INFECCIÓN DEL TRACTO URINARIO José H. Valencia Rodríguez Médico Nefrólogo S.P.N. – I.S.N.
Introducción <ul><li>La Infección del Tracto Urinario (ITU) se define como la colonización y multiplicación de microorgani...
Epidemiología <ul><li>La ITU es considerada la infección bacteriana más frecuente en el mundo. </li></ul><ul><ul><li>En EU...
Epidemiología <ul><li>La frecuencia de bacteriuria asintomática y de ITU depende de la edad y del sexo. </li></ul><ul><ul>...
Epidemiología <ul><ul><li>Infancia y Adolescencia. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>En las niñas hasta los 10 años de edad, ...
Epidemiología
Epidemiología <ul><ul><li>Adultez. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>La incidencia depende de: </li></ul></ul></ul><ul><ul><u...
Epidemiología <ul><li>Gestación. </li></ul><ul><ul><li>Las gestantes presentan el doble de prevalencia de bacteriuria que ...
Epidemiología
Epidemiología <ul><ul><li>Varones. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>En los niños oscila entre 0,04-0,14 %. Se incrementa con...
Epidemiología <ul><li>Otros Grupos de Riesgo. </li></ul><ul><ul><li>En pacientes con enfermedades consuntivas y hospitaliz...
Epidemiología <ul><ul><li>Otro grupo de riesgo son los pacientes portadores de un trasplante renal. </li></ul></ul><ul><ul...
Clasificación Anatómica <ul><li>Dependiendo del segmento anatómico comprometido, las ITU pueden ser: </li></ul><ul><ul><li...
Clasificación Anatómica ITU Superior ITU Inferior
Clasificación Clínica <ul><li>Dependiendo de la severidad y potenciales complicaciones, las ITU pueden ser: </li></ul><ul>...
Clasificación Clínica <ul><ul><ul><ul><li>Gestación. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Edades extremas de la vi...
Etiología <ul><li>Escherichia coli  es el germen causal por excelencia. </li></ul>
Etiología Uropatógeno Ambulatorios Hospitalizados Escherichia coli 89 52 Proteus mirabilis 3 12 Klebsiella pneumoniae Ente...
Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Colonización ascendente del tracto urinario, en forma proximal, desde el meato uretral. <...
Patogenia Vía Ascendente
Patogenia Vía Ascendente
Patogenia Vía Ascendente <ul><ul><li>La penetración del germen se puede ver favorecida por la actividad sexual, la instrum...
Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Predisposición Genética. </li></ul><ul><ul><li>Los antígenos de los grupos sanguíneos A, ...
Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Factores de Riesgo del Huésped. </li></ul><ul><ul><li>Factores que predisponen la lesión ...
Patogenia Vía Ascendente <ul><ul><li>Factores que predisponen a las recurrencias. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Litiasis....
Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Factores de Equilibrio Huésped-Hospedero. </li></ul>Factores de Virulencia Bacteriana Fac...
Patogenia Vía Hematógena <ul><li>Esta vía parece poco relevante, aunque se observa en determinados casos de pielonefritis,...
Patogenia Vía Linfática <ul><li>Es de dudosa relevancia. </li></ul><ul><li>Fue defendida por algunos autores basándose en ...
Cuadro Clínico Bacteriuria Asintomática <ul><li>Es la presencia de bacteriuria significativa, sin manifestaciones clínicas...
Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><li>Es la más frecuente de todas la formas de ITU. </li></ul><ul><li>El Cuadro Clínico s...
Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><li>Diagnóstico: </li></ul><ul><ul><li>Análisis de orina: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li...
Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><ul><ul><li>La Prueba de Griess detecta la presencia de nitritos en la orina, indicando ...
Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><ul><ul><li>Un recuento bajo de bacterias podría ser debido a una fase temprana de la in...
Cuadro Clínico Prostatitis <ul><li>Es la inflamación de la glándula prostática debida a una infección bacteriana. </li></u...
Cuadro Clínico Prostatitis <ul><ul><li>La prostatitis crónica produce síntomas menos evidentes y se caracteriza por la pre...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>El cuadro clínico típico de la pielonefritis aguda es característico: </li></ul...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>En la orina hay microhematuria, piuria y bacteriuria con urocultivo positiv...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Aunque la bacteriemia es frecuente (30 %), sólo algunos pacientes presentarán s...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Diagnóstico. </li></ul><ul><ul><li>El diagnóstico por imagen puede ser de sumo ...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Aproximadamente, en un 50 % de los pacientes con pielonefritis aguda se det...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>La gammagrafía con  99 Tc-DMSA es más sensible en la detección de las anorm...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda Gammagrafía con  99 Tc-DMSA, lesión en polo inferior.
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Los estudios ecográficos son útiles para identificar anomalías estructurale...
 
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Cuando se trata de ITU complicada, la gravedad es superior al existir mayor inv...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Los abscesos renales se pueden extender al espacio perinéfrico. El cuadro c...
Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>El hemocultivo es positivo en un 50 % de los casos. </li></ul></ul><ul><ul>...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><li>La pielonefritis crónica es una causa importante de enfermedad renal crónica ...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Además, algunos presentan dolor lumbar y en el vacío, o dolor ascendente ...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Lo más relevante es el cuadro clínico secundario a la lesión tubulointers...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Si el cuadro es muy evolucionado se observa una cortical atrófica con dil...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><li>Anatomía Patológica. </li></ul><ul><ul><li>Afecta al intersticio, los túbulos...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica Necrosis Papilar
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Microscopía: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Infiltración intersticial por...
Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica
Tratamiento <ul><li>En general, el tratamiento difiere según el sexo y la presencia o no de alteraciones en el aparato uri...
Tratamiento Bacteriuria Asintomática <ul><li>No existe evidencia de que las mujeres “sanas” deban ser tratadas. </li></ul>...
Tratamiento Bacteriuria Asintomática <ul><li>En los adultos con alteraciones del tracto urinario se valorará cada caso, pe...
Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>El tratamiento se basará en las sensibilidades observadas en el área geog...
Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>Se pueden realizar tratamientos cortos, con una dosis única de un fármaco...
Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>No se deben prescribir tratamientos reducidos a las pacientes con síntoma...
Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>Se necesitan concentraciones terapéuticas adecuadas en el tejido ren...
Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>En general, los fármacos con los que se puede iniciar tratamiento, a...
Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>En general, se utiliza un β-lactámico solo o asociado a un aminogluc...
Tratamiento Pielonefritis Aguda en Gestantes <ul><li>La ITU aumenta la morbilidad y la mortalidad materna y fetal. </li></...
Tratamiento Pielonefritis Aguda en Gestantes <ul><li>Las pacientes con bacteriuria asintomática y las que presentan exclus...
Tratamiento ITU en el Varón <ul><li>En prostatitis: </li></ul><ul><ul><li>Se recomienda un tratamiento prolongado de 4-6 s...
Tratamiento ITU en el Varón <ul><ul><li>El fallo terapéutico puede ser debido a la existencia de alguna alteración prostát...
Tratamiento ITU en el Varón <ul><li>En los casos de pielonefritis no complicada: </li></ul><ul><ul><li>El tratamiento míni...
Tratamiento ITU Complicada <ul><li>Con frecuencia son causadas por gérmenes resistentes al tratamiento antibiótico habitua...
Tratamiento ITU Complicada <ul><li>Un caso especial son aquellos pacientes con catéteres urinarios: </li></ul><ul><ul><li>...
Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>Los &quot;biofilms&quot;, también se pueden formar en el urotelio. </li></ul></ul><...
Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>La ITU es entre 2-3 veces más frecuente en los pacientes con diabetes mellitus, en ...
Tratamiento ITU Complicada
Tratamiento ITU Complicada
Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>Mientras que las pacientes con bacteriuria sintomática es dudoso que deban ser trat...
<ul><li>alguna pregunta </li></ul>
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Clase 1 infecciones urinarias

19.863 visualizaciones

Publicado el

4 comentarios
45 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
19.863
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
152
Acciones
Compartido
0
Descargas
340
Comentarios
4
Recomendaciones
45
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Clase 1 infecciones urinarias

  1. 1. INFECCIÓN DEL TRACTO URINARIO José H. Valencia Rodríguez Médico Nefrólogo S.P.N. – I.S.N.
  2. 2. Introducción <ul><li>La Infección del Tracto Urinario (ITU) se define como la colonización y multiplicación de microorganismos en la vía urinaria, con respuesta inflamatoria del huésped. </li></ul><ul><li>Puede ser denominada según la localización de la inflamación, así se tiene: </li></ul><ul><ul><li>Pielonefritis: si compromete riñón y la pelvis renal. </li></ul></ul><ul><ul><li>Cistitis: si compromete la vejiga urinaria. </li></ul></ul><ul><ul><li>Uretritis: si compromete la uretra. </li></ul></ul><ul><ul><li>Prostatitis: si compromete la próstata. </li></ul></ul>
  3. 3. Epidemiología <ul><li>La ITU es considerada la infección bacteriana más frecuente en el mundo. </li></ul><ul><ul><li>En EUA motiva 7’000000 de consultas médicas, 1’000000 con complicaciones . </li></ul></ul><ul><ul><li>Hay 1’000000 de consultas en los departamentos de emergencia, las que resultan en 100000 hospitalizaciones. </li></ul></ul><ul><ul><li>El costo generado a los servicios de salud es alto. </li></ul></ul>
  4. 4. Epidemiología <ul><li>La frecuencia de bacteriuria asintomática y de ITU depende de la edad y del sexo. </li></ul><ul><ul><li>Recién Nacidos. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Afecta al 1 %, y es entre 2 y 4 veces más frecuente en los niños < 2 años y en los prematuros. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La única excepción son los niños circuncidados. </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Desde la infancia y hasta alrededor de la 5ª década de la vida, la ITU es prácticamente inexistente en el varón, siendo un problema femenino (30:1). </li></ul></ul>
  5. 5. Epidemiología <ul><ul><li>Infancia y Adolescencia. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>En las niñas hasta los 10 años de edad, la frecuencia es del 1,2 % y, en 1/3 de los casos, la bacteriuria se hace sintomática. Un 80 % de niñas con bacteriuria presentan recurrencias. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>De los 5 y 18 años, un 5-6 % de las niñas presentan una ITU sintomática. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Un 20-40 % de los niños con bacteriuria tienen reflujo vesico-ureteral (RVU). </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La bacteriuria aumenta con el inicio de la actividad sexual y el embarazo; especialmente entre aquellas que tuvieron bacteriuria durante la adolescencia (63,8 % vs 26,7 %). </li></ul></ul></ul>
  6. 6. Epidemiología
  7. 7. Epidemiología <ul><ul><li>Adultez. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>La incidencia depende de: </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>La edad. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>La actividad sexual. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>El método anticonceptivo empleado. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>El 1-3 % de las mujeres entre 15 y 24 años tienen bacteriuria, que se incrementa 1-2 % cada década hasta los 70 años. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Un 40-50 % de las mujeres presentarán al menos una ITU a lo largo de su vida. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La incidencia de síntomas entre los 20 y 40 años oscila en 0,5-2,6 por persona/año. </li></ul></ul></ul>
  8. 8. Epidemiología <ul><li>Gestación. </li></ul><ul><ul><li>Las gestantes presentan el doble de prevalencia de bacteriuria que las no gestantes (4-10 %), con el agravante que un 60 % desarrollan ITU si no son tratadas y un 30 %, llegan a pielonefritis. </li></ul></ul><ul><ul><li>También es más frecuente la presencia de ITU en el postparto, un 30 % de las pacientes presentan alteraciones urográficas sugestivas de pielonefritis crónica secuelar. </li></ul></ul>
  9. 9. Epidemiología
  10. 10. Epidemiología <ul><ul><li>Varones. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>En los niños oscila entre 0,04-0,14 %. Se incrementa con la existencia de alteraciones neurológicas y del aparato urinario. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Son más frecuentes las infecciones por Proteus spp. relacionadas con la colonización del prepucio y durante el primer año de edad. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La bacteriuria es infrecuente hasta los 50 años, excepto si se ha procedido a una exploración instrumental del aparato urinario. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La prevalencia aumenta con el inicio de la patología prostática, es un 3,5 % en los varones sanos de 70 años, se incrementa al 15 % en los que están hospitalizados. </li></ul></ul></ul>
  11. 11. Epidemiología <ul><li>Otros Grupos de Riesgo. </li></ul><ul><ul><li>En pacientes con enfermedades consuntivas y hospitalizaciones prolongadas, la bacteriuria puede alcanzar entre el 25-50 %, con un ligero predominio en la mujer. </li></ul></ul><ul><ul><li>La prevalencia de bacteriuria en pacientes con diabetes mellitus oscila entre 9-20 %, 2 a 3 veces más que en sujetos no diabéticos, al menos un 40 % son pielonefritis. </li></ul></ul>
  12. 12. Epidemiología <ul><ul><li>Otro grupo de riesgo son los pacientes portadores de un trasplante renal. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>La frecuencia de ITU oscila entre 35-70 %. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Son más frecuentes en los tres primeros meses del trasplante, favorecidas por la presencia de alteraciones anatómicas previas o secundarias a la intervención quirúrgica. </li></ul></ul></ul>
  13. 13. Clasificación Anatómica <ul><li>Dependiendo del segmento anatómico comprometido, las ITU pueden ser: </li></ul><ul><ul><li>ITU Superior: Compromete la vía urinaria proximal al meato ureteral. </li></ul></ul><ul><ul><li>ITU Inferior: Compromete la vía urinaria distal desde la vejiga. </li></ul></ul><ul><ul><li>Sin embargo, no es totalmente satisfactoria debido a su baja especificidad: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Un 30 % de las “cistitis” corresponden a una “pielonefritis pauci sintomática”. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Hay “pielonefritis agudas leves” que dejan una cicatriz renal. </li></ul></ul></ul>
  14. 14. Clasificación Anatómica ITU Superior ITU Inferior
  15. 15. Clasificación Clínica <ul><li>Dependiendo de la severidad y potenciales complicaciones, las ITU pueden ser: </li></ul><ul><ul><li>ITU No Complicada: Si compromete: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>La vía urinaria inferior en la mujer. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>No hay alteraciones estructurales y el vaciamiento vesical es normal. </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>ITU Complicada: Comprende </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Cualquier ITU en el varón. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En la mujer, la ITU que se acompaña de alteraciones estructurales y/o funcionales; o la que tiene enfermedad asociada: </li></ul></ul></ul>
  16. 16. Clasificación Clínica <ul><ul><ul><ul><li>Gestación. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Edades extremas de la vida. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Presencia de malformaciones en el aparato urinario o alteraciones secundarias a otros procesos (obstrucción por litiasis, tumoral, cuello vesical). </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Catéteres, cuerpos extraños, instrumentación de la vía. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Vejiga neurogénica. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Diabetes mellitus. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Enfermedades renales idiopáticas </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Inmunosupresión. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Absceso renal o perinéfrico. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>ITU intrahospitalaria. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Cuadro clínico de más de 7 días de evolución. * </li></ul></ul></ul></ul>
  17. 17. Etiología <ul><li>Escherichia coli es el germen causal por excelencia. </li></ul>
  18. 18. Etiología Uropatógeno Ambulatorios Hospitalizados Escherichia coli 89 52 Proteus mirabilis 3 12 Klebsiella pneumoniae Enterococci Enterobacter aerogenes Pseudomonas aeruginosa Proteus spp (no P. mirabilis ) 3 9 Serratia marcescens 0.0 3.3 Staphylococcus epidermidis 1.6 0.7 S. aureus 0.0 0.7
  19. 19. Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Colonización ascendente del tracto urinario, en forma proximal, desde el meato uretral. </li></ul><ul><ul><li>Explica la menor frecuencia en el varón, que tiene una uretra más larga y posee secreción prostática, que es bactericida. </li></ul></ul><ul><ul><li>También explica la mayor frecuencia en mujeres, por la longitud corta de la uretra y porque el meato urinario y la zona periuretral, en condiciones normales, están colonizadas por diferentes gérmenes cutáneos y vaginales saprofitos y, ocasionalmente, gérmenes uropatógenos. </li></ul></ul>
  20. 20. Patogenia Vía Ascendente
  21. 21. Patogenia Vía Ascendente
  22. 22. Patogenia Vía Ascendente <ul><ul><li>La penetración del germen se puede ver favorecida por la actividad sexual, la instrumentación del aparato urinario, las alteraciones en el flujo urinario, alteraciones químicas (pH) u hormonales del epitelio uretral o genital, la menstruación (al alterar la flora residente), los hábitos higiénicos y la presencia de orina residual vesical. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los gérmenes no uropatógenos sólo infectan el aparato urinario si existen anomalías o disminución de las defensas de éste; ya que el adecuado flujo urinario, el peristaltismo ureteral y una adecuada inmunidad general y local dificultan la ITU. </li></ul></ul>
  23. 23. Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Predisposición Genética. </li></ul><ul><ul><li>Los antígenos de los grupos sanguíneos A, B, H, y Lewis están controlados por los mismos genes. </li></ul></ul><ul><ul><li>El gen Se es necesario para que se expresen en la superficie de las células epiteliales y en secreciones. </li></ul></ul><ul><ul><li>Esto permite clasificar a las personas en secretoras y no secretoras. Los pacientes no secretores tienen una menor expresión de estos antígenos en el epitelio del tracto urinario y predisposición para presentar ITU a repetición y cicatrices corticales. </li></ul></ul>
  24. 24. Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Factores de Riesgo del Huésped. </li></ul><ul><ul><li>Factores que predisponen la lesión renal. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Litiasis. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Obstrucción. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Reflujo vésico-ureteral. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Necrosis papilar. </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Factores que predisponen a la reinfección </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Vaciamiento incompleto de la vejiga urinaria. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Retención urinaria. </li></ul></ul></ul>
  25. 25. Patogenia Vía Ascendente <ul><ul><li>Factores que predisponen a las recurrencias. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Litiasis. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Cicatrices corticales. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Poliquistosis renal. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Riñón en esponja. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Quistes pielocalicilares. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Anomalías congénitas. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Absceso renal. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Fístula urinaria. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Prostatitis. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Cuerpos extraños. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Divertículos. </li></ul></ul></ul>
  26. 26. Patogenia Vía Ascendente <ul><li>Factores de Equilibrio Huésped-Hospedero. </li></ul>Factores de Virulencia Bacteriana Factores de Defensa del Huésped Adherencia bacteriana Flujo urinario Fimbriae tipo 1, P y X Composición urinaria Aerobactina Peristalsis ureteral Enterobactina Flora comensal periuretral Hemolisina Inmunidad local y general Ureasa Inmunoglobulinas locales Resistencia bacteriana Leucocitos polimorfonucleares Inmunidad celular
  27. 27. Patogenia Vía Hematógena <ul><li>Esta vía parece poco relevante, aunque se observa en determinados casos de pielonefritis, con una frecuencia entre 2-3 % de la totalidad de pielonefritis aguda. </li></ul><ul><li>Los gérmenes más frecuentes son S. aureus, Salmonella sp., P. aeruginosa , y Candida sp . </li></ul><ul><li>La favorecen: traumatismos renales, obstrucción urinaria, isquemia renal, depleción de K + , analgésicos, poliquistosis renal y DM. </li></ul>
  28. 28. Patogenia Vía Linfática <ul><li>Es de dudosa relevancia. </li></ul><ul><li>Fue defendida por algunos autores basándose en la existencia de linfáticos entre el ciego y el riñón derecho y entre el tracto urinario inferior y el superior. </li></ul>
  29. 29. Cuadro Clínico Bacteriuria Asintomática <ul><li>Es la presencia de bacteriuria significativa, sin manifestaciones clínicas evidentes. </li></ul><ul><li>En gestantes debe ser tratada. </li></ul>Síndrome Clínico UFC/ml Bacteriuria asintomática ≥ 10 5 (en 2 determinaciones consecutivas) Infección del tracto urinario inferior no complicada ≥ 10 2 Pielonefritis ≥ 10 4 Infección urinaria en el hombre ≥ 10 3 Infecciones urinarias complicadas ≥ 10 5
  30. 30. Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><li>Es la más frecuente de todas la formas de ITU. </li></ul><ul><li>El Cuadro Clínico se caracteriza por: </li></ul><ul><ul><li>Presencia de disuria, polaquiuria, nicturia, dolor suprapúbico, orina maloliente y turbia, y a veces, hematuria macroscópica. </li></ul></ul><ul><ul><li>Este cuadro clínico, puede confundirse con uretritis o vulvovaginitis. </li></ul></ul><ul><ul><li>Aproximadamente 10 % de las mujeres acuden cada año a la consulta médica por un cuadro urinario bajo, dos tercios tienen una cistitis y un tercio, una uretritis. </li></ul></ul>
  31. 31. Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><li>Diagnóstico: </li></ul><ul><ul><li>Análisis de orina: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Puede ser enteramente normal en las uretritis. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Leucocituria > 4 leucocitos por campo de gran aumento, o > 10 leucocitos por mm 3 . </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Piuria. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Microhematuria. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Bacteriuria > 20 bacterias por campo en orina centrifugada; o mediante una tinción de Gram, bacteriuria > 1 bacteria por campo en orina no centrifugada. </li></ul></ul></ul>
  32. 32. Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><ul><ul><li>La Prueba de Griess detecta la presencia de nitritos en la orina, indicando en > 90 % la presencia de bacteriuria. Algunos gérmenes uropatógenos dan resultados negativos como: Staphylococcus saprophyticus, Enterococcus o Acinetobacter , es por lo tanto una prueba poco sensible. Son raros los resultados falsos positivos, pero ello puede producirse en muestras inadecuadamente obtenidas o conservadas. </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Urocultivo: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Recuento > 10 5 UFC. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Un número significativo de mujeres presenta recuentos bajos (10 2 ó 10 4 UFC), en especial Escherichia coli, Staphylococcus saprophyticus y enterobacterias Gram negativas. </li></ul></ul></ul>
  33. 33. Cuadro Clínico Cistitis Aguda <ul><ul><ul><li>Un recuento bajo de bacterias podría ser debido a una fase temprana de la infección, a una dilución urinaria por poliuria o a un crecimiento bacteriano lento. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En estos casos, el diagnóstico diferencial se plantea con uretritis, que presenta de manera típica una disuria recurrente y una piuria con urocultivo negativo; su cuadro corresponde, en general, a una infección uretral por Chlamydia trachomatis, Ureaplasma urealyticum o por herpes simple. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En el hombre, un recuento bacteriano bajo debe considerarse patológico, debido a lo infrecuente de las contaminaciones. La presencia de 10 2 UFC de un solo germen uropatógeno debe considerarse como urocultivo positivo. </li></ul></ul></ul>
  34. 34. Cuadro Clínico Prostatitis <ul><li>Es la inflamación de la glándula prostática debida a una infección bacteriana. </li></ul><ul><ul><li>En general, es producida por E. coli y menos frecuentemente por Klebsiella spp. , Proteus spp. , y Pseudomonas aeruginosa . El enterococo causa sólo el 10 % de los casos y es de difícil tratamiento. </li></ul></ul><ul><ul><li>La prostatitis aguda produce un síndrome cistítico, moderados síntomas de obstrucción uretral y molestias perineales. Se acompaña con frecuencia de fiebre y escalofríos, bacteriemia y, menos frecuentemente, de shock. El tacto rectal demuestra una próstata aumentada de tamaño y dolorosa. </li></ul></ul>
  35. 35. Cuadro Clínico Prostatitis <ul><ul><li>La prostatitis crónica produce síntomas menos evidentes y se caracteriza por la presencia de una ITU de repetición. </li></ul></ul><ul><li>En la prostatitis aguda, el sedimento se caracteriza por piuria y el urocultivo es positivo, pero esto es más difícil de constatar en los cuadros crónicos; sin embargo, son imprescindibles para diferenciarlas de las prostatitis crónicas no infecciosas y para realizar un tratamiento adecuado. </li></ul>
  36. 36. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>El cuadro clínico típico de la pielonefritis aguda es característico: </li></ul><ul><ul><li>Los pacientes, frecuentemente mujeres, presentan fiebre con escalofríos y tiritan, dolor lumbar y en el flanco, con un ángulo costo-vertebral muy sensible a la puño percusión. </li></ul></ul><ul><ul><li>Existe dolor cólico abdominal acompañado de náuseas y vómitos, frecuentemente, asociado a un síndrome urinario bajo con disuria, polaquiuria y nicturia. </li></ul></ul>
  37. 37. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>En la orina hay microhematuria, piuria y bacteriuria con urocultivo positivo. En estos pacientes se acepta como significativa bacteriuria de 10 4 UFC/ml de un germen uropatógeno. </li></ul></ul><ul><ul><li>No es infrecuente observar una disminución de la capacidad de concentración renal. </li></ul></ul><ul><ul><li>En sangre hay leucocitosis con desviación a la izquierda, proteína C y VSG elevadas. </li></ul></ul><ul><ul><li>La IL-6 en orina elevada, presenta una alta correlación con la gammagrafía renal con 99 Tc-DMSA, y son excelentes marcadores de futura lesión parenquimal, con cicatrices renales. </li></ul></ul>
  38. 38. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Aunque la bacteriemia es frecuente (30 %), sólo algunos pacientes presentarán shock y coagulación intravascular diseminada. </li></ul><ul><ul><li>Estos casos se observan en presencia de una pielonefritis complicada por una obstrucción urinaria, en pacientes con diabetes mellitus, o con inmunosupresión. </li></ul></ul><ul><ul><li>Un caso particular son los niños < 2 años, en quienes la presencia de un cuadro febril con náuseas, vómitos y dolor abdominal impreciso nos debe sugerir la presencia de una pielonefritis aguda. </li></ul></ul>
  39. 39. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Diagnóstico. </li></ul><ul><ul><li>El diagnóstico por imagen puede ser de sumo interés. Es importante resaltar que la pielonefritis aguda no complicada puede producir una lesión renal cicatricial en ausencia de reflujo o alteraciones del aparato urinario. </li></ul></ul><ul><ul><li>En general, una evaluación radiológica en pacientes con pielonefritis depende del sexo, de la edad, de la historia clínica, de la duración de los síntomas y de la respuesta al tratamiento. </li></ul></ul>
  40. 40. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Aproximadamente, en un 50 % de los pacientes con pielonefritis aguda se detecta una lesión característica denominada nefronia lobar aguda , mediante la realización de una TC o con mayor precisión mediante una gammagrafía renal con 99 Tc-DMSA. </li></ul></ul><ul><ul><li>Esta lesión se caracteriza con la TC y contraste por la presencia de zonas tumefactas hipodensas de forma lobar, triangular, nodulares o difusas, que tras varias horas están rodeadas de zonas hiperdensas. </li></ul></ul>
  41. 41. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda
  42. 42. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>La gammagrafía con 99 Tc-DMSA es más sensible en la detección de las anormalidades parenquimatosas, con correlación del 90 % entre la disminución de la captación del isótopo y la lesión histopatológica. Se observan una o múltiples áreas con disminución o ausencia en la captación del trazador. </li></ul></ul><ul><ul><li>Un 77 % de estas lesiones parenquimatosas persisten como cicatrices a los 3-12 meses del episodio agudo. Así, los estudios gammagráficos pueden ser de gran utilidad en el estudio y seguimiento de los pacientes con pielonefritis &quot;benigna&quot;, especialmente en niños. </li></ul></ul>
  43. 43. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda Gammagrafía con 99 Tc-DMSA, lesión en polo inferior.
  44. 44. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Los estudios ecográficos son útiles para identificar anomalías estructurales. </li></ul></ul><ul><ul><li>En general, se realizará un estudio morfológico en pacientes con: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>ITU y cólico renal o litiasis renal conocida. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Persistencia de la fiebre más de 72 horas. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Infección por un microorganismo poco frecuente y reinfección inmediata por el mismo microorganismo tras una terapia adecuada. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En niños. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Dudas diagnósticas entre pielonefritis &quot;subclínicas&quot; y pacientes con “cistitis”. </li></ul></ul></ul>
  45. 46. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda
  46. 47. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><li>Cuando se trata de ITU complicada, la gravedad es superior al existir mayor invasión sistémica por gérmenes menos habituales que con frecuencia son resistentes a los antibióticos. </li></ul><ul><li>Absceso renal y/o perinéfrico. </li></ul><ul><ul><li>Puede ser secundario a una infección hematógena ( Staphylococcus aureus o Streptococcus ) pero, frecuentemente, es secundaria a una ITU complicada por un cálculo o una obstrucción urinaria de otro origen, se observa con más frecuencia en sujetos diabéticos. </li></ul></ul>
  47. 48. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>Los abscesos renales se pueden extender al espacio perinéfrico. El cuadro clínico más habitual es la presencia de una ITU grave asociada a bacteriemia y síndrome urinario bajo. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los pacientes tienen el ángulo costovertebral muy sensible a la percusión y, con frecuencia, masa lumbar palpable. </li></ul></ul><ul><ul><li>El paciente está clínicamente muy afectado y en la analítica se suele apreciar una gran leucocitosis con formas jóvenes y en la orina piuria con bacteriuria. </li></ul></ul>
  48. 49. Cuadro Clínico Pielonefritis Aguda <ul><ul><li>El hemocultivo es positivo en un 50 % de los casos. </li></ul></ul><ul><ul><li>Menos frecuentemente el cuadro clínico es larvado, con fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna y dolor lumbar con masa palpable. </li></ul></ul><ul><ul><li>La urografía, la ecografía y la TC confirman la presencia del absceso. Una TC temprana demuestra una lesión focal que posteriormente se licuifica y se rodea de un anillo más denso. La curación radiológica es lenta y, habitualmente, queda una cicatriz cortical. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los abscesos perinéfricos tienen una alta mortalidad (50 %) y requieren de tratamiento quirúrgico. </li></ul></ul>
  49. 50. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><li>La pielonefritis crónica es una causa importante de enfermedad renal crónica (ERC) e inclusión en programas de diálisis. La prevalencia varía según los países, oscila alrededor de un 10 % de los pacientes en diálisis. </li></ul><ul><li>El cuadro clínico es muy variable: </li></ul><ul><ul><li>Algunos pacientes presentan episodios repetidos de ITU desde la infancia y en el estudio sistemático se observa la presencia de un reflujo vésico-ureteral. </li></ul></ul>
  50. 51. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Además, algunos presentan dolor lumbar y en el vacío, o dolor ascendente ureteral con la micción. Es poco frecuente la HTA (5-6 %) y la ERC (1 %) en etapas tempranas de la enfermedad. </li></ul></ul><ul><ul><li>En el sedimento urinario se observa leucocituria, microhematuria y bacteriuria. </li></ul></ul><ul><ul><li>En otras ocasiones, los pacientes son diagnosticados en la edad adulta como resultado de una exploración clínica por HTA (38 %), proteinuria (31 %), ERC (10 %) o alteraciones crónicas del sedimento urinario o bacteriuria. </li></ul></ul>
  51. 52. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Lo más relevante es el cuadro clínico secundario a la lesión tubulointersticial. Los pacientes presentan en ocasiones HTA, poliuria, nicturia y ocasionales episodios de deshidratación. En fases más avanzadas se aprecia insuficiencia renal progresiva. </li></ul></ul><ul><ul><li>El diagnóstico es imagenológico. La imagen típica es de lesiones focales o cicatrices corticales acompañadas con una retracción de la papila correspondiente, que está dilatada y amputada. Lo más característico es que estén presentes en ambos polos renales. En el adulto, la presencia de reflujo es muy variable, aunque lo frecuente es su ausencia. </li></ul></ul>
  52. 53. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Si el cuadro es muy evolucionado se observa una cortical atrófica con dilatación marcada de los cálices y pelvis. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los datos analíticos no suelen ser relevantes. Un aspecto importante, cuando se detecta, es la presencia de proteinuria, en especial cuando supera los 3 g/24 h, puesto que es un signo de mal pronóstico, y sugiere la presencia de una glomeruloesclerosis focal acompañando a las lesiones tubulointersticiales. </li></ul></ul>
  53. 54. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><li>Anatomía Patológica. </li></ul><ul><ul><li>Afecta al intersticio, los túbulos y la pelvis. </li></ul></ul><ul><ul><li>Macroscopía: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>En la forma aguda se observa un aumento de tamaño renal, en el que pueden observarse pequeños abscesos subcorticales, con tendencia a confluir. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>La médula presenta estrías amarillentas, que se extienden desde las papilas hasta la cortical. </li></ul></ul></ul>
  54. 55. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica
  55. 56. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica Necrosis Papilar
  56. 57. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica <ul><ul><li>Microscopía: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Infiltración intersticial por numerosos polimorfonucleares. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En la cortical se acumulan formando abscesos con destrucción tisular y también infiltración de los vasos y los glomérulos, aunque en menor cantidad. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>En la médula, los polimorfonucleares invaden los túbulos, observándose en gran número en su interior, produciendo una imagen de estrías amarillentas. La pelvis renal también se encuentra infiltrada por polimorfonucleares. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Una complicación relativamente frecuente, en especial en pacientes con diabetes mellitus, es la necrosis papilar. </li></ul></ul></ul>
  57. 58. Cuadro Clínico Pielonefritis Crónica
  58. 59. Tratamiento <ul><li>En general, el tratamiento difiere según el sexo y la presencia o no de alteraciones en el aparato urinario. </li></ul><ul><li>El objetivo del tratamiento antibiótico es curar al paciente con el menor costo y eliminar, si es posible, el germen uropatógeno del reservorio. </li></ul><ul><li>Las recomendaciones terapéuticas se ajustarán a la sensibilidad antibiótica de cada zona geográfica. </li></ul>
  59. 60. Tratamiento Bacteriuria Asintomática <ul><li>No existe evidencia de que las mujeres “sanas” deban ser tratadas. </li></ul><ul><ul><li>Habitualmente, se autolimita, aunque en ocasiones precede a una cistitis. </li></ul></ul><ul><ul><li>El tratamiento preventivo sólo erradica, definitivamente, la bacteriuria en menos de un 20 % y, por ello, se considera que el tratamiento aportará escaso beneficio. </li></ul></ul><ul><li>Una excepción es el embarazo, en que siempre está indicado el tratamiento antibiótico. </li></ul>
  60. 61. Tratamiento Bacteriuria Asintomática <ul><li>En los adultos con alteraciones del tracto urinario se valorará cada caso, pero, en general no deben tratarse. </li></ul><ul><ul><li>Con frecuencia, el tratamiento es ineficaz y aumenta las resistencias bacterianas. </li></ul></ul><ul><ul><li>La excepción son los pacientes con un riesgo elevado, como los inmunodeprimidos y pacientes que precisan una exploración endoscópica o manipulación de una sonda vesical. </li></ul></ul><ul><li>En los niños está indicado en presencia de reflujo vésico-ureteral. </li></ul>
  61. 62. Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>El tratamiento se basará en las sensibilidades observadas en el área geográfica propia. </li></ul><ul><li>El tratamiento básico se basa en cotrimoxazol, cefalosporinas de segunda o tercera generación o fluoroquinolonas. </li></ul><ul><li>La nitrofurantoína es eficaz contra la mayoría de cepas de E. coli , pero con frecuencia, otros uropatógenos son resistentes. </li></ul>
  62. 63. Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>Se pueden realizar tratamientos cortos, con una dosis única de un fármaco o bien administrarlo durante tres días. Esta última opción, que es la recomendada, permite eliminar las cepas uropatógenas de los reservorios naturales y reducir los episodios de reinfección. </li></ul><ul><li>Los tratamientos más prolongados (7-10 días) no aportan más curaciones, son más costosos y tienen más efectos secundarios. </li></ul>
  63. 64. Tratamiento Cistitis Aguda No Complicada <ul><li>No se deben prescribir tratamientos reducidos a las pacientes con síntomas de más de 5 días de duración, puesto que se considera que pueden tener una ITU superior. </li></ul>
  64. 65. Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>Se necesitan concentraciones terapéuticas adecuadas en el tejido renal. </li></ul><ul><li>El objetivo será la erradicación del germen y del reservorio. </li></ul><ul><li>En general, se administra 2 antibióticos EV; aunque en los casos más leves, con buen estado general, sin síntomas generales ni digestivos y buen estado de hidratación, se puede administrar oralmente fluoroquinolonas o cefalosporinas. </li></ul>
  65. 66. Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>En general, los fármacos con los que se puede iniciar tratamiento, asociados o no, son: </li></ul><ul><ul><li>Los β-lactámicos, incluidas las cefalosporinas de segunda y tercera generación. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las carboxipenicilinas, las ureidopenicilinas, carbapenem y los monobactanos. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las fluoroquinolonas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los aminoglucósidos, que cubrirán los enterococos y los bacilos Gram negativos. </li></ul></ul>
  66. 67. Tratamiento Pielonefritis Aguda No Complicada <ul><li>En general, se utiliza un β-lactámico solo o asociado a un aminoglucósido. </li></ul><ul><li>El tratamiento se mantendrá durante 48-72 horas hasta que el paciente mejore, posteriormente se continuará el tratamiento por VO con el fármaco apropiado según el antibiograma. </li></ul><ul><li>Se recomienda una duración del tratamiento entre 2-4 semanas, habitualmente 10-14 días. </li></ul>
  67. 68. Tratamiento Pielonefritis Aguda en Gestantes <ul><li>La ITU aumenta la morbilidad y la mortalidad materna y fetal. </li></ul><ul><ul><li>Por la inmunodepresión adquirida del embarazo. </li></ul></ul><ul><ul><li>Existe una dilatación ureteral fisiológica que facilita el crecimiento bacteriano. </li></ul></ul><ul><li>Un problema adicional a considerar son los posibles efectos de la medicación sobre el feto. </li></ul><ul><ul><li>Son seguras la nitrofurantoína, la ampicilina y cefalosporinas y el aztreonam. </li></ul></ul><ul><ul><li>También se pueden prescribir tratamientos de corta duración con aminoglucósidos. </li></ul></ul>
  68. 69. Tratamiento Pielonefritis Aguda en Gestantes <ul><li>Las pacientes con bacteriuria asintomática y las que presentan exclusivamente una cistitis deben recibir un tratamiento durante 7 días. </li></ul><ul><li>Las pacientes con una pielonefritis aguda precisan ingreso hospitalario y tratamiento por vía parenteral con un β-lactámico y un aminoglucósido. </li></ul>
  69. 70. Tratamiento ITU en el Varón <ul><li>En prostatitis: </li></ul><ul><ul><li>Se recomienda un tratamiento prolongado de 4-6 semanas y ocasionalmente, de hasta 3 meses. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los fármacos de elección son el cotrimoxazol, las fluoroquinolonas, los macrólidos, carbenicilinas y la doxiciclina. </li></ul></ul><ul><ul><li>Si precisa tratamiento EV se puede asociar un aminoglucósido a un β-lactámico. </li></ul></ul>
  70. 71. Tratamiento ITU en el Varón <ul><ul><li>El fallo terapéutico puede ser debido a la existencia de alguna alteración prostática, como un cálculo o un defecto de drenaje, o bien ser secundaria a una infección por Enterococcus faecalis , Pseudomonas auruginosa o Chlamydia trachomatis , que son particularmente difíciles de erradicar. </li></ul></ul><ul><ul><li>Si no se logra la curación de la infección tendremos que considerar la necesidad de realizar una prostatectomía. </li></ul></ul>
  71. 72. Tratamiento ITU en el Varón <ul><li>En los casos de pielonefritis no complicada: </li></ul><ul><ul><li>El tratamiento mínimo será de 7 días. </li></ul></ul><ul><ul><li>En el niño es imprescindible aclarar si existe una anomalía del aparato urinario, un RVU. </li></ul></ul><ul><ul><li>En estos casos está indicado el tratamiento de la bacteriuria asintomática. </li></ul></ul><ul><ul><li>En un primer episodio de pielonefritis aguda, tanto en el niño como en el adulto se tratarán con un aminoglucósido asociado o no a una cefalosporina, seguido de un tratamiento oral durante al menos 14 días. En el adulto se puede administrar como tratamiento sólo una fluoroquinolona. </li></ul></ul>
  72. 73. Tratamiento ITU Complicada <ul><li>Con frecuencia son causadas por gérmenes resistentes al tratamiento antibiótico habitual, por lo que es preciso conocer forzosamente su sensibilidad antibiótica. </li></ul><ul><li>El tratamiento siempre se iniciará con una asociación antibiótica que incluya cefalosporinas, aminoglucósidos, imipenem-cilastina, piperacilina-tazobactam. </li></ul><ul><li>Se intentará la corrección de las alteraciones del aparato urinario. </li></ul>
  73. 74. Tratamiento ITU Complicada <ul><li>Un caso especial son aquellos pacientes con catéteres urinarios: </li></ul><ul><ul><li>Presentan una bacteriuria, entre el 40-70 %, con frecuencia adquirida en el hospital. </li></ul></ul><ul><ul><li>Estos pacientes forman en las sondas unas estructuras complejas denominadas &quot;biofilms&quot; que contienen proteínas urinarias, apatita, estruvita y calcio, entre otros; y, además, bacterias que son muy difíciles de erradicar porque no se alcanzan concentraciones antibióticas terapéuticas. </li></ul></ul>
  74. 75. Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>Los &quot;biofilms&quot;, también se pueden formar en el urotelio. </li></ul></ul><ul><ul><li>En estos pacientes es fundamental una adecuada valoración clínica previa a cualquier decisión antibiótica. </li></ul></ul><ul><ul><li>En general, no es preciso tratar a los pacientes asintomáticos y sólo iniciaremos un tratamiento en aquellos pacientes que presentan sintomatología aguda. </li></ul></ul><ul><ul><li>El mejor tratamiento en estos pacientes es la prevención de la ITU mediante una manipulación correcta de la sonda. </li></ul></ul>
  75. 76. Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>La ITU es entre 2-3 veces más frecuente en los pacientes con diabetes mellitus, en especial, en las pacientes diabéticas, el 60 % de ellas presentarán una pielonefritis aguda que con frecuencia es grave. </li></ul></ul><ul><ul><li>La disautonomía y la ausencia de dolor favorecen esta situación. </li></ul></ul><ul><ul><li>Ocasionalmente, se observa una pielonefritis enfisematosa, cuadro muy grave, que con frecuencia requiere la nefrectomía si es unilateral. </li></ul></ul>
  76. 77. Tratamiento ITU Complicada
  77. 78. Tratamiento ITU Complicada
  78. 79. Tratamiento ITU Complicada <ul><ul><li>Mientras que las pacientes con bacteriuria sintomática es dudoso que deban ser tratadas, las sintomáticas requieren tratamiento prolongado durante al menos 7 días. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los pacientes con pielonefritis aguda necesitan rehidratación y tratamiento antibiótico por vía parenteral. En los pacientes diabéticos también aumentan las infecciones por hongos, especialmente, por Candida spp . </li></ul></ul>
  79. 80. <ul><li>alguna pregunta </li></ul>

×