SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 70
Ciclo
A
El domingo pasado veíamos la escena cuando Jesús
prometía el primado o la principal responsabilidad en la
Iglesia a san Pedro, ya que había tenido la valentía,
inspirado por Dios, de proclamar que Jesús es el Mesías,
el Hijo de Dios.
Aunque san Pedro había respondido bien, que Jesús era el
Mesías, en el fondo seguía creyendo que ser Mesías era
algo muy grande en el sentido terreno. San Pedro amaba
mucho a Jesús y seguro que estaba dispuesto a hacer lo
que le pidiera el Maestro. Pero ese amor y ese seguimiento
estaba envuelto demasiado en lo material. Y sucedió la
declaración de Jesús que no esperaba.
Hoy es la continuación de aquella parte del evangelio de
san Mateo. Jesús va a explicar qué significa ser Mesías.
Veamos la reacción de san Pedro y las palabras desconcer-
tantes de Jesús contra él. Así dice el evangelio:
En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus
discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí
mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y
escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al
tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo:
«¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.»
Jesús se volvió y dijo a Pedro: «Quítate de mi vista,
Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los
hombres, no como Dios.»
Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «El que quiera
venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue
con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la
perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De
qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina
su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo
del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su
Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.»
Lo primero y esencial
que Jesús quiere
explicar a los
discípulos es que ser
Mesías no es triunfar
en la vida material,
sino entregarse y
sacrificarse por
aquellos a quienes
quiere salvar.
Jesús habla de ser
ejecutado, aunque al
tercer día resucitará.
Definitivamente que san Pedro no había entendido qué
era el ser Mesías. Bajo una inspiración de Dios había
dicho que Jesús era el Mesías; pero él pensaba como los
hombres:
Seguía
teniendo
metido en
la mente y
en el
corazón
que la
grandeza
del Mesías
era terrena.
San Pedro, dentro de su cabeza, se quedó con lo de «ser
ejecutado». Aquel momento no era como para pensar o
pedir explicaciones sobre el «resucitar al tercer día».
San Pedro pensó
que habría que
hacer algo. Siempre
era el primero en
hablar; mucho más
ahora que había
recibido de parte de
Jesús una cierta
autoridad o
responsabilidad
sobre los
compañeros.
Tiene la delicadeza de no decirlo muy en público,
porque estaba mal visto que un discípulo fuese contra
su maestro. Por esto «Pedro se lo llevó aparte y se puso
a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede
pasarte».»
Ese acto para Jesús era como una tentación y en ese
momento san Pedro está haciendo las veces del
tentador.
Jesús había venido
para salvarnos
viviendo con
nosotros en la
pobreza y en el
servicio por amor.
San Pedro aquí hace
de tentador
mostrando a Jesús
el camino del triunfo
humano. Es lo que
quería el demonio
tentador en el
desierto.
Y por eso Jesús debe rechazar ahora la tentación de
Pedro, como había rechazado la tentación de Satanás.
En nuestra vida nosotros tenemos muchas tentaciones
de muchas clases y hacia todo tipo de vicios. Continuas
son las tentaciones de orgullo, vanidad, soberbia,
egoísmo.
Tentaciones
que
provienen
de nuestra
inclinación
al mal.
Por eso debemos pedir al Señor que no nos deje caer en
la tentación y nos libre del mal, como rezamos en el
padrenuestro
No nos
dejes
caer;
Automático
No
nos
dejes
caer
Y
líbranos
del mal.
Hacer CLIC
Después de decirles Jesús cómo debe ser el Mesías,
sacrificado por el bien de todos, les dice y nos dice a
nosotros qué debemos hacer si queremos ser discípulos
suyos.
Lo primero que pide
es que quien quiera
ir con Él debe
“negarse a sí
mismo”.
Negarse a sí
mismo es poner
en primer lugar la
voluntad de Dios,
por encima de la
nuestra.
Y como Jesús va a
lo práctico, él se
pone como modelo:
debemos seguirle.
Los evangelios
acentúan este
caminar de Jesús
por delante en lo
físico simbolizando
el ir por delante en
el espíritu.
Debemos seguir a Jesús cargando con nuestras cruces.
Cruces todos tenemos en la vida y todos cargamos
nuestra cruz. La diferencia esta en cargarla siguiendo a
Jesús o no.
Siguiendo a
Jesús significa
cargarla con
amor hacia
Dios y hacia los
demás;
cargarla
siguiendo
haciendo el
bien a todos.
Y continúa Jesús diciendo unas palabras un poco
enigmáticas: “Si uno quiere salvar su vida, la perderá;
pero el que la pierda por mí la encontrará.”
A veces nos
parecen muy
raras y hasta
contradictorias
porque damos
diferente sentido
a vida, a pérdida
y a ganancia.
Automático
Si amas tu vida la perderás,
Y
si la
aborreces
te
salvarás.
Si
quieres
seguirme
ven,
pero
negando
tu cuerpo.
Toma contigo tu cruz
y, en ti,
estoy
viviendo.
Si amas
tu vida la
perderás,
y si la
aborreces
te
salva-
rás.
Hacer CLIC
Algunas veces se
presenta todo esto
como si el cristiano
buscase el dolor por
el dolor, lo que se
llama ser masoquista,
como si negase la
realización del bien. El
cristiano carga con la
cruz de su deber
negando su egoísmo,
porque imita a Jesús,
que siendo Dios, se
hizo hombre, tomando
la forma de siervo,
hasta morir en cruz.
Esto va en
contra de lo
que piensa la
mayoría de la
gente que
busca el
menor
esfuerzo, la
comodidad,
el placer, el
egocentrismo,
el poder y el
dinero.
El hecho es que todos
buscamos la felicidad. Lo
malo es cuando se pone el
punto de mira para la
felicidad en los valores que
se pasan y no nos fijamos
en los bienes que
perduran. La negación
cristiana no es un cruzarse
de brazos ante el dolor
propio o ajeno, sino en
buscar la cruz, pero
haciendo el bien a los
demás.
Cuando uno sigue las
enseñanzas de Jesús
podrá concluir como
decía san Pablo que
hay mayor felicidad
en dar que en recibir;
y que ganar la vida de
manera egoísta es
echarla a perder. Esto
es porque estamos
hechos para amar.
La gran diferencia en
los valores vitales de
unos y de otros es el
contemplar nuestra
existencia sólo para la
vida actual terrena o
saber ensancharla
hasta la eternidad.
Cambia totalmente la
vida. Si uno sólo tiene
la mirada terrena, la
mayoría de las cosas
no tienen sentido,
cuando todo se acaba.
Si miramos al infinito que nos prepara nuestro Padre,
debería hacernos vibrar en el alma lo que hoy nos dice
Jesús: «¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo
entero, si arruina su vida?»
Mientras estamos
en esta vida Dios
nos va dando
pruebas para que
podamos crecer en
su gracia y en su
vida, que es
preparación para la
eterna. Dios
siempre nos va
exigiendo más, no
porque Dios sea
malo, que es el
Padre más bueno
que podemos
pensar, sino porque
nos quiere dar más.
Hoy en la 1ª
lectura se nos
presenta un
caso
maravilloso del
antiguo
testamento, el
del profeta
Jeremías, que
para muchos es
el personaje
más parecido a
Jesucristo.
Dios llamó a
Jeremías desde
joven y él se
entregó a la llamada
de Dios. Se entregó
de una manera total,
de modo que para
vivir de una manera
más total esa
entrega, decidió
vivir en celibato, sin
mujer e hijos. Pero
Dios le iba pidiendo
más; claro que para
luego darle más.
Llega un momento
terrible en la vida del
profeta que por seguir la
inspiración de Dios,
debe ir contra todas las
instituciones de los que
gobernaban. Y en cierto
sentido también contra
el pueblo, pues tenía
que profetizar maldades
para ese pueblo. Y la
gente lo que quería es
que profetizase cosas
buenas. Y le hicieron la
vida imposible.
Entonces Jeremías,
que seguía
confiando en Dios, le
gritaba diciendo:
“Señor, ya no quiero
vivir más”. Pero
sentía que la palabra
de Dios estaba en su
alma, que le comía y
que era como un
fuego ardiente en
sus entrañas. Y así lo
leemos hoy en la 1ª
lectura:
Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; me
forzaste y me pudiste. Yo era el hazmerreir
todo el día, todos se burlaban de mi. Siempre
que hablo tengo que gritar: «Violencia»,
proclamando: «Destrucción.» La palabra del
Señor se volvió para mí oprobio y desprecio
todo el día. Me dije: «No me acordaré de él, no
hablaré más en su nombre»; pero ella era en
mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los
huesos; intentaba contenerlo, y no podía.   
Jr 20, 7-9 
Nunca trata de evadir
esta gran
responsabilidad,
como se ve en otros,
por ejemplo en
Jonás. Confía en
Dios, porque sabe
que Dios está con él;
pero ante la gran
dificultad le dice a
Dios: “Me sedujiste”,
pero no en un sentido
de atracción como
seducción.
Jeremías siente quizá más que ningún otro profeta la
responsabilidad de ser oráculo de Dios.
El “me sedujiste” de
Jeremías es como el de una
muchacha que es
“seducida”, arrastrada hacia
el mal con lisonjas y
engaños, que es rodeada de
trampas aprovechándose de
su ingenuidad. En este
sentido gritaba el profeta a
Dios: Señor, tu me has
seducido o fascinado, pero
me has engañado, te has
aprovechado de mi. Has
conseguido lo que querías y
después me has
abandonado exponiéndome
al desprecio de todos.
Era como la “noche
oscura” de los
santos. Podemos
decir aquí también
que “Dios aprieta,
pero no ahoga”.
Dios sabe a quién le
puede apretar más
para luego darle
mucho más. En
algunos momentos
de la vida tendremos
que gritar a Dios y
quizá decirle como
Jeremías:
Automático
Eras más
fuerte que
yo y me
venciste.
se ríen
de mi;
soy objeto
de burlas
por Ti,
Eras más
fuerte que
yo y me
venciste.
Hacer CLIC
Jeremías nunca
ponía dudas de
que había sido
llamado por Dios.
Y buscaba cada
vez servirle mejor.
Ojalá nosotros
sintamos esos
deseos de buscar
la verdadera
palabra del Señor y
que lleguemos a
entregarle todo
nuestro ser.
Hay personas que,
cuando se habla de
entregar nuestro ser al
Señor para que Él
disponga según su
voluntad, tienen cierto
miedo como si Dios
nos fuese a llenar de
desgracias. No
piensan que Dios es la
misma bondad. Dios
es Padre y Madre.
Y si uno le da todo, como los santos, Dios
nos dará inmensamente mucho más.
Esto significa felicidad, si la conducta ha sido buena. Y
no sólo para el cielo, que es muy cierto y definitivo,
sino ahora aunque a veces es difícil verlo. Dios siempre
es bueno, necesariamente bueno, y es justo con quien
practica la justicia.
Hoy el
evangelio
termina
diciendo
que Jesús
pagará a
cada uno
según su
conducta.
Vamos a terminar con
el salmo responsorial,
que es una respuesta
meditada a la 1ª
lectura. La solución a
los problemas
espirituales no está
tanto en “quitar el
mal” cuanto en “poner
mayor bien”. Si
creemos que Dios nos
abandona acojámonos
más a Él.
Y si pensamos que la
palabra de Dios se
nos hace vacía y no
nos dice nada, o que
Jesús parece que se
esconde, deseémosle
con tal ansia como
cuando uno tiene una
gran sed. Esto es lo
que significa negarse
a sí mismo y cargar
con la cruz siguiendo
a Jesús.
Automático
mi alma
está
sedienta
de Ti,
Mi
carne
tiene
ansia
de Ti,
como
tierra
reseca,
agostada,
sin agua.
Mi alma
está
sedienta
de Ti,
Señor
Dios mío.
Toda mi vida
te bendeciré
y alzaré las
manos
invocándote.
Me
saciaré
como de
enjundia
y de
manteca;
y mis
labios te
alabarán
jubilosos.
Mi alma está sedienta de Ti,
Señor Dios mío.
A
imitación
de María,
la Madre.
AMÉN

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Principio amor y reconciliación
Principio amor y reconciliaciónPrincipio amor y reconciliación
Principio amor y reconciliaciónjhonathanmaradey
 
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela SabáticaLección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabáticajespadill
 
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)12. 12a la senda divina (los caminos de dios)
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)Jose Maria Busquets
 
Los riesgos de la fe cardenal john henry newman
Los riesgos de la fe   cardenal john henry newmanLos riesgos de la fe   cardenal john henry newman
Los riesgos de la fe cardenal john henry newmanEduardoSebGut
 
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela SabáticaPDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabáticajespadill
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoemilioperucha
 
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.Eliud Gamez Gomez
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2Jaime Hidalgo
 
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...jespadill
 
Los que no esperaban, llegaron
Los que no esperaban, llegaronLos que no esperaban, llegaron
Los que no esperaban, llegaronBeit meshobeb TX
 
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011Meditaciones matinales adultos diciembre 2011
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011Misión Peruana del Norte
 
Fundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudioFundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudiocristianm97
 

La actualidad más candente (18)

Principio amor y reconciliación
Principio amor y reconciliaciónPrincipio amor y reconciliación
Principio amor y reconciliación
 
Dominio propio
Dominio propioDominio propio
Dominio propio
 
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela SabáticaLección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Lección 8 | Joven | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
 
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)12. 12a la senda divina (los caminos de dios)
12. 12a la senda divina (los caminos de dios)
 
Los riesgos de la fe cardenal john henry newman
Los riesgos de la fe   cardenal john henry newmanLos riesgos de la fe   cardenal john henry newman
Los riesgos de la fe cardenal john henry newman
 
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela SabáticaPDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
 
Taller de evangelismo iii
Taller de evangelismo iiiTaller de evangelismo iii
Taller de evangelismo iii
 
La vocación de moisés
La vocación de moisésLa vocación de moisés
La vocación de moisés
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizado
 
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.
El cancer, pruebas y sufrimiento en el cristiano by eliud gamez gomez.
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 2
 
Ladrones de bendicion
Ladrones de bendicionLadrones de bendicion
Ladrones de bendicion
 
Leccion 09 DICIPULAR A LOS PODEROSOS
Leccion 09 DICIPULAR A LOS PODEROSOSLeccion 09 DICIPULAR A LOS PODEROSOS
Leccion 09 DICIPULAR A LOS PODEROSOS
 
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...
Capítulo 9 - Libro Complementario - Ni hablar ni actuar como ellos - Escuela ...
 
Los que no esperaban, llegaron
Los que no esperaban, llegaronLos que no esperaban, llegaron
Los que no esperaban, llegaron
 
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011Meditaciones matinales adultos diciembre 2011
Meditaciones matinales adultos diciembre 2011
 
Remedios preciosos
Remedios preciososRemedios preciosos
Remedios preciosos
 
Fundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudioFundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudio
 

Similar a XXII Domingo ordinario ciclo a

Dom cua 1 a
Dom cua 1 aDom cua 1 a
Dom cua 1 aM4NE5
 
Tentaciones del desierto
Tentaciones del desiertoTentaciones del desierto
Tentaciones del desiertoFredy Leiva
 
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabática
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela SabáticaEl sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabática
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabáticajespadill
 
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencerFreekidstories
 
Del libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremíasDel libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremíasDanilo Ramirez
 
Las tentaciones de jesús 2
Las tentaciones de jesús 2Las tentaciones de jesús 2
Las tentaciones de jesús 2hjonilton
 
1 Domingo de Cuaresma - B
1 Domingo de Cuaresma - B1 Domingo de Cuaresma - B
1 Domingo de Cuaresma - BJoaquinIglesias
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17Jaime Hidalgo
 
22 Domingo Ordinario - A
22 Domingo Ordinario - A22 Domingo Ordinario - A
22 Domingo Ordinario - AJoaquinIglesias
 
Primer domingo de cuaresma
Primer domingo de  cuaresmaPrimer domingo de  cuaresma
Primer domingo de cuaresmaarnoldus5059
 
1 domingo-cuaresma-c
1 domingo-cuaresma-c1 domingo-cuaresma-c
1 domingo-cuaresma-cescmauxi
 
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDPrimera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDORDEN SEGLAR CARMELITAS DESCALZOS
 
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...luisescalona38
 

Similar a XXII Domingo ordinario ciclo a (20)

Dom cua 1 a
Dom cua 1 aDom cua 1 a
Dom cua 1 a
 
Tentaciones del desierto
Tentaciones del desiertoTentaciones del desierto
Tentaciones del desierto
 
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabática
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela SabáticaEl sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabática
El sábado enseñaré | Lección 6 | Victoria en el desierto | Escuela Sabática
 
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer
12 piedras fundamentales clase 11A - Superar conflictos - Pasos para vencer
 
1 domingo cuaresma c 2013
1 domingo cuaresma   c  20131 domingo cuaresma   c  2013
1 domingo cuaresma c 2013
 
Del libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremíasDel libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremías
 
Las tentaciones de jesús 2
Las tentaciones de jesús 2Las tentaciones de jesús 2
Las tentaciones de jesús 2
 
Las tentaciones de Jesús
Las tentaciones de JesúsLas tentaciones de Jesús
Las tentaciones de Jesús
 
1 Domingo de Cuaresma - B
1 Domingo de Cuaresma - B1 Domingo de Cuaresma - B
1 Domingo de Cuaresma - B
 
Frente a la adversidad
Frente a la adversidadFrente a la adversidad
Frente a la adversidad
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 17
 
22 Domingo Ordinario - A
22 Domingo Ordinario - A22 Domingo Ordinario - A
22 Domingo Ordinario - A
 
Primer domingo de cuaresma
Primer domingo de  cuaresmaPrimer domingo de  cuaresma
Primer domingo de cuaresma
 
1 domingo-cuaresma-c
1 domingo-cuaresma-c1 domingo-cuaresma-c
1 domingo-cuaresma-c
 
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCDPrimera Semana de  Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
Primera Semana de Cuaresma, Fr Julio César González Carretti OCD
 
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...
SERMON-04-Millones-perdidos.doc99)))))))))))))))===============??????????????...
 
El bautismo de la apostasia
El bautismo de la apostasiaEl bautismo de la apostasia
El bautismo de la apostasia
 
Domingo ordinario XX ciclo c
Domingo ordinario XX ciclo cDomingo ordinario XX ciclo c
Domingo ordinario XX ciclo c
 
Subsidio Litúrgico del Miércoles Santo
Subsidio Litúrgico del Miércoles SantoSubsidio Litúrgico del Miércoles Santo
Subsidio Litúrgico del Miércoles Santo
 
Como vecer la tentación
Como vecer la tentaciónComo vecer la tentación
Como vecer la tentación
 

Más de Diócesis de Mayagüez

Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Diócesis de Mayagüez
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)Diócesis de Mayagüez
 

Más de Diócesis de Mayagüez (20)

XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO AXXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
 
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
 
III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b
 
XXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo aXXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo a
 
XXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo aXXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo a
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
XX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo aXX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo a
 
XiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo AXiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo A
 
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
 
XVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo aXVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo a
 
XVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo aXVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo a
 
XV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo aXV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo a
 
XIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo aXIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo a
 
XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a
 
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
 
Taller de Misionología
Taller de MisionologíaTaller de Misionología
Taller de Misionología
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
 
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo aDomingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
 
Pentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo APentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo A
 
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
 

Último

PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfasociacion
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxjenune
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesIglesia Pentecostal Nazaret
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfAntonio Miguel Salas Sierra
 
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfLA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfasociacion
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdfFedericoSalvadorWads1
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfasociacion
 
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdfSermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdfhugocuella1
 

Último (8)

PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfLA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdfSermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
 

XXII Domingo ordinario ciclo a

  • 2. El domingo pasado veíamos la escena cuando Jesús prometía el primado o la principal responsabilidad en la Iglesia a san Pedro, ya que había tenido la valentía, inspirado por Dios, de proclamar que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios.
  • 3. Aunque san Pedro había respondido bien, que Jesús era el Mesías, en el fondo seguía creyendo que ser Mesías era algo muy grande en el sentido terreno. San Pedro amaba mucho a Jesús y seguro que estaba dispuesto a hacer lo que le pidiera el Maestro. Pero ese amor y ese seguimiento estaba envuelto demasiado en lo material. Y sucedió la declaración de Jesús que no esperaba.
  • 4. Hoy es la continuación de aquella parte del evangelio de san Mateo. Jesús va a explicar qué significa ser Mesías. Veamos la reacción de san Pedro y las palabras desconcer- tantes de Jesús contra él. Así dice el evangelio:
  • 5. En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.» Jesús se volvió y dijo a Pedro: «Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.» Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.»
  • 6. Lo primero y esencial que Jesús quiere explicar a los discípulos es que ser Mesías no es triunfar en la vida material, sino entregarse y sacrificarse por aquellos a quienes quiere salvar. Jesús habla de ser ejecutado, aunque al tercer día resucitará.
  • 7. Definitivamente que san Pedro no había entendido qué era el ser Mesías. Bajo una inspiración de Dios había dicho que Jesús era el Mesías; pero él pensaba como los hombres: Seguía teniendo metido en la mente y en el corazón que la grandeza del Mesías era terrena.
  • 8. San Pedro, dentro de su cabeza, se quedó con lo de «ser ejecutado». Aquel momento no era como para pensar o pedir explicaciones sobre el «resucitar al tercer día». San Pedro pensó que habría que hacer algo. Siempre era el primero en hablar; mucho más ahora que había recibido de parte de Jesús una cierta autoridad o responsabilidad sobre los compañeros.
  • 9. Tiene la delicadeza de no decirlo muy en público, porque estaba mal visto que un discípulo fuese contra su maestro. Por esto «Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte».»
  • 10. Ese acto para Jesús era como una tentación y en ese momento san Pedro está haciendo las veces del tentador.
  • 11. Jesús había venido para salvarnos viviendo con nosotros en la pobreza y en el servicio por amor. San Pedro aquí hace de tentador mostrando a Jesús el camino del triunfo humano. Es lo que quería el demonio tentador en el desierto.
  • 12. Y por eso Jesús debe rechazar ahora la tentación de Pedro, como había rechazado la tentación de Satanás.
  • 13. En nuestra vida nosotros tenemos muchas tentaciones de muchas clases y hacia todo tipo de vicios. Continuas son las tentaciones de orgullo, vanidad, soberbia, egoísmo. Tentaciones que provienen de nuestra inclinación al mal.
  • 14. Por eso debemos pedir al Señor que no nos deje caer en la tentación y nos libre del mal, como rezamos en el padrenuestro
  • 19. Después de decirles Jesús cómo debe ser el Mesías, sacrificado por el bien de todos, les dice y nos dice a nosotros qué debemos hacer si queremos ser discípulos suyos.
  • 20. Lo primero que pide es que quien quiera ir con Él debe “negarse a sí mismo”. Negarse a sí mismo es poner en primer lugar la voluntad de Dios, por encima de la nuestra.
  • 21. Y como Jesús va a lo práctico, él se pone como modelo: debemos seguirle. Los evangelios acentúan este caminar de Jesús por delante en lo físico simbolizando el ir por delante en el espíritu.
  • 22. Debemos seguir a Jesús cargando con nuestras cruces. Cruces todos tenemos en la vida y todos cargamos nuestra cruz. La diferencia esta en cargarla siguiendo a Jesús o no. Siguiendo a Jesús significa cargarla con amor hacia Dios y hacia los demás; cargarla siguiendo haciendo el bien a todos.
  • 23. Y continúa Jesús diciendo unas palabras un poco enigmáticas: “Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará.” A veces nos parecen muy raras y hasta contradictorias porque damos diferente sentido a vida, a pérdida y a ganancia.
  • 24. Automático Si amas tu vida la perderás,
  • 30. Si amas tu vida la perderás,
  • 33. Algunas veces se presenta todo esto como si el cristiano buscase el dolor por el dolor, lo que se llama ser masoquista, como si negase la realización del bien. El cristiano carga con la cruz de su deber negando su egoísmo, porque imita a Jesús, que siendo Dios, se hizo hombre, tomando la forma de siervo, hasta morir en cruz.
  • 34. Esto va en contra de lo que piensa la mayoría de la gente que busca el menor esfuerzo, la comodidad, el placer, el egocentrismo, el poder y el dinero.
  • 35. El hecho es que todos buscamos la felicidad. Lo malo es cuando se pone el punto de mira para la felicidad en los valores que se pasan y no nos fijamos en los bienes que perduran. La negación cristiana no es un cruzarse de brazos ante el dolor propio o ajeno, sino en buscar la cruz, pero haciendo el bien a los demás.
  • 36. Cuando uno sigue las enseñanzas de Jesús podrá concluir como decía san Pablo que hay mayor felicidad en dar que en recibir; y que ganar la vida de manera egoísta es echarla a perder. Esto es porque estamos hechos para amar.
  • 37. La gran diferencia en los valores vitales de unos y de otros es el contemplar nuestra existencia sólo para la vida actual terrena o saber ensancharla hasta la eternidad. Cambia totalmente la vida. Si uno sólo tiene la mirada terrena, la mayoría de las cosas no tienen sentido, cuando todo se acaba.
  • 38. Si miramos al infinito que nos prepara nuestro Padre, debería hacernos vibrar en el alma lo que hoy nos dice Jesús: «¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida?»
  • 39. Mientras estamos en esta vida Dios nos va dando pruebas para que podamos crecer en su gracia y en su vida, que es preparación para la eterna. Dios siempre nos va exigiendo más, no porque Dios sea malo, que es el Padre más bueno que podemos pensar, sino porque nos quiere dar más.
  • 40. Hoy en la 1ª lectura se nos presenta un caso maravilloso del antiguo testamento, el del profeta Jeremías, que para muchos es el personaje más parecido a Jesucristo.
  • 41. Dios llamó a Jeremías desde joven y él se entregó a la llamada de Dios. Se entregó de una manera total, de modo que para vivir de una manera más total esa entrega, decidió vivir en celibato, sin mujer e hijos. Pero Dios le iba pidiendo más; claro que para luego darle más.
  • 42. Llega un momento terrible en la vida del profeta que por seguir la inspiración de Dios, debe ir contra todas las instituciones de los que gobernaban. Y en cierto sentido también contra el pueblo, pues tenía que profetizar maldades para ese pueblo. Y la gente lo que quería es que profetizase cosas buenas. Y le hicieron la vida imposible.
  • 43. Entonces Jeremías, que seguía confiando en Dios, le gritaba diciendo: “Señor, ya no quiero vivir más”. Pero sentía que la palabra de Dios estaba en su alma, que le comía y que era como un fuego ardiente en sus entrañas. Y así lo leemos hoy en la 1ª lectura:
  • 44. Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; me forzaste y me pudiste. Yo era el hazmerreir todo el día, todos se burlaban de mi. Siempre que hablo tengo que gritar: «Violencia», proclamando: «Destrucción.» La palabra del Señor se volvió para mí oprobio y desprecio todo el día. Me dije: «No me acordaré de él, no hablaré más en su nombre»; pero ella era en mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerlo, y no podía.    Jr 20, 7-9 
  • 45. Nunca trata de evadir esta gran responsabilidad, como se ve en otros, por ejemplo en Jonás. Confía en Dios, porque sabe que Dios está con él; pero ante la gran dificultad le dice a Dios: “Me sedujiste”, pero no en un sentido de atracción como seducción. Jeremías siente quizá más que ningún otro profeta la responsabilidad de ser oráculo de Dios.
  • 46. El “me sedujiste” de Jeremías es como el de una muchacha que es “seducida”, arrastrada hacia el mal con lisonjas y engaños, que es rodeada de trampas aprovechándose de su ingenuidad. En este sentido gritaba el profeta a Dios: Señor, tu me has seducido o fascinado, pero me has engañado, te has aprovechado de mi. Has conseguido lo que querías y después me has abandonado exponiéndome al desprecio de todos.
  • 47. Era como la “noche oscura” de los santos. Podemos decir aquí también que “Dios aprieta, pero no ahoga”. Dios sabe a quién le puede apretar más para luego darle mucho más. En algunos momentos de la vida tendremos que gritar a Dios y quizá decirle como Jeremías:
  • 49. Eras más fuerte que yo y me venciste.
  • 52.
  • 53.
  • 54. Eras más fuerte que yo y me venciste. Hacer CLIC
  • 55. Jeremías nunca ponía dudas de que había sido llamado por Dios. Y buscaba cada vez servirle mejor. Ojalá nosotros sintamos esos deseos de buscar la verdadera palabra del Señor y que lleguemos a entregarle todo nuestro ser.
  • 56. Hay personas que, cuando se habla de entregar nuestro ser al Señor para que Él disponga según su voluntad, tienen cierto miedo como si Dios nos fuese a llenar de desgracias. No piensan que Dios es la misma bondad. Dios es Padre y Madre. Y si uno le da todo, como los santos, Dios nos dará inmensamente mucho más.
  • 57. Esto significa felicidad, si la conducta ha sido buena. Y no sólo para el cielo, que es muy cierto y definitivo, sino ahora aunque a veces es difícil verlo. Dios siempre es bueno, necesariamente bueno, y es justo con quien practica la justicia. Hoy el evangelio termina diciendo que Jesús pagará a cada uno según su conducta.
  • 58. Vamos a terminar con el salmo responsorial, que es una respuesta meditada a la 1ª lectura. La solución a los problemas espirituales no está tanto en “quitar el mal” cuanto en “poner mayor bien”. Si creemos que Dios nos abandona acojámonos más a Él.
  • 59. Y si pensamos que la palabra de Dios se nos hace vacía y no nos dice nada, o que Jesús parece que se esconde, deseémosle con tal ansia como cuando uno tiene una gran sed. Esto es lo que significa negarse a sí mismo y cargar con la cruz siguiendo a Jesús.
  • 61.
  • 66. Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote.
  • 69. Mi alma está sedienta de Ti, Señor Dios mío.