Liderazgo del Siglo XXI

544 visualizaciones

Publicado el

Tarea Liderazgo

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
544
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
17
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Liderazgo del Siglo XXI

  1. 1. ALUMNO: ERIK GUERRERO BAUTISTA
  2. 2. LIDERAZGO EN EL SIGLO XXI Mucho se ha hablado y escrito acerca del Liderazgo en las organizaciones, y sin duda alguna este concepto ha venido evolucionando de acuerdo a los cambios sociales vertiginosos que se están suscitando en el mundo entero. Sin embargo es un hecho de que a pesar de todas las teorías al respecto, una gran parte de las empresas, no sólo en México, sino en prácticamente todos los países “emergentes” y algunos de los denominados “desarrollados”, al ser pequeñas y medianas, no han asimilado las ventajas de un liderazgo moderno y visionario. Por un lado esto se debe en gran medida a que la mayoría de las empresas operan bajo un régimen de “empresa familiar”, no solo conceptual sino de facto, y esto ya de suyo implica un liderazgo autocrático, lineal vertical, que no admite fácilmente nuevas formas de trabajo, y por el otro, a la poca profesionalización de sus administraciones, derivada de viejos paradigmas y tabués en la forma de hacer siempre las cosas de la misma manera. Pero habría que empezar por desarrollar la idea de lo que significa un “Liderazgo moderno”. Este concepto entraña no sólo eficacia y eficiencia, sino toda una nueva manera de percibir la vida dentro y fuera de las organizaciones. Cuando en las empresas empieza a surgir (desde las factorías y pequeños talleres de la edad media, por poner un referente histórico común en nuestro mundo capitalista, ya que habrá quien diga, y con razón, que tenemos ejemplos de “empresa” desde mucho antes y en diversas latitudes”) la necesidad de alguien que dirigiera las actividades y tomara las decisiones cada vez más complejas, esto se da de manera natural en el dueño de la entidad. Sin discusión alguna, él decide todos los aspectos de esa organización y designa por méritos o por herencia filial a su sucesor, quien al asumir el puesto a la muerte o incapacidad de su antecesor, replica la actitud del “líder” anterior. Con el paso de los años en el Siglo XX, los cambios sociales se sucedieron mucho más velozmente que en los siglos anteriores, lo que exigió mayores y más rápidas adaptaciones de las empresas a los nuevos tiempos. Es ya en los principios del Siglo XXI cuando la nueva manera de dirigir las organizaciones se basa en un nuevo estilo de Liderazgo, el cual implica procesos de motivación y coaching hacia el personal, pues es entonces cuando se reconoce que el factor humano es el principal elemento de la organización, pues se puede contar con la mejor infraestructura, con el mejor producto a los mejores precios y con la mejor estructura de distribución, así como con las mejores tecnologías de información y comunicación, pero si no se cuenta con el personal más capacitado y motivado, las organizaciones no podrán sobrevivir en el mercado. ¿Y qué implica entonces este nuevo estilo de Liderazgo? ¿Cuáles son sus características y ventajas? ¿Por qué, si como se plantea es tan eficiente y efectivo, no todas las organizaciones lo adoptan en beneficio de ellas mismas?
  3. 3. El nuevo estilo de Liderazgo implica necesariamente un cambio de paradigma ya que actualmente mediante una estructura organizacional tradicional en pirámide, en donde el primer nivel pertenece al Director de la empresa y de ahí en adelante hacia abajo se representa a los subordinados hasta llegar al último nivel, se promueve la cultura de “ver hacia arriba”. Esto significa que los empleados de toda la organización están constantemente dirigiendo su atención hacia los niveles “superiores” de la organización para ver qué es lo que dicen y quieren los “jefes”, descuidando las más de las veces al cliente final. Esto tiene su lógica por el desarrollo histórico de las circunstancias que nos han traído hasta el momento actual, tal y como se revisó líneas atrás, pero ya no es factible seguir con estos modelos de liderazgo. A través de estudios académicos aplicados directamente en empresas, autores de importancia mundial como Stephen R. Covey, Fons Trompenaars, Charles Hampden-Turner, David Cottrell, Alice Adams, y John C. Maxwell entre muchos otros, han desarrollado nuevos conceptos de Liderazgo en donde regresan a los temas fundamentales de la convivencia humana para despertar en los individuos el deseo de unir esfuerzos para alcanzar las metas organizacionales logrando al mismo tiempo las metas individuales de todos los participantes. Uno de los hallazgos importantes de estos estudios nos menciona que los líderes que son pesimistas le temen a ceder el control. Por tanto, la transición hacia un liderazgo más abierto implica la participación de líderes más optimistas. Es decir, aquellos que tienden a confiar en que los empleados actuarán de la mejor manera. Y es que a través de los tiempos se estableció el paradigma de que los empleados estaban en una constante lucha de poder con los propietarios y bajo este esquema es obvio que se establecía un control férreo sobre ellos para que sólo trabajaran y “no pensaran”. Sin embargo las circunstancias actuales al cambiar de manera tan radical, es necesario entender a las organizaciones como estructuras sociales de cooperación económica en donde todos los actores participantes dentro y fuera de la misma (empleados, accionistas, clientes, proveedores, gobierno, organizaciones sociales, entre otros), engarzan sus esfuerzos para lograr las metas empresariales, económicas y personales, y sólo concibiendo de esta forma a las empresas es que se logra la consecución de dichos objetivos. Para ello entonces es necesario ya no “dirigir” y “ordenar” sino “liderar” a las organizaciones con conceptualizaciones modernas como la confianza, el empoderamiento, el impulso a la innovación, el emprendimiento, el premiar la cultura del esfuerzo, la actitud positiva, el conocimiento personal y organizacional así como el reconocimiento constante a los logros de cada uno de los miembros que colaboran en las organizaciones.
  4. 4. Liderazgos como el transformacional, el de servicio, el abierto y otros, nos hablan de aprendizaje continuo, diálogo, apoyo, innovación, eficiencia, ambientes de trabajo adecuados y responsabilidad social. La base de todos estos conceptos es la congruencia de todos los estamentos de la organización, iniciando con los accionistas y directivos, quienes son vistos por todos los colaboradores y deben ser ejemplo de aquello que promulgan. El mejor líder es aquel que demuestra con el ejemplo lo que está esperando de los demás; que no solicita aquello que él mismo no está dispuesta a dar o a hacer; que respeta a todos de la misma manera en sus personas, ideas y tiempo de trabajo; que no prejuzga ni personas ni hechos; que está abierto al diálogo y a las nuevas ideas; que es cercano a sus colaboradores y responsable de dotarles de aquello que necesitan para realizar un excelente trabajo; que impulsa y motiva a todos explicando con razones sus decisiones y los objetivos organizacionales; que reconoce públicamente el trabajo y el esfuerzo y que cuando debe hablar con alguien de errores cometidos lo hace en privado y explicando las consecuencias de los yerros y la manera de aprender de esas situaciones; que asume por completo sus responsabilidades y que debido a ello maneja su autoridad para tomar las decisiones que beneficien la organización y sus colaboradores y no por alcanzar objetivos personales o de grupo; que administra de manera eficiente los recursos de la organización que son en principio propiedad de los accionistas, primero, y luego de todos los miembros de la organización y de la sociedad en general; que es una persona mesurada y prudente, que aplica los valores organizacionales y personales en todo momento. Es por todo esto y más, que no todos pueden ni deben ser los líderes de las organizaciones; de ahí que los emprendedores, los dueños de las empresas no necesariamente son líderes que lleven a sus empresas al éxito (la mayoría de las veces no es así); ellos son muy buenos para iniciar negocios, para tener una visión de futuro y de crecimiento, por lo que deben estar enfocados a las decisiones de Gobierno Corporativo, pero ya cuando se trata de la dirección específica de sus organizaciones, lo mejor es contratar a profesionales del ramo para que sean los líderes ya no del futuro, sino de hoy, para llevar a esas empresas a ser verdaderamente organizaciones de clase mundial en donde las personas disfruten el colaborar en ellas. Por lo tanto, la necesidad de líderes eficaces y eficientes nunca ha sido mayor. Vivimos en una época de globalización y cambios, por lo tanto se requiere que los líderes y los gerentes reevalúen sus enfoques administrativos y apunten a sus organizaciones a las nuevas y complejas realidades globales. Entre los varios desafíos que los líderes se podrían enfrentar en este siglo mencionamos a: Los 5 grandes desafíos  Globalización  Tecnología e innovación
  5. 5.  Crecimiento de la Población  Administración de los Recursos Humanos  Protección del Medio Ambiente y Responsabilidad Social Los líderes necesitaran modernizar las operaciones de sus empresas y utilizar nuevas técnicas y enfoques administrativos para responder a las nuevas exigencias del mercado global. No hay tarea más importante en el progreso del campo del liderazgo que identificar las competencias y meta-competencias que conforman a un líder. Sin embargo, hasta la fecha, no ha habido un acuerdo sobre ¿cuáles son las competencias de liderazgo que debe ser enseñado y/o aprendido? Las meta-competencias incluyen: (1) Entender la “Big Picture” (2) La actitud es todo (3)El liderazgo como fuerza impulsadora (4) La comunicación (5) La innovación y la creatividad (6) Liderar el cambio (7) El trabajo en equipo Los expertos en negocios globales reconocen para sus empresas tres tipos de oportunidades en el mercado internacional: oportunidades de arbitraje, oportunidades de expansión y la búsqueda de eficiencia que puede alcanzarse mediante la utilización de sinergias, eliminando redundancias, utilizando el tamaño de la empresa como una ventaja competitiva y utilizando economías de escala. Los directores transnacionales deben:  Comprender los negocios en el mundo desde una perspectiva global;  Aprender sobre diferentes culturas, gustos, tendencias, tecnologías y enfoques para llevar a cabo sus negocios;  Ser hábiles en trabajar con personas de diferentes culturas; ser capaces de adaptarse a vivir en otras culturas y tener habilidades interculturales, e;  Interactuar con colegas extranjeros sin la existencia de jerarquías o estructuras verticales dadas por la dominación o subordinación cultural. HABILIDADES ESPECÍFICAS DE LÍDER Y EL COMPORTAMIENTO ÉTICO Esta sección del presente documento, describe al líder mundial en términos de sus conocimientos específicos y de su comportamiento ético en el contexto mundial. Como se discutió anteriormente, un líder mundial debe poseer las siguientes habilidades: una mente global, creatividad, flexibilidad, habilidades de comunicación, capacidad para crear y liderar el cambio, capacidad de trabajo en equipo, motivación para aprender, carisma, respeto por los demás y sensibilidad entre otros. (Aliso y Bartolomé, 1992; Bueno y Tubbs, 2004; Gregersen, Morrison, 1998; Gregersen, Morrison & Black, 1999; Kedia y Mukherji,
  6. 6. 1999; Tubbs y Schulz, 2006). Estas competencias y habilidades son esenciales para los líderes en el siglo XXI. Una mente global El líder mundial tiene la misión de hacer negocios alrededor del mundo, en un mercado sin fronteras y donde el espacio y el tiempo han sido sustancialmente alterados. El líder mundial debe comprender el ambiente de negocios en el mundo desde una perspectiva global para crear valor para los accionistas y lograr sus metas. Él debe ser capaz de transmitir su visión a la organización y guiarla organización en una interacción intercultural y con responsabilidad social para alcanzar el éxito. Un líder debe ser capaz de formular la estrategia global de negocio, controlar y evaluar su implementación para poder adaptarse rápidamente al cambiante entorno externo. Muchos líderes se convierten en mentores. Un mentor es un empleado sénior que impulsa y ayuda a otro menos experimentado (su protegido). Los mentores de éxito son buenos maestros. Presentan las ideas con claridad, saben escuchar y logran empatía con los problemas de su protegido. Las relaciones de mentor se describen en términos de dos categorías amplias de funciones: funciones de carrera y funciones psicológicas. Funciones de Carrera Influir para hacer que al protegido se le den tareas difíciles y visibles. Entrenar al protegido para ayudarlo a desarrollar sus aptitudes y lograr los objetivos del trabajo. Auxiliar al protegido con su exposición a individuos influyentes dentro de la organización. Defender al protegido de posibles riesgos para su reputación. Impulsar al protegido con su nominación para avances o ascensos potenciales. Actuar como caja de resonancia de las ideas que el protegido quizá no esté seguro de compartir con su supervisor inmediato. Funciones Psicológica Aconsejar al protegido en sus ansiedades e incertidumbre para ayudarlo a mejorar su autoconfianza. Compartir experiencias personales con el protegido. Brindarle amistad y aceptación. Actuar como un rol de modelo. Innovación y creatividad El mundo está interconectado y está cambiando muy rápidamente y profundamente, por lo tanto, las organizaciones y sus directivos deben estar involucrados en estas transformaciones. Estos cambios requieren que líderes, gerentes y empleados aprendan a lidiar con la innovación y el cambio. El líder mundial necesita desarrollar un clima de innovación en la organización e implementar una estrategia que permita el uso eficaz de la tecnología para enfrentar la competencia global.
  7. 7. Flexibilidad Para ser exitosos, los líderes mundiales necesitan flexibilidad ya que tratan con distintos modelos de negocio y culturas, y necesitan mostrar la inclusión y respeto a la diversidad. Habilidades de comunicación La comunicación organizacional se ha convertido en una de las mayores prioridades para muchas empresas que buscan mejorar su posición competitiva y alcanzar sus metas y los líderes globales deben activamente y visiblemente conducir y apoyar este esfuerzo. Por lo tanto, para tener éxito en el siglo 21 es necesario que el líder global comprenda el vínculo entre la organización y su entorno y comprenda el proceso de comunicación dentro y fuera de la organización. Es necesario realmente que valore y confié en sus colaboradores y vea a la comunicación como un proceso de negocio básico que es importante para la toma de decisiones. Es necesario comprender el vínculo existente entre la organización y su entorno y entender el proceso de comunicación dentro de la organización. (Gardner & Winder, 1999; Shaffer & Perrin, 1998). Capacidad para crear y liderar el cambio El líder global es el actor principal en el cambio organizacional. Nadler y Tushman (1990) apuntalan este argumento diciendo que «el liderazgo ejecutivo es el factor decisivo en la iniciación e implementación del cambio en una organización. El Líder global debe alentar el cambio estructural y generar mecanismos para crear, manejar y mantener los esfuerzos de cambio. Como es señalado por Nadler y Tushman (1990) «la formación de un equipo “senior” eficaz, visible y dinámico puede ser un paso importante para sobrellevar los problemas y limitaciones del líder individual». Más aún, Kotter (2000) señala ocho pasos interrelacionados que pueden ayudar a promulgar correctamente los procesos y/o esfuerzos de cambio en las organizaciones. Con la ayuda de un equipo de liderazgo y utilizando los ocho pasos interrelacionados de Kotter, el líder mundial puede superar los cambios existentes del Siglo XXI. Formación de equipos de trabajo La formación de equipos de trabajo globales es una estrategia poderosa. La interacción en un equipo de trabajo entre personas de diferente nacionalidad y etnia crea mayores oportunidades para enfrentar y aprender diferentes valores culturales, prácticas comerciales, formas de operaciones y toma de decisiones y finalmente estilos de liderazgo. Motivación para aprender El aprendizaje continúo y la renovación personal es sumamente importante. El dominio de las competencias de un líder requiere de conocimiento, de atención constante y de duro trabajo. Además, necesita desarrollar una organización en que exista un aprendizaje continuo.
  8. 8. Carisma, respeto a los demás, sensibilidad y otros Es sorprendente que el tema de la ética y el liderazgo haya recibido tan poca aten-ción. Sólo hasta hace poco los investigadores de la ética y del liderazgo empezaron a considerar las implicaciones éticas al respecto. La ética toca al liderazgo en varios aspectos. Por ejemplo, los líderes transfor-macionales han sido descritos por una autoridad como personas que aprecian la virtud moral cuando intentan cambiar las actitudes y comportamientos de sus seguidores. Asimismo, el carisma tiene un componente ético, pues los líderes fal-tos de ella tal vez utilicen su carisma para aumentar su poder sobre sus seguidores, para dirigirlos hacia sus fines personales. Se considera que los líderes éticos usan su carisma en forma socialmente constructiva para servir a otros. También está el tema del abuso del poder por parte de los líderes, por ejemplo cuando se asignan salarios enormes, bonos y opciones sobre acciones, mientras que buscan disminuir costos mediante el despido de empleados de mucha antigüedad. Debido a que son los altos ejecutivos quienes dan el tono moral en una organización, necesitan fijar estándares éticos elevados, demostrar éstos con su propio comportamiento y estimular y recompensar la integridad de los demás. Es necesario que la eficacia del liderazgo considere los medios que usa un líder para tratar de alcanzar sus metas, así como el contenido de éstas. Recientemente, los estudiosos han tratado de integrar el liderazgo ético y carismático al proponer la idea del liderazgo carismático socializado -el liderazgo que transmite valores centrados en los demás versus en sí mismo, por líderes que son modelos de con-ducta ética. Un líder global debe motivar y servir como modelo a sus colaboradores y compañeros de trabajo, dándoles una visión y un sentido de misión. Debe generar confianza, inspirar y ser mentor de otros. Debe demostrar sensibilidad, empatía y respeto por los demás, y debe ser y formar agentes de cambio entre sus seguidores. Por lo tanto, un líder global debe ser clasificado como un líder carismático transformacional. De acuerdo con Bass (1985), los líderes transformacionales influencian a sus seguidores al despertar emociones fuertes y crear identificación. También transforman a sus seguidores ya que sirven como un coach, maestro y/o mentor. Estos líderes sienten profundas ganas de motivar a sus seguidores en ir más allá de su posición actual. El valor agregado que aporta el liderazgo transformacional es motivación, moralidad, ética y empoderamiento para el seguidor, apoyado con un fuerte conjunto de ideales y valores internos.
  9. 9. Conclusión El mundo ha tomado un giro sin precedentes en los últimos años, y aunque se desconoce el futuro, es seguro que el nuevo milenio estará lleno de incertidumbre y cambio. Entre los desafíos que un líder global enfrentará en este siglo están: la globalización, tecnología e innovación, crecimiento de la población, recursos humanos diversos, protección del medio ambiente, entre otros.. Por lo tanto, el líder global necesita desarrollar y mantener un grupo de competencias y habilidades que incluye: una mente global, innovación y creatividad, flexibilidad, habilidades comunicativas, capacidad para crear y liderar el cambio, habilidades de trabajo en equipo, motivación para aprender, respeto por los demás, sensibilidad, carisma, ética, entre otros, para poder ejercer un liderazgo global eficaz en la organización del Siglo XXI

×