Manejo nutricional en el paciente obeso critico scb
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Manejo nutricional en el paciente obeso critico scb

on

  • 1,895 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
1,895
reproducciones en SlideShare
1,831
reproducciones incrustadas
64

Actions

Me gusta
2
Descargas
38
Comentarios
0

4 insertados 64

http://josediazmd.blogspot.com 61
http://josediazmd.blogspot.mx 1
http://josediazmd.blogspot.com.es 1
http://josediazmd.blogspot.com.br 1

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Manejo nutricional en el paciente obeso critico scb Manejo nutricional en el paciente obeso critico scb Presentation Transcript

  • MANEJO NUTRICIONAL EN EL PACIENTE OBESO CRITICO PRESENTADO POR: Jose diaz
  • • La prevalencia de la obesidad ha aumentado en todo el mundo desarrollado. • Existe controversia en si hay que aplicar un criterio estricto de soporte nutricional ajustado a los requerimientos o se aplica un cierto grado de hiponutrición permisiva. • La evidencia actual sugiere que la nutrición hipocalórica puede mejorar los resultados, en parte debido a una menor tasa de complicaciones infecciosas y a la disminución de la hiperglucemia. • Las recomendaciones de la (ASPEN) para el paciente obeso crítico se centran en no exceder del 60%- 70% de los requerimientos o 11-14 kcal/kg peso actual/d o 22-25 kcal/kg peso ideal/d, con 2-2,5 g/kg peso ideal/d de proteínas. • ASPEN (grado A) y ESPEN (grado B) recomiendan la utilización de dietas con omega-3 y antioxidantes en el SDRA. • La utilización de glutamina para el control de las complicaciones infecciosas y la propia hiperglucemia, es recomendada por ASPEN (grado C)
  • PREVALENCIA, COMORBILIDADES Y CONSECUENCIAS • En las ultimas 3 decadas la obesidad alcanzo una Magnitud epidémica en paises en desarrollo. • Cifras próximas al 30% de la población. • De acuerdo con la (OMS), su prevalencia ha aumentado en todo el mundo desarrollado. • Muchos pacientes obesos precisan, en algún momento, ingreso en Medicina Intensiva tanto por su patología de base como por descompensacion de alguna de sus comorbilidades. • Requiriendo un soporte nutricional especializado que contribuya a su recuperación global.
  • COMORBILIDADES Aumento riesgos de: • cáncer. • Diabetes mellitus tipo 2 • Resistencia a la acción de la insulina • Dislipemia • Cardiopatía • Hipertensión • Hipoventilación con síndrome de apnea del sueño • Insuficiencia respiratoria • Hipercoagulabilidad • trastornos vasculares periféricos • Muerte
  • • Los dos primeros objetivos del soporte nutricional en el paciente crítico son: • prevenir la morbilidad y mortalidad directamente atribuibles a la deficiencia de macro- y micronutrientes • Minimizar la pérdida de masa magra corporal. • el papel del soporte nutricional en el paciente obeso crítico en general y con diabetes tipo 2 en particular, es motivo de controversia. • No está claro cual es el soporte nutricional ideal para el paciente obeso crítico en lo que respecta al cálculo de sus necesidades como a la forma de administración, los requerimientos calóricoproteicos diarios y el tipo de nutrientes. • Las evidencias sugieren que en el paciente obeso la nutrición hipocalórica permisiva no es inferior a la nutrición normocalórica y Puede acarrear beneficios clínicos.
  • COMPLICACIONES DEL PACIENTE OBESO • Tradicionalmente, se considera que el paciente obeso crítico tiene una depleción proteica relativa. • Evidenciada por Descenso en la concentración de proteínas séricas y masa muscular. • Mayor riesgo de complicaciones infecciosas de la herida quirúrgica, infecciones nosocomiales, aumento de la mortalidad postrauma y de la mortalidad global en la UCI. Cardiovascular: • Insuficiencia cardiaca, hipertensión o fibrilación auricular. Pulmonar: • (SDRA), neumonía, atelectasia o tromboembolismo pulmonar, además de la apnea obstructiva del sueño.
  • vascular periférico: • Trombosis venosa profunda Hematológico: • estado de hipercoa - gulabilidad y con niveles aumentados de fibrinógeno, factor VIII y factor de Von Willebrand. Metabólico: • hiperlipidemia y diabetes mellitus e hiperglucemia de estrés partes blandas: • rabdomiólisis; dehiscencia e infección de las heridas quirúrgicas y colecistitis por colelitiasis.
  • MORTALIDAD EN EL OBESO CRITICO • Existe una creencia generalizada de que la obesidad, en cualquier grado, aumenta la mortalidad en el paciente crítico. • Existen datos de una mayor mortalidad entre los pacientes que se encuentran en los dos grupos extremos malnutridos y obesos extremos. • Reciente metanalisis analizan 14 estudios que reúnen a 15.347 pacientes separados en no obesos (IMC < 30 kg/m2) y obesos (IMC > 30 kg/m2). • centrándose en mortalidad, estancia y días de ventilación mecánica. • La duración de la ventilación mecánica fue inferior en el grupo de no obesos. así como también la estancia. • hubo menos mortalidad en obesos con IMC entre 30-39,9 kg/m2 que en no obesos. (11,4% vs 12,6%) • Estos resultados sugieren que quizá los 30 kg/m2 es un buen punto de corte en la patología crónica, pero no así en el paciente crítico o con patología aguda.
  • • El acceso al abundante tejido adiposo durante el estado hipercatabólico ayude a prevenir las complicaciones asociadas a la enfermedad crítica. • hay una creciente evidencia de que hormonas como la leptina o citoquinas como la interleucina 10 (IL-10), con demostrado efecto inmunomodulador. relacionadas con los adipocitos, pueden mejorar la respuesta a la enfermedad crítica. • La IL-10 ayudaría a contrarrestar los efectos de las citoquinas proinflamatorias como TNF, IL-6 e IL-811.
  • EFECTO METABOLICO DE LA ENFERMEDAD CRITICA Y LA OBESIDAD • El paciente obeso crítico se caracteriza por importantes cambios en el metabolismo de los principios inmediatos. • Tales cambios podrían conducir a un aumento de sus requerimientos energéticos, con un acelerado catabolismo proteico, junto con alteraciones gastrointestinales y del sistema inmune. • En el paciente con normopeso, la respuesta metabólica ante el estrés causa un aumento de los requerimientos energéticos y proteicos, con lo que los sustratos endógenos se utilizan como fuente energética y como precursores de la síntesis proteica, mediados por un conjunto de hormonas que regulan este flujo endógeno interórganos.
  • • En el paciente obeso, sin embargo, la respuesta metabólica ante el estrés no está tan claramente definida. • Aunque, en general, el paciente obeso crítico tiene una respuesta catabólica al estrés similar al no obeso, lo que le coloca con igual riesgo de depleción nutricional, a pesar de sus reservas de masa magra y exceso de grasa corporal. • Pudiendo desarrollar una malnutrición energético-proteica como respuesta al estrés metabólico. • Con ese nivel de estrés, los lípidos endógenos se convierten en la principal fuente de energía sólo cuando otro soporte nutricional, especialmente el proteico, es insuficiente. • El resultado último es un aumento en la oxidación neta de proteína y en la degradación de masa muscular.
  • EFECTO DE LAS HORMONAS CONTRARREGULADORAS • Uno de los mayores trastornos metabólicos durante la enfermedad en el obeso crítico es el efecto de las hormonas contrarreguladoras en el control glucémico. • El aumento de hormonas como cortisol y catecolaminas produce una exacerbación de la preexistente resistencia insulínica, lo que combinado con el aumento en la producción endógena de glucosa y la capacidad disminuida de su oxidación, conduce a la Hiperglucemia. • Se ha comprobado que la hiperglucemia se asocia con un aumento en la incidencia de complicaciones infecciosas postoperatorias y peor pronóstico global, particularmente tras una patología cerebral aguda, tanto vascular como traumática.
  • • La diabetes tipo 2 y la obesidad actúan de forma sinérgica presentando efectos adversos de tipo neurohormonal, como empeoramiento de la sensibilidad a la insulina, pérdida de masa muscular e hiperglucemia. • La enfermedad crítica puede afectar a la sensibilidad a la insulina debido al aumento en la actividad del sistema simpático y al ya referido aumento en la concentración de catecolaminas y cortisol. • Además, los niveles circulantes de citoquinas proinflamatorias como IL-6 o TNF aumentan tras el estrés provocado por la sepsis, la cirugía mayor o el trauma. • Aumenta la lipólisis y disminuye la capacidad de la insulina para suprimir la liberación de ácidos grasos desde el tejido adiposo, lo que provoca la elevación plasmática en la concentración de ácidos grasos libres.
  • • La neoglucogénesis hepática está aumentada y el aclaramiento de la glucosa plasmática por el músculo esquelético está disminuido por esos factores. • A diferencia del sujeto sano, en el paciente crítico la administración de glucosa intravenosa no suprime la neoglucogénesis hepática y, en sentido contrario, puede exacerbar la hiperglucemia. • Por todo lo anteriormente expuesto, la administración de insulina exógena es con frecuencia necesaria en el paciente obeso crítico, consigue, disminuir la hiperglucemia, reducir los niveles plasmáticos de ácidos grasos y la concentración de triglicéridos
  • OBJETIVOS DEL SOPORTE NUTRICIONAL 1. MINIMIZAR LA PERDIDA DE MASA MAGRA: • El PCT crítico pierde alrededor del 1% de su masa magra por día mayoritariamente a expensas del músculo esquelético. • Esto dificulta la rehabilitación tras el episodio agudo y la capacidad de la insulina para estimular el aclaramiento de la glucosa plasmática. • Los factores responsables del aumento del catabolismo proteico-muscular no están perfectamente definidos • Pero esta el aumento en la disponibilidad de los glucocorticoides, la supresión en la secreción de la hormona del crecimiento y la infusión de vasopresores como la dopamina. • La hormona del crecimiento y la insulina tienen efectos sinérgicos para aumentar la absorción de aminoácidos por el músculo pero, sin embargo, el tratamiento con dicha hormona en el paciente crítico no está recomendado.
  • • El paciente obeso no utiliza de forma efectiva su abundante reserva energética grasa y que depende de otras fuentes energéticas, como la proteica. • Se ha constatado una tasa de oxidación grasa neta reducida y un descenso en el turnover de glicerol, utilizado como marcador de la lipólisis corporal total, lo que implica que el paciente obeso puede padecer un precoz y transitorio defecto en la metabolización grasa. • Dicho defecto se resolvería rápidamente con el inicio del soporte nutricional.
  • • El soporte nutricional en el paciente obeso crítico puede ser dificultoso por las numerosas alteraciones fisiológicas relacionadas con la obesidad. • Puede haber serias dificultades para su desconexión de la ventilación mecánica, sobre todo si ésta es prolongada, y un soporte nutricional agresivo puede aumentar la producción de CO2 y dificultar el proceso de desventilación. • Un excesivo aporte calórico promueve la lipogénesis, causando esteatosis y disfunción hepática, que en el paciente obeso se acentúa por la frecuente existencia previa de un hígado graso. • La selección de la cuantía y el tipo de nutrientes puede también ser problemática por la elevada incidencia en este grupo poblacional de • diabetes e hipertrigliceridemia.
  • • La frecuente asociación de patología cardíaca con insuficiencia cardíaca congestiva por hipertrofia ventricular izquierda, descenso de la contractilidad y de la fracción de eyección, condiciona una necesaria restricción de fluidos en algunos pacientes por aumento del riesgo de edema pulmonar. • Existe asimismo un mayor peligro de aspiración pulmonar debido al volumen graso abdominal, con el desarrollo secundario de neumonías y SDRA, que agravan considerablemente el pronóstico. • Por ello, la elevada incidencia de posibles complicaciones en el paciente crítico obeso hace que deban tomarse en consideración a la hora de planificar un soporte nutricional, tanto enteral como parenteral.
  • SOPORTE NUTRICIONAL Requerimientos calórico-proteicos del paciente obeso hospitalizado. • La evaluación proteica inicial, con marcadores como albúmina y prealbúmina, puede tener poco o ningún valor en el episodio agudo concreto. • Definir los requerimientos óptimos calórico-proteicos Para el paciente obeso hospitalizado es difícil. • En teoría, sería deseable proporcionar suficiente aporte nutricional para minimizar las pérdidas catabólicas, pero al mismo tiempo eludir los problemas de la hipernutrición, (hiperglucemia y complicaciones infecciosas). • PCTE no obeso 25-30 kca/kg/d y 1,5-2 g/kg/d de proteínas. • Esto llevaria a sobrenutricion en el obeso el mínimo aporte calórico produce un beneficio clínico sustancial. • Es motivo de controversia.
  • ECUACIONES PREDICTIVAS • Un dilema persistente para el soporte nutricional en los pacientes críticos es la evaluación adecuada del gasto energético. • La calorimetría indirecta es el gold estandar, muchos clínicos no • disponen de esta tecnología. • por lo que se usan comúnmente diversas ecuaciones predictivas estandarizadas para estimar el gasto energético en esta población. • Estas ecuaciones predictivas son con frecuencia inadecuadas porque las necesidades energéticas del paciente obeso hospitalizado son altamente variables.
  • HARRIS BENEDICT • es la más comúnmente utilizada para los cálculos. • incluye el peso corporal como variable. En ese sentido, uno de los debates se plantea respecto a qué peso utilizar (peso actual, peso ideal, peso ajustado). Estudio Frankenfield y cols • 202 pacientes críticos médico-quirúrgicos bajo ventilación mecánica. • Comparaban ocho ecuaciones predictivas, con sus diferentes variaciones, lo que daba un total de 15 combinaciones diferentes frente al “patrón oro” de la calorimetría indirecta. • cuatro subgrupos en función de la edad (superior o inferior a 60 años) y el peso (IMC superior o inferior a 30 kg/m2), a saber, jóvenes no obesos (n = 52), jóvenes obesos (n = 47), mayores no obesos (n = 52) y mayores obesos (n = 51). • Para el análisis, consideraban peso ajustado al siguiente:
  • ECUACION PENN STATE • precisa tanto de forma global como en los diferentes subgrupos por lo que estos autores la recomiendan para su uso en pacientes críticos, obesos o no. • Es significativo que el subgrupo de mayores obesos fue el más dificultoso para predecir y el que mayores desviaciones tuvo para todas las ecuaciones. • se constató que ni la severidad de la enfermedad, ni la fiebre, ni la patología traumática, quirúrgica o médica, cambiaban la precisión de las ecuaciones. Penn State: PSU (HB) = HB (0,85) + Tmax (175) + Ve (33) - 6344 PSU (HBa) = HBa (1,1) + Tmax (140) + Ve (32) - 5340 PSU (m) = Mifflin (0,96) + Tmax (167) + Ve (31) - 6212
  • NUTRICION HIPOCALORICA PERMISIVA • el mantenimiento de la masa magra y el anabolismo proteico es considerablemente difícil debido al elevado catabolismo existente. • Se ha constatado en diferentes estudios la falta de efecto de un aumentado aporte calórico per se en el anabolismo proteico, siendo insuficiente para superar el hipercatabolismo de la enfermedad crítica. • Esfuerzos para compensarlo con la administración de un aporte calórico elevado; con aporte proteico normal, no parece atenuar el marcado catabolismo proteico.
  • BALANCE NITROGENADO • El paciente malnutrido o hipercatabólico, que ha sufrido una considerable pérdida de nitrógeno, tiene mucha mayor avidez para el anabolismo proteico que el paciente normonutrido. • puede conseguirse antes con mayor aporte proteico y bajo-moderado aporte calórico que al contrario. (NUTRICION HIPOCALORICA E HIPERPROTEICA) Ay 3 opciones de balance nitrogenado. 1) Un elevado aporte calórico y un bajo aporte proteico = aumento del compartimento graso. 2) un moderado aporte calórico y un moderado aporte proteico = mantenimiento de la grasa corporal. 3) Un bajo aporte calórico con elevado aporte proteico = descenso de la masa grasa
  • COMPLICACIONES DE LA DIETA HIPOCALORICA • Glucemias plasmáticas iguales o superiores a 220 mg/dl en el primer día del postoperatorio se asocian con seis veces más riesgo de infección grave. • Estudios debaten control estricto para conseguir valores de euglucemia (80-110 mg/dl) y aumento la frecuencia y morbimortalidad de la posible hipoglucemia secundaria en el paciente crítico vs controles menos estrictos, con cifras de 110- 150 mg/dl y, en cualquier caso, inferiores a 180 mg/dl. • la nutrición hipocalórica puede mejorar los resultados en el pcte critico, en parte debido a una menor tasa de complicaciones infecciosas. • La adaptación metabólica del paciente crítico a la hiponutrición no se ha estudiado de forma extensa en trabajos prospectivos y aleatorios. • La evidencia de que la nutrición hipocalórica puede empeorar los resultados se objetivó con el estudio de Villet y cols
  • • constataron que la tasa de infección entre los pacientes que recibían el 25%- 50% de sus requerimientos y los que recibían > 50% no difería. • planteando la hipótesis de que no es tanto el tipo de nutrición hipocalórica o normocalórica, sino más bien la intolerancia para recibir cantidades significativas de los requerimientos • Es una contraindicación para la utilización de nutrición hipocalórica e hiperproteica la insuficiencia renal sin terapias de sustitución y la encefalopatía hepática, ya que ambas pueden agravarse por un excesivo aporte proteico. • Historia previa de cetoacidosis diabética o hipoglucemia por diabetes tipo 1 o la existencia de una severa inmunodepresión. • su utilización en los mayores de 60 años, ya que se ha comprobado que los pacientes más mayores no obtienen el mismo beneficio.
  • CONCLUSION • la nutrición hipocalórica e hiperproteica, tanto enteral como parenteral, debe ser la práctica estándar en el soporte nutricional del paciente obeso crítico, si no hay contraindicaciones para ello. • La ASPEN recomienda (grado D) en el paciente: • IMC > 30 kg/m2 no exceder del 60%-70% de los requerimientos o 11-14 kcal/kg peso actual/d o 22-25 kcal/ kg peso ideal/d, con • IMC 30-40 kg/m2 2 g/kg peso ideal/d de proteínas. • IMC > 40 kg/m2 2,5 g/kg peso ideal/g de proteínas
  • NUTRIENTES ESPECIFICOS • fórmulas específicas diseñadas para conseguir un mejor control de las glucemias. • Las principales modificaciones se centran en el aporte de carbohidratos con menor índice glucémico. • aporte de ácidos grasos monoinsaturados (MUFA). • aumento del porcentaje graso con disminución de hidrocarbonado • aporte de fibra
  • SDRA Y OMEGA 3 • El objetivo sería controlar la excesiva respuesta inflamatoria • pulmonar que se produce en la enfermedad crítica. • las propiedades antinflamatorias e inmunomoduladoras de los • ácidos grasos omega-3 (n-3) se han aplicado también en el paciente crítico. • Las emulsiones lipídicas estándar de soja y oliva/soja tienen un cociente n-6/n-3 de alrededor de 7:1 y 9:1, respectivamente. • En la dieta normal se recomienda que debería ser de 5:1 y en el paciente crítico de 4:1 a 2:1. • En teoría, la administración parenteral de emulsiones lipídicas con un bajo cociente n-6/n-3 puede ayudar a un rápido y marcado efecto antiinflamatorio.
  • • persigue la disminución en la síntesis de eicosanoides, de potente efecto proinflamatorio e inmunosupresor, con la disminución en el aporte de ácidos grasos de la serie n-6 (ácido linoleico). • Cuando se suministran dosis adecuadas de ácido eicosapentanoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), los eicosanoides serie-2 (prostaglandinas, prostaciclinas, Tromboxanos) son reemplazados por eicosanoides serie-3 y los leucotrienos serie-4 son parcialmente reemplazados por leucotrienos serie-5 (MENOS INFLAMATORIOS).
  • GRACIAS