaie, usado por los sordos, tiene todas las propiedades que hemos descrito antes c0m0 caractelísticas básicas dcl lenguaie humano y lo utilizan muchos niños sordos de nacimiento como si fircra su lengua materna natu- ral (hablaremos más de él en el Capítulo 18). A principios de junio de 1966, los Gardner y su apdante cmpezaron ^ lralat ^ Washoe como si fuera un niño proporcionándole un entorno doméstico agradablc. Utilizaban el lenguaje de los signos siempre que Washoe estaba presente, animándola a que lo utilizara, incluso aunque fuera una.versión bebé", a su mancra e incompleta, de los signos psados por los adultos. En tres años y medio, Washoe llegó a usar los signos para nrás cle 100 palabras, que iban desde auión, bebé y plátano hasla uen.tana, muier y tti. Todauía más impresionante fue que Washoe podía combinarlas y producir «oracio- 43
  11. 11. El lenguaje nes» del tipo más-fi'uta o abre-comer-beber (para que le abrieran el frigorífico). Algunas de Ias formas que Washoe utilizaba resultaron ser invenciones, como su signo para babe- ro o la combinación pájaro-agua (para referirse a un cisne), lo que parecería indicar que su sistema lingüístico tenía una capacidad potencial de productividad. Además, Yashoe demostró comprender una cantidad mucho mayor de signos de los que producía efecti- vamente. También parecía ser capu de mantener rudimentarias conversaciones, por lo general secuencias de tipo pregunta-respuesta. P0c0 después se constató una capacidad similar para la conversación con signos de un gorila llamado Koko. Sarah y Lana Al mismo tiempo que Washoe estaba aprendiendo e[ lenguaje de los signos, Ann y David Premack estaban enseñando a otra chimpancé llamada Sarah a utilizar unos objetos de plástico de diferentes formas con el objeto de que se comunicara con los humanos. Estos objctos dc plástico representaban «palabras» que podían ordenarse en secuencias para formar "oracio¡s5", (Sarah prefería colocarlos en vcrtical). El enfolue básico era muy difcrente dcl de los Gardner. Sarah había sido entrenada para asociar sistemáticamente estas formas con objetos o acciones, pero seguía estando cnjaulada y la recompensaban con comida por manipular un conjunto de símbolos. lJna vez que hubo aprendido a utilizar bastantcs de estas formas de plástico, Sarah podía conseguir una manzana si seleccionaba entre muchos de estos objetos el correcto (un triángulo azul). Notad que es símbolo arbitrario, ya que sería difícil encontrar ninguna conexión natural entre una manzan y un triángulo zul de plástico. Sarah también llegó a producir «oraciones» como María-da-chocolale-a-Sarah, y fenía la impresionante capacidad de entender estructuras tan complejas como .li Sarab pone el rojo sobre el uerde, María dará chocolate a Sarab , Sarah obtenía e[ chocolate. 4. Los animales y.el lenguaje huruanl Una técnica de entrenamiento parecida con un lenguaje artificial similar fue la uti- lizadapor Duane Rumbaugh para entrenar a una chimpancéllamada Lana. EI lengua- je que aprendió se llamaba «yerkish» y consistía cn un conjunto de símbolos sobre un gran teclado conectado a un ordenador. Cuando Lana quería agua tenía que apretar cuatro símbolos, en el orden correcto, y producir así e[ nensajeporfauor-ru.áquina- dar-agua. EHmaquxtua Tanto Sarah c0m0 Lana demostraron tener capacidad para utilizar lo que parecían códigos logográficos y estructuras básicas de elementos, lo que superficial- mente se ascmeja bastante autilizar el lenguafe. Sin cmbargo, estas aparentes habili- dades lingüísticas suscitaron mucho escepticismo. Se diio que cuando Lana usaba el símbolo para 'por favor', no habí¿ cntendido rcalmente el significado de la expresión y quc no había posibilidad alguna de que, por ejemplo, la sustituyera por una expre- sión diferente, pero también con significado. Dijeron que el símbolo de 'por favor' en el teclado del orrlenador era el cquivalente a un botón de una mácluina expendedora y -aquí está la base de la crítica- que también n0s0tr0s aprendemos a operar con máquinas expendedoras sin tener que conoccr necesariamente una lengua. Las críti- cas más duras en contra de aceptar los logros de Washoe, Sarah y Lana como prueba de su capacidad lingúística venían del psicólogo Herbert Terrace, qr-re había trabajado con un chimpancé fiamado Nim. Nim Chirnpsk1 E[ nombre de este chimpancé, Nim Chimps§, cs un juego deliberado con el nombre del lingüista Noam Choms§, que había afirmado que el lenguaje es una capacidad innata exclusiva de [a especie humana. Quizá Nim iba a demostrar que Noam estaba equivocado. Al principio de 1973 se puso en marcha un proyecto para enseñarle a Nim el Lenguaje Americano de los Signos en condiciones controladas, con grabaciones de voz e imagen de sus actividades en clase. Transcurrido un periodo de dos años, Nim producía una gran cantidad de signos de palabras sencillas; había desarrollado combinaciones de dos palabras como más-bebida y da-plátano, y las utilizaba en las circunstancias 6á x*74rd) f) 0 DA Porfauor agua CHOCOLATE 45
  12. 12. El knguaje apropiadas. La prin.rera impresión ftre que Nim, como Washoe, estaba desarrollando una habilidad para utilizar el lenguaje muy parecida a la cte los niños. pero, después de un estudio minucioso rlc las grabaciones en vídeo, se vio que la estructura de las expresiones más largas de Nint era simplemente Lrna repetición de estructuras más simples, no una expansión cn estructuras más coniplejas, cono las producidas por los niños. Además, al contrario que los niños, Nim muy raramente utilizaba el lenguaje de los signos para inicial la interacción con sus profesores; por lo general, producía signos como respuesta a los de éstos y tendía a repetír los signos que le hacían. Estos descubrimientos hicieron que Terrace volviera a estudiar las películas que se habían filmacfo de washoe utilizando cl lenguaje de los signos y le llevaron a decir que tanto Ním conto Washoe sólo parecían estar utilizando signos como un lenguafe. De hecho, dijo, estaban produciendo simplemente repeticiones dc los signos de sus profesores, aunquc se pudiera interpretar com0 que estab an conuersando. La conclusión a la que llcgó fue que los chimpancés eran cliaturas inteligentes que aprendían a producir un tipo detenninado de comportamiento (utilizar signos) para obtener recompensas, y que, básicamcntc, cstaban realizando trucos soflsticados. Por tanto, sus signos no suponían ningún comportamiento Iingüístico. Hans, Buzz y Doris La argumenlación de Terrace era muy parecida a la que se había utilizado yapara desacreditar las afirmaciones de que cualquier anímal es capaz d,e comprender y utilizar cualquier forma de comunicación lingüística. A finates de siglo, un caballo alemán llamado Ílans el inteligente sorprendió al mundo al utilizar coces para dar la solución a los problemas aritméticos que [e planteaban y patear las letras del alfabeto. Finalmente se demostró que Hans estaba respondiendo a sutiles señales visuales hechas por los mismos que le estaban preguntando. Si el que hacíalapre- gunta no sabíala respuesta a la pregunta, no podía indicarle, inconscientemente, a Hans que había dad,a el número correcto de coces y, por tanto, Hans daba las res- puestas mal. En los años sesenta se publicó un informe sobre dos detfines llamados Buzz y Doris que habían desarrollado un medio para hacerse signos, a través de una barre- ra opaca, de forma que uno de ellos le decía al otro cómo podía obtener comida. Cuando Doris veía una luz intermitente, tenía quc tocar la barrera con [a aleta por el lado de la izquierda y dccirlc a Buzz (que no podía ver ni la luz ni a Doris) que apre- tara también con su aleta izquierda. cuando la luz se volvíafija,Doris tenía que tocar- 46 4. Los a,nimales y el lenguaje hutnano la con Ia aleta derecha y decirle a Buzz que apretara. su aleta derecha contra Ia barrera. Lo repitieron miles de veccs, y estos dellines siempre conseguían el pesca- do. Sin embargo, resultó que Doris seguía diciéndore cosas a Buzz también cuando podía ver él mismo lalvz, y continuó haciéndolo incluso cuando sacaron a Buzz del tanque. La conclusión fue que el comportamiento de Doris era en realidad una res- puesta condicionada a las diferentes señales luminosas y que el comportamiento de Buzz estaba condicionado para respondcr a las llamadas de Doris. La polémica Estos dos fenómenos, las señales inconscientes proporcionadas por los adiestradorcs humanos, y el comportamiento de rcspuesta condicionada de los animales, son fre- cuentemente una explicación dc la conducta casi lingüística de los animalcs en general y de los chimpancés en particular. sin cmbargo, los padres adoptivos de washoe. los Gardner, han dcfendido que clfos n0 cran *adiestradores de animales,, y que las res_ puestas cle vashoe no estaban condicionadas. En un complejo experimento, diseñado para climinar cualquier posibilidad de que se le facilitaran señales, demostraron que, en ausencia de cualquier humano, washoe podía producir señales correctas al identifi- car objetos en diferentes fotografías. También enfatizaron lo que ellos consideraban que era la ventaja de su enfoquc frente a muchos 0tr0s trabajos con chimpancés. subrayaron que Terrace había instruido cuidadosamente a sus ayudantes para que recordaran que Nim era un animal de investigación y n0 un niñ0. La mayor pafte del entrenamiento de Nim se hizo en un¿ celda desnuda y sin ventanas y la mayoría de los ayudantes en la investigación no dominaban et tenguaje de los signos. Los Gardner señalaron quc, en semejantes circunstancias, quizá tampoco se lograría convertir a un niño sordo en t¡n usuario interactivo y sociable det lengua¡e de los signos, Muy al contrario, Ios Gardner habían acentuado la necesidad de un entorno doméstico, sin jaulas, en e[ que el chimpancé tuviera muchas oportunidades de parti- cipar en juegos imaginativos y de interactuar con usuarios que dominaran el lenguaf e de los signos con fluidez y que Io utilizaran también normalmente entre ellos. Informaron de que un grupo de chimpancés más jóvenes (Moja, pili, Tatu y Dar) no sólo aprendieron el lengua,ie de los signos, sino que [o utilizaban entre ellos y con washoe incluso cuando no había humanos presentes. En una etapa posterior, washoe adoptó un chimpancé recién nacido llamado loulis que, sin ayuda humana de ningún tipo, desarrolló un vocabulario de más tie cincuenta sigr.ros. +/
  13. 13. El lenguaje Sherman, Arulin y Kanzi [a idea de chimpancés quc desarroilan habilidactes casi lingüísticas entre ellos tam- bién fue crucial en e[ caso de Sherman y Austin. Según los trabajos de Sue Savage- Rumbaugh, estos dos chimpancés fueron los primeros en comunicarse entre ellos usando una versión de los símbolos impresos del "yerkish" (el lenguaje desarrollado inicialmente para Lana). Pero el descubrimiento más interesante se hizo casi por acci- dcnte. Cuando Savage-Rumbaugh estab¿ intentando entrenar a un bonobo (un tipo de chimpancé) llamado Matat¿ para que usara los símbolos del «yerkish», su cría, Kanzi, sicmpre esiaba con ella. Aunque Matata n0 lo hacía muy bien, su hijo empezó espontáneamente a utilizar cl sistema de símbolos con gran facilidad. No aprendió al ser entrenado, sino a[ estar expuesto y obscrvar el uso de aquel lenguaje. Finalnrente Kanzi dcsarrolló un arnplio vocabulario de símbolos (alrededor de 250 formas). AI llegar a los ocho años, podía, asociando símbolos con palabras habladas, cntendcr inglés liablado a un nivel comparablc al de un niño de dos años y medio. Incluso era capaz de pcdir que lc pusicran sus pclículas favoritas, La conquista delfuego (sobre hunranos primitivos) y Greystoke, la leTenda de Tarzán. Los rudimentos más básicos Se han hccho descubrimicntos muy importantes a partir de estos intentos de enseñar a chimpancés autilizar algírn tipo de lenguaje y se han despejado algunas incógnitas. lFueron Washoc y Kanzi capaces dc interactuar utilizando un sistema de símbolos que había sido elegido por humanos y n0 por los mismos chimpancés? La respuesta es sí. iWashoc y Kanzi llegaron a un nivel lingüístico comparable al de un niño de [a misma edadt Larespuesta es, claramente, no. Ademís,una de las lecciones más importantes para aquellos que estudian la naturaleza del lenguaje es haberse dado cuenta de quc no tcnemos una definición totalmcnte objetiva e indiscutible de lo que es el hecho de all- lizar el lenguaje. Asumimos que cuando los niños emiten ruidos parecidos a los lingüísticos estamos prcsenciando partc del desarrollo lingüístico, pero cuando chim- pancés jóvenes producen signos parecidos a un lengr"raje al interactuar con humanos, muchos científicos sc muestran rcacios a clasificar este comportamiento como utiliza- ción de t¡n lcnguaje. Además, los criterios que utilizamos en cada caso n0 parecen ser los mismos. E[ dilema continúa, al igual que la polémica cntre diferentes psicólogos acerca de las habilidades quc, según diferentes trabaios, tienen los chimpancés para utilizar un /r8 4. Los animales y el lenguaje bu,mano lenguaje. Sin embargo, dúaira" cantidad de pruebas ofrecidas por los estudios que hcmos descrito, le deberíamos sugerir al lingüista Noam Choms§ que revise su afir- mación dc que la "adquisición de incluso los más básicos rudimentos del lengúaje cstá mucho más allá de las capacidades de un mono inteligente,. No tenemos constancia de que haya estudios, dcsde el punto de vista de los chimpancés, sobre la teoría lingriísti- ca, pcro indudablemente sí que la tenemos de sus capacidades obvias para asimilar los "rudimentos más básicos del lenguaje". I I

×