SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 59
Ciclo A
Siempre en la vida hay
personas que se
encuentran por
casualidad tesoros
escondidos. Por los
tiempos de Jesús, cuando
funcionaban poco los
bancos, había personas,
si tenían que hacer un
viaje largo, que
enterraban algún tesoro
donde sólo ellos sabían.
Quizá morían sin volver y
otra persona, años
después, encontraba ese
tesoro.
En los tiempos modernos alguno ha encontrado alguna
mina por casualidad, o por investigación. Lo mismo
podríamos decir de algún lugar de donde se pueda
sacar petróleo.
Y hay
personas
que se
dedican a
buscar
tesoros en
barcos
hundidos
hace mucho
tiempo.
Cuando se encuentra una mina o un pozo de petróleo o
un barco hundido, se suele necesitar mucho dinero y
esfuerzo por rentabilizarlo. – Pues de esto nos habla
hoy Jesús en el evangelio por medio de parábolas.
Mateo 13,44-46
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El
reino de los cielos se parece a un tesoro
escondido en el campo: el que lo encuentra lo
vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a
vender todo lo que tiene y compra el campo.
El reino de los cielos se parece también a un
comerciante en perlas finas que, al encontrar
una de gran valor, se va a vender todo lo que
tiene y la compra.
ese reino que está dentro de nosotros, pero casi siempre
oculto, el que debe extenderse por el mundo, el reino de
paz, de justicia y sobre todo de amor. Encontrarlo es
como encontrar un tesoro.
Jesús
siempre, de
una o de
otra
manera,
hablaba del
“Reino de
Dios”:
Hoy también
Jesús nos
habla de un
tesoro
escondido
que vale
mucho más
que todas
las cosas
materiales.
Lo primero que Dios quiere es que estemos en
disposición benévola de recibir su mensaje y que pueda
encenderse nuestra ilusión.
Te acercaste
a mi puerta,
pronunciaste
mi nombre.
Automático
Yo
temblando
te dije:
Aquí
estoy,
Señor.
Tu me
hablaste
de un
reino,
de un
tesoro
escon-
dido,
Una primera enseñanza puede ser el hecho de que todos
los tesoros materiales se gastan, se terminan. Y lo
esencial es que nosotros nos desgastamos en su
posesión. Todos tienen un valor limitado. Sin embargo el
único tesoro de verdad, el Reino de Dios, dura por
siempre.
Otra enseñanza es que para conquistar este reino, que es
vida y verdad, hay que trabajar y esforzarse. Hay que
vender muchas cosas, saber desprenderse de esas cosas.
Y esto es porque solemos preferir lo que deslumbra a
corto plazo, como es el dinero, el placer de los sentidos,
el éxito, el aplauso de la gente.
Esto es lo que muchos padres desean para sus
hijos en forma prioritaria. Sin embargo hay otros
valores mucho más importantes, como es la
cultura con los estudios, la amistad, la vida de
familia.
Pero para los cristianos Jesús nos dice que el tesoro más
importante es buscar el reino de Dios. No es porque se
vayan a quitar las otras cosas.
En realidad,
como dijo
Jesús, todo
eso se nos
dará “por
añadidura”.
Busca
primero el
Reino de
Dios
Automático
y su
justicia.
Todas
las
cosas se
te
añadirán
Hacer CLICK
Por lo tanto saber dejar otras cosas que no son
compatibles con el reino. Sería como quien pretende
comprar algo sin pagar el precio justo. O sería como
querer estar en el reino sin renunciar al enemigo.
Buscar el
reino de
Dios, no sólo
en teoría o
deseo, sino
en la
práctica,
sabiendo
comprar y
vender.
Para adherirse a una cosa importante, hay que separarse
de lo que le enreda. Para conseguir la perla de gran valor
debe uno deshacerse de otras perlas pequeñas que son
como bagatelas.
Hay personas
que quieren lo
importante sin
quitar los
estorbos y se
encuentran
como
personas
frustradas o
como “en el
aire”.
Para hacer bien
esa compra
debemos conocer
el valor de las
cosas, para
inclinarnos a lo
que tenga más
peso o valor.
El Reino de Dios vale inmensamente más
que todos los tesoros y perlas. Jesús nos
dijo: “Donde está tu tesoro, allí está tu
corazón”. Examinemos el corazón.
PODEMOS COMPRAR - NO PODEMOS
la cama - el sueño,
la comida - la digestión,
el lujo - la belleza,
el remedio - la salud,
la convivencia - el amor,
la diversión - la felicidad,
un crucifijo - la fe,
lugar en el cementerio - lugar en el cielo.
Este tesoro
escondido, que
es el reino de
Dios, es un don
de Dios.
Nosotros no lo
podemos
fabricar; pero sí
podemos y
debemos
buscarlo.
Y cuando uno ha llegado a encontrar ese “tesoro”, se
llena de una alegría especial. Muchas personas lo han
encontrado en algún encuentro espiritual, especialmente
si ha sido en plan de retiro.
Quien ha encontrado la
alegría en el espíritu ha
encontrado un gran
tesoro, que
permanecía escondido.
Y la alegría espiritual
consiste en alegrarse
no sólo cuando los
asuntos materiales van
bien, como lo hacen
los que no conocen (o
experimentan) a Dios,
sino aun cuando las
cosas van mal, como
lo hacían los santos. Como lo hacían San Pedro
y san Juan ante el tribunal.
Así hoy lo dice hermosamente san Pablo en la 2ª lectura:
(Rom 8,28-30).
“Hermanos: Sabemos que a los
que aman a Dios todo les sirve
para el bien: a los que ha
llamado conforme a su
designio. A los que había
escogido, Dios los predestinó a
ser imagen de su Hijo, para que
él fuera el primogénito de
muchos hermanos. A los que
predestinó, los llamó; a los que
llamó, los justificó; a los que
justificó, los glorificó.”
Esa es la gran diferencia de los que aman a Dios con los
que no le aman. A los primeros todo les sirve para el
bien. Y el bien da alegría y mucho optimismo en la vida.
Sólo sabemos que todo coopera para el bien de
los que aman a Dios.
Automático
Nada
nos
separará
del amor
de Dios.
¡Quiero vivir!
¡Quiero vivir!
del
amor
de
Dios.
Hacer CLICK
Este es el designio de
Dios. Nos ha destinado
a ser imagen de su Hijo.
Encontrar la mejor
manera de ser imagen
del Hijo de Dios debe
consistir nuestro tesoro
y por lo tanto será
nuestra mayor felicidad.
Por ello nuestra tarea
será conocerle y amarle
más, siguiendo sus
enseñanzas.
Mientras dura esta vida terrena Dios tiene mucha
paciencia y siempre espera; pero llegará un tiempo en
que nos ha de juzgar y habrá una total y definitiva
separación entre los que hayan actuado bien y los que
hayan actuado mal.
Eso
será
el día
del
juicio.
recordando lo que
suelen hacer los
pescadores en la
orilla del mar.
Así nos lo dice hoy
Jesús en otra parábola
(Mateo 13,47-51)
El reino de los cielos se parece también a la
red que echan en el mar y recoge toda clase
de peces: cuando está llena, la arrastran a la
orilla, se sientan, y reúnen los buenos en
cestos y los malos los tiran. Lo mismo
sucederá al final del tiempo: saldrán los
ángeles, separarán a los malos de los buenos
y los echarán al horno encendido. Allí será el
llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis
bien todo esto?" Ellos le contestaron: "Sí."
En este mundo están
juntos los buenos y
los malos. No
tenemos porqué
juzgar a nadie, sino
trabajar para que los
que están más flacos
en la gracia y en la fe,
puedan llenarse más
de este espíritu y
poder un día
participar con los
santos en el cielo.
Y todavía hay otra
pequeñita parábola,
al final del evangelio
de hoy, con la que
se termina la serie
de parábolas que
san Mateo reúne en
este capítulo 13
dedicado a decirnos
cómo Jesús nos
quiere dar grandes
enseñanzas
tomando como
motivo faenas
normales de la vida.
Dice así:
Él les dijo: "Ya veis, un escriba que entiende del
reino de los cielos es como un padre de familia que
va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo."
Hay personas a
quienes les agrada
todo lo antiguo y
desprecian las
novedades. Y hay
otros que
desprecian todo lo
antiguo y sólo
admiten lo moderno.
Pues dice Jesús que
no debe ser así: dice
que hay cosas
buenas entre las
antiguas y cosas
buenas entre las
modernas.
Jesús lo dice refiriéndose al plano de la religión, del modo
de acercarse a Dios, aun de prácticas y normas. Cada uno
tiene que tener la sabiduría de saber escoger lo que mejor
le convenga para sí mismo o para la comunidad. Y
también será diferente en un momento y en otro.
Como decía
san Pablo:
“Hay que
saber probar
un poco de
todo; pero
quedarse
con lo
bueno”.
Para discernir todo esto se necesita mucha sabiduría,
como en general para encontrar el tesoro escondido de
que nos habla hoy Jesús. Por eso debemos pedir a Dios
esa sabiduría, que es un don del Espíritu Santo, como lo
hizo el rey Salomón.
1Reyes 3,5.7-12
Y esto sí que
le agradó al
Señor. Así
nos lo dice
hoy la 1ª
lectura:
En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a
Salomón y le dijo: "Pídeme lo que quieras." Respondió
Salomón: "Señor, Dios mío, tú has hecho que tu siervo
suceda a David, mi padre, en el trono, aunque yo soy un
muchacho y no sé desenvolverme. Tu siervo se encuentra
en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable,
innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para
gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues,
¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan
numeroso?" Al Señor le agradó que Salomón hubiera
pedido aquello, y Dios le dijo: "Por haber pedido esto y no
haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus
enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar
y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio
e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá
después de ti."
Terminamos hoy pidiendo a Dios que nos conceda esta
sabiduría de saber encontrar el verdadero tesoro, para
no cambiarlo por todo el dinero de la tierra.
Automático
y conozca tu voluntad,
Dios de nuestros padres,
Señor de la misericordia,
AMÉN

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Los Profetas y la Adoracion
Los Profetas y la AdoracionLos Profetas y la Adoracion
Los Profetas y la Adoracion
marco valdez
 
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
Jose Maria Busquets
 
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
UNE EPM Telecomunicaciones
 
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. DelafieldPor la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
jorgequiat
 
10 Días de Oración - Nº 4: La Confesión Honesta
10 Días de Oración - Nº 4:  La Confesión Honesta10 Días de Oración - Nº 4:  La Confesión Honesta
10 Días de Oración - Nº 4: La Confesión Honesta
Dr. Gustavo Piñeiro
 
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
Dr. Gustavo Piñeiro
 

La actualidad más candente (17)

Por la-gracia-de-Dios
Por la-gracia-de-DiosPor la-gracia-de-Dios
Por la-gracia-de-Dios
 
Los Profetas y la Adoracion
Los Profetas y la AdoracionLos Profetas y la Adoracion
Los Profetas y la Adoracion
 
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
10. 10a y 10b testificacion (comunicar nuestra fe)
 
Por la-gracia-de-dios
Por la-gracia-de-diosPor la-gracia-de-dios
Por la-gracia-de-dios
 
La prosperidad y sus requisitos
La prosperidad y sus requisitosLa prosperidad y sus requisitos
La prosperidad y sus requisitos
 
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
Abriendo y Cerrando Puertas - Pr. Carlos Valencia - 31 de Agosto 2014
 
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. DelafieldPor la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
 
10 Días de Oración - Nº 4: La Confesión Honesta
10 Días de Oración - Nº 4:  La Confesión Honesta10 Días de Oración - Nº 4:  La Confesión Honesta
10 Días de Oración - Nº 4: La Confesión Honesta
 
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
10 dias de Oracion Nº 7 - La Humildad Se Sacrifica
 
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de WhiteMensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de White
 
Descubriendo el Propósito
Descubriendo el PropósitoDescubriendo el Propósito
Descubriendo el Propósito
 
Como alcanzar la visión Parte 2
Como alcanzar la visión Parte 2Como alcanzar la visión Parte 2
Como alcanzar la visión Parte 2
 
Bienaventuranzas
BienaventuranzasBienaventuranzas
Bienaventuranzas
 
Las siete maravillas del mundo ppt wscard
Las siete maravillas del mundo ppt wscardLas siete maravillas del mundo ppt wscard
Las siete maravillas del mundo ppt wscard
 
Un joven conforme al corazón de Dios
Un joven conforme al corazón de DiosUn joven conforme al corazón de Dios
Un joven conforme al corazón de Dios
 
Participantes de la natureza divina
Participantes de la natureza divina Participantes de la natureza divina
Participantes de la natureza divina
 
Como alcanzar la visión Parte 1
Como alcanzar la visión Parte 1Como alcanzar la visión Parte 1
Como alcanzar la visión Parte 1
 

Similar a XVII Domingo ordinario ciclo a

Lectio Divina Domingo 17
Lectio Divina Domingo 17Lectio Divina Domingo 17
Lectio Divina Domingo 17
ompperu
 
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
Maike Loes
 
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
Maike Loes
 
002 la debida observancia del santo sabado
002  la debida observancia del santo sabado002  la debida observancia del santo sabado
002 la debida observancia del santo sabado
unavosf1
 

Similar a XVII Domingo ordinario ciclo a (20)

17 domingo t. o. a
17 domingo t. o.   a17 domingo t. o.   a
17 domingo t. o. a
 
Lectio Divina Domingo 17
Lectio Divina Domingo 17Lectio Divina Domingo 17
Lectio Divina Domingo 17
 
Domingo decimo septimo_(fil_eminimizer)
Domingo decimo septimo_(fil_eminimizer)Domingo decimo septimo_(fil_eminimizer)
Domingo decimo septimo_(fil_eminimizer)
 
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
 
Bajo el favor de dios
Bajo el favor de diosBajo el favor de dios
Bajo el favor de dios
 
30-07-17
30-07-1730-07-17
30-07-17
 
Leccion 21 El secreto biblico de la prosperidad financiera
Leccion 21 El secreto biblico de la prosperidad financieraLeccion 21 El secreto biblico de la prosperidad financiera
Leccion 21 El secreto biblico de la prosperidad financiera
 
Apoc ofrece paz_21
Apoc ofrece paz_21Apoc ofrece paz_21
Apoc ofrece paz_21
 
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'17° dom. t. ord., ciclo 'a'
17° dom. t. ord., ciclo 'a'
 
Domingo ordinario XIX ciclo c
Domingo ordinario XIX ciclo cDomingo ordinario XIX ciclo c
Domingo ordinario XIX ciclo c
 
Dom ord 19 c
Dom ord 19 cDom ord 19 c
Dom ord 19 c
 
Dom ord 19 c
Dom ord 19 cDom ord 19 c
Dom ord 19 c
 
Dom ord 33 a
Dom ord 33 aDom ord 33 a
Dom ord 33 a
 
1 QUE ES EL REINO DE DIOS 1. propósitos de Dios que nos ayuda a crecer en la ...
1 QUE ES EL REINO DE DIOS 1. propósitos de Dios que nos ayuda a crecer en la ...1 QUE ES EL REINO DE DIOS 1. propósitos de Dios que nos ayuda a crecer en la ...
1 QUE ES EL REINO DE DIOS 1. propósitos de Dios que nos ayuda a crecer en la ...
 
27/07/14
27/07/1427/07/14
27/07/14
 
Bendición para los hijos
Bendición para los hijosBendición para los hijos
Bendición para los hijos
 
Bendición para los hijos
Bendición para los hijosBendición para los hijos
Bendición para los hijos
 
77 la soberania divina
77 la soberania divina77 la soberania divina
77 la soberania divina
 
002 la debida observancia del santo sabado
002  la debida observancia del santo sabado002  la debida observancia del santo sabado
002 la debida observancia del santo sabado
 
Corrige el corte, hoy que puedes
Corrige el corte, hoy que puedesCorrige el corte, hoy que puedes
Corrige el corte, hoy que puedes
 

Más de Diócesis de Mayagüez

Más de Diócesis de Mayagüez (20)

XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO AXXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
 
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
 
III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b
 
XXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo aXXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo a
 
XXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo aXXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo a
 
XXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo aXXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo a
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
XX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo aXX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo a
 
XiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo AXiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo A
 
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
 
XVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo aXVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo a
 
XV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo aXV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo a
 
XIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo aXIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo a
 
XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a
 
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
 
Taller de Misionología
Taller de MisionologíaTaller de Misionología
Taller de Misionología
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
 
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo aDomingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
 
Pentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo APentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo A
 
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
jenune
 

Último (8)

IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdfSermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
 
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfLA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 

XVII Domingo ordinario ciclo a

  • 2. Siempre en la vida hay personas que se encuentran por casualidad tesoros escondidos. Por los tiempos de Jesús, cuando funcionaban poco los bancos, había personas, si tenían que hacer un viaje largo, que enterraban algún tesoro donde sólo ellos sabían. Quizá morían sin volver y otra persona, años después, encontraba ese tesoro.
  • 3. En los tiempos modernos alguno ha encontrado alguna mina por casualidad, o por investigación. Lo mismo podríamos decir de algún lugar de donde se pueda sacar petróleo. Y hay personas que se dedican a buscar tesoros en barcos hundidos hace mucho tiempo.
  • 4. Cuando se encuentra una mina o un pozo de petróleo o un barco hundido, se suele necesitar mucho dinero y esfuerzo por rentabilizarlo. – Pues de esto nos habla hoy Jesús en el evangelio por medio de parábolas.
  • 5. Mateo 13,44-46 En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.
  • 6. ese reino que está dentro de nosotros, pero casi siempre oculto, el que debe extenderse por el mundo, el reino de paz, de justicia y sobre todo de amor. Encontrarlo es como encontrar un tesoro. Jesús siempre, de una o de otra manera, hablaba del “Reino de Dios”:
  • 7. Hoy también Jesús nos habla de un tesoro escondido que vale mucho más que todas las cosas materiales. Lo primero que Dios quiere es que estemos en disposición benévola de recibir su mensaje y que pueda encenderse nuestra ilusión.
  • 8. Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre. Automático
  • 12.
  • 13. Una primera enseñanza puede ser el hecho de que todos los tesoros materiales se gastan, se terminan. Y lo esencial es que nosotros nos desgastamos en su posesión. Todos tienen un valor limitado. Sin embargo el único tesoro de verdad, el Reino de Dios, dura por siempre.
  • 14. Otra enseñanza es que para conquistar este reino, que es vida y verdad, hay que trabajar y esforzarse. Hay que vender muchas cosas, saber desprenderse de esas cosas. Y esto es porque solemos preferir lo que deslumbra a corto plazo, como es el dinero, el placer de los sentidos, el éxito, el aplauso de la gente.
  • 15. Esto es lo que muchos padres desean para sus hijos en forma prioritaria. Sin embargo hay otros valores mucho más importantes, como es la cultura con los estudios, la amistad, la vida de familia.
  • 16. Pero para los cristianos Jesús nos dice que el tesoro más importante es buscar el reino de Dios. No es porque se vayan a quitar las otras cosas. En realidad, como dijo Jesús, todo eso se nos dará “por añadidura”.
  • 21. Por lo tanto saber dejar otras cosas que no son compatibles con el reino. Sería como quien pretende comprar algo sin pagar el precio justo. O sería como querer estar en el reino sin renunciar al enemigo. Buscar el reino de Dios, no sólo en teoría o deseo, sino en la práctica, sabiendo comprar y vender.
  • 22. Para adherirse a una cosa importante, hay que separarse de lo que le enreda. Para conseguir la perla de gran valor debe uno deshacerse de otras perlas pequeñas que son como bagatelas. Hay personas que quieren lo importante sin quitar los estorbos y se encuentran como personas frustradas o como “en el aire”.
  • 23. Para hacer bien esa compra debemos conocer el valor de las cosas, para inclinarnos a lo que tenga más peso o valor. El Reino de Dios vale inmensamente más que todos los tesoros y perlas. Jesús nos dijo: “Donde está tu tesoro, allí está tu corazón”. Examinemos el corazón.
  • 24. PODEMOS COMPRAR - NO PODEMOS la cama - el sueño, la comida - la digestión, el lujo - la belleza, el remedio - la salud, la convivencia - el amor, la diversión - la felicidad, un crucifijo - la fe, lugar en el cementerio - lugar en el cielo.
  • 25. Este tesoro escondido, que es el reino de Dios, es un don de Dios. Nosotros no lo podemos fabricar; pero sí podemos y debemos buscarlo.
  • 26. Y cuando uno ha llegado a encontrar ese “tesoro”, se llena de una alegría especial. Muchas personas lo han encontrado en algún encuentro espiritual, especialmente si ha sido en plan de retiro.
  • 27. Quien ha encontrado la alegría en el espíritu ha encontrado un gran tesoro, que permanecía escondido. Y la alegría espiritual consiste en alegrarse no sólo cuando los asuntos materiales van bien, como lo hacen los que no conocen (o experimentan) a Dios, sino aun cuando las cosas van mal, como lo hacían los santos. Como lo hacían San Pedro y san Juan ante el tribunal.
  • 28. Así hoy lo dice hermosamente san Pablo en la 2ª lectura: (Rom 8,28-30). “Hermanos: Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio. A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito de muchos hermanos. A los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.”
  • 29. Esa es la gran diferencia de los que aman a Dios con los que no le aman. A los primeros todo les sirve para el bien. Y el bien da alegría y mucho optimismo en la vida.
  • 30. Sólo sabemos que todo coopera para el bien de los que aman a Dios. Automático
  • 31.
  • 32.
  • 37. Este es el designio de Dios. Nos ha destinado a ser imagen de su Hijo. Encontrar la mejor manera de ser imagen del Hijo de Dios debe consistir nuestro tesoro y por lo tanto será nuestra mayor felicidad. Por ello nuestra tarea será conocerle y amarle más, siguiendo sus enseñanzas.
  • 38. Mientras dura esta vida terrena Dios tiene mucha paciencia y siempre espera; pero llegará un tiempo en que nos ha de juzgar y habrá una total y definitiva separación entre los que hayan actuado bien y los que hayan actuado mal. Eso será el día del juicio.
  • 39. recordando lo que suelen hacer los pescadores en la orilla del mar. Así nos lo dice hoy Jesús en otra parábola (Mateo 13,47-51)
  • 40. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?" Ellos le contestaron: "Sí."
  • 41. En este mundo están juntos los buenos y los malos. No tenemos porqué juzgar a nadie, sino trabajar para que los que están más flacos en la gracia y en la fe, puedan llenarse más de este espíritu y poder un día participar con los santos en el cielo.
  • 42. Y todavía hay otra pequeñita parábola, al final del evangelio de hoy, con la que se termina la serie de parábolas que san Mateo reúne en este capítulo 13 dedicado a decirnos cómo Jesús nos quiere dar grandes enseñanzas tomando como motivo faenas normales de la vida. Dice así:
  • 43. Él les dijo: "Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo."
  • 44. Hay personas a quienes les agrada todo lo antiguo y desprecian las novedades. Y hay otros que desprecian todo lo antiguo y sólo admiten lo moderno. Pues dice Jesús que no debe ser así: dice que hay cosas buenas entre las antiguas y cosas buenas entre las modernas.
  • 45. Jesús lo dice refiriéndose al plano de la religión, del modo de acercarse a Dios, aun de prácticas y normas. Cada uno tiene que tener la sabiduría de saber escoger lo que mejor le convenga para sí mismo o para la comunidad. Y también será diferente en un momento y en otro. Como decía san Pablo: “Hay que saber probar un poco de todo; pero quedarse con lo bueno”.
  • 46. Para discernir todo esto se necesita mucha sabiduría, como en general para encontrar el tesoro escondido de que nos habla hoy Jesús. Por eso debemos pedir a Dios esa sabiduría, que es un don del Espíritu Santo, como lo hizo el rey Salomón. 1Reyes 3,5.7-12 Y esto sí que le agradó al Señor. Así nos lo dice hoy la 1ª lectura:
  • 47. En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: "Pídeme lo que quieras." Respondió Salomón: "Señor, Dios mío, tú has hecho que tu siervo suceda a David, mi padre, en el trono, aunque yo soy un muchacho y no sé desenvolverme. Tu siervo se encuentra en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable, innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?" Al Señor le agradó que Salomón hubiera pedido aquello, y Dios le dijo: "Por haber pedido esto y no haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti."
  • 48. Terminamos hoy pidiendo a Dios que nos conceda esta sabiduría de saber encontrar el verdadero tesoro, para no cambiarlo por todo el dinero de la tierra.
  • 50. y conozca tu voluntad,
  • 51.
  • 52. Dios de nuestros padres, Señor de la misericordia,
  • 53.
  • 54.
  • 55.
  • 56.
  • 57.
  • 58.
  • 59. AMÉN